Orsai blog post

Sociedad
miércoles 22 de septiembre, 2004

Orsai post

Sociedad
miércoles 22 de septiembre, 2004

El humor es un perro mutante

       

¿En qué se parece Racing a Pinochet? "En que los dos llevan gente a los estadios para torturarla". Esto, técnicamente, es un chiste. Pero hay veces en que el humor resulta refrescante y gracioso para un grupo, pero ofensivo y doloroso para otro. En este caso, sólo hay una cordillera que los separa. Y es entonces cuando se puede complicar mucho el estofado.

Para que exista humor, han de haber elementos comunes entre el narrador y el espectador. Debemos saber que los hinchas de Racing sufrimos cuando vamos a la cancha, y que en la dictadura chilena se usaban los campos de fútbol para practicar torturas. Sin esos códigos, no hay chiste.

Pero cuando uno de esos códigos es insoportable para una comunidad (por ejemplo, si contamos este chascarrillo frente a los hijo de desaparecidos chilenos) no les hará la menor gracia. El humor y la ofensa son parientes cercanos cuando no conocemos el rostro o la identidad de los receptores.

Ahora que ha pasado algún tiempo, puedo contar algo: hace algunos meses recibí un correo de una lectora de Los Bertotti, indignada o dolida por la inclusión de un personaje llamado Carmencita. Para los que no hayan seguido el folletín, el personaje de Carmen era enana; la lectora, evidentemente, también.

Esta mujer se quejaba por los chistes ofensivos que los integrantes de la familia Bertotti hacían sobre la enfermedad física del personaje. He recibido (en el mismo tono) cartas de paraguayos y chilenos a los que no les agradaba el modo en que eran retratados personajes como la Negra Cabeza o el Chileno Calesita, o, más bien, el modo en que fueron tipificados dentro de la historia.

También he recibido una queja, alguna vez, de una lectora que no soportaba la posibilidad de que Los Bertotti fuesen relacionados con los argentinos. "Así no somos nosotros", me decía la ofendida, "y odio que en el resto del mundo la gente se piense que somos de esa manera".

Hasta el advenimiento de Internet, existía el humor domesticado (el de la tele, los diarios, la radio) y el humor en estado puro (el de la calle). En el humor de los medios no se puede hacer un chiste sobre los asesinatos de ETA, por ejemplo; en las calles de España, sí. No hablo de que sea moral o no: hablo de que en el escenario mediático nadie se atreve, mientras que allí donde no existen condicionamientos sí es posible. Digo, finalmente, que el humor existe desde el mismísimo momento en que se produce el dolor. Lo que no existen son canales masivos que reproduzcan ese acto reflejo.

Pondré un ejemplo:

En 1998 ETA cometió uno de los asesinatos que más se recordarían a través de los tiempos: el de Miguel Ángel Blanco, concejal del Partido Popular en el ayuntamiento de Ermua (Vizcaya). El contrareloj que usó la banda armada para matarlo generó expectación mundial, como hoy ocurre con los secuestros con degüello en Irak. A Blanco lo mataron de un disparo en la cabeza a la hora exacta que se había anunciado, y el dolor del pueblo español provocó las mayores manifestaciones contra el terrorismo de la historia ibérica.

Aún hoy es impensable hacer humor domesticado al respecto (humor oficial, humor impreso o televisado). Pero en las calles de España, a la semana de ocurrido el asesinato, ya había nacido el humor en estado salvaje. El chascarrillo más recordado es el que aseguraba que el Estado Español agregaría la figura de Miguel Ángel Blanco en las monedas de venticinco pesetas, "pues el concejal ya viene con el agujero de fábrica", en referencia al disparo que lo mató y al formato de la moneda de cinco duros.

Tendrán que pasar muchos años, muchísimas cicatrices tendrán que convertirse en piel curtida, para que un lector español lea esto en la prensa, o lo escuche en la televisión.

Pero entonces llegó Internet, y los límites se borronearon a una velocidad trepidante. La red es un híbrido entre un medio de comunicación y la mismísima calle. Un animal que a veces se muestra amaestrado como un perro faldero y otras veces aúlla como un lobo en el bosque. Y muchas veces (esto es lo que en realidad desconcierta a muchos) es el perro faldero el que aúlla y el lobo quien mueve amistosamente la cola.

Cuando un noticiero de la tele no puede o no quiere mostrar determinada imagen, la buscamos en el Kazaa y la encontramos. Cuando queremos leer chistes sobre el terremoto que mató a dos mil personas ayer, no ponemos la radio: vamos a Google.

En lo personal (y aquí no estoy haciendo una valoración moral sino exponiendo una sospecha sociológica) creo que las comunidades deberán encaminarse a reconstruir los cimientos de su dolor cohabitando con el humor en estado puro de otras comunidades, sin interpretar en él símbolo ni insensibilidad ni agresión.

El párrafo anterior me salió muy hermético; voy a poner un ejemplo, que siempre se agradece:

En el futuro, un chileno hijo de desaparecidos deberá entender que en el chiste sobre Racing y Pinochet no hay una burla personal a su dolor, sino una fusión creativa en la que se toma un hecho social reconocible para contrastarlo con otro y generar una tercera idea rompedora.

La semana pasada el diario El País envió a sus lectores una publicidad en la que, para promocionar 90 días de suscripción gratuita en su edición digital, graficó la oferta con dos fotos panorámicas de Nueva York: una del 11 de septiembre por la mañana, con las Torres; y otra del 12 de septiembre, sin ellas. La frase remataba con "Un día da para mucho; imagínese lo que puede suceder en tres meses".

La sociedad progresista española (y digo progresista en el peor sentido de la palabra) se rasgó las vestiduras y provocó que, al día siguiente, en la portada del periódico los editores pidiesen perdón "a los familiares de las víctimas del 11S" y catalogasen, ellos mismos, la propia campaña como "repugnante", quitándola de circulación.

He leído mucho sobre el hecho en estos días. Y me preocupa que las plumas progres, sensibles y profundas no hayan hecho más que quejarse y patalear como señoras gordas. Me preocupa que no se haya hecho una valoración objetiva de los cambios sociales que provocan estos lapsus de lo políticamente incorrecto que, mañana, serán moneda corriente.

En el futuro, todo el mundo comprenderá que en esa publicidad no había mofa, que en esas fotos no había víctimas más que de un modo semiótico o simbólico, que únicamente se hablaba de un hecho histórico de común conocimiento. "Una noticia trascendente ocurre en un segundo; no deje de suscribirse y estar atentos a la edición digital, porque con el diario en papel se va a enterar a las 24 horas, pero no al minuto". Ese fue el objetivo del anuncio, y se lo podrá criticar por ser una campaña de marketing mediocre y predecible (y lo es) pero jamás se lo podrá culpar de agresión a una señora de Nueva Jersey que perdió a su hijo en el piso 30 de un edificio por el impacto de un avión.

Si los publicistas de El País hubiesen utilizado una foto de la ciudad de Troya (un día antes estaba, un día después ya no) no hubiese habido escándalo, aunque allí también haya muerto gente. Pero era gente antigua, era lejos. El escándalo lo genera la cercanía (temporal o física) de un acontecimiento. Su intensidad o su eco.

El humor es un mensajero del mensaje, nunca un error. Puede ser bueno o malo, pero no debe juzgarse desde la tribuna de la sensibilidad o la moral, porque siempre habrá víctimas. Siempre. Puede no causar gracia, pero no está capacitado, el humor en sí mismo, para provocar dolor: sólo la mano de quien lo mece y la oreja del que lo escucha.

Sin embargo, la sociedad aún no está del todo preparada para comprender que cuando nace el dolor nace también la metáfora, que es el embrión del humorismo y la publicidad.

Ese tecnicismo, con el tiempo, caducará. No sé si esto sea bueno o malo, pero sospecho que ya, hoy mismo, todos los perros del mundo están comenzando a aullar.

Hernán Casciari
miércoles 22 de septiembre, 2004


El humor es un perro mutante

por Hernán Casciari

¿En qué se parece Racing a Pinochet? "En que los dos llevan gente a los estadios para torturarla". Esto, técnicamente, es un chiste. Pero hay veces en que el humor resulta refrescante y gracioso para un grupo, pero ofensivo y doloroso para otro. En este caso, sólo hay una cordillera que los separa. Y es entonces cuando se puede complicar mucho el estofado.

Para que exista humor, han de haber elementos comunes entre el narrador y el espectador. Debemos saber que los hinchas de Racing sufrimos cuando vamos a la cancha, y que en la dictadura chilena se usaban los campos de fútbol para practicar torturas. Sin esos códigos, no hay chiste.

Pero cuando uno de esos códigos es insoportable para una comunidad (por ejemplo, si contamos este chascarrillo frente a los hijo de desaparecidos chilenos) no les hará la menor gracia. El humor y la ofensa son parientes cercanos cuando no conocemos el rostro o la identidad de los receptores.

Ahora que ha pasado algún tiempo, puedo contar algo: hace algunos meses recibí un correo de una lectora de Los Bertotti, indignada o dolida por la inclusión de un personaje llamado Carmencita. Para los que no hayan seguido el folletín, el personaje de Carmen era enana; la lectora, evidentemente, también.

Esta mujer se quejaba por los chistes ofensivos que los integrantes de la familia Bertotti hacían sobre la enfermedad física del personaje. He recibido (en el mismo tono) cartas de paraguayos y chilenos a los que no les agradaba el modo en que eran retratados personajes como la Negra Cabeza o el Chileno Calesita, o, más bien, el modo en que fueron tipificados dentro de la historia.

También he recibido una queja, alguna vez, de una lectora que no soportaba la posibilidad de que Los Bertotti fuesen relacionados con los argentinos. "Así no somos nosotros", me decía la ofendida, "y odio que en el resto del mundo la gente se piense que somos de esa manera".

Hasta el advenimiento de Internet, existía el humor domesticado (el de la tele, los diarios, la radio) y el humor en estado puro (el de la calle). En el humor de los medios no se puede hacer un chiste sobre los asesinatos de ETA, por ejemplo; en las calles de España, sí. No hablo de que sea moral o no: hablo de que en el escenario mediático nadie se atreve, mientras que allí donde no existen condicionamientos sí es posible. Digo, finalmente, que el humor existe desde el mismísimo momento en que se produce el dolor. Lo que no existen son canales masivos que reproduzcan ese acto reflejo.

