Orsai blog post

Teorías
martes 2 de marzo, 2004

Orsai post

Teorías
martes 2 de marzo, 2004

Alrededor de Mirta

A veces me pregunto si Mirta, refugiada en los brazos de su esposo en algún lugar del sur argentino, imaginará que muchos de sus amigos virtuales la dan por muerta y enterrada. Ella, que con gran dolor debió elegir entre una luna de miel íntima o sus inseparables lectores (y eligió bien), se despidió de ellos por cuatro semanas, triste por dejar un hueco en su 'cuadernito' pero feliz porque, por primera vez, su peor es nada había tenido con ella un detalle parecido al amor.

Personalmente espero que no se le ocurra pasar por un ciber, que no lea nunca algunas frases de sus amigos, en donde se lee, resumiendo, algo así como "fue hermoso mientras duró". Personalmente me encargaré de que no lo haga, de que viva ajena a la realidad de nuestro mundo. Los que la conocemos bastante, imaginamos que sufriría. O que haría una de sus reflexiones más tristes sobre la necesidad de que vivamos en estado de gracia.

En estos últimos días me ha tocado a mí, y por suerte no a ella, cargar con ese tufillo a defunción que se respira en el vecindario. Caras largas, lectores descolocados al sentirse fuera de juego, y en casi todos los casos un enorme sentimiento de pertenencia desgarrada, o de inocencia robada que, al revés de lo que pudiera esperarse, me llena de ilusión.

—¿Por qué ilusión: eres tan despiadado que no sólo nos robas a nuestra amiga sino que además gozas con ello?

Que no se me malinterprete. No se trata de eso. Me llena de esperanza saber que nuestra imaginación está intacta, y que estamos llenos de fantasías. Me alegra descubrir que, a pesar de toda la información que nos hunde en la realidad más espantosa, somos capaces de soñar en conjunto y divertirnos como antes. No como hace unos años, sino como nuestros antepasados: con inocencia.

La primera vez que se proyectó en público una función de cinematógrafo (las imágenes mostraban la llegada de un tren) los privilegiados espectadores se levantaron de las sillas y salieron disparando a los gritos, con miedo de que los pisara la locomotora. Imagino que no les cayó bien la experiencia, y que pidieron explicaciones al director de la película, y que incluso predijeron el fracaso del género: "El cine nos asusta, seguiremos mirando fotos fijas porque al menos sabemos que son reales. Esto, tal y como lo presentan, es un engaño".

El tiempo no ha hecho que olvidemos, sino que nos acostumbremos al género. Cada vez que hoy salimos llorando de un cine, es porque al entrar hemos hecho un pacto con nosotros mismos; un pacto de 'suspensión temporal de realidad'. Entramos porque queremos creer lo que allí nos van a mostrar. Somos, al revés que nuestros abuelos, espectadores educados dentro de un código común.

Durante los primeros cinco meses de Mirta fuimos al cine por primera vez. Y la semana pasada salimos espantados por la ilusión de la locomotora. Tuvimos el privilegio de ser pioneros en la inocencia de un juego, y desde abril es probable que seamos también los primeros lectores concientes de un folletín interactivo.

Es probable que, el mes que viene, la pobre Mirta (ajena a todo, porque para ella la locomotora sí es real) no entienda por qué hay muchos menos amigos, y la descoloque sospechar que, los amigos que resisten, la tratan de otra forma, con menos pasión, haciendo algún esfuerzo, como si hablaran con una loca. Y será lógico, aunque ella no lo comprenda. Aunque ella no esté loca.

La cosa más vieja del mundo es el fuego, y luego, los hombres alrededor del fuego contándose historias. No creo que haya nada en este mundo que me emocione más que eso, nada que hable mejor de la humanidad que su capacidad de soñar, de explicar cuentos, de compartir la imaginación, los recuerdos y los sentimientos.

Mirta volverá a encender su fogata en cuatro semanas, para hablar de las cosas de siempre, para seguir diciéndonos lo que ya sabemos, pero con sus palabras. Y para esperar que sus amigos, con las propias, continúen el cuento con sus comentarios antojadizos y compartidos. Si ella cree en ese mundo mágico en donde las personas de muchos lugares pueden compartir un espacio de entendimiento, es posible que de a poco nosotros mismos seamos capaces de volver a creer en ella.

Yo, al menos, cuando la noche del 31 de marzo me siente al teclado para presenciar su retorno, no tendré más que agradecimiento para con esa señora, que bien podría ser mi madre y la de todos. Y que como las madres, siempre está con nosotros, aunque en apariencia no esté.

Hernán Casciari
martes 2 de marzo, 2004


Alrededor de Mirta

por Hernán Casciari

A veces me pregunto si Mirta, refugiada en los brazos de su esposo en algún lugar del sur argentino, imaginará que muchos de sus amigos virtuales la dan por muerta y enterrada. Ella, que con gran dolor debió elegir entre una luna de miel íntima o sus inseparables lectores (y eligió bien), se despidió de ellos por cuatro semanas, triste por dejar un hueco en su 'cuadernito' pero feliz porque, por primera vez, su peor es nada había tenido con ella un detalle parecido al amor.

Personalmente espero que no se le ocurra pasar por un ciber, que no lea nunca algunas frases de sus amigos, en donde se lee, resumiendo, algo así como "fue hermoso mientras duró". Personalmente me encargaré de que no lo haga, de que viva ajena a la realidad de nuestro mundo. Los que la conocemos bastante, imaginamos que sufriría. O que haría una de sus reflexiones más tristes sobre la necesidad de que vivamos en estado de gracia.

