Orsai blog post

Autoayuda
sábado 6 de marzo, 2004

Orsai post

Autoayuda
sábado 6 de marzo, 2004

Cómo se combate la madurez

       

Durante el día me asaltan infinidad de preguntas idiotas. Me asaltan, pero rara vez me desvalijan. Quiero decir: no logro nunca entregarles las respuestas que buscan, por más que a veces utilicen la fuerza para reducirme. Y entonces se van (por lo menos eso parece), al acecho constante, a asaltar a otro cristiano más despierto.

Las preguntas que me asaltan lo hacen generalmente por la espalda, pero no son capaces de robarme la tranquilidad. Me inquietan un poco, sí, sobre todo cuando se me presentan a cara descubierta. El viernes me asaltó la siguiente: ¿Quién habrá sido el primer puto pasivo de la historia de la humanidad? Y en seguida se apareció una segunda: ¿Y cómo habrá hecho para convencer a otro de convertirse en el primer puto activo?

Estas dudas llegan, se instalan, se comen todo lo que hay en la heladera y se van, no sin antes dejarme desordenadas todas las ideas, con lo que me cuesta pagarle a la mujer que limpia.

La mujer que limpia (por si no me siguen la metáfora) es la coherencia, y viene todos los lunes, jueves y sábado por medio. Lo que hace no es nada del otro mundo, pero yo se lo agradezco como si lo fuera.

Primero saca al patio todo el grupo neuronal resentido por mi pasado químico y, poniéndolo en fila india, les hace hacer media hora de ejercicio físico, y otra media hora de ejercicio pragmático. A la vez, coloca una palangana con vinagre en el baño y deja en remojo toda la segunda fila de mi grupo neuronal (impregnado por mi pasado herbóreo) y llama a silencio a la tercera fila de neuronas, que vive componiendo bellas melodías en un idioma ficticio que ya ha cumplido su décimo quinto aniversario de vida.

Una tarde la mujer que limpia me propuso dejar de trabajar un día sí un día no. Le pregunté qué otra forma se le ocurría, y me dijo que la mayoría de la gente contrata el servicio con cama adentro y listo.

—¿Con cama adentro? —me escandalicé— ¿Pero eso no es, lisa y llanamente, la madurez?

La mujer que limpia cada tanto mis ideas negó:

—No, eso es sentar cabeza —dijo—. Madurez es cuando, después de un tiempo de cama adentro, el amo y la sirvienta se sienten atraídos físicamente y el amo le propone a la sirvienta casamiento, tal y como ocurre en los folletines de la televisión vespertina. Cuando el amo y la que limpia se casan, ahí sí, llega la madurez.

Miré a la mucama con ojos masculinos por primera vez: las tetas estaban firmes, el culo no estaba mal, los dientes los tenía todos...

—Ahhh —le dije, y pensé para mis adentros: "Esta mujer es joven; si la miro libidinosamente no deja de estar suculenta, no creo que la convivencia funcione mal. Pero...". Ello debe haber visto que una sombra de duda cruzaba por mi frente.

—¿Qué ocurre, señor? —me preguntó.

La miré:

—¿Y qué pasará con las preguntas que me asaltan cada tanto si usted se instala en mi casa y lentamente comienza a seducirme con su piel de color mostaza y ese bonito acento limítrofe que a mí siempre, no sé por qué, me ha excitado tanto? ¿Eh? ¿Qué pasará con esas putas de una noche que son mis preguntas, con mis amigas solteras, las canciones locas, qué ocurrirá con mis amigotes, los dibujos feos, y con los atorrantes drogadictos de mis sonetos mal medidos?

La mujer que limpia me dijo que en una buena pareja hay cosas que ambos deben sacrificar, y que yo debía sacrificar mi entorno, y dedicarme exclusivamente a ella y a los hijos que me diera su vientre.

—¿Y usted —quise saber—, qué sacrificaría para estar conmigo?

Ella dijo:

—Mi vocación de sirvienta, porque si nos casamos ya no seré la que limpia, sino la señora de la casa.

