Orsai blog post

Historias
sábado 18 de agosto, 2007

Orsai post

Historias
sábado 18 de agosto, 2007

Instrucciones para la masturbación del hijo

       

Si lees estas líneas es porque hoy cumples trece años y porque yo estoy muerto. Las redacto antes de partir a la batalla, casi sin armas, para enfrentarme a un enemigo superior. Ahora eres un niño de once meses —llevo aquí tu foto— pero mi ahora es tu ayer y no nos sirve. Escribo a trompicones. Las balas pasan tan cerca que es probable que ya tengas trece años. Es buen momento, entonces, para que tengamos una charla de hombre a hombre. Me habría gustado hacerlo en persona, pero ya ves: las cosas nunca son como las deseamos.

Supongo que el vivir sin tu padre te marcará para siempre. Has visto mis fotos, te han contado algunas historias, quizás te han dicho en qué guerra he muerto, pero no puedes imaginar al hombre que fui. No te preocupes, nadie podría. Además, yo no soy el de las anécdotas felices, ni tampoco soy el hombre que aparece en los retratos que miras. Las personas se conocen de verdad en medio del aburrimiento y traban amistad, si lo hacen, con la rutina de los días. No tendremos —no tuvimos— esa suerte.

Entre estas rutinas hay una, que ocurre más o menos a tu edad, en donde el padre debe tener el valor de dar al hijo consejos fundamentales. Voy al grano, porque tengo poco tiempo y menos luz. Es muy probable que hayas comenzado a notar ciertos cambios en tu cuerpo. Tu madre, que es una mujer bondadosa pero poco dada a la conversación, no sabrá explicarte qué ocurre, ni darte consejo para que aquello ocurra de un modo placentero. No la culpes, porque es un tema masculino. Y, si me apuras, sólo de ciertos hombres.

En breve tendrás (o quizá ya los tengas) amigos mayores o más espabilados que te explicarán las mejores técnicas para el desahogo automático del cuerpo: dormirse la mano, por ejemplo, o agujerear medio kilo de carne y calentarla hasta los veintinueve grados. Todo esto será válido y al mismo tiempo será falso. No redacto esta carta para enumerar maniobras eficaces ni para revelarte accesorios.

El chimpancé también hace lo que haces tú cada noche. Con un poco de suerte, en un laboratorio se le podría enseñar al chimpancé la técnica de dormirse la mano, o la de calentar un trozo de carne, para darse mejor placer. Pero tú tienes algo que el chimpancé no tendrá nunca. Me refiero a una herramienta muy poco valorada por los adolescentes y por los hombres vulgares: la fantasía privada.

La fantasía privada, la masculina, la secreta, se construye sobre la base de dos consignas: qué haría yo si, cuando eres joven e inexperto; y qué hubiera pasado si, cuando eres mayor y te arrepientes de las oportunidades perdidas. Con estos mínimos recursos los hombres de bien le ponemos fin al tema de la imaginación, una herramienta que, por lo demás, utilizamos poco.

Ahora eres muy joven, pero llegarán tiempos de padecer un largo viaje en avión o tren, de intentar conciliar el sueño en vano, de esperar en una esquina a que llegue alguien que no aparece... Es entonces cuando debes hacer uso del qué haría yo si, y del qué hubiera pasado si. Con la práctica, cualquier tiempo monótono puede convertirse en un tiempo clandestino.

Toma papel y lápiz, porque lo que voy a decirte es más valioso que cualquier manualidad que te enseñen, en la escuela o en la calle, tus camaradas mayores. La imaginación privada masculina se desarrolla únicamente en dos contextos:

a) bajo el amparo de un hecho inconcluso del pasado («qué hubiera ocurrido si me animaba a proponerle un trío a las mellizas Klein la noche que estaban borrachas al lado de la piscina; desarrollar la idea hasta acabar»); o

b) en la sospecha de un futuro improbable («qué haría yo si la vecina del quinto me viene a pedir azafrán un sábado a las dos de la madrugada, en camisón; explayarse sobre el tema hasta acabar»).

No hay más recursos que esos dos; ni en el universo de la fantasía masculina, ni en la literatura erótica en general.

Con estas introducciones no te serán necesarias las películas pornográficas, ni las revistas donde aparecen mujeres desnudas, ni los prismáticos en la oscuridad para fisgonear las azoteas. Qué haría yo si... Qué hubiera pasado si... Esas cuatro palabras, y no otras, deberán servirte como contraseña para todas tus noches, desde la noche de hoy y para siempre.

Los hombres —mayores o púberes, lo mismo da— tenemos una extraña virtud: sólo sabemos de qué modo actuar cuando ya ha pasado la ocasión propicia o cuando ésta aún no se ha presentado. En el momento preciso, justo allí, no podemos reaccionar; antes y después, lo tenemos más claro que el agua. Pero al menos lo sabemos, con tardanza o con clarividencia, pero lo sabemos; y eso es lo que importa. El chimpancé no lo sabrá nunca; ningún animal de la selva sabe casi nada sobre la frustración.

Como te he dicho al principio de esta carta, hijo, las cosas nunca son como las deseamos, y esa verdad es la madre de la imaginación privada. A tu edad, y durante algunos años, tus fantasías nocturnas te llevarán por el camino de la ficción, porque todavía no tendrás memoria de tus fracasos; pero con el tiempo, todos los hombres nos quedamos con una sola fantasía privada. Una sola. Y siempre comienza con la triste música del qué hubiera ocurrido si. Volvemos a reeditar, una y otra vez, la misma escena trunca que nos obsesiona.

¿Qué harías, hijo, si la joven profesora suplente de francés, que te ha encontrado fumando solo en el baño del colegio, en lugar de llevarte de una oreja a dirección te pidiera un cigarro y se quedara allí, contigo? ¿Qué harías si, entre calada y calada, te confesase que se ha separado hace tres meses y que echa de menos el calor de alguien en su cama? Y si enseguida te dijera, por ejemplo, que pareces mayor de lo que eres y después te rozara al descuido una pierna, tú, ¿qué harías?

Yo, que soy tu padre y quizás ya estoy muerto, hace algunos años fui un alumno estúpido y tembloroso. La historia con la profesora de francés me ocurrió en la vida real, no en el mundo privado de las sábanas, y entonces me escapé del baño; corrí por el patio del colegio como un cobarde. No supe qué hacer con semejante porción de realidad servida en una bandeja. Huí.

Antes de ese día mis noches eran irreales de principio a fin. Utilizaba únicamente el que haría si y con eso me contentaba. Pero desde esa misma tarde, solo en la cama o en la ducha, comencé a descubrir las infinitas variantes que me había ofrecido, sin saberlo, la profesora suplente de francés. Ella había abierto una puerta. El placer ahora me resultaba más doloroso y humillante, pero su hallazgo inauguró un sin fin de mundos paralelos.

A veces yo la desnudaba en el baño del mismo colegio, trabando la puerta con el talón de mi zapato. Otras veces iba a su casa la noche siguiente, y ella me había dejado la ventana de su cuarto entreabierta. En ocasiones nos encontrábamos en el gimnasio, y estirábamos unas colchonetas raídas; o nos escondíamos de todos en la oscuridad del salón de actos. A veces, en mi fantasía, la chica que me gustaba nos veía desnudos y se ponía celosa. Otras veces se acercaba a nosotros, se nos unía. Cada noche yo tenía un romance diferente con mi profesora de francés. Un romance que comenzaba, siempre, con la conversación real y la caricia real en la pierna. Esa verdad sin discusión le daba al resto de la utopía un poder deslumbrante.

Cuando terminé los estudios seguí fantaseando con ella. Al casarme con tu madre continué viviendo en el mundo solitario de mi profesora de francés. Incluso cuando quiero poner la mente en blanco o pensar en otra cosa, la película comienza y no puedo dejar de verla hasta el final, porque el final nunca es el mismo. Todavía lo hago algunas noches, cuando esta guerra absurda me permite estar solo y a oscuras. Imagino el momento inicial del cigarrillo y la conversación que alguna vez ocurrió en este mundo, y después construyo las diferentes variaciones que pudieron ser y no fueron. Las del otro mundo, las que me completan.

Ojalá pienses, durante tus primeras noches de placer solitario, en mi profesora de francés, en esta historia que te he contado. Comienza a imaginar la escena por donde yo la he dejado: cuando ella me mira, fuma despacio y me roza una pierna. Ella era guapa, y tenía algo de tristeza en los ojos. Después puedes continuar la historia por donde tú quieras. Acaba por mí, hasta el último de los días.

El desahogo masculino es un amor a destiempo, un romance nocturno que ocurre en épocas paralelas que no se cruzan. Se parece mucho a esta conversación remota, hijo, en la que yo le hablo al hombre que serás, y en la que tú me escuchas cuando ya estoy muerto.

Hernán Casciari
sábado 18 de agosto, 2007


Instrucciones para la masturbación del hijo

por Hernán Casciari

Si lees estas líneas es porque hoy cumples trece años y porque yo estoy muerto. Las redacto antes de partir a la batalla, casi sin armas, para enfrentarme a un enemigo superior. Ahora eres un niño de once meses —llevo aquí tu foto— pero mi ahora es tu ayer y no nos sirve. Escribo a trompicones. Las balas pasan tan cerca que es probable que ya tengas trece años. Es buen momento, entonces, para que tengamos una charla de hombre a hombre. Me habría gustado hacerlo en persona, pero ya ves: las cosas nunca son como las deseamos.

