Abrir y cerrar un círculo

La última vez que estuve en Buenos Aires fue hace cinco años. No existía la Nina, ni yo sabía qué cosa era un blog. Estuve allí veinte días en los que, sin saberlo, abracé a mi abuela Chola por última vez. También conversé con gente que quiero, padecí a Racing en directo y pisé Mercedes. Llegué a Ezeiza con un presidente y me volví a Barcelona con otro. Al regresar pasaron dos cosas, al mismo tiempo, que abrieron un círculo en mi vida: empecé a escribir unos cuentos en internet y Cristina me dijo que estaba embarazada.

Todo ocurrió en septiembre de 2003: vivíamos en un departamento del barrio de Gràcia que entonces nos parecía suficiente. Yo tenía un empleo nocturno, tan nocturno que me lo retribuían en negro, porque mi ciudadanía italiana no llegaba nunca. Era un trabajo periodístico aburrido, facilón y mal pago que, sin embargo, me salvó el bolsillo en las épocas que no portaba una nacionalidad decente.

Me levantaba a las dos de la mañana y me iba a una oficina de la Rambla Catalunya. Debía estar allí hasta las nueve, la noche entera, haciendo una labor absurda que no requería más de dos horas. Para no aburrirme las cinco restantes, abrí un blog y empecé a escribir en él como si fuese un ama de casa de pueblo.

Tenía tan fresco todavía el viaje a Buenos Aires, tan presente la música oral de Mercedes, que me pareció divertido llegar a la oficina cada madrugada y hacer una caricatura de mi barrio, una exageración de mi familia, un chiste interno de aquel descontrol que me había empapado durante veinte días. No buscaba nada escribiendo aquello, pero inventarlo me hacía feliz.

Una de esas noches, mientras tecleaba los primeros cuentitos, inició sesión Cristina en el messenger (ella en casa, yo en la oficina) y sin decirme hola escribió:

—Vamos a ser papás.

Dejé al ama de casa del blog hablando sola, las luces prendidas del edificio, el ascensor abierto, las llaves puestas, y me escapé del empleo nocturno a mitad de la noche, pidiendo a gritos un taxi, para que Cristina me repitiera esas cuatro palabras a la cara. No buscábamos un hijo, pero la noticia me hizo feliz.

Todo lo que pasó desde entonces fue veloz, extraño e imprevisto. La panza de Cristina creció, mi culo creció, el blog del ama de casa se llenó de gente desconocida. Cada vez hacía menos sacrificios en el empleo nocturno: dedicaba las noches, ya casi al completo, a escribir aquellos cuentos, que sin querer se estaban convirtiendo en una novela rara y espontánea.

Yo sabía que, tarde o temprano, mis jefes se darían cuenta de mi inoperancia descarada, pero busqué hasta el final un equilibrio entre el mínimo esfuerzo y el ocio permanente. Entonces, una tarde, nació Nina. Al mismo tiempo acabé aquel blog de la mujer gorda y comencé otro de textos breves, en el que me dediqué a despotricar contra España con la voz de un argentino quejoso.

Poco después, y gracias a esos hobbies, ya no tuve que ir a ninguna parte a fingir un empleo, porque había encontrado —sin buscarlo mucho— el modo de hacer redituable el ocio, aniquilando el esfuerzo por completo.

Cuando tuve todo el tiempo del mundo otra vez conmigo, e incluso papeles que me permitían salir y entrar de España, tampoco volví a Buenos Aires. Preferí traer aquí a personas queridas que nunca habían visitado Europa. Invité primero a mi hermana para que conociese a su cuñada, después a mis padres para que conocieran a su nieta, a Chiri en el mes del Mundial de fútbol, etcétera. Volver a un sitio no siempre es regresar, a veces volver es sentarse a tomar mate con los de siempre, donde sea. Cada vez que ellos venían a casa, yo de alguna manera cruzaba el mar.

Pero técnicamente, sin metáforas, hace cinco años que no estoy en Buenos Aires. Y ahora en casa está abierta la valija en pleno verano, llenándose de ropa de invierno, porque en dos semanas debo estar allí otra vez. En la Argentina, después de cinco años. Y yo soy una bolsa llena de nervios y de ansiedad.

Viajo para presentar un libro. Uno que escribí aquí (no digo aquí en España, sino aquí, acá mismo, en este cuaderno virtual). Y también viajo para hacer algo que tengo muchas ganas de hacer, y que a la vez me produce un terror indescriptible: voy a encontrarme con ustedes, con los lectores de mis cuentos, cara a cara.

