190 formas de ser mercedino

Hace diez años estaba aburrido y se me ocurrió catalogar las diferentes especies de habitantes de Mercedes. Si lo había hecho Hudson con los pájaros de Buenos Aires, ¿por qué no iba a hacerlo yo con mis vecinos? La tarea me llevó un par de meses de vigilante observación. Pero los resultados fueron alentadores: encontré casi doscientas especies. Y entonces publiqué una Enciclopedia que, hasta el día de hoy, es de imprescindible lectura en mi pueblo.

El trabajo se llamó «190 Formas de Ser Mercedino», y en el prólogo aclaraba que yo no me encontraba en ninguna de ellas, porque el que reparte se queda con la mejor parte, que en este caso es no aparecer.

También decía que una de las costumbres más espantosas del hombre culto (pues ni los animales ni los funcionarios la poseen) es la de catalogar todas las cosas de este mundo. Al hacerlo se terminan generando vicios, porque un catálogo no es más que una generalización vestida de smoking. Y todo el mundo sabe que generalizar es malo.

La mitad de los lectores de Orsai siempre me recriminan eso, cuando creen que hablo en serio: “Ey, tú, no generalices”, me increpan, y luego redondean: “Todos los argentinos sois iguales”.

Las estadísticas, las contiendas bélicas, la entrega de los Oscars, la moda otoño invierno y las elecciones a gobernador son prácticas humanas que tienen como primer ingrediente la generalización y que, por viciosas y por falsas, nunca sirven para mucho.

Generalizar es suponer, por ejemplo, que los doce signos del zodíaco bastan y sobran para encuadrar los destinos semanales de toda la humanidad. O creer, como se cree, que todos los vascos son terroristas, o que todos los franceses son sucios, o que todas las judías cogen muy bien, o que todas las pelirrojas son putas, o que todas las putas son sabias.

Cuando trabajaba en mi Catálogo Mercedino, por ejemplo, descubrí que la gran mayoría de los habitantes de mi pueblo son de la raza “Mercedino Cartógrafo”, es decir, incapaces de dar una dirección diciendo la calle y el número. Si un forastero pregunta dónde queda la Municipalidad, esta especie no responde “en calle 29 nº 555”, sino que te indica:

—Agarre por ahí como yendo al Molino Cores, y dobla justo donde lo mataron a Liberanome; después le mete derecho como quien va al Capurro hasta que se encuentra una casa grande… Ahí es.

Yo soy nacido en un pueblo, que son la cunas de la generalización. En las ciudades chicas no hay casi nada que hacer, y se tiende a practicar el chusmerío, que es un catálogo colectivo de las desgracias ajenas. Un chisme es una generalización moral, y en los pueblos se generaliza más que nada por comodidad: para no pensar en la propia sinrazón de la existencia. Nos gusta que nos expliquen las cosas sin pretender que sean ciertas: nos alcanza con que generen algo de picazón o carne de gallina.

Descubrí otra raza (hablando de picazón) entre los mercedinos de hace unos diez años. Una especie muy poco habitual en las grandes ciudades, pero que es plaga en los pueblos: se trata de una especie que, cuando suena la sirena de los bomberos, sale en piyamas a seguir la autobomba en auto o en bicicleta. Llamé a esta raza “Mercedino Buscador de Morbo” porque está claro que no siguen a los bomberos para ayudar, sino para ver algún carbonizado y tener de qué hablar en la cena.

Releyendo mi Enciclopedia he encontrado que hay razas de mercedinos que ya se deben haber extinguido, y seguramente otras, florecientes y neoseculares, que escapan de mi ya lejano análisis.

De todos modos me atrevo a compartir con los lectores de Orsai este trabajo generalizador y arduo, porque sé que hay mucha gente de ciudades pequeñas leyendo estos artículos, amigos que entenderán rápidamente algunos códigos de nuestros infiernos grandes. Además, como ha dicho Borges con razón: “Los pueblos de provincia son idénticos en todo, incluso en eso de creerse únicos”.

Que les aproveche.

Nota de 2014. El archivo original desapareció. Pero conseguí rescatarlo y lo agrupé en un PDF que está acá.

Hernán Casciari
Lunes 18 de octubre, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

95 comentarios 190 formas de ser mercedino

  1. Ginger #91    21 octubre, 2004 a las 10:10 pm

    Recién termino de leer todo el compendio. La verdad es que no sé si reirme o llorar, porque yo me reconozco en unos cuantos items!
    Lo tuyo brillante, como siempre!

  2. Bernardo #87    20 octubre, 2004 a las 1:28 am

    No, Ginger. Si todas las minas fueran iguales a Nicole Kidman, otro gallo cantaría.

    Todas las minas son iguales. Después está Nicole Kidman.

    Y la Pfeiffer.

  3. Sonia #76    19 octubre, 2004 a las 10:46 pm

    No, señorita #87, el #38 me había mencionado y yo dije presente.
    Después vino #49 y dejó claro que a mí no me quiere y me “echó” ( que va sin hache, #87 ).
    Así que yo me las estaba arreglando como podía.
    Pero la #86, parece que se propuso acaparar todo, pares e impares.
    Y bueno…por ahora, tengo uno incondicional parece, el #71 que es el único que me quiere porque Uds., manga de cabronas, lo dejaron ajuera!

  4. Ginger #75    19 octubre, 2004 a las 10:21 pm

    No sé. Acá originariamente #35 nos invitó a #20, a #18 y a mi de guateque. Después se empezaron a colar los demás, y a mi me terminan dejando con #27 que parece que hecharon de Mercedes por andar tocando culos y tuvo que terminar en Barcelona! Así no vale!

  5. Elteta #71    19 octubre, 2004 a las 9:12 pm

    En Hiperhumor, Telecataplúm o Comicolor (No puedo acordarme en cuál) había un tipo que tenía conversaciones enteras reemplazado palabras por los números de la quiniela. ¿Es alguno de ustedes?

  6. Toro #70    19 octubre, 2004 a las 8:28 pm

    Estaba al caer, cuando te quedaras sin argumentos caerías en el insulto barato…además demostraste la hilacha juacha! Voó só yankee, yo argento de tercé mundo giluna! eh eh eh!
    I love you Aunt Duck!

  7. DudaDesnuda #65    19 octubre, 2004 a las 3:19 pm

    Yo a la nena la invito, pero seguro que me dice que con jovatos no sale.
    Ginger, quedate tranqui que llevo la bebida espirituosa, después de la segunda copa todo resultará maravilloso y si la realidad no coincide con mis palabras, lo siento por la realidad.
    Pato: mi yernito escribe con horrores ortográficos por culpa del coma alcohólico, en breve, cuando me aseguren que no tiene un daño cerebral irreparable le vuela un chancletazo.

  8. Toro #64    19 octubre, 2004 a las 2:38 pm

    Che, gracias por incluirme en sus disputas, más putas que dis…digo, me avisan después pa que equipo juego y pa que lado pateo…se me ha difamado tanto que puedo ser gigoló o puto según el menú del día!…Igual la que me aceptó fue Diablita y seré su servidor for ever! and Eber…

  9. Ginger #57    19 octubre, 2004 a las 12:41 pm

    Yo creo que a #11 deberíamos llevarla a condición que traiga esa bebida espirituosa que toma en todas las fotos. #63 no seas tan separatista y traé a los tuyos también. Eso sí, ¿dónde nos reunimos? ¿En Barcelona, Los Angeles, Tucumán, Mendoza,Buenos Aires, o ya que estamos vamos a Australia?.