Orsai blog post

Sociedad
martes 16 de enero, 2007

Orsai post

Sociedad
martes 16 de enero, 2007

Las paranoias del nuevo rico

       

En la vidriera de Dolce & Gabanna hay carteras pequeñas, de piel, a 800 euros. A unos metros, en la vereda, un marroquí vende unas idénticas por 15. Como las carteritas de dentro y las de fuera tienen el mismo color, el mismo diseño y el mismo logo, por la tarde llega la policía. En un mundo sensato meterían preso al vendedor que no tiene escrúpulos. En este mundo, en cambio, se llevan esposado al marroquí, por molestar a los nuevos ricos con una realidad escandalosa: el verdadero precio de las carteras.

A los millonarios de toda la vida les importa un pito que la gente de a pie, la gente común, compre falsos Rolex y falsos Ray Ban y complementos falsos de Armani. Ellos están en otra nube, viven en el limbo de los que consumen productos imposibles de falsificar. Mientras no haya vendedor ambulante capaz de imitar un yate, ni un chalet en la Costa Azul con catorce baños, los verdaderos ricos estarán tranquilos. No son ellos los que llaman a la policía para que apresen al marroquí que vende carteras. Entonces, ¿quién llama a la policía?

En España está ocurriendo un fenómeno singular (en Rusia dicen que también, pero yo solamente vivo en España). Aquí, en España, hay mucha gente que se está haciendo rica de golpe y porrazo. Se trata de ricos sin pedigrí, millonarios de sopetón, gente que no ha tenido una familia poderosa en el pasado ni una educación ricachona desde la cuna. Los nuevos ricos son, ante todo, ricos asustados de perder la brújula de un estatus que nunca merecieron.

El estatus es un galardón de prestigio, casi siempre falso, que se da en todas las clases sociales. Mi papá todavía cuenta con orgullo que, en la época de Alfonsín, robaba los desperdicios de otra gente y los metía en casa, a escondidas, para después salir a la calle con sus propias bolsas de basura y que el barrio lo viera. Tener algo que tirar, en ese tiempo y en aquella geografía, también era síntoma de estatus.

Así como mi padre falsificaba basura, en este tiempo el mercado de las falsificaciones se dedica a imitar productos llamados "de marca". Esta práctica, que ocurre en todo el mundo gracias a la astucia de los chinos, está dejando al descubierto la paranoia de los nuevos ricos, a los que les cuesta mucho aceptar que haya personas pobres y sin suerte comprando sus mismos juguetes de fantasía.

El nuevo rico adquiere una carterita de 800 euros no porque le guste demasiado el producto en sí mismo, ni porque lo necesite, sino porque la carterita tiene un código común: la marca. Este símbolo indica su valor comercial en el mercado de las cosas. Se trata de un código no secreto, no oculto; un código que entenderá todo el mundo a simple vista. Es como si el producto tuviese el precio grabado a fuego y ellos pudieran así generar la envidia de los imbéciles.

Por una cuestión de reglas internas, los nuevos ricos no pueden decir que compran cosas únicamente por el precio inasequible. Entonces dicen que lo hacen por la calidad. Aseguran que se han comprado una cartera costosísima y de marca porque las costuras son mejores, o porque duran toda la vida. Sin embargo, y también por culpa de las reglas internas, a las cuatro semanas ya no pueden seguir usándola, pues ha aparecido otra mejor, o porque demasiada gente ya los ha visto con la primera.

El mercado de la falsificación es, entonces, el infierno de los superficiales. Lo peor que le puede pasar en la vida a un frívolo es que otro, por mucho menos, pueda ostentar sus mismos códigos de grandeza, y ensayar idénticos pavoneos, aunque sean imitaciones vulgares de los códigos reales, aunque las costuras sean pésimas y se destiñan al segundo lavado.

A los nuevos ricos no les importa realmente la calidad de lo que poseen: sólo les importa la seguridad de saber que nadie más que ellos pueden conseguirlo. Para ellos una "marca" indica la seguridad de la subsistencia, la grieta que los separa de la antigua vida de mortales corrientes. Recordemos que no han sido ricos siempre: son nuevos y torpes en el malabarismo de la opulencia. Hace no mucho eran envidiosos de los verdaderos ricos, eran resentidos fisgones de la vida de los otros. Por eso ahora se desesperan para no caer otra vez en la miseria.

Por eso cuando se topa con un marroquí que, en la vereda de enfrente, ofrece códigos de estatus a todo el mundo, y a un precio ínfimo y posible, el nuevo rico se siente estafado en su buena fe.

—Yo quiero que me estafe Dolce & Gabbanna —pareciera decir—, yo quiero que una cartera de mierda me cueste muchísimo dinero, necesito demostrar que puedo despilfarrar y alardear y pavonearme, pero no soporto que me estafen otros. Prefiero que me quiten el dinero, que me sobra, y no la autoestima, porque de eso tengo poco.

Se ha llegado a tal grado de frivolidad que hasta el que te rompe el culo tiene que ser alguien importante, para que valga la pena mostrar el culo roto como un trofeo. La riqueza y la pobreza muchas veces tienen una frontera azarosa. Si las chicas que esta semana han muerto de anorexia en Brasil hubieran nacido 400 kilómetros al sudoeste, serían las chicas que han muerto de hambre en Bolivia.

El nuevo rico lo sabe. Sabe que el azar ha provocado su buena racha, y no el esfuerzo. Sabe que la vida puede quitarle todo tan rápido como se lo ha dado. El nuevo rico necesita desmarcarse de la gente corriente. Porque el estatus —parecen decir los nuevos ricos— es poder elegir quién puede estafarte y quién no.

Parecen decir esto, pero en realidad dicen otra cosa. Lo que dicen es que hay que acabar con el mercado de la falsificación porque involucra la explotación de los chinos, pobrecitos, que están encerrados en los barcos y trabajan por un plato de arroz; dicen que el mercado negro es nefasto porque obliga a trabajar a los niños filipinos y eso a ellos (a los ricos) los hace llorar; dicen que las mafias de las marcas falsas acabarán un día con la bendición del libre comercio. Eso es lo que dicen cuando llaman a la policía desde sus teléfonos móviles, escondidos detrás de un árbol:

—¿Señor policía? Venga rápido a la esquina en la que estoy, puesto que hay un delincuente con una manta, en la calle, ofreciendo a la población cosas inútiles a precios razonables. ¡Apúrese, oficial, que hay muchos pobres a punto de convertirse en ricos falsos!

Hernán Casciari
martes 16 de enero, 2007


Las paranoias del nuevo rico

por Hernán Casciari

En la vidriera de Dolce & Gabanna hay carteras pequeñas, de piel, a 800 euros. A unos metros, en la vereda, un marroquí vende unas idénticas por 15. Como las carteritas de dentro y las de fuera tienen el mismo color, el mismo diseño y el mismo logo, por la tarde llega la policía. En un mundo sensato meterían preso al vendedor que no tiene escrúpulos. En este mundo, en cambio, se llevan esposado al marroquí, por molestar a los nuevos ricos con una realidad escandalosa: el verdadero precio de las carteras.

A los millonarios de toda la vida les importa un pito que la gente de a pie, la gente común, compre falsos Rolex y falsos Ray Ban y complementos falsos de Armani. Ellos están en otra nube, viven en el limbo de los que consumen productos imposibles de falsificar. Mientras no haya vendedor ambulante capaz de imitar un yate, ni un chalet en la Costa Azul con catorce baños, los verdaderos ricos estarán tranquilos. No son ellos los que llaman a la policía para que apresen al marroquí que vende carteras. Entonces, ¿quién llama a la policía?

En España está ocurriendo un fenómeno singular (en Rusia dicen que también, pero yo solamente vivo en España). Aquí, en España, hay mucha gente que se está haciendo rica de golpe y porrazo. Se trata de ricos sin pedigrí, millonarios de sopetón, gente que no ha tenido una familia poderosa en el pasado ni una educación ricachona desde la cuna. Los nuevos ricos son, ante todo, ricos asustados de perder la brújula de un estatus que nunca merecieron.

El estatus es un galardón de prestigio, casi siempre falso, que se da en todas las clases sociales. Mi papá todavía cuenta con orgullo que, en la época de Alfonsín, robaba los desperdicios de otra gente y los metía en casa, a escondidas, para después salir a la calle con sus propias bolsas de basura y que el barrio lo viera. Tener algo que tirar, en ese tiempo y en aquella geografía, también era síntoma de estatus.

Así como mi padre falsificaba basura, en este tiempo el mercado de las falsificaciones se dedica a imitar productos llamados "de marca". Esta práctica, que ocurre en todo el mundo gracias a la astucia de los chinos, está dejando al descubierto la paranoia de los nuevos ricos, a los que les cuesta mucho aceptar que haya personas pobres y sin suerte comprando sus mismos juguetes de fantasía.

El nuevo rico adquiere una carterita de 800 euros no porque le guste demasiado el producto en sí mismo, ni porque lo necesite, sino porque la carterita tiene un código común: la marca. Este símbolo indica su valor comercial en el mercado de las cosas. Se trata de un código no secreto, no oculto; un código que entenderá todo el mundo a simple vista. Es como si el producto tuviese el precio grabado a fuego y ellos pudieran así generar la envidia de los imbéciles.

Por una cuestión de reglas internas, los nuevos ricos no pueden decir que compran cosas únicamente por el precio inasequible. Entonces dicen que lo hacen por la calidad. Aseguran que se han comprado una cartera costosísima y de marca porque las costuras son mejores, o porque duran toda la vida. Sin embargo, y también por culpa de las reglas internas, a las cuatro semanas ya no pueden seguir usándola, pues ha aparecido otra mejor, o porque demasiada gente ya los ha visto con la primera.

El mercado de la falsificación es, entonces, el infierno de los superficiales. Lo peor que le puede pasar en la vida a un frívolo es que otro, por mucho menos, pueda ostentar sus mismos códigos de grandeza, y ensayar idénticos pavoneos, aunque sean imitaciones vulgares de los códigos reales, aunque las costuras sean pésimas y se destiñan al segundo lavado.

A los nuevos ricos no les importa realmente la calidad de lo que poseen: sólo les importa la seguridad de saber que nadie más que ellos pueden conseguirlo. Para ellos una "marca" indica la seguridad de la subsistencia, la grieta que los separa de la antigua vida de mortales corrientes. Recordemos que no han sido ricos siempre: son nuevos y torpes en el malabarismo de la opulencia. Hace no mucho eran envidiosos de los verdaderos ricos, eran resentidos fisgones de la vida de los otros. Por eso ahora se desesperan para no caer otra vez en la miseria.

Por eso cuando se topa con un marroquí que, en la vereda de enfrente, ofrece códigos de estatus a todo el mundo, y a un precio ínfimo y posible, el nuevo rico se siente estafado en su buena fe.

—Yo quiero que me estafe Dolce & Gabbanna —pareciera decir—, yo quiero que una cartera de mierda me cueste muchísimo dinero, necesito demostrar que puedo despilfarrar y alardear y pavonearme, pero no soporto que me estafen otros. Prefiero que me quiten el dinero, que me sobra, y no la autoestima, porque de eso tengo poco.

Se ha llegado a tal grado de frivolidad que hasta el que te rompe el culo tiene que ser alguien importante, para que valga la pena mostrar el culo roto como un trofeo. La riqueza y la pobreza muchas veces tienen una frontera azarosa. Si las chicas que esta semana han muerto de anorexia en Brasil hubieran nacido 400 kilómetros al sudoeste, serían las chicas que han muerto de hambre en Bolivia.

El nuevo rico lo sabe. Sabe que el azar ha provocado su buena racha, y no el esfuerzo. Sabe que la vida puede quitarle todo tan rápido como se lo ha dado. El nuevo rico necesita desmarcarse de la gente corriente. Porque el estatus —parecen decir los nuevos ricos— es poder elegir quién puede estafarte y quién no.

Parecen decir esto, pero en realidad dicen otra cosa. Lo que dicen es que hay que acabar con el mercado de la falsificación porque involucra la explotación de los chinos, pobrecitos, que están encerrados en los barcos y trabajan por un plato de arroz; dicen que el mercado negro es nefasto porque obliga a trabajar a los niños filipinos y eso a ellos (a los ricos) los hace llorar; dicen que las mafias de las marcas falsas acabarán un día con la bendición del libre comercio. Eso es lo que dicen cuando llaman a la policía desde sus teléfonos móviles, escondidos detrás de un árbol:

—¿Señor policía? Venga rápido a la esquina en la que estoy, puesto que hay un delincuente con una manta, en la calle, ofreciendo a la población cosas inútiles a precios razonables. ¡Apúrese, oficial, que hay muchos pobres a punto de convertirse en ricos falsos!

