36 horas disfrazado de bloguer

Un arquitecto boceta un plano en un cuaderno. Un poeta sensible borronea versos en un cuaderno. Una cocinera anota ingredientes en un cuaderno. Una telefonista apunta números en un cuaderno. Una adolescente cursi escribe infinitamente 'Marianito te amo' en un cuaderno. Un matemático reproduce una ecuación en un cuaderno. Un periodista redacta su editorial en un cuaderno. Entonces un periódico serio dice: "Fenómeno cuaderno: hay más de ocho millones de cuaderneros en el mundo". Y nadie lo desmiente.

Introducción

Entre las cosas que más me han llamado la atención desde que, hace dos años exactos, escribí mi primer cuentito utilizando una herramienta llamada blog, es la confusión que genera esta herramienta. Hablo de la confusión de todo el mundo a la hora de definirla, por supuesto. Ése es el malentendido raíz. Después, si nos ponemos detallistas, nos encontramos con otros miles de malentendidos.

Si en el mundo real de los cuadernos, por ejemplo, a ningún crítico literario con cuaderno se le ocurriría criticar a una adolescente con cuaderno por el hecho de utilizar un cuaderno para escribir todo el tiempo “amo a mariano”; en el mundo de los weblogs, en cambio, esto ocurre con frecuencia. Si en el mundo de los cuadernos las personas jamás organizarían reuniones llamadas “Beers & Cuadernos México” a las que acudieran todos los mexicanos que usan cuaderno, en el mundo de los weblogs esto ocurre a cada rato.

En el mundo real tener un cuaderno no es lo importante, sino, eventualmente, lo que se haga con él. Nadie se pregunta, en el mundo real, cuántos cuadernos se compran diariamente, ni cuántos cuadernos comprados nunca han sido escritos, ni cuántos cuadernos se dejan por la mitad. Ni siquiera nadie se pregunta si el cuaderno es una moda o una tendencia.

Hay una diferencia madre entre los cuadernos y los blogs, una diferencia sustancial: nadie adquiere un cuaderno porque sí. Ésa es la diferencia. Por eso, entiendo que la primera gran división entre los usuarios que utilizan la herramienta weblog es la siguiente:

  1. personas que utilizan una herramienta llamada weblog por una razón puntual (la necesidad es anterior a la emergencia)
  2. personas que poseen un weblog pero todavía no saben para qué lo necesitan (la emergencia es anterior a la necesidad).

En el primer grupo (el minoritario) es un error conceptual llamar a estos usuarios “bloguers”. Se llaman, cada uno, del modo que se llamaban antes de utilizar un weblog: poetas, informáticos, estudiantes, periodistas, estudiantes de periodismo, fotógrafos, retocadores de fotografías, columnistas, putas, monologuistas, narradores, arquitectos, novelistas, autobiografistas, humoristas gráficos, etcétera.

En el segundo grupo (el mayoritario) sí hace falta una deficinión. Y entonces “blogueros”, o “bloguers”, puede ser una de ellas. Se trata de personas que utilizan una herramienta porque existe la herramienta. Ya después verán qué hacer con ella.

Trabajo práctico

Los días jueves y viernes de la semana pasada quise ir más lejos, y me convertí en bloguer durante treinta y seis horas. Es decir: asumí la personalidad de quien posee una herramienta blog sin motivo. O, lo que es lo mismo, sin motivación. Dejé de lado mi necesidad primaria en Orsai (entretener a un grupo de lectores con ideas absurdas) y puse el cerebro en blanco, para saber qué se siente ser bloguer.

