Orsai blog post

Historias
domingo 7 de septiembre, 2008

Orsai post

Historias
domingo 7 de septiembre, 2008

150 de mortadela (II)

En estas diez historias hay un niño prodigio mexicano, un país con leyes para tímidos, un soldado a punto de morir, una familia métrica, dos hermanos polacos mentirosos, un muchacho que alarga las presentaciones, un inventor sin suerte, un ensayo filosófico pesimista, el amor entre dos amantes que ven el futuro y la conversación trunca entre un padre y un hijo.

XI.

Francisco Hoyos no dijo palabra hasta los dos años y seis meses de edad. Tan perfecto fue su silencio que sus padres lo creyeron mudo. Una buena mañana comenzó a hablar en euskera, verdadero prodigio para un niño mexicano que nunca había salido de Campeche. Sus padres, que no entendían vasco, sospecharon que era media lengua y no se preocuparon; tampoco se maravillaron. Cuando cumplió cinco lo llevaron a varios médicos, sin suerte. A los doce visitó a un psicólogo. Nadie encontró anomalías en Francisco, ni físicas ni mentales: solamente hablaba mal. Una tarde de sus diecisiete años el jovencito se cansó: "Kokoteraino nago doktoreak", dijo. Y no habló nunca más en la vida. Fue el caso más fugaz de infancia prodigio en Campeche, el más olvidable. Francisco Hoyos murió a los sesenta años, de infarto, durante las semifinales de un concurso de levantar piedras. Falleció sin dejarnos últimas palabras.

XII.

Las leyes del amor fomentaban las relaciones ocasionales. En los autobuses, los hombres debían ubicarse en asientos pares; las mujeres, en impares. Así el gobierno impulsaba el encuentro. Si te sentabas solo en un banco, pudiendo hacerlo junto a alguien, un guardia civil te multaba. En el cine se producía un intermedio, a oscuras, para que el público manoseara al espectador de su derecha. Los restaurantes descontaban el 50% a las parejas que pudieran certificar primera cita. En las discotecas las damas entraban gratis y a los caballeros se les ofrecía dinero y bebidas. El gobierno premiaba con subsidios el primer hijo y, con descuentos, el primer beso. En las esquinas tenían prioridad los peatones que caminaran de la mano. Sin embargo, la epidemia se extendía sin remedio. Entonces llegaron los militares y tomaron el poder. Primera medida: abolir el wifi gratuito. En un mes todo volvió a la normalidad.

XIII.

Un soldado regresa a pie de una guerra en la que vio morir a sus amigos, en la que casi muere, de la que ahora huye derrotado. El soldado busca el camino a casa pero no lo encuentra; allí lo espera una mujer y los dos hijos. (No conoce al segundo.) El soldado tiene sed, hambre, frío y cagadera. Como solamente puede saciar una de las cuatro urgencias, se baja los pantalones en medio del monte y se desahoga. Justo entonces pasa por allí un soldado del bando contrario que, al ver al enemigo en cuclillas, se queda quieto. El otro también lo ve. Se miran, ambos en guardia, desde las diferentes alturas. El que ganó la guerra busca algo en su morral. El otro piensa: "me matará mientras cago". El victorioso saca un rollo de papel y, sin decir nada, lo deja en el suelo. Después sigue su camino.

XIV.

La familia Poeta tiene cuatro integrantes. Carlos Poeta, su esposa Marta, y sus dos hijos: la adolescente Ana de catorce años, y el pequeño Martín de trece meses. Esa noche, durante la cena, Ana olfateó su plato y dijo en verso libre: "Mamá, | este puré huele a mierda, | a muerte en polvo, | a carroña entumecida". El padre entonces estalló en soneto: "Te he dicho mil veces que te dirijas | a tu madre con rima consonante | ¿para qué corno he parido yo a esta hija?" La madre, en romance, quiso templar los ánimos: "Consonante o asonante, | pero que rime hija mía, | sino después a tu padre, | le cae densa la comida". Ana se fue llorando al cuarto; los demás siguieron en silencio hasta que habló Martín: "Papa enojado | con nena y mama triste, | Martín cacona." Sus padres lo miraron con los ojos llenos de lágrimas: era el primer haiku del hijo.

XV.

Los gemelos Andreizek eran dos polacos gordos, de cuarenta y cuatro años, que estaban peleados desde hacía una década. Uno de los hermanos vivía en Varsov, el otro en Wroclaw. Los dos solteros, los dos solitarios y obesos. El destino quiso que se encontraran en el chat de Terra Polska con identidades falsas. Uno de los gordos se hacía pasar por una jovencita virgen. El otro fingía ser una lesbiana morena y tímida. Con el tiempo y la charla nocturna, ambos se enamoraron del personaje del otro, creyéndolo real. Se enviaban mensajes de móvil, se pajeaban pensando en las muchachas, se mandaban regalitos. Un día decidieron verse en un hotel. Cada uno tenía planeado decirle a su pareja la verdad. Cada uno tenía la esperanza de que la otra lo aceptase. Y lo más sorprendente: ambos habían decidido invitar al hermano a la boda, si la historia de amor funcionaba.

XVI.

Dice el Hijo: "Somos nueve hermanos. En orden de nacimiento llegamos al mundo así: José, Arturo, Adelaida, Luz, Marco, Jaime, Rosa, Luis y Nicanor. Todos nos llevamos un año. Yo no soy el más grande, y tampoco el más pequeño. Mi nombre tiene cinco letras, una de ellas es la A. Me llevo bien con mis tres hermanas mujeres, pero mi preferida es menor que yo. De mis cinco hermanos varones, dos se dedican al negocio de la construcción, y los otros tres tienen imprenta. José tiene cuarenta años y Nicanor treinta y dos. Según el poeta italiano, estoy en el medio del camino de la vida. Mi edad es impar. Arturo no es imprentero. Mi edad sumada a la edad de Luis dividida por dos, da por resultado la edad de Rosa". Dice la Madre: "¡Jaime, a comer!". Prosigue el Hijo: "Mamá es pelotuda, siempre me arruina los acertijos".

XVII.

El lunes esculpí una piedra, en Drobb, hasta quitarle las aristas; la llevé rodando a la choza del Brujo, que me vio llegar maravillado. El martes pasé por Ijik y molí pasta vegetal hasta dejarle el grosor de un suspiro; endurecida y blanca la entregué a la Autoridad, que no daba crédito. El miércoles, ya en Zhou, froté una aguja con magnetita y la colgué de un pequeño hilo encerado; se la obsequié al Rey, para que navegara. El jueves, de paso por Moguntiacum, tallé letras huecas y las rellené con hierro hasta que semejaran un manuscrito y lo multiplicara; lo di a unos copistas. El viernes capturé un rayo en Smiljan y logré enjaularlo, para que no hubiera noches; lo regalé a un matemático. El sábado regresé a casa tarde y me acosté sin desvestir. El domingo por la mañana vi la nota de María, que me había dejado.

XVIII.

Supongamos que alguien descubre, por casualidad o empecinamiento, la solución a las grandes preguntas: qué es la vida, de dónde venimos, a dónde vamos, para qué estamos aquí. Supongamos que las respuestas han estado todo el tiempo frente a las narices de cualquiera: en la interpretación de las nubes, en el dibujo de las huellas dactilares de un niño, en un grano de café. Supongamos que las respuestas halladas dan satisfacción a todos los hombres: a los que razonan y a los que sienten, a los que confían y a los que niegan, a todos. Imaginemos que La Verdad nos ilumina de una vez y para siempre. ¿Qué pasaría entonces? ¿La noticia aparecería en la tapa del Clarín? ¿Deberíamos no ir a trabajar al día siguiente? ¿Los abogados dejarían de lado sus trapicheos? ¿Alguien haría otra película genial? ¿Ella me querría? Si la respuesta es no, la filosofía me amarga.

XIX.

Cuando una tarotista y un vidente se enamoran, los planetas no saben para dónde orbitar. La luna se tara, el café no produce borra, los pájaros premonitorios se esconden en los nidos, las bolas de cristal tienen estática y las lechuzas prefieren mirar para otro lado. Los amantes buscan en vano señales sobre el futuro, pero los naipes de la tarotista se van al mazo y los artilugios del vidente se descomponen. Ella se pregunta: ¿me engañará algún día? Nadie le responde. Él quiere saber: ¿tendremos hijos? El porvenir no contesta. El amor viaja en una frecuencia distinta a la del presagio, el deseo es un ahora. Un ahora o nunca. Cuando una tarotista y un vidente se enamoran, quedan anclados del presente. Viven juntos. Tienen hijos. Una tarde uno de los dos se cansa del amor y recupera las facultades. Lo primero que ve es al otro, llorando mañana.

