Orsai blog post

Vida privada
jueves 30 de septiembre, 2004

Orsai post

Vida privada
jueves 30 de septiembre, 2004

A mí me decían El Gordo Boludo

       

Dos tragedias similares, aunque con desenlaces distintos, ocurrieron ayer en Argentina y España a causa de la tradicional costumbre que tienen los adolescentes de burlarse de los compañeros de aula más introvertidos o estúpidos o deformes. En Buenos Aires, un nerd asesinó a cuatro compañeros; en San Sebastián, un chico que siempre era blanco de las burlas saltó desde un sexto piso y se mató.

Como todo el mundo sabe, no hay nada más cruel que un chico entre los 12 y los 16 años, aburrido de aprenderse de memoria el nombre de los ríos y con ganas de redefinirse en la vida. La escuela, ese hábitat que en apariencia fomenta la sociabilidad y otros valores humanos, es, en realidad, el sitio adecuado para aprender a hacer chistes de mal gusto y ponerle sobrenombres humillantes a los compañeros raros.

Cada vez que ocurre una tragedia a causa de las burlas, los medios de prensa y la televisión comienzan a desempolvar las claves de la solución final de estos males. Siempre que escucho estas opiniones apresuradas, me da por pensar que las personas que las propician han olvidado completamente su época escolar. No recuerdan nada.

Escuchaba ayer a un sicólogo, en un noticiero español, brindando a los jóvenes algunas pistas para lograr que los más fuertes no se burlen de los más débiles en el aula. Aconsejaba al resto del alumnado "dar parte a los profesores cada vez que notaran alguna de estas prácticas". Es decir, el sicólogo aconsejaba abiertamente el buchoneo (en español: chivatazo), sin recordar que ésta es una de las características de debilidad que más odian los fuertes del curso.

Los adultos que, asombrados, se preguntan por qué los adolescentes fuertes humillan, golpean y ridiculizan a los adolescentes débiles, desconocen que esta actividad no es exclusiva de las aulas. Incluso se da con mayor frecuencia en la ONU que en los colegios.

En casi todos los campos de la educación, padres y maestros tienden a culpar a los alumnos de fallos que son inherentes a la condición humana general: el joven no estudia, prefiere la trampa al esfuerzo, no lee, se burla de los más débiles, recurre a la violencia con asombrosa facilidad. ¿Es realmente éste el identikit de la juventud, o es el curriculum de Bush, o es la descripción de un padre promedio, o es la ficha técnica de uno de los miles de maestros mediocres que pueblan las aulas?

Si el lector tiene un hijo entre los 12 y los 16 años, creo que es recomendable que descubra, antes que nada, si el chico es un estúpido. Objetivamente, sin engañarse ni mezclar el veredicto con mantos de piedad o de amor. A mí me daría muchísimo miedo, por ejemplo, que en el futuro la Nina no supiera responder con creatividad a un insulto. No me alarmaría que fuese una alumna mediocre, pero sí que no tenga reflejos dialécticos para interactuar ante la crueldad del entorno.

Pequeño instructivo para padres, profesores y opinadores de medios de prensa: hay tres clases de alumnos, y ellos mismos se encargan de etiquetarse tan pronto llegan al establecimiento escolar: están los que se sientan adelante, los que se sientan en el medio y los que se sienta atrás. Parece demasiado general, incluso un estudio de campo torpe, pero no falla.

Con este mustreo, no es complicado saber que, si alguien va a suicidarse, será uno de adelante; si alguien va a matar a todo el mundo con una pistola, será uno del medio; y si alguien tendrá la culpa de todo según los ojos miopes de la sociedad, serán uno de los de atrás.

El profesor no debería sentirse satisfecho si los de adelante escuchan atentamente la clase. Debería saber que eso no se llama 'escuchar': eso es timidez, introversión o pánico. Lo que debe intentar un maestro es entretener a los del fondo. Por supuesto que para eso hace falta creatividad y pasión por el deporte. Pero logrado esto, el resto 'débil' de la clase se sentirá a salvo de sus verdugos y podrá participar, ya no desde el terror, sino desde la confianza.

Cada vez tengo más claro que los opinadores mediáticos que hablan de lo que debe hacerse con la educación han sido, de jóvenes, alumnos indefensos y humillados que se sentaban en los primeros bancos y aprendían de memoria ríos y fechas. Gente que no tuvo siquiera el valor de suicidarse o la prepotencia de matar. Y por eso, por pura mediocridad, ahora aconsejan desde la venganza y el rencor fórmulas imposibles.

Es necesario, sospecho, que la educación moral (la que brindan sobre todo los padres) aporte herramientas útiles, y no valores de un mundo que ya no existe. Junto a la solidaridad, habría que inculcarle al niño un poco de ironía. A la vez que honestidad, algo de malicia. Al mismo tiempo que amor por la verdad, pasión por la fábula y la exageración. A los hijos y a los alumnos no sólo hay que educarlos: también es preciso curtirlos.

A un chico hay que enseñarle a reírse de sí mismo, antes que a realizar cálculos matemáticos con logaritmos. Nadie que sepa reírse de sus propias desgracias se suicida o mata porque le digan "rengo" "narigón" o "cuatroojos" durante doce años ininterrumpidos. A mí me decían "El Gordo Boludo", y nunca intenté, por eso, coquetear con la muerte.

Lo que sí me generaba era angustia oral.

Hernán Casciari
jueves 30 de septiembre, 2004


A mí me decían El Gordo Boludo

por Hernán Casciari

Dos tragedias similares, aunque con desenlaces distintos, ocurrieron ayer en Argentina y España a causa de la tradicional costumbre que tienen los adolescentes de burlarse de los compañeros de aula más introvertidos o estúpidos o deformes. En Buenos Aires, un nerd asesinó a cuatro compañeros; en San Sebastián, un chico que siempre era blanco de las burlas saltó desde un sexto piso y se mató.

Como todo el mundo sabe, no hay nada más cruel que un chico entre los 12 y los 16 años, aburrido de aprenderse de memoria el nombre de los ríos y con ganas de redefinirse en la vida. La escuela, ese hábitat que en apariencia fomenta la sociabilidad y otros valores humanos, es, en realidad, el sitio adecuado para aprender a hacer chistes de mal gusto y ponerle sobrenombres humillantes a los compañeros raros.

Cada vez que ocurre una tragedia a causa de las burlas, los medios de prensa y la televisión comienzan a desempolvar las claves de la solución final de estos males. Siempre que escucho estas opiniones apresuradas, me da por pensar que las personas que las propician han olvidado completamente su época escolar. No recuerdan nada.

Escuchaba ayer a un sicólogo, en un noticiero español, brindando a los jóvenes algunas pistas para lograr que los más fuertes no se burlen de los más débiles en el aula. Aconsejaba al resto del alumnado "dar parte a los profesores cada vez que notaran alguna de estas prácticas". Es decir, el sicólogo aconsejaba abiertamente el buchoneo (en español: chivatazo), sin recordar que ésta es una de las características de debilidad que más odian los fuertes del curso.

Los adultos que, asombrados, se preguntan por qué los adolescentes fuertes humillan, golpean y ridiculizan a los adolescentes débiles, desconocen que esta actividad no es exclusiva de las aulas. Incluso se da con mayor frecuencia en la ONU que en los colegios.

En casi todos los campos de la educación, padres y maestros tienden a culpar a los alumnos de fallos que son inherentes a la condición humana general: el joven no estudia, prefiere la trampa al esfuerzo, no lee, se burla de los más débiles, recurre a la violencia con asombrosa facilidad. ¿Es realmente éste el identikit de la juventud, o es el curriculum de Bush, o es la descripción de un padre promedio, o es la ficha técnica de uno de los miles de maestros mediocres que pueblan las aulas?

Si el lector tiene un hijo entre los 12 y los 16 años, creo que es recomendable que descubra, antes que nada, si el chico es un estúpido. Objetivamente, sin engañarse ni mezclar el veredicto con mantos de piedad o de amor. A mí me daría muchísimo miedo, por ejemplo, que en el futuro la Nina no supiera responder con creatividad a un insulto. No me alarmaría que fuese una alumna mediocre, pero sí que no tenga reflejos dialécticos para interactuar ante la crueldad del entorno.

Pequeño instructivo para padres, profesores y opinadores de medios de prensa: hay tres clases de alumnos, y ellos mismos se encargan de etiquetarse tan pronto llegan al establecimiento escolar: están los que se sientan adelante, los que se sientan en el medio y los que se sienta atrás. Parece demasiado general, incluso un estudio de campo torpe, pero no falla.

Con este mustreo, no es complicado saber que, si alguien va a suicidarse, será uno de adelante; si alguien va a matar a todo el mundo con una pistola, será uno del medio; y si alguien tendrá la culpa de todo según los ojos miopes de la sociedad, serán uno de los de atrás.