En ese momento me asaltó una pregunta: "Si la caja negra de los aviones es lo único que no se destruye en un accidente, ¿por qué no construyen a los aviones con el material de las cajas negras?". La pregunta estaba medio nerviosa o drogada, y además de asaltarme mató a la sirvienta, yo creo que sin intención.

Después de deshacernos del cuerpo abrimos unas cervezas.

Hernán Casciari
sábado 6 de marzo, 2004


Cómo se combate la madurez

por Hernán Casciari

Durante el día me asaltan infinidad de preguntas idiotas. Me asaltan, pero rara vez me desvalijan. Quiero decir: no logro nunca entregarles las respuestas que buscan, por más que a veces utilicen la fuerza para reducirme. Y entonces se van (por lo menos eso parece), al acecho constante, a asaltar a otro cristiano más despierto.

Las preguntas que me asaltan lo hacen generalmente por la espalda, pero no son capaces de robarme la tranquilidad. Me inquietan un poco, sí, sobre todo cuando se me presentan a cara descubierta. El viernes me asaltó la siguiente: ¿Quién habrá sido el primer puto pasivo de la historia de la humanidad? Y en seguida se apareció una segunda: ¿Y cómo habrá hecho para convencer a otro de convertirse en el primer puto activo?

Estas dudas llegan, se instalan, se comen todo lo que hay en la heladera y se van, no sin antes dejarme desordenadas todas las ideas, con lo que me cuesta pagarle a la mujer que limpia.

La mujer que limpia (por si no me siguen la metáfora) es la coherencia, y viene todos los lunes, jueves y sábado por medio. Lo que hace no es nada del otro mundo, pero yo se lo agradezco como si lo fuera.

Primero saca al patio todo el grupo neuronal resentido por mi pasado químico y, poniéndolo en fila india, les hace hacer media hora de ejercicio físico, y otra media hora de ejercicio pragmático. A la vez, coloca una palangana con vinagre en el baño y deja en remojo toda la segunda fila de mi grupo neuronal (impregnado por mi pasado herbóreo) y llama a silencio a la tercera fila de neuronas, que vive componiendo bellas melodías en un idioma ficticio que ya ha cumplido su décimo quinto aniversario de vida.

Una tarde la mujer que limpia me propuso dejar de trabajar un día sí un día no. Le pregunté qué otra forma se le ocurría, y me dijo que la mayoría de la gente contrata el servicio con cama adentro y listo.

—¿Con cama adentro? —me escandalicé— ¿Pero eso no es, lisa y llanamente, la madurez?

La mujer que limpia cada tanto mis ideas negó:

—No, eso es sentar cabeza —dijo—. Madurez es cuando, después de un tiempo de cama adentro, el amo y la sirvienta se sienten atraídos físicamente y el amo le propone a la sirvienta casamiento, tal y como ocurre en los folletines de la televisión vespertina. Cuando el amo y la que limpia se casan, ahí sí, llega la madurez.

Miré a la mucama con ojos masculinos por primera vez: las tetas estaban firmes, el culo no estaba mal, los dientes los tenía todos...

—Ahhh —le dije, y pensé para mis adentros: "Esta mujer es joven; si la miro libidinosamente no deja de estar suculenta, no creo que la convivencia funcione mal. Pero...". Ello debe haber visto que una sombra de duda cruzaba por mi frente.

—¿Qué ocurre, señor? —me preguntó.

La miré:

—¿Y qué pasará con las preguntas que me asaltan cada tanto si usted se instala en mi casa y lentamente comienza a seducirme con su piel de color mostaza y ese bonito acento limítrofe que a mí siempre, no sé por qué, me ha excitado tanto? ¿Eh? ¿Qué pasará con esas putas de una noche que son mis preguntas, con mis amigas solteras, las canciones locas, qué ocurrirá con mis amigotes, los dibujos feos, y con los atorrantes drogadictos de mis sonetos mal medidos?

La mujer que limpia me dijo que en una buena pareja hay cosas que ambos deben sacrificar, y que yo debía sacrificar mi entorno, y dedicarme exclusivamente a ella y a los hijos que me diera su vientre.