XX.

Desde que estoy sin padre ya no puedo ver partidos, porque el fútbol nunca fue monólogo en mi vida, ni siquiera fanatismo, sino una interminable conversación entre dos hombres. La primera vez que vi un balón fue en el cielo de La Liga, un arquero lo hacía volar al medio de la cancha y pensé que era la luna; yo estaba en sus brazos. Después la charla continuó en las tribunas del Carlos Quinto, en Flandria, en las plateas de la calle Pavón, donde una noche se cortó la luz mientras Central nos paseaba, y sentí su mano. La conversación siguió en los sillones de casa, un parloteo incesante que duró seis Mundiales. Más tarde en los teléfonos, en los chats. Una conversación feliz que duró treinta años. Y ahora, a los cuarenta y tres minutos del segundo tiempo de cualquier partido, comprendo que no va a sonar el teléfono.

Cada uno de estos cuentos (y los que pasaron) caben en ciento cincuenta palabras.

Hernán Casciari
domingo 7 de septiembre, 2008


150 de mortadela (II)

por Hernán Casciari

En estas diez historias hay un niño prodigio mexicano, un país con leyes para tímidos, un soldado a punto de morir, una familia métrica, dos hermanos polacos mentirosos, un muchacho que alarga las presentaciones, un inventor sin suerte, un ensayo filosófico pesimista, el amor entre dos amantes que ven el futuro y la conversación trunca entre un padre y un hijo.

XI.

Francisco Hoyos no dijo palabra hasta los dos años y seis meses de edad. Tan perfecto fue su silencio que sus padres lo creyeron mudo. Una buena mañana comenzó a hablar en euskera, verdadero prodigio para un niño mexicano que nunca había salido de Campeche. Sus padres, que no entendían vasco, sospecharon que era media lengua y no se preocuparon; tampoco se maravillaron. Cuando cumplió cinco lo llevaron a varios médicos, sin suerte. A los doce visitó a un psicólogo. Nadie encontró anomalías en Francisco, ni físicas ni mentales: solamente hablaba mal. Una tarde de sus diecisiete años el jovencito se cansó: "Kokoteraino nago doktoreak", dijo. Y no habló nunca más en la vida. Fue el caso más fugaz de infancia prodigio en Campeche, el más olvidable. Francisco Hoyos murió a los sesenta años, de infarto, durante las semifinales de un concurso de levantar piedras. Falleció sin dejarnos últimas palabras.

XII.

Las leyes del amor fomentaban las relaciones ocasionales. En los autobuses, los hombres debían ubicarse en asientos pares; las mujeres, en impares. Así el gobierno impulsaba el encuentro. Si te sentabas solo en un banco, pudiendo hacerlo junto a alguien, un guardia civil te multaba. En el cine se producía un intermedio, a oscuras, para que el público manoseara al espectador de su derecha. Los restaurantes descontaban el 50% a las parejas que pudieran certificar primera cita. En las discotecas las damas entraban gratis y a los caballeros se les ofrecía dinero y bebidas. El gobierno premiaba con subsidios el primer hijo y, con descuentos, el primer beso. En las esquinas tenían prioridad los peatones que caminaran de la mano. Sin embargo, la epidemia se extendía sin remedio. Entonces llegaron los militares y tomaron el poder. Primera medida: abolir el wifi gratuito. En un mes todo volvió a la normalidad.

XIII.

Un soldado regresa a pie de una guerra en la que vio morir a sus amigos, en la que casi muere, de la que ahora huye derrotado. El soldado busca el camino a casa pero no lo encuentra; allí lo espera una mujer y los dos hijos. (No conoce al segundo.) El soldado tiene sed, hambre, frío y cagadera. Como solamente puede saciar una de las cuatro urgencias, se baja los pantalones en medio del monte y se desahoga. Justo entonces pasa por allí un soldado del bando contrario que, al ver al enemigo en cuclillas, se queda quieto. El otro también lo ve. Se miran, ambos en guardia, desde las diferentes alturas. El que ganó la guerra busca algo en su morral. El otro piensa: "me matará mientras cago". El victorioso saca un rollo de papel y, sin decir nada, lo deja en el suelo. Después sigue su camino.

XIV.

La familia Poeta tiene cuatro integrantes. Carlos Poeta, su esposa Marta, y sus dos hijos: la adolescente Ana de catorce años, y el pequeño Martín de trece meses. Esa noche, durante la cena, Ana olfateó su plato y dijo en verso libre: "Mamá, | este puré huele a mierda, | a muerte en polvo, | a carroña entumecida". El padre entonces estalló en soneto: "Te he dicho mil veces que te dirijas | a tu madre con rima consonante | ¿para qué corno he parido yo a esta hija?" La madre, en romance, quiso templar los ánimos: "Consonante o asonante, | pero que rime hija mía, | sino después a tu padre, | le cae densa la comida". Ana se fue llorando al cuarto; los demás siguieron en silencio hasta que habló Martín: "Papa enojado | con nena y mama triste, | Martín cacona." Sus padres lo miraron con los ojos llenos de lágrimas: era el primer haiku del hijo.

XV.

Los gemelos Andreizek eran dos polacos gordos, de cuarenta y cuatro años, que estaban peleados desde hacía una década. Uno de los hermanos vivía en Varsov, el otro en Wroclaw. Los dos solteros, los dos solitarios y obesos. El destino quiso que se encontraran en el chat de Terra Polska con identidades falsas. Uno de los gordos se hacía pasar por una jovencita virgen. El otro fingía ser una lesbiana morena y tímida. Con el tiempo y la charla nocturna, ambos se enamoraron del personaje del otro, creyéndolo real. Se enviaban mensajes de móvil, se pajeaban pensando en las muchachas, se mandaban regalitos. Un día decidieron verse en un hotel. Cada uno tenía planeado decirle a su pareja la verdad. Cada uno tenía la esperanza de que la otra lo aceptase. Y lo más sorprendente: ambos habían decidido invitar al hermano a la boda, si la historia de amor funcionaba.

XVI.

Dice el Hijo: "Somos nueve hermanos. En orden de nacimiento llegamos al mundo así: José, Arturo, Adelaida, Luz, Marco, Jaime, Rosa, Luis y Nicanor. Todos nos llevamos un año. Yo no soy el más grande, y tampoco el más pequeño. Mi nombre tiene cinco letras, una de ellas es la A. Me llevo bien con mis tres hermanas mujeres, pero mi preferida es menor que yo. De mis cinco hermanos varones, dos se dedican al negocio de la construcción, y los otros tres tienen imprenta. José tiene cuarenta años y Nicanor treinta y dos. Según el poeta italiano, estoy en el medio del camino de la vida. Mi edad es impar. Arturo no es imprentero. Mi edad sumada a la edad de Luis dividida por dos, da por resultado la edad de Rosa". Dice la Madre: "¡Jaime, a comer!". Prosigue el Hijo: "Mamá es pelotuda, siempre me arruina los acertijos".

XVII.

El lunes esculpí una piedra, en Drobb, hasta quitarle las aristas; la llevé rodando a la choza del Brujo, que me vio llegar maravillado. El martes pasé por Ijik y molí pasta vegetal hasta dejarle el grosor de un suspiro; endurecida y blanca la entregué a la Autoridad, que no daba crédito. El miércoles, ya en Zhou, froté una aguja con magnetita y la colgué de un pequeño hilo encerado; se la obsequié al Rey, para que navegara. El jueves, de paso por Moguntiacum, tallé letras huecas y las rellené con hierro hasta que semejaran un manuscrito y lo multiplicara; lo di a unos copistas. El viernes capturé un rayo en Smiljan y logré enjaularlo, para que no hubiera noches; lo regalé a un matemático. El sábado regresé a casa tarde y me acosté sin desvestir. El domingo por la mañana vi la nota de María, que me había dejado.

XVIII.

