Orsai blog post

Sociedad
jueves 8 de marzo, 2007

Orsai post

Sociedad
jueves 8 de marzo, 2007

Los quiénes y los porqué

   

Los argentinos y los españoles habitamos en las dos puntas más extremas de la cuerda psicoanalítica. Nosotros vamos al psicólogo sin prejuicios y en masa, como quien concurre a la matiné de los domingos; ellos lo hacen con gafas de sol y a escondidas del barrio, como quien decide ir por primera vez a un cine porno para ver una cinta chancha. Y ni siquiera. En realidad no conozco a ningún español que vaya al psicólogo por propia voluntad. Suelen llevarlos los parientes cercanos cuando huelen el suicidio o la debacle.

Esto ocurre porque el español contemporáneo todavía no sabe exactamente en qué consiste estar deprimido. Muchos lo confunden con la jaqueca, otros con el dolor de espalda y la mayoría supone que la depresión es un deseo irrefrenable de pasar por el bar de camino a casa. Quizás por eso hay tantos bares.

Si bien la diferencia frívola entre nuestras dos culturas tiene que ver con la incompatibilidad gastronómica y otras idioteces a las que suelo referirme siempre aquí en Orsai, el gran desencuentro —la diferencia profunda entre españoles y argentinos— reside en que, por culpa del mucho psicoanálisis o su ausencia, somos incapaces de comunicarnos en la misma frecuencia emocional.

Un español y un argentino pueden hablar de fútbol, de trabajo, de amor, de política y de casi cualquier cosa; pero no les está permitido conversar sobre nada. Hablar de o hablar sobre, ahí está la cuestión. La diferencia entre estas preposiciones parece mínima a simple vista, pero no lo es.

Para hablar de amor, por ejemplo, sólo es necesario saber a quién le ha ocurrido qué. Para hablar sobre el amor, en cambio, es obligatorio analizar por qué ocurren ciertas cosas en el alma humana. Nosotros nos comunicamos a través de ideas abstractas, muchas veces densas y enroscadas, mientras que ellos lo hacen desde la circunstancia y la anécdota.

—A ver, tío, vé al grano o ponme un ejemplo —dirá en este momento el lector español, si es que queda alguno.

—Lo siento en el alma, querido amigo, pero los argentinos no sabemos ir al grano. Ése es el mejor ejemplo.

Hemos nacido y crecido, a veces sin desearlo, en una sociedad psicoanalizada. No todos somos moradores habituales del diván, es cierto, pero cada uno de nosotros tenemos una madre, un hermano, un jefe o una secretaria tetona que todos los martes y jueves hacen terapia y regresan con los ojos en compota. Estamos habituados al discurso, al recurso y al método analítico.

No; no podemos ir al grano.

En nuestro lenguaje coloquial utilizamos los neologismos depre, neura, masoca y persecuta como quien dice agüita fresca, y también hemos creado los verbos histeriquear, paranoiquear y sicopatear (tuvimos que inventarlos porque no podríamos armar una frase sin conjugar alguna de esas acciones). El argentino medio conoce las diferencias básicas entre la terapia freudiana y la gestáltica. El español medio, a fuerza de ir siempre al grano, todavía sigue confundiendo psicología con psiquiatría.

En realidad, nos resulta imposible profundizar con los nativos porque en España existe el culto del quién. En las conversaciones privadas, en los debates públicos, en los enfrentamientos políticos, en los titulares del periódico, en las charlas de sobremesa y en el cotidiano discurrir de cualquier diálogo español es necesario, es urgente y fundamental, saber a quién le ha ocurrido o de quién se está hablando.

—No estoy de acuerdo, argentino. Yo no soy así. Estarás refiriéndote a los madrileños, a los andaluces o a los gallegos. No a mí. ¿De quién estás hablando exactamente?

Quién. Necesitan saber el quién. Difícilmente les interesa el por qué.

Aquí sólo se habla de arte, de literatura, de política, de humor o de sexo cuando hay un cotilleo de por medio. Al no ser éste un país con costumbre de psicoanálisis, ni de sobremesa filosófica, es muy difícil que alguien quiera preguntarse, alguna vez, el por qué de las cosas que ocurren. Por qué no podemos reírnos de nosotros mismos. Por qué todos los días un marido sexagenario mata a su mujer a hachazos y después se tira del balcón. Por qué nuestros hijos intimidan a sus profesores. Por qué tenemos una derecha tan caricaturesca que da risa y una izquierda tan hipersensible que nunca entiende el chiste. Por qué aunque ahora tengamos el dinero seguimos sin tener la felicidad. Etcétera.

El largo tentáculo de la prensa rosa ha invadido todos los campos de la comunicación española, y sus ideas. Ya nadie se pregunta por qué, o peor: nunca se lo han preguntado. Nadie se recuesta en el diván, nadie cierra los ojos y mira serenamente su pasado o su interior. Todo el mundo está ansioso por saber a quién, y después cuándo, y después, si queda tiempo, dónde. A quién se refiere este cómico cuando dice la puta españa. De cuántos hachazos mató este señor sexagenario a su mujer. En qué comunidad autónoma los hijos de quién intimidan a sus maestros (porque en la mía no). Qué ha dicho esta mañana el periodista facha que siempre dice cosas fachas. Quién le ha respondido desde el otro lado y cuál fue el insulto progre que usó esta vez. Cuántos euros me han subido el salario y dónde coño está mi hijo que nunca me da un abrazo.

Nunca por qué.

A nosotros nos ocurre lo contrario, y también es un desastre, el gran desastre nacional. A cada charla, por más estúpida o superficial, la seccionamos con bisturí y la teorizamos, la recurrimos, la impugnamos y la cortamos en pedacitos. Conversamos sobre nuestras cosas y nuestras acciones hasta quitarles el sentido. Cada sobremesa entre amigos se convierte en terapia de grupo. Histeriqueamos, psicopateamos, somatizamos y sublimamos hasta volvernos psicóticos. Siempre alguno de nosotros acaba llorando, otro pegando el último portazo de su vida y un tercero descubriendo su homosexualidad. O su desesperación. O su destino de exiliado quejumbroso, y se va a vivir a España.

Los argentinos y los españoles somos dos familias destrozadas. Estamos hechos mierda por motivos tan diferentes, tan extremos y extrañamente tan idénticos, que parecemos rostros calcados en el dorso y el anverso de la misma hoja. Una de estas familias, de tanto gritarse las verdades a la cara, de tanto sacar la mierda a la luz del día, de tanto hacerle la autopsia al desencanto, se ha quedado desnuda y mutilada, sin saber quién es el asesino. La otra familia no habla sobre el tema de su dolor, no sabe no contesta, no encuentra los por qué de su desdicha y, por no poder, no puede ni mirarse en los ojos de su hermano. (Cuando España hace un gol, medio país no está saltando.)

Le hizo muy bien a la Argentina, hace setenta años, recibir en su pampa a los gallegos laburadores que después fueron nuestros abuelos. Y le hace bien a España, en estos tiempos, mezclarse con tanto charlatán de feria, cancherito y bocasuelta. El vecino que llega desde afuera, desde el mundo contrario, nunca trae las respuestas exactas que calman nuestro dolor, pero muchas veces, a fuerza de ser extraño o extranjero, nos acerca las preguntas adecuadas.

Quién y por qué.

Nosotros, los argentinos, deberíamos aprender a bajar dos cambios en la retórica del por qué y preguntarnos, de verdad, quién carajo nos ha hecho tanto daño. (Cuando Argentina hace un gol, los diputados se suben el sueldo porque todo el mundo está saltando.) Deberíamos matar de una vez al padre de todas nuestras miserias. Aprender de los españoles, al menos, esa mínima enseñanza.

Y ellos, está claro, deberían saber que ya es hora de sentarse en el diván, entrecerrar los ojos, y empezar a preguntar por qué.

Hernán Casciari
jueves 8 de marzo, 2007


Los quiénes y los porqué

por Hernán Casciari

Los argentinos y los españoles habitamos en las dos puntas más extremas de la cuerda psicoanalítica. Nosotros vamos al psicólogo sin prejuicios y en masa, como quien concurre a la matiné de los domingos; ellos lo hacen con gafas de sol y a escondidas del barrio, como quien decide ir por primera vez a un cine porno para ver una cinta chancha. Y ni siquiera. En realidad no conozco a ningún español que vaya al psicólogo por propia voluntad. Suelen llevarlos los parientes cercanos cuando huelen el suicidio o la debacle.

