Orsai blog post

Vida privada
miércoles 20 de julio, 2005

Orsai post

Vida privada
miércoles 20 de julio, 2005

Una línea de puntos en un libro de catecismo

       

Nunca jamás en la reputísima vida caímos en la vulgaridad de festejar el veinte de julio. Es más, en las épocas en que el Chiri y yo nos pasábamos las tardes juntos, nos inventábamos una excusa para desencontrarnos durante los días del amigo. Nos daba vergüenza tener que decirnos "feliz día", caer en esas extravagancias que se dicen los maricones. Con los cumpleaños nos pasaba más o menos lo mismo. Pero con los veinte de julio muchísimo más.

La exhaltación de la amistad ocurría cuando estábamos completamente borrachos, por lo general zigzagueando por la calle 31. Ahí sí sucumbíamos a la tentación de verbalizar dos cosas de los que estábamos convencidos: que no conocíamos a dos tipos más amigos que nosotros (ése era la cosa uno), y que cada uno de los dos era quien era gracias al otro.

Yo estaba seguro —y estoy seguro todavía— de que si no me lo hubiera cruzado al Chiri a los ocho años no sería escritor. No sé qué sería, pero no escritor. Seguramente bajista de rock pesado, o alguna otra cosa donde también esté permitido ser gordo. Pero no escritor.

Cuando Mercedes era un pueblo en donde nos conocíamos todos, yo no me llamaba Hernán. Me llamaba Chiri y el Gordo. Y él se llamaba Chiri y el Gordo también. Eso fue desde 1980 y durante un montón de años. Éramos una especie de siameses locos, muy respetados por la gente más espantosa del pueblo. Le caíamos bien, generalmente, a los desequilibrados.

Como ocurre en estas clases de amistades absolutas, abríamos la heladera de la casa del otro sin pedir permiso, y eso era porque la casa del otro, o más bien la familia del otro, era también nuestra. El día que nos fuimos de Mercedes a vivir a Buenos Aires, por ejemplo, mi vieja le dio más plata a Chiri que a mí. Y un tiempo antes, una tarde en que nos mandamos una cagada en la escuela, la madre del Chiri me pegó un sopapo a mí solo.

Cuando llegábamos muy borrachos a la mañana, los domingos, el Chiri se comía el desayuno de mi viejo y después se quedaba dormido en la mesa de la cocina. Si llegábamos borrachos a su casa, yo le robaba los 43/70 al padre de Chiri, y me los fumaba en el garage. Éramos, se mirara por donde se mirara, los peores hijos del mundo; no por esto que cuento, sinó por ochenta cosas que me callo (no quiero hacer de este texto una enumeración de anécdotas, solamente quiero que entiendan). Éramos los peores hijos pero, por alguna razón, mis viejos al Chiri lo quieren como si me hubiera llevado por el buen camino, y yo a la vez siempre me sentí querido por los padres del Chiri, incluso en las épocas en que los padres de todo el mundo le decían a sus hijos que no se juntaran conmigo.

Quiero ser objetivo, no sé por qué. No quiero caer en ningún tipo de sensiblería en este texto, y tampoco quiero hacer alarde de una juventud desopilante. Y no quiero porque me he pasado la vida oyendo a la gilada contar sucesos de sus juventudes desopilantes, y me he pasado la vida escuchando qué sensible se pone todo el mundo cuando habla de la amistad. Quiero ser objetivo, más que nada, porque el Chiri estará leyendo esto y no quiero que el pelotudo se piense que escribo con emoción.

A lo que quiero llegar, si hay que llegar a alguna parte, es que nunca se nos hubiera ocurrido, ni en medio del pedo más surrealista del año ochentisiete, que alguna vez los dos tuviéramos una hija, una cada uno, y que el otro no la conociera. Pero la vida es muy rara (eso sí lo supimos siempre). La vida es rara y la baraja pintó así: yo todavía no conozco a Julia Basilis, y el Chiri es el día de hoy que no conoce a Nina Casciari. No pasa nada. Ya va a llegar, pero pensarlo objetivamente nos sorprende mucho. A los dos. Y en esto hablo por boca de él también.

