Al aire libre

Ya se empieza a notar que el número dos llegó, intacto, a los veintidós países en los que se distribuye la revista. Las fotos que siguen son de lectores que ya cumplieron con la consigna de hacerse una foto en algún lugar reconocible de su ciudad.

Todas estas fotos, más las nuevas que nos lleguen, aparecerán en las páginas 2 y 211 del próximo número. Hay tiempo hasta el 1 de junio. La única condición es que las fotos sean al aire libre y, si se puede, con algún detalle interesante del paisaje de tu zona. De hecho, entre estas veinte que acabo de elegir para hoy, hay una del sitio más representativo de Mercedes.

Y ya que estamos hablando del aire libre, y de gente que sale a la calle con su ejemplar de Orsai, me informan que ayer se llevó a cabo en Montevideo una fiesta de bienvenida al número dos de la revista, organizada por la librería El Narrador.

El caso uruguayo es muy interesante, porque nos cuesta muchísimo distribuir la revista en el paisito. Por alguna extraña razón, la aduana impide que le entreguemos a la librería más de diez revistas a la misma dirección postal, entonces el dueño de El Narrador (que suele reservar unas doscientas) tiene que pedir prestadas veinte direcciones de amigos y vecinos.

Estos amigos y vecinos tienen que “fingir” que son los destinatarios. El día que llega el camión de DHL, entonces, el mensajero toca timbre en todas las casas de los alrededores y entrega, en cada una, un pack de diez. Me imagino al camioncito amarillo tocando timbre en todas las casas de la manzana: en la carnicería, en la casa de una vieja, en el minimercado. Mientras esto ocurre, el dueño de la librería espía todo por la ventana, como si él fuera un delincuente y las revistas medio kilo de cocaína. Así está el mundo: hay que hacer trampa para recibir una revista de literatura.

Cuando el camión de DHL se va, después de una hora y media de entregar mercadería en sitios falsos, el dueño de El Narrador va con una carretilla, casa por casa, negocio por negocio, a buscar las doscientas revistas y se las lleva a su librería.

Estos inconvenientes burocráticos, que por supuesto son molestos y absurdos, componen también un enorme acto de amor. Lo más increíble es que, a pesar de tanta idiotez aduanera, en Uruguay la revista se vende muy bien, y por eso ayer se hizo una reunión nocturna para festejar la llegada del número dos.

En la fiesta, por lo visto, pusieron una máquina muy moderna para el que quisiera nos dejara un mensaje de treinta segundos. Esta mañana estuve viendo los mensajes que dejaron los lectores charrúas, y me divirtió mucho ver cómo al principio eran pura timidez, pero mientras avanzaba la noche y la cerveza, los mensajes se volvían más extrovertidos, la gente festejaba amistades espontáneas, algunos me empezaban a decir “gordo puto” y las erres desaparecían del discurso de todos.

Debo decir que no estuve anoche de cuerpo presente en Montevideo, pero que estos catorce videos de treinta segundos me produjeron la sensación, muy agradable, de haber estado allí.

Fíjense ustedes: el primer mensaje ocurre a las 21:41 de la noche. El último, casi a la una de la madrugada. Observen cómo va cambiando el ser humano uruguayo en tan poco tiempo.



Muchísimas gracias a Federico (el dueño de El Narrador) y a todos los que estuvieron allí anoche, al aire libre, con Orsai.

Hernán Casciari
Jueves 12 de mayo, 2011

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

174 comentarios Al aire libre

  1. Martincho #173    18 mayo, 2011 a las 5:59 pm

    Minimo, pero mínimo, top ten…
    Qué lindo, me encanta que se sume gente al juego del PRI…
    Ah, lo estabas criticando?? Uy perdón antipri, entendí todo al reves…

  2. Martincho #172    18 mayo, 2011 a las 5:55 pm

    Me imagino que mas que en la bandera, pensaba en la camiseta del equipo de fútbol, que también nos ganó. Llegaron más lejos que nosotros en el Mundial, su mejor jugador fue mejor que nuestro mejor jugador… Y TUVIERON FIESTA DE ORSAI ANTES QUE NOSOTROS.
    ŽTa que los parió…

  3. diego #171    17 mayo, 2011 a las 9:32 pm

    Casciari, para cuando el goteo de la nro 3? Pero ojo!!! que sea goteo y no el tsunami despues de la sequia del nro 2!!. El pueblo quiere saber de que se trata, pero ni backstage estamos teniendo !!! Abrazo y espero que todo ande bien y el silencio de radio no sea preocupante. Tené en cuenta que en el backstage tambien van las tomas falsas asi que si hay algo que no salio como se esperaba tambien lo podes contar. slds. diego

  4. Lucas #162    16 mayo, 2011 a las 5:11 pm

    Amigos de Orsai, necesito una ayuda muy simple. Con unos amigos realizamos un video para La Fundación Leer que compite en un concurso del festival de Cannes, pero necesitamos sumar Likes.
    Los invito a que lo vean y si les gusta, pongan su pulgar para arriba.
    Salú!

    http://tinyurl.com/6cuc64x

  5. Orsai2 #161    16 mayo, 2011 a las 2:16 pm

    Como uruguayo, que trabajo para la aduana de Uruguay, quiero decir que no existe una limitacion en cuanto a las entregas que se hagan de revistas.
    Las entrgas de DHL, tiene la limitacion de la cantidad de revistas, se tiene si el envio se hace como pequeños paquetes (courier), que estan pensadas para envios personales y no para actividades comerciales.
    Si se hace una declaracion aduanera (DUA) no se tiene dicha limitacion y como las revistas y libros tienen arancel 0% no deberia ser mas caro. Si deben pagar IVA, pero ese es el costo de hacer negocios en Uruguay.

  6. Jole #158    16 mayo, 2011 a las 3:24 am

    Llegó! la leo un poco todos los días! y encontré mi foto!!! q felicidad!!! me está encantando! muchas gracias chicos! de verdad!!! Les voy a mandar la foto de donde vivo… Besos

  7. Cris #152    14 mayo, 2011 a las 3:28 pm

    geniales las fotos y geniales los uruguayos … dan ganas de comprar la revista solo para sentirte parte de esta especie de ‘comunidad orsai’. (acabo de agregar la palabra ‘orsai’ a mi diccionario del word… a ver si en unos años acaba dentro del diccionario de la RAE como “orsai: dicese de todo aquello que partiendo de un sueño no solo se hace realidad sino que se mantiene en el tiempo // movimiento que dirigida a la individualidad de forma transnacional a través de una comunicación que apela a la inteligencia, sensibilidad y empatia de las personas sean como sean, estén donde estén y pertenezcan a lo que pertenezcan o no”

    En mi caso ya no aparecerá subrayado en rojo y forma parte de mi disco duro, el informático y el otro.