Esto ocurre porque el español contemporáneo todavía no sabe exactamente en qué consiste estar deprimido. Muchos lo confunden con la jaqueca, otros con el dolor de espalda y la mayoría supone que la depresión es un deseo irrefrenable de pasar por el bar de camino a casa. Quizás por eso hay tantos bares.

Si bien la diferencia frívola entre nuestras dos culturas tiene que ver con la incompatibilidad gastronómica y otras idioteces a las que suelo referirme siempre aquí en Orsai, el gran desencuentro —la diferencia profunda entre españoles y argentinos— reside en que, por culpa del mucho psicoanálisis o su ausencia, somos incapaces de comunicarnos en la misma frecuencia emocional.

Un español y un argentino pueden hablar de fútbol, de trabajo, de amor, de política y de casi cualquier cosa; pero no les está permitido conversar sobre nada. Hablar de o hablar sobre, ahí está la cuestión. La diferencia entre estas preposiciones parece mínima a simple vista, pero no lo es.

Para hablar de amor, por ejemplo, sólo es necesario saber a quién le ha ocurrido qué. Para hablar sobre el amor, en cambio, es obligatorio analizar por qué ocurren ciertas cosas en el alma humana. Nosotros nos comunicamos a través de ideas abstractas, muchas veces densas y enroscadas, mientras que ellos lo hacen desde la circunstancia y la anécdota.

—A ver, tío, vé al grano o ponme un ejemplo —dirá en este momento el lector español, si es que queda alguno.

—Lo siento en el alma, querido amigo, pero los argentinos no sabemos ir al grano. Ése es el mejor ejemplo.

Hemos nacido y crecido, a veces sin desearlo, en una sociedad psicoanalizada. No todos somos moradores habituales del diván, es cierto, pero cada uno de nosotros tenemos una madre, un hermano, un jefe o una secretaria tetona que todos los martes y jueves hacen terapia y regresan con los ojos en compota. Estamos habituados al discurso, al recurso y al método analítico.

No; no podemos ir al grano.

En nuestro lenguaje coloquial utilizamos los neologismos depre, neura, masoca y persecuta como quien dice agüita fresca, y también hemos creado los verbos histeriquear, paranoiquear y sicopatear (tuvimos que inventarlos porque no podríamos armar una frase sin conjugar alguna de esas acciones). El argentino medio conoce las diferencias básicas entre la terapia freudiana y la gestáltica. El español medio, a fuerza de ir siempre al grano, todavía sigue confundiendo psicología con psiquiatría.

En realidad, nos resulta imposible profundizar con los nativos porque en España existe el culto del quién. En las conversaciones privadas, en los debates públicos, en los enfrentamientos políticos, en los titulares del periódico, en las charlas de sobremesa y en el cotidiano discurrir de cualquier diálogo español es necesario, es urgente y fundamental, saber a quién le ha ocurrido o de quién se está hablando.

—No estoy de acuerdo, argentino. Yo no soy así. Estarás refiriéndote a los madrileños, a los andaluces o a los gallegos. No a mí. ¿De quién estás hablando exactamente?

Quién. Necesitan saber el quién. Difícilmente les interesa el por qué.

Aquí sólo se habla de arte, de literatura, de política, de humor o de sexo cuando hay un cotilleo de por medio. Al no ser éste un país con costumbre de psicoanálisis, ni de sobremesa filosófica, es muy difícil que alguien quiera preguntarse, alguna vez, el por qué de las cosas que ocurren. Por qué no podemos reírnos de nosotros mismos. Por qué todos los días un marido sexagenario mata a su mujer a hachazos y después se tira del balcón. Por qué nuestros hijos intimidan a sus profesores. Por qué tenemos una derecha tan caricaturesca que da risa y una izquierda tan hipersensible que nunca entiende el chiste. Por qué aunque ahora tengamos el dinero seguimos sin tener la felicidad. Etcétera.

El largo tentáculo de la prensa rosa ha invadido todos los campos de la comunicación española, y sus ideas. Ya nadie se pregunta por qué, o peor: nunca se lo han preguntado. Nadie se recuesta en el diván, nadie cierra los ojos y mira serenamente su pasado o su interior. Todo el mundo está ansioso por saber a quién, y después cuándo, y después, si queda tiempo, dónde. A quién se refiere este cómico cuando dice la puta españa. De cuántos hachazos mató este señor sexagenario a su mujer. En qué comunidad autónoma los hijos de quién intimidan a sus maestros (porque en la mía no). Qué ha dicho esta mañana el periodista facha que siempre dice cosas fachas. Quién le ha respondido desde el otro lado y cuál fue el insulto progre que usó esta vez. Cuántos euros me han subido el salario y dónde coño está mi hijo que nunca me da un abrazo.

Nunca por qué.

A nosotros nos ocurre lo contrario, y también es un desastre, el gran desastre nacional. A cada charla, por más estúpida o superficial, la seccionamos con bisturí y la teorizamos, la recurrimos, la impugnamos y la cortamos en pedacitos. Conversamos sobre nuestras cosas y nuestras acciones hasta quitarles el sentido. Cada sobremesa entre amigos se convierte en terapia de grupo. Histeriqueamos, psicopateamos, somatizamos y sublimamos hasta volvernos psicóticos. Siempre alguno de nosotros acaba llorando, otro pegando el último portazo de su vida y un tercero descubriendo su homosexualidad. O su desesperación. O su destino de exiliado quejumbroso, y se va a vivir a España.

Los argentinos y los españoles somos dos familias destrozadas. Estamos hechos mierda por motivos tan diferentes, tan extremos y extrañamente tan idénticos, que parecemos rostros calcados en el dorso y el anverso de la misma hoja. Una de estas familias, de tanto gritarse las verdades a la cara, de tanto sacar la mierda a la luz del día, de tanto hacerle la autopsia al desencanto, se ha quedado desnuda y mutilada, sin saber quién es el asesino. La otra familia no habla sobre el tema de su dolor, no sabe no contesta, no encuentra los por qué de su desdicha y, por no poder, no puede ni mirarse en los ojos de su hermano. (Cuando España hace un gol, medio país no está saltando.)

Le hizo muy bien a la Argentina, hace setenta años, recibir en su pampa a los gallegos laburadores que después fueron nuestros abuelos. Y le hace bien a España, en estos tiempos, mezclarse con tanto charlatán de feria, cancherito y bocasuelta. El vecino que llega desde afuera, desde el mundo contrario, nunca trae las respuestas exactas que calman nuestro dolor, pero muchas veces, a fuerza de ser extraño o extranjero, nos acerca las preguntas adecuadas.

Quién y por qué.

Nosotros, los argentinos, deberíamos aprender a bajar dos cambios en la retórica del por qué y preguntarnos, de verdad, quién carajo nos ha hecho tanto daño. (Cuando Argentina hace un gol, los diputados se suben el sueldo porque todo el mundo está saltando.) Deberíamos matar de una vez al padre de todas nuestras miserias. Aprender de los españoles, al menos, esa mínima enseñanza.

Y ellos, está claro, deberían saber que ya es hora de sentarse en el diván, entrecerrar los ojos, y empezar a preguntar por qué.

Hernán Casciari
jueves 8 de marzo, 2007


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro España decí alpiste, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


 rab bass
20/09/2015 a las 19:42
Los españoles confunden psicologia con psiquiatría y vos confundís psicoanálisis con psicología. Te cuento que en España se hace mucha terapia, no psiconálisis, que es un marco teórico ya demasiado anticuado, razón por la cual todavía se sigue usando en la argenta (donde tenemos 2 o 3 totems y con eso vivimos y viviremos por los siglos de los siglos). Por lo que he visto y experimentado en España se conocen todos los marcos teóricos y se profundiza en ellos hasta el tuétano Me parece recontra reduccionista tu enfoque.
 Gace2
29/09/2013 a las 06:15
Un apunte para una compatriota llamada Julia.
Nací Madrileña en el seno de una familia de alcurnia y abolengo que sufrió mutación a progresista y moderna. Conozco medio mundo y casi toda Latinoamérica y te aseguro que las personas que nacieron con mi enfermiza necesidad de leer, preguntar porque, querer conocer, y la peligrosa manía de buscar la verdad y que te digan encima que tienes un CI de 149, tienen dos opciones o hacerse la imbécil de por vida y vivir en paz o tarde o temprano sufrir las consecuencias de los hijos de la Santa Inquisición que sigue quemando a todo el que amenacé la mediocridad y la estupidez de este país.
Cualquier latinoamericano piensa más que todos los envidiosos y analfabetos que son ricos y explotan a los emigrantes o ricos a costa de abusar del que se ponga por medio. Cuando se vacié el saco veremos el respeto y lo claras que gustan las cosas en la patria del pobre Quijote. Bs Gace2
La Romu
15/03/2007 a las 06:52
¿Sabés qué pasa, Julita, corazón, linda? Que a veces el problema no son las preguntas, sino las respuestas.