En estos últimos días me ha tocado a mí, y por suerte no a ella, cargar con ese tufillo a defunción que se respira en el vecindario. Caras largas, lectores descolocados al sentirse fuera de juego, y en casi todos los casos un enorme sentimiento de pertenencia desgarrada, o de inocencia robada que, al revés de lo que pudiera esperarse, me llena de ilusión.

—¿Por qué ilusión: eres tan despiadado que no sólo nos robas a nuestra amiga sino que además gozas con ello?

Que no se me malinterprete. No se trata de eso. Me llena de esperanza saber que nuestra imaginación está intacta, y que estamos llenos de fantasías. Me alegra descubrir que, a pesar de toda la información que nos hunde en la realidad más espantosa, somos capaces de soñar en conjunto y divertirnos como antes. No como hace unos años, sino como nuestros antepasados: con inocencia.

La primera vez que se proyectó en público una función de cinematógrafo (las imágenes mostraban la llegada de un tren) los privilegiados espectadores se levantaron de las sillas y salieron disparando a los gritos, con miedo de que los pisara la locomotora. Imagino que no les cayó bien la experiencia, y que pidieron explicaciones al director de la película, y que incluso predijeron el fracaso del género: "El cine nos asusta, seguiremos mirando fotos fijas porque al menos sabemos que son reales. Esto, tal y como lo presentan, es un engaño".

El tiempo no ha hecho que olvidemos, sino que nos acostumbremos al género. Cada vez que hoy salimos llorando de un cine, es porque al entrar hemos hecho un pacto con nosotros mismos; un pacto de 'suspensión temporal de realidad'. Entramos porque queremos creer lo que allí nos van a mostrar. Somos, al revés que nuestros abuelos, espectadores educados dentro de un código común.

Durante los primeros cinco meses de Mirta fuimos al cine por primera vez. Y la semana pasada salimos espantados por la ilusión de la locomotora. Tuvimos el privilegio de ser pioneros en la inocencia de un juego, y desde abril es probable que seamos también los primeros lectores concientes de un folletín interactivo.

Es probable que, el mes que viene, la pobre Mirta (ajena a todo, porque para ella la locomotora sí es real) no entienda por qué hay muchos menos amigos, y la descoloque sospechar que, los amigos que resisten, la tratan de otra forma, con menos pasión, haciendo algún esfuerzo, como si hablaran con una loca. Y será lógico, aunque ella no lo comprenda. Aunque ella no esté loca.

La cosa más vieja del mundo es el fuego, y luego, los hombres alrededor del fuego contándose historias. No creo que haya nada en este mundo que me emocione más que eso, nada que hable mejor de la humanidad que su capacidad de soñar, de explicar cuentos, de compartir la imaginación, los recuerdos y los sentimientos.

Mirta volverá a encender su fogata en cuatro semanas, para hablar de las cosas de siempre, para seguir diciéndonos lo que ya sabemos, pero con sus palabras. Y para esperar que sus amigos, con las propias, continúen el cuento con sus comentarios antojadizos y compartidos. Si ella cree en ese mundo mágico en donde las personas de muchos lugares pueden compartir un espacio de entendimiento, es posible que de a poco nosotros mismos seamos capaces de volver a creer en ella.

Yo, al menos, cuando la noche del 31 de marzo me siente al teclado para presenciar su retorno, no tendré más que agradecimiento para con esa señora, que bien podría ser mi madre y la de todos. Y que como las madres, siempre está con nosotros, aunque en apariencia no esté.

Hernán Casciari
martes 2 de marzo, 2004


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


06/02/2016 a las 22:51
Lo único verdaderamente decepcionante hubiera sido descubrir que Mirta Bertotti era, en realidad, Antonio Gasalla.
23/08/2014 a las 18:46
Todo ok.
 mauricio borgonio
12/08/2014 a las 00:06
Estoy haciendo un trabajo de fin de Master sobre las blogonovelas y estoy flipando hardcore con todo este material!. Pensar que el ultimo comentario de esta declaracion abierta fue un 11 de Mayo del año 2004; ¿hace diez años pensarias que la blogonovela ampliaria el campo de estudio de la literatura? ¿sobre todo la tuya Hernan?, saludos desde Granada.
cathia
11/05/2004 a las 05:25
Muy interesante......
Se que a muchos les parecera extraño, pero quiero decirles que Dios les ama mucho y les conoce de toda la vida es por eso que podemos ir a el sin temores.
Hoy es un día especial
quieres saber porque?
Abrele hoy tu corazón y el te mostrara cosas grandes y ocultas que aun no conoces.
Sonriele a la vida.
Faivel
03/03/2004 a las 02:51
Muy lindo tema, cuando encuentre el link para que lo escuchen lo mando. Leo (quizás eso sea lo importante).

Solo se Trata de vivir
LITTO NEBBIA


Dicen que viajando,
se fortalece el corazón
pues andar nuevos caminos ,
te hace olvidar el anterior,
ojalá que eso pronto suceda
así podrá descansar mi pena
hasta la próxima vez
.

Y si encuentras una paloma herida
que te cuenta su poesía de haber
amado y quebrantado otra ilusión.

Seguro que al rato estará volando
inventando otra esperanza
para volver a vivir
.