Supongo que el vivir sin tu padre te marcará para siempre. Has visto mis fotos, te han contado algunas historias, quizás te han dicho en qué guerra he muerto, pero no puedes imaginar al hombre que fui. No te preocupes, nadie podría. Además, yo no soy el de las anécdotas felices, ni tampoco soy el hombre que aparece en los retratos que miras. Las personas se conocen de verdad en medio del aburrimiento y traban amistad, si lo hacen, con la rutina de los días. No tendremos —no tuvimos— esa suerte.

Entre estas rutinas hay una, que ocurre más o menos a tu edad, en donde el padre debe tener el valor de dar al hijo consejos fundamentales. Voy al grano, porque tengo poco tiempo y menos luz. Es muy probable que hayas comenzado a notar ciertos cambios en tu cuerpo. Tu madre, que es una mujer bondadosa pero poco dada a la conversación, no sabrá explicarte qué ocurre, ni darte consejo para que aquello ocurra de un modo placentero. No la culpes, porque es un tema masculino. Y, si me apuras, sólo de ciertos hombres.

En breve tendrás (o quizá ya los tengas) amigos mayores o más espabilados que te explicarán las mejores técnicas para el desahogo automático del cuerpo: dormirse la mano, por ejemplo, o agujerear medio kilo de carne y calentarla hasta los veintinueve grados. Todo esto será válido y al mismo tiempo será falso. No redacto esta carta para enumerar maniobras eficaces ni para revelarte accesorios.

El chimpancé también hace lo que haces tú cada noche. Con un poco de suerte, en un laboratorio se le podría enseñar al chimpancé la técnica de dormirse la mano, o la de calentar un trozo de carne, para darse mejor placer. Pero tú tienes algo que el chimpancé no tendrá nunca. Me refiero a una herramienta muy poco valorada por los adolescentes y por los hombres vulgares: la fantasía privada.

La fantasía privada, la masculina, la secreta, se construye sobre la base de dos consignas: qué haría yo si, cuando eres joven e inexperto; y qué hubiera pasado si, cuando eres mayor y te arrepientes de las oportunidades perdidas. Con estos mínimos recursos los hombres de bien le ponemos fin al tema de la imaginación, una herramienta que, por lo demás, utilizamos poco.

Ahora eres muy joven, pero llegarán tiempos de padecer un largo viaje en avión o tren, de intentar conciliar el sueño en vano, de esperar en una esquina a que llegue alguien que no aparece... Es entonces cuando debes hacer uso del qué haría yo si, y del qué hubiera pasado si. Con la práctica, cualquier tiempo monótono puede convertirse en un tiempo clandestino.

Toma papel y lápiz, porque lo que voy a decirte es más valioso que cualquier manualidad que te enseñen, en la escuela o en la calle, tus camaradas mayores. La imaginación privada masculina se desarrolla únicamente en dos contextos:

a) bajo el amparo de un hecho inconcluso del pasado («qué hubiera ocurrido si me animaba a proponerle un trío a las mellizas Klein la noche que estaban borrachas al lado de la piscina; desarrollar la idea hasta acabar»); o

b) en la sospecha de un futuro improbable («qué haría yo si la vecina del quinto me viene a pedir azafrán un sábado a las dos de la madrugada, en camisón; explayarse sobre el tema hasta acabar»).

No hay más recursos que esos dos; ni en el universo de la fantasía masculina, ni en la literatura erótica en general.

Con estas introducciones no te serán necesarias las películas pornográficas, ni las revistas donde aparecen mujeres desnudas, ni los prismáticos en la oscuridad para fisgonear las azoteas. Qué haría yo si... Qué hubiera pasado si... Esas cuatro palabras, y no otras, deberán servirte como contraseña para todas tus noches, desde la noche de hoy y para siempre.

Los hombres —mayores o púberes, lo mismo da— tenemos una extraña virtud: sólo sabemos de qué modo actuar cuando ya ha pasado la ocasión propicia o cuando ésta aún no se ha presentado. En el momento preciso, justo allí, no podemos reaccionar; antes y después, lo tenemos más claro que el agua. Pero al menos lo sabemos, con tardanza o con clarividencia, pero lo sabemos; y eso es lo que importa. El chimpancé no lo sabrá nunca; ningún animal de la selva sabe casi nada sobre la frustración.

Como te he dicho al principio de esta carta, hijo, las cosas nunca son como las deseamos, y esa verdad es la madre de la imaginación privada. A tu edad, y durante algunos años, tus fantasías nocturnas te llevarán por el camino de la ficción, porque todavía no tendrás memoria de tus fracasos; pero con el tiempo, todos los hombres nos quedamos con una sola fantasía privada. Una sola. Y siempre comienza con la triste música del qué hubiera ocurrido si. Volvemos a reeditar, una y otra vez, la misma escena trunca que nos obsesiona.

¿Qué harías, hijo, si la joven profesora suplente de francés, que te ha encontrado fumando solo en el baño del colegio, en lugar de llevarte de una oreja a dirección te pidiera un cigarro y se quedara allí, contigo? ¿Qué harías si, entre calada y calada, te confesase que se ha separado hace tres meses y que echa de menos el calor de alguien en su cama? Y si enseguida te dijera, por ejemplo, que pareces mayor de lo que eres y después te rozara al descuido una pierna, tú, ¿qué harías?

Yo, que soy tu padre y quizás ya estoy muerto, hace algunos años fui un alumno estúpido y tembloroso. La historia con la profesora de francés me ocurrió en la vida real, no en el mundo privado de las sábanas, y entonces me escapé del baño; corrí por el patio del colegio como un cobarde. No supe qué hacer con semejante porción de realidad servida en una bandeja. Huí.

Antes de ese día mis noches eran irreales de principio a fin. Utilizaba únicamente el que haría si y con eso me contentaba. Pero desde esa misma tarde, solo en la cama o en la ducha, comencé a descubrir las infinitas variantes que me había ofrecido, sin saberlo, la profesora suplente de francés. Ella había abierto una puerta. El placer ahora me resultaba más doloroso y humillante, pero su hallazgo inauguró un sin fin de mundos paralelos.

A veces yo la desnudaba en el baño del mismo colegio, trabando la puerta con el talón de mi zapato. Otras veces iba a su casa la noche siguiente, y ella me había dejado la ventana de su cuarto entreabierta. En ocasiones nos encontrábamos en el gimnasio, y estirábamos unas colchonetas raídas; o nos escondíamos de todos en la oscuridad del salón de actos. A veces, en mi fantasía, la chica que me gustaba nos veía desnudos y se ponía celosa. Otras veces se acercaba a nosotros, se nos unía. Cada noche yo tenía un romance diferente con mi profesora de francés. Un romance que comenzaba, siempre, con la conversación real y la caricia real en la pierna. Esa verdad sin discusión le daba al resto de la utopía un poder deslumbrante.

Cuando terminé los estudios seguí fantaseando con ella. Al casarme con tu madre continué viviendo en el mundo solitario de mi profesora de francés. Incluso cuando quiero poner la mente en blanco o pensar en otra cosa, la película comienza y no puedo dejar de verla hasta el final, porque el final nunca es el mismo. Todavía lo hago algunas noches, cuando esta guerra absurda me permite estar solo y a oscuras. Imagino el momento inicial del cigarrillo y la conversación que alguna vez ocurrió en este mundo, y después construyo las diferentes variaciones que pudieron ser y no fueron. Las del otro mundo, las que me completan.

Ojalá pienses, durante tus primeras noches de placer solitario, en mi profesora de francés, en esta historia que te he contado. Comienza a imaginar la escena por donde yo la he dejado: cuando ella me mira, fuma despacio y me roza una pierna. Ella era guapa, y tenía algo de tristeza en los ojos. Después puedes continuar la historia por donde tú quieras. Acaba por mí, hasta el último de los días.

El desahogo masculino es un amor a destiempo, un romance nocturno que ocurre en épocas paralelas que no se cruzan. Se parece mucho a esta conversación remota, hijo, en la que yo le hablo al hombre que serás, y en la que tú me escuchas cuando ya estoy muerto.

Hernán Casciari
sábado 18 de agosto, 2007


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro El nuevo paraíso de los tontos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


10/01/2017 a las 05:47
Yo he pillado muchas veces a mi hijo masturbandose pero no he sabido como abordar el tema con el.
06/11/2016 a las 17:08
La masturbación es buena siempre y cuando no se abuse de ella, es algo normal en nuestros hijos y que no nos debe asustar como padres por que nosotros tambien en algún momento de nuestra vida lo practicamos
02/11/2016 a las 17:26
Aprender a disfrutar de la masturbación es fundamental y es el comienzo de la sexualidad en si. Por supuesto es importante educar a los hijos en este sentido también.
19/05/2016 a las 11:11
Muy buen artículo, hoy hay muchas formas de que un hijo se masturbe, sobre todo en internet con la webcam sexual. Me han parecido muy buenas las recomendaciones, muchas gracias.
09/11/2015 a las 08:47
Gran texto, Hernán! Como siempre. Gracias.
02/11/2015 a las 19:38
El público se renueva. :)
MatURU
06/09/2007 a las 10:08
Hernán: Sos un capo!!!!!! Me he leído casi todos los textos de Orsai y cada uno está mejor que el anterior.
Con esto: "El desahogo masculino es un amor a destiempo..." estuve 1 hora recordando la cantidad de veces que dejé pasar una oportunidad o soñé con todo lo que tuve que haber hecho o dicho... simplemente impresionante lo tuyo!!!