No tengo idea, ahora mismo, si él también desde hace un par de años empezó a darle una importancia distinta a los veinte de julios. Por lo menos yo, sin solemnidad, sin levantar bandera, cuando llegan días como el de hoy me pongo muy maricón, terriblemente maricón. Después se me pasa, pero mientras me dura me acuerdo de una cosa que pasó hace más de venticinco años.

Era un sábado de 1979, alrededor de las once de la mañana. Obligado por Chichita, me tuve que meter en un lugar a hacer el cursillo de la primera comunión. Éramos un montón de chicos de ocho años. Nos dieron un libro a cada uno; la catequista nos dijo que lo abriéramos en la primera página. Eran tareas interactivas o algo así. Una de esas tareas decía: "Elige a un compañero que no conozcas dentro de la clase y pídele ser tu amigo. Si acepta, escribe tu nombre en su libro y viceversa".

No sé si fue que estábamos sentados cerca o si nos levantamos y nos buscamos. No me acuerdo. Lo único que sé es que no nos conocíamos y que nos intercambiamos los libros y pusimos nuestros nombres en la línea de puntos. Me acuerdo de su letra alargada, y de la "s" que parecía un cinco, y de la hache intermedia. Christian, puso el Chiri en mi libro. Y yo después firmé el suyo: Hernán. Mucho tiempo después, ya de mayores, supimos que dios es grande por esa clase de boludeces.

Hernán Casciari
miércoles 20 de julio, 2005


Una línea de puntos en un libro de catecismo

por Hernán Casciari

Nunca jamás en la reputísima vida caímos en la vulgaridad de festejar el veinte de julio. Es más, en las épocas en que el Chiri y yo nos pasábamos las tardes juntos, nos inventábamos una excusa para desencontrarnos durante los días del amigo. Nos daba vergüenza tener que decirnos "feliz día", caer en esas extravagancias que se dicen los maricones. Con los cumpleaños nos pasaba más o menos lo mismo. Pero con los veinte de julio muchísimo más.

La exhaltación de la amistad ocurría cuando estábamos completamente borrachos, por lo general zigzagueando por la calle 31. Ahí sí sucumbíamos a la tentación de verbalizar dos cosas de los que estábamos convencidos: que no conocíamos a dos tipos más amigos que nosotros (ése era la cosa uno), y que cada uno de los dos era quien era gracias al otro.

Yo estaba seguro —y estoy seguro todavía— de que si no me lo hubiera cruzado al Chiri a los ocho años no sería escritor. No sé qué sería, pero no escritor. Seguramente bajista de rock pesado, o alguna otra cosa donde también esté permitido ser gordo. Pero no escritor.

Cuando Mercedes era un pueblo en donde nos conocíamos todos, yo no me llamaba Hernán. Me llamaba Chiri y el Gordo. Y él se llamaba Chiri y el Gordo también. Eso fue desde 1980 y durante un montón de años. Éramos una especie de siameses locos, muy respetados por la gente más espantosa del pueblo. Le caíamos bien, generalmente, a los desequilibrados.

Como ocurre en estas clases de amistades absolutas, abríamos la heladera de la casa del otro sin pedir permiso, y eso era porque la casa del otro, o más bien la familia del otro, era también nuestra. El día que nos fuimos de Mercedes a vivir a Buenos Aires, por ejemplo, mi vieja le dio más plata a Chiri que a mí. Y un tiempo antes, una tarde en que nos mandamos una cagada en la escuela, la madre del Chiri me pegó un sopapo a mí solo.

Cuando llegábamos muy borrachos a la mañana, los domingos, el Chiri se comía el desayuno de mi viejo y después se quedaba dormido en la mesa de la cocina. Si llegábamos borrachos a su casa, yo le robaba los 43/70 al padre de Chiri, y me los fumaba en el garage. Éramos, se mirara por donde se mirara, los peores hijos del mundo; no por esto que cuento, sinó por ochenta cosas que me callo (no quiero hacer de este texto una enumeración de anécdotas, solamente quiero que entiendan). Éramos los peores hijos pero, por alguna razón, mis viejos al Chiri lo quieren como si me hubiera llevado por el buen camino, y yo a la vez siempre me sentí querido por los padres del Chiri, incluso en las épocas en que los padres de todo el mundo le decían a sus hijos que no se juntaran conmigo.

