Orsai blog post

Internet
sábado 17 de septiembre, 2005

Orsai post

Internet
sábado 17 de septiembre, 2005

36 horas disfrazado de bloguer

Un arquitecto boceta un plano en un cuaderno. Un poeta sensible borronea versos en un cuaderno. Una cocinera anota ingredientes en un cuaderno. Una telefonista apunta números en un cuaderno. Una adolescente cursi escribe infinitamente 'Marianito te amo' en un cuaderno. Un matemático reproduce una ecuación en un cuaderno. Un periodista redacta su editorial en un cuaderno. Entonces un periódico serio dice: "Fenómeno cuaderno: hay más de ocho millones de cuaderneros en el mundo". Y nadie lo desmiente.

Introducción

Entre las cosas que más me han llamado la atención desde que, hace dos años exactos, escribí mi primer cuentito utilizando una herramienta llamada blog, es la confusión que genera esta herramienta. Hablo de la confusión de todo el mundo a la hora de definirla, por supuesto. Ése es el malentendido raíz. Después, si nos ponemos detallistas, nos encontramos con otros miles de malentendidos.

Si en el mundo real de los cuadernos, por ejemplo, a ningún crítico literario con cuaderno se le ocurriría criticar a una adolescente con cuaderno por el hecho de utilizar un cuaderno para escribir todo el tiempo "amo a mariano"; en el mundo de los weblogs, en cambio, esto ocurre con frecuencia. Si en el mundo de los cuadernos las personas jamás organizarían reuniones llamadas "Beers & Cuadernos México" a las que acudieran todos los mexicanos que usan cuaderno, en el mundo de los weblogs esto ocurre a cada rato.

En el mundo real tener un cuaderno no es lo importante, sino, eventualmente, lo que se haga con él. Nadie se pregunta, en el mundo real, cuántos cuadernos se compran diariamente, ni cuántos cuadernos comprados nunca han sido escritos, ni cuántos cuadernos se dejan por la mitad. Ni siquiera nadie se pregunta si el cuaderno es una moda o una tendencia.

Hay una diferencia madre entre los cuadernos y los blogs, una diferencia sustancial: nadie adquiere un cuaderno porque sí. Ésa es la diferencia. Por eso, entiendo que la primera gran división entre los usuarios que utilizan la herramienta weblog es la siguiente:

  1. personas que utilizan una herramienta llamada weblog por una razón puntual (la necesidad es anterior a la emergencia)
  2. personas que poseen un weblog pero todavía no saben para qué lo necesitan (la emergencia es anterior a la necesidad).

En el primer grupo (el minoritario) es un error conceptual llamar a estos usuarios "bloguers". Se llaman, cada uno, del modo que se llamaban antes de utilizar un weblog: poetas, informáticos, estudiantes, periodistas, estudiantes de periodismo, fotógrafos, retocadores de fotografías, columnistas, putas, monologuistas, narradores, arquitectos, novelistas, autobiografistas, humoristas gráficos, etcétera.

En el segundo grupo (el mayoritario) sí hace falta una deficinión. Y entonces "blogueros", o "bloguers", puede ser una de ellas. Se trata de personas que utilizan una herramienta porque existe la herramienta. Ya después verán qué hacer con ella.

Trabajo práctico

Los días jueves y viernes de la semana pasada quise ir más lejos, y me convertí en bloguer durante treinta y seis horas. Es decir: asumí la personalidad de quien posee una herramienta blog sin motivo. O, lo que es lo mismo, sin motivación. Dejé de lado mi necesidad primaria en Orsai (entretener a un grupo de lectores con ideas absurdas) y puse el cerebro en blanco, para saber qué se siente ser bloguer.

Escribí un montón de textos cortitos, a razón de uno cada seis horas. En ningún caso me preocupé por la estética, ni la sintáxis ni el suspenso, ni una mierda. Intenté, principalmente, padecer todas y cada una de las 10 taras típicas de los bloguers, a saber:

  1. Enlacé muchísimos otros blogs sin razones aparentes.
  2. Mencioné a personas de mi entorno con su nombre de pila, sin dar más detalles.
  3. Hice chistes internos, dejando afuera al 98% de los lectores.
  4. Dije que por la noche iría a un concierto, y cuando volví usé la palabra "update".
  5. Puse tres palabras acabadas con la letra K (Irak, GoogleTalk, DanielLink).
  6. Mostré una fotografía de la última cosa con enchufe que me compré.
  7. Puse un enlace que hacía referencia a algo que escribí yo mismo un año atrás.
  8. Mostré la portada de un longplay de los años setenta.
  9. Participé activamente en los comentarios, para que a primera vista fuesen muchos.
  10. Y por último me aburrí y cerré el blog.

Conclusiones

Durante los dos días en que Orsai se convirtió en un blog, las visitas se triplicaron, a causa de que las personas entraban muchas veces para ver si había escrito algo nuevo. Lo mismo ocurrió con los comentarios: hubo 210 en venticuatro horas, sin contar los que hice yo mismo para engrosar la lista. Esto indica (y lo siento en el alma) que a la gente le gusta más leer pelotudeces que textos elaborados.

A nivel sociológico, entendí que los comentaristas tampoco estaban muy a gusto con mi discurso, y noté que hacían esfuerzos para equilibrar mi ausencia de ideas con ideas propias, generando que los comentarios, en casi todos los casos, fuesen mucho mejor que el post que los disparaba.

Noté que, al enlazar a otros bloguers desmotivados (más que nada generando polémicas absurdas con ellos) estos bloguers se ponían contentos porque encontraban algo de lo que hablar en sus cuadernos, y escribían sobre mí, en algunos casos largamente y felices de tener un tema al que sacarle punta.

Sin embargo, a nivel personal la primera sensación que padecí fue de un inmenso aburrimiento. No tener nada para decir es, a veces, mucho más agotador que tener alguna idea más menos feliz una vez cada muerte de obispo.

Pero más que nada, supe en carne propia algo que ya sospechaba con cierto espanto: la herramienta llamada weblog, en sí misma, sin poner nada de nuestra parte, es más aburrida que chupar la herramienta llamada clavo.

Hernán Casciari
sábado 17 de septiembre, 2005


36 horas disfrazado de bloguer

por Hernán Casciari

Un arquitecto boceta un plano en un cuaderno. Un poeta sensible borronea versos en un cuaderno. Una cocinera anota ingredientes en un cuaderno. Una telefonista apunta números en un cuaderno. Una adolescente cursi escribe infinitamente 'Marianito te amo' en un cuaderno. Un matemático reproduce una ecuación en un cuaderno. Un periodista redacta su editorial en un cuaderno. Entonces un periódico serio dice: "Fenómeno cuaderno: hay más de ocho millones de cuaderneros en el mundo". Y nadie lo desmiente.

Introducción

Entre las cosas que más me han llamado la atención desde que, hace dos años exactos, escribí mi primer cuentito utilizando una herramienta llamada blog, es la confusión que genera esta herramienta. Hablo de la confusión de todo el mundo a la hora de definirla, por supuesto. Ése es el malentendido raíz. Después, si nos ponemos detallistas, nos encontramos con otros miles de malentendidos.

