Orsai blog post

Autoayuda
miércoles 16 de julio, 2014

Orsai post

Autoayuda
miércoles 16 de julio, 2014

Nueve libros que me hicieron olvidar el Mundial

   

Dos meses antes de la Copa del Mundo, cuando vivir y respirar era mucho más fácil que ahora, cuando no se te aparecía en sueños Gonzalo Higuaín habilitado frente a un arco vacío, me comprometí a entregar un trabajo el quince de julio. Ni siquiera era un trabajo pago, sino el pedido de un amigo: «Hola Hernán, elegí los nueve libros que te hayan cambiado la vida y explicá por qué en cien palabras».

Para darme ánimos, el amigo me decía que ya lo habían hecho, para la misma causa noble, Manu Ginobili, Adrián Paenza y Vivi Tellas, entre otros.

Cuando respondí ese mail y dije que sí, que cómo no, que encantado, la fecha límite del quince de julio era un día cualquiera del verano español, una luz tenue en el final del calendario. No estaba en mis planes, ni en los de nadie, que resultara ser la segunda jornada de galponeo y tristeza en mi garage.

Ayer, lunes catorce, mientras lloraba a lo oscuro, me sonó la alarma que programé hace mucho, y que decía textualmente: «Acordate del pedido de Garbulsky».

—¡La concha de Garbulsky! —grité.

Mi mujer, que me estaba dando Seven Up con una cuchara sopera, dijo en susurros:

—Shhh, tranquilo, tranquilo… ¿Garbulsky es el que os ha metido el gol en el descuento?

—No —le dije—. Gerry Garbulsky, el que organiza las charlas TED en Argentina. Le tengo que entregar un trabajo de mil palabras mañana a primera hora.

—¿Y podrás escribir, en ese estado?

—Lo tengo que hacer —le dije—. Se lo prometí.

—¡Pero si no puedes mantenerte en pie!

—Ayudar a un amigo judío es una manera de vencer a los alemanes —le respondí pegando un salto, y por primera vez en cuarenta horas emergí de las tinieblas del garage, me pegué una ducha e intenté dejar de lado la angustia.

Abrí la máquina sin navegar periódicos ni Twitter. No quería ver ni una foto, ni un comentario sobre fútbol. Quise concentrarme únicamente en libros y autores, pero algo me patinaba en la cabeza.

Si pensaba en Camus, recordaba que fue arquero en Argelia; si recordaba a Borges o a Bolaño, me aparecían los dos centrales de Costa Rica. Cortázar era un belga alto que saltaba a cabecear. El teatro alemán duraba dos actos y una prórroga. El Julio César de Shakespeare iba vestido de gris y prefería un error propio a perder 7 a 1. Neruda perdía contra Amado por penales y a Benedetti lo echaban por morder a Darío Fo.

Casi enloquezco y vuelvo corriendo al garage. Pero hice un último intento y busqué de verdad, adentro de mi corazón. Le ordené a mi cabeza que silenciara por un rato la bronca. Y de repente pude irme bien lejos, a la infancia y a la adolescencia, a la época en que leer era lo único que me hacía feliz.

Los nueve libros que elegí son todas lecturas anteriores a mis veinticinco años. No creo que después de esa edad un libro te cambie la vida. Te puede cambiar la forma de pensar o de creer, pero no la vida. La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra.

Gracias a estos nueve recuerdos, pude volver durante algunas horas a una vida en donde el fútbol no importa:

9 libros en 100 palabras


Aventuras de Tom Sawyer
Mark Twain
Cuando leés muchos libros en la infancia, no te acordás del primero. Pero sí te acordás del que te dejó una marca palpable inicial, la sensación de haber estado ahí verdaderamente. Ahora, que soy casi viejo, no recuerdo en absoluto por qué cayó este libro en mis manos a los diez años, ni dónde lo leí, ni en cuántas tardes. Pero sí recuerdo que fumé en pipa con Huck y que vi el cadáver del Indio Joe. Y puedo jurar que crucé el Mississippi con Tom y el negro Jim en una balsa que olía a madera y a carbón.

El mundo perdido
Arthur Conan Doyle
Descubrí este libro por pura desesperación: ya había leído todo Sherlock Holmes y no me quedaba nada. Entonces agarré «El mundo perdido» del mismo autor, pero en la tapa había el dibujo de un dinosaurio. Nunca me importaron un carajo los dinosaurios, por eso lo empecé sin ganas. El descubrimiento fue tremendo: supe que no te enamoran los personajes, sino los autores. Porque si bien el profesor Challenger no era Sherlock, ni Ned Malone era Watson, ni el Amazonas era el barrio de Whitechapel, en mi cabeza resonaba una frase de alivio: «Sir Arthur sigue acá, conmigo, un rato más».

Vida de Galileo Galilei
Bertolt Brecht
Fue la primera vez que leí teatro. Estaba seguro de que no lo disfrutaría, aunque la profesora de primer año que me lo prestó nunca había fallado. ¿Pero leer teatro? Lo abrí sin expectativas. En el tercer acto Galileo, preso por haber descubierto que Dios no existe, es visitado por el Papa, que le dice algo así: «La verdad no es importante, Galilei, lo único importante es que la gente trabaje sin rebelarse y muera pensando que después hay algo mejor». No me olvido más. Es maravilloso tener trece años y que alguien te diga que mentir sirve para algo.

Cuentos completos
Edgar Allan Poe
Una noche de mis catorce años, en la habitación de arriba, leí «El Gato Negro» o «El corazón delator», o alguno de esos cuentos tétricos, sin saber muy bien qué leía. Fue una revelación, porque el miedo real, el liso y llano, el que nada tenía que ver con las cosas de este mundo, me empezó a invadir por primera vez. Y nada me hizo conciliar el sueño por la noche, durante muchas noches. Fue maravilloso entender que un cuento (una palabra después de otra, solo tinta sobre papel) podía provocar terror y, a la vez, ganas de seguir sintiéndolo.

Cien años de soledad
Gabriel García Márquez
Hay un momento, a los quince o dieciséis años, en que te creés capaz de leer algunas cosas simples, pero sospechás que no vas a entender las importantes. García Márquez había ganado el Nobel en esa época, y los adultos hablaban de su gran novela. La agarré un día pensando que sería incomprensible, y a las cuatro horas ya estaba dibujando el árbol genealógico de los Buendía en mi carpeta de matemáticas. Sonreí mucho, extasiado, sin poder creer que la «gran literatura» no era complicada ni tenía palabras raras. Que podía ser simple y directa. Que me podía hacer llorar.

Bestiario
Julio Cortázar
No fue el primer libro de Cortázar que leí, fue el primero que entendí. Antes había comprado «El Examen» que me resultó incomprensible. Después compré este librito de tapas amarillas y no paré. De los dieciséis a los diecisiete devoré Cortázar sin parar. Cuentos, ensayos y novelas. Lo que entendía y lo que no. Fue la primera vez que un escritor no me interesaba como narrador sino como compinche. «La realidad no tiene por qué ser solemne», me gritaba. En mi cabeza «Bestiario» no es un libro: es la memoria del día en que conocí a un amigo del alma.

Obra poética
Jorge Luis Borges
El libro era enorme y estaba retractilado: es decir, nadie lo había abierto nunca. Alguien lo había donado a la Biblioteca de la Escuela Normal de Mercedes. Yo estaba en cuarto año y me lo robé de bronca. ¿Cómo nadie lo había desenfundado? Lo leímos con Chiri sin parar, maravillados por la perfección de las rimas sin ripios, durante años. Ahora está en mi casa de Barcelona, ajado, con las tapas destrozadas por haber soportado el vapor de mil duchas. Cada vez que lo abro, mientras cago, pienso que si lo hubiera dejado en el colegio seguiría envuelto en plástico.

La colmena
Camilo José Cela
También podría haber puesto «La familia de Pascual Duarte», o «Pabellón de reposo», o «Mazurca para dos muertos». Es igual. Camilo Cela escribió durante toda su vida una larguísima novela con diferentes títulos y personajes, pero siempre homenajeando a sus paisanos gallegos semi analfabetos y sus madrileños de clase media. Fue loco entrar a su literatura a los veintipico, porque con él descubrí España mucho antes de que el destino me trajera acá. Camilo me ayudó a entender que escribir solamente sirve para rememorar el lugar en que naciste y para acariciar a la gente que ya no tenés cerca.

A sangre fría
Truman Capote
Capote también llegó justo: yo sospechaba que jamás sería un escritor, porque no me salía inventar. En cambio cuando redactaba para la pequeña revista de pueblo que habíamos fundado, ahí sí me salía bastante bien. Pero yo no quería ser periodista. Entonces cayó, como del cielo, esta crónica que en realidad es una novela, o al revés: no podés saber si es literatura o periodismo; se mezcla todo. Fue como si Capote me dijera, desde la entrelínea: «El formato no es tu novia, es el papá de tu novia, es tu suegro; vos te tenés que casar con la trama».

No los listé por importancia, sino por cronología, y traté de que cada reseña tuviera exactamente cien palabras. Gracias a esa abstracción logré algo que creía imposible: escribir mil palabras de un tirón dos días después de la desgracia del trece de julio.

Y no solo eso: hacerlo me levantó el ánimo y me hizo sonreír un par de veces mientras escribía, aunque haya tenido que incluir —casi a regañadientes— a un dramaturgo alemán.

Cuelgo esto en el blog no porque tenga algún valor literario, sino como una manera de cerrar dignamente las once crónicas mundialistas de los últimos cuarenta días. Es mi manera de recordar que si algo nos salva, siempre, de todas las decepciones, es compartir historias.

Hernán Casciari
miércoles 16 de julio, 2014


Nueve libros que me hicieron olvidar el Mundial

por Hernán Casciari

Dos meses antes de la Copa del Mundo, cuando vivir y respirar era mucho más fácil que ahora, cuando no se te aparecía en sueños Gonzalo Higuaín habilitado frente a un arco vacío, me comprometí a entregar un trabajo el quince de julio. Ni siquiera era un trabajo pago, sino el pedido de un amigo: «Hola Hernán, elegí los nueve libros que te hayan cambiado la vida y explicá por qué en cien palabras».

Para darme ánimos, el amigo me decía que ya lo habían hecho, para la misma causa noble, Manu Ginobili, Adrián Paenza y Vivi Tellas, entre otros.

Cuando respondí ese mail y dije que sí, que cómo no, que encantado, la fecha límite del quince de julio era un día cualquiera del verano español, una luz tenue en el final del calendario. No estaba en mis planes, ni en los de nadie, que resultara ser la segunda jornada de galponeo y tristeza en mi garage.

Ayer, lunes catorce, mientras lloraba a lo oscuro, me sonó la alarma que programé hace mucho, y que decía textualmente: «Acordate del pedido de Garbulsky».

—¡La concha de Garbulsky! —grité.

Mi mujer, que me estaba dando Seven Up con una cuchara sopera, dijo en susurros:

—Shhh, tranquilo, tranquilo… ¿Garbulsky es el que os ha metido el gol en el descuento?

—No —le dije—. Gerry Garbulsky, el que organiza las charlas TED en Argentina. Le tengo que entregar un trabajo de mil palabras mañana a primera hora.

—¿Y podrás escribir, en ese estado?

—Lo tengo que hacer —le dije—. Se lo prometí.

—¡Pero si no puedes mantenerte en pie!

—Ayudar a un amigo judío es una manera de vencer a los alemanes —le respondí pegando un salto, y por primera vez en cuarenta horas emergí de las tinieblas del garage, me pegué una ducha e intenté dejar de lado la angustia.

Abrí la máquina sin navegar periódicos ni Twitter. No quería ver ni una foto, ni un comentario sobre fútbol. Quise concentrarme únicamente en libros y autores, pero algo me patinaba en la cabeza.

Si pensaba en Camus, recordaba que fue arquero en Argelia; si recordaba a Borges o a Bolaño, me aparecían los dos centrales de Costa Rica. Cortázar era un belga alto que saltaba a cabecear. El teatro alemán duraba dos actos y una prórroga. El Julio César de Shakespeare iba vestido de gris y prefería un error propio a perder 7 a 1. Neruda perdía contra Amado por penales y a Benedetti lo echaban por morder a Darío Fo.