Pregunta: ¿Cuándo sale el libro y, se puede conseguir en Uruguay?

Abrazo desde Durazno, Uruguay!!
Matías
Maria
06/09/2007 a las 10:04
No se si estarás de acuerdo con tu personaje, pero yo no. La masturbación no es algo masculino. Las mujeres lo hacemos, y además empleamos la misma técnica del "que hubiera pasado si..." y "que pasaría si..."
Maria.
Penny Lane
05/09/2007 a las 21:32
Felicitaciones Hernan, muy bueno como siempre. Me encantaria que vuelvan personajes como Alex y Lucas.
Lu
05/09/2007 a las 20:51
Había escuchado varias veces sobre vos por las calles mercedinas. Pero a veces la curiosidad tarda en llegar. Llegó. Leí. Leí. Y leí. Ahora no se cómo dejarte. Pero a decir verdad, tampoco quiero. Saludos desde Buenos Aires...
M.
05/09/2007 a las 16:25
¿Trece años? Venga ya, venga ya... Buenísimo el post: es la primera vez que entro. Pero trece... En el mundo de la paja con trece eres un adulto, hombre. Saludos.
 olo mosquera
05/09/2007 a las 15:27
Aquí se llama "Más respeto..." porque es la versión novelada del blog. En Argentina conserva el nombre "Diario de..." porque es la versión íntegra que apareció en Internet.
tucacu
05/09/2007 a las 12:23
Muy bueno el texto, me gusto la idea de la carta, a lo mejor lo hago si algun dia soy madre...
bueno, solo comentarte Hernán que tambien soy una emigrada en catalanolandia y que despues de leer un poco de Mujer gorda compre el libro que editaste aca y si, seguro que te lo dicen un monton, pero fue duro leerlo en dialecto gallego, pierde mucho.
pero eso no importa porque este viernes me voy a argentina de visita!! jeje asi que alla intentare conseguir la version original y las comparare.(risa malevola)
Bueno, solo avisarte que soy una fan tuya y que yo no me he leido todo Orsai como dicen algunos pero voy por ese camino.

un saludo!!!

PD: una pregunta, el cambio de titulo de mujer gorda a "mas respeto que..." fue por alguna razon en particular? molestaba a los españoles el termino gorda en la portada? o fue una simple razon comercial para que se vendiera mas en el dia de la madre??
M!~
05/09/2007 a las 06:57
ArGENtino.




manola blahnik
04/09/2007 a las 21:56
"yo sé lo que es tener 14 años y estar muerto". Delirium tremens. Sabina y Fito.




Franco
04/09/2007 a las 17:05
JAJAJAJAJA!!!

Sos un hijo de tu buena madre.
El texto es más que genial, es trascendental. Pero lo mejor, es que lo pusiste en la categoría "Autoayuda"

Masturbación -> Autoayuda ¿Se entiende, no?

Sos un genio. Tendrías que ser parte del GEN Argentino.
Francisco Beronio
04/09/2007 a las 15:16
Podría hacer una crítica más sesuda, pero los tiempos apremian, maestro. Brillante lo suyo. Un justo balance de simpleza e impacto. Quizás esa sea la base de la emotividad de algunos de sus cuentos.
Felicitaciones. Ahora bien, si querés un poco de lectrura "shampoo" te inivito a www.informaticat.com.ar/catnius.html a veces hay cosas interesantes y otras, no tanto.
Primet
03/09/2007 a las 12:50
Realmente apoteosico Hernan, encontre el blog por el padre (Javier) de una amiga de mi novia, que me dijo una vez " hay un argentino que escribe excelente", ahi mismo saco la Blackberry y me lo mostro...al dia siguiente lo puse en favoritos en mi portatil del trabajo...
Nunca escribi ningun comentario pero esto me sorprendio...yo soy hijo de padres separados y nunca mi viejo (Tito), me hablo de eso...hoy mi Hijo (que es hermoso) es tambien por cosas de la vida con padres separados...espero poder estar al lado de el cuando tenga esas dudas.

Saludos.
Masterfill
31/08/2007 a las 23:44
AHHH lástima que te haya descubierto ahora pive... te hubiera enlazado en el blog day.

Estoy apabullado de que no hubiera descubierto antes este blog.
Saludos con fondo blando y letra negra. ;)
Willy
31/08/2007 a las 20:45
Muy bueno Hernán, segui ilustrándonos.

Saludos
David
31/08/2007 a las 11:42
Hola! Llevo ya tiempo siguiendo tu blog y me encantan tus historias, y queria decirte que he recomendado tu blog a mis lectores, como parte de la campaña del Blog Day 2007 (http://azriel100.blogspot.com/2007/08/blog-day-2007.html). La explicación sobre tu Blog está en catalán, pero bueno, básicamente dice que es un buen blog y que lo lean ;)

Saludos!
Ophir
30/08/2007 a las 21:24
Hola, heme aquí. No sé por dónde empecé, pero sé que tengo que seguir, es imperioso y se disfruta.

Un gustote!

Saludos,

OA
Camilo
30/08/2007 a las 16:06
Brillante!
No se me ocurre otra palabra en este momento.
Luego de muchas lecturas, finalmente me decido a dejar mi comentario (y si, soy un vago).
El blog, excelente. De una calidad narrativa envidiable.
Saludos,
fenom
29/08/2007 a las 20:35
jeje interesante.
me gusta mucho orsai hace rato que vengo leyendo pero nunca comente nada.

les invito a pasar por un blog de un amigo.

http://el-cinefilo.blogspot.com/

saludos.
Musa Rella
29/08/2007 a las 15:56
El maravilloso mundo de la masturbación... Parece que el público masculino se siente identificado, no? Vamos a ver: qué pasa con las mujeres. Recuerdo un recital de Bersuit en Barcelona donde, inmediatamente después de la propuesta "levanten la mano los que se masturban", encendieron TODAS las luces de la sala y una multitud se reconocía (mirándose, como quién no quiere la cosa, entre parejas, amigos, extraños, vecinos, primos) Te juro que fue casi una terapia de grupo...
El placer sigue siendo cambatido y temido a lo largo de la historia. El placer sabe lo que hace. Aguante la profesora de Francés, La imaginacióin al poder!!!

un beso
diego de la fuente
29/08/2007 a las 01:46
Estimado, soy el 150 (eso es bueno, es malo?).

me paso algo, y es que llegue a tu blog de casualidad y lei varios de los "anticipos" de los relatos. estuve un rato hasta descubrir que luego seguian, y debo decirte que solo estos anticipos son relatos perfectos, completos aun incompletos.

claro, al terminar de leerlos tambien me di cuenta de que seguian siendo buenos...

abrazo
Karen de Uruguay
28/08/2007 a las 23:38
Hernan un placer leerte. Yo tengo un hijo varon de 2 años y medios y todavia no se como enseñarle a hacer pis solo, aun usa pañales. Imaginate cuando tenga 13 que va a ser de mi cuando tenga que hablar de este tema. Ahora me guardo este articulo y me lo guardo para hacerle uso cuando el tenga 13.

Gracias sos el mejor !!!
El Angel Gris
28/08/2007 a las 22:16
Yo propongo que al que comente primero y no escriba Pri!!!, o similar: Se le aplaudan las bolas con dos ladrillones mojados.
Yo
28/08/2007 a las 22:06
Aquellas noches.....magnifica entrada... real a un mundo de noches y entregas total a nuestras fantasias, que suelen perfeccionar el deseo de caricias que se llegan a entregar en aquellos momentos...

Bart
28/08/2007 a las 08:22
Vaya, así que eran solo 29ºC. Ahora entiendo esa morenez que luzco en la entrepierna.
Loser de ciudad
28/08/2007 a las 06:12
A partir de ayer acabo de encontrar algo para hacer a la noche, antes de dormir. Leer Orsai, la verdad que entre ayer y hoy me leí casi todos los textos que escribiste y me parecieron geniales, desde el caradeforme, hasta las cachadas y llegando a este que es grandioso.
Es increíble, pero es algo que a muchos padres le da pudor contar o aconsejar a su hijo, sobre la sexualidad. Tal vez, ese hombre muerto, en vida nunca le hubiera contado esas cosas.
Y está bueno encontrarse a los trece años sabiendo que sólo tenés fotos de tu padre, saber que también tenés una carta, con muchos consejos para poder ejercitarlos en un futuro próximo. Y que un buen padre, ausente o no lo haría, aconsejar a su hijo. Y este a pesar de no estar presente, es un buen padre. Un padre vivo muchas veces hace menós que este padre muerto.
Zebas
27/08/2007 a las 17:53
Cada vez que leo, miro o escucho alguna demostración del sentimiento humano, trato de comprender la inspiración en que se baso el autor de la obra, y una vez como en tantas otras anteriores el motivo, sujeto o sentimiento estaba en frente de mis narices pero mis sentidos los pasaron desapercibidos, que fuerza oculta tienen los artistas que perciben esos fenómenos inexpresivos para tantos? y los aprovechan para hacernos sentir aun peor a los silvestres que vamos por la vida como caballos cocheros.
Como diría un genial filosofo moderno: Homero (el de los Simpsons) DUH!!! Masturbación, como no se me ocurrió utilizar esa acción como tema de inspiración, empiezo a creer que las virtudes son muy difíciles de aprender.....Hernán siento envidia pero de la buena, envidia al fin.
andres gelos
27/08/2007 a las 17:46
hola hernan, tanto tiempo.
unas cuantas personas me recomendaron tu blog, te felicito,
estoy en bogota y pronto estare en madrid
por el estreno de una peli
vos vivis por esos lados?
te mando un abrazo
Profesora de Francés
27/08/2007 a las 17:06
Lo único que intenté fue decirle a aquél chaval que fumar era malo, quería echarle el humo en la cara para que empezara a toser.