La gente de la Editorial Sudamericana pensó que la presentación debía hacerla algún famoso, un personaje conocido del ambiente. Alguien a mi lado que hablase de mis virtudes y que oficiara de moderador. Yo les pedí, de rodillas, que no organizaran un evento de ese tipo, les dije que la gente famosa me hace tartamudear, que con alguien conocido al lado me costaría un perú sentirme cómodo.

—Estoy hecho un chancho —les revelé—, y además tengo acento gallego. No me lo hagan todavía más difícil.

—Pero es la presentación de tu libro —argumentaron—, y tiene que haber un presentador, ¿o querés estar ahí solo?

—No, solo ni en pedo. Que trabaje otro.

Yo me doy cuenta, a veces, que mi intransigencia parece absurda. Que cancelo caminos sin abrir puentes. Que planteo los problemas pero no ofrezco una puta solución. Pero no son caprichos vagos: es que puedo oler el careteo a kilómetros de distancia, y hace muchos años decidí no sonreír sin ganas. ¿Qué voy a hacer yo al lado de un tipo que no me conoce y al que no conozco? ¿Fingir qué, para qué? ¿Y qué voy a hacer ahí solo, muerto de miedo, si hace ya cinco años que desterré el esfuerzo de la responsabilidad y de la compostura?

—Hagamos lo siguiente —me propusieron las chicas de Sudamericana, que son un canto a la paciencia—: nosotras vamos buscando el lugar, alguna librería grande de Buenos Aires, y vos, mientras tanto, pensá en el nombre de algún personaje conocido que no te intranquilice mucho. Pero necesitamos un presentador, Hernán: sí o sí.

Estuve toda la semana dándole vueltas al asunto, recorriendo de punta a punta la encrucijada, en vano. Ya casi estaba al borde de aceptar a cualquier famoso que me propusieran, pero el martes, mientras cagaba, tuve una revelación fundamental. A veces ocurre que las soluciones se encuentran tan al alcance de la mano, las respuestas tan a la vista, que somos incapaces de verlas con claridad.

Ayer volvimos a hablar por teléfono con las chicas de la editorial y les comuniqué, lleno de alegría, mi decisión:

—Quiero que el presentador sea el Chiri —les dije.

Del otro lado del teléfono se hizo un silencio.

—¿Quién?

—El Chiri —repetí—. Es el único que me tranquiliza.

—¿Pero es conocido?

—¡Claro! Lo conozco desde que hicimos la Comunión.

Intentaron hacerme entrar en razones, primero con delicadeza y después con súplicas. Pero yo ya había tomado una decisión inquebrantable. O el presentador era Chiri o yo me quedaba en casa y se metían los libros en el culo.

Tuvieron que aceptar.

Una vez que, a regañadientes, me dieron el sí definitivo, me faltaba convocar al conocido en cuestión. Entonces mandé un mensaje de texto al teléfono del Chiri:

¿podés hacerme quedar mal adelante
de todo el mundo, el 16 de julio a la nochecita?

A los cinco minutos sonó la chicharra del teléfono. Mi amigo había escrito:

por supuesto bombón,
decime dónde hay que ir.

Es todo tan fácil, con cierta gente.

Mientras en casa Cris hace las valijas, mientras Nina pregunta si a la Argentina se puede ir en tren, no puedo dejar de pensar que se cierra un círculo en nuestras vidas. Un redondel perfecto que empezó en Buenos Aires y acabará en Buenos Aires, cinco años después.

Ellas no conocen esas calles, nunca vieron librerías tan inmensas; yo tampoco conozco mis propias calles con una hija de la mano, ni conozco las librerías de Buenos Aires con libros que llevan mi nombre. ¿Qué verá Nina cuando vea, desde el taxi, el Obelisco? ¿Entenderá Cristina, a un golpe de vista, que eso que parece un mar es en realidad un río? ¿Qué veré yo cuando vea a mi fantasma de veinte años bajar por Leandro Alem de noche, fantaseando con ser un escritor?

Llegaremos a Ezeiza el día 15 de este mes, con tiempo para dejar los bártulos en el hotel y descansar del viaje. Al día siguiente, miércoles 16 de julio, todos los personajes de ficción que aparecen en este cuaderno estarán en cierta librería de un coqueto barrio porteño, desde las siete de la tarde. Mi amigo el Chiri será el presentador de un libro que escribí en este cuaderno y que lo tiene como protagonista. Yo estaré a su lado, con la tranquilidad más grande del mundo.

