Orsai blog post

Vida privada
jueves 15 de marzo, 2007

Orsai post

Vida privada
jueves 15 de marzo, 2007

El tajo de un cuchillo en el abdomen

       

Raquel no era peligrosa, más bien una excentricidad del barrio, pero Chichita se ponía en alerta máxima —¡Hernán, metéte para adentro!— cuando la loca se acercaba demasiado. Sus rarezas eran dos: iba vestida de maestra cuando no lo era, y se desvestía en la calle para ponerse el guardapolvos del colegio. Por lo demás, la Loca Raquel era inofensiva y mi madre sólo me resguardaba por temor a que yo pudiera verla sin ropa. Me resguardó bastante mal, pienso ahora, porque fue la primera mujer desnuda que vi en la vida.

Yo tenía cinco años y esperaba en la vereda a que Roberto sacara el auto del garage para llevarme al Jardín. Hacía un frío con escarcha, pero Raquel se puso atrás de un árbol y se quitó el vestido por la cabeza, de un solo movimiento, como si fuera una tarde de verano. El momento fue intenso y memorable. Me quedé hipnotizado viéndole las tetas caídas, el matorral esponjoso, las estrías, los brazos blancos como la leche. Pero no fue la palidez del secreto lo que me impresionó.

—¡Hernán, metéte para adentro!

Yo miraba otra cosa en el cuerpo de la mujer cuando Chichita se acercó a la Loca y la espantó como si fuese un perro, es decir, diciendo tres o cuatro veces la palabra juira y haciendo ondular un repasador. Era otra cosa lo que me dejó boquiabierto. Más tarde, en el coche, Chichita me preguntó qué había visto y yo le dije que nada.

—Nada cómo.

—No vi nada, mamá.

Pero no era cierto. Yo había visto algo en la Loca Raquel. Lo único que me llamó la atención de su cuerpo, lo que sigue en mi memoria después de treinta años, fue la tremenda cicatriz de una cesárea que le partía la barriga en dos mitades.

Al rato escuché, sin querer, una conversación entre mis padres sobre la Loca Raquel. Chichita le decía a Roberto:

—La pobre mujer está así porque el marido la traicionó —y yo entendí que hablaban sobre aquella herida horrible. Y por eso, desde aquella mañana, la palabra traición significó, para mí, un tajo de cuchillo en el abdomen.

No era la primera vez que entendía mal las palabras. De chico yo tenía dos enormes desperfectos: uno, era muy autosuficiente, y dos, me gustaba oír a los adultos cuando susurraban. A raíz de esta mala mezcla siempre confundí todas las cosas. Me gustaba saltar al vacío de las definiciones sin saber si abajo había agua. Por orgullo supongo, y también por vanidad, sospechaba significados rocambolescos y los daba por buenos. También creí, durante años, que el orgasmo era un pianito eléctrico que mi tía Luisa no había tenido nunca.

Estos errores, casi siempre, se desvanecían gracias a un sopapo no esperado. El problema de las palabras malentendidas no estaba en acuñar un falso significado, sino en utilizarlas en una frase cualquiera, días o meses más tarde. Por ejemplo, en la vidriera de una casa de música:

—¿Querés o no querés que te compre el acordeón a piano?

—No, mamá. Me gustaría tener un orgasmo.

¡Zácate!

Y cuando no era una cachetada era todavía peor, porque entonces mi familia me confundía con un poeta temprano, con una especie de prodigio de las palabras:

—Decile a la abuela que venga al comedor a ver lo que se puso Mirtha.

—Ahora no puede, está traicionando a un chancho.

Con el tiempo, la escuela primaria y los diccionarios Sopena me descubrieron el verdadero significado de algunas palabras complicadas. Pero en otros asuntos yo seguía siendo muy ingenuo. Los chicos curiosos somos desordenados en la prioridad de los descubrimientos. Es posible que conozcamos los nombres y la ubicación de todos los dientes, pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible que nos pone un billete bajo la almohada.

A los nueve años yo ya conocía algunas definiciones estrafalarias pero, qué paradoja, aún no sabía que los Reyes Magos eran Roberto y Chichita. Sospechaba que había gato encerrado, un trasfondo secreto, pero no lograba entender el qué. Era imposible que tres personas subidas a tres camellos pudieran entregar miles de regalos al mismo tiempo en Mercedes, San Isidro y Mar del Plata (mis únicas ciudades conocidas), pero también eran imposibles muchas otras cuestiones.

Una cosa es comprender, por ejemplo, qué dice el diccionario sobre el vocablo traición, y otra cosa mucho más pedagógica es sentir cada letra en la nuca. Cuando Diego Caprio, en el recreo, me contó la verdad sobre los Reyes, sentí el peso multiplicado de la palabra. No me sentí traicionado una, sino siete veces. Mis padres me habían engañado año tras año, desde el 73 a la fecha, como si yo fuese una paloma muerta que los caminantes pisan y pisan y pisan durante una marcha por los derechos del animal.

Si los Reyes no existían, ¿qué fueron entonces aquellas noches en vela? Recuperé en mi cabeza imágenes felices que, de repente, se convertían en humillaciones del pasado: mi papá llevándome a la quinta a buscar pasto y agua, mi mamá fingiendo sorpresa al verme abrir un paquete que ella misma había envuelto, ambos diciendo haber oído las pisadas de los camellos; todos, absolutamente todos los veranos de enero habían sido una mentira.

La traición es un terremoto en los cimientos del pasado, una segunda versión de tu propia historia que desconocías y que alguien (el traidor) ha modificado para que sientas vergüenza y te conviertas en un imbécil en diferido. La traición nunca ocurre ahora, en el momento, sino antes. Las manchas del recuerdo en la alfombra son quienes te señalan la ofensa. Si no tuviéramos memoria nadie podría sernos infiel, ni desleal, ni traicionarnos.

Un chico que descubre la profundidad de la traición se queda, de golpe, solo en medio de una casa llena de juguetes sin pilas. Si los Reyes, que eran algo trascendental, no existen, entonces puede que no existan muchas otras cosas. La traición nunca viene sola: la escoltan, bravuconas y serviles, la sospecha y la incredulidad. ¿Seré adoptado? ¿Mi abuela también serán los padres? ¿Existe Mario Alberto Kempes, Dios, el carnicero Antonio, las milanesas con papas? ¿Cuánto más me han engañado y han reído a mis espaldas?

Yo cantaba tangos a los gritos. Yo decía "arácnido en tu pelo" en El Día Que Me Quieras; y decía "el pintor escobroche" en la segunda estrofa de Siga el Corso. Cuando supe que esas letras no eran tales, que eran otras, tuve vergüenza de mi pasado cantor, de todas las veces que los grandes me habían oído desafinar y habían reído a mi costa sin marcar nunca el error, para poder seguir riendo en el futuro. ¿Cuántas veces me quedé esperando insomne en la noche, para oír las pisadas de los camellos en el patio, y ellos también reían?

La traición siempre es un descubrimiento tardío, pero es la infancia donde ocurre por primera vez. Las demás traiciones de la vida solamente son ecos de una primera. El cornudo que descubre a la mujer en la cama con otro se duele, antes que nada, de su infancia dolorida, de los pequeños detalles del pasado, y no tanto por el delito que ve con sus ojos. Lo monstruoso del engaño es que el ayer se derrumba —sí, también el futuro, pero no está allí el epicentro del dolor—; se derrumba lo que creíamos blanco, se ensucia en la memoria, y nos sentimos estúpidos en el ayer, pobres diablos en la percepción del otro, que reía y nos veía reír, que juraba haber oído los pasos de unos camellos o juraba llegar tarde del trabajo cuando en realidad regresaba de un hotel.

No, yo no estaba equivocado a los cinco años, pensé ahora que ya tenía nueve: la traición sí es el tajo de un cuchillo en el abdomen, una puñalada que puede volverte loco como a la Loca Raquel, y dejarte desnudo para siempre atrás de un árbol.

Hernán Casciari
jueves 15 de marzo, 2007


El tajo de un cuchillo en el abdomen

por Hernán Casciari

Raquel no era peligrosa, más bien una excentricidad del barrio, pero Chichita se ponía en alerta máxima —¡Hernán, metéte para adentro!— cuando la loca se acercaba demasiado. Sus rarezas eran dos: iba vestida de maestra cuando no lo era, y se desvestía en la calle para ponerse el guardapolvos del colegio. Por lo demás, la Loca Raquel era inofensiva y mi madre sólo me resguardaba por temor a que yo pudiera verla sin ropa. Me resguardó bastante mal, pienso ahora, porque fue la primera mujer desnuda que vi en la vida.

Yo tenía cinco años y esperaba en la vereda a que Roberto sacara el auto del garage para llevarme al Jardín. Hacía un frío con escarcha, pero Raquel se puso atrás de un árbol y se quitó el vestido por la cabeza, de un solo movimiento, como si fuera una tarde de verano. El momento fue intenso y memorable. Me quedé hipnotizado viéndole las tetas caídas, el matorral esponjoso, las estrías, los brazos blancos como la leche. Pero no fue la palidez del secreto lo que me impresionó.

—¡Hernán, metéte para adentro!

Yo miraba otra cosa en el cuerpo de la mujer cuando Chichita se acercó a la Loca y la espantó como si fuese un perro, es decir, diciendo tres o cuatro veces la palabra juira y haciendo ondular un repasador. Era otra cosa lo que me dejó boquiabierto. Más tarde, en el coche, Chichita me preguntó qué había visto y yo le dije que nada.

—Nada cómo.

—No vi nada, mamá.

Pero no era cierto. Yo había visto algo en la Loca Raquel. Lo único que me llamó la atención de su cuerpo, lo que sigue en mi memoria después de treinta años, fue la tremenda cicatriz de una cesárea que le partía la barriga en dos mitades.

Al rato escuché, sin querer, una conversación entre mis padres sobre la Loca Raquel. Chichita le decía a Roberto:

—La pobre mujer está así porque el marido la traicionó —y yo entendí que hablaban sobre aquella herida horrible. Y por eso, desde aquella mañana, la palabra traición significó, para mí, un tajo de cuchillo en el abdomen.

No era la primera vez que entendía mal las palabras. De chico yo tenía dos enormes desperfectos: uno, era muy autosuficiente, y dos, me gustaba oír a los adultos cuando susurraban. A raíz de esta mala mezcla siempre confundí todas las cosas. Me gustaba saltar al vacío de las definiciones sin saber si abajo había agua. Por orgullo supongo, y también por vanidad, sospechaba significados rocambolescos y los daba por buenos. También creí, durante años, que el orgasmo era un pianito eléctrico que mi tía Luisa no había tenido nunca.

Estos errores, casi siempre, se desvanecían gracias a un sopapo no esperado. El problema de las palabras malentendidas no estaba en acuñar un falso significado, sino en utilizarlas en una frase cualquiera, días o meses más tarde. Por ejemplo, en la vidriera de una casa de música:

—¿Querés o no querés que te compre el acordeón a piano?

—No, mamá. Me gustaría tener un orgasmo.

¡Zácate!

Y cuando no era una cachetada era todavía peor, porque entonces mi familia me confundía con un poeta temprano, con una especie de prodigio de las palabras:

—Decile a la abuela que venga al comedor a ver lo que se puso Mirtha.

—Ahora no puede, está traicionando a un chancho.

Con el tiempo, la escuela primaria y los diccionarios Sopena me descubrieron el verdadero significado de algunas palabras complicadas. Pero en otros asuntos yo seguía siendo muy ingenuo. Los chicos curiosos somos desordenados en la prioridad de los descubrimientos. Es posible que conozcamos los nombres y la ubicación de todos los dientes, pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible que nos pone un billete bajo la almohada.

A los nueve años yo ya conocía algunas definiciones estrafalarias pero, qué paradoja, aún no sabía que los Reyes Magos eran Roberto y Chichita. Sospechaba que había gato encerrado, un trasfondo secreto, pero no lograba entender el qué. Era imposible que tres personas subidas a tres camellos pudieran entregar miles de regalos al mismo tiempo en Mercedes, San Isidro y Mar del Plata (mis únicas ciudades conocidas), pero también eran imposibles muchas otras cuestiones.