Pero bueno haya él con su "qué habría pasado si.."



Un saludo.
LoneWolf
27/08/2007 a las 04:54
Muy buen texto como siempre, y como sólo Casciari lo sabe hacer. Eso sí, dos cosas:

1. El protagonista comienza diciendo "hoy cumples trece años", y al final del mismo párrafo manifiesta que "es probable que ya tengas trece años". O no entendí la metáfora, o fue un lapsus de Casciari (ignoro si alguien ya reparó en este detalle porque no leí todos los comentarios).

2. Según entiendo, es un padre que en medio de la guerra escribe una carta a su hijo, por lo tanto creo que hay temas mucho más valiosos y trascendentales que enseñarle cómo masturbarse, más aún siendo la última carta que quizás el papá tenga oportunidad de escribir a su vástago.

Discúlpenme si me estoy equivocando en alguna de estas dos observaciones, pero no me pude aguantar de escribirlas. De hecho, es el primer comentario que hago en Orsai a pesar de leerlo desde hace varios meses.

Saludos.
Chico All Star
26/08/2007 a las 18:22
La verdad, que no entiendo por que nunca leí este blog antes.


"primeroooooo" Genial xD
intoku
25/08/2007 a las 21:05
Ah! Por un momento pensé que este post tenía relación con este otro.

Saludos!
meri
25/08/2007 a las 17:08
BUENISIMO!!!
UNO DE MIS PREFERIDOS!!!
Nico
24/08/2007 a las 15:36
Hernan... hace dos dias que descubri tu blog y la verdad que no puedo parar de leerlo, recien hoy acabo de leerlo todo y hasta he llegado a leer hasta el capitulo nº 80 de mujer gorda. Sinceramente muy fanatico de la lectura no soy, pero la manera en que escribis me atrapo.

Suerte.

Ah! antes de irme queria decirte que era un gran fanatico de beto casella... me defraudo al sacar textos de tu blog y publicarlos en su pagina firmandolos con su nombre..

un saludo genio...
FER
24/08/2007 a las 04:21
La verdad es q no se como lleg aca, ni tampoco se quien escribe.... simplemente me parecio fantastico!....

pena por no haber llegado antes.... alegria por haber llegado a tiempo.....

Gracias por este espacio... la verdad.... me encanto!
Mafalda
24/08/2007 a las 00:47
Las muchachas también fantaseamos.
La próxima seré esa profesora de Francés!

=)
Pipo
23/08/2007 a las 20:44
Un amigo, en un día de los que te levantas babeando de sabiduría, entre dientes me comento una frase que jamás olvidaré y que es una prueba irrefutable de descubrir a la mujer que amas: "?es la ultima persona en la que piensas cuando te haces la paja?" Sabias palabras, ahora inmortalizadas en mi rutina de domingos por la tarde?Solo quería compartirlo
 Psicomollejita
23/08/2007 a las 07:17
TEXO: neologismo que alude a la categoría de TEXTOS cuyo argumento central se relaciona con el SEXO.
(tomado de la Real Academia Psicomollejística de la Lengua)
 Psicomollejita
23/08/2007 a las 07:15
Dejadas atrás una serie encadenada de relaciones de pareja frustradas, y sin poder dejar atrás la "hormonalidad" y sensibilidad erótica que me existe, me uno al tributo que se le rinde al "autoejercicio de la función sexual" que me acompaña todas las tardes... menos mal que aquí los comentaristas defienden con su pellejo la onda de honestidad irreverente y entrañable poesía que Casciari sabe sembrarnos...
gracias Hernán, te declaro libre de penitencia (la tan amenazada indemnización).
gracias coautores de la estela del texo.
omshiva
23/08/2007 a las 00:05
Nosotras tambiénnos pajeamos y mucho. Es que siempre parece que la masturbación sea exclusiva de los chicos. Eso si, quizás nosotras somos más reacias a compartir con las amigas confidencias sobre el tema. En suma, yo creo que a tod@s nos encanta follar y pajearnos, la sal de la vida.
 JuanManuel
22/08/2007 a las 19:59
Te leo y me parece leer los primeros cuentos de Gabo. Especial.
suigeneris
22/08/2007 a las 17:53
Como siempre, entrañable a la par que lúcido humorístico, pero...

¿Que os hace creer a los hombres que esa oscura y personal parcela de placer onanista, voluntarioso, colorista e imaginativo es privativa y única del sector masculino?
 Javier Battigelli
22/08/2007 a las 17:51
sublime relato!

cierto que cuesta leerte en castellano neutro... pero acostumbrados a leerte con frecuencia llega un momento que la eleccion de las palabras para decir una misma cosa es secundario

NarigonDelSiglo
22/08/2007 a las 14:29
Buenisimo , sublime (agregar adjetivos a gusto) ...

Quien suscribe, como padre y pajero , ha disfrutado de tu relato como pocas veces en la vida....

Un abrazo ...
NaRiGoNdElSiGlO
alvarhillo
22/08/2007 a las 13:59
Jodido Casciari, me has hecho soltar la lagrimita.
Me alegro mucho de que hayas vuelto a escribir en Orsai.
Saludos.
Marta
22/08/2007 a las 11:28
Yo creo que los hijos escuchamos mucho a nuestros padres de vivos, pero viviemos un mundo muy distinto en el cual sus consejos no nos valen.
ALberto José
22/08/2007 a las 11:05
Que increíble. Hay gente que se molesta por cualquier pelotudez. ¿A quién le puede afectar que alguien ponga pri, segundo, o lo que sea? Creo que es una forma de demostrar que están pendientes permenentemente de la publicación de un nuevo post, igual que la mayoría de nosotros, solo que algunos lo dicen.
Además ya son como una institución en Orsai.
Un abrazo.
Fepe
22/08/2007 a las 04:52
Ya hace tiempo que vengo leyendo Orsai, pero creo que es mi primera (o segunda, no más) vez que comento.

Realmente tus textos me encantan, me emocionás, me hacés poner triste y contento, sólo con tus palabras.

Teniendo tantos comentarios por post, no sé si los leerás todos, pero solamente quería felicitarte; felicitarte y agradecerte por compartir tu hermosa prosa con todos nosotros.

Lo único que se podría decir que me molesta de Orsai, es la gente que comenta en los primeros lugares con un simple "pri" como si fuera un Fotolog.
Estaría bueno que los borres, para que el primer comentario que uno lee, no arruine la magia que queda tras leer tus palabras. Sé que no lo vas a hacer, pero sólo digo que estaría bueno.

Un saludo Hernán.
qwerty
22/08/2007 a las 03:19
me emocionaste, lo cual es mucho
gracias
sos muy bueno
NV
Argentina
Lucas Varela
22/08/2007 a las 03:02
¿Porqué tanta quente se preocupa por sel la primera en comentar?...

Muy bueno Hernán, me encanta Espoiler también.
Pancho
22/08/2007 a las 00:57
Mis primeros ratones (que tenían el tamaño de comadrejas) fueron con la Agente 99. Qué fiestas aquellas! Ella no se cansaba nuca... yo tampoco
Nestor Z
22/08/2007 a las 00:10
Pajero.
Las nostalgia también es una variación aceptable de la fantasía.
Marcio
21/08/2007 a las 23:52
Que bueno estuvo.!!!
Un amigo tiene una definicion precisa de la Masturbacion:
Es un momento que se dedica uno mismo a hacerce unos mimos.
Mariano
21/08/2007 a las 22:29
Clap clap clap clap
21/08/2007 a las 21:51
#118

Opino lo mismo che...es una pelotudez muy grande lo del PRI!...
21/08/2007 a las 21:49
Genial Hernán!

Como de costumbre, es un placer leerte. Me hace acordar a una breve charla con amigos hace un tiempo, a los 17 años más o menos.

Fernando: "Cojer y hacerse la paja son dos cosas distintas...yo prefiero cojer; bah, hacerme la paja está bueno también...las dos cosas"

Nacho: "Hacerse la paja depende de uno y no hay que escuchar excusas ni poner guita...a mi me gusta más cojer...pero hacerse la paja es genial..."