Creo que nadie puede dar,
una respuesta, ni decir
qué puerta hay que tocar

creo que a pesar de tanta melancolía
tanta pena y tanta herida,
solo se trata de vivir.

En mi almanaque hay una fecha vacia
es la del día que dijiste,
que tenias que partir,
debes andar por nuevos caminos,
para descansar la pena
hasta la próxima vez.

Seguro que al rato estarás amando
inventando otra esperanza,
para volver a vivir.
pecadora
03/03/2004 a las 01:18
Hey, gordito...
Además de la familia que te visita, estos vecinos también te apreciamos...
Eso sí, aguantate ser el puching ball de Diablita...jejejeje
Bea
02/03/2004 a las 23:38
A mi modo de ver,cuando vuelva Mirta todo será como si nada. Leeremos a Mirta y también leeremos a Orsi y hablaremos de Mirta entre nosotros y ampliaremos los escenarios. Que ahora son múltiples.
Susy
02/03/2004 a las 22:42
Gordito no te pongas mal! en el fondo te queremos y te perdonamos porque sos amigo de mirta (y los amigos de mis amigos son mis amigos!!)
animo!!
Flor
02/03/2004 a las 22:34
Diablita tiene razon: Ya de por si, entrar a ultimo momento en el vecindario de Mirta hace que uno no termine de sentirse "vecino-vecino" (se entiende?).
Y ahora parece ser que los que estamos aca no llenamos del todo...
Una no para de recibir sopapos de la vida...
Y Diablita, perdon..pero me parece que el que recibio un martillazo fue Moises no David..y en la rodilla.
De todos modos, se entendio...
Un saludo,
Flor
Que gordito desagradecido, che
Anika
02/03/2004 a las 22:28
No, yo te lo dije totalmente en serio, Hernán (#21). Sin embargo, para esa venganza que dices ya estamos charlando en lo de Mirta :-)

Eso si, sigo preocupada por la adicción de Antraxito. Y también quisiera que volviera Faivel (sí se hace extrañar, la verdad), pero a lo mejor no saluda por otras causas y no porque ya no le guste venir.

Diablita... a veces haces honor a tu nombre!

Cariños a todos.
Diablita
02/03/2004 a las 22:06
Claro, Gordito que tenes que aclararlo...
Nosotros también estamos sensibles.
Diablita
02/03/2004 a las 21:26
"...sino porque gente como Faivel, por ejemplo, de quien agradecí siempre en silencio el modo en que jerarquizaba los comments, ya no pase a saludar. Hubiera repensado todo esto, de haber sabido que se perdería la comunicación con amigos imprescindibles" (Hernán dixit)

Ah, no! Nononono!! Lo único que me faltaba leer!
Hernancito, no aclares que oscurece, bebé...
Muy desafortunada la explicación. Te estás mandando una detrás de la otra, a mi entender.
Cómo es eso de que has perdido amigos imprescindibles? Y los que te están haciendo el aguante ahora? Los que cada día pasan por el hospital y te ayudan a levantarte y a dar los primeros nuevos pasitos después del porrazo? Esos no te parecen imprescindibles? Creo que es precisamente este tipo de actitudes soberbias las que te llevaron a cerrar "el boliche" de Mirta de un día para el otro pensando que podrías hacer como Michelangelo Buonarotti, cuando acabó con su obra maestra "El David", que´viéndolo tan perfecto le dió un tremendo martillazo en un pie exclamando: "A quest´uomo solo le manca parlare" para ver si pegaba un grito.
Vos te mandaste una de valientes y ahora "ajo y agua" ( es decir, a joderse y a aguantarse, che!)hay que asumir las consecuencias.
Pero si seguis como el pato criollo, hasta el borracho de Antraxito que ya a esta altura está descerebrado e inconciente, se va a sentir ofendido.

FAIVEL! Vólvé a jerarquizar los comments que desde que vos no pasas a saludar, esto se tornó chabacano y ordinario!


Hernán: Empiezo a sospechar que con lo de gordito y lo de malinterpretar mis comentarios están tratando de perpetrar una venganza sutil y despiadada... (Lo peor es que estoy sensible y me creo todo). Pero la culpa es mía y de a poco lo están logrando: mi arrepentimiento va en aumento continuo. (¿Debo aclarar que todos son imprescindibles?)
cobranegra
02/03/2004 a las 21:24
Coincido con Dúftin (#18), también había pensado que este vecindario lo conformamos miles de personas no del todo cuerdas, creo que la suma de varias patologías, generaron las diferentes reacciones de cada vecino?siempre con el gordi (con cariño) a la cabeza como lider exponente de todas ellas?
Estamos a 3 de marzo, Hernán, Jorge, Gordito, o como sea?relax?no creo que haya manera de dejar contento a todo el vecindario?tu trabajo es muy bueno, gustó, y??. no va mas allá de las reacciones de la vecindad..?
ahora que te diste a conocer te achicaste?
vamos que salga el ego del artista y adelante!!

