Orsai blog post

Sociedad
martes 1 de marzo, 2005

Orsai post

Sociedad
martes 1 de marzo, 2005

Prohibido decir negro de mierda en este estadio

       

Una noche de verano de 1985 vi por primera vez a sesenta mil aficionados de River y de Boca, unidos en un sentimiento, cantando a gritos: Ruggeri hijo de puta, la puta que te parió, (bis). Sin parar, durante noventa minutos. Sin detenerse ni a respirar ni a comer el pancho del entretiempo... Incluso la gente corría a comprar la cocacola para volver pronto y seguir cantando Ruggeri hijo de puta, bis.

Lo insultaban porque ayer jugaba en Boca y ahora era defensor de River: había quedado en el limbo, en el no lugar del amor. Aquella puteada masiva fue una de los hechos más educativos que presencié en mi adolescencia. Supe, de una vez y para siempre, que todo en el fútbol es un juego: también lo que lo rodea. Que todo está ahí para que disfrutes de un circo perfecto.

Ir a la cancha, como todo el mundo que va a la cancha sabe, es más que presenciar un partido. A la cancha uno va también a divertirse con la exageración de la animosidad general. Pero resulta que, ahora, la sociedad europea ha encontrado otro terrible mal de nuestro tiempo al que dedicar tiempo completo: el racismo en el balompié. Es decir que desde hoy, y por plazo de seis meses, los medios, los políticos y las asociaciones civiles del viejo mundo estaremos buscándole la solución al triste hecho de que los hinchas, desde la tribuna, le griten "negro de mierda" a un negro que juega para el otro equipo.

A un señor que salía de la cancha, envuelto en una bufanda del Betis, un periodista hipersensible le ha preguntado sobre el racismo en el fútbol español, y el hombre ha dicho con sensatez:

—Yo no estoy en contra de la gente de color. Si le grito "negro de mierda" a Ronaldinho es solamente para que no me marque goles.

También le han preguntado a Assunçao si le dolía que los espectadores del fútbol le hicieran muecas de mono cuando entraba a la cancha. Dijo el brasileño, que tiene de tonto lo mismo que de ario:

—La gente va al campo a hacerme muecas y para eso paga 35 euros. Yo voy al campo a hacer goles y me pagan; me pagan para eso y para ver cómo la gente hace el mono.

¡Qué sabios son los hinchas blancos y los deportistas negros! Ni los unos ni los otros parecen concebir problema alguno en actuar sus roles tácitos en el folklore futbolístico. ¿Entonces por qué las asociaciones civiles, los medios de prensa y los gobiernos europeos sí ven allí un problema?

Otra vez, me parece, flota en el ambiente el típico debate que sólo sirve para dar de comer a las abuelas y a los progres. Para que se exciten y se exhalten las abuelas y los progres con lo que se ha dado en llamar "un debate social candente". Me está empezando a preocupar que las gestas sociales de estos dos grupos humanos (progres y abuelas, antaño tan diferentes en sus ideologías) cada vez se parezcan más. ¿Es que las abuelas se están aggiornando, o es que los progres están empezando a oler a pis?

Miraba la semana pasada, entre embobado e incrédulo, un debate en la Televisió de Catalunya sobre el llamado "racismo en el fútbol". Son esas cosas que a veces miro para poder enojarme con algo. Me encanta enojarme con las cosas. Había en el debate representantes sociales válidos: había un sociólogo, un entrenador de divisiones inferiores, un ama de casa ilustrada, uno de esos tipos que escriben libros sobre los grupos humanos; es decir, gente aburrida de bien. Habían invitado también, cómo no, a algunos negros dolidos. Todo el estereotipo necesario para dar la impresión de pluralidad.

Como ya es costumbre, éste era uno de esos debates en los que la producción se cuida muy bien de que todos estén de acuerdo con lo mismo. Donde no se invita a nadie dispuesto a manifestar pensamientos alternativos, o a contradecir las reglas de la hipersensibilidad social. Todo el mundo debatía, ya no la existencia del fantasma, sino cómo había que hacer para que nadie se asuste con él. Se debatía un imposible: cambiar la cultura de un deporte. Convertir el fútbol en danza clásica y a sus aficionados en serenos de biblioteca.

A mí me daba mucha alegría cuando el arquero del equipo contrario era pelado, porque las barbaridades que puede decirle un hincha gracioso a un arquero pelado, desde la tribuna, es inenarrable. Un hincha experto es capaz de molestar tanto, pero tanto, como para que el arquero pelado salga mal en un corner. Y es que el hincha necesita tener la ilusión de que con sus groserías y sus desplantes puede cambiar el devenir del juego a su favor. O encrespar al contrario hasta sacarlo de quicio. Eso no es racismo en el fútbol, es magia colectiva en el deporte.

Cuando el jugador Tarantini se casó con una modelo llamada Pata Vilanueva (al que las malas lenguas señalaban como putita de lujo), los cánticos en las canchas argentinas fueron gloriosos. Tanto, y tan crueles, que durante mucho tiempo el Conejo Tarantini jugó espantosamente mal. ¿Quién puede marcar bien la punta izquierda cuando veinte mil tipos aseguran que "el Conejo está jugando y la Pata yirando por Constitución"? ¿Quién puede concentrarse en el juego?

De eso se trata, señores progresistas, señores sociólogos de televisión, señores de los gobiernos europeos. De eso se trata cuando alguien le grita "negro de mierda" a un delantero morocho del equipo contrario. La idea es que se ponga nervioso y no haga goles. Nada más que eso. No hace falta que se sancionen leyes ni contravenciones, señores diputados, no hace falta que se quiera hacer creer a la gente que hay un nuevo fantasma acenchado a la sociedad.

