Orsai blog post

Internet
viernes 8 de mayo, 2015

Orsai post

Internet
viernes 8 de mayo, 2015

¿Me agregás como amiga?

   

La arquitecta Candela Prieto estaba a punto de apagar la computadora de su oficina cuando recibió un mensaje en Facebook que decía así: «Hola, me llamo Candela Prieto y tengo diez años. Te escribo desde el pasado. Primero que nada, me alegra saber que en el futuro voy a ser flaca y linda. Tus fotos del muro me encantan. ¿Me agregás como amiga?».

A Candela Prieto no le causó gracia el mensaje. Salió de la oficina enojadísima y preguntó a sus empleados quién estaba haciendo ese chiste espantoso. Todos la miraron sin entender. Volvió a entrar, se sentó en la computadora y espió el perfil de la otra Candela. Había cinco fotos de su propia infancia, y entonces se asustó.

Esas fotos ya no existían, porque ella misma las había roto hacía mucho. En todas las imágenes estaba gorda, y tenía esos anteojos horribles, y el pelo de una escoba, y los dientes torcidos. ¡Ah, cómo odiaba esas fotos! Sobre todo una, en la que tenía una papada gigantesca... ¿Quién le estaba haciendo aquella broma de mal gusto?

Respondió el mensaje con rabia: «Seas quien seas, no tiene ninguna gracia. Sacá ya mismo esas fotos mías de internet. ¡Imbécil!».

La otra Candela respondió enseguida: «No te enojes... Solamente quiero ser tu amiga y que me cuentes cuándo empezaste a ser linda. ¿Ese chico que aparece con vos es tu novio? Está buenísimo».

Candela Prieto, la arquitecta, sonrió.

«¿Sos vos, Esteban? Cortála. ¿Dónde conseguiste esas fotos de cuando era chica?», escribió la arquitecta.

La nena tardó en responder. «No. Soy Cande, ya te dije. ¿Quién es Esteban? ¿Tu novio?».

La arquitecta estalló: «¡Lo que estás haciendo es un delito contra la privacidad! Si no me decís quién sos, llamo a la policía ahora mismo».

La nena dijo: «¿Otra vez? Me llamo Candela, tengo diez años, mis papás se llaman Laura y Eduardo y vivo en la quinta, pasando las vías.»

La arquitecta escribió con bronca: «¡Todo eso lo podés averiguar en cualquier parte, idiota!».

La nena respondió: «Tengo un perro que se llama Caniche. Ayer papá me llevó al garage, a solas, y me dijo que Caniche se va a tener que morir esta semana, de viejo. ¿Te suena eso?».

La arquitecta Candela Prieto se quedó muda en su oficina, con los ojos en el monitor.

La nena siguió: «Caniche es mi único amigo, porque en la escuela nadie me habla. Y si alguien me habla es para burlarse de mí. En cambio Caniche, cuando llego a la tarde, me salta encima y mueve la cola. Lo conozco desde que nací, pero ahora ya no tiene fuerza ni me puede mirar porque se quedó ciego. Estuve llorando toda la tarde, pero ahora veo que tenés 671 amigos en Facebook, y que sos linda, y estoy mejor...», escribió la nena en el chat.

El mensaje quedó titilando un rato largo en el monitor. La arquitecta Candela Prieto no respondió rápido porque lloraba y lloraba y no podía parar. Hacía años que no lloraba por nada.

«Gracias por el piropo», dijo cuando se secó las lágrimas, «pero en realidad no soy tan linda, solamente subo fotos donde estoy maquillada. Y de todos esos amigos nada más que tres son de verdad. Al resto casi ni los conozco. Pero decime, ¿quién sos?».

«No te voy a decir más quién soy, ya te lo dije tres veces y me tenés podrida con eso. ¿Te puedo hacer una pregunta?», escribió la nena.

La arquitecta le respondió que sí, que podía hacer una pregunta.

«¿Cuándo empezaste a adelgazar, cuándo dejaste de usar anteojos, cuándo se te corrigieron los dientes?», escribió muy rápido, con un montón de faltas de ortografía.

«Más o menos a los doce dejé de comer porquerías, porque me empezaron a gustar los chicos y ninguno quería bailar conmigo. A los trece pegué un buen estirón. Dejé de usar anteojos a los catorce, cuando me pusieron lentes de contacto, y los dientes no fueron mérito mío, sino del odontólogo.»

La nena dijo: «¿Y cuándo me van a salir las tetas?».

La arquitecta se rió muy fuerte y escribió: «En dos o tres años, no te preocupes por eso». La nena le devolvió un emoticón feliz, y la arquitecta se rió fuerte.

«Hay algo que no puedo entender», dijo la pequeña Candela. «Estuve viendo un montón de fotos tuyas en tu casa... Ya sé que vivís sola, que comés cosas raras y le sacás fotos al plato, que vas a fiestas, que sos arquitecta y que viajás por muchos lugares... Pero nunca vi una foto tuya con tu perro de ahora. ¿Por que no tenés fotos con tu perro? ¿Es feo?».

Candela, la arquitecta, respondió: «Es que no tengo perro».

La nena dijo: «¡Eso es imposible! Yo sé que siempre voy a tener perro. Lo sé desde que nací... No puedo vivir sin perro».

La arquitecta Prieto se quedó perpleja. Era verdad: de chica ella le juraba a todo el mundo que siempre tendría un perro. ¿Por qué se había olvidado de algo tan importante?

El chat la sacó de esos pensamientos: «Me tengo que ir, papá me llama a cenar», dijo la nena. La arquitecta solo atinó a escribir: «Chau». Y se quedó sola en la oficina, sin saber muy bien lo que había pasado.

A las seis en punto de la tarde salió del trabajo y, en lugar de ir directo a su casa como siempre, pasó por la veterinaria del barrio y se quedó en la vidriera mirando cachorritos.

