Orsai blog post

Autoayuda
lunes 5 de julio, 2004

Orsai post

Autoayuda
lunes 5 de julio, 2004

La vieja que llevo adentro

       

A veces me quedo un rato, en la calle, esperando que un albañil se caiga de su andamio. Y si no se cae, me voy puteando al pobre diablo, como si me hubiese fallado, como si el inocente empleado de la construcción me hubiese prometido algo y no lo hubiera cumplido. Es la vieja que llevo dentro la que espera en vano esa caída. No soy yo.

Como es de público conocimiento, adentro de todos nosotros vive una vieja. Es ella la que nos hace mirar lo que no queremos o no debemos ver: los pedazos de gente en la ruta cuando hay un accidente, o la hendija abierta de las ventanas cuando hay vecinos cogiendo, o los gusanos que le comen el estómago a los perros muertos en las zanjas, o el pito a los señores en los vestuarios.

Pensaba en esto anoche, durante la final Portugal—Grecia. Yo hinchaba, como es lógico, para los portugueses, porque siempre hay que estar en contra cualquier equipo que se cuelga del travesaño, como los griegos; pero la vieja que vive dentro mío quería que Portugal perdiese en su casa. Para ver sufrir a la gente.

La vieja deseaba el dolor portugués más que nada en este mundo. Quería que a esos seis millones de almas eufóricas se les atragantara la felicidad como un hueso de pollo en la garganta, y los asfixiara lentamente, y que se les pusiera el cogote primero verde y después rojo, como sus camisetas.

No sé por qué razón a la vieja que llevo dentro le gusta ver llorar a los locales, verlos irse a sus casas cabizbajos y sin fiesta, masticando la serpentina, sin ganas ni de arrastrar los pies. A ella le gusta más la tristeza del fútbol que su euforia. Y salvo que juegue Argentina (ahí la vieja es una fanática más) al deporte lo mira para ver sufrir a los pueblos. ¡Y cómo goza!

No sé cómo será la vieja interna del resto de la gente, pero la mía es una sexagenaria chota que no tiene nada que hacer y se la pasa esperando que acontezca la desgracia ajena o el morbo. Usa mis ojos como celosía de verano, y por esas persianas lo escudriña todo: busca entretenimiento allí donde yo debería compadecerme, e intenta mirar justo lo que mis ojos no tendrían que haber visto nunca.

Se agarra unas calenturas marca cañón, por ejemplo, cuando los noticieros editan y ocultan las imágenes de la gente decapitada por Al-Qaeda.

"¡Muestren al japonesito; muestren, cobardes!" —grita como una posesa desde la orilla del televisor, y para disimular postula la teoría de la libertad de prensa.

Y cuando se patina alguien por la calle, le da semejante atracón de risa que yo —por atender sus carcajadas— no puedo ni ayudar a incorporarse al peatón caído en desgracia. Y no es capaz de mirar un avión en el cielo sin desear, profundamente, que se caiga (si es posible en un lugar poblado de gente rubia). Ni puede librarse de la tentación de buscar la edad de los muertos en las necrológicas, esperando encontrar chicos. Y si los encuentra, lee con detenimiento, conteniendo la respiración, el mensaje doloroso de los deudos.

En mi adolescencia la pasé muy mal en los velorios de los abuelos de mis amigos. No podía ni entrar, porque a la vieja que llevo dentro le daban ganas de pensar cosas desopilantes. Una vez, en medio de un entierro, me contó el chiste de la monja que se compra una bondiola y me tuvieron que echar a patadas.

A veces no sé qué hacer con esta señora, porque me quita puntos fundamentales en mi paulatino ascenso a los cielos. Por eso, cada vez que rezo, le explico a Dios que si no fuera por la vieja que llevo adentro, yo sería un santo.

Pero es probable que también Él tenga una vieja metida adentro —una Super Vieja Celestial— que se ríe de todos los terremotos y las guerras y los sidas de este mundo.

Hernán Casciari
lunes 5 de julio, 2004


La vieja que llevo adentro

por Hernán Casciari

A veces me quedo un rato, en la calle, esperando que un albañil se caiga de su andamio. Y si no se cae, me voy puteando al pobre diablo, como si me hubiese fallado, como si el inocente empleado de la construcción me hubiese prometido algo y no lo hubiera cumplido. Es la vieja que llevo dentro la que espera en vano esa caída. No soy yo.

Como es de público conocimiento, adentro de todos nosotros vive una vieja. Es ella la que nos hace mirar lo que no queremos o no debemos ver: los pedazos de gente en la ruta cuando hay un accidente, o la hendija abierta de las ventanas cuando hay vecinos cogiendo, o los gusanos que le comen el estómago a los perros muertos en las zanjas, o el pito a los señores en los vestuarios.