El profesor no debería sentirse satisfecho si los de adelante escuchan atentamente la clase. Debería saber que eso no se llama 'escuchar': eso es timidez, introversión o pánico. Lo que debe intentar un maestro es entretener a los del fondo. Por supuesto que para eso hace falta creatividad y pasión por el deporte. Pero logrado esto, el resto 'débil' de la clase se sentirá a salvo de sus verdugos y podrá participar, ya no desde el terror, sino desde la confianza.

Cada vez tengo más claro que los opinadores mediáticos que hablan de lo que debe hacerse con la educación han sido, de jóvenes, alumnos indefensos y humillados que se sentaban en los primeros bancos y aprendían de memoria ríos y fechas. Gente que no tuvo siquiera el valor de suicidarse o la prepotencia de matar. Y por eso, por pura mediocridad, ahora aconsejan desde la venganza y el rencor fórmulas imposibles.

Es necesario, sospecho, que la educación moral (la que brindan sobre todo los padres) aporte herramientas útiles, y no valores de un mundo que ya no existe. Junto a la solidaridad, habría que inculcarle al niño un poco de ironía. A la vez que honestidad, algo de malicia. Al mismo tiempo que amor por la verdad, pasión por la fábula y la exageración. A los hijos y a los alumnos no sólo hay que educarlos: también es preciso curtirlos.

A un chico hay que enseñarle a reírse de sí mismo, antes que a realizar cálculos matemáticos con logaritmos. Nadie que sepa reírse de sus propias desgracias se suicida o mata porque le digan "rengo" "narigón" o "cuatroojos" durante doce años ininterrumpidos. A mí me decían "El Gordo Boludo", y nunca intenté, por eso, coquetear con la muerte.

Lo que sí me generaba era angustia oral.

Hernán Casciari
jueves 30 de septiembre, 2004


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro España decí alpiste, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


07/11/2015 a las 22:26
Muy profundo y muy cierto.


Un saludo!
ginyo
23/04/2006 a las 00:04
jam q jam me encantan los gordos!! por ewso jugamos a los GB q quiere decir gordo bola!! jaajjajajajaaa

chauuuu
carla y naty!

el gb aguante el gb!!
kan!!!!!!!!!
20/03/2005 a las 15:37
el ultimo parrafo es una descripcion mia ? bah los ultimos tres renglones.. YO EStoy en contra de los ke usan aritos, me parecen re pelotudos, pero yo me visto de negro porke soy heavy ,entendes o no? y otras veces me visto como sea, porke si. hasta civile se vestia de blanco .... asi ke eso ke hacen los pendejitos de estar a la moda me importa NadA, yo hago lo ke yo kiero no lo ke kieren ..ke haga . bueno chau !no se como entre aca pero lei justo eso y pense ke hablaban de mi (?) jejeje.
depaso aprovecho para decirles ke no esten a la moda, no sean cabezas kemadas loco piensen por si mismossss no veo el sentido de lo ke dicen algunos cerebros huecos de ke hay ke estar a la moda y se compran lo ke los demas kieren venderles.. ke cerebros cero ke son.... jueguense por un ideal sisi como hago yo, y si no tienen es porke estan deformados, no puede ser ke no sepan pensar, ke lean un concepto y lo repitan sin analizarlo, loco.... encima lo hablan como si supieran y solo estan repitiendo.... es mas facil ke sakar conclusiones parece . yo por ej nunca estudie de memoria en la esscuela pero todos los pendejitos si y yo decia ke boludos para ke mierda repiten si no entienden nada lo ke dicen.. bueno en fin, yo por lo menos trataba de ke me sirva y si era uno de esos temas ke no sirven para nada lo leia rapido ni bien llegaba a la escuela en 10minutos. y despues decia todo lo ke habia leido, despues de dar el tema me lo olvidaba y me lo sakaba de encima. pero hay una dif. ya me canse de los huecos, ke no piensan!!!!!!!!!!!!!! asi ke esta es una campaña en contra, digan lo ke kieran pero bueno, piensoluego existo y si no pensas hacete modelo,pero callate.
El Angel Gris
08/10/2004 a las 14:23
Matías: Agachate que te explico.
Matías
07/10/2004 a las 08:40
No se si soy medio pelotudo o me estoy perdiendo de algo, pero ¿que mierda es "apapachos" en el saludo?
Mariano
07/10/2004 a las 00:48
Creo Hernán que tenés mucha lucidez para plantear lo que planteas. Es cierto, a los niños hay que enseñarles a reírse de si mismos para que enfrenten el mundo con ventaja. Lo que no creo es que haya que ir modificando su educación de acuerdo a como el mundo se va yendo a la mierda. Porque entonces si el día de mañana, si la honestidad no es un valor que sirva ¿como padres tenemos que dejar de enseñarla? Creo que una forma de "cambiar el mundo" (esa frase tan remanida, usada, gastada, pero no menos valedera) es lograr que los hijos sean mejores personas. Qué se yo por ahí mis comentarios son una gilada, pero es lo que pienso.
DudaDesnuda
04/10/2004 a las 16:57
Ada, cuando tengas una hija y cumpla 16 años, la frase aparecerá sola en tu mente.
san
03/10/2004 a las 23:52
Yo tengo 17 años y la verdad no sabia lo que habia pasado, me parece tan estupido que los pibes reaccionen asi.Yo me acuerdo que cuando me cargaban yo seguia la joda nunca me calente a ese punto ni tampoco jodi a otra pesona hasta el punto de ponerla asi, para mi es inutil buscar las causas , una persona muy fragil con personas sin control ni buena educacion no terminan nunca bien .
la cosa mas sensata seria tratar de entender porque son ( o somos) tan fragiles o tan descontrolados
LaMaz
02/10/2004 a las 00:43
Son tan frágiles a esa edad! Atrapados entre lo que no son y lo que quién sabe si van a llegar a ser. Lo sé porque desde hace dos años enseño una clase de último año de bachillerato y cada vez me asusta más lo vulnerables que son. Cuando empecé a enseñar yo tenía 23 años y mis alumnos 18. La distancia era menor que hoy, y la relación muy diferente. Cada vez tengo más cuidado de lo que hago y de lo que digo. Cada vez los escucho más, cada vez les pido más y cada vez nos reímos más juntos. Esto último lo he aprendido con el tiempo. Es muy común que vengan diciendo que se van a morir porque el examen es muy difícil o la clase muy temprano. Antes los reprendía. Ahora los miro y les digo: "Te juro que por mi examen no te vas a morir, ni por levantarte a las seis de la mañana. Por otras causas sí, pero por esto no". Y se ríen y se relajan, y entonces de todas formas les pido que se presenten a tiempo...je je.
Ada
02/10/2004 a las 00:09
Parece tan cierta esa frase, DudaDesnuda. Voy a tratar de recordarla.

=)
Paloma
01/10/2004 a las 23:08
URGENTE, URGENTE, URGENTE

Felipe (www.baytex.cl) está cayendo en una depresión blogística y dice que no sabe si quiere seguir escribiendo de sus aventuras en Japón... Necesito que tú y todo el mundo que te lee le manden buenas energías através de comentarios...

GRACIAS
Hugo
01/10/2004 a las 22:01
aunque bien en el fondo creo que la culpa la tiene Teresiña, por ser una madre perfecta.
elteta
01/10/2004 a las 21:36
NO, Saddam.

La culpa siempre es ajena
Hugo
01/10/2004 a las 21:35
ajá... osea que la culpa la tiene Bush
elteta
01/10/2004 a las 21:21
...o de Farenheit 911
Rabino
01/10/2004 a las 21:20
...o ray bradbury
Hugo
01/10/2004 a las 21:18
o de Ray Charles? (estaba dominado por un odio ciego)
elteta
01/10/2004 a las 21:15
...o Geraldine Chaplin
Ecoloco
01/10/2004 a las 21:11
... o de Charles Chaplin ??
Hugo
01/10/2004 a las 21:06
... o de Marilyn Monroe (le gustaba ver calatas)
elteta
01/10/2004 a las 20:45
... o de Charles Manson, o puede ser Charles Ingall's
Zifra
01/10/2004 a las 20:43
¿Armas químicas, Patomusa?

¡cuuidado con George!
elteta
01/10/2004 a las 20:43
...o Marilyn Manson, el chico escuchaba música demoníaca
elteta
01/10/2004 a las 20:41
...o el frío, dicen que en el Sur hace mucho frío
elteta
01/10/2004 a las 20:39
Yo creo que la culpa de todo la tiene Internet
PatoMusa
01/10/2004 a las 20:30
Iba a escribir tres páginas pero me dió fiaca. Además yo pienso igualito a Chori #82, así que ni falta hace.

En resúmen: cuando íbamos a la escuela, a los odiados, le poníamos laxante en gotitas en la coca-cola para que salieran cagando. Era el arma más poderosa a la que teníamos acceso...
DudaDesnuda
01/10/2004 a las 20:17
Gracias, Ada por detenerte en mis palabras.
Pasa que cuando tengo esas discusiones con ella, al otro día, cuando ya la tormenta pasó, siempre, pero siempre ¿eh? recuerdo esta frase:

Cuando una mujer reconoce que su madre tenía razón, ya tiene una hija que piensa que su madre está equivocada.