Una cosa es comprender, por ejemplo, qué dice el diccionario sobre el vocablo traición, y otra cosa mucho más pedagógica es sentir cada letra en la nuca. Cuando Diego Caprio, en el recreo, me contó la verdad sobre los Reyes, sentí el peso multiplicado de la palabra. No me sentí traicionado una, sino siete veces. Mis padres me habían engañado año tras año, desde el 73 a la fecha, como si yo fuese una paloma muerta que los caminantes pisan y pisan y pisan durante una marcha por los derechos del animal.

Si los Reyes no existían, ¿qué fueron entonces aquellas noches en vela? Recuperé en mi cabeza imágenes felices que, de repente, se convertían en humillaciones del pasado: mi papá llevándome a la quinta a buscar pasto y agua, mi mamá fingiendo sorpresa al verme abrir un paquete que ella misma había envuelto, ambos diciendo haber oído las pisadas de los camellos; todos, absolutamente todos los veranos de enero habían sido una mentira.

La traición es un terremoto en los cimientos del pasado, una segunda versión de tu propia historia que desconocías y que alguien (el traidor) ha modificado para que sientas vergüenza y te conviertas en un imbécil en diferido. La traición nunca ocurre ahora, en el momento, sino antes. Las manchas del recuerdo en la alfombra son quienes te señalan la ofensa. Si no tuviéramos memoria nadie podría sernos infiel, ni desleal, ni traicionarnos.

Un chico que descubre la profundidad de la traición se queda, de golpe, solo en medio de una casa llena de juguetes sin pilas. Si los Reyes, que eran algo trascendental, no existen, entonces puede que no existan muchas otras cosas. La traición nunca viene sola: la escoltan, bravuconas y serviles, la sospecha y la incredulidad. ¿Seré adoptado? ¿Mi abuela también serán los padres? ¿Existe Mario Alberto Kempes, Dios, el carnicero Antonio, las milanesas con papas? ¿Cuánto más me han engañado y han reído a mis espaldas?

Yo cantaba tangos a los gritos. Yo decía "arácnido en tu pelo" en El Día Que Me Quieras; y decía "el pintor escobroche" en la segunda estrofa de Siga el Corso. Cuando supe que esas letras no eran tales, que eran otras, tuve vergüenza de mi pasado cantor, de todas las veces que los grandes me habían oído desafinar y habían reído a mi costa sin marcar nunca el error, para poder seguir riendo en el futuro. ¿Cuántas veces me quedé esperando insomne en la noche, para oír las pisadas de los camellos en el patio, y ellos también reían?

La traición siempre es un descubrimiento tardío, pero es la infancia donde ocurre por primera vez. Las demás traiciones de la vida solamente son ecos de una primera. El cornudo que descubre a la mujer en la cama con otro se duele, antes que nada, de su infancia dolorida, de los pequeños detalles del pasado, y no tanto por el delito que ve con sus ojos. Lo monstruoso del engaño es que el ayer se derrumba —sí, también el futuro, pero no está allí el epicentro del dolor—; se derrumba lo que creíamos blanco, se ensucia en la memoria, y nos sentimos estúpidos en el ayer, pobres diablos en la percepción del otro, que reía y nos veía reír, que juraba haber oído los pasos de unos camellos o juraba llegar tarde del trabajo cuando en realidad regresaba de un hotel.

No, yo no estaba equivocado a los cinco años, pensé ahora que ya tenía nueve: la traición sí es el tajo de un cuchillo en el abdomen, una puñalada que puede volverte loco como a la Loca Raquel, y dejarte desnudo para siempre atrás de un árbol.

Hernán Casciari
jueves 15 de marzo, 2007


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro El pibe que arruinaba las fotos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


  mafaldita
27/03/2007 a las 06:19
y yo cantaba,"luciernaga furiosa..."
Beya
26/03/2007 a las 19:34
Uf, que Papá Noel y los Reyes son los padres, que Caperucita era una pendeja descocada, que Batman es Bruno Díaz... ¿Alguien más que quiera amargarme el día?
Maestruli
26/03/2007 a las 17:48
Estoy tristonio, mi problema es que no puedo disfrutar los buenos momentos porque anticipo e imagino futuras traiciones. Es triste, no?
Pintora
26/03/2007 a las 16:15
Ta tardando mucho ¿no?, apurate por Dior que me aburro...
Agustín, el de las puteadas
26/03/2007 a las 07:00
yo tambi´en cantaba "...aracnido en tu pelo.." y también "... delen trono a la noble igualdad. Ya a su trono vivir sin lo ajeno. Las Provincias Unidas del Sur..." y "... gloria y olor! honra sin par..." (después me corregí, cambié "olor" por "honor" XD)
Llanura Pampeana
26/03/2007 a las 05:58
Bueno. Al menos lo intentó. ¿No?
El Cuidador del Zoo
26/03/2007 a las 02:05
Sencillamente "Esprentacional". Sospecho que la traicion aparte de tener un flashback hasta la primera de todas, tiene un recorrido hacia las miradas de quienes complices de la misma nos dejaron caminar hasta descubrirla por nosotros mismos.
En fin, es siempre mejor ponerse colorado un par de veces que negro toda la vida.
Saludos Hernan.
MeLa
25/03/2007 a las 18:20
"Arácnido en tu pelo" ... somos dos que cantabamos con palabras cambiadas =)
Polakia
25/03/2007 a las 05:53
solamente excelente lo suyo.
lo leo porque un amigo tiene la amabilidad de enviarme cada relato que publica a mi mail ya que se me complica conectarme al bloggerespaciol diariamente.
Crimson
24/03/2007 a las 03:34
Pal y Maestruli: sospecho que Hernán está pensando en dejar pasar algo de tiempo hasta publicar el próximo post. Al menos hasta hace un instante, "El tajo de un cuchillo en el abdomen" figuraba primero en la lista de los 25 artículos más comentados, con...¡966 comments! ¿Comentarismo de anticipación?
MAURO4403
24/03/2007 a las 02:12
Che... ¿como se hace para dejar mi data para que me avise cuando hay un articulo nuevo?


Salute, sudakillas =P
Pancho
24/03/2007 a las 00:40
Crimson: Todo bien, che.
Angel gris: Asocio la traición con oscuridad, y la luz con algo cálido. Ya 'tá... Cada vez la embarro más! :(
Gogui
24/03/2007 a las 00:19
Malo, me hiciste llorar....
Maestruli
23/03/2007 a las 15:42
Sí Pal, tenés razón, y después el Jorge no quiere que esto se transforme en un chat...

Me voy para Petit.
pal
23/03/2007 a las 15:11
parece que llegó el momento de pedir un nuevo post...
Crimson
23/03/2007 a las 13:19
Ángel Gris: a mí me gusta la definición "radiación electromagnética en el espectro visible". El electromagnetismo me produce cosquillitas, y los espectros visibles merecen todo mi respeto.
Bart
23/03/2007 a las 12:26
¿No hay cátedra de luzología en Mendoza?
El Angel Gris
23/03/2007 a las 11:54
Yo me anoto en uno de semiología, o semántica, o alguna ciencia que me permita, redescubrir el significado o sentido, de la palabra luz. Así puedo seguir la charla.

Crimson
23/03/2007 a las 02:17
Bueno, Panchito: perdoná. Yo tampoco pude evitarlo. Habría que hacer un curso de autocontrol, entonces (ahí yo también me anoto).
Pancho
22/03/2007 a las 22:41
Crimson: Mi comprensión lectora es bastante decente y soy consciente de que el comentario está más que tirado de los pelos. Simplemente no pude evitarlo... sentí que podía darle un poco de luz a tanta traición. Evidentemente con poca (o ninguna) suerte. Cuando surgió, el pensamiento era bastante más elaborado y hasta lindo, pero a última hora de la noche sólo quedaba eso. Sory.

Angel Gris: Y bue', A cada cual su parte: Qué sería de nosotros los bobos, sin los (admirados) Esclarecidos que pueden emitir juicios lapidarios con un único indicio. En todo caso, me identifico más con "boludaso" que con "bobo"... en todo caso "abombáu". De última, tendrías que darnos las gracias: sin nosotros, no existirían los Esclarecidos.
Filosofía Hermética
22/03/2007 a las 21:37
Muy buen post !!

Un placer de lectura...
SOL
22/03/2007 a las 16:27
Angel Gris;

Creo que tú y yo conocemos a las mismas personas.

210, YEY!!!
seburu
22/03/2007 a las 12:41
y yo ahora conozco angeles malitos.
El Angel Gris
22/03/2007 a las 12:15
Pancjo: Yo conozco muchas Raquel que no estan locas y muchos Hernan que no escriben blogs. Tambien conozco algunos Panchos que no son bobos.
Crimson
22/03/2007 a las 02:11
¡Un curso de lectura comprensiva urgente para Panchito!
Pancho
22/03/2007 a las 00:12
Hay algo que no ha aparecido entre los comentarios, ni el propio texto: No todos los tajos en el vientre son traiciones. Conozco varias mujeres con tajos en el vientre a las que no se les ocurriría quedar desnudas detrás de un árbol. Que no recuerdan una tristeza al ver ese tajo. Son las madres que llevan su cicatriz con el orgullo de quien apuesta la vida.
Maestruli
21/03/2007 a las 14:09
Seburu, tus comentarios no me gustan demasiado, pero igualmente me caés muy simpático. Y nosotros ya hemos establecido contacto por mail. Cuando quieras nos tomamos unas birras en Buenos Aires.

Ramón, sin haber leído tu post, creo que el tema de la traición es tan universal que no tiene copyright, o si tenía ya cadúcó.
Paco Achaval
20/03/2007 a las 22:46
Reflexivo como siempre!, abordar el tema de la traición disimulado en anécdotas de niños!, Muy bueno Maestro!.
Personalmente me espanta la traición actual y todos sus efectos colaterales; las de mi infancia, eran solo cosa de chicos!.
Confundir palabras con referencia al sexo, recuerdo algunas, mortales!, que aun me avergüenzan.
Sandra
20/03/2007 a las 22:35
Es un honor haber encontrado tu pagina. Me encanto la forma de abordar el tema, me arrancaste varias carcajadas (estando en mi oficina). Te anexare a mi apartado de "Recomiendo"
Recibe un beso
chikarkas
20/03/2007 a las 22:10
Estuvo muy bueno. Solo que el final me pareció un poco demasiado triste. Y como la impresión final es la que queda, el excelente humor que permea el resto del texto se empaña y pierde algo de su efecto.