Quiero ser objetivo, no sé por qué. No quiero caer en ningún tipo de sensiblería en este texto, y tampoco quiero hacer alarde de una juventud desopilante. Y no quiero porque me he pasado la vida oyendo a la gilada contar sucesos de sus juventudes desopilantes, y me he pasado la vida escuchando qué sensible se pone todo el mundo cuando habla de la amistad. Quiero ser objetivo, más que nada, porque el Chiri estará leyendo esto y no quiero que el pelotudo se piense que escribo con emoción.

A lo que quiero llegar, si hay que llegar a alguna parte, es que nunca se nos hubiera ocurrido, ni en medio del pedo más surrealista del año ochentisiete, que alguna vez los dos tuviéramos una hija, una cada uno, y que el otro no la conociera. Pero la vida es muy rara (eso sí lo supimos siempre). La vida es rara y la baraja pintó así: yo todavía no conozco a Julia Basilis, y el Chiri es el día de hoy que no conoce a Nina Casciari. No pasa nada. Ya va a llegar, pero pensarlo objetivamente nos sorprende mucho. A los dos. Y en esto hablo por boca de él también.

No tengo idea, ahora mismo, si él también desde hace un par de años empezó a darle una importancia distinta a los veinte de julios. Por lo menos yo, sin solemnidad, sin levantar bandera, cuando llegan días como el de hoy me pongo muy maricón, terriblemente maricón. Después se me pasa, pero mientras me dura me acuerdo de una cosa que pasó hace más de venticinco años.

Era un sábado de 1979, alrededor de las once de la mañana. Obligado por Chichita, me tuve que meter en un lugar a hacer el cursillo de la primera comunión. Éramos un montón de chicos de ocho años. Nos dieron un libro a cada uno; la catequista nos dijo que lo abriéramos en la primera página. Eran tareas interactivas o algo así. Una de esas tareas decía: "Elige a un compañero que no conozcas dentro de la clase y pídele ser tu amigo. Si acepta, escribe tu nombre en su libro y viceversa".

No sé si fue que estábamos sentados cerca o si nos levantamos y nos buscamos. No me acuerdo. Lo único que sé es que no nos conocíamos y que nos intercambiamos los libros y pusimos nuestros nombres en la línea de puntos. Me acuerdo de su letra alargada, y de la "s" que parecía un cinco, y de la hache intermedia. Christian, puso el Chiri en mi libro. Y yo después firmé el suyo: Hernán. Mucho tiempo después, ya de mayores, supimos que dios es grande por esa clase de boludeces.

Hernán Casciari
miércoles 20 de julio, 2005


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro El pibe que arruinaba las fotos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


07/04/2016 a las 21:51
"La exHaltación de la amistad" tiene que ir sin hache. Sé que te encantan las correcciones anacrónicas, Jorgito.
Mafaldita
15/05/2006 a las 02:38
No lo vas a leer nunca pero tengo que escribirte este comentario ya que esta semana me reencontré virtualmente con mis 2 mejores amigas de la adolescencia(las dos me buscaron sin estar en contacto entre sí ...una sola quedó en el pueblo donde nos conocimos). Recién ahora leo esto y me encantó, claro.Por eso se los envié.
ElTeta
16/11/2005 a las 18:49
Era una publicidad de chocolates. No se quien cantaba la original, pero todo el mundo la interpretaba en el concurso Nuevas voces para la publicidad
Jesus
16/11/2005 a las 04:59
Hola el teta porfa quien canta esa cancion esa q dice te quiero casi sin conocerte. gracias.
mariademanson
29/07/2005 a las 18:59