Casi enloquezco y vuelvo corriendo al garage. Pero hice un último intento y busqué de verdad, adentro de mi corazón. Le ordené a mi cabeza que silenciara por un rato la bronca. Y de repente pude irme bien lejos, a la infancia y a la adolescencia, a la época en que leer era lo único que me hacía feliz.

Los nueve libros que elegí son todas lecturas anteriores a mis veinticinco años. No creo que después de esa edad un libro te cambie la vida. Te puede cambiar la forma de pensar o de creer, pero no la vida. La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra.

Gracias a estos nueve recuerdos, pude volver durante algunas horas a una vida en donde el fútbol no importa:

9 libros en 100 palabras


Aventuras de Tom Sawyer
Mark Twain
Cuando leés muchos libros en la infancia, no te acordás del primero. Pero sí te acordás del que te dejó una marca palpable inicial, la sensación de haber estado ahí verdaderamente. Ahora, que soy casi viejo, no recuerdo en absoluto por qué cayó este libro en mis manos a los diez años, ni dónde lo leí, ni en cuántas tardes. Pero sí recuerdo que fumé en pipa con Huck y que vi el cadáver del Indio Joe. Y puedo jurar que crucé el Mississippi con Tom y el negro Jim en una balsa que olía a madera y a carbón.

El mundo perdido
Arthur Conan Doyle
Descubrí este libro por pura desesperación: ya había leído todo Sherlock Holmes y no me quedaba nada. Entonces agarré «El mundo perdido» del mismo autor, pero en la tapa había el dibujo de un dinosaurio. Nunca me importaron un carajo los dinosaurios, por eso lo empecé sin ganas. El descubrimiento fue tremendo: supe que no te enamoran los personajes, sino los autores. Porque si bien el profesor Challenger no era Sherlock, ni Ned Malone era Watson, ni el Amazonas era el barrio de Whitechapel, en mi cabeza resonaba una frase de alivio: «Sir Arthur sigue acá, conmigo, un rato más».

Vida de Galileo Galilei
Bertolt Brecht
Fue la primera vez que leí teatro. Estaba seguro de que no lo disfrutaría, aunque la profesora de primer año que me lo prestó nunca había fallado. ¿Pero leer teatro? Lo abrí sin expectativas. En el tercer acto Galileo, preso por haber descubierto que Dios no existe, es visitado por el Papa, que le dice algo así: «La verdad no es importante, Galilei, lo único importante es que la gente trabaje sin rebelarse y muera pensando que después hay algo mejor». No me olvido más. Es maravilloso tener trece años y que alguien te diga que mentir sirve para algo.

Cuentos completos
Edgar Allan Poe
Una noche de mis catorce años, en la habitación de arriba, leí «El Gato Negro» o «El corazón delator», o alguno de esos cuentos tétricos, sin saber muy bien qué leía. Fue una revelación, porque el miedo real, el liso y llano, el que nada tenía que ver con las cosas de este mundo, me empezó a invadir por primera vez. Y nada me hizo conciliar el sueño por la noche, durante muchas noches. Fue maravilloso entender que un cuento (una palabra después de otra, solo tinta sobre papel) podía provocar terror y, a la vez, ganas de seguir sintiéndolo.

Cien años de soledad
Gabriel García Márquez
Hay un momento, a los quince o dieciséis años, en que te creés capaz de leer algunas cosas simples, pero sospechás que no vas a entender las importantes. García Márquez había ganado el Nobel en esa época, y los adultos hablaban de su gran novela. La agarré un día pensando que sería incomprensible, y a las cuatro horas ya estaba dibujando el árbol genealógico de los Buendía en mi carpeta de matemáticas. Sonreí mucho, extasiado, sin poder creer que la «gran literatura» no era complicada ni tenía palabras raras. Que podía ser simple y directa. Que me podía hacer llorar.

Bestiario
Julio Cortázar
No fue el primer libro de Cortázar que leí, fue el primero que entendí. Antes había comprado «El Examen» que me resultó incomprensible. Después compré este librito de tapas amarillas y no paré. De los dieciséis a los diecisiete devoré Cortázar sin parar. Cuentos, ensayos y novelas. Lo que entendía y lo que no. Fue la primera vez que un escritor no me interesaba como narrador sino como compinche. «La realidad no tiene por qué ser solemne», me gritaba. En mi cabeza «Bestiario» no es un libro: es la memoria del día en que conocí a un amigo del alma.

Obra poética
Jorge Luis Borges
El libro era enorme y estaba retractilado: es decir, nadie lo había abierto nunca. Alguien lo había donado a la Biblioteca de la Escuela Normal de Mercedes. Yo estaba en cuarto año y me lo robé de bronca. ¿Cómo nadie lo había desenfundado? Lo leímos con Chiri sin parar, maravillados por la perfección de las rimas sin ripios, durante años. Ahora está en mi casa de Barcelona, ajado, con las tapas destrozadas por haber soportado el vapor de mil duchas. Cada vez que lo abro, mientras cago, pienso que si lo hubiera dejado en el colegio seguiría envuelto en plástico.

La colmena
Camilo José Cela
También podría haber puesto «La familia de Pascual Duarte», o «Pabellón de reposo», o «Mazurca para dos muertos». Es igual. Camilo Cela escribió durante toda su vida una larguísima novela con diferentes títulos y personajes, pero siempre homenajeando a sus paisanos gallegos semi analfabetos y sus madrileños de clase media. Fue loco entrar a su literatura a los veintipico, porque con él descubrí España mucho antes de que el destino me trajera acá. Camilo me ayudó a entender que escribir solamente sirve para rememorar el lugar en que naciste y para acariciar a la gente que ya no tenés cerca.

A sangre fría
Truman Capote
Capote también llegó justo: yo sospechaba que jamás sería un escritor, porque no me salía inventar. En cambio cuando redactaba para la pequeña revista de pueblo que habíamos fundado, ahí sí me salía bastante bien. Pero yo no quería ser periodista. Entonces cayó, como del cielo, esta crónica que en realidad es una novela, o al revés: no podés saber si es literatura o periodismo; se mezcla todo. Fue como si Capote me dijera, desde la entrelínea: «El formato no es tu novia, es el papá de tu novia, es tu suegro; vos te tenés que casar con la trama».

No los listé por importancia, sino por cronología, y traté de que cada reseña tuviera exactamente cien palabras. Gracias a esa abstracción logré algo que creía imposible: escribir mil palabras de un tirón dos días después de la desgracia del trece de julio.

Y no solo eso: hacerlo me levantó el ánimo y me hizo sonreír un par de veces mientras escribía, aunque haya tenido que incluir —casi a regañadientes— a un dramaturgo alemán.

Cuelgo esto en el blog no porque tenga algún valor literario, sino como una manera de cerrar dignamente las once crónicas mundialistas de los últimos cuarenta días. Es mi manera de recordar que si algo nos salva, siempre, de todas las decepciones, es compartir historias.

Hernán Casciari
miércoles 16 de julio, 2014


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


 Anita
29/08/2015 a las 21:51
Grosoo!
 ROSARINA-66
17/01/2015 a las 16:02
Genio, me senti identificada, no por esos libros sino por las sensaciones que describiste. Coincidimos con algunos titulos !
 rcreativo
20/11/2014 a las 19:16
Hola, gordo. En simple y rápido.Actualmente paso lo mismo lo que tú pasaste cuando descubriste a Truman Capote y descubriste que «El formato no es tu novia, es el papá de tu novia, es tu suegro; vos te tenés que casar con la trama». Esto me está cambiando la vida. Ahora quiero saber, si además estamos en la misma sintonía. Esta frase significa que porque no me siento parte de Vargas Llosa o García Márquez pero me gusta escribir, lo puedo hacer desde la trama , desde los hechos y en esa vorágine crear,agregar cosas a mis textos como cuando dicto clases y mis alumnos además de entender la materia en cuestión se ríen de mis ejemplos alucinantes y graciosos mientras que yo a pesar de morirme de la risa guardo la compostura.

Por favor, necesito unas palabras tuyas.

PD: Yo antes pesaba 127.5 kilos y ahora a base de esfuerzo 105.Si quieres te cuento el secreto.
10/09/2014 a las 19:30
Hacía años que no te leía pero aqui estamos de nuevo.
10/09/2014 a las 19:28
:)
 Aramis
27/08/2014 a las 22:55
Gracias por tanto
fede ratas
24/08/2014 a las 13:39
Creo que no salió mi comentario anterior porque no le hice caso a la orden "obligatorio". Domesticada digo que cada vez que alguien habla de Capote yo golpeo las paredes llorando la muerte de Rodolfo Walsh. Cuando leí OPERACIÓN MASACRE no sabía nada de se escritor y menos que fue quien puso la piedra fundamental de un nuevo estilo literario.
Años más tarde me convertí en bígama y lesbiana: me casé con la trama y mi suegro.
un abrazo
última
última
24/08/2014 a las 13:32
No veo que haya salido mi comentario anterior. Todos se esmeran por ser pri... yo soy tan última que ni se nota que estoy
14/08/2014 a las 02:14
yo lei todos esos libros y muchos mas pero tengo la suerte que a los 64 años te olvidas de todo, no te acordas casi ni del nombre de tus nietos,recordas cosas inverosímiles, por ejemplo cuando tenia 6 años y la hice caminar a mi hermana por el cano de la reja del vecino y la asuste, se pego en la cabeza y estuvo enferma una semana, o cuando a los 5 años el tio negro me regalo una pelota , y fuimos al patio a jugar y el animal me puso a atajar y me pego un pelotazo que me durmió, yo me acuerdo de mis vivencias pero no de las vivencias de libros, los leo pero al rato me olvido, he leidos semanas enteras libros que cuando termino no se de que se trataban y no podia nombrar a uno de los protagonistas, pero me gusta lo tuyo cortito y al pie, entiendo tus cuentos porque son mis vivencias.Creo que me pongo a leer para que nadie me joda pero en realidad pienso en otra cosa.Tengo la coleccion completa de Borges y nunca pude terminar un libro, me pudre el tunel de sabato o rayuela, trate mil veces de lee a Tomas Man pero nada tienen que ver conmigo, ojo soy arquitecto y pertenezco a una elit de universitarios que tendría que saber mas de literatura o cine u opera, pero me pudre todo, pero tu libro me despertó algo.....la ilusión de algo distinto por fin un tipo que dice lo que piensa, que se tira pedos y es irónico y se toma la vida con humor, como dice mi maestro de yoga "somos una bolsa de mierda NO SE ENFERMEN DE IMPORTANCIA,NO LES CREO A LOS QUE SE TOMAN A SI MISMOS CON DEMASIADO RESPETO E IMPORTANCIA, dice el profe de yoga que todos olemos a pata sucia.....los autores importantes me tienen los huevos al plato, gordo me parece que te conozco de siempre, así que ya te quiero
besos y éxitos juan
  Eltxumendi
06/08/2014 a las 16:43
Coincido contigo en "Las aventuras de Tom Sawyer" ya que alguno de los otros los leí pasados los veinticinco. En mi lista estarían "La isla del tesoro", "Robinson Crusoe", "Papillón", todos los de Bukowski y los de Sven Hassel (macarra que es uno!), todos los de Chandler y si me dejo alguno que me perdonen... Agur bero bat.
02/08/2014 a las 22:10
Leo esto el 01/08 con algo de pesar todavía por el mundial perdido.
Me quedo con la frase final "si algo nos salva, siempre, de todas las decepciones, es compartir historias."
30/07/2014 a las 21:24
La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra.
 Irene Díaz Díaz
29/07/2014 a las 03:35
"Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!"
 Irene ARG
29/07/2014 a las 05:00
Menos mal que pusiste las comillas, si no también te lo borraban... pero de todas maneras hay que citar al autor del fragmento: César Vallejo, "Los heraldos negros".
 Tamakun
29/07/2014 a las 05:24
Primera vez en el blog...El fragmento es bueno,pero no olvidemos a mamá...César Abraham Vallejo Mendoza...Gracias
29/07/2014 a las 05:11
¿Y si todo fuera ilusión?
¿Y si usted es tan efímero como este texto que un pequeño desarreglo puede borrarlo?
¿Y si todo fuera un click a destiempo?
Imaginate que esto es un flujo de electrones y huecos que construyen una ilusion de comunicación y nada es real salvo el teclado frente a vos y todo fuera dato que solo te realimenta el ego.
Si nada fuera de tu cabeza existiera y todo es estimulo neuronal...
¿que estamos haciendo pidiendo por un nombre que no aparece y cuando lo hace tratamos de ganarnos su aprecio?
sigamos esperando....
la espera es lo unico real
 Irene Díaz Díaz
29/07/2014 a las 07:49
"El pensamiento circular y el circulo de familia
¿qué hice qué hiciste qué hemos hecho?
el laberinto de la culpa sin culpa
el espejo que acusa y el silencio que se gangrena
el día estéril la noche estéril el dolor estéril
la soledad promiscua el mundo despoblado
la SALA DE ESPERA en donde ya no hay nadie
Camino andado y desandado
la vida se ha ido sin volver el rostro"
29/07/2014 a las 14:18
Arquitecto: Hola Neo.