Escribí un montón de textos cortitos, a razón de uno cada seis horas. En ningún caso me preocupé por la estética, ni la sintáxis ni el suspenso, ni una mierda. Intenté, principalmente, padecer todas y cada una de las 10 taras típicas de los bloguers, a saber:

  1. Enlacé muchísimos otros blogs sin razones aparentes.
  2. Mencioné a personas de mi entorno con su nombre de pila, sin dar más detalles.
  3. Hice chistes internos, dejando afuera al 98% de los lectores.
  4. Dije que por la noche iría a un concierto, y cuando volví usé la palabra “update”.
  5. Puse tres palabras acabadas con la letra K (Irak, GoogleTalk, DanielLink).
  6. Mostré una fotografía de la última cosa con enchufe que me compré.
  7. Puse un enlace que hacía referencia a algo que escribí yo mismo un año atrás.
  8. Mostré la portada de un longplay de los años setenta.
  9. Participé activamente en los comentarios, para que a primera vista fuesen muchos.
  10. Y por último me aburrí y cerré el blog.

Conclusiones

Durante los dos días en que Orsai se convirtió en un blog, las visitas se triplicaron, a causa de que las personas entraban muchas veces para ver si había escrito algo nuevo. Lo mismo ocurrió con los comentarios: hubo 210 en venticuatro horas, sin contar los que hice yo mismo para engrosar la lista. Esto indica (y lo siento en el alma) que a la gente le gusta más leer pelotudeces que textos elaborados.

A nivel sociológico, entendí que los comentaristas tampoco estaban muy a gusto con mi discurso, y noté que hacían esfuerzos para equilibrar mi ausencia de ideas con ideas propias, generando que los comentarios, en casi todos los casos, fuesen mucho mejor que el post que los disparaba.

Noté que, al enlazar a otros bloguers desmotivados (más que nada generando polémicas absurdas con ellos) estos bloguers se ponían contentos porque encontraban algo de lo que hablar en sus cuadernos, y escribían sobre mí, en algunos casos largamente y felices de tener un tema al que sacarle punta.

Sin embargo, a nivel personal la primera sensación que padecí fue de un inmenso aburrimiento. No tener nada para decir es, a veces, mucho más agotador que tener alguna idea más menos feliz una vez cada muerte de obispo.

Pero más que nada, supe en carne propia algo que ya sospechaba con cierto espanto: la herramienta llamada weblog, en sí misma, sin poner nada de nuestra parte, es más aburrida que chupar la herramienta llamada clavo.

Hernán Casciari
Sábado 17 de septiembre, 2005

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

83 comentarios 36 horas disfrazado de bloguer

  1. elgomes #83    6 noviembre, 2015 a las 4:09 pm

    Pues es una gran verdad. No se si lamentable o no. Quizás tenga que ver con la capacidad de un postre de escuchar a quien lo recibe. Tal vez la imagen que impacta sea el botón que se pulsa, y el pequeño texto deje más sirio que el grande, al la emoción propia del que lo lee.
    Justicia poética.
    Yo estoy haciendo un ecperimento;; estoy aceptando como amigos en Facebook al gente que no coincide en nada con mis gustos, el resultado….; D

    Pd; por que mi foto sale vertical?

  2. Guillermo Diaz #82    7 junio, 2012 a las 1:30 pm

    Casi seguro que alguno de los #82 de acá arriba ya lo dijo, pero por si no lo hizo ninguno digo:

    El último párrafo es digno de ser incorporado al refranero popular 2.0

    “Más aburrido que chupar un blog”

  3. luisricardo #78    26 enero, 2006 a las 6:42 pm

    No es una buena idea decir que los bloguers son tontos. Ni que el público y los comentaristas lo sean. Creo que menosprecia y, en general, no entiende nada, más allá de sus propias intenciones, señor Casciari.

  4. I.Haffner #75    24 diciembre, 2005 a las 6:58 pm

    Comentario Nº 74
    Dice Marcelo:

    Pareciera que se te va olvidando el placer de escribir, aunque sólo seas un gordito corriendo en montón tras la pelota.