Pondré un ejemplo:

En 1998 ETA cometió uno de los asesinatos que más se recordarían a través de los tiempos: el de Miguel Ángel Blanco, concejal del Partido Popular en el ayuntamiento de Ermua (Vizcaya). El contrareloj que usó la banda armada para matarlo generó expectación mundial, como hoy ocurre con los secuestros con degüello en Irak. A Blanco lo mataron de un disparo en la cabeza a la hora exacta que se había anunciado, y el dolor del pueblo español provocó las mayores manifestaciones contra el terrorismo de la historia ibérica.

Aún hoy es impensable hacer humor domesticado al respecto (humor oficial, humor impreso o televisado). Pero en las calles de España, a la semana de ocurrido el asesinato, ya había nacido el humor en estado salvaje. El chascarrillo más recordado es el que aseguraba que el Estado Español agregaría la figura de Miguel Ángel Blanco en las monedas de venticinco pesetas, "pues el concejal ya viene con el agujero de fábrica", en referencia al disparo que lo mató y al formato de la moneda de cinco duros.

Tendrán que pasar muchos años, muchísimas cicatrices tendrán que convertirse en piel curtida, para que un lector español lea esto en la prensa, o lo escuche en la televisión.

Pero entonces llegó Internet, y los límites se borronearon a una velocidad trepidante. La red es un híbrido entre un medio de comunicación y la mismísima calle. Un animal que a veces se muestra amaestrado como un perro faldero y otras veces aúlla como un lobo en el bosque. Y muchas veces (esto es lo que en realidad desconcierta a muchos) es el perro faldero el que aúlla y el lobo quien mueve amistosamente la cola.

Cuando un noticiero de la tele no puede o no quiere mostrar determinada imagen, la buscamos en el Kazaa y la encontramos. Cuando queremos leer chistes sobre el terremoto que mató a dos mil personas ayer, no ponemos la radio: vamos a Google.

En lo personal (y aquí no estoy haciendo una valoración moral sino exponiendo una sospecha sociológica) creo que las comunidades deberán encaminarse a reconstruir los cimientos de su dolor cohabitando con el humor en estado puro de otras comunidades, sin interpretar en él símbolo ni insensibilidad ni agresión.

El párrafo anterior me salió muy hermético; voy a poner un ejemplo, que siempre se agradece:

En el futuro, un chileno hijo de desaparecidos deberá entender que en el chiste sobre Racing y Pinochet no hay una burla personal a su dolor, sino una fusión creativa en la que se toma un hecho social reconocible para contrastarlo con otro y generar una tercera idea rompedora.

La semana pasada el diario El País envió a sus lectores una publicidad en la que, para promocionar 90 días de suscripción gratuita en su edición digital, graficó la oferta con dos fotos panorámicas de Nueva York: una del 11 de septiembre por la mañana, con las Torres; y otra del 12 de septiembre, sin ellas. La frase remataba con "Un día da para mucho; imagínese lo que puede suceder en tres meses".

La sociedad progresista española (y digo progresista en el peor sentido de la palabra) se rasgó las vestiduras y provocó que, al día siguiente, en la portada del periódico los editores pidiesen perdón "a los familiares de las víctimas del 11S" y catalogasen, ellos mismos, la propia campaña como "repugnante", quitándola de circulación.

He leído mucho sobre el hecho en estos días. Y me preocupa que las plumas progres, sensibles y profundas no hayan hecho más que quejarse y patalear como señoras gordas. Me preocupa que no se haya hecho una valoración objetiva de los cambios sociales que provocan estos lapsus de lo políticamente incorrecto que, mañana, serán moneda corriente.

En el futuro, todo el mundo comprenderá que en esa publicidad no había mofa, que en esas fotos no había víctimas más que de un modo semiótico o simbólico, que únicamente se hablaba de un hecho histórico de común conocimiento. "Una noticia trascendente ocurre en un segundo; no deje de suscribirse y estar atentos a la edición digital, porque con el diario en papel se va a enterar a las 24 horas, pero no al minuto". Ese fue el objetivo del anuncio, y se lo podrá criticar por ser una campaña de marketing mediocre y predecible (y lo es) pero jamás se lo podrá culpar de agresión a una señora de Nueva Jersey que perdió a su hijo en el piso 30 de un edificio por el impacto de un avión.

Si los publicistas de El País hubiesen utilizado una foto de la ciudad de Troya (un día antes estaba, un día después ya no) no hubiese habido escándalo, aunque allí también haya muerto gente. Pero era gente antigua, era lejos. El escándalo lo genera la cercanía (temporal o física) de un acontecimiento. Su intensidad o su eco.

El humor es un mensajero del mensaje, nunca un error. Puede ser bueno o malo, pero no debe juzgarse desde la tribuna de la sensibilidad o la moral, porque siempre habrá víctimas. Siempre. Puede no causar gracia, pero no está capacitado, el humor en sí mismo, para provocar dolor: sólo la mano de quien lo mece y la oreja del que lo escucha.

Sin embargo, la sociedad aún no está del todo preparada para comprender que cuando nace el dolor nace también la metáfora, que es el embrión del humorismo y la publicidad.

Ese tecnicismo, con el tiempo, caducará. No sé si esto sea bueno o malo, pero sospecho que ya, hoy mismo, todos los perros del mundo están comenzando a aullar.

Hernán Casciari
miércoles 22 de septiembre, 2004


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro España decí alpiste, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


07/11/2015 a las 22:40
No me había dado cuenta. Así te deben haber hecho mucho daño.

Que metas comí has metido con calzador ese chiste sobre Miguel Angel Blanco, ha quedado sucisimo para los que leemos con un mínimo de atención (en este no se si he llegado a la mitad).

Como bien dices, todo depende de acuerdo quien te dirijas..sabes muy bien que esto lo leen Españoles.


Una cagada por tu parte.(te debio hacer falta un buen bidé)
12/04/2006 a las 04:13
Creo que muchas veces el humor negro funciona como una manera muy efectiva de repudiar las tragedias que nos ocurren diariamente. Creo que todos los que leyeron el chiste del padre Grassi, o por caso el tuyo de Racing y Pinochet, condenan las acciones de estos señores. Bromear sobre ellos es una manera de saber que no estamos sólos y que todos compartimos el mismo dolor. Por supuesto que sería mejor hacerlo de una manera que no ofendiera a nadie, pero muchas veces el humor es la única herramienta que le ha quedado al pueblo.
MARIA MOREL
03/12/2005 a las 05:37
TE CONOCI HACE SOLO UNA SEMANA,ESTOY FASCINADA, NO PUEDO DEJAR DE LEERTE CASCIARI,ME ENCANTA 'SOCIEDADES", EN ESO ESTOY, NO TENES DESPERDICIO,SUMAMENTE INTELIGENTE. EN ALGUNAS TENES UN TOQUE SUTIL QUE ME RECUERDA A MANUEL PUIG, O CORTAZAR; BIENVENIDO A MI VIDA Y GRACIAS
Anony mouse
26/09/2004 a las 22:26
Ah, me olvidaba.
No soy LA, sino EL.
Anony mouse
26/09/2004 a las 22:22
No entiendo donde está el problema con mi frase:
"Ahora, no es justamente eso lo que nos propone Hernán (y que lo hizo desde un comienzo)?
Establecer un código propio de relación, donde no exista, (o por lo menos correr un poquito más allá) la línea divisoria de lo que tácitamente designamos como aceptable o no?"

Simplemente emití una opinión sobre cómo escribe Hernán y en la forma en que nos instruye de alguna forma para interpretarlo.
No entiendo dónde está la clave en esta frase para que te sientas agredida para convertir una simple opinión en una "discusión".

En cuanto a lo tácitamente aceptable o políticamente correcto, pienso que es un equivalente tuyo de "esto me gusta", "esto no" y "esto no me hace ninguna gracia". Nada más proyectado hacia un tercero, para tratar de generalizar, normalizar sobre cómo deberíamos comportarnos en público.
Cuando mencioné esto, nunca dije que todos tuviésemos predeterminado dicha línea al mismo nivel. Simplemente que Hernán está tratando de llevarlos hacia donde a él le gustaría, por lo menos para leer sus escritos.
Tampoco veo en ésta idea, un motivo para "discutir".

En cuanto a mi actitud en los presentes comentarios, no es la de "rechazo a priori hacia quien pueda ofenderse con el humor de Hernán".
No recuerdo haber dicho que no debían NO ofenderse, o que los posibles ofendidos NO debían demostrar sus sentimientos.

Mi actitud es la de invitar a los que se sintieron ofendidos a releerlo, con la posibilidad o tal vez la esperanza de que compartan la idea de que el humor es la mejor manera de subsanar las heridas.

Y por último, tu frase "me alegro de que COINCIDAS CONMIGO en casi todo"...
Me hubiese gustado más que dijeses "me alegro de que COINCIDAMOS en casi todo" (que corresponde mucho más a la idea que tengo sobre tu amabilidad y sensibilidad).

Abrazos (y juro que es sin doble sentidos, igual que los anteriores)

Anony mouse
Caribé
26/09/2004 a las 03:20
Anony mouse:
Me alegro de que coincidas conmigo en casi todo. Bástame pues explicarte porque tuve que explicitar todo esto.

Y es que toda esta discusión partió de tí, si mal no recuerdo.

Lo de las intenciones de Hernán acerca de cambiar códigos partió de tí, no de mí.
A mí no me gusta apostar sobre las intenciones de la gente que conozco a través de la web, pues si ya en la vida real es bien difícil hacerse una idea ajustada, a través de este medio -tan frío- es completo desatino pretender adivinarlas.

Te cito:
«Ahora, no es justamente eso lo que nos propone Hernán (y que lo hizo desde un comienzo)?
Establecer un código propio de relación, donde no exista, (o por lo menos correr un poquito más allá) la linea divisoria de lo que tácitamente designamos como aceptable o no? »


Y observa también que la que suponía la existencia previa, aunque tácita, de lo "aceptable", eras tú.
Nuevamente aclaro que tampoco suelo yo utilizar ese concepto.
Ya he dicho en varias ocasiones que esa frase de lo "políticamente correcto" me parece vacía de significado.
Especialmente desde que observé que se usa siempre para denostarlo, nunca para apreciarlo, lo cual ha terminado por parecerme sumamente sospechoso.

