Orsai blog post

Imágenes
viernes 2 de abril, 2004

Orsai post

Imágenes
viernes 2 de abril, 2004

Un tiempo que no podemos entender

   

Siempre intenté imaginarme a Borges, la mañana del 2 de abril del 82, haciéndose leer los titulares de la prensa del día. No me resulta muy complicado sospechar su desconcierto, su primera ironía verbal, su posterior desconsuelo. Un hombre ya viejo, ciego, amante confeso de Inglaterra y de Buenos Aires, enterándose de la guerra entre sus pueblos.

Yo tenía once años. Mi hermana Florencia ocho. Fueron meses de comunicados por la tele, de escudos argentinos que se multiplicaban en las pantallas. Después de cada comunicado oficial, mi hermana miraba a mi mamá y preguntaba: "¿Y eso es mejor o peor?". Para entonces, y hasta el 10 de junio de ese año, todo era mejor.

Pero en ese lapso, entre el 2 de abril cuando todo empezó, y el 10 de junio en que el Ejército Argentino firmó su rendición, el director del Diario La Nación le pidió a Borges un texto sobre el conflicto, que se publicaría en la portada de la sección Cultura, y posteriormente, en 1985, fue editado en el útimo libro del escritor, "Los Conjurados".

Ese texto (un poema en prosa), habla del conflicto pero también habla de nosotros, de esta raza y de este tiempo en el que vivimos. Cada palabra, cada coma y cada idea, son perfectas, como ocurre en Borges más a menudo que en cualquier otro mortal:

«Juan López y John Ward»

Les tocó en suerte una época extraña. El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos.

Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras. López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward en la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer El Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en un aula de la calle Viamonte. Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

No creo que nadie deba hacer más nada que transcribir esas líneas, cuando se trate de hablar de aquello. Todo lo demás es redundancia.

Hernán Casciari
viernes 2 de abril, 2004


Un tiempo que no podemos entender

por Hernán Casciari

Siempre intenté imaginarme a Borges, la mañana del 2 de abril del 82, haciéndose leer los titulares de la prensa del día. No me resulta muy complicado sospechar su desconcierto, su primera ironía verbal, su posterior desconsuelo. Un hombre ya viejo, ciego, amante confeso de Inglaterra y de Buenos Aires, enterándose de la guerra entre sus pueblos.

Yo tenía once años. Mi hermana Florencia ocho. Fueron meses de comunicados por la tele, de escudos argentinos que se multiplicaban en las pantallas. Después de cada comunicado oficial, mi hermana miraba a mi mamá y preguntaba: "¿Y eso es mejor o peor?". Para entonces, y hasta el 10 de junio de ese año, todo era mejor.

Pero en ese lapso, entre el 2 de abril cuando todo empezó, y el 10 de junio en que el Ejército Argentino firmó su rendición, el director del Diario La Nación le pidió a Borges un texto sobre el conflicto, que se publicaría en la portada de la sección Cultura, y posteriormente, en 1985, fue editado en el útimo libro del escritor, "Los Conjurados".

Ese texto (un poema en prosa), habla del conflicto pero también habla de nosotros, de esta raza y de este tiempo en el que vivimos. Cada palabra, cada coma y cada idea, son perfectas, como ocurre en Borges más a menudo que en cualquier otro mortal:

«Juan López y John Ward»

Les tocó en suerte una época extraña. El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos, de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios, de demagogos y de símbolos.

Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras. López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward en la ciudad por la que caminó Father Brown. Había estudiado castellano para leer El Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en un aula de la calle Viamonte. Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

No creo que nadie deba hacer más nada que transcribir esas líneas, cuando se trate de hablar de aquello. Todo lo demás es redundancia.

Hernán Casciari
viernes 2 de abril, 2004


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


Haffner
18/02/2006 a las 22:43

el 1.4.82 tenia 18 y me convocaron para servir a la Patria.
El 2.4.82 llegue a Puerto Belgrano y al salir de la revisacion medica un cabo principal-que seria un sargento en ejercito-me pego en la cabeza y me pregunto delante de mas o menos 300 monos quien era el Gral Menendez.
-no se Senior
-es el nuevo gobernador de las Malvinas,porque las recuperamos y echamos a los ingleses hijos de puta
Crei que el cabo Tolaba estaba borracho,me acorde de la propaganda nacionalista en la tv y en tablero electronico en la cancha de River...y si,mentalmente lo relacione con la represion en la plaza el 30.3 y la necesidad de un triunfo politico para seguir en el poder.
Ese fue mi primer dia de colimba en la Marina.
M parece que el culpable de la derrota fue el nazi Gomez Fuentes,que dijo en la tele 'que vengan,los esperamos,es tan sencillo..' Los ingleses se lo tomaron al pie de la letra.
ps
Menendez...yo y mi papi tuvimos que ver con ellos.
En el anio 51,un familiar del gober de las Fucklands se alzo contra el General y mi papa y otros 4,soldados de guardia,recibieron la orden 'soldados,detengan a este hombre'.Papa y los otros apuntaron y Menendez-familiar del asesino de la Perla-quedo arrestado.Los soldados se ganaron la baja en premio-6 meses de colimba nada mas!-