A esos españoles - que con todo cariño acá llamamos gallegos - cuando hicieron las tres preguntas que vos decís (¿dónde tenemos que trabajar? ¿cómo tenemos que trabajar? y ¿con quién vamos a trabajar?) recibieron como respuesta un país grande y brazos abiertos.

Cuando alguien de esta parte del mundo llega a España y hace esas mismas tres preguntas, la respuesta por lo general es: "En cualquier parte, menos acá, pedazo de indocumentado".

No tengo nada para decirte sobre eso de que [...] preguntándonos el porqué de las cosas, ni conversando sobre filosofía, ya que con eso no se levanta un país. [...], porque son ese tipo de cosas que una dice con el estómago vacío, no creas que no te entiendo.

Y además, un país se puede levantar de muchas maneras y caer de otras tantas. Se puede recibir mucha plata de Bruselas, se pueden mandar barcos a Irak. Se puede emigrar con la valijita hacia Alemania, se puede deportar africanos al infierno.

Como verás, todo es cuestión de qué tal estuvo el desayuno que tomaste.

Un beso igual.
Soleska
15/03/2007 a las 04:57
Desde que conocí al primer español supe que algo sucedía, la verdad que no se que decir si todo está ta bien dicho, sobre nosotros los argentinos es tal cual! y sobre los españoles... cuanto mas.
Crimson
14/03/2007 a las 23:25
Claro, Julia #151 . Con filosofía no se levanta un país. Debe ser por eso que Ortega y Gasset tuvo que autoexiliarse de España. Y cuando anduvo por Argentina, no se dedicó a preguntarse el por qué de las cosas sino a hacer obras de ingeniería. La pucha que hemos vivido equivocados...
El Angel Gris
14/03/2007 a las 22:45
Julia: No vuelvas nunca a creerle a un argentino, en nada de lo que te prometa antes de sacarte la bombachita.

Porque sino, te pasa eso; quedás así, resentida y blableando generalidades, con lo linda que sos.

De todos modos, lo que no mata fortalece.

¡Animo! y a probar con algunos mexicanos, que no hablan tanto o con el español ése, siempre y cuando no haya decidido nuevamente, que es mejor emborracharse con los amigos que quitarte la bombachita.
Julia
14/03/2007 a las 21:29
En mi opinión, el artículo no es más que otro discursito argentino más, con los que os encanta engrandeceros a vosotros mismos.
A los españoles nos gusta tomarnos las cosas con humor, pero tampoco nos cagamos en todo.Nos gusta reírnos de nosotros mismos y de los demás, pero siempre con respeto y humildad, palabras que el argentino no tiene en su volcavulario.
Nuestra costumbre por preguntar dónde, cómo y con quién se debe a que nuestro caracter es más preciso y concreto, nos gusta que las cosas estén siempre claras porque no tenemos nada que esconder, en lugar de tener la cabeza y la vida llenas de ambiguedades entre las que uno se puede escabuir o "zafar".Me juego lo que sea a que vosotros vaís al psicólogo para seguir hablando y hablando, o conversando, que es un término que denota mayor pasividad.
Por último, si pensaís que recordarnos que un día vosotros acogisteis a un montón de gallegos en vuestro país os engrandece, estais terriblemente equivocados.En primer lugar no todos los españoles somos gallegos, ni toda España es Galicia.Y en segundo lugar, nosotros llegamos a vuestro país preguntándonos dónde, cómo y con quién, es decir: ¿dónde tenemos que trabajar?¿cómo tenemos que trabajar?y ¿con quién vamos a trabajar?No llegamos preguntándonos el porqué de las cosas, ni conversando sobre filosofía, ya que con eso no se levanta un país.
Sebas
14/03/2007 a las 11:20
A veces sorprende leer un texto sin saber dónde empieza o dónde quiere acabar, sin saber qué quería decir quién lo escribió, sin saber por qué lo hizo, si iba en serio o en broma, acabarlo y decir:
"Hostia, cuanto razón"
RusaRoja
13/03/2007 a las 21:10

Sepa disculpar mi estimado Señor G

Los martes 13 no hago comentarios.
g.
13/03/2007 a las 16:31
RusaRoja, en cualquier caso, ¿por qué no criticas también a los franceses del sur, entonces?
g.
13/03/2007 a las 16:30
RusaRoja, ¿vives en España de verdad?
El 95% de la población no va a los toros.
full
13/03/2007 a las 14:52
Buenas
Felicidades por tu blog.

Veo que estás muy obsesionado por la dualidad. De hecho, no hay muchos por ahí comparándonos.

Mi opinión, que es pareja, es que no tenemos nada que ver. Entendemos lo que hablamos pero no nos comprendemos.

Estoy de acuerdo contigo en que hay que ser original, lo de copia y pega es un servicio, pero no es correcto, hay que crear, no arrejuntar

slts
full
Crimson
13/03/2007 a las 13:01
Ezequiel #139: te olvidás de los que escupen al cielo; de esos sí tenemos para regalar.
Sobre los Fantoche: lo decís porque no probaste los mini. Me parece que te estás perdiendo unas cuantas cosas. Es una pena.
seburu
13/03/2007 a las 12:07
hablando de todo esto (Hernán, me permite un chivo?): alguien conoce algun/a buen terapeuta en bsas?
en uruguay tengo como 7 años de terapia arriba pero acà soy un recién llegado y no conozco mucho.
bls57@hotmail.com. Gracias.
Matias Hernan D.
13/03/2007 a las 09:03
Muy Bueno Hernán, creo que olvidaste mencionar que aparte de el Psicologo y el Bar, una Buena opcion de Psicoterapia es escribir un Blog.
Un Saludo.
bungee jumping
13/03/2007 a las 02:05
me llamaron o me pareciò?
Lara
13/03/2007 a las 01:44
Me parece que si de algo sirve el psicoanálisis es para aprender cuál es la causa de nuestros males, de nuestros pesares tan subjetivos. Pero si bien la mayoría de los argentinos van o fueron al psicólogo (Es una experiencia que hay que conocer, ¿no? como hacer alguna vez body jumping) desde lo social y político no aprende más. Una de dos: o el psicólogo de la señora Argentina es un improvisado, o dicha señora es una opa que nunca, nunca se va a dar cuenta de los errores. Vive laméntándose por su desdicha y vuelve a hacer lo mismo!
Y encima, se cree que a nadie, A NADIE le pasó lo que a mí. Pero che, un país que dictó su primera Constitución cuando en Europa todavía había imperios y reinos, cuando en América del Norte todavía ni asomaba la guerra civil... Un psicólogo para Argentina en su conjunto ahí, por favor!!!
Ezequiel
13/03/2007 a las 01:04
La mayoria de los argentinos son facistas; tu madre, tu vecino, un tio, en cualquier momento te dicen: "Con los militares estabamos mejor".
Los argentinos repiten, nunca pensaron, eternamente sus cabezas estará llena de la palabra GOOOOLLL!!! De muletillas que los hacen parecer inteligentes, de eso se trata de "aparentar". Mientras, se mueren de hambre, se pisotean, se roban. Es una sociedad sin valores, sin ética, sin razones de ser, por eso el mejor alfajor siempre será el Fantoche.
Cesar Aldaiturriaga
12/03/2007 a las 23:51
Muy bueno, pero por una vez este español va a explicar un por qué.
¿Por qué la Gran Bretaña fue apoyada hasta las últimas consecuencias por el imperialismo en las irredentas Malvinas?
Porque Andinia sigue en la carpeta de proyectos del imperialismo.
¡Malvinas argentinas!
Maru
12/03/2007 a las 23:19
Me dejó una extraña sensación. No sé si me terminó de gustar. Debería quizás demasiado argentinamente, cerrar los ojos, acostarme en el diván mañana u hoy en mi sillón y pensar el porqué de esta sensación.
lore
12/03/2007 a las 21:36
Me fastidia sobremanera no entender el porque de las cosassss!! Me da la sensacion de ke no entiendo nada sino! aunque tb me interesa el quien...sino no puedo chusmear con todos lo datos correctos!
Germán
12/03/2007 a las 15:16
Hernán,

juro que aunque soy argentino, esta vez no te entendí :)
Podés poner ejemplos concretos??