Si en el mundo real de los cuadernos, por ejemplo, a ningún crítico literario con cuaderno se le ocurriría criticar a una adolescente con cuaderno por el hecho de utilizar un cuaderno para escribir todo el tiempo "amo a mariano"; en el mundo de los weblogs, en cambio, esto ocurre con frecuencia. Si en el mundo de los cuadernos las personas jamás organizarían reuniones llamadas "Beers & Cuadernos México" a las que acudieran todos los mexicanos que usan cuaderno, en el mundo de los weblogs esto ocurre a cada rato.

En el mundo real tener un cuaderno no es lo importante, sino, eventualmente, lo que se haga con él. Nadie se pregunta, en el mundo real, cuántos cuadernos se compran diariamente, ni cuántos cuadernos comprados nunca han sido escritos, ni cuántos cuadernos se dejan por la mitad. Ni siquiera nadie se pregunta si el cuaderno es una moda o una tendencia.

Hay una diferencia madre entre los cuadernos y los blogs, una diferencia sustancial: nadie adquiere un cuaderno porque sí. Ésa es la diferencia. Por eso, entiendo que la primera gran división entre los usuarios que utilizan la herramienta weblog es la siguiente:

  1. personas que utilizan una herramienta llamada weblog por una razón puntual (la necesidad es anterior a la emergencia)
  2. personas que poseen un weblog pero todavía no saben para qué lo necesitan (la emergencia es anterior a la necesidad).

En el primer grupo (el minoritario) es un error conceptual llamar a estos usuarios "bloguers". Se llaman, cada uno, del modo que se llamaban antes de utilizar un weblog: poetas, informáticos, estudiantes, periodistas, estudiantes de periodismo, fotógrafos, retocadores de fotografías, columnistas, putas, monologuistas, narradores, arquitectos, novelistas, autobiografistas, humoristas gráficos, etcétera.

En el segundo grupo (el mayoritario) sí hace falta una deficinión. Y entonces "blogueros", o "bloguers", puede ser una de ellas. Se trata de personas que utilizan una herramienta porque existe la herramienta. Ya después verán qué hacer con ella.

Trabajo práctico

Los días jueves y viernes de la semana pasada quise ir más lejos, y me convertí en bloguer durante treinta y seis horas. Es decir: asumí la personalidad de quien posee una herramienta blog sin motivo. O, lo que es lo mismo, sin motivación. Dejé de lado mi necesidad primaria en Orsai (entretener a un grupo de lectores con ideas absurdas) y puse el cerebro en blanco, para saber qué se siente ser bloguer.

Escribí un montón de textos cortitos, a razón de uno cada seis horas. En ningún caso me preocupé por la estética, ni la sintáxis ni el suspenso, ni una mierda. Intenté, principalmente, padecer todas y cada una de las 10 taras típicas de los bloguers, a saber:

  1. Enlacé muchísimos otros blogs sin razones aparentes.
  2. Mencioné a personas de mi entorno con su nombre de pila, sin dar más detalles.
  3. Hice chistes internos, dejando afuera al 98% de los lectores.
  4. Dije que por la noche iría a un concierto, y cuando volví usé la palabra "update".
  5. Puse tres palabras acabadas con la letra K (Irak, GoogleTalk, DanielLink).
  6. Mostré una fotografía de la última cosa con enchufe que me compré.
  7. Puse un enlace que hacía referencia a algo que escribí yo mismo un año atrás.
  8. Mostré la portada de un longplay de los años setenta.
  9. Participé activamente en los comentarios, para que a primera vista fuesen muchos.
  10. Y por último me aburrí y cerré el blog.

Conclusiones

Durante los dos días en que Orsai se convirtió en un blog, las visitas se triplicaron, a causa de que las personas entraban muchas veces para ver si había escrito algo nuevo. Lo mismo ocurrió con los comentarios: hubo 210 en venticuatro horas, sin contar los que hice yo mismo para engrosar la lista. Esto indica (y lo siento en el alma) que a la gente le gusta más leer pelotudeces que textos elaborados.

A nivel sociológico, entendí que los comentaristas tampoco estaban muy a gusto con mi discurso, y noté que hacían esfuerzos para equilibrar mi ausencia de ideas con ideas propias, generando que los comentarios, en casi todos los casos, fuesen mucho mejor que el post que los disparaba.

Noté que, al enlazar a otros bloguers desmotivados (más que nada generando polémicas absurdas con ellos) estos bloguers se ponían contentos porque encontraban algo de lo que hablar en sus cuadernos, y escribían sobre mí, en algunos casos largamente y felices de tener un tema al que sacarle punta.

Sin embargo, a nivel personal la primera sensación que padecí fue de un inmenso aburrimiento. No tener nada para decir es, a veces, mucho más agotador que tener alguna idea más menos feliz una vez cada muerte de obispo.

Pero más que nada, supe en carne propia algo que ya sospechaba con cierto espanto: la herramienta llamada weblog, en sí misma, sin poner nada de nuestra parte, es más aburrida que chupar la herramienta llamada clavo.

Hernán Casciari
sábado 17 de septiembre, 2005


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


06/11/2015 a las 16:09
Pues es una gran verdad. No se si lamentable o no. Quizás tenga que ver con la capacidad de un postre de escuchar a quien lo recibe. Tal vez la imagen que impacta sea el botón que se pulsa, y el pequeño texto deje más sirio que el grande, al la emoción propia del que lo lee.
Justicia poética.
Yo estoy haciendo un ecperimento;; estoy aceptando como amigos en Facebook al gente que no coincide en nada con mis gustos, el resultado....; D


Pd; por que mi foto sale vertical?
07/06/2012 a las 13:30
Casi seguro que alguno de los #82 de acá arriba ya lo dijo, pero por si no lo hizo ninguno digo:

El último párrafo es digno de ser incorporado al refranero popular 2.0

"Más aburrido que chupar un blog"
Mura
11/04/2006 a las 23:19
here oxycodone online there.
carlos
11/04/2006 a las 20:17
esta bueno
Frank
05/04/2006 a las 11:08
bauy buy hydrocodone here.
luisricardo
26/01/2006 a las 18:42
No es una buena idea decir que los bloguers son tontos. Ni que el público y los comentaristas lo sean. Creo que menosprecia y, en general, no entiende nada, más allá de sus propias intenciones, señor Casciari.
luisricardo
26/01/2006 a las 18:39
No creo que sea buena idea creer que el público es tonto, que los lectores sean tontos y que los bloguers lo sean.
Haffner
24/12/2005 a las 23:29
Federacion Internacional de Futbol Asociado,corrijo el nr 75 H.
I.Haffner
24/12/2005 a las 18:58
Comentario Nº 74
Dice Marcelo:


Pareciera que se te va olvidando el placer de escribir, aunque sólo seas un gordito corriendo en montón tras la pelota.

QUEEEEEEEEEEEEE? Hernan es jugador del seleccionado argentino en el Federacion de Futbol Asociado 2005 -no voy a decir la sigla por educacion-juega con Veron y el Cabezon en el medio y ayer le hizo un golazo a los belgas 4.2 gano Argentina-
Marcelo
20/12/2005 a las 01:45
Catalo a Ronaldinho paseándose un domingo por canchas de barrio: gorditos corriendo en montón tras la pelota.

Imaginalo: "qué aburrido, ¿para qué juegan estos?"