Además las situaciones de la niñez que refiere Hernán ocurren desde hace mucho, si fueran tan graves estariamos peor que como estamos. Pero creo que Hernán las utilizó como un medio para escribir (otra vez) algo que le llega a uno a las entrañas.
fede o
20/03/2007 a las 17:10
ángel, en cuanto vuele el spam, el 200 se lo queda la amiga crimson. la vida es así.

seburu, pedir un psicólogo en un blog lleno de argentinos es como ir a una villa y agitar un billete de 100 dólares... me imagino que te habrán recomendado para tener y guardar. si no fuera así chiflame un mail, que como no puedo ser menos que los demás, tengo y de la buena.

salutti
Crimson
20/03/2007 a las 14:40
Seburu: otro beso, compañero.
Ramón: puede ser más fácil, como vos decís, pensar así y quedarse con la primera impresión. Atendiendo a esa advertencia, pasé por tu blog, leí tu texto y me encontré, efectivamente, con elementos argumentales semejantes, aunque allí hablás de "mentira" y no de "traición", que tiene otra dimensión existencial. Lo que podría señalarte, para morigerar tu suspicacia, es que en nuestra cultura el tema del "engaño de los padres" y de las ilusiones que nos construyen para alimentar tanto nuestras fantasías como las suyas forma parte de nuestro sistema de evidencias de la vida adulta, y por lo tanto de nuestros traumas habitualmente explicitados. El texto de Hernán toma eso como un dato más, no como el eje de su sentido. Hecha esta observación, me permito aconsejarte que, cuando tengas ese tipo de dudas, le remitas un mail directamente al involucrado (si sos lector habitual de Orsai, sabrás que su dirección es accesible desde este mismo blog) antes de hacerlas públicas y correr el riesgo de sufrir este "efecto boomerang".
Por último: ¡feliz paternidad!
El Angel Gris
20/03/2007 a las 14:15
200! (¿O como creen que se llega al "top one"?)
Ramón
20/03/2007 a las 13:07
Voy a ser lo más sincero posible. Todos los días entro en Orsai para ver las actualizaciones, en Petit, y donde Casciari me indique porque realmente lo admiro. Y de ninguna manera lo mio tiene un fin publicitario, por una única y simple razón: ese blog que alguna vez armé tiene sólo dos entradas porque soy incapaz de volver a escribir algo, no solo porque no se me ocurre nada sino también porque olvidé el procedimiento para ingresar a modificarlo (las veces que lo intenté, fracasé). Indudablemente que para vos, y para muchos, es más fácil pensar que tengo delirios de grandeza, pero si leyeras ese texto (te propongo que me des una dirección de mail, así te lo envío y lo lees en privado; para que no haya un fin publicitario) te darías cuenta que efectivamente existen ideas similares. Yo de Bucay tampoco lo podía creer (chiste)
seburu
20/03/2007 a las 12:10
toy en eso, crimson.
aprovecho para mandarte un beso.
SOL
20/03/2007 a las 04:34
Casciari, y no sentiste algo así como bochorno al leer el comentario #125 de pecadora?
Así como si te hubieran aventado una pedrada?
Por mi parte, yo poseo una memoria prodigiosamente selectiva, de tal forma que no me acuerdo de nada que no me convenga.
Saludos.
Crimson
20/03/2007 a las 04:21
Maestruli: tal vez Hernán pueda facilitarnos esa información si le escribimos. Por mi parte, encantada.
Seburu: ¿todavía no conseguiste psicoanalista?
Ramón: supongo que lo tuyo es una estrategia publicitaria. Si no lo es, va una pregunta: ¿oíste hablar de la megalomanía?
alicant4ever
20/03/2007 a las 03:58
Mi versión de la loca Raquel.,,

La tela de Aracne

http://gordsay.blogspot.com

A ver si recibo comentarios
Ramón
20/03/2007 a las 01:20
Hola Hernán, qué tal? Soy un fiel lector de Orsai, desde hace mucho tiempo. He visto muchas veces cuando, en tus entradas, te quejas de quienes copian textualmente tus trabajos o tus ideas. Realmente me sorprendió demasiado al ver tu última entrada, "El tajo de un cuchillo en el abdomen", ya que tiene varias similitudes con la idea de una de mis dos únicas entradas en mivereda.blogspot.com, llamada "Confianza Ciega". Sin dudas tu texto tiene un nivel literario mucho mayor, pero deseo que solo haya sido una casualidad. Y sino es así, estaré orgulloso de ayudarte a pensar en tus otoñales noches catalanas. Un abrazo, Ramón Mena Gálvez
seburu
20/03/2007 a las 01:05
mis comentarios te gustan, maestruli?
checly
20/03/2007 a las 00:26
Pri...!!!
Maestruli
19/03/2007 a las 21:14
Crimson, no es cuestión de tirarse flores ahora. Al final leí los 189 comentarios anteriores y el nivel es bastante bueno, retiro lo dicho. Este texto inspira muchos miedos infantiles y traiciones pasadas y presentes.

Quizás sea por lo incómodo del tema que este texto no me ha gustado tanto. En realidad al terminar de leerlo me quedé con la sensación de que no estuvo bien explotado, que hubo demasiadas cosas mezcladas, que iba y venía entre las traiciones infantiles y las de la vida adulta, entre lo cómico y lo trágico, los errores propios con letras de canciones mezclado con las traiciones de mentiras ajenas.

Eso es lo que no me gustó. Me quedé con gusto a poco, o que Hernán tendría que haber hecho tres posts con todos los temas planteados.

Esa mi opinión personal. Pero por supuesto que el texto me despertó muchos recuerdos y reflexiones, en eso "cometió su cometido".

Si hablara sobre todo lo que pienso de la traición... me mandaría un post en vez de un comentario.

Qué pena que no se vean más las direcciones de mail por aquí. Me gustaría escribirle uno a usted Crimson.
Marcio
19/03/2007 a las 19:33
Que remate! un lujo.
maria
19/03/2007 a las 19:27
Hola primo !! Soy una de la prima mas chiqita de la flia ...maria hija de tu tia china como le llaman ... Qien iva a decir que el chico q el abuelo marcos le ponia candado a la heladera esta en españa haciendo existos...jeje vi fotos de tu nena ¡¡es hermosa!! Q caras que hace rre fotogenica ..te flicito y bueno muchas suerte me gustaria que en lo posible me contestes por lo menos para saber que lesite este comentario ...me hizo reir muchoe sta pagina bueno besos desde argentina!!
AnaMagda
19/03/2007 a las 18:36
Más vale tarde que nunca...
¡¡ Feliz cumple !!
Crimson
19/03/2007 a las 15:57
Maestruli: no me hagas ruborizar ni te auto-traiciones, que tus comentarios son sumamente disfrutables para cualquiera que vea el bosque y no sólo el árbol (lamento el chiste fácil, pero no podía dejarlo pasar). E, indudablemente, hay textos de Hernán que son más "inspiradores" (para bien o para mal) que otros. Éste merece muchas inspiraciones de aire fresco.
Otra cosa: ¿seguís compitiendo en el desafío geográfico? Dale, que estamos levantando el dramático promedio argentino (yo trato de hacer mis tres entraditas diarias; encontré un método infalible para pegar un 90% como mínimo).
Maestruli
19/03/2007 a las 15:22
Crimson,

el tuyo es un comentario de lujo, de los que se merecen los textos de Hernán, sobre todo dado el nivel bastante bajo de los comentarios en general, incluídos los míos.
Sandra
19/03/2007 a las 13:15
Hola, te conoci ayer a la tarde atravez de la nota que te hicieron en InmigrantesArgentinos y lei muchisimos textos que me encantaron, ahora soy lectora fiel. Un beso.
KaL
19/03/2007 a las 13:00
Vaya puta mierda de texto.
diego
19/03/2007 a las 01:42
Me toca muy de cerca esto que contas porque hace poco perdi el laburo a causa de un "gran amigo", y me senti tan miserable, al ver como se derrumba una parte enorme de mi pasado. La traicion si es el tajo un cuchillo en el abdomen...y una herida incurable en el corazon
Rae
19/03/2007 a las 00:28
Trabajando en un colegio de preescolares he oido cosas como "Picasso es un pokemon", "si me quedo solito en la calle y veo que estoy perdido, tengo que buscar... a Jesus" o "dios te salve maria, llena eres de gracia, el señor escondido..."
Mas ejemplos en interferencias perceptivas.
Nunca se como decirlo... me gusta tu blog.
lulu
18/03/2007 a las 21:04
entonces..el 16 de marzo,cumpliste años?

yo los cumplí ese día también.

fascinada con tu blog.

originalidad al 100 per 100.
Dharma
18/03/2007 a las 17:43
Tardecito para decirlo, por dos días nomás... pero no cambia tu estado de vejez actual el que uno se pase un poquito de la fecha, ¿no?

FELIZ CUMPLE!

Ahí ta!

Portate mal.
RaKeL-a
18/03/2007 a las 13:07
Por qué hay tanta ilusión en los que comentan los primeros cuando no comentan nada?? Parece como si hubieran escapado de una traición, casi-casi de la cuchillada. Qué éxito!!!
Crimson
18/03/2007 a las 12:46
La medida de la traición parece ser directamente proporcional a la de la confianza entregada, en su momento, al traidor. Moraleja: confiar en alguien es asumir el riesgo permanente de ser traicionado, así como ganarse la confianza del otro es convertirse, voluntaria o involuntariamente, en un potencial traidor.
Porque también están aquellos que, por ejemplo, te revelan un secreto espantoso sin que se los hayas pedido, y te suplican (cuando no te exigen): "no me traiciones". Y, con su "confianza", te regalan el lastre de una complicidad inesperada y agobiante.
En qué orilla de la traición nos encontremos es algo que a veces ni siquiera depende de nosotros. El río, de cualquier manera, se llevará nuestra ropa, y ahí estaremos mirándonos los unos a los otros, con ojos de locos, escondidos detrás de los árboles.
Yo ya planté el mío, por las dudas. Y también me compré una pomadita de baba de caracol que, según dice el prospecto, borra estrías y cicatrices (espero que el vendedor no me haya traicionado).
Qué precioso texto, Hernán. Ojo con traicionarnos en el próximo.



monoyorugua
18/03/2007 a las 12:09
Erratas/traduccion al posteo 175 (al puente de Las Piedras) . Donde dice bizcocho debe entenderse como factura, objeto inerte hecho con harina y grasa (en su composicion conocida) que al ser calentado en un horno de lenia (no enie y no tengo ganas de usar la ALT) despide un olorcete que te la voglio dire.
monoyorugua
18/03/2007 a las 12:02
Finisimo el comentario de diegokbzon.
Lo tuyo Hernan suena como siempre a bizcocho recien salido del horno un domingo a las 7 de la matina. A proposito creo que a si tu apellido lo pusieras Caxiari o en todo caso Cacciari daria un golpe de sonido estridente con stacatto que ayudaria al estrambote filmico de tu apelativo. Pero son sugerencias no mas, por favor no me tomes en serio (je je)
En fin, bienvenido al club y a colacion del tajazo disimulado que se colgo por ahi, una de las versiones mas populares en Uruguay dice

Arresteme cadenas
y pongamela Sargento
pero creo que la inocencia no vale en este caso, de todas formas las pruebas estan en la valija no?
Saludos semi circunspectos debido a la despedida a un amigo hacia los ultimos circulos del infierno.
PD gracias por el cambio de animo, se precisaba
VeRa
18/03/2007 a las 02:10
—¡Hernán, metéte para adentro!—
hay mucha loca suelta en el mundo...

Algunas inofensivas como la Raquel, otras peligrosas y fina estampa. Qué mundo complicado.

Lo de la traición me recordó una historia de Dolina, en la que el turco Mandeb hacía un pacto con el Diablo, y éste le exigía cometer 5 iniquidades. Una de ellas era una traición.
El Turco cambió de panadería.

Saludos, Hernán, que te sigan saliendo post bonitos.
VeRa

Azul
17/03/2007 a las 23:02

Impresionante.

Mi idea ni dista mucho de la suya, pues considero que la vida trata de destruir los mitos que construiste -o te construyeron- en la niñez.

Me permito la libertad de añadirle a mi lista de "visitas obligadas"

Un saludo.
Sergio
17/03/2007 a las 22:00
sublime
Mar
17/03/2007 a las 21:57
Eso de la desnudez improvisada es una cosa terrible, en especial cuando mamá anda cerca .. Hay que agradecer que somos buenos niños..q si nooo...jeje.

Besotes Orsai.. y q placer conocerte.
maria
17/03/2007 a las 20:00
Hola hernan soy tu prima Maria la hija de la china ..estamos todos aca reunidos en el cumple de mi hermanito (Fabricio) Que cumple 5 años ...Me gusta mucho esta pagina! Espero que leas este mensaje muchas suerte.
Pancho
17/03/2007 a las 19:26
Es impresionante. No sé si darte las gracias o putearte.
Darte las gracias por poner las justas palabras... o putearte por lo mismo.