Pero no. Éste es el nuevo flagelo de nuestros días, parece. Los gobiernos de Europa estén haciendo honrados esfuerzos (económicos y sociales) para aplacar la tristeza que sienten unos deportistas negros que cobran 45 millones de euros por temporada, cada vez que un señor les dice "negro" desde una platea.

Por supuesto que la ironía, el folklore, la festividad y la sorna competitiva no tienen nada que ver con el asunto. Esto racismo puro y duro, señoría, igualito a lo de Auschwitz. ¡Por fin los europeos tenemos otro problema grave que resolver!

Hernán Casciari
martes 1 de marzo, 2005


Prohibido decir negro de mierda en este estadio

por Hernán Casciari

Una noche de verano de 1985 vi por primera vez a sesenta mil aficionados de River y de Boca, unidos en un sentimiento, cantando a gritos: Ruggeri hijo de puta, la puta que te parió, (bis). Sin parar, durante noventa minutos. Sin detenerse ni a respirar ni a comer el pancho del entretiempo... Incluso la gente corría a comprar la cocacola para volver pronto y seguir cantando Ruggeri hijo de puta, bis.

Lo insultaban porque ayer jugaba en Boca y ahora era defensor de River: había quedado en el limbo, en el no lugar del amor. Aquella puteada masiva fue una de los hechos más educativos que presencié en mi adolescencia. Supe, de una vez y para siempre, que todo en el fútbol es un juego: también lo que lo rodea. Que todo está ahí para que disfrutes de un circo perfecto.

Ir a la cancha, como todo el mundo que va a la cancha sabe, es más que presenciar un partido. A la cancha uno va también a divertirse con la exageración de la animosidad general. Pero resulta que, ahora, la sociedad europea ha encontrado otro terrible mal de nuestro tiempo al que dedicar tiempo completo: el racismo en el balompié. Es decir que desde hoy, y por plazo de seis meses, los medios, los políticos y las asociaciones civiles del viejo mundo estaremos buscándole la solución al triste hecho de que los hinchas, desde la tribuna, le griten "negro de mierda" a un negro que juega para el otro equipo.

A un señor que salía de la cancha, envuelto en una bufanda del Betis, un periodista hipersensible le ha preguntado sobre el racismo en el fútbol español, y el hombre ha dicho con sensatez:

—Yo no estoy en contra de la gente de color. Si le grito "negro de mierda" a Ronaldinho es solamente para que no me marque goles.

También le han preguntado a Assunçao si le dolía que los espectadores del fútbol le hicieran muecas de mono cuando entraba a la cancha. Dijo el brasileño, que tiene de tonto lo mismo que de ario:

—La gente va al campo a hacerme muecas y para eso paga 35 euros. Yo voy al campo a hacer goles y me pagan; me pagan para eso y para ver cómo la gente hace el mono.

¡Qué sabios son los hinchas blancos y los deportistas negros! Ni los unos ni los otros parecen concebir problema alguno en actuar sus roles tácitos en el folklore futbolístico. ¿Entonces por qué las asociaciones civiles, los medios de prensa y los gobiernos europeos sí ven allí un problema?

Otra vez, me parece, flota en el ambiente el típico debate que sólo sirve para dar de comer a las abuelas y a los progres. Para que se exciten y se exhalten las abuelas y los progres con lo que se ha dado en llamar "un debate social candente". Me está empezando a preocupar que las gestas sociales de estos dos grupos humanos (progres y abuelas, antaño tan diferentes en sus ideologías) cada vez se parezcan más. ¿Es que las abuelas se están aggiornando, o es que los progres están empezando a oler a pis?

Miraba la semana pasada, entre embobado e incrédulo, un debate en la Televisió de Catalunya sobre el llamado "racismo en el fútbol". Son esas cosas que a veces miro para poder enojarme con algo. Me encanta enojarme con las cosas. Había en el debate representantes sociales válidos: había un sociólogo, un entrenador de divisiones inferiores, un ama de casa ilustrada, uno de esos tipos que escriben libros sobre los grupos humanos; es decir, gente aburrida de bien. Habían invitado también, cómo no, a algunos negros dolidos. Todo el estereotipo necesario para dar la impresión de pluralidad.

Como ya es costumbre, éste era uno de esos debates en los que la producción se cuida muy bien de que todos estén de acuerdo con lo mismo. Donde no se invita a nadie dispuesto a manifestar pensamientos alternativos, o a contradecir las reglas de la hipersensibilidad social. Todo el mundo debatía, ya no la existencia del fantasma, sino cómo había que hacer para que nadie se asuste con él. Se debatía un imposible: cambiar la cultura de un deporte. Convertir el fútbol en danza clásica y a sus aficionados en serenos de biblioteca.

A mí me daba mucha alegría cuando el arquero del equipo contrario era pelado, porque las barbaridades que puede decirle un hincha gracioso a un arquero pelado, desde la tribuna, es inenarrable. Un hincha experto es capaz de molestar tanto, pero tanto, como para que el arquero pelado salga mal en un corner. Y es que el hincha necesita tener la ilusión de que con sus groserías y sus desplantes puede cambiar el devenir del juego a su favor. O encrespar al contrario hasta sacarlo de quicio. Eso no es racismo en el fútbol, es magia colectiva en el deporte.

Cuando el jugador Tarantini se casó con una modelo llamada Pata Vilanueva (al que las malas lenguas señalaban como putita de lujo), los cánticos en las canchas argentinas fueron gloriosos. Tanto, y tan crueles, que durante mucho tiempo el Conejo Tarantini jugó espantosamente mal. ¿Quién puede marcar bien la punta izquierda cuando veinte mil tipos aseguran que "el Conejo está jugando y la Pata yirando por Constitución"? ¿Quién puede concentrarse en el juego?