No juegan para algo.

Juegan porque les gusta.

Pareciera que se te va olvidando el placer de escribir, aunque sólo seas un gordito corriendo en montón tras la pelota.
Jorge Alberdi
10/10/2005 a las 06:22
Cuadernos = Privacidad
Blog = ¿ficción de la privacidad?
otra pregunta: ¿podés leer todos los comentarios o hay un proceso personal de selección?
Saludos
Nancy Karina
24/09/2005 a las 00:14
El que haya dicho que me ecanta como escribes y el que te haya mencionado que te dedique un post completito, es motivo para que me borres?

Bueno, gracias de todos, modos...

Saludos!! :)
El Angel Gris
22/09/2005 a las 14:15
Si se me permite, me gustaría sumarme a esta importante polémica. Fiel a mi estilo, voy a decir exáctamente lo que pienso y al que le quepa el sayo que se lo ponga.

¡A quién se le ocurre comparar la milenarias lentejas con esa pedorreada progre y políticamente correcta de los porotos aduki!. Abrase visto, pst.
Xtian
22/09/2005 a las 07:56
Nunca deja de llamarme la atención que se termine siempre discutiendo si soy un insoportable o no. O que la discusión termine en una encuesta de La Nación. A usted le cae bien, Xtian? Sí, No, No sé quién es.

Eso no es el punto. Acá lo que se discute no es si soy Miss Simpatía o Miss Patada en los Huevos. Se discute qué escribir, y cómo, y qué es un blog. Para algunos escribir es algo crucial y por lo tanto el tema tiene un poco más de peso que discutir si los porotos aduki son mejores que las lentejas.

Por supuesto, escribir es una pasión inútil, pero para algunos, pasión al fin. Y discutir también. Pero es una lástima que siempre se termine en la dicotomía de "a mí me gusta Orsai, a mí no me gusta Orsai", "Hernán es un mercanchifle, Hernán es un genio", "A mí Xtian me cae bien, no me banco a Xtian".

Crezcan. Crezcamos, que el pelotero nos está quedando chico.
Samanta
22/09/2005 a las 07:38
A mi Xtian me cae bien, pero igual me salto sus comentarios porque son muy largos (je).
Me demoré un siglo en leer todas las cosas que a la gente se le ocurre decir y para no ser menos digo algo yo también.
En esta ocasión tendré que disentir con Hernán por las razones que a expuesto Xtian (y quienes están de acuerdo con él) mejor de lo que yo podría hacerlo.
A mí lo que me llama la atención es esta compulsión por analizar el fenómeno blog, como si el asunto fuera muy importante, de una trascendencia que en realidad no tiene. Un blog es un blog, Orsai es un blog, mejor que casi todos, pero un blog al fin y al cabo. El afán por clasificar, por meter en cajoncitos etiquetados a los distintos usos que se le puede dar a una forma de subir cosas a internet, me parece exagerado. En fin, de esto ya se ha dicho demasiado, dejémoslo hasta aquí no más.
Zaratustra
22/09/2005 a las 01:21
Entra usted en la categoría 3
alguienteniaquedecirlo.blogspot.com/2005/09/nadie-lee-blogs-que-no-sean-el-suyo-la.html
Manu
21/09/2005 a las 17:52
Como te explico, Xtian, que no es que me caigas mal como comentarista (eso sí: me caes mejor como bloguero), lo que me da pereza es esa tendencia tomarse siempre tan en serio.
La solemnidad le hace tanto daño al cutis como a la retórica.
Xtian
21/09/2005 a las 12:21
Manuel: no es tener la razón lo que busco, sino explicarme, explicar y encontrar nuevos hilos de ideas y sensaciones MIENTRAS escribo. Lástima que de tu lado se lea como otra cosa. De última no importa. Hernán me ayudó muchísimo con este post, y supo disparar asociaciones en mi cabeza que sino no hubiera encontrado. Gracias a este post logré escribir el texto que leí en la mesa redonda de la que participé ayer. Sin este post lo que habría escrito hubiera sido totalmente diferente.

A vos te duerme mi supuesta obsesión por tener siempre la razón. A mí me duerme la gente que todavía no aprendió a saltearse los comentarios de un comentarista que no les cae para nada simpático. El mundo es ancho y por suerte siempre hay algún wing de la rosa de los vientos hacia donde rajar en busca de otros horizontes.
Laleft
21/09/2005 a las 08:47
Ya quisiera yo saber cómo Galeano pudo hacer un blog de papel como hizo con el libro de los abrazos.

Hernán, sos muy hábil, pero sos muy pelotudo.

Creo que internet te supera, como a todos nosotros.
Manu
21/09/2005 a las 00:34
zzzzzzzzzzzzzzzzzz
(Casi estuve de acuerdo con Hernán, pero Xtian tiene más obsesión por tener la razón que cualquier otra cosa en la vida)...¿a qué hora se relaja aquí la gente?
84
20/09/2005 a las 19:57
Siempre llego tarde a los comentarios. Debo decir que Xtian se ha ganado dos cosas: un nuevo admirador y una paliza por hacerme perder casi una hora en el trabajo leyendo sus epopeyas que simulan ser comentarios.

Similitud clave entre un cuaderno y un blog: parece que en ninguno de los dos importa demasiado la ortografía (también aplica a los comentarios). Alguien ya dijo por ahí que esto es moda ahorita, cuando el polvo se asiente va a quedar lo que es la verdadera herramienta, o tal vez nada.

Moraleja: no más blog para Hernán. Al blog lo que es del blog, y a Orsai lo que es de Orsai.
Juan Felipe Rubio
20/09/2005 a las 19:24
No estoy de acuerdo contigo, Hernán, entre otras por comparar un weblog con un cuaderno: ambos sirven para apuntar cosas, sí, pero en un cuaderno no es tan fácil crear comunidad.

Es afortunado toparse con sitios como el tuyo, blog o no blog, que se alimentan de impresionantes y entretenidos textos. Encuentro muy aburridos también la mayoría de los blogs de la gente que no tiene nada qué decir, pero no por eso me parece que no tengan validez. Al fin y al cabo, se trata de expresarse como mejor le parezca a cada quien y si a alguien no le gusta, pues que no lo lea y ya está (Algo similar me pasó con la religión). En cuanto a los 10 puntos que mencionas, el primero sobre todo, me suena equivocado: la naturaleza de internet es estar enlazado, a las mejores fuentes posibles. No se trata de aislarse, sino de sumarse, de aportar, de enriquecer. Tu experimento estuvo interesante, es curioso ver un tipo que ha escrito cosas tan buenas y que participa en proyectos tan ricos, perder su tiempo tratando de invalidar, con cierto dejo de arrogancia, lo que sea que hacen los demás. Pareciera como si quien se hubiera quedado sin tema fuerás tú.

Buena suerte la tuya, que tienes un don especial para recoger temas y transmitirlos de la forma en que bien sabes hacerlo. Entiendo que eso te ponga en un lugar especial y que pertenezcas a una "élite" de acceso restringido a unos pocos. No todos contamos con esa suerte, pero eso no nos quita el derecho de escribir en un cuaderno, una pared o un blog, lo que queramos a riesgo de que lo lean 0, 1, 2 o 1000.