Había cuatro: un cocker, uno blanco precioso del que no conocía la raza, un salchicha con cara muy divertida y el más chiquito de todos, que la miraba por la ventana. Entró y se quedó con el último, que ni siquiera era el más caro. Volvió a su casa con el perrito en los brazos, le dio leche y le puso de nombre Caniche II.

Después se sentó en la compu, abrió su perfil de Facebook y aceptó la invitación de amistad de Candela. Y también la buscó por el chat: «Cande, ¿estás?». Del otro lado nadie le respondió. «¿Estás, Candela? Ya llegué a casa, y quiero contarte algo».

Del otro lado, silencio.

La arquitecta Prieto fue a la galería de imágenes de la nena y se quedó mirando la segunda foto, en la que ella tenía diez años y el pelo desprolijo y los dientes torcidos. La miró un rato largo: era la foto que más había odiado en toda su vida. Entonces buscó el botón azul y lo apretó lo más fuerte que pudo:

«Me gusta».

Se quedó un rato embobada, sonriendo.

Después cerró la compu y se fue a jugar con su perro.

Hernán Casciari
viernes 8 de mayo, 2015


¿Me agregás como amiga?

por Hernán Casciari

La arquitecta Candela Prieto estaba a punto de apagar la computadora de su oficina cuando recibió un mensaje en Facebook que decía así: «Hola, me llamo Candela Prieto y tengo diez años. Te escribo desde el pasado. Primero que nada, me alegra saber que en el futuro voy a ser flaca y linda. Tus fotos del muro me encantan. ¿Me agregás como amiga?».

A Candela Prieto no le causó gracia el mensaje. Salió de la oficina enojadísima y preguntó a sus empleados quién estaba haciendo ese chiste espantoso. Todos la miraron sin entender. Volvió a entrar, se sentó en la computadora y espió el perfil de la otra Candela. Había cinco fotos de su propia infancia, y entonces se asustó.

Esas fotos ya no existían, porque ella misma las había roto hacía mucho. En todas las imágenes estaba gorda, y tenía esos anteojos horribles, y el pelo de una escoba, y los dientes torcidos. ¡Ah, cómo odiaba esas fotos! Sobre todo una, en la que tenía una papada gigantesca... ¿Quién le estaba haciendo aquella broma de mal gusto?

Respondió el mensaje con rabia: «Seas quien seas, no tiene ninguna gracia. Sacá ya mismo esas fotos mías de internet. ¡Imbécil!».

La otra Candela respondió enseguida: «No te enojes... Solamente quiero ser tu amiga y que me cuentes cuándo empezaste a ser linda. ¿Ese chico que aparece con vos es tu novio? Está buenísimo».

Candela Prieto, la arquitecta, sonrió.

«¿Sos vos, Esteban? Cortála. ¿Dónde conseguiste esas fotos de cuando era chica?», escribió la arquitecta.

La nena tardó en responder. «No. Soy Cande, ya te dije. ¿Quién es Esteban? ¿Tu novio?».

La arquitecta estalló: «¡Lo que estás haciendo es un delito contra la privacidad! Si no me decís quién sos, llamo a la policía ahora mismo».

La nena dijo: «¿Otra vez? Me llamo Candela, tengo diez años, mis papás se llaman Laura y Eduardo y vivo en la quinta, pasando las vías.»

La arquitecta escribió con bronca: «¡Todo eso lo podés averiguar en cualquier parte, idiota!».

La nena respondió: «Tengo un perro que se llama Caniche. Ayer papá me llevó al garage, a solas, y me dijo que Caniche se va a tener que morir esta semana, de viejo. ¿Te suena eso?».

La arquitecta Candela Prieto se quedó muda en su oficina, con los ojos en el monitor.

La nena siguió: «Caniche es mi único amigo, porque en la escuela nadie me habla. Y si alguien me habla es para burlarse de mí. En cambio Caniche, cuando llego a la tarde, me salta encima y mueve la cola. Lo conozco desde que nací, pero ahora ya no tiene fuerza ni me puede mirar porque se quedó ciego. Estuve llorando toda la tarde, pero ahora veo que tenés 671 amigos en Facebook, y que sos linda, y estoy mejor...», escribió la nena en el chat.

El mensaje quedó titilando un rato largo en el monitor. La arquitecta Candela Prieto no respondió rápido porque lloraba y lloraba y no podía parar. Hacía años que no lloraba por nada.

«Gracias por el piropo», dijo cuando se secó las lágrimas, «pero en realidad no soy tan linda, solamente subo fotos donde estoy maquillada. Y de todos esos amigos nada más que tres son de verdad. Al resto casi ni los conozco. Pero decime, ¿quién sos?».

«No te voy a decir más quién soy, ya te lo dije tres veces y me tenés podrida con eso. ¿Te puedo hacer una pregunta?», escribió la nena.

La arquitecta le respondió que sí, que podía hacer una pregunta.

«¿Cuándo empezaste a adelgazar, cuándo dejaste de usar anteojos, cuándo se te corrigieron los dientes?», escribió muy rápido, con un montón de faltas de ortografía.

«Más o menos a los doce dejé de comer porquerías, porque me empezaron a gustar los chicos y ninguno quería bailar conmigo. A los trece pegué un buen estirón. Dejé de usar anteojos a los catorce, cuando me pusieron lentes de contacto, y los dientes no fueron mérito mío, sino del odontólogo.»

La nena dijo: «¿Y cuándo me van a salir las tetas?».

La arquitecta se rió muy fuerte y escribió: «En dos o tres años, no te preocupes por eso». La nena le devolvió un emoticón feliz, y la arquitecta se rió fuerte.

«Hay algo que no puedo entender», dijo la pequeña Candela. «Estuve viendo un montón de fotos tuyas en tu casa... Ya sé que vivís sola, que comés cosas raras y le sacás fotos al plato, que vas a fiestas, que sos arquitecta y que viajás por muchos lugares... Pero nunca vi una foto tuya con tu perro de ahora. ¿Por que no tenés fotos con tu perro? ¿Es feo?».

