Orsai blog post

Imágenes
lunes 15 de marzo, 2004

Orsai post

Imágenes
lunes 15 de marzo, 2004

La Siete Mares

   

¿Alguien se acuerda de la Siete Mares? Así se llamaba una radio de onda corta en mi infancia; tenía una antena más alta que yo mismo, y se podían escuchar emisiones de otros países. Algunas noches, necesariamente estrelladas, me recuerdo absorto oyendo por primera vez en mi vida voces en otros idiomas. En los años setenta nuestros padres no la usaban para jugar, sino para saber la verdad.

La manipulación de la realidad fue moneda corriente en Argentina durante toda mi infancia. El Gobierno nos decía que éramos un país libre y sin muertos, nos decía que estábamos ganando una guerra en el sur: nos decía muchísimas cosas. Y entonces estaba la Siete Mares, con la que podíamos oír radios extranjeras, y saber la lejana verdad sobre nosotros mismos.

Hoy es técnicamente imposible que un país con desarrollo tecnológico pueda padecer una dictadura basada en la manipulación de la realidad, como ocurrió en Latinoamérica durante mi infancia. Internet hubiera sido una gigantesca Siete Mares, pero también la cueva masiva de la Resistencia.

Cada vez que, en pleno siglo veintiuno, el gobierno chino intenta coartar la libertad de navegación de su pueblo, la solidaridad secreta del mundo genera, en minutos, nuevos puentes allí donde Hu Jintao había cortado el paso ayer. Y esos puentes son enviados por mail a toda China, y el gobierno chino (torpe como todos los musculosos miopes) no sabe que está peleando contra todos nosotros, y que por eso perderá una y otra vez. Cuando Estados Unidos le mentía a la gente sobre la verdad en Irak, una bitácora gratuita escrita por Salam Pax desde Bagdad le contaba a la gente la verdad. La otra verdad.

Ayer, en España, el Gobierno intentó eternizar una monumental mentira hasta el fin de los comicios, para que la gente no evaluara la realidad y votase a ciegas. El Ministerio del Interior hizo lo humanamente imposible para que no se filtrase la verdadera autoría de una masacre, pues eso podía complicarles el estofado (ya habían comprado los globos, las banderas y las matracas).

Este fin de semana Internet fue fundamental. Para brindar información, sí, pero también para generar concentraciones y consignas. Algunas bitácoras españolas, como la del colega Nacho Escolar, estuvieron en la calle, contándole al pueblo español la verdad con sus ojos. Y cientos de lectores, desde cualquier parte del mundo, estuvimos en Madrid a toda hora, gracias a esa bitácora, y a otras muchas. Y supimos algunas verdades que la prensa y la televisón —a pedido de unas instituciones maquiavélicas— no querían o no podían contar.

¿Qué hubiera sido del No-Do, de Sucesos Argentinos, de la propaganda de Joseph Goebbels, en un mundo conectado como el de hoy? ¿Qué hubiera ocurrido si en cada ghetto polaco hubiese existido un cibercafé, si en cada sótano se hubiese podido resistir con una pc portátil conectada al resto del mundo libre?

No conocemos estas respuestas. Pero este fin de semana ha quedado claro que a veces (no siempre, pero sí cuando hace falta) a cada vez más personas nos queda antiguo el papel impreso de los diarios, nos queda pobre la triste verdad disfrazada de la televisión y la radio, y necesitamos otras formas de comunicar y de comunicarnos.

Durante este fin de semana, por primera vez en la vida he notado que Internet había llegado por fin a alguna parte. Es innegable: las nuevas tecnologías han tenido algo que ver en que hoy, lunes 15 de marzo de 2004, no haya triunfado otra vez una mentira en el país donde esta semana nacerá mi hija.

Hernán Casciari
lunes 15 de marzo, 2004


La Siete Mares

por Hernán Casciari

¿Alguien se acuerda de la Siete Mares? Así se llamaba una radio de onda corta en mi infancia; tenía una antena más alta que yo mismo, y se podían escuchar emisiones de otros países. Algunas noches, necesariamente estrelladas, me recuerdo absorto oyendo por primera vez en mi vida voces en otros idiomas. En los años setenta nuestros padres no la usaban para jugar, sino para saber la verdad.