Ya sé que los argentos damos vuelta sobre el tema y nunca decimos ni si ni no, pero esta vez escribiste en complejo... prefiero leer a Dostoiesky :)
Roma
12/03/2007 a las 14:49
Pues a mi psicólogo le rebosa la consulta, debe ser que los sevillanos tenemos más pasión por el tango argentino.
lukre
12/03/2007 a las 13:15
impresionante hernan,, impresionante
te felicito como siempre es un gusto leer tu claridad de ideas...
mile
12/03/2007 a las 03:22
Que lo parió, argentinos o españoles, que vocación por la polémica! Finalmente, somos lo mismo, eh.
alicant4ever
11/03/2007 a las 23:54
La otra versión:

http://gordsay.blogspot.com
desconcertada
11/03/2007 a las 07:45
ahi los españoles tienen todo un piropazo para aprender

si quieren ligarse una chiCa: envíenle un regalo y en la tarjeta la siguiente nota:

''no te preguntes quién?, sino ¿por qué?

;o)
GURKA
11/03/2007 a las 04:33
yo soy el que toma cafe con torombolo y fige escuchgarle sus problemas para despues si ahi mirar culos juntos..esa es una buena parte de la terapia
Damian Olivier
11/03/2007 a las 02:17
Hola Hernan, bueno, te comento que paso siempre y me pongo a leer tus extensos posts, y la verdad es que valen la pena. Redactas muy bien y la verdad que la forma en que expresas las ideas las hace llegar bien profundo... jeje
No debo ser el unico que te dice lo mismo, pero bueno, queria dejar un saludo alguna vez de las tantas que paso por aca.
Te mando un abrazo, desde tu Argentina natal, y espero que estes bien, saludos!
10/03/2007 a las 21:50
Que punta de nostalgicos! Entiendo perfectamente, yo tambien extrano y me la paso comparando... pero no es la mejor de las ocupaciones, no?
 Inimpus
10/03/2007 a las 17:14
Ayer imprimí el post y lo vine leyendo una y otra vez hasta casa... Hernán, tenés una increíble capacidad para analizar las cuestiones cotidianas y ponerlas en palabras de una forma que nos llega hasta lo más profundo.

Una vez más, confirmo que no estoy loco ni tengo mala suerte con la gente: es muy difícil encontrar gente con la que hacer una amistad de verdad, como las nuestras, acá en España.

Y a mí también se me cayeron las lágrimas después de leerlo...
RusaRoja
10/03/2007 a las 15:15

La actual plaza de toros de Vista Alegre en Bilbao Pais Vasco fue construida en 1882 en terenos pertencientes a la Iglesia.
Destruida por un incendio en 1961 fue reconstruida en solo cinco meses.
El Ayuntamiento de Bilbao pretende dar nuevas utilidades a la plaza de toros (eventos culturales o de ocio) pero no se le permite.

"porque vive el coso exclusivamente desde el punto de vista taurino" palabras de Andoni Rekagorri. No mias, estimado Señor G


Azul
10/03/2007 a las 14:59
Incisivo, impresionante: tienes un nuevo lector.
g.
10/03/2007 a las 09:39
Curioso comentario el de Rusaroja sobre los toros.

En principio, deberías saber que en el sur de Francia hay más afición a los toros que, por poner un caso, todo el norte de España -pongamos Galicia, Asturias, Cantabria, el País Vasco-, donde ir a una plaza es casi una rareza.

Cómo gusta la gente de generalizar, y qué atrevida es en sus juicios.
Vadim
10/03/2007 a las 05:17
¿Que iba a decir? no recuerdo...
Mmm... para poner algo digo:
Sigue echándole pa delante che Hernán!
jjj
Paco Achaval
10/03/2007 a las 04:41
"Deberíamos matar de una vez al padre de todas nuestras miserias", umm no creo!, tendríamos 30 y pico millones de suicidios.
Es imposible generalizar, Argentina es de una población muy diversa, pero creo que la critica va dirigida a un grupo pequeño de argentinos: los que leen y escriben blogs.
De todas maneras, siga escribiendo "lo que se le antoja, cuando le de la gana" y déjelos que ladren, es señal de que cabalga, Maestro!.

Totalmente de acuerdo Doña Duda!, Don Tato Bores fue un filosofo, que muchos confundieron con un simple cómico. Otra de sus visiones: "En Argentina, con un suelo tan fértil, un hijo de puta sembró un puñado de boludos, ó un boludo sembró un puñado de hijos de puta; bueno no recuerdo bien el orden, pero para el caso da lo mismo, así nos va!".
El tipo del Sofa
10/03/2007 a las 04:14
¿esto es parte del proximo libro? si es asi ya lo estoy reservando....
/|-
10/03/2007 a las 02:00
119!!!!!
Enrique
10/03/2007 a las 01:25
Eres muy bueno, Hernán. Y un gran observador. Gracias por dejarnos compartir tus historias.
elpelao
10/03/2007 a las 00:57
agudeza de hilo esperanzador...ahora solo hace falta eliminar a los protagonistas y realmente centrarse en los misterios que nos hacen flotar, habiendo nacido o limpiandonos el culo con esta o bajo aquella bandera, nombre en guirnaldas, histeria personal....
fede o
09/03/2007 a las 21:49
un grande, seburu.
Teresita
09/03/2007 a las 20:15
En Argentina ir al terepeuta te da status, al menos eso creen muchos cabezas frescas.
En otros países, tengo entendido, que resulta vergonzoso pues la necesidad de tratamiento implica que hay un problema.
Lo bueno es "tomárselo con soda" y recurrir al psicologo cuando se necesita, sin ostentar ni arrugar.
sansar
09/03/2007 a las 19:24
tremendo!
chichita
09/03/2007 a las 18:54
cuando era mas joven con la sangre española y argentina que tengo iba al grano con la chancleta en la mano y no me importaba ni el como ni el donde ni el porque ...ahora mas vieja(??) hago sicoanalisis porque uso la chancleta solo para salir de la cama.
lununa
09/03/2007 a las 18:11
Impresionante. Totalmente de acuerdo.
seburu
09/03/2007 a las 17:45
un grande, facu.
Sam
09/03/2007 a las 17:02
Yo sabia que te traías algo entre manos...y lo estaba esperando.
El Angel Gris
09/03/2007 a las 16:59
Esto no debería escribirse!!!!

Es un tema para una mesa de café, entre amigos, en un bar con mozo gallego, un dia que no se labure.

Pese al esfuerzo, creo que solo puede ser comprendido en su totalidad por un Argentino observador que conozca España.
Facu
09/03/2007 a las 16:42
Tal vez en una sociedad póspera, que hace unas pocas generaciones luchaba por conseguir pan, impera el cómo. Y también el quién, coherente con una larga historia de la aristocracia como eje de la vida social. Calculo que esos factores moldean la personalidad media de los españoles en el contexto de este artículo.
En cambio nosotros, a los que se nos pregunta y preguntamos constantemente "cómo puede ser que un país como la Argentina este arruinado?", crecemos en un entorno que está autoanalizándose todo el tiempo, sin llegar a resignarnos al hecho de que somos la suma de 99 boludos y un hijo de remilputa. De hecho, ese hijo de puta es en Argentina el que ya no se pregunta por qué, ni si está bien o mal vender hasta a la madre o a su Jr.

Ni siquiera se han parecido en esto nuestras respectivas dictaduras, caracterizada la nuestra por una perversión enorme (parece nuestro país una minita que ha sido abusada física y sicologicamente y que luego, tras mil terapias realizadas en poco tiempo, se enamora de un boludo, y como no le va bien, de un chulo).