Candela, la arquitecta, respondió: «Es que no tengo perro».

La nena dijo: «¡Eso es imposible! Yo sé que siempre voy a tener perro. Lo sé desde que nací... No puedo vivir sin perro».

La arquitecta Prieto se quedó perpleja. Era verdad: de chica ella le juraba a todo el mundo que siempre tendría un perro. ¿Por qué se había olvidado de algo tan importante?

El chat la sacó de esos pensamientos: «Me tengo que ir, papá me llama a cenar», dijo la nena. La arquitecta solo atinó a escribir: «Chau». Y se quedó sola en la oficina, sin saber muy bien lo que había pasado.

A las seis en punto de la tarde salió del trabajo y, en lugar de ir directo a su casa como siempre, pasó por la veterinaria del barrio y se quedó en la vidriera mirando cachorritos.

Había cuatro: un cocker, uno blanco precioso del que no conocía la raza, un salchicha con cara muy divertida y el más chiquito de todos, que la miraba por la ventana. Entró y se quedó con el último, que ni siquiera era el más caro. Volvió a su casa con el perrito en los brazos, le dio leche y le puso de nombre Caniche II.

Después se sentó en la compu, abrió su perfil de Facebook y aceptó la invitación de amistad de Candela. Y también la buscó por el chat: «Cande, ¿estás?». Del otro lado nadie le respondió. «¿Estás, Candela? Ya llegué a casa, y quiero contarte algo».

Del otro lado, silencio.

La arquitecta Prieto fue a la galería de imágenes de la nena y se quedó mirando la segunda foto, en la que ella tenía diez años y el pelo desprolijo y los dientes torcidos. La miró un rato largo: era la foto que más había odiado en toda su vida. Entonces buscó el botón azul y lo apretó lo más fuerte que pudo:

«Me gusta».

Se quedó un rato embobada, sonriendo.

Después cerró la compu y se fue a jugar con su perro.

Hernán Casciari
viernes 8 de mayo, 2015


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


 Santiago Frione
21/09/2016 a las 19:54
Muy bueno Hernan. Estoy seguro que esta historia tendrá una segunda parte.
 Gonzalo Bagnasco
28/03/2016 a las 21:49
Ulti
 Celina F Colmenero
02/10/2015 a las 16:17
Fe lo mas bonito que he leido últimamente.
 Celina F Colmenero
02/10/2015 a las 16:16
Fe lo mas bonito que he leido últimamente.
 juliana sua
27/09/2015 a las 19:30
lagrimeando...precioso el cuento. gracias!
 Florencia Coria
26/09/2015 a las 19:02
Me hizo emocionar. Excelente hernan ! Te leo a la distancia desde Argentina. Ahora ya tengo un ejemplar escrito.
01/09/2015 a las 22:14
Ahora mismo con una lagrimilla de felicidad :)
 Rocio Salas
21/08/2015 a las 22:19
Hermoso.
Qué lastima que compre un perro en lugar de adoptar un rescatado! La próxima ;-)
 Alvarhillo
21/08/2015 a las 17:45
Precioso Hernán. Siempre me sorprendes. Gracias por el relato.
 yesica gonzalez
06/08/2015 a las 15:26
me gusta!
04/08/2015 a las 09:54
Final abierto o esta en el libro?
carranzacasasluisa@hotmail.com
03/08/2015 a las 15:47
Muy lindo, realmente me queda una buena impresion, felicitaciones
Federico
26/07/2015 a las 00:11
La rompes Hernan!
Estudio locución en el ISEC y siempre que llevo un relato tuyo para leer en clase a los profesores les encanta.