La manipulación de la realidad fue moneda corriente en Argentina durante toda mi infancia. El Gobierno nos decía que éramos un país libre y sin muertos, nos decía que estábamos ganando una guerra en el sur: nos decía muchísimas cosas. Y entonces estaba la Siete Mares, con la que podíamos oír radios extranjeras, y saber la lejana verdad sobre nosotros mismos.

Hoy es técnicamente imposible que un país con desarrollo tecnológico pueda padecer una dictadura basada en la manipulación de la realidad, como ocurrió en Latinoamérica durante mi infancia. Internet hubiera sido una gigantesca Siete Mares, pero también la cueva masiva de la Resistencia.

Cada vez que, en pleno siglo veintiuno, el gobierno chino intenta coartar la libertad de navegación de su pueblo, la solidaridad secreta del mundo genera, en minutos, nuevos puentes allí donde Hu Jintao había cortado el paso ayer. Y esos puentes son enviados por mail a toda China, y el gobierno chino (torpe como todos los musculosos miopes) no sabe que está peleando contra todos nosotros, y que por eso perderá una y otra vez. Cuando Estados Unidos le mentía a la gente sobre la verdad en Irak, una bitácora gratuita escrita por Salam Pax desde Bagdad le contaba a la gente la verdad. La otra verdad.

Ayer, en España, el Gobierno intentó eternizar una monumental mentira hasta el fin de los comicios, para que la gente no evaluara la realidad y votase a ciegas. El Ministerio del Interior hizo lo humanamente imposible para que no se filtrase la verdadera autoría de una masacre, pues eso podía complicarles el estofado (ya habían comprado los globos, las banderas y las matracas).

Este fin de semana Internet fue fundamental. Para brindar información, sí, pero también para generar concentraciones y consignas. Algunas bitácoras españolas, como la del colega Nacho Escolar, estuvieron en la calle, contándole al pueblo español la verdad con sus ojos. Y cientos de lectores, desde cualquier parte del mundo, estuvimos en Madrid a toda hora, gracias a esa bitácora, y a otras muchas. Y supimos algunas verdades que la prensa y la televisón —a pedido de unas instituciones maquiavélicas— no querían o no podían contar.

¿Qué hubiera sido del No-Do, de Sucesos Argentinos, de la propaganda de Joseph Goebbels, en un mundo conectado como el de hoy? ¿Qué hubiera ocurrido si en cada ghetto polaco hubiese existido un cibercafé, si en cada sótano se hubiese podido resistir con una pc portátil conectada al resto del mundo libre?

No conocemos estas respuestas. Pero este fin de semana ha quedado claro que a veces (no siempre, pero sí cuando hace falta) a cada vez más personas nos queda antiguo el papel impreso de los diarios, nos queda pobre la triste verdad disfrazada de la televisión y la radio, y necesitamos otras formas de comunicar y de comunicarnos.

Durante este fin de semana, por primera vez en la vida he notado que Internet había llegado por fin a alguna parte. Es innegable: las nuevas tecnologías han tenido algo que ver en que hoy, lunes 15 de marzo de 2004, no haya triunfado otra vez una mentira en el país donde esta semana nacerá mi hija.

Hernán Casciari
lunes 15 de marzo, 2004


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


09/11/2015 a las 11:32
Te contestaría con otro pos tuyo (que a esta fecha no habías escrito). Sobre la parte necesaria de la mentira.. ahora veces una buena mentira es mejor que cien verdades. Vivir solo con la verdad corta las alas de forma involuntaria, de un individuo o un país entero.



