Orsai blog post

Vida privada
martes 2 de enero, 2007

Orsai post

Vida privada
martes 2 de enero, 2007

Problemas en la relación padre-hija

   

Desde hace días la Nina quiere interactuar conmigo. Todavía es prematuro decir que intenta tener una relación estable, pero ya empiezo a oír los engranajes de su cabeza que se acomodan, se aceitan y crujen. Nexos coordinantes que aparecen de la nada, sustantivos nuevos, adjetivos precisos. Sus ojos, de repente, prestan atención a las palabras y a las formas. No hay prodigio: está en la edad. Ella parece preparada para dar el siguiente paso en su relación padre-hija. El que está cagado en las patas soy yo.

El cerebro de la Nina, a punto de cumplir tres años, es una alfombra hambrienta que lo absorbe todo. Cada cosa es un elemento nuevo que puede servir para algo: no importa que sea una canción, un escarabajo muerto en la arena, un ruido seco, el número ocho, el perfil de Julio Iglesias, la pelusa del ombligo, un pedacito de cinta scotch, mierda de perro en la vereda o un billete de cien euros. Todo tiene la misma importancia potencial. Todo brilla y es, para ella, alucinante y comestible.

Al no haber experiencia previa, la Nina no sabe qué descartar de lo que ve, ni qué olvidar, ni qué pasar por alto; no conoce lo intrascendente, tampoco lo falso, y mucho menos lo inútil. Entonces, por las dudas, lo almacena todo. Su cabeza es una pyme flamante y vacía, y ella se comporta como un pequeño entrepreneur con ganas de arrasar en el mercado de las cosas.

En su cabeza hay dos enormes almacenes. Uno está en la planta baja y no es peligroso porque tiene ventilación; el otro está en el subsuelo y hay que andarse con muchísimo cuidado. Hasta hace ochenta años nadie sabía de la existencia del almacén de abajo y los padres no se preocupaban por nada. Hermosa época. Pero entonces llegó Freud y dijo:

—Ojo con lo que guardan las chicas en el almacén de abajo, porque lo que ahí entra ahí se queda, y la culpa siempre es del padre.

No hablaré aquí de los complejos de Edipo y de Electra, porque ustedes son lo suficientemente cultos como para creer que ya lo saben todo sobre el tema, pero sí diré que cada vez que una mujer me resultó interesante, al escarbar un poco más descubrí que estaba loca, y al seguir escarbando supe que la culpa era de su padre. De hecho, los hombres que han tenido en la infancia problemas con su madre, se encajetan con mujeres que han tenido traumas con su padre. En esas parejas todo suele ir muy bien hasta que los consuegros se conocen en Navidad. Pero volvamos al tema.

Si Cristina y yo hubiésemos tenido un hijo varón, este problema gravísimo que tengo sería jurisprudencia de la madre, y yo podría descansar tranquilo y hacer mis cosas de siempre: eructar, fumar cuete, hacer zapping y decir mentiras a cada rato. Pero lo que tenemos es una hija, y entonces toda la carga moral de su desarrollo me corresponde. Cualquier barbaridad que yo haga, por más leve, por más superficial, puede quedar almacenada en el subsuelo freudiano de la Nina. Y eso sería una futura catástrofe en la vida de ella.

Yo nunca había entendido del todo aquella teoría de la mariposa que aletea en el Amazonas y provoca un terremoto en Shangai. Ahora lo tengo clarísimo, porque la ecuación es simple. Si yo me tiro un pedo con ruido en presencia de mi hija y después me vanaglorio de ello (como siempre he hecho), puede que la Nina almacene ese instante fatuo en el lugar equivocado, y quince años más tarde ella desee participar en una orgía con cuatro jugadores de hockey senegaleses.

Ésa, y no otra, es la triste verdad que nos ha dejado la psicología en los últimos años. Y yo por eso tengo el miedo metido en el cuerpo.

Y es que ahora, que la Nina está empecinada en interactuar conmigo, mi vida cotidiana se ha convertido en una sucesión peligrosa de momentos. La criatura se acerca, me pregunta cosas, quiere relacionarse o quiere que yo le haga lo que ella misma denomina "mimitos". Yo entonces me escabullo, pongo peros, me excuso, y sobre todo intento que la pobrecita no se percate del pánico que me causa su sola presencia. ¿Qué hago, qué hago? Me está hablando, me está tocando, me está mirando los pies. ¿Debería cortarme las uñas para que en el futuro ella no intente irse a vivir a un país musulmán?

A veces estamos almorzando y olvido cerrar la boca mientras mastico la milanesa: ¿será ése el detonante de su lesbianismo? En ocasiones destapo la cerveza con los dientes: ¿vagará mi hija en el futuro por las calles, buscando alimentos en la basura? Algunas tardes, sin saber que ella me está mirando, me quito la carne de entre los dientes con la antenita del teléfono móvil: ¿será mi hija de las que intercambian favores sexuales por drogas duras?

Los intentos que he hecho de esconderme cuando ella aparece por la puerta han resultado inútiles por tres motivos: primero, la Nina piensa que se trata de un juego en el que debe descubrirme; segundo, mi casa no tiene buenos recovecos; y tercero (quizás principal) soy gordo.

Hace unos días volvió del jardín y yo me fingí cadáver para no tener que interactuar con ella de modo alguno. La Nina me hablaba y yo no respondía. Me tocaba y yo me dejaba caer al suelo con un peso muerto. Me abría un ojo, me pellizcaba, me mordía; yo intentaba no respirar. Al final la pobre santa, decepcionada o aburrida, se fue a llorar a su habitación. Más tarde, a solas, pensé que aquel juego (la muerte del padre en directo) también podía constituirse en un recuerdo negativo para ella. Quién lo sabe.

Su madre, en cambio, vive su vida con total despreocupación de Nina y sus futuros trastornos. No se reprime la comodidad de ir semidesnuda por la casa, conversa con su hija sin esquivar los subsuelos freudianos, le habla en catalán sin preocuparse por sus futuros desdoblamientos de identidad y hasta han llegado a la aberración de bañarse juntas. La criatura no parece mutar ni enloquecer ante estos acontecimientos horrorosos, como si la cosa no fuera con la madre, sino conmigo. Sólo conmigo.

De repente pienso en mi propia infancia. Una infancia feliz, sin sobresaltos, sin subsuelos aterradores... ¿Qué hicieron mis padres, hace tres décadas, para educarme de un modo tan natural y maravilloso? ¿Cómo lograron tener ellos, sin la ayuda vital de Internet ni demasiado conocimiento freudiano, un hijo como yo?

Creí encontrar aquí una luz en el fondo del túnel y entonces llamé por teléfono a Argentina. Atendió Chichita.

—Mamá —le dije sin saludar—, ¿qué hicieron ustedes conmigo entre 1973 y 1974?

—Nada.

—¿Me leían libros, me enseñaban a vocalizar, me contaban cuentos a la noches, me ponían música clásica?

—¿Música clásica? —se sobresaltó— ¿Vos estás drogado?

—Por el contrario —arremetí—, ¿hubo algo horrible que haya pasado en casa en esas fechas?

—No. Nada.

—¿Alguna vez me descubrieron mirando cuando ustedes estaban en la cama haciendo chanchadas?

—Que yo me acuerde, no —dudó Chichita—. A ver, esperá que le pregunto a tu padre.

Escuché en el auricular una breve conversación incomprensible entre Chichita y Roberto. Unos segundos después mi madre de nuevo:

—Dice que lo único que se acuerda de 1973 es el equipo completo de Huracán. Menotti, Roganti, Carrascosa, Chabay. ¿Querés que te pase con él?

—No, no. Está bien. Solamente quería saber cómo me educaron ustedes, en esa época.

—¡Ah! ¿Eso? Te dejábamos en la casa de los Varela, ¿no te acordás?

—No.

—Nosotros trabajábamos y vos estabas todo el día con los vecinos de al lado. Cuando nosotros llegábamos vos ya estabas cenado y dormido.

De repente, en medio de la conversación con mi madre, dentro de mí pareció abrirse la puerta de un sótano oscuro, y de allí emergieron un montón de recuerdos agazapados: la casa de al lado, la "tía" Otilia, sus tres hijas. Tenían una librería, había olor a cuaderno nuevo, había mapas. Ellas me enseñaron a calcar, a dibujar. Había libros, había una máquina de escribir de la afamada marca Remington.

—Listo mamá —dije—. Era eso nomás.

—Bueno, abrigáte que en Barcelona parece que hace fr...

Corté.

Por lo visto, mis padres tampoco pueden ayudarme porque me dieron en adopción justo en esa época. ¿Qué debo hacer entonces con la Nina? Me siento un poco solo y agobiado en esta relación padre-hija. Somos únicamente ella y yo; nadie parece tener la receta de la felicidad. Por las madrugadas me meto en el google y busco tutoriales que me indiquen de qué forma debe comportarse con su hija un padre atípico que no va al trabajo, que está siempre en casa escribiendo cosas ridículas y comiendo cosas ridículas. ¿De qué modo horrible puede afectar mi comportamiento zascandil en el desarrollo intelectual de la Nina?

Es posible que una de las maneras de solucionar este entuerto sea convertirme en un hipócrita. Es decir: usar la camisa dentro del pantalón en presencia de ella, ver únicamente documentales en la tele, narrarle historias de hadas y princesas, almorzar a las doce treinta, cenar a las veintiuna, pernoctar a las veintitrés, cagar en silencio sin hacer alharaca ante un sorete con forma divertida o alegórica, no conversar con objetos, no echar llamaradas usando el culo y un encendedor para hacerla reír, etcétera.

En suma: caretear paternidad. ¿Pero todo eso —en caso de que yo pudiese lograrlo— daría por resultado una futura hija sin traumas, o una futura hija de derechas?

El riesgo es tan alto que prefiero seguir paralizado de terror.

Hernán Casciari
martes 2 de enero, 2007


Problemas en la relación padre-hija

por Hernán Casciari

Desde hace días la Nina quiere interactuar conmigo. Todavía es prematuro decir que intenta tener una relación estable, pero ya empiezo a oír los engranajes de su cabeza que se acomodan, se aceitan y crujen. Nexos coordinantes que aparecen de la nada, sustantivos nuevos, adjetivos precisos. Sus ojos, de repente, prestan atención a las palabras y a las formas. No hay prodigio: está en la edad. Ella parece preparada para dar el siguiente paso en su relación padre-hija. El que está cagado en las patas soy yo.

El cerebro de la Nina, a punto de cumplir tres años, es una alfombra hambrienta que lo absorbe todo. Cada cosa es un elemento nuevo que puede servir para algo: no importa que sea una canción, un escarabajo muerto en la arena, un ruido seco, el número ocho, el perfil de Julio Iglesias, la pelusa del ombligo, un pedacito de cinta scotch, mierda de perro en la vereda o un billete de cien euros. Todo tiene la misma importancia potencial. Todo brilla y es, para ella, alucinante y comestible.

Al no haber experiencia previa, la Nina no sabe qué descartar de lo que ve, ni qué olvidar, ni qué pasar por alto; no conoce lo intrascendente, tampoco lo falso, y mucho menos lo inútil. Entonces, por las dudas, lo almacena todo. Su cabeza es una pyme flamante y vacía, y ella se comporta como un pequeño entrepreneur con ganas de arrasar en el mercado de las cosas.