    QUEEEEEEEEEEEEE? Hernan es jugador del seleccionado argentino en el Federacion de Futbol Asociado 2005 -no voy a decir la sigla por educacion-juega con Veron y el Cabezon en el medio y ayer le hizo un golazo a los belgas 4.2 gano Argentina-

  5. Marcelo #74    20 diciembre, 2005 a las 1:45 am

    Catalo a Ronaldinho paseándose un domingo por canchas de barrio: gorditos corriendo en montón tras la pelota.

    Imaginalo: “qué aburrido, ¿para qué juegan estos?”

    No juegan para algo.

    Juegan porque les gusta.

    Pareciera que se te va olvidando el placer de escribir, aunque sólo seas un gordito corriendo en montón tras la pelota.

  6. Jorge Alberdi #73    10 octubre, 2005 a las 6:22 am

    Cuadernos = Privacidad
    Blog = ¿ficción de la privacidad?
    otra pregunta: ¿podés leer todos los comentarios o hay un proceso personal de selección?
    Saludos

  7. Nancy Karina #72    24 septiembre, 2005 a las 12:14 am

    El que haya dicho que me ecanta como escribes y el que te haya mencionado que te dedique un post completito, es motivo para que me borres?

    Bueno, gracias de todos, modos…

    Saludos!! 🙂

  8. El Angel Gris #71    22 septiembre, 2005 a las 2:15 pm

    Si se me permite, me gustaría sumarme a esta importante polémica. Fiel a mi estilo, voy a decir exáctamente lo que pienso y al que le quepa el sayo que se lo ponga.

    ¡A quién se le ocurre comparar la milenarias lentejas con esa pedorreada progre y políticamente correcta de los porotos aduki!. Abrase visto, pst.

  9. Xtian #70    22 septiembre, 2005 a las 7:56 am

    Nunca deja de llamarme la atención que se termine siempre discutiendo si soy un insoportable o no. O que la discusión termine en una encuesta de La Nación. A usted le cae bien, Xtian? Sí, No, No sé quién es.

    Eso no es el punto. Acá lo que se discute no es si soy Miss Simpatía o Miss Patada en los Huevos. Se discute qué escribir, y cómo, y qué es un blog. Para algunos escribir es algo crucial y por lo tanto el tema tiene un poco más de peso que discutir si los porotos aduki son mejores que las lentejas.

    Por supuesto, escribir es una pasión inútil, pero para algunos, pasión al fin. Y discutir también. Pero es una lástima que siempre se termine en la dicotomía de “a mí me gusta Orsai, a mí no me gusta Orsai”, “Hernán es un mercanchifle, Hernán es un genio”, “A mí Xtian me cae bien, no me banco a Xtian”.

    Crezcan. Crezcamos, que el pelotero nos está quedando chico.

  10. Samanta #69    22 septiembre, 2005 a las 7:38 am

    A mi Xtian me cae bien, pero igual me salto sus comentarios porque son muy largos (je).
    Me demoré un siglo en leer todas las cosas que a la gente se le ocurre decir y para no ser menos digo algo yo también.
    En esta ocasión tendré que disentir con Hernán por las razones que a expuesto Xtian (y quienes están de acuerdo con él) mejor de lo que yo podría hacerlo.
    A mí lo que me llama la atención es esta compulsión por analizar el fenómeno blog, como si el asunto fuera muy importante, de una trascendencia que en realidad no tiene. Un blog es un blog, Orsai es un blog, mejor que casi todos, pero un blog al fin y al cabo. El afán por clasificar, por meter en cajoncitos etiquetados a los distintos usos que se le puede dar a una forma de subir cosas a internet, me parece exagerado. En fin, de esto ya se ha dicho demasiado, dejémoslo hasta aquí no más.

  11. Manu #67    21 septiembre, 2005 a las 5:52 pm

    Como te explico, Xtian, que no es que me caigas mal como comentarista (eso sí: me caes mejor como bloguero), lo que me da pereza es esa tendencia tomarse siempre tan en serio.
    La solemnidad le hace tanto daño al cutis como a la retórica.