Hernán Casciari
martes 16 de enero, 2007


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro España decí alpiste, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


 javiera ihnen
22/09/2014 a las 15:50
la calidad versus precio..
grave error !!
creer que una marca a un precio inmoralmente irracionable
nos subirá el status
 Jenniganduglia
26/06/2013 a las 22:03
Brillante
 WWW...
09/04/2013 a las 15:59
Un lustro despues las ratas siguen ocupando las portadas, pero nada de abandonar el barco...hoy parece que una sopesa a irse a Qatar.
27/06/2012 a las 00:26
Creo que nadie escribiría un comentario cinco años y medios después de que se publico en un blog, pero hay algo que me pareció llamativo leerlo ahora luego de transcurrido un buen tiempo:

En España está ocurriendo un fenómeno singular (en Rusia dicen que también, pero yo solamente vivo en España). Aquí, en España, hay mucha gente que se está haciendo rica de golpe y porrazo.

Hoy en 2012 supongo que aquellos ricos nuevos son parte de los que se indignan, los que viven en el paro o los que como buenas ratas, abandonan el barco y se vuelven para estos lares.

PD: me gustaría saber que alguien leyó este comentario, pero me parece muy improbable.

Rifle

www.sanmartindemackenna.com.ar
Fearandir
25/01/2007 a las 17:24
Veo que Malcomx en el Nº172 y yo pensamos igual. Me parece correcta la apreciación de Hernán sobre las costumbres frívolas de los nuevos ricos, pero como dice el citado Malcomx, estas son compartidas con los que tienen menos dinero y sólo por eso parecen salvarse de la crítica. A mi me parece igual de poco digno aparentar con una cartera "real" de 800? que por una "casi igual" de 15?, porque al fin de cuentas se trata de aparentar por aparentar.
Yo sí uso los pulóveres de mi abuela :P, pero no propongo la desaparición total de las marcas, pues inclusive tengo preferencia por algunas. Para expresarlo mejor (y responder a Yo también), lo que intenté decir es que debería desaparecer la marca como símbolo de status, etc. y no como signo de calidad o confiabilidad. Si puedo elegir entre unas zapatillas Adidas o Cadorna, voy a elegir Adidas porque me ofrece - por las experiencias de uso que tuve - mejor relación costo-beneficio en lo que estoy adquiriendo. Pero no para decir "mirá estas Adidas que me compré. A-di-daaaas!!".
Para graficarlo, lo ideal sería volver a ese momento en plena Revolución Industrial en el que las marcas todavía estaban del lado de adentro de la ropa, y no afuera en tonos brillantes...

Saludos, linda esta discusión.
pal
25/01/2007 a las 17:23
Mire Paquito le seré breve: una de las peores distribuciones del ingreso en América Latina solo se sostiene mientras haya trabajo, y con mucha estabilidad. Y ya nos citan como ejemplo!
Ahora si alguien atina y guarda para las vacas flacas, capaz que tampoco todo sea tan negro.
Felicidad, de la de a deberas?... esa no, no es tema... todavía.
MalcolmX
25/01/2007 a las 17:01
Fearandir tiene razon cuando dice que el pobre que compra la cartera imitación de marca también está inmerso en la misma frivolidad.

En definitiva eso es lo que quiero decir: el texto critica al rico por lo mismo que hace el pobre o cualquier persona en nuestra sociedad moderna (salvo el que por aca puso que usa ropa que le teje su abuela).

Entonces, si ricos, pobres, clase media, todos por igual somos materialistas solo que obramos de forma materialista cada uno de acuerdo a nuestras posibilidades económicas, en realidad el artículo no critica al rico por frívolo sino por rico.

Personalmente creo que al ser humano, sea en la edad media, en la rusia comunista o en nuestra sociedad materialista, siempre le gusto ostentar. Invariablemente. Esta en la naturaleza humana. Por ello me parece injusto cargar las tintas contra el rico. Creo que obedece mas a un prejuicio y a una falta de capacidad de criticarnos a nosotros mismos que otra cosa.

Reitero: que el rico, mientras pague impuestos y no viole la ley, haga lo que quiera con su dinero. En ultima instancia si compra Armani le da trabajo a los costureros, a la gente que trabaja en Armani, al piletero de Armani, al coiffeur de Armani, al valet de Armani, al ama de llaves de Armani, al chofer de Armani, ... maldito ricachon... deberían hacer un artículo contra él!
PABLO
25/01/2007 a las 16:47
Hola Hernan, es cierto lo que lei, que Gasalla va a representar en teatro una obra tuya? Saludos.

pablo
DudaDesnuda
25/01/2007 a las 16:46
Ahora mismo salgo a reclamar mi condición de princesa desterrada. Si alguno la ve a Carolina de Mónaco le avisan que tiene una hermana en la Argentina?
Gracias, si mi hermana paga, habrá recompensa.

Besos y reinos.
yo
25/01/2007 a las 16:43
TendenCioso, digo.
yo
25/01/2007 a las 16:42
Hay un libro muy interesante que explica mucho mejor que yo la apertura al mundo que hizo China y como creció en consecuecia.
El libro es "Cuentos Chinos" de Andrés Oppenheimer. Se los recomiendo a los que les interese la política internacional. Asi y todo es para leerlo con ojo crítico, pues es tendensioso.
Paco Achaval
25/01/2007 a las 16:21
je, je Muy Bueno PAL !
Te faltó dar los porcentajes:
viejos ricos ??%
nuevos ricos ??%
clase media tirando a ex ??%
clase pobre ??%
indigentes ??%
Digo!, como para tener una vision mas realista, de como nos va con el capitalismo neoliberal y el libre comercio.
pal
25/01/2007 a las 15:43
Yo, yo, yo! Epa! nosotros ejemplo a seguir! uy! mira para que no te pierdas la posibilidad de seguir por este camino te indico como:
primero te tomas digamos, 18 años de pausa de democracia, porque sinó, vienen y se te oponen los pelafustanes a cosas tan fantásticas como el fin del sistema previsional, el de salud y alguna otra tonterita que se me escapa y que significaría redistribución (uf que asco!). Después de eso, te será facil soportar una crisis al comienzo con nosecuantos cesantes, le echas la culpa al anterior, sigues con una crisis brutal 10 años más tarde, ahí tu reconoces 38% de desempleo pero te haces el tonto y ya, y sigues con tus cambios... (bueno un par de violaciones a los derechos humanos, pero eran marxistas!)
Además después de eso, a nadie le va a quedar ganas de empezar de nuevo nada. Ah! el nivel de sueldos del inicio se recuperará algo así como 20 años más tarde... ahora no sé como lo harás para que se mantenga constante el precio del cobre... y vas a tener que partir con un país que en los 60ta ye era estable, alfabetizado al 90% y con una amplia clase media, aparte que pa´desarmar el sistema por ejemplo de previsión tienes que tener primero uno que cubra el 72% de la población...y lo de la previsión es papita pal loro porque no se darán cuenta que recibirán en promedio 40% menos de su sueldo actual con tu nuevo flamante sistema cuando ya estén viejos, jajajaja ahí entregas el poder (pero no totalmente, no hace falta) y te dedicas a esperar que toda la deuda social acumulada la paguen los que vienen detrás.
Sigue no más la receta. Y que diosito santo te acompañe, creyente por lo menos eres.

ps:El resumen de China que te lo haga un chino, yo soy chilena. Pero anda por ahí.
Germán
25/01/2007 a las 15:31
#yo

China no está tan bien como lo pinta la tele.
El 80% de su población vive como campesinos, con todo lo que eso implica.
Y lo que beneficia a China no es el libre comercio (de hecho, todavía no pertenece a la OMC), sino los bajísimos costos laborales. Además de que al gobierno de China le importa su país, no como en otros ejemplos cercanos que todos conocemos.

Igual yo no estoy en contra del libre comercio, sino en contra del neoliberalismo económico, y de la pérdida de competencia del poder político frente a la economía y política mundial.

Salu2
yo
25/01/2007 a las 15:08
Germán,
Casualmente China (casi único bastión comunista) es el país que más ha crecido en los últimos años, donde sus índices de marginalidad económica ha descendido estrepitosamente. la receta: simple, abrió su mercado al mundo en ambas direcciones: exporta e importa. Siendo el país con más cantidad de habitantes mantiene una balanza comercial positiva. Otros casos: Irlanda y Polonia. Chile, que es el ejemplo a seguir para latinoamérica también tiene un desarrollo de libre comercio.
 Interior
25/01/2007 a las 14:10
Ya sabia yo que tenemos internet gracias a alfajores "Jorgito" y Picadillos "La Negrita" (sin capa de grasa)
yo
25/01/2007 a las 12:37
Fearandir:
Esos medios que mencionas que existen antes de internet no son canales que te permitan expresarte con el 100% de libertad, desde el anonimato. Siempre están soportados por alguien que fija reglas. Aquí, podes hablar mal de coca cola, de danone o de quien sea, aunque sea éste el primer benefactor de la web.
Coincido en que el eje son las marcas premium, inalcanzables, casi, para los empleados full time, como es mi caso. Pero no me parece que no tengan que existir las marcas como propones vos. Las marcas dan trabajo, compiten, tratan de superarse. Eso como espíritu, también hay marcas que mienten, hacen mal lobby, etc., pero como concepto la marca distingue y da información sobre lo que vas a comprar (origen, calidad, garantía).
Germán
25/01/2007 a las 09:39
Matías,

casualmente hay cada vez mas pensadores que están considerando que en realidad el libre mercado tal como se entiende hoy en día (es decir, la teoría de la "mano negra" del mercado) destruye la democracia.
Por eso es que en Europa cada vez mas están ganando las elecciones los gobiernos que ponen cierto tipo de "restricciones sociales" a los mercados.
matías
25/01/2007 a las 05:19
Yo es de la gente q cree q el mercado en si genera democracia. El problema es q la gran mayoria de la poblacion (por lo menos en latinoamerica) esta fuera del mercado, por sus mismas concecuencias.
Fearandir
25/01/2007 a las 04:37
No estoy de acuerdo con tu comentario, Yo. Muchísimo, pero muchísisisisisísimo antes de que existiera Internet, existían otros medios por los cuales expresarse que no dependían (como podría hacerlo perfectamente Internet) de la publicidad. Y aún existen esos medios.
Y lo de que las marcas generan democracia... pfff...
Además una cosa es la marca que aparece como título de una publicidad (como podían serlo las "primeras" marcas) y otra MUY distinta la marca como institución social, simbolo de status y trofeo de quienes la poseen, tal como muestra Hernán acá.
Lechones y dulce de leche...
Saludos.
Yo
24/01/2007 a las 21:15
El tema es que las marcas hacen publicidad. La publicidad sustenta a internet y hoy podes leer y escribir lo que pensas por que existe este medio. O sea, las marcas generan democracia.
Fearandir
24/01/2007 a las 17:35
Hola hernán. Como siempre, impecable in estrictu sensu este texto. Es envidiable, pero ya estamos acostumbrados, así que eso pasa ;)
En cuanto al mensaje, estoy totalmente de acuerdo en lo que decís, pero creo que faltaría agregar algo (quizás en otro mensaje?), y es que el pobre, según decís, que adquiere la misma cartera de mierda por 15? en lugar de 800, también está inmerso en la misma frivolidad, y al mismo nivel que el nuevo rico!
No sería mejor que ni siquiera existieran las marcas? Yo uso pulóveres tejidos por mi abuela y le rompen el culo al mejor que puedas conseguir en alguna tienda de moda...

En fin, es el mundo en que vivimos, no?

Saludos!
bebe
24/01/2007 a las 17:28
De lo mejor que he leido en tu blog, que manera de sintetizar a la nueva burguesía.
Me encantó.
Congratulations!
Bebe
Bart
24/01/2007 a las 16:48
Perdona Germán: 3 Alcachofas esferificadas con desestructuración palatal inversa. Y son 250?
blogura
24/01/2007 a las 15:05
Me molestan las carteras caras de la gente del gobierno. Los ricos y nuevos ricos que hagan lo que quieran con su dinero.
Saludos
Germán
24/01/2007 a las 13:00
Barcelona está llena de gente así: nuevos ricos con pobre autoestima.
Creo que en realidad a la poli no la llama nadie: simplemente se apersonan x su cuenta, porque hoy x hoy su función verdadera es defender el libre comercio... de las corporaciones :)

Pero es España, a todo les gusta pensar que lo que brilla es oro, y por tanto mientras mas caro esté, mas gente compra.... Valga como ejemplo los restaurantes para ricachones, con alguno de estos chef que paga por salir en una revista dominical de El Pais, y entonces luego su restaurante se llena de pelotudos pagando 200 euros por un platito con 3 alcachofas.
Y ellos se llenan de guita, claro.

Salu2
Paco Achaval
23/01/2007 a las 22:00
Si te emociona, sigamos discrepando amablemente!.
"No podemos conformarnos con criticar a los ricos". No entiendo porqué?
Que opción les dejan?.
Si reclaman distribución equitativa de la riqueza; son asquerosos y retrógrados comunistas!.
Si plantean una revolución por la toma del gobierno; son temibles terroristas!.
Si presionan al gobierno de turno, para que los protejan con leyes; atentan contra el libre comercio!.
Si roban, estafan, coimean y/o narcotrafican; se convierten en detestables "nuevos ricos"!.
Quien determina cual es el nivel social que te mereces?. Solo los viejos ricos?, o me equivoco?.
El no criticar, ni reír con la estupidez de algunos ricos, no te convierte en mejor pobre; solo en un adulador, deseoso de pertenecer a su elite y tarde o temprano, (como dice Hernan) aceptaras agradecido el concepto: "el que te rompe el culo tiene que ser alguien importante".
 Interior
23/01/2007 a las 20:00
Muy lindos los últimos comentarios, pero como deben suponer, a los ricos de verdad ( lindos, rubios , ojos claros) no nos importa lo que puedan decir de izquierdas y derechas (con o sin plata).