A España la hundió la izquierda, con un puñado de verdades escogidas. El contexto es lo más importante. Lo demás es ignorancia.
carolina
12/04/2006 a las 17:00
me parece que es esta bien lo que ustedes comentas gracias
clari
07/11/2004 a las 22:15
yo hice la primaria allá en los 70 y de un año al otro el Sr Rosas pasó de ser el gran federalista a ser un tirano. a mis añitos eso me trastocó y dejé de creer en la opinion de los libros, pero calladita, todavía en silencio. por que eso de andar pensando, era muy peligroso
Santiago
17/03/2004 a las 08:59
Si, da una alegría la actitud del pueblo español... (agridulce, a fin de cuentas)

Muy buen artículo, por cierto. Saludos
Hernán
16/03/2004 a las 04:28
Creo que lo de Racchi ya no es Mundo Libre, me parece que ya sería Suipacha.
pablo-el ruso del solbaid
16/03/2004 a las 04:22
¿EL ALMACÉN DE RACHI,ESTÁ COMPRENDIDA EN LOS LÍMITES DE MERCEDES??
Hernán
16/03/2004 a las 04:10
Indudablemente: Uruguay y Mercedes.
pablo-el ruso del solbaid
16/03/2004 a las 04:04
una pregunta para hernan:
¿¿CUÁL ES EL RESTO DEL MUNDO LIBRE??
Dúftin
16/03/2004 a las 01:58
"Pásalo". Así terminaban todos los mensajes de SMS que, a lo largo del sábado, enviábamos y recibíamos en Madrid y toda España para concentrarnos, informarnos y estar atentos a las novedades. "Pásalo".
chori
15/03/2004 a las 19:45
Bueno Hernán, los estadosunidenses dicen que son y se auto proclaman americanos, entiendo que no nos incluyen y que somos, lógicamente, desde México para abajo sudamericanos, ahora, que si Aznar metió la gamba o se alió prontamente con el lado del mundo que la historia misma se iba a encargar de colocar, lo veremos en, calculo, por supuesto que con algo de petulancia (que si no la puedo tener escribiendo acá no sé donde la voy a ejercer, en uos cincos años.
De todas formas me cago en Aznar ¡Qué tipo antipático! Este zapatero tendrá cara de zapato pero al menos se le ven los dientes cuando sonríe.

(Releí lo que escribí y me noté un cierto tinte fascista en mi comentario, quiero expresar mi más duro rechazo a la violencia, lo único es que tiendo a vislumbrar el futuro del mundo como si fuera un permanente conflicto de intereseS y no como si fuera comandado por hombres buenos que hablando se entienden, ¿se entiende?)
Diablita
15/03/2004 a las 19:30
Interior, leo al derecho, al revés, de atrás padelante, de arriba hacia abajo y además, entrelíneas.
Qué culpa tengo yo de que seas tan rebuscado para decir las cosas?
No aclares que oscurece...
Eso te pasa por escuchar Radio Nacional !
 Interior
15/03/2004 a las 18:32
No Hernán, no, Diablita no tiene buena lectura entre líneas, Diablita solo sabe leer entre líneas.
Y lo de Vergonzoso, no lo entendí. Lo importante es que por no tener una visión amplia de la realidad, yo, en el 70 me quede solo con radio nacional, hoy día , captando Internet muchas mas emisoras de la que captaba la 7 mares, debe haber mucha gente que se quede solamente con lo que dice Borjamari.
Hernán
15/03/2004 a las 17:36
Ayer por la mañana un periodista español (hablando sobre lo mismo que hablás en tu comentario, Chori) reflexionaba sobre los diferentes puntos de vista según desde dónde lo mires.

Al recordar haber hecho la primaria en Venezuela y la secundaria en la España franquista, comentaba que en el país sudamericano le enseñaron que Simón Bolívar era un Libertador, mientras que en la Península descubrió que Simón Bolívar era, en cambio, un fanático separatista.