Saludos groso!
  Sotil 10
17/07/2015 a las 05:37
Like
Eduardo Fontenla
08/07/2015 a las 21:14
Hermoso
camacuelunicogmail.com
30/06/2015 a las 21:59
buen cuento para niños
28/06/2015 a las 21:33
Me encanta como escribís, chabón. Lo hacés mucho mejor que lo que salís a apostar (más si ponés el reverso en juego). Lo tuyo es el teclado y no el azar. Sigue así, diría mi seño de 5to.
Claudio
27/06/2015 a las 22:32
Me encantó. Es un genio Hernán Casciari.
 Bethy
27/06/2015 a las 21:57
Me saco las lagrimas¡¡¡
27/06/2015 a las 19:42
Muy bueno, me encanto!!!!!!
 Yvonne Diamond
27/06/2015 a las 19:02
¡Me ha gustado mucho! Vive en España y me cuesta un poco el español de Hispanoamérica, pero he entendido todo.
 Maria Tesolini Vincetic
27/06/2015 a las 18:21
¡Emoción!
Lau de Argentina.-
25/06/2015 a las 07:05
Lindo :) !! Lástima q Candela, en vez de "comprar", no haya encontrado o buscado un "callejerito" :( !! Ojalá... la siguiente Candela lo haga ;) !!!
YackieMartinez1
23/06/2015 a las 04:56
Nunca comenté y había llegado a tu blog hace unos años atrás, volví a través de un vídeo que vi donde estabas dando una charla TEDx. Es impecable la manera en que escribis. Voy a tratar de ponerme al día. Saludos desde Rosario, Argentina
 Nacho
20/06/2015 a las 10:48
Casciari hacia años que no te leía (en mi cabeza recién se están acomodando las ideas) sigues siendo un gran hijo de puta escribiendo...(con el perdón de Chichita)
Te admiro
:P
sil joz
17/06/2015 a las 08:56
A ver ... quien me manda a mi a 'leerte' a la 8 am ... y salir llorando al tbjo...
 Alvaro Camacho
15/06/2015 a las 21:55
Sos bueno!!
08/06/2015 a las 21:24
Hermoso cuento, muchas gracias!
Josetor1965@gmail.com
08/06/2015 a las 19:40
Increíble y emotivo , Gracias , me dejaste pensando !!
Andrea Olmedo
04/06/2015 a las 19:32
Tan tierno q hizo que se me cayeran las lágrimas. Siempre digo q tenemos q pisar un poco el freno y ocuparnos de las personas q nos importa. Y dedicarles tiempo.
 brindis
03/06/2015 a las 00:24
¡Qué lindo, emociona! Pero no encuentro el botón de "me gusta".
Martin
02/06/2015 a las 19:10
Excelente!
Cecy
02/06/2015 a las 19:04
Me siento identificada, vivímos en un mundo tan superficial que dejamos a un lado lo q realmente importa.
01/06/2015 a las 14:27
Me encanto tu novela, hermosa... y te digo que no tiene nada de ficticio... :-) Desdoblamiento del tiempo lee :-)
 McLaught
29/05/2015 a las 18:33
Me gustó tanto que dan ganas de escribir "que grande Gordo!" sin siquiera saber si sos gordo. ;)
 Demianchu
28/05/2015 a las 21:20
uuuu muy bueno gordo,,,sos sensiblero hdp!!
 Matias Seoane
28/05/2015 a las 19:51
Sospecho que quien pueda nunca olvidarse los sueños de infancia tiene mayores chances de llegar a algo parecido a ser feliz.
Alejandro Capece
27/05/2015 a las 05:23
Puto, Casciari! Lloro como un boludo!
 Gabo
26/05/2015 a las 19:59
Che, Casciari... Los perros no se compran, se adoptan.
Está lleno de refugios en donde se apiñan y se van muriendo de a poco de tristeza.
Avisale... a la arquitecta.
 walter
25/05/2015 a las 20:42
Muy bueno, que lindo tema. Como la película de Bruce Willis que se encuentra con su propio Bruce Willis gordito del pasado, es bárbara.
 Jimena del Pozo
25/05/2015 a las 19:28
https://www.youtube.com/watch?v=D_ubwE3IJhY
25/05/2015 a las 18:27
¡Belleza de relato! Siempre comentamos entre nosotras(5 amantes de los perros) que no podríamos vivir sin ellos.
 Jaime Barcenas
25/05/2015 a las 08:01
Sutil y maravilloso. Simplemente eso
 mauriciofernand
24/05/2015 a las 22:02
Simplemente dejas al descubierto cualquier alma con este texto,

Muy bueno
 Elio García Clavijo
24/05/2015 a las 21:54
Prendí la computadora como Candela y Elio me escribió ¿boludo no ibas a estar viviendo en europa?
 Carlos Javier Russo
22/05/2015 a las 17:50
El señor Lopez dejo la puerta abierta y se colo una nena
21/05/2015 a las 14:44
Hacía rato no me hacias llorar, gordo forro.
 HanMuertoLobos
20/05/2015 a las 22:51
¿Y cómo que no se etiquetó?
19/05/2015 a las 21:49
Hernán un saludo desde Arequipa - Perú (sí, queda por allí) me gusta la carpintería que se nota entre las líneas de tus crónicas. Sí, supongo que muchos la repensaron al poner su primer comentario de presentación pero nada, tendría que decir más pero los anteriores comentarios ya se pasaron de explicativos no le dejan a uno más que decir "Que bien escribe el gordo" pero para qué poner boludeces obvias. Bendiciones.
 Ignacio Daguerre Gatti
18/05/2015 a las 16:08
Sos un zarpado Gordo.. Gracias!
 Sole
18/05/2015 a las 01:46
Increíble, terminé llorando, recordando a mi perra de la infancia.
 HERNAN MANAGO
16/05/2015 a las 20:50
Entro al BLOG ,OHHH SORPRESA!!! dos al hilo .
Se lo lei a mis hijas en la cama ,QUE MAS DECIR?

GRACIAS
 Juan Bolas
15/05/2015 a las 18:20
... y que así el hombre mantenga lo que de niño prometio - Hölderlin.
13/05/2015 a las 07:02
Che todavía debés un cuento por el 3-0 de la semana pasada. No te olvides.
13/05/2015 a las 07:03
Tu página me indica que tengo pagos pendientes (mientras se acredita lo de pago fácil), así que yo hago lo mismo con vos.
12/05/2015 a las 16:51
No podes..... La Repu... Como podes escribir asiii???. Me hiciste emocionar. Debo estar viejo, y pelotudo. Un gran abrazo!!!. Desde Mercedes
12/05/2015 a las 16:13
Me gustó el relato, me recordó que tengo ya 8 años sin perro después de aquellos 10 años en que billiy vivió conmigo.
12/05/2015 a las 11:09
Gordo, ¿tenés perro ya?
Por cierto, he comprado el libro pero no sale en Mis compras de burguesa capitalista. ¿Tardará en actualizarse?
12/05/2015 a las 01:45
:')
 HUGO MAXIMINO ARCCIDIACONO SOSA
10/05/2015 a las 16:56
Perdón Hernán y todos los lectores, es que no se donde escribir a Hernan. Despues Leí el cuento. Maravilloso cuento...siento que ladran....
 HUGO MAXIMINO ARCCIDIACONO SOSA
10/05/2015 a las 16:43
Sr Hernán:
Inmediatamente oí su formato cuento en vorterix me dije
Ese perro que guía a Messi en su vertiginosa carrera panorámica es mío, Se llamaba Blequi.
Blequi, al decir de mis amigos, en la década del 1980, era homoperro, parece que le gustaban otros perros.
Poco observador, mi ego destruía teorías confabuladas para mi choco.
Mi hermana le puso Blequi usando las variables voces sonoras que brinda el variopinto diccionario castellano spam inglish.
De tanto homoperro, mis amigos golpearon la ventana de mi casa para avisarme que Blequi había penetrado a un linda perrita.
Blequi era blanco, marrón, paladar negro y lobo….al fin todos los perros son lobos.
Blequi era un perro raro, parecía un ratón de laboratorio…siempre andando en su esfera para que lo miren, claro…yo lo encerraba en el garaje, apagaba la luz y con una linterna el haz de luz era un hueso imaginario y lo seguía….imagínense…focalizaba el haz de luz en la térmica de la casa y Blequi apagaba toda la iluminación de la casa. El haz de luz lo dirigía al techo y Blequi saltaba y saltaba….todo oscuro, infinito, pero saltaba.