De eso se trata, señores progresistas, señores sociólogos de televisión, señores de los gobiernos europeos. De eso se trata cuando alguien le grita "negro de mierda" a un delantero morocho del equipo contrario. La idea es que se ponga nervioso y no haga goles. Nada más que eso. No hace falta que se sancionen leyes ni contravenciones, señores diputados, no hace falta que se quiera hacer creer a la gente que hay un nuevo fantasma acenchado a la sociedad.

Pero no. Éste es el nuevo flagelo de nuestros días, parece. Los gobiernos de Europa estén haciendo honrados esfuerzos (económicos y sociales) para aplacar la tristeza que sienten unos deportistas negros que cobran 45 millones de euros por temporada, cada vez que un señor les dice "negro" desde una platea.

Por supuesto que la ironía, el folklore, la festividad y la sorna competitiva no tienen nada que ver con el asunto. Esto racismo puro y duro, señoría, igualito a lo de Auschwitz. ¡Por fin los europeos tenemos otro problema grave que resolver!

Hernán Casciari
martes 1 de marzo, 2005


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro España decí alpiste, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


01/04/2016 a las 21:19
Entiendo que lo que te disparó la bronca es el uso mediático del tema del racismo, y también que el artículo está lleno de ironías. Pero, de todas formas, no deja de ser lógico desear la existencia de límites en el "folclore" del fútbol.

Si un futbolista de la Primera C vuelve a jugar tras seis meses de depresión por la muerte de su hija tras un cáncer, no me parece folclórico que un hincha rival le diga "¡a tu hijita cancerosa también me la voy a coger en el infierno, ocho!". Me parece un acto de injusticia.
 Daniel V
08/05/2015 a las 03:51
Ayer escuche a un grupo de adolescentes "chetas" decir: "Ni loca voy, allí está la oscuridad" . Se referían a un lugar bailable donde los chicos no eran "chetos" como ellas.
Marcio
06/01/2006 a las 16:54
Yogurtu mnghe era el joven mas apuesto y mas hermoso de la tribu, su piel era tan oscura que en la aldea le decian "el negro" ......

Les Luthiers en "Cartas de Color".
ElNegro
06/01/2006 a las 06:32
El tema es interesantísimo, pero está tan bastardeado e hiper-analizado por sesudos progres y ejemplares de otros estratos socio-culturales, que se podría decir que su simpleza quedó sumida en una nube de pedos.
Los seres humanos somos una maravilla de la naturaleza, pero aún muy imperfectos. Y resulta que para superar algunas de nuestras imperfecciones o falencias, usamos atajos que nos ayudan a avanzar en vez de quedarnos sentados y pensando en actitud autista.

A mi, que quieren que les diga, toda esa pelotudez de la corrección politica me parece eso, una pelotudez.

Excepto, como decía Bernardo, que por
motivos "políticos" te hagan la vida imposible (que es muy distinto a que por motivos deportivos te hagan la gambeta imposible).
Nadie se toma el trabajo de pensar el porque de las cosas.

Le doy 2 pesos al que me demuestre PORQUE la expresión del padre de locomonfritas en el #67 sería un poco ridícula si la escena se diera en un barrio de nigeria. Al que responda que el padre nigeriano de locomonfritas NO diría "el negro" porque en nigeria no son racistas, lo hago jabón.

Obviamente, no diría "el negro", porque sería lo mismo que nosotros nos refirieramos a Darín diciendole "el blanco ese" o "el argentino ese". Es difícil, porque blancos argentinos, en argentina nos cruzamos a 300.000 por día. Quizás acercaríamos la idea con "el dientudo ese de ojos claros". Y con eso a quien estamos insultando? A los dientudos? A los albinos? A Darín?
"El gordo de la esquina". Si no sabés el nombre de alguien, pero sabés que por la fisonomía podés darte a entender, porque no usar ese atajo comunicacional para hacerte entender?
Que tiene de malo?
Yo, de politicamente correcto, no tengo un carajo. Y me la banco.
victor
14/12/2005 a las 15:35
Me parece que a lo largo de la historia la humanidad ha tenido demasiadas sucesiones de actitudes contradictorias, a períodos de liberalidad extrema le siguen períodos de conservadurismo extremo y viceversa, y me parece que ningún extremo es bueno y que tanto los "racistas" de las canchas de fútbol como los progres y las abuelas que denuncian eso mantienen un sano "equilibrio en tensión" o "equilibrio dinámico" donde no se les permite a los pseudo-racistas convertirse en fanáticos racistas de verdad ni a los pseudo-conservadores convertise en fanáticos conservadores. TODOS son necesarios.
victor
14/12/2005 a las 15:34
Me parece que a lo largo de la historia la humanidad ha tenido demasiadas sucesiones de actitudes contradictorias, a períodos de liberalidad extrema le siguen períodos de conservadurismo extremo y viceversa, y me parece que ningún extremo es bueno y que tanto los "racistas" de las canchas de fútbol como los progres y las abuelas que denuncian eso mantienen un sano "equilibrio en tensión" o "equilibrio dinámico" donde no se les permite a los pseudo-racistas convertirse en fanáticos racistas de verdad ni a los pseudo-conservadores convertise en fanáticos conservadores. TODOS son necesarios.
fonzie
23/11/2005 a las 20:50
el fulbo es asi.
la hinchada es creativa, no ofensiva.
la hinchada, y no la barra brava, es la que (como ejemplo) en el clasico independiente racing, se prenden fuegos los papelitos debajo de la popular de racing, y cuando van los bomberos le gritan
- Echale nafta, la puta que te parioooo,bis...