Cambiando de ángulo, (y sin broma), tengo un conocido medio rico, muy laburador, yanqui, pro Bush, etc. ; toda su ropa (y la de su flia) es Made in Taiwan (o similar) , le pregunté ¿y el compré made in USA?, me contestó que a igual calidad y menor precio se impone el sentido común, antes que nacionalismos y/o preferencias políticas ......

Miguel
23/01/2007 a las 17:53
Saben, yo tengo otro síntoma... Ayer le dije a una compañía de móviles que... "ME GUSTA PAGAR CARO... NO QUIERO PAGAR MENOS"
Tanta insistente llamada para convencerme de ofertas imposibles de contrastar y ante la imposibilidad de que informen de la letra pequeña, no encuentro otra forma de defenderme.
MalcolmX
23/01/2007 a las 17:39
Paco Achaval,

Gracias por discrepar amablemente. La discrepancia amable me emociona. Creo que los ricos evaden tanto como cualquier otro, solo que en ellos el monto total es mas significativo y eso lleva a su exposición pública. Quien no ha comprado sin factura para asi no pagar el IVA? El ser humano busca evadir mas alla de su clase social.

Respecto de lo que decis sobre la guerra. Fijate que yo no dije solo "que los ricos pueden hacer lo que quieran con su dinero" sino que lo califique diciendo que eso es asi "siempre y cuando paguen impuestos y respeten las leyes". El que hizo la guerra en Irak no respeto las leyes internacionales ni los mas básicos principios del derecho internacional humanitario.

En definitiva, respecto del articulo, creo que todos compramos tontamente solo que en el rico es mas notable. Cuantos pobres juntan unos pesos y se los gastan en "tunear" el fiat 128?

Los seres humanos somos bichos raros en general, y en estas epocas pocos pueden decir que escapan del materialismo y el consumismo.

No podemos conformarnos con criticar a los ricos.
mylkas
23/01/2007 a las 16:51
la cartera del rico no es ni por asomo parecida ala del pobre. al marroqui no se lo llevaron a ningun sitio y quizas si miramos bien entre los nuevos ricos estaba el marroqui que puso aunas cuantas y cuantos amigas y amigos familiares y demas al punto. en la edad media algunos don sin din se ponian migas en la barba para que se notara que habian comido bien , y no habian comido....
Paco Achaval
23/01/2007 a las 15:19
MalcolmX:
Perdonadme si os ofendo!, pero si realmente vives en Argentina, antes de opinar deberías salir de tu "burbuja"!. Existe gran cantidad de argentinos, considerados clase media, son mayoría y los que realmente pagan sus impuestos; los ricos evaden casi todos sus impuestos y compran sus leyes!, no solo en Argentina.
El concepto:
"los ricos pueden hacer lo que quieran con su dinero", nos lleva a la destrucción; o acaso la guerra en Medio Oriente, no es por dinero?.
No soy "Templario de la Orden de Hernán", pero discrepo amablemente con vos!.
Paco Achaval
23/01/2007 a las 15:00
Crimson:
No creo que Don Fernando lea esto, pero no puedo dejar de opinar cuando reconozco a un "desubicado provocador", y citando que vive en Argentina, me produce vergüenza ajena. Seguramente (como todo el mundo se rasca donde le pica) es propietario de una casa de artesanías y lo tiene a mal traer, el mismo artesano que le vendía sus trabajos por dos mangos, que arto de ver como estafaban a los turistas, se instaló en frente como vendedor ambulante.
Además, no lo veo con autoridad, ni para criticar un articulo en la Revista Paparazzi, menos que tan liviano de culpas, acuse que esta página le da asco!. La estupidez humana no tiene límites!, pero desgraciadamente, es lo que hay!.
Crimson
23/01/2007 a las 05:48
Fernandito de Neuquén #138: perdoname la indiscreción, pero...la "persona" que te pasó la página de Hernán, ¿no será Sobisch? Claro que al lado tuyo don Jorge Omar parece un "solcializa zurdo" (?).
P.D.: marche un carnero patagónico para la muchachada.
Damián
23/01/2007 a las 01:25
Me agradó bastante el planteo de la hipocresía de los nuevos ricos o viejos pobres, como se los llame. Más allá de sentar las bases de la estupidez de una "clase" también deja al descubierto la igualdad que une a todas: la estupidez. Creo que en una manera u otra no se diferencian tanto; solo hay gente que piensa y gente que no. Igual con tantas cosas que hay para comprar a no nos queda tiempopara pensar tanto a los humanos que no somos gran cosa ¡CUACK!
Para más información véase Trainspotting.
Volviendo al tema: muy bueno el texo que escribiste;
Saludosssss
 Jay Jay
23/01/2007 a las 00:56
Una duda me carcome el cerebro: "Mark Libres" (#147,#148,#149) ¿es acaso un activista a favor de la libertad para las grandes marcas? ¿o aboga por la libertad de los marroquíes en España?

Mark: ¿Quien diablos eres?
veneciachic
22/01/2007 a las 20:23
fernando todo lo que pasa en el mundo lo medís de acuerdo a vos mismo?????


que penita
MalcolmX
22/01/2007 a las 20:23
Uno de los primeros artículos que no me gusta. Esta hecho a medida para el apetito argentino pseudo socialista. Los argentinos nos la pasamos criticando a los ricos -nuevos o viejos- mas con una envidia malsana y / o resentimiento que con un verdadero y honesto espíritu crítico. Aca tenemos varias fórmulas simplistas y demagogicas, una de ellas dice: el rico es malo y el pobre es bueno (frase que consuela en un país donde hay menos ricos que pobres). Algunos piensan que fustigar la riqueza es una idea "progre", yo creo que mas bien es una herencia del catolicismo medieval donde era honroso ser aventurero o religioso, y por otro lado era despreciable ser industrial o comerciante (mas aún si se era judío). Creo que los ricos pueden hacer lo que quieran con su dinero, siempre y cuando paguen impuestos y respeten las leyes. En fin, el artículo esta bien escrito y tiene frases muy inteligentes -como siempre-, pero no dejo de ver el lado negativo del asunto. Bueno, esa es mi personalisima opinión, espero que ningun Templario de la Orden de Hernán me venga a fustigar por ello. Siempre leo la página y al igual que el resto admiro a Hernán, solo que me permito discrepar amablemente al menos en este punto.
 Clarisa Costa
22/01/2007 a las 19:58
fernando 158, vos leiste bien? en que momento el que escribe "impone" algo como cierto? que parte de la pagina te da "asco"? me parece que tenes todo el derecho a pensar como quieras e incluso de no leer mas orsai. solo me genera curiosodad como se te ocurrio comentar asi y a mi me da pena la persona que te lo paso, porque seguramente lee orsai y le parece interesante.
Fernando
22/01/2007 a las 19:06
Mira, creo que tu discurso es innecesario. Cada uno hace lo que quiere con su dinero. Si queres ostentar comprando falso, me parece bien, si queres comprar lo verdadero, tambien me parece bien... vos no podes decirle a la gente que todo esto es una porqueria... vos mismo, con tu blog y viendo la cantidad de gente que te lee estas actuando igual que las grandes marcas, estas imponiendo como cierto y coherente lo que vos decis, y no es asi... cada uno hace lo que quiere con el dinero que gana y si uno quiere presumir con lo falso, me alegro. No imagino a ninguno de los que esta a favor de esta estupidez, llevando una empresa a lo mas alto y cobrando menos de lo que se merecen, o no queriendo aprovechar las oportunidades del mercado, porque si fueras dueno de Dolce & Gabana, serias la misma mierda que el dueño actual, asi que no me vengas con tu falsa moral a decirme que esta bien o que esta mal... ahorrate tus palabras... y disculpame, si hay un vendedor ambulante sin permiso en frente de mi negocio, yo lo saco, porque no hay que favorecer al mercado negro y a una persona que te esta vendiendo no se que producto... sos un desastre, esta pagina realmente da asco... debes ser un solcializa zurdo que solo critica y no genera nada... me das lastima... y te lo dice alguien que no tiene plata, que no es rico y que realmente hace lo posible porque las cosas anden bien... los fenomenos a la basura, esas son excusas para darte letra... la verdad me dio asco entrar a esta pagina, le voy a decir a la persona que me la paso, que no tiene sentido comun... che, si sos vendedor ambulante, mejor conseguite permiso y asesorate, porque te van a seguir echando de todos lados...

Fernando, Neuquen, Argentina...
Ro
22/01/2007 a las 03:45
Me pareció genial, harto estarás de leerlo pero 100% cierto.
Justamente pensé en eso hace unos días, cuando tuve la desgracia de escuchar a uno de estos nuevos ricos (en realidad a un veinteañero hijo de un nuevo rico) diciendo que era una grasada salir a bailar con free y que lo verdaderamente top era pagar la entrada de cincuenta pesos . "Yo no voy a rebajarme a aceptar un free de un negro que lo está repartiendo", dijo, entre otros horrores.
Es un típico ejemplo del que vos contás que, aterrado de perder su flamante "status", deja que lo estafen, siempre que sea en mucho dinero.
Pablo
22/01/2007 a las 03:22
A la manera de un Aristófanes contemporáneo, Cassiari ejerce en esta sociedad globalizada el mismo oficio que el insigne comediógrafo ofreció a la polis helénica.
Su ejercicio apunta a desenmascarar la más profunda vulgaridad en la que se asientan las bases de nuestras sociedades modernas; lo mismo que el Griego, advirtió que la estupidez se disfraza con rostro serio, y por eso se espanta cuando la risa viene a descubrirla desde ridículo. Su servicio es reaccionario, y recuerda la celebre introspección de Sócrates, cuando afirmaba de sí mismo, ser el tábano encargado de picar las honrosas ancas del corcel Ateniense, para que éste ultimo no se duerma.

Hoy Hernan Cassiari, nos sorprende con otra creación, hija de aquel vapuleado género satírico. A mí juicio, el mejor homenaje que podemos retribuirle sus lectores, es motivarnos al debate que es justamente el objetivo de esta sección de comentarios. Borges estimaba que, la única crítica plausible es aquella que presupone una obra nueva. Siguiendo esta premisa desarrollo la siguiente reflexión:

Como observó alguna vez Alejandro Dolina, los estupidos suelen ser mucho más firmes en sus convicciones, que los espíritus reflexivos. Quizás por eso -supongo yo- nos convencen a tantos, de apoyarlos en sus disparates. Justamente el juego del sarcasmo en este artículo, sirve para revelar el último objetivo que esconde el modelo social actual, como ideal de vida. Y la necedad que incurrimos transmitiendo estos mismos "valores" inocuos, a las generaciones venideras.

El verdadero dilema se presenta, una vez debelada la intrascendente realidad a la que nos hemos esclavizado ¿qué posición adoptamos frente a ese conocimiento? Cuando se nos permite la posibilidad (iba a decir responsabilidad) de elección. Por un lado podemos mantenernos en esta imposible dialéctica del consumismo, sentenciados a acumular reliquias, y encontrar en ese comercio, un fin de vida. U optar por la otra, la difícil, la que falta en el artículo que hago referencia, la Revolucionaria. Justamente esto es lo que estimo necesario exponer en este extenso comentario.

Vivo en Argentina. Hace tres años trabajo en la Administración Pública, la continua decidía de los gobernantes nos han sumido en un triste catalogo de derrotas. En mí trabajo, los empleados que pretendamos quedarnos aquí, tenemos dos salidas: la combativa, o la verdaderamente revolucionaria que sería encontrar otro objeto de adoración donde asentar los nuevos "valores" sociales. La experiencia del primer método nos sirve para entender los patéticos resultados. En mi país, cuando efectivamente logramos (tras violentas negociaciones), alguna mejora en nuestros sueldos, enseguida la inflación nos acomoda de nuevo en la desesperación.

La idea (no se equivoquen), no es resignarse a la pobreza. Sino utilizar este ejemplo y el de Cassiari, que juntos enfrentan dos realidades extremas de un mismo modelo económico-social, para desafiarnos a iniciar un cambio radical.
Propongo apenas: una sociedad llena de desafíos capaces de insuflar de vida el espíritu, que admire los progresos de la cultura, donde nadie se contente con una lujosa ignorancia. Propongo apenas: rescatar los preceptos Apolineos en el trabajo de nuestras creaciones diarias, y el servicio de Cristo para nuestras relaciones con el prójimo.