¿En cuánto tiempo leeré esto al aire, o mejor dicho en el aire de la radio?

Mido mi voz en el grabador y dice 1:02. Me quedan 2 a 3: 30 (un tema de AC DC)

Levanto la hoja desde el vértice izquierdo del cuaderno para leerme
Mas bien, focalizo mi discurso al manual de estilo de arquero de Las Heras, Mendoza, Argentina, America Latina y mal que me pece, al resto del Continente.
Mi ego ha ganado mucho.
He tenido la satisfacción de salir de una cancha en andas (no como Passarella en el 78) al atajar dos penales y patear el definitorio desde el verde césped (mentira, es para agregarle color). El penal entró por la cueva de semejante arquero llamado el Pantera.
El Pantera media dos metros y el único modo que la maravillosa esfera se deslizara, era el humillante triangulo que ofrece el jugador para que la vergüenza ajena sea pública.
Tengo varios egos-gol tipo Gatti en mi haber, pero me acuerdo de mi compadre Guille que me dice: “Viste aquel que habla tanto de Él, los otros tienen que hablar de vos”.
Y lo entiendo.
Así nace una leyenda, hablando de la persona. El mito se construye, dejemos que hablen los europeos-griegos aristotélicos de eso.

¿Cómo hago ahora para retomar mi discurso?
Miro el canal ACEQUIA TV, orgullo mendocino y me acuerdo de los Huarpes que habitaron aquí, mas mis de los sin nombre.
Los incas, los pueblos originarios de la tradición oral hasta lo que estamos escribiendo.

Me ordeno y vuelvo a leerme para nutrirme de lo que Lea…

“Aprieto fuerte la mitad de la bic
Y
por goteo
transfiero mi sangre
a la tinta negra.

Sin carne
no hay cuchillo
Que clave”

Perdon Hernán, estoy escuchando Altertango.

Era futbo de lo que estábamos oyendo.
A ver….
La briza del cuento me mira y dice:
La teoría del Messi-la Massia:
Su empeine mira la pelota
La pelota es seducida
El empeine metatarso le dice al oído
Sos mia….eres libre
Pero la pelota seducida
Se deja llevar…
 María CK
10/05/2015 a las 07:45
Lo que más me gusta es que estoy en plena crisis de los 30 y este cuento me parece perfecto para la década. Gracias por conectar en eso :)
 pepehillo
09/05/2015 a las 22:29
Solo hace un par de meses o tres que te conozco. ¡Lo que me he perdido!
 Emi
09/05/2015 a las 16:47
Lo voy a tomar como una señal, justo que estaba decidiendo si tener un perro (nuevamente) o no... me encantó el cuento!

Dos preguntas, no me llegan más los mails con aviso de post... por qué?

Compré el libro antes de partido de hoy del Barsa, quiero mi formulario para la dedicatoria!!! (no me llegó aun, tengo que esperar? controlo mi ansiedad?)
luisdaniel.schinca@gmail.com
09/05/2015 a las 14:41
Maravilloso cuento Hernán.
Confundido
09/05/2015 a las 14:39
Maravilloso, sencillamente maravilloso.
09/05/2015 a las 10:51
A mi me paso!
09/05/2015 a las 10:52
... también.
 Elisa
09/05/2015 a las 05:51
Hermoso cuento. Nostálgico. Lo que más me apasiona de la escritura es el poder que tiene el autor para crear conversaciones, situaciones, transmitir con ingenio y belleza, ideas y formas de ver el mundo. Sos muy talentoso y tenés una manera de escribir franca, precisa, que interpela ineludiblemente al lector. Siempre es lindo leerte.
elisabaeza@@gmail.com
09/05/2015 a las 05:32
Hermoso cuento. Nostálgico. Lo que más me apasiona de la escritura es el poder que tiene el autor para crear conversaciones, situaciones, transmitir con ingenio y belleza, ideas y formas de ver el mundo. Sos muy talentoso y tenés una manera de escribir franca, precisa, que interpela ineludiblemente al lector. Siempre es lindo leerte.
 Pelado Ponelequefalte
09/05/2015 a las 05:25
No me queda claro por qué el perro no contesta....el perro ahora está..y del otro lado ya no está??
  Vero Del Pomar
09/05/2015 a las 05:23
Estas son las cosas geniales, historias en las que cualquiera podría reconocerse y sin embrago siguen siendo únicas e iluminan el día (o la noche) cuando uno las lee.
Te leo desde hace ufffff!! años... un día no podía encontrar tu blog, ni las historias de Álex y Lucas que tanto me gustaban. Luego al toparme con una charla de TED supe porqué no podía encontrarlo. Así que me alegra que sigas aquí para todos y no para unos pocos (aunque no te conozca en persona, pero te conozco "en letras", lo cual es muy bueno).