Besos y, otra vez, GRACIAS.
Ada
01/10/2004 a las 17:54
Ahora todos quieren buscar la causa. Qué música escuchaba, con quién se peleaba, qué profesores lo trataban mal, cuántas veces el padre le pegó. Todos quieren poner un rótulo y encasillar lo que pasó para repudiarlo. No se puede rotular, encasillar ni repudiar la locura. ¿Para qué?

Lo que más asusta es que no haya una única respuesta. Da miedo saber que la locura no puede prevenirse buscando una receta en "La Nación" o en algún libro de Bucay.


DudaDesnuda #36 , me diste mucha ternura. No soy madre todavía pero se me ocurre que debe servir tratar de tener lo más presente posible nuestros 16 años. Recordar que muchas de nuestras guerras con los padres eran inmotivadas, casi instintivas, y que la mayor parte de las cosas con las que los lastimábamos no las creíamos realmente. Aunque te parezca que no te sale, seguramente el querer ser mejor para ella ya ayuda.
Diablita
01/10/2004 a las 16:25
Sos un dulce, gordito!
Hacía como 10 minutos que nadie me llamaba así...
 olo mosquera
01/10/2004 a las 16:21
Diabli: ¡Estúpida!

(Es un aporte de Orsai para la Recuperación de la Infancia de sus Lectores)
Diablita
01/10/2004 a las 15:53
A mi siempre me llamaron
estúpida.
Qué lindo recuerdo!
palito
01/10/2004 a las 15:49
Ok,creo que me leí todos los comentarios y me pareció revivir casi todas las historias que se cuentan y me sensibilicé por empatía.
Lo único que me queda por decir es que detrás de cada caso de muerte (en particular a masacres y suicidios de los que aquí hablamos)se esconde un mitómano.
No digo mas porque es pa' reflexionar...
besos, abrazos y apapachos
Diablita
01/10/2004 a las 15:36
Eco: Yo escucho a Marilyn Monroe.
Me encanta esa que dice: "Japi verdi tu iuuuu, japi verdi tu iuuuu, japi verdi mister presiden, japi verdi tu iuuuuu"
Me emocioné.
Diablita
01/10/2004 a las 15:34
Hernán,
debería haber un máximo de palabras para escribir. Yo diría unas...dos. Te parece bien?
Ecoloco
01/10/2004 a las 15:20
Sshhh... no se burlen, no los enojen, no los molesten... a ver si alguno escucha a Marilyn... !!

Besos, Abrazos y Apapachos...
 olo mosquera
01/10/2004 a las 14:52
Es lo que tiene esta gente, Diabli: que son monosilábicos.
Diablita
01/10/2004 a las 14:38
Expláyense tranquilos, eh?
Con comodidad...
01/10/2004 a las 08:27
De todas las hipótesis que he leído sobre este lamentable suceso, la de Hernán es la que más se acerca a la posible realidad.

Me ha llamado la atención ver que en los medios de comunicación han opinado jueces, policías, psiquiatras pero no verdaderos especialistas en educación (pedagogos). Una de las peores tragedias de la pedagogía en todas partes es que se ha vuelto un asunto acerca del cual todos los medios opinan e imponen, a diferencia de lo que ocurre con otras ciencias. Ante esta situación, a la mayoría de educadores no les queda más que bajar la cabeza, acomodarse en la marginalidad y proseguir su labor en condiciones imposibles. ¿Qué ambiente de respeto puede existir en las escuelas si la sociedad ve a los maestros como ciudadanos de segunda? ¿Qué apoyo puede sentir un estudiante de unos maestros a los que no admira, de unos padres que nunca se preocupan por él y de una sociedad para la cual los jóvenes no importan?

Lo más absurdo de estos sucesos es que los medios han creado todo un espectáculo como si lo ocurrido fuera inexplicable. En realidad, estas son cosas que lamentablemente ocurren todos los días, con la única diferencia de que, en esta ocasión, se han desbordado de un modo inmensamente trágico.

Lo peor de todo es que a nadie le importa verdaderamente llegar al fondo de esta situación. Dentro de una semana el tema se habrá olvidado, los jóvenes seguirán solos, los maestros continuarán en la mediocridad estructural, los padres en una cómplice ingenuidad y los poderoso felices porque mientras más violencia exista más fácil resultará vender la represión.

Y luego pasará algo similar otra vez y otra vez y otra vez más. Y después se organizarán marchas en contra de la violencia, habrá detectores de metales en las escuelas, policías escolares para controlar a los vándalos, casas enrejadas, cámaras por todos lados, persecuciones televisadas, armas en cada hogar, pena de muerte, registros dactilares y del iris, alertas constantes de peligro, guerras contra enemigos imaginarios, etc.

Y en todo esta problemática educativa lo único que se necesita, en realidad, es tener la lucidez de acordarse de las dificultades que todos, de una u otra manera, hemos vivido en las aulas, tal como lo manifiesta Hernán. En segundo lugar, analizar si la profesión docente ha ganado o ha perdido prestigio y calidad en los últimos años. En tercer lugar, ver si los hogares han incrementado o han perdido últimamente su capacidad para dar cariño y educar a los hijos. Y por último, teniendo en cuenta por lo menos estos tres componentes, empezar a ver soluciones efectivas. De otro modo, nos espera un mundo de respuestas inútiles y absoluta represión. Sin duda, el mundo de los verdaderos violentos.
Ike
01/10/2004 a las 05:43
Yo siempre leo, pero nunca escribo, sinceramente porque no tengo mucho que decir, pero justamente hoy, me mire unos cuantos noticieros durante la mañana y mediodia e inclusive un "informe" de la "tribu dark" en el noticiero y me parece que los grandes están en otro mundo, a pleno.

Yo creo que si un tipo se suicida o mata a alguien siendo pendejo, la cosa va mas alla de la escuela o lo que sea, porque yo creo que cumplo con todos los requisitos que ese pibe q mato a los amigos... escucho musica dark (bah!, Manson no es dark ni a palos), me visto de negro y por ser cuatro ojos me durante toda la primaria y secundaria me morfe un monton de cargadas! (y me sentaba esporadicamente en el medio o atras), y no por eso mate a nadie ni me suicide. Pero bueno, no se, yo creo que si un adolescente llega a ese punto algo, mas alla de su mente, anda mal; y como los grandes muchas veces están entre sus preocupaciones como adultos, a veces no llegan a ver lo que pasa en sus hijos, la soledad que pueden llegar a sentir, como se enfrentan con la sociedad, o lo que sea...
Al pibe que mato a sus compañeros le faltaban un par de jugadores, y si paso lo que paso, es porque la familia no le dio bola al pibe, seguramente ese chico x la forma de vestirse, la forma de ser en el colegio, las cosas que escribia y demas demostro que estaba mal, pero los padres o la escuela no lo llego a ver, asi que no se... no por eso justifico lo que hizo, pero bueh!
Tampoco creo que xq lo cargaran en el colegio haya matado a los compañeros (capas que eso sumo a su malestar interno), pero bueh... si alguien te cae mal en el colegio, es simple o lo cagas a puteadas repetidas veces y si sos varon lo cagas a palos...
Pero bueno, la primaria o la secundaria son una jungla, tenes que ir "sobreviviendo" bancandotela, peleandote, entablando amistades x conveniencia a veces, jejej... siendo popular o no...
En mi caso, debo decir, durante la primaria era un piojo con cuatro ojos, con 1 o 2 amigas, en la secundaria me prometi a mi misma no volver a ser la "cuatro ojos" (encima por eso, ya te tildan de traga!) asi que... en la secu trate de ser imparcial, por eso me sentaba atras de todo! (donde la pasas mejor!)