  12. Xtian #66    21 septiembre, 2005 a las 12:21 pm

    Manuel: no es tener la razón lo que busco, sino explicarme, explicar y encontrar nuevos hilos de ideas y sensaciones MIENTRAS escribo. Lástima que de tu lado se lea como otra cosa. De última no importa. Hernán me ayudó muchísimo con este post, y supo disparar asociaciones en mi cabeza que sino no hubiera encontrado. Gracias a este post logré escribir el texto que leí en la mesa redonda de la que participé ayer. Sin este post lo que habría escrito hubiera sido totalmente diferente.

    A vos te duerme mi supuesta obsesión por tener siempre la razón. A mí me duerme la gente que todavía no aprendió a saltearse los comentarios de un comentarista que no les cae para nada simpático. El mundo es ancho y por suerte siempre hay algún wing de la rosa de los vientos hacia donde rajar en busca de otros horizontes.

  13. Laleft #65    21 septiembre, 2005 a las 8:47 am

    Ya quisiera yo saber cómo Galeano pudo hacer un blog de papel como hizo con el libro de los abrazos.

    Hernán, sos muy hábil, pero sos muy pelotudo.

    Creo que internet te supera, como a todos nosotros.

  14. Manu #64    21 septiembre, 2005 a las 12:34 am

    zzzzzzzzzzzzzzzzzz
    (Casi estuve de acuerdo con Hernán, pero Xtian tiene más obsesión por tener la razón que cualquier otra cosa en la vida)…¿a qué hora se relaja aquí la gente?

  15. 84 #63    20 septiembre, 2005 a las 7:57 pm

    Siempre llego tarde a los comentarios. Debo decir que Xtian se ha ganado dos cosas: un nuevo admirador y una paliza por hacerme perder casi una hora en el trabajo leyendo sus epopeyas que simulan ser comentarios.

    Similitud clave entre un cuaderno y un blog: parece que en ninguno de los dos importa demasiado la ortografía (también aplica a los comentarios). Alguien ya dijo por ahí que esto es moda ahorita, cuando el polvo se asiente va a quedar lo que es la verdadera herramienta, o tal vez nada.

    Moraleja: no más blog para Hernán. Al blog lo que es del blog, y a Orsai lo que es de Orsai.

  16. Juan Felipe Rubio #62    20 septiembre, 2005 a las 7:24 pm

    No estoy de acuerdo contigo, Hernán, entre otras por comparar un weblog con un cuaderno: ambos sirven para apuntar cosas, sí, pero en un cuaderno no es tan fácil crear comunidad.

    Es afortunado toparse con sitios como el tuyo, blog o no blog, que se alimentan de impresionantes y entretenidos textos. Encuentro muy aburridos también la mayoría de los blogs de la gente que no tiene nada qué decir, pero no por eso me parece que no tengan validez. Al fin y al cabo, se trata de expresarse como mejor le parezca a cada quien y si a alguien no le gusta, pues que no lo lea y ya está (Algo similar me pasó con la religión). En cuanto a los 10 puntos que mencionas, el primero sobre todo, me suena equivocado: la naturaleza de internet es estar enlazado, a las mejores fuentes posibles. No se trata de aislarse, sino de sumarse, de aportar, de enriquecer. Tu experimento estuvo interesante, es curioso ver un tipo que ha escrito cosas tan buenas y que participa en proyectos tan ricos, perder su tiempo tratando de invalidar, con cierto dejo de arrogancia, lo que sea que hacen los demás. Pareciera como si quien se hubiera quedado sin tema fuerás tú.

    Buena suerte la tuya, que tienes un don especial para recoger temas y transmitirlos de la forma en que bien sabes hacerlo. Entiendo que eso te ponga en un lugar especial y que pertenezcas a una “élite” de acceso restringido a unos pocos. No todos contamos con esa suerte, pero eso no nos quita el derecho de escribir en un cuaderno, una pared o un blog, lo que queramos a riesgo de que lo lean 0, 1, 2 o 1000.

    Gracias y por favor vuelve por tu senda, que tan buena estaba.