Pensaba en esto anoche, durante la final Portugal—Grecia. Yo hinchaba, como es lógico, para los portugueses, porque siempre hay que estar en contra cualquier equipo que se cuelga del travesaño, como los griegos; pero la vieja que vive dentro mío quería que Portugal perdiese en su casa. Para ver sufrir a la gente.

La vieja deseaba el dolor portugués más que nada en este mundo. Quería que a esos seis millones de almas eufóricas se les atragantara la felicidad como un hueso de pollo en la garganta, y los asfixiara lentamente, y que se les pusiera el cogote primero verde y después rojo, como sus camisetas.

No sé por qué razón a la vieja que llevo dentro le gusta ver llorar a los locales, verlos irse a sus casas cabizbajos y sin fiesta, masticando la serpentina, sin ganas ni de arrastrar los pies. A ella le gusta más la tristeza del fútbol que su euforia. Y salvo que juegue Argentina (ahí la vieja es una fanática más) al deporte lo mira para ver sufrir a los pueblos. ¡Y cómo goza!

No sé cómo será la vieja interna del resto de la gente, pero la mía es una sexagenaria chota que no tiene nada que hacer y se la pasa esperando que acontezca la desgracia ajena o el morbo. Usa mis ojos como celosía de verano, y por esas persianas lo escudriña todo: busca entretenimiento allí donde yo debería compadecerme, e intenta mirar justo lo que mis ojos no tendrían que haber visto nunca.

Se agarra unas calenturas marca cañón, por ejemplo, cuando los noticieros editan y ocultan las imágenes de la gente decapitada por Al-Qaeda.

"¡Muestren al japonesito; muestren, cobardes!" —grita como una posesa desde la orilla del televisor, y para disimular postula la teoría de la libertad de prensa.

Y cuando se patina alguien por la calle, le da semejante atracón de risa que yo —por atender sus carcajadas— no puedo ni ayudar a incorporarse al peatón caído en desgracia. Y no es capaz de mirar un avión en el cielo sin desear, profundamente, que se caiga (si es posible en un lugar poblado de gente rubia). Ni puede librarse de la tentación de buscar la edad de los muertos en las necrológicas, esperando encontrar chicos. Y si los encuentra, lee con detenimiento, conteniendo la respiración, el mensaje doloroso de los deudos.

En mi adolescencia la pasé muy mal en los velorios de los abuelos de mis amigos. No podía ni entrar, porque a la vieja que llevo dentro le daban ganas de pensar cosas desopilantes. Una vez, en medio de un entierro, me contó el chiste de la monja que se compra una bondiola y me tuvieron que echar a patadas.

A veces no sé qué hacer con esta señora, porque me quita puntos fundamentales en mi paulatino ascenso a los cielos. Por eso, cada vez que rezo, le explico a Dios que si no fuera por la vieja que llevo adentro, yo sería un santo.

Pero es probable que también Él tenga una vieja metida adentro —una Super Vieja Celestial— que se ríe de todos los terremotos y las guerras y los sidas de este mundo.

Hernán Casciari
lunes 5 de julio, 2004


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro Charlas con mi hemisferio derecho, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


 Nicolás Améndola
06/11/2015 a las 18:05
A mi vieja le importo un carajo todo lo que dijiste, ahora solo le importa saber como es el chiste de la monja... te odia mi vieja por no contarlo...
la vieja de hernan
03/09/2005 a las 01:20
Hernan asi que pensas eso de mi pendejo de mierda bueno aora no volves a entrar a casa
Ceci
16/07/2004 a las 05:58
Angelgris, así que sos de Mza???
Somos de la misma tierra entonces, muy bueno lo que mandaste de Girondo!
Un beso a todos y Hernán, disfruto mucho tus escritos!
Monica
09/07/2004 a las 14:08
Y porque tiene que ser una vieja?
Estoy segura que es un viejo...La parte oscura de ti...la parte horrible que esta escondida y que queres disfrazar de mujer pero es simplemente otro varoncito igualito y paralelo a ti pero desgarbado, viejo y horrible
Monica
09/07/2004 a las 14:07
Y porque tiene que ser una vieja?
Estoy segura que es un viejo...La parte oscura de ti...la parte horrible que esta escondida y que queres disfrazar de mujer pero es simplemente otro varoncito igualito y paralelo a ti pero desgarbado, viejo y horrible
Ana Patricia
09/07/2004 a las 02:30
Una sola palabra "Patología" el problema es que no llego aun a la lección que me permite identificar cual de todas padeces.

Que no te moleste mi comentario, a fin de cuentas todos llevamos escondida alguna.
danielalberto bordenave
09/07/2004 a las 00:04
Amigos:
Es preferible tener una vieja chota adentro y no tener una chota vieja adentro
Amelie
07/07/2004 a las 11:59
elangelgris 59
Estoy al norte a la derecha, y aca es todo re moderno!!!
Hasta yo ando en tetas, como si nada...
Guty
07/07/2004 a las 04:25
Para mi que la filmadora es para grabar esos momentos cochinos que debe tener el gordito degenerado.
Me refiero a cuando se come un moco a escondidas o hace morisquetas frente al espejo, o para filmarse mientras usa el bidet, etc.
Caribé
07/07/2004 a las 00:32
Y que lo digas, gris (#61)
Acuérdate que además siempre dice que Nina va a ser lesbiana.
¿Elegirá las filmaciones de cumpleaños para irla mentalizando desde chiquita?