... No se... todo esto es una rosconada, el post no esta mal, el tema no esta mal, pero la maricada de las amistades es realmente desalentadora, lo amigos no existen, que tirsteza que huvieras conocido a tu amigo gracias dios. pero... no todos nos podemos dar ese lujo.
 Teresiña
27/07/2005 a las 20:03

Igual es conmovedor verlos queriéndose así, putitos alegres. Nadie, de todos modos, se metió a ver sus camas cuando compartían pieza en la adolescencia.
 olo mosquera
26/07/2005 a las 16:35
Somos putos, pero no practicantes.
El Angel Gris
26/07/2005 a las 16:00
¿Quien te dijo Teresiña?
 Teresiña
26/07/2005 a las 15:05
Sólo les faltó hacer el amor.
Clari
25/07/2005 a las 17:20
a ver ustedes, si me se hacen el beneficio de pasar por la pagina del benedicto y votar a patomusa para su correspondiente canonizacion, la santita lo merece, che!!!
Jean Georges
25/07/2005 a las 16:47
Desconocía estos pagos. Llegué recomendado, traído por un amigo casi que a prepo. No es el Chiri, pero podría decirse que nuestra historia es parecida. Luego de convivir más de un verano, a los 9 años, por la única razón de ser el vecino de enfrente a lo de mi tía, dejé de ver a la Mole por mucho tiempo. La facultad nos volvió a juntar, de lejos, sólo por un mate o algo así. Luego fueron Matisse, el amigo Van Gogh o el demente de Duchamp. Ahora son otros, no más cuerdos que estos. Y el tipo igual, lento y taciturno, con el mate abajo del brazo.
Pero ahora la calle que separaba las casas es más cortita, casi que un murito bajo, por donde se puede pasar de un salto.
Gracias por recordarme a mis amigos. Yo también soy un mariqueta.
Franco
25/07/2005 a las 14:18
El post de Hernán me emocionó.
La respuesta del Chiri me nubló la mirada.
Un abrazo a los dos.
(Un maricón que los quiere, y los admira)
 Interior
25/07/2005 a las 14:04
Graaande Chiri, ahora veo que el gordito siempre esta copiándose de vos, y cuando tiene una idea propia lo cagan a trompadas.
mdlp
25/07/2005 a las 09:19
hola hernan, agregame para que me llegue el aviso de post nuevo ¿puede ser? graciassssss, chau
Laura
25/07/2005 a las 03:49
Queda demostrado, que cuando uno cree que un post ya no dá para más...aparece el protagonista de la trama y salva a la muchachita!
ElTeta
25/07/2005 a las 01:44
y encima lo cagó a trompadas al otro.
pecadora
24/07/2005 a las 20:55
¡ Hace tantos posts que imaginaba que el Chiri era el mercedino que valía la pena!
(Era el que trabajaba y además miren cómo escribe!!)
Max
24/07/2005 a las 13:54
Grande chiriiiiiiiiiiiiiiii
Chiri
24/07/2005 a las 00:23
Como sabrás, Jorgito, ya no estoy en la librería, razón por la cual no tengo más banda ancha. Recién hoy abro Orsai, y leo. Pido perdón por eso, por aparecer ahora, un poco tarde, justo cuando los lectores de Orsai estaban empezando a confirmar que el Chiri era nomás un invento tuyo.
Después de leer me dieron ganas instantáneas de hablar con vos, pero como lo único que ahora tengo a mano es esto, quiero dejarte, por lo menos, un mensaje rápido, y agregar algunas cositas al paso.
Por lo general (le cuento a la gente de Orsai) el Jorgito y yo siempre supimos que nuestra amistad era algo muy bueno, pero nunca hablamos de eso adelante de otros. Probablemente porque nos daba vergüenza, o porque éramos superticiosos y temíamos que el hechizo se rompiera al nombrar las cosas en voz alta. Lo cierto es que, sea cual sea la razón, acá estamos ahora, hablando de lo importante que fuimos (y somos) el uno para el otro, adelante de una bocha de gente.
Una sola vez nos peleamos con el Jorgito. Estuvimos como quince días sin hablarnos, y lo peor fue que, pese al enojo mutuo, estábamos obligados a vernos todos los días.
Teníamos quince años, y cursábamos tercer año en la Escuela Normal. La pelea fue un acontecimiento bastante raro en nuestro curso. Nadie podía creer lo que estaba pasando. La indiferencia que el uno le prodigaba al otro ponía incómodo a todo el mundo.
Nos habíamos peleado por una cuestión de vida o muerte. Fue mientras escribíamos un soneto a dúo, en la piecita del Jorge, una tarde de invierno. La cosa iba bastante bien, a nuestro entender. Pero en la mitad de uno de los tercetos una diferencia en principio atroz, y luego irreparable, surgió entre nosotros. No recuerdo exactamente los detalles, no sé si fue una palabra que no compartíamos o una rima que al otro le parecía burda. Pero lo cierto es que comenzamos a discutir a los gritos hasta que uno de los dos le pegó una bofetada al otro y terminamos revolcándonos en el piso, para el terrible susto de Chichita, y para el desconcierto de Roberto, que no sabía si enorgullecerse porque su hijo por fin se estaba peleando a las piñas con alguien, o comenzar a preocuparse de veras por el motivo real de la disputa. Después, con los días, nos olvidamos de todo y volvimos a ser amigos.
A lo mejor, Jorgito, si de jóvenes hubiéramos tenido un poco de orgullo (cosa que siempre nos pareció vergonzosa), hoy no estaríamos hablando de esto, ni de nada. O tal vez, en lugar de haber hablado de mí el 20 de julio, habrías dicho exactamente lo mismo de Cristian Alcón.
No sé qué hubiera pasado. Y aunque tampoco puedo precisar el motivo concreto que desencadenó aquella primera pelea, hoy, a veinte años del hecho pugilístico, sólo me acompaña una certeza: la opción que yo proponía para el soneto era la mejor.
luis ricardo
23/07/2005 a las 21:41
Qué lindo
Faro justiciero
23/07/2005 a las 10:43
Soy uno de esos desequilibrados a quienes cae bien Hernán (sobre todo cuando no me borra los comentarios).
Conocí a mi mejor amigo cuando tenía 7 años. A los 11 emigró con su padre a Vandellós, a montar la central nuclear. Volvió otra vez a los 14 años, y a los 24 lo perdí para siempre, cuando tras estudiar psiquiatría (más desequilibrado que yo) se fue a recorrer el mundo y acabó secuestrado y seguramente asesinado en tierra de guerrillas exsoviéticas.
En España "todavía" no tenemos día del mejor amigo porque El Corte Inglés se despistó o porque nadie sabe que se llegó a la Luna. Aun así, existen amigos, algunos mejores que otros. Conozco uno a quien la madre de su maricón quiere más que a sus propios vástagos, y la explicación es simple: "porque con él no tuve dolores de parto", dice la madre.
Miriam
23/07/2005 a las 04:30
"Tener un amigo no es cosa de la cual pueda ufanarse todo el mundo"
Antoine de Saint-Exupéry.