Ahora mismo, en los comentarios de este post puede observarse el fenómeno: Nadie ha defendido lo políticamente correcto, y sin embargo, muchos han saltado a (atacarlo) defenderse de ello, como si hubiera que temer una censura.
De allí que yo perciba (y creo no ser la única) una cierta actitud de rechazo a priori hacia quien pueda ofenderse con el humor de Hernán. (Y conste que en ningún momento se la he atribuido a Hernán). Y es esto lo que he interpretado como una forma de censura volteada. Defensiva, pero no por eso menos censura. Sobre todo porque es una defensa antes del ataque.
Anony mouse
26/09/2004 a las 02:03
Hhmmmm eso de "los que nunca entenderán"...
Que feo que suena!

(nota mental: menos mal que puse CREO que iba a ser el último comment).
Anony mouse
26/09/2004 a las 01:50
Caribé, realmente pensás que escribo estos comentarios para "cerrar la boca al ofendido" de los chistes de Hernán?
O que la intención principal de Hernán al escribir es "cambiar los códigos de lo políticamente correcto"?

Lo que digo es:
Que Hernán, simplemente está poniendo algunas pautas (en un "espacio sin reglamentos o apenas reglamentado", donde es tan difuso lo privado y lo público) para no tener que explicar todas las veces que se le ocurra hacer chistes hirientes sobre españoles o escribir relatos de un violador en primera persona, que ese Hernán Casciari es tan ficticio, tan personaje como la Mirta de Mercedes.
Que esa máscara no se le parece, o por los menos no es en su totalidad representativa del verdadero Hernán Casciari de la vida real, padre de Nina y marido de Cristina.

Estoy totalmente de acuerdo con vos en que no aceptaremos que se le cierre la boca al ofendido.
Y aclaro que jamás he dicho ni se me pasa por mente semejante barbaridad (la de cerrarle la boca a alguien que expresa).

...
Caribé, tengo la impresión que esto se está pareciendo demasiado a un concurso de ego, y no un intercambio de opiniones como me gustaría.
Por mi parte creo que va a ser la última vez que comento en esta columna.

Después de todo, creo que ambos ya formamos parte del "air-bag" de lectores que va a amortiguar el golpe que se va a dar éste con los que todavía no entienden su onda y los que nunca entenderán.

Saludos.
dosdedos
25/09/2004 a las 19:36
Y por si queda duda, cuando digo "...lo de la campaña de El Paísno creo que sea humor" me refiero concretamente a que es una campaña publicitaria que te quiere vender algo, no hacerte reir.

:)
dosdedos
25/09/2004 a las 19:32
A riesgo de repetirme con algún otro comentario (son demasiados y yo sin tiempo para leerlos todos), creo que coincido con casi todo lo que decís desde el punto de vista del humor.
Sin embargo, lo de la campaña de El País no creo que sea humor. Creo que es frivolizar una información y tomársela a la ligera pero sin humor. Es más, creo que podrían haber usado exáctamente las mismas imágenes, pero trabajando más el copy (lo que de paso, le da un "aire" de seriedad a medio).
No es lo mismo decir: "Un día da para mucho" que decir "En un día pueden pasar muchas cosas".
Creo que no es sólo lo que se dice sino cómo se dice y quién lo dice...
Y me parece lógico que un medio se haga eco de una información que tres años después sigue teniendo gran interés periodistico (especialmente dado el contexto, el hoy-por-hoy) para venderte su "capacidad" de tenerte al tanto, pero me parece que lo pueden hacer con más sensibilidad, elegancia y no por eso, de forma menos efectiva ¿no?

Saludos y encantada de poder leerte.
paquirro
25/09/2004 a las 19:08
POR OTRO LADO NO SE PIERDAN EL COMENTARIO 81, MUY, MUY ACERTADO.
paquirro
25/09/2004 a las 19:01
muy buena tu REFLEXION acerca del EFECTO del humor.
creo que es justo MEDIR LA MANO DEL HUMORISTA, no esta bien que el humor negro caiga en manos de energumenos: POR EJEMPLO: hace unos dias en un programa de la television argentina llamado "caiga quien caiga" y que se dedica a hacer notas filosas a politicos de la actualidad nacional, intentaron hacerle una nota al gobernador argentino "DE LA SOTA"; su GUARDAESPALDAS impidio la nota y explico al periodista a modo de humor: "no te damos notas, VOS TENES SIDA, se te ve muy hecho pelota, mucha joda". Es claro que el gobernador era corrupto e inescrupuloso.
EL HUMOR BASICAMENTE IMPLICA la aceptacion de que esas dos personas utilizan un mismo codigo: acaso EL PODER DE LA IGUALDAD no es extremadamente fuerte?. creo que es el MOTOR de la CONFIANZA, de LA HUMANIDAD DE LOS ACTOS, de la COMUNICACION, entre otras. EL HUMOR ES UN ARMA QUE NO PUEDE SER RELATIVIZADA.
PENSEMOS QUE ESE ARMA FUE UTILIZADA POLITICAMENTE PARA DESTRUIR UNA PRVINCIA DONDE VIVEN COMO DOSCIENTAS MIL PERSONAS.

PARA PENSARLO

NO DEJO MAS QUE OTRO PUNTO DE VISTA AL RESPECTO. COINCIDO EN EL PODER CURATIVO DEL HUMOR, PERO CREO NECESARIO MEDIR ESTE LIMITE.
Teki
25/09/2004 a las 10:22
¿Gratuidad en los medios?
¿Se fijó alguien en que Hernán, después de lanzar un globo sonda en Orsai hace unos meese, ha colocado finalmente publicida (google adds) en Glob!?
Supongo que sí, porque son todos muy observadores pero yo, como siempre, llego tarde.
Caribé
25/09/2004 a las 05:50
No, simplemente es un tema que no tiene sentido para mí.

No sé de qué hablas cuando dices: "no correcto".

Puedo decirte "esto me gusta" o "esto no",
y "esto no me hace ninguna gracia"
pero ¿qué es lo correcto?

Yo no lo sé ni lo he sabido nunca.

¿Será que ahora me entiendes?

Igual no aceptaré que se le cierre la boca al ofendido (si lo hubiera) con el falaz argumento de que hay que cambiar los códigos de lo "correcto".

Se traslada la atención de lo real (la posible ofensa de una víctima) a una lucha imaginaria contra una hipotética normativa que no existe más que en la mente de quienes se han abocado a luchar contra ella.

Así es como yo lo veo.
Anony mouse
25/09/2004 a las 03:57
Ahora Caribé, estás tan segura de que Hernán no nos propuso sus reglas de juego y nosotros lo hemos aceptado?
Y no nos está desplazando todos los días "la línea imaginaria" un poquito más allá, y nosotros diariamente vamos renovando el pacto?

Es cierto, los códigos de relación no los establece una sola persona. Pero tampoco creo que todos tengamos la misma capacidad y predisposición para crear esos códigos.
Creo que, alguien o algunos proponen sus ideas (mejor digamos "voluntades", ya que en casi su totalidad deben ser inconscientemente) y la mayoría simplemente acepta o no; y algunos que otros tratarán de modificarla a su criterio/conveniencia.

Te acordás de los primeros artículos "no correctos" de Hernán y como le llovían cascotazos (pedrada, pero con brutos adoquines) por todos lados?
Ahora comparalo con lo que publicó el día de hoy, que seguramente leíste la mayoría de los comentarios.

Siento como que insisto con un tema que ya ni te interesa seguir debatiendo. Si es el caso, te pido disculpas.

Abrazos.
polaco
25/09/2004 a las 03:32
JAJAJAJAJAA ME CQGUE DE RISA CON EL CHISTE...
ES MAS, DESPUES DE VER A LA HINCHADA DE RACING CON LA CARETA DEL ULTIMO TORTURADOR... ENCIMA LE ENTREGARON PLAQUETA... LO DE USTEDES ES MASOQUISMO PURO
Caribé
25/09/2004 a las 01:58
¿Quieres decir que no nos estaban vigilando, después de todo? :((((((
Marinita
25/09/2004 a las 01:00
Muy bueno, che.
24/09/2004 a las 23:56
En realidad Caribé (#91), la respuesta más lógica sobre la gratuidad de Internet es la de Ecoloco (#87). No deja de ser interesante imaginarse que puedan existir grandes conspiraciones y que uno esté destinado a descubrirlas y desbaratarlas, como haría un héroe de ciencia ficción. Creo, sin embargo, que si el Imperio quisiera hacer una megaconspiración necesitaría mucho tiempo e inteligencia. Y de lo segundo, en el momento actual, creo que tiene una carencia muy grande. Por eso no les queda más que usar la fuerza militar en contra de los débiles.
Caribé
24/09/2004 a las 23:33
Muy bueno, Mauricio:

«Pero en el fondo la pregunta quizá sea intrascendente: ¿acaso los animales domésticos de una granja se preguntan por qué su comida es gratis? »

Pero ni aún con la máxima conspiranoia me parece justificado el gasto.

O tal vez sí, pero llevándolo realmente al más loco extremo de la fantasía conspiranoica:
A quien supiera que el dinero va a perder todo valor, por ejemplo, poco habría de importarle el gasto.

Bah, no me hagan caso: Divagues de lectora de ciencia ficción y teorías delirantes varias.
Caribé
24/09/2004 a las 23:24
Anony mouse, dices que Hernán intenta:
«Establecer un código propio de relación, donde no exista, (o por lo menos correr un poquito más allá) la linea divisoria de lo que tácitamente designamos como aceptable o no? »

Y bien, habría que preguntárselo a Hernán, pero no lo supongo tan ingenuo como para creer que el puede establecer un código de relación. Los códigos de relación no se establecen, son una formación conjunta, espontánea e inconspicua dentro de un grupo.

Pero además, ¿realmente hay algo que tacitamente designamos como aceptable en este campo?