Supongamos que alguien descubre, por casualidad o empecinamiento, la solución a las grandes preguntas: qué es la vida, de dónde venimos, a dónde vamos, para qué estamos aquí. Supongamos que las respuestas han estado todo el tiempo frente a las narices de cualquiera: en la interpretación de las nubes, en el dibujo de las huellas dactilares de un niño, en un grano de café. Supongamos que las respuestas halladas dan satisfacción a todos los hombres: a los que razonan y a los que sienten, a los que confían y a los que niegan, a todos. Imaginemos que La Verdad nos ilumina de una vez y para siempre. ¿Qué pasaría entonces? ¿La noticia aparecería en la tapa del Clarín? ¿Deberíamos no ir a trabajar al día siguiente? ¿Los abogados dejarían de lado sus trapicheos? ¿Alguien haría otra película genial? ¿Ella me querría? Si la respuesta es no, la filosofía me amarga.

XIX.

Cuando una tarotista y un vidente se enamoran, los planetas no saben para dónde orbitar. La luna se tara, el café no produce borra, los pájaros premonitorios se esconden en los nidos, las bolas de cristal tienen estática y las lechuzas prefieren mirar para otro lado. Los amantes buscan en vano señales sobre el futuro, pero los naipes de la tarotista se van al mazo y los artilugios del vidente se descomponen. Ella se pregunta: ¿me engañará algún día? Nadie le responde. Él quiere saber: ¿tendremos hijos? El porvenir no contesta. El amor viaja en una frecuencia distinta a la del presagio, el deseo es un ahora. Un ahora o nunca. Cuando una tarotista y un vidente se enamoran, quedan anclados del presente. Viven juntos. Tienen hijos. Una tarde uno de los dos se cansa del amor y recupera las facultades. Lo primero que ve es al otro, llorando mañana.

XX.

Desde que estoy sin padre ya no puedo ver partidos, porque el fútbol nunca fue monólogo en mi vida, ni siquiera fanatismo, sino una interminable conversación entre dos hombres. La primera vez que vi un balón fue en el cielo de La Liga, un arquero lo hacía volar al medio de la cancha y pensé que era la luna; yo estaba en sus brazos. Después la charla continuó en las tribunas del Carlos Quinto, en Flandria, en las plateas de la calle Pavón, donde una noche se cortó la luz mientras Central nos paseaba, y sentí su mano. La conversación siguió en los sillones de casa, un parloteo incesante que duró seis Mundiales. Más tarde en los teléfonos, en los chats. Una conversación feliz que duró treinta años. Y ahora, a los cuarenta y tres minutos del segundo tiempo de cualquier partido, comprendo que no va a sonar el teléfono.

Cada uno de estos cuentos (y los que pasaron) caben en ciento cincuenta palabras.

Hernán Casciari
domingo 7 de septiembre, 2008


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


 Gonzalo Garcia
12/06/2015 a las 21:06
Todos excelentes pero con el veinte se me cayó una lagrima , aunque en mi caso el teléfono suene todavía.
 Martín Cotaimich
29/01/2015 a las 19:36
Gordo, sos un genio! te podre conocer en el cosquin rock??
hablemos mal de los hombres
16/09/2008 a las 00:38
Con respecto a la familia poeta:

Un haiku!!!

Qué groso!!!
seburu
15/09/2008 a las 23:57
está un poco mal planteado, pero se me entendió la intención

arenguesukt igual!
EdMcVain
15/09/2008 a las 23:49
Querida Mara #160
Me parece que mezclas churras con merinas... ¡¿La Wikipedia?!... eso sí que es nivel.
Solo una cosa: estaba convencido que leía el blog con detenimiento, pero si tu piensas que no es así... No sé, esto es un golpe durísimo del que no creo que llegue a reponerme nunca.
Anda, relájate mujer y come más fibra que la vida son tres días
El Chalero Solitario
15/09/2008 a las 23:49
Yo también Seburu me quedé pensando luego del comentario de McVain, pero traté de ir más lejos aún:

La ignorancia es fea
Estoy en un dilema
Estar en un dilema es feo
La ignorancia es fea
Los burros son felices
Algunos felices tocan el saxo con mucho sentimiento
Ningún conejo está en un dilema
Si llueve, entonces voy al cine a ver una peli fea.
Si no voy al cine, y mi hermana cocina polenta, acaricio un cocodrilo.
Todos los conejos que van al cine ignoran el idoma rumano.
Los conejos que no van también.
Algunas rumanas no son feas.
Algunos cocodrilos acariciados se sienten felices.

Sin embargo, todavía, no llegué a ninguna conclusión.
seburu
15/09/2008 a las 19:27
me quedé pensando en el comentario de McVain en el #152: "La ignorancia es fea", y estoy en un dilema.
Si "cuanto mas sabio se es, mas uno se da cuenta del tamaño de su ignorancia", y "la ignorancia es fea", entonces debo deducir que debo ser un burro para ser feliz?. O es que EdMcVain ha alcanzado la perfección y vive su anterior situación como tortuosa?

no espero respuesta. exhalé una duda existencial.
ElTeta
15/09/2008 a las 17:43
No entiendo por qué ponen el precio de las entradas.
Es obvio que se va a colar todo el mundo.
Eloy
15/09/2008 a las 13:37
Deliciosos. Para leer despacio y muchas veces.

Pura orfebrería.

Saludos y felicitaciones.
Mara
15/09/2008 a las 13:18
EdMcVain 152:
Justamente, como la ignorancia es muy fea, no me voy a poner a tu altura. Sobre todo porque este no es el sitio apropiado.
Es una pena que no leas con detenimiento a Hernán.

Hernán, te pido disculpas.
Y te vuelvo a dar las gracias.

María Teresa (otra Chichita)
15/09/2008 a las 05:14
Hola Hernan
Te hablé del teléfono cruel. Ayer sonó feo, horrible, yo estoy en Córdoba y el sonido vino de México con noticias nada buenas, muchas veces es mejor que esté mudo.
arqui
15/09/2008 a las 01:15
Me gustaron los cuentos que van del 11 al 20. Y más que cuentitos, cuentazos. Brillante maestro, lo suyo no es fuera de juego. Usted es los 22 jugadores, los suplentes sentados en el banco y el dueño de la pelota.

Te sigo leyendo

Un gran abrazo
mariaM
14/09/2008 a las 23:06
Hola Hernan, llegue un poco tarde porque estaba viajando, me encantaron tus cuentos en especial el # 20, ese me llego al corazon. Ya llego tu libro autografiado, gracias, dice: "Para Maria en Paris, me acuerdo de vos", ahora a leer, creo que te acordas de mi por mi apellido, Morel, y seguramente es por "La invencion de Morel", de Bioy, me equivoco?, te mando un beso y seguis siendo un capo.
krezpop
14/09/2008 a las 19:51
Con un libro algunos intentan crear un mundo. Tú con diez pequeñas historias creas diez deliciosos orbes. Simplemente genial.

Saludos a todos.
itzel
14/09/2008 a las 02:44
Hola Hernán; hacía mucho que no me pasaba por acá y cuando regreso me encuentro con estas joyas.

Yo como todos hablaré de mis preferidos y me encanto el de Jaime, me arrancó una carcajada después de un dia de mierd@. Y el 20 pues es simplemente hermoso por la verdad y la realidad que encierra.

Eres un genio que sabe como mover muchas emociones que hay en mi y en tantos otros, gracias por eso.

Un Abrazo.
Tomás
14/09/2008 a las 00:20
Me gusta tu forma de contar.
aure
14/09/2008 a las 00:05
me encantó el de los polacos , delirante pero cierto ... el de jaime tb.... Cuando te leo , muchas veces me dan ganas de matarte leyendo lo que sós capaz de escribir ,:son las cosas que a una le gustaría escribir -así que se trata de pura envidia literaria - mexcla de cierta admiración y carcajada provocada por tu blog... un abrazo
EdMcVain
13/09/2008 a las 10:45
#146, en defensa de mi conciudadano Murgh, sugiero que agregues "hablar sin fundamamentos" a los casos en los que se debería hacer silencio. El palabro arjento - o argento - no figura en la RAE. El día que lo esté podrás decir con rotundidad que es con g, pero mientras tanto y al ser un neologismo sin registrar hay libertad para escribirlo. También podrías comprobar las acepciones que tiene el vocablo voz en el "mataburros". Pero acércate a él con la cautela que su nombre popular - que aunque seguramente una exageración - debería aconsejarte.
Un pensamiento final: la ignorancia es fea
hablemos mal de los hombres
13/09/2008 a las 04:13
Con respecto a la historia de los dos soldados enemigos: al final todos los hombres (en sentido genérico) somos iguales ante la muerte y las necesidades fisiológicas.