En todo caso, GRACIAS. A veces, tan concentrado en el ombligo, uno tiende a pensar que es el único desnudo atrás de un árbol...
ines g.
17/03/2007 a las 18:18
Me mataste Hernán. Y después de la emoción de tu texto, lo que más me gustó es tu respuesta sobre el garage. Yo pensaba, ay, no, garajjje es como una gárgara. Qué alivio que hablabas del garage. Sería una traición a la casa de mi abuela y a mi pasado que en tu texto hubiera un garaje.
Marcos
17/03/2007 a las 16:44
mmmm joooder vine buscando imagenes de tigre para poner en mi fotolog junto con tigre de william blake y resulta k tu tambien lo tenias xDDDD casualidad? no creo , aunque tu vewrsion es diferente bueno nos vemos
(al final no cogí tu imagen xD)
Antonio
17/03/2007 a las 11:30
Os voy acotar un ejemplo de que el mejor soldado es un estúpido que no cuestione nada. Recuerdo cuando estaba en el servicio militar que una errata en el himno de infantería había alterado dos letras, vecinas en la máquina de escribir. El ajado texto que nos obligaban a cantar decía: ... "henchiso el corazón...". Cuando llegué novato, en aquel frio febrero del 84, pregunté ingenuo: ¿no sería acaso "henchido"? Me miraron con extrañeza mis compañeros reclutas, pero seguieron cantando meses con la errata, eso sí, con ardor guerrero.
Hernán: eres un fenómeno.
Santiago
17/03/2007 a las 02:55
arácnido en tu pelo.... jaja.... yo también...

conmovedor el texto
saludos
Javi!!!
17/03/2007 a las 00:36
Muy buena capo me cague de risa un ratooo!

q sigas bien...
Mamá Gansa
17/03/2007 a las 00:17
Se notará que leo Orsai todos los días ???...
De haber sabido que iba a ser tu cumple te hubiera mandado un regalito con tiempo... ja
Bueno... FELIZ CUMPLEAÑOS!!!!!!!!
Todas las buenas vibras del mundo para tí, hoy que cumples un año más....


Ctysty
16/03/2007 a las 23:49
Primero: parece ser que hoy es tu cumple (se han hartado de decirlo) Felicidades, entonces!.
Segundo: Buen comentario de blog, el que no haya comentado alguno de los versos que nos meten de cuando niños, y las canciones a las que en su momento no les entendimos un choto, que lance las primera piedra...jajaj
Ahora yo te digo: esas mentiritas, ¿no te hacían mantener vivas las fantasías en tu infancia? La verdad que eso entonces, te hace pensar que más que engaños fueron buenos legados de idealización, bah!, eso creo yo...
Besos y suerte en tu día!
jose
16/03/2007 a las 22:20
Maravilloso, no tengo ninguna duda q la traicion es un cuchillazo en la panza.
ahora, me pregunto, le evitare ese sentimiento a mi hija si le digo, hoy a sus 5 años la verdad de los reyes magos, el raton perez y papa noel, o dejo q se sienta traicionada, y con un recuerdo dulce de cuando de cuando creia en todo eso. cuando sea mama y en algun blog del futuro, lea algo tan impecable como esto.
chichita
16/03/2007 a las 19:43
otra vez yo. Si ademas de suegra orgullosa soy madre orgullosa. !!!feliz cumple gordo!!!
(si ya te saludamos...pero queda tan lindo escrito..)
Chichita (suegra orgullosa)
16/03/2007 a las 19:38
Con papa estamos tranquilos porque tu infancia fue feliz. Soy de las que cren que el mejor ejemplo para los hijos es con las accitudes diarias...y no con las palabras...y eso esta a la vista porque vos estas repitiendo lo mismo con tu hija...sos un muy buen padre a pesar de que le hagas creer que cagando a palos a un tronco este(que encima le dicen tio) largue regalos por atras.....y eso no me lo quiero perder de ver. Por eso quisiera estar para las proximas navidades en Barcelona...me va a encantar ver la cara de emocion y alegria de Nina....la misma que tenias vos cuando te " engañabamos con los reyes".
Dora
16/03/2007 a las 19:37
Un desconocido, quise decir...
(después de tres comentarios, asumo que debo releer tu texto sobre los nuevos tontos xD)
Dora
16/03/2007 a las 19:36
Mi problema con el tema de los Reyes Magos es que de pequeña, REALMENTE, vi un paje en mi casa. Así que, o los Reyes Magos existen, o había un descocido en el salón la mañana de Reyes (¿mamáaaaaaa?)

(por cierto, ¡felicidades!)
Dora
16/03/2007 a las 19:31
¿No dice luciérnaga furiosa?
¿Y qué dice entonces?
Laura-cr
16/03/2007 a las 19:13
Me acordé ayer de una de esas "traicioneras" confusiones que también tuve de niña. Como alos 5 años oí una canción de Serrat que se llama Mi Niñez y una línea dice: "...tenía un cielo azul y un jardín de adoquineees..." Pues como decía "jardín" yo deduje que adoquines eran flores de colores, parecidas a los claveles. la duda me la despejaron en secundaria, cuando enviaron nota a los padres pidiéndoles dinero para colocar adoquines en el patio y yo le dije a la profe que por qué unas florecitas eran tan costosas. La chica de al lado me lo contestó: "...diay, estúpida, porque adoquines son baldosas".
aspres
16/03/2007 a las 18:30
Yo pensaba lo mismo que vos Hernán, cuando era pequeño odié a mi madre por la mentira de Papa Noel, ahora no se. ¿por qué lo hacemos? Intentar prolongar ese mundo mágico en el que viven los niños en el que todo es posible? Cuantas veces habrá hecho fuerza con con los ojos hasta ponerme todo colorado al intentar mover ese vaso? Ja. Por otro lado, decirle a un niño "mira, lo de Papá Noel es un verso, pero no le digas nada a tus primos que se pudre el rancho". Es como hacerlo crecer de golpe al pibe, ponete los pantalones, cuidá a tus hermanos mas chicos...bueno en fin.
santiago
16/03/2007 a las 18:07
Yo pensaba que Cesar Areas era el partero de mi pueblo.
DudaDesnuda
16/03/2007 a las 18:04
La realidad siempre nos traiciona, lo mejor es no darle tiempo y traicionarla antes a ella.

Besos traicioneros.
amaryllis
16/03/2007 a las 17:33
La traición es un terremoto en los cimientos del pasado, una segunda versión de tu propia historia que desconocías y que alguien (el traidor) ha modificado para que sientas vergüenza y te conviertas en un imbécil en diferido.

Que cosa mas cierta Hernan.
Feliz cumpleaños!
Alberto José
16/03/2007 a las 17:28
Apio verde tu iu
Apio verde tu iu
Apio verde, Hernán
Apio verde tu iu.

(así lo cantaba de chico)

Un abrazo.
seburu
16/03/2007 a las 17:13
buenas tardes.
un comentario impío a la pasada, para todos aquellos que dicen "como escribís", y se refieren únicamente a la prosa del muchacho (que los cumpla feliz): simplemente recordarles la ya celebre frase "pienso, luego escribo".
Zebas
16/03/2007 a las 16:33
La bendita inocencia de los años tiernos protejen las inverosimiles ilusiones, pero tan pronto nuestras mentes se contaminan con la amarga realidad una por una estas desaparecen. En mi caso en particular recuerdo con delicia los dias en que mi mente creia en lo inverosimil y no mucho los dias que me enfrente a la realidad...decidido esta, Max el esplendido pimpollo que llena mi vida creera en las mil y una noches....y que los pollinos vuelan...y por ahi anda la idea..
sonia
16/03/2007 a las 15:49
Qué gran persona eras, Hernán, de chiquito.
!
Le mirabas las cicatrices y no las estrías!
amaliovilla
16/03/2007 a las 15:48
La loca de mi infancia no era vecina, pero la veiamos siempre de camino a la escuela, la loca Chirola, una señora medio roñosa que acostumbraba levantarse el vestido y mostrar su bajovientre desnudo al compás de una serie de insultos que nunca entendíamos, mientras escapábamos riendo del espectáculo.
Ahora me da tristeza pensar que sus palabras tenían un sentido que nunca podré descubrir, pero seguro era algo de súplica u ofrecimiento, en cualquier caso, algo directo, que para ella estaba muy claro. Me imagino que eso la hacía sufrir mucho.
¿Porqué será que muchos locos se desnudan? ¿O mejor dicho, porqué serán locos al desnudarse?
Prometo prestar mejor atención a la próxima persona desnuda que se me ponga delante.
Un abrazo.
Maestruli
16/03/2007 a las 15:09
Feliz Cumpleaños Hernán!

pasala bien con tu familia y tus amigos. Y tirado en el sofá como tanto te gusta.

Un abrazo.
EDUARDO
16/03/2007 a las 15:02
Sencillamente genial. Siempre te leo y aunque comento muy pocas veces, siempre disfruto de lo que escribis. En cuanto a las canciones, no se si sere el unico pero de chico tenia una facilidad para traducir canciones en ingles. Poniendo palabras que sonaran parecidos. Recuerdo un "celosa, celosa.." en un tema de phill collins y un "si quieres llevate..." en el comienzo de sultanes del ritmo de dire strais.
Demian
16/03/2007 a las 14:46
Mis viejos jamás me mintieron con los reyes y papá noel, y todas esas pelotudeces. Tampoco me mintieron con dios, soy ateo. Pero debo haber aprendido sobre la traición a la misma edad.
Excelente tu blog, excelentes tus textos.
Ori
16/03/2007 a las 14:41
Hola Casciari, el momento me parece oportuno para recordarte que eres de lo mejorcito que existe en el mundo, aunque suene ridículo, pero es exageradamente cierto. Por favor no dejes de escribir jamás, aunque los años pasen y te pongas viejo, eres genial gordito, no lo olvides ni por un instante.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Mi hija también está de cumpleaños, estoy segura que algo hay en este día, porque también es brillante y extraordinaria como tú?
farfu
16/03/2007 a las 14:38
¡qué cabronazo! ¡cómo escribes!

"Ahora no puede, está traicionando a un chancho."

"Si los Reyes no existen ¿Mi abuela también serán los padres?"

y todo lleno de perlas como esas y el conjunto, lo mejor. Lo dicho ¡¡qué cabrón!!
Gerardo
16/03/2007 a las 14:34
Excelente reflexión al mejor estilo de Orsai...
 Teresiña
16/03/2007 a las 14:19

Hace poco, Martina, la más chiquita de mis niñas, que tiene la edad que tenías cuando te traicionaron, me cagó a pedos porque la única fantasía que todavía le quedaba (y ella hacía fuerza para que no se le esfumara), se le despedazó al leer un librito que le compré. Generalmente, cuando le compro libros, miro cómo viene la mano en la primera página - si me gusta a mí, si veo que va a venir copada la mano- y sin mucha vuelta, se lo compro. La cosa es que uno de los personajes de este libro (creo que de De Santis) decía algo así como "y la tonta de mi hermana que todavía cree en los reyes". El zácate, del que hablás, vino para mí, en sopapón, cuando Marti me recriminó haberse enterado de esa forma de lo que no quería todavía.
txarli
16/03/2007 a las 10:24
me anoto en la lista de los "aracnidos" ! parece que somos un % bastante importante, jeje..

tiro una del cole, "OLOR Y GRASITUD AL GRAN SARMIEEENTOO, OLOR Y GRASITUD, Y GRASITUD !"

casciari, decir que tu blog es espectacular, increible, alucinante -continuar con sinonimos aqui- seria caer en una obiedad, asi que me quedo en el molde.

un saludo!
pal
16/03/2007 a las 09:45
Pérmitame cantarle, estimado escritor del blogs de blogs, la madre de todos los blogs, un creación del conocido autor Pablo Milanés, ya que parece que viene al caso:
"...el tiempo pasa
nos vamos poniendo viejooooooooos..."
más, pa'qué?
Un beso y felicidades.