Volvemos al punto de lo políticamente correcto, que tanto para quienes lo objetan como para quienes lo defienden parece ser algo sólido y muy bien determinado.
Yo en cambio lo siento tan espejismo, tan relativo, tan comodín y al gusto del hablante...
Una frase útil por su carga emotiva, pero casi sin significado concreto, hoy en día.
Ya no vivimos en un mundo homogéneo en cuanto a lo que es aceptable o no.
Caribé
24/09/2004 a las 23:10
No, Ecoloco:
Mi duda no era acerca de los creadores de páginas, que trabajan gratis para compartir sus inquietudes, o las compañías que, por el contrario, pagan por tener presencia en la red.

Mi inquietud va sobre las grandes compañías que regalan sus servicios, como yahoo -incluyendo el servicio de listas-, los servidores de blog y los servidores de correos gratuitos, muchos de ellos POP.

Por un momento pareció que esas compañías sobrevivían a base de engatusar a los accionistas, pero el fenómeno sigue, de modo que no debe ser tan simple.

Y yo sigo sintiendo que ahí hay gato encerrado.
Ecoloco
24/09/2004 a las 18:36
o no es así ???

B / A / A...
Ecoloco
24/09/2004 a las 18:31
Caribé #77:
Cuanto más regalas, más se corre la bola
Cuanto más se enteran, más visitan el sitio
Cuantas más visitas, más publicidades vendes o incluso puedes vender los derechos del sitio
A esa duda te refieres ?
Internet tiene una modalidad de mercado inversa a la economía tradicional, desde siempre lo más escazo fue lo más caro, y lo masivo lo más barato. Pero en internet el dinero se hace logrando un producto masivo... suena raro, ya se, pero así es.

Besos, Abrazos y Apapachos...
24/09/2004 a las 17:19
Como decía anteriormente (#60), el tema resulta complejo y puede ser analizado desde muchos puntos de vista. Es un tema que incluso podría servir como base para una investigación universitaria.

Raquel (#80), Miguel (#78), Caribé (#77), elteta (#74) y Romu (#65) agregan a este debate puntos de vista interesantes y muy dignos de análisis.

Por mi parte, puedo añadir que en las bitácoras, al igual que en los foros y los chats, ocurre algo particular: la gente actúa como si nadie más pudiera verle pero, en realidad, está a la vista de todo el mundo.

Orsai, la casa virtual de Hernán, es algo similar a una casa de cristal en medio de la Plaza de Mayo donde nos reunimos, con los ojos vendados, a hablar sobre el tema propuesto por el anfitrión o a conversar con la persona que se encuentra a nuestro lado o a decir cualquier locura.

Dicha casa de cristal es privada, en cuanto pertenece a alguien, pero también es pública porque todo el mundo puede vernos y oír desde afuera lo que decimos. Quienes estamos dentro nos sentimos en una reunión de amigos, pero nunca nos hemos visto las caras ni conocemos quién es verdaderamente cada uno.

Orsai sería algo así como la casa donde están los participantes de un show de Gran Hermano. Nos sentimos libres de hablar y opinar sobre cualquier tema, pero fuera de nuestra casa de cristal está el resto del mundo que puede sentirse feliz, triste, molesto, dolido o indiferente ante lo que decimos. El mundo de afuera, evidentemente, es el real. Nosotros viviríamos más bien en una especie de ficción. Seríamos algo así como las personas que están dentro de la caverna en el famoso mito de Platón.

Más aún, además del amplio mundo, quizá también el verídico Gran Hermano nos está espiando desde el corazón del Imperio y está viendo qué tan inofensivos o peligrosos somos para el sistema. Pero nosotros, como felices hormigas bajo la lupa de un entomólogo, nos sentimos libres de decir todo lo que se nos ocurre.

Obviamente todo lo anterior no es más que una divagación y creo que habría que analizarla a fondo al igual que el resto de aportes que se han dado. En todo caso no deja de ser interesante la pregunta de Caribé (#77) con respecto a la gratuidad de muchos servicios de Internet. Creo que hay muchísimas posibles buenas respuestas a dicha generosidad, la mayoría desde el ámbito de la ciencia económica. Pero en el fondo la pregunta quizá sea intrascendente: ¿acaso los animales domésticos de una granja se preguntan por qué su comida es gratis?

Por último, siempre me conmovió la frase escrita sobre la tumba de Martin Luther King: "¡Al fin soy libre! ¡Al fin soy libre! Dad gracias a Dios Todopoderoso porque ¡al fin soy libre!"

Quizá sólo en ese momento seamos libres.
HORACIO
24/09/2004 a las 16:23
Si detrás de cada palabra "humor" hubieses agregado "negro", el artículo no sólo no hubiera cambiado el sentido sino que hubiera cobrado otro vuelo, mas cercano al resto del contenido. Hay quienes buscan el humor negro y lo disfrutan, y existen también quienes lo esquivan y rien mas con otro tipo de humor, el de la autocrítica, el del ridículo, el de la exageración. Ese es mi caso y de hecho en tus post el humor negro es un recurso usado y no abusado. Felicidades!
Teki
24/09/2004 a las 14:46
Lo que se aprende por aquí: supongo que eso es lo que se me pasó en mi primera lectura, lo de la barrera entre humor público y humor privado (donde la posibilidad de ofensa es mucho menor por el conocimiento mutuo de los presentes).
A mi lo políticamente correcto me chupa un pie (o me suda el níspero, que diría mi amiga Carmen), pero reconozco que quienes lo combaten para escudar sus prejucios de todo tipo me joden aun más.

Así que creo que me inclinaré por la linea de lo humanamente correcto de Mauricio.
Outbody
24/09/2004 a las 09:46
Ademàs... ¡Andarse cuidando de no ofender a nadie! Si vas a andar en la bola vas pisar y a salir pisado.
Outbody
24/09/2004 a las 09:34
Creo que el problema esta en que por alguna razòn creemos que el humor tiene que ser algo sano, o de crìtica constructiva, y no. La raiz del chiste esta en la burla,en demoler.
Un chiste sobre judios a un NAZI debe parecerle divertidisimo, pero quizas la parodia de Hitler que hizo Chaplin no creo que les pareciera muy gracioso.
Un chiste de Somalies, un chiste de desauciados, un chiste feminista, uno de religiòn, uno machista, uno de jotos, uno de gallegos, uno de pepito, la gracia la encuentras dependiendo del lado en que estes.
El chiste tiene su radio de efecto humoristico y es un buen chiste dentro de ese radio. Es como el ideal de la belleza cada quien tiene el suyo, ya lo comparte con unos cuantos màs, pero no con todos, asi el humor.
No hay màs que o reirse u ofenderse pero nada de ponerse normativos y dictatoriales porque acabaremos 1- quedando siempre mal con alguno de los bandos 2- equivocados y 3- muy frustrados.
Carmen
24/09/2004 a las 05:50
Este post y los comentarios me hicieron recordar una ocasion en que un amigo me confesaba que no queria saber nada sobre sexo que estaba completamente desepcionado de todo eso y yo trataba de convencerle de lo contrario y el seguia firme en su postura hasta que finalmente me confeso que alguien le contagio el sida y yo sin pensarlo le dije:''aun corres riesgo de morir atropellado'' por un segundo me quede muda y sorprendida ante mi comentario pero el se puso rojo estallo en una enorme y sonora carcajada entonces yo tambien
Raquel
24/09/2004 a las 03:25
Me parece muy sensato lo que dices, pero a la vez bastante complejo, sobre todo en la parte en la que dices que el dolor (o más bien los dolidos) tendrán que aprender a ver en el humor no una ofensa, sino un recurso. Es complicado, Hernan, porque la emoción raras veces entra en razón, sobre todo si es intensa. Por ejemplo: Si cuando pierdes a alguien ya es difícil razonar que lo superarás con el tiempo, mucho más lo será el admitir racionalmente que ese hecho pueda tomarse con humor, o que sirva de base para reelaborar un tercer o cuarto concepto humorístico. Me parece que ése es un aprendizaje que exige un nivel de control visceral casi cibernético; hablo desde el punto de vista del colectivo/persona que se vea implicado directamente. Desde el punto de vista de los que están más lejanos emocionalmente, quien más y quien menos tiene que reconocer que alguna vez se ha carcajeado (o cuanto menos sonreído) con algo que, fuera de ese contexto, le provoca sentimientos bien distintos (ira, rabia, frustración...).

Me ha encantado tu enfoque, el contenido y tu forma de contarlo. Gracias por tu aguijón.
Anony mouse
24/09/2004 a las 03:02
Caribé: un deleite su comment.

Ahora, no es justamente eso lo que nos propone Hernán (y que lo hizo desde un comienzo)?
Establecer un código propio de relación, donde no exista, (o por lo menos correr un poquito más allá) la linea divisoria de lo que tácitamente designamos como aceptable o no?
Miguel
23/09/2004 a las 23:17
Lo decía Woody Allen en "Delitos y faltas" a propósito de un chiste sobre Sócrates y la Cicuta:

Humor = Tragedia + Tiempo

Por lo de Troya y Manhattan
Caribé
23/09/2004 a las 23:17
Lo de Internet pública o privada tiene algo de malentendido mantenido a conciencia.

La Internet es claramente pública.
La apariencia de privacidad es pura apariencia,
el nombre de "diario" dado a los blogs personales es fingimiento: Ficción.
Todo blog personal es ficción, no sólo los "folletines", como llama Hernán al de Mirta.

Yo creo que incluso los diarios personales verdaderos son siempre bastante ficcionales,
pero los blogs lo son absolutamente:
El autor se recrea a sí mismo,
y no ya para sus propios ojos, sino para ojos ajenos.

No, la Internet no es un espacio privado, es público, sólo que es un espacio público sin reglamentar, o apenas reglamentado.
Una "tierra de nadie",
un salvaje oeste de la comunicación.

Se forman pequeñas comunidades que se protejen a sí mismas mediante códigos de relación que se están formando sobre la marcha,
y que tienen que defenderse de pistoleros y bandoleros (trolls y spamers, vg)
y de catástrofes, y demás.

Pero aún la más cohesiva de estas comunidades es en verdad pública que no privada, porque en la Internet reina el anonimato:
¿De qué privacidad estamos hablando en un "vecindario" de nicks? ¡Por favor!
Pero incluso usando nombre y apellido y hasta foto, en la Internet se sigue siendo anónimo, se sigue siendo desconocido.

Pero creo que la referencia a lo público y lo privado era una referencia desviada, una confusión de categorías,
cuando que de lo que realmente se estaba queriendo hablar era de lo reglamentado o lo sin-reglamentar.