En su cabeza hay dos enormes almacenes. Uno está en la planta baja y no es peligroso porque tiene ventilación; el otro está en el subsuelo y hay que andarse con muchísimo cuidado. Hasta hace ochenta años nadie sabía de la existencia del almacén de abajo y los padres no se preocupaban por nada. Hermosa época. Pero entonces llegó Freud y dijo:

—Ojo con lo que guardan las chicas en el almacén de abajo, porque lo que ahí entra ahí se queda, y la culpa siempre es del padre.

No hablaré aquí de los complejos de Edipo y de Electra, porque ustedes son lo suficientemente cultos como para creer que ya lo saben todo sobre el tema, pero sí diré que cada vez que una mujer me resultó interesante, al escarbar un poco más descubrí que estaba loca, y al seguir escarbando supe que la culpa era de su padre. De hecho, los hombres que han tenido en la infancia problemas con su madre, se encajetan con mujeres que han tenido traumas con su padre. En esas parejas todo suele ir muy bien hasta que los consuegros se conocen en Navidad. Pero volvamos al tema.

Si Cristina y yo hubiésemos tenido un hijo varón, este problema gravísimo que tengo sería jurisprudencia de la madre, y yo podría descansar tranquilo y hacer mis cosas de siempre: eructar, fumar cuete, hacer zapping y decir mentiras a cada rato. Pero lo que tenemos es una hija, y entonces toda la carga moral de su desarrollo me corresponde. Cualquier barbaridad que yo haga, por más leve, por más superficial, puede quedar almacenada en el subsuelo freudiano de la Nina. Y eso sería una futura catástrofe en la vida de ella.

Yo nunca había entendido del todo aquella teoría de la mariposa que aletea en el Amazonas y provoca un terremoto en Shangai. Ahora lo tengo clarísimo, porque la ecuación es simple. Si yo me tiro un pedo con ruido en presencia de mi hija y después me vanaglorio de ello (como siempre he hecho), puede que la Nina almacene ese instante fatuo en el lugar equivocado, y quince años más tarde ella desee participar en una orgía con cuatro jugadores de hockey senegaleses.

Ésa, y no otra, es la triste verdad que nos ha dejado la psicología en los últimos años. Y yo por eso tengo el miedo metido en el cuerpo.

Y es que ahora, que la Nina está empecinada en interactuar conmigo, mi vida cotidiana se ha convertido en una sucesión peligrosa de momentos. La criatura se acerca, me pregunta cosas, quiere relacionarse o quiere que yo le haga lo que ella misma denomina "mimitos". Yo entonces me escabullo, pongo peros, me excuso, y sobre todo intento que la pobrecita no se percate del pánico que me causa su sola presencia. ¿Qué hago, qué hago? Me está hablando, me está tocando, me está mirando los pies. ¿Debería cortarme las uñas para que en el futuro ella no intente irse a vivir a un país musulmán?

A veces estamos almorzando y olvido cerrar la boca mientras mastico la milanesa: ¿será ése el detonante de su lesbianismo? En ocasiones destapo la cerveza con los dientes: ¿vagará mi hija en el futuro por las calles, buscando alimentos en la basura? Algunas tardes, sin saber que ella me está mirando, me quito la carne de entre los dientes con la antenita del teléfono móvil: ¿será mi hija de las que intercambian favores sexuales por drogas duras?

Los intentos que he hecho de esconderme cuando ella aparece por la puerta han resultado inútiles por tres motivos: primero, la Nina piensa que se trata de un juego en el que debe descubrirme; segundo, mi casa no tiene buenos recovecos; y tercero (quizás principal) soy gordo.

Hace unos días volvió del jardín y yo me fingí cadáver para no tener que interactuar con ella de modo alguno. La Nina me hablaba y yo no respondía. Me tocaba y yo me dejaba caer al suelo con un peso muerto. Me abría un ojo, me pellizcaba, me mordía; yo intentaba no respirar. Al final la pobre santa, decepcionada o aburrida, se fue a llorar a su habitación. Más tarde, a solas, pensé que aquel juego (la muerte del padre en directo) también podía constituirse en un recuerdo negativo para ella. Quién lo sabe.

Su madre, en cambio, vive su vida con total despreocupación de Nina y sus futuros trastornos. No se reprime la comodidad de ir semidesnuda por la casa, conversa con su hija sin esquivar los subsuelos freudianos, le habla en catalán sin preocuparse por sus futuros desdoblamientos de identidad y hasta han llegado a la aberración de bañarse juntas. La criatura no parece mutar ni enloquecer ante estos acontecimientos horrorosos, como si la cosa no fuera con la madre, sino conmigo. Sólo conmigo.

De repente pienso en mi propia infancia. Una infancia feliz, sin sobresaltos, sin subsuelos aterradores... ¿Qué hicieron mis padres, hace tres décadas, para educarme de un modo tan natural y maravilloso? ¿Cómo lograron tener ellos, sin la ayuda vital de Internet ni demasiado conocimiento freudiano, un hijo como yo?

Creí encontrar aquí una luz en el fondo del túnel y entonces llamé por teléfono a Argentina. Atendió Chichita.

—Mamá —le dije sin saludar—, ¿qué hicieron ustedes conmigo entre 1973 y 1974?

—Nada.

—¿Me leían libros, me enseñaban a vocalizar, me contaban cuentos a la noches, me ponían música clásica?

—¿Música clásica? —se sobresaltó— ¿Vos estás drogado?

—Por el contrario —arremetí—, ¿hubo algo horrible que haya pasado en casa en esas fechas?

—No. Nada.

—¿Alguna vez me descubrieron mirando cuando ustedes estaban en la cama haciendo chanchadas?

—Que yo me acuerde, no —dudó Chichita—. A ver, esperá que le pregunto a tu padre.

Escuché en el auricular una breve conversación incomprensible entre Chichita y Roberto. Unos segundos después mi madre de nuevo:

—Dice que lo único que se acuerda de 1973 es el equipo completo de Huracán. Menotti, Roganti, Carrascosa, Chabay. ¿Querés que te pase con él?

—No, no. Está bien. Solamente quería saber cómo me educaron ustedes, en esa época.

—¡Ah! ¿Eso? Te dejábamos en la casa de los Varela, ¿no te acordás?

—No.

—Nosotros trabajábamos y vos estabas todo el día con los vecinos de al lado. Cuando nosotros llegábamos vos ya estabas cenado y dormido.

De repente, en medio de la conversación con mi madre, dentro de mí pareció abrirse la puerta de un sótano oscuro, y de allí emergieron un montón de recuerdos agazapados: la casa de al lado, la "tía" Otilia, sus tres hijas. Tenían una librería, había olor a cuaderno nuevo, había mapas. Ellas me enseñaron a calcar, a dibujar. Había libros, había una máquina de escribir de la afamada marca Remington.

—Listo mamá —dije—. Era eso nomás.

—Bueno, abrigáte que en Barcelona parece que hace fr...

Corté.

Por lo visto, mis padres tampoco pueden ayudarme porque me dieron en adopción justo en esa época. ¿Qué debo hacer entonces con la Nina? Me siento un poco solo y agobiado en esta relación padre-hija. Somos únicamente ella y yo; nadie parece tener la receta de la felicidad. Por las madrugadas me meto en el google y busco tutoriales que me indiquen de qué forma debe comportarse con su hija un padre atípico que no va al trabajo, que está siempre en casa escribiendo cosas ridículas y comiendo cosas ridículas. ¿De qué modo horrible puede afectar mi comportamiento zascandil en el desarrollo intelectual de la Nina?

Es posible que una de las maneras de solucionar este entuerto sea convertirme en un hipócrita. Es decir: usar la camisa dentro del pantalón en presencia de ella, ver únicamente documentales en la tele, narrarle historias de hadas y princesas, almorzar a las doce treinta, cenar a las veintiuna, pernoctar a las veintitrés, cagar en silencio sin hacer alharaca ante un sorete con forma divertida o alegórica, no conversar con objetos, no echar llamaradas usando el culo y un encendedor para hacerla reír, etcétera.

En suma: caretear paternidad. ¿Pero todo eso —en caso de que yo pudiese lograrlo— daría por resultado una futura hija sin traumas, o una futura hija de derechas?

El riesgo es tan alto que prefiero seguir paralizado de terror.

Hernán Casciari
martes 2 de enero, 2007


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


27/12/2016 a las 11:34
Muchas veces no nos damos cuenta de que los niños necesitan dedicación nuestra a diario para ayudarles en todo.
Los padres creen que con trabajar y llevar dinero a casa ya han cumplido.
23/04/2016 a las 12:46
Con las horas d etrabajo y las preocupaciones d elos adultos, en ocasiones se nos olvida dedicar el tiempo necesario y adecuado para educar a nuetsros hijos, una pena que la sociedad este así estipulada.
Pande
16/01/2007 a las 00:34
Yo ya la cagué (nunca mejor dicho): mi hija de cuatro años va por la vida cantando: "Me tiro un pedo y hago prrrrrrrrrrrrrr".
Juliet
15/01/2007 a las 05:07
Hernán!!
Primero que nada quería comentarte que hace dos días saliste en la tv. Haciendo zapping terminé en un canal que no recuerdo cuál era, pero sí recuerdo q estaban dando una nota sobre los libros, la compra de libros por medio de la net, y la influencia de la misma en los libros y blablabla. Y en eso el periodista agarró un libro que terminó siendo el libro del diario de Mirta Bertotti. Y en su nota se puso a hablar de vos, y de lo famoso que terminaste siendo por estos pagos de las blogonovelas. Eso por un lado..
Por el otro quería comentarte en cuanto a este post, que no te dejes paralizar por el miedo!!!
Cuando yo tenía la edad de Nina, empecé a vivir con mi sra. madre y con mi hno mayor, por divorcio de mis padres. La cuestión es que mi viejo conmigo.. el tiempo que estaba, por no saber cómo llevarse con una nena de mi edad sin hacer nada muy puerco (frente a mi hno podía tirarse pedos sin problemajaja), decidía jugar a los videos juegos (obviamente que siendo nena, todos esos jueguitos de autos o deportes que tenía mi hermano me importaban un pito!). Y tb se hacía el "padre muerto" o boludeces por el estilo..
En fin... hay cosas que por ser hombre no vas a poder evitar.. siempre van a estar los pedos ruidosos por los q t vas a sentir orgulloso... pero no los dejes fluir tan seguido ! Y siempre habla con Nina desde chiquita! Que ser un padre comprensivo, y con el que se pueda hablar compensa toda puercada que te puedas mandar y que pueda generarle un trauma a la pobresita Nina!
NO hagas como mi viejo.. que recién ahora q tengo 18 me sentó a tomar café y a explicarme de dónde vienen los bebés... y de que tengo que valorarme como mujer y siempre cuidarme... y en lo posible no llevar un novio de river o punk a su casa... porque eso puede darle un paro.
En fin... adelante con la paternidad!!! jajaj
Muchos saludos!