Pero no hay que preocuparse, la naturaleza es sabia y los padres siempre terminan con las tablas en la cabeza.
No conozco a uno que esté contento con las decisiones de sus hijos.
El Angel Gris
06/07/2004 a las 23:41
#61!!!!! Elegite otro color.
DudaDesnuda
06/07/2004 a las 22:02
No gente, aquí paso cuando Oliverio dijo lo que cité más arriba.

Carta de Oliverio Girondo en ocasión del lanzamiento del libro Veinte poemas para ser leídos en el tranvía

¡Qué quieren ustedes!… A veces los nervios se destemplan… Se pierde el coraje de continuar sin hacer nada… ¡Cansancio de nunca estar cansado! Y se encuentran ritmos al bajar la escalera, poemas tirados en medio de la calle, poemas que uno recoge como quien junta puchos en la vereda.

Lo que sucede entonces es siniestro. El pasatiempo se transforma en oficio. Sentimos pudores de preñez. Nos ruborizamos si alguien nos mira la cabeza. Y lo que es más terrible aún, sin que nos demos cuenta, el oficio termina por interesarnos y es inútil que nos digamos: "Yo no quiero optar, porque optar es osificarse. Yo no quiero tener una actitud, porque todas las actitudes son estúpidas… hasta aquella de no tener ninguna"…

Irremediablemente terminamos por escribir: Veinte poemas para ser leídos en el tranvía.

¿Voluptuosidad de humillarnos ante nuestros propios ojos? ¿Encariñamiento con lo que despreciamos? No lo sé. El hecho es que en lugar de decidir su cremación, condescendemos en enterrar el manuscrito en un cajón de nuestro escritorio, hasta que un buen día, cuando menos podíamos preverlo, comienzan a salir interrogantes por el ojo de la cerradura.

¿Un éxito eventual sería capaz de convencernos de nuestra mediocridad? ¿No tendremos una dosis suficiente de estupidez, como para ser admirados?

Hasta que uno contesta a la insinuación de algún amigo: "¿Para qué publicar? Ustedes no lo necesitan para estimarme, los demás…", pero como el amigo resulta ser apocalíptico e inexorable, nos replica: "Porque es necesario declararle como tú le has declarado la guerra a la levita, que en nuestro país lleva a todas partes; a la levita con que se escribe en España, cuando no se escribe de golilla, de sotana o en mangas de camisa. Porque es imprescindible tener fe, como tú tienes fe, en nuestra fonética, desde que fuimos nosotros, los americanos, quienes hemos oxigenado el castellano, haciéndolo un idioma respirable, un idioma que puede usarse cotidianamente y escribirse de ‘americana’, con la ‘americana’ nuestra de todos los días…" Y yo me ruborizo un poco al pensar que acaso tenga fe en nuestra fonética y que nuestra fonética acaso sea tan mal educada como para tener siempre razón… y me quedo pensando en nuestra patria, que tiene la imparcialidad de un cuarto de hotel, y me ruborizo un poco al constatar lo difícil que es apegarse a los cuartos de hotel.

¿Publicar? ¿Publicar cuando hasta los mejores publican 1.071% veces más de lo que debieran publicar?… Yo no tengo, ni deseo tener, sangre de estatua. Yo no pretendo sufrir la humillación de los gorriones. Yo no aspiro a que babeen la tumba de lugares comunes, ya que lo único realmente interesante es el mecanismo de sentir y de pensar. ¡Prueba de existencia!

Lo cotidiano, sin embargo, ¿no es una manifestación admirable y modesta de lo absurdo? Y cortar las amarras lógicas, ¿no implica la única y verdadera posibilidad de aventura? ¿Por qué no ser pueriles, ya que sentimos el cansancio de repetir los gestos de los que hace 70 siglos están bajo la tierra? Y ¿cuál sería la razón de no admitir cualquier probabilidad de rejuvenecimiento? ¿No podríamos atribuirle, por ejemplo, todas las responsabilidades a un fetiche perfecto y omnisciente, y tener fe en la plegaria o en la blasfemia, en el albur de un aburrimiento paradisíaco o en la voluptuosidad de condenarnos?

¿Qué nos impediría usar de las virtudes y de los vicios como si fueran ropa limpia, convenir en que el amor no es un narcótico para el uso exclusivo de los imbéciles y ser capaces de pasar junto a la felicidad haciéndonos los distraídos?