—¿Y usted —quise saber—, qué sacrificaría para estar conmigo?

Ella dijo:

—Mi vocación de sirvienta, porque si nos casamos ya no seré la que limpia, sino la señora de la casa.

En ese momento me asaltó una pregunta: "Si la caja negra de los aviones es lo único que no se destruye en un accidente, ¿por qué no construyen a los aviones con el material de las cajas negras?". La pregunta estaba medio nerviosa o drogada, y además de asaltarme mató a la sirvienta, yo creo que sin intención.

Después de deshacernos del cuerpo abrimos unas cervezas.

Hernán Casciari
sábado 6 de marzo, 2004


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro Charlas con mi hemisferio derecho, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


 NARCISO ABA
21/07/2016 a las 18:47
Yo eché a mi sirvienta...limpiaba mal.
09/11/2015 a las 12:38
Pones el listón tan inalcanzable que te has ganado un lugar exclusivo. (Metafóricamente hablando)


Un saludo!
11/04/2015 a las 01:16
"Si la caja negra de los aviones es lo único que no se destruye en un accidente, ¿por qué no construyen a los aviones con el material de las cajas negras?" jaja posta que esta pregunta me acechó varias veces-
 Joseh Romero Salazar
08/11/2014 a las 14:28
Estas loco Hernan. Pero cuanta razón tiene tu locura (=
Matu
28/09/2005 a las 20:52
Para tu primera pregunta, se me hace que la respuesta es parecida a lo que pasó en "Y tu mamá también".
Para la segunda pregunta, no tengo respuestas, porque me quedé pensando en las tetas de la mina de "Y tu mamá también"
tin_nqn
19/03/2004 a las 06:14
"saca al patio todo el grupo neuronal resentido por mi pasado químico" (?)... eso no hace mal?
Io
08/03/2004 a las 21:48
Bueno, y por que no te vas, como Mirta, de vacaciones. Ya te hacen falta, eh.
Carola
08/03/2004 a las 20:17
Y yo no he contratado mucamo..será que ya necesito uno????
flo
07/03/2004 a las 19:07
Hola Hernán! Es la primera vez que me animo a dejar un comentario, aunque hace ya casi tres meses que te leo, primero desde el lugar de Mirta y ahora en este espacio. Muchas veces pensé en escribir algo, pero siempre la timidez me ganaba y me resignaba a ser sólo una lectora.

Me encanta lo que escribís, siempre me gustó mucho lo que me hace pensar... Tal vez me gusta porque es una lectura amena, entretenida para mí que siempre me gustaron las cosas intelectuales.

Cambiando de tema, yo creo que Mirta sí existe, como existe cada personaje en un mundo que todavía no conocemos, y que nos dicta que es lo que tenemos que escribir. Para mí los Bertotti están, aunque sea en el sur de la Argentina de un mundo paralelo que nuestra imaginación crea. En tanto, voy a seguir leyendo el weblog de una mujer gorda (todavía me faltan leer algunas cositas =P) y voy a estar esperando ansiosa en abril su regreso.