Gracias y por favor vuelve por tu senda, que tan buena estaba.
Caribé
20/09/2005 a las 06:30
Xtian, ¿por qué distinguir entre ganas y picazón?
Las ganas son justamente el prurito por antonomasia.
lucas
20/09/2005 a las 05:13
Si tiene hijos será gracias a los espermalinks.
 olo mosquera
20/09/2005 a las 03:21
Y si por alguna otra casualidad el hijo del escritor alguna vez se casa, la tarjeta de invitación a la boda empezaría: "Daniel Link participa de este enlace".
lucas
20/09/2005 a las 03:06
Siguiendo la línea de Vico, si por alguna de esas casualidades de la vida Daniel Link llegara a quedar paralítico terminaría siendo Daniel Permalink.
La Oruga Gritona
20/09/2005 a las 01:07
Estaba por decir algo sobre el experimento (estupendo y necesario, pero bastante incomprendido, total), pero ahora lo que quiero saber es de qué marca de cereales comía Bolaño...
DudaDesnuda
19/09/2005 a las 20:57
Así como cada voz tiene un timbre y una altura, cada Blog tiene un registro y una profundidad. El Blog de una persona es distinto al Blog de otra y no es lo mismo visitar uno que visitar otro. Existe un alfabeto de los Blogger, pero todavía no aprendí a deletrearlo. Sin embargo, cuando lo que leo no me gusta, o pareciera tomarme como un conejito de indias, volverme aliada del silencio es lo único durable.

Besos mudos.
kill
19/09/2005 a las 19:47
William Faulkner tenía una vida sin derección, intentó estudiar pero lo dejó dos veces, realizó trabajos como pintor de techos y puertas, o cartero en la Universidad de Oxford, (de donde lo echaron por su costumbre de leer la correspondencia antes de entregarla) Escribió "Mientras Agonizo" [As i lay dying, 1930] mientras trabajaba como sereno en un garage, tenía 33 años y era uno que escribía.

En 1949 unos tipos decidieron que era un escritor y le otorgaron el Premio Nobel de Literatura y en 1955 recibió el premio Pulitzer por su novela Una fábula. Creo que una diferencia entre uno que escribe y un escritor es la publicación de la obra, desde que hay blogs, todos pueden publicar su obra y de alguna manera sentirse escritores, el paso al papel es el diploma.

La ignorancia es atrevida, uno puede levantarse una mañana y mientra se toma el café o los cereales con leche decidir ser escritor (como el Leprince de Bolaño).
Pero la vida es lo que te pasa mientras vos hacés otros planes.

PD: recuerden un cocodrilo o un león bebé pueden ser hermosas mascotas, pero crecerán.
La Romu
19/09/2005 a las 18:56
Y yo insisto, Xtian: mucho gre gre para decir gregorio.

Yo escribo en block por que es más fácil y más barato que escribir a máquina y menos fastidioso que imprimir.

Tenés la ventaja, además. que sabés al instante qué opinan los que pasan y leen tus textos.

Y eso es todo. Tampoco hay mucho más.

Lo que pasa es que vos descubriste que sos un escritor, no solamente uno que escribe, que de esos hay a patadas.

Por eso estás déle que déle con por qué esto y por qué lo otro.

¡Relajate, nene!

Un beso grande.
gabriel
19/09/2005 a las 18:40
dice Hernan: ¿Por qué los fines de semana hay menos comentarios, pero mejores? (Ésta es otra regla invisible de los blogs)


quizás los fines de semana la gente escribe desde se casa, con mas tiempo y ganas.
Los días de semana escribe en tiempo robado al trabajo, por tedio, por webear...
 olo mosquera
19/09/2005 a las 18:39
Todo este experimento, Xtian, tuvo como único objetivo que te sirva como disparador para la ponencia de mañana.

A propósito: los fans y grupis de Xtian Rodríguez podrán verlo en persona, y pedirle autógrafos, mañana a las 18:30 en el Centro Cultural Ricardo Rojas (Corrientes 2038, Capital).

Allí nuestro amigo repetirá todo lo que acaba de decir en los tres comentarios de este artículo.

Vico: preciossso chiste.
 fer
19/09/2005 a las 18:38
Muy interesante el debate.
Sólo una pequeña acotación. Daniel Link tiene un blog debido a su apellido. Si se llamara Daniel Hoja Cuadriculada, entonces tendría un cuaderno...

Saludos.
Xtian
19/09/2005 a las 18:26
El Angel: Hm, no estoy de acuerdo del todo. Es cierto que las ganas son necesarias, pero no son el burro de arranque, las ganas son la caja de cambios, las correas; pero las ganas en sí no son la ignición. Al menos no lo son para mí.

(Seguramente me salió muy mal la metáfora del llerta..., debería quedarme en las metáforas reposteras que me salen mejor).

En fin, lo que quiero decir es que antes de las ganas, hay una picazón, y esa picazón se rasca (se intenta rascar) escribiendo. Al menos ese es mi caso. Ojo, no voy acá a aburrir con musas, con interpretaciones psi del acto de escribir ("Escribir es destrozar el cuerpo de la madre", "Escribir es morir un poco", "No por mucho escribir amanece más temprano", etc).

Hablemos de mí que es un tema fascinante: salvo algunos poemas hediondos, no escribí nada hasta el año 1998. En agosto de 1998, días después de mudarme a USA, empecé a escribir emails públicos compulsivamente. Emails de 5 páginas (que después pasarían a formar parte de mi blog).

Releerlos me retrotrae ese "cómo se sentía ser yo en ese momento". Y lo que veo es que las ganas estaban ahí, como el olor de un sahumerio, pero no eran la chispa ni el fuego ni la hornalla de lo que yo escribía. Escribía en un estado de semitrance o semiboludez, una duermevela, pero sin veinto en las velas.

Acá corro el riesgo de colgarme en más detalles, pero este no es mi blog, así que termino rápido (es decir, en tres párrafos más).

Cada uno escribirá por distintas razones, pero las mías no son algo tan gozoso como "las ganas". Ni algo tan utilitario como "para recordar qué hice" (porque catalogar porrazos en el piso de cera de la vida me parece más tarado que la numismática). Escribo porque las letras se pueden poner en fila, y la vida no. Porque las historias tienen principio, nudo y desenlace - aunque sea abierto - y la vida no. Porque en las historias hay héroes y villanos, y en la vida hay sólo gente que busca gente. Contarte tu propia historia es mirarla de nuevo y tejerla de nuevo, con una lana toda anudada y retorcida, pero que quizás ahora sí abrigue.

Y a veces - casi nunca -, en este billar a 1500 bandas, el que lee (siempre de ojito) encuentra algo. Lo que encuentra en realidad lo trajo él, pero eso no importa. Y si no encuentra nada al menos te acompañó siguiendo las miguitas de las letras hasta encontrar el cartelito de SALIDA.

En fin, y haciédola corta: no sé si todos escriben porque tienen ganas. Hay algo ahí atrás. Una picazón. Una alerta vibrante que no deja de temblar en los bolsillos.