y sale en el momento.
y si de apellido la creatividad futbolera, lleva un "ruso, negro, trolo,bolita, paragua, chilote, etc...no es racismo. es fobal che. y si vayan a mirar un torneo de criquet que ahi nadie se dice nada.
lomoconfritas
22/11/2005 a las 13:57
Ayer estabamos comiendo en casa y, de paso, viendo una película vieja en la tele. Y por ahí sale un actor "de color" y mi viejo dice "mirá, es el negro de Rocky?". "Sí, 'Apolo Críc'" responde mi vieja. Y me acordé de este post.
axelote
21/10/2005 a las 13:07
Buenísimo el post,
Hace muchísimos años, yo tendría unos 15, me compré un suplemento de humor de ya no me acuerdo qué revista, y en la portada tenía un ensayo que se me quedó grabado. La teoría era más o menos que el humor apuntaba únicamente a la inteligencia, porque en el momento en el que uno pone los sentimientos en juego, alguien sale ofendido. Y en esta época de corrección política, falta poco tiempo para que aparezcan las sociedades protectoras de rubias bobas, o de brutos de la clase. Ese será el principio del fin.

Hace rato que me da vueltas por la cabeza la idea de hacer un corto con el tema este de la hipocresía de llamar "gente de color" o peor "afroamericanos" a los negros. Eso implica que ser negro en realidad es malo y por eso les ponemos un nombre que suene mejor. Tontos hay en todos lados.

Por último, recuerdo mis tardes en la cancha de Boca, coreando "Cooorkyyy, Corkyyyyy..." cuando Mc Allister hacía algo bien (que no eran muchas las veces). O el "negrooooo, negroooo" a Tchami (menos aún). ¿Cómo quieren que le digamos a Tchami si no? ´"cameruneeeee, cameruneeeeeee.... " No da, sobran sílabas. La métrica sobre la palabra, siempre.

Saludos
luis ricardo
02/06/2005 a las 00:46
El presidente Fox dijo que nosotros los mexicanos hacemos, en Estados Unidos, el trabajo que ni los negros harían. Me acordé de este post.
Jo
21/04/2005 a las 02:25
De acuerdo contigo en lo de "persecusión a un fantasma", es una actitud reaccionaria por parte de Europa, aunque un poco reaccionario también por tu parte decir que Europa actúa así como norma general.
El Mediodía
22/03/2005 a las 05:56
¿alguien recuerda el lío que le armaron a tvr por un informe sobre el racismo? eso es una muestra de hipocresía, que se ve no sólo en europa

Un guayaquileño en Buenos Aires
Juani Potente
11/03/2005 a las 12:01
Venga menos charla y a ver si metes una vision en el Vidente, que estoy perdiendo la fe
wertygol
09/03/2005 a las 17:25
Uno de los insultos más creativos, más aberrantes pero en el contexto, sumamente divertidos fue este, dicho por un hincha a un juez de línea:

Andá a jugar a las muñecas con los abortos de tu vieja.

El lineman,fuera de ofendese se cago de risa con el resto de la hinchada.
Gambetita
05/03/2005 a las 10:33
¿Qué hacías mirando un RiverBoca en el año '85? ¿Todavía no eras hincha de Rácing? (y bué, con acento)
Sobre tirar, lo más gracioso que recuerdo es cuando los hinchas de Rácing le tiraron azúcar a los jugadores de Independiente.
Y en algunos BocaRiver tiraban gallinas o chanchos a la cancha y ninguna sociedad protectora de animales dijo nada. Ahora que solamente se pueden entrar banderas de 2 metros a la cancha, ¡andá a meter un chancho! Además, ¡con el hambre que hay!
El tema sería distinto si los hinchas insultaran al negro del equipo propio. ¿No? Aunque juegue bien.
Anika
03/03/2005 a las 20:21
Sister, no sé, pero yo en España nunca he oído que a nadie le moleste que vengan jugadores de futbol negros, o músicos (de éxito, claro) negros, médicos sudamericanos, o gente de cualquier profesión y nacionalidad en la que se maneje guita o posición social.

Lo que molesta en realidad es la pobreza, y la pobreza extranjera más porque parece que vinieran a contagiárnosla. Si todos los inmigrantes fueran ricos no existiría el racismo. Para la gente, un árabe que veranea en la Costa del Sol montadito en su yate con grifos de oro, no es un moro de mierda. El que llega en patera y deambula sin papeles por la calle, sí.

No es lo mismo ser gitano y ser Joaquín Cortés, que ser gitano y vender pollos en los mercados.

Y así una larga lista de situaciones. Si esto no es cosa del dinero, no sé qué puede ser.
03/03/2005 a las 18:40
Yo sostengo lo que digo.
Si estás adentro de un espectáculo con el grado de intensidad del fútbol, bancátela. Conocés las reglas del juego.

Y te pagan grosso por ello.

Racismo es otra cosa. Y sí, tiene que ver con la plata, como siempre.

No es lo mismo Denzel Washington que el pobre grone que estaba tomando sol una tarde en Plaza España, y porque sí los canas se pararon a pedirle documentos.
 olo mosquera
03/03/2005 a las 13:50
Tenés razón, Sister. Sólo apuntar que en el artículo me llama la atención que las asociaciones civiles y los gobiernos defiendan "sólo" a los negros mediáticos. Como si lo importante fuese la repercución de sus esfuerzos, y no su alcance. En lo demás, estoy de acuerdo en que los insultos no cambian de color según el bolsillo del vapuleado.
sisterdeath
03/03/2005 a las 12:55
Bernardo, discrepo contigo. El racismo, según lo que dices, se resuelve entonces con dinero. Algo de eso me parece que le entendí también a Hernán en su post, acerca de lo que dijo Assunçao. Este jugador no se sintió ofendido cuando le hicieron señales y sonidos simiescos, porque "a él le pagan por estar en la cancha". Según esa lógica, los jugadores africanos negros deberían mamarse alegremente los insultos porque les pagan una millonada por estar en el equipo.