Julieta!
Robertinhos
14/01/2007 a las 23:21
me he reido mucho con este relato.

suerte con al aventura de la paternidad
Khabiria
13/01/2007 a las 17:36
La Nina te eligió a vos como su padre, asi que ya viene preparada para lo que se encontró...vos disfrútala, que igual ella tendrá sus traumas...simplemente regalale flores muchas veces y repítele a diario que es la niña mas hermosa dle universo, es asi de fácil!
Un abrazo inmenso Hernán
:)
hormiga
13/01/2007 a las 14:31
Tienes que ser como siempre. Y si al final tu hija te sale de derechas o pendona será porque ella lo haya decidido. Lo único importante es que es su cabeza no le queden reproches amontonados contra su viejo porque no le dejó hacer esto o lo otro o porque la traumatizó obligandola a hacer aquello que nunca quiso y tuvo que hacer porque su viejo le hacía chataje emocional. Y sobre todo dale la libertad para mentirte cuando ella lo considere oportuno. Nada más horrible que un padre que lo sabe todo.
Ari
12/01/2007 a las 15:45
Capo, hace poco tiempo descubri tu blog, soy otro argentino perdido en el mundo, a mi me toco Malta, lindo lugar, pero muy distinto de argentina. El tener la oportunidad de leer tus historias, cuentos, entrevistas, o como quiera que se llamen, me da ese aire que nos hace falta a los argentinos que estamos lejos de casa. En esta me siento re-identificado, porque tengo una nena de 4 anios, y otra de 7 meses, o sea que la odisea jamas terminara, es verdad, da cagazo, pero no podemos hacer mucho mas que enfrentar la situacion, y buscar algun tio/a copado que se haga cargo de ellas por un tiempo. Saludos
fearandir
12/01/2007 a las 15:09
Qué placer, Hernán, este de volver a leerte asiduamente. Yo tengo casi 22 años y una vida demasiado joven y estúpida como para imaginarme en algún momento en tu situación, con un hijo que criar (o quizás no sea tan estúpido como otros jóvenes). Pero más de una vez, como una costumbre perversa que tengo conmigo mismo, lo he pensado por largas horas... y llegué a la misma conclusión que vos, mejor seguir como se está. Aunque la idea de tus viejos no fue mala, jejeje.
Saludos y un feliz 2007 que por mi parte esperaré que venga con muchos buenos textos de los tuyos ;-)
 olo mosquera
12/01/2007 a las 05:38
Gracias a los comentaristas #35, #110 y #158, por corregir el error en la palabra "entrepreneur", que acabo de corregir.
VeRa
12/01/2007 a las 01:34
Hola Hernán, hola todos los que bajan con la barra de scrolling hasta aquí.

Hernán, en algún punto decís de los comentarios: "Después del 200 finjo que leo, y después del 300 tengo una doméstica que me subraya lo más importante." Ja!
Bueno...yo quizás tenga suerte aún...

Sobre la interacción con tu nena: hacés bien en sentir miedo. Los que no tienen miedo son indiferentes como padres, o mienten.
De todos modos, le vaticino un buen final. Por lo que se lee, la Nina es una típica pendejita activa y determinada, curiosa y muy siglo XXi: no nos queda otra que rendirnos.

Pero no todas las hijas amamos a los padres, no todos los padres han sentido ese vértigo ante la mirada inquisidora de su "vástaga" de 3 años (o menos..o más...)

Mi padre me puso el nombre de Vera Marina.
Poético: la orilla del mar.
Confuso: todos preguntan "Vera? y de nombre cómo?"
Intenso: significa, también Verdad.

En nada más se ocupó de mí ke me diera gusto. El resto fue una larga cadena de desencuentros y arideces.

Ya ves, Hernán: te juzgarán duramente.
Salut!
Manuel
11/01/2007 a las 23:25
Olvidé decirlo en el comentario anterior, pero me parece que la palabreja correcta en el tercer párrafo es "entrepreneur".
Manuel
11/01/2007 a las 23:22
Hernán, he leído varios de sus textos y me parecen muy agradables, tal vez porque están impregnados de ese sentido del humor con el que, por fortuna, nos dotaron a los caballeros de amplio abdomen, je, je, je. Un afectuoso saludo desde Bogotá.
Daniel Lara F.
11/01/2007 a las 15:27
Bueno,si haces eso que llamas "caretear paternidad", seguramente terminarás criando a la versión femenina de Rajoy.O de Fraga....
Raul
11/01/2007 a las 15:10
De padre a padre: Quien se conoce bien a sí mismo puede conocer muy pronto a su hijo. No vale la pena perderse las pequeñas alegrias esperando la gran felicidad, ellos son una inversión a largo plazo pero no se debe pensar que es nuestro patrimonio...
 Laura Revello
11/01/2007 a las 13:47
Mi hermana que vive en Montreal-Quebec me manda links de tus post, tenes club de fans loco, bien ahi.
Lo mas cercano a un niño es mi sobrino de 3 meses que nacio en Canada y todavia no lo conozco. A mi me encantan los niños.... ajenos.
Muy bueno tu sentido del humor, lastima que no todos lo capten.
Un saludo, y deja de tirarte pedos adelante de tu hija bo!
Germán
11/01/2007 a las 11:47
Hernán,

yo estoy en tu misma situación: mi hija cumple 3 años a fin de Enero, y además vivo en Barcelona.
Para colmo, es acuariana igual que yo, así que ya sé que algunos de mis traumas se le van a pegar solo por eso.

Yo, lo único que hago para que no se "tuerza" es hacerle escuchar de vez en cuando a los Beatles.

Uy ! me acabo de dar cuenta que si escucha "Lucy in the Sky with Diamonds" puede ser que de grande se dedique al LSD !!!!

En fin, lo mejor creo va a ser que haga lo que quiera, pero que sepa que yo la quiero de todas formas :)

Saludos.
El tipo del Sofa
11/01/2007 a las 08:57
perdon por las faltas ortograficas y errores de tipeo del cometario anterior pero estoy escribiendo acostado en mi cama... bue chau beso en el pupo.
El tipo del Sofa
11/01/2007 a las 08:55
que tal hernan? ya habiendo opinado este articulo espero conn ansias el proximo que bastante se esta haciendo desear.... mientras espeamos me gustaria invitarte a participar de un juegito que te va a exprimir todo tu talento... un abrazo.
Lina Marcela gallego
11/01/2007 a las 07:25
es la primera vez que entro a tu blog y leer esto me causa gracia, no tengo hijos, así que no te puedo dar soluciones pero a mis 20 años si te puedo decir, que tu hija es muy afortunada, pues tiene un padre que nola maltrata, que le enseña valores (muy a tu estilo, claro está) y sobretodo que la ama, suficente para ser crecer feliz y sin complejos.

Desde Colombia, Marcela
Gloriamundi
10/01/2007 a las 21:38
Perdón, Pal; se me chispoteó Seburu cuando quería mencionarte a vos.
Es que cada vez que me cruzo con la soberbia de uno de estos hijos de Bunge, me obnubilo. Mi esposa era una de sus "creyentes" cuando nos casamos. Tras varios años de discusiones esporádicas tuvimos oportunidad de escucharlo en una conferencia. Salió pálida por el evidente dogmatismo inquisitorial de ese monje disfrazado de epistemólogo.
pal
10/01/2007 a las 10:07
Gloria #146 , Seburo le completó a Gina, no al Ani y eso me recordó que en Alemania en un caso así la vox populi dicit:
"Saludos te manda Freud"
Ana Cecilia
10/01/2007 a las 05:06
Antes que nada, hola a todos.
Los traumas son totalmente impredecibles en algunas ocasiones. Hay padres que se la pasan como vos en este momento tratando de analizar psicológicamente cada uno de los comentarios, preguntas, acciones, movimientos, gustos y costumbres de la criatura en cuestión para que según las investigaciones y resultado psicológicos la criatura no se traume. Hay otros que educan a sus hijos con total libertad tratando de hacer que cada de ellos pueda elegir desde el gusto del caramelo que comen hasta el color de jabón para bañarse. Los más duros aplican violencia física para inculcar modos y costumbres.
Es decir, hay miles de formas de hacerle ver a tu hija como vos creés que tiene que hacer las cosas. En mi pueblo se acostumbra a heredar la enseñanza que nuestros padres recibieron, fuera cual fuese.
Uno actúa, piensa y vive de grande con lo que se mama de chico.
Preocupate por darle una buena escala de valores, los pedos, eructos, fumatinas de cuetes, la boca abierta cuando se come, etc, etc, puede que no las aprenda con vos, pero cuando se relacione con gente cuyos padres no se preocuparon en cuidarse al frente de esos hijos y vea lo lindas y sanas que son algunas de esas costumbres, no va a haber ningún tipo de psicología que valga, y vos vas a decir... " Pucha Cris, me maté tratando de que ella no aprenda esto de mí y ahora mirá...".
Enseñale a ser buena persona y nada más, y eso no va a surgir de tus costumbres más grotescas, sale de tus demostraciones de amor constantes, de tus retos, de los gestos protectores y mucho más.
Eso queda en el subsuelo freudiano, de verdad.

Besos.
Hacía mucho que no pasaba por acá, y me alegro de ver a alicant4ever y Duda Desnuda todavía en estos lugares. Gente fiel parece.
Gloriamundi
10/01/2007 a las 03:34
Gracias Bart y Seburu por responderle a ese Animal con el humor que yo no tenía anoche. Me contuve, entonces, de decirle la pena que dan aquellos que se relacionan con el mundo anglosajón como sirvientes. De un plumazo borró la cultura francesa e hispanoamericana (y germánica, ya que estamos) porque en "el resto del mundo" ya no se lo toma en serio.
Evidentemente, eso es muy útil para tirar algunas bombas atómicas sin sentir culpa y sembrar el caos por el mundo (todavía están pagando los iraquíes y palestinos las travesuras perversas de Churchill).

PD: disculpame Hernán; él empezó.
Julián
09/01/2007 a las 21:42
Brutal Jorge!!!
pal
09/01/2007 a las 21:32
Uy! gracias Bart por la traducción y Cristina que cosa más linda dijiste, eso vale para mi también. Lo único que me hace sufrir es que él no haya tenido el valor de ser lo que él era... aprende Hernán.
cristina
09/01/2007 a las 21:04
los mejores recuerdos de mi papi son de cuando íbamos de camping y andaba como un salvaje. todo lo demas lo construyó con miedo y después justo antes de morirse se dió cuenta de que fue un error y se arrepintió. no es mejor tarde que nunca. me costó perdonarle no haber sido como él quería ser.
Paloma
09/01/2007 a las 16:33
Hola Hernán... esta historia va a formar parte de mi lista de favoritas. Me reí, me emocioné... todo.

Tienes que hacer todo lo que quieras... porque de todas formas el subterráneo se va a traumar de algún modo.. Yo tengo el mejor papá, pero muchas veces lo odio por haberme hecho creer que soy la más linda, inteligente y talentosa del mundo. Viste???

Un beso grande desde Chile para los tres.
Paloma
www.paloma.cl
seburu
09/01/2007 a las 12:07
# 138, el padre.
Bart
09/01/2007 a las 11:50
Pal, por favor, un poco de tacto. Animal no conoce los nombres de los países (ver #132) Tu te refieres a ese lugar donde se jugó el Mundial de fútbol este año pasado ¿no?. Mundial que ganó la selección del país donde sus primeros ministros se desmayan en público, jugando la final contra ese otro país cuyo gentilicio da nombre a una postura sexual. No confundir con ese otro donde las mujeres tiene bigote.
pal
09/01/2007 a las 10:56
Querido Animal y solo con el ánimo de molestar en la ronda (soy una especie de hija única con dos madres y tres padres, sabrás disculpar), pero te advierto que si bien la universidad en Alemania enseña conductivismo, la seguridad médica SOLO PAGA la terapia sicoanalista. Eso en cuanto a sopesar la seriedad de los distintos caminos de análisis sicológico.
Gina
08/01/2007 a las 22:56
Hernán, si aún no tiene nada raro, no lo va a tener ya...
ANA
08/01/2007 a las 21:51
No t preocups Hernan..... y lo q falta, porque apenas tiene 3 años asi que ve pensando en los 15... jaja... pero no os preocupeis que con un padre como tu, tan liberal y que sabe comunicarse con las personas, lograras que ella entienda a su debido tiempo las cosas que suceden en esta cloaca que llamamos tierra.... muy bueno, como siempre gracias....
Bebe
08/01/2007 a las 21:28
Hernan
Lo único que puedo decirte es que te relajes y empieces a disfrutarla, que de todas maneras la cría tendrá de seguro sus sesiones de psicologo que seguramente vos deberás pagar, ya sea porque le quedo grabado algo en el subsuelo o porque su padre rehuía de ella con un panico digno de un ataque.
No seas tonto, disfrutala que lo que nos dan es irrepetible y no tiene precio. Que el pensamiento de un niño pequeño es de una simpleza dificil de encontrar y de tan simple se convierte en una rareza. No le tengas miedo, relajate, dejate llevar en la aventura de pulir un diamante en bruto! puede ser la mejor aventura de tu vida.
Besos
BB
LucAsh
08/01/2007 a las 17:08
Cuando se vaya con los cuatro senegaleses te contará una mentira, y lo hará tan bien que podrás seguir pensando que lo de los pedos no tuvo consecuencias perniciosas. O, mejor aún: te contará una mentira que te hará desear haberte suicidado a tiempo de no haber producido tal catástrofe en su subconsciente. Hagas lo que hagas, estás perdido: o vives engañado o deseas morirte. ¡Ánimo!

