Bienvenidos

Voy a usar por última vez mi espacio personal para comunicar una aventura. Después de eso, volveré a usarlo únicamente para escribir boludeces. El blog Orsai nació el 27 de febrero de 2004 con un texto en el que me di a conocer como autor. Durante años escribí aquí únicamente cuentos y reflexiones en un clima bastante sosegado. El 23 de septiembre de 2010 interrumpí ese tono para hablar de un proyecto. Desde ese día, el proyecto se comió a todo lo demás.

No ocurrió sin querer. Me gusta mucho escribir sobre lo que se me antoja, y durante el último año y medio se me antojó hablar del sueño de hacer una revista entre amigos, y después una redacción de trabajo, y después un bar en Buenos Aires. Contar cómo íbamos construyendo esos sueños fue mi literatura durante los últimos dieciocho meses.

Y ahora, que esos sueños están encaminados, quiero volver a mi blog amateur, a mi viejo y querido espacio de Lucas y Alex, del tataranieto Wuong, de anécdotas mejoradas y de cuentos breves. Y también participar de los nuevos proyectos, obviamente, pero sin mezclar los discursos ni enloquecer al lector, que ya aguantó bastante esta esquizofrenia. Desde ahora, cada tema en su propia casa.

EditorialOrsai.com es eso: una casa más grande, con muchas habitaciones nuevas. Una visión global del proyecto en el que el lector puede elegir qué leer, cómo hacerlo, e incluso recibir alertas de mail o RSS específicas, y descartar otras.

Para eso es necesario que cada uno de ustedes configure sus alertas (se puede hacer desde aquí). Ahora hay alertas para «Orsai blog», para «Orsai bar», para «Orsai redacción» y para «Orsai revista». Muy pronto las habrá también para los comentarios globales, para la flamante editorial y para los nuevos proyectos digitales.

En esta nueva versión también hay un buscador fragmentado (con búsquedas separadas o conjuntas) y un formulario de contacto para que los lectores se puedan comunicar con cada persona según el tema de su interés. De este modo no recibo todos los correos yo solo, porque ya me estaba empezando a volver loco. También hay un staff completo y un aviso legal, porque ahora somos burgueses.

En Orsai Bar, de a poquito, podrán enterarse de los nuevos eventos que se generen en San Telmo. Presentaciones, música, exposiciones, reseñas, fotos, videos, nuevas pizzas, etcétera. En ese rincón de Orsai escribirán Tonga, el gerente; Comequechu, el pizzero; Estrella, la camarera; y a veces también yo mismo, pero poco porque vivo lejos.

En Orsai Redacción escribirá casi siempre mi amigo Christian Basilis, el Jefe de Redacción, que ahora vive en Buenos Aires, aunque a veces meteré yo también la cuchara para ofrecer algún goteo desde España. Es un rincón donde hablaremos únicamente de la revista, del próximo número, de las nuevas ideas, de las noticias infames sobre distribución y otros chusmeríos varios.

En Orsai Revista estamos haciendo un trabajo fino: allí estarán en breve todos los pdf gratuitos, los textos planos de cada contenido, las historietas, las crónicas y los cuentos de todas las ediciones físicas de Orsai que han salido de imprenta. Es un lugar donde los lectores podrán debatir cada texto publicado, conversar con sus autores y poner pulgar arriba o pulgar abajo a cada página de la revista. Ahora parece bastante desmantelado porque no tuve tiempo de meterle datos duros, pero ya van a ver qué bueno se pone.

La pestaña Mi Orsai, por el momento, es la zona privada de cada suscriptor y distribuidor de la revista. Pero en no mucho tiempo será la página pública de cada lector. Allí podrán crear su propio espacio de debate y publicar entradas, compartir libros o discos, películas o series. Es algo que los más memoriosos recordarán: El Lomo. Un espacio de interactividad entre los lectores y nosotros.

Y por último este rincón: Orsai Blog. Lo primero que hice fue ordenar un poco el pasado por secciones, épocas y libros. Después de eso, y ya más tranquilo, será mi rincón. Aquí estaré yo de nuevo solo con mi alma, una vez por semana si puedo, y si no puedo una vez cada tanto, con el objetivo de soltar la mano y escribir sobre lo que se me cruce por la cabeza.

En realidad, con el objetivo de no olvidarme de que Orsai es, antes que otra cosa, mi viejo y querido cuaderno. El que me acompaña desde que estoy fuera de casa. El que seguiré escribiendo siempre, hasta el último día, aunque del otro lado del monitor no haya nadie.

Hernán Casciari
Jueves 19 de abril, 2012

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

190 comentarios Bienvenidos

  1. Vale Auditore #108    1 julio, 2012 a las 11:16 pm

    que felicidad volver a leerte, Hernan! como en 2007, cuando te encontre a traves de un amigo catalan…espero con ansias que vuelvas al blog, tu “primer amor”.
    Te admiro mucho, de verdad. Sos un crack.

  2. enzo f #106    23 abril, 2012 a las 4:32 am

    siempre termino escuchándolo o leyéndolo sin proponérmelo. esto de escribir en un lugar donde las tildes son asunto de estado me paranoiquea…cuando la cantidad de gente que esté en orsai en el mundo sea mayor a la que no esté en esa situación… que pasa?

  3. Macarena Moraña #104    21 abril, 2012 a las 5:11 pm

    Una de las cosas que más me gustan de el universo Orsai, es lo sencillo que resulta acceder a él. Simple e inteligente, ecuación paradójicamente tan difícil de encontrar… Gracias ! Maca

  4. Santiago Fernandez #103    21 abril, 2012 a las 2:23 am

    Escribo por primera vez en este foro y por eso no me atrevo a llamarte “Gordo”, querido Casciari. A propósito, ¿después de cuánto tiempo tengo esa potestad?

    En realidad salgo de mi anonimato por una inquietud de tono formal, a saber: ¿existe ya el derivado de su apellido para nombrar una cosa de sus características? Digo, tiene un apellido poco amigable a este fin. ¿Casciarense?, ¿casciariana?, me parece todo un problema de cara al futuro.