España, tras una larga jornada productiva, sale del laburo y se va al bar. Argentina, como carne de psicólogo que es, no para de preguntarse porqué se sigue haciendo daño.

Una última cosa: somos de diván aquellos de clase media y blog. Pero "los argentinos" somos muchos más, somos también un basto sector que vive en la villa y en el campo, peleando por resolver los "cómo y qué comer"

Un abrazo, Hernán, alto artículo.
ANA
09/03/2007 a las 16:35
Q buena comparacion, no soy ninguna de las dos pero creo q tienes razon, es bueno que en algun momento de nuestras vidas nos pongamos a pensar y reflexionar acerca de nosotros, ver nuestro interior y q tambien nos interese el porque de cada cosa que nos ocurre, tal vez si lo hieramos algo frecuente no tendriamos que lamentarnos por cada estupidez que cometemos cuando ya la habiamos cometido, aunque tambien es bueno aprender de esos errores, a muchos nos hace falta madurar ese aspecto en nuestra vida... Gracias Hernan....
germán
09/03/2007 a las 16:20
Mirá, Hernán... la verdad es que quiero dejarte un comentario sobre tu artículo. Pero el mismo es tan extenso, y tiene tantas cosas para analizar y debatir, que prefiero tomarme mi tiempo para pensarlo y luego escribir, tranquilo y paso a paso, lo que mis reflexiones vayan decantando. Tal vez lo debata, incluso, antes con un par de amigos, café de por medio, a ver qué conclusiones sacamos. Pero por lo pronto me atrevería a decirte que me parece -aunque es una primera observación, acaso apresurada, claro, y por eso te pido que no lo tomes a mal si es que vos no estás de acuerdo- que estás equivocado cuando sugerís que los argentinos somos demasiado reflexivos o que no vamos al grano. Me parece, bah.
laura
09/03/2007 a las 15:37
Excelente, que buen análisis! Pobre mi vieja, argentina pero hija de españoles, con la negación a flor de piel!
Musa Rella
09/03/2007 a las 15:22
¿Se nota por lo enroscada que soy argentina, no?

Voy al grano: Muy buen texto, llegó (te lo juro)

Saludos!
victoria
09/03/2007 a las 15:07
Hola amigo !
muy bueno el articulo . Muy realista . Siempre me gustó lo observador que sos . Es verdad tenemos que aprender más a preguntar el por que de las conductas , y de las cosas . Como los chicos cuando tiene tres años . Ellos son grandes maestros y nos enseñan a preguntar sin ningún prejuicio . Para aprender hay que preguntar sino como conocemos ¿ no?
Un abrazo y nunca dejes de preguntar y .. Po que?
Dios te bendiga
Vicky
Musa Rella
09/03/2007 a las 15:03
El otro es uno mismo, preguntar es preguntarse.
Acá en España (como en Argentina) hay mucha actitud racista, preguntar quién es uno puede ser "peligroso" ya que nos revela intrínsecamente que el otro, el foráneo, es un hermano. Y nos pone en el lugar de Caín.
sonia (Diablita)
09/03/2007 a las 14:53
#Sebastián: freudiana y lacaniana: he metido cada verso para justificar el precio de algunos tratamientos...

#Mariano mirá que cosmiatra no es el que estudia el cosmos, eh?
. Mariano
09/03/2007 a las 14:30
Hoy aprendi una nueva palabra: Cosmiatra.

Hernan: Si tu mujer necesita ir al psicologo yo creo que en gran parte debe ser culpa tuya, y no creo que con esto logres convencerla :P

Un abrazo!
Juan Pablo
09/03/2007 a las 14:18
No entiendo bien el tema de la carrera por publicar primero, pero debe ser una carrera española ya que lo importante es quien lo hace primero y no por que lo hacen.
Gano algo por publicar nº 97?
may (neurótica)
09/03/2007 a las 13:58
10 años de diván para encontrar la respuesta en este orsai! la pregunta era quién... el por qué no me iba a dar una respuesta nunca!
senecio
09/03/2007 a las 13:43
con lágrimas en los ojos te digo que brillante, hernán. y que gracias
apuf
09/03/2007 a las 13:29
hoy un poco peor el texto...habrá que esperar al siguiente.
El Zorro del Siglo XX
09/03/2007 a las 12:32
Qué horror, Hernán. No deberías ir tanto con españoles de ésos. Y no, no te puedo poner ningún ejemplo.
peke
09/03/2007 a las 12:20
Me gusta como escribes. Supongo que te lo han dicho muchas veces. Bueno, pues una más.
Alberto José
09/03/2007 a las 11:19
Esteban (#68).
Gracias por la nota a la que hacés referencia.
No tiene desperdicio.
Un abrazo.
RusaRoja
09/03/2007 a las 10:29


Al contrario de algunos de tus textos controversiales, veo que en este haces un esfuerzo en contenerte y no herir susceptibilidades.
Para mi la diferencia que hace que los interrogantes de uno u otro lugar sean insignificantes, es algo que en España, llaman con orgullo La Fiesta Nacional.

No puedo entender a un pueblo asi. No lo voy a entender nunca.
Ni perdonar.










Demian
09/03/2007 a las 09:26
#64, Sebastián:
Es cierto, en gran medida somos un poco llorones (o lloricas como se dice en España).
¿Será el tango que mamamos desde la cuna?
Si el exilio trae melancolía, en nosotros los argentinos, pueblo melancólico por naturaleza, el exilio debería afrontarse con Prozac.
Si no te haces un escudo contra la lágrima o te vuelves o te suicidas. Tanta introspección te puede llegar a paralizar. Quizás es por eso que tengamos que contagiarnos un poco del no lo pienses, házlo de los españoles. Asi que si, tienes razón en eso.

#69 PELUCHE:
Dulce de leche ya se fabrica aquí (Hernán puso la crónica en uno de sus geniales textos hace tiempo). Y psicoanalistas hay, pero como las setas, hay que buscarlos. Y solo sobreviven grácias a la tristeza de sus compatriotas, los locales los miran de reojo y con desconfianza. De vez en cuando veo algún cartelito pegado en una farola, de esos que emulan las sortijas de las calesitas, con papelitos de arrancar debajo y un número de móvil.

Que curioso, 90 comentarios tiene este blog, 90 comentarios y ninguna flor... :-P
alicant4ever
09/03/2007 a las 07:09
¿Por qué porquería un porcoso sicólogo porquerizo me pregunta el porqué de mi aversión a los psiquiatras porcinos?

Nunca sabré el porqué de mi afición a porquerizar lo imporquerizable y a sostener que los psicólogos hacen puerquerias en el análisis psicológico de los porqeistas como yo.

Tampoco me atreveré a preguntar si un psicólogo elabora porques de igual manera dependiendo de si su porcino logia está basada en los métodos hispanos o argentinos de psicoanálisis contemporáneo global empírico porqueista o simplemente porque es un porcino por el hecho del cual no se arrepiente al puerco de adjetivar los sentimientos del paciente.
Oz
09/03/2007 a las 06:17
Y porque todo junto va separado?
Y separado va todo junto?

Contesta Hernán, contesta!

Oz
09/03/2007 a las 06:15
Dejo el comentario.
Para que en el futuro.
Alguien me reviva a través de el.
Leandro
09/03/2007 a las 05:29
Hernán. Por qué (porque, todo junto, va sin acento). Está bueno. Disculpas por la corrección. Saludos.
Santiago
09/03/2007 a las 04:33

Quiza suene un poco facho lo que voy a decir, no me importa: Creo que Bórges tenía razón, acá hace falta más bibliotecas y menos estadios de fútbol.
seburu
09/03/2007 a las 04:22
yo me aburrì.
chau
Filosofía Hermética
09/03/2007 a las 02:58
Muy interesante. Siempre es interesante encontrar ideas para confrontar o compartir...