Diego (Con cierta autoridad...) "Lo que pasa es simple. Cuando cojés, te cojés a una mina. En cambio, cuando te hacés una paja, te cojés a medio mundo..."

Los tres nos cagamos de risa y nos reímos, cada uno pensando en sus fantasías propias...
ernesto
21/08/2007 a las 20:10
genial y conmovedor !!!!

con respecto a los "PRI", tengo dos propuestas a ser plebiscitadas entre los lectores

1. que simplemente Hernan tenga a bien eliminarlos (porque realmente son una falta de respeto al post)
o ...
2. que cree en cada post dos links: uno para los comentarios reales sobre el post y otro para los "patéticos" que seguramente, con el (triste) afan de ser los primeros, ni siquiera se toman el tiempo de leerlo antes de mandar su ínfimo mensajecito.
Damián de Catriel
21/08/2007 a las 19:34
Hijo de puta. Que hubiera pasado si esa noche a la prima de mi novia, mientras le acariciaba la entrepiera, la hubiera besado, estando solos en mi casa. Mi novia dormía...
Sos un hijo de puta, maestro!
ALberto José
21/08/2007 a las 17:36
Hernán, este es de antología.
Un abrazo.
Fito
21/08/2007 a las 17:11
Hombre, concuerdo con aquellos que lo han comparado con Fontanarrosa o Dolina. Ud. ha cultivado la sabiduria de manejar el idioma para meterme en sus historias, darle un vuelta sin fin a mis pensamientos y siempre arrancando con vivencias cotidianas.
Vamos, que aunque ud. no nos convide esta frase a May y a mi, yo me la quedo igual (aunque prometo citar la fuente).
" Los hombres —mayores o púberes, lo mismo da— tenemos una extraña virtud: sólo sabemos de qué modo actuar cuando ya ha pasado la ocasión propicia o cuando ésta aún no se ha presentado."
Deliciosa. Gracias
Fito
Jorge
21/08/2007 a las 16:15
¿ que quiere decir esa gente que pone PRI ? ¿ son del partido mexicano ese que gobernaba siempre ? me resisto a creer que hacen competencia por ser el primero en dejar un comentario... como tan idiotas...
fede o
21/08/2007 a las 16:01
hablando de pajas: de http://www.micabeza.com/diariouno.htm.

·3.- Por favor: libertad para la masturbación pública.

Busco un placer superior al orgasmo.
NO LO ENCUENTRO: NO EXISTE.
Por el orgasmo creo en Dios.
Me he acostumbrado a ese milagro: incomprensiblemente.
1+1: masturbarse proporciona orgasmos.
Es sano. Natural. Es un instinto: igual que alimentarse. Y es gratis: uno puede estar masturbándose todo el día y no pagar impuesto alguno por ello.
No entiendo porqué la sociedad prohíbe masturbarse en público: sería hermoso ver a la gente disfrutar, en cualquier sitio: ver gente feliz: te meterían en la cárcel.
La sociedad puede ver tus lágrimas, jamás tu semen.
Sólo debería de estar prohibido retener a una persona contra su voluntad para que te observara o tocase tu semen.
Para una mujer, que se masturben viéndola caminar tendría que ser un bello halago.
Sería maravilloso poder masturbarse frente a una joven guapa sin haber cruzado, anteriormente, ni una palabra con ella: así no te percatas de sus defectos: puedes imaginarla a tu antojo: perfecta: nunca descubrirías que es tonta, inculta, superficial, con pelos en la espalda y que ríe igual que una cabra del campo.
A mí, por lo menos, me encantaría que las chicas se masturbaran a mi paso.
Y tener siempre la opción de quedarme o seguir de largo.

SITUACIÓN FICTICIA PARA UN MUNDO FELIZ:
Yo en un autobús de trayecto urbano. Está lleno de pasajeros.
Una chica se sienta en una butaca, a mi lado.
La chica es morena, alta: ojos verdes, inteligentes: treinta y pico años perfectamente cuidados: una bomba atómica la primera vez que la miras: sus abultados pechos luchan contra su ceñida camiseta en busca de la libertad: su culo le palpita: ¿tendrá un corazón en cada nalga?
Desabrocho mi bragueta: saco mi polla: comienzo a masturbarme.
-Oh, que amable eres -dice ella.
-Es usted guapísima. Ha salido tremenda de su casa.
-Uf. Ya veo que sí. Menuda erección le he proporcionado.
-Si, no creo que tarde mucho en terminar.
-Le ayudaría a machacársela si no fuera porque tengo marido.
-No me extraña que tenga marido. Aunque usted poseyera un carácter insufrible, que no lo creo, sólo por poder ver su rostro y cuerpo cada mañana, cada noche, merecería la pena soportarla.
-Ja, ja... ¡Ojalá mi marido dijera lo mismo! De todas maneras tiene tres paradas más para terminar, así que tómelo con calma si lo desea.
-Oh, es usted muy amable por no molestarse. Sin embargo, es imparable: aquí viene, ya lo noto llegar: es usted demasiado sexy.
-Tenga cuidado con el semen. Entro a trabajar ahora: no quiero mancharme.
-Por favor, no se preocupe: apuntaré al cristal de la ventana. He traído pañuelitos...mmm...por cierto: ¿Le importa mirarme a los ojos?
-Por supuesto que no: me encanta ver la cara de la gente cuando eyacula.
-¡OH! ¡OH! ¡ME CORRO!
-¡Bravo! ¡Ja, ja, ja, ja!
LA VIDA DEBERÍA DE SER MÁS AUTÉNTICA.
Oyom!
21/08/2007 a las 15:23

Qué hubiera ocurrido si leía esto hace años...
Qué ocurriría si supiese que generalmente la mejor forma de actuar es justamente la otra forma de actuar... pero bue... no tendríamos esta extraña virtud de saber de frustraciones, no?

Excelente relato. Muy, muy bueno.

Te pido permiso (medio de prepo) para invitar por acá al blog de la revista Oyom (la revista que hubiera sido).

http://oyomes.blogspot.com

Gracias por el espacio.

Saludos
Oyom
fede o
21/08/2007 a las 15:19
las tres primeras líneas son borgeanas; de ahí a la exaltación de la paja, sin escalas... buenísimo! aunque nombrarla en el título elimina el factor sorpresa.

felicidades por el blanquiceleste, lo esperamos.
cefe
21/08/2007 a las 14:15
...y todavía sigo follando con Laura, en mi fantasía, por cierto.
advertido
21/08/2007 a las 12:30
Tal vez a tu hijo no le excite la vecina necesitada de azafrán sino el marido de esa señora.
Cinzcéu
21/08/2007 a las 08:46
PRI!!!
no se
21/08/2007 a las 06:57
Magistral.
seb
21/08/2007 a las 06:33
me hiciste emocionar y reir un poco

el final es muy lindo.
Ariel Garmendia
21/08/2007 a las 03:30
Hasta hoy, la frase "paja mental" era despectiva. Ahora será un elogio. Maestro.
El tucu
21/08/2007 a las 02:38
Que me abrazan el alma, eso es lo que siento cada vez que te leo Hernan,sos un capo, gracias
Pierre
21/08/2007 a las 02:17
Me encanto!!!Desde Uruguay...Salud
pierre
El Tisca
21/08/2007 a las 01:01
Como un buen trago. Si no hay compañia, se puede disfrutrar a la salud de alguien.
Mariana
20/08/2007 a las 23:55
Muy bueno!!!!
Gracias por volver a escribir con tanta frecuencia!!!
Alicant4ver
20/08/2007 a las 23:49
Me hubiera o hubiese gustado leer este texto a los 12 o 13 años aunque mi mentalidad siga en esa edad XD.
 olo mosquera
20/08/2007 a las 23:39
Es verdad, Andrea. Es un texto de Orsai que se llama Máximas para mi hija. Ahí dejo el enlace.
Andrea
20/08/2007 a las 22:56
recuerdo que hace muucho (soy una lectora muy perspicaz) escribiste unas máximas para tu hija nina que sólo vería ella si tú te mueres. El personaje de tu cuento de hoy te robó esa idea.