PD: doña Chichita y don Roberto no parecen llevarlo muy mal. ¡A saber qué les has contado!
animal
08/01/2007 a las 14:49
Es gracioso cómo todos empatizamos con tus angustias en tu rol de padre, y aconsejamos, ponderamos, nos ponemos de ejemplo... Ah, qué buenos tiempos cuando los humanos éramos unos animales más, hasta que llegó el modernismo y lo demás... Ser padre entonces se limitaba a disciplinar, zaz! Y si quedaban traumas, pues... de algún lugar tienen que salir el arte y las mujeres interesantes, no?
karla
08/01/2007 a las 14:08
Yo creo que lo único que deberias hacer es estar a su lado, aunque sea sacando llamas del culo...estoy segura que cuando crezca lo recordará aunque le dé verguenza. Solo no lo hagas delante de sus futuros amigos.
Yo a mi hermano peuqeño le invento historias de todo ( 4 años ) quiero que cuando crezca tenga mucha imaginacion.
animal
08/01/2007 a las 13:19
Nada que temer. Yo trabajo en un laboratorio de desarrollo cognitivo en la primera infancia, en la tierra de los ornitorrincos e hice mis estudios en el tema en la tierra de los que ganaron la de las Malvinas... Pueden respirar profundo: lo de Freud nadie lo toma en serio (aunque es buen escritor, al man le debieron dar un Nobel de Literatura) y creo que sólo en universidades francesas, latinoamericanas y españolas (el amor nuestro por la verborragia) se le sigue creyendo. En el resto del mundo académico se acepta el hecho de que el fulano inventaba o tergiversaba sus datos.
El psicoanálisis freudiano es una secta. Pero como toda secta: si uno cree, hasta funciona.
Yo lo que le recomiendo a Hernán es que en lo posible, permanezca trabado y a la edad apropiada (un buen padre sabe) le enseñe sobre las bondades de la yerbita a la Nina.
Hitos
08/01/2007 a las 00:54
Se me olvidó decirte que hagas lo que hagas saldrá bien.
Besos
daniela
07/01/2007 a las 22:11
Ja ja ja ja !
No te preocupes, Hernán!
Igual, del analista tu nena no va a zafar!
Y ojalá se lo pague ella!

Saludos!
d.-
Rikimiglio
07/01/2007 a las 19:49
Yo confiaría más en la naturaleza, creo que uno viene con un repertorio de cosas que no sabe que sabe y que se ponen en marcha cuando te nace un hijo. Debe ser el efecto mezclado de no dormir como antes y coger más espaciado.
Por ejemplo: al laburar, antes de que naciera mi primer hijo, yo era más bueno. Por ahí atendía a alguien sin cobrarle (soy médico). Luego empecé a valorar mi trabajo como "el pan de mis hijos" y ojo al piojo con el que quisiera robarme un minuto de vida. Esto multiplicado se convirtió en el pan con el que vienen los chicos debajo del brazo.
la mamá de Pablo
07/01/2007 a las 15:51
Uno de tus incondicionales se obtina en remitirme a tu blog de vez en cuando. Hasta hoy no había encontrado ninguna razón para comentar tus escritos. Aunque esto en realidad no es un comentario sino una recomendación. Por si detrás del cinismo hay realmente algo de preocupación por ayudar a crecer a tu hija: El niño feliz de Dorothy Corkille Briggs.
blaelita
07/01/2007 a las 13:44
Me inspiraste una entrada. Besos.
blaelita
07/01/2007 a las 12:51
Hernán, no hay nada malo en compartir cama con senegaleses, todo lo contrario, se aprende mucho de otras culturas.

Y sí, soy de derechas, imagina cómo fueron mis padres.
charly
07/01/2007 a las 00:59
soy de los padres pedorros y camisa afuera, le leí parte del texto a mi hija de 10 años y lo identificó conmigo y afirmó que a ella le gusta así. te llevo 7 años de ventaja, o sea, cuando ella tenga 17 te aviso si anda transando en busca de camello a cualquier precio o no. en tanto, afloje chaval, basta de miedo. un abrazo man.
Alex
06/01/2007 a las 19:18
No sé que numero sea ni me interesa, es la primera vez que escribo ya que es el primer sabado del año y tuve que venir a trabajar (Maldita sea!!) Lo único que quiero escribirte Hernan es que me encanta tu blog y que me envies correos avisándome que es escrito algo mas de tu vida. Aqui tenemos a un hijo de puta Argentino que vivió la mayor parte de su vida en España y ahora esta en México corriendo a la gente de su empleo. Pero cada vez que veo estos mensajes tuyos... pienso que solo él es un hijo de Mierda.
Cuida a tu hija yo soy un padre joven y la he cagado horrible con ellas, pero les pido perdón y pues a seguir adelante para crecer todos como familia. Ojalá y me leas. Saludos!!
Hitos
06/01/2007 a las 18:58
Yo tengo dos hijos y soy la madre, con el primero he pasado todos esos miedos y muuuuuuuuuuchos más; me escondía para fumar por no darle un mal ejemplo, tenía cuidado de las conversaciones que mantenía delante de él, intentaba ser ordenada en todo lo que hacía, me leía todos los tratados habidos y por haber sobre el desarrollo del niño en esa edad...... Era agotador y siempre con la duda de equivocarme, además siempre llegaba tarde. Con el segundo me lo tomé más relajadamente total el resultado no iba a variar mucho porque para educar un niño hace falta toda una aldea, que no es lo que tu le enseñes es lo que vean y vivan... La tele, los amigos, los vecinos, la familia..... Y en eso ando, diluyendo mi responsabilidad entre todo lo que nos rodea.
Me encanta como escribes y me encanta tu blog
Blogura
06/01/2007 a las 15:15
Me hacés reír mucho, de verdad.
Yo no tengo ese problema porque tengo dos varones.
Les voy a enviar este post a todos mis amigos...
Un abrazo de
Otro gordo
galle
06/01/2007 a las 13:15
Me parece que de paralizado, nada. De terror, ok.
Te recomiendo "Ayer mi hija..." (afreudisiaco-cavm.blogspot.com)
El tema es que yo llegué a sus 18. Leélo...
Temando un embarazo...uh! digo un abrazo, perdón.
Fanty
06/01/2007 a las 08:25
Que genial maldición me morí de la risa y de la ternura, en fin, q t importe ya es un regalo hermoso, cuando lo entienda explicale q la querés, y todo eso q ponés acá... Es lo q se necesita principalmente, mucho cariño... dale mimitos, no seas vago e insensible xD Chauuu! voy a poner un link a tu blog desde el mío, no creo aportarte millones de visitantes pero es un gesto para propagar cosas buenas por estos lugares... ok me fui saludos che
Marco
06/01/2007 a las 04:53
Me jodio leer los primeros comentarios y ver que firman como si fuera un flog (que mal que diga esto, particularmente en un espacio tan bueno como el tuyo), o tal vez es que yo nunca pasé por esta parte y no he visto si hacen algo bueno al comentar aquellos que ponen "primero" o "pasé!!, pasate!!"... je... tarados...

En fin, si hay detalle alguno de las charlas con mi viejo que me haya quedado grabado es cuando una vez me dijo "con vos aprendo todos los dias a ser padre, no es lo mismo que con tu hermana". Una vez asimilada la frase por mi frágil organismo, pude apreciar que en ningun momento (increíblemente para el stándard de mis actitudes) me sentí superior en manera alguna a mi queridisima hermana, era simplemente lo mas comprensible y decente para decir por parte de mi papá, yo soy su primer hijo, hay cosas con las que ganas cancha una vez que probas, y conmigo, siempre es la primera vez para todo entre nosotros dos.

Ahora, como aplico mi caso a tratar de ayudarte? fijate que seguramente lo sentis vos, desconozco si es este tu primer hijo o la primera con sexo femenino, pero en algun punto debes estar emparentado en sentimiento con mi amado papá, no te parece?

Cuchame, Freud era el mayor de siete hermanos y tenia medios hermanos de un anterior matrimonio de su padre (notá que esto era en la europa del siglo XIX), te parece una familia del todo normal? normal para la concepcion Neanderthaloide de familia tipo, con la cerca blanca al frente de su casa y una station-wagon en el garage. Familia cuya concepción de algo anormal son, por ejemplo, los gays. La estandarizacion mas tarada de la familia que nunca he concebido jamas...
Me entendes adonde me dirigo?

La felicidad la tenés que buscar siempre, y no vale la pena hacerte el muerto y perderte momentos preciosos con tu hija por miedo a que ella te vea rascandote la nariz de forma inadecuada y, en consecuencia, termine cartonera y adicta a la merca al mejor estilo Whitney Houston. Tal vez si le enseñas que la droga es mala (y que por el amor de Dios que no te vea consumirla) todo sea mejor