Gracias Hernán. Un abrazo,

Miriam
AC
23/07/2005 a las 04:01
Brillante Hernán... como siempre...
F
23/07/2005 a las 00:09
No existen los amigos de verdad.

Saludos de todas formas, buen post.
don Setor Candope
22/07/2005 a las 19:58
el día del amigo me infla las tarlipes...
por suerte estoy en el exilio: acá nadie festeja esa gilada
22/07/2005 a las 17:12
Ok, feliz día del maricón.
La NiNoNa
22/07/2005 a las 10:30
mmm aclaraciones para los de allende de los mares:

Eivissa = Ibiza
Barna = Barcelona
Petonets= Besitos en català
COU = Curso de Orientación Universitaria, el ultimo año antes de la uni.. pero ahora le han cambiado el nombre y me siento como una vieja!
La NiNoNa
22/07/2005 a las 10:27

Yo me cambié de cole para hacer COU, y de mi clase sólo conocía unos pocos chicos (eramos 5 chicas y 25 chicos). Al principio a Stella, que iba a mi clase, le caía como el culo. Un día coincidimos en un concierto (creo q yo le vendí una entrada)y desde entonces inseparables! borracheras, noches en blanco, Eivissa..
Ahora estamos las dos en Barna, pero hasta hace poco ella estaba en Suiza y yo en China, pero igual seguiamos sintiendonos tan cercanas!
Eso es lo bonito de la amistad!

petonets a todos/as
La Oruga Gritona
21/07/2005 a las 23:14
Magnífico.
Gayabuc (el cazador predeterminado)
21/07/2005 a las 22:15
Como diría mi abuela:
Que lindo !