Hegel entendió que el fin humano es el reconocimiento del prójimo. En esta misma línea, yo creo firmemente que el objetivo detrás de cualquier riqueza, no es el dinero por sí mismo, sino lo que buscan en lo mas recóndito de su corazón aquellas personas que amontonan lujos, es la atención de los seres que aman y admiran. Cuando le preguntaron a Gabriel García Márquez por qué escribía, él contestó: "para que me quieran". ¿Por qué no animarse entonces a desviar el prisma que fija nuestra atención en la vulgaridad de la usura? Empecemos a fijar la admiración en la autosuperación, en la cultura, en el trabajo, en las artes, en la familia, alejémonos de la envidia que impide recoger el fruto precioso de nuestras interrelaciones humanas. ¡Aquellos que tienen interés por las cuestiones del espíritu que oigan!

Ahora que hacemos usufructo de las ventajas informáticas de éste siglo; ya no habrá que trasladarse mas hasta Alejandría. Donde busquemos la información esta ¿Por qué sentenciarnos a la esclavitud de las "tendencias"? Ser ignorante hoy, es la primera elección estúpida.
Yo jamás entraré a Dollce & Gabanna, pero atesoro palabras del Buda y de Cristo, ustedes juzguen cual es el patrimonio que prefieren, y quieren legar a sus hijos. Yo sé que hubo testimonio de una sabiduría que aún hoy, es la clave y el ápice del género humano. El rey que me aborde en un discurso, comprenderá que mi cetro es de otro mundo. El de las generaciones venideras, de las que procuro ser luz y faro?
PoliticamenteIncorrect@
21/01/2007 a las 20:07
Vendo cartera Dolce & Gabana a 12 ?.
Acabemos con los chinos!
Guille
21/01/2007 a las 04:02
Alguien leyo esto que salio en INfobae:
"Hoy en su programa de Radio 10, junto a Marcela Tauro, entrevistó al genial Antonio Gasalla,que ratificó lo que fue nuestra primicia,de que espera sala para hacer "Más respeto que soy tu madre", la blognovela de Hernán Casciari."

jimena
20/01/2007 a las 15:53
Me sumo al coment de Esteban #54 Por qué sería más o menos Casciari si alguno no comparte el post? prefiero ser una lectora crítica en cuanto a ideas antes que un juez que evalúa lo que otros expresan con las estrellitas para calificar en puntaje lo que ellos nunca pudieron o quisieron decir
fede o
19/01/2007 a las 21:00
ya lo dijo borges, boludo: "el lujo es vulgaridad".
o fue bioy? o bustos domecq? o patricio rey?
19/01/2007 a las 18:14
hernan, si bien este post me parecio tan bueno que cite un parrafo en mi pagina y lo firme como "pedro j soriano" (no mentira, puse que era tuyo) , en realidad mi comentario es sobre el texto ARGENTINOS, A LOS BESOS, y te lo hago aca por que lo acabo de leer y alla no tengo mas lugar.
Te queria contar que soy de salta y alla la raza masculina parece dividirse en dos; los hombres que se saludan con la mano y si los besas te tratan de puto y los mas modernos que se saludan con un beso y un abrazo, al principio yo era de los primeros, y al venirme a vivir a capital federal me hice un poco de los dos; a los primeros les doy la mano y a los segundos les doy un beso. la cosa es que, aunque en el sector de mis amigos de salta que se saludan con la mano exista ese sentimiento de repulsion hacia los besos masculinos, no existe la frialdad que vos mencionas, osea, uno puede caer a la casa de cualquiera sin avisar, abrir las heladeras ajenas y hasta caer a dormir una noche y nadie te va a poner una denuncia. pero haca en bs as es distinto, desde que llegue (hace dos años) me siento como el tonto nelson , y es lo mismo que contas vos de cuando llegaste a españa. intento encontrarme con los amigos que hice a tomar una cerveza o caerles en su casa pero es imposible, solo quedo como un pesado, y sin embargo aca los hombres se saludan con un beso mucho mas que en salta....

otra cosa que queria contarte es que en formosa la gente se saluda con dos besos , como en españa, asi que la variedad de saludos que tenemos en argentina, aunque nadie se entere, es inmensa.

besos!
DudaDesnuda
19/01/2007 a las 17:15
¿Corta edad????

Besos y preguntas
Sacha
19/01/2007 a las 11:14
Vivi en Rusia algunos años y desarrolle una absoluta intolerancia por los nuevos ricos rusos (para los que a tu descripcion habría que agregarle autos blindados y escolta armada)... pero para mi, la frivolidad descripta en el post es terreno común en toda la gama de grises entre la pobreza absoluta y la aristocracia

El concepto de nuevo rico a mi entender esta más asociado con la falta total de respeto a normas sociales y comportamentales básicas, incitado por la sensacion que todo (incluso prerrogativas) es comprable, más que la frivolidad que es simplemente una caracteristica exagerada por el poder de compra

Mas alla de esta opinion, el post me parecio excepcional (como siempre) y te agradezco estos ratos en los que nos haces pensar un poco...


Saludos
Mia
19/01/2007 a las 08:49
Bravo.
YuchaL
19/01/2007 a las 01:56
Excelente nota...ahora los nuevos ricos viven en barrios privados amurallados y ejerciendo una violencia visual de ostentacion, contra los q alguna vez fueron parias.

"Las obras maestras del arte tienen a los ricos por esposos, pero a los pobres por amantes."
 Emiliano del Valle
19/01/2007 a las 00:34
Excelente. Hipocresía de la gente careta. Pero lo que más me sorprendió, y debe ser porque aun vivo en Argentina, es que haya gente que se vuelve rica... y no que los mismos ricos de siempre se enriquecen más a costa de los pobres y nuevos pobres...
LOLITA
18/01/2007 a las 23:38
BUENISIMO TU BLOG, FELICIDADES ES UN PLACER LEERTE
Reinacoral
18/01/2007 a las 19:05
Hernan este texto me da la impresión de que volviste a fumar de nuevo.
germán
18/01/2007 a las 18:21
Me apresuro a comentar para poder ganarme el puesto cientoveintytantos, que he leído primero tu artículo pero sólo luego veré las cosas que hayan escrito tus comentaristas, Hernán. Mis reflexiones son dos, por ahora:

1) El que llama a la policía no ha de ser tanto el rico, me parece, como el ladrón que vende las carteritas de 800 euros, asustado ante la idea de que aquél venga a enterarse de que le roban, que el clase media venga a enterarse de que puede ser un rico (falsificado, pero rico al fin), o de que el marroquí se apiole y comience a vender sus carteras por 450 euros, complicando aun más las cosas. Encima un marroquí, Hernán, vos imaginate.

2) La segunda es que si no va preso el que te plagia un texto, entonces, según se viene deunciando repetidamente, esto tal vez ha de ser porque tu mercancía es gratuita. Lo mismo que la falsificación de los textos en cuestión, me digo ahora. Y entonces pienso: si el marroquí en lugar de vender sus carteritas las regalara, ¿también iría preso? (Con más motivo, me apresuro a responderme yo mismo.)
delremato
18/01/2007 a las 17:48
No es rico el que mas tiene, sino el que menos necesita.
me da 1 peso pa' la birra?
omar
18/01/2007 a las 14:31
la verdad que adquirir productos falsificados no es un delito. porqué habemos de pagar 800 por algo que a 80 lo encontramos igual. la marca no nos va a abrigar más o a hacer mejores.
Equilicua
18/01/2007 a las 14:08
Es bobo admirar al rico que disfruta una herencia que nunca necesitó trabajar.

El que consigue fortuna, partiendo de la nada, es digno de estudio, por si además, la hubiese conseguido sin estafar a nadie. Si encima su bagaje educativo dejaba que desear, más mérito aún.

Pretender que una vez lograda la riqueza material, acuda a la universidad para conseguir el perdón de los pusilánimes, suena un poco pijo.

En todo caso, no deja de ser curioso encontrar un inmigrante argentino que defiende el ideario monárquico de ABC.

Saludos.
Nelo
18/01/2007 a las 12:03
El brillo del Oro siempre ha sido mucho más brillante para los nuevos ricos. ¿Recordais que los "nuevos ricos-antiguos" usaban el pan de oro para el mobiliario? evidentemente... salía mucho más barato que bañar la pieza o hacerla en oro macizo.

Si alguien ve en mi muñeca un Rolex, sabrá al momento que es falso.
Crimson
18/01/2007 a las 11:37
Uy...un marketinero a la derecha para enumerar los componentes de la variable "precio", y un sociólogo marxista a la izquierda para explicar la diferencia entre clase y estamento social. Claro que también puede prescindirse de ellos y disfrutar del texto en su atrapante flujo.
Por último: me pregunto qué habría sucedido si el policía que recibía la llamada del pequeño burgués indignado hubiese sido el inefable Pedro J. Soriano. Seguramente el emprendedor marroquí seguiría hoy ofreciendo sus carteritas de colores en la vereda de enfrente de D&C, y la esposa de don Pedro se estaría pavoneando ante sus amigas con su nueva marroquinería (¿cachai el doble sentido?) de reconocida marca. El pequeño burgués, por supuesto, dormiría con su conciencia en paz (nunca hay que olvidar que la ¿moral? es una afectación pequeño-burguesa).
Bart
18/01/2007 a las 11:34
Pal
En caso de detención creo que tienes derecho a un comentario en el blog de tu abogado.
Pablo Giordano
18/01/2007 a las 10:27
A los doce años, cuando me dejaban solo en casa, me la pasaba aburrido recorriendo los cajones de mis padres y la biblioteca. Había un libro, con un Roll Royce en la tapa, que se llamaba: El Status de los argentinos. Por muchos años creí que "status" era el modelo de un auto de fabricación nacional, y que aquel, era un libro peronista.
pal
18/01/2007 a las 09:13
Angel#92 , nonono, viejo nomás.

Y, Bart,#96 al cliente, no lo tomaron preso? o en España te dejan usar interné en la comisaría?
Lalodelce
18/01/2007 a las 07:58
Te recomiendo el libro 'No Logo' de Naomi Klein. Es un libro sobre la cutura capitalista de las marcas y el asenso del movimiento anti corporacion global.
Juliet
18/01/2007 a las 05:49
Jajajaja!!
Nono.. excelente Hernán!
Abrazo!

Julieta.
Agustín
18/01/2007 a las 05:07
¡Wonderfull!
Nehuen
18/01/2007 a las 00:18
´Si los ricos en Argentina se atreven a denunciar a alguien que vende productos truchos porque quieren acabar con el mercado esclavo, primero tendrian que dejar de comprarle a las grandes marcas textiles que esclavizan bolivianos. Muy bueno el blog.
Saludos a la distancia desde La Plata. NEHUEN
etenvic
17/01/2007 a las 23:39
¿Cuanto de lo que aquí se ha escrito es copia y cuanto original?
Paco Achaval
17/01/2007 a las 23:17
Estupendo ! Genial ! tu escritura comica e ironica es muy entretenida, pero cuando escribes como en esta anotación, ERES LO MAXIMO !.
Me gustó el ejemplo:
Se ha llegado a tal grado de frivolidad que hasta el que te rompe el culo tiene que ser alguien importante.
No lei todos los comentarios, pero supongo que algun argentino ya te habrá contado, que por estos pagos, es asquerosamente igual!.
Walter
17/01/2007 a las 23:15
Digamos que a primeras, sí, se comparte lo que decís, ya que obviamente sabemos, sos buen observador. Encantadoramente puesto también. Pero a segundas no puedo dejar de simpatizar con Animal #9, Seidenbaum #50 y Andrés David #45 (qué aburridos somos los economistas a veces) en las críticas. Creo que te pasaste un poco en las generalizaciones. Ya lo habías hecho con lo de los nuevos tontos por internet y ahora con los nuevos ricos. Sabemos que hay más en el tajo. Está claro que más ameno no se puede poner, pero ser ameno no debería ser tu intención. ¿O sí? ¡Que vuelva la fantasía!

Saludos
El Ova
17/01/2007 a las 22:49
No creo que la cuestión sea ser rico, nuevo rico o pobre.
Vivimos una época donde el paradigma del éxito en la vida se mide por lo material.
En tanto continúe vigente el "tanto tienes, tanto vales" como decía Rafael de León en su "Profecía", no se logrará comprender que el verdadero valor personal no pasa por lo que se tiene sino por lo que se es.
Zoe
17/01/2007 a las 22:17
Lo leí tres veces. Y a la verdad que no sé.
Porque la única posibilidad que siempre tuve fue la que vino del laburo. Y con esa plata compré cosas de 'marca' y cosas 'truchas'.
Por suerte los libros ya sea que los compres en El Ateneo o en el Parque Rivadavia, tienen las mismas letras.
Prefiero comprar libros.
Hernán, como siempre, movilizadoras palabras.
Sebastián
17/01/2007 a las 19:40
Perdón, básicamente dije lo mismo que David. No sé si no vi su comentario o si no había entrado cuando mandé el mío. :(
Sebastián
17/01/2007 a las 19:38
"Los nuevos ricos son, ante todo, ricos asustados de perder la brújula de un estatus que nunca merecieron."