Un beso Hernán
lakadé
13/09/2008 a las 02:50

Tus cuentos llegan, llegan a mi alma y a las almas de todos quienes reciben mis semanales envíos casciarinos. Almas de todas las edades te disfrutan.
Imaginate que hasta los comentarios me resultan adictivos, y sí, así es cuando se añora el genio argentino...
--- Un abrazo, venerable Hernán ---
P.D. hay alguien por ahí que pueda bajar y compartir este tema de mp3 para el deleite de almas racinguistas esparcidas por los mares orsaicos???
"A.N.I.M.A.L - Racing Club de Avellaneda.mp3 957K "
Sr. Porky Pig
13/09/2008 a las 00:49
hola gordo salame!!!!!! q t metes con los gordos che tota 2 spero q no me escribas sobre mi , pero si hacelo con el gordo batata de la tota ( pedorro = q vos) ju jua jua ju
tu ecuaclon seria: la tota+ vos + = GORDO SALAME
MurghTandoori
12/09/2008 a las 23:46
Mara 102, ¿que te hace pensar que no pueda conocer los códigos de ambas culturas? No sé, me suena prejuicioso...
JAJA
12/09/2008 a las 23:41
JAJA, UPYACHKA! UG NE PROIDET, BLYA!
Mara
12/09/2008 a las 13:18
102:
Los GALLEGOS tienen voz de gallegos.
Y los sudacas tenemos voz de SUDACAS.

Argento se escribe con G.
Y cuando uno no conoce los códigos de otra cultura... hace silencio.

Mara.
hablemos mal de los hombres
12/09/2008 a las 05:05
sobre las leyes del amor,

Hernán, qué medidas más ingeniosas pero para un tipo soltero!

Por otro lado, lo del wifi imperdonable.

Claramente lo haría un gobierno golpista y desalmado.

Ariel E.-
11/09/2008 a las 22:55
Te descubrí hace poco de casualidad por bestiaria, la cual tambien descubri por casualidad, no he vuelto a leer a la señorita, y ya lei todo Orsai...sos un crack Hernan, gracias por tanto...
roquense
11/09/2008 a las 21:57
los dos últimos los mejores, lejos-..
koneri
11/09/2008 a las 21:42
una cosa lleva al otra... te leo desde el 2005, el escaso tiempo, para bien y para mal, no me ha dejado leer todo lo que quisiera, aunque he aprendido a vivir mis adicciones con gotera, hoy me mandé un "atracón" de casciari, y celebro el posteo más seguido, en fin, me gustaron mucho los cuentos, aunque los primeros diez eran más de mi gusto "narrativo", gran ironía el del poeta y por supuesto no dejó de emocionarme el 20, el caso es que buceando en los mares orsaicos, encontré el post "dentro de cuarto años voy a ser grande", que no había leído, ¿incluso hay un comentario de Roberto!, que emoción en especial por que aunque con mucho menos gloria (soy chileno así que empezamos a fantasear con el fútbol desde las elminatorias, o sea un escalon más abajo en terminos evolutivos jaja) también medía el tiempo entre mundiales (con la copa américa como entremés eso sí). Aunque sea tarde va un abrazo de condolencias con todo mi aprecio y agradeciemiento por la inspiración y el placer de leerte.
vanina
11/09/2008 a las 19:31
Me encanto el de la familia poeta y el desenlace. Genial!
 Leonardo Oyola
11/09/2008 a las 15:23
Hernán, antes que nada quiero disculparme o mejor dicho disculparnos -con Adriana la del correo- por no haber dejado un comentario antes.

Por cierto con Adriana las cosas van muy bien. Pensé en ir manteniéndote al tanto de nuestra historia, ya que sos el celestino involuntario que nos unió.

El motivo de habernos demorado es porque no podemos ponernos de acuerdo en lo que la lectura de cada cuento nos deja.

11. Por ejemplo, el cuento de Francisco Hoyos a mi me pareció tan desopilante como la historia de Elvio Podestá. Un tipo de Baradero, idéntico a Elvis Presley y muy mimetizado y compenetrado con el personaje. Tanto que cuando escuchó la versión de que el ídolo del rock podía estar escondido y no muerto, se escondió y nadie más le vió la cara. En cambio Adri se redeprimió y estuvo sollozando unas cuantas horas pensando en todos aquellos que mueren sin que su virtud sea reconocida por toda la humanidad o sus seres más cercanos. Adri, es una mina muy sensible.

12. Las leyes del amor, no me produjeron gran cosa. En cambio a ella la lleno de bronca y despotricó horas contra los militares. Entró a las página de Madres y sacó un turno para verificar su identidad. Me pareció algo exagerada la reacción. Hernán, Adri es bastante zurdita y muy impulsiva, lo entenderás.

13. Con el del soldado, yo me puse medio latoso haciendo una exposición de la gallardía de los triunfadores. En cambio Adri, se cagó de la risa imaginándose al perdedor tratando de alcanzar el papel caminando de cuclillas hasta donde el gallardo le había dejado el rollo de papel.

14. No le gusta la poesía, no lo entendió. A mi sí me gusta la poesía y el cuentito me gustó, un poco.

15. Se enojó con vos por contar una historia incestuosa y absurda.

16. Adri, se puso a tomar notas y a hacer gráficos. Cuando le cagaste el acertijo, te remilputeó y se fué.

17. Hice un comentario sobre las cosas de los hombres que las mujeres nunca entienden y Adri se enojó por primera vez conmigo.

18. Adri, no entiende nada de filosofía, iagualmente me prometió que ella sí me querría si pasase cualquier cosa. No le creí demasiado pero me gustó.

19. No lo entendí porque no entiendo casi nada de las premoniciones o adivinaciones y ni hablar del amor. Adri, se emocionó y se le llenaron los ojos de lágrimas.

20. Ambos tuvimos ganas de darte un abrazo.

Bueno Hernán, te mandamos el abrazo por el cuento número veinte.

Gustavo y Adriana


Rosario Romero
11/09/2008 a las 09:06
18: La respuesta sería SI.
Seguiría haciendo lo mismo, porque amo lo que hago.
20: Aunque comprendas seguirás añorando porque así le pasa al alma, por lo menos a la mía que a los 25 años que él no está lo sigo extrañando.
Un abrazo inmenso.
Con cariño Ro.
Siberia
11/09/2008 a las 08:46
De todas las cosas que me ha recomendado Aon, creo que sin duda ésta es la mejor - a falta de que pruebe el mate tal y como se hace de verdad -

Me encantaron estos cuentos y ahora si me disculpa, voy a seguir leyendo.

Saludos
Martin Aon
11/09/2008 a las 06:27
Don Hernán, le mandé una foto de obsequio por mail y no sé si lo hice a la casilla correcta. ¿Le llegó?
Saludos.
María Teresa (otra Chichita)
11/09/2008 a las 06:23
Hernan
El teléfono es un aparatito cruel, más cuando el interlocutor está allende el océano. Te entiendo, hoy en medio de un partido importante, desearías que sonara pero...., está mudo. Piensa cuantas veces un llamado en medio de la noche te habrá hecho estallar el corazón llenandote de temor. Siempre hay un llamado previo y es el culpable de los silencios siguientes.
La vida es así, los que se van son generosos con los que quedamos, se van para que la tierra no se caiga con tanto peso.
Golllllllllll, acaba de hacer un gol Argentina contra Perú, lo estoy escuchando. Se que no es lo mismo que te lo comente yo, no soy tu papá, solo una vieja loca que te ha tomado mucho cariño
manreisa
11/09/2008 a las 01:26
Chichita, ya pasé el mail a "todo con afecto". Contame si tuvimos suerte!
Besos
MaggieMae
11/09/2008 a las 00:42
Qué buenas historias!!!! la última me emocionó mucho. Por suerte yo sigo recibiendo el llamado al final de los partidos, pero mi viejo ya no...

Por cierto, la mortadela en cuestión es tan buena que podría distraer a Claudio Paul y dejar esperando a Mariana Nannis...
11/09/2008 a las 00:23
Con alguno me he descojonado vivo y con otros se me ha dibujado una mueca tipo :S... pero qué bueno eres, tío asqueroso!, esperaré impaciente unos cuantos disparos de estos que te marcas muy de vez en cuando.