No es de maricones acordarse de estas cosas, por algo cuando sos viejos te acordas mas de momentos asi que si apretaste o no el botón del baño.

Muy bueno lo suyo, valió la pena pasar.
Como en el resto de mis vicios seguramente seré repetitivo.
El Angel Gris
21/07/2005 a las 21:53
El Teta (54): (47) Hundido.
BenedictoXVI
21/07/2005 a las 20:56
Mejor te vendría visitar mi blog hereje.
ElTeta
21/07/2005 a las 20:54
Angel Gris (47):

Tubby
Yo soy un Tubby
que andaba solo
en una ciudad pesada
hasta que un día
encontre una Tubby
y quiso que la acompañara.

Yo soy un Tubby cuatro
de maní y caramelo
yo soy bañada en chocolate

Vamos subidos
a los bolsillos
de una ciudad soleada
Tubby tres y Tubby cuatro
Tubby tres y Tubby cuatro

xoxoxxoxoxoxox

Toffi
Te quiero
recien te conozco y te quiero
me gusta tu dulzura y te quiero
regalame tu sonrisa
sos tan dulce y diferente
que te quierooooo
casi sin conocerte

(locutor)Toffi. Un corazón de dulcedeleche cubierto de chocolate

JA, memoria!
Armando
21/07/2005 a las 18:14
Casciari, gracias por hacernos sentir que ser maricón no es "tan malo" (vaya, sentirnos acompañados)
Silvana
21/07/2005 a las 16:21
A ver cuándo se conocen las niñas!! de estos padres con babero!!
Nanda
21/07/2005 a las 06:20
Es 20 julio y en Colombia en lugar de ser el día del amigo, es en que se conmemora la independencia nacional, lo bizarro que puede resultar.... Lo unico que yo es que hoy es 20 y que Nina debe estar enojada por que el post hoy era para ella, qué paso Hernan??
Laura
21/07/2005 a las 02:53
Y bueno Hernan, algo tienen que hacer los hombres cuando están lejos los amigos. Seguro que si al Chiri lo tuvieras al lado, le dabas un empujon, o una piña...esa manera tan brutal que tienen los hombres de expresarse entre ellos el afecto.Digo.
Jaio, vieja espía
21/07/2005 a las 01:20
Magistral. Como siempre.

Aún es 20 en tu tierra, de modo que: ¡Enhorabuena por haber sabido lo que es un amigo!
eutor
21/07/2005 a las 01:15
maricon! casi me hiciste llorar!
El Angel Gris
21/07/2005 a las 01:05
El Teta (44): Era Tubby 3 y Tubby 4.

Caramba con la memoria.
semidios
20/07/2005 a las 23:47
fantástico post!!
Felicidades!!
darthgon
20/07/2005 a las 23:34
este es el dia en que me acuerdo de la pelicula "cuenta Conmigo" -Stand by me de titulo original-.
Como los recuerdo a mis amigos, si algo mas feo que todo lo feo de vivir afuera, es no estar esta noche en Buenos Aires, donde en cada pizzeria, cada sucucho de barrio, hay una mesa de borrachos cerveceros diciendo guarangadas a los gritos y festejando eso que aca no hay: amistad de aca adentro.

Saludos a todos, gordo a esta altura, sos como un amigo, pones en palabras cosas que no se como decir.