PD: creo que mi post es medio descolgado no?, pero bueh!... disculpen!
chori
01/10/2004 a las 05:01
Probablemente diga cosas que ya dijeron más arriba porque no leí todos los comentarios.
En argentina se escucha que la tragedia de Cármen de Patagones tiene las mismas carácterísticas que las de Estados Unidos.
Estoy de acuerdo con lo que dice este post, pero no creo que abarque todo el espectro social, me parece que se refiere más que nada a la clase media (que bien podría llamarse clase mediática); digo esto porque en los estadios sociales donde no hay prensa, y donde los pibes no van a la escuela, y si lo hacen es sólo para comer, se cagan matando unos a otros, pero como ya prácticamente son anónimos, gente descolgada del sistema, gente que no vota, gente que cirujea, que chorea, no son tapas de diario.
Yo creo que la violencia es parte crucial de la condición humana, se da en todos las edades, todas las razas, los pobres, los no tan pobres, los pudientes y los ricos. Lo único que desata la tragedia es el acceso a las armas, si el pibe de Cármen se hubiese enloquecido con una onda, nadie hubiese muerto probablemente, y si sólo hubiese tenido a mano un cascote, una regla o un lapiz ni siquiera habría hecho daño, pero no, el pibe tenía un arma de fuego ¿se la dio el padre? ¿se la robó al padre? ¿la compró? sea lo que sea tuvo acceso y un instante de locura terminó con la vida de cuatro pibes.
En mi época de purrete vi miles de peleas entre pibes, se cegaban a piñas y si tenían un hacha a mano la usaban seguro. Vi como uno le daba con la hebilla del cinto en la cabeza a otro, si los demás no lo paraban, lo mataba. Lo bueno de ese tipo de arma casera es que da tiempo, una pistola no.
En Estados Unidos las armas son juguetes, si en Argentina, el acceso a las armas se facilita, vamos a tener miles de tragedias.
lagartijaconalas
01/10/2004 a las 04:09
Qué razón tienes.
SOy maestra de educación secundaria, mis alumnos cruzan por esa extraña etapa de los 11 a los 16 años. Mientras leía el post me estaban dando unas ganas tremendas de imprimirlo y pasarlo entre los maestros. Porque, ¿qué clase de maestro puede ser uno si no puede enseñar al chico a amarse y reírse de sí mismo? Curiosa tu estructuración del aula, curiosa y real. Fui en secundaria de las de enmedio, en preparatoria de las de enfrente y en la universidad de las de atrás (cómo me divertí esos años).
Qué importante es la diversidad, cuando es posible en una escuela, en una escuelita. Tenemos en nuestra escuelita hijos de altos magistrados, hijos de la señora que vende comida, hijos de empresarios, hijos de padres desconocidos, niños rubios, niños morenos, niños extranjeros, niños indígenas, gorditos, flaquitos, agraciadas y sin gracia. Todos distintos y el maestro tiene que verlos igual, ingeniándoselas para que, como tú bien dices, el de atrás, igual que el de alelante ponga atención y valore el esfuerzo del nerd, del matadito, esforzándose para que el matadito se divierta, se disfrute a sí mismo y deje de estresarse, esforzándose por que el del medio sepa que sí cuenta, que sí existe.
La igualdad es posible, gracias a la diversidad.

Los chicos, ¿crueles? Claro, pero con esa crueldad del niño que mata una mariposa y luego llora por ella.

Gracias por tu reflexión.
Debemos dejar de culpar de todo a esos monstruos invisibles (medios de comunicación, la amoralidad de nuestra época, la rápida evolución de nuestra existencia) y empezar a agarrar el toro por los cuernos.
El Vampi
01/10/2004 a las 03:10
A mi desde chico me dicen EL VAMPI ( xq tengo los colmillos gigantes ) y antes me molestaba mucho, pero luego consegui d reirme d mi mismo, diciendo yo q dormia en un ataud y amenazandoles a todos q cuando apagaran la luz en su cuarto los morderia, y ahora todos los q me saludan me conosen como EL VAMPI, y no me ofende como antes, como dicen x ahi, es cuestion d acostumbrarte.
TíaGanga
01/10/2004 a las 01:35
Ahh y me olvidé de agregar: la televisión argentina (en líneas generales y me refiero sobretodo a la basura que más se consume entre programas de chimentos, noticieros crueles y novelas-series) da cada vez más asco... no se podía esperar que tomaran esta noticia y la trabajaran dignamente.
LaSoLe
01/10/2004 a las 01:31
María, hacete un blog.

Hernán, por qué será que la gente le da tan poca bola a tus recomendaciones? jajaja. Porque te cuento: ni el loro!
Tal vez hacen bien, no? tan malo es? jaja

un beso grande
Salu2!
TíaGanga
01/10/2004 a las 01:28
Hernán, tu filosofía me parece que va bien encaminada, sobretodo si tenemos en cuenta que por decisión paterna la Nina va a ser lesbiana.
Ta bien, la sociedad ha evolucionado en esos temas, pero nunca va a faltar uno que se descuelgue con una burla cruel sobre las inclinaciones sexuales de tu divina hija.
Hugo
01/10/2004 a las 00:55
Maria: ya que tu sobrino hace siete años que va al Colegio, ¿no crees que ya es hora de que entre a él?.
Teresiña (comment 21) ¡ uau! eres una madre modelo... ya que has cumplido tu misión, considero que es justo que descanses en paz.
Maria
01/10/2004 a las 00:34
Desde mi perspectiva, yo no creo que nadie se suicide o salga a matar simplemente porque no puede bancarse las cargadas de los compañeros. Hay una cosa peor, que es la soledad, el no saber cómo enfrentar la indiferencia de los otros y la sensación de que uno simplemente no existe. Tal vez, esta opinión esté demasiado atada a mi experiencia personal: yo también fuí una chica gordita (o mejor dicho: directamente gorda) en la adolescencia, y si bien no recuerdo cargadas, sí tengo grabada esa actitud de amable indiferencia del resto del mundo. Recuerdo perfectamente que el recreo, por ejemplo, era una tortura: yo no sabía qué hacer, y andaba dando vueltas por el patio esos quince o veinte minutos, yirando de grupo o en grupo, mientras todos hacian como si yo no existiera. Nadie me hablaba, ni mantenía una conversación conmigo, ni me invitaban a ningún lado. Todos tenían esa mirada de lástima condescendiente, y si bien ??como dije- no recuerdo burlas groseras, tampoco conseguía integrarme a ningún grupo. A los quince años hice una dieta radical, y bajé como veinte kilos en seis meses, pero la situación básicamente siguió siendo la misma. Pasé casi todo el secundario en un aislamiento total. Mi familia era muy pobre, y no obstante habían conseguido que me admitieran con un beca en un colegio de monjas de clase media. Tal vez, la diferencia social tuvo su parte en ese aislamiento; pero mirado retrospectivamente el problema principal es que yo carecía en absoluto de cualquiera habilidad social (la gordura no ayudaba y la pobreza tampoco, pero el tema principal es que yo no sabía acercame a nadie y suponía a priori que generaba rechazo y lastima). Como quiera que fuera, creo que la escuela en sí misma no hubiera podido ayudarme a resolver eso. Si bien muchas veces desee acostarme y no levantarme más, que el mundo desapareciera por completo durante la noche, que todo se sumergiera en la nada ??por un milagro o una bomba atómica-, nunca tuve en concreto fantasías suicidas o deseos de matar a alguien en particular. Creo que en parte porque durante aquellos años yo vivía en un mundo paralelo, leía todo lo que caía en mis manos y me dedicaba con entusiasmo a las materias del colegio, porque de algún modo eran esos contenidos ??la lucha con los problemas de matemáticas o las historias que imaginaba estudiando geografía o literatura- las que me arrancaban de la nada. Retrospectivamente, yo no creo que mi aislamiento fuese un problema de la escuela, o bien no era un problema que la escuela ??como institución- debía o podía resolver. Lo que sí le reprocho amargamente es la mortal pobreza de los contenidos: los chicos de 13 años no son estúpidos, pueden leer el "Facundo" completo, pueden leer al "Quijote", pueden leer a Platón y a Shakespeare, y estudiar historia con seriedad. Pueden aprender a programar y entender los conceptos elementos de la física contemporánea, pueden aprender en serio una lengua extranjera y apreciar la literatura y el arte contemporáneos. Digo: no hace falta ser un genio para leer a Borges, o tener algunas ideas elementales sobre la historia del siglo XX. Una exigencia de estudio seria puede distraer a un adolescente de sus fantasías más aterradoras. El problema de la escuela hoy es que cuando deja de ser una experiencia social gratificante, ya no es nada, porque uno no encuentra nada allí, nada que pueda estimular la imaginación o suscitar algún interés. Digo, que un chico se inserte o no socialmente depende de un conjunto de factores en gran parte ajenos a la institución, pero... vamos! Entusiasmar a un chico con la ciencia, el arte, la historia, la literatura, no puede ser un esfuerzo tan complicado... A mí me aterra por ejemplo que mi sobrino de 13 años ??que concurre a una escuela pública de la capital federal- no pueda representarse dónde queda Río de Janeiro. Eso es grave. Hace siete años que va el colegio y todavía no sabe ni leer el diario. ¿Qué otra cosa está ofreciendo la escuela además de las cargadas de los compañeros?
Caribé
01/10/2004 a las 00:03
¿Con un alfiler, Diabli?
Pero si un lápiz bien afilado hace más daño y siempre podías pretender después que había sido un accidente.
Rabino
01/10/2004 a las 00:01
Uhmm.. mi viejo, cuando yo era chico, me llevaba al tiro federal a practicar... ahora entiendo!
Gracias Caribe y Hernan!!!!