«Público / privado »
no es la misma dicotomía que
«reglamentado / sin-reglamentar ».


Así que la discusión pasa por otro sitio.

Pasa por el punto de la reglamentación y la norma.

La Internet es aún un espacio muy laxamente normado (más allá de lo técnico).

Y eso no se debe tanto a que no haya reglamentaciones por ley

(a fin de cuentas, las leyes ya sabe todo el mundo que se han hecho para violarlas, mientras que, sin embargo, las reglas tácitas dentro de una cultura o sociedad cohesiva suelen respetarse)

sino a que no parece haber aún necesidad alguna de una mayor reglamentación.

Porque lo que reglamenta realmente a los medios públicos no es tanto la ley como sus necesidades de supervivencia entre otros medios similares.


Más que un asunto de público y privado es un asunto de quién puede exigirte o imponerte,
de quién depende tu supervivencia en el medio, etc...


Y esto me lleva a una pregunta que tengo varios años haciéndome: ¿Por qué tantos servicios son gratis en Internet?
¿De qué modo se están cobrando las empresas esos servicios?
¿Alguien lo sabe?
Caribé
23/09/2004 a las 22:50
Gracias, Xtian.

Bonito lo que cuentas.
(Es off topic, pero una cosa que siempre me ha llamado la atención es que las parejas homosexuales bien consolidadas parecen resultar mucho más sólidas y duraderas que la mayoría de las heterosexuales, ¿por qué será?)


Muy buena tu frase:
«Yo igual prefiero ser politicamente incorrecto y defender lo politicamente correcto.»

Y es que tú aclaras que no estás bregando por la censura, pero, visto desde ese punto de vista, el de la censura, por momentos da la impresión de que se han volteado los papeles y que los que temen ser censurados se están convirtiendo precisamente en censuradores.

De que ahora se trata de censurar el enojo de los ofendidos.
Y así tampoco.
Caribé
23/09/2004 a las 22:23
Tengo un patoruzú reeditado que adquirí hace un mes por curiosidad:
¡No tiene ningún PLOP!

Coñazos y mamporros a montón, sí,
pero PLOPs, ninguno.

(Bah, dice "Abril de 2003", pero seguro que es una reedición de alguno original).
elteta
23/09/2004 a las 22:23
Me parece que también depende bastante desde donde venga el chiste.
No es lo mismo un chiste sobre los desaparecidos en la boca de Aldo Rico que en la de Hebe de Bonafini.
En ninguno de los comentarios nombran a la voladura de la AMIA o la Embajada de Israel como posibles blancos del humor. Deberíamos pensar que eso en otros países puede ser objeto de chistes.

¿Alguien se banca chistes sobre esos temas? ¿o sobre los muertos de Malvinas?
PatoMusa
23/09/2004 a las 20:07
Muy cierto Interior #72 , tendría más sentido y ocupa menos espacio.
 Interior
23/09/2004 a las 19:23
Pato #68 lo mio fue como ejemplo nada mas, también podría ser "El contenido de la presente pagina puede ofender a cualquier persona Anormal,defectuosa o diferente a mi", digo yo como para que se enojen de entrada, incluso antes de leer el chiste alusivo.
DudaDesnuda
23/09/2004 a las 18:42
Bueno, les digo a los muchachos que se bajen del micro y que dejen a la vaca embalsamada para otra oportunidad.
 olo mosquera
23/09/2004 a las 18:38
DudaDesnuda, estuvimos caídos una hora porque la gente de bitacoras.com me hizo un cambio de servidor para que nos encontremos todos más cómodos. ¡Hossana, Bitácoras.com!!
DudaDesnuda
23/09/2004 a las 18:24
Hernán: ¿Qué pasó que no se podía entrar a Orsai??? ¿Tenemos que fajar a alguien? Vos avisá que te mando a la Barra Brava de Chicago.
PatoMusa
23/09/2004 a las 18:16
Interior #66,
Te quedás corto. Ser "políticamente correcto" es mucho más amplio.
También se pueden sentir ofendidos los jubilados, divorciados, personas felizmente casadas, con hijos o sin ellos, amas de casa, mujeres que trabajan, viudos, tu cuñado y el perro del vecino.
Sería más fácil recomendar: "Las personas que se encuentran en la lista, podrían llegar a ofenderse en cualquier momento" y a continuación publicar la guía de teléfono.
 olo mosquera
23/09/2004 a las 17:43
Lo voy a poner a pie de página, Interior. Me gusta.
 Interior
23/09/2004 a las 16:10
Hernán: En Internet todo se soluciona con el cartelito:
"El presente Sitio Contiene material que puede Ofender a algún gay, negro/a, gordo/a, flaco/a, torturado/a o pariente de alguno/a, victima o pariente de alguna victima de alguna tragedia reciente cuyas heridas no han podido cicatrizar aun"
La Romu
23/09/2004 a las 13:16
Pero eso es de siempre, corazón. No de ahora con Internet.

¿O lo que te enseñaban en la escuela tenía que ver con lo que veías en la calle?

Un beso grande.
Hernán
23/09/2004 a las 08:37
En su excelente comentario (#60) Mauricio ha dado en el epicentro de la pregunta que sobrevuela el artículo. Esa pregunta, por supuesto, no tiene nada que ver con si determinados resortes del humor nos divierten o no. Ni tampoco trata sobre humor negro o buen gusto o crueldad o humanidad o burla. Todo eso sería el 'tema dos', y de hecho es un debate remanido y manoseado.

El problema que se plantea es otro:

Si existe un humor privado (el que hacemos entre amigos y conocidos, el callejero, en el que vale casi todo) y también existe un humor público (el que se publica, el que trasciende, el que debe guardar un decoro temporal o geográfico), ¿dónde metemos a Internet? ¿Cómo encajamos, en un canal público/privado, esta dicotomía?

El artículo no habla sobre lo que haré yo, ni sobre lo que 'debe hacerse' al respecto; sólo me pregunto (y genero sospechas) sobre cómo deberemos, todos, adaptarnos a la voladura de estas paredes entre lo íntimo y lo global. Cómo deberá convivir el dolor y el humor en un futuro próximo. Y cuánto tardaremos, como comunidad, en entender que están cayendo esos muros, hasta ayer tan claros y divisorios.

Como siempre, Mauri, un placer leerte.
La Romu
23/09/2004 a las 05:51
Leyendo lo que pone Mauricio, agrego algo que se me ocurre ya mismo: el límite por ahí lo marca el buen gusto.

Y sobre gustos hay mucho escrito, pero casi nadie que lea.

Un beso grande.
AM
23/09/2004 a las 05:24
Pero yo sigo creyendo que si alguno se burla de la desgracia de mi hija ya voy y lo cago a patadas...
23/09/2004 a las 05:15
El "políticamente correcto" que rechazo es aquel del que habla PatoMusa (#16), el cual se ha vuelto una moda norteamericana, pero no el que dice Xtian (#59) que, por el contrario, es similar al concepto que tengo de humanamente correcto.
23/09/2004 a las 05:01
Tú artículo es interesante Hernán y considero que el tema no es, de ninguna manera, sencillo. Diría que para analizar este asunto es necesario tener presente que Orsai es al mismo tiempo dos cosas:

1. La casa virtual de Hernán Casciari.
2. Un diario en línea con alcance mundial.

En el primer caso, es claro que Orsai se ha convertido en una especie de foro donde se ha creado un interesante ambiente amistoso. En este contexto, las bromas serán mejor recibidas mientras más nos conozcamos, tal como ocurre en la vida real.

En el segundo caso, Orsai es una especie de periódico personal y lo que aquí se publica puede analizarlo todo el mundo de un modo bastante similar a lo que sucede con los artículos que aparecen en Clarín. En este caso, la responsabilidad por lo que se escribe pasa a ser similar a la de un medio de comunicación establecido.

Creo que no se pueden olvidar estas dos dimensiones a la hora de analizar las bromas en línea. No son lo mismo los chistes entre amigos que las bromas puestas a consideración del mundo. En las bitácoras hay estas dos dimensiones y a veces no nos damos cuenta de ello.

Supongo que muchos recordarán cuando un lector de Orbitácora puso en los comentarios de dicha bitácora una carta que Hernán le había enviado. Inmediatamente se creó una corriente de rechazo pues se había hecho público un comentario de naturaleza privada. Es claro que, a diferencia de las bitácoras, el correo electrónico interpersonal es privado.

En el caso de las bitácoras, por el contrario, hay una dualidad: son para quienes se sitúan dentro del círculo que creamos y también para el amplio mundo. Y la diferencia existente entre estas dos dimensiones es muy sutil y por ello es necesario actuar con prudencia.

Las características que Orsai tiene hasta el momento hacen que se la vea más como la casa virtual de Hernán donde se tiende, en la mayoría de los casos, hacia el mensaje cercano, amistoso, hacia el círculo de visitantes, no tanto hacia el amplio mundo. Pero en el caso de Glob es todo lo contrario: las imágenes son tomadas de los diarios en papel, están acompañadas de un pie de foto, tienen un claro mensaje que recuerda con claridad a otras que se publican en muchos diarios del mundo y, además, pueden ser enviadas con un sistema que resulta similar al que tienen algunos periódicos en línea, por lo que es claro que persiguen una audiencia mucho más grande que la de Orsai.

Es cierto que el humor es complicado. Pero también es cierto que no es lo mismo bromear frente a frente, que por teléfono, por correo electrónico o por medio de una bitácora. Y de ninguna manera es lo mismo que nos burlemos de nosotros mismos en la bitácora de PatoMusa que burlarnos de otras personas en Glob. Como tampoco es lo mismo que nos burlemos de los poderosos que de los débiles.

Lo políticamente correcto es un absurdo, pero lo humanamente correcto no. Burlémonos de nosotros y burlémonos de los que se creen grandes. Y al resto, podemos invitarlos a reírse a nuestro lado.
Xtian
23/09/2004 a las 02:18
Che, que bien que dijo Caribe todo lo que yo no pude decir. Termine enredado en mis miriniaques...

Hay una gran diferencia entre el humor (que para mi siempre es celebratorio) y el escandalo microscopico de decir "pija culo teta" en un concilio de Carmelitas... la risa como gesto de incomodidad.