Yo, al menos, en mi simpatía por lo contradictorio –sinónimo de vida- no renuncio ni a mi derecho de renunciar, y tiro mis Veinte poemas, como una piedra, sonriendo ante la inutilidad de mi gesto.

Oliverio Girondo
París, diciembre de 1922
gris
06/07/2004 a las 19:13
Tú lo que estás es desequilibrado. Miedo me da tu pobre hija, la educación que va a recibir...
Nene de antes
06/07/2004 a las 16:38
amelie vive en el norte!
mientras tanto prendamos la estufa angeleris!!!
El Angel Gris
06/07/2004 a las 15:40
Amelie: A que playa vá?, en La Bristol nunca vi nada así.
TíaGanga
06/07/2004 a las 14:09
y si, lo de las personalidades está en ese libro
TíaGanga
06/07/2004 a las 13:39
Angelgris #49
Espantapájaros (al alcance de todos) es de 1932
Hernán
06/07/2004 a las 10:46
La vieja que llevo adentro justo la semana pasada me hizo comprar una filmadora con infrarrojos. Dice que no tiene nada que ver con el hecho de que en agosto me voy un mes a la costa... Dice que es para tener recuerdos de Nina.
Amelie
06/07/2004 a las 10:38
Entonces fue mi vieja interna la culpable de que el domingo no pudiera dejar de mirar a esa pareja que estaba juntando los pelos en el mar, a menos de 10 metros de mi????
Me encanta tener a quien echarle la culpa!!! La voy a responsabilizar de tener que mirarle la pirula a todos los hombres que andan desnudos en la playa ;)

Menos mal que a mi vieja no le gusta ver gente muerta. Lo de ella es netamente sexual
rafa
06/07/2004 a las 08:37
la vieja que llevo dentro,creo que no es difernte de las demas,le gusta cuando la gente sufre i salir ella como el angel vengador es un sentimiento con el que lucho por muchos anos pero asi mala como ella me a salvado de muchas,so por eso siempre le tengo un lugarcito dentro de mi corazon,,ahora que recuerdo i pensandolo bien ,,debe ser por eso que nunca me lleve con mi abuela que era tan perversa,por que la vieja que llevo dentro no le gusta la competencia
saludos para la familia, hernan
chori
06/07/2004 a las 05:05
El último párrafo es sublime, el mejor de los tangos.
Roberto
06/07/2004 a las 04:37
Yo no debo tener una vieja adentro que se alegra cuando un equipo local pierde para que la gente salga de la cancha triste y masticando bronca.-
Yo soy Argentino pero la semana pasada cuando jugó Boca y 11 Caldas en Colombia en ningún momento deseaba que el público se valla triste, todo lo contrario queria que se fueran muy contentos festejando el triunfo de su equipo.-
Pia
06/07/2004 a las 03:58
Cualquier pavada que escriba el supuesto "Hernan" sera alavada? jajaj no se como te han dado todo tan facil, cada vez empeoras mas, realmente ya no sirve, con la conformidad de la gente cualquiera se peude hacer apsar por alguien con talento.
edmundo
06/07/2004 a las 00:01
LA VIEJA QUE TENES ADENTRO NO TE DEJO VER QUE EL CAMPEON ERA GRECIA, BOLU. TE DIJE, JORGE.
El Angel Gris
05/07/2004 a las 23:15
DudaDesnuda: Si mal no recuerdo este texto lo publicó en "Espantapájaros" en 1937. Algún comentarista con mas conocimientos quizá lo pueda confirmar.
DudaDesnuda
05/07/2004 a las 23:11
La primera vez que le leyeron a Oliverio Girondo, yo dije: Qué bien que escribe este flaco!!! Después ordenaron mi ignorancia y me contaron que Girondo murió allá por el 67 (o por el 65?). Bueh, el tema es que cuando lo leí me pareció actual, y eso es ser un grande ¿no?

Por ejemplo, el supo decir:

Lo cotidiano, ¿no es una manifestación admirable y modesta de lo absurdo? Y cortar las amarras lógicas ¿no implica la única y verdadera posibilidad de aventura?

Hasta mañana, mis queridos chichipíos.
El Angel Gris
05/07/2004 a las 22:53
Caribe: O como Borges que despreciaba y se mofaba del psicoanálisis.
Caribé
05/07/2004 a las 22:31
La "vieja que llevo dentro" ya iba a decir que a angelgris (#33) también le salía resumen.

Pero al llegar a la firma y ver Girondo le tapé rapidito la bocota.

Muy bueno el texto.
Cómo llevamos de todo dentro,
y además... peleando.
Muy muy bueno.
Ya lo guardé en el disco duro.

Y me confirma en algo de lo que siempre he querido convencerme (aunque pocas pruebas he encontrado):
Que no todos los argentinos son de la fe psicoanalítica: también los hay más inteligentes. Como Girondo.
Caribé
05/07/2004 a las 22:22
Ginger (#16), muchacha:

¿Cómo no iban a quedársete dentro después de echárselas a las gallinas?
Si es que no hay trauma más insidioso que la culpa.
Caribé
05/07/2004 a las 22:17
Ah, Hernán #10... ¡ya entendí!