Un saludo!
Selene
10/09/2008 a las 23:14
Pues sí Hernán, coincido con seburu, antes interactuabas más con los comentaristas, y la verdad me da envidia.

De haber conocido Orsai antes, a lo mejor seríamos amigos.

En fin... me gustaron tus cuentos cortos, aunque prefiero los largos, el 20 me hizo llorar.

Un abrazo desde México
10/09/2008 a las 21:57
El que más me gustó fue el último, pero es porque compartís un poco de tu intimidad. Si no conociéramos la historia, no lo entenderíamos.

Pablo
10/09/2008 a las 20:38
Muy buenos los cuentos como siempre Hernán, dejo mi blog por si alguien quiere pasar.
www.noticiasdelamemoria.blogspot.com

Saludos!
Maru
10/09/2008 a las 20:08
Me gusta este formato, me parece por demás de interesante. Siempre pensé que sería difícil escribir este tipo de textos, pero lo cierto es que nunca lo he intentado, por más que mucho me atraigan.
Realmente me gustaron, me pareció muy simpático el de la tarotista y el vidente.
Saludos,
María
 olo mosquera
10/09/2008 a las 19:42
Sí que interactúo.
seburu
10/09/2008 a las 19:04
Hernán, una fé de erratas de la cual pasó la fecha de vencimiento, pero igual te la tiro: En "Ciento cincuenta de mortadela" 1ra parte, cuento 8. El cuento arranca con "Uu", en lugar de "Un"

Fede O #77, me emociono con tu emoción por mi puesto #1 en este post. El #77 es un excelente número también. Por lo menos para mí, desde el 29/04/06, a las 22.16 de España, cuando el gordo dueño de la pelota (cuando todavía interactuaba un poco con los comentaristas) me elogió un comentario (#77) en "La desgracia venía en sobres de papel madera" (no sé como se hace el link directo). Una boludez, pero que me cambió la numerología, ya que el gordo es mi gurú (sentado hasta tiene la misma panza de buda).
DE MERCEDES (B)
10/09/2008 a las 19:01
Nunca escribí por aquí.
Con el nº 20 se me puso la piel de gallina (de river), es terriblemente emocionante.
"Hay quienes sostienen que el fútbol no tiene nada que ver con la vida del hombre, con sus cosas más esenciales. Desconozco cuánto sabe esa gente de la vida. Pero de algo estoy seguro: no saben nada de fútbol."
(Perdon maestro Sacheri por robarte las palabras)
ABRAZO DESDE TU MERCEDES
10/09/2008 a las 18:56
Sí, duele mucho cuando te das cuenta que el teléfono no sonará. Abrazo.
 Gavilandia
10/09/2008 a las 16:49
Algunos estan buenos, otros no tanto.
Me gusto el 16 por su originalidad.

Por otro lado, la Verdad no va a salir en la tapa de Clarin porque ellos no publican esas cosas.
mariano paraná
10/09/2008 a las 16:46
Como siempre muy buenos los cuentos. Saludos
Lina
10/09/2008 a las 16:44
Me reí en voz alta con el de la familia Poeta, el de las leyes del amor y el del acertijo respectivamente. Me encantó el de la tarotista y el vidente y me emocioné con el del fútbol. Me asombra la manera en que podés contar una historia en 150 palabras y hasta te das el lujo de usar algún que otro adjetivo!
hablemosmaldeloshombres
10/09/2008 a las 14:54
Pobre Francisco Hoyos, su silencio será recordado para siempre.

Y a los gritos!
chichita
10/09/2008 a las 12:55
Manreisa 117: el programa se llama "todo con afecto" lo conduce Alejandro Apo por continental. Suerte!!! y gracias.
Eva Row
10/09/2008 a las 07:20
Fascinantes cuentos cortísimos. Literatura en canilla libre. Te querés comer todo. Cada plato su sabor. Y el postre Hernán, amargo como corresponde a un cocinero en orsai. No me dejó de doler aún el corte del tramontina y ahora agrego el de la larga conversación a través de los mundiales. Soy nueva, no te conocía. Me enganchaste. Todos los cuentitos me gustaron. Todos. Y mucho. Cada uno es una perla. Qué placer.
Roberto(Gloria Mundi)
10/09/2008 a las 07:17
En otro orden más prosaico: ¿adónde queda Varsov?. En Polonia hay una ciudad (la capital) que se llama Varsovia (en castellano) o Warszaw (en polaco).

¡Ah! un cago de risa la defenestración del haiku; ese gorgoteo glorificado como sabiduría lacónica propio de una sociedad espartana como la de los samurais.
Roberto(Gloria Mundi)
10/09/2008 a las 07:09
Cuando era chico una de mis mayores curiosidades (sin dramatizar) era saber qué se siente tener un padre. En el cine, una de las pocas escenas que me nublan los ojos es la del reencuentro entre un padre y un hijo distanciados; porque me permite adivinar un sentimiento que no conozco. Pero nunca me había pasado encontrar escritas las palabras exactas que generen esa misma emoción. Gracias.
manreisa
10/09/2008 a las 05:47
Chichita,
si me decis como se llama el programa de Apo los sábados por Continental, le paso el cuento por mail, porque en la web estan los mails de todos los programas pero no dice quien conduce (perdona mi ignorancia)...
Besos
El Chalero Solitario
10/09/2008 a las 02:44
(Al #107 no le digamos nada ni lo carguemos porque es un integrante del grupo molotov, que son pesados, o es un narco mexicano, que son más pesados aún). ¡Saludos, ciento siete! ¡Qué buen comentario hiciste! Me llamo Ivan Tchakoff y estoy completamente de acuerdo con vos, Hernán no sólo es un pinche cabrón, sino que además es un gordo trolebús.
Jota
09/09/2008 a las 23:33
ESPECTACULAR el 20. Los otros no me gustaron tanto.
Un saludo
Lilainblue
09/09/2008 a las 23:13
Va mi Top Five (????!!!!): 11-15-16-17-20.
Había que votar, no? Bueno, no importa, quería decir que me gustaron esos (mucho mucho) y que tu blog, Hernán, es una de las buenas noticias de estos tiempos para mí (te leo desde principio de año pero nunca pude comentarte (y, sí, los tímidos somos así)). Gracias por eso.
Sebastián
09/09/2008 a las 20:16
El 18 es sublime, y el 20 muy bueno también.
Ahora, el 19 lo escribiste después de bajarte unas cuantas páginas de Benedetti no?
Abrazo desde Rosario, Seba
Botijabobo
09/09/2008 a las 17:37
El 16 y el 20 son, sencillamente, la esencia de Orsai.

Difícil entender este blog si no se te cayó una risa con uno y algo se empañó con el otro, difícil, che...


juan manuel
09/09/2008 a las 16:49
Bastante flojo. Valoro las 150 palabras para cada texto, pero aún así en esta cuestión lúdica prefiero a Filloy. Saludos
El Bobero
09/09/2008 a las 15:15
Despues de todo, parece que todos tenemos sentimientos.
manreisa
09/09/2008 a las 07:06
Hola Hernán! primero me lei los 10 anteriores y luego éstos, cuando llegué al número 20, me olvidé del resto... que hermoso homenaje para tu padre! Debo decirte que cuando estaba muy mal por algo levantaba el teléfono para llamar a la única persona que sin decir nada me podía hacer sentir bien, sólo me escuchaba llorar, me calmaba y santo remedio! Después de eso todo parecía tener solución. Desde que mi mamá ya no está, rara vez levanto el teléfono, lloro en solitario, sabiendo que desde algún lugar me está escuchando.
Un gran abrazo
Miguel Angel Briseño
09/09/2008 a las 06:31
Pinche Orsai... estás muy cabrón. Pero muy, muy cabrón. Tengo una idea, luego te la transmito por el medio correcto. Por ahora sólo quería decirte que estás muy cabrón... pero mucho, de verdad.
eli
09/09/2008 a las 04:57
preciosos maestro
Chichita
09/09/2008 a las 04:10
Impecable el 20...una joyita (para que lo lea Apo en sus cuentos de fubbol los sabados por continental) Que alguien se lo pase por favor!!!
Néstor
09/09/2008 a las 00:34
El inventor del 17 siempre logra lo que se propone
SoneuS
09/09/2008 a las 00:32
Casciari, muy rica la mortadela. Mortadela bocha, con mucho picante. Para cuando la bondiola (es decir la novela).
MurghTandoori
09/09/2008 a las 00:11
Dice el #59, Guillermo, que pensó que tú tenias más voz de gallego... (sic). No tenía ni idea que los gallegos tuvieran una voz distinta que, nomas por dar un ejemplo, los arjentos o los sudacas. Claro que sería otra cosa si se estaba refiriendo al acento...
germán s.
09/09/2008 a las 00:07
Las últimas palabras de Francisco Hoyos fueron éstas: "Kokoteraino nago doktoreak". Pero nadie entendió lo que significaban, del mismo modo que nadie lo comprenderá aquí.