Un abrazo desde Argentina
Torombolo
09/03/2007 a las 02:43
Yo debo ser español porque el psiquiatra viene a ser como el mecanico, te da la pastillita y te pone a punto. En cambio los pisicologos esos si que no sirven pa' mierda, para que le voy a ir a hablar a un pelotudo de anteojos barba, pantuflas y pipa de mis problemas si esos ya me los conozco de memoria , y encima le tenes que pagar. Mis amigos me escuchan igualito, me entienden y encima me invitan el cafe y de postre cuando nos aburrimos nos dedicamos a verle el culo a las minas que pasan.
alicant4ever
09/03/2007 a las 01:05
Me ha gustado sobremanera la conclusión que has sacado al final del texto, ahora seria bueno que escribás un texto que nos dé esperanzas a los argentinos de cambio positivo, mas o menos tu visión de futuro.
malena
09/03/2007 a las 00:49
el preguntarse porque para mí, ya es terapeutico. (opa.. terapeutico sera tambien un termino super sicoanalítico?? estaré empleando una jerga demasiado de diván?? oh dios.. ya me estoy paranoiqueando mal.)
perdon hernan
el post, grosso.
besos
Lalodelce
09/03/2007 a las 00:44
Y las sociedades post industriales además se preguntan -Para qué?- De ahí su desarrollo.
 Guadalupe Diego
09/03/2007 a las 00:35
tanto tiempo sin leerte y vaya maravilla de texto que encontré para mi bienvenida.

1delicia. fantastic.

g.

ah, va una pavada atómica que de ninguna manera opaca la buena producción: cuando "por qué" es sustantivo, se escribe "porqué"; así, todo junto y con tilde (rarísimo caso, creo que el único); es decir, es "el porqué"
Malambo
08/03/2007 a las 23:35
Lo verdaderamente extraño es que los argentinos sigamos pensando que los por qué respondidos por el psicoanálisis tienen algún valor, son diferentes al ruido blanco del mar.

Y así, creyendo que el murmullo psicoanalítico es palabra con sentido, nos perdimos cuatro décadas de preguntarnos quién, cuándo, dónde, por qué (verdaderos por qué) y para qué.
Fosídicos Anónimos
08/03/2007 a las 23:18
Somos venezolanas, pero podríamos agregar algunos términos de interés que la gente depresiva puede usar como sinónimo de histeriquear, paranoiquear y psicopatear... Acá van: Crisear, psicosear, enfosar (verbo fundamental en nuestra existencia, ya que sustenta la creación de nuestra Asociación denominada Fosídicos Anónimos que agrupa a todos aquellos que asumen su vida sumergidos en el foso). Cualquier argentino, puede unirse, aunque, advertimos, no somos, precisamente, secretarias tetonas que se psicoanalizan...
Maestruli
08/03/2007 a las 23:04
Muy buen post Hernán, de verdad. Me encantó el tono conciliador, que de vez en cuando viene bien.
Diana
08/03/2007 a las 22:36
Yo: hija de dos psicoanalistas, y con marido descendiente de gallegos. Imaginate: bordeo la esquizofrenia.
Tansolocarlos
08/03/2007 a las 21:51
"Malena (66) me soplo el coment... como Ninguna"
Aunque en realidad, en angulo opuesto: Ya que todos llegamos al mundo preguntando lo mismo... "Y...PORQUE??"
CUAL SERA el interruptor que a algunos nos apago el interrogante, y a otros nos condeno a la eterna sobremesa?
Lucia
08/03/2007 a las 21:45
Hola! Es la primera vez que puedo comentar, aunque hace bastante que te leo, Hernán. Me encanta tu capacidad de decir las cosas de una manera tan inteligente y sincera.

Soy uruguaya descendiente de españoles y con familia en España y estoy totalmente de acuerdo con lo que escribiste. Los españoles hablan de situaciones y los argentinos (y los uruguayos también, hay que decirlo) hablamos de la esencia de las cosas, nos complicamos la vida demasiado.

Bueno, saludos a vos y a todos los lectores.
marilink
08/03/2007 a las 21:44
Me encantó, para mí uno de los mejores Orsai. Como se dice por aquí: ahí le diste, Hernán. Me quedé pensando el terrible potencial que tendrías para participar con tus observaciones en un grupo de estudio sociológico contemporáneo.
Florencia
08/03/2007 a las 21:32
Edmonde: Tenés que copiar y pegar.
Harry Poker
08/03/2007 a las 21:27
Hoy he descubierto que, aunque disimule bastante bien el acento, en realidad soy argentino. Y así me va, añado.
PELUCHE
08/03/2007 a las 21:15

Interesante reflexión !

Tengo una propuesta, que quizá no solucione las diferencias pero si ayudará a equlibrarlas un poco.
Españoles envíen Antena 5, TVE y demás porquerías del corazón a los argentinos, junto a algunas prostitutas rumanas con poco uso y recetas para un buen vino.
Argentinos envíen Dulce de Leche y algunos psicoanalitas experimentados a la "Madre Patria".

Es un asunto idiosiosincrático, nunca cambiará!!
Esteban
08/03/2007 a las 21:14
A todo esto, lean esta nota.

Salute.
Ori
08/03/2007 a las 21:12
¿Por qué siempre tenemos que preguntar? ¿Será que necesitamos de la aprobación de otros para mover un pie sin arrepentimientos? ¿Por qué no actuamos a nuestro propio riesgo, sin miedo al que dirán? ¿Por qué no arriesgarnos a hacer lo que queremos, cuando queremos, con quien queremos y porque queremos? ¿Alguien puede ayudarme?
Desde Venezuela?.
malena
08/03/2007 a las 21:09
coincido con la maga en que méxico son mas sensibileros que los rioplatenses...pero si se trata de darle vuelta a un tema en esos los mexicas son los mejores.
Oigan, no es por nada, pero por qué se molestan tanto por los que cantan pri?! no pierdan la inocencia y jueguen a cantar pri como cuando eramos chicos... amarguetas!!
y por qué no se le puede corregir a hernan detallitos si él los agradece? acaso estamos celosos???
no será que los argentinos nos la pasamos preguntando el por qué de las cosas porque aún no hemos superado esa edad dulce y tierna de los por qués de los niños???
por qué, seguimos siendo niños???!!!
y por qué la gallina dijo eureka, eh? por qué??
DudaDesnuda
08/03/2007 a las 20:58
Tu pregunta final ya la respondió Tato Bores en el siglo pasado. ¿Quién nos hizo tanto daño??? Los otros. Siempre la culpa la tiene el otro.

Besos y Alplax.
Sebastián
08/03/2007 a las 20:45
#46: Tal vez sea más antipática pero más saludable la actitud de los españoles. Acá es tan fácil encontrar un hombro amigo que no hace falta rumiar demasiado en soledad, lo que a lo mejor dificulta un poco el duro pero necesario instante de enfrentar y procesar las situaciones. No estoy 100% seguro de esto, ojo, pero creo que somos demasiado propensos a llorar y un tanto menos a resolver. Después de todo, ¿no puede considerarse que el exceso en el cuestionamiento de los porqués genera una parálisis a la hora de definir los qués, cómos y cuándos?
Campana
08/03/2007 a las 20:45
Es la primera vez que un post tuyo me pone triste.. Fue una sensación muy rara..

Nos presentas una idea de autocrítica muy fuerte. Es trágicamente cierto todo lo que decis.

Aunque creo que últimamente en nuestro país se busca mucho el quién. Quién tuvo la culpa en los 70', quién fue el responsable de perder el Mundial, etc. Se persiguen más los responsables que las causas...

A pesar de todo, me encanta ser argentino, y de acá no me muevo.