Imagino que lo mismo se diría de San Martín, y sonreí al pensar que, si la hubiese organizado Francisco Franco, la Copa Libertadores de América se llamaría Copa Separatistas de Europa.
chori
15/03/2004 a las 17:26
Con o sin internet, tu hija, que de paso ya felicito de antemano (o no) esta nueva alma al mundo, nacerá en una era sin remedio, la guerra comenzó el 11 de septiembre de 2001, la prepotencia de occidente, la omnipresencia e imponencia de este lado del mundo sembró tanto resentimiento y dolor, durante tantísimos años en que "aquella" parte de la tierra, la de oriente, la que es radicalmente distinta a "nosotros" en dioses, idiomas y cultura, que el odio ahora vuelve implacable.
Si te detenés a pensar que en el fondo, a pesar de la razón que dicen que nos diferencia, el instinto del ser humano quizás no es tan diferente a los animales, uno puede llegar a entender esta forma barbaresca de matar como pasó en Nueva York y en Madrid.
Me detengo a imaginarme a mi mismo en el siglo diecinueve, yo criollo, en Buenos Aires, sometido a una cultura inglesa, viendo como los soldados extranjeros pisan tus calles, hablan otro idioma, y te reprimen y se adueñan de tu vida y las de todos, seguramente con profundo odio hubiese tirado desde alguna terraza aceite hirviendo y lo que tenga a mano hasta ver llorar y morir a todos los ingleses.
Esto es una guerra, que Europa va a sufrir mucho más pronto que incluso Estados Unidos; y España, gracias a Aznar, es el primer país en entrar en esta nueva guerra, una guerra, que como todas, no tiene leyes, aunque nos hagan creer que las convenciones entre países sirve para algo. Oriente estalló, con toda su furia y pronto los pasíses de Europa deberán, quieran o no, tomar partido y un poco menos pronto quizás Latinoamérica también.
Lo digo sin una pizca de pesimismo...
Hernán
15/03/2004 a las 16:34
Ah, ¿eso quiso decir Interior? Ya lo notaba medio vergonzoso y dando vueltas alrededor de lo importante. Mire usted qué buena lectura entrelíneas que tiene la Diabla...
Diablita
15/03/2004 a las 16:24
Interior, no des tantas vueltas para decirle mentiroso a Hernan.
 Interior
15/03/2004 a las 16:22
Yo también tuve mis 7 mares, pero realmente viví engañado , en la década del 70, lejos de todos , solo escuchaba radio nacional, y lo creía todo, es como tener la 7 mares para escuchar a Aznar explicándome que paso en Madrid.
Ahora con Internet el fenómeno es similar, muchos, sobre todo los mas jóvenes, te pueden discutir a muerte de que tal o cual historia es verídica por que lo encontraron en Internet, incluso la familia Bertotti, y ojo , por que un dictador o un mentiroso también puede tener su Bitácora, vale decir que no es cuestión del medio que se ocupe , si no de la persona, ser humano, que te comunica la historia, el cual puede ser un mentiroso, un revolucionario, un idealista, un tipo sincero, etc. etc. etc.
cristian
15/03/2004 a las 15:45
Claro que es así. El rol de internet en la libre expresión es fundamental... Y si no preguntale a Mirta Bertotti.
Esperamos a Nina, ¿para qué día segun el doc?
Guty
15/03/2004 a las 12:28
Coincido con vos Hernán, en lo referente a la importancia de Internet como medio difusor de la Realidad (con mayúscula). Recuerdo también la época de las BBS, donde sólo eran grupitos de locos los que nos conectábamos para bajar algun txt y eso era la panacea, por cierto que ahora ese romanticísmo del ghetto tecnológico se perdió un poquito, pero mientras sea para bien todo ok.

A ver si avisás cuando llegue al mundo tu bebé así nos alegramos todos.
Por cierto, ya sabés si es nena o varón? Si es nena mandale saludos de un admirador riojano, Ezequiel, mi gordito que apenas cuenta con un año de vida pero no sabés que ligue tiene :)