Siempre estuvieron los patoteros de atras y los gorditos de anteojos de adelante, no creo que ahora sea un justificativo para que un nene de 15 años se suicede o salga a los tiros.
Ni hablar de la masacre de Columbine.
Creo que el enfoque que le estan dando los medios a este hecho es pesimo. No me parece que el pibe que mata al compañero porque lo burla, sea muy diferente al que mata a otro en un boliche, por una mina, o en la calle por una camiseta de futbol. El valor por la vida es cada vez mas bajo y creo que la esculpa es de la mala educacion y la falta de justicia... pero bueno, no se... los dejo porque un compañero de trabajo me esta jodiendo por gordo y tengo que arreglar el asunto........
 olo mosquera
30/09/2004 a las 23:54
Caribé, la verdad es que tenés razón. Yo estoy hablando de mis tiempos. El más malo de mis tiempos, al lado de los de ahora, debe ser una especie de Heidi. Me convenciste. Así que agrego que, además de ironía y elocuencia, a los hijos hay que enseñarles a salir disparando.
Diablita
30/09/2004 a las 23:50
Es la locura que dispara sin razón en algún momento de la vida.

Yo le pinché el culo a una compañera (María Virginia) con un alfiler en un recreo. Se salvó porque en mi casa no tenían armas que sinó...
Caribé
30/09/2004 a las 23:45
Bueno, Hernán, veo que tienes una fe casi religiosa en el poder de la palabra.
Yo hoy en día ya no.
Pero me agrada tu ingenuidad.

¿Se inhibe de golpear aquel que no tiene capacidad verbal ofensiva?
Ja, todo lo contrario. Recurre a la única que le queda, la de los puños.*

He estudiado en varias clases de colegio, incluyendo uno público, y me consta que es así.
Que justamente el verbalmente más indefenso era el más proclive a responder con la única frase contundente que sabía construir, la amenaza:
"Te espero en la bajadita".

Y de eso hace ya bastantes años. Ahora debe ser mucho peor. Por aquel entonces los niños no llevábamos ni siquiera armas blancas, ya los puños eran bastante peligrosos.
Y ahora además seguro que ya ni siquiera te avisan.
(Confieso que yo una vez me emperré tanto en no salir del colegio que al final la directora llamó a mi casa y mi abuela vino a buscarme: No es que yo fuera tan enclenque, a otras me había enfrentado; pero la que esa vez me había amenazado tenía catorce y yo nueve, me doblaba el tamaño).

Así que, yo que tú, igual le pondría a Nina el chaleco anti-balas. (Igual la defiende también de las cuchilladas).


* ¿Sabes que esa suele ser una de las dinámicas de muchas agresiones domésticas? La mujer, con mayor dominio de la palabra, ofende al hombre recurrentemente. El hombre termina recurriendo a su único poder superior, el mamporro.
LaSoLe
30/09/2004 a las 23:26
Buenísimo "99 pixels"!!!
 olo mosquera
30/09/2004 a las 23:20
Estoy completamente convencido, Caribé, que una certera humillación verbal y pública hacia el amigo de dar puñetazos, cohibe al chimpancé para el resto de su existencia; y se cuida mucho, pero mucho, de no molestarte. Pero no solamente hay que ser irónico, sino flor de hijo de puta. Hay que enseñar a los hijos a ser hijos de puta. Es nuestro deber como cristianos.
Caribé
30/09/2004 a las 23:11
Vamos, Hernán, ¿desde cuándo una ironía defiende de un puñetazo?
Más vale que mandes a Nina a clases de Kung Fu (o similares), según a qué clase de colegio la vas a enviar.

Y si es a un colegio argentino ponle chaleco antibalas también. Es lo más seguro.

Lo de las ironías también, por supuesto. También.
;-)))
 olo mosquera
30/09/2004 a las 23:09
¡Ec-selente, 99!
99 pixels
30/09/2004 a las 23:03
Lo primero seria saber a que bando pertenecían los occisos y el perpetrador del suceso respectivamente. Sin embargo me aventuro: Dos hipotéticos compañeros de clase, Georgie y Mike en una High School de la Norteamérica suburbana. Georgie, es el típico bravucón, de coeficiente inversamente proporcional a las dimensiones de su físico. Mike, es el obeso redactor del periódico escolar. Ambos aspiran a la presidencia de la clase. Mike hace una campaña brillante, prepara discursos, proyecta filmes didácticos en clase y hasta diseña el mismo las pegantitas de campaña. Georgie basa su estrategia electoral, en sistemáticos ataques a las peculiaridades físicas de su opositor. Finalmente, gracias a las donaciones hechas al colegio por George padre y a su amistad personal con el "Principal", Georgie es declarado vencedor. La mañana siguiente, Mike aparece con el rifle que su padre compro dando un nombre falso en la armería de la cuadra. Lo descarga sobre Georgie y seis compañeritos mas, todos miembros del comando de campaña de Georgie (Condoleeza, Dick y Colin).

¿Acaso no viviríamos en un mundo mejor?. Bueno, al menos nos hubiésemos librado de cierto discurso pretencioso en la habitualmente amena entrega de los Oscar.
Alejo
30/09/2004 a las 22:41
Nada, sólo para decir:
B/A/A
PD: En especial para Hugo#59 y #63
Hugo
30/09/2004 a las 22:35
Pero debe doler que una aplanadora te chupe los huevos...
Besos, abrazos y apapachos...
morri
30/09/2004 a las 22:30
Muy buen artículo Hernán, me ha encantado.
Yo siempre pienso eso, que la gente que habla de los niños parece mentira que haya estado en el colegio, y que no sepa eso mismo, que los niños de por sí son crueles. Yo me apiado de mi sobrino que tiene el primer apellido demasiado parecido al segundo (se diferencian en una letra) y del que se burlarán en el cole a más no poder. Habrá que enseñarle al niño a reirse de esos apellidos antes de que empiece la guardería.
Te doy la razón en eso, los fuertes se rien del débil y sobretodo si el débil les hace caso, si el débil pasa de los insultos el fuerte se cansa.
elteta
30/09/2004 a las 22:24
Sí necesitas fotos te mando, yo estoy en un diario.

Besos, Abrazos y Apapachos...
 olo mosquera
30/09/2004 a las 22:14
Las fotos de Glob! están escaneadas desde el papel, Hugo. Y son siempre del día. El motivo por el que no pueda poner ninguna de diarios argentinos es que no tengo diarios argentinos a esa hora de la madrugada. No por otra cosa. (A esta altura ya debés saber que me chupan un huevo las supuestas aplanadoras, etc etc).
Hugo
30/09/2004 a las 22:09
una parte morbosa mía quería ver si te atrevías a poner en tu Glob algo sobre este asunto... felizmente no te atreviste. El 90% de tus lectores son argentinos y de hecho te mandaban una aplanadora.
Dejando de lado mis perversiones: solemos ser más sensibles a los defectos de los adolescentes, y ante los desastres solemos también inventar las teorías mas absurdas o más cuerdas, pero absurdas al fin.
Pero no hay que perder la perspectiva: la dicotomía entre fuerte y débil siempre ha existido, y los problemas que surgen de su interrelación también siempre han existido. No queda sino buscar respuestas en cada caso concreto. Las soluciones que sobrevengan, serán siempre, por ende, sumamente parciales.
Cambiando de tema: Ecoloco, no sé si Casciari tiene razón, pero yo me sendaba al medio en el salón, y me pone sumamente nervioso que pongas en cada comment "Besos, abrazos y apapachos", ya sabemos que nos quieres a todos pero párale por favor.
Besos, abrazos y apapachos.
AM
30/09/2004 a las 21:57
No podría ser de otra forma, si siempre la opinión es igual. Muy bueno el cuento de hoy, pero está mal. equivocado pero con visos de verdad, tiene razón pero con esa suficiencia tan verbal de ustedes. Equivoca al generalizar, al simplificar... si... claro... los del medio y los de atrás, yo estuve en todos hasta que me hice amigo de cuatro locos que estaban de verdad locos y los de atrás eran un niñotes nada más, nunca nos matamos por las pelotudeces dichas, pero si nos vociferamos cual tribunos olímpicos. Tas locato, la moralina de tu cuento no me gusta, aunque tengas algo de razón (no toda, naturalmente)...
Lele
30/09/2004 a las 21:46
Hernan... Escribo poco y leo mucho siempre.
Despues de leer los diarios de hoy algo me dijo que tenia que marcar tu link y leer Orsai... Gracias a ese "llamado" no me quedo con la idea de que todos los grandes se olvidan que fueron chicos, como termino entendiendo en cada persona que habla o escribe por estos dias sobre este tema. Que porque Marilin Manson, que el escritorio con mensajes "satanicos", que los videojuegos le enseñaban a usar el arma...
Me quedo sin palabras con tanta gente que no puede ver un poquito mas alla.
Por suerte cuando leo tus post, me quedo mas tranquila de que tengo alguien que piensa bastante parecido a mi...
Saludos a todos
Ginger
30/09/2004 a las 21:17
Menos mal que yo soy de Olivos, provincia de Vicente López.
polaco
30/09/2004 a las 21:14
juas... estaría bueno eh ! habría que presentar un proyecto de ley, 300.000 firmas seran suficientes ? con tal de salir del feudo votamos todos a favor
 olo mosquera
30/09/2004 a las 21:09
Sí, pero fue uno de Bahía Blanca, provincia de Río Negro. Así que no me importa.
elteta
30/09/2004 a las 20:51
Hernán, te recagaron a pedos
polaco
30/09/2004 a las 20:43
El sur tambien existe... Provincia de Buenos Aires es muy distinto a decir Buenos Aires, Ciudad Capital de la República Argentina. No soy porteño, soy de Bahía Blanca, ciudad que tambien pertenece a la provincia de Buenos Aires. Y cuando escribis aca te lee gente de todo el mundo y sería bueno que la gente sepa diferenciar. Patagones queda a 1000 km. exactos de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires, o Capital Federal o Porteñolandia, o simplemente Buenos Aires a secas
LaSoLe
30/09/2004 a las 20:37
Apareció el primer colgado, había demorado mucho...