Me ha gustado mucho este texto, se lo he pasado a mucha gente ya.
Mnch.-
20/08/2007 a las 22:35
Como de costumbre MUY BUENO!!!!
ErJuanito
20/08/2007 a las 20:59
Aaaaaaahhhhh!!!........ acabé!
Nathan
20/08/2007 a las 20:34
Guau! Más de 530 meneos en Menéame... ¡para un cuento! Usted logra lo imposible, señor Casciari: que los frikis también lean cosas que no tienen que ver con Linux. Ya sólo por eso deberían hacerle un monumento.
Fiona
20/08/2007 a las 20:23
creo que me miraban raro en el cyber cuando leia las "instruciones para la masturbacion del hijo"
20/08/2007 a las 17:50
Casciari mago: como en el texto anterior, de los cuatro albañiles, transforma el desecho, o desperdicio (aquello que todo el mundo deja de lado, y que si lo tiene enfrente decide deshacerse de él o ignorarlo), lo transforma en algo especial.

saludos
Diego
clavijo
20/08/2007 a las 17:03
exquisita historia tal vez hasta yo me imagine la profe de frances
manuel
20/08/2007 a las 15:40
Como no soy ducho para escribir, decidi por empezar yo mismo, a tocar a mi hijo, y narrarle lo que no hice con mi profesora
mario
20/08/2007 a las 09:27
Es acertado el tema desarrollado. Es una actividad de los hijos que ya se habla tranquilamente (alguna todavía continúa con prurito) en la cafetería o zona de descanso de los trabajos. Seguramente si algún escritor te lee y está actualizado tiene mucha tela para seguir cortando sobre este tema. Asi a pronto se me ocurren algunos centros de interés como: Daños laterales de la autosatisfacción.... estado de sábanas, pared chorreada....etc. Otro tema podría ser los concursos entre amigos a ver quien llega mas lejos con su excreta o cuantas al día. ¿Y los que tienen aversión a hacersela?. Dicen que son una mariconada. Y así habría mucho, pero mucho tema para escribir. Hernán haz abierto un tesoro de inspiración. Gracias por darme estos minutos de lectura llenos de gracia y lucidez.
Un abrazo.
Crysty
20/08/2007 a las 06:14
Uh! qué lindo blog Hernán!...en verdad es muy sensibilizador, como han dicho varios antes de mí...exponés con inteligencia lo vulnerables que somos todos ante las distintas circunstancias de la sexualidad, un tema que hasta no hace mucho fue un tabú para la sociedad...
Por mi parte, estás aprobado con creces...
Mucha suerte, che....
Saludos!
La Filistea
20/08/2007 a las 05:27
Uhmm, creo que sí estaba viendo a la muerte el pobre padre, porque eso de dejar a medias él "si hubiera" con la maestra de francés, mas bien dejo al pobre hijo con más dudas.

Al menos le hubiera dado otra ayudadita !

Saludos Hernán!
El Tipo Del Sofá
20/08/2007 a las 04:46
Excelente... sin palabras.
Hitos
20/08/2007 a las 03:23
A mi me parece perfecto, más que leer eso de que el padre aparecerá en sus fantasias veo la ternura con que le habla de lo verdaderamente importante... saber disfrutar la vida sin complejos. Tengo un hijo de 12 años que se va alejando poco a poco de mi (cosa normal y lógica) estoy por imprimirle el artículo y darselo a leer y luego si quiere.... pues hablamos o no.
Como sigas así Hernan terminaré adorandote o besando el suelo por donde pisas. No sólo alimentas mi alma sino que te utilizo en mi trabajo. Mayor rendimiento no le puedo sacar a tus blogs.
Corto y cambio que me estoy pasando
Armando
20/08/2007 a las 03:14
Mi hijo no tiene once meses, aunque la foto que tengo en la cartera (billetera) sí es de sus once. Joaquín tiene quince meses. Mi padre por supuesto, nunca supo hablarme de nada de sexo, quería llevarme con putas a mi estreno cuando cumplí quince años, pero mi madre se lo impidió.

Por eso, además de muchas otras cosas, yo de pajas (jaladas) sé muy poco, casi nada. Me acabas de dar una magnífica herramienta para dentro de once o doce años. No solo hay buenas letras en este blog, sino excelentes recursos para la vida!
Mariela
20/08/2007 a las 00:06
Hernàn, hace rato que te leo y babeo o rìo o lloro. Gracias infinitas, eres una maravilla. Y este texto està divino. Confirmo lo dicho por otras lectoras: a las mujeres tambièn se nos aplica lo del destiempo, la capacidad perfecta y omnipotente antes y despuès, jamàs durante.
A ver si logro conocerte cuando estè en Espanha, en octubre. Un abrazo desde Italia.
Mariela
(disculpa los acentos volcados, es que hace mucho viento ;-)).
Vainilla
19/08/2007 a las 21:14
Este post y El Gran Masturbador de Dali.
Liberacion, confirmar que se esta vivo. Yo me toco y que?.
Saludos. voto a Onan.








 Jole
19/08/2007 a las 21:01
Fantástico! besos
tacktika
19/08/2007 a las 20:31
Primera visita al blog, he alucinado, se me han erizado los pelos leyendo el texto...

Marcado como favoritos, volvere por aqui y gracias ahora tengo todo un blog que leerme para ponerme al dia... jajajaja

Por cierto que vaina es esa del PRI?
pal
19/08/2007 a las 20:30
me pareció conmovedor, me gustó el texto...

pero de veras un hijO se puede calentar pensando en una escena erótica con su padre de protagonista? Puaj! hay que ver como son uds los hombres... a parte, dedícasela a la Nina, es una de las fantasias masculinas que las mujeres también podríamos aprovechar (antes de que se le pase el complejo de Electra y le de asquito...)
Paul
19/08/2007 a las 18:04
Excelente como siempre, tengo un hijo de 10 años con el que de a poco empezamos a hablar de temas de los cuales nunca hable con mi padre, creo que dentro de un par de años tendremos una conversacion frente a frente sobre esto. Es algo que como padre me gustaria hablarlo antes que lo haga con alguien mas.
Saludos a todos.
juan
19/08/2007 a las 17:46
De puta madre tio! tan bueno como siempre.

Esperamos al proximos
Pablo
19/08/2007 a las 17:04
Excelente pedazo de texto.
marceoy
19/08/2007 a las 08:34
soberbio remate
M!~
19/08/2007 a las 07:02
Me acordé de mi profesor de francés. Jajajajajajaja.
19/08/2007 a las 04:15

Hernan: genial por muchas cosas . . .
Segui asi.
PD me uno a Diego del 63 "Hernán, sos nuestro proveedor de aire comprimido para inflar el alma"
El Angel Gris
19/08/2007 a las 04:02
Que hijo de puta!!!!
Sergio
19/08/2007 a las 00:23
Perfectirijillo!!! un maestro... un mesías... jejeje
Alicia R.
18/08/2007 a las 22:47
Hermoso.
Gabito
18/08/2007 a las 22:22
no puedo creer que siempre, pero siempre haya imbéciles que estén más preocupados por cantar 'pri' que por dar las gracias a Hernán por estos textos increíbles ..
Hernán, te vengo leyendo desde hace tiempo y es la primera vez que hago un comentario, que no será únicamente por este texto, sino por todos los escritos.

HERNAN, GRACIAS POR ESTO QUE HACES ...
chikarkas
18/08/2007 a las 21:26
Ya lo dijeron, la preocupación no debiera ser la psique del hijo sino de la propia. Recordar este cuento en cada autogratificación.

No es cierto, estuvo muy bueno.
fernando
18/08/2007 a las 20:30
UUUUUUUUUy, En realidad no sabia si reirme por el exabrupto ( una carta de un muerto a su hijo sobre la paja), o llorar emocionado por la calidad de lo escrito.... No se, otra vez me dejas con una sensación de no saber que pretendes de nosotros...Pero que bueno, Dios...
Pipo
18/08/2007 a las 20:30
Pero qué clase de herencia!, la formula del placer egoísta. Qué manera de describir a la honestidad, confesar que aun con su madre fantaseaba con la francesita. También me quedo con la frase de "El desahogo masculino es un amor a destiempo". Pero ojala hubieras escrito esto hace 5 años cuando yo di mi primer paso sobre este acto que se ha vuelto hasta algo religioso. (la primera, nunca se olvida?)
No me sorprendería que cuando el adolescente leyera la carta, a sus 13 años agregara un par de trucos más aparte de la "dormilona" y las "carnes en su jugo". Siendo sincero yo prefiero la convencional y clásica. Pero de cualquier modo solo te quería felicitar, échale compadre! Sigue escribiendo así y con la misma frecuencia. Hasta luego, yo haré uso de mi imaginación por un rato?

Un saludo desde Aguascalientes, México!

P.D.: Con todo respeto y de la manera más cordial, a todos lo que se esmeran en escribir "Pri" solo les quiero mentar la madre (creo que hablo por la mayoria)
18/08/2007 a las 20:17
Lo bueno de este relato es que toca un tema con el que todos nos hemos tocado.

Un abrazo y segui asi

Martín
Traumada
18/08/2007 a las 19:24
Mi novio se ve que no tuvo un padre que le de buenos consejos... el otro dia lo descubri masturbandose mirando una porno mientras yo dormia al lado de el... Que broncaa.. es NORMAL ESO? algun hombre que me diga.
Tatiana
18/08/2007 a las 18:41
El tenerlo claro antes o después (nunca durante) no es patrimonio exclusivo de los hombres...de hecho, creo que es el lugar más transitado del sexo, un lugar común en el que, al contrario de lo que se cree, las mujeres no tenemos ni más ni menos posibilidades de rectificar...así, cientos de pajas memorables llenan el vacío del polvo que nunca fue...

En cuanto a lo de la carta, buena por parte del padre, pero con lo subnormales que salen los críos hoy en día igual termina mostrándosela a sus amigos para que vean lo raro que era el muerto...menos mal que existe la literatura y nos permite la posibilidad de un final que amerite.