¿Y los viejos ricos sí?
Van Leider
17/01/2007 a las 18:54
Este post es mas seguido que una paja, licenciado Hernán, coincido con Seburu en lo reiterativo del asunto. Los puedes hacer mucho mejores, todos los sabemos. Por otro lado, coincido 100% con Gustavo #18 . Denunciar al nuevo rico que denuncia al moro es como masturbarse mirándose al espejo, rizarse más que el vello púbico, es vacilar por tener el orto roto no con la forma de la D de D&G sino con la B de Borges. Vuelve a tus orígenes!
Ori
17/01/2007 a las 17:26
#59
También soy venezolana, no me gusta hablar de política, pero creo que SIEMPRE el presidente y los que lo rodean (todos los anteriores a Chávez) "son los nuevos ricos,como le llaman aqui la boliburguersía, vaponeándose con carros de lujo, comiendo en los mejores restaurantes, viviendo en chalets en las mejores urbanizaciones de Caracas y viajando por todo el mundo en grandes grupos, a costa de los más desamparados". No es algo que implemento Chávez, lamentablemente la política es, fue y seguira siendo una mierda...independientemente de quien gobierne.
Ori
17/01/2007 a las 17:18
Peor que ser nuevo rico, es no tener nada en el bolsillo e igual comprar lo más caro para aparentar con los amigos ¿será que no les da vergüenza creerse algo que no son? Creen que engañan y lo que hacen es ridiculizarse ante personas que saben quienes son y lo que ganan, que ven a diario la cartelera de morosos en el edificio en la que están resaltados por el dineral que deben, enchufando la tele del pasillo porque no tienen luz, pero calzan unos Niké de 300000 Bs. con los que podrían bajar la cuenta de condominio o pagar la luz?Creo que las personas deben tener prioridades y obviamente las principales son vivienda, servicios, alimentación. ¿No estarían mejor pagando las deudas?
David
17/01/2007 a las 17:04
Estoy de acuerdo en todo lo que afirmas en el artículo, y además me gusta como escribes (es la primera vez que te visito). Pero hay un punto que me parece un poco contradictorio.

Dices: "Se trata de ricos sin pedigrí, millonarios de sopetón, gente que no ha tenido una familia poderosa en el pasado ni una educación ricachona desde la cuna. Los nuevos ricos son, ante todo, ricos asustados de perder la brújula de un estatus que nunca merecieron."

¿No te parece que es al revés, que quienes "no se lo merecen" muchas veces son los "ricos de siempre", los que viven de las rentas o de los méritos de ser hijo de tal o nieto de cual?

Yo conozco a un puñado de nuevos ricos, y diría que 1/3 lo son por un golpe de suerte, otro 1/3 por ser corruptos y no tener escrúpulos, y el tercio restante los son por merecérselo, por su propia brillantez o méritos.

En cambio, entre los "ricos de toda la vida", diría que el porcentaje de los que se lo merecen y se lo han ganado es.... del 1 por 1000??

Saludos,
David
Ana
17/01/2007 a las 16:42

Hay que convenir que cuando decís cosas en serio, las decís muy bien. Mis respetos, Hernán.
Gi
17/01/2007 a las 16:23
#78:

Yo no comparo con Argentina, nunca dije que sea una costumbre española! simplemente digo que nadie llama a la policía cuando lo que pasa no le incumbe ni le afecta a ellos. No pongas palabras en mi boca.
No sé que tiene que ver Argentina con las críticas que hago de España, son dos cosas diferentes, el día que toque criticar Argentina daré mi crítica, pero ahora mismo no es ese el tema que tocamos.
Vivo en el barrio de Sants , en la parte que se acerca más a Les Corts, y es una verdadera mugre, no invento, te invito a darte una vuelta por acá. Basura siempre desparramada por las veredas, papeles por el suelo, líquidos extraños en el suelo, colillas por todos lados... me recuerda Bs As!! En Madrid por ejemplo no vi esto, me pareció que todo estaba impecable, y no hablo de zonas turísticas.

Viví también en el barrio de Bon Pastor, dentro del Distrito de Sant Andreu, y juraría que estaba un poco más ciudado y limpio. Hace 4 años que vivo en Barcelona.
Me gusta dar mi opinión acá, pero no espero discusiones entre nosotros.
Un saludo.
seburu
17/01/2007 a las 15:58
teo, #73:
entiendo tu punto y lo comparto. creo que hablamos de lo mismo. mirà, hernán lo cuenta bien porque tiene lo que decir. no pasa por coincidir o no. hay un gran mèrito en que no sobren palabras. sintesis y conceptos. cero aburrimiento. para mì eso es "que" dice. para vos es "como". es lo mismo.
pero yo decìa que en este caso, como casi nunca. me aburrì. abrazo.

El Angel Gris
17/01/2007 a las 15:44
¿El #34 es zonzo o desinformado?
Raul
17/01/2007 a las 15:37
La locura de los nuevos ricos no deja de ser una necedad, mas aún si es repetida por 30 millones de bocas hablando de ellas, no deja de ser una necedad.
De modo que no vale la pena convencerlos, ni a unos ni a otros, pero de algo si estoy seguro, que se puede confiar en estas personas, no cambian jamás.
Tenshi
17/01/2007 a las 15:18
"//... necesito demostrar que puedo despilfarrar y alardear y pavonearme, pero no soporto que me estafen otros. Prefiero que me quiten el dinero, que me sobra, y no la autoestima, porque de eso tengo poco."

Genial, sublime... te adoro men, te adoro y te besaría (a riesgo de que los gallegos nos consideren putos... pero bueh). Los viejos ricos (?) buscan diferenciarse de "los nuevos ricos"; los nuevos ricos buscan diferenciarse de la clase media; la clase media busca diferenciarse de los pobres... y luego... los hijos de los nuevos ricos buscarán diferenciarse de los nuevos "nuevos ricos"; los de clase media que se hagan "nuevos ricos" buscarán diferenciarse de sus antiguos vecinos de clase media; los pobres que consigan un mejor pasar se mudarán a un barrio de clase media, para diferenciarse de los pobres... y los pobres, seguirán siendo pobres y laburando como esclavos para que los demás puedan jugar a diferenciarse. ¿Sociedad actual?

Un abrazo
HOPPO
17/01/2007 a las 14:43
muy bueno como siempre!!!!
Bart
17/01/2007 a las 12:37
Cómo odio a los nuevos ricos. ¡Cuándo sea uno de ellos se van a enterar!

Según he oído la policía ha detenido, frente a "El Hogar del Libro", a un tal Pedro J. Soriano por vender ejemplares de "su" obra "Diario de una mujer gruesa" a 2? la docena. Con ilustraciones de Bernardo Perlick y correcciones de Julián Rodriguez Orihuela.
MO
17/01/2007 a las 11:00
Anoche soñé con la basura falsificada de tu padre. No me lo puedo quitar de la cabeza. Es tan semiótico que no sé por dónde empezar a desentrañar la imagen.
pal
17/01/2007 a las 09:22
Estimado #84, el dinero está para gastarlo... la pena es que lo único que se nos ocurra, sea buscarnos lo mismo de siempre pero caro. El dinero está para disfrutarlo, y el único hobby que tenemos es el shopping... esto es lo que da pena... y eso es lo que uno a los ricos "de verdad" les "perdona", normalmente pasaron a la segunda etapa y saben disfrutar de lo que tienen... ahora, lo que da más pena aún es que nos hayamos acostumbrado a las diferencia brutales pensando que de todas formas no hay vuelta, o lo que es peor que nos la hayamos creído eso de la teoría del chorreo y todavía estemos esperando que nos caiga algo. Y frescura es consumir, pero no dejar consumir a quien no lo haga según las reglas, que oh! sorpresa, sorpresa defienden al de D&G pero no al marroquí de la esquina. Decir esto no tiene nada de revolucionario, cualquier neoliberal, en teoría, te lo va a defender.
Luis
17/01/2007 a las 08:18
Muy bueno lo que escribiste Hernan, y tambien algunos comentarios son muy interesantes hago un recuento de los que mas me gustaron:

"la gente rica piensa q una marca le da prestigio mientras que la pobre solo busca satisfacer sus necesidades"

"En un mundo superfluo donde más tenés más valés. Y si no tenés simulás... ;-)"

"En cambio el nuevo rico tiene tantas dudas de su nivel, será que sabe que lo consiguió hace poco al "status" o que tan rápido como lo consiguió lo puede perder. Necesita marcar la diferencia, es lo único que lo puede hacer sentir seguro, no sabe que lo importante está en otro lado, sólo ve la posesión material como diferencia entre ricos-pobres."


"Los ricos de siempre, aunque igualmente envidiables, admirables o detestables que el resto de la humanidad (según el caso concreto) suelen ser más soportables que el nuevo rico porque, como son ricos de siempre, no necesitan que tú sepas que son ricos para sentirse como tales."

Saludos
Vadim
17/01/2007 a las 07:36
Naaaaa!!

La verdad sacas MUY BUENOS rollos mareadones (locos, raros Etc), por eso aquí estoy leyéndote.

Y no se por que sigo creyendo que tu mismo te contradices! y bastante!. En fin con unas cervezas se pasa lo mareado.

Salud!
 olo mosquera
17/01/2007 a las 07:29
Gracias Diego: corregido.
Diego A. Rotés
17/01/2007 a las 07:19
Te habías tardado en escribir. Como la mayoría de las ocasiones, tienes razón, sólo que en Brasil igual mueren de hambre.
Por otro lado, como sé que no te molesta o te chupa un huevo:

"Los nuevos ricos son, ante todo, ricos asustados de perder la brújula de un estatus que nunca merecieron.

El status es un galardón de prestigio".

Chau
Ricardo
17/01/2007 a las 05:57
Hace algunos años acostumbraba a hacer observaciones respecto al tema de la frivólidad en el estilo de vida de muchos de nosotros.

Aunque no nací y nunca he vivido en un medio de gente millonaria si lo he hecho en un medio que nosotros llamamos "pudientes", es decir, personas que tienen satisfechas la totalidad de sus necesidades básicas y tienen para darse algunos lujos, como gastar mil quinientos euros para pasar quince dias por España y comprar en Dolce and Gabbana una cartera de ochocientos euros.

Sin embargo, un dia me di por enterado que tan pornográfico es para mi, el lujo del millonario, como mis lujos para una familia de clase pobre. Yo tengo dos autos, un veterano de 12 años y otro de 6 años y en una plática con un subordinado el me hacia ver que yo me daba el lujo de tener dos autos.

Ahora, y que si es mi punto final del tema, no se quién es mas lastimoso, si el pudiente o rico que se deja sacar grandes cantidades de dinero para comprar cualquier artículo de marca (acostumbro decirle a un amigo que tiene relojes muy costosos, que su reloj de $12,000 da la misma hora que el mio de $150) o aquel pelado que para darse algún sentido de nivel social se compra un artículo falso de cualquier marca, solo para engañarse a el mismo o a los demás.
David
17/01/2007 a las 05:12
El dinero esta para gastarlo, asi que si tienes dinero y ademas es mucho dinero si pretendes gastartelo a base de carteras de 15 euros acabaras teniendo una casa q parece un mercadillo, y no sabras donde poner las cosas, asi que no veo porque nocomprate cosas innecesariamente caras si asi consiges comprar menos en cantidad.
La finalidad es no ser el mas rico del cementerio sin haberlo disfrutado.

Seguramente jode mucho ver a un rico gastarse el dinero que uno no tiene para si, esta critica es muy envidiosa.

Si cada uno de nosotros tuvieramos mucha pasta, tambien nos la gastariamos. Sino, simplemente que tontos de nosotros.
17/01/2007 a las 04:45
De acuerdo con vos Haffner (comentario #70) en que los deseos engendran mas deseos. Por eso aquello de liberarse de apegos y egoísmos en el budismo para alcanzar la realidad última (simplificando).

Visto así, no es lo mismo que resignarse o contentarse con su porción porque entonces se concibe dicha porción como algo propio, sobre lo que se tiene un apego. Entiendo la definición alternativa para rico y me parece bastante sensata pero (como habrás notado) entramos en un terreno diferente a la cuestión de riqueza económica.

Saludos.
Armando
17/01/2007 a las 02:26
Esteban #54 , pecas de lo mismo que criticas, intentando adivinar el sentido de mi comentario. Ni remotamente me abrogaría el derecho de decir su tal o cual escrito es "digno" de Hernán. La palabra "digno" (y todo lo que de ella se deriva) la usaste tú. Yo manifesté que MI sentimiento (el mío) respecto al texto era ese, y de hecho, para reforzar la duda, dije que no sabía si ese sentimiento debería yo dirigirlo a Hernan o a Orsai, entendiendo, como creo que entiendo, que Orsai tiene una línea de escritura (el post, como sea que Hernán lo entienda) y Hernán, como escritor, tiene posibilidades infinitas en temas, tonos, ideas y estilos. Ese, y no ningún otro (pero mucho menos la "dignidad") fue el sentido de mi comentario
AzRi3L
17/01/2007 a las 01:31
Desde hace un tiempo voy leyendo tus artículos y la verdad es que me encantan, tanto los temas como la manera de escribirlos, gracias por ofrecernos un blog de calidad ;)
LUCIANA BACA
17/01/2007 a las 01:10
HOLA
El post me hizo recordar dos situaciones: 1. a mi abuela devolviendo un pantalón marca mimo que le habían regalado a mi hija porque "si los cobran tan caros no pueden salirsele los hilos a los bolsillos" y 2. cuando mi suegra comió mayonesa de ave preparada con mayonesa de tercera marca creyendo que era hellmans y no notó la diferencia.
Muy bueno el blog Hernán, todavía no terminé de leer los archivos pero me sorprendió saber que en España no hay facturas o cosas con dulce de leche ¿Cómo son los alfajores?
Saludos a la Nina.