A mí eso no me suena lógico. El racismo tiene que ver con otras cosas. Si a ellos no les ofende que se burlen de lo que son porque ganan mucho dinero, están siendo igual o más imbéciles que quienes los insultan. Y en estos casos, se trata de que se deberian sentir insultados, porque ignorar el insulto es permitirlo.
Ginger
02/03/2005 a las 22:07
A mi me parece que cuando uno insulta a otro, en realidad no quiere por carácter transitivo ofender al que padece el mal (como decirle mogólico o ciego) ni está discriminando a los negros o judíos o japoneses. Porque si nos ponemos a hilar tan fino, cada dos palabras que decimos de alguna manera terminamos molestando a alguien.
Es cierto que a veces esos espacios sirven de catalizador de iras ajenas y propias, pero si vamos al caso, hasta Internet lo es. Muchos de nosotros decimos cosas amparandonos en el anomimato que nos da este medio, que posiblemente jamás haríamos si estuvieramos expuestos como personas identificables. Pero me parece que son las reglas del juego, o el folklore popular como diría J.J. No sé si sirve intelectualizar tanto y concederle más entidad de la que tiene.
02/03/2005 a las 20:34
Elteta (#61):

Interesante comentario. Usar una discapacidad como insulto es tan común que pasa desapercibido. Quién no le gritó a un árbitro "Chicato", "Ciego" o algo por el estilo? Hay discriminación ahí?
Pep
02/03/2005 a las 16:55
Si seguro que lo de los insultos a los negros no va más alla de la cancha...preguntales a los Ultrassur si no...
02/03/2005 a las 16:48
Una vez, cuando yo era chico, otro chico me preguntó: "¿Es verdad que los judíos adoran la cabeza de chancho?". Como me agarró frío, le alcancé a contestar: "No, la comida judía es aburrida". Si la conversación hubiera terminado ahí, hoy ni me acordaba. Pero el chico siguió: "No. Mi papá dice que los judíos adoran la cabeza de cerdo".

En ese momento entendí el significado de la palabra pelotudo.

La naturaleza, en las especies animales, suele mandar a esos individuos al fondo de la cadena alimenticia.

Años más tarde, en la adolescencia, uno de mis compañeros de colegio me empezó a llamar "Che, judío". Primero, claro, escalofrío. El mismo escalofrío que le daba a mi papá. Pero después pensé: "Si yo lo llamo tano a éste, gallego a este otro, y turquitas a las árabes del almacén de la esquina ¿De qué me tengo que venir a espantar?"

Y ahí se acabó la historia. Porque era una historia que no daba para más

Racismo es que en España no te dejen laburar sin papeles, y que no te dejen sacar papeles para laburar.

Racismo es que no te dejen entrar a un lugar por negro, no que te paguen en millones de euros y encima te tramiten la ciudadanía.

Además, esta altura del campeonato (clausura), a los pelotudos los reconocemos apenas los vemos venir.
Elteta
02/03/2005 a las 16:41
Hernán #47:
Nunca me dijeron analfabeto con tanta altura.
Lo de mamarracho fue dicho con la insana envidia que me provoca el diseño este blog.
clari
02/03/2005 a las 16:24
pues no se crean que en europa no existe el racismo, todavía hay grupejos "nazis" y, al menos en España, hay un alto índice de muertes por violencia doméstica.
Evolucionamos??
Digo yo, parece que las mujeres españolas todavía no saben bien que otras utilidades tiene la plancha..., Habrá que ir avivandolas.
ej
02/03/2005 a las 15:39
Es cierto que el estadio de futbol esta lejos de ser el unico lugar adonde existe el racismo y tampoco es donde el racismo tiene consecuencias mas desastrosas pero al racismo hay que matarlo de chiquito y adonde lo encuentres, a ver si entre todos logramos no pasarlo a las proximas generaciones.

Si alguien todos los domingos ve una manga de energumenos gritando negro de mierda en el estadio le estas pasando el mensaje de que eso esta bien. A lo mejor no lo afecta pero a lo mejor si y cuando es grande ve a un negro por la calle y se tapa la nariz o un dia es gerente y no contrata un negro para nada que no sea limpiar pisos. Para que correr el riesgo?

El racismo no es divertido ni es gracioso, es mas bien patetico. El hecho de que sea una "tradicion" futbolera tampoco es excusa. Las cosas cambian y evolucionamos (por suerte!). Hace 100 an~os era "tradicion" pegarle a las mujeres pero las cosas cambiaron.
Vitorio
02/03/2005 a las 14:34
Lo de Elteta #46 espetacular: Rubio de Mierda se dice Puto, jua jua!. Un poder de síntesis inigualable.

No soy europeo ni vivo alli pero me imagino que por esos lares están más sensibilizados y concientes en este tema del racismo. Ellos tuvieron guerras (civiles y de las otras), destrucción, genocidios, etc que empazaron por ejemplo con una pequeña hoguerita de libros que no gustaban y terminaron ya saben donde.

Putear en una cancha es parte del folklore argentino y no va más allá en su intención de lo que dice Hernán en su post. Existen las excepciones de las hinchadas de All Boys y Chacarita que quieren reabrir la fábrica de jabón Federal con la hinchada de Atlanta pero son solo esas y estás penadas por la ley. Ahora que lo pienso, deberían estarlo a la luz de lo que aca se dice?

Si nos sacan el insulto fácil adonde ira a parar nuestro espectáculo principal? O en forma similar si nos sacan la mano de Dios, a.k.a viveza criolla que será de nsostros?