Tooru Okada
16/03/2007 a las 09:27
Bueno, gracias, Hernán, por los tres minutos y medio que me he pasado riéndome como un ceporro con eso de que la abuela está traicionando un chancho. Y eso que no tengo ni la menor idea de qué cosa sea un "chancho".
futremza
16/03/2007 a las 07:54
ya que todos contribuyen con pifiadas.. una comun en mi fue entonar mal canciones de iglesia y por supuesto las oraciones y demas.
La que recuerdo ahora fue decir "por el poder de la Santa Cruz" en vez de decir "por la señal..." hasta que un amigo me escucho y me dijo que se me habia mezclado con He Man
Andrés
16/03/2007 a las 06:54
El tema es saber si la traición nace cuando se comete el acto traicionero o cuando uno se entera del mismo..




feliz
16/03/2007 a las 06:48
El dia en que tu naciste nacieron los dinosaurios, y en la pila del bautismo cantaron los picapiedra... ya viene amaneciendo ya la luz del dia nos diooooooo....levantate hernan no seas flojo mira que ya amanecioooooo.... tan- tan felicidades!!!!!
El tipo del Sofa
16/03/2007 a las 04:18
Yo tambien cantaba "aracnido en tu pelo" y eso que soy un poco mas de una decada mas joven que vos...
muy linda historia... pero gente , vamos.... no es necesario llorar con cada texto de hernan.
se ve que tienen el moco flojo.... los ablandaste demasiado hernan. (alguna que otra vez a mi tambien me aflojaste los mocos).... brindo por eso....
ezequiel
16/03/2007 a las 03:56
Y lo de papa noel...ya lo dabes???
AnA
16/03/2007 a las 03:38
Yo tambien decía "aracnido en tu pelo"... y en vez de decir "que febril la mirada" decía "que fierita miraba". Capaz no sea que me falta vocabulario, capaz soy un poco sorda.
carre
16/03/2007 a las 03:17
excelente. nada más, bien hernán
Michael
16/03/2007 a las 03:06
Sinceramente, me gusta la tematica de tus obras, la parte q mas me gusto, y que creo que es una verdad rotunda es:La traición nunca ocurre ahora, en el momento, sino antes. Las manchas del recuerdo en la alfombra son quienes te señalan la ofensa.

Realmente sabes como describir cada situacion.
Cristania
16/03/2007 a las 02:51
Fijate que normalmente recibo el aviso de nueva publicacion e inmediantamente leo tus articulos, hoy lo he leido casi 12 horas despues y me doy con la sorpresa que hay mas de 120 comentarios :) osea que de verdad hay mucha gente que espera tus historias.

Mis padres jamas me hicieron creer en los Reyes, Santa Claus, o en la cigueña, asi que por ese lado no fue... pero si me hicieron creer que el amor dura para siempre, ojala y me hubieran dicho la verdad en eso tambien.

Loncho
16/03/2007 a las 02:16
No tengo otra intención que decirte: muy bueno. Y, si no entendí mal: feliz cumpleaños mañana.
Hasta la próxima
pecadora
16/03/2007 a las 01:43
No me acordé de letras de canciones, ni de los reyes magos....yo pertenezco al club de los "cesareados"...

Sepan que durante unos meses (no voy a decir cuántos) leía un blog convencida que lo escribía una mujer de Mercedes.....hasta que alguien se levantó el vestido...

Bah, lo ví también en una foto con vestido...
lolita
16/03/2007 a las 01:32
Para mi el tema fue la traicion y la desgracia y dolor del traicionado, hermosa la metafora de raquel, yo tuve esa locura unos meses pero me recupere .--- me encantas e insisto " ese orsai es un sesentayochero perfecto"
Bruno Romero
16/03/2007 a las 01:25
Que tal....
Es la primera vez que te escribo aunque te he leido bastante, me causas una especie de reflexion hilarante, no puedo evitar reflexionar sin estar cagandome de la risa como loco y de la traición somos y seres traidores y traicionados eso es inherente al ser mundano... Y tu por cierto has escuchado aal camello, al caballo y al elefante ahora que puedes ser el traidor????
Patricia
16/03/2007 a las 01:21
Hernàn:
Muy bueno me hiciste acordar del olor del jueguito de tè blanco que me trajeron los Reyes cuando tenìa 4 años.
Y supongo que fue al año siguiente cuando yo esperaba ansiosa el regalo de los Reyes en la puerta de casa y mi madre me dice este año no podrà ser,los reyes son los padres y no cobramos aùn.
Mi primer contacto con la realidad, sentì el gusto de la tristeza.
Me gusta mucho tu estilo.
seburu
16/03/2007 a las 00:33
hubo determinados pasajes del texto que me produjeron orgasmos. los centrales, que describen el descubrimiento de la traición. especialmente esta reflexión: "La traición es un terremoto en los cimientos del pasado, una segunda versión de tu propia historia que desconocías y que alguien (el traidor) ha modificado para que sientas vergüenza y te conviertas en un imbécil en diferido."

distintos significados tiene la palabra "madurez", según quien la emplea.
a cuantas minas le pareciste un pendejo y a cuantas un tipo maduro.

muchas veces veo hablar a mis amigos cuando te leo. por eso te quiero. disculpame el atrevimiento. vos no me conoces pero yo a vos un poco sí.

mañana 2 de los buenos vienen de uruguay a casa. vamos a fumar un caño tamaño baño y nos vamos al recital de matysiahu, así que ya empecé a derrochar placer emocional.
 Carolina Aguirre
16/03/2007 a las 00:15
Cuando yo era chica escuché detrás de una puerta a mi tía Ana conversar con mi abuela. Decía que Amelia, la abuela de mis primas, si pudiera las engordaría y se las comería vivas...
No sé qué carajo quisieron decir, pero yo entendí que se las iban a comer como a Hansel y Gretel. Viví aterrada todo el verano. Me acuerdo de temblar durante las cenas, cuando Amelia les daba de comer. En serio.
marchu
16/03/2007 a las 00:04
Me encantó, realmente es bárbaro. Lo disfrute. Lo del orgasmo...Soberbio!!! En cuanto a lo de Papa Noel y todo eso, si bien es decepcionante lo volvería a tolerar con tal de vivir toda esa magia de nuevo. Creo que no seria la misma si no me hubieran vendido esos espejitos de colores. Ni vos tampoco Hernan.
Rodro
16/03/2007 a las 00:04
A veces me asombra con qué detalles te acordas de las estructuras de tu inconciente. A mi me cuesta revivir el pasado tan lucidamente.
Creo que de grande uno se sigue enbarrando en las mismas traiciones, como siendo parte del desarrollo de un gran fractal. Algun dia nos curtimos y ya no nos duele. Ya no nos traicionan. El problema es que negaremos rotundamente a quien ose asegurar (en su buena fe) haber visto realmente a los camellos.
Haffner
15/03/2007 a las 23:48
Listo,Juan Carlos,si anda x ahi despierto,le aconsejo que se vaya al sobre que los Reyes estacionaron los camellos en una avenida catalana y estan esperando para darle el regalo de cumpleanios.Felices 36 en nombre mio y creo que de parte de los amigos de Orsai
Haffner
pal
15/03/2007 a las 23:27
Uno de esos textos para empezar a comentar de uno, del hijo, de la canción de... uf! super.
Ahora como dice Serrat: "nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio."
Cuando la historia se acaba, se acaba.
(Yo tuve que decirle la verdad a mi mamá, y ella tenía 60: NO, no era "... con el pájaro que añoro..." y no te digo lo que es el pájaro en Chile... pasa por dárselas de cantante de tangos...)
malena
15/03/2007 a las 23:25
y con el tema de los reyes magos, mi mama contaba de una prima que cuando le contaron que un dia de estos le iba a venir la menstruacion, ella dijo? -Otro cuento mas? que el ninho dios, que los reyes magos, que la menstruacion ahora, uff estoy grandecita para creer en esas cosas..!
alicant4ever
15/03/2007 a las 23:22
Yo creo que a todos los niños nos pasa un poco lo que a Hernan y es por eso que este texto es fiel reflejo de una etapa de la vida que a pesar de ser la más "feliz" de nuestra existencia nos proporciona los primeros desengaños que no son mas que un aniticipo de lo dura que puede llegar a ser la vida.
El tajo simbólico para mí es el pasar del tiempo como versa la famosa frase latina sobre las horas de nuestra vida "Omnes vulnerat ultima necant" , o lo que es lo mismo todas hieren, la última mata.
malena
15/03/2007 a las 23:21
yo tambien decia el pintor escobroche.. no puedo creerlo! ... la verdad es que me emocione con la historia de la tal raquel, en tucuman hay una que usa una mascara, como si tuviera la cara quemada, dicen que tiene un olor espantoso, lo que llama la atencion es el larguisimo pelo rubio , tambien cuentan una historia de embarazo y traiciones alrededor. Y me acordaba de la hija de la pedicura de mi mamá que se enloquecio en el trayecto en el que volvía de la maternidad, con el bebé en brazos, parece que vio a otra mujer con su hombre y cuando se bajo del taxi estaba totalmente perdida, para siempre. Parece que todas las mujeres somos tan vulnerables a lo mismo, eh?..
gracias hernan por todos los recuerdos, y la emocion.
Maru
15/03/2007 a las 23:06
Para mí era azul lunala, como si lunana fuese algún tipo de azul.
Yo tengo una más vergonzosa, ayer me di cuenta que toda mi vida había dicho mal el verbo tergiversar, llamándolo trasgiversar, y nunca nadie, pero nadie se dignó a decírmelo para evitar que se ríesen de mí a mis espaldas. Recién ayer, cuando alguien digo: "tergiversar" como tonta pregunté: "no es trasgiversar?". La respuesta fue clara. Ahora tengo un papelón más para ahorrarme.
lamaga
15/03/2007 a las 23:01
ah! por eso le cantaban: "vení Raquel, vení con los muchachos..
sum
15/03/2007 a las 23:01
Ahhh!! ¿no era la masa sin campera?
15/03/2007 a las 22:51
Hasta los 9 creiste en los Reyes? Yo tenia q creer en Santa Klaus pero desde q me acuerdo ya tenia mis dudas... luego como a los 7-8 se hizo obvio pero a los 9 todavia me hize a la q creia. Mis papas sabian pero ellos tambien se hicieron a los locos! Creo q nos veniamos todos haciendo a los locos desde el principio. Fue divertido!
Luz
15/03/2007 a las 22:49
No entiendo q no entiendan (redundando) la frase del ratón invisible!!
Deberían releerla aunque sea antes de alegrarse por un supuesto error q corregir!!
luli
15/03/2007 a las 22:31
Para mi lo de aurora siempre fue azulunala, del verbo azulunar.
Y mi marido todavía discute que silvio rodriquez canta "que cosa fuera la masa sin campera".
Muy bueno el post.
Luz
15/03/2007 a las 22:23
Me encanta abrir el correo y ver el mail de orsaiiii!! Es casi orgásmico el placer de leerte!
Muy buen texto...Cómo duelen esas puñaladas, Esas marcas no se borran...Y después nos preguntan por qué estamos todos locos?!
CaroL
15/03/2007 a las 22:23
Hace mucho tiempo que no me reia tanto con los comentarios generados por un post, y hace tiempo que no comentaba porque me quede sin pega y no tengo internet en casa. Sólo quería agregar mis felicitaciones a las 303 del aniversario de Orsai... no te leia hace meses y me engullí los ultimos textos y sus comentarios en este rato.
Gracias Hernán, saludos a los lectores de siempre...
Miriam
15/03/2007 a las 22:09
jajajjaja. Un escritor, sin lectores...Un bloguero sin comentaristas... estoy riendo con lagrimas... genios los comentaristas.
El autor del post, bah... :)

Luciernaguita
15/03/2007 a las 21:18
Hernán, me encantó. 100% identificada.
Lloré de risa y me compadecí con Raquel, pobre santa...
Lanark
15/03/2007 a las 20:55
Yo he sido muy afortunado con mis errores, frecuentemente me han hecho pasar por más inteligente de lo que soy. Especialmente cuando era niño. Algo así como el "prodigio de las palabras", pero con términos técnicos, cosas de ciencias naturales y de matemáticas (en mi casa éramos todos un poco nerdos). Pásele a un niño triángulos, círculos y cuadrados de colores, unos cuantos conceptos de teoría de conjuntos, y verá que puede pasar por inteligente a punta de confusión. Bueno, al menos si es un niño suficientemente aburrido para prestarle atención a eso. Creo que de esos ya no hay.