Neo: ¿Quién eres?

Arquitecto: Yo soy el arquitecto, soy el creador de Matrix, te estaba esperando. Tienes muchas preguntas y, aunque el proceso ha alterado tu conciencia, sigues siendo indefectiblemente humano, ergo, habrá respuestas que comprendas y otras que no. De igual modo, aunque tu primera pregunta tal vez sea la más pertinente, es posible que seas consciente de que también es la más irrelevante.

Neo: ¿Por qué estoy aquí?

Arquitecto: Tu vida sólo es la suma del resto de una ecuación no balanceada connatural a la programación de Matrix, eres el producto eventual de una anomalía que a pesar de mis denodados esfuerzos no he sido capaz de suprimir de esta armonía de precisión matemática. Aunque sigue siendo una incomodidad que evito con frecuencia es previsible y no escapa a unas medidas de control que te han conducido inexorablemente hasta aquí.

Neo: No ha respondido a mi pregunta.

Arquitecto: Muy cierto, interesante, eres más rápido que los otros.

Neo: ¿Los otros?

Arquitecto: Matrix es más antigua de lo que crees, yo prefiero datarlo desde que aparece una anomalía integral hasta que surge la siguiente, en cuyo caso ésta sería la sexta versión.

Neo: Solo hay dos explicaciones posibles: o nadie me lo dijo o es que nadie lo sabe.

Arquitecto: Exacto, como sin duda estarás deduciendo la anomalía es sistemática y por eso crea fluctuaciones hasta en las ecuaciones más simplistas.

Neo: Elección, el problema es la elección.

Arquitecto: El primer Matrix que diseñé era casi perfecto, una obra de arte, preciso, sublime, un éxito sólo equiparable a su monumental fallo. Su ineluctable fracaso se me antoja ahora como una consecuencia de imperfección inherente a todos los humanos, por eso lo rediseñé y lo basé en vuestra historia para reflejar con exactitud las extravagancias de vuestra naturaleza. A pesar de ello tuve que afrontar otro fracaso. Entonces, comprendí que la respuesta se me escapaba porque requería una mente inferior o por lo menos no tan limitada por los parámetros de la perfección. Quien dio con la respuesta de un modo fortuito fue otro programa intuitivo que yo había creado en principio para investigar ciertos aspectos de la psique humana. Si yo soy el padre de Matrix, ella es sin duda alguna su madre.

Neo: El oráculo.

Arquitecto: Por favor... como decía descubrió una solución según la cual el 99% de los individuos aceptaba el programa mientras pudieran elegir, aunque únicamente lo percibieran en un nivel casi inconsciente. Aunque esta solución funcionó, presentaba un importante defecto de base, con lo cual generaba un contradictoria anomalía sistemática que, de no regularse, podría poner en peligro el propio sistema. Ergo, si no se regulaba a aquellos que rechazaban el programa, aunque fueran una minoría, constituirían una creciente probabilidad de desastre.

Neo: Se está refiriendo a Sión.

Arquitecto: Has venido aquí porque Sión esta a punto de ser destruida, todos sus habitantes serán exterminados y se erradicará toda señal de vida.

Neo: ¡Bobadas!

Arquitecto: La negación es la respuesta humana más predecible, pero estate tranquilo: con ésta serán seis las ocasiones que la hemos destruido, y nos hemos vuelto extremadamente eficientes en esa tarea. Tu función como Elegido es volver a la fuente para hacer una diseminación temporal del código que transportas y reintroducirlo en el programa principal, después se te pedirá que elijas en Matrix a los veintitrés individuos, dieciséis mujeres y siete hombres que reconstruirán Sión. Si no se completara este proceso se produciría un error catastrófico en el sistema que aniquilaría a los que están conectados a Matrix, lo que unido a la exterminación de Sión nos llevaría en última instancia a la extinción de toda la especie humana.

Neo: No puede permitir que eso ocurra, necesita a los humanos para vivir.

Arquitecto: Hay niveles de supervivencia que estamos dispuestos a aceptar, no obstante, lo relevante aquí es si estás dispuesto a asumir la responsabilidad de la muerte de los seres humanos de este mundo. Es interesante ver tus reacciones, tus cinco predecesores poseían deliberadamente tus mismos principios, unas atribuciones destinadas a generar un estrecho vínculo con el resto de sus congéneres, lo que facilitaba la función del Elegido. Mientras que los otros lo sentían de un modo muy general, tú estás experimentando una sensación mucho más íntima de amor.

Neo: Trinity.

Arquitecto: Por cierto, ha entrado en Matrix para salvar tu vida a costa de la suya.

Neo: ¡No!

Arquitecto: Lo que nos lleva, por fin, al momento de la verdad en el que se manifiesta ese fundamental defecto de base y se revela la anomalía al mismo tiempo como principio y como fin. Hay dos puertas: la de la derecha te lleva a la fuente y a la salvación de Sión; la de la izquierda te lleva a Matrix, a Trinity y a la extinción de tu especie. Como bien has dicho, el problema es la elección, pero ambos ya sabemos qué vas a hacer, ¿verdad? Puedo notar ese proceso en cadena, esas reacciones químicas que provocan la aparición de una emoción diseñada específicamente para escapar a toda lógica, una emoción que ya te está impidiendo ver la verdad más obvia y sencilla: esa chica va a morir y tú no podrás hacer nada para impedirlo. La esperanza: la quintaesencia del engaño humano que es al tiempo la fuente de vuestro mayor poder y de vuestra mayor debilidad.

Neo: Yo que usted, esperaría no volver a vernos.

Arquitecto: Y así será.
26/07/2014 a las 05:37
esto ya preocupa.....
 Irene Díaz Díaz
26/07/2014 a las 07:02
Lo escuchaste en youtube? Con la voz igualita! Tengo cuatro teorias: 1. Empieza el proceso del destete (escondiendonos el chupo) 2. Alguien lo imita por temas de contratos (mientras su esposa le da agua a cucharadas) 3. Alguien le sugirió cambiar la clave de acceso y la olvidó definitivamente 4. (La mas probable y la que mas me preocupa) Realmente no le importa!!!
28/07/2014 a las 04:43
lo abdujero...esa es mi teoría...lo abdujeron y lo está buscando el gifad.
25/07/2014 a las 22:28
Querido Casciari , te tendría que haber buscado antes, me hubiera ayudado leerte , yo opte por hacerme el boludo y ocultarme de la tristeza. Un abrazo
PD. desde Palma de Mallorca hasta Son Serra de Marina son 45 min de ida y 45 vuelta , cuando vamos a la playa releemos en voz alta las Orsai buscando algo que no hayamos leído, por suerte todavía nos queda algo .Otro abrazo
 KTA
25/07/2014 a las 22:21
Hernán, la curiosidad me llevo a que terminase por aquí. Comencé por Youtube y una charla tuya dada TEDx, y porque ya te conocía de oírte en Vorterix, me dí el tiempo de verlo. Terminé con lágrimas, emocionado por la ovación del público que seguramente recién te descubría y me sentía en tu piel ya que de alguna forma para mi no eres algo nuevo, y me alegraba que tuvieses ese reconocimiento que de verdad te merecés. Ahora viendo por aquí y por allá, entre una cosa y otra, quería mirar un poco "Mas respeto que soy..." pero cada vez que pongo leer o descargar en PDF, salta algo en donde debo poner mi celular, o bien quieren instalarme algo (cosa que terminé accediendo finalmente por la insistencia de ellos y mi ansiedad de leerte, antes de comprarlo para regalárselo a mi esposa y con ello sumergirla en algo olvidado por ella, que es leer) pero nada, nada funciona... De todas las formas posibles que se anuncian en la web, todas me llevan a lo mismo. Lamentablemente, aquello que das así libre, termina siendo usufructuado por otro, y me dejan por hoy el sabor amargo de no poder lograr lo que ansiaba. De igual manera emprenderé nuevamente la lucha mañana, con más tranquilidad, y tal vez por fin, de con mi cometido. Abrazo grande!!!
 Jhordan PLG
28/07/2014 a las 08:33
Hola KTA, yo leo "Mas respeto que soy..." por acá: http://mujergorda.bitacoras.com/capitulos.php
28/07/2014 a las 16:41
cuando juntés un poco de cash, compralo...no te vas a arrepentir.
25/07/2014 a las 15:07
Anotoo!, Abrazo.
 Andy
25/07/2014 a las 06:33
Que inmenso placer leerte! me sumo.
24/07/2014 a las 04:42
Hay un chabón que está aprovechando los comentarios para hacer publicidad...

Antonio Fernández
23/07/2014 a las 00:58
En El Indio se despide en Orsai (Redacción)
Buen día,

Aplicar para un préstamo Yo soy el señor Fernández Antonio, un prestamista privado de préstamos
y una cooperar financiera de bienes raíces y cualquier tipo de negocio...etc,etc,etc..
 Pepe
22/07/2014 a las 13:39
Hernán,
disculpa la impertinencia , pero me parece que en el primer párrafo queda mejor "... cuando no se ME aparecía en sueños..."

saludos
 Irene Díaz Díaz
22/07/2014 a las 06:07
Te moriste?
24/07/2014 a las 02:20
Dios libre y guarde, nena!!!!
La jeta se te haga a un lau'!!!
24/07/2014 a las 02:21
con razon te borran los comentarios!
 Irene Díaz Díaz
24/07/2014 a las 07:12
Es una inquietud lastimera, es un reclamo por el numero de veces que entro a revisar que ha escrito y como su ausencia no me la creo, le doy actualizar como si hubiese sido un error de mi pc o una falla en la internet... la pregunta no tiene ningun caracter siniestro ni necesita evocar a ningun tipo de deidad.