Cariños

Cobra Negra
C.
02/03/2004 a las 20:52
Duftin: plas plas plas plas plas plas plas plas!!!(aplausos)

Y prometo clickar 1 sola vez en ENVIAR y si me tira error (COMO ME SUCEDIO!!!), no lo intento màs.
(disculpame, y edita si podes, gracias.)
C.
02/03/2004 a las 20:47
Cuando tenga tiempo leeré con mayor atención las opiniones de los mirtomanos y quizás entienda un toque el por qué de este post.
Mientras tanto te digo que esta bueno tu blog, pero el de Mirta esta mejor. Es como que tu obra se comió al autor, y eso sucede con las grandes obras... tal vez sea un toque doloroso para el autor, pero debería ser mayor el orgullo por haber transcendido.
Lo que hiciste estuvo muy bueno.
Las explicaciones estàn un poco pelotudas.
Y el futuro de LMG, quien sabe. Hay que ver que dice La Mirta, debe estar pasandola bien en el sur del sur.
Y tu futuro, la pucha que pinta bonito con un bebé en camino. Te felicito! Esta bueno que la gente copada se reproduzca.
Diablita
02/03/2004 a las 20:42
Gracias, Pirula! Yo nunca digo jamás, dicen que en la vida hay que probar de todo, no? Yo nunca tuve una Pirula...
Pirula
02/03/2004 a las 20:07
Hernan: Podes decirle Pirula a un hombre, que no te de verguenza. Solo espero que lectores tuyos no me hagan ningun tipo de propuesta amorosa(=mente Pirula no es un nombre muy atractivo. Me quedo con Diablita, por ej.)
Lo que te quería decir, no era que dejes de hablar adrede de Mirta, que tengas como regla no nombrarla, que la destierres de Orsai, sino que no des mas justificaciones y no le dediques exclusivamente tus posts(asi se dice no?) a ella. Me parece bien que hables de ella cuando te surja, cuando venga al tema, a la historia o a lo que quieras decir, pero crear un weblog para dedicarle la 1/2 de los posts a ella creo que no vale la pena, mas cuando Mirta es una mujer grande que sabe defenderse y sacar las dificultades y problemas adelante. Si puede cargar con semejante familia, va a necesitar que la defiendas simplemente por que se quiere tomar vacaciones o dejar de escribir?
Creo que estaría bueno que tengas como meta, como objetivo que la gente empiece a olvidarse de Mirta(no me puteen, es solo un decir, en sentido figurado)para empezar a hablar sobre Hernan, y lo que escribe en Orsai. Que Hernan nos demuestre que puede contar cosas tan buenas como lo hacía Mirta y que el puede lograr tambien, hacernos, reir, emocionar, pensar... Y eso que yo también la extraño, pero hay que dejarla ir.
Bueno, creo que esa es la opinion de muchos de tus amigos.
Basurita
02/03/2004 a las 20:07
Claro, nosé en qué comment lo leí, pero es como Quino y Mafalda, uno no puede imaginarse que la niña de comentarios tan brillantes sea un Viejo con pluma. No, claro que no, y es porque puede que Quino haya inventado a Mafalda pero él no es Mafalda. Entendes Hernán: Mirta, los Bertotti incluso el vencidario no eres tú.
Eso es todo Tío, chévere tu blog. (Esa Mirta sí que sabe escoger a sus amigos)
Flor
02/03/2004 a las 19:09
Lei lo que hoy escribiste y yo lo pensé de otra forma: Que sienten Papa Noel o los Reyes ( y hasta el Raton Perez) cuando no reciben mas cartas de esos chicos que dejaron de creer en ellos?...
Tantos años de hacer sacrificios, de correr en contra del tiempo para dejarles regalos, de exigirle a los camellos que fueran rapidos, el arriesgarse a que lo coma un gato para dejar monedas abajo de la almohada a cambio del diente que se habia caido el dia anterior, todo eso (y tal vez mas); y resulta que un buen dia esos chicos se enteraron que ellos no eran reales y por ese motivo dejaron de escribirles....
Hay que hacer sentir culpable a esos chicos?....Hay que acusarlos de abandono por no escribirles mas?...
Algunos intuyeron, otros se enteraron de golpe, otros lo sabian y seguian escribiendo porque les gustaba la fantasia (hablo de Papa Noel y hablo de Mirta tambien)...pero el dia que las cartas estuvieron sobre la mesa, la cosa irremediablemente cambio.
Seamos sinceros...a pesar de saber que Papa Noel, los Reyes y el Raton Perez no existen, no por eso dejamos de esperar ansiosos el 24 de Diciembre o el 6 de Enero y tratabamos de espiar que habia dentro de los regalos, imaginando que tendria adentro esa caja envuelta con papel rojo y moño amarillo..pero ya sabiamos que Papa Noel no habia tenido que viajar desde el Polo Norte a traernos ese regalo.
Por mi parte puedo decir que el 1 de Abril estare esperando a Mirta....aun sabiendo que el que se pone el delantal y se limpia las manos en él antes de escribir seas vos (como esperaba cada 24 de Diciembre a Papa Noel, aun sabiendo que era mi mamá y mi papá los que compraban los regalos).
No sé cual será mi sensacion...podre olvidarme por completo que sos Hernan?...no lo sé..pero que ahi voy a estar, eso seguro.
Mientras tanto, estamos aca, en Orsai, disfrutando de un Hernan que se muestra sin caretas.
Al menos eso es lo que me pasa a mi.
Un beso grande para todos
Flor
Anika
02/03/2004 a las 18:40
"En cambio a Antraxito, que nadie lo necesita porque es un borracho perdido, sigue como si nada..."

:-) Sí, es cierto, quién lo iba a decir! Antraxito apenas se ha afectado por nada, qué fortaleza de espíritu! Claro, recién casado, rodeado de amor y cariños uno está en plena forma para aguantar lo que sea.