Mucha suerte loco, cuidate...
antonio
06/01/2007 a las 01:57
Tres cosas: muy bueno como casi siempre...
"cada vez que una mujer me resultó interesante, al escarbar un poco más descubrí que estaba loca". A mí me pasa tres cuartos de lo mismo. La pregunta va en serio, ¿cuál es la salida? ¿poner pies en polvorosa?
Y tercera, una sentencia de mi abuelo: "La familia es una institución nefasta, la madre se confabula con los hijos en contra del padre, que por regla general suele ser un pobre hombre".
Feliz todo a todos
Mitch Gómez
06/01/2007 a las 01:27
Discrepo total y absolutamente de la tesis que subyace a las aprensiones de Hernán. Todos los traumas de las mujeres que conozco bien vienen de sus nefastas relaciones con sus MADRES, no con sus padres. Claro que las mujeres que conozco bien son como tres... pero no importa, lo digo convencido.
 Teresiña
05/01/2007 a las 23:19
Justo estoy en el pago, hace mucho calor y me sacaste el agobio haci'endome cagar de risa as'i que te voy a dar un par de tips sobre lo que, te pido por favor, intentes no hacer con Nina (yo soy el caso de hija con padre problematico que cit`as). Ac'a va:
- no lloriquees si escuchas tangos delante de Nina, y menos que menos la agarres de los hombros para compartir esa 'emoci[on'.
- cuando este entre los 17,18, no le hables de tus amores perdidos ni le digas que los que te dieron bola, estando con su mam[a (en caso que eso suceda) te 'empujaron" a caer en sus brazos.
- Cuando ella ronde la treintena, no le hables de "Roma", la peli de Aristarain, 'andote por las escenas en las que el sufrimiento del chico protagonista se hace insoportable.
- en definitiva, hermano, nunca la tengas de amiga, sobre todo para el tema de los "consejos" de su parte
y lo dejo ah'i porque me parece que Nina te llama
 argenta
05/01/2007 a las 19:30
Por ser debutante en esto de los comentarios permitanme el doblete :)
Creo que así como dice Dolina, todo, absolutamente todo lo que hacen los hombres es "para levantarse minas", de la misma manera creo que cuando se convierten en padres tienen la secreta esperanza de que si forjan una especie de "marimacho", apelando a lo escatológico si es necesario, mantendrán alejados a los buitres que intenten acercarse a su pequeño tesoro en el futuro. Al menos creo que eso intentaba mi viejo cuando me hacía ver fútbol, me llevaba a las sierras a ver el rally, me levantaba los domingos temprano a ver la F1, todos los grand slams de tenis.. etc etc. (cosas que me divertían en serio por cierto) Creo que en el fondo todo apunta a eso, a pensar que ningún tipo les va a querer sacar a su princesa si esta sabe hacer asados, maneja desde los 14 y ama el deporte por tv.. Grueso error. Todo esto no convierte a la princesa en sapo marimacho, ni le espanta candidatos, sino peor aún, le asegura la triste resignación de que sólo un ínfimo porcentaje de los tipos que pueda conocer en su vida lograrán hacerle un poquito de sombra a ese súper papá que tienen, aunque eso no nos exima del matrimonio y tantos otros errores :)
En definitiva, en cierta forma logran su egoísta cometido, la idolatría y amor eternos de sus hijas mujeres.. Qué grande mi viejo!!! la hizo genial.. (Hernán el del 105, es el verdadero Hernán?)
vitalio
05/01/2007 a las 16:46
No le des tanta bola a Freud y sus teorías, hoy bastante marchitas. Eran para una Viena de neuróticas y acomplejados. Poco queda hoy en pie.
Grave error es que asumas vos el rol principal de educar a Nina. La madre tiene tanta o mas gravitacion.
Vos no le mesquines mimos y atendela; con tu fertil imaginacion, inventale cuentos y en ellos deslizale tus consejos de vida. Ojo, no importa repetirlos; la repeticion les da un valor agregado. Eso de hacerte el muerto es una boludez. Comprale crayones y papel para que algunas veces te deje un poco tranquilo.
Toro
05/01/2007 a las 16:16
Una hija de derechas es una hija traumada que no se permite expresar dichos traumas.

Vos disfrutá Gordito (ya te queda chico el apodo).
Rascate el culo y todo.

 may
05/01/2007 a las 13:48
Nosotras somos 5 (ya no tan nenas). Por suerte papá nos dejó distintos traumas a todas. Hernán, no hay manera de ganar, así que dejate disfrutar de tu hija!!!
fede o
05/01/2007 a las 13:26
vamos, anaik, que hernán te va a hacer un juicio por calumnias e injurias.

no puedo creer que desprecie a las tetonas rubias.
Tere de Punta Carretas
05/01/2007 a las 13:13
"ella se comporta como un pequeño entrepeneur "
creo que es
"un pequeño entrepreneur"
Una pequeña entrepreneuse,Nina,como toda mujer.

sigo leyendo,
abrazos a Crim y Tipo en especial.
cuíc
Anaik Frita
05/01/2007 a las 13:00
No te pongás celoso Seburu, es que Hernán solo le contesta a las morochas tetonas.

Mi marido, para no tener sobre sus hombros el trauma de criar a una hija, se le ocurrió la idea de fabricar un hermanito.
Nació Federica!! Otra mujer !!.Pero parece que no le importó mucho: le compró el gorro de Instituto de Córdoba y está esperando a que la enana crezca apenas para llevarla a la cancha con él.
Y se olvidó del trauma que tenía con la crianza de la mayor.
seburu
05/01/2007 a las 12:15
# 105

se nota que estas bien atentito dps del #100. el comentario 101 que habìa puesto estaba bueno. no entiendo como te gusta tirarte pedos y sos tan quisquilloso y compuestito en otras cosas. me quedo tranqui porque veo que el papà de Nina se està transformando en hombre de camisa y 8 am.
nexus
05/01/2007 a las 09:56
El coment 86 me ha recordado otro chiste de Mafalda, bueno de su hermano Guille: se ve a Guille en los brazos de su padre, los dos mirando por la ventana. Es un dia nublado. Guille le dice a su padre: ¿dónde tá el zol? ¿me lo traez? el padre contesta que no puede hacer eso, a lo que Guille dice: "¿Me deja en el zuelo, señoz, poz favoz?"...
Todos los niños/as en algún momento se dan cuenta de que su papá no es "todopoderoso" y de un cachetazo lo tiran del altar donde le tenían todito idealizado...
Haces bien Hernán, no te subas a ese altar. Que tu niña vea que sólo eres un pobre mortal que lo único que ha podido lograr es un trocito de Luna...y pagando.
Un saludo, feliz año a todos.
Yunes
05/01/2007 a las 02:44
Sos una mezcla rara de muzzarela y nabo... interesante pero muy probable que indigestes y uno vomite sin saber por qué. Filosofía barata y zapatos de goma; status quo, que bien te besan los pies.
 olo mosquera
05/01/2007 a las 02:39
Sí, después del comentario 100 sigo atento a los comentarios. Después del 200 finjo que leo, y después del 300 tengo una doméstica que me subraya lo más importante.
Dharma
05/01/2007 a las 01:41
¿Después del comentario 100 le das bola a lo que te dicen?

Enfin, por si acaso, y sin dictar cátedra porque fui hija y no soy madre así que podría utilizar mi tiempo riéndome un poco más... Me arriesgo.
Desde mi punto de vista, tenés que prepararte a las etapas.
Seguramente te va a idolatrar, luego, en su adolescencia, serán el malo de la película, el censurador y ainda mais, y recién después de esa etapa es que tu trabajo como ser humano adquiere una real importancia explícita.
Sin embargo, existe todo eso de lo que hablás, en el subsuelo, de lo cuál no te das cuenta.
Ahora, luego de haber sobrevivido una segunda adolescencia, cuando miro hacia atrás, hacia mi infancia, puedo decir que algunas de las cosas más interesantes que tengo en mi vida, empezaron a crecer en mi más tierna infancia.
Por ejemplo, el gusto por la música, que terminó convirtiéndome en vocalista, a pesar de que cuando empecé, mi padre decía que eso era una "actividad extra" y no una ocupación.
Pero lo más importante, fue la capacidad de decisión. En cierto punto recuerdo su frase: "Hacé lo que quieras, pero tené en cuenta las consecuencias."
Y aquí estoy, consecuentemente, y la verdad es que no me quejo.
Hay bueno y malos puntos. Quizás hubiese querido más cariño expresado, menos "yo sé más que vos", más "estoy orgulloso", menos "no". Pero mal o bien, creo que crió junto a mi madre a dos mujeres racionales, libres y sobre todo, sin ese afán por los clichés femeninos; mujeres multiuso, sin que sean unisex.

Usté haga lo que más le parezca. A veces hay que dejarle el paso libre a los instintos. Esos no te van a fallar.

Portate mal.

Feliz 2007!
Andres
05/01/2007 a las 01:03
El tema de los gases en un texto de Casiari queda gracioso y creativo (porque forma parte de un relato más amplio y con más contenido).
Ahora, si usted dice "ahh.. este texto me hizo recordar a mi viejo, no sabés los pedos que se largaba" ahí ya pasa a ser un poco más feito, para ponerle un adjetivo.


Veronica
04/01/2007 a las 22:07
Hola, genial , el post.

Sabes me hiciste recordar a mi padre, hubo cosas bellisimas q me enseño y tb le gustaba vanagloriarse de los gases, pero sabes..

Las hijas por sobre todas las cosas AMAMOS A LOS PADRES. sean como sean, un tiempo me enoje con el (adolencencia) ya sabes; pero hoy por hoy es y seguira siendo mi Heroe.

Veronica


seburu
04/01/2007 a las 21:25
ah, sì, muy bueno lo del porro, los pedos, con tu hija.

pregunta: que preferìs: que te odie por bruto y grosero y que salga digna socialmente, negando al padre, o que haga las mismas cosas que el padre (pero siendo mina)?
Mafaldita
04/01/2007 a las 21:01
ah ¿quisiste decir ir a dormir?
Gloriamundi
04/01/2007 a las 20:59
Tss,tsss...Grave error de estrategia. Lo que tenés que hacer es ir cargándole las culpas a Cristina desde ahora.
Por ejemplo, contale que Mónica se bañaba con Sandra "soy lo que soy" y el padre, todos a una. Parece que la nena vio, comparó y eligió.
De nada, para servirte.
Mafaldita
04/01/2007 a las 20:58
¿"Pernoctar" a las 23?¿Qué quiere decir eso?No entendí.
Mariano
04/01/2007 a las 20:03
Gordo, te felicito porque me estas haciendo garcar de risa ultimamente. Creo que despues de varias decepciones que tuve con vos, volviste a los niveles pre-Mundial Alemania.

Abrazo
lalodelce
04/01/2007 a las 19:53
Las hijas unicas y su relacion con los padres son un queso. Si uno tuviera mas hijos la cosa seria distinta, porque hay que repartir la atencion, pero en este caso la atencion esta concentrada en un solo cacho de carne.

Cuando mi hija tenia tres e iba al jardin solia dibujarme con pito, si con un pito colgando entre mis piernas. Dibujaba una casita, un sol grande encima de todo, unas cuantas nubes celestes, a su papa, a ella, y a mi con un pito. No solo una vez, sino mas. Hasta que la directora del jardin a donde iba nos llamo y tuvimos que ir todos a terapia. Que lo pario. En fin, el padre es un rata y aparece y desaparece de la vida de ella como estrella fugaz. Y yo la crio sola, quiza por eso ella me ve fuerte, peo no necesito tener un pito para ser fuerte, no? Felizmente ya no me dibuja, es mas odia el arte. Gracias a Dios.
Marcio
04/01/2007 a las 19:26
No se si con algun trauma de subconciente pero, y si te sale ABOGADA!!
Que cagada hee??

Muy lindo el texto. Feliz 2007.
DudaDesnuda
04/01/2007 a las 19:19
Hernán, Nina te terminará educando a vos. Olvidate de los complejos, los pibes de ahora son inmunes.

Besos y vacunas.
Maestruli
04/01/2007 a las 14:49
yo más que preocuparme por los cuatro senegaleses, me preocuparía si Nina quiere meterse a monja. O que te salga de derecha, como decías al final.