Me haría muy feliz que ustedes pudieran estar allí, cerrando el círculo.

Hernán Casciari
Jueves 3 de julio, 2008

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

292 comentarios Abrir y cerrar un círculo

  1. Hanna #292    8 julio, 2008 a las 6:47 pm

    Felicitaciones Hernan: no se si son la hormona, si estoy se extramadamente sencible, pero leerte en este articulo me emociono muchisimo, yo no estoy en buenos Aires sino que soy de córdoba pero me parece un buen plan para conocerte. Tengo una hija de la misma edad que tu Nina, y cada vez que vuelvo al pueblo en que naci me desepero por contarle la historia que tien cada rincon de pueblo que sigue dormido tras las sierras cordobezas.
    Es bueno volver de vez en cuando, Bienvenido a casa!!!

  2. elmorodematanza #290    8 julio, 2008 a las 6:30 pm

    Daría casi cualquier cosa por estar ahi. Por conocer al Chiri. Por ver cómo te deja mal delante del mundo. Una pena que me separe un infinito océano. A tod@s l@s que tengan al alcance poder asistir, haganlo por dios! Luego nos cuentan. Mucha suerte y buen viaje Hernán!

    Me quedo con esto…

    “Volver a un sitio no siempre es regresar, a veces volver es sentarse a tomar mate con los de siempre, donde sea. Cada vez que ellos venían a casa, yo de alguna manera cruzaba el mar.”

    Es cierto, a veces no hace falta medio de transporte para volver. Ni siquiera el tren como decía Nina.

    Un saludo!

  3. seburu #287    8 julio, 2008 a las 5:09 pm

    mientras espero en el area para cabecear el comentario 300 (que bien puede venir con centro 299 de fede o), te comento, “circulo vicioso” (hernan), que estoy entusiasmado con conocerlos a vos y a chiri personalmente, pero que un poco de miedito tengo……cuando conocí al muñeco de mickey me puse a llorar………chiri, vos pensá que acá todos te queremos, así que con confianza maestro………….y tomense unos whiskys!!!!!!!

  4. Sandra #286    8 julio, 2008 a las 3:01 pm

    Hernán me encanta como escribís, y como transmitis lo que sentimos por nuestro Buenos Aires querido los que vivimos en España desde hace unos años.

    Felicitaciones con el libro!!!!!!

    Avisame cuando hagas una presentación en Madrid.

  5. Pol #285    8 julio, 2008 a las 3:00 pm

    Hernán: Sos un hijo de puta. Cuando te leo a veces me hacés llorar de emoción. No sé que mierda es lo que transmitís pero andate a la puta que te parió. Si voy a la presentación del libro corro el riesgo de quedar como un maricón. En tal caso llevaré Carilinas y lentes oscuros.

  6. El insomne parlante #284    8 julio, 2008 a las 12:20 pm

    Simplemente sumarme a las felicitaciones por la presentación de tu nuevo libro.

    Habrá presentación en Barcelona? Sería un gusto.

    Slados:

    El insomne

  7. Maestruli #283    8 julio, 2008 a las 10:37 am

    No se me ocurre qué decir ahora, simplemente el 16 de julio quizás nos veamos las caras. Gracias a vos conocí los blogs… y ahora soy adicto, qué te parió!

  8. Maru #282    8 julio, 2008 a las 10:25 am

    Sólo quiero desearte mucha suerte! Sé lo que es volver y tratar de explicar a alguien de acá lo que se siente al pisar Buenos Aires… Espero que este viaje sea el comienzo de muchos otros y que tu Nina pueda crecer con lo mejor de allá y de acá. Gracias por tantas letras y emosiones que de alguna manera u otra, yo también viví.
    Que todo vaya más que muy bien!
    Un beso grande y por favor, disfrutá de Buenos Aires por mí.

  9. El Chalero Solitario #281    8 julio, 2008 a las 7:52 am

    No solo voy a ir, sino que voy a llegar a las 4 y a cantar solo, como un boludo: PRIIIIIIII!!!!!! y después me voy a asomar al balcón para escupir a los de abajo. Un fuerte abrazo y un beso pa la Nina, gordo trolebús.

  10. aguirrebello #280    8 julio, 2008 a las 4:23 am

    Buen momento, este de Nadalito y la Selección Española, para arrancar de España aunque sea un ratito, ¿no?

    España, ganaste.