Pero creo que ya se ha hablado demasiado sobre ella y hay que dejarla descansar un poco... y creo que ya me fui y me quedé sin tema, así que me voy a almorzar!
Bea
07/03/2004 a las 10:08
Hernán, por supuesto, debe hablar de lo que quiera, callar o tener mil blogs. Estoy convencida de que el regreso de Mirta o de otro personaje alrededor del cual se pueda hacer coro, recrear y fabular, será bienvenido por muchos lectores.
Hay tantos motivos para engancharse a un blog como lectores hay. Pesonalmente el género introspectivo no me atrae (por mejor escrito que esté) y tiendo a leer otras propuestas donde igualmente la subjetividad aflore.
El vecindario de Mirta tenía el valor de ser una parte (mínima pero parte) de la historia misma. Ese mérito de HC en su calidad de autor-dinamizador es el que valoro y espero en Mirta o en cualquier otro proyecto que emprenda.
Faivel
07/03/2004 a las 05:52
Me cachendié, no la puse a Pecadora y ahora tengo que comentar dos veces....
Salú Pecadora
Faivel
07/03/2004 a las 05:48
Los temores se van, lamentablemente plasmando en realidades...
En oportunidad de los lamentables sucesos que determinaron el final (?) del weblog de la mujer gorda, temí, y así lo comenté en el chat a Diablita, Interior, Romualda y Pecadora que el grupo de gente, por donde se mire maravillosa, que habituaba compartir un espacio virtual de tiempo, ya sea mediante el debate, la risa, la complicidad, el sarcasmo y hasta incluso la agresión se iba a perder indefectiblemente.
Por eso marqué ese día como de sumamente ejemplificativo la relación que había hecho Cumic (hoy desaparecido)con la vuelta a casa después del primer campamento.
Así, me/nos he/hemos quedado sin la aguda comicidad de Mentecato (hoy visto en cuentagotas por lo de Mirta) y los contrapuntos que se generaban entre este y Antraxito, el sosiego terminante de Vitalio, la frescura interrogante de la Rosarina, la profundidad de Lununa, la magia de Shered, la chispa elaborada con sus idas y vueltas de Bea, las añoranzas ded Floranderson, las incertidumbres autorales de Naz & Ana, el sarcasmo humorístico de cumic, la muy bien fingida baboseada de Interior, la visión diferente de Romualda, la multifacética Diablita, la romántica Anika, los desvaríos de Marco Melandri, la gracia de Susy de la vuelta, Voet, Dalusk, Veita, Jesi, Elena, Walquiria...(perdón los que me olvidé).
Muchos de ellos pueden, sí ser encontrados en otros lugares y aquí mismo pero la sociedad (si vale la palabra) suele ser mas rica como expresión de un todo antes que en el desarrollo de sus seres tomados en forma individual.
Por eso, Hernán, te dije en su momento lo del Ego, porque entendía que él como factor único en la toma de decisiones marginaba e ignoraba las necesidades y sentimientos de mucha gente (aún cuando no fuera con esa intención).
Ya ves, te leo (quizás eso te sea suficiente), pero aún con la decisión tomada de no comentar (una suerte de Nrgúmeno del subdesarrollo) la añoranza me hace ceder a los estímulos de gente querida que se ha acercado.
Mentecato diría algo asi como "no hay que llorar sobre la leche derramada pero estaba hirviendo y me cayó en las bolas".
Ojalá el regreso de Mirta en abril nos dé, al menos, la posibilidad del reencuentro con amigos.
Espero, algún día, poder vivir una experiencia similar dentro de la Web pero, lamentablemente, se terminó el campamento...
Salú
Susy
07/03/2004 a las 05:20
Vitalio: las gallinas somos fieles a mirta!!! y no le des consejos a hernan que el no tiene nada que ver!!! Con respecto a lo que escribis hernan, me encanta y me encanta que no tenga nada que ver con lo que escribe mirta, creo que es justamente por eso que te sigo leyendo , si me encontrara con lo mismo me quedaria com mirta y punto.
y ahora me voy a dar una vuelta por lo de mi amiga diablita a ver que cuenta!!!
besos a todos
y muy bueno el post de hoy! deci que yo de madurez no puedo hablar porque sino...
lununa
07/03/2004 a las 02:49
Vitalio:
No sé que será de la vida del grupo humano que generó Mirta, pero el grupo avícola (las gallinas) nos vemos bastante seguido en el blog de la Bea.
Y sigo diciendo lo que ya dije una vez en los comments de Mirta: ¿quienes somos nosotros para hacerle pedidos o sugerencias al autor? El blog es de Hernán, que lo escriba y lo lleve él como quiera. Mirta fue un proyecto, este es otro, y no le pidamos a García Marquez que mande a los Buendía a visitar a Florinda Daza, cada uno se queda en el lugar en que el autor decidió ponerlo. Así como cada lector interpreta lo que lee a su manera, también cada autor escribe a su manera, y hace con sus personajes lo que se le canta. Y si Hernán creó un Zacarías que se banca un mes de traca traca con la Mirta, entonces Zacarías es así y punto, Mirta también y no pidamos regresos antes de tiempo, ni queramos escribir el libreto de una historia de la que somos, apenas, una mínima parte.
Félix
07/03/2004 a las 02:07
Personalmente (estoy conversando con el comentarista #11) sí me interesan las opiniones personales de los escritores que, en el terreno de la ficción, me cuentan buenas historias. No veo por qué una cosa debe quitar la otra. Saludos Hernán. Saludo comentaristas.
Félix
Jose Luis
07/03/2004 a las 01:49
Me gusto la metafora, curiosa si. En efecto si las cosas van mal se vuelve la señora de la casa de manera absoluta, pero si no, habra momentos para voltear discretamente para otros lados.
Vitalio
07/03/2004 a las 01:14
Hernan: Por primer vez te escribo. El engendrar a Mirta fué rebueno. Ahora tenes como 150 post y 1000 coments con todo ello podemos hacer y publicar un libro vendible y legible. Lo no solucionado es que el grupo humano nucleado en torno a la Familia Bertotti se hizo trizas, (en mi humilde opinion),lo que se exterioriza con el práctico paralizamiento del Pizza Chat. ¿Porque no pones algo parecido en tu propio blog? Además no creo que se produzca la vuelta al ruedo de Mirta. Hay algo imponderable que se perdió. Y no creas que mas del 0,1 % de los mirtofilos tenia muchas ilusiones sobre su real existencia. Pero una cosa es una ilusion autoconsciente y otra cosa es reenamorarse de una resucitada. Lo tuyo fue una valiosa experiencia, pero te sugiero que consideres mi propuesta del ORSAI-CHAT con similares caracteristicas del PIZZA-CHAT. Ah! Cuando vi el banner de Lleida Net en el Chat vi todo bastante claro.Vitalio