Gracias Hernán!
09/05/2015 a las 05:09
Muy buena historia
 OTREBOR NAIBAF
09/05/2015 a las 04:14
Muy bueno ! Repetido o no es un gran placer leerte .
09/05/2015 a las 02:52
¡Qué manera de hacerme llorar un viernes!
Alicia Abregú
09/05/2015 a las 02:18
Me encantó el relato. ¡Saludos!
 Luis
09/05/2015 a las 01:57
Justo ayer se nos murió nuestro perro.Era especial, tenía tres patas porque cuando nació le tuvieron que cortar una porque estaba paralítica. Estamos de duelo.El cuento llego en el momento de más sensibilidad y me pareció excelente y conmovedor.Gracias
09/05/2015 a las 00:16
Picha era mi perra.
Jamás animal alguno ha concentrado tanta bondad..., principio que -imaginarán- no estoy dispuesto a discutir... ja ja

Muy bueno
Abz
 Johanna Aguirre
08/05/2015 a las 23:29
Tengo un deja vu o esto ya lo leí antes?
Lo recuerdo como un texto tuyo Hernán pero no puedo recordar donde lo leí, pero sé que leí antes.
Alguno se acuerda?
08/05/2015 a las 23:33
Este cuento se publicó en la Bonsai número 3.
 Johanna Aguirre
08/05/2015 a las 23:38
Claro. Ya pasó tanto tiempo desde que lo leí. Gracias Hernán, es muy grato volverlo a leer.
09/05/2015 a las 02:14
Tonces tas refritando letras viejas!!! Me perdí el lado B!!!
09/05/2015 a las 02:34
Perdón no se por que joraca confundo Bonsai y Orsai así borrar el "Tonces tas refritando letras viejas!!!", por lo cual me perdí el lado B y C. Así no me queda el papelon de
 AliCia
19/05/2015 a las 15:07
Pelicula The Kid con Bruce Willis año 2000 maneja una idea parecida, que involucra un perro también...
Muy linda historia de todas maneras!
GEORGE
08/05/2015 a las 23:27
REALMENTE HERMOSO, NO PUEDO PARAR DE LLORAR, GRACIAS HERNAN
Niolin
08/05/2015 a las 22:49
magistral.
 Fede
08/05/2015 a las 22:22
Muy bueno, Hernan! Saludos
Hernán Marty
08/05/2015 a las 21:51
Genial... Un recordatorio para que no nos olvidemos que de chicos también sabíamos que cosas eran importantes.
Muy buen relato
G
08/05/2015 a las 21:08
Ahora que pude destrabar el nudo en la garganta de los dedos, lo digo. Cross corto a la mandíbula. Excelente.
Laura Jolivet
08/05/2015 a las 20:31
Después de algunos años me reencontré con mis mascotas...ya están viejas, creo que la vida me hizo volver a Argentina para acompañar sus últimos pasos...me suele pasar con los seres. Este cuento me hizo acordar a mi gata y a mi perra. Merci totales Casciari!
cesar
08/05/2015 a las 20:16
muy bonito
 fede o
08/05/2015 a las 19:05
hoy dìa uno tiene mascotas solo para subir sus fotos a las redes sociales
 Jhordan PLG
08/05/2015 a las 18:37
¡Bravazo!, muy bueno el mensaje detrás del texto.
 Zippo
08/05/2015 a las 18:31
Gracias Hernán, de todo corazón, no sabés el salto de alegría que pegué en la oficina cuando entre a Orsai y vi que agregaste un nuevo post!
 David Kotlirevsky
08/05/2015 a las 19:26
Totalmente, me alegra mal el día que este muchacho escriba, es que cada vez que lo hace , siempre se la rebusca para tocar alguna parte de mi alma.. joputa ;) Gracias, muchas gracias Hernan!
08/05/2015 a las 18:16
Hermoso!

Me acuerdo que lo escuché en Vorterix un día en el que operaban a mi perro.
Cuando llegaste a la parte en que la Candela niña dice «¡Eso es imposible! Yo sé que siempre voy a tener perro. Lo sé desde que nací... No puedo vivir sin perro», me sonaron 10000 alarmas.
Por suerte salió todo bien y, aunque está viejito y achacoso, todavía lo tengo.

Es la tercera vez que lo leo/escucho. No perdió el punch en lo más mínimo!
Fernando Porcayo
08/05/2015 a las 18:02
gracias!!
Victor Coya
08/05/2015 a las 17:54
Zarpado y al hueso! te dejo 10 puntos ;)
08/05/2015 a las 17:19
a mi también me emocionó, la puta madre gordo, me hiciste llorar en el laburo... encima es un juzgado Penal... acá no tenemos alma...
Saludos y gracias por tanto
 la franela no es gamuza
08/05/2015 a las 17:02
sera que esto de tratar de dejar la cameruza me pone sensible? me hizo llorar des proporcionalmente este cuento, saludos gordo
Silvana
08/05/2015 a las 16:48
Me encantó...
Bien logrado, la niña interior que jamas debe morir está viva otra vez.
Saludos
08/05/2015 a las 16:42
me vas hacer adoptar un perro T-T
Antonio Mario Guarino
08/05/2015 a las 16:34
es buenisimo!!!
 Cuchillo Curá
08/05/2015 a las 16:09
¡Muy buena historia!. De las que se te ocurren a la madrugada y no te queda otra que levantarte a escribir, je
 Ajaltrina
08/05/2015 a las 15:45
Bonito :)
08/05/2015 a las 15:44
Quien no se ha encontrado por ahí con uno mismo en el pasado o en el futuro eh? la cuestión es que sea de donde sea siempre nos terminan cagando a pedo por algo que no hicimos, básicamente somos unos rompe huevos atemporales.
 Lara
08/05/2015 a las 15:41
Segunda vez que empiezo a leer y pienso "esto ya lo leí". Dejá de robar!!! Me voy indignada chau
08/05/2015 a las 16:31
Mirá querida, yo no tengo la culpa de que hayas leído todo lo que se publicó en papel. Acá, en el blog, este cuento no se publicó nunca. Así que se considera virtualmente inédito.
 Lara
08/05/2015 a las 17:03
"Hay un nuevo cuento en Orsai" decía el tuit. No se juega así con los sentimientos, gordo chantaaa!!! Te quiero igual. Chau.
12/05/2015 a las 21:41
idem
 Ignacio Pegue
08/05/2015 a las 15:40
Lo había leído pero me lo había olvidado! Muy bueno!!
08/05/2015 a las 14:51
Sentarse cara a cara con uno mismo no debe ser nada fácil, la sacó barata la arquitecta me parece. Peor le fue a Boateng.
maru clavier
08/05/2015 a las 14:47
Bueno, muy bueno... los encuentros con uno mismo siempre son sugerentes.
Carlos
08/05/2015 a las 14:27
Hernan
Me cago en todo!!! Que bueno sos!!! Gracias por compartir!
 dani22v
08/05/2015 a las 14:19
Que gordito lindo que sos!!! Gracias!! gracias por hacerme pensar siempre!!
08/05/2015 a las 14:02
excelente
Luis
08/05/2015 a las 13:42
Que bueno Hernan. Este texto engorda el alma. Abrazos!
08/05/2015 a las 13:31
Me encantó. Me hizo reir. Me hizo pensar. Me gustó mucho...
08/05/2015 a las 12:23
A propósito Herán...dice mi hija ¿cuándo vuelve Bonsai?
Está esperando el número especial...
Chapea con las amigotas que El Oso le firmó la número uno pero quere más...es insaciable.
 Gonzalo Vieytes
08/05/2015 a las 12:10
Herno, gordo divino. gracias por darnos esto para leer. me alimentas el alma. saludos y abrazo desde ituzaingo, otro Gordo
Vane en el Limbo
08/05/2015 a las 11:04
Odio levantarme los viernes a las 5.30 de la mañana. Odio salir al frío y dejar a mi hijita durmiendo.
Hoy lo odié un poco menos y te quise fuerte a vos, Hernán.
 Lucas
08/05/2015 a las 08:52
Parece escrito por una chica de 14 años. Me gustó.
 Carlos Andrés Parra Vivas
08/05/2015 a las 06:28
Señor Hernan y usted por qué no revisa sus mensajes de facebook, hay algo de parte mia hacía usted en el chat... es algo acerca de un texto suyo escrito en el 2012.
08/05/2015 a las 15:23
Me cuesta mucho entrar a Facebook. Hay un gordito de once años que me habla.
 Ajaltrina
08/05/2015 a las 15:44
Y si le das 'me gusta' a sus fotos, verás como te bloquea rapidito ... es que los niños son otra cosa.
08/05/2015 a las 06:28
GRACIAS MESSI!!!
08/05/2015 a las 06:20
Sacarle lágrimas a adultos de todo el mundo es tu desquite de cuando te jodían en el colegio, ¿no?