PD: en realidad esto es una humorada dentro de una humorada dentro de una. Tengo que escribir una ponencia para leer mañana en el Rojas ("por qué y para qué escribo un weblog")y todavía no tengo idea qué escribir. En realidad, luego de este experimento y este post y estos comentarios, quizás sí. A veces este billar tiene 1501 bandas.
Marina
19/09/2005 a las 15:01
Gracias, así es mucho más agradable leer los comentarios. :)
 Teresiña
19/09/2005 a las 14:12
Hernan, tenes razón. Pero te pido que no lo nombres más a LInk, que es de los engominados con raya al medio de los uqe habla Xtian. En todo caso, si tenes que poner palabras con X ponelo, precisamente a Xtian, que se ha ganado un lugar de privilegio entre tus comentaristas, y una fan por acá
El Angel Gris
19/09/2005 a las 14:01
Cuando descubrí el mundo blog, me sucedió lo mismo que el primer día que fuí con dinero propio a la librería. La mayoría de los libros no me interesaban en nada, salté los de autoayuda, los de las muonjas cocineras, los de hágalo usted mismo, etc etc y me compré los que quice.

Lo mismo sucede con los blogs, (al ser públicos no creo sean cuadernos, sinó libros), salto los que no me gustan y me quedo en los que me generan algún placer, en este caso la prueba y error es mas rápida y mas barata que en los libros.

Hernán: En realidad el experimento me pareció bastante pelotudo, es como si Fontanarrosa escribiera un libro de autoayuda y luego contara que sintió.

Finalizando creo que no es un tema importante, vos escribís un blog por, los mismos motivos por los que yo juego al rugby en un grupo de veteranos, la respuesta es tan simple como decir; porque se me da la gana.

Y los que vienen a leer y los que van a ver los partidos tanmbién, lo hacen por lo mismo.

Como miembro de esa cofradía rara de la que me acusaron, te pido basta de sociología y mas literatura.

Besos, abrazos y apapachos (Ecoloco not dead)
 Interior
19/09/2005 a las 13:55
Que macana es lunes, mejor no comento nada.
mer
19/09/2005 a las 06:13
peor aun, bruche.
El Bruche
19/09/2005 a las 05:34
Che, Mer, ¿y los blogs que comentan sobre los blogs y hacen estudios de cómo ser bloggers y después son comentados por otros, criticando a los estudios sobre los blogs?

Uff.. me mareé.
mer
19/09/2005 a las 04:37
Te faltó en la lista de taras otro tema típicamente bloguer:

11. Reflexionar sobre el por qué de escribir un blog.

de toda la lista, creo que este punto es el que más me aburre: el "meta-blog".
 olo mosquera
19/09/2005 a las 03:18
Era una prueba para ver si podía refrescar los comentarios sin molestar, pero enseguida vi que molesta mucho. Ya lo quité.
Marina
18/09/2005 a las 23:42
¿Hernán podrías aumentar el tiempo de refresh en Orsai? Debe ser cosa de hoy, porque desde que te leo nunca noté la susodicha recarga cada 3 minutos.

Sinceramente la palabra "frustración" se queda corta cuando ves que el navegador te manda al primer comentario cuando ibas por el veintitantos, más aún cuando tienes varios posts de Xtrian por leer.

¿Y si el refresh fuera cada 10 minutos o cada 15? ¿O mejor si no hubiera recarga, así como antes?

(En pedir no hay pecado :D)
lucas
18/09/2005 a las 22:28
Te comeremos con tomate, infeliz.
Lech-uga
18/09/2005 a las 22:20
No me banées, puto fascista de mierda. Este blog apesta a mucho maricón suelto, y tú eres uno de ellos, jodido inútil. Vuélvete a jodido país a banear a quien tu puta estirpe de limpiasables, puto gilipollas.
Toro
18/09/2005 a las 19:24
Vector rima con hectór (?) a los sumo con lector.
 olo mosquera
18/09/2005 a las 17:57
Vector rima con Héctor, jurujujaja!
Xtian
18/09/2005 a las 17:52
Teta, hm, vos no sos tan ingenuo, o sí. Por supuesto que no me tomé a Hernán en serio del todo, pero Hernán pretendió que su conclusión tuviera "alguna" lógica y "esa" lógica fue la que refuté.

Ya dije que me había parecido simpático, pero irrelevante. Y en mi opinión el ejercicio hubiera sido más simpático si hubiera tenido "alguna" lógica consistente.

Y de última, mi interés nunca es refutar del todo, sino agarrar una línea que tira Hernán y armar un abanico de líneas y reflexionar e ir y venir por esas líneas que se bifurcan.

Sinceramente, me parece muy pavote cuando el único vector (¡mirá las palabras que uso!) de discusión es si Hernán la pegó o la pifió y argumentaciones del tipo: A dijo "No me gusta la situación actual" y B responde "Situación rima con cucharón" y C dice "Con el cucharón revuelvo la sopa, jaja". Y la cosa nunca sale de ahí.
Ada
18/09/2005 a las 16:43
Teta, ¿eso es zurdito? ¿Con qué brújula andás vos por la vida?

Perdón, pero después de lo que dijo Hernán #15, algo tenía que decir antes de que llegue el lunes y no sabía qué corno.
ElTeta
18/09/2005 a las 16:13
Lo de mamarracho va con onda.
ElTeta
18/09/2005 a las 16:09
Me encanta que se discutan las conclusiones del TP, como si se hubiese realizado con algún tipo de rigor científico.
El estudio va de lo particular a lo general, en contra de todo tipo de lógica.
Yo hice de blogger. Sentí tal y tal cosa. Ergo, los bloggers sienten tal y tal cosa.
Con el mismo criterio se puede decir que Juan y Pedro viven en una villa. Juan y Pedro son ladrones. Ergo, todos los villeros son chorros. (me salió medio zurdito el ejemplo)

Esto estuvo bueno como ejercicio literario, pero ¡dejen de joder!, no se pueden tragar así cualquier mamarracho disfrazado de estudio sociológico.
Faro justiciero
18/09/2005 a las 16:07
Empiezo a comprender la diferencia entre un comentario y una ponencia.
morri
18/09/2005 a las 15:17
Buenísimo el artículo y la definición de los bloguers que simplemente bloguean por hacer algo. Genial :)
El Bruche
18/09/2005 a las 14:52
O este domingo me levanté muy fiaca o todo el resto se levantó discursivo.
Apenas 29 post y tendría que colgarme dos horas leyendo con el pappadeo del monitor... Ni en pedo.
¿Hace falta tantos caracteres para una idea?
Estuvo bueno el juego, confirmó muchas cosas de los "bloggers" y se salteó la exposición de los mismos.
Ahora a esperar nuevamente los post nutritivos de Hernán =)
Accidente
18/09/2005 a las 11:52
Te doy parte de razón: el chismorreo, el 'me han citado' y la sensación de 'puedo participar sin hacer mucho esfuerzo' tiran mucho de la gente.

Pero, sinceramente, creo que tenías las conclusiones tan claras antes de empezar que has condicionado tu propio análisis y te has limitado a buscar en los datos aquello que ya esperabas.

El simple hecho de que tus lectores observen un cambio de estilo provoca una convulsión, un '¿Qué coño pasa aquí?', que les lleva a entrar más y tratar de averiguar lo ocurrido. Si un buen día la Cope comenzara a ensalzar a Zapatero tendría la mayor audiencia de su historia.