Hernán: Gracias por la propuesta, Vitalio, pero como verás la idea de Orsai no es ésa, sino justamente la contraria: nada de recursos, sólo palabras. Ayer un comentarista me preguntaba cómo el blog de Mirta tenía tanto color e imágenes y este nada. Pues eso. Ésto es otra cosa; voluntariamente otra cosa. Y sobre el grupo humano que vaticinas ha desaparecido, esperemos a abril. Y confiemos en Mirta. Gracias por pasar por aquí.
el diabolo
06/03/2004 a las 23:49
PEDIDO POPULAR:
Todo muy lindo Hernán pero creo que parece una charla intelectual en el Centro Cultural san Martin, algo trangresora y algo pretenciosa, pero también algo aburrida. En Cambio tu proyecto de los Bertotti tenían algo muy dificil de lograr: "magia", además de encanto, emoción, alegría, memoria, grotesco. Te respeto como escritor me pareces muy bueno, pero prefiero siempre leer Cien Años de Soledad a preguntarle a García Marquez si está caliente con su sirvienta, o si sabe de la historia gay de la humanidad.
No soy quién pero te sugiero que la Sofi se embarace y haga regresar a los viejos de Luna de miel, o que Greenpeace ataque al Caio por contaminar el sur con mierda enlatada. O no sé tu sabrás pero un mes es demasiado para dos señores de edad. Así que que se dejen de chinguichungui y que el destino los regrese al a realidad de nuestras computadoras.


Hernán: La señora ya volverá en abril... Y con respecto a que sus escritos son más entretenidos que éstos, te doy toda la razón. Este Orsai es otra cosa, algo pequeñito e íntimo, y para nada adictivo. Pero lo necesitaba. Un abrazo.
dalusk
06/03/2004 a las 23:17
Cuando la coherencia se disfraza de madurez para convertirse en dictadora, merece la pena un asesinato de vez en cuando, para que recuerde que tiene el don de resucitar cuando se la necesita, pero no por eso dejará de ser una sirvienta, mal que le pese. La madurez está en otra parte, y el que se la quiera asociar con rigidez, es por culpa de otras funciones neuronales que gustan de usurparle la identidad.
En cuanto a las preguntas idiotas, bueno, soy de esas, pero admito que sin ellas mi cotidiano sería demasiado aburrido. Y digo, ¿que mejor actividad cuando haces antesala al dentista, cuando esperas en el tráfico de mediodia a que la fila de autos avance esos treinta centímetros que hay entre la vuelta necesaria hacia la libertad y la contemplación bobalicona de un anuncio de teléfonos inalámbricos?