(ejem, ejem... Habrá que empezar a ver qué hacemos con él, ¿no? Tampoco será cuestión de dejar que se deteriore... Vecinos, den ideas!)
Jose Luis
02/03/2004 a las 18:28
Yo no se ustedes, sera por que no conozco mucho de esto o a ustedes, pero lo que me da la impresión es que Mirta es quien existe y Gordito no es más que una invención de ella.
Gordito es creado por Mirta para mantener estos dias tan especiales para ella, por el momento solo para ella. Y por el momento hablamos con gordito de otras cosas. Pero gordito es invento de Mirta, eso no hay que perderlo de vista.


Hernán: ¿Habrá alguna manera de que dejen de llamarme gordito? Es vergonzoso... Estoy haciendo un enorme esfuerzo por quedar en la historia de la literatura, y no quisiera que la eternidad me recordara con ese mote. Gracias.
Rax
02/03/2004 a las 18:05
Mi estimadísimo Hernán:
Tú escribe. De Mirta, de no-Mirta, de lo que quieras. Tus letras son un goce. Mira, que los papás te dicen que ellos son los Reyes, y los odias un poquito, pero igual después los perdonas porque viviste uan ilusión maravillosa (aunque, la verdad, la mayoría sabe que los Reyes son los papás desde antes, sólo que es cómodo hacerse el melolengo y fingir inocencia y seguir, por tanto, recibiendo regalines).
Danos tiempo. Verás que las cosas tomarán su lugar de a poco :)
(Acá entre nos, a mí me gusta más escribirle a Hernán que a Mirta, con todo lo bien que me cae ella).


Hernán: :-)
Anika
02/03/2004 a las 17:51
Y yo lamento que dejes de hablar de Mirta si quieres hablar de Mirta, como lamentaría que dejaras de decir cualquier cosa que necesitaras o quisieras decir. Creo que no debes de dejar de hacer EN TU CASA lo que a ti te de la gana.

Siento que hayas perdido amigos imprescindibles y quedemos por aquí otros que a lo mejor no lo somos tanto. Pero a lo hecho, pecho, dicen por ahí...
(De todas formas, quizá hasta es un poco pronto para decir que les perdiste, ¿no?)

Igualmente, un abrazo, Hernán.


Hernán: No quiero jugar a ser víctima. Y jamás he dicho que los que están no sean imprescindibles. ¡Vamos Anika, sabés que no es así! De hecho, Marci me mira de reojo, y está enfadada, y sin embargo se viene desde Israel a tomarse unos mates aquí. Y vos también. En cambio a Antraxito, que nadie lo necesita porque es un borracho perdido, sigue como si nada... ¡Si el mundo está al revés!
Hernán
02/03/2004 a las 17:30
De acuerdo. Veo que hay una enorme unanimidad en esto último que decís, Pirula (me da cosa decirle Pirula a un hombre). Siguiendo los consejos de casi todo el mundo en estos comentarios de hoy, me dejaré de hablar de la señora. Una última cosa, antes de dejar de hablar sobre el tema. Lamento muchísimo la desaparición de un puñado de amigos, que dejaron de pasar por aquí y por allí también. Me siento tremendamente cupable en ese sentido (no por lo que he hecho, de lo que me justificaré siempre) sino porque gente como Faivel, por ejemplo, de quien agradecí siempre en silencio el modo en que jerarquizaba los comments, ya no pase a saludar. Hubiera repensado todo esto, de haber sabido que se perdería la comunicación con amigos imprescindibles.
Pirula
02/03/2004 a las 17:17
Hola Hernan!! Yo empece a leerte un tiempo antes de que develes esta verdad. Claro que yo imaginaba que Mirta no existía realmente, pero estaba tan bien hecho que me permití creerlo. Al menos, cuando llegaba al trabajo y me enchufaba leyendo sus historias. Despues pase a disfrutar no solo de las historias, sino tambien de los comentarios, que eran fantasticos, graciosimos y, en fin, parte de la vida misma de Mirta.
Recuerdo alguna charla que tuve con mi novia hace poco, en que le conte que nunca tuve "idolos" tipo cantantes o escritores, o ser fan se alguien, o nada por el estilo. A lo sumo podía llegar a sentir cierta admiración por alguna persona. Y realmente admiro lo que haces Hernan. Admiro, especialmente, la relación que pudiste generar con tus lectores y la relacion que generaste entre ellos. Y realmente me da la sensacion de que nosotros tus amigos, de alguna manera, no simples lectores.
Me encantaron los post de Buenos Aires y el de Lectura Infantil. Me parece que vas por buen camino. Pero coincido en q deberias hacer menos referencia a Mirta. Ya todo quedo explicado y aclarado y ya veremos como sigue la vida de Mirta, pero creo que la tenes que dejar vivir(o morir) un poco mas tranquila. Que sea ella la que viva (o muera) por si misma, como siempre fue.
Dúftin
02/03/2004 a las 17:07
Yo lo veo mucho más simple. Hay un vecindario, y todos los días alguien dejaba un regalo en cada puerta, pero salía corriendo antes de que abriéramos. Nos quedábamos con el regalo, lo usábamos, lo disfrutábamos como pocas veces (yo al menos) he disfrutado algo en toda mi vida. Un día el del regalo se quedó en mi puerta y dijo su nombre. "Yo soy el de los regalos". En mi caso, le pegué un abrazo y le dije gracias. Después vi cómo el regalador iba haciendo lo mismo en otras casas. Y vi cosas raras. Uno le abrió la puerta a medias y le dijo "quiero más regalos, pero a vos no". Otro le dijo "no era el momento de dejar de regalar". Otro le cerró la puerta en la cara sin decirle nada (pero se quedó con todos los regalos, eso sí). A mí me parece que estamos todos locos. Lo digo en serio. ¿Alguien lo había mirado de esta forma, o me equivoco mucho?
Truta Vermelha
02/03/2004 a las 16:39
Romualda (n. 13), estoy totalmente de acuerdo contigo!
Después de "digerir" todo lo que pasó, e aunque haya dicho que las cosas ya no serían las mismas después del regreso de Mirta, ahora ya no sigo pensando así... En abril, feliz por el regreso de Mirta, volveré a entrar en el juego como antes.