  17. La Oruga Gritona #57    20 septiembre, 2005 a las 1:07 am

    Estaba por decir algo sobre el experimento (estupendo y necesario, pero bastante incomprendido, total), pero ahora lo que quiero saber es de qué marca de cereales comía Bolaño…

  18. DudaDesnuda #56    19 septiembre, 2005 a las 8:57 pm

    Así como cada voz tiene un timbre y una altura, cada Blog tiene un registro y una profundidad. El Blog de una persona es distinto al Blog de otra y no es lo mismo visitar uno que visitar otro. Existe un alfabeto de los Blogger, pero todavía no aprendí a deletrearlo. Sin embargo, cuando lo que leo no me gusta, o pareciera tomarme como un conejito de indias, volverme aliada del silencio es lo único durable.

    Besos mudos.

  19. kill #55    19 septiembre, 2005 a las 7:47 pm

    William Faulkner tenía una vida sin derección, intentó estudiar pero lo dejó dos veces, realizó trabajos como pintor de techos y puertas, o cartero en la Universidad de Oxford, (de donde lo echaron por su costumbre de leer la correspondencia antes de entregarla) Escribió “Mientras Agonizo” [As i lay dying, 1930] mientras trabajaba como sereno en un garage, tenía 33 años y era uno que escribía.

    En 1949 unos tipos decidieron que era un escritor y le otorgaron el Premio Nobel de Literatura y en 1955 recibió el premio Pulitzer por su novela Una fábula. Creo que una diferencia entre uno que escribe y un escritor es la publicación de la obra, desde que hay blogs, todos pueden publicar su obra y de alguna manera sentirse escritores, el paso al papel es el diploma.

    La ignorancia es atrevida, uno puede levantarse una mañana y mientra se toma el café o los cereales con leche decidir ser escritor (como el Leprince de Bolaño).
    Pero la vida es lo que te pasa mientras vos hacés otros planes.

    PD: recuerden un cocodrilo o un león bebé pueden ser hermosas mascotas, pero crecerán.

  20. La Romu #54    19 septiembre, 2005 a las 6:56 pm

    Y yo insisto, Xtian: mucho gre gre para decir gregorio.

    Yo escribo en block por que es más fácil y más barato que escribir a máquina y menos fastidioso que imprimir.

    Tenés la ventaja, además. que sabés al instante qué opinan los que pasan y leen tus textos.

    Y eso es todo. Tampoco hay mucho más.

    Lo que pasa es que vos descubriste que sos un escritor, no solamente uno que escribe, que de esos hay a patadas.

    Por eso estás déle que déle con por qué esto y por qué lo otro.

    ¡Relajate, nene!

    Un beso grande.

  21. gabriel #53    19 septiembre, 2005 a las 6:40 pm

    dice Hernan: ¿Por qué los fines de semana hay menos comentarios, pero mejores? (Ésta es otra regla invisible de los blogs)

    quizás los fines de semana la gente escribe desde se casa, con mas tiempo y ganas.
    Los días de semana escribe en tiempo robado al trabajo, por tedio, por webear…

  22. Hernán #52    19 septiembre, 2005 a las 6:39 pm

    Todo este experimento, Xtian, tuvo como único objetivo que te sirva como disparador para la ponencia de mañana.

    A propósito: los fans y grupis de Xtian Rodríguez podrán verlo en persona, y pedirle autógrafos, mañana a las 18:30 en el Centro Cultural Ricardo Rojas (Corrientes 2038, Capital).

    Allí nuestro amigo repetirá todo lo que acaba de decir en los tres comentarios de este artículo.

    Vico: preciossso chiste.

  23. Vico #51    19 septiembre, 2005 a las 6:38 pm

    Muy interesante el debate.
    Sólo una pequeña acotación. Daniel Link tiene un blog debido a su apellido. Si se llamara Daniel Hoja Cuadriculada, entonces tendría un cuaderno…

    Saludos.