Oskr
08/03/2007 a las 20:44
El peor ORSAI de la historia. Cayó el nivel.
claudio
08/03/2007 a las 20:41
"por qué tenemos una derecha tan caricaturesca que da risa y una izquierda tan hipersensible que nunca entiende el chiste"

Faaa!!! buenisima esa parte, el resto no me gusto


Edmonde
08/03/2007 a las 20:40
¿?=)(/&%$·"!;:_¨¡'-.,*^¿?>... ¿dónde queda en el teclado el asterisco numeral? Le quiero contestar a Florencia y no puedo...
Ginger
08/03/2007 a las 20:39
Totalmente de acuerdo con Teresiña. Además estás cometiendo el error de generalizar. Muchos argentinos se preguntan quien, y seguramente muchos españoles por qué. Pero claro, vos hace tanto que te fuiste de aquí...
Sebastián
08/03/2007 a las 20:38
#41: ¿Cosmiatra freudiana o lacaniana?
Dex
08/03/2007 a las 20:37
"Por qué tenemos una derecha tan caricaturesca que da risa y una izquierda tan hipersensible que nunca entiende el chiste. "

Cada vez que leo una frase como esa sólo pienso en plagiarla y crear un artículo con ella. Es que esa frase describe tanto la política dominicana. Más en estos días.
 olo mosquera
08/03/2007 a las 20:28
Corregido sofá por diván, que es mucho más específico. Gracias Hugo (#36)
 argenta
08/03/2007 a las 20:01
A veces pienso que tenemos en nuestro mapa genético esa cosa tanguera y melanco que nos hace indagar mil veces y detenernos en cosas intrascendentes para otros.
Otras, en cambio, pienso que quizá tengamos más vuelo mental (pero ya saltarán como fieras a decir que es parte de nuestro hinflado ego y a tirarnos por la cabeza el primer mundo, la comunidad europea y la colonización).
De lo que sí estoy segura es que somos pura contradicción.


teo
08/03/2007 a las 19:50
extraordinario, de lo mejor que te he leído
aunque en estos momentos no me preocupan mucho
ni los 'quiénes' ni los 'porqué'
prefiero los 'cómo', pero pocos, cada vez menos
y, aún más, prefiero sentir
en silencio
lamaga
08/03/2007 a las 19:38
Cambiale español por mexicano y argentino por rioplatense y es exactamente lo mismo.
Después de 5 años en México he llegao a la conclusión de que nosotros, los del rio de la plata, somos mucha cabeza y los mexicanos son mucha emoción. Terminé por aceptar que si me hago más sensible no está mal, pa achicar con la cabeza un cacho. Igual ellos necesitan una buena dosis de porqués. A propòsito ¿porqué se habrá dado este fenómeno si al final tanto en Uruguay como en Argentina taba lleno de tanos y españoles? ¿Será acaso la influencia judaica?
La Romu
08/03/2007 a las 19:34
Espero, eso sí, que no empiecen a aparecer esos que apenas les das un cahito así arrancan a rasgarse las vestiduras con que "¡los argentinos no servimos, señor! ¡somos los peores en esto, aquello y lo de más allá!"

Porque encima van a a decir "¡Tenés razón, Hernán! ¡los argentinos somos los peores en esto, aquello y lo de más allá!

Un beso grande.
Alberto José
08/03/2007 a las 19:31
Me parece que la diferencia entre españoles y argentinos tiene raíces un poco más profundas (por supuesto las desconozco) que el mero hecho de que unos se psicoanalicen y otros no, porque, a no ser que el psicoanálisis esté también de moda en el resto de lationoamérica, ¿cómo se explica que yo, que llevo cinco años viviendo en España, conecte más con cualquier sudamericano que con un español?
El post, como siempre, excelente.
Un abrazo.
Florencia
08/03/2007 a las 19:22
Algún sicólogo tendría que analizar la desesperación de algunos en corregir las faltas de ortografías del texto... ¿Será para lograr una estúpida y pobrísima relación con el autor? ¿un "gracias #4, corregido"? Esos son más insufribles que los que dicen "pri".
Kill
08/03/2007 a las 19:19
En la película Belleza amerciana hay una frase que dice Kevin Spacey "nunca subestimes el poder dela negación" eso, de alguna manera, es algo que nos une a españoles y argentinos, ahroa voy a seguir pensando en algo bueno.
Slds
Bien pensado!
Diego A. Rotés
08/03/2007 a las 19:10
Matizaste un poco al final. No hacía falta quedar bien, la verdad es así.
 Interior
08/03/2007 a las 18:58
Teresiña #7, te entendí, somos tan pendejos que tenemos que importar un presidente para que hable mal de un tercero que visita un país vecino.

Tenia una amiga tetona (y con guita, por que para ir al psicólogo hay que tener guita, si sos un pobre le erraste al diagnostico, no estas deprimido, estas desnutrido) que cuando me contó de sus charlas en terapia, de los "Problemas" y "dramas" que la aquejaban automáticamente dejo de ser tetona.
Demian
08/03/2007 a las 18:54
Excelente observación, señor Casciari.
Es cierto: en España el psicoanálisis es para los locos. La de tiempo que me he pasado explicando el porqué (nótese la ironía de la situación) había ido al analista en Buenos Aires, aunque quizás lo que mis amigos españoles quisieran saber es como o cuando me había vuelto loco como para necesitar recostarme en un diván a contarle mi vida a un extraño.
El corolario de esta situación es que siendo argentino tiendes a pensar que las amistades allá son más profundas, y que existe la amistad verdadera, mientras que en España nadie pasa de colega, compañeros de borracheras. En realidad no es así, pero si que es cierto que las amistades se establecen desde otros parámetros. Por ponerlo de otra forma: aquí son todos amigos hasta que necesitas un hombro para llorar. Te cuesta un triunfo encontrar quien escuche tus penas sin bostezar o poner cara de "¿que te he hecho para que me sueltes este rollo, tío?". En Argentina pueden conocerte desde hace 5 minutos, pero si necesitas descargar tus angustias siempre encuentras un hombro amigo...
Esas diferencias son parte de nuestras distintas idiosincrasias, pero entender el porqué somos tan diferentes es para nosotros, los argentinos que vivimos en España, casi una misión religiosa. No le falta ironía a nuestra vida...
Gastón
08/03/2007 a las 18:41
Felicitaciones! muy bueno el texto
Es interesante analizar y comprender las diferencias en las culturas sobre todo cuando se es extranjero, y poder divagar sobre los 'porque' que hacen que las cosas sean tan diferentes.
saludos
Dora
08/03/2007 a las 18:40
Te adoro. Estupendo texto.
ana
08/03/2007 a las 18:38
muy muy bueno y muy certero!
 olo mosquera
08/03/2007 a las 18:32
#41: gracioso.
sonia
08/03/2007 a las 18:28
Ahora no, porque no estoy trabajando, pero cuando lo hacía solía ir al grano: soy cosmiatra.
Pat
08/03/2007 a las 18:26
Sensacional Casciari!
Me ha encantado tu excelente relato.
Cuando Casciari hace uno de estos goles, todo el mundo se queda sentado leyendo.
Usted está llegando al final de su terapia Hernán.
Felicitaciones.
Un abrazo
XavMP
08/03/2007 a las 18:25
Teresiña #7, sonaste solemne.

Cuando Hernán dice matar, creo yo, se refiere a la justicia de saber quien fue y los huevos de decirle nunca más.
Esteban
08/03/2007 a las 18:25
Mucha gente, como por ejemplo mdtores Nº 20, debe pensar que los argentinos somos una manga de neuroticos. Si cualquier latinoamericano necesitaria ir al psicologo, o al psiquiatra, pensaria que ha empezado a ser un poco argentino.
A eso se le suma las palabras de un "determinado" ex presidente uruguayo que dijo que "los argentinos son una manga de chorros, del primero al ultimo". Si alguien roba algo, se siente mal, y va a psicoanalizarse por eso, ya es mitad argentino y mitad de otra nacionalidad.
Para mi la principal caracteristica de nosotros, los argentinos, es que pase lo que pase, siempre sobreviviremos. (no me refiero a las bombas atomicas).
Saludos.
argentalico
08/03/2007 a las 18:24
En Italia es igual, ademas hace unos años por ley cerraron todos los manicomios para no dejar aislados de la sociedad a quienes padecen algun tipo de patologia mental. Por lo tanto, no solo se convive con ellos, sino que muchas veces se sufren las consecuencias. Por este motivo es mejor no hacer publico una situacion de terapia psicologica, por que se corre el riesgo de ser considerado un loco. "No son todos los que estan, ni estan todos los que son" como decia la frase.... ;-)
hugo
08/03/2007 a las 18:23
donde dices "Hemos nacido y crecido, a veces sin desearlo, en una sociedad psicoanalizada. No todos somos moradores habituales del sofá" quizás era "no todos somos moradores habituales del diván"; claro que quizás no.

Por otro lado, tengo algo que contarle a mi psicólogo, pero cada vez que ensayo un posible discurso no lo puedo concluir, me da mucha vergüenza, qué hago?
Purripurri
08/03/2007 a las 18:20
Relativamente cierto y digo relativamente porque me parece mas una cuestion de ubicacion geografica.