Hernán, hago mias las palavras de Romualda:
"No sé si terminaste de darte cuenta de que el que rompió el pacto fuiste vos, con tu entrada en el intervalo de la obra a contarnos a todos los presentes en el auditorio el revés de la trama."

A pesar de este error, no puedo dejar de felicitarte por lo excelente escritor que eres...

Un abrazo,
Truta Vermelha
Carola
02/03/2004 a las 15:57
Que quede claro que no me he despedido de ninguna manera de Mirta, lo que pasa es que el mes se hace largo y hay que leer cosas nuevas...el vecindario solo está pasando las vacaciones en otra casa.

ps. Pero a como va el asunto dentro de un mes vamos a pasar las tardes por acá y las noches en la Pizzaría...
Saludos Hernán!!
Anika
02/03/2004 a las 15:42
Hernan, yo fui una de las que dije el primer dia, después de que te presentaras, que creía que ya nunca volvería a ser igual leer a Mirta. Pero estaba equivocada. Ayer nada más encender el ordenador fuí corriendo para la Pizzería y tuve que hablarle a Mirta y preguntarle qué tal le iba todo... claro que también le hablé de ti, cosa normal, porque fue ella la que nos recomendó esta casa nueva que estás construyendo y como eres su amigo, tenía que contarle mis impresiones sobre ti.

Ahora ya se me pasó el disgusto inicial y lo único que quiero es que Mirta vuelva, y escucharla de nuevo llamarnos corazones. Tampoco me parece mal que hables aquí de ella, creo que está bien que hables de lo que desees hablar y Mirta es alguien importante para ti y hasta cierto punto uno goza hablando de los amigos a los que ama (yo me paso el dia hablando de mis amigos a la gente, es mi trabajo, y no hay nada más gratificante que eso).

¿Sabes una cosa? Cada mañana voy a desayunar a un bar muy cerquita de mi casa y la chica que me sirve el café no tiene conexión a internet.... sin embargo es otra enganchada a las historias de Mirta porque yo le cuento cada mañana el capítulo de los Bertotti del día anterior y le explico los mejores comentarios. ¿Puedes creer que ayer abrió los ojos como platos cuando le dije que el viernes habías descubierto el "secreto", y dijo: "¿sí, de verdad? ¿pero, por qué lo ha hecho?". Esta mañana le he seguido contando todo lo que ha sucedido y las reacciones de los vecinos... y la verdad es que hay puntos que no los coge porque es dificil para alguien que nunca se ha comunicado con nadie através del ordenador entender como se puede crear una comunidad que se "afecte" en serio por algo así. Pero el caso es que cada mañana yo hablo de la Mirta y de los vecinos en mi "vida real" como si tal cosa y mi interlocutora me escucha medio interesada (por la vida de los Bertotti) y medio perpleja (por la interacción de los vecinos) pero lo cierto es que Mirta y sus cosas andan por las conversaciones ajenas a la red y es "alguien" de quien a uno le gusta hablar. Y me gusta tanto hablar de la Mirta como de la música o de cualquier otra cosa que me llena el corazón.

Hoy has dicho algo en el post que resume muy bien la razón por la que pospongo durante un rato mi montaña de emails pendientes y vengo a visitarte:
La cosa más vieja del mundo es el fuego, y luego, los hombres alrededor del fuego contándose historias. No creo que haya nada en este mundo que me emocione más que eso, nada que hable mejor de la humanidad que su capacidad de soñar, de explicar cuentos, de compartir la imaginación, los recuerdos y los sentimientos.

Así es. Me has robado las palabras.
Susy
02/03/2004 a las 15:26
Hernán, es verdad lo que decis, Mirta no tiene la culpa de nada de lo que paso y lo dije el otro dia en un comentario en su blog: con todo este lio que viniste a armar , nos olvidamos de Mirta y hay tan solo unos pocos mensajes en su contestador preguntandole como la estaba pasando!!
No estoy de acuerdo con la comparación con la primera funcion de cinematógrafo. La gente salió corriendo porque creía realmente que la locomotora los iba a atropellar. Pues, creo que en el vecindario, se sabía muy bien que mirta era una magnífica creación de "alguien" y que era mentira que tenía un marido tan bruto!!Todos jugabamos un personaje, todos teníamos un pacto (como lo explica Romualda) y vos lo rompiste.
Esta bien, supongamos que entiendo tus motivos, voy a parecer lo que soy ( mujer ) pero, personalmente lo que me dolió fue la forma en que lo dijiste(un poco soberbia) casi sin tener en cuenta que las reacciones subsiguientes estaban cantadas!!
Pero ya esta, el tema ya fue, podes seguir adelante contandonos otras cosas...
Ah! y otra cosa en la que concuerdo con Romu. El día que llegue Mirta vamos a estar todos al pie del cañon esperando ansiosos su opinión sobre lo sucedido. Porque Mirta dejó un contestador, asi que NO hay manera de que no se entere.
saludos y felicitaciones por Orsai
La Romu
02/03/2004 a las 13:36
Hernancito, corazón:

A veces me parece que confundís inocencia con ingenuidad. Yo también me quedé pensando en un ejemplo como el que ponés. Pero no el de la locomotora y el cine, sino el de nuestro más cercano circo criollo, y el gauchaje intentando achurar al malo de la obra. Pero, bueno, vos elegiste ese camino, y ahora tenés que andarlo. La inocencia te permite recrear los espacos de maravilla en cada recodo de la vida. La ingenuidad hace que te vendan el obelisco. La inocencia en la madurez es necesaria, imprescindible. La ingenuidad es peligrosa. Los lectoresy lectoras del blog de Mirta entendimos de entrada las claves del juego, y elegimos rápidamente convertirnos en vecinos y vecinas de una mujercita adorable. ¿Verdad o mentira? Como narrador, sabés que esas no son las coordenadas. Más cerca están real o imaginario, y aún así. No era necesario haberse leído En busca del tiempo perdido enterito para darse cuenta de qué era Mirta. Al tiempo, las inquietudes sobre persona/personaje quedaron para los recién venidos, y a poco de incorporarse, ya sabían de qué iba el juego. El pacto de suspensión de la incredulidad que pretendía Coleridge para entrar de lleno y sin ataduras a lo que propone el arte, es un pacto que como todos, tiene dos vías. No sé si terminaste de darte cuenta de que el que rompió el pacto fuiste vos, con tu entrada en el intervalo de la obra a contarnos a todos los presentes en el auditorio el revés de la trama. No quisiera volver a abrir acá toda la discusión del 27 de Febrero; vos tenés tus razones, y eso no se discute, estemos o no de acuerdo. Yo, personalmente, no lo estoy, pero no importa. Y creo que te vas a llevar una sorpresa: el día que volvamos a encontrarnos con Mirta, vamos a volver a encontrarnos con una vecina querida que nos invita a un juego adorable. Te va a sorprender que estemos todas, como seguramente se sorprendió Conan Doyle al verse abrumado por correspondencia indignada de lectores, cuando pretendió matar a Sherlock Holmes. Te vas a sorprender como Quino cuando 30 años después le siguen preguntando de Mafalda. No te sorprendas: los personajes logrados trascienden al autor más allá de que éste pueda lograr mayor perfección en otros costados de su obra.
Además, corazón, no es para tanto. Te metiste en la casa de Mirta y rompiste un jarrón en su ausencia. No es grave. Te ayudamos a juntar los pedazos y a dejar todo limpio antes que ella vuelva.

Un besote,
la Romu
Diablita
02/03/2004 a las 13:18
Antraxito: decíselo sin miedo que, quizás, se le termina una pesadilla...
Antraxito
02/03/2004 a las 13:14
¡Lo que faltaba! ¡Yo tampoco existo!

¿Ves lo que se logra matando leyendas, gordito?

¿Ahora cómo le digo a mi mujer que me bajaron el sueldo y que además se casó con el personaje que inventó un gordito? ¡Me mata!
Diablita
02/03/2004 a las 13:13
Mira quién habla! Las cosas que una tiene que leer...

"Señor Juez. Yo no es que la maté, Ud no entendió. Resulta que yo estaba parado con mi Walther's PPK cargada con una sola bala y justo pasó ella, justo justo por delante del agujero de mi pistola que en ese preciso momento, Ud no me va a creer, activé para descargarla por si ocurría un accidente, Dió me libre y me guarde, porque vió? las armas las carga el diablo o la diabla. Y dió la casualidad
que coincidieron en el mismo momento y en la intersección del mismisimo punto, ella y la bala destinada a la nada.
Uff! Pero no se preocupe Ud, señor Juez, que cuando no hay intención no hay daño asi que hagamos de cuenta de que aqui no ha pasado nada y todos amigos, si?
Y por los efectos colaterales, no se haga drama, Don,la gente, tarde o temprano se olvida de todo...
el mono
02/03/2004 a las 13:06

Jorge o "gordito": Hacía un tiempo que no visitaba a la Mirta y cuando volví me encontré con novedades asombrosas. Ayer estuve toda la tarde intentando mandarte un mail, y no pude. Se me colgó la máquina, después se me borró el mail. En fin. No sé si alguno te habrá llegado, creo que no. Por eso hoy elijo esta forma para comunicarme con vos. Sabrás que yo no me pude hacer muy amigo de Mirta, pero creo que este Orsai (pese a que le hayas afanado el nombre al gordo Bonadeo, ¿de ahí lo de gordito?) es otra cosa. Acá me siento más a gusto, aunque estoy de acuerdo con lo que dijo una señorita más arriba: a Mirta lo que es de Mirta y a Orsai lo que es de Orsai. Felicidades, campeón (como nos decía el Tren). Hiciste algo maravilloso, como ya es una costumbre en vos. Incluso no sé si también lo inventaste a Antraxito, a mi entender un capo. Si Antraxito no existe, también felicidades. Y si existe sería prudente que ese muchacho vaya considerando seriamente la posibilidad de tener blog propio. Me parece.