Gracias por tu venganza.
 Lau
08/05/2015 a las 06:16
Me gusta.
08/05/2015 a las 05:53
Qué lindo es leer algo lindo, como escuchar música linda. Y qué lindo es sentir que cada tanto hay alguien intentando, desde su lugar, dar unos mamporros para sacudir la pelotudez que se le va juntando a la gente.
Gracias Hernán por este ratito de belleza verdadera.
PD: Acabo de comprarte el libro, no seas garca y esmerate con la dedicatoria. Tomá esto como si viniera de Hernán a los 10 años!
 Iara
08/05/2015 a las 05:31
Hermoso... gracias por compartir tus genialidades y dar a mi día este cierre tan lindo!
 ana gonzalez
08/05/2015 a las 05:24
que loco. hoy hable en terapia de mi niniez con ortodoncia zapatosortopedicos y anteojos. y de lo fea q era. y de las cosas q disfrutaba. y ahora leo este relato...
08/05/2015 a las 05:18
Venir acá es como ir a un recital, que a la vez es como ir a la cancha, pero sabiendo que tu equipo gana el partido.
 Mariave
08/05/2015 a las 05:16
Muy bello...
08/05/2015 a las 05:14
Gracias!!!
08/05/2015 a las 05:03
Me emocione hijo de puta
08/05/2015 a las 04:39
Tengo acá la Bonsai para cuando tenga hijos! 😏
  ElTeta
08/05/2015 a las 04:37
Disculpáme el avatar.
08/05/2015 a las 04:53
Ah, pero qué canchero!
08/05/2015 a las 04:36
Este como ser el 'Hasta el sábado 9 de Mayo Dedicado por el autor' y en la seccion compras compulsivas dice "Lanzamiento. Los ejemplares que se reserven hasta el minuto exacto del próximo gol de Messi, irán firmados y dedicados de puño y letra por el autor, aunque muera desfallecido.". Esto no suele pasar, lo más que pasa es que la firma no sea ni remotamente parecida y la dedicatoria puede llegar a terminar siendo frases que siguen en el siguiente libro que Casciari va firmando, dando como resultado "che los que compraron con dedicatoria pases copias para completar la historia tengo el fragmento del dia tal de la hora tal".
08/05/2015 a las 04:53
Mensaje drogado. No lo entendí mucho, pero como es largo me gustó.
08/05/2015 a las 05:08
jajajajajajajajajaja
 Kbza Aranda
08/05/2015 a las 04:35
Hernan! !! Gracias por tus letras !!!!. Son un grande! !! Y Gracias POR TANTO SINCERICIDIO!!!!
08/05/2015 a las 04:28
No hay mujer fea, lo que es mujer pobre.
Mauro Pilipis
08/05/2015 a las 04:25
Hernan, muy lindo cuento. Gracias
08/05/2015 a las 04:20
Estás "tomando viada" Hernán. Muy buena lectura para evitar el trabajo. Abrazos!
 lili
08/05/2015 a las 04:19
Maravilla !!
08/05/2015 a las 04:12
IRP
08/05/2015 a las 15:24
No entiendo las siglas modernas, siempre se suenan a insulto solapado.
08/05/2015 a las 04:11
cuando yo era chica decía que nunca nunca iba a dejar de correr! me parecían tan aburridos los adultos, sin correr
 Juanma
08/05/2015 a las 04:06
Gordo puto en un clásico!!! jajaja
08/05/2015 a las 04:34
Racing-Wanderers sí, pero Boca-River no.
 Juanma
08/05/2015 a las 05:29
Jejejeje bien ahí...
 Agustín Castillo
08/05/2015 a las 06:09
Se jugó en el estadio más lindo del mundo. El primer estadio Mundialista, el Gran Parque Central. A propósito: http://bit.ly/1KpxIVw. Salú
08/05/2015 a las 04:00
Me gustó esa ruptura temporal. Quería que siguiera. Pero por suerte tengo todos los otros. Gracias
08/05/2015 a las 03:58
Muy original el argumento, además de ser un buen disparador para trabajarlo con mis pacientes en el consultorio, ya que soy psicóloga y pensaba, al leerlo, que buena sugerencia hacerlo con la historia y fotos de muchas y muchos de mis pacientes. Lo pondré en práctica! Me ha gustado mucho.
kriptonitablanca
08/05/2015 a las 03:57
Me hubiera gustado que lo adoptara en la calle, pero bue...No soy Candela, ni soy arquitecta con empleados a cargo.
08/05/2015 a las 04:34
Los personajes no son morales.
losarboles1
08/05/2015 a las 03:56
Lo leímos en bonsái, y nos encantó a todos en casa. qué revistonnn fue bonsai. Que vuelva!!!
El Fede
08/05/2015 a las 03:54
Que turro, meterse con los perros. Ahora estoy llorando.
jcurichang@gmail.com
08/05/2015 a las 03:52
El cuento está mejor que el River-Boca.
Gracias por mejorar esta noche, Hernán.
Saludos desde Perú
josepzin
08/05/2015 a las 03:52
Tráfico=tragico
josepzin
08/05/2015 a las 03:49
Muy bueno :-)