Entonces "la vieja que llevo dentro" es la responsable de que esté por aquí leyendo Orsai en lugar de estar estudiando.
¡Qué bien! (¡Qué mal! ;-((( )


¿De verdad crees que sea una vieja?
Parisiennes20
05/07/2004 a las 21:47
¡Cómo será de hija de puta la vieja que tengo dentro que hasta es menemista a pesar de tener que convivir con la pija que llevamos dentro desde la década del 90!
arboltsef
05/07/2004 a las 20:21
Ni te preocupes Hernán...
todo se arregla con una cebolla.
Patri
05/07/2004 a las 20:19
Mi vieja es una neurótica que se complace en pensar mil y una maneras de diñarla. Las idea y me las ofrece como regalo para mí o para los míos. Es una cabrona. Y como me ocurra algo hermoso o divertido, ya se encarga ella de amargarme el momento. Tiene una experiencia brutal en ello.

(De hecho, iba a poner que si alguno quería a la vieja que llevo dentro se la regalaba, pero me ha amenazado con hacer saltar por los aires el tren que voy a coger mañana como se me ocurra comentarlo. Así que lo siento, aquí se queda conmigo... qué paciencia hay que tener, madre mía...)
nonwriter
05/07/2004 a las 19:41
angelgris #33, sin resuello estaba y preparando coronas de laurel para tu cabeza cuando he llegado a la firma. La corona, pues, para don Oliverio y para ti el no pequeño premio de los buenos lectores.
Ginger
05/07/2004 a las 19:41
Porque los viejos chotos Guty, además de chotos son verdes, entonces los únicos actos morbosos que les gustaría ver serían en los que aparece una mina desnuda, y los adolescentes están en la edad del pavo, por lo tanto se deschavarían enseguida ante los demás, dejando al descubierto su calidad de alter-ego.
nonwriter
05/07/2004 a las 19:40
angelgris #33, sin resuello estaba y preparando coronas de laurel para tu cabeza cuando he llegado a la firma. La corona, pues, para don Oliverio y para ti el no pequeño premio de los buenos lectores.
Guty
05/07/2004 a las 19:25
Y por qué tiene que ser una vieja? No puede ser un viejo o un adolescente morboso?
Dale Gordito, no te reprimas mas y largá lo tuyo.
Tata
05/07/2004 a las 19:00
Despues de dormir unas horas..me acorde que a mi vieja interna le gusta MAURO VIALE!!!!
Es chusma y le encanta enterarse de alguna cosa "tragica" que siempre pasan en las ciudades chicas, como embarazos no queridos, o cuernos o lo que sea!!!!
Es bien hija de puta.
DudaDesnuda
05/07/2004 a las 18:14
Pero, mecachendié... ¿porqué cuernos tiene que ser una vieja y no viejo verde y turro? Esos que andan amargados por la vida porque no le pueden tocar el trasero a las pibas y festejan el Sida como una bendición porque ellos sospechan que no les va a tocar porque no la meten en ningún lado.

Pero si lo vuelvo a pensar, ¿Por qué tiene que ser un viejo o una vieja??? Yo me quedo con el diablito del Pato Donald. O con el enano fascista o con cualquier otra cosa que no esté relacionado con la vejez. Mi abuela era una turra pero, en el fondo, a la izquierda y apretando el botón, era buena. Los malos eran los otros y Dios los iba a castigar.

Besos en la frente, manga de tronados.
 olo mosquera
05/07/2004 a las 17:59
Sí, Ginger, el sistema de comentarios está lento hoy. Recomiendo (luego de darle a enviar) controlar a la vieja que llevamos dentro y no insistir. No se cuelga, sino que tarda. Si le damos otra vez a enviar después aparece duplicado, o triplicado, o decuplicado.

Angel: lindo el texto de Girondo.
El Angel Gris
05/07/2004 a las 17:37
Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una manifestación de personalidades. En mi, la personalidad es una especie de forunculosis animica en estado crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva personalidad. Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean, que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina, hasta en el W. C. ¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál es la verdadera! Aunque me veo forzado a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas ellas, no me convenzo de que me pertenezcan. ¿Qué clase de contacto pueden tener conmigo - me pregunto - todas estas personalidades inconfesabIes, que harían ruborizar a un carnicero? ¿Habré de permitir que se me identifique, por ejemplo, con este pederasta marchito que no tuvo ni el coraje de realizarse, o con este cretinoide cuya sonrisa es capaz de congelar una locomotora? El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo para enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera obligarlas a que se oculten en los repliegues mís profundos de mi cerebro. Pero son de una petulancia... de un egoísmo... de una falta de tacto... Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas, conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de contemporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor!, cada una pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de las demás. Si alguna tiene una ocurrencia, que me hace reír a carcajadas, en el acto sale cualquier otra, proponiéndome un paseíto al cementerio. Ni bien aquélla desea que me acueste con todas las mujeres de la ciudad, ésta se empeña en demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abusa de la noche y no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y exige que me levante junto con las gallinas. Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca, una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen mutuamente. El hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de dificultades, antes de cometer el acto más insignificante necesito poner tantas personalidades de acuerdo, que prefiero renunciar a cualquier cosa y esperar que se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda.