(Me hace recordar a Albert Einstein. Sus últimas palabras fueron dichas en una cama de hospital, delante de una enfermera que no comprendía el idioma alemán...)
Ana Y.
08/09/2008 a las 22:39
Ni hablar de pedir una yapa ¿no?
Puestas tus fetas sobre mi mesa a compartir con quien quiero, siempre serán pocas. Me las comeré a todas sin verguenza. Quedará expuesta mi adicción a vos. Y querré más. Sin importarme las ganas, el interes de nadie. Patético. Penoso. Con una yapa, zafo.
Te abrazo
Satsuma
08/09/2008 a las 21:30
La verdad es que todo el mundo dice que si este cuento llegó al corazón y este otro me hizo llorar y tal... Pues chico, a mi me han hecho mucha gracia. Pero de carcajada, oye. Así que cuando he leído el último me ha parecido más bien un pegote entre tanta ironía. Que a ver, que está muy bien, muy tierno y melancólico, pero lo he visto un poco desubicado con respecto al tono de todos los demás. Lo que me he reído con el del soldado y con el de la familia Poeta no lo sabe nadie. Y el del acertijo también estaba muy conseguido. Así que cuando he llegado al del padre me que quedado con esta cara ¬¬. Me ha cortado el rollo, sencillamente. Que insisto, muy bien, pero no en esta serie. >_< No pega!!!!
Andrea
08/09/2008 a las 21:10
Soy tu fan Nº 1! te ví y leí en Perfil el domingo ... que emoción
adhiero a que el 20 llega al corazón, yo también perdí a mi viejo y ya nada será lo mismo. Igual que cuando echaron a Tevez el sábado de la cancha ...
Besos! Desde Córdoba - Argentina
Juan
08/09/2008 a las 20:39
Excelentes, son 150 de mortadela con pistachio.
El numero 20 es de una belleza especial.
Saludos!


Sebastián
08/09/2008 a las 19:45
Primer comentario que hago en este blog -el cual conozco no hace mucho!- y no puedo dejar de decirte que me parecieron muy bonitos los cuentos, cada cual tiene lo suyo y en particular una emoción muy grande por el último.

Gracias!

pd: sin ánimo de ofender... no puedo entender cómo hay gente que lo único que le preocupa es aparecer primero o en el "top ten" de los comentarios e incluso sin ni siquiera haber leído el post.... alguien que me lo explique, por favor!
brioche
08/09/2008 a las 19:14
Me encanta el del soldado con diarrea, una bonita metafora si sabemos encontrarla... amos la dire yo... en cuestiones de mierda, no hay vencidos ni vencedores, solo estreñidos y diarreicos
maresont
08/09/2008 a las 19:13
Me gusta todo lo que escribes... este post en especial me ha alegrado el día. Y siempre es bueno ser agradecido.

Así que

Gracias Hernán por la sonrisa que traigo puesta hoy.
Neuquina
08/09/2008 a las 19:12
#76 fede o:
Me encanto tu comentario!
Es que estaba en la compu de mi hermano donde porsupuesto no estan mis datos, el teclado es distinto y no encontraba la @, y encima los surcoreanos me jugaron en contra, estoy segura!
Saludos :p
Facundo
08/09/2008 a las 18:46
Es maravilloso poder apreciar el orden en el que compones las palabras que van armando los ladrillos que alimentan la piramide que te eleva constantemente en la categoria de ESCRITOR.
Gracias.
08/09/2008 a las 18:40
El 20... el 20...
Ya van tres las cosas que te envidio:

1. Cómo escribes
2. El padre de la Nina
3. Tú Padre, descance en paz...

No sabes el mal sabor que a veces da tener Padre y que dé lo msmo...
08/09/2008 a las 18:39
Bravo, Hernán. Mi cuento favorito sí o sí tiene que ser el once. Es lindo que un argentino que vive en casa del culo mencione en un cuento a la ciudad de Campeche. Y sí, muy real tu historia, aquí en Campeche (la capital de la civilización moderna) hay concursos de todo, entre ellas el levantamiento de piedras. Y tenemos un millón de historias paranormales como la del Arca de Regina, es decir, Regina, señora con poderes sobrenaturales que predijo a mediados de los ochentas que un diluvio de proporciones bíblicas acabaría con la humanidad. Armada de valor, recolectó donativos entre sus vecinos para construir un Arca tan impresionante como la de Noé, con la diferencia de que los tripulantes, en vez de ser animales, serían campechanos. Sin embargo, los conocimientos de Regina en materia de construcción de arcas eran aún más limitados que en materia de predicciones apocalípticas porque construyó el arca con cimientos de concreto similares a los de una casa, o sea, fijos al suelo.
P.D. Hasta la fecha existe el arca.
Lola
08/09/2008 a las 17:33
Para cuando los 200 de jamon crudo?
ElTeta
08/09/2008 a las 17:20
Por lo menos lo pudieron ver campeón a Racing.

Pensá que en el mundo existe gente de Gimnasia.
DRGN
08/09/2008 a las 17:14
Desde que estoy sin padre... no tengo palabras. Un abrazo.
Kiko
08/09/2008 a las 17:12
Hernán, alguna vez dijiste que sólo veías fútbol (y otros deportes) para hacer feliz a tu padre, para que no pensara que eres maricón, y poder responder a sus preguntas sobre deportes, aunque no lo creí. Cuando supe lo de tu viejo, pensé "ahora Hernán ya no tiene que ver futbol". Lo que necesitas es un hijo más, hombre de ser posible.
Johan Bush Walls
08/09/2008 a las 17:03
Si, después de leer los veinte relatos, debo decir que no tienen punch, creo que los micro cuentos no son lo tuyo, aunque no dejés de seguir intentándolo.

Salú pue.
Olga
08/09/2008 a las 17:02
h.
Cómo haces?. Cómo hizo Chichita para hacerte así?
Mi ranking comentado ( iba a poner Clasificación pero ranking suena másssss)
Nro 1- 17.
Nro 2- 12. (Que vuelvan!)
Nro 3- 14.
Nro 4- 16. (Naaaa)
Nro 5- 18. (Si no puedo dejar de hacer dieta, la filosofía me amarga)
Nro 6 a 9 - 11. 13. 15. 19 -sin orden
FUERA DE GRILLA por incomparable 20. (Se mueven las estructuras)
madre histérica
08/09/2008 a las 16:47
Buenísimos!!! Me alegraste la mañana Casciari!!!
Así da gusto comenzar la semana!!!

Sos un grande.!

Saludos
Giorgio
08/09/2008 a las 16:46
El 15 genial. Tragicómico!

El 19 Brillante. El final de lo mejor.

El 20, como futbolero, me dejó mal. Me emocionó. Creo que me va a pasar lo mismo cuando mi padre muera. Mi madre piensa que no tengo buena relación con mi viejo. En realidad no charlamos de nada de la vida, pero de fútbol nos decimos todo. Que venga una mujer a decir que el fútbol no sirve para nada!
Solange
08/09/2008 a las 16:44
Sos un genio total Hernán, un excelente escritor!!!
Cwpper
08/09/2008 a las 16:24
Me parece maravilloso cuando la gente habla del haiku; y si son las primeras palabras ¡wow! Que sorpresa tan grande para un padre (de apellido poeta, para colmo). Muy ingenioso e intenso? pero por contexto, el mejor es el último. Suerte.
Sole
08/09/2008 a las 16:23
79!
 Oscar Zarate
08/09/2008 a las 16:15
Todos son excelentes. Pero me cago en vos, hace rato que no lagrimeo leyendo. Y con el 20 me pegaste de puntín en el alma. Ojalá creyera en Dios y en la vida después de la muerte, porque me lo imaginaría a tu viejo mostrándole el cuento a todo el mundo y diciéndoles "Ven, boludos...?? ESTO es un amor de hijo en serio...!!"
fede o
08/09/2008 a las 15:48
seburu, con qué mina fuiste a ver a hernán? te ganaste a la rubia, nomás?
fede o
08/09/2008 a las 15:45
la familia poeta es buenísimo. alguien se acuerda de josé refrán?