Me parece simpático el experimento, y creo que las conclusiones las deberías dejar para ti mismo. Exponerlas como un estudio sociológico de los usuario de blogs es un error.

Xx
Caribé
18/09/2005 a las 09:13
Vamos, que lo de público y privado ya lo habían dicho todos, comenzando por Xtian, debí haberlo imaginado antes de escribir.
:)))

Pero insisto en que no se comprende bien este fenómeno si se mira sólo estos blogs todos serios de estas páginas pretendidamente universales, como blogspot y afines, que da la impresión de que las puede leer todo el mundo.

Los blogs personales de blogspot, bitácoras, y afines suelen ser snobs. ¿Por qué? Creo que, precisamente por eso: Porque se sienten mirados por la distancia, por el horizonte, y por la posteridad.

Los blogs de frikies, como livejournal, corresponden mejor con esa realidad de lo privado hecho público.
Porque se trata de lo privado hecho semipúblico: público, pero para un público que es apenas un ghetto.
Que es la única manera en que lo privado puede realmente hacerse público sin convertirse ni en farsa, ni en agresión.

La gente de LJ sabe para quién escribe.
Lo hace para dos, o diez, o veinticinco gatos, tal vez, y nada más, y a los que conoce bien (aunque sea con ese mismo conocimiento virtual con que lo conocen a él). Y no pretende más.

Internet es el renacimiento de los ghettos.

Los blogs personales son absurdos cuando pretenden ser universales. Ahí es que se vuelven tan snobs y tan aburridos, como dice Xtian.
Caribé
18/09/2005 a las 08:54
Todo ese montón de guiones, es porque tu programa de comentarios no me dejaba publicar.
Decía que había palabras o siglas prohibidas.

Eso decía, sí.

Pero resulta que al final me dejó no más en cuanto le puse el email, que no estaba poniendo nada.

No es confusivo ni nada, ¿eh? ;PPP
Verónica
18/09/2005 a las 08:51
Odio los comentarios largos
Caribé
18/09/2005 a las 08:50
Bueno, Hernán, y sin que sea buscar gresca, hay una diferencia anterior y más básica que la que mencionas, que desvirtúa bastante toda esa primera parte del post
(la que está apoyada en la absurda comparación entre b-l-o-g-s y cu-a-d-e-r-n-o-s):
Los b-l-o-g-s son públicos, los c-u-a-d-e-r-n-o-s son privados.

Y quizás eso sea lo que más contribuye al absurdo del fenómeno,
que muchas veces es algo público que se finge privado.
Y otras tantas, algo privado que se finge muy público (como un offset de cien tiradas para repartir entre amigos o entre copartidistas).

De partida, Hernán, que ya sabemos como te gusta enredar con los términos para suscitar controversia, el b-l-o-g no es una herramienta de escritura, como un cuaderno, sino de publicación, como ésas máquinas universitarias que funcionaban sobre stenciles, y cuyo nombre ahora no recuerdo.

Pero además, tampoco estoy de acuerdo con tu visión de que sólo tienen algo que decir-publicar, y la necesidad antes que la adquisición de la herramienta, esos que tienen nombres de función, que tú listas.

También hay situaciones donde los simples "blogueros" tienen necesidad de publicar.

Porque la necesidad no puede definirse desde afuera, sino sólo desde adentro.

Nadie puede juzgar, Hernán, la necesidad de su vecino.

En algunos casos formar parte del "vecindario", sólo eso, puede ser una necesidad.

Y cuando digo esto, aunque digo vecindario, no estoy pensando ni en b-l-o-g-g-e-r, ni en b-i-t-a-c-o-r-a-s, ni en las demás semejantes a éstas.

Estoy pensando en otra donde los blogueros no se llaman a sí mismos de ese modo, y sin embargo, justo escriben sin tener por qué hacerlo, aparentemente.
Sólo escriben para dar señal de vida a sus amigos, y manifestarse dentro de las comunidades de las cuales se sienten partes.

Eso sí, no esperan aparecer en ningún top nada de ninguna de esas páginas comparadoras y clasificadoras, y ni siquiera esperan ser leídos fuera de sus comunidades de amigos, para las cuales escriben que están bien, o mal, o que sus padres merecen ser encerrados en la misma celda acolchada con Aznar, o que por fin se compraron el último CD de
... quién se te ocurra.

Me refiero a l-i-v-e-j-o-u-r-n-a-l, y a las comunidades de frikies, en general, en las que el sentido de pertenencia es la principal necesidad.



(mmm... creo que esto va para mi b-l-o-g... si supero la flojera de editarlo y tal, je)
Bob Row
18/09/2005 a las 08:22
Mauricio añora en los blogs hispanoparlantes una mayor participación comunitaria (algo así como el Daily Kos para la izquierda Demócrata en USA, me atrevo a imaginar).
Xtian, por el contrario, reclama voces individuales que se atrevan a jugarse por lo que son, sin buscar el confort de la condescendencia previsible.

Sin embargo, me consta que Xtian visita algunos blogs por pura amistad y que en el suyo se jugó en una larga polémica con el representante de un sector clerical. Y que -si bien lo hizo exponiéndose desde su estricta individualidad- también lo hizo en la conciencia de que la acción invasiva de ese sector lo configuraba a él (a Xtian) como parte de otro sector en pugna por la salvaguarda de sus derechos y libertades. En cierta forma, una comunidad. Evidentemente, en ese momento la causa lo ameritaba.

Ahora, una cantidad de bloggers chilenos iniciaron una campaña de recolección de firmas contra el plan "Mi primera PC" semejante al argentino, con iguales negociados entre el Estado, los monopolios del hard y el soft y las cadenas de comercialización. Creo que la meta eran 25 mil firmas. No sé si lo lograron, pero se movieron.
Me parece muy significativo que a los bloggers argentinos no se les haya ocurrido una iniciativa así.
Andrómedo
18/09/2005 a las 08:16
Una reflexión acerca del por qué del "fenómeno blog": El formato de la bitácora supera en muchos aspectos (prácticos) al de la página web tradicional. Me imagino que muchos usuarios de internet (como yo) estaban aburridos de tener que "navegar" dentro de una página para encontrar la información que les interesaba, aburridos de las páginas llenas de simbolitos triangulares amarillos con monigotes con palas que les advertían eternamente que era algo "en construcción", aburridos de tener que buscar en algún lugar poco visible de la página el "última actualización: noviembre 2003" antes de saber si era fiable el gigantesco "Prómimo jueves: seminario" adornado con una estrella parpadeante con un "NEW!" dentro... Todo esto se sumaba a que tener una página web requería cierto conocimiento del html, etc. Para mí, el "fenómeno blog" es simplemente el resultado de la excitación de todos esos usuarios con necesidades compulsivas de comunicarse por comunicarse, ávidos de dinamismo e interactividad, que sabían que en internet podrían encontrar satisfacción a sus deseos pero que se vieron frustrados por tantos años. En mi opinión, después de este "boom" orgásmico de los blogs, las cosas se van a ir relajando y poniéndose en su lugar y se dejará de ver la herramienta como lo esencial.
sosa
18/09/2005 a las 07:52
Iba a decir que lo importante de los blogs es lo que trasciende a los blogs: la convivencia, las redes sociales las micro y macrocomunidades, la libertad de expresarte, publicarlo y ponerte de pechito para que otros ejerzan su libertad de expresión en los comentarios. Iba a hablar de la tecnología: de la facilidad de publicación, de los enlaces, de las imágenes, de los trackbacks, de las formas de contacto y del spam...