Hernán: Es que es justamente ahí cuando más nos asaltan, ¿no?
Antraxito
06/03/2004 a las 20:42
El primer puto de la Historia no fue el pasivo. ¡Error! Fue el activo. El otro fue el primer cromañón violado, que también tiene mérito.
pablo-el ruso del solbaid
06/03/2004 a las 18:46
sobre tu pregunta de la caja negra,creo que a los aviones no los hacen del mismo material para que sea más fácil ubicarlas entre los restos humeantes y los cadaveres.Si no perderían mucho tiempo.
Saludos
Rax
06/03/2004 a las 17:26
La primera vez que pasé por aquí, no había comentarios. Desde la segunda, hay ocho cada vez que llego. Hoy había seis. No tiene nada que ver con nada, pero me pareció curioso, debe tener que ver con los horarios.
Con respecto a la metáfora, se entiende bien: tengo amigos casados con aquella señora (¡polígama!) y deja te digo: no sólo se vuelve la ama de la casa, también se convierte en tirana, dictadora, corta-alas... no, eso no es la madurez. La madurez, creo, es cuando ella y tú aceptan que se pueden juntar sin papeles y verse de tanto en tanto sin compromisos, pasarla bien y asumir que habrá ratos en que cada uno la pase por su lado. Sin dramas ni sentimientos de culpa. O yo qué sé.
De tu pregunta primera, creo que el pasivo era Caín, el activo Abel, y el resultado fue un crimen pasional cuando Caín descubrió que su hermano era, además de todo, zoofílico (por eso mató primero al burro).


Hernán: Excelente teoría! Creo que tenemos la misma mucama, o una que limpia poco...
cristian
06/03/2004 a las 16:31
Hernán: la próxima vez que te asalte esa pregunta asesina dile que los aviones no están hechos del mismo material de que están construidas las cajas negras porque sino estas no tendrían razón de ser. Y los aviones tampoco.
Y cuidado con los escobazos !!!
pp
06/03/2004 a las 16:24
pregunta asaltante:
hay alguna forma de plantearle el divorcio a la mujer que limpiaba y que vuelva a ser la mujer que limpia?
y logrado esto , ahora lograr que solo aparesca una vez por semana?
es que me gustaba mas mi desorden antes de proponerle matrimonio a la de la limpieza, la paso muy aurrido ahora!!!
lununa
06/03/2004 a las 15:53
Hernancito, nene , no le hagas caso a esa mucama... la madurez es otra cosa, lo que ella te propone es mas mediocridad que madurez. Esa chirusa seguro que es una inmigrante ilegal que quiere papeles via matrimonio
A mi no me parecio nada criptico, ahora, si nos vamos a meter con el proceso de creación, ahí si que nos complicamos la vida, y a mi como lectora, lo que me interesa es el resultado final.
Que me gustó, claro.
Edmundo Marino
06/03/2004 a las 14:09
No, es todo bien entendible. Cuando te digo entendí todo alemán, me refiero únicamente al proceso de creación, cómo y de qué manera apareció la metáfora.
Hernán
06/03/2004 a las 14:04
Es lo más probable, sí. La mano me está saliendo sola para este lado, y a veces no se puede gobernar. Igual la metáfora de la madurez no creo que sea tan críptica. ¿O sí?
Edmundo Marino
06/03/2004 a las 13:47
Temo que, si seguís hablando en ese tono, yo voy a ser siempre el primero (acaso el único) que entre a comentar. Entendí todo, alemán. ¿Qué pasa si los artículos futuros, poco a poco, van cobrando la estructura del reportaje a Juan Jáuregui? ¿Eh?