En un lugar tan mentalmente superficial como logra ser Miami Beach, cualquier cantidad de Argentinos han perdido la practica de preguntarse los porques y se unen a la masa sin nacionalidad concentrados en el quien.
diego
08/03/2007 a las 18:17
Hernan buenisima la comparacion, pero te fuiste hace mucho y ya no todo es lo que parece. Si caminas por el microcentro vas a ver a muchos robots actuando por el mero hecho de hacerlo.....ya no somos lo que eramos me parece, pensalo, un abrazo y gracias por la lectura siempre
 Gustavo
08/03/2007 a las 18:09
Hernan!!! Me pareció a mi, o en un par de puntos usaste el "nosotros" para referirte a los españoles?? :D
Estará haciendose realidad, al menos involuntariamente, uno de tus mayores miedos??? (http://orsai.es/2005/02/yo_es_otro.php)
Espero que no te pongas mal!!! :D
Muy bueno el post!!!
Saludos!
Lanark
08/03/2007 a las 18:07
Ah, carambas... por primera vez en la vida me siento identificado con los argentinos. Bien por esa, Casciari. No es que sea ningún logro, pero me parece que nunca está de mas algo de comprensión hacia los que son diferentes. No me gusta mucho el sicoanálisis ni los "charlatanes de feria, cancheritos y bocasueltas", pero coincido en algo... ¡la madre si no los necesitan en España! (disculpas por el modismo)

Digo que me siento identificado porque soy malísimo para ir al grano, y esa ha sido una especie de cruz que he cargado toda mi vida. Todavía le sigo huyendo a las cosas concretas y refugiándome en generalidades y teorías, aunque a veces no queda dónde esconderse, y hay que hablar como español.
La Romu
08/03/2007 a las 18:00
Lo que pasa, nene es que si vas al grano, algo tenés que terminar haciendo. Como no vamos a hacer nada ¿Para qué queremos ir al grano, me querés decir?

Un beso grande.
Armando
08/03/2007 a las 17:58
Los argentinos enamoran con su desmenuzar de las situaciones. Y en Córdoba, una amiga que conocí en un viaje me dijo: "El problema de la Argentina se resuelve con un pelotón y 10 balas". Así, cerrando la plática. En ese momento me dió la impresión (ella tiene 10 años menos que yo) que ya estaban empezando, algunos, a hacerse otras preguntas.

Igual mi sobrina catalana aprende ya a preguntarse "porqué". Pero de 30 para arriba, sí que son todos como dice Casciari. Pero la verdad que sólo ante el contraste de la experiencia se puede distinguir esa diferencia. Me has dado muy buenas pistas para platicar con mis amigos argentos y mi familia española (y provocar un par de cortocircuitos!)
 olo mosquera
08/03/2007 a las 17:55
Gracias José (#27). De acuerdo con las correcciones; ya están hechas.
Horacio
08/03/2007 a las 17:50
Es realmente excelente.
José
08/03/2007 a las 17:50
Como José, atiendo no sólo al "por qué" y al "quién", sino al "cómo". "Ponme" no lleva tilde (la pide, ponme dice, pero no hay razón para ponérsela). Y en rigor debería decirse "Le hizo muy bien a la Argentina, hace setenta años" y no "Le ha hecho muy bien...". Podría explicar por qué, pero temo resultar latoso.

Vistos de cerca no, pero desde lejos Argentina y España son requete parecidas.
 Tannnk
08/03/2007 a las 17:48
#22 - Chusmerío...

Hernan... Sublime lo suyo...

Y a Oscar (#9)... estás entrando en terreno escabroso... plz no lo hagas...
 olo mosquera
08/03/2007 a las 17:48
A #22: Cotilleo es chusmerío o chismografía.
dosdedos
08/03/2007 a las 17:46
Buenísimo. Pero nos vamos acercando. Yo hasta dibujé una tira sobre eso.
Pulp-O
08/03/2007 a las 17:45
Brutal.
Falta hace en España la vision lucida del que viene de fuera.
Lo has clavado!
July
08/03/2007 a las 17:35
Excelente!!
Una cosita, debo confesar mi ignorancia, ¿qué es un cotilleo?
Sdos!
 Guillermo
08/03/2007 a las 17:35
Casciari y la puta que te parió. Me hiciste lagrimear.
mdtorres
08/03/2007 a las 17:33
Será que es el psicoanálisis lo que lo convierte a uno en argentino?
Soy venezolana, tengo familia española, no tengo familia argentina pero parezco mucho más argentina que española. A todo le pregunto el por qué hasta que me mandan a callar un rato.
Mi madre es psicoanalista, estudié psicología, hice cursos de terapia psiconalítica y pasé muchos años de terapia en terapia.... Hoy no hago nada de eso, soy fotógrafa, escribo y tomo antidepresivos y ansiolíticos. Cada día parezco más argentina y menos española. A ver si sirve mucho el psicoanálisis, pero no podría preguntar quién sin saber por qué.
Estupendo texto!
 diegokbzon
08/03/2007 a las 17:31
Kore, ni entre los 10 primeros pude estar en media hora nomás.

 olo mosquera
08/03/2007 a las 17:28
Gracias José (#13), corregido.
08/03/2007 a las 17:25
Un poco melodramático, pero tan real...

Felicitaciones por los tres años.

E.
Cristania
08/03/2007 a las 17:24
el dia de hoy me quedare pensando si aqui somos el quien o el porque? y es que eso no solo pasa en los paises sino tambien con las personas. yo por ejemplo creo que soy del quien y mi mejor amiga es una persona del por que.

Buen post para reflexionar
Oscar
08/03/2007 a las 17:17
Chukita, solo conozco a una persona "nativa" que le guste el dulce de leche y es mi dentista y no es que lo cate no.. simplemente mira la composicion y empieza a reir tal que asi: jijijijijiji.
MaV
08/03/2007 a las 17:12
¿Quien escribe esto?
Hernán
¿Porqué?
Por qué si.
Ya tengo los por qué y los quien...
Mañana dejo el psico y vuelvo a las pastillas...
Sds!
José
08/03/2007 a las 17:09
No me gustó mucho, aunque no es malo. Estoy yo como para el diván; conjuntivitis, depresión, me cago en Kirchner y acá va:

"...como quien decide ir por primera vez )a( un cine porno..."

Ofrezco disculpas, es una simple observación de obse.

Salud, Hernán.
Pablo Cesar
08/03/2007 a las 17:07
Hoy no me reí. :( ¿Por qué? yo quería reirme...pero bue, esta ves te la perdono eh! que no se repita!

Un gran saludo.
ChuKita
08/03/2007 a las 17:06
Oscar, metete con lo que quieras pero no con el dulce de leche.
Esteban
08/03/2007 a las 17:03
Hacia rato que no nos dabas semejante reflexión sobre algo.
Como no conozco a España ni los españoles, sobre lo que de ellos escribis no opino, sobre Argentina, genial, optimo.
Oscar
08/03/2007 a las 17:03
Ojala aprendieramos a sacar lo mejor de cada pueblo. Por lo que a mi respecta mientras no me obliguen a tragar esa masa empalagosa que llaman dulce de leche acepto psicoanalizarme, aunque sea cosa de Argentinos y maricas!

:)
pablo
08/03/2007 a las 17:01
Excelente como siempre!
Felicitaciones por los tres años.

Saludos!
 Teresiña
08/03/2007 a las 17:00

No tenemos que matar, acá, en Argentina, al padre de nuestros males. No tenemos que matar más. En realidad tenemos que hacernos mayores de una buena y puta vez. TEnemos que hacernos cargo. CAda quien. De a poco, a los tirones, asumir lo propio y no mirar afuera para buscar responsables. Cada uno tiene que - si querés, concedo- sin tanta vuelta, sin tanto porqué, levantar la mirada y emprenderla, pero siempre, siempre, haciéndonos cargo de la propia responsabilidad. No quería sonar solemne, la puta madre. Pero me parece importante aclarar esto, corazón (ah: y no dejar nunca de reírnos de nosotros mismos en ese plan)
fonzie
08/03/2007 a las 16:57
brishante. hoy la comento con mi psicologo.
ja

mariodom
08/03/2007 a las 16:54
...a leer tranquilos ahora
Ranchapart
08/03/2007 a las 16:53
3
mirza
08/03/2007 a las 16:53
3!!!!
fonzie
08/03/2007 a las 16:51
y bueh, un podio...
Mario
08/03/2007 a las 16:50
vamos...