Me hizo acordar Bernardo con su chiste del avión y lo del racismo algo que me pasó en la colimba. Nos estaban bailando mal y el zumbo me dice, como tanatas otras veces,: "judío lo voy a hacer jabón". El pibe de al lado mío (Fernandez) se ríe y el sgto vocifera: de que se ríe ud tagarna? A él lo voy a hacer jabón Lux pero a ud jabón Federal".
sisterdeath
02/03/2005 a las 14:04
Mauricio, tienes toda la razón. Pero al menos en Ecuador, no se dirá mucho de esa gente pues las embajadas hacen lo posible para que esos detalles no salgan a la luz, y los de Migración, igual. Todo se tapa con plata y una buena palanca.

Creo que este medio (internet) es apropiado para denunciar ese tipo de abusos, créeme que lo he pensado, sobre todo después de las experiencias dantescas (bueno, no tanto, pero sí bastante patéticas e injustas) que me hicieron pasar en la embajada española mis propios compatriotas.
El Angel Gris
02/03/2005 a las 13:57
Mac Allister las tuvo todas, pobre, colorado, muy mal jugador, y de Boca.

A ese mas que insultarlo dan ganas de consolarlo o regalarle una vida nueva.
Sergio Gonzales
02/03/2005 a las 06:57
España es, vista desde la optica de un Latinoamericano en estos momentos, algo asi como el antiguo ElDorado. Inclusive la prensa amarilla de aqui (soy de Peru), vende la imagen de España como necesitada de brazos latinos para repoblarla, ya que sus habitantes estan todos, en la tercera edad, buscando sangre joven y latina para renovarla. El hecho que se diera mas racismo que antes (porque siempre lo hubo, y no solo en España)se debe principalmente a eso. Es por eso que los "Progres " de alla se sorprenden, porque la cantidad de latinos (o de otras partes)que desean llegar a ese pais y hacer una vida mejor ha aumentado, y el temor de verse sobrepasados en numero por estos"negros de mierda" o aquellos "malditos sudacas" hace saltar de panico a los fascistas. ¿Porque creen que en USA aparecio el KKK, sino fue por eso?
02/03/2005 a las 04:49
Estos temas de comportamiento de masas son complicados porque, en ocasiones, buscan generalizar diagnósticos y no consideran las individualidades. En los estadios hay hinchas racistas y otros que no lo son. Hay quienes insultan para desahogarse y otros para herir. Hay quienes son amistosos con un insulto y otros que son agresivos con su silencio.

Creo que aquellos que se preocupan del racismo en los estadios deberían preocuparse más por el inmenso racismo que se vive en muchos controles migratorios. No hay peor racismo que el que manifiestan muchos empleados de ciertas embajadas cuando miran con desprecio tu solicitud de visa o cuando te lanzan la puerta en la cara, o cuando los policías de migración de tu propio país no te encuentran digno de viajar al exterior y empiezan a interrogarte como si fueras un delincuente. De estos racistas pocos medios de comunicación hablan y, sin duda alguna, son los que se ven con más frecuencia y los que con más desvergüenza actúan pues incluso parecería que se sienten apoyados por la ley. Esto es algo que, definitivamente, no deberíamos soportar.
 olo mosquera
02/03/2005 a las 03:28
¡Uy! ¡Bernardo puso un comentario sin links a ningún lado!
02/03/2005 a las 03:26
No respondo bien a las amenazas.
 olo mosquera
02/03/2005 a las 03:21
Lo de "El Lomo" fue un pedido (justo pedido) de la platea. Ahora, que si no lo usan seguido como prometieron sus autores, a la mierda el mamarracho y vuelve la asepsia minimalista.
Elteta
02/03/2005 a las 03:10
AngelGris #28: "Rubio de mierda" en una cancha se dice Puto.

PD: Yo sabía que no ibas a soportar mucho tiempo tanta asepcia. Primero El Lomo en gris y ahora un destacado. Esto va camino al mamarracho.
leo
01/03/2005 a las 22:32
Aca en el norte de Argentina, el insulto es decirle boliviano al negro del equipo contrario, por lo general todos son bien negritos, por lo que el insulto tiene que ser mas específico, por ej. he negro numero cuatro de mierda.-
 olo mosquera
01/03/2005 a las 21:54
¡Claro mujer! Es que ahí está el racismo, en como miran a los ecuatorianos y a los magrebíes. En la calle está, no en el fútbol. Por eso me da tanta risa el debate social, los chichipíos progresistas tratando de ayudar a Ronaldinho a que no se sienta triste.
sisterdeath
01/03/2005 a las 21:50
Creo que no fui clara (fobia común de los ególatras). Quiero decir, está bien que se griten insultos coloridos a la gente "de color" (cualquiera que este sea, hasta el blanco), es una zona libre. Lo curioso y lo que hay que observar es el tono y la temática de los insultos. En esta época de reafirmaciones nacionalistas, con toda esa mierda de la "Constitución" europea, el eurocentrismo ha revivido y está peor que nunca. ¿Acaso no había antes jugadores negros? Sí que los había, por dios. Pero basta ver un día las noticias y cualquier programa de estos rosa para notar el temor hacia los extranjeros, hacia lo que no es europeo.

Bueno, parece que me olvidé que esto lo leen los europeos también: a los que no son como dije que eran algunos, disculpas y un saludo.
sisterdeath
01/03/2005 a las 21:45
Hola, Hernán. Qué bueno ver este tema y una perspectiva diferente a la de los medios. Tengo un mes acá en Madrid, y la falta de creatividad de los periodistas y políticos es triste, me tienen podrida con los fantasmas del Windsor.

Sin embargo, creo que este asunto va más allá del fútbol. Tal vez porque eres hincha de algún equipo, tal vez porque te guste el fútbol, hincha o no, ves las cosas de otra forma. Yo las veo con la perspectiva de quien llega a este país y le miran mal solo porque es de Ecuador. Y eso no es en la cancha, sino en la calle. La cancha a veces es solo un reflejo caricaturizado de las pasiones y posiciones de una sociendad. Te lo digo porque hasta de fútbol he discutido con mi roomate peruana, y yo de eso sí que no sé ni mierda.