Por otro lado creo que borra mis mensajes mas por anodinos que por subversivos.
 Irene ARG
24/07/2014 a las 07:27
¿Te borraron muchos? Yo sólo vi uno.
24/07/2014 a las 17:38
fue una humorada Irenes...
 Jhordan PLG
24/07/2014 a las 21:10
Que bueno saber que no soy el único con el síndrome F5.
 Irene Díaz Díaz
25/07/2014 a las 08:23
Será que no vuelve a subir sus textos al blog?
Será que debo transcribir los mensajes de voz?
(Siempre he creido que el lenguaje escrito es mucho mas bello que el oral - por lo menos las cuerdas vocales en las que se extiende la ropa son las mias)
Será que sólo yo no puedo acceder a los articulos nuevos?
Cual será el propósito de este ayuno? Que nos deboremos unos a otros en esta
- su sala?
25/07/2014 a las 19:43
Irene...ahora a mi me preocupa un poco...¿como andaba de la presión casciari? ¿habrá estado jodido? Tambien, si fuma como un escuerzo en celo....
22/07/2014 a las 01:50
Gracias por existir y regalarnos cada palabra, cada oración, cada párrafo. La vida se resignifica luego de leer cada una de tus notas... que dejame decirte que la palabra nota te queda chica. Gracias.
Ramón Ponte Alegre
21/07/2014 a las 21:13
"Mi madre, que es mitad judía y mitad jodida, me contuvo en su útero a la fuerza durante más de dos horas, apretando fuertemente las rodillas entre si para que no naciera."

http://unextraterrestrecomun.blogspot.com/
20/07/2014 a las 20:29
Feliz día a TODOS los que compartimos este espacio. Pasamos bastante tiempo juntos y algunos nos conocemos un poco o un mucho.
un abrazo para todos.
Gracias sensei hernán por juntarnos en este fogon.
 Martieda
20/07/2014 a las 19:30
Admiro que te hayas animado a robarte ese libro de la biblioteca de tu escuela. Yo me arrepiento hasta el día de hoy de no haberme quedado con "David Copperfield" edición de la colección Peter Pan, mi primer libro "importante". Ahora me la paso buscándolo en ferias de usados, pero hasta ahora no tuve suerte. Incluso, doné muchos manuales de historia, matemáticas y demás a la misma biblioteca procurando un trueque que nunca sucedió. Triste es saber que debe estar al cuete como bocina de avión en los anaqueles de la biblioteca.
El Ángel de siempre
20/07/2014 a las 02:00
Que grande Walkiria/Ingrid, a muchos se nos cayeron las medias con ese comentario.
 Walquiria
20/07/2014 a las 04:54
Hola Angel!!! ya pasaron más de diez años!!! Veo que seguimos "los de siempre" Fue una época especial la de transición entre "la gorda" y Orsai!!!. Los vecinos estaban a full.- Lindo leerte siempre.- !!
 Irene ARG
23/07/2014 a las 20:26
Añoro esa época.
AVELINO
19/07/2014 a las 21:38
Ami uno de los libros que me cambió la vida fue "Mi Planta De Naranja LIma" de José Mauro de Vasconcelos. Hoy pienso que me hubiera gustado conocer personalmente a este autor par pode preguntarle ¿Qué se siente?
 Walquiria
19/07/2014 a las 20:35
Bueno... hace mucho que no dejo ningún comentario, puedo leer el blog en el teléfono pero escribir se me hace incómodo, así que sólo leo!! pero en fin... ahora escribo esto sólamente para que vuelvan a leer el 2º post de Orsai de fecha 28/2/2004 (diez años!!! que horror cómo pasa el tiempo!!) donde hablabas justamente de tus libros de la infancia.- Y el comentario número 24 donde te recordaba quien te había dado la mayoría de esos libros.
Besitos. Ingrid
p/d: lo tuyo siempre genial!!!
 Jhordan PLG
20/07/2014 a las 05:31
De pie, aplausos, ¡grande Walquiria!, un gusto.
 UNA MÁS
19/07/2014 a las 16:59
Sigo agregando títulos en mi cabeza y pensando que después de los 25 y aún ahora que soy muy mayorcita, hubo poemas y textos que me cambiaron las ideas y las creencias y, por ende, la vida. Elegir, cambiar el rumbo, se puede hasta el último suspiro. Lo que no se puede cambiar es lo que elegiste antes de cualquier momento de tu vida. Y los libros tienen la virtud de ofrecerte el envión que estabas necesitando.

Me ocurre muy a menudo, leer un libro, una frase, un verso que coinciden con algún asunto que me ocupa en ese momento de mi vida. ¿Casualidad? Abrazo
Taximetrista
19/07/2014 a las 14:37
Que alguien me ilumine por favor: no recuerdo y no encuentro cuál es el texto de Hernán que dice que las encuestas las contestan los que están al pedo y endrogados.
Estoy en el laburo y no recuerdo mi contraseña para loguearme acá.
 Irene ARG
20/07/2014 a las 04:51
"Cucarachas con termómetro".
http://editorialorsai.com/blog/post/cucarachas_con_termometro
 Alex Bengoa
19/07/2014 a las 05:40
Venga!Todo interesante.
La frase "La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra.", es tuya? Muy buena
Mariadeaqui
19/07/2014 a las 02:19
Me olvidaba Cita a ciegas de Carolina Aguirre, a quién le debo el descubrir este atrapante Blog
  Mariadeaqui
19/07/2014 a las 00:55
Buenas y santas Hernán, este cambio de ángulo de 180 grados es realmente vivificador! Cuanto aire fresco!! De verdad celebro esta salida por lo alto de esa bajada resbaladiza y pringosa de esta melancolía mundialera. Si algo me atrapó en este blog es menos la cultura del futbol – que me falta – con la de la literatura – que comparto.

Porqué no parafrasear: “Dime lo que lees y te diré como eres….”. Sigo escuchando la frase de un profesor: que había que interesarse en la literatura que masticaba y digería un autor para empezar a entenderlo.

Mentalmente me encontré sumando otros títulos a esta lista – ya extensible por las sucesivas contribuciones -.

Se trata de esos libros que no puedo dejar de leer desde el momento en que caen en mis manos, y que me obsesionan un tiempo. Es lo primero en lo que pienso al despertarme antes de la ducha y lo ultimo que quiero hacer antes de apagar el velador. Voy entrando en el cuerpo del lenguaje del autor, que me impone su rítmica. Y cuando voy llegando al final, no sin angustia, empiezo a leer con lentitud, vuelvo una y otra vez hacia atrás, postergando el terrible momento del final. Como si el universo de la literatura que me interesa fuera a agotarse. Qué esperanza!

También ocurre que nada de esto ocurra, entonces ahí me convierto en una lectora infiel y saltimbanqui que recorre muchos títulos a la vez.

Antes de esta lista caprichosa, va un pedido encarecido: estimado Hernán y lectores de Hernán: por qué libro de Casciari me recomiendan empezar? Todos me tientan igualmente y tengo que elegir uno, finanzas obliga, por ahora.

Algunos de los libros (o recuerdos) que me vienen a la cabeza:

Chiquita, muuy chiquita, los Astérix et Obélix, y Lucky Lucke, pero también Dartagnan, El Tony, Mi novia y yo, Nipur, Gilgamesh….tirada panza abajo en el piso de damero en la casa de una abuela mercedina - Corrientes, siesta obligada.

Cuentos de amor, de locura y de muerte, de Horacio Quiroga, lectura traumática de una noche de la parte de mi hermano mayor, del que me vengué cagándome literalmente encima (lo habían obligado a dormir conmigo porque yo no podía pegar los ojos imaginando la gallina degollada).

El Diario de Anna Frank que descubrí a la misma edad en que ella estuvo cautiva con su familia - bueno, un golpe mas contra los alemanes-.

El libro de los abrazos de Eduardo Galeano - ahí entendí que uno podía inventar palabras. Que todas las palabras no formaban parte de un universo finito -.

Ficciones, de J.L. Borges y todos sus cuentos cortos.

Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

Veinte poemas de amor y una canción desesperada, Pablo Neruda

Rayuela, de J. Cortazar, y la libertad de poder saltar de un espacio al otro, el personaje enigmático de la Maga. Sus cuentos breves donde uno queda atrapado en una terrible línea circular.

Los cuadernos de Don Rigoberto, de Mario Vargas Llosa.

El universo enfermo y fascinante de El perfume, de Patrick Süskind.

El Plan infinito de Isabel Allende.

Las palabras, de Jean Paul Sartre.

Diario de un cuerpo, de Daniel Pennac, que estoy leyendo por enésima vez.

Hace unos días, en la mitad de la lectura de El señorío de los susurros, de Carolina Martinez (Le domaine des susurres) , hice algo en lo que no me reconocí : me angustie tanto con la historia que la interrumpí un día entero, y me fui a leer el final cobardemente antes de ser capaz de reanudar la lectura.

Me fui al diablo con la lista, disculpen.
20/07/2014 a las 20:32
Asterix , Lucky Luke e Iznogud comparten con Orsai el formato grande y tapa dura, hibrido entre libro y revista, y si hubiera (quizas haya) un pdf de estas historietas, nunca, pero nunca se van a comparar con la vesion de papel, como la Orsai
Nicolás
19/07/2014 a las 00:16
"La Isla Misteriosa", de Julio Verne, fue ese primer gran libro de la infancia. Lo veo en recuerdos sobre colores ocres y abuelas y bizcochos caseros y manos sucias y mis ojos tan cerca del piso, siempre. Gracias gordo por poner en palabras eso que todos, de alguna manera, somos y sentimos. Abrazo.
 Cocó
18/07/2014 a las 22:06
Como siempre tus relatos fascinantes ¡!! Me encanta como escribís pero la cadencia de tu vos me puede mucho mas. Gracias
 David Gálvez
18/07/2014 a las 17:50
He hecho varios intentos de contactar contigo las últimas semanas por un asunto editorial. Mi correo es galvezcasellas@gmail.com. ¿Me podrías mandar un aviso allí y te cuento en detalle, por favor? (Disculpa por usar este medio, pero ya no me quedaban más. Borra esto inmediatamente para que no entorpezca.) ¡Saludos!
 damian lapunzina
18/07/2014 a las 14:32
Te olvidaste de Salgari
Blackbird (Cecilia Rossi)
18/07/2014 a las 02:14
Esperé tu última crónica casi con la misma agonía que el partido final. Recién lloré el lunes, mientras leía todas tus crónicas, prolijamente abrochadas e impresas en hoja A4, en el colectivo. Necesitaba tu última voz para ser cómplices una vez más. Y también para recordarte, cual cuchara sopera de Seven Up, que el fútbol da revancha.
Mariano
17/07/2014 a las 23:19
En mi cabeza «Bestiario» no es un libro: es la memoria del día en que conocí a un amigo del alma. Esto, exactamente esto, casi me hace llorar. ¡Cuántos amigos tendrá Julito! Soy uno de los tantos cronopios que anda por ahí.

Es increible lo que una sucesión de palabras, tinta sobre papel, puede hacernos sentir.
Gracias Hernán. Vos, con tus 10.6 segundos, empezaste a ser mi nuevo amigo.

Un abrazo.
 Irene ARG
17/07/2014 a las 18:32
Coincido en seis de los nueve, pero no escribo tan lindo como vos.
edu
17/07/2014 a las 17:45
sos un groso gordooo!!!
lautaro.montes@gmail.com
17/07/2014 a las 16:58
Hernan, como se llama el texto que le dedicaste a tu mujer cirstina?, creo que cumplían algún aniversario.
17/07/2014 a las 16:50
Yo fuí un lector muy peresoso hasta que cumplí los 18 años.
Solo leía en los viajes largos o si me obligaban en el colegio. Había leído alguno que otro libro hasta esa edad como un capitán de 15 años, La isla del tesoro, El diario de Ana Frank. Pero, en general, siempre esperaba a que saliera la película (y en esa época todavía no se hacia una película de todos los libros).
Y si puedo reconocer el libro que me cambió la vida con respecto a la lectura, de no leer nada o poco, a hacerme un adicto total y no poder estar sin un libro que poder leer.
Para mí el libro bisagra fue El señor de los Anillos.
  Fede Marplanauta
17/07/2014 a las 14:25
Ademas de Hesse, Cortazar, Borges y algunos otros, a mi me marco mucho Horacio Quiroga.

Recuerdo Cuentos de la Selva y Anaconda como libros con un cierto nivel de dramatismo y locura. Y ya con Cuentos de Amor de Locura y de Muerte como una gran expresion de "angustia", pero que engancha.