Yo igual prefiero ser politicamente incorrecto y defender lo politicamente correcto. Creo que al menos eso indica acusar recibo que uno vive en un mundo de sensibilidades distintas a la propia y que es conciente en el propio discurso de esas cosas. Ojo que con esto no estoy bregando por la censura, si queres tirarte pedos, tiratelos, sos libre de hacerlo, solo que si decidis no hacerlo por cortesia, mejor todavia. No siempre ser politicamente correcto significa ser estupidamente progre, de la misma forma que ser ecologicamente conciente no significa delirar a lo Brigitte Bardot.

Me acuerdo de una situacion particular: fui a la casa de unos amigos mios gays que son pareja hace 14 anios. Me presentaron a una mina neocelandesa y ella presento a un tipo con el que estaba. "Esta es mi pareja" - dijo. Cuando todos se fueron les pregunte a la pareja de gays si la mina y el tipo estaban casados. Y ellos dijeron "si, estan casados".

Ahi me di cuenta lo que habia hecho esta mina. Como mis amigos se presentan como "pareja", y ella considera que la relacion que ella tiene con el marido es equivalente a la de mis amigos, solo que mis amigos no tiene la posibilidad de casarse, la mina uso el mismo termino. Eso es un gesto politicamente correcto. Al mismo tiempo es un gesto gratuito (mis amigos no se iban a sentir heridos porque presentara a su esposo como el marido) y no es un gesto automatico (no es comun que la gente casada haga eso, aun en USA, aun en Nueva Zelandia).

Me parecio de una nobleza increible.
Rax
23/09/2004 a las 02:10
Me dejas mucho en qué pensar. Porque efectivamente, creo que hay humor que no tiene una víctima, sino que resulta de la interrupción abrupta de la lógica. Entran aquí Groucho, Woody Allen, Les Luthiers, Pescetti...
Está el humor negro, donde hacemos risible lo que nos da miedo, como aquello de los estadios, como lo que pasó acá en México con el temblor de 1985 (chistes como "¿Sabes por qué a la ciudad de México le dicen la dona? Porque se quedó sin centro"). Es una defensa, es reír para no llorar o enloquecer.
Pero hay otro humor que es una putada, reírse del dolor AJENO, creo que es por ahí... creo.
En cualquier caso, hay gente que se ofende por nada y carece por completo de sentido del humor. Y eso debe ser muy triste :(
Bernardo
23/09/2004 a las 01:30
Patoruzú, Isidoro, Don Fierro, hasta Hijitus.
Incluso Clemente le dedicó una viñeta como homenaje-parodia.

Condorito ¡no existís!
 olo mosquera
23/09/2004 a las 01:15
Si lo decís por el "plop!" del #45, yo se lo adjudico a Condorito. No soy tan veterano, Bernard. ¿Ya lo hacía Paturuzú?

Por lo demás, estoy de acuerdo con que el "chiste" nace en caliente.
Bernardo
23/09/2004 a las 01:10
Mirá, por ahí circula una frase que no por vieja deja de tener su miga: Tratar de definir el humor es como intentar cazar una mariposa con un poste de teléfonos.

Y algo de eso debe haber.

Me parece que el humor debe cumplir una función metabólica tipo saliva, que ayude a masticar y digerir - pero ya - lo peorcito de nuestra condición.

Los chistes sobre Cabezas o sobre las torres - tengo uno por ahí, inédito y escondido de forma vergonzante en el fondo de un cajón - salen en el momento mismo, no cinco años después.

Ah, Hernán: ¿Vos te sorprendés tipo Patoruzú años '40?
cvander
23/09/2004 a las 00:53
La nota está muy buena. Tengo que compartirla con algunos amigos con quien en el pasado hemos tenido algún malentendido por algun chiste en el contexto equivocado, pero creo que has dejado muy claro el punto.
Caribé
23/09/2004 a las 00:36
¿Por qué dicen que todo chiste tiene siempre que tener una víctima?

¿Y el humor del absurdo?
¿Qué víctima tienen las frases de Groucho Marx, por ejemplo (salvo él mismo, en todo caso, y es obvio que no es víctima para nada)?

¿No se está confundiendo el humor con esa reacción instintiva ante lo prohibido que hace que la crueldad y lo sexual parezcan chistes automáticos, así no tengan gracia ninguna?

Es la risa de la sobrinita de la Romu ante la palabra "culo": Sólo le hace gracia por la previa interdicción.

Lo mismo pasa con la risa ante situaciones crueles: Es una reacción instintiva de defensa.

La risa como distancia y defensa:
Es risa, sí,
pero no es humor.

Concuerdo sin embargo en que no toda vez que en el chiste hay víctimas -como tampoco toda vez que en el chiste hay sexo- el humor está ausente.

Pero hay diferencia entre el chiste a pesar de lo negro (o lo verde), y el chiste que es sólo explotación de lo negro (o lo verde), y que generalmente de chiste no tiene nada, sino que, como bien han dicho otros por aquí, sólo es un pretexto para burlarse de otros. O a lo sumo mera reacción de defensa y nada más.

Algo de eso tiene el del disfraz de Padre Gramsi: Al burlarme de la víctima estoy poniendo distancia, asegurándome mágicamente que no me puede alcanzar a mí, o a mis seres queridos, como cuando se toca madera o se cruzan los dedos.
Ahí no hay humor ninguno, aunque tampoco hay realmente maldad: Sólo reacción de defensa, nada más.
Torombolo
23/09/2004 a las 00:31
Hernán:
SOBERBIO
Como siempre por mas que no este de acuerdo con todo lo que escribís ( este no es el caso) tu pluma me absorbe.
En lo que respecta a este artículo en particular, creo que la gran diferencia es cuando el chiste de humor negro ( por llamarlo de alguna manera) va dirigido , el tan temido que te tomen de punto argentino. En el resto de los casos considero que si alguien en particular se siente ofendido por algun chiste ( mas tomando el ejemplo de la sra de corta estatura en la cual vos desconocias su condición) es esa terrible necesidad de ser reconocidos en su calidad de pertenecer a una minoría a la cual le debemos pleitesía. Creo sinceramente que este postura tomada por los "progres" es retrógrada, dado que el humor en cualquiera de sus formas ayuda a asumir esas cosas dolorosas que ya no se pueden cambiar. Lo doloroso de del niño realizandole una fellatio al cura no es la broma sino que haya ocurrido. El chiste dirigido que te hacen tus amigos hacerca de tu hija adolescente teniendo sexo con su noviecito no es el problema, sino que el joputa le de masita.
Reitero Hernán muy bueno el articulo y dele para adelante con los chiste que yo lo banco
Wertygol
22/09/2004 a las 23:23
Señor Interior #32, había quedado totalmente claro, lo mío fue en tren de seguir su joda...
Alejo
22/09/2004 a las 22:20
Interior #43,

Ese era el objetivo del RE. Y un poco justificar lo que puse en el comentario #33 que cualquier chiste, por más estúpido que sea, si es dicho con la intención de causar daño, lo causa.

Nada personal amigo Interior, Ud. sabe de mi cariño hacia su persona desde los tiempos de la disputa con Angelgris por la Sofi.

Saludos

Alejo
ultratumba
22/09/2004 a las 22:19
Uyyy a la gorda se le murió la neurona!!
Tata
22/09/2004 a las 22:12
Hernan, muy bueno y clarísimo, como siempre..
Me gustan los chistes de cualquier clase, pero no me gusta para nada esa gente que creyendo que es graciosa, se avala en defectos de los demas para hacer chistes, esas son forreadas que los hacen ver a ellos "vivos" y a los demas boludos. Quiero decir, me jodes un rato con que soy gorda, o fea o lo que sea, todo bien..ya fue..despues ya pasa a ofender, todos se cuelgan a hablar y pasas a ser el motivo de diversion por algo que seguramente no te gusta de vos..
A que no se entendió nada de lo que quise decir?
uffff...se me murió la neurona, besos a todos.
Sátiro.
22/09/2004 a las 21:56
Pasa q sin mímica pierde gracia.
Pero yo sé q en el fondo te gustó.
 Interior
22/09/2004 a las 21:53
Xtian por Plis , asegurate que este desconectada.
 olo mosquera
22/09/2004 a las 21:52
¡Plop!
Xtian
22/09/2004 a las 21:47
Satiro (#42): la verdad que no me ofendio y encima el chiste es malo.

Eso si, hoy cumple anios mi amigo Dario y le compre una licuadora. Me diste una idea...
 Interior
22/09/2004 a las 21:35
Alejo eso de "RE" me ofendió, o no, no se, mas o menos, ¿vieron?, basta que uno diga que es diferente por ejemplo: negro, hincha pelotas, lindo, alto, rubio, cristiano, sádico, inteligente, calentón, o cualquiera de estos grupos minoritarios y ya todo el mundo comienza a cargarlo, ¡me caches!, no saben la carga que es ser mejor que todos.
Sátiro.
22/09/2004 a las 21:24
(Test para ver si la posición de Xtian es endeble o no).
¡No me censuren!

Agustín (abriendo la puerta del depto): "Hola mi amor, ¿Cómo estuvo tu día?"
Juan Carlos (desde la habitación): "Mal, mi cielo, tengo un dolor espantoso".
Agustín (asomando la cabeza a la habitación y descubriendo a su pareja en posición fetal): "¿Qué te pasa mi cielo? ¿Qué te duele?".
Juan Carlos (con vergüenza): "me duele... me duele la cola"
Agustín (Asombrado): "¿La cola?"
Juan Carlos: "Si, tengo algo que me raspa y me molesta. Fijate"
Agustín (replegándose): "No sé... ¿te parece?".
Juan Carlos: "Dale mi vida, fijate".
Agustín se acerca y empieza a examinar a Juan Carlos, tras un superficial examen de recto, grita asombrado: "¡Mi amor! ¡¿Cómo no te va a doler la cola?! ¡Tenías incrustado un Rolex!"
Juan Carlos (cantando): "¡Cumpleaños Feliz! ¡Cumpleaños Feliz! ¡Que los cumpla..."
Alejo
22/09/2004 a las 21:24
Guty#39 ,

Quiero ver como zafan Uds. del equipo de la banda roja esta vez.