ps2 entre en este texto solo porque pensaba leer los menos comentados y buscar entre los lectores una especie de ''club de amigos de un tiempo sin entender'' para hacer comentarios y llegar a la altura de 'los justos' que tiene 391.
Y cai en el tunel del tiempo onda Tony y Douglas
H.
Daniel Duque
11/12/2005 a las 23:18
Hernán eres merecedor de todo mi respeto. Con este post y este comentario lo ratificas una vez más.
Desde Caracas, un inmenso espaldarazo, por favor, no te detengas.
clari
08/11/2004 a las 13:45
jegc y hernán, en la misma postura pongo cuando en uno u otro pais (españa y argentina) surgen discuciones por la documentación. El problema son los gobiernos, los españoles, en su gran mayoría, quieren a los argentinos, por que tambien en su mayoría tienen familia en argentina, y los argentinos, pese a algunos chistes absurdos, queremos a los españoles, por que nos guste o no, los llevamos en la sangre.
Pero son los gobiernos los que ponen trabas, económicas y políticas. Sepamos separar las aguas (moises)
roberto
21/06/2004 a las 21:53
Me acuerdo que tenia unos 20 y pocos años... estudiaba letras y militaba... la guerra nos sorprendió a todos... Galtieri habia sufrido una de las huelgas más movilizadoras de la época y se le ocurrio la locura de invadir las malvinas sin pensar 9 (o pensando que los EE.UU lo apoyarian).. dias de patriotismo de derecha y después de una semana la cosa se puso fea ... Teniamos miedo de ser bombardeados... todo conituaba igual pero las verdaderas víctimas, los chicos que habian sido mandados .. se morian.
Después esto sirvió para tirar la dictadura y abrir unos de los momentos más lindos de la vida política... finalmente Aalfonsín consiguió mono´polizar la movida y todo volvió a lo normal.
Desde Rio de Janeiro.
Roberto Rutigliano
hernan
09/04/2004 a las 16:35
En el caso de la guerra Perú-Ecuador, sería mejor, para cuando un peruano nombra a un ecuatoriano, decir "tipo que vive a doscientos kilómetros con el que su gobierno y mi gobierno tuvieron un malentendido". Suena mejor que "enemigo".
JEGC
08/04/2004 a las 21:34
Hernán,
Las palabras hay que entenderlas en su contexto.
Dice el diccionario de la Real Academia Española:
Enemigo: 2. adj. Dicho de una persona o de un país: Contrarios en una guerra.
Si tienes una palabra mejor que exprese eso mismo, me avisas, total, tu eres escritor y supongo tienes un uso del castellano mucho mejor que el mío.
Javier
Susy
06/04/2004 a las 04:22
pude entrar! muy buen post!!!!! gracias!
Hernán
05/04/2004 a las 17:27
Siempre me ha resultado extraño comprobar cómo nos hacemos cargo de las decisiones de nuestros gobiernos esporádicos. Cuando alguien dice "ustedes los chilenos apoyaban a Inglaterra" está claro que quien lo hacía era el eventual gobierno de Chile. Nosotros, los argentinos, jamás le vendimos armas a Ecuador, JECG: fue el gobierno esporádico de los '90. Como me imagino que ustedes, los peruanos, no entraron en guerra con nadie. Fue Fujimori. Sería fantástico que alguna vez las decisiones las tomásemos nosotros. Pero no. Ellos venden y compran, invaden y apoyan. Nosotros escribimos y leemos blogs, nomás.

PD: Y, hablando en serio, ¿de verdad es necesario llamar a Ecuador "nuestro enemigo"?
17/02/2016 a las 04:33
Sos tan lindo cuando querés.
JEGC
05/04/2004 a las 16:00
Yo también recuerdo esa guerra, yo también tenía once años. Y aunque estaba muy lejos, en el Perú la guerra que los argentinos libraban contra Inglaterra la sentíamos como propia.
Siempre los peruanos nos hemos sentido muy unidos a la Argentina, y recuerdo como la guerra se volvió el principal tema de conversación entre los adultos, y como las personas llevaban chocolates y calcetines a la embajada argentina, para los soldados.
Recuerdo también, que aunque la historia oficial no lo diga, se rumoreaba que soldados nuestros también estaban allá peleando por nuestros hermanos argentinos; y que se enviaron materiales y hombres en secreto.
Por eso me dolió mucho cuando años más tarde, estando el Perú en guerra con Ecuador, nos enteramos que Argentina le vendía armas a nuestro enemigo.
Xtian
05/04/2004 a las 15:29
Yo tenía también 11 años y me acuerdo de llegar al colegio y ver el remolino de pibes cantando:

"Thatcher, vieja podrida
este verano no podrás ir a Malvinas...
ni a las Georgias, ni a las demás,
son argentinas por derecho nacional"

En el mes siguiente tuvimos que aprender a los apurones el Himno a Malvinas y ensayar procedimientos de emergencia en caso de ataque aéreo (vivíamos cerca de un campo de planeadores abandonado, que hasta ese momento solo usaban algunos fanáticos del aeromodelismo para volar sus aviones, pero que en ese mes de abril desempolvó sus radares, que volvieron a girar). También enviamos, por supuesto, cartas y chocolates y volvimos a escuchar la historia del Gaucho Rivero.