A propósito, eso de "de derechas", con S al final, es otra gallegada que se te cuela...
Cruptora
04/01/2007 a las 14:21
#52
La la lalaaa... la la...lalalaa... la salud de nuestros hijos...
jajjajajajaja....
Bart
04/01/2007 a las 13:41
Pobre Mumi

Un equipo de hockey está compuesto por 6 jugadores. El gordo teme que los otros 2 quisieran sodomizarlo a él.
Pobre Mumi
04/01/2007 a las 13:18
no entendí qué tendría de malo participar en una orgía con cuatro jugadores de hockey senegaleses
ella
04/01/2007 a las 12:07
lo de sentarnos juntas a ver documentales tipo animal planet, ya lo hicimos: un embole total.
ahora vemos nuevamente basura en la tele y las dos somos mucho mas felices.

no te quejes que por lo menos te habla en castellano...
Javier
04/01/2007 a las 12:05
Alguien sabe como educar para:

- tener / salir con sentido critico (y autocritico)

- libre de traumas

- tendencia al optimismo

- afición por algún arte (guitarra, piano, cine)

- algo deportista, que disfrute del juego limpio

- si es posible heterosexual (menos complicaciones)

- algo ambicioso y practico (dinerito)

- lector (se necesita información)

- compasivo (sin sentido de la justicia no vamos a ningún lao)
mnez
04/01/2007 a las 12:01
¿Y por qué tiene uno que recriminar a sus progenitores?. Los padres puede que no sean perfectos, pero son padres. Hay que dejar de hacerse tantas pajas mentales.
MO
04/01/2007 a las 11:48
Estás casi como el chiste aquel de Mafalda. Mafalda pregunta a los padres: ¿Ustedes me educan planificando o improvisandos? Y los dos contestan rápido, seguros y simultaneamente. Uno: improvisando. El otro:planificando. Se miran asombrados y se encierran en la habitación a discutir! jaja !No te des tan mala vida! Hagas lo que hagas será igual! Las mujeres siempre seremos locas e interesantes!
Julián Rodriguez Orihuela
04/01/2007 a las 06:50
Gracias Bart!
ArleDjinn
04/01/2007 a las 05:34
De los 3 años que tengo estudiando psicología sé de dos idiosincracias que le siguen creyendo al psicoanálisis y que lo consideran un sinónimo de psicología: la francesa y la argentina.

Yo no soy ni lo uno ni lo otro y definitivamente no me casaría con el psicoanálisis, pero si tuviera que hacer un análisis psicoanalítico, me atrevería a decir que uno revela más de su inconsciente cuando finje que cuando es auténtico. Si lo pensamos, la premisa del psicoanálisis era "hacer consciente lo inconsciente" como equivalente a un estado de "salud", ciertamente no soy experto pero comenzar a hacer inconsciente la consciencia no me suena a mayor sanidad sino más bien a lo contrario.

Ahora, creo que cuando más probabilidades tenemos de crear traumas, es cuando evitamos los conflictos, ya lo decía Jung con su arquetipo de "La Sombra"; Si algo nos enseña el psicoanálisis es que el inconsciente siempre gana, podemos hacer algo al respecto o podemos ignorarlo pero de todas formas se refleja. Si en lo personal prefiere que su inconsciente se manifieste como un temor a la interacción con su hija, sea pues; pero no imagine por un segundo que el impacto inconsciente esperará a que resuleva su miedo para causar estragos ya que, atemorizado o no, a Freud no creo que le extrañaría ver a su hija en una orgía senegalezca por causa de un padre temeroso.

Saludos y Suerte.

Arle.-
Chita
04/01/2007 a las 04:58
Me he desternillado de risa leyendo todo. A usted le quieren bien, como se dice en mi tierra: le quieren bonito, Casciari. La Nina no necesitará un psicólogo; su padre tiene la mejor asesoría entre aquellos que le leen. Y a la final yo creo que, a pesar de todos sus miedos, usté está seguro de que va bien, porque su amor por Nina no es asfixiante...es creativo.

Felicidad en el 2007
José Playo
04/01/2007 a las 02:54
Casciari: que te leo y tiemblo, porque veo lo que me depara un futuro no muy lejano.
"Paciencia", dicen todos.
Yo tiemblo igual.
Muy buen texto, al menos para los primerizos, que compartimos miedos y funciones de trasnoche con premier de desvelos por los mismos motivos.
A futuro o a presente, calienta la cabeza de igual modo.

Abrazo, loco.

José.
Ad
04/01/2007 a las 01:54
Soy madre y mi hija -de 6 años- me preguntó ayer "mamiiiiiii, qué es ser virgen?". Lejos de responderle tuve un déjavù y descubrí que las cosas importantes, en mi vida, SIEMPRE se las pregunté a mi madre.
Relájate y disfruta de Nina... a saber qué problemas tuvo Freud con su madre, y mira cómo os dejó a todos... tu niña ahora absorve toda la información, cuando se le llenen de trastos todas "las plantas" aprenderá a deshechar lo que no sirve para nada, creelo: ¡es mujer! XD
El Angel Gris
03/01/2007 a las 21:58
Te aviso a tiempo, en cualquier momento empieza a pedirte que le cuentes cosas de "cuando eras chiquito". Mentile. Yo conté algunas verdades y en una fiesta del jardincito, la Seño dijo, que pase el papá de Aída, a contar como le robaba las milanesas a la señora de la vereda blanca cuando la Sra fritaba en la terraza.
Rodrigo
03/01/2007 a las 21:37
Realmente el conocimiento es un problema, lo he dicho una infinidad de veces. Se que no tiene nada que ver con el tema, pero una vez conversaba con unos amigos y quedamos de acuerdo que la estupidez, las personas huecas, sin tema, sin nada, son mas felices. Te preocupas más por el vestido que ocuparán en la noche, del maquillaje, del pobre perro sin hogar... Pero nada de nada con respecto a la política internacional, con suerte saben que hizo Sadam, y encuentran que Bush es malo, porque lo escucharon de su amig@ hippie.

En fin
Saludos
JAPI NIU YIER
Desde Chile,
Rodrigo Álvarez
Sergio
03/01/2007 a las 21:26
Soñaba con tener una hija... hasta este momento... no la tengo y ya me entro el terror....
Gina
03/01/2007 a las 20:11
"cada vez que una mujer me resultó interesante, al escarbar un poco más descubrí que estaba loca, y al seguir escarbando supe que la culpa era de su padre"

Vale, ahora entiendo muchas cosas...
Por eso mi hermano es normal y yo no... o no, espera... mi hermano esta peor que yo... el es un drogadicto de los juegos de ordenador y yo simplemente una maniatica.

Nina es una niña estupenda que sabe jugar con su pizarra y sabe elegir a sus compañeros de juego. De la misma manera ella elegirá con que comportamientos humanos de su padre se queda, y que comportamientos hominicos deja para su futuro hermano.

Cristina es una buena madre, estoy segura que si pasa algo será solamente culpa tuya :P

Y ya sabes, repitele cada noche: Maduixes / frutillas hasta que la niña se haga aun cacao mental y hable "cataspanish".

Si quieres yo le hablo en inglés y tendrá una asignatura menos en el cole.
Sebas
03/01/2007 a las 19:39
gordo, deja de morfar y dedicate a tu hija, cerdo!
malena
03/01/2007 a las 18:27
Hernan, no estés tan preocupado, los hijos no son tus hijos, son hijos e hijas de la vida, decia Khalil Gibran en los posters de los setenta. Yo me lo aprendi muy bien y no sabes que pinturita me salieron los dos míos. Criados a los ponchazos, durmiendo en la silla de los bares de la facultad y quedandose de noche con amigos viendo videos de Iggy Pop. Exactamente asi salieron. De todas maneras, mas traumatizados deben estar esos hijos de padres que esperan tus post para ,por todo comentario, escribir:" primero!!".. "segundo".. "tercero"... "cuarto".. y asi sucesivamente. Esta enfermedad de comentadores interneticos, que no es exclusiva de tu blog, la verdad sea dicha, ya tiene su nombre: NCOD Numeral Comment Obsesive Disease. Y parece que esta relacionada con traumas dejados por malas perfomances en juegos de la infancia,principalmente pilladita y elástico.Se esperan más informes relacionados con el tema. Y bueno, si los cientificos se preocuparon porque se roban las cucharitas en las oficinas o porque los cirujanos estan mas fuertes que los otros medicos, porque de esto no?? Besos y suerte con la Nina.
apalabrada
03/01/2007 a las 17:42
Dejé algo para escuchar ahí...
apalabrada
03/01/2007 a las 17:38
Se te nota preocupado sobre todo por la sexualidad de tu hija.
Si le expresás tu amor a diario en lugar de preocuparte por pavadas al menos vivirá feliz y rodeada de gente que la ama.
Gabriel
03/01/2007 a las 16:35
mi hija nació en marzo 2004, así que está a punto de cumplir 3, y es horrible, pero soy natural... así va ella por la vida, gritando "pito, pito", y riéndose de sus pedos.
Si sale terrorista ojalá sea por una causa justa!

abrazo y feliz 2007.
Ana
03/01/2007 a las 15:35
No te preocupés por babosadas. Disfrutá a tu hija y llamala como tenés costumbre de hacerlo. Sos argentino, ¿no?

Si te da envidia que tu mujer ande ahora tan despreopcupada, esperate que la Nina llegue a la adolescencia. Allí va a ser Troya. Las niñas tienen que pelear con las madres para no ser una mala réplica de ellas.

Un saludo para vos y tus mujeres.
Mike
03/01/2007 a las 15:32
Cuidado Hernan, que si tu usas la tecnica de padre hipocrita, tal ves te salga una niña rosa,
una barbie girl, jejeje.

Saludos Hernan desde Bolivia.
fede o
03/01/2007 a las 14:31
en "parenthood" (en castellano, "dulce hogar a veces", 89 +o-, protagonizada por steve martin), la reflexión final la hace keanu reeves. dice:

"necesitás una licencia para conducir, una licencia para pescar, mierda, incluso necesitás una licencia para tu perro. pero cualquier pelotudo puede ser padre."

('You need a license to drive, a license to fish, heck, you even need a license for your dog. But, any butt-reaming asshole can be a parent.')
pal
03/01/2007 a las 12:28
La orgía con los jugadores de hokey senegaleses no es lo terrible (sobre hielo?), lo terrible es que le va a faltar el peo al final, para quedar satisfecha, y eso si que es culpa tuya!
Lo único que puedes hacer es darle un hermanito/a para que se reparta la mala influencia de los padres... Ah, y como dice la tía Vicki #41 que te guíe el espíritu santo.
Hazle caso a Bart #65 que si no tiene razón por lo menos el ceviche es sano, y harás reir a tu mujer cuando le muestres lo que entiendes por actitud dominante.
feliz año nuevo!

 egonx
03/01/2007 a las 11:59
#63 y Menotti era el técnico, ya que por entonces no jugaba.

Nina no te pidió nacer, ya con eso tiene el mejor y único argumento para echarte la culpa de todo.
Además, vas a hacer peores cagadas en unos años, ya lo dijo el infame (perdón, tenía que usar esta palabra) de Woung. Lo más grave que pueden desencadenar tus pedos y eructos en Nina es que sea "varonera", y eso, como sabemos, a los varones nos encanta.
Kundabuffer
03/01/2007 a las 11:53
Curioso dilema existencial -el de educar a los hijos- al cual me he anticipado evitando tenerlos (a los hijos, no a los dilemas). Aparte de este método no se conoce otro para no convertirse en un mero actor secundario de la propia existencia, aunque el no tenerlos conlleve carencias síquicas profundas, pues así es como estamos construidos y no tenemos otra que multiplicarnos. No les parece sospechoso, acaso, que el fenómeno más placentero de la existencia lo haya "sembrado" dios en nuestro cuerpo para reproducirnos? Un vil truco... pero he cambiado el tema.

Feliz año a los habituales lectores y a Hernán.
Carmen
03/01/2007 a las 11:43
Hernán, cómetela a besos y deja de pensar tanto.
Bart
03/01/2007 a las 11:41
A las niñas en algún momento entre la pubertad y la adolescencia la escatología deja de hacerles gracia. Si de pequeñas ver al padre levantando la pierna para facilitar el lanzamiento de un cuesco es motivo de jolgorio, llega un momento en que la misma situación les repugna.
Creo que la actitud negativa de la madre hacia este tipo de actos pudiera estar relacionada con este cambio.