(me alegré con el #1 de seburu, pero neuquina emocionándose con #14 es algo maravilloso. lo digo humildemente, desde el 75)
Sara
08/09/2008 a las 15:44
Hernán nunca decepciona. Tiene que ser una especie de don generar tantas expectativas y no romperlas nunca porque, si algo tienen las expectativas, es que son bastante frágiles.

un saludo! ;)
hablemos mal de los hombres
08/09/2008 a las 15:26
un orsai es ...
Fabiana
08/09/2008 a las 15:21
Ya me pondré a leerlos. Se que no me vas a defraudar.
(Conocida la frase ¿no?)
08/09/2008 a las 13:53
Me hiciste acordar "Contos Plausíveis" de Drummond de Andrade. Hay varios pero uno sobre un hombre silencioso que silencia a su familia...

saludos
Diego / La Plata
 Karen_de_Uruguay
08/09/2008 a las 13:09
Uy tabas impirado Hernan, yo que soy media lenta para la lectura, ya que leo en los ratitos libre que tengo en el trabajo, me dejaste material para toda la semana.

Un beso grande voy a empezar a leer.
Karen
Romina
08/09/2008 a las 12:30
Muy buenos cuentos! "Papa enojado | con nena y mama triste, | Martín cacona", excelente haiku, jejej.

Me encantó, me alegraste la mañana,

Romina, en el puesto 70 desde BCN.
Carolina
08/09/2008 a las 12:25
Buenisimo Hernan! Como siempre, me alegras la mañana.
Gracias!
Ulises
08/09/2008 a las 11:57
Lloro cuando leo el nº 20
Marcelo
08/09/2008 a las 11:42
Puedo decirte que tuve que leer los primeros 19 (medio pelo) para llegar a un 20 brillante!!!

  Carolina Nishii
08/09/2008 a las 11:20
me cagaste con el No. 20.....
Roberto
08/09/2008 a las 10:43
#32 Lujan: dijo Pido la traduccion del la frase en vasco, por favor.

"Kokoteraino nago doktoreak" Para empezar, no está demasiado bien formada la frase. "Kokoteraino nago" viene a significar "Estoy hasta el cogote" pero el significado literal de "doktoreak" es "los doctores" sin mas, puesto que el artículo en euskera es la letra "a" al final de la palabra y la "k" es la que pluraliza (en lugar de la "s" de los idiomas latinos) y debería llevar el sufijo -z o -ekin para indicar "de los doctores" (doktoreaz) o "con los doctores" (doktorekin)
Roberto
08/09/2008 a las 10:25
Dios mío! que alguien le regale un libro de gramática a este hombre
El Chalero Solitario
08/09/2008 a las 10:22
Qué hasé fiera, mi nonbre es Iván y ase cuatro año questoy de nobio con un gordo que para mí es medio guey, porque dice que leyó tus cuentos y se henamoró de vos, se henamoró.
Roberto
08/09/2008 a las 10:14
Siempre leo primero y luego entro a comentar. No me importa ser el 64 o el 4, el 76 o el 139. Debo ser el raro de la comunidad. Me gustaron las pildoritas literarias Gracias, Hernán.
Morena
08/09/2008 a las 10:01
El 16, excelente. Me c@gué de risa.
Con respecto al 20 ... creo que es el más personal de todos ... y me encantó.

Por cierto, ya era hora de que me llegara el aviso del blog, que estuve toda la semana revisando el blog cada hora para ver si actualizabas.
hablemos mal de los hombres
08/09/2008 a las 09:33
uy, tengo para entretenerme un largo rato! me encanta!

por otro lado, en mi blog por primera vez en la historia una mujer contesta correctamente lo que es un orsai.
Guillermo
08/09/2008 a las 06:00
Muy bueno como siempre Hernán, emocionante el último y una verdad el del perro.

Por cierto, el otro día (hace bastante en realidad) te escuché por Radio 10, no me acuerdo con quien estabas hablando... la verdad que pensé que tenias más voz de gallego.
AnaMagda
08/09/2008 a las 05:44
Me gustaron todos. Pero con el 20... llore.
Yo hace mucho, espero al mio.
Te mando un abrazo fuerte.
martin
08/09/2008 a las 05:31
mmmmmmmm
son todos muy parecidos a los cuentos de Galeano
no te parece?
el tordo amarillo
08/09/2008 a las 04:35
hola soy nuevo, saludos a la comunidad casiariana, el que mas me gusto fue el de la tarotista y el vidente !!!!!
ortzi
08/09/2008 a las 04:33
kokoteraino nago, quiere decir estoy hasta las narices, en este caso, de los doctores, de los médicos, hasta el cogote.
piojosa
08/09/2008 a las 03:57
el de los nueves hermanos está bárbaro, lo iba leyendo super concentrada para descubrirlo, no esperaba ese remate.
Langas
08/09/2008 a las 03:28
Estos ejercicios son interesantes, lo mismo producen una perla (14,18,19,20) que una cagada (11,13,16). En cualquier caso, se van tan rápido...
leonardo
08/09/2008 a las 03:21
el que más me gustó, el de filosofía barata , el que menos gustó mmm.... el de las piedras el escultor y ainda mais. saludos capo.
Natalia Alabel
08/09/2008 a las 03:17
#36: yo pensaba igual que vos, pero "cantar" por los primeros lugares es una expresión de cariño, de complicidad. El mismo Hernán lo ha explicado en alguna ocasión.En general después de cantar aparece el comentario sobre el post en sí (hoy salí octava y mi comentario sobre el post está en el ...12, más o menos).
Y si al dueño de casa no le molesta, a vos menos.
Muzza
08/09/2008 a las 02:51
Siempre me hipnotizó la cortadora de fiambres. Cuando acompañaba a mi vieja a hacer las compras, el almacenero, después de escuchar el pedido, sacaba de la heladera mostrador el pedazo de carne correspondiente, cerraba la puerta con un sonoro ruido hermético y encendía la máquina. La cuchilla comenzaba a girar, veloz, siseando el aire y ansiando su presa muerta. Así comenzaba el ritual que me mantenía atento, ante el movimiento adiestrado del fiambrero pelando fetas, que recogía habilidosamente con una pinza y depositaba en la balanza. La máquina cortaba con una facilidad y fluidez que me atraía por horrible: imaginaba con qué facilidad podrían cortarme los dedos o un brazo o dejarme inválido con tan solo un movimiento. El momento de hipnotismo tétrico duraba no más de dos minutos. Como estos textos, Gordo. Filosos, fluídos, cortitos, inmovilizantes, hasta terroríficos. Y, después de su efecto, una vez que los masticás, deliciosos.
fabiana
08/09/2008 a las 01:49
Todos muy buenos, pero el último es inmejorable, también por su ubicación, los finales siempre deben ser sublimes....
Celeste
08/09/2008 a las 01:39
Gracias Hernán, un deleite leerte.
Me gustaron todos, especialmente el de los hermanos polacos, que me dió escalofríos. Tanta soledad y mentira.

Con el último nos has conmovido. Me gustaría encontrar alguna palabra que te sirva, pero mi lógica dice que desde una laptop a más de 10000 km y tratándose de una completa desconocida no habría palabra que valga.

Un abrazo de todos modos, desde Buenos Aires.
Ginger
08/09/2008 a las 01:32
Me gustó el 18, solo que mis reflexiones serían más prosaicas. ¿Seríamos felices? ¿podríamos hacer lo que quisiéramos? ¿dispondríamos de todo lo que se nos ocurra?. Si la respuesta es no, entonces la filosofía me importa un pomo.
Claudio Carraud
08/09/2008 a las 00:47
Soy el número.... ¿importa mucho eso?
12.13.19. y por supuesto el 20... muy buenos.
Saludos desde Pilar
CC
Polen
08/09/2008 a las 00:39
Casciari en gotas (léase el prospecto). Los tres últimos son muy bonitos.
Susana Mar Jet Co.
08/09/2008 a las 00:38
Un profesor de un instituto católico, que no tenía problemas en importunar a cualquier autoridad, nos dijo que creía en el más allá porque la maravillosa conversación que tenía con su tío cuando era un niño no podía haberse terminado. Recuerdo siempre esa frase porque no intentó respaldarse en grandes filósofos, ni teólogos, no apareció Dios en su discurso. Era el chico que perdió a su interlocutor, hacía ya unos 60 años, y eso no podía ser. Nos dijo que cada uno creía en lo que podía. Él creía en el poder de esa comunicación.