Como para alternar con el tráfico anterior
08/05/2015 a las 03:36
Me agarraste medio flojo, hace poco se fue mi gato.

"Después se sentó *el* la compu"
08/05/2015 a las 03:41
Gracias, se corrigió!
 Edgardo Regazzoni
08/05/2015 a las 03:36
Me parece que la leí antes...igual me gusta mucho este tipo de historias.
Gracias
08/05/2015 a las 03:41
La publiqué en Bonsai. Nunca en el blog y ya era hora.
 Edgardo Regazzoni
08/05/2015 a las 03:44
Te leo en todos lados!
 Paula Quiroga
08/05/2015 a las 03:35
Estoy viendo a boquita pilotando el clásico... Pero que bien me vino tu cuento para matar el aburrimiento y salvar mi cuore. Planteas un gran desafío muy personal, reconocernos en el tiempo.
edgardoregazzoni@gmail.com
08/05/2015 a las 03:33
Me parece que la leí antes...igual me gusta mucho este tipo de historias.
Gracias
08/05/2015 a las 15:25
Es un cuento infantil que publiqué en la Bonsai número tres.
 gloriucha en la isla
22/05/2015 a las 20:00
Ahhh…es un cuento infantil…!!! fffiuuuu……me había asustado……. =S
 Nacho_Arse
08/05/2015 a las 03:31
Poco código hacer esto en medio de un partido de copa. Bajaste a muchos de la competencia. Sigo con el partido.
08/05/2015 a las 03:25
otra genialidad! gracias gordo!
08/05/2015 a las 03:22
Tremendo. Ahora sí. Contraseña renovada. Qué cuento! Hace poco pensaba que de chica siempre me imaginé andando en bici, que nunca iba a dejar de hacerlo y que nunca dejé. Ni bien pude, me compré la bici y es lo que uso siempre que puedo para ir a trabajar.
Pasé del miedo a la angustia, de ahí a la nostalgia. Es un lindo ejercicio ver qué pensaríamos de nosotros mismos cuando no estábamos tan cagados.
drsergiolopez
08/05/2015 a las 03:17
Se te extrañaba cayota.... hermoso
 mepenrosario
08/05/2015 a las 03:16
maravilla
Holanomeimportaperder
08/05/2015 a las 03:16
jajajjaajj...un honor tener tu tarjeta amarilla groso!!...saludosss
08/05/2015 a las 03:15
Top ten
08/05/2015 a las 03:18
"Era vedad"
08/05/2015 a las 03:19
Gracias, corregido!
JJSANB
08/05/2015 a las 03:14
El cuento no es nuevo Hernan!!!
08/05/2015 a las 03:21
Ah, pero mire el señorito, que ni siquiera pone foto y quiere cuentos nuevos!
 JJSANB
08/05/2015 a las 07:52
jajajaa aquí estoy, te leo todo y disfruto hasta las repeticiones, abrazo genio!
 Pablick
08/05/2015 a las 03:12
7!?
Holanomeimportaperder
08/05/2015 a las 03:11
Antes de poner pri?? leyeron?...creo que es uno de los propositos de las publicaciones....SALUDOSSSS......
08/05/2015 a las 03:13
En absoluto. Mi único propósito como escritor es que los lectores pongan «Pri», que lean el cuento es secundario. Tarjeta amarilla.
 Lucho
08/05/2015 a las 16:37
Contesté #4 y recién lo leo.
El Gordo nos exige sólo que entremos y le digamos que pasamos, al menos a saludar. Después habrá tiempo para entrar y charlar o, en este caso, leer el cuento.
Muy buen texto!
Abrazo
 tornikón
08/05/2015 a las 03:10
Top 5
 Lucho
08/05/2015 a las 03:06
Top 5
 Chapi
08/05/2015 a las 03:05
Pri
 Chapi
08/05/2015 a las 03:06
Zas, ahora sigo viendo el partido
08/05/2015 a las 03:05
Bien cumpliendo la promesa, pero justo durante el partido? Códigos!
 Lara
08/05/2015 a las 17:24
Ninguna promesa!!! Sigue debiendo dos cuentos!!
 Daniel V
08/05/2015 a las 03:03
pri
08/05/2015 a las 15:26
Bienvenido, sos es primero. Allá tenés sanguchitos.
 Daniel V
13/05/2015 a las 03:09
Gracias, Disculpe,
¿Esta es la charla de venta directa de "Candela"?
Ud debe ser el asistente de Manuel Rubio.