Iba a escribir de eso pero nel, me da mucha hueva y no iban a entender nada de cualquier forma.

Saludos.
18/09/2005 a las 04:30
Xtian, creo que tienes bastante razón. Ciertamente he hecho una generalización que es aplicable a algunas bitácoras pero no a otras. Sigo, sin embargo, pensando que hay mucha energía desperdiciada en aquellas bitácoras, foros, chats donde se ha formado una comunidad. Ciertamente que el tema de las comunidades en la Red podría estar sobrevalorado y yo diría que incluso de moda. Pero eso no quita que sea un tema importante.

Creo que si 200 personas, por decir una cifra, invierten tiempo y pensamiento en escribir regularmente un comentario en Orsai o en PDAExpertos o en TheThornTree, dicho grupo podría tener a mediano plazo la fuerza necesaria como para emprender conjuntamente algún proyecto en el mundo real o en el virtual. Algo así como El Lomo, pero con metas más claras, mayor entusiasmo y decisiones compartidas.

Las bitácoras se han transformado en una especie de vitrina donde se expone el pensamiento de una sola persona y esto puede ser importante como forma de expresar lo que cada uno es. Creo, sin embargo, que en el mundo de habla hispana nos hacen falta más proyectos comunitarios que aprovechen el enorme potencial que tiene Internet para compartir ideas desde cualquier parte del globo.
Alejo
18/09/2005 a las 02:55
Buenas, buenas, no estaba muerto, andaba de parranda...

Yo no sé muy bien por qué te leo, ni por qué escribo, sólo sé que ahora que pegué un mejor laburo, puedo darme el lujo de tener internet en casa, y no pu... maldecir a los de informática de mi laburo que me bloquearon la salida a internet para que me dedique a lo que se supone que debo hacer, regalarles mi plusvalía.

Yo no leo muchos blogs, casi te diría que de un tiempo a esta parte, éste es el único que visito y que dejo mi comentario porque tengo la libertad de hacerlo.

Comentario al margen, ya que variaron el nombre del enamorado de la adolescente,¿no podrían hacer que el ejemplo diga, "alejo te amo"?.

Gracias.
Xtian
18/09/2005 a las 02:20
Mauricio: no estoy de acuerdo. Muchas de las bitácoras que más me gustan no tienen una comunidad activa de comentaristas. Hernán tiene la inteligencia para manejar bien esas dos aguas (los lectores, las letras), la mayoría no.

Hay otros blogs que no tienen interés en generar una comunidad alrededor. El mío es uno. Hay otros y no me parece que sean menos "fuertes", por eso.

Yo creo que la idea de "comunidad" está sobrevalorada. Pareciera que cuanto más comunitarios somos, más felices. Yo lo que extraño son individualidades y puntos de vista, palmaditas en el hombro y masajes descontracturantes los encontrás en cada esquina.
18/09/2005 a las 01:47
Las bitácoras se diferencian sustancialmente de los cuadernos por el hecho de ser públicas y permitir comentarios. La gente lee lo que le parece o le dicen que tiene cierta calidad, popularidad o prestigio, sea que se escriba sobre astronomía, política, vida cotidiana o divagaciones sin sentido.

La comunidad que se forma alrededor de una bitácora es una de sus mayores fortalezas. Dicha comunidad se mantiene enganchada no sólo por la calidad del sitio sino también por la interacción que se genera. La gente se puede aburrir de una bitácora, aunque la calidad se mantenga o se incremente, entre otras razones por la ausencia de proyectos que canalicen toda la energía grupal hacia algún propósito claro, y sobre este último tema no he visto ningún análisis en ninguna parte de la blogosfera de habla hispana.
walter
18/09/2005 a las 01:26
Lo que nunca voy a poder entender, es esa necesidad de justificar un comportamiento masivo.
Algo que me llama la atención, es la clasificación, esa eterna necesidad. Pregunto, ¿la curiosidad no es una razón puntual para abrir un blog?

Yo abrí un blog por curiosidad (me parecía raro que alguien te de un espacio web gratis, prediseñado y con una herramienta para actualizar el main fácilmente) luego, empecé a postear fragmentos de libros que tenía y que no los encontrabas en internet, mientras me familiarizaba con la herramienta, o información, y finalmente me permití romper con la verguenza y empecé a publicar cosas que tenía escritas.

Luego caí seducido por el diseño web y ya hacer blogs es más una cuestión de práctica que otra cosa. Lo que no me queda claro es la necesidad del cuestionamiento, y de tratar peyorativamente a quien aún está dando forma a una idea.
Por último digo que estoy de acuerdo con Xtian en cuanto a la analogía y que no me gustó el trabajo práctico, a lo lejos parece aún más al pedo y aburrido que los propios blogs a los que tilda de aburridos. La rigidez no es buena consejera. Me gustan tus historias Hernán, dame de eso.
Un abrazo, ah! y es Blogger no Bloguer.
Zaratustra
18/09/2005 a las 00:38
¿Y donde está todo eso que escribiste? Yo no percibí diferencia alguna en tu linea ¿argumental?
 olo mosquera
17/09/2005 a las 23:43
¿Por qué los fines de semana hay menos comentarios, pero mejores? (Ésta es otra regla invisible de los blogs).
animal
17/09/2005 a las 23:43
No pues (JJ y otros), tan definidores de quienes blogueamos... La mayoría de los que entramos acá diriamos trivialidades o vainas jartas sobre el uso de blogs... algunos vainas obvias e inteligentes (que se le pasaron al gordito), como XTian. E indiferente a tanta carajada, las niñas seguirán felices enamoradas de Marianito y escribiéndolo no en su cuaderno que no leen sino ellas, sino en su blog o en Hi5 o en cualquier lugar exhibicionista del ciberespacio...
(¿Y Hernán, tanto experimento para decirnos que no sos como los demás? Yaaaaa lo sabíamos! Ahora a lo tuyo: seguí alimentando nuestro tedio de existir...)
lucas
17/09/2005 a las 23:38
Pero seguro que sí a alguien tan lindo como él.
17/09/2005 a las 23:34
Ya debiera de entenderse de una vez por todas que en la liga amateur no vas a encontrar a Ronaldinho jugando.
17/09/2005 a las 23:30
Tanto pedo para cagar aguado.

La gente en los blogs sólo está jugando a ser escritor, a ser fotógrafo o a ser periodista. O simplemente se aburrió de los foros.
Anika
17/09/2005 a las 23:21
Yo hoy quiero decir que estoy de acuerdo con Xtian. No en todo, porque es imposible estar de acuerdo con cada una de las 2.000 palabras o más que escribió en ese comentario, pero en la mayoría sí.

Yo también me aburro con los blog sin motivo (como el mio), cuando son de alguien que no conozco. Pero más me aburro con esos blogs que define Xtian como de gente "rebanana".