Paralelamente, la vida de Horacio estuvo marcada por las desgracias, enfermedades, accidentes, muertes tempranas que desencadeno en un suicidio con cianuro.
Santiago
17/07/2014 a las 07:17
Es la primera vez que comento. Escribo desde Cali, desde Colombia y quiero hacerte saber algo: en el transcurrir de los años he aprendido que los colombianos somos gente muy resentida. Cualquier acto ofensivo en contra nuestra puede derivar en una verruga de indignación que se agranda con el transcurrir de los años. Algo así ocurrió con los argentinos: en la Copa América que celebramos aquí los argentinos se negaron a venir porque temían ser secuestrados. Los colombianos se lo tomaron como una cuestión personal y ahora no hay nadie que les saque ese rencor de la cabeza. Pero durante este último mundial fui por primera vez contra todos los odios y eso casi hace que mi viejo me desherede, pero igual resistí hasta el último minuto. El gol de Alemania me dolió como si se lo hubieran anotado a Colombia y todo nada más que por vos (aquí, en Cali, también hablamos de "vos", como en Argentina). Te lo juro. Cada vez que Argentina obtenía el pase a la siguiente ronda yo salía corriendo a buscar este blog para compartir tu alegría. A eso le llamo "complicidad" y aparte de Cortázar sólo vos has podido generar ese sentimiento de una forma tan grande. Soy un nostálgico del papel y jamás pensé que entre los "Nueve libros que cambiaron mi vida para siempre" habría de colarse una bitácora virtual. Pero así es y no sabés cuánto te agradezco.
 Toro
17/07/2014 a las 05:57
Gordo, disculpá la confianza, yo igual soy algo gordo, sos un grande con las letras, más allá que seas un argentino avecindado en Catalunya, me pareces tremendamente universal, yo soy mexicano y me hacés reir y recordar mi historia (histeria) personal con tus textos que corren endemoniados por la banda como el puntero izquierdo de Mario Benedetti...desde el Maestro Galeano, pocas letras sobre el mundo de la globa me habían emocionado tanto como las que escribís vos...seguí maravillándonos con tus letras y tus dislates...citando a Eros Ramazzotti "gracias por existir".
 Victor Zambenetti
17/07/2014 a las 05:09
Genial Hernan!!!... Ahora bien, te cuento que yo de verdad soñé la noche del domingo que Higuaín estaba habilitado y era gol!... Me desperté del grito... Y caí en la cuenta que era un sueño!... Al rato de eso sabes que soñé?!... Que Mascherano disertaba en el congreso sobre una nueva ley de no sé qué cosa!!!... // Como extraño el mundial y todo lo que viví con ella (para mí el mundial es mujer)... Todavía me duele!!!... Me siento como si tuviera 16 años y mi noviecita mundialera se me planta y me pide un tiempo para repensar nuestra relación, justo justo justo, cuando comenzaba a enamorarme perdidamente de ella… Sobre todo de La final… LA FINAL PERFECTA ERA!... En Brasil y ganarle los Alemanes… Pero no!... Ella me dejó y yo sigo enamorado de ELLA!!!... Así me siento!!!... // Abrazo a todos por aquí!
17/07/2014 a las 05:09
"La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra".

Me encantó...
 JuanP
17/07/2014 a las 03:15
en mi caso como argentino derrotado no podria igualmente dejar de poner Demian, del aleman Hesse
17/07/2014 a las 03:04
Y El Principito...?
 Cristian Bozzo
17/07/2014 a las 01:40
"Mi mujer, que me estaba dando Seven Up con una cuchara sopera"
...y despues :
"La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra"...
que fenomeno ...
seguramente incluiria en mi lista de 9,lo que sea de HERNAN CASCIARI !!!!!!!
María Semmartin
17/07/2014 a las 01:17
Qué bueno. Yo leí 100 años de soledad a los catorce, también por las épocas en que le dieron el Nobel. Cuando me bañaba a la noche recreaba el árbol genealógico de los Buendía en los azulejos empañados del baño.
 Cabeza
21/07/2014 a las 01:38
Jaja ! Lo leí con 15..16 años y me pasaba el día ordenando en la cabeza a los “Buendía“
 jar0k
17/07/2014 a las 01:08
Eso de los 25 años es bien arbitrario, pero me dejó pensando. Buen post amigo Casciari.
17/07/2014 a las 00:58
Eso estuvo muy bien.
Como yo no tengo laburo digno, preferí internarme en la cuarta temporada de Game of Thrones que no había visto, y todos a la puta que los parió.

Salud!
17/07/2014 a las 00:39
Te descubrí hace poco Hernán, también tengo un blog y me encanta escribir, pero no te llego ni a la uña del dedo más chico de tu pie derecho. Me estoy yendo a estudiar a Madrid seis meses, y aunque vos no quieras, estas en mis planes para tomar algo con vos. Ojalá se cumpla uno de mis objetivos. Y, como dice Sabina, "ten cuidado, disparo siempre al corazón" ( algo así como no te va a quedar otra que aceptar un trago con un porteño que te admira). Buena nota esta, abrazo genio.
 jose maria -txema- gonzalez learra
17/07/2014 a las 00:06
Compartir historias, sin experiencia alguna compartida.
¿Literatura terminal? Todo llegará.
Yo no retengo ninguna lista concreta de libros ni otras cosas, películas por ejemplo. Es más, si pudiera, preferiría no tener que rememorar nada.
¿Mala historia, verdad?
Mejor explicado tal vez: recuerdo apenas un incierto revoltijo literaturesco, como un “rosario sacropornofilosofopolítico” atascado en el fondo del olvido, y salpicado de vagos títulos famosos y extraños autores conocidísimos, eso sí, cuya superficial lectura fragmentada influyó demasiado sobre mi arcilla impura de aquel penoso entonces, siempre con resultados más angustiosos que iluminadores, y sobre todo, incitadores a compulsivas huidas hacia ninguna parte.
Fea historia, como digo.
Sobre tal pedruscosa roca, posteriormente devenida frágil pedernal, todo quedó transversalmente impreso como solo uno más de los incontables tributos, así grabados para la persecución del supremo propósito también de los homínidos: evolución y crecimiento personal y colectivo.
Simple herencia genética, portadora de otras impensables historias.
No lo he dicho aún, pero os confieso que yo también me siento algo humano, incluso hoy día.
De aquel abultado pedernal apenas actualizado, al paso de ilustrados lustros fue emergiendo un patético muñeco de tosco barro y escasa noble arcilla.
Mejora algo la misma historia.
Por enésima vez se reprodujo el inesperado prodigio permanente de cruzar todas las rayas rojas hacia la tercera edad, siempre la siguiente, adoleciendo por igual muchas precariedades de nuestras permanentes adolescencias.
La mueva historia le grita a la cansina historia, que abandone ya otras abrumadoras historias.
Transitar de solo viejo cascado, a joven antiguo. De lodoso barro a piedra arisca, y de ésta a un cremoso barro otra vez, hasta lograr transmutar a fina arcilla susceptible de formas y volúmenes de elevadas categorías evolutivas.
Historias sin historia. Con facilidad mejorables.
Quedémonos aquí, en el embrión de mi mejorada historia del ahora no peor. Mi aquí hecho un presente, que, por cierto, solo me interesará a mi. Dadlo por seguro.
Siendo de nuevo el mismo barro, mi encuentro realmente valioso con la universal literatura ha marcado con profundidad mi nueva juventud antigua.
La historia reconquista sus anteriores espacios.
Debo confesarlo, aunque me devalúe manifestar lo que sé que es cierto. Ya no hay títulos importantes ni autores excelentes. La literatura y yo, es notorio, siempre hemos sido dos.
No leo jamás. Orsai forma parte de una categoría especial de leña para el mismo fuego. Solo pienso en lo que leo y, algunas veces, las menos, escribo mal sobre lo más cercano a lo que pienso o divago.
Literatura finada. Sin duda alguna.
Nada que ver con útiles sucedáneos para superar mundiales del mundo, que ya han quedado empañados entre mis mejores olvidos.
Como os digo, ahora, cuando más joven creo ser, la única literatura que me interesa es la mía. Sin egocentrismo soberbio. No acepto bien otras historias, por más que sean muy superiores a la mía.
La que yo consigo escribir y auto releo con frecuencia. Únicamente me interesa a mí, desde luego, y nada más está habitada por un solo autor, inédito, y por una sola obra, también inédita: la mía ya escrita.
Poco o nada para compartir con vosotros, como simple historia.
Mas todo queda abierto hacia infinitas experiencias, si, contra lo que siento, alguien estuviera algo atraído por lo que al final, con toda seguridad, sé que no va a interesarle nada.
¿Mejor experiencia a compartir? Es obvio, cualquiera.
Historias, solo las justas.
 Rodrigo Hernan Higueras
16/07/2014 a las 23:59
Excelenteeeee !!! Como siempre !!!
 Julián Girardin
16/07/2014 a las 23:01
No llegue a leer todos los comentarios que me suelen atrapar tanto como El Texto. Mil duchas en todo este tiempo es decididamente poco Hernan!!!
17/07/2014 a las 05:10
Y eso que exageré!
 luis vladimir castellanos garcia
16/07/2014 a las 22:23
Excelente! Recién me uno, buena vibra para todos.
16/07/2014 a las 20:12
Fantástica lista Hernán.
En consecha personal, agregaría al Demian de H. Hesse. En teatro, Fausto de Goethe me fue revelador. Envidio a todas las personas que disfrutaron Cien años... nunca pude.
Sólo para ciertos argentinos, de cierta edad y sentir, nombro Las Crónicas del Ángel Gris, de A. Dolina.

Orsai, la editorial, digo, podría darnos un gusto y editar algunas lecturas necesarias: la antología apócrifa de C N Roxlo o el gusano loco, de Wimpi. Qué bien vendría.
16/07/2014 a las 19:34
A tu mujer le decis mil palabras y en el titulo pones 9 libros en 100 palabras
cuando son 948 palabras

9x100=900
16/07/2014 a las 18:58
Excelente!!! Me quedo con Truman!!
16/07/2014 a las 18:45
Genial!!! - como de costumbre..
 Lea
16/07/2014 a las 17:59
Definitivamente libros que voy a leer.
Justo hace poco leí la parte de "Más respeto que soy tu madre" en el que Mirta habla del tió Julito, del libro (amarillo y medio gastado) "Bestiario" de este y dice que es el único que entendió. Demasiada coincidencia jeje. Saludos!
 Jhordan PLG
16/07/2014 a las 17:28
«Sólo sé que no sé nada» , dice la frase. Gracias Hernán, gracias a todos por tantos datos, algunos libros los leí, y otros no, excelente oportunidad para tomar nota y visitar una librería. Leer los comentarios es el postre ideal para el plato principal que son tus post.