    Pensaba lo mismo que tú, que España nunca ganaba. Ahora lo hizo y el sentimiento es de sana envidia nomás desde Chile, país de pocos triunfos, bastantes en tenis (2 oros olímpicos en Atenas y 1 bronce, varios mundiales y el Chino Ríos), nulos en fútbol.

    Buen momento, además, porque llevas a tu familia a tu casa y la haces testigo del momento en que, allí, lanzas una obra llena de ella, íntima pero también abierta, potente en su habilidad de representar asuntos que el lector encuentra propios, llena de ironías y graciosamente escrita. ¡Felicitaciones!

    No podré ir a ese acontecimiento. Sorry. Pero compraré el libro…, si es que llega a Chile (me cuesta una barbaridad -o ir a Bs. As.- comprar los cuentos del Negro Fontanarrosa: no llegan por acá).

    Saludos,

    AAB

  11. malakias #279    8 julio, 2008 a las 4:20 am

    Ahhhh, ahora si, si va a estár el Chiri, voy.
    Y de paso, me regalo tu libro sin firmar para mi cumpleaños.
    ¡Feliz Regreso!
    Te estaremos esperando.

  12. Copi #278    8 julio, 2008 a las 12:06 am

    hola hernán…
    es la primera vez que escribo un comentario, a pesar de que te leo siempre.
    esperé muchísimo el momento de verte la cara, escucharte hablar en vivo… NI HABLAR DE CONOCER AL CHIRI!! personaje emblemático si los hay…
    pero lamentablemente estoy en Suiza…trabajando… y no podré estar en aquella coqueta librería a las 19hs… (que para mí serán las 00.)
    Te he leído decenas de veces con mi madre, juntas…muriéndonos de risa, y a veces puteandote por hacernos sufrir (NO PODÉS DEJAR A LA POBRE VIEJA CON LOS CANELONES…Q GUACHO…)
    Sos grandioso…realmente me apeno muchísimo por JUSTO AHORA no estar en Buenos Aires…
    Te deseo la mejor de las suertes, gracias por tantas historias, tantas emociones…
    Gracias por ser tan auténtico e inverosímil a la vez…

    GRACIAS HERNÁN!!

  13. PABLO #275    7 julio, 2008 a las 10:17 pm

    Bueno, te espero, y espero q seas un gordo pedorro esa es la imagen q tengo de vos tambien espero q el chiri sea un enfermito y tambien espero q tu estadia sea muy buena enseñandole a tu familia lo linda y escabrosa q es argentina
    No te digo nada sobre el escritor q sos por me pareces increible

  14. Maximiliano Saavedra #272    7 julio, 2008 a las 8:20 pm

    Nunca voy a entender porque los escritores deben pasar por ese calvario de las presentaciones, debe ser terrible. El escritor escribe justamente porque el hablar no es lo suyo. A mi se me bajaría la presión, no podría mantener firme una hoja y un zumbido me dejaría sordo. Admiro tu valor.

    Por eso no voy a ir a tu presentación, aunque deseo que te salga lo mejor posible. De última, si el miedo escénico te domina pasale la posta a tu compañero/amigo Chiri, y si él también flaquea váyanse corriendo, a emborracharse y olvidarse de todo, jejeje.

    Cuando divises esa ciudad desde el aire, procurá estar escuchando este tango y desahogarte como corresponde:

    Yo adivino el parpadeo
    de las luces que a lo lejos
    van marcando mi retorno.
    Son las mismas que alumbraron,
    con sus pálidos reflejos,
    hondas horas de dolor.
    Y aunque no quise el regreso,
    siempre se vuelve al primer amor…

    PD: en unos días me toca hacer tu viaje, pero al revés. Me preocupa lo que está sucediendo en los aeropuertos de Barcelona y Madrid, la expulsión indiscriminada. El Sábado pasado leí esto en Clarin: http://www.clarin.com/diario/2008/07/05/sociedad/s-01708773.htm
    Me gustaría conocer tu opinión al respecto.

    Abrazos.

  15. Dario #270    7 julio, 2008 a las 7:04 pm

    ¡¡Hola Hernan!! Esto me recuerda cuando en diciembre del 2001 fuí a la Aregentina por primera vez desde que había llegado a España,en un mes y medio pase de contar en pesetas a contar en pesos,patacones,otras monedas que ya no me acuerdo y a la vuelta en euros y ver 5 presidentes en una semana.Te deseo un buen viaje,que la pases bonito y difruta de los días de vacasiones.Lamentablemente a la semana y media seguro que ya vas a estar extrañando (como nos pasa a casi todos los que vamos de vacasiones) la vida que empezastes en Barcelona,pero el día de regreso vas a querer que los relojes se paren para no volver y seguír difrutando.¡¡Ojo con la comida!! cada ves que vengo de Argentina me traigo 4 kilos de mas.De nuevo felíz viaje y cuando quieras darte una vuelta por Palma de Mallorca,no dudes en avisar y te venis a tomar unos mates por mi casa.