Oliverio Girondo
Ginger
05/07/2004 a las 17:22
Hernán, el problema de las repeticiones es que por alguna razón los comentarios se cuelgan cuando das clic en enviar, entonces da la sensación que no salieron (te lo digo por lo de Ana Laura, por Alejo y por las veces que me pasó a mi)
Alejo
05/07/2004 a las 17:17
Hernán,

Creo que en todo esto hay mucho de morbo. Que somos naturalmente morbosos y que algunos lo disimulamos mejor que otros.

Particularmente, siempre me cuestioné el hecho que en algún deporte, tomara partido por un participante, nada más que para que pierda el favorito, o la contra. En eso también hay una Vieja Interior, chota, pero muy chota, que se regocija más con la derrota ajena que con victoria propia. Y en estos días no hace falta mirar la Euro 2004, basta con salir a la calle y encontrarse un canillita promocionando el afiche "Casi viajan a Japón".

Cariños

Alejo
 olo mosquera
05/07/2004 a las 17:11
Analaura, feliz cumpleaños. Te voy a regalar el botón de las minúsculas. (¿Hoy estás un poco desordenada o me parece a mí?)
cariciero
05/07/2004 a las 17:09
ANA LAURA: FELIZ CUMPLEAÑOS FELIZ CUMPLEAÑOS FELIZ CUMPLEAÑOS !!! Pone tu mail y te mandamos tarjetas postales.
ana laura
05/07/2004 a las 17:04
UPS SE ME ESCAPARON TRES AL HILO, QUE PERFORMANCE... A LAS VIEJAS SERÍA NATURAL QUE LES GUSTARAN LOS VIEJOS, POR ESO MI ANHELO DE CONVERTIRME EN CUARTENTONA RAPIDAMENTE, HAY QUE APROVECHARLOS EN LA MEJOR EDAD.
Vitalio
05/07/2004 a las 17:04
Ana Laura: muy copada con tu comment? Lo repetiste 3 veces, para que no pase inadvertido. Todos los maduritos fuimos impactados la primera vez, conmocionados la segunda y shockeados la 3a., al leer sobre tus preferencias de edades. Es una aliciente grandote, piba !!!!
Mentecato
05/07/2004 a las 17:00
La que yo llevo adentro es una pelotuda barbara al lado de la tuya. Flor de hija de puta es la tuya... además le gusta ver penes en los vestuarios??? (que romántica).
La mía lo mas violento que festeja son piñas en alguna tribuna o alguna pelea callejera. Esta gaga la pobre.
Susy
05/07/2004 a las 16:52
Yo tengo de todo adentro (y no sean mal pensados!!!) Junto a la vieja vive "la niña que llevo dentro", por ejemplo, que viene a ser algo asi como la ñieta, es como la vieja, pero mas boluda. Despues hay mas gente, pero no los quiero aburrir....ni espantar!!
Anony mouse
05/07/2004 a las 16:45
Ana Laura: y quien te dijo que las viejas gustan de viejos?
Corsicarsa
05/07/2004 a las 16:17
si, ya se... soy un boludo que no sabe copiar bien un link para hacer referencia a un commets. Antes que lo diga otro me lo digo yo mismo.
Angelgris #18:
Yo no se que prefiero, si me salga el niño que tengo adentro, o la vieja que tengo adentro. la macana es cuando salen los dos juntos
Corsicarsa
05/07/2004 a las 16:09
Ana Laura:
#19: #19 Feliz Cumple