Esta me ha gustado, un saludo nada pajero :-)

 diego
18/08/2007 a las 17:47
Hernán, hace menos de dos semana que encontré tu blog. Ya ni sé como fui a parar aunque sospecho que una fuerza oculta nos guia por el cyberespacio hacia los sitios webs que estamos necesitando. He leido bastante de lo que escribís, y si bien las comparaciones son odiosas, me hacés acrodar a dos "negros" de estas pampas: Dolina y Fontanarrosa. A veces hasta me parece un desperdicio que en un mismo texto tengas cinco o seis frases que estaría dispuesto a tatuarme al mas puro estilo Memento para no olvidar. Tenés un don, y me parece buenísimo que lo compartas con nosotros en tu blog. Tenés la capacidad de mover cosas con la mente (y al que piense que estoy loco que me diga a cuantas personas moviliza este tipo desde miles de kilómetros). A veces, al leerte, me siento como el tipo que fisgonea por la ventana entrecerrada a la vecina mentras se cambia, por que el espiar dentro tuyo es una especie de "voyeurismo del alma" si tal término existe. Al conocerte, me conozco y eso es algo fascinante y aterrador al mismo tiempo. Disfruté muchísimo de este texto, si bien tengo dos hijas mujeres, me hubiese gustado mucho leer una carta de ese tipo de mi viejo. No aflojes con esto Hernán, sos nuestro proveedor de airee comprimido para inflar el alma. Nos hace mucho bien encontrar a alguien que pueda poner en palabras todas esas cosas que pensamos o sentimos. Gracias y mucha suerte. Un abrazo a la distancia. Diego
18/08/2007 a las 17:13
Paco Achával #63: la masturbación adolescente no es para nada un tema banal.
Paco Achaval
18/08/2007 a las 16:40
Insisto: tu genialidad literaria radica en la capacidad de atrapar al lector con un tema banal (como es la masturbación en los adolescentes), y filosofar sobre un tema trascendental, como son las fantasías necesarias en nuestra horrible realidad. Tal cual lo refrendara Fontanarrosa en su cuento: "Puto el que lee esto".
Genial, Maestro!.
nane
18/08/2007 a las 16:28
Precioso, el cierre con el paralelo es inesperado (hasta ahí no me quedaba claro el porqué de la carta) y muy fino. Enhorabuena Hernán, has tocado el cielo otra vez. Por cierto, mi marido también fantaseaba con su profesora de francés, algo tendrán.
Crimson
18/08/2007 a las 14:54
RusaRoja#53: ¡tal cual! Deslumbrante capacidad de síntesis.
Guillermo
18/08/2007 a las 14:52
Realmente muy bueno, como es de costumbre.

Un abrazo desde las pampas.

Guillermo.
18/08/2007 a las 14:03
Cierto lo que dice Crimson en #55. Es un poco feo que quiera dejarle su propia fantasía como herencia y no dejarlo inventarse la propia. Pero eso, claro, es sólo un juicio de valor. Lo que queda es un escrito impresionante sobre la masturbación que justamente toca en el punto clave: el poder de la fantasía. Sin fantasía no hay pajas, pero tampoco hay sexo, ni amor ni nada. Y como historia de un amor que no fue está muy, muy bien, aunque sea un poco triste haberse quedado con una sola fantasía con lo larga que es la vida.

Un saludo con beso, Hernán.
pecadora
18/08/2007 a las 13:47
Guau, se nota que estás en Europa; ahí los soldados de una guerra estudiaron francés!!
Muy bueno, como siempre.
Cariños
Crimson
18/08/2007 a las 13:37
Un padre que intenta burlar su propia muerte colonizando, para siempre, las fantasías eróticas de su hijo. Brrrr. Me sumo al bando de Turu #44: un personaje y una carta como ésos, más que ternura, me despiertan escalofríos (efecto de lectura que no habrá escapado a las previsiones del autor, indudablemente). Espero que ningún lector en situación de paternidad reciente tome al texto como una recomendación existencial (si es que no quiere que su niño dilapide su herencia en los divanes).
Por otro lado, me atrevo a acotar, sin ánimo de controversia, que las mujeres también somos sujetos de desahogos sexuales autoinducidos desde una edad, por lo general, temprana (según cuál sea el resultado del combate entre las hormonas y la represión), por lo que el género del vástago no impediría que su madre lo comprendiera. Claro que difícilmente se le ocurriría dictarle los contenidos de sus fantasías, y más aún comunicarle los propios. Esa es, tal vez, la única diferencia entre nosotros en esa materia. Lo demás es literatura.
Mel
18/08/2007 a las 13:32
Ando entre Paris y Buenos Aires, en medio de un exilio constante de idas y vueltas que ya nunca se acaba. Y escribo, bien, creo, aunque me gustaria mucho mas hacerlo como vos.
En este sabado con pajaritos cantores de hemisferio sur, que no se decide todavia a ser realmente primaveral, te he leido por primera vez.
Sos el hallazgo del dia, Hernan, ya en este primer texto: un puro momento de emocion y de felicidad.
Gracias a aquel que te dicta lo que debe imperiosamente ser escrito. Y a vos, que le obedecés.
Un abrazo cierto,
Mel

PD: te debo los acentos, mi notebook francesa es muy discola...
RusaRoja
18/08/2007 a las 13:30
Ahora el chico en sus fantasias tiene a la profesora de frances en sus brazos y al padre mirando.
 egonx
18/08/2007 a las 12:11
'El desahogo masculino es un amor a destiempo...'

Ufff, de esas frases en que dejas de leer el texto y te quedas asintiendo, con una media sonrisa que se dibuja sin pedir permiso, miras por la ventana y repetis tres veces, cada vez en voz mas baja, la ultima parte de la frase. Genial Hernan!
miguel
18/08/2007 a las 11:05
Simplemente: ¡Bravo!
Kirk534
18/08/2007 a las 10:55
No.Algo no debe ir bien. Quizás un punto, una coma, algún tiempo de verbo...a ver...a ver...ahora no encuentro ese error, porque, seguro que debe haber algo mal. Tengo que leer el texto más veces. Con 4 o 5 veces y a esta hora de la madrugada no alcanza. No sé, no lo comprendo. Solo puedo decir por el que...me da....vale, lo reconozco, la envidia no me permite decir que es IMPRESIONANTE!!!!!!!!!!!!!!!!
Lihuen
18/08/2007 a las 10:23
En los contextos en los que se desarrolla la imaginación privada, es curioso como Hernán utiliza el verbo acabar en vez de terminar o finalizar.
Bueno, voy acabando
:-)
Barbarita
18/08/2007 a las 10:19
Uy, qué lindo éste.
Shulila desde el Medio Oriente
18/08/2007 a las 09:38
Hernan,
Eres un loco delirante y delicioso...!!!
Joseeé
18/08/2007 a las 09:28
#32: muy linda la tapa, me encantó (cuando hay tapas listas todo es tan lindo...).

¿Tiene algo de Orsai?
Ojalá.
Re da para empaquetarlo con moño para regalo.
Pablo...
18/08/2007 a las 09:11
Excelente escrito Hernan!!

Me parece de lo mas humano que se pueda imaginar. Escribes de una manera sobrehumana la verdad (para seguir hablando de lo humano).

Me alegra poder volver a leerte... Que calidad!!

FELICITACIONES!!!

SALUDOS DESDE COLOMBIA!!
Turu
18/08/2007 a las 08:08
Jaja, coincido con Moonlight! Me imagino al pobre pibe... Cada vez que acabe va a estar pensando en su padre muerto en la guerra!!! Qué bajón! Fue a propósito... ;) Ese chico no debuta hasta los 30...

Te leo...
MoonLight
18/08/2007 a las 07:45
Jaja!! Me imagino al chico con la carta en la mano, la cara completamente roja y una expresion de "que clase de padre es este?! Estas son las ultimas plabras que tenia para decirme???"
Disculpa, pero..me imagine eso al terminar de leer la carta. Es que..que clase de padre puede dar un cnsejo semejante a su hijo y en especial si van a ser sus ultimas palabras, osea, es absurdo..
Pero bueno...es mi opinion. Estere leyendo mas de tus publicaciones ^^
Saludos desde Arg!

Moon*
Angel E. Swoch
18/08/2007 a las 07:15
Me he leído todo tu Orsai en menos de un mes, desde el principio y hasta el final. Reí, me conmoví, una vez lloré y en dos ocasiones casi me muero de un ataque de risa. Pero también he notado el cambio paulatino de tu mano. Escribes mucho mejor que cuando comenzaste. Eres un narrador increíble. Pero más increíble es que nos dejes entrar aquí sin pagar un centavo, y sin adsense. Gracias.
(Desde Moscú, aunque mexicano).
Dicson
18/08/2007 a las 07:10
Exquisito. Me tocó profundo, más de lo que esperaba. Gracias, Hernán; de verdad que es un gusto leer y comentar tus escritos.
Juan
18/08/2007 a las 06:53

Pero que grande por favor, escribir con sensibilidad y seriedad sobre este tema, el cielo es su límite.
No suelo ser tan nabo pero me dió cosita que no estuviera en casteYano, de todos modos seguramente será como ud. dijo y quedaba mejor así.
En algún momento quizás comience a suceder que le suene más real el casteliano. Que no está nada mal tampoco.
Saludos

 alberto baru
18/08/2007 a las 06:52
Me estaba cansando de entrar al blog y no encontrar nada nuevo. Ahora estoy gratamente sorprendido de la cantidad y calidad en tan poco tiempo.
Los tres últimos post estan muy bien inspirados, pensados y redactados.
Te vuelvo a felicitar y espero los futuros cuentos.
Alberto (54)
rjan
18/08/2007 a las 06:15
Tan bueno como de costumbre, ¡Grande Hernán!