Sobre las cosas que le hacen a uno creer cuando niños, yo creo que mis papás no mezclaron las cosas "de verdad" con esas historias pintorescas que uno quiere creer para tener una niñez estándar. Algo como el afiche de Fox Mulder: WE WANT TO BELIEVE
Lorena
15/03/2007 a las 20:46
Me encantó la historia, está dentro de las que más me gustan. Y recordé algo a partir de unos comentarios. Cuando estaba en cuarto grado alguien me dijo que "forro" no era sólo un insulto, también era lo que los varones se ponían en el pito. La imagen que me quedó fue la de un nene que al llegar a su casa, sacaba el papel araña azul del cuaderno para envolverse el pito ¿Para qué un nene haría una cosa así? Raro. Y doloroso.
 argenta
15/03/2007 a las 20:35
Curioso ver cómo todos pasamos años cantando estrofas sin entender el sentido y cambiando las palabras, ya era grandecita y me dio un poco de verguenza cuando descubrí que era "febo asoma" y no "feguasoma" en la marcha de San Lorenzo.
Otro amigo al que sus vieja le decía, como a mí y a mis hermanos, "Ustedes son hijos del rigor"!! durante largos años entendíó "hijos de Frigor y no sabía bien si la madre intentaba decirle que en realidad eran hijos del heladero, y por lo tanto adoptados.. o en qué consistía la ofensa.
Muy bueno el texto, muchos recuerdos divertidos y otros no tanto.
(Y mucha interacción con el autor, que en otros no había visto)
Diana
15/03/2007 a las 20:24
Hernán: como siempre, brillante.
No me avergüenzo al decir que JAMÁS engañé a mis hijas con las boludeces de Papá Noel, los Reyes y la mar en coche. Y para los que dicen que es "arruinarles la infancia": pregúntenles a ellas. Lo felices que son sabiendo la verdad. La VERDAD. Y no pueden creer las cosas que se creen sus amigos.
Además, adultos: hay que ser pelotudo para ir de compras en el loquero que es la época de fiestas, gastar guita en regalos, esconderse a empaquetar, etiquetar y embolsar, poner pisadas de nieve (en el hemisferio norte, claro), o arena pisada por los camellos, etc... tomarse flor de laburo... ¡y después el crédito se lo lleva un personaje imaginario! ¿En qué cabeza cabe?
Maestruli
15/03/2007 a las 20:20
quizás ya te lo señalaron, pero no tengo ganas de leer los 90 y pico de comentarios:

"... pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible..."

supongo que quisiste escribir "creemos en el ratón invisible"

Después comento. Lo que leí hasta ahora del post me hace acordar mucho a mí. Yo tampoco preguntaba los significados por vanidad.
lununa
15/03/2007 a las 20:19
Y mi hija, que con tantas ofertas de juguetes para navidad se avivó sola, me propuso un trato: "Mamá, hagamos de cuenta que yo no se nada y que esta conversación no la tuvimos, el 5 de enero ponemos el pastito y nos olvidamos de esto, ¿vale?"
lununa
15/03/2007 a las 20:16
Que cosa, parece que los del club del arácnido en tu pelo somos varios... cuando se lo conté a mi vieja se cagaba de risa por lo retorcida que soy: es mucho mas facil entender "hará nido" que arácnido, sobre todo a los 5 años.
Que fue justamente la edad en la que le pregunté a mi papá si los reyes eran los padres, esperando que me lo negara, y el viejo no solo me dijo que sí, sino que ahí mismo confesó lo de papá noel y el ratón pérez... la traición fue la verdad en vez de la mentira.
ana y.
15/03/2007 a las 19:44
¿Quién engaña a quién? es la pregunta. Cómo quitarles esa ilusión a los padres. Uno los ve tan contentos jugando a ser Reyes Magos que da cosa asomarse en mitad de la noche y`decirles: Todo bien pero en en verdad, ustedes se la creen? Porque yo no. Sería tan triste... Una tremeneda hijaputez.

Mi niña interior.
Manón
15/03/2007 a las 19:42
otra vez yo, me acordé de cuando rezaba "...y no nos dejes caer en la tentación..." me imaginaba que era caerme del nicho del medidor de gas.
muy profundo lo mío, me pregunto para qué coño nos hacían rezar a los 6 años.
El Angel Gris
15/03/2007 a las 19:40
Primer comentario (visceral):

Agregale un párrafo al final

"Entonces, a los treinta, como estaba en España, donde no podía hacer terapia, inventé a la Mirta Bertotti y los cesaríe a varios cientos a la vez."

Segundo comentario (intelectual):

Una genialidad, de los mejorcitos. Finalmente somos la cantidad de cicatrices en la panza.

Tercer comentario (sentimental): Casciari, escribite un tango, ya estás punto caramelo.-
Josemaria
15/03/2007 a las 19:33
Por cierto Hernán, no seas cagón y publica el mail que te mandé sobre el artículo de Mahoma, los paraguayos y la crueldad... Hacé valer el excelso principio de libertad de expresión....
José
15/03/2007 a las 19:23
La loca de mi calle también se empelotaba delante de las criaturas y además se comía las croquetas vegetarianas humeantes que dejaban los caballos en el empedrado; entonces no sólo había locas en las calles sino también caballos. No alcancé a verle el tajo en el alma, de qué porte sería.

(Por otra parte, parece que he llegado tarde y ya no quedan correcciones).
mono
15/03/2007 a las 19:23
Todavia recuerdo el dia en que me entere que Papa Noel no existia. Mi madre estaba limpiando y yo acostado en la cama contandole lo que le iba a pedir a Papa Noel. Mi mama me decia que era muy caro, que le pidiera otra cosa, pero yo insistia que me habia portado muy pero muy bien todo el a~o y que me habia sacado buenas notas en el cole, asi que seguramente Papa Noel no me iba a fallar. De golpe, con un grito entre furia y llanto me dijo "No te lo va a traer porque Papa Noel no existe, Papa Noel son los padres...".
Todavia puedo sentir la sensacion de vacio... Fue muy duro... fue un momento duro y dificil de perdonar. Quizar ahora con el tiempo la entiendo, la ley 1050 y el remate de la casa eran demasiado...
Felicitaciones Hernan por el blog, siempre me haces emocionar.
Saludos,

El Mono
Juan de Parque Chacabuco
15/03/2007 a las 19:19
¡¡¡¡ESPECTACULAR!!!!
Josemaria
15/03/2007 a las 19:10
Disculpame Hernan, pero demasiado extremista y pesimista... no creo que las ilusiones infantiles deban ser comparadas con traiciones... todo depende de la manera con la que te enfrentes a esa sitación.

Yo tenía 9 años y le dije a mamá, "este año me merezco que los reyes me traigan algo mejor que el año pasado..." y ella me dijo "en realidad los reyes somos tu papá y yo. Es tiempo de que lo sepas..."

Mi primera reacción, admiración... Los viejos trasnochando para elegir los regalos, mientras los chicos disfrutabamos al día siguiente, otorgando el merito a otros personajes... No me sentí defraudado, sino al contrario, me sentí mucho mas orgulloso de saber que mis padres son unos "reyes" que saben hacer "magia" por una noche para cumplir las ilusiones de sus pequeños...

Y cuando me enteré que la cigueña no entregaba a los bebés, mejor aún... "Gracias Papá por quererle a Mamá..."

No seas amargo, Hernán... A ver cuando levantas un poco el nivel...
Xica
15/03/2007 a las 19:00
A mí como que me hace falta algo en esa frase, como a fede ...
"Es posible que conozcamos los nombres y la ubicación de todos los dientes, pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible que nos pone un billete bajo la almohada."

No sonaría mejor con un "que" después de "pero", así:

"Es posible que conozcamos los nombres y la ubicación de todos los dientes, pero que al mismo tiempo creamos en el ratón invisible que nos pone un billete bajo la almohada."

Qué se yo! Igual, hermoso texto Hernán.

Al contrario de muchos, yo no me sentí traicionada cuando supe la verdad sobre el "Niño Dios" (en Ecuador es ése el que nos trae los regalos), más bien decidí seguir usufructuando del hecho, y recibí regalos de él durante un par de Navidades más, sin decirles a mis padres que ya sabía. ¿Lo interpretamos como que quedamos a mano así?

Saludos desde Guayaquil.
15/03/2007 a las 18:48
A su lunála
del color del cielo
a su lunála
del color del mar


¿Qué será una lunala, no?
Noelle
15/03/2007 a las 18:46
Como siempre, me encantó... y creo que la traición también tiene su lado dulce, es el recordatorio de que, alguna vez fuimos inocentemente felices, y eso puede doler, pero tambien puede arrancar una sonrisa ladeada, sin rencor..

Me identifiqué mucho, como tantos lectores, con las letras mal cantadas, denserio me acabo de enterar que la luciérnaga era curiosa y no furiosa!

En mi ingles primitivo, yo cantaba Leripí (Let it be) y Agá Mamá Seraiú (I got my mind set on you), no sé si mis padres reirían porque su inglés era igual de básico que el mío...
que lindos recuerdos me trae leer todo esto,
saludos!
 olo mosquera
15/03/2007 a las 18:42
Gracias Charly (#83): corregido El día que me quieras. Si seguimos a este ritmo, en una semanita dejamos el texto impecable.
Charly
15/03/2007 a las 18:38
"Arácnido en tu pelo" es parte de "El día que me quieras".
Sé que con "La noche que me quieras" te estás refiriendo al primer verso de la estrofa donde aparece la araña, pero por si acaso, no quiero ser responsable de una futura "traición".

En cuanto al dolor del cornudo, en realidad se parece mucho al dolor del pequeño burgués al que le robaron el estéreo. Si pudieran, más de uno se llevaría a la mujer debajo del brazo para evitarlo.
Konectada
15/03/2007 a las 18:34
Impecable! Lo mejor que he leido en un rato. Que las cosas personales tienden as ser universales.
Inmejorable!


PS a lo mejor te animas a escribir un libro sobre los locaos latinoamericanos. Qu eanda la mayoria rodando las calles y resultan ser de lo mas interesantes.

Felicitaciones de nuevo con este articulo/post/orsaidez o lo que los llames
Lisandro
15/03/2007 a las 18:26
Imagino que los que escriben "pri", "podio" y todo eso reconfortan el intelecto de Hernán Casciari, seguro que él escribe para leer eso.
rafa
15/03/2007 a las 18:19
"Me gustaba saltar al vacío de las definiciones sin saber si abajo había agua. Por orgullo supongo, y también por vanidad, sospechaba significados rocambolescos y los daba por buenos."

¿Viste? ¡Igualito que le pasó al taquero chorro! Ten cuidado no te plagie de nuevo para explicar su definición de sulky.

 olo mosquera
15/03/2007 a las 18:11
#76, remitirse a #62.
Antonio
15/03/2007 a las 18:10
Queridos amigos seguidores de Orsai. El texto me enternece, pero los comentarios, leidos de carrerilla cuando hay una cincuentena, son para partirse. Realimentan el texto y al autor. Esto es otro concepto, amigos. Es literatura interactiva del siglo XXI. Alguna ventaja tiene cargarnos el ozono.
¿Sera verdad que existe Hernán? ¿Será como Melchor: un experimento en el que estamos participando como "babayos"?
Estoy esperando la siguiente entrega con la misma ansia que ver a Fernando Alonso cada quince dias.
Un abracín.
Fernando
15/03/2007 a las 18:04
No comento sobre la traición ni el tajo en el abdomen.. sino que leyendo me acordé de una frase y que deciamos con mis amigos, que suerte tiene "Subin", cuando en el himno dice;

"...Y Subin culos rompió..."
Lalodelce
15/03/2007 a las 18:02
"pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible que nos pone un billete bajo la almohada."

Pienso que quisite decir creemos y no creamos.
 Interior
15/03/2007 a las 17:58
Muy bueno, esta capo.

Ahora bien, Raquel te mostró las tetas y vos le miraste la cicatriz, ¿desde chico te señalaban la luna y vos mirabas el dedo?.......

Alberto José
15/03/2007 a las 17:55
Indudablemente somos los padres los que, de manera egoísta, disfrutamos haciéndole el cuento a nuestros hijos.
Laura-cr
15/03/2007 a las 17:48
Ah, Mariodom, en la escuela había varios niños que cantaban el himno de mi país: "...cuando alguno pretenda tu gloria MANCHADA la ATOSCA herramienta en arma trocar..."
(Cuando alguno pretenda tu gloria manchar, la tosca herramienta en arma trocar). Ya veo que en varios países pasa lo mismo, je.
yo
15/03/2007 a las 17:45
Luciérnaga Furiosa es mío también!!!!