Es un gusto leerte, un abrazo.
morri
01/03/2005 a las 21:44
Estoy muy de acuerdo con tu post, hace tiempo hablé del tema y pensaba lo mismo que tú.
Es decir, se le insulta a los jugadores simplemente porque son del otro equipo, cuando veo en los debates que preguntan: ¿Y por qué no insultan al negro de su equipo? Sólo saben decir que son unos energúmenos y tontos del culo en vez de decir que simplemente insultan al negro del otro equipo por ser del otro equipo!!
Pero eso nadie lo dice en un debate televisivo, porque debe de ser que no es políticamente correcto... En fin.
01/03/2005 a las 21:38
¿Y los judíos tienen derecho de ir a la cancha? Porque yo he visto negros en el cine.
El Angel Gris
01/03/2005 a las 21:12
ej: Por pensamientos como el tuyo hoy las minas votan, dejate de joder.

Ojo con lo que se piensa/dice/escribe.
ej
01/03/2005 a las 20:10
La victima principal del racismo en la cancha no son los jugadores que cobran millones de dolares por patear la pelota (yo tambien me aguantaria unos cuantos insultos por un cheque de 7 cifras), si no los otros negros que ni se acercan a la cancha por el clima hostil.

Imaginese que van al cine y cada vez que aparece un actor judio en la pantalla toda la gente en el cine se pone a gritar "judio de mierda!" y a escupir la pantalla. A los judios no les va a resultar muy divertido ir al cine. Alguien podria aducir que es un juego inocente insultar a la proyeccion de la imagen de un actor sobre una tela blanca.

Pero yo creo que los judios tienen tanto derecho a ir al cine como los negros a ir a la cancha.
J.Lo.
01/03/2005 a las 19:52
"Es que los jabones, más que símbolos semitas, son objetos contundentes."

Pues me gusta más eso, por que estariamos de prohibir los jabones por que a dos o dos mil siempre podrian escapar.
La Romu
01/03/2005 a las 19:12
Muy lindo, #31, muy bonito.

La próxima vez que tengas antojo de torta de manzana, andá pedísela a los Hermanos Marx.

Un beso igual.
Armando
01/03/2005 a las 19:11
Creo Hernán que es un poco reduccionista tu comentario. Es claro que todas esas pasiones se desbordan en el futbol y que no se puede pedir corrección política a la hinchada. Lo que no es tan claro es la forma en como se concentran, en el futbol, pasiones y ambientes sociales. Y el estadio muchas veces es un catalizador. Y más allá de esas teorías que a mí mismo me suenan a barrabasadas (pero que no puedo descartar por completo) es claro que sí hay gente racista que aprovecha el anonimato del estadio y el pretexto del fanatismo para sacar su mierda gratuita sin tanto riesgo de ser señalado. Yo nomás pregunto ¿no merece que se haga nada con esa gente, sean dos o dos mil?
marcos
01/03/2005 a las 19:02
tio ganga, en tu comentario 15, dijiste que no lo escuchastes a caña ( es verdad que es 8 me equivoque)deberias escuchar la rock and pop los viernes, en el programa de pergolini, casi todos los viernes le hacen un reportaje a alguien de boca, y cuando hay mucho kilombo en el equipo (como la semana pasada) el reportaje se lo hacen a caña
marcos
Pep
01/03/2005 a las 17:22
"...los europeos TENEMOS otro problema..."

Hace 2 o 3 posts el Casciari era un argentino nostálgico y ahora de golpe es europeo.
Hum!
Vitalio
01/03/2005 a las 16:25
Aqui entre Hernan y Bernardo se sacan los trapitos al sol y estamos empezando a sospechar si Romu es Romu o es una fantasía de Ber. Puede ser incluso un Truman Show no desdeñable. A ver si entra Clarita y pone las cosas en su lugar.
01/03/2005 a las 15:43
Probemos: El angel gris ha de ser un puto negro de mierda, o peor aún un pálido hijo de puta de mierda.
01/03/2005 a las 15:32
Ok querido nero. Vamos a ver. Tu matriz también es aplicable a los blogs. Hay ciertos comentaristas que insultan y que se burlan de los que siguen el juego, lo cual a mi entender forma parte del floclor bloguero. Algunos autores saben que eson gajes del oficio. Pero hay también autores que dicen que eso es ir en contra del juego y borran esos comentarios y hasta terminan cerrando la posibilidad de comentarios. (hoy vine muy gallego ¿viste?)