  16. marcela #269    7 julio, 2008 a las 5:56 pm

    Que bueno Hernán, vivo en Tucumán, sino iría. Te deseo toda la suerte. o merde, como se dice. A pesar de que están los tangueros de siempre que dicen que este país se va al carajo, creo que van a encontrar lindo Bs As. Es lindo. Ojala subas un video al blog de la presentación, pero sos famoso seguro que alguien lo pone en you tube. Besos

  17. Bolgiani #266    7 julio, 2008 a las 3:07 pm

    Para #263 Patricia Uncal:

    Si ya me duele la distancia, mucho más me duele el recuerdo.

    La tardecitas mercedinas en la casa de la nona, cuando entre bocados de pastafrola me decía cuando yo era chiquitito: “andá nene, comprame esto… decíle a Racchi que lo apunte en mi cuenta. Ojo con los autos !!”

    Son las cosas de vivir en la casa de al lado del almacén de la esquina, ese almacén que nunca puede faltar, pero lo que menos puede faltar es el almacenero; que grande Tito Racchi !!!

    Se me piantó una lágrima nomás…

    P.D.: Casciari dejáte de joder, morfate todo lo que se te cruce por delante. Ya tendrás tiempo para arrepentirte, ahora disfruta del paladar de cuando todavía vivias allá !!.

  18. Pablo #263    7 julio, 2008 a las 11:25 am

    Gordito, te quería decir algunas cosas:

    1) Leí el post una vez, y como seguramente a todos los “exiliados”, este tipo de textos nos suelen pegar bajo (de hecho, hete aquí una de tus fórmulas de “caca-cola” que explotás de una manera inigualable). Pero me parecía que le faltaba algo. Hasta que me iluminé:
    A la parte I, le faltaba esto
    A la parte II, le faltaba esto
    Y a la parte III, le faltaba esto

    2) Mucha suerte, gordo, y una de dos: o cruzá los dedos para que siga el desabastecimiento o reservate dos asientos para la vuelta.

    Buen viaje y mucha mierda!!!

  19. Capitana del espacio #262    7 julio, 2008 a las 9:56 am

    Hernán, cada vez que entro al blog termino llorando. Es increíble lo que lográs en los lectores, realmente te admiro.

    Y por supuesto que voy a estar ahí, nos das tanto que no te podemos fallar. QUiero tu firma en mi libro y la del Chiri, no me voy de la librería con menos que eso…

    Otro buen presentador hubiera sido Guinzburg no?
    Fue en el primero que pensé, una pena!

    Saludos y gracias por venir!

  20. n. #260    7 julio, 2008 a las 7:32 am

    Cómo no ir… “¿Qué veré yo cuando vea a mi fantasma de veinte años bajar por Leandro Alem de noche, fantaseando con ser un escritor?” otro fantasma te irá a ver, fantaseando alguna vez ser tanto como vos.

  21. EL RUSO del Solbaid #259    7 julio, 2008 a las 6:50 am

    Hernan hace como diez años estàbamos tomando una copa en el Solbaid y nos leìste algo asì como un REQUIEM PARA CHICHO LAGOS,que se comentaba habìa muerto en confusas circunstancias,y nos cagamos de risa con tu ocurrencia…..Ahora vas a presentar TU libro para editorial Sudamericana y realmente estoy contento con lo que te està pasando y feliz de haber compartido algunas noches con vos escuchando a Serrat y Goyeneche con amigos………Un abrazo grande!!!
    P.S.