Salu2!
Ecoloco
30/09/2004 a las 19:48
Ok Alejo, entiendo y comparto, sobre todo en un caso accidental. En mi ciudad ha pasado de matar un amigo pero ni siquiera jugando, solo por la desgracia de accidentalmente dispararse el arma al volver de una cacería.
Pero el que carga un arma, la lleva de casa al colegio, la saca y la usa contra seres humanos, no merece la misma compasión que el caso por vos expuesto y el que menciono antes...
Obviamente no soy quien para determinar culpabilidad y/o castigo, pero creo que dadas las pruebas se puede exigir que se apliquen.
Besos, Abrazos y Apapachos...
lalodelce
30/09/2004 a las 19:32
Es decir para ti "estudiar porque te gusta" es sinonimo de "inexistente"? A que tu nunca tuviste la suficiente determinacion como para acabar ninguna carrera.
Alejo
30/09/2004 a las 19:32
Eco,

Lo que pasó es una tragedia, cuando dije juzgar a la ligera me refería a demonizar al chico que hizo los disparos y querer darle escarmiento. Mirá, estos temas son delicados, nadie tiene la verdad absoluta. Yo puedo hablarte de lo que me pasó a mí en un hecho similar, un ex-compañero del secundario mató a otro compañero del secundario de un balazo, y es el día de hoy que al que disparó no sé si agarrarlo a trompadas por pensar que un arma cargada no va a dispararse por mucho que se la gatille, o sentir compasión por él, porque toda su vida va a cargar con la cagada que se mandó. Al que murió, lo llevo en mi corazón, pero la vida no puedo devolvérsela, no hay consuelo que valga para su familia, es así, duele y no sabés cuánto.
elteta
30/09/2004 a las 19:31
Tambien tenemos una plaza Belgrano, con monumento a la bandera y todo
Alejo
30/09/2004 a las 19:24
Hernán,

La Capital Federal no existe, es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

¿Por qué nos esforzamos tanto en cambiar los nombres de las ciudades, de las cosas, y al mismo tiempo nos repetimos en los nombres de las localidades, partidos, ciudades? Qué ciudad en Argentina no tiene una Avenida que se llame San Martín, Belgrano... Ya sé, La Plata, pero tiene una plaza San Martín.
LaSoLe
30/09/2004 a las 19:23
oh my goooooodddd...

tamos todos locos...
andrea
30/09/2004 a las 19:21
En muchas cosas que dices te doy toda la razón, pero en otras...
Por ejemplo:

1. Yo me siento adelante de todo y no pienso suicidarme, lo hago porque tengo problemas auditivos y para enterarme mejor es preferible sentarme ahí.

2.Cuando era pequeña y se enteraron mis compañeros que yo era venezolana, no es que me trataran muy bien, que digamos, pero con el paso del tiempo y la "maduración" de algunas personas eso se fue acabando, pero nunca me podré olvidar de la mal que lo pasé; así como tampoco podré olvidar a las personas que me defendían y verdaderamente me querían y me apreciaban.

Pertenezco al grupo de los adolescentes (tengo 15), y sinceramente no sé a dónde van a llegar algunos...Me entristece el futuro de estas personas, pues a las que tú llamas fuertes, en realidad la mayoría tienen una doble personalidad, actúan así para ocultarse...
Anónimo
30/09/2004 a las 19:01
La Argentina termina en General Paz.

Un chileno
Ecoloco
30/09/2004 a las 18:34
Juzgar a la ligera ? que !! esos 3 pibes no murieron ??
Alejo
30/09/2004 a las 18:26
Metáfora o metádentro (chiste malo), creo que no debemos juzgar a la ligera, si no leélo a Polaco, que parece que sabe del tema.
Besos, Abrazos y Apapachos
Alejo
Ecoloco
30/09/2004 a las 18:21
Alejo#28 : lo de 'paredón' es matafórico, si bien soy partidario de la 'pena de muerte' (aunque en mi país no se podría aplicar por muchos, muchos años...) leelo como sinónimo de 'castigo severo'.
Barluz: muy de acuerdo con tu análisis

Besos, Abrazos y Apapachos...
Polaco
30/09/2004 a las 18:19
La verdad es que a los que hay que matar es a los periodistas, alguno por ahí se salva, pero en general distorsionan la información y hacen un circo con algo sucesos muy duros como el de Carmen de Patagones ( no Buenos Aires, Hernan ). Este chico que mato a 3 compañeros ( no a 4 , Hernán ) e hirió a otros 5, 3 de ellos gravemente, era un chico tímido, introvertido, buen alumno, al que sus compañeros no lo invitaban a nada, (mucho menos a jugar al futbol Romualda). Los medios de comunicación hicieron una circo vergonzante de una tragedia que enlutó a un pueblo pequeño, de 25.000 habitantes, inventando muchas cosas (llegaron a decir que en el velorio de las criaturas habia un loco con un arma tirando tiros al aire) y generando imágenes desgarradoras solo para ver quien tenía la mejor pantalla roja al estilo del aberrante canal Crónica.
Alejo
30/09/2004 a las 18:01
Angelgris,

Creo que ese, más que Gordo Bolú, era un Gordo que se hacía el Bolú...
DudaDesnuda
30/09/2004 a las 17:57
A veces no sé como criarla. Tiene 16 años y por momentos parece mi peor enemiga. Son ésos momentos los que hacen que me arrepienta de miles de cosas, entre ellas, haberla tenido. Yo quiero ser mejor por ella, pero no me sale y, tengo miedo.
El Angel Gris
30/09/2004 a las 17:39
A Gostanián también le decían Gordo Bolú.
KarinaPaola
30/09/2004 a las 17:29
A mi tambien me decian Gorda boluda..en Olivos..pero entonces me fui al Chaco..y alli gracias a Dios la gente es mas respetuosa y son todos mas buenitos..je je
A ver si de a poco me voy animando a escribir otra vez..la tormenta ya va pasando de a poco y la vida sigue..beshitos a todos.
KarinaPaola
30/09/2004 a las 17:29
A mi tambien me decian Gorda boluda..en Olivos..pero entonces me fui al Chaco..y alli gracias a Dios la gente es mas respetuosa y son todos mas buenitos..je je
A ver si de a poco me voy animando a escribir otra vez..la tormenta ya va pasando de a poco y la vida sigue..beshitos a todos.
Barluz
30/09/2004 a las 17:28
Perdon por la repeticion, se colgo el coso este.
Saludos desde la Ciudad Luz.
Barluz
30/09/2004 a las 17:24
En realidad la cosa no empieza en la adolescencia, mas bien la adolescencia es un punto de llegada donde decanta todo lo que fue pasando antes. Y esto es responsabilidad de los sres padres.

Un pibe que ha sido querido, escuchado, incentivado, "curtido", al que le han dicho no cuando corresponde (pero no a los tortazos), un pibe cuyos padres lo han criado con ganas, con pasion, con humor, inteligencia y creatividad, se siente donde se siente en la escuela, seguramente sera un adolescente piola que no necesitara andar matando a los demas para manejar sus angustias.

Y si bien no estara exento del sufrimiento inherente a ese dificil momento de la vida, ni de odiar a sus padres a pesar de que los quiera (esto es inherente tambien!), ni de ser provocador, burlador, burlado, etcetc, seguramente sabra reirse de si mismo y sobrellevar la cosa con humor y creatividad.

Es mi humilde opinion, esto empieza desde la raiz. Claro que para eso hacen falta padres piolas, y no es cosa que abunde. Pero a falta de padres piolas buenas son las figuras sustitutas (maestro piola, amigo mas grande piola, tio piola, etc) que pueden hacer que el pibe se vaya curtiendo.