Por otra parte, los que se preocupan mucho de los insultos racistas bien puede ser que estén ocultando su propio racismo. Y que los hinchas insulten es gracioso para el público pero no para todos los jugadores. Lo que sí es problema es cuando el fanatismo pasa de insulto a homicidio, violencia y bandalismo, que eso si ya no es folclor.
Cristina Daae
01/03/2005 a las 15:07
Hernán: vuelvo de vacaciones y me encuentro con un montón de post en ORSAI, qué alegría.
Ya los leí todos y los estoy disfrutando.
Nos habías tenido medio abandonados!
Roberto A.
01/03/2005 a las 15:03
Aquí en Chile, hace algunos años, jugó un argentino, Horacio Simaldone, se casó con una famosa modelo, la Francesca, siempre, la mitad del estadio, la contraria, coreaba, "Simaldone, Simaldone, la Francesca me lo come" todo el partido.
-Es que era bueno para la pelota-
Andres
01/03/2005 a las 14:33
Adiero a qeu el chiste del avion es Fantastico!
Ginger
01/03/2005 a las 13:49
¿En el sur? Me hubiera llamado que me iba a ayudarle, con lo que me gusta a mi el sur!. Tiene razón TiaGanga, no espero más las vanas promesas, me voy a comprar la amoladora solita. Ah, y ¡bienvenida!
carlitos
01/03/2005 a las 13:42
El chiste del avión es excelente.
TíaGanga
01/03/2005 a las 13:42
Si tanto tiempo! estuve ausente. Si usté supiera: me pasé el verano en el sur haciendo cosas varias con la amoladora, ¡hasta le quemé una a mi viejo! y todos los días me acordaba de usté. Le recomiendo la Black & Decker que cuesta $100. Dígale a su marido que no sea amarrete ¡y no sabe la cantidad de cosas que se pueden hacer!
Besos.
carlitos
01/03/2005 a las 13:38
Yo a la cancha voy a desahogarme, si no me cago bien a trompadas con el contrario o la cana el lunes me siento ahogado. Conste que laburo de bañero en Parque Norte.
Ginger
01/03/2005 a las 13:33
Hola TíaGanga, tanto tiempo!. Si, soy yo (a pesar de tanta promesa, nadie me regaló una amoladora todavía), entre otras cosas la quiero también para cortarle en varias partes la camioneta a Ruggeri.
TíaGanga
01/03/2005 a las 13:24
Ginger usté era la que quería la amoladora??
TíaGanga
01/03/2005 a las 13:23
Caña juega de 8 y no escuché las declaraciones esas pero por el tenor del comentario me parecen más de Cascini que si es el cinco de boca, que de Caña
Ginger
01/03/2005 a las 13:12
Nadie mejor que nosotros, los hinchas de Racing, para afirmar que no hay ofensa ni racismo en putear a los jugadores, casi siempre les decimos los epítetos más floridos a los propios y sin embargo igual los queremos.
Pero además, lo bueno es que este tipo de insultos se extiende fuera de la cancha. Por ejemplo yo a Ruggeri le digo "Ruggeri hijo de puta, la puta que te parió" desde la vereda de mi casa, porque es mi vecino y me deja estacionada su camioneta 4X4 delante de la salida de MI garage.
01/03/2005 a las 12:51
Dos observaciones:

* La puteada, si mal no recuerdo, era Ruggeri hijo de puta, la puta que TE parió"

* Explicame eso de [...] los medios, los políticos y las asociaciones civiles del viejo mundo estaremos buscándole la solución [...]

Con esos detalles arranca el ceceo. Ojo.
 Interior
01/03/2005 a las 12:28
El sábado le hicieron una nota a Valdano, en radio Mitre. Valdano esta ahora en España, y se refirió justamente al problema del racismo en la cancha, pero me pareció medio pesado el "Sudaca" ese.

A mi me toco ver un partido de básquet donde unas tiernas niñitas que estaban aprendiendo ingles, le gritaban al morocho contrario (justamente un yanqui) "Negro your woman are fack in your house", muy tierno realmente.
01/03/2005 a las 12:05
Que se yo...me divierte el cinismo, y sé que es bueno reirse aun de las peores cosas (de modo que estás no se vuelvan algo ¨tabú¨), pero considerando que mis bisabuelos terminaron sus días como ¨objetos contundentes¨, se me hace dificil.
clari
01/03/2005 a las 11:46
pero, pensar hay que pensar, decía mi abuela, eso si, que nadie se entere que anda uno por ahí pensando
clari
01/03/2005 a las 11:45
yo, ni de política ni de futbol discuto, al final, terminás a los jabonazos y nadie arregla nada y todos peleados
 olo mosquera
01/03/2005 a las 11:39
Lo que nos faltaba, Karlankas... Que el problema sea pensar. Vas por la calle, pasa una chica con tetas grandes, pensás algo al respecto, viene la policía y te mete preso por portación de fantasía erótica.

—Tenemos un 412, oficial: "sospechoso pensando en voltearse a una tetona". Necesitamos refuerzos.
Karlankas
01/03/2005 a las 11:29
Si el problema no está en decirlo sino en pensarlo...
marcos
01/03/2005 a las 11:25
el viernes le hacian un reportaje a caña (el 5 de boca) y le preguntaban por que le habia dicho negro de mierda a no se que jugador, caña sin mas dijo y que puteada queres que le eche al negro, es solo la manera de putearlo y el diecia, que no habia que sacarlo de contexto es solo unaputeada en la cancha, nada mas.
los ultras (barras bravas)si son un serio problema, pero por eso nadie se preocupa, siguen estando aca y alla.
marcos
 olo mosquera
01/03/2005 a las 11:01
Es interesante el recuerdo que rescata Yaku en el #3 . Para quienes no conozcan la anécdota, resulta que la hinchada de Chacarita (súmamente creativa) solía arrojar jabones ante la entrada de los jugadores de Atlanta, por ser este equipo oriundo del barrio de Villa Crespo (con alta población judía). Lo que no sabían los hinchas de Chacarita (asentados ya por ese entonces en San Martín) es que su club también había nacido en Villa Crespo. Por tanto, o judíos arrojaban jabones a judíos, o no-judíos a arrojaban jabones a no-judíos. En realidad, también esto es una humorada en donde nadie debe sentirse ofendido por el componente xenófobo, sino solo por el componente arrojadizo, que a veces hasta generó moretones. Es que los jabones, más que símbolos semitas, son objetos contundentes.
01/03/2005 a las 10:46
y cuando le tiraban jabones a los de Atlanta que?..eso es también ¨folklore¨?

saludetes amiguetes
21/03/2013 a las 20:01
7 años después te digo: SI
sol de invierno
01/03/2005 a las 10:37
Es lo mismo de siempre, en vez de disfrutar, se fijan en las boludeces, cómo si no hubiera temas reales para ocuparse...
agustin
01/03/2005 a las 10:15
Casciari, compadre.. la concha de tu madre..Casciari, compadre.. la concha de tu madre..