Ariel
17/01/2007 a las 00:25
Buenisimo Hernan, aca en malta a los ricos de cuna ni siquiera los ves, yo trabajo en un restaurant muy "paquete", y cada vez que tenemos a uno de esos personajes, los tipos reservan el restaurant solo para ellos, no los ves entrar ni salir,visten trajes oscuros, y sus esposas vestidos negros,toman vinos extremadamente caros, su chofer come como un duque en otra mesa del restaurant, y dejan muy buena propina , sin embargo los demas dias viene gente que quiere mostrar cuan pudientes son, y hacen todo lo posible para que los notes, los nuevos ricos, o los que pretenden serlo, visten dorados, gritan cuando hablan y se rien a carcajadas por cualquier cosa, como para demostrar cuan felices son,pero sin ellos no tendriamos con quien divertirnos cuando se empedan con el segundo vino que se tomaron con la comida, porque primero pasaron por el bar y se tomaron todo lo que veian que sonaba fashion, ahora, de propina, ni hablar. Nuevos ricos, viejos ricos, no se con cual quedarme, las risas estan bien, pero la propina me la llevo a casa, y con eso me alquilo una peli que me hace reir un poco mas.
Saludos
teo
16/01/2007 a las 23:50
hola gi,
realmente pensás que pegarle a los niños es una costumbre exclusiva de españa? o que en argentina no pasa?
no sé de qué ciudad hablás, pero por lo menos barcelona no me parece que esté hecha un asco (aunque su limpieza y orden no es lo que más me gusta).
y criticar a los inmigrantes no es parecido a decirles 'bolitas' o 'paraguas' o a los mismos argentinos del interior decirles 'negros' despectivamente??
y somos modernos y altruístas por votar libremente DOS VECES, por un hijo de puta que se alió con los modernos EEUU y que fue matando de hambre a medio país mientras la otra mitad viajaba al caribe y sacó las cacerolas cuando no pudo viajar más???
en todas partes hay buenos y malos, hasta dentro nuestro. pensalo.
alicant4ever
16/01/2007 a las 23:44
¡Cuanta razón! la hipocresia parece no tener fin en esta sociedad,la cual se jacta de ser"civilizada" y utiliza expresiones como estamos en el siglo XXI para referirse a la moral cuestionable que se ha adquirido en estos tiempos. Realmente es lamentable la desigualdad social a la que mal que nos pese nos hemos ido acostumbrando y que espero vaya menguando en futuras generaciones por el bien de nuestos pares.
Ad
16/01/2007 a las 23:30
De todas formas... conozco más ricos de rancio-abolengo-quiero-y-no-puedo, con su Louis Putton colgado del pellejo de visón heredado de la tia abuela Marta que nuevos ricos con la cartera Prada vista en el BBB.

Son las de "ponme una perca que viene el nene de mi niña Pitita a cenar y le haré pescadito, que la filipina que tiene Pitita no sabe cocinar". Una perca. Con 18 anillos de oro y 3 brillantazos, y el visón, con el calor que cae.
Y lo puedes oir en cualquier supermercado de la zona alta. O pregunta a las pescateras. Escribirías otro libro.
Vete a Sant Andreu a ver qué le compran las abuelas "pa'cenar al niño de la Sole que se queda hoy en casa por que su madre trabaja".
Haz la prueba.
Ad
16/01/2007 a las 23:15
Supongo que paseaste por Paseo de Gracia...
A mi también me indigna todo lo que planteas.
Pero aquí lo único que indigna en realidad es la imagen que se llevan los "guiris" de esta "magnífica" ciudad, sólo eso. ¿Cómo puede permitir el Ilmo. Alcalde de Barcelona esa patética imagen? ¿Los japoneses y rusos gastandose el dinero a miles en las tiendas de ese paseo mientras a la vuelta, se dejarían sólo unas decenas?
No lo pueden permitir por los visitantes, por los que alquilan los locales de la zona a precios imposibles, por el trabajo que genera el turismo. ..¿sigo?
Es sólo por eso, ese es el motivo real por el que, si llamas a la policía, acuden a levantar mantas. Tú prueba a llamar para decir que te robaron el bolso/cartera, verás lo que tardan en aparecer.

Lo demás es cierto, pero aquí les da igual.
La vida es bona si la bolsa sona, eso ya lo debes haber oido.
Gi
16/01/2007 a las 23:02
Es curioso, pero cuando ven a un padre dándole tortas a sus hijos nadie llama a la policía, aunque también esté prohibido pegarle a los niños.
Son unos cobardes, cagones... que tienen su propia ciudad hecha un asco y después de quejan de los inmigrantes, que tienen la culpa hasta de la sequía.
Cada día soporto menos el caracter de los españoles...sorry, no me voy a volevr por eso, pero cuesta vivir entre gente tan cateta y egoísta.
A ver cuando hablás Hernán de los pisos que les regalan a los inmigrantes o a los gitanos, las plazas de guardería y colegio, las tantas ayudas que reciben, todo lo que le da el gobierno a los inmigrantes que no les dá a los españoles!! jua, a ver cuando hablás de esos grandes mitos, que todos lo saben porque se lo contaron pero nunca nadie lo vió.
Un saludo!
teo
16/01/2007 a las 22:55
seburu (#63): realmente no sé si hernán es 'bueno' o 'malo'. no tengo los conocimientos como para determinarlo. lo que sí sé es que me gusta. y casualmente alrevés que vos: me interesa más cómo cuenta las cosas que lo que cuenta en sí. muchas veces no coincido con lo que dice, pero disfruto viendo cómo lo cuenta. si lo mismo que hernán cuenta en este 'post', exactamente el mismo tema, lo hubieras escrito vos, posiblemente no lo habría acabado de leer por aburrimiento. si fuera como vos decís, todos podríamos ser escritores.
y, por suerte, no todos lo somos.
RATM
16/01/2007 a las 22:48
¡Eres grande,Hernán!
JoseC
16/01/2007 a las 22:47
Hombre, siento ser el primero en decir lo contrario, pero te sigo desde hace bastante tiempo y creo (tómatelo como crítica constructiva por favor porque me encanta cómo escribes) que este es un poco más flojito que el resto... también es cierto que tienes algunos textos de una calidad excelente, nos tienes mal acostumbrados ;)

Sigue escribiendo macho, que me encanta, admiro tu forma de escribir.
Haffner
16/01/2007 a las 22:38
No estoy de acuerdo. Primero doy una definición de rico verdadero, contrapuesta al nuevo rico (y que me parece latente en el texto): quien pone a trabajar el dinero para él y no quien trabaja por el dinero.
=====================
Andres David,45:
Te doy otra definicion de rico:Es el que se contenta con su porcion.
Los deseos engendran mas deseos y eso equivale a querer saciar la sed con agua salada.En vez de saciarse,uno tiene mas sed y todo se transforma en un circulo vicioso.El hombre muere sin cumplir 50% de sus deseos.
Salutti
Luz
16/01/2007 a las 22:37
Q bueno es abrir mi correo y ver el mail de actualización! Así dan ganas de trabajar, jeje
Buenísimo, como siempre...Muchos lo pensamos, pero sólo vos sabés expresarlo de la manera exacta...
Besos desde Argentina, nuestro País!
Haffner
16/01/2007 a las 22:22
#59 venezolana:
Aqui en Venezuela nuestro "presidente" dice que ser rico es malo y que tenemos que andar descalzos con tal de defender la "revolución socialista del Siglo XXI",
==========================
hay que llevarlo al marroqui ese a Caracas y que se ponga a producir alpargatas de cuero a precio de costo.Alpargatas si,libros no.
teo
16/01/2007 a las 22:16
me encantó. muy bueno. me hizo reír mucho.
todo me pareció tan cierto como los comentarios de
'fede o' (#32) y de 'animal' (#9): se agradece la sinceridad.
creo que hay idiotas e inteligentes, honestos y corruptos, buenos y malos, sinceros y mentirosos, rencorosos y altruístas en todas las clases sociales.
y siempre es fácil identificar algún grupo (al que obviamente no pertenecemos) con lo que no nos gusta: nos hace sentirnos más puros, más limpios.
quizás lo mejor sería no pre-juzgar. o directamente no juzgar y poder tomarnos el tiempo para conocer y comprender. y de lo que no conocemos, simplemente, no hablar (por lo menos mal).
no te lo digo a vos, hernán, que ya has dado suficientes muestras de autocrítica y sinceridad y que además sos un artista.
lo digo principalmente
para mí mismo!!!
un fuerte abrazo!!
Ginger
16/01/2007 a las 22:12
Iba a dejar un comentario exactamente igual al de Sonia, pero claro, ella me ganó de mano porque Fede le dejó usar la computadora antes que Gonzalo a mí.
oscar
16/01/2007 a las 22:11
donde dije 'esto' digo :
http://www.orsai.es/2005/11/me_puede_repetir_la_pregunta.php

:)
oscar
16/01/2007 a las 22:10
Muy bueno, como casi siempre :)
A los del 'prime' 'segundo' etc. les recomendaria leer esto de un tel Hernan.

seburu
16/01/2007 a las 22:06
pal, hernàn lo hace bien en todos los estilos y esta no es la excepciòn. lo que mas me gusta de el es lo que dice, mas allà de como. en este caso, como casi nunca, no me gustò y asì lo digo. si uno habla de otros es para reirse o es cahuineo y filo. este post me aburriò. a mì.
fue amargo y redundante, y muy poquito para tenerlo en cuentagotas. sabor a casi nada me quedò. a mì.
Dicson
16/01/2007 a las 21:59
Me cayó adelante Venezolana... Aquí en mi país tropical la nueva Boliburguesía se ha adueñado de todas las características que citas, Hernán, y de otras más.
Lamentablemente, durante los años '70 los padres y abuelos de esta boliburguesía hacían exáctamente lo mismo, viajando y gastando petrodólares a granel.
Claro, la diferencia es que ahora la boliburguesía es variopinta: venecos, cubanos, y marxistas enjutos de toda latinoamérica gusta de este estilo de vida.
Saludos desde Maracaibo!!
Pini
16/01/2007 a las 21:38
Hernan, nuevamente, concuerdo con lo que decís.

Tenés frases que quedan marcadísimas durante toda la lectura, y que aunque estés ya leyendo dos parrafos más adelante, todavía las tenés pendientes... No se cómo hacés, pero realmente sigo elogiandote y felicitandoté.

Tenés mucha razón cuando decís que lo que corresponde sería apresar a quien vende una porquería a 800 euros y no al pobre hombre que vende su cartera al precio que corresponde [se sabe que no va a venderlo JAMÁS más barato de lo que le costó, asi que se supone que ese es el valor real del objeto]. Pero en esta sociedad del culo en la que vivimos (tanto en Argentina, cómo en España según lo que leo, como en el resto de los países de tus firmantes) siempre se le dá más prestigio a los adinerados y hacen lo que a ellos les convenga, por más que no sea lo correcto (coff coff, CORRUPTOS! coff coff)...

Que imágenes que diste de la Argentina en épocas de Alfonsín, verdad?... No te parece vergonzoso hacér pública esta fucking realidad?... No niego que es muy conocida de por sí la época nefasta que pasamos, pero bueno...
Lástima Argentina... venimos en decadencia!...

Siempre la misma porquería, pero es NUESTRA porquería, y la queremos así como es...

Nos vemos Hernán!
Un abrazo fuerte, y seguí así...
Me gusta enterarme de tus actualizaciones!