Saludos.
marcos
15/03/2004 a las 11:36
jajaja, me acorde de la 7 mares, me acuerdo que se le bajaba una tapita y tenia el planisferio y creo que marcado los husos horarios. Me acuerdo de la noches con mi viejo escuchando la bbc en español o como decia el radio paponia (por radio colonia). Es cierto eramos pocos los que podiamos acceder a informacion de primera mano en esos tiempos.
El jueves cambio la historia de españa, y muchos entendieron lo que pasaba gracias a internet. Y eso es para festejar.
dalusk
15/03/2004 a las 08:59
si bién es cierto que en el tercer mundo la internet aún no está difundida y asimilada aún como un medio masivo de comunicación(ponen el ejemplo de Perú 8%, en México, la última vez que chequé las estadísticas era del 12%, aunque aumentó mucho en el 2003)es cierto que es una herramienta con posibilidades mayores de brindar información de primera mano, sin torcer. No me atrevería a demeritar esta función que ya a comenzado a dar resultados, como señala Hernán, un medio masivo necesita posicionarse en las sociedades antes de poder generalizar su utilidad o preveer sus alcances. Yo, en lo personal le tengo muchísima fé en latinoamérica, pese a la costubre desinformativa que impera en los sistemas educativos y a la inercia con la que es recibida. Es cuestión de tiempo, y quiero creer que tiene un caracter irreversible, incluso inmanipulable si se la sabe usar como emisor o como receptor.
Estoy muy impresionada con la cobertura de los acontecimientos en España por parte de las bitácoras de habla hispana e inglesa, de hecho, no he puesto un sólo noticiero en T.V desde el 11 de marzo, no a hecho falta, pues he encontrado suficiente información en línea.
Bea
15/03/2004 a las 08:41
Gallinero engalanado. stop. Enhorabuena a la ciudadania. stop. A reconstruir el país después de los ocho años del pp. stop. La aldea global cumplió su mejor papel. stop. Sigo con los festejos. stop.
Rax
15/03/2004 a las 05:19
Hay esperanza.
Estuvimos, desde aquí, atentos a los resultados de las votaciones, y nos alegramos.
Y estaremos atentos al nacimiento, y nos alegraremos, por supuesto!
La_oruga_Gritona
15/03/2004 a las 05:01
El valor de internet es indiscutible, pero no hay que restar méritos a quién méritos tiene: esa tercera parte de los españoles que salieron a las calles a decir basta, no sólo a los asesinos, sino a esos otros que tiran de los hilos y le quitan el bozal a los perros...

Pd. Que nazca que nazca; todos le esperamos...
lununa
15/03/2004 a las 03:30
El tema con internet es que se entera el que quiere enterarse, como se enteraba el que quería sintonizar la onda corta de la Noblex Siete Mares, o en épocas mas lejanas, el que escuchaba radio Colonia.
El mayor problema son las mayorías que se dejan engañar porque es mas comodo y mas fácil que otros piensen por ellos.
(Comentario al margen: El 25 de enero de 1978 mi hermano cumplió 10 años. Mi papá por ese entonces había comprado una casa rodante, y la fecha nos encontró en el medio de la montaña, en las termas de Copahue, tan incomunicados del mundo que para hablar a Buenos Aires del único teléfono del mini pueblo había que pedírselo a la operadora el día anterior... y el único regalo que tuvo mi hermano la noche de su cumpleaños, mas allá de lo bien que lo pasábamos en plena montaña, fue poder escuchar como salía campeón Independiente, con nueve jugadores, frente a Talleres de Cordoba... gracias a la siete mares, la única radio que andaba en ese rincón de la cordillera)
elap
15/03/2004 a las 01:59
"Hoy es técnicamente imposible que un país pueda padecer una dictadura basada en la manipulación de la realidad"
No lo creas tan a pie juntillas. En el Perú de la última década, e incluso ahora, existe una manipulación total de los medios, y no es tan fácil saber la verdad cuando la penetración de Internet sólo alcanza al 8% de los hogares, y los cibercafés (acá les llamamos Cabinas de internet)son usados fundamentalmente por jóvenes dedicados a chatear y jugar, como natural reflejo de la pobre educación pública que existe acá.
Diablita
15/03/2004 a las 01:39
Si Hernan, internet hace un gran trabajo en relación a la información y nos acerca a la verdad, pero muertos, sigue habiendo y las verdades siempre se conocen después nunca antes cuando ya ciertas cosas no son reparables.