Un abrazo

Alejo
Alejo
22/09/2004 a las 21:22
Totalmente en desacuerdo con Ginger #37. Es un re-hincha pelotas.
Guty
22/09/2004 a las 21:19
Estoy con Interior también.
Gordito, no te hagas demasiado drama, si vos te bancás los chistes de Racing...todo bien.
El humor es el humor, y el negro, para mi, es el mejor, aunque es verdad que puede resultar ofensiva, el jugar con fuego lo vuelve más atractivo.
En fín, como le decía a Ginger el otro día, River-Racing no debería jugarse mas, no hay necesidad de seguir torturando gente.
La Romu
22/09/2004 a las 21:18
Yo, Hernancito querido, lo tengo más que claro.
Me hacés una broma que estimo de mal gusto o se mofa de mi persona, te estampo un chirlo y sanseacabó.

Y los dos contentos. Vos contaste tu chiste, y yo te lo celebré.

Un beso grande.
Ginger
22/09/2004 a las 20:51
Totalmente de acuerdo con Interior #32. Es un hincha pelotas.
Xtian
22/09/2004 a las 20:49
Ves que precaria que es mi posicion? El chiste de Corona sobre la tragedia de los rugbiers en los Andes me causo muchisima gracia. El otro dia vi la pelicula Mommie Dearest (con Faye Dunaway, basada en la vida de Joan Crawford) y me parecio desopilante, pero cuando se la recomende a un amigo mio me corto secante con un "a mi el abuso infantil no me divierte".

Como conclusion pedorra puedo decir que el chiste deberia ser un dialogo. Alguien lo cuenta y si alguien se ofende, que lo marque, de esa manera el chiste puede disparar tambien una reflexion sobre la sensibilidad y el dolor del otro. A mi lo que me jode (incluso entre las organizaciones gays) es cuando se pretende la censura: saquen ese chiste porque ofende, elimilenlo. Creo que a lo sumo deberia abrirse siempre un canal de respuesta (cartas de lectores en un diario, comments en un blog) para que el ofendido se ofenda y grite o llore o explique.
Diablita
22/09/2004 a las 20:40
Ah! no sé. Como yo no tengo sentido del humor, no opino.
Xtian
22/09/2004 a las 20:35
Tu articulo tiene algo de sentido, pero no me termina de convencer. Hay veces (y en particular en el caso de ciertas comunidades) en el que el humor es tambien una herramienta de castigo directo. Yo no era ningun intelectual progre, ni tenia en la cabeza la elaboracion conceptual de lo politicamente correcto cuando escuchaba de pendejo y luego de adolescente reirse y mofarse de los putos. Decir que en ciertos chistes no hay carga intencional (directa o subyacente) o que no hay que leerlos de esa forma es baladi, al menos era baladi para un pendejo de 8 anios en 1978, en Merlo. Si le hubiras explicado todo esto en lenguaje infantil te habria mirado con cara de "ese verso vendeselo a otro".

Ojo, no pretendo que suenen violines ni hacer de mi vida un martirio con moraleja (porque no soy un martir y no hay moraleja), solo digo que las cosas no son tan sencillas y que en cierta manera hay que respetar la sensibilidad del ofendido: no se si tiene mucho sentido andar poniendole limites y disciplina al sentimiento de sentirse ofendido o herido.

A mi me indignan determinados chistes (tuve alguna vez una discusion larga con Lucas de Korochi al respecto). Yo he crecido bastante, creo, se me ha engrosado la piel y hoy esas cosas me resbalan bastante y hasta me puede divertir la provocacion o la patada politicamente incorrecta porque si. Al mismo tiempo entiendo perfectamente por que determinadas cosas pueden ofender a cierta gente.

Asi que lo que sostengo es una posicion precaria y ambigua: admito que puedo zafarme y ofender a alguien, aunque no me joden que lo marquen y me muestren por que me desubique.

Desde un punto de vista netamente estetico y como espectador, creo que chistes sobre el holocausto, un atentado terrorista o la marginacion y persecucion de un grupo social no me divierten. No me puedo acordar uno solo que me haga reir, asi como no me hace reir una patada en los huevos. No creo en regiones sagradas ni en temas 100% tabu, pero simplemente no me divierte la provocacion morbo de mear sobre una herida que sangra.
Alejo
22/09/2004 a las 20:17
Hernán,

Creo que se puede ofender de muchas maneras; un chiste puede tranquilamente ser una herramienta de ofensa o agresión, si es dicho con esa intención ante el auditorio correcto. Alguien ya se anticipó, creo que fue Teky, diciendo que depende de cada uno la reacción que le provoque el chiste; como todos tenemos límites de tolerancia distintos, algunos reaccionaran ante determinados temas antes o después. Lo que sí es cierto que el tiempo, o la lejanía temporal de los acontecimientos, ayudan a hacer más tolerable ciertos chistes porque nos cuesta identificarnos con el damnificado.

En definitiva creo que cuando se quiere ser cruel, se puede ser cruel, y que la decisión de ofender, está en el emisor del mensaje, y los que opinan luego del hecho consumado no son más que la reacción que se esperaba antes de emitir el mensaje. "Progres", Uds. no son tan "progres", sino más bien "previs"(ibles).

Un abrazo

Alejo
 Interior
22/09/2004 a las 20:11
Señor Wertygol #30, puedo ser sacerdote de otra religión, lo que quería era mostrar como dependiendo del oyente o lector un chiste puede resultar ser gracioso, perturbador (tipo, con eso yo no jodo) u ofensivo, en el caso de que yo haya sido sacerdote o niño abusado.
Pero no, Wertygol no soy sacerdote de nada, solo soy hincha pelotas.
Hugo
22/09/2004 a las 19:51
Concuerdo contigo Hernán.
Sin embargo, no es tan sencillo asumir que uno puede reirse de todo cuanto le venga en gana, a no ser que lo haga para sí o para un entorno sumamente íntimo... y aún así.
Es fácil reirte cuando no es de tí, o de algo tuyo, de lo que se están riendo. No sólo eso, sino es que vivimos tan a la defensiva, que no es fácil no sentirnos agredidos frente a cosas que tal vez no sean agresión.
Por ejemplo, soy de los primeros que se defecan de risa cuando se bromea sobre la sexualidad de los sacerdotes, pero la imagen ésa que circuló por internet del cura con la sotana abierta y un niño adelante, supuestamente en plena fellatio, no me causó gracia, sino incomodidad... esa imágen, esa situación, puede parecerle risible a alguién?. Al parecer sí; pero, como ya dije, hay quienes, como yo, que no le verán la maldita gracia, y eso no nos convierte en pacatos.
Ahora, dejo en claro que manifiesto mi posición, los progres que manifiesten la suya pero con figuritas y flujogramas para poder entenderlos.
LaSoLe
22/09/2004 a las 19:23
Brillante H.C!

Salu2!
Mentecato
22/09/2004 a las 18:51
Libertad a los chistes de DudaDesnuda!!!
dolores
22/09/2004 a las 18:47
El humor siempre es bueno y reirse de uno mismo más.
 Interior
22/09/2004 a las 17:44
Señor Wertygol #25, como sacerdote me siento profundamente ofendido.
Wertygol
22/09/2004 a las 17:30
Que clara que la tenes Hernán, como siempre es un placer leer a alguien que sabe expresar lo que uno siente y no le sale.
Con respecto a lo de El País, creo que fue más una jugada a propósito, ya que la publicidad pasó de ser local a internacional y lograron lo que querían, que ahora, todo el mundo de habla hispana sepa que hay una versión digital del mismo.
Por la parte del humor ofensivo o negro, creo que el error es presisamente buscar un límite, el decir "yo con eso no jodo". Recuerdo conversaciones tenidas por mesennger con un amigo que se había rajado para España en pleno quilombo acá (Argentina) en el 2001, recuerdo como se jactaba haciéndome bromas sobre lo que pasaba acá, y riéndose sobre cosas que nosotros estábamos sufriendo (entendido, hoy en la lejanía, como una forma de escape de lo que terriblemente extrañaba al pais este muchacho). Justo apenas pasada esa época me acuerdo de haberle mandado una foto que circuló por la red que rezaba "disfraz de Padre Grassi" que era un tipo disfrazado de cura con un muñeco que simulaba un peuqeñín haciéndole una fellatio. La respuesta inmediata de mi amigo fue, "no che, yo con esas cosas no jodo". Ahí fue cuando me cayó la ficha, que él era padre de un niño de pequeña edad y que podía caer en una de esas terribles cosas que pasan cuando uno anda cerca de gente reprimida y que el chiste de alguna manera lo jodía. Ahora, muy bien, lo que no me terminó de cerrar nunca es el por qué, alguien puede bromear sobre la desgracia ajena (en la cara de los que la sufren ) pero sentirse ofendido por un chiste que ni siquiera lo afecta directamente. Eso en mi barrio se llama hipocresía.
Omar
22/09/2004 a las 17:17
Hernán, que esto te quedo genial.
Si algún día te pasas por acá veras que acá en México, como dice Sosa, nos reimos de todo, sucede una desgracia y al otro día ya hay un chiste al respecto, pero como dice Ginger, la diferencia es muy grande entre reirse y burlarse.
DudaDesnuda
22/09/2004 a las 17:12
Comentario en off-side: eliminado.
Teki
22/09/2004 a las 17:05
A ver, que me siento parte afectada, porque hice un comentario crítico a una imagen de Glob!
Digamos que en sustancia estoy de acuerdo con Hernán, aunque creo que el hecho de que haga falta un texto tan largo como el de hoy y un chiste tan "fuerte" como el que lo abre revelan que el asunto es como poco delicado.
Para mi, la línea está no entre el humor de la calle (crudo) y el domesticado de los medios, sino sobre todo entre el humor que respeta a los sufrientes y el que se mofa de ellos. Y, luego, también, entre lo que a mi me hace gracia y lo que no (pero eso es personal). Ni el comentario sobre la cooperante italiana ni el chiste de los estadios me parece que entren en la categoría.
La línea no es fácil de trazar. Pero debería ir por algo que le leí a A.Koestler hace tiempo: "Donde haya un fuerte y un debil, siempre del lado del débil". Aunque me temo que eso me convierte en progre.
Venga, me reiré un poco de mi misma y aceptaré la posibilidad de estar equivocada. :)
El Angel Gris
22/09/2004 a las 16:59
Gracias Casciari por tu retorno.