La imagen que me representaba la canción era: La luciérnaga volando como loca para matar a la araña que me quería picar la cabeza.

cada vez que escuchaba el tango de noche me costaba dormirme despúes.
Yo
15/03/2007 a las 17:41
Hernán Nº 65

Guille: Todtuga
Mafalda: ToRtuga
Guille: ToDtuga
Mafalda: ToRtuga
Guille: Y si mejor la patéo?
fede o
15/03/2007 a las 17:41
so pena de quedar como un bruto, hernán cambió de diccionario.

perdón, en #66 era "austral-euro".
bush todavía no se decidió a invadir europa.
Ine
15/03/2007 a las 17:40
Qué buena imagen!!!!! Después de una traición, todos quedamos marcados con una cicatriz como la Loca Raquel.........sin embargo, solo la gente verdaderamente sensible es capaz de ver eso.....Siempre sostuve que los locos son más humanos que los "cuerdos".....que por cierto rima con "cerdos". Gracias..........
animal
15/03/2007 a las 17:40
Acabo de leer la letra de "El día que me quieras"... no sólo creía que era arácnido en tu pelo, sino también que era luciérnaga furiosa... prefiero mi versión.
Bart
15/03/2007 a las 17:38
Sopena se escribe con h al final.
fede o
15/03/2007 a las 17:36
ah, "creamos" de "creer", no de "crear"! entonces sí!
qué idioma jodido es el castellano, sobre todo para los que no usamos el larrrouse.

te giro los 35 australes a la cuenta de siempre. a cuánto está la paridad austral-dólar? no lo encuentro en google.
 olo mosquera
15/03/2007 a las 17:35
¡A la mierda! Lo cambié por Sopena.
yo
15/03/2007 a las 17:32
En Laurose ponemos una "s" más en el medio y queda redondito.


Bart
15/03/2007 a las 17:31
En Volver, hasta que no se lo oí diferente a Estrella Morente, siempre había entendido "la quieta calle donde le cobijo".

(¿Por qué la i sólo te golpeó una vez?)
 olo mosquera
15/03/2007 a las 17:29
Fede (#58), no hace falta que releas el artículo. Solamente leé otra vez la frase, pero simplificando. En vez de:

"Es posible que conozcamos los nombres y la ubicación de todos los dientes, pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible que nos pone un billete bajo la almohada."

podés leer:

"Es posible que conozcamos tal cosa, pero al mismo tiempo creamos en tal otra."

La clave está en "es posible que", por eso sigo usando el potencial en el segundo verbo. (Son 35 australes, y volvé la semana que viene.)
animal
15/03/2007 a las 17:28
En cuanto confusiones verbales, yo pensaba que el cura decía "ni pasos dejo, ni pasos doy" y hay que ver el tiempo que gasté pensando en el posible significado esotérico de la frase. Nunca el catolicismo había estado tan cerca del budismo Zen.

Y en cuando a las memorias... las mías de infancia son evanescentes y me sorprende cómo tanta gente recuerda con tanta nitidez y evoca con tanta terquedad esas lejanías. Mis hermanos aún me atormentan recordando cosas olvidadas que para ellos son graciosas pero que a mí me terminan doliendo. Prefiero mi amnesia.

Gracias por el texto, Hernán. Sos grande. Un abrazo.
15/03/2007 a las 17:22
Se me hizo algo rara esta historia :S, es un algo extraño al leerla, como de dos historías entremezcladas. No soy bueno describiendo lo que siento pero hay un dejo de coraje al leerla.

¡Gracias!
PAT
15/03/2007 a las 17:21
Hernán #56
Claro papá, no lo toqués.
Dejalo así, y como vos decís, el garash debe estar como es, entonces ni cursiva ni nada, dejalo desordenado porque es un embole laburar en el garage.
Un abrazo
fede o
15/03/2007 a las 17:19
hernán #10, si en serio conjugaste bien, voy a tener que leer el artículo de nuevo, porque no lo entiendo.

de paso,
dos por tres aparece alguien (como el compañero teo) quejándose por lo de "pri".
pareciera que lo consideran una herejía al santo nombre de orsai.
qué tal validar el asunto en un nuevo inciso del "aviso legal", o de alguna otra manera?
MamáGansa
15/03/2007 a las 17:18
Excelente Hernán... realmente bueno... Reí muchísimo (aunque tuve que ahogarlo por estar en la oficina) y al final casi lloro al pensar en esas traiciones de la vida...

"Una cosa es comprender, por ejemplo, qué dice el diccionario sobre el vocablo traición, y otra cosa mucho más pedagógica es sentir cada letra en la nuca."<--excelente "definición"

Mi hijo tambien canta mal el himno nacional... qué hacer? correjirlo siempre ( y traumarlo) o dejarlo cantar como él quiere (y después se traumará porque no lo corregí)... En fin, eso de la educación de los hijos dejado a la madre también trauma ( a la madre) jajaja

Gracias por este texto; buenísimo...
 olo mosquera
15/03/2007 a las 17:16
Pat (#51), con garage me pasa siempre lo mismo. En España me lo corrigen también, pero yo .no quiero decir garaje. Quiero decirlo como lo pronuncié toda la vida, garash, y entonces uso, a propósito, la palabra en francés. Sí, debería ponerle cursiva, pero me da pena tener que tratar como galicismo a algo que siempre estuvo al lado de casa.

#48, #52 y #53: Larouse corregido, gracias.
ire
15/03/2007 a las 17:16
aracnido en tu pelo!!!
genial!
yo cantaba "prende la luz raquel" en vez de you are gonna loose that girl de los beatles, y "un águila que rela" en vez de una aguila guerrera en Aurora, es que a la mañana estaba medio dormida, el colegio, y todo eso..
que es relar? no se.. pero suponia que era algo como pelear, combatir por la patria.. que se yo..
ANA
15/03/2007 a las 17:14
Es verdad que una traicion te cambia el pasado y nuestra manera de ver el presente, pero no creo que nuestros padres se hayan reido de nosotros cuando creiamos en los reyes, mas bien era una manera de protegernos y que tuvieramos una infancia feliz sin qur nos preocupara el echo del dinero, penas ajenas y todo eso que ahora siendo grandes tomamos como parte de nuestra vida para llevarla con reponsabilidad..... Muy bueno gracias Hernan como siempre para reflexionar...
Yo
15/03/2007 a las 17:13
Hernán,
Posiblemente el mejor post de todos los que leí y los lei TODOS.

Es Larousse y no Larrouse la marca del mataburros.
Guido
15/03/2007 a las 17:11
Me identifico con muchas cosas, me cague de risa mal con el mal significado de la palabra Orgasmo, "aracnido en tu pelo" y demas cosas que uno confundia... Una vez corri por todo el patio del colegio a un pelotudo diciendole "facha" pensando que era insulto!! jajajajaja

Saludos !!

PD: Me parece que el mataburros es Larousse... Aunque yo siempre fui de Sopena brothers
PAT
15/03/2007 a las 17:09
Hernán:
A mi me pasa con tus textos algo parecido a las buenas películas, me los veo de nuevo un par de veces, y si al principio me dio un poco de ganas de llorar, a la segunda me pego unas moqueadas de la sanputa.
Es impecable este relato, viejo. Que bueno que está.
Te felicito de nuevo.

No te lo iba a poner, pero soy un pelotudo y vos lo agradecés siempre, así que te lo digo. Donde dice garage, debería de cir garaje. Resulta que solo están aceptadas tres o cuatro palabras con g en la terminación aje, enálage, ambages, hipálage y alguna otra huevada que no usará nadie jamás. Mirá, sabés una cosa, dejalo así. Qué norma tan boluda por dios!!!

kill
15/03/2007 a las 16:52
La sección es Orsai Post Secret?
Muy bueno, la loca de mi barrio se llamabna Ageda, pero esa es otra historia.
Slds.
Manón
15/03/2007 a las 16:45
me encantó lo de "arácnido en tu pelo", yo le mandaba "aránido" todo junto y me imaginaba que signficaba pegoteado y sucio.
me acordé de lo misteriosas que eran algunas palabras y la imágen que asociaba con ellas: cuando hablaban del "gobierno" me imaginaba un lugar todo de bronce con asientos donde había viejos sentados y me daba un poco de miedo.
el correo y los buzones era lo más misterioso, yo creía que las cartas se tiraban al buzón y que por túneles eran llevadas a destino, un poco estrafalario lo mío.
Creo que Picasso dijo se consideró en la cumbre de su arte cuando logró pintar como cuando tenía 4 años, libre de las estructuras socialmente adquiridas, de preconceptos, con lo cual pienso, en algo no nos estaban traicionando cuando nos escuchaban los grandes, nos dejaban ser libres.
gracias por este texto, me puso "la carne del alma de gallina".
15/03/2007 a las 16:44
¡Muy bueno, Hernán! Gracias.
Sólo una cosita de hincha nomás, los diccionarios son Larousse, no Larrouse.
Bueno, al menos el que todavía conservo acá.
AnaMagda
15/03/2007 a las 16:40
me gusto mucho y fue inevitable las imagenes que vinieron del pasado a mi memoria
Pero, también, fue inevitable sentir, lo que dijo #41 Teo.
Estoy totalmente identificada con lo que #41 Teo escribio
Srta.B
15/03/2007 a las 16:25

Me gustó mucho

Saludos Orsai...
PIESDELOTO
15/03/2007 a las 16:15
Muy bueno, yo también estaba engañada con los reyes magos y todo eso pero un día mi hermana y yo vimos a Papa Noel y dijimos, "Vaya! Papa Noel es igualiiito a la mamá de Susy" con toda la inocencia, en ese rato mi papá nos conto todo y en vez de sentirnos traicionadas sentimos un alivio por entender lo ilógico que antes era todo, ahora todo tenía mucho más sentido. Un saludo Hernán
Lola
15/03/2007 a las 16:04
Me pregunto por qué hoy escribiste acerca de la tracición... Te habrá pasado algo reciente? un tajo en tu abdomen? en otro abdomen querido?
Sea como sea, que estés bien.
Horacio
15/03/2007 a las 15:57
Yo también cantaba "arácnido en tu pelo"!!!!
Me gustó mucho, salvo lo de la paloma arrollada. Lo de la tía que nunca tuvo un orgasmo me hizo cagar de risa.
Ahora que me pongo a pensar en mí, me doy cuenta que de chico pensaba que "preservativo" era una especie de sección de los diarios o algo referido a información. Supongo que por la palabra "informativo", que fonéticamente es similar.
d-Sastre Popular
15/03/2007 a las 15:47

Que equivocados están todos ustedes.

Los Reyes Magos no son sus padres sino los míos.

Sus padres sólo se han valido de la franquicia, para protegerlos de personajes tan oscuros como el pansón cocacolero alias "Papá Noel" quién terminando de repartir juguetes, se la pasa jugando con la Mamá Nuela.
teo
15/03/2007 a las 15:42
cómo puede alguien, después de leer este texto,
escribir "pri, je, je" ??????
cómo no quedarse medio tonto, con la mirada perdida, repasando en segundos algunas traiciones infantiles
y otras no tanto??
y si primero lo escribe y luego lee, peor!!!!
es como quedarse jugando con el papel de un precioso regalo
y dejar para después
el maravilloso momento de descubrir qué te han traido.
ya sé que o hay que 'gastar pólvora en chimangos'
que no tiene sentido gastar tiempo, energía y palabras
por algo en el fondo tan tonto
pero me salió del alma!!!!

pd: gracias hernán por meterte en tus y nuestras heridas
con tanto cariño!!!

un abrazo!!!

pd2: y encima no son capaces de, por lo menos más tarde,
dejar algún comentario sobre qué les pareció el texto.
O PEORRRRRRRR!!!!!: lo hacen para hacer una corrección!!!!!!
A-LU-CI-NAN-TE!!!!!
Caliope
15/03/2007 a las 15:42
Sus textos son fantásticos! me tienen fascinada... Me hizo recordar (como a la mayoría) como descubrí el "asuntito" de los Reyes: viendo publicidades de juguetes en la tv, me saltó la ficha porque... para qué las ofertas si los Reyes los traían de no se dónde??
Me felicitaron por mi perspicacia y creo que les ahorré (y a mi) un momento de desengaño.