Gonzalo
ElTeta
20/07/2005 a las 23:05
Toffi
deapoco
20/07/2005 a las 22:29
Felíz día!!!! de los que te conocemos sin conocerte
:-)
J.Lo.
20/07/2005 a las 22:13
Y que de cuando descubres que de alguna persona te sientes y te siente tu amigo? A poco eso no es formidable. Siiii!!!!!
Xtian
20/07/2005 a las 22:01
A veces sos más maricón que yo. Y a veces sos mejor maricón que yo. Las dos cosas te quedan bien.

Ah, yo me llamo Christian hernán y te mando un abrazo en el día del maricón.
Konectada
20/07/2005 a las 21:09
Lo mejor en estos "casos" es cuando ese otro no necesita descripcion, No hay que introducirlo y se convierte en un "innominado" o una nueva categoria de por si.

Cuando hablas de ese amigo, no hay nada mas que decir pues todo el mundo( familia, amigos vecinos etc) sabe lo que significa.

Este post me dio nostalgia d euna tiempo en que era mas facil ser amigos y donde les dejabamos llegar tan hondo (como nos manipulas Hernan!)
DudaDesnuda
20/07/2005 a las 20:40
Lindas palabras para tu amigo Machi,Roberto Bobrow. Lástima que no podemos escuchar al tango.

Ojalá no estés triste por el recuerdo, viste que a veces es la vida la que nos quita a los seres queridos. No siempre es la muerte.

Aplauso, medalla y beso.
20/07/2005 a las 20:20
Pues en Colombia, hoy 20 de julio, se celebran 195 años de independencia. Creo, sin embargo, que la idea argentina de tener cada año un día del amigo resulta muy adecuada. La vida es corta y la amistad, al igual que el amor, es una de las pocas cosas que le dan sentido a la existencia.

Por cierto, no sabía Hernán que eras un partidario de la Cultura Libre como se puede ver en www.elastico.net/copyfight/cast_conf.htm
Bob Row
20/07/2005 a las 20:05
Tema de Machi

Hoy te recuerdo, hermano;
desde esta pálida ciudad,
enlloviznada y otoñal.

Con la tristeza, a ratos;
de no podernos encontrar
porque he dejado atrás el mar.

Y, sin embargo...no
me fui nunca de vos.

Aunque ahora estás lejos de mí
nunca te olvida mi emoción,
ni mi tabaco.
Y aquellos libros que sin vos
ya nunca más he vuelto a abrir,
guardan los sueños deshabitados.

Porque hay un sitio para vernos,
que no queda en ningún mapa,
que no queda en ningún puerto,
porque está dentro del alma.

Y en cada amor, en cada verso,
en cada historia, en cada mano,
llevo conmigo el universo,
porque te llevo adentro, hermano.

Hoy te recuerdo, hermano...
¡y está de turno el sol!

Roberto Bobrow

Tango compuesto en los ochenta. Machi fue mi último amigo en el exilio. Diez años después volvimos a vernos y éramos casi dos desconocidos. Nunca más tuve un amigo.
marcela
20/07/2005 a las 19:47
¡Che!!!!, gracias a vos se me cayeron unas lágrimas sobre el teclado y me fui corriendo a llamar a mis amigos. Desde San Telmo, ¡Feliz Día!!!!
Anony mouse
20/07/2005 a las 18:55
??
Feliz día de orgullo gay!!!
20/07/2005 a las 18:47
¡Feliz día, maricón!
Gallego
20/07/2005 a las 18:35
Felicitaciones Gordo.
Sinceramente daria envidia ver tanta amistad junta, si no fuera porque esta noche nos juntamos con el Gringo Garetto,Dell`imagene,Martin Herrero,Guillo Cestari, Rosendo,Mauricio Guzzo,Mauro Gatti,Palomo,De luca,etc,ete,etc, a ,entre otras cosas, recordar los "años felices" y por supuesto "comer".
Ojala "chiri y el gordo" nunca se hubiesen ido.
Desde Mercedes un abrazo enorme a los dos.
y Felicitacones nuevamente.
Gerardo
20/07/2005 a las 18:30
Hola :
Solo decir que el dia del amigo se celebra (por lo menos en Argentina) el 20 de julio , por ser el aniversario de la llegada del primer hombre a la