Para la próxima vez recuerda que comer pescado crudo, follar en cuarto creciente y una actitud dominante durante el coito provoca hijos varones.

Feliz 2007 a todos, incluso a Julián Rodriguez Orihuela.
caye
03/01/2007 a las 11:19
Me sumo a los que proponen mimitos y hermanito. Ah y si sabes lo que te conviene, olvídate de espíritus santos y memeces por el estilo. Con todo esto y la preocupación que demuestras, al menos te asegurarás que no te salga como el del comentario "cincuentaycuatroavo" (¡válgame!)
Haffner
03/01/2007 a las 11:07
—Dice que lo único que se acuerda de 1973 es el equipo completo de Huracán. Menotti, Roganti, Carrascosa, Chabay. ¿Querés que te pase con él?
==============
Roganti Chabay Paolino Coco Basile Carrascosa
Brindisi Russo Babington
Houseman Avallay Larrosa
Salio campion pero River le gano las dos veces ,en el Monu -Mas de penalty- y en la Quema c gol de Roa.Todo de memoria,sin motor....ah y no me pregunte quien fue pichichi x q no se.

ps Juan Carlos,los vecinos no le ponian a Jacinta Pichimahuida,o a Meteoro o al que le dije cuando salia al balcon en cadena nacional?
Alberto José
03/01/2007 a las 10:55
"Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada
y en cada canción." (Serrat)

Nadie podría haberlo dicho mejor.

Un abrazo y feliz 2007.


03/01/2007 a las 08:26
Ei Hernán:

Te quiero decir algo desde el punto de vista de hija: Disfrutala, jugá con ella, reviví tu infancia usándola de excusa. Enfrentémoslo, mejor excusa no vas a encontrar. Y ella te lo va a agradecer.

Saludos desde Santiago del Estero. (Aquí también se saludan los hombres a los besos, no es sólo Capital).
alicant4ever
03/01/2007 a las 05:33
Yo que vos me preocuparia porque tu hija no lea esto en el futuro,pero a mi entender con un padre tan culto y económicamente rentable como vos no creo que ella tenga problemas mayores durante su vida.
Me gustó mucho el post sobretodo lo de la tia Otilia en donde deduzco empezo a germinar el gusanito de la literatura en vos.
¡Feliz 2007 para todos!
El tipo del Sofa
03/01/2007 a las 04:58
pri!!!!!.... ah no perdon, me equivoque.

la solucion es esta. manda a la nina a la casa de los vecinos para que la cuiden.
pero fijate que los vecinos sean gente de bien asi la nina sale asi. no se que sean algo importante como presidentes de una republica, o dueños de una heladeria.
mis viejos tambien trabajaban pero en vez de mandarme a lo del vecino me encerraron a mirar la television por cable.
me parece que me hizo peor pero yo estoy contento. dentro de todo.
feliz 2007 y que dios te tenga a upa. y si no que al menos te sacuda el carrito asi no te aburris....
Matutééé
03/01/2007 a las 04:34
Medio alocado, pero interesante al fin. Debo decirte Hernán que soy casi un fanatico tuyo, leí todos tus posts de Orsai, y hasta le mostre a algunos conocidos cosas que escribiste.
A mi también pese a mi edad (16 años) me gusta mucho escribir, en mi fotolog de vez en cuando mando algo de lo que escribo.

Nada mas, saludos.
Santiago Osores
03/01/2007 a las 03:39

Mi intenciòn era hacer un comentario sobre "diario de amor de una catástrofe" pero desbordaba de comentarios.

O yo soy muy inocente, o este muchacho es un gran ilusionista: por un momento creí que África habìa desaparecido de verdad. Lo que pasa es que estoy acostumbrado a los blog de no ficción, entonces .....
ChuKita
03/01/2007 a las 03:31
Como te gusta usar la palabra "agazapado" jaja .. está buena y el post buenisimo. Gracias loco
cabrito
03/01/2007 a las 02:45
cincuenta y cuatroavo ! :)

Y mi primer comentario en orsai !
Santiago
03/01/2007 a las 02:22
Puta... me metiste un cagazo bárbaro...
Sergio M
03/01/2007 a las 02:21
Tal vez ya te lo dijeron, pero, ¿y el Dr. Socolinsky? Tenía unos libros excelentes con palabras como "pitila", "cotorrona" y cosas así. No van a ayudarte a vos, pero si se los leés a la Nina como cuentos antes de dormir vas a hacerla cagar de risa, y esa es una interacción bastante buena, ¿no?
Saludos, buen 2007, Hernán!
03/01/2007 a las 01:26
Antes que nada, feliz 2007. que loco enterarse de que sos gordo: yo tenía una imagen mental tuya de un tipo flaco y afranchutado, con ojos de desidia.

Lejos estoy de querer aconcejarte, pero lo voy a hacer igual. lo mejor que podés hacer, desde mi punto de vista, es hacer partícipe de tu vida a tu hija. enseñale a tirarse pedos, a eructar fuerte, y cuales son las mejores marcas de cerveza. Tal vez la traumes,pero te vas a quedar tranquilo de que va a ser una real hija tuya. y como tal, no te va a llevar pascuatos demasiado imbéciles dentre de 10 añoa que se sienten en tus sillones.

Una barazo
Zoe
03/01/2007 a las 01:06
Pregúntale que quiere que le traigan los reyes. Luego te vistes de Melchor y le cantas una canción al tono.
Con eso no hay Freud que se resista.
Felicidades!!!
Gi
03/01/2007 a las 01:04
En primer lugar : Felíz 2007 Hernán y flia.

Pensá que cada cual tiene el hijo que se merece, y tarde o temprano eso se ve.

Mi nena este mes cumple 4 años, y recuerdo que hace un año aproximadamente me pasó lo mismo que a vos, la boludez de la mariposa y el terremoto... ¿y si esto que hago repercute de manera definitiva en su psiquis y le arruino su relación futura con los bicho - bolita?
Pero con el pasar de los meses y a medida que su lenguaje iba adquiriendo calidad me fui quedando tranquila. Hay ciertas cosas que ya se ven, resultados de estos casi 4 años de "educación".

Y si no, ya sabés, hay mil millones de libros pelotudos por ahí diciendo como críar a tus hijos.
;)
Besos.
amaryllis
03/01/2007 a las 00:53
Por lo menos estas ahi Hernan,imagina la cantidad de chicas que crecen sin padre y en lo que se convierten.

Yo creo que tu hija te va a adorar aunque no seas socialmente correcto.
Gabriel
03/01/2007 a las 00:22
Ah bueno, con plantearte estas cosas ya tenés ganadas las disculpas de las cagadas que hagas...
 Inimpus
02/01/2007 a las 23:57
Retomando: eso sí, no te canses de darle besos, de reírte con ella, de disfrutar de cada momento de su vida ya que tenés la increíble suerte (que casi ningún papá tiene) de pasar mucho tiempo con ella. Estás a tiempo!!! Después crecen y llegan los tan mentados reproches.

Y puede ser como dijeron #19 y #38: creo que le hace falta un hermanito, es una buena edad para ella y para vos (que te vas a poner viejo pronto)

Un abrazo desde acá nomás, al ladito de Barcelona
sibila
02/01/2007 a las 23:52
hernán: a partir del día de la fecha, se ha convertido usted en mi ídolo. relájese. haga lo que haga, cuando de mujeres se trata, todo falla. le dejo unas palabras de consuelo: somos tan hermosas...
Diego A. Rotés
02/01/2007 a las 23:26
¡Ah!, pobre Hernán la nostalgia de principios de año. Ya verás que Nina crecerá y será como tú. Eso te aterra pero a los demás nos divierte.
susy de la v.
02/01/2007 a las 23:25
Ojo! cuidado!! lo digo por el último párrafo...si frente a tu hija sos un hipócrita y "careteas" paternidad ponele la firma: hija psicótica!!! NO ES JODA EH!!! Esto había que pensarlo antes...que hiciste durante estos tres años??? Debo decir que estas jodido de verdad!! Igual, ánimo... hagas lo que hagas siempre vas a tener la culpa de algo. Relajá!
Andrés
02/01/2007 a las 23:18
Todos necesitamos crecer con traumas.

El que llegó hasta los 15 años sin haber desarrollado uno de ellos, se da cuenta de la situación y, desesperado, se suicida.

Es así.
Victoria
02/01/2007 a las 23:02
Hola preciosura
quiero decirte que es muy tierno lo que escribiste y lo que estás pasando como papá. Disfrutalo, jugá con ella, se como un niño y eso la va a hacer muy feliz . Dejá que el espíritu santo te guíe. No hay papá como el para darte el mejor asesoramiento paternal. Confiá en el. Cuando contaste lo de la familia varel , tu abuela me lo había comentado. Me contó que te encantaba tomar la leche en su casa porque siempre te daban unas masitas y que cuando te pasaban a buscar no te querías ir . Que bendición esos vecinos.
Bueno preparate porque muy pronto te va a llegar un regalito de la tia vicky por correo. que lo disfrutes mucho
Dios los bendiga grandemente
Vicky
Raven
02/01/2007 a las 22:41
Suele pasar que en las famílias más supercorrectísimamente estándar crecen los engendros más atípicos y peligrosos. Supongo que lo mejor es no obsesionarse con que los hijos crezcan normales y sin traumas y educarlos con naturalidad y abiertamente, así crecerán como engendritos a imagen y semejanza del engendro patriarca y más tarde desenvoluparán su singularidad, que no hay nada más bonito que eso.
Feliz 2007.
alvarhillo
02/01/2007 a las 22:40
No te preocupes más de lo estrictamente necesario. Hagas lo que hagas dentro de veinte años pensaras que has fracasado y dentro de cuarenta, que no lo hiciste tan mal y que tu hija encontró a un buen chico y te dió unos nietos preciosos. Los hijos nunca nos pertenecen, solo nos son dados en préstamo para que los enseñemos a volar lejos de nosotros.
02/01/2007 a las 22:25
Feliz año.

En mi opinión, la Nina lo que necesita es un hermanito.
Santiago Bahia Blanca
02/01/2007 a las 22:17
Hernan!!!, mandala con los vecinos durante este año y la pasas a buscar en el 2008.
gustavo
02/01/2007 a las 22:15
jefe, no se suicide, yo tengo una de 3 y otra de 5, y me quiero escapar con mi mama. jijiji
pero por lo pronto voy ahorrado para comprar las ecopeta cuando tengas 12
abrazos y feliz 2007
02/01/2007 a las 22:13
Primero, cambiá el entrepeneur del cuarto párrafo por entrepreneur.

Segundo, dejate de hacer pavadas y hacele a tu hija todos los mimitos que te pida, que eso es lo que más importa, al final de todo.

Tercero, seguí escribiendo textos como éste y tu hija jamás va a tener problemas con un padre como vos (bajo condición ineludible de no olvidarse de los mimitos, por supuesto)
germán
02/01/2007 a las 22:03
Te aviso, Hernán, que cuando la Nina sea grande va a justificar cada cosa que haga (de esas que merecen ser justificadas, claro, que siempre son las peores) recurriendo a tus propias argumentaciones freudianas. Con lo cual en realidad no importa lo que hagas o dejes de hacer, porque la herramienta que ella va a utilizar para torturarte va a ser la misma, cualquiera haya sido tu actitud como padre. De modo que mejor disfrutá del modo en que mejor puedas y/o quieras, porque de todas maneras ya estás jodido. La Nina será lo que tenga que ser, como dicen que dijo el General San Martín, y vos tendrás la culpa, ya sea por lo que hayas hecho, o por lo que hayas dejado de hacer.
Isa
02/01/2007 a las 21:59
Feliz año para ti y los tuyos.