Pini.-

Pd: No voy a hablar sobre los ricos falsos y verdaderos porque realmente no me interesa demasiado acotar, todo lo que pienso está dicho.
Anony mouse
16/01/2007 a las 21:36
A mí me parece que solemos tener mayor tolerancia a los ricos de abolengo que a los nuevos.
Envidia?
O subordinación al stablishment?
No lo sé.
venezolana
16/01/2007 a las 21:20
Aqui en Venezuela nuestro "presidente" dice que ser rico es malo y que tenemos que andar descalzos con tal de defender la "revolución socialista del Siglo XXI", pero si voltean para los lados ven que la nueva clase política que se instaló desde hace 9 años son los nuevos ricos,como le llaman aqui la boliburguersía, vaponeándose con carros de lujo, comiendo en los mejores restaurantes, viviendo en chalets en las mejores urbanizaciones de Caracas y viajando por todo el mundo en grandes grupos, a costa de los más desamparados, de los pobres que manipula a su antojo el Sr. Chávez porque, y que, todo lo que esta robolución hace es para hacer justicia social y lo peor de todo que cada día que pasa hay más pobreza y niños de la calle.
Sonia
16/01/2007 a las 21:11
Lo que D&G, Prada, Roberto Cavalli, etc te están cobrando, no es solo un producto que, en verdad, son de buena calidad y diseños exclusivos. Es el merchandising, el pakaging, los locales abiertos en lugares estratégicos a los efectos de la publicidad que esto le genera, los empleados, etc.
Es decir, uno compra sabiendo que está financiando la empresa que, no siempre da ganancias hoy en dia.
Es como comprar un cd original de un cantante o grupo: uno pagando lo que vale, pudiendo bajarlo de internet o comprar copias truchas y disfrutarlo igual, sabe que está financiando la mansión y los vicios del dueño de la Sony y del cantante en cuestión.
También podes acostarte con Carmen Electra por 10.000 dólares o con la paraguaya que para acá en la esquina por el sanguche y la coca (si le comprás Goliat, que es la marca trucha que imita a Coca, también te atiende).

Pertenecer tiene su costo.
Xica
16/01/2007 a las 21:08
Salgo de mi usual anonimato lector para decirte ¡genial!

Saludos Hernán. Te he venido leyendo desde la época de la Mujer Gorda.
sibila
16/01/2007 a las 21:04
hernán: como dice la biblia «felices los humildes, porque de ellos será el reino de los cielos». no soy de las que cree en los cielos, pero me quedo en la metáfora: es tan poco lo que se necesita para ser feliz...
pal
16/01/2007 a las 20:55
Los nuevos ricos, y los de "buena familia" siempre han existido. A veces la movilidad social permite una nueva oleada de gente que llega a adquirir lo que caracteriza a los ricos, educación principalmente. Pero también hay momentos en que las diferencias en el ingreso se agudízan y hay ordas de nuevos ricos, gente que no sólo gana bien, sino además sabe que la alternativa empieza a no estar más en el medio... y el espectáculo se torna grotesco. Ahí aparece Casciari y hace la caracterización del fenómeno.
Hernán, también es patetica la actitud del primer mundo tratando de defenderse de la "mafia de cigarrillos vietnamita", o de los marroquíes con sus falsificaciones. Patético.
Seburu #30, siempre te voy a tomar en serio. Aunque me encanta la libertad de reirme de todo, y aún sabiendo que la sátira es un estilo que me gusta mucho: déjate de tonteras! y reconoce que Hernán lo hace bien también en este otro estilo. Y otra cosa mirar para el lado es fundamental.
Sin otro particular,
filo!
Esteban
16/01/2007 a las 20:22
Y en un momento el tipo escribe tanto, y la gente lo lee tanto, que hay quien siente que puede determinar si lo que él escribe es digno de él o, si encambio, no le corresponde. Como si alguien pudiera detenerte en la calle y decirte "no sientas lo que sentís", "no pienses lo que pensás". Son estos pequeños críticos de artistas que condenan los cambios de estilo y equiparan a una persona con su obra.
Armando (post 27) se equivoca, pero más que con Casciari.
Crysty
16/01/2007 a las 20:09
Y, querido amigo, que se puede esperar de un mundo en el que le brecha pobre/rico no deja de crecer a cada segundo y todos parecen hacerse los boludos sin más (hasta yo por ahí me descubro haciéndome la boluda)...
Que se le va a hacer, si uno no viviera con la secreta esperanza de que algo cambie... todos nos iremos al fondo del tarro algún día así sea el más rico y no se va a llevar nada de lo que a diario nos chorea...
A dónde iremos a parar? Decime vos....
Besos y suerte!!!
ella
16/01/2007 a las 20:03
actualmente, tanto el "nuevo rico" como el "rico de cuna" se comportan de manera muy similar. van a los mismos lugares de moda, y se compran las mismas boludeces. no veo ninguna diferencia entre ellos. habria que revisar el concepto de nuevo rico, ya no es actual.
Achilles
16/01/2007 a las 20:01
Chapó. Me quito el sombrero.
Seidenbaum
16/01/2007 a las 19:55
Aunque es cierto que en algunos casos es como indicas, tu forma de generalizar y ridiculizar a todo el que compre algo de marca, me hace suponer que te tienes que conformar con la cartera de 15?, ver cómo es la cartera y sugestionarte para pensar que es igual que la de 800 ? que deseas comprar pero no puedes.

Quizás el ejemplo de la cartera sea cierto y sea la misma, pero generalizar con todos los artículos es tan ridículo que desprestigia todo tu artículo. Quizás no hayas tenido la cartera de 800 en la mano para notar las diferencias.

Argumentar que un BMW es igual que un coche chino copiado, es tan soez que sólo tiene cabida en una persona que se intenta convencer para no desear lo que no puede tener.

Un saludo.
ATT
16/01/2007 a las 19:53
Intentando buscar a mala leche algo que criticarte, sólo encuentro un matiz frente a esta frase Los nuevos ricos son, ante todo, ricos asustados de perder la brújula de un estatus que nunca merecieron. Y es que yo creo que no es que no quieran perder un estatus que no merecen, es que quieren aparentar tener un estatus que nunca han tenido, si consideramos el "estatus social" como algo más que un grupo de ceros a la derecha del saldo de su cuenta corriente.
Me explico, los ricos de toda la vida tienen, por lo general, un abolengo digno de mención. Digamos que "son alguien" por encima de su dinero, tienen un nombre que se asocia a algo más, por lo general, que a un simple y pingüe capital.
Sin embargo, los nuevos ricos que tú describes no son más que dinero, y no tienen nada más que aportar que dinero. Por eso se esfuerzan en que todo el mundo vea su VISA ORO-NEGRA-PLATEADA CHUPIGUAY DE LA MUERTE, OSEA.
Los ricos de siempre, aunque igualmente envidiables, admirables o detestables que el resto de la humanidad (según el caso concreto) suelen ser más soportables que el nuevo rico porque, como son ricos de siempre, no necesitan que tú sepas que son ricos para sentirse como tales.
Teresita
16/01/2007 a las 19:49
¡Excelente descripción! Divertida aunque lamentablemente real. En un mundo superfluo donde más tenés más valés. Y si no tenés simulás... ;-)
Fabio
16/01/2007 a las 19:47
Que bueno, soy un pobre que también elije quien le rompe el culo!! casi como un nuevo rico!! :D:D porque para un pobre también es caro la cartera de 20 duros :D

en otra época trabajaba en un restaurant, familiar, era nuestro, no éramos ricos pero si cada tanto un rico "verdadero" venía a comer, recuerdo a uno , re buen tipo, re educado, charlaba con mi viejo (el cheff) y se llevaba muy buena impresión de nosotros, hasta nos regaló algún vino.

luego también teníamos a los "nuevos ricos", todos en 4x4 obviamente, familia numerosa y extremadamente ruidosa. Mi viejo llegó a echar a varios del restaurant por su altanería, creían que ser rico implicaba el desprecio por sus "inferiores" y que ellos eran los elejidos.

Obviamente, un rico de cuna no necesita despreciarte, ya se sabe superior y por eso te trata bien, no tiene necesidad de sentirse más que nadie, lo es (bueh, cree serlo, pero lo cree en serio!)

En cambio el nuevo rico tiene tantas dudas de su nivel, será que sabe que lo consiguió hace poco al "status" o que tan rápido como lo consiguió lo puede perder. Necesita marcar la diferencia, es lo único que lo puede hacer sentir seguro, no sabe que lo importante está en otro lado, sólo ve la posesión material como diferencia entre ricos-pobres.

 olo mosquera
16/01/2007 a las 19:39
Gracias Mafalda (#33): corregido el plural.
16/01/2007 a las 19:36
Pienso que se debe pagar lo justo por las cosas. Si la cartera de marca realmente es de mejor calidad entonces es lógico que cueste más. Si se puede pagar se paga. Igual con los servicios. En ese cálculo del precio justo entran a jugar variables de producción (incluyendo la mencionada por malena en el comentario #28) que deberían ser tenidas en cuenta a la hora de pagar. El famoso cuento del comprador informado.

También hay que tener en cuenta el propósito porque una cosa es comprar por necesidad (o gusto, calidad, etc.) y otra hacerlo para "subir" de nivel. En ese caso es probable que incluso la marca deje de ser importante. Por ejemplo, acá en Colombia, muchos nuevos ricos del narcotráfico —conocidos como traquetos y lavaperros— tienen como símbolo de estatus a sus mujeres pasadas por quirófano. Exhiben sus exageradas tetas y sus inmensos culos por las calles, centros comerciales y discotecas de moda en un espectáculo bastante grotesco.

Finalmente, la característica oculta del nuevo rico es que sigue teniendo mentalidad de pobre. ANA en el comentario #18 dice que:
la gente rica piensa q una marca le da prestigio mientras que la pobre solo busca satisfacer sus necesidades
No estoy de acuerdo. Primero doy una definición de rico verdadero, contrapuesta al nuevo rico (y que me parece latente en el texto): quien pone a trabajar el dinero para él y no quien trabaja por el dinero. Teniendo en cuenta esto: i) quienes piensan que las marcas dan prestigio son los nuevos ricos, no los ricos verdaderos; ii) no sólo los pobres buscan satisfacer sus necesidades. En el caso i) el rico verdadero no busca prestigio, busca retorno de la inversión. En el caso ii) las necesidades se satisfacen a través de la renta y no de créditos.

Ser un rico verdadero no implica ser (multi)millonario pero ambas condicones tienden a ir juntas porque este puto mundo es muy caro y si nos queremos dar ciertos lujitos (un yate, un chalet en la Costa Azul con catorce baños) pues toca pagar lo que cuestan.

Orsai ha sido un gran descubrimiento. Seguiré leyéndote atento. Un saludo.

PD: En otro texto vi que admiras a Daniel Samper Pizano... ¡excelente!
alt
16/01/2007 a las 19:29
muy bueno...saludos desde bangkok
dajoropo
16/01/2007 a las 19:20
Algunos no saben que la personalidad no se compra en Dolce & Gabbana...

¡Saludos!
Jose Luis Escudero
16/01/2007 a las 19:11
Magnífico, impresionante, has escrito lo que llevo pensando muchos años, ¡GENIAL!

Eres genial, Hernán.
lei
16/01/2007 a las 18:51
fede o: tu comentario vale -casi- tanto como el post de hernán. excelente historia en pocas líneas
PAT
16/01/2007 a las 18:49
Hernán:
Muy buen post, me ha gustado tu aguda visión.
Aunque en esta entrega, particularmente, los comentarios le dan un condimento de realidad impresionante. Digamos, el de Dolce & gabana es el rico del que compra al marroquí, pero hay otro que compra un móvil y el que compra el jean y el de la camiseta. Es posible que haya una escala de nuevos ricos, apenas comparable con la de nuevos pobres.
Un abrazo, felicitaciones.
argentalico
16/01/2007 a las 18:48
En Italia, es el mundo del revés, a quien compra mercaderías falsificadas le cobran una buena multa.
Si te pescan comprando un cd en la calle son 4mil euros, 8 mil si se trata de un dvd. En los periodos de mayor afluencia turística, muchos incautos, se han visto sorprendidos con una multa increíble por solo haber comprado un par de anteojos o una cartera a un marroquí!!! :-(
mentecato
16/01/2007 a las 18:33
Los que usan marcas son grasas. El negocio de hoy pasa por lo que no es marca conocida. Buen diseño, logo entrador y seras un nuevo rico.
NandoYuriYork
16/01/2007 a las 18:33
También pasa aquí en Perú, el único país donde vivo, con esto que la economía se pone mejor, mis amigas ya compran (por fin! pareciera esta inscrito en sus rostros de alegría efímera hasta la próxima quincena) ropa de marca ... imagínate!

Como siempre muy bien atinado Hernán ...
 argenta
16/01/2007 a las 18:05
Hernán:
Como radiografía del neo rico es impecable, realmente.
Ahora me pregunto, cuánto de hipocresía hay en todas las clases, en todos los niveles.. La envidia, el resentimiento y la inseguridad obscenamente "solapada" bajo algún símbolo de pertenencia está en todos los estratos sociales de una u otra forma..
De todas maneras sigo pensando que el rico de siempre, el de cuna de oro es más sensato y más auténtico (y en esto disiento con Senecio), el neo parece tener sentir un gran desprecio por sus orígenes tan cercanos de viejas épocas de privaciones.. es cierto.
Siendo de clase media, devenida a cada vez más baja, me jacto si es que cabe jactarse de eso, de no haberle dado nunca pelota a las marcas y demás.. quizá pura resignación, quizá no..
Es medio loco, pero me gusta pensar que ese marroquí de tu relato (haciendo la vista gorda de todas las víctimas que puede haber detrás) siente cierto regocijo de saber que es un abanderado de una silenciosa pero persistente y eficaz "venganza" en nombre de todos los que saben que no pueden cruzar de vereda ni aún con un buen revés del destino.
Y como bien dijo el Indio Solari.. ".. cuanto más alto trepa el monito.. (así es la vida) el culo más se le ve.."
xxxxxxxxxxxx
hasta otra!
CARLA
16/01/2007 a las 17:58
Excelente, como siempre un placer.
Saludos.