#20: #20 Feliz Cumple

#21: #21 Feliz Cumple

Pero te digo algo... no te conviene cumplir de tres, sino en un par de años la alcanzas a la Legrand.
besos cumpleañeros de Corsi
ANA LAURA
05/07/2004 a las 15:22
Yo si que tengo una vieja adentro; por eso es que me gustan los tipos mayores, ahora veo más claro todo. Me explico por qué suspiro por Federico Luppi, Jorge Marrale y Gullermo Stronatti ¡ es la vieja que tengo adentro!, que, por otro lado, no me permite mirar a los chicos de mi edad. Igual yo le agradezco a la vieja porque gracias a ella me gusta el tango y no la cumbia, las películas de los años ´50 y no las de ciencia ficción, quedarme leyendo y no ir a bailar...
Me estaba cuestionando todo esto antes de leer el post de hoy, MAÑANA ES MI CUMPLE, y da ganas de pensar ver que se ha llegado a los 20 con una mentalidad de 50. pero bue´, Hernán como siempre invitando a la reflexión.
Un beso, desde uruguay como siempre
ANA LAURA
05/07/2004 a las 15:22
Yo si que tengo una vieja adentro; por eso es que me gustan los tipos mayores, ahora veo más claro todo. Me explico por qué suspiro por Federico Luppi, Jorge Marrale y Gullermo Stronatti ¡ es la vieja que tengo adentro!, que, por otro lado, no me permite mirar a los chicos de mi edad. Igual yo le agradezco a la vieja porque gracias a ella me gusta el tango y no la cumbia, las películas de los años ´50 y no las de ciencia ficción, quedarme leyendo y no ir a bailar...
Me estaba cuestionando todo esto antes de leer el post de hoy, MAÑANA ES MI CUMPLE, y da ganas de pensar ver que se ha llegado a los 20 con una mentalidad de 50. pero bue´, Hernán como siempre invitando a la reflexión.
Un beso, desde uruguay como siempre
ANA LAURA
05/07/2004 a las 15:20
Yo si que tengo una vieja adentro; por eso es que me gustan los tipos mayores, ahora veo más claro todo. Me explico por qué suspiro por Federico Luppi, Jorge Marrale y Gullermo Stronatti ¡ es la vieja que tengo adentro!, que, por otro lado, no me permite mirar a los chicos de mi edad. Igual yo le agradezco a la vieja porque gracias a ella me gusta el tango y no la cumbia, las películas de los años ´50 y no las de ciencia ficción, quedarme leyendo y no ir a bailar...
Me estaba cuestionando todo esto antes de leer el post de hoy, MAÑANA ES MI CUMPLE, y da ganas de pensar ver que se ha llegado a los 20 con una mentalidad de 50. pero bue´, Hernán como siempre invitando a la reflexión.
Un beso, desde uruguay como siempre
El Angel Gris
05/07/2004 a las 15:05
Muy bien descripto Casciari, la vieja mia, no puede evitar mirar adentro de las habitaciones de los hospitales por las puertas entreabiertas cuando va a visitar un internado; se calienta mal cuando siente el ruido del choque en la esquina y me hace salir apurado, y al llegar descubre que solo son fierros rotos y no hay desgracias mayores que lamentar (o festejar); en mi juventud cuando la novia de un amigo tenía un atraso y venía el susodicho con la noticia que le había venido, contento y relajado, mi vieja masticaba bronca; la vieja de mierda pelea adentro mio con un pendejo fiestero y despreocupado, cuando gana la vieja abro el diario en policiales, cuando pierde no compro el diario y como hoy, abro Mirta antes que La Nación.

Salute
Guty
05/07/2004 a las 13:21
Humm...ahora se explican muchas cosas.
Corsi (#2) te cagaron, quedaste subprimero :)
Ginger
05/07/2004 a las 13:00
Corsi #14, las lombrices son de la Diabli, pero las INTERNAS, son mías, y sinó preguntale a Caribé.

Hernán querido, como lectora y comentarista te voy a pedir por favor que cuando andes por Argentina y veas un obrero de la construcción, no pidas que se caiga porque después me toca a mi demostrar que tengo todos los papeles en regla, que el seguro está en órden y que no se cayó por falta de previsión de la empresa sino por deseo de una vieja chota.
Y por último, quiero agradecerles a todos por ayudarme a justificar que la malvada que llevo adentro es otra y no soy yo!. Gracias, muchas gracias
Sonicka
05/07/2004 a las 10:37
Yo tambien tengo una, y mas que odiarla yo a ella me odia ella a mi...

Cuando supe que mi abuela habia muerto, tuve que encargarme de buscar la documentacion por casa y mi madre me pidio que localizara tb su mortaja (siempre iba a todas partes con ella)... lo agarre todo y fui al hospital donde ya se empezaba a enfriar el cadaver... por el camino, mi enviablada vieja, me hizo dudar si habia cogido la tunica funeraria, o el traje de penitente de mi abuelo (si, moradito y con capirucho y todo..) yo queria parar el coche, comprobarlo y volverme a reparar el entuerto si fuera preciso.. pero ella no me lo permitio y fue riendose todo el camnio imaginandose como podrian cerrar el ataud con el capirucho colocado....

se sintio defraudada cuando vio que yo no me habia equivocado, y por fin respire aliviada...
Corsicarsa
05/07/2004 a las 10:29
Caribé:
Esas (#11)#11 son las lombrices de la Diabli.
Ojo que no las presta, es medio cagona.
Saludos de Corsi
Antraxito
05/07/2004 a las 08:27
¡Claro que tenés una vieja adentro! Se llama Mirta, gordito pavo.