Muy bonito, muy, muy, muy.

Besos
mariodom
15/03/2007 a las 15:26
Excelente Hernan. Hace poco en una charla con amigos, tuvimos una discusion sobre el himno. La frase en cuestion: "Ya su trono dignísimo abrieron las Provincias unidas del Sud".
Las interpretaciones eran muy graciosas y lo peor es que nadie estaba seguro de como era, muchos reconocieron que cantan "Ya a su trono mismisimo abrieron" y dentro de las variantes la mas acertada fue "Ya a su trono dignísimo...".

Nos reimos mucho de cuantas veces hemos cantado el himno sin realmente saber lo que deciamos.

Puede ser esto caratulado como traicion a la patria?

Guille
15/03/2007 a las 15:21
Justo hoy hablando de traición: Un 15 de marzo del año 44 AC muere asesinado Julio César por el cuchillo de Bruto. Cuántas de las 23 puñaladas que acabaron con su vida fueron dadas en el abdomen, no lo sabemos, ni tampoco que recuerdos de traiciones pasadas asaltaron su memoria ese último momento. Es casualidad lo de las fechas Hernán?.
Como siempre "mostro" el post (como decimos en Perú), y felicitaciones. Un abrazo desde Lima.
Jimena
15/03/2007 a las 15:17
Sos un maestro Hernán, nunca me voy a cansar de leerte.
Purripurri
15/03/2007 a las 15:10
No es de mis preferidos. Puede que debido a la sensibilidad de la traicion.

No te felicito, pero te sigo agradeciendo.
may
15/03/2007 a las 15:02
oh juremos con gloria morir! (pobre tía gloria!) no es de palabras pero es una confusión anyway... me encantó lo del piano eléctrico, yo también quiero uno! Coincido, lo doloroso de la traición es en el presente, con retroactividad!
gumel554
15/03/2007 a las 15:00
y yo de grande y dolobu cantaba muy banana en los asaltos ""leripi leripi" cuando en realidad era LET IT BE, saludos y muy buena historia
Paul M.
15/03/2007 a las 15:00
Muy redonda la historia esta vez, Hernán! Felicitaciones (especialmente para mí mismo, que la he disfrutado mucho ;) ).
Elena
15/03/2007 a las 14:56
:)
Marco
15/03/2007 a las 14:52
El dia en que me dijeron que Papá Noel eran los padres, yo me peleé con mis amigos que me lo dijeron, me sentí como un completo inútil.
Los acusé de no tener esa cosa que flota en el éter llamada "espíritu navideño", y me sentí mas boludo cuando los encaré a mis viejos repitiendo lo que me habían dicho.
En ese preciso instante me percaté de que todas las mentiras mal habidas que había dicho se derrumbaban, y entendí porqué siempre me pedían que las repitiera en las cenas de familia: "si, yo lo vi a Papá Noel, era asi re gordo, y parecía un abuelo re barbudo".
Claro, si total tenerlo como un boludo al pendejo creyendo en cosas que no existen es repositivo.

Decime, vos que harías con tu hija Hernan?
Yo en la puta vida le haría pasar una vergüenza tal a un hijo, si encima, con 18 años todavía me siguen gastando con esas mentiras que todos adoraban escuchar.

Manojo de vergas, que calentura que me agarró...
 olo mosquera
15/03/2007 a las 14:48
Gracias Diego (#27): corregido.

Esteban (#28): las peguntas difíciles sobre la educación de mi hija, hacéselas a la madre.
Pablo
15/03/2007 a las 14:46
yo cantaba "azul lunara", y me imaginaba que el águila guerrera, tenía las alas de un color azul, con pintitas blancas...por suerte nunca nadie me descubrió!! y hoy me hiciste acordar y me volvió la imagén de ese pobre invento de águila que hice en mi cabeza, pero que a mi se me hacía re patriota.

Gracias Hernán.
Esteban
15/03/2007 a las 14:41
Hernán, disfruto mucho las historias como estas, son imperdibles. Siempre, cada uno de nosotros, se ve reflejado en ellas, como oliendo a espiral.

Mi pregunta obligada es: y la nina? la tricionarás como te han traicionado? Traicionarás a su propia infancia buchoneando de antemano que los reyes no existen?
 diegokbzon
15/03/2007 a las 14:37
Ya que no le voy a pegar al pri parece, a ver si en esta no la pifio también.
En vez de: "la escoltan, bravoconas y serviles,...." no debería de ser "la escoltan, bravuconas y serviles, "?

Y dale las gracias a tus viejos por el juego de ladrillitos que me trajeron a los 6 años.
Josef
15/03/2007 a las 14:32
Hernán: en el poco tiempo que tengo de leer vuestro blog, la verdad he pasado momentos geniales, pero hoy os volasteis la barda. En la oficina no paraba de reir con aquella frase del orgasmo o la letra modificada de "La noche en que me quieras".

Magistral.
Tatiana
15/03/2007 a las 14:27
"Si no tuviéramos memoria nadie podría sernos infiel, ni desleal, ni traicionarnos.
"...la purita verdá.

Yo tengo mis reservas en cuanto a la traición, no se me hace fácil saber así, de buenas a primeras, que lo es y que no. Seguramente lo de las traiciones a corta edad les ha llegado a algunos más que a otros....me imagino que los del "PRI" (como odio las putas palabras cortadas "peli", "cole", "opi"...lamadrequelospa) son los que más han sufrido, visto lo reciente de las heridas.

Un saludo.
 patanpatan
15/03/2007 a las 14:27
Cuando tenía 5 o 6 tuve el mejor sueño de mi vida. Un sueño con una nitidez y un realismo incomparables. En el sueño me levantaba de mi cama, caminaba agachado hasta la ventana y veía una especie de "camino" bajando del cielo hasta el patio de casa (mi ventana daba al patio). El camino (lo recuerdo y lagrimeo) era como de polvo o algo brillante, como la estela de un cometa, pero acá, a 10 metros de mi cara. Mirando a un costado ví los camellos, y la espalda de uno de los Reyes Magos. Como se suponía q si me veían no me dejaban el regalo, corrí a dormirme otra vez.

Por culpa de (¿o gracias a?) ese sueño, tenía 8 años y cuando mis amigos me decían q los Reyes eran los padres, yo discutía a muerte. "Qué sabés vos, gil, si yo los ví!, a mí me vas a venir a inventar pavadas!".
La obstinación con la q defendí ese sueño es uno de los recuerdos más felices de mi infancia.
Gracias por traérmelo una vez mas.
Ginger
15/03/2007 a las 14:25
¿Porqué Martianz? ¿Vos también te desnudas atrás de un árbol?
Natalia
15/03/2007 a las 14:21
Yo tambien decía arácnido en tu pelo!!!!!!!!!
jpintov
15/03/2007 a las 14:21


Excelente, Hernán.
Muchas gracias.


. Mariano
15/03/2007 a las 14:10
Mi contribucion:

http://www.kissthisguy.com/

Una página donde la gente manda lo que cree oir en las canciones. Lástima que son todas en ingles.

Yo todavia no se si "ella durmio al calor de las masas" o de las brasas, pero google fight me dice que las masas gana por una pequeña diferencia.
martianz
15/03/2007 a las 14:08
Solamente en el baño?
Ori
15/03/2007 a las 14:06
Corrección:


Y que todos los hombres NO son iguales.....

Ori
15/03/2007 a las 14:04
Hace aproximadamente 19 años, cuando tenía 5, me la pasaba detrás del televisor para ver a la gente chiquitica trabajando en vivo?Creía que sentarse en las piernas de un hombre (menos en las de tu papá) era pecado. Luego me entere de la boca de mi abuela que as personas hacían el amor desnudos: COMPLETAMENTE DESNUDOS? Y veía el trineo de San Nicolás por la ventana, en serio, les juro que lo veía? Ahora con 24 años sigo pensando muchas cosas y creyéndomelas completitas, como que el amor existe y que no todos los hombres son iguales ¡¡¡JAJAJAJA!! Ojala no me equivoque?. (si alguien piensa lo contrario, por favor no me quiten la ilusión, todavía no)
Ginger
15/03/2007 a las 14:00
Yo tengo dos cesáreas, pero por ahora, sólo me desnudo en el baño.
gra
15/03/2007 a las 14:00
Yo estrené las culpas temprano, y no me sentí traicionada sino culpable por haber pedido siempre cosas tan caras. A la hora de ser madre dudé izquierdosamente sobre como debía comportarme al respecto y decidí que estaba bueno que no importa quien cumpliera todos tus deseos una vez al año. Te quiero y gracias
tana
15/03/2007 a las 13:57
se acuerdan de susvin??

yo cantaba " y alli saltó el arroyo la dignidad naciente de medio continente , honor, honor al gran....cabral!!

EB (de nuevo)
15/03/2007 a las 13:55
Inevitable para cualquier niño argentino que haya sido escolarizado durante al menos tres años:
"A su lunala, del color del mar"
"Con valor, Susvin culos rompio"
Bartolo
15/03/2007 a las 13:55
Los reyes magos son los padres???
Cómo??!!!
tana
15/03/2007 a las 13:52
Ahora que los infelices que pretenden un primer lugar ¿? se han descargado, voy a dejar mi comentario.
Hernán: los padres no se reian de nos cuando nos creiamos las fabulas de los reyes.
En realidad con esa mentira creían protegernos del tajo de la cruda realidad...
Querían preservar la inocencia fabricando ilusos.
Estos se ha reflejado profusamente en nuestra historia, pero a mi no me da para seguir opinando sobre esto.
En fin.
Que tengas buen dia
 olo mosquera
15/03/2007 a las 13:52
Buen intento Fede (#8), pero el verbo está muy cómodo en esa posición.
José
15/03/2007 a las 13:51
Es un texto hermoso. Me hiciste recordar que a cierta edad, pensaba que los hombres para embarazar a las mujeres debían orinar dentro de ellas (no importa cuántos años de terapia necesité para aprender que no era cierto... porque no es cierto, ¿verdad?).

Con lo de "arácnido en tu pelo" se me salió una ojota, pensé que era el único. Había un par de canciones escolares cuyas letras también cambiaba a mi conveniencia:

"Trasumando de neblina, no las hemos de olvidar" es la única que recuerdo en este momento.

Saludos, muy linda la historia del abdomen de la señora.

José.

fede o
15/03/2007 a las 13:49
no de chiquito y boludo, sino de grande, pa joder pero también boludo, además de "arácnido en tu pelo" cantaba "barrio de belgrado, caserón de texas".

había más... no me las acuerdo, carajo, que carlitos descanse en paz.


fe de erratas: "pero al mismo tiempo creamos en el ratón invisible" debe ser "pero al mismo tiempo creemos en el ratón invisible".
 olo mosquera
15/03/2007 a las 13:46
Gracias EB (#4): corregido.
Sara
15/03/2007 a las 13:44
Hernán,
buenísimo, estoy a punto de echar la lágrima...
PAT
15/03/2007 a las 13:42
Fuera del podio, que difícil posición.
Casciari, magistral!
"Arácnido en tu pelo" jamás quise descubrir que no era así. Que observación tan aguda, felicitaciones.
Un abrazo
EB (de nuevo)
15/03/2007 a las 13:41
Hernan:
Hay un "grades" en lugar de "grandes". Siempre he dicho que las peores noticias no son las que te cambian radicalmente el futuro, sino las que te alteran definitivamente el pasado.
EB
15/03/2007 a las 13:36
casi casi
la proxima sere medalla de plata por lo menos
fonzie
15/03/2007 a las 13:33
otro podio?
 MARIAMallorca
15/03/2007 a las 13:32
PRI!!! JEJE..