Alberto José
16/01/2007 a las 17:38
Muy buen post Hernán.
Realmente me sorprende que a tu corta edad tengas una visión de las miserias humanas tan acertada.
Cabría agregar que lo lamentable de este tipo de gente es que por lo general compran cosas de excelente calidad, que podrían disfrutar en todo el producto, no solo en el logo.
Un abrazo.

P.D. Hace como diez post que no recibo más el Alerta.


Mafalda
16/01/2007 a las 17:35
Encontrar en el email "Hernán actualiza... " es un mimo al alma, coincido con #17.
El #25 muy ocurrente!!
El texto me hizo reflexionar y la verdad me sentí abochornada, debo confesarlo, ejem...

Vale corregir, no? " Lo peor que les puede pasar en la vida a un frívolo" debería ser "lo peor que le puede pasar..."
saludos
fede o
16/01/2007 a las 17:16
como siempre, todo depende del punto de vista.

mientras en argentina teníamos 5 presidentes en una semana un amigo mío paseaba por gibraltar.

un marroquí muerto de hambre, sucio y desdentado le dio conversación. no faltó la pregunta de rigor, "tú, ¿de dónde eres?"

"de argentina."
"uh... ustedes sí que están mal allá," redondeó el linyerón.
susy de la v.
16/01/2007 a las 17:16
Trabajo esclavo: denuncian a una importante marca textil


Encontraron talleres ilegales donde se confeccionaba ropa para Cheeky.



El Gobierno porteño presentará hoy a través de la Procuración General, una denuncia penal contra la empresa Cheek S.A., propietaria de la marca de ropa infantil Cheeky, entre otras. La presentación se hará ante un juzgado federal en lo penal.

Según un relevamiento de la Subsecretaría de Trabajo, dependiente del Ministerio de Producción de la Ciudad, en cuatro talleres textiles se detectaron violaciones a la leyes de trabajo y migraciones y hasta casos de "privación ilegítima de la libertad".

De la investigación se desprende que en estos talleres se confeccionaba ropa para Cheeky. Incluso, la empresa Cheek S.A. los había declarado como algunos de sus proveedores ante una intimación de la Dirección General de Protección del Trabajo, según consta en la denuncia a la que accedió Clarín y que será presentada hoy. Esta denuncia se suma a la que en setiembre de 2006 se realizó contra Kosiuko (fue radicada en el juzgado correccional 14, aunque podría pasar a otro a ante un pedido de la defensa).

En la presentación que la Procuración elevará a la Justicia figura la detección de trabajadores indocumentados que, dicen, cumplían jornadas laborales de hasta 20 horas y que cobrarían entre 10 y 35 centavos por prenda confeccionada. De los cuatro talleres se subrayan las pésimas condiciones de higiene y seguridad y de hacinamiento en que se encontraban los trabajadores.

Se encuentran, además, testimonios de trabajadores de estos talleres que denunciaron la situación ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad (el organismo también hará una presentación ante la Justicia). Dos de ellos declararon que durante los días laborables no podían salir del taller porque permanecían encerrados con llave. Y que en estos lugares trabajaban mujeres embarazadas y menores de edad.

Los testimonios y las inspecciones realizadas apuntan a talleres que trabajaban para Cheek S.A. Por eso la Procuración denunciará a la empresa. "Esta tiene la obligación legal de saber en qué condiciones prestaban tareas los trabajadores de esos talleres. Y que (la empresa) podría ser cuanto menos beneficiaria indirecta de los hechos de explotación detectados", dice el informe.

seburu
16/01/2007 a las 17:14
ese puede ser el discurso de un pobre con pretensiones de nuevo rico. un frustrado perseguido por lo que no es. pero sensato, eh?

de cualquier forma, me llena las bolas el dale que dale con mirar para el costado. tantos parrafos hablando de lo mismo. si me hace reir, ok, pero ahora no me reì.

extraño los posts con fantasía. para darle un poco mas de 3d a la cosa.

senecio
16/01/2007 a las 17:05
muy fino como siempre, hernán.

una petición, apúntale también alguna vez a los viejos ricos que siempre se salen de rositas, parecen buenos, casi.

en ocasiones (pocas) prefiero al nuevo rico: parece que aún puede entenderme en un momento de debilidad y verme como a un igual. el rico de siempre es un extraterrestre para mí, y yo para él, un objeto

saludos
malena
16/01/2007 a las 17:03
Me pareció perfecto tu post. Si me parece patética la gente que compra imitaciones de porquerías caras, aun más patética me parece la gente que compra caras las porquerías. Al último, todo se hace en Myanmar o en Malasia o por ahí... Acá solo se etiqueta.
Armando
16/01/2007 a las 17:03
Orsai meets Chango100. El compás y el maltrato, la serena y razonada violencia del texto, me recordaron mucho a Chango100.

Imposible no coincidir en lo artero de los ladrones de las marcas. Imposible también no coincidir en lo cancerígeno del tema en la sociedad de nuevos ricos españoles. Me encantó el "objetos inútiles a precios razonables". Y sin embargo siento este texto, por razones que no puedo asir, muy poco Casciari. O poco Orsai, que suele ser menos realista. No sé bien.
 olo mosquera
16/01/2007 a las 16:55
Gracias Lucas: corregido por "sudoeste".
(Corrección con chiste vale doble).
lucas
16/01/2007 a las 16:51
"Si las chicas que esta semana han muerto de anorexia en Brasil hubieran nacido 400 kilómetros al sudeste, serían las chicas que han muerto de hambre en Bolivia."

Si hubieran nacido 400 kilómetros al sudeste hubiesen muerto ahogadas.
ANA
16/01/2007 a las 16:49
Que razon teneis, la gente rica piensa q una marca le da prestigio mientras que la pobre solo busca satisfacer sus necesidades, sinicos ricos que quieren aprovecharse de esas necesidades vendiendo a precios burlones.... Muy bueno gracias como siempre....
 marielos
16/01/2007 a las 16:47
Genial Hernán. Me pareció muy bueno el post. Lo que me encantó es cuando dices " Prefiero que me quiten el dinero, que me sobra, y no la autoestima, porque de eso tengo poco" Ja, ja.
Gabriel Rodz.
16/01/2007 a las 16:42
#20

Animal: No te pudo quedar mejor la referencia, soy un Comunista Paranoico con Aburguesarme o CPA. Acá en Puerto Rico no lo puedo vociferar mucho porque los CPAs son los contables y con esos no quiero que me relacionen.

Puta vida.
Lucia
16/01/2007 a las 16:35
Muy bueno el artículo.
Enhorabuena! Me gusta mucho como escribes!!!
Besos
animal
16/01/2007 a las 16:29
No jodás, Gabriel. Ya parecés esos comunistas paranoicos con aburguesarse. Si puedo pagar por una comodidad esencial, la pago. Apenas pude, acabé con años de lavar mi ropa a mano y le pagué a una señora para que lo hiciera. Luego, mucho después, compré una lavadora. Y???? Yo si puedo pagar alguien que haga el aseo, lo hago, puta vida.
Gabriel Rodz.
16/01/2007 a las 16:20
Anda! Se encabronó Hernán!

No puedo acordar más contigo. Pero no puedo evitar tener miedo a veces de que sea una paranoia de los que tenemos que alardear con la basura porque todavía no tenemos para alardear con Aston Martin.

Todas las noches, antes de dormir, me convenzo que no voy a ser igual a los "nouveau rich" pero, hace una semana pensé por un segundo en contratar una persona que me asée el apartamento, lo descarté inmediatamente, pero cada segundo que pasa me parece más atractiva la idea.

Me estaré contagiando?

Un abrazo,
G.
gustavo
16/01/2007 a las 16:16
Me parece que esta vez la cagaste , Hernan. a vos no te hace mucha gracia que alguien te plagie un texto, porque quizas toma algunas partes y no comunica lo que vos quisistes comunicar, o al menos no se tomo el tiempo de crear algo que vos si. Y se lo adjudicó. en este caso me parece que es lo mismo. Alguien gastó tiempo y dinero en crear algo que otro copió y encima lo hizo como el orto. Con un fin económico. Arte y negocio es lo mismo.
De todas formas tenes razon con el tema de los nuevos ricos. me parece.
p.d. soy fan de tus blogs. Pero mi windows es trucho...



 macam
29/05/2012 a las 08:21
tu windows no puede ser trucho, es robado. parecido pero diferente.
Hecpetorpo
16/01/2007 a las 16:14
Excelente, como siempre!!

No hay nada mejor que la sensacion de abrir la pagina y encontrar algo nuevo en tu blog. Ojala pudieses sentirlo jeje

A pesar de lo que dices, es muy reconfortante ser nuevo rico despues de haber pasado horas en la oficina, para ganar un sueldo que te permita mejorar el estatus..

saludos a los demas lectores!
FACUNDO
16/01/2007 a las 16:13
Como siempre un comentario a su medida. Estrella!.saludos desde escocia
Fabiola
16/01/2007 a las 16:11
Estuopendamnete dicho ! Despues de estudiar mi carrera universitaria en Milan, tengo años sintiendo lo que tan brillantemente haz logrado expresar tu Hernan.
JoTa
16/01/2007 a las 16:11
Impresionante como ya estamos acostumbrados, pero el resumen perfecto es la frase:
"el que te rompe el culo tiene que ser alguien importante, para que valga la pena mostrar el culo roto como un trofeo."

Creo que el miedo de los nuevos ricos no solo es que los viejos pobres tengan un chiche como el de ellos, sinó que alguien pueda dudar que el chiche de ellos es original y que tuvieron que dejar culo para conseguirlo.
Untipodificil
16/01/2007 a las 16:10
Siempre interesante leerte. Gracias
BrunoPaz
16/01/2007 a las 16:07
Muy buen artículo Hernán. Gracias por estas reflexiones.
animal
16/01/2007 a las 16:01
Puede, digo, puede que estés escribiendo más sobre las paranoias de los clase media de siempre...
Victoria
16/01/2007 a las 16:00
soy una pobre convertida en rica falsa :(
me compré un gucci en piazza españa, roma, justo frente al local original
a mí me salió 15?, al marroquí que me la vendió 1?...eso es libre comercio!
y me lo compré porque me gustó el color...y porque salía 15?...que pena!
animal
16/01/2007 a las 15:59
Cuando vivía con apenas dinero suficiente para lo esencial, lo que le rasguñaba a la comida y al arriendo se lo gastaba a los libros. Luego los libros se fueron acumulando a un ritmo más rápido que la lectura, y la misma lectura fue perdiendo espacios. Y aprendí a gastarme la plata en cosas que no son lujos pero que son... no sé cómo llamar eso, qué expresión tengan en sus castellanos, en colombiano a veces hablamos de los juguetes, en inglés son los gadgets: un celular con reproductor de mp3, una carpa de alta montaña, un ipod, un macbook, unos patines todoterreno... Sé que no es lo mismo pero de alguna manera siento que la compulsión esencial sí lo es. Para todos tiene un nicho la sociedad de consumo. ¿Por qué agarrarla contra los nuevos ricos o los oligarcas de siempre? ¿Hay acaso una necesidad de reiterarnos que no somos como ellos, aunque de tener quizás el mismo poder adquisitivo seríamos otra versión de los mismo?

(la próxima vez digo prí sin adornitos...)
Cristania
16/01/2007 a las 15:55
jajajajajajaja jamas habia leido una descripcion mas exacta de la huachaferia por alguien que no supiera que significa ese termino.

Aca es peor, los nuevos ricos compran lo falsificado en las calles de europa o estados unidos y lo hacen pasar por verdadero aca, mientras que la "verdadera falsificacion" la traen desde Bolivia.

Muy buen post, como siempre
Kill
16/01/2007 a las 15:53
Mientras tanto en Tucumán la gente muere de peste. Los siento por los marroquíes, pero acá en Argentina estamos muy ocupados persiguiendo Bolivianos y Peruanos que nos sacan el trabajo!
fabian
16/01/2007 a las 15:53
Fantástico... gracias viejo... tal cual, abrazo
js
16/01/2007 a las 15:52
Muy buen artículo, como siempre. Yo como pobre que soy no compro nada o casi nada, mucho menos cosas caras y vivo "la mar de feliz", o por lo menos no viviría "la mar de más feliz" por tener la dichosa cartera. Ojalá todo el mundo fuera como yo... en ese sentido
Juampi
16/01/2007 a las 15:52
De acá para arriba, nadie leyó el post !
María
16/01/2007 a las 15:45
Record personal... ya estaba deseando!!!
animal
16/01/2007 a las 15:44
Sólo por los dignos que se ofenden: PRI!
fonzie
16/01/2007 a las 15:43
pri?