  22. pablo #258    7 julio, 2008 a las 5:25 am

    yo podré ir o no a escucharlo (s) al chiri y a vos. A lo mejor voy y al toque me rajo, a lo mejor me prendo en la conversa…
    pero a la pende, por favor, regalale tres cosas:
    – un cafe con leche con medialunas de grasa
    – un viaje en auto, o taxi o bondi desde la facultad de derecho hasta el hospital borda, por el camino que elijas, escuchando a cardei y a piazzola.
    – un cuadril al pan en el mostrador de los platitos.
    Y ahi si, será del palo para siempre…

  23. Guty #257    7 julio, 2008 a las 3:44 am

    Jojoo, que loco, hace años que no veo a Lununa y aparece acá, en este post.
    Angelito, tengo ganas de mandarme en uno de esos dos lugares que te quedan pero no creo que pueda (ahora es en serio) 🙁

  24. Vero #256    7 julio, 2008 a las 1:19 am

    Hola Hernan! Primera vez que comento (que cliché que soy!).
    Me haces llorar cada vez que te leo…pero de emocion, contenta, entiendase bien!
    Hare lo posible para estar el miercoles.
    Besitos, Vero.-

    P.D: Ademas con amigos como el Chiri nada puede salir mal, jajaja!

  25. Patricia Uncal #255    6 julio, 2008 a las 9:41 pm

    Hernan: despues de secarme las lagrimas, te recuerdo que si el Chiri no puede ir lo tenes al Estrellon Zarate, Fernando Luna…todo sin ofender a nadie; hace tres años que no voy, y la vuelta cada vez se me hace peor, lloro desde Ezeiza hasta Uruguay y ahi me pongo a pensar en la cancion…”bisabuelo…viniste al pedo…; saludos al barrio, pero hace tanto que me fui que ya se habran muerto todos: Mondino el kiosquero, la ferreteria que estaba haciendo esquina con tu casa; Racchi el almacenero, Moreno el plomero, Fermin el de la cochera, en fin, vos disfruta y despues nos contas; te deseo lo mejor y volve pronto; un beso y suerte en la presentacion; no comas muchas pizzas de Sorrento que vas a volver con el culo mas grande, chau, Patty

  26. Minombresabeahierba #254    6 julio, 2008 a las 9:16 pm

    Duro lo suyo con Racing, abrazo de un Diablo rojo sufriente tambien, ah! venir y volver con presidentes distintos es un lujo que en ningun pais se da, en tiempos normales: un dia, una semana. es una atraccion turistica que ha hecho crecer el rubro turistico internacional, no vienen ni por las cataratas ni por los glaciares.

  27. Diego #253    6 julio, 2008 a las 7:48 pm

    Que el círculo se cierre, querido Hernán, si ése es tu deseo, pero dejame desearte además, a tono con lo dicho por PROJOR (#231), que la espiral siga creciendo y con ella, tus éxitos y satisfacciones.

    Un abrazo y hasta el 16!

  28. maruja #252    6 julio, 2008 a las 7:08 pm

    TE DESEO MUCHA LUZ, NO TE PREOCUPES QUE NADA PUEDE SALIRTE PEOR QUE AQUELLA ENTREVISTA CON EL MURCIELAGO, TE ACORDAS? LA GENTE NO SE FIJARA EN TU FIGURA FISICA, NOSOSTROS TE QUEREMOS DE CORAZON Y ADMIRAMOS, PORQUE SOS UN BUEN ESCRITOR Y FLASHEAS RE PIOLA, QUIZA SI SE FIJEN EN EL ACENTO, PERO UN ARGENTO NO PIERDE ESO NUNCA, COMO DECIA RODRIGO:”AL ACENTO LO LLEVO COMO UNA MARCA REGISTRADA”
    ESPERAMOS TAMBIEN LA PRESENTACION EN ESPAGNA DEL LIBRO, ACA ESTAMOS LOS QUE TE ENTENDEMOS EN EL SENTIMIENTO Y NOS MERECEMOS TAMBIEN LLEVARNOS EL LIBRO CON TU FIRMA O UN MOCO TUYO PEGADO O ALGO ESPECIAL,
    MUCHA MIERDA.

  29. Karu-en-Albion #251    6 julio, 2008 a las 6:58 pm

    Querido Hernan,
    Gracias por estar ahi… siempre. Me encantaria retribuirte y estar en BAires el 16 de julio (para aplaudirte hasta que las palmas me duelan) pero es imposible, todavia estamos ahorrando para comprar un pasaje y volver en enero. De todas formas me sumare a tus tantos seguidores repartidos por el mundo y te vere en You tube, o leere la presentacion del Chiri (imperdible, seguramente) en la actualizacion de Orsai.
    Se me acelera el corazon al pensar en lo que seran tus proximas entradas en el blog…el mar de sensaciones que te van a dejar esos dias de vuelta en Argentina. Ya entraste en ese estado pre-viaje de angustia-mezclada-con-felicidad? Creo que si.
    Ojala te den la bienvenida que te mereces.
    Un abrazo gigante desde Escocia (y perdon por la falta de acentos)
    Karu.