Siempre sospeché y tu nota va confirmando mi sospecha que entre la "Señoras Gordas" y los "Open Minds/Progres" hay una gran coincidencia de estilo, ese dedo acusador que me da en las bolas.

Sobre el post en si, creo que el límite es la crueldad, no la crueldad de la realidad, sino cuando se pretende que la crueldad, la burla al inferior sea el disparador de la risa, en el glob! de la Italiana, por ejemplo no creo que la idea se cagarse de risa de una mina secuestrada, si, como bien decís utilizaste el hecho.

Para tratar de aclarar la diferencia, cosa que es muy probable que no logre, alguien riéndose de como lloriquea el yankie mientras lo degüellan merece mi repudio. Pero recuerdo un chiste que me hixzo cagar de risa sin culpa que fué así

Primer Acto:
Dos mujeres lamiendole las bolas a un tipo

Segundo Acto
Dos mujeres lamiendole las bolas a un tipo

Tercer Acto
Dos mujeres lamiendole las bolas a un tipo

¿Como se llama la obra?

NO SE OLVIDEN DE CABEZAS


En este chiste no se pretende burlar al debil, no es cruel, toma un hecho y sobre el construye el chiste.

Hernán, seguí así, y el dia que crea que te burlas con crueldad de un débil, te lo diré.


De lo mejor de los últimos tiempos este post. Te estuvimos esperando entre Ferrero Roche
DudaDesnuda
22/09/2004 a las 16:36
Río no, deben leer: rió. Mecachendié con los acentos.
DudaDesnuda
22/09/2004 a las 16:33
Creo que el primer chiste negro que escuché lo contó Corona en un barcito de Gessell, se refería a los chicos que estuvieron perdidos en la Cordillera, los que eran jugadores de Rugby. El muy turro dice que uno de ellos le comentó preocupado a otro que no podía ir de cuerpo. El amigo le responde: ¿Por qué no tomás un laxante? y el que tenía problemas de estreñimiento le contesta, “Lo que pasa es que no quiero cagar a un amigo”
No fui la única que se río, y como era chiquita por esos años, después de hacerlo me dio un cacho de culpa, pero creo que ahí comprendí todo lo que contás hoy.

Besos primaverales.
sosa
22/09/2004 a las 16:21
Hola, soy lector de hace un rato pero comentador nuevo.
Por ahí había oído que los tiempos en que vivimos son de eufemísmos: ahora los enanos son gente pequeña, los jotos maricones son gays, los borrachines son alcohólicos etc.
Yo que vivo en México donde se nos ha hecho fama de que nos burlamos hasta de la muerte me siento con mas que suficiente derecho de burlarme de todo y de todos.
La Romu
22/09/2004 a las 15:24
Y sí, corazón. A los gorditos no nos queda otra que cagarnos redondamente en todo.

Perdoname. Me la dejaste servida.

Un beso grande.
PatoMusa
22/09/2004 a las 15:06
Me gustó este artículo.

Mucha gente me ha hecho notar que he perdido el sentido del humor desde que me mudé a EEUU, irónicamente los reyes de lo "políticamente correcto".
Por estos días no se puede bromear con nada que aparecen sectores ofendidos y en busca de remuneración en efectivo por daños morales y/o psíquicos.

¡Cómo añoro los días, en que podía decirse sin culpa y sin temor (y sin tener que explicarlo)
que sorpresivamente en la calle Cangallo ocurrían records de accidentes automovilísticos por haber cambiado de nombre a Presidente Perón y perdido las manos!

O José Igancio Rucci apodado post morten "Criollita", por lo de los 23 agujeritos...
 olo mosquera
22/09/2004 a las 14:32
¡Ah, Interior, eso sí! Yo puedo soportar estoico chistes sobre todo: desaparecidos, torres gemelas, cáncer de próstata o gente con lepra. ¡Pero los chistes sobre gorditos son realmente macabros y ahí sí, me cago redondamente en la libertad de expresión!
fernigrin
22/09/2004 a las 14:31
Yo creo que nuestros benditos nervios suelen jugarnos permamentemente una mala pasada: la de no soportar el humor del otro cuando se mete con nuestros tabúes. Porque ahí es donde nos ponemos un poquitín idiotas, y creemos que existen cosas que es mejor que "de eso no se hable". Hace unos años atrás el excepcional Julio Llinás escribió un cuento con ese nombre (con el que también se hizo un film con Luisina Brando y Marcello Mastroianni) que precisamente refería a que no se podía mencionar que una enana era precisamente eso (tal cual tu ejemplo).
Hernán: cada vez estás más lúcido, escribís mejor y seguís profundizando en el estilo propio que permite internet: pensar, crear y decir sin limitaciones patronales y sin tener que respetar una línea editorial. Hay que ser optimistas: algún día, además, podremos de eso sacar un poco de plata para vivir, como en la vida real.
Felicitaciones.
Toro
22/09/2004 a las 14:31
Estuvo bien Hernán...post redondo, claro, conciso, con un desarrollo intenso y un final tajante. Los agregados comentaristas muy bien también, vienen cerrando ideas unos atrás de otros...Lo de JJ es casi perfecto, casi que cierra del todo el tema ya...
Eso, no sé...estoy procesando lo que leí, pero en voz alta...y no necesito agregar más.
Casciari auténtico!, eso es lo que venía haciendose notar hace un tiempo, faltaba tu puño detrás de la firma!
Abrazo
Toro
 Interior
22/09/2004 a las 14:30
Genial Hernán: Muy bien explicadito, lo que mas gracia me causo es el enterarme de que existe gente que se quejo por que los Bertoti podrían reflejar la idiosincrasia argentina, lo gracioso es que somos mucho peores, los Bertoti son nenes de pecho frente a nuestra realidad, basta mirar la TV.
También me acuerdo de los que se quejaron, en los comentarios, por los chistes sobre los homosexuales (sarasa) que algunos hicieron/mos, y lo mismo debe pasar con algunos gorditos cuando se hacen chistes sobre ellos, ¿o no?.
douglas
22/09/2004 a las 13:45
En el humor es como en todas las actividades creativas, si continuamente haces chiste sobre temas cotroversiales sos repetitivo y aparte mediocre, en cambio un buen chiste al pasar es tolerable, por más acido que sea, ya la realidad es un chiste y nadie dice nada
saludos
Bernardo
22/09/2004 a las 13:12
Yo pensaba que no se podía hacer humor con cualquier tema, y una doble página de Rep con postales sobre los desaparecidos me tapó la boca.

Para ejemplo, un solo cuadrito.

Una madre de Plaza de Mayo sostiene la lámpara de aladino, y le dice al genio; "Tres deseos no. Uno solo".

Pero también es cierta la canción: dicen que la distancia es como el tiempo.
Ginger
22/09/2004 a las 13:12
El problema se presenta cuando el humor deja de serlo para pasar a ser una burla.
Adhiero a JJ en que muchas veces el humor es utilizado para herir, tras la bandera de demostrar cuan ingenioso o divertido puede ser el que hace el supuesto chiste.
No hacer una broma sobre la enanez, por ejemplo, no significa que ella desaparezca. El punto de equilibrio sería saber distinguir entre sentido del humor y ofensa.
Mentecato
22/09/2004 a las 13:02
Me juego a que recibiras una gran cantidad de mails de señoras gordas diciendote que no solo se quejan y patalean, sino que ademas son simpaticas, fogozas y dan mucho calor en el invierno.
limburgo
22/09/2004 a las 10:46
Felicidades, la verdad es que me gusta lo que escribes pero este me ha encantado y me ha hecho pensar.
montuna
22/09/2004 a las 10:39
Creo que debería haber mucha preocupación cuando las señoras gordas lleguemos a comportarnos como "las plumas progres,sensibles y profundas" que en el mundo han existido.Todavía entendemos algo en medio de nuestras quejas y pataleos.Y nos reimos mucho, a veces.
22/09/2004 a las 10:35
No creo que caduque ese tecnicismo. Porque siempre habrá dolor u ofensa cuando hacés un chiste. En alguna película escuché que alguien decía que para que algo tenga gracia, debe haber alguna víctima, y a esa víctima jamás le hará gracia.

En realidad tampoco es bueno o malo que la gente se haya rasgado las vestiduras por lo de El País. Es natural.

Hace algún tiempo surgió una polémica en un blog guatemalteco por la frase "De Guatemala a Guatepeor". Yo dije que era ridículo pretender erradicarla, como dijeron algunos cuates. Tal vez alguno por ahí entienda que a los guatemaltecos no nos gusta, pero igual seguirán usando la frase. Está claro que no hay ninguna intención de ofender al país cuando alguien lo dice.

Hay gente que dice frases humorísticas para herir, y luego se defienden con los argumentos que vos decís. Pero no se puede distinguir quién lo hace con esa intención, así como el árbitro de fútbol no siempre puede distinguir la intención de hacer falta.

En fin, cuando el público es amplio, el humor negro puede que no tenga cabida o aceptación. Cuando es pequeño, sí.
Pat
22/09/2004 a las 10:33
¿Por qué tienen que ser las mujeres gordas las que se quejen? ¿de qué manera característica lo hacen?... ten cuidado Hernán, que seguro que alguna te escribe porque se sintió ofendida por tu comentario. Aquí se dice "Quién se pica ajos come", pues eso.

Soy de la generación que hizo chistes en el colegio cuando a Irene Villa, ETA le dejó sin piernas. No era maldad, era una manera de escapar del horror y de hablar del horror sin tener que matar a una parte de la población después.

Me gusta tu blog.
petra
22/09/2004 a las 10:29
Qué complejo hernán... el humor es siempre eso, como bien dices imagino. Pero varía tanto de idiosincrasia a otra. Fíjate que me reí con lo del Racing y Pin8, pero fue una risa en jo jo jo y no en ja ja ja (esto último da pa'tesis de doctorado en lingüística).

Creo que la excesiva tensión a la que hemos sido domesticados nos hace perder perspectiva, y humor por cierto. Lo del humor y la metáfora me pareció sublime. Ni Hegel, o Pitágoras, lo habría dicho mejor.

Cariños desde Chile. Petra.
topita
22/09/2004 a las 10:06
estupendo articulo, Hernan
Sebastián
22/09/2004 a las 10:05
En el anteúltimo párrafo, está mal escrito embrión, saludos.