Me acuerdo también de aquella colecta de fondos que se hizo en televisión y de aquella viejita que se quitó sus pesadas alhajas y las donó, llorando en silencio.

Creo que por esa misma época me había hecho fanático de Patolandia y su concurso "Quién la encuentra, quién la trae, la pieza fundamental": los televidentes debían enviar una pieza mecanica armada artesanalmente. El pato Carret mostraba día tras día los diseños surrealistas e improvisados que le enviaban. Nunca se supo que tipo de pieza se buscaba, ni en qué máquina encajaría...

Y ahora que lo pienso, no sé si Patolandia se emitía en los días de Malvinas, pero de alguna manera ambos hechos descansan encimados en mi memoria.

Yo tenía entonces 11 años, y los primeros nubarrones de la adolescencia se organizaban en el horizonte. La tormenta perfecta. Algunos meses después la maestra de 6to nos reuniría a todos los alumnos varones y nos ordenaría jugar con las chicas y dejar de jugar a la mancha venenosa (es decir dejar tocarnos el culo entre nosotros). Me acuerdo de la señorita Ana María dictaminando: ¨La cola es una parte sagrada, no hay que dejársela tocar en ninguna circunstancia, porque si uno lo permite, es menos hombre¨. Así dejamos de tocarnos el culo y aprendimos a sublimar con el chiste de ¨Sabés como cogen los extraterrestres?¨, acompañado de apoyar una mano en el hombro de la víctima. La víctima preguntaba: ¨Cómo?¨. Y el victimario remataba: ¨Con una mano en el hombro¨.

Y también me acuerdo del juego de los siete colores: si dejabas que te rasparan la frente con un yuyo especial, a los poco días aparecían 7 colores.

Cuando hoy mojo una magdalena en el té tibio de abril de 1982, son estas migas mojadas las que me atragantan.
La Romu
05/04/2004 a las 14:00
Bueno, pudimos entrar. Para reencontrarnos con el 2 de Abril. Mi recuerdo es llegar en un día donde todavía era noche al colegio. y ya desde la esquina verlo iluminado como si fuera un plato volador, y una marcha que yo no conocía atronando toda la calle. Entrar y que el conserje nos recibiera con el diario y la sonrisa en la mano "¡Recuperamos las Malvinas, Recuperamos las Malvinas!" Así, embotada como estaba, en lo único que pensé fue en mi hermano mayor con prórroga del servico militar en un colegio técnico y la posibilidad de que lo arrearan igual. Y después, durante ese día, la inexplicable fiesta de entusiasmo con aquel gobierno militar.
walquiria
05/04/2004 a las 09:44
HERNANNNNNN PUDE ENTRARRRRR!!!!
Desde que me sente en la compu que traté de entrar y nada!!! Y ahora que son las cuatro de la mañana, y ya estaba cerrando todo intenté una vez más y pude entrar!!!!
Aca todos muy ansiosos porque la Nina no llega!!! Llegará hoy??? Avisa también vía Mirta que ahí no parece haber problemas para entrar.
En cuanto a lo de Borges: impecable
Los recuerdos son fuertes.- Esa mañana, tenía clase en la facultad. Lo primero que nos dijo nuestro profesor de Economía fue: No saben lo que están haciendo. Esto es un gran error.- Claro que con la euforia que todos tenían por la bendita recuperación de las Malvinas, no veíamos el bosque
Te mando un beso muy grande a vos y a Cristina, y uno de reserva para la Nina(esta chica se está haciendo desear!!!)
Cariños
Walquiria
Chemi
04/04/2004 a las 18:36
"Cada palabra, cada coma y cada idea, son perfectas, como ocurre en Borges más a menudo que en cualquier otro mortal". No se puede definir a Borges de una forma más exacta.
raYu3la
04/04/2004 a las 00:42
Yo he podido entrar todos los dias, jueves, viernes y ahora sábado también. Dejo huellita, por si interesa o soluciona algo. Lo borras si quieres.
hernan
03/04/2004 a las 20:48
Gracias, Paula... Lo que no entiendo es cómo pudiste entrar. Hace un día entero que ORSAI no va ni para atrás ni para adelante. Espero que esta normalización sea duradera. Hasta el lunes.
paula
02/04/2004 a las 14:20
gracias por el post de hoy
en españa no es nada hoy, y para mi, mucho!
yo vivía en ecuador cuando fue la guerra, tenía 10 años, y enviamos chocolates y cartitas a los solados, que años más tarde aparecieron en un kiosco de la plata
los conjurados es mi biblia particular, gracias por traerlo