Son lo peor.
Blackant
17/09/2005 a las 23:09
Pense lo mismo que Xtian sobre lo público y lo privado. Aunque habría que inventar una categoría intermedia para esta cuestión de los weblogs que implica un esfuerzo adicional para que la cosa tome estado público.
Note el leve tono de crítica para aquellos que tienen un blog y son de la categoría 2. Como que se desprestigia esta "herramienta" llamada blog que esta destinada para poetas, artistas gráficos, etc. No es justo.
La Romu
17/09/2005 a las 22:34
Ay, nene, lo público y lo privado...

Los chicos en la edad de mi hijo andan dele que dele con los telefonitos por la calle, y por más que cuando suenen tengan la música de los Simpson, y sean brillosos como moscas verdes, no dejan de ser teléfonos.

Ahora, ¿Por qué a alguien se le ocurre hablar por teléfono y a los gritos por la calle? Yo supongo que porque tiene hecha mierda la cabeza.

Que es un poco lo que pasa por acá también ¿no? Una escribe para cualquiera que pase por la puerta, pero pensás que en el fondo no te lee nadie, y seguís perpetrando tranquila.

Un beso grande.
lucas
17/09/2005 a las 22:28
Me gustó más cuando eligieron a Mariano para los ejemplos.
Xtian
17/09/2005 a las 22:22
A pedido de Romu, mis conclusiones. Es largo, pido perdón, pero la mesura no es una de mis virtudes...

***

No estoy tan convencido de que la analogía cuaderno - weblog funcione del todo. Si hubiera 3 millones de adolescentes en Baires que escribieran "Lucas te amo, sos un bombón" en las paredes con aerosol, se podría hablar de un boom (¿de estupidez?). El tema acá no es que la gente escriba en cuadernitos, sino que los cuadernitos sean públicos.

Otra analogía: la gente coge, pero se hablaría de fenómeno si 15000 porteños pusieran la cama en la vereda y cogieran bajo el tenue alumbrado público. Que hayas obviado ese aspecto del tema (el pasaje del living a la vereda) hace que el resto de tus conclusiones sean simpáticas pero anodinas. Y ojo, no digo que haya que debatir algo a la fuerza (a mí el tema me parece aburrido), solo digo que tu argumento no es sólido si no examina la barrera entre lo público y lo privado. Uh, ahí se me chispoteó el tonito académico.

Esperá que voy a buscar un Serenito y vuelvo. Sigo. Me colgué un poco con el comentario de Adela y sus repercusiones y aledaños, y me gustaría aportar mis puntos de vista o de ceguera. Esperá que hace frío y me pongo una camperita.

Sigo. Adela, pedirle a alguien que escriba una perpetua obra maestra es un disparate. Y como yo lo quiero a Hernán no se lo pediría. No tengo esas expectativas con nadie, la verdad. Por lo pronto, no leí más que 3 o 4 posts de la Mujer Gorda, 1/2 de Dámaso, 1/4 de Letizia Ortiz y todo Orsai. Así que eso te puede dar una idea del Hernán que me gusta: el que se arriesga a la cursilería. Esos posts en los que llora por Racing, por ejemplo. Y será porque si tengo que elegir entre ver La sonrisa de mamá o El séptimo sello de Bergman, elijo a Libertad Lamarque. Siempre.

Y ahí está el mérito de Hernán y la razón de su popularidad. Está al borde del precipicio grasa, metido hasta los tobillos en un pantano de brillantina. Sus historias están siempre dibujadas con fibra, rellenas con bolilleo, el pasto es yerba y las nubes parquetrí.

Eso fue un elogio, y te explico por qué. La nueva camada de escritores llegados a internet en los útimos meses está cromado. Estos escritores son "inteligentes" y escriben "inteligente". La inteligencia está buena, pero así solita es un gran karma. Y una maldición para muchos, porque escribir requiere inocencia, ingenuidad. Y estos escritores huyen de cualquier cosa que pueda hacerlos aparecer ingenuos o estúpidos. Son revivos, rebananas. Y el rebanana aburre, a nadie le interesa el repistola peinado con raya al medio. Los escritores bananas abrazan la ironía, hablan difícil y ningún viento les desordena el rodete. Y como hablar de uno mismo es lo menos se dedican a debatir (entre ellos) acerca de la fruta abrillantada cultural más cool. Hay que ser pop, pero no melódico. Pop electrónico. Nada de Valeria Lynch, arriba Moby.

A mí me aburren soberanamente. Me parece bien que escriban bien, pero yo soy un lector carnívoro, necesito que el texto sea un sanguche que traiga carne, la carne del escritor y que sea orgánica. Lo que veo y lo que leo son milanesas de soja cocinadas al vapor.

En cuanto a weblogs ingeniosos (ocurrentes), sólo los soporto cuando contienen posts minúsculos (Korochi, el mejor blog en castellano del momento) o cuando contienen posts pegados con engrudo por los que se cuela un vientito carnal (Orsai). La seducción de ciertos textos de Hernán es también esa puesta en escena de una aparición - desaparición (¿viste?, leí a Barthes, lo tengo al lado del inodoro). Aparición - desaparición de esa carnaza común de la que hablaba más arriba. Dura un segundo, si no lo viste, perdiste, porque el pudor (que siempre es buen juez y que en Hernán aparece como humor verde o negro, o como simple patadita en las canillas) vuelve a esconder lo expuesto inmediatamente. El resto de los blogs me aburren. Y mucho. Mi aburrimiento con las bitácoras es XL.

Más allá de las declaraciones obvias ("si no te gusta andá a otro lado", "todos tienen derecho a escribir los que le plazca", etcétera), lo cierto es que mis esperanzas como lector y como hedonista es que siga habiendo carne, que los blogs sean telescópicos y apunten hacia la cuadrícula de ventanas del edificio de enfrente. Y que me abran las puertas y las ventanas de la percepción. Y que cuando se abran esas puertas y esas ventanas el olor que se huela sea el de la transpiración de un cuerpo caliente.
Xtian
17/09/2005 a las 22:20
Yo no me preocuparía por segundas lecturas, todo lo que hay no admite ni la primera. Es más, no admite ni media lectura.
Trampa
17/09/2005 a las 22:09
Herán, yo tengo una idea para la próxima vez que quieras hacer un experimento: ponete a escribir ejercicios obvios de humorismo o nostalgia para treintañeros que tengan un trabajo aburrido con conexión banda ancha. Textos que no admitan (ni inviten, obvio,) segundas lecturas. Si lográs un nivel lo suficientemente vacuo a lo mejor hasta te conseguís un currito en la tele.

Me encanta tu blog, un abrazo.
La Romu
17/09/2005 a las 21:55
Ay, corazón. Semejante esfuerzo para terminar subido al banquito.

Ya hablamos de esto alguna vez, cuando escribías Orbitácora. Si las páginas en internet son cuadernos, los blocks son cuadernos con renglones: se escribe más fácil.

El resto es purparlé, y ganas de hacer ruido, que nunca te faltan. Titina ¡te ganste el cielo!

Un beso grande.
Ginger
17/09/2005 a las 21:50
Ahora, sería interesante saber cuales fueron las conclusiones de los comentaristas, porque sinó el análisis estaría incompleto.
Mariano
17/09/2005 a las 21:21
Excelente. Ahora, ¿Dónde está la adolescente que me ama? Mal no me vendría eh.