No te preocupes tanto, Nina tendrá traumas hagas lo que hagas :P

Un beso para la peque, debe estar tremenda!
Mauricio
02/01/2007 a las 21:43
Felicitaciones una vez más, Hernán. Pero te estás olvidando de que además de los que vos hagas e independientemente de cómo seas, la Nina tiene un cerebro y un corazón que le van a indicar el camino que ella elija. Lo peor que tiene esta vida en no ofrecer una puta garantía. Seas buen tipo, generoso, bufarrón, chorro, tacaño, adicto, chupacirios, colaboracionista o julioiglesiasdependiente, todo el amor que sientas por ella es lo único que le va a traspasar la piel y le puede acunar el alma.
Feliz Año Nuevo y a mi me encanta que le digas "La Nina" (Estos gaitas no cazan una...)
www.de9a18.blogspot.com
Sergi
02/01/2007 a las 21:40
Una mica estúpid intentar ser el primer en comentar, no? El que importa és l'aportació i no la rapidesa en contestar.

Pots estar tranquil pel desdoblament de personalitat de la teva filla, ja portem uns quants segles així i som un país ben normal i aburrit... més que Argentina i tot, crec.

Felicitats pel teu blog. Salut i bon any!
Dicson
02/01/2007 a las 21:39
No creo en la hipocresía como forma de conducta, más creo que simplemente tenés el pánico normal, decente y sano de convertirse en padre. De todos modos, tranquilo: a mi me pasó, pero con mis sobrinos. Hoy día 14 años después, estoy listo para tener mis hijos pues los "errores" ya los cometí con los hijos de mi cuñado.
sonia
02/01/2007 a las 21:09
Hernan: la nena ya tiene el mal del trauma congénito, del cual no podrá zafar, aunque Freud o Lacan resuciten solo para hacerle unas cuantas sesiones de análisis solo para ella: es hija tuya.
No vale la pena que te esfuerces en parecer un tipo normal y correcto. Así que relajate y se vos mismo.
De todos modos, las uñas de los pies, podrías cortártelas igual sinó, algún día, deberás cortarle la punta a los zapatos.
Julián Rodriguez Orihuela
02/01/2007 a las 21:02
Concuerdo con otro lector que no quiere que le digas "la Nina". No sé, suena más a tía que a hija. Qué se yo.

Y no importa lo que hagas, ya te lo va a recriminar. No hacer nada también te lo va a recriminar.
Reinacoral
02/01/2007 a las 20:51
Ay Hernan! mira por lo que te preocupas!! Dejate de hinchar las pelotas, tristeza los padres que trabajan afuera todo el día y no tienen tiempo para compartir con sus hijos. Vos sos muy afortunado, y es evidente que Nina también.
Te mando un beso grande y te deseo un muy feliz 2007
edu
02/01/2007 a las 20:39
Hernán:
Todo cuanto hagas es al pedo. Electra y Edipo son cosas viejas. Sólo hay Edipo, y siempre con mamá, seas nena o nene. Las minas disimulan. Tu hija se pega a vos porque tu mujer se lo ordenó genéticamente. Y vos te pegaste a tu mamá porque tu mamá asi lo dispuso. El resto es verso
Que los dioses te protejan. Estás perdido.
lei
02/01/2007 a las 20:26
de todo lo que has contado sobre la crianza de la nina, sólo hay una cosa pésima repésima: cómo es posible que la dejes ver el perfil de julio iglesias?????
Liz
02/01/2007 a las 20:25
Lo importante es ser tu mismo... espontáneo y disfrutar lo bello de la vida.

Feliz Año
mir
02/01/2007 a las 20:22
Hernán: antes que nada te deseo un feliz 2007 y espero verte pronto por esta hermosa ciudad de Mercedes!!!
Muy bueno lo de Nina, tenía que ser mujer para ser tan inteligente :-P
Coincido con lo que dijo Karma en el comentario 14, el miedo de estar haciendo o no las cosas bien es el mejor síntoma de que sos un buen padre... asi que adelante!!! a seguir actuando con naturalidad, siempre como sos, como te plazca... pero no te hagas más el muerto, pobrecita "la" Nina.
Besossssssssss
Lanark
02/01/2007 a las 20:12
mmm diícil dilema. Hace poco leía un post donde una "bloguera élite" colombiana hacía una apología a su padre, que me hacía tener ganas, tal vez por primera vez en la vida, de tener hijos. Una hija que lo ensalze a uno de esa manera parece algo difícil de resistir. Sin embargo, este problema del sótano, hace pensar dos veces... Si bien es cierto que el Sicoanálisis es una broma que sólo se han tomado en serio en Argentina, entiendo perfectamente el terror de Hernán.

Hay algo del comportamiento masculino que lo hace a uno sentirse culpable ante el orden cósmico. Como de costumbre, la única salida que yo le veo a el problema de criar una niña, es volverse un viejo excéntrico que esté demente de una manera tan extraña, que la interpretación que pueda dar el cerebro esponjil de un niño no tenga nada que ver con el mundo real donde se intercambia sexo por drogas duras.
tililili
02/01/2007 a las 20:09
Hernan,sos muy dulce.Leia pensando todo el tiempo en mi papa, el si nos ponia musica clasica cuando eramos chicos.
 Inimpus
02/01/2007 a las 20:05
Bueno, otro que por primera vez ve menos de 10 comentarios, pero me aguanté a leer el post y valió la pena...

No te preocupes Hernán, si te sirve de consuelo, mi hija ya tiene 7 años y es una princesita, y yo eructo, me tiro pedos (con ruido y olor), me meto el dedo en la nariz y todas esas gracias que a las mujeres las sacan de las casillas. Y ella, toda modosita, me mira de reojo cuando se le escapa un eructo o un pedo (que sabe que no está bien del todo), me hace una sonrisa y a mí se me caen las medias. Sin que llegue a ser como su hermano menor (un sabandija campeón) la piba "va haciendo" como dicen acá. Es divina. Y no esperes mucho que con Nina supongo que te pasará lo mismo (sólo que los míos no hablan catalán como lengua materna, sólo de colegio, je)

Ah, cierto, todo eso sin contar que hace unos meses me quedé sin mujer, pero eso es harina de otro costal (o no, creo)...
cruptora
02/01/2007 a las 20:03
Comentarios:
1) Deja de fumar cosas raras
2) No le digas mas "la Nina"... no es una cosa
3) Si te seguis escapando lo único que vas a lograr es que ella se pegue mas a vos.
4) Conseguile un hermanito, porque a todo lo que estas pensando se le va a sumar el trauma de la hija única.
5) Lo peor que le puede pasar es que de grande se busque un marido igual que vos.
Silsh
02/01/2007 a las 20:01
Escuela para padres? hummmm... me recuerda a Florencio Escardó y Eva Giberti...jua! pero no te lo recomiendo.
Divertido post. Digno de un primerizo.
Buen año para todos!
Lola
02/01/2007 a las 19:57
techista
TE-CHIS-TA
del balero
locóloga
sicoloca...
eso
Lola
02/01/2007 a las 19:57
Hola Hernán. Tengo complejo de Electra, y dice Marta, mi techsita, que no puedo enojarme con mi papá, todavía... Así que no te preocupes man, Nina te va a amar durante sus próximos 16 años, hasta que tu imagen de super fader se desvanezca, Cristina le parezca una inútil traidora y se haga anarquista. A los 25 va a llegar a la sicóloga y listo! El quilombo se lo queda ella solita...
Sí, sí, voy bien con Marta...
diego
02/01/2007 a las 19:55
Hola Hernan, excelente el texto, como siempre. Ya te diria que no te preocupes y sé natural, todos los traumas que le pudiste haber creado ya se los creaste. Por eso tu jermu tiene esa despreocupacion, igual cualquier cosa va a ser culpa tuya!!! Feliz 2007!!!
 argenta
02/01/2007 a las 19:55
Primero, buen 2007 para vos y los tuyos, segundo y último, no importa qué tan bueno o malo seas con tu hija siempre que vaya con "buena leche", eso es lo único que perdura y que hace bien mamar de chico, te va a amar siempre por la sencilla razón de que sos su papá. Y mientras más auténtico seas mejor. Y el miedo de estar o no haciendo las cosas bien es el mejor síntoma de vas bien, de que te importa.
Cuidate y genial el blog!
Teresita
02/01/2007 a las 19:54
Buen post, después de tantos días ya te estaba extrañando.
¡Felíz año junto a tu familia!. relajate y disfrutá a full de tu hija.
Ahora bien, te pregunto ¿que clase de papás tuvieron los que se limitan a cantar; primero, segundo, décimo...?
¿Tendrá Freud una respuesta?
¡Que loco!, comentan antes de leer la nota para ver si llegan a los primeros puestos...
Pobres...!!!
 Gustavo
02/01/2007 a las 19:48
Si, cierto.... me olvidaba... el objetivo de los comments estos es comentar sobre el post, claro...
Bue, ta bueno. :D
No vale la pena vivir disimulando che, cuantos años pensas aguantar en esa postura? Cagate tranquilo nomas... Las puteadas de tu jermu al respecto la van a ayudar a darse cuenta de que ella tambien lo tiene que condenar a eso...
Por otra parte, anduve paseando por mujergorda y los links de los comments estan andando mal pareciera....
Salute
Carlos Efrén
02/01/2007 a las 19:41
Ya leí, pero quería sentir comentar primero. Ahora sí comento sobre el texto.
No soy padre, quizá cuando lo sea tenga tanto miedo como tú ahora, pero si tengo un recuerdo de esos años y es positivo, es la compañía y complicidad tanto paterna como materna, que me compartieran sus gustos por el fut, por leer y escribir o por el pan dulce con atole caliente. Quizá el único error sea hacerte el muerto. Lo demás estará bien hecho, no te preocupes tanto.
02/01/2007 a las 19:41
Es genial. El post es genial!
Haz lo que quieras y sé como quieras, creeme: No quedarás bien de ninguna manera.
Chicuco
02/01/2007 a las 19:38
Por primera vez no veo más de 10 comentarios en tu blog. Siempre que entro ya van mas de 50.

Feliz año 2007!!!
Carito
02/01/2007 a las 19:36
Hernan, los problemas no vienen desde que sos chico, uno crece creyendo que es normal, si te seguis cagando tan estruendosamente adelante de Nina va a creer que es normal, el problema va a venir cuando tenga unos 14 años y lo haga ella en el medio de una clase...
Saludos y feliz año!
 Gustavo
02/01/2007 a las 19:35
Apa, recien seis? Bue aprovecho para empezar yo a dejar algo! Saludos! (Y si ya hay un Io, bue... ya vere como arreglarlo). Salute!
Rafael
02/01/2007 a las 19:32
bueno, sexto. me pasa por no leer primero
Rafael
02/01/2007 a las 19:31
CUARTOOOO
LUZ
02/01/2007 a las 19:31
...q sentido tiene comentar sin haber leido?
Muy buen texto, me encantó! hacia minutos q habia entrado a orsai y pensé: "che, este tipo no piensa actualizar, ya leí los justos cien veces"...
Cuando me llegó el mail de actualización, me sentí feliz, jeje
Besos
CARLA
02/01/2007 a las 19:26
Buen Año!!! Por segunda vez tercera...leo despues comento...
Robert
02/01/2007 a las 19:24
FELIZ 2007!!!!!!!!!!!!
Carlos Efrén
02/01/2007 a las 19:22
Primero!!!