Cambiando de tema: en el 16 va Luis en lugar de Luisa.
En el 15 falta la palabra "en" antes de Wroclaw.

EdMcVain
08/09/2008 a las 00:38
Buenísimos todos, pero el 14 es fantástico. Lo leí en mi puesto de trabajo y me he carcajeado a gusto ante la sorpresa de los clientes
seburu
08/09/2008 a las 00:13
11. Francisco era el alma de un euskera en cuerpo de un mexicano. Más terco, imposible. Por eso no hablaba.
13. Artigas, cuando les ganamos a los españoles, en lugar de matarlos a todos dijo: ""Clemencia para los vencidos y curad a sus heridos" ? Vamo Uruguay, estamos terceros!!!
14. me animè a seguir escribiendo el cuento?gracias..buenìsimo
15. jajaaaaaaa
17. ahora marìa està conmigo. Dice que siempre estabas muy ocupado.

Gordo, me gustas. Te fuì a ver con una mina con la que ya no salgo. Ella dijo "un tipo como para enamorarse".
08/09/2008 a las 00:00
Hernán, son todos tan buenos, que es muy difícil quedarse con uno solo. ¿Cómo hacés para usar (no más y no menos) sólo 150 palabras?
Te felicito, che.
Salutes desde Salta, "la linda".
SIL
07/09/2008 a las 23:55
Me gustaron el 12, 14, 16, 18 y 19.
Soy la única que no intentó resolver el acertijo? Yo lei rápido el principio para ver el remate.
El de la piedra no me gusto. Es estilo Hemingway.
neuquina
07/09/2008 a las 23:48
Los que leí en vos alta el 16 y el 20, para compartirlos con mi hermano que me vio soltar una gran carcajada y despues los ojos llenos de lágrimas.
 olo mosquera
07/09/2008 a las 23:42
¿Temuco? No sé dónde leen Temuco, si en el cuento siempre dice Campeche. (Gracias, #33, #35 y #36)
Claudio Carraud
07/09/2008 a las 23:37
Soy el número.... ¿importa mucho eso?
12.13.19. y por supuesto el 20... muy buenos.
Saludos desde Pilar
CC
adbekunkus
07/09/2008 a las 23:33
Temuco está en Chile. Lo sé porque aqui vivo.

Ah, y me da pena que los primeros post se afanen TANTO en decir sus lugares. Deberían aprovechar que tienen tribuna para decir algo más interesante que "PRI".

M
07/09/2008 a las 23:25
En México no hay Temuco, me parece. Me encantó el 14 y el 20.

:)
07/09/2008 a las 23:19
Buenos todos. El mejor, el 19
El Chalero Solitario
07/09/2008 a las 23:16
Una pequeña observación Hernán: Temuco creo que queda en chile. Y si mal no recuerdo es el pago chico de Neruda. Continúo la lectura.
 Maria Lujan Sobrero Cesario
07/09/2008 a las 23:16
Emocionante el ultimo. Pido la traduccion del la frase en vasco, por favor. Fue lo unico q dijo en su vida! y triquiñuela del autor nos deja sin poder descifrar su significado.
erick
07/09/2008 a las 23:08
Se ve que lo extranias a tu viejo, y como no?
El ultimo me dejo a las puertas del llanto.
Yo aca pido para que ese dia se tarde en llegar.

Erick
07/09/2008 a las 22:55
Este parrafo es un clasico.jajajajja!
"En las discotecas las damas entraban gratis y a los caballeros se les ofrecía dinero y bebidas"
Sigo leyendo.
caroul
07/09/2008 a las 22:51
el 14, 18, 19, me encantaron
Maladelilith
07/09/2008 a las 22:42
Hernàn.
Sos SOL.
28
ailen
07/09/2008 a las 22:36
Conmovedor el último cuento!
Gracias Hernán!
apodo
07/09/2008 a las 22:31
Hernán:
Sin Palabras!!
Gracias por recompensar este domingo gris en Buenos Aires.
¿No te da cosa saber que en un promedio de 1.500 palabaras le diste material a la gente de Hollywood para renovar sus desgastadas historias (Claro que están ocupados en que no se les acabe la cocaína y no en leer tu gran blog)?

Saludos
Ce
07/09/2008 a las 22:29
Muy buenos, me emocioné con el último...
Saludos Hernán.
 olo mosquera
07/09/2008 a las 22:25
#20 y #22: Gracias por las correcciones, ya están en el texto.
yas
07/09/2008 a las 22:22
No debería ser Marcos el del acertijo?? Nononono entiendo. Alguien que me explique!!!
waldo
07/09/2008 a las 22:17
Me parecen excelentes estos cuentitos. Le dejo unas apreciaciones:
16: "jaime" tiene 5 letras, o nos intentaba despistar en el acertijo
19: Se le escapó "un tarde"

Y con el 20 me hiciste pensar mucho. Gracias!
 P8
07/09/2008 a las 22:10
Me gusto el del vidente y la tarotista, ingenioso.
Franco P
07/09/2008 a las 22:09
Por cierto, ahora que releo, "De mis cinco hermanos varones, dos se dedican al negocio de la construcción, y los otros dos tienen imprenta. " creo que hay un error matemático (si es intencional mil disculpas).
En el cuento #12 hay un guiño a tu tataranieto Woung, o es que quizá él mismo haya sido quien narró la historia por primera vez.
Amaralo
07/09/2008 a las 22:08
Precioso el del inventor, el de los Poeta y sobretodo el del wifi!
¿Un vasco en la sala? Se necesita traducción de kokotero karrasco para el cuento numero once.
Animal
07/09/2008 a las 22:04
Por el 20.
07/09/2008 a las 22:04
Pero cómo que no dejó últimas palabras? Fueron Kokoteraino nago doktoreak pero como las dijo tanto tiempo antes, nadie les prestó atención.

Y podemos intercambiar teléfonos para llamarnos a los cuarenta y tres minutos de los partidos que ya no vemos.

Por cierto, gran carrera la que se disputa aquí. ¿Dan alguna clase de premios a los primeros?
Mariluz
07/09/2008 a las 21:59
Me encanta el cuento 16 :-))
..............
Por lo que veo, en su blog, es muy importante ser de los primeros.
Yo siempre he preferido ser de las últimas... te recuerdan más ¿no? :-)
..............
Franco P
07/09/2008 a las 21:56
Kokoteraino nago doktoreak?
neuquina
07/09/2008 a las 21:54
entre los primeros.......no lo puedo creer, no puedo
Patty uncal
07/09/2008 a las 21:43
no se que numero soy, pero viva lafiesta del salame quintero en Mercedes!!!!!!!!!!!!!
Natalia Alabel
07/09/2008 a las 21:42
Al final caí octava...
los que más me gustaron fueron La familia Poeta y el de la piedra...él último me conmovió también.
Cariños
 Psicomollejita
07/09/2008 a las 21:38
Por favor, borra las dos innecesarias réplicas de mi comentario vanal. Son la consecuencia de un click estereotipado ansioso obsesivo compulsivo. Abrazos al top ten.
pellin
07/09/2008 a las 21:37
muy buenos ^^
Fedet
07/09/2008 a las 21:36
séptimo?
 Psicomollejita
07/09/2008 a las 21:36
Saludos Hernán. Sé que es extremadamente vanal escrbir sin haber terminado de leer, pero ser vanal una vez al año no hace daño. Y en el primer año de mi orsaiadicción, tener la oportunidad única de estar en el Top Ten es indesaprovechable. Abrazos a todos desde Venezuela.
Natalia Alabel
07/09/2008 a las 21:36
Séptima desde Buenos Aires. Leo y comento, besos!
 LaNenasax
07/09/2008 a las 21:32
entre los primeros 5?
Crysty
07/09/2008 a las 21:31
Uh, nada que ver....ni podio siquiera!
Ahora a hacer la tarea, o sea, a leer...
Saludos Hernán!
Crysty
07/09/2008 a las 21:28
PRI!
 Inimpus
07/09/2008 a las 21:28
Nadie?
pocho
07/09/2008 a las 21:28
pri
seburu
07/09/2008 a las 21:28
priiiiiiiiii
aceleren surcoreanos!!!!!!!!

q emoción