De chibolo (entre los 7 u 8 años), en mi antigua casa de Cajabamba (sierra norte de Perú), entraba a escondidas en el cuarto de un tío y me metía en su ropero, ahí tenía de todo, juegos, historietas, libros, revistas. En una de esas incursiones me topé con el gusto por la lectura, fueron dos libros, Las aventuras del capitán Hatteras y Viaje al centro de la tierra de Julio Verne, los tomé "prestados" y por primera vez (que recuerde) me zambullí en una historia. Ahí también vi por primera vez una mujer desnuda, en una revistas con temas variados pero que siempre tenían a una chica en la última página, esas fotos de corte erótico donde sólo se le ven los senos. Mas adelante, entre los 13 o 14, en el cuarto del mismo tío, pero en otra ciudad, vi por primera vez una revista porno jaja, como lo quiero. Disculpen, me desvié del tema, llegué sin querer, lo sentí como terapia, nos vemos, voy a llamar a mi tío, hace mucho que no sé nada de él, ahora vivimos en ciudades distintas.
 Jhordan PLG
16/07/2014 a las 17:34
¡Me olvidaba!, este 18 inicia la feria internacional del libro en Lima, ¿editorial Orsai tiene algo preparado?, por las dudas...
 RAFAEL SERNA
17/07/2014 a las 23:47
Espero que si! Ahi caeremos...
Ezewolf
16/07/2014 a las 16:44
98
 veronica feuring
16/07/2014 a las 16:40
BUENISIMO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
16/07/2014 a las 16:28
muy bueno lo de "—Ayudar a un amigo judío es una manera de vencer a los alemanes —le respondí pegando un salto"..... me voy a ocupar de ver todos toditos esos libros ......pero en películas claramente.
Después del mundial sin dudas que hay que mirar una y otra vez Inglorious Bastards, agregalo a los 9!!! jajaja Saludos!!
16/07/2014 a las 16:14
Me faltó Crimen y Castigo de Dostoievsky.
16/07/2014 a las 16:12
Gracias por volver!
Por lo que parece vas a ir a TEDx? =O
16/07/2014 a las 17:58
No. Era un pedido para una causa noble, pero por suerte nada de subirse otra vez a escenarios y temblar.
 carogoedel
16/07/2014 a las 16:10
Buenísimo! algunos en mi mesa de luz... otros en mi cabeza (desde antes de los 25)... y otros agendados en este instante... Bestiario lo leí 72 veces... me gusta Cortázar... mucho... Almudena me mostró lo que a vos Camilo ( que está en mi mesa de luz con La colmena)... leí a Gabo en las ediciones que venían sin árbol genealógico así que tb lo hice uniendo varias hojas de carpeta... Tom Sawyer es el libro que lee mi hijo de 10 así que va por buen camino... Leyó al escarabajo de Poe en el verano y flasheo...
No creo haber perdido plasticidad... al contrario... y tengo casi 40... tal vez sea la humedad como dijeron como 20 post más abajo... Arriba el ánimo! ... El sábado a la noche soñé que estabamos todos (todos somos todos los que imagines) esperando a los jugadores para darles la copa en un parque laberíntico... no en el Maracaná... fue mi último sueño mundialista...
16/07/2014 a las 18:01
¡Ah, «El escarabajo de oro» de Poe! También era de esas historias en las que había que sacar papel y lápiz e ir anotando cosas en los márgenes... Criptogramas y jeroglíficos. Me acuerdo con 11 años en la cama grande de mis padres, a la tarde, boca abajo, descubriendo que si en inglés hay una T, un espacio y una E, la del medio es una H.
 carogoedel
18/07/2014 a las 03:36
Sí! es buenísimo!
 PaolaNS
20/07/2014 a las 01:37
Tal cual!!!! Hice lo mismo con "La aventura de los bailarines" de Sir Arthur y después inventé mi propio código para el infaltable y cuasi obligado diario íntimo que toda preadolescente de mi época debía tener :)
 Pipo
16/07/2014 a las 15:28
Gracias Casciari.
Después de dibujar un rato te escribo, no podía sentarme a trabajar con el Autocad desde el fatídico día. Me puse a hacer mi lista (sin las excelentes reflexiones) y logré olvidarme por un rato de nuestra desgracia.

Ya que te sobraron 100 palabras 9x100=900 creo que se podría incluir a algún ruso en este seleccionado (con perdón de la palabra). No sé si los leíste cuando eras pibe.
16/07/2014 a las 18:04
Me dio pena dejar afuera a Dostoievski, pero el rigor cronológico me lo impidió: empecé a leerlo a los 27. Y me pasó lo mismo que con Cortázar y Camilo Cela: devoré todo en un año.
 Pipo
16/07/2014 a las 20:25
Tuve la suerte de que mi profesora de inglés de 4º año del Rawson me permitiera leer cualquier cosa con tal de que no la moleste.
Me leí todo Dostoievski, Tolstoi, Gógol, Puskin, etc.
Me llevé inglés (junto a otras cuantas), pero valió la pena.
 fede o
16/07/2014 a las 15:21
Estaba seguro DE que no lo disfrutaría, aunque la profesora...

Qué buena lista, sencilla. Muy parecida a la mía, será algo generacional.
En mi caso, agregaría Cuentos de Oscar Wilde (ese carrilero inglés que se fue en primera ronda) y José Mauro de Vasconcelos (¡decime qué se siente!).
16/07/2014 a las 18:08
Ok, corregido el de-queísmo. Gracias!

La lista es muy larga, Fede, y solamente podía poner nueve. Pero sin duda Oscar Wilde y Vasconcelos están también entre mis lecturas preferidas de la adolescencia. Lo mismo que Hesse, Agatha Christie y el padre Brown de Chesterton.
 Alejandro Parada
16/07/2014 a las 19:27
Agatha Christie y Chesterton, que lindos para leerlos en la adolescencia! La mejor manera de descubrir el misterio.
 carogoedel
18/07/2014 a las 03:39
Agatha Cristie creo que leí todos... que loco...
Basilea
16/07/2014 a las 15:19
#Selfiedelibro
 Oscar Zarate
16/07/2014 a las 15:06
Mil palabras o cien??
16/07/2014 a las 18:08
Cien por libro.
 Guido Carricato
16/07/2014 a las 15:03
Gracias Hernán, me encantó! Gerry fue mi distribuidor del año 2.
A mis 22 (o 24) me regalaron obras completas de Borges, todos los fines de semana leía y releía un cuento, una crónica, una poesía, que perfección! Todavía está ahí, faltando poco para el último tomo que no quiero que se acabe nunca.
Como la última Orsai, que se quedó congelada a 2 cuentos del final y espera.
16/07/2014 a las 15:01
No sé por qué esperaba que figure "La invención de Morel" de Adolfo Bioy Casares.
Recorrí rápido toda la lista y no lo encontré.
Fue un libro que me cautivó. Creo que me lo comí en una tarde.
 Fede
16/07/2014 a las 14:59
No hay consuelo. Sigo sintiéndome desolado.
pablopeano@gmail.com
16/07/2014 a las 14:54
sisisi, sidharta, narciso y goldmundo, demian, Hesse te marca, y porque no algo de bukowski, q te relaja. (de donde es herman hesse.. ? uu) y libros bonitos, de gabo a full, todos menos el gral en su laberinto)..meteria las venas de Galeano y por que no un film:::::pulp fiction... si se trata de olvidar el 13J todo vale, ja saludosss
16/07/2014 a las 14:38
Me alegro de que no se deshidratara. Gracias, Cristina. Me encantó lo de tu amigo judío como forma de venganza. Compartamos historias y el olor a libros y librearías que relaja mucho.
  iyi
16/07/2014 a las 14:26
uuy imaginese uste que cada vez que gana argentina en el fútbol
alguien comente por ahí que ganaron los argentinos metódicos de videla de las torturas, de los asesinos?
o que cada vez que gane españa en el fútbol metamos a franco?
o que después de cada partido de italia les digamos que gracias a la ndrandgheta o a la maffia y sus sicarios?
o que les mencionemos cuantos africanos han muerto
este mes tratando de cruzar su mar mediterraneo? 300? 400? 500?

asi nomás a la ligera comentario entre amigos que se entienden desde la bilis del fútbol?

que mierda tiene que ver lo uno con lo otro?

queridisimo Hernan
por que mencionar judíos y alemanes en este contexto?
desde el resultado de un partido de fútbol? si ya se, uste me dira: es una manera de hablar, humor argentino,
es ironico, es chistoso, es por joder, no lo tome asi tan en serio por dio..
pero
con todo respeto
-Ayudar a un amigo judío es una manera de vencer a los alemanes-
es una frase feisima, jode todo el texto

porque cultivar estos estereotipos? que vienen y se tiran al estilo Arjen Robben en el area con una sonrisita del que sabe de que jode el juego pero que si nadie se da cuenta…

recuperese , salga del garage, usted es capaz de imaginarse, un alemán así:
amigo de los judíos, inteligente, canchero, vivo, con sentido del humor, con gusto para vestirse, apasionado, excelente futbolista, buen bailarín etc etc????

tomese un tren, venga a berlin
un abrazo
16/07/2014 a las 14:41
Uy, no vi tu comentario IYI. Es más bien una referencia histórica. Los argentinos de Videla no ganaron ni una guerra, no eran ni buenos militares. En fin, entiendo que esto canse a los alemanes pero también tenemos que tomarnos algunas cosas con levedad.
  iyi
16/07/2014 a las 15:01
si, gracias, cansa y re-cansa yo sé de que lado viene esto, si yo sonreí primero
y caí en la trampa, pero después me di cuenta:
es un frase Arjen Robben! viene imparable y con un guiño listo en los ojos
vio?
el problema esta siempre en la bendita raya que marca las cosas: un paso más y es penal!
Maruchi
16/07/2014 a las 13:52
Arbol genealogico de la familia Buendía, en hoja cuadriculada, horizontal usando margen para empezar!! Qué lindo! Y el terror de Poe, y el desasosiego a los 12 años que me produjo la crudeza de Mi planta de naranja lima. Animos, Casciari! Venite a Menorca a desconectar!!! Un abrazo!!
 dani22v
16/07/2014 a las 13:44
Gracias por compartir siempre.
16/07/2014 a las 12:51
Gracias por volver de la abulia post apocaliptica.
Cuando el mail me aviso que habia una entrada Orsai me emocione, pero mientras se cargaba me acorde que las mundialistas nunca llegaban por mail. Igual sonrei, ya te empezaba a extrañar despues de la sobredosis futbolera (ademas de preocuparme por tu salud y tu pobre mujer fregando tus evacuaciones en el garage).
Matías Saldumbere
16/07/2014 a las 11:39
Por suerte Borges llegó en el límite, lo debo haber leído con 23 o 24 y realmente me cambió (no recuerdo lo primero que leí, pero sí recuerdo estar sentado en un escalón contemplando al Aleph). Coincido también con el señor Poe, Cortázar (Bestiario, Final de juego y Rayuela) y Gabo, pero he de sumar a Shakespeare (Hamlet), Oscar Wilde (la vida de excesos de Dorian), el futuro sin libros de Ray Bradbury me aterró, Don Winslow y sus historias sobre los barcos. Recientemente leí a Pérez-Reverte y su mezcla de historia y periodismoe genera lo mismo que a vos Capote (leí a Hunter Thompson y creí erróneamente que no podía ir más lejos). Gracias por éstas recomendaciones, espero que puedan aliviar este sentimiento de derrota, mucho peor cuando tuvimos la miel en los labios.
   edu
16/07/2014 a las 10:54
Yo leí El examen después de todos los anteriores. Y, aunque no creo que sea una novela memorable, me pasó con ese libro una cosa que no muchas veces: venía en el tren para mi casa leyendo y, cuando me levanté para acercarme a la puerta, me encontré con un vecino del edificio y tuve que morderme la lengua para no soltarle "¿vio la niebla? qué cosa, ¿no?".
   edu
16/07/2014 a las 10:55
creo que no es "los anteriores" sino "los otros", ¿no?
16/07/2014 a las 18:11
Claro, porque en realidad «El Examen» fue el primero.
 carogoedel
18/07/2014 a las 03:40
Sí! niebla y la cabeza embotada... cuanto falta para rendir!!! es un libro "flaco" pero se hace larguísimo!
16/07/2014 a las 10:24
"La vida es arcilla hasta los veinticinco. Después es piedra."
Extrañamente todavía no me puedo acostumbrar a mis 32 y me sigo sintiendo de 25. Creo que secretamente me resisto a que mi vida ya no cambie y sea piedra.
Que bueno que saliste de tu depresión post-mundial con esta historia, gracias por compartirla,
16/07/2014 a las 13:13
es por el clima...en los lugares geograficos con más humedad la arcilla demora en volverse piedra...contradictoriamente en buenos aires dicen "lo que mata es la humedad"
Santiago Dporahiabajo
16/07/2014 a las 08:34
Hernán, soy un muchacho del interior, no del profundo sino del de abajo, ese de la Patagonia. Interior porque vos sabes que en este lugar, para nada Unitario, primeros va el porteño de la capi, después el de provincia y los muchachos del resto somos los del interior, como si fuera un partido noventoso de Europa vs. El resto del mundo. Bue' te confieso que a diferencia tuya, yo fui a una Técnica, en la Normal estaban dos de mis mejores amigos de la primaria (los demás, todos enemigos) ellos supieron, en más de una ocasión, facilitarme las cosas para conocer alguna de sus 40 compañeras de curso, asistencia necesaria dada la incapacidad de vincularme con una mujer en un ambiente de 40 compañeros y una piba vestida con delantal de la técnica que parecía la Papisa Juana con el guardapolvo azul verdulero que nos distinguía. Por supuesto, yo un pibe que se cultivaba entre reglas T, números y jornadas de taller en horarios inaudito, en mi puta vida abrasé una novela durante esos años. Pero los años pasaron y la facultad de ingeniería me término de quemar la cabeza y la lectura fue lo único que me sacaba esos límites tendiendo a cero como si fuera la fórmula límite tendiendo a la idiotez. Arranque con una novela policial, El Nombre de la Rosa, de Humberto Eco, realmente creí que esa conjunción de la película y el leer la novela me insertarían en la sociedad de la lectura, me fui enganchando terriblemente hasta llegar a no dormir por leer, con la excusa de borrar de mi mente esas horribles fórmulas. Con el tiempo éramos un grupo de amigotes de la facultad, nos pasábamos las novelas entre nosotros para comentar después nuestra perspectiva, así descubrí los cuentos de Borges, muchos con ese lenguaje simple y del interior que muchos desconocen en el, como si fuera un deshonor, algo de Kafka “no me puedo sacar de la cabeza La Colonia Penitenciaria”, los cuentos de Edgar Allan Poe, Un Mundo Feliz de Huxley y algunas cositas mas, lo cómico es que en el grupo teníamos un infiltrado, un amigazo que a diferencia de todos estudiaba letras, una noche volví a las bases y agarre al primero de Eco, indignado al releer las paginas caí en la cuenta que la descripción de la biblioteca era, para mí un plagio de la Biblioteca de Babel, ofendido, indignado y con aires de superado, en la sobremesa venidera lo agarre al amigo y le tire las máxima para tener su opinión, por supuesto esperando el reconocimiento debido, a lo que me respondió…nene no te das cuenta que esta homenajeándolo, el bibliotecario se llama Jorge, está ciego, en una biblioteca infinita efectivamente con la característica de la Biblioteca de Babel…..Hundido!!
 Lagarto
16/07/2014 a las 08:33
Bueno gordo, no tenia ni idea quien eras hasta hace 1 mes. Llegué a tu nombre porque aparecía en el guión de unas viñetas ,Bautista Osorio, que tengo en plan animar (alguna vez en los proximos 5 años) así que busqué quien estaba detrás de esa historia por si alguna vez tenía que pedir permiso cuando me decidiera a superar la barrera del comienzo y animar. Caí entonces acá , a videos y a conferencia y de repente hoy configuraste lo que voy a leer los proximos meses con tus recomendaciones. Me siento dominado jaja
 Xavi Fábregas
16/07/2014 a las 07:48
"aunque haya tenido que incluir —casi a regañadientes— a un dramaturgo alemán."