Un abrazo

El mono
fle
02/03/2004 a las 12:39
¿Qué?
¿Cómo?

No puedo creerlo.

¿¿¿Que el ratoncito perez que me dejaba monedas debajo de la almohada es la mama de Marci???

Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhh!!!!!!

¿Es que marci es una ratita (la presumida, ya que esto va de cuentos? Es la única opción que le veo al asunto del ratoncito.
Pues vaya chasco!
Toda la vída pensando que era mi madre y va y resulta que es la de Marci.
Me voy a llorar a un rincón.

Besos al vecindario.

Pd. Lo de letizia era solo curiosidad. Siendo tan buen escritor vete a saber si no lo hacía mal a postas... :P
pd2. Y ya que estoy, secundo la idea de Paula, Mirta se inventó a un gordito para que juguemos con él mientras ella regresa.
 Interior
02/03/2004 a las 12:32
Muy Bueno: me parece que la explicación que estas dando es una necesidad tuya ante tanta desolación en sectores del vecindario. Supongamos que un artista crea una escultura hermosa, y luego de que la gente la disfruta , el mismo autor la destruye, eso seria un asesinato, lo tuyo, mal que les pese a uno cuantos, no es una destrucción, Mirta es tu creación y sigue existiendo, se la puede seguir leyendo, es asi como uno disfruta de tu obra.
A mi modo de ver las cosas creo que hay vecinos mucho mas metidos en la Matrix virtual que no sienten, con la fuerza necesaria, el suelo bajo sus zapatos, les falta verde y polvo, dense una vacaciones, dejen el teclado, lo virtual no remplaza lo real, y aunque no lo crean, tampoco es parte de lo mismo, el espíritu se alimenta de realidad y de ficción pero en iguales medidas, por ejemplo: Mirta es ficción, pero mi calentura por Sofi es real, :).
Patri
02/03/2004 a las 12:24
Uo uo! Antraxito, cuidadín, que hasta abril no te puedes chivar a Mirta xD

Di que sí, Hernán. Coñe, que la Mirta se nos va de vacaciones merecidas, hay que darle un respirito.

Y estoy de acuerdo con Paula: sigue escribiéndonos tú, que me tienes muy intrigada....

Besos,

Patri.
marci
02/03/2004 a las 12:22
Mirta refugiada en los brazos de su esposo en el sur Argentino no sospecha, no imagina, no siente, no vive, no nada de nada, porque Mirta dejo de existir en el momento en que revelaste tu identidad.
La diferencia de esto con una pelicula es que cuando entras al cine sabes que vas a ver una ficcion, la pagina de Mirta nos permitia aunque sea en un rincocito chiquito del corazon imaginar que ella tal vez sea real aunque era una sensacion parecida a creer en los reyes magos. Mirta nunca va a volver a ser lo mismo por mas que nos esforcemos en hacernos los boludos, desde ahora, yo por lo menos, al escribirle se que lo estare haciendo a Hernan, el excelente escritor, con un poder increible de narracion y adaptacion al idioma amadecasero, al muchacho que esta por ser papa, que vive lejos, que nos mostro su otra forma de escribir de la que dice que es "de el".
Y no estoy enojada con vos Hernan, solo decepcionada como cuando descubri que el ratoncito que me ponia plata debajo de la almohada cuando se me caia un diente de leche era mi mama.
Gordito
02/03/2004 a las 10:55
Paula y Félix: haré lo posible por seguir el consejo, pero yo también la extraño un poco.

Antraxito: te voy a bloquear la IP si te seguís haciendo el piola.
Antraxito
02/03/2004 a las 10:53
Hola gordito.

(solamente quería decir eso. Mi modo de vengarme de que seas un "matamadres" es tratar de imponer ese apodo en el vecindario).

¡Matamadres!
Félix
02/03/2004 a las 10:49
Acertadísimo el símil del filme de la locomotora. Ayer estuve a punto de escribir sobre 'La guera de los mundos', un programa de radio en el que Orson Welles (sin decir que era radionovea, porque no existía el género) asustó mucho a sus oyentes a principios del siglo XX. No sólo hubo revuelo, sino que estuvo unos días preso.

De todos modos pienso como Paula, deberías dejar volar tu Orsai con independencia de Mirta: ella ya volverá a explicar su mundo. Tú explícanos el tuyo, pues (al menos a mí) me maravillas.

Un saludo fraternal,
de Félix
paula
02/03/2004 a las 10:15
justo hoy soy la primera! no me da gusto llegar y que el vecindario esté vacío!

adónde se fueron todos? hace mucho frío y tardan en empezar a mover los dedos en el teclado? a mi también me pasa, el entumecimiento lo tengo desde hace unos días, pero es algo generalizado, sobre todo es mental, trato y trato de escribir aqí, fuera de juego, y no sé, no me largo... pero estoy aquí.

hermoso lo de buenos aires de ayer me dejó en el limbo lo de la literatura infantil del otro día... en realidad, me pasé el fin de semana buscando qué me traje a españa de mi aquella biblioteca, llena de libros de la colección austral...

bueno, salú, y no des ya tantas explicaciones sobre Mirta, no? ya está claro para todos que Mirta vuelve, y que vos sos el nuevo personaje que ella se inventó, y que mientras está con su esquenún de rotation por ahí, el nacho se quedó a cargo del cuadernito, y esto es lo que le va saliendo...