¿Por cierto, alguna idea para los cabrones que solo entran a decir "PRIIII"? ¿O será que tendremos que seguir aguantando tanta estupidez?
Yo
18/08/2007 a las 06:01
Es verdad, la mayoría de las veces uno sacia su incapacidad de ver la oportunidad en el momento en que ocurre, bajo la sabana en la oscuridad de la noche.
Cuantas situaciones han pasado por mi mente con la chica que me gusta, emulando las noches que me visita y no sucede nada. Pensando que hubiera pasado si hubiera insistido, si no hubiera quitado mi mano, si tan solo fuera más agresivo. Pero quizá la quiero tanto, y el mismo miedo a perderla por pasarme evita dar un paso más allá.
Dark Tide
18/08/2007 a las 05:51
Me encantó esta auténtica Oda a la Manuela
Ale
18/08/2007 a las 05:50
Me encanto. Te admiro Hernán. Muchos éxitos.
Julián Rodriguez Orihuela
18/08/2007 a las 05:35
Excelente. Muy lindo. Espero más... y con mayor frecuencia. Gracias. Chau.
Cristania
18/08/2007 a las 05:13
Mira que soy mujer y aun asi no pude dejar de sentirme conmovida :) es muy sentido tu texto, casi pensaria que de verdad tienes un hijo y no una nena preciosa.
 olo mosquera
18/08/2007 a las 04:36
Ni rojiblanco, ni auriazul. El próximo libro es blanquiceleste.
Goose
18/08/2007 a las 04:31
Hernan, te he leido muchas veces desde que, no recuerdo cómo, llegue al post "España, decí alpiste". Por primara vez te escribo para decirte que sos un groso y que me has hecho perder muchas horas de laburo, sabelo.

Pero esta vez creí que te habías ibo a la mierda, porque (pensaba yo) está bien que escribas usando todas esas palabras que usualmente decimos y no nos animamos a escribir, pero hacer un post sobre "eso" ya era caer mucho en lo grosero. Pero como no suelo juzgar sin conocer, lo lei hasta el final. Y me sorprendiste

Sabés lo que me sigue fascinando cada vez que te leo? esa habilidad que tenés para hacer surgir el lado humano y conmovedor de lo que sea , incluso de un tema como éste, y de dejarme siempre una reflexión dando vueltas en la cabeza.
Gracias, viejo!!

PD: Por favor, si sacas un libro con todo esto, elegí otros colores... tal vez azul y amarillo, no se... es que rojo sobre blanco me da cosa tocarlo...
Nicolas
18/08/2007 a las 04:22
Cuanta verdad escrita, los hombres siempre sabemos que era lo que habia que hacer o lo que tendriamos que hacer en un futuro, aunque no solo es a la hora de la manuela sino para todas las situaciones de la vida.
18/08/2007 a las 04:16
Impresionante. Y el final, maravilloso.

Gracias!
 Inimpus
18/08/2007 a las 04:12
Me he quedado mudo... Increíble, de lo mejor que te he leído.

Me ha pasado lo que a alguno de aquí arriba, tengo a mi hijo de 5 años durmiendo aquí al lado, y me he conmovido enormemente.

Han circulado por mi cabeza decenas de situaciones de "qué hubiera ocurrido si", y algún par de "que haría si". Sin dudas, las mejores son las segundas con diferencia.

Max #18: sentate un rato largo arriba de la mano derecha y después me contás

Parece que la abstinencia de Orsai te ha hecho explotar. Hay mucho boludo comentando en Espoiler no?

Gracias de nuevo y espero ansioso hasta el próximo mail de "hernan" - "Orsai Actualiza"
Killer
18/08/2007 a las 03:45
Tú ya no eres un blogger.
No sé qué haces aquí entre nosotros, los mortales.

 olo mosquera
18/08/2007 a las 03:34
#24: Diana, la primera versión está escrita en casteyano de Mercedes, y pierde bastante. No sé por qué, pero el tono neutral le da un aire que me parece más acorde.
18/08/2007 a las 03:33
¡Su-bli-me! Te juro que mi imaginación es bastante rica en adjetivos y sustantivos. Pero jamás se me hubiera imaginado -mucho menos ahora viendo a mi hijo durmiendo en su cuna- escribir una carta sobre la masturbación... Ni con esa altura.

¿Sabés que es lo malo de esto? Ahora instalaste esta idea en mi cabeza.

Un abrazo!
Diana
18/08/2007 a las 03:28
Muy, pero muy bueno. Pero... me gustaba cuando escribías en castellano.
montuna
18/08/2007 a las 03:18
Torombolo: porque cuando se quiere de verdad, se busca la felicidad del otro. En este caso, se trata de enseñar al hijo sobre el placer verdadero, usar la imaginación, primero con una manuela y después vendrá fácil y glorioso, todo lo demás...
Hernán: gracias por ese conmovedor escrito, de los mejores que he leído.
 juanpex
18/08/2007 a las 03:17
No se que esta pasando.
Un tipo como este no puede escribir
con el calibre que lo hace y quedar impune.

Brillante!
Excelente!
Superior!
Torombolo
18/08/2007 a las 02:58
Mira que he escuchado hasta el hartazgo padres queriendo que sus hijos continuen con sus empresas, con la profesion familiar etc. pero que quieran que los emulen con una manuela dedicada nunca.
May
18/08/2007 a las 02:44
Me encantó Hernán.
Los hombres —mayores o púberes, lo mismo da— tenemos una extraña virtud: sólo sabemos de qué modo actuar cuando ya ha pasado la ocasión propicia o cuando ésta aún no se ha presentado.
Me convidás esta frase?
Carlos
18/08/2007 a las 02:42
Ojalá todos los padres tuvieran la sensibilidad de dar esos consejos a sus hijos. Yo creo que todos los hombres que leímos nos sentimos identificados, es un texto muy sensible.

Hace meses que leo este blog pero nunca habia comentado, eres inmensamente inteligente Hernán, admiracion es lo que produces

Saludos

Max
18/08/2007 a las 02:23
¿La mano dormilona? ¿cómo se logra?
Joseeé
18/08/2007 a las 02:12
Ah, me olvidaba, parece que "la mano dormilona" trasciende fronteras.
Nunca la probé, pero hay gente que cuenta sobre un antes y un después.

El poder de los clásicos, Hernán.
laura
18/08/2007 a las 02:12
Me ha encantado! Me ha parecido muy tierno, no sé si estaré sentimental... Gracias por estos momentos!
Joseeé
18/08/2007 a las 02:11
No comenté en el anterior, que estuvo buenísimo.

Con éste has demostrado que si no pones todo junto en un libro con un título en rojo sobre blanco en la tapa, habrás perdido una oportunidad excelente.

Para linkear y recomendar hasta el hartazgo, Casciari.

Te doy las gracias por las alternativas buenas de lectura digital... Qué digo buenas, ¡geniales!

Abrazo,

José.
ezequiel
18/08/2007 a las 02:07
Excelenteeeeeeeeeeee culiaooooooooo, esta vez estuviste groso!
Brindo por eso guachin.
Bye.
Mecha
18/08/2007 a las 02:04
fuertisimo!!!!!!!! excelente!!!!!!!! o yo estoy muy susceptible? Te leo siempre, nunca escribo. Felicitaciones, vos lo hacés muy bien.
Diego
18/08/2007 a las 02:03
Genial, genial. Me encantó cómo llevaste todo, y cómo lo cerraste. Muy buen paralelismo también. No estoy en condiciones de hacer una mejor crítica que esa, pero bueno. Me alegro de que subas más seguido.

Saludos desde Uruguay,
Diego.
Daniel Lara F.
18/08/2007 a las 02:03
Debo decir,sinceramente, que es la carta de amor paternal mas sincera y conmovedora que he leído en mi vida.
Que bien.
Saludos.
(Por cierto: a los que se empeñan en reventarnos las pelotas entrando a orsai solo para escribir "priiiiii" sin ni siquiera leer el articulo, creo que es necesario recomendarles ir a autocomplacerse con el manual que este artículo de Hernán les presenta, en vez de hacer el ridiculo y fastidiar como lo hacen. Que ladilla son.)
 Verónica
18/08/2007 a las 02:02
Lo bueno de algunas calenturas solitarias es que te obligan a usar la imaginación, te abstraés por completo porque el único placer que importa es el propio.

Ojalá amí me hubiesen dado esos consejos..jaja.

Saludos.

cacchio
18/08/2007 a las 02:00
excelente!!!
 MARIAMallorca
18/08/2007 a las 01:57
uh!! se me fue el dedo y cante pri dos veces...no es de obsesiva ehh?? jeje...que lindo es leerte hernan...besos
ohdiosa
18/08/2007 a las 01:56
yo iba a ser pri!! buuuu
llauisset
18/08/2007 a las 01:55
mierda al final fui cuarto
tartaar
18/08/2007 a las 01:55
Muy bueno, como siempre...
llauisset
18/08/2007 a las 01:54
primeroooooo
Armando
18/08/2007 a las 01:54
Hi!!!
 MARIAMallorca
18/08/2007 a las 01:53
PRI!!