.....y tengas que leerlo gracias a un invento alemán: la imprenta de Gutenberg, quizás escuchando el Aria en Re menor de Bach.

No sólo de fútbol vive el hombre, aunque para algunos sea cuestión de vida o muerte.
16/07/2014 a las 07:26
estoy desamparada
16/07/2014 a las 07:35
Jamás le di importancia al fútbol, creo que gané campeonatos de revolear los ojos cuando en casa se ponían a ver partidos y además, tildaba, secretamente, de marimachas a las compañeras del colegio que se prendían al partidito.
Estoy desolada, desamparada, descuajeringada y desarmada.
Entro a leer este post con la esperanza de que...
no se,
no se ni lo que quiero escribir
Miica
16/07/2014 a las 07:11
hola Hernan! Yo soy de otra epoca, algunos de veintipico crecimos con la compu y comenzamos leyendo a un gordito simpaticon que con historias cortas nos atrapaba.. ( las de lucas y alex eran mis preferidas). A los 14 años llegue de pura casualidad a tu blog, y hoy con 24 sigo dandome una vuelta para ver que tenes para contarnos!
Espero que una de las ciudades que vas a visitar sea Cordoba asi me acerco a saludarte!
 ORM MAG
16/07/2014 a las 07:01
Amé a Poe hasta el punto de leer toda su prosa, hasta la más insoportable. Pero nunca sentí terror como sí me pasó con Lovecraft.
Y todavía recuerdo la desesperación por saber qué cómo zafaba (o no) Raskolnikov del implacable Inspector. Lo leí sin parar hasta debajo de la luz de un farolito de noche en la calle mientras esperaba que me abrieran una puerta para entrar a casa de una amiga. (Epocas de agudeza visual, lo parió!)
"Más que humano" de Sturgeon también fue un gran faro.
Sin embargo, el libro que me dejó como al piojo del río Paraná, fue "1984". Literalmente, el hacha que abrió la mirada de una vez y para siempre. Pero es cierto, la lectura pre-cuarto de siglo es altamente significativa. A mi se me dio por hacerme la "pícara numérica" y para celebrar mi vigésimo aniversario esperé prolijamente y con ansiedad que llegara el año en cuestión.
Todavía hoy me sigo asombrando de Orwell y su extrema lucidez.
Uyyyy es la 1 y 52, juré acostarme temprano, la gran siete!!! Otro día sigo. beso y mil gracias, por el esfuerzo.
Yo festejé el subcampeonato el 9 de julio. Lo demás venía de regalo. Es cierto que el futbol es el futbol, pero jugar contra 15, no cuenta. En este mundial hubo mucha "mano verde". Saluti.
16/07/2014 a las 13:16
orwell es premonitorio...es un capo...
en rebelion en la granja, cuando leí que los chanchos hablaban me hizo crack el mate.
 Cuerti
25/07/2014 a las 05:00
Es la primera vez que oigo/leo a un hispano-hablante nombrar a Sturgeon, uno de mis autores favoritos y al que me crucé de repedo por un cuento corto en una de esas Antologías de Horror (en diez páginas ya me había roto la cabeza). Así que voy a aprovechar para recomendar a todo el mundo Theodore Sturgeon (QEPD); aunque no hay mucho traducido al español, "Más que humano" ya es un flor de libro. (El que lea en inglés dése una vuelta por la internet torrentosa, que está toda la obra en epub por ahí por donde te patean el culo.)
Uxu
16/07/2014 a las 06:13
¡Cómo te quiero, Hernán!
Me transportaste a mis 17 años, a las 6 de la madrugada de un día de verano en mi habitación, cuando terminaba de leer de un tirón --y entre lágrimas-- "Cien años de soledad"... Fue la primera vez que sentí el escalofrío, el nudo en la garganta y la sensación de "ya está, este libro se acabó".
16/07/2014 a las 06:02
¡Tan bueno que es leerte Casciari!
Juan Pablo
16/07/2014 a las 05:58
Si fuiste a la normal seguramente la tuviste a mi tía Marta en matemáticas.
16/07/2014 a las 07:33
Si tu tía Marta es la Goga Siri, sí.
 Rodrigo Hernan Higueras
16/07/2014 a las 23:58
Que Grande la Goga Siri,, con la única profesora que de verdad aprendimos algo en la querida Escuela Normal !!!
 Marina
17/07/2014 a las 04:46
Tal vez mi indómito espíritu aprovechador se reveló ahí, porque yo aprendí de muchos. Tal vez a ustedes les ha tocado la época posterior. Pero yo aprobé el examen de ingreso a la Facultad sin sentarme a estudiar en serio ni una sola vez, porque en la mayoría de los temas tenia una base fuerte de la escuela. Claro, como ingresaba a Derecho, matemática no me hacía falta. Hasta ahora, conservo habilidades que la Gloriosa me dio en la primaria, como la de re-encuadernar y hacer tapas de libros.
16/07/2014 a las 05:55
Qué lindo post, Hernán! Es genial el ejercicio de volver atrás en el tiempo a través de los libros que leímos (volver a la sensación de asombro, de descubrimiento, de puerta enorme que se abre). Me siento identificada con lo que relatás de Cortázar, García Márquez y Capote, aunque también debería agregar a Saramago y a Hesse (aunque sea alemán).
Espero que eso de que la vida es arcilla hasta los 25 y después piedra no sea tan riguroso, porque ya bastante me cuesta asumir el cuarto de siglo como para resignarme a perder también la sensación hermosa de los libros que te cambian la vida.
Bien por el pedido de Gerry, mi primer distribuidor de Orsai! (hablando de lecturas que a uno le cambian la vida).
16/07/2014 a las 05:49
La tarde negra que River se fue a la B yo estaba en un bar paquete de la zona de Caballito porque quería verlo en pantalla gigante. No contaba con que el alma de Rodrigo, el potro difunto, ayudaría a su primo Olave a atajar todos los tiros al arco. Me acuerdo que no pude soportar las risas y cargadas de las personas de ese bar. Cerca del final me fui a mi casa y me acosté. Dormí hasta el día siguiente y durante una semana tuve la sensación de que se había muerto un familiar. Esta vez fue diferente. Aunque el pecho duele, está hinchado de orgullo. Ayer escribí un post para el medio en el que trabajo (y en el que se supone que debería hablar sobre alimentación). Interrumpí un par de veces cuando me acechaba la tristeza pero no dejé de leer cuanta nota encontré sobre las repercusiones del Mundial. Todavía no me repongo, pero contar historias, leerlas y recomendarte, me deja un sabor menos amargo, casi como un abrazo a la distancia.

http://www.revistaohlala.com/1710095-agradecimiento-mundial
16/07/2014 a las 05:18
Y recuerdo el primer libro que leí. "El mundo de Alicia". Tenía siete años.
16/07/2014 a las 05:17
Me has hecho llorar y reír. Y recordarme que tengo un reportaje pendiente de hacer desde hace un mes.

Gracias por compartir tus historias. Me humanizas, mi querido Hernán, tanto que casi me convierto a fanática del fútbol.

Mi esposo aun sigue en el garage.

Abrazos
16/07/2014 a las 04:55
Escelente, Hernan! A seguir compartiendo historias hasta que llegue el próximo mundial.
Abrazo de gol!
  @martinamico
16/07/2014 a las 04:53
Hoy a la mañana empecé Aventuras de Tom Sawyer. Me armaste una lista que por mis trastornos ahora voy a tener que respetar.
 Jorge Eduardo
16/07/2014 a las 04:08
Qué coincidencia, los libros son los mismos pero -rarísimo-, los autores son diferentes. Aventuras de Tom Sawyer, de Jorge Luis Pinto; El Mundo Perdido, de Lionel Messi; Vida de Galileo Galilei, del dramaturgo Arjen Robben; Cuentos Completos, de Josep Blatter; 28 Años de Soledad, de Hernán Casciari; Bestiario, de Luis Suárez; Obra Poética, de la Sociedad Mexicana "No Era Penal"; La Colmena, de Joachim Low; A Sangre Fría, de Louis Van Gaal..., y como no me gustan los números impares que me dan una sensación de cojera, last but not least, El Cero y el Infinito, del duo Gonzalo Higuaín y Rodrigo Palacio. Hernán, éste último, no te lo recomiendo.
16/07/2014 a las 13:19
papel araña!!!!!
 Marina
16/07/2014 a las 04:08
Fuiste vos Gordito?!! En serio, fuiste vos, el que se robó "Obra Poética" de la biblioteca de la Gloriosa Escuela Normal Nacional Superior "Justo José de Urquiza"?! Tu Escuela, mi Escuela, la "ninfa pura de terso raudal". Bueno, tal vez te ocurra como a mi, que no aprendimos muchísima matemática (no tenía, como ahora, cerquita a Beatriz Alvarez!) pero en Literatura, exprimimos profes a lo loco. Lamento lo de las tapas del libro de Borges...pero la señorita "Lala" seguro te enseñó a re-encuadernar y a hacer nuevas tapas..."Privilegios" de ser Normalistas!!
16/07/2014 a las 05:06
¡La señorita Lala! Se me había caído del cerebro, estaba colgando de un hilo. Me la devolviste.
16/07/2014 a las 04:06
Arranqué con Patoruzú y Condorito, después me dediqué a la joda. Recién descubro tu blog. Excelente querido. Un saludo desde Mendoza.
 Laurabuela
16/07/2014 a las 03:58
Muy muy muy BUENO!!!!

Pdta. Lo vi antes que vos Ajenoaltiempo?????
 Mr. Bumby
16/07/2014 a las 03:56
Tuve la surte de encontrar Siddartha de Hermann Hesse a mis 22...
Hernán, llena el tanque, pone primera y que comience la road movie ! Abrazo
16/07/2014 a las 03:57
Ya estamos en eso con Chiri. En breve habrá novedades para cuatro ciudades del Cono Sur cuyos nombres empiezan por R, C, L y M.
 Mawo Chisuk
16/07/2014 a las 17:18
Rosario, Cochabamba, La Plata y Montevideo?
16/07/2014 a las 18:09
Rivas, Chivilcoy, Luján y Mercedes.
 diego
24/07/2014 a las 01:27
Rosario (una buena posta de surubi), Córdoba (cabritos, fenét con coca y algun pitillo con Playo), La Rioja (bifes a la riojana) y Mendoza (un buen malbec a la sombra de la cordillera). Esto me pinta a excusa para hacer un tour gastronómico latinoamercano, mas cercano a una Roarf Morfi que a otra cosa.
Xtian
16/07/2014 a las 03:47
Increíble las coincidencias. Yo también leí primero El examen de Cortázar, y no lo entendí. Todavía lo tengo por ahí, en tapa medio bordó, creo. Y también leí ese Conan Doyle de Mis libros. También de ahí leí El misterio del cuarto amarillo, de Gaston Leroux, que me copó bastante. Bestiario fue crucial, y también leí todo Cortazar en un año, incluso cosas como Prosa del observatorio, Libro de manuel, 62 o Salvo el crepúsculo. La mayoría de esos libros los afané de librerías varias en unas vacaciones de invierno en Mardel. A sangre fría lo leí un verano y cada página que leía me sacaba la esperanza de alguna vez poder escribir así. No soy religioso, pero leyendo ese libro sentí que Capote era Dios, pero escribiendo. Tom Sawyer fue también uno de mis primeros libros, en la colección Billiken, creo, donde venái ilustrado y abreviado, pero después pasé a las versiones largas de la colección Robin Hood. ¿Pero no te estás confundiendo con Aventuras de Huckleberry Finn? Ahí es donde cruzan el río. En Tom Sawyer pintan la cerca y se hacen pasar por muertos. Fue increíble leer Sawyer y darme cuenta que los libros también podían tener como personajes a mis amigos del barrio. Buenísima tu lista, yo sigo buscando recuperar esa sensación de leer tan adolescente. Ahora lo estoy recuperando un poco leyendo a Montaigne y libros sobre él, que se tiraba pedos y los escribía en sus libros de filosofía. Ah, ya te lo dijeron pero te lo repito yo. Lo de "Messi es un perro" es excelente, y a mí se me ocurrió en paralelo que Messi tiene Asperger, y que es un calco de Christopher Boone, el personaje principal de ese librazo que se llama El curioso incidente del perro a medianoche.
16/07/2014 a las 03:51
Qué loco Xtian, siempre tenemos esas coincidencias de adolescentes en la provincia. Sí, cruzan el río con Jim en la segunda novela, es verdad. Debe ser que en mi cabeza los cuatro libros son uno solo.
16/07/2014 a las 03:45
Amo lo certero de tu relato. Gracias
16/07/2014 a las 03:43
Me quedo con la última frase, si hay algo que nos salva, sin dudas es compartir historias. No puedo estar más de acuerdo. Ahora a salir a la calle, a vivir ese eterno lapso de cuatro años en que nos pasarán cosas buenas, otras no tanto, pero que serán encuadradas todas cronológicamente en nuestra cabeza en el estante llamado "entre Brasil y Rusia". Lo que haya pasado antes o lo que pasará después, son cosa de otro Mundial.
 Denise
16/07/2014 a las 03:40
Con veinte años menos coincidimos en cinco autores!! en tener un abuelo Salvador, haber nacido y disfrutado de ciudades similares.. Giles en mi caso (ampliamente superior a Mercedes jaja) y en tener un perro llamado Totin en la infancia.Trate de no ausentarse de nuevo, es usted una excelente compañìa! Gracias, gracias.
16/07/2014 a las 03:53
¿Abuelo Salvador y perro Totín en la infancia? Hay enormes posibilidades de que usted sea mi hermana, la mujer del Negro Sanchez.
16/07/2014 a las 03:36
Disfruté muchísimo con el primero y el último.
16/07/2014 a las 03:23
Gordo querido, qué bonita forma de recomendar libros. De los nueve solo leí uno. No me importa que no me lo hayan pedido, pero mis nueve son: El amor en los tiempos del cólera, Ficciones, El Principito, El Extranjero, Don Juan Tenorio, La Filosofía en el tocador, Travesuras de la niña mala, El Retrato de Dorian Gray y Cuentos de amor de locura y de muerte.
16/07/2014 a las 03:23
Mascherano había leído esos libros antes de ir a primer grado.
 Lau
16/07/2014 a las 04:53
JAJAJAJ... Muy bueno!!!
 juan pablo Garcia
16/07/2014 a las 15:00
A macherano los libros no le cambiaron la vida, el cambio a los libros
 Lau
16/07/2014 a las 18:33
jajajaja... La genialidad que nos dejó el mundial son estos comentarios que describen lo magistral de Mascherano. Que risa me dan!!! Buenísimo
 Cielito
16/07/2014 a las 03:21
Lo que duele no es el penal robado, no son los goles errados. Lo que duele no son los golpes recibidos, los mundiales perdidos. Lo que duele no es únicamente eso; lo que duele es el despertar. Lo que duele es volver a casa, cada uno por su lado, y que en el país siga existiendo la injusticia. Que se nos haya arrebatado la alegría mas grande que nos quedaba, porque no existe una alegría que nos una más que la que acabamos de dejar atrás. Lo que duele es que haya triunfado un país donde la derrota estaría olvidada con el café del lunes, en cambio aquí guardaremos un mes de luto. Un país donde festejan la final como nosotros festejábamos en octavos. Lo que duele es, una vez más, ser aplastados por las potencias.
Dicen que el fútbol y en especial la Copa del Mundo es una manera de concentrar la atención de las masas para alejarla de los focos importantes. No estoy totalmente de acuerdo con ese argumento, simplemente porque mi selección está compuesta por veintitrés guerreros que se sienten más argentinos que cualquier gobernante de cualquier partido, y eso, en mi humilde y joven opinión, es dejar la vida por un país. Al fin y al cabo, cuánto más valora un argentino las alegrías que le da el fútbol que las que provienen de la política o la economía... Tal vez porque las primeras son de las más genuinas, o porque son esos momentos de regocijo los que ayudan a uno a sobrellevar la cotidiana desigualdad.
En mi corta vida he visto hasta el hartazgo a los jugadores argentinos abandonar la cancha con lágrimas en los ojos y por lo tanto no acepto que me digan que "no sienten la camiseta". Hoy quisiera decir BASTA, y entregarme a pensar que el mundial Rusia 2018 va a ser nuestro, que este dolor va a terminar y que la gloria finalmente va a volver, pero esas cosas lamentablemente no se pueden saber. Lo que sí puedo decir es que me voy con la frente en alto, sin una palabra de reproche, y con infinito respeto y admiración que raya el amor hacia mi selección, que deja el alma, porque si bien no soy futbolera, los únicos colores que siento son los de Argentina. No festejo derrota ajena ni me pongo la camiseta de ningún otro país. Argentina tiene el mejor equipo porque tiene corazón, y deja todo por la gente que lo apoya. Hoy somos ejemplo de dignidad. Mañana quizás, también seremos campeones.
Hasta entonces.
Cielo Salcedo, hincha argentina, 20 años
 Fede
16/07/2014 a las 06:52
Qué lindo! Miro hacia arriba y veo tu nombre.
Felicitaciones!
 Rubén
16/07/2014 a las 03:15
once crónicas mundialistaS! Abrazo de Gol. Rubén
16/07/2014 a las 03:20
No solo corregido, sino también linkeado. ¡Gracias!
16/07/2014 a las 03:15
que buena lista y buenas 100 palabras...
no está mal para ser el primer zombie gordo...
Che en serio, son 9 puntos de partida para una vida sana!
Lo simple, lo complejo, lo de todos los dias, lo de acá y lo extranjero...
Si ponías un Arlt, te armaba un altarcito en el fondo al lado del gauchito gil...entre gilda y el potro.
 juli
16/07/2014 a las 03:11
me hacés bien, gordo.
 Mar
16/07/2014 a las 03:09
"La vida es arcilla hasta los 25. Después es piedra" uuf que duró estas, por favor!! Estamos todos sensibles!! No me tires esto así nomás!!
Matias
16/07/2014 a las 03:08
q dolor q sigo teniendo!
16/07/2014 a las 03:06
Grandioso amigo Hernán.. ha sido difícil para mi también y asumo que para muchos, el levantarnos luego de ese palo terrible, "la vida continua.." me dice mi mujer, "es solo fútbol.." pero luego de ver las muestras de afecto del pueblo argentino a estos muchachos, y con el próximo inicio de Liga para el Barça se me va pasando un poco.

Saludos..
16/07/2014 a las 03:06
Que hermoso Hernán, la verdad esperaba una lista más pomposa, con Kafka, Bolaños o Neruda y no tan cercana a mis propios gustos. Adoro que al menos en la niñez hayamos compartido los mismos libros, es más estoy casi seguro que el Tom Sawyer y El Mundo Perdido eran de la colección Robin Hood, de la Billiken o de Mis Libros.
16/07/2014 a las 03:08
«Aventuras de Tom Sawyer», Robin Hood.
«El mundo perdido», Anaya, colección 'Mis Libros' (lindísima colección de tapa dura, blanca).
16/07/2014 a las 03:04
Una verdad enorme, que me ha sostenido en los peores momentos y ha enriquecido los mejores: "si algo nos salva, siempre, de todas las decepciones, es compartir historias."
Leí también antes de los 18 esos mismos libros, y algunos los repaso todavía de vez en cuando. Y siempre siempre, descubro en ellos algo nuevo, porque la mirada cambia.
Linda lista, Hernán. :)
 Lara
16/07/2014 a las 03:02
Creo que te amo
16/07/2014 a las 03:12
Estoy tan pesimista que el «creo» me bajoneó.
 Lara
16/07/2014 a las 03:18
Me hiciste llorar asi que ahora creo que te odio perdon
16/07/2014 a las 02:58
loco....estan a la pesca!!!!!!!!!!!!
16/07/2014 a las 02:59
celebro el regreso del sensei!!!!!!
asi que armate otro armate otro Hernan!!!
16/07/2014 a las 03:03
sevenup con una cuchara sopera!!!!!!
que hijo de mil put#!!!!!!
Es la medicina natural contra todo!!!!
16/07/2014 a las 02:57
Top
16/07/2014 a las 02:56
Jajajaja, Gerry ataca de nuevo :p
16/07/2014 a las 02:57
"si recodaba a Borges"
16/07/2014 a las 03:01
Corregido, gracias!
(Sí: Gerry siempre con pedidos que me cuestan mucho.)
16/07/2014 a las 02:56
Top 10!
 yosola
16/07/2014 a las 02:55
Top 10
 Chapi
16/07/2014 a las 02:54
Podio....
16/07/2014 a las 02:54
Podio?
16/07/2014 a las 02:54
Casi Pri no vale, no? :(
16/07/2014 a las 03:54
nop....encima reculás un par de casillas por falso pr!
16/07/2014 a las 03:58
Nananana. Podio, Toti. Algo es algo. Me lo vengo diciendo desde el domingo.
16/07/2014 a las 04:02
lee el reglamento aparata!!!
copado tu blog!
16/07/2014 a las 04:18
Seee... ya sé. :(
Gracias por lo del blog, medio abandonado anda.
Kiss.
16/07/2014 a las 05:26
con cara pintada y flacos!
 Jhordan PLG
16/07/2014 a las 02:54
Pri
 Denise
16/07/2014 a las 02:51
pri
 Jhordan PLG
16/07/2014 a las 05:17
Denise, Denise, Denise... pq a mí?! Otro tiro al palo, pero bueno, felicitaciones a la ganadora.