¿Recién te das cuenta?
soldeinvierno
05/07/2004 a las 08:26
Hola! Soy nueva escribiendo, pero no tanto leyendo...
Creo que tu vieja se parece mucho al "lobo estepario" de Hermann Hesse, del cual nadie escapa, aunque algunos quieran disimularlo!!!
Me gusta muchisimo lo que esribis, 1 beso
Caribé
05/07/2004 a las 07:53
¿Viste?
Dijiste "las" viejas internas.
¿Ves que son más de una?
Y es que podrán ser muy viejas y muy internas,
pero ¿por qué contradictorias?
Lo que pasa es que son muchas.

Viejas, y niños, y adultos, ... y si escarbamos bien hasta perritos y gatitos internos, debemos tener, seguro.
Cuidado si no tenemos hasta hermafroditas lombrices de jardín internas.
Hernán
05/07/2004 a las 07:37
¡Mujer! Pero en tu caso mirar pitos no es un mandato de tu vieja interna. Además cada vieja hace cosas que le molestan a su dueño. Y la tuya no tiene por qué hacer las mismas cosas que la mía.

Así como no hay un paraíso igual para nadie (la frase es de Borges), tampoco hay una vieja igual a la otra. Las viejas internas, los copos de nieve y las huellas dactilares son todas distintas.
Caribé
05/07/2004 a las 07:29
Pero es que en mi caso lo de los vecinos y lo de los pitos no creo que sea precisamente a la vieja que llevo dentro a la que le atrae. Suponiendo que no sea a mí directamente (suponer bastante arriesgado) más bien debe ser a la niña que llevo adentro (que siempre fue bastante terrible pero antes lo disimulaba mejor).

Pero en cambio los accidentes no hay vieja dentro ni fuera que me haga mirarlos. ¡Qué va!
Hernán
05/07/2004 a las 06:55
La vieja que llevo adentro vive con el horario de Argentina, Tata. No hay manera.
Tata
05/07/2004 a las 06:53
Hernan.....alla son las 6:50 de la mañana..ud estuvo escribiendo de madrugada o lo manda a esta hora de loco que es?
Tata
05/07/2004 a las 06:35
Mi vieja es la que se caga de risa, pero muuuuuuucho de la pobre gente que se cae, o que se golpea o que choca o cualquier cosa asi.....pero se rie como una hija de puta..y la victima se enoja con ella (y conmigo), porque no entiende que es involuntario..sale la carcajada asi nomas......
Hernán
05/07/2004 a las 06:34
Es la misma vieja, Caribé, te lo juro. Y yo no tengo la culpa ni de tener una vieja ni de que le gusten todas esas cosas tan dispares. Mirá si, además de convivir con la señora, le voy a andar buscando la simetría.
Pia
05/07/2004 a las 06:34
Realmente llevando tus palabras al modo actual tu llamada "Vieja que llevo dentro" Me parece mas una persona cargada de los sentimientos actuales de la juventud, que ven las cosas, siempre esperando que algo pase, creo que es un poco, o mejor dicho bastante contradictorio, todo lo que has pensado y dicho hoy. O quizas solo sea esa la real vieja que llevas dentro, a la cual ya se le estan cansando las neuronas de tanto pensar, y vivir, quizas la vieja que llevas dentro, ya esta demasido cansada de estar escrbiendo todo esto por ti, mientras tu te llevas las "glorias". Bueno y evadiendo lo obvio que me parecio bastante absurdo, pero en fin... Que daria yo, por que la vieja que llevo dentro tomara las riendas de mi vida, de seguro sabria mucho mejor como llevarla.
Caribé
05/07/2004 a las 06:29
Pero ¿qué tiene que ver la gimnasia con la magnesia, Hernán?

«los pedazos de gente en la ruta cuando hay un accidente, o la hendija abierta de las ventanas cuando hay vecinos cogiendo, o los gusanos que le comen el estómago a los perros muertos en las zanjas, o el pito a los señores en los vestuarios, o la tristeza de los pueblos en las finales perdidas del fútbol.»

Las impares son cosas desagradables,
las pares solamente están prohibidas por el que dirán y las costumbres,
¿cómo las vas a meter en el mismo saco?

¿No será que tienes más de una vieja dentro, y no te has dado cuenta?

Como tres, debes tener, porque la última que pones no es ni tan desagradable ni prohibida, sólo un gusto peculiar de tu parte.
Corsicarsa
05/07/2004 a las 06:18
Pero por supuesto que es así!!
Mi vieja (la de adentro) es re hija de puta! la vieja Monforte al lado de la mía es Eugenia de Chicoff.
soy el primero hoy? bien ahi corsi!
saludos Hernán!
La Romu
05/07/2004 a las 06:15
Ay, mirá vos. Yo tengo un coso pegado al control remoto que gruñe cosas frente al televisor y echa raíces mientras se le pasa la vida. Es el marido que las pobres infelices llevamos dentro.

Un beso grande.