Excelente articulo, Ud es un troesma Casciari.
Alejo
30/09/2004 a las 17:19
Disgresión sobre el tipo de alumno que fui, según la Teoría de Situación Geográfica en el Aula de H. Casciari.
Yo era de los del fondo (por lo alto), pero terminé siendo de los de adelante (por la miopía), aunque me sentía cerca de los del medio (por las ganas de matarlos a todos cuando me cargaban por traga, anteojito, larguirucho, y por mi apellido, que para peor de males coincidía con el de un personaje creado por Gasalla y que era preceptor de un secundario, Naboletti, alias Nabo, encima yo era Nava, todo mal).
Manuel
30/09/2004 a las 17:15
Uno no deja de preguntarse cómo es que alguien se levanta una mañana y decide cumplir la fantasía de eliminar a todo aquel que le disgusta, le estorba o le inquieta.
La sensación yo la he sentido más de una vez pero no quisiera saber donde está ese switch que te lleva a considerar ese flashazo de rabia como la razón suficiente para acabar con todo aquello que te molesta a punta de pistola. De seguro está muy cerca del switch del suicida, pero el primero tiene un letrero que dice en letras góticas "El Infierno son los demás".

PD: Me gustó mucho tu post de hoy.
Alejo
30/09/2004 a las 17:11
Hernán,

Bueno, el tema que pusiste en juego hoy despertó en mí traumas del pasado. Yo fuí compañero de un chico que fue muerto por otro chico "jugando y sin querer, con un arma que no disparaba porque el fulminante no llegaba a la bala del tambor". ¡Qué dolor!. Dos días después del hecho volvimos a clase viendo un banco vacío que sabíamos estaría así hasta fin de año. Te juro que acompaño en el dolor al resto de los chicos que, indefectiblemente, volverán a clase, a ese aula donde ocurrieron las cosas.

Me gustó mucho lo que dijo Wen, esa idea de tener presencia fuerte en cuanto a autoridad pero sin pasarnos de rosca, y no terminar siendo tibios a la hora de educar. Educar, significa conducir, guiar, y creo que en las escuelas de hoy en día, no se conduce, no se guía, por miles de razones, falta de valores, falta de ejemplos, falta de buenos conductores... Si a eso le agregamos, la violencia cotidiana, (no la de la TV, a esa es fácil echarle la culpa) sino la de la calle, con piqueteros incluidos, es fácil ver que lo que pasó en Carmen de Patagones (recuerdan que alguien quiso que fuera capital de la República Argentina?) no es más que un reflejo de lo que se vive día a día en el mundo.

Elteta, no es la solución, la violencia engendra violencia; eso suena apocalíptico, y es más de compadritos que los compadritos que se intenta combatir. Por ahí, creo que no va la cosa. Tampoco por el paredón que propone Ecoloco. Bah, será que conmigo eso de la revancha o del "que pague con la misma moneda" no va; eso está en la Ley del Talión, ojo por ojo, y pasó hace más de dos mil años, creo que evolucionamos un poquito no?.

Bueno, a estas alturas creo que me fui al carajo, pero rescato eso de aprender a reirnos de las cargadas como mecanismo de defensa a las agresiones. Yo fuí víctima de muchas ofensas, y de las que salí más airoso fue de aquellas de las que aprendí que uno hace lo que puede, sobre todo en la adolescencia, y que nada es tan terrible como parece (salvo la muerte); todo lo demás, es joda... y que siga siga nomás.

Saludos a todos, gente linda con ganas de resolver el mundo

Alejo
lununa
30/09/2004 a las 17:03
Yo me sentaba adelante, prestaba atencion y zafaba por eso, porque estudiar, un carajo. Y me llevaba bien con todo el mundo, porque soplaba en las pruebas y a la tarde andaba por ahi boludeando como todas... los verdaderos puntos (por lo menos en mi colegio) eran los que se iban atrás para ser como los de atrás.
Que se yo, es un tema complicado. No creo que tenga que ver con el cole y la crueldad adolescente. Para ser victima en el cole, lo tenés que haber aprendido primero en casa. Como todo
LaSoLe
30/09/2004 a las 16:36
Jajaja, OK!
Chas gracias!

Salu2!
ale
30/09/2004 a las 16:33
Soy solidario contigo. Yo también fui un gordo boludo.
Y en mi último blog he incluido fuertes elogios a tu escritura.

Saludos.
Roberto A.
30/09/2004 a las 16:19
He visto mucha TV argentina estos días, desde el Mauro Viale hasta Telefe, y lo peor son los tipos que pontifican que antes no pasaban estas cosas y dando las sin-razones de "los jóvenes de hoy".
Todo el rato me acuerdo de Eróstrato quemando el
Templo de Diana, de Agripina, de Nerón haciendo asaditos con Roma, de los Borgia y más acá de Pinochet haciendo de las suyas. A todos nos molestaron, en mayor o menor medida, en el colegio, la gracia era, como dice Hernán, pensar la mejor forma de cagarse al matón del curso, pero sin violencia, sino con el dulce sabor de la venganza elegante, mil veces madurada.
LaSoLe
30/09/2004 a las 16:18
No, Pirula. Los chicos y los adolescentes no son tan tarados...

Hernán, por qué sale mi mail y no el link a mi blog? eh?

Salu2!
Teresiña
30/09/2004 a las 16:11
Gracias a este post hoy puedo sentirme orgullosa, agrandada y con esa sensación de "misión cumplida" que, aunque suene soberbia es inevitable. Lucía, mi hija mayor, tiene 16. Y mientras leía esto que escribiste hoy Hernán, reconocía cada una de las cualidades que decís que se le debe inculcar a los chicos. Lucía es hábil, es ingeniosa, se defiende, pero, además, defiende a los débiles, a los del fondo. Eso está claro que es lo que debe ser. Yo sigo creyendo que, en la vida, hay que defender y sostener a los del fondo, que además suelen ser los posta. Y además creo que eso que fuimos en la escuela secundaria es lo que volvemos a ser, veinte años más tarde, pero a punto caramelo (los que podemos) o bien confirmados en la nada (los que ni la ven).
El Angel Gris
30/09/2004 a las 16:03
IMPECABLE, debería ser material de lectura obligada antes de entrar al aula para todos los profesores de secundaria. Debería también estar en las mesas de luz de padres-

Esta vez, nuevamente te felicito.
Pirula
30/09/2004 a las 15:49
Debo admitir que he sido muy cruel de adolescente y más de uno habrá sufrido. Yo creo que el problema pasa que a esa edad, donde los pibes no están aun maduros, no han desarrollado todavía la empatía(por lo menos algunos), que es la capacidad de ponerse(realmente) en el lugar del otro.
A esa edad, es dificil tomar conciencia de lo que otro pueda estar sufriendo, con lo que a uno tanto le divierte. Creo que por ahí pasa el problema.
sosa
30/09/2004 a las 15:48
Yo me sentaba atrás, allí en la fábrica de apodos donde ni alumnos ni maestros se salvaban, y debo decir que ha sido la época mas divertida de mi vida.
Ecoloco
30/09/2004 a las 15:42
El #13 me hizo pensar... antes de la reja o el paredón, por favor averigüenmé si los baleados eran los burlones o nada que ver...

Besos, Abrazos y Apapachos ...
30/09/2004 a las 15:40
Es simplemente la ley de la selva donde el más fuerte es que sobrevive. En cualquier actividad humana es así, y seguirá siendo así.

Con la educación, lo que vos planteás es que se formen un montón de políticos.

Lo que es cierto es que no se incentiva la creatividad, sino que hacen aprender cosas que no serán útiles después. ¿Para qué jodidos le sirve a un patojo de 10 años saberse los ríos de Europa? Son cosas que no tienen sentido, pero que se siguen enseñando.
Ecoloco
30/09/2004 a las 15:31
Del post elijo:
no sólo hay que educarlos: también es preciso curtirlos, me parece la clave o solución mágica. El problema es que para 'curtir' a un adolescente es necesario que sus padres sean 'curtidos', y eso si que es difícil.
Nerds o no, bajo presión militar, Mansonmaníaco, insultado o burlado por los compañeros, imputable o no, o cualquier justificación que se busque no me bastan, apretó el gatillo ?? ok, entonces reja o paredón...

Besos, Abrazos y Apapachos extremistas...
Rax
30/09/2004 a las 15:18
Me gustó mucho tu post de hoy. Quisiera imprimirlo y mostrárselo a mi jefa, que opina que los niños y adolescentes que encaran al agresor y le dicen: 'Me molesta tu actitud, si sigues se lo diré a la maestra' son los que saben resolver conflictos (y lo peor es que sugiere por tv este método...)
Elteta
30/09/2004 a las 15:15
Espero que esto no se malinterprete, pero me parece bien que, una vez cada tanto, el débil reaccione en forma desmedida.

Que los prepotentes se caguen de risa todo lo que quieran de los más débiles, pero que tengan cuidado, oprque un día viene este boludito con anteojos y te caga a tiros, un día vienen estos roñosos barbudos y harapientos y te estrellan tus aviones en las Torres Gemelas.

Tené cuidado patoterito, no sabés con quien te estás metiendo.
LaSoLe
30/09/2004 a las 15:08
Yo eso lo aprendí y lo sigo aprendiendo sola....
LaSoLe
30/09/2004 a las 15:03
A un chico hay que enseñarle a reírse de sí mismo, antes que a realizar cálculos matemáticos con logaritmos. Nadie que sepa reírse de sus propias desgracias se suicida o mata porque le digan "rengo" "narigón" o "cuatroojos" durante doce años ininterrumpidos.

Vaya tarea la que le toca a los padres y a los educadores sin ganas...
Wen
30/09/2004 a las 14:57
Gracias x tu post, es absolutamente preocupante el tema. Tengo una hija de 11 años y tengo amigas con hijos adolescentes mas grandes a las q miro con respeto y temor de "lo q me vendra".
Se q x un lado mi generacion (tengo 40) padecio un ejemplo paterno de cambio, ya q nuestros padres se estaban sacudiendo una educacion bastante opresiva y andaban x ahi leyendo "escuela para padres". Y nosotros, como hijos de ellos...creo q hemos dejado ciertas cosas muy libradas a la responsabilidad de nuestros hijos (perdon x la generalizacion), le tememos demasiado al trauma q podamos dejar...tememos a ser recordados en interminables terapias...pero creo q debemos tener una presencia fuerte sin dejar de lado el afecto,la comprension y el saber hacer q nuestros niños sean personas orgullosas de ellos mismo.
Solo asi, y sin querer ver cumplidos en ellos nuestros sueños, sino los de ellos, creo q esta tremenda problematica del adolescente actual, cada vez mas labil a estos cambios sociales, podra ser el prolegomeno de una gran persona.
TíaGanga
30/09/2004 a las 14:35
No creo que se suiciden ni que se carguen al hombro a los compañeros por años ininterrumpidos de burlas crueles. Me resulta demasiado básico. O será que tengo una gran predisposición a reirme de mí misma.

En cuanto a que no sólo hay que educar, sino también curtir: cuando eramos chicos si llegábamos puchereando a casa porque los "simpáticos" del barrio o de la escuela tenían la costumbre de surtirnos, mi vieja nos sacaba cagando: "te las arreglás afuera y no quiero verte llorando, aprendé a defenderte solo". La lección nos sirvió para entonces y nos sigue sirviendo todos los días.
Toro
30/09/2004 a las 14:20
De a poquito iré desentramando una serie de volátiles pensamientos que se me vienen de golpe en este momento en que te leo Casciari.
Coincido en que la adolescencia es una etapa cruel, donde cada día miles de púberes se ven enfrentados con una realidad a la que no están preparados para tolerar. No sólo es el punto donde comienzan a descubrir el mundo, sino su mundo!...
Pero no se puede generalizar en comportamientos y fenómenos sociales así tan vagamente. Y esto no es tanto por la división de filas, porque bastante acertada suena, pero si, quizás, por el comentario de Romu y de tantos otros. El que no se suicida de adolescente no se suicida más? Yo creo que es al revés, si creo que la adolescencia marca und estino y como tal, cuando más grande se vea una muerte, un suicidio, un asesinato o lo que fuere es fácil encontrar simbolismos en el pasado de la persona que cometa esa acción.
NI una música determinada, ni un video juego, ni un maltrato, u apodo violento y discriminatorio, nada de esto por sí solo serían detonantes. Se puede analizar que el viejo era tal o cual cosa, que los amigos lo trataban mal, etc etc etc.
Pro sabés que? Yo tb fui un purrete resentido hasta hace poco, y si hay algo que nunca se m cruzo fue la muerte. Tengo 20, recién empezando a delimitar mi personalidad y mi futuro, e incluso reconociéndome en estado "avanzado" por así decirlo, sé que estoy dentro de una minoría que sabe elegir un camino o visualizarlo aún sin haberlo vivido. La crueldad a la que nos enfrentamos a diario es el peor ara. Cada día de secundaria puede ser una incitación a la violencia. A la violencia que nos genera el rechazo, la diferenciacion, el menosprecio (sea de compañeros, profesores, sociedad e general!)...
Todos podemos sentirnos así, pero creo yo, que generalizar estos casos aislados, buscar soluciones mágicas, prevenir cosas que no son predecibles (aunque si haya cosas llamativas a tener en cuenta), y pretender encontrarse con explicaciones racionales para un acto de locura; no tiene sentido. Lo único que tiene sentido es ese párrafo que pusiste en el cual rezabas que lo importante es aprender a reirse de uno mismo...si logramos eso, estamos hechos...creo yo, que nunca más podrán penetrar de tal forma tu estima como para agujerearte y hacerte sentir un inadaptado social, como para generarte sed de venganza, muerte, desesperanza o lo que fuere...
douglas
30/09/2004 a las 14:06
Muy de acuerdo con tus palabras, pero creo que unos de los grandes responsables de lo que pasa somos nosotros los docentes (me incluyo) que miramos para otro lado cuado hay esas cargadas, y rectifico lo que decis, creo por estar mucho tiempo en un aula que un adolescente es la persona más solidaria, colaborativa con sus compañeros que hay, fuera de esa edad es muchisimo peor.
saludos
Ginger
30/09/2004 a las 14:02
En la adolescencia no se ven las cosas con la misma óptica que en la vida de adultos. Se distorcionan las situaciones, en todos los casos.

Personalmente, en la secundaria tuve una relación fabulosa con mis compañeros, y sin embargo en un curso superior había una persona que me tomó de punto y me hacía objeto de sus burlas y sus maldades. Exteriormente la ignoraba e incluso me tomaba pequeñas revanchas, pero interiormente, cada mañana me despertaba deseando llegar al colegio y enterarme que había muerto. Mi deseo era extremista, pero sin embargo era lo que yo sentía en ese momento.
Hoy por hoy, 25 años después, es una mujer que me sigue provocando rechazo. Y justamente por haber pasado eso, siendo yo una persona relativamente popular dentro de mi grupo escolar, es que más me asusta pensar que los pibes puedan tener esas reacciones, porque no sé muy bien como se enseña a superarlas.
La Romu
30/09/2004 a las 13:47
Sí, en líneas generales tenés razón. Salvo que el chico este que se cargó a los compañeritos no es ningún nerd, ni es un humillado de la fila del frente, ni nada que nos tranquilice meiendolo en una categoría clara.

Si el dato te dice algo, los compañeros lo buscaban para jugar al fútbol, y según leí es arquero de un clubcito local. Que no es ese el fenotipo de un chango que la pase mal en el entorno.

Y ahí te quiero ver.

Cuando yo era joven, los que leían a los poetas malditos se hacían jipis o se dejaban la camisa por afuera del pantalón. Y en el caso de las chicas, nos poníamos polleras de bambula.

Ahora parece que los que escuchan a los roqueros malditos, que te los amplifica MTV, se ponen chalecos militares y juegan al taxi driver.

No hay territorio más jodido que la adolescencia, con sus pasiones extremas. Si no te suicidás en la adolescencia, no te suicidás más.

Un beso grande.
ultratumba
30/09/2004 a las 13:47
Vos hacías catarsis. Acordáte de Filoso, filoso...
perrocontodo
30/09/2004 a las 12:21
De paso, a mi me decían "cosita". Y no es que me haya causado un trauma, de hecho me enteré años después de graduarme.
perrocontodo
30/09/2004 a las 12:18
Muy de acuerdo con lo que dices, excepto con que el suicidio es un acto de valor. Tiene que ser el desespero el que te lleve hasta ese punto, en mi opinión. Se requiere mucho más valor para enfrentarse cara a cara con la situación que para saltar al vacío.

Aunque, nunca he estado en una situación en la que el suicidio se presente como opción, por eso opino sin conocimiento de causa.
pucho y mate
30/09/2004 a las 11:31
En casa tenemos uno de 16 fresquitos. Vestido de negro, con tres aritos: dos con permiso y el de la ceja porque se le cantó y listo.
La última fue la de la peluquería:
-Maaa, me voy a cortar el peloooo...
-Pero pedazo de...., me hubieras dicho que a la peluquera no le andaba la maquinita de pelar!!! Mirá, te peló todo menos esa franja en el medio!!!
Ahora esta sin compu por no estudiar un carajo.Primero quería ser Jugador profesional de jueguitos porque se las banca y muy bien. Nos reíamos juntos cuando escuchabamos por la tele las temibles consecuencias del Counter Srike en los adolescentes.
Ahora quiere ser psicologo....y jugador profesional...!!!
No se adonde se sienta, adelante seguro que no. Pero si se sienta atrás, seguro que no es de los que siembran el panico entre los compañeros.
El tipo se las banca,se banca las penitencias como un principe y sigue sin estudiar un carajo.
De lo que si estamos seguros es de que sabe defenderse, de que tiene la misma ironía que nosotros los padres para poder sobrevivir, de que aunque se caliente como una papa de vez en cuando al final sabe reirse de si mismo y ve al mundo..., que lo parió!, quien le enseñó esa manera de ver al mundo, che?