Orsai blog

Cuando un blog cumple diez años se convierte en algo personal

Orsai blog

Cuando un blog cumple diez años se convierte en algo personal




Autoayuda

Diez consejos para el niño poeta

jueves 14 de mayo, 2015, Casciari

El otro día mi hija me preguntó cómo había que hacer para escribir una poesía, y entonces le improvisé un reglamento de diez pasos fundamentales. Le dije: «Nina, escuchá muy bien este decálogo para ser poeta». Si tienen hijos, nietos o sobrinos en la edad de la inocencia, pueden arrimarlos al monitor.


Autoayuda

Diez consejos para el niño poeta

jueves 14 de mayo, 2015, Casciari

El otro día mi hija me preguntó cómo había que hacer para escribir una poesía, y entonces le improvisé un reglamento de diez pasos fundamentales. Le dije: «Nina, escuchá muy bien este decálogo para ser poeta». Si tienen hijos, nietos o sobrinos en la edad de la inocencia, pueden arrimarlos al monitor.


Internet

¿Me agregás como amiga?

viernes 8 de mayo, 2015, Casciari

La arquitecta Candela Prieto estaba a punto de apagar la computadora de su oficina cuando recibió un mensaje en Facebook que decía así: «Hola, me llamo Candela Prieto y tengo diez años. Te escribo desde el pasado. Primero que nada, me alegra saber que en el futuro voy a ser flaca y linda. Tus fotos del muro me encantan. ¿Me agregás como amiga?».


Internet

¿Me agregás como amiga?

viernes 8 de mayo, 2015, Casciari

La arquitecta Candela Prieto estaba a punto de apagar la computadora de su oficina cuando recibió un mensaje en Facebook que decía así: «Hola, me llamo Candela Prieto y tengo diez años. Te escribo desde el pasado. Primero que nada, me alegra saber que en el futuro voy a ser flaca y linda. Tus fotos del muro me encantan. ¿Me agregás como amiga?».


Vida privada

Electrodomésticos

viernes 24 de abril, 2015, Casciari

Era un loft hermoso, amplio, casi sin muebles. Lo más caro que le compré fue un sommier de plaza y media, con resortes bicónicos, porque en 1998 lo único que me importaba era dormir. Se lo alquilaba a un alemán viudo que vivía en el primer piso con su hija. Hans era un pelado de ojos tristes que recibía el Deutsche Post. Sandra tenía mi edad, unos veintisiete. Cuando Hans me alquiló la casa y me explicó los detalles, no me avisó que su hija tenía problemas.


Vida privada

Electrodomésticos

viernes 24 de abril, 2015, Casciari

Era un loft hermoso, amplio, casi sin muebles. Lo más caro que le compré fue un sommier de plaza y media, con resortes bicónicos, porque en 1998 lo único que me importaba era dormir. Se lo alquilaba a un alemán viudo que vivía en el primer piso con su hija. Hans era un pelado de ojos tristes que recibía el Deutsche Post. Sandra tenía mi edad, unos veintisiete. Cuando Hans me alquiló la casa y me explicó los detalles, no me avisó que su hija tenía problemas.


Vejez

Diez razones para hacer silencio

jueves 16 de abril, 2015, Casciari

Solamente puedo escribir cuando se me antoja. No tengo eso que se llama el oficio. Para peor, se me antojan pocos temas: mi hija, los cambios en la sociedad, el fútbol, la hipocresía en las relaciones y la exageración de un tiempo anterior o un sitio querido. En doce años de archivos no encontrarán más que variaciones sobre esos tópicos. También verán, si navegan un poco, un par de baches de silencio en el blog. Estoy en medio de uno.


Vejez

Diez razones para hacer silencio

jueves 16 de abril, 2015, Casciari

Solamente puedo escribir cuando se me antoja. No tengo eso que se llama el oficio. Para peor, se me antojan pocos temas: mi hija, los cambios en la sociedad, el fútbol, la hipocresía en las relaciones y la exageración de un tiempo anterior o un sitio querido. En doce años de archivos no encontrarán más que variaciones sobre esos tópicos. También verán, si navegan un poco, un par de baches de silencio en el blog. Estoy en medio de uno.


Imágenes

Un belga en casa (II)

viernes 6 de marzo, 2015, Casciari

A mediados del año pasado cayó a casa un dibujante belga y se quedó —sin hablar— tres días enteros. Como ese encuentro me resultó muy divertido, conté la historia completa en una entrada del blog y en dos mensajes de Vorterix: este y este. Ahora me llegó el resultado de su trabajo (una entrevista dibujada para la revista 24h01) y me pareció redondo cerrar la historia sin palabras, solo con el talento de Jeroen Janssen.


Imágenes

Un belga en casa (II)

viernes 6 de marzo, 2015, Casciari

A mediados del año pasado cayó a casa un dibujante belga y se quedó —sin hablar— tres días enteros. Como ese encuentro me resultó muy divertido, conté la historia completa en una entrada del blog y en dos mensajes de Vorterix: este y este. Ahora me llegó el resultado de su trabajo (una entrevista dibujada para la revista 24h01) y me pareció redondo cerrar la historia sin palabras, solo con el talento de Jeroen Janssen.


Sociedad

A esto sí lo escribo yo

lunes 2 de febrero, 2015, Casciari

Twitter es práctico, pero no lo sé usar y hago cagadas. Debería escribir más en el blog, ya lo sé. Debería explicarme siempre en este ámbito, sin ansiedad, esquivando la tentación de los ciento cuarenta caracteres. La semana pasada, por culpa de esta pereza mía, quedé para la mierda con dos personas. Escribo esto (que debí haber escrito antes) para disculparme con ellos.


Sociedad

A esto sí lo escribo yo

lunes 2 de febrero, 2015, Casciari

Twitter es práctico, pero no lo sé usar y hago cagadas. Debería escribir más en el blog, ya lo sé. Debería explicarme siempre en este ámbito, sin ansiedad, esquivando la tentación de los ciento cuarenta caracteres. La semana pasada, por culpa de esta pereza mía, quedé para la mierda con dos personas. Escribo esto (que debí haber escrito antes) para disculparme con ellos.


Fútbol

Bienvenido al club

lunes 15 de diciembre, 2014, Casciari

No sé muy bien cuándo me voy a morir, pero ya puedo decir que soy del grupo que vio a Racing campeón más de una vez. Parece una meta pelotuda, pero ojo: durante mucho tiempo la sequía me hizo pensar que nunca iba a ser de los privilegiados.


Fútbol

Bienvenido al club

lunes 15 de diciembre, 2014, Casciari

No sé muy bien cuándo me voy a morir, pero ya puedo decir que soy del grupo que vio a Racing campeón más de una vez. Parece una meta pelotuda, pero ojo: durante mucho tiempo la sequía me hizo pensar que nunca iba a ser de los privilegiados.


Sociedad

Prohibido cantar Messi subnormal

jueves 11 de diciembre, 2014, Casciari

Están pasando cosas muy divertidas alrededor del fútbol español. En realidad está mutando la sociedad en general, en España, pero el fútbol suele ser un espejo que exagera mejor los cambios. Lo resumo en dos líneas. Hace unos días un barrabrava del Atlético tiró al río a uno del Deportivo, el señor se murió ahogado, y ahí empezó una nueva cruzada para erradicar la violencia en el fútbol. Todo el mundo se puso sensible y la semana pasada el Real Madrid expulsó a diecisiete socios porque le cantaron cosas feas a Messi.


Sociedad

Prohibido cantar Messi subnormal

jueves 11 de diciembre, 2014, Casciari

Están pasando cosas muy divertidas alrededor del fútbol español. En realidad está mutando la sociedad en general, en España, pero el fútbol suele ser un espejo que exagera mejor los cambios. Lo resumo en dos líneas. Hace unos días un barrabrava del Atlético tiró al río a uno del Deportivo, el señor se murió ahogado, y ahí empezó una nueva cruzada para erradicar la violencia en el fútbol. Todo el mundo se puso sensible y la semana pasada el Real Madrid expulsó a diecisiete socios porque le cantaron cosas feas a Messi.


Teorías

Antes los autos eran gente

viernes 5 de diciembre, 2014, Casciari

Salgo muy poco, pero cuando no queda más remedio me pone muy triste ver los autos en la calle, estacionados. No puedo reconocer a ninguno, no sé de qué marca son, ni de qué país. Antes los autos eran todos distintos, como los humanos. Cuando yo era chico los autos tenían personalidad. Había autos fornidos, prepotentes; los había tímidos y perezosos. Ahora son todos igualitos: redondeados arriba, medio aerodinámicos, y de colores tristes. Antes no.


Teorías

Antes los autos eran gente

viernes 5 de diciembre, 2014, Casciari

Salgo muy poco, pero cuando no queda más remedio me pone muy triste ver los autos en la calle, estacionados. No puedo reconocer a ninguno, no sé de qué marca son, ni de qué país. Antes los autos eran todos distintos, como los humanos. Cuando yo era chico los autos tenían personalidad. Había autos fornidos, prepotentes; los había tímidos y perezosos. Ahora son todos igualitos: redondeados arriba, medio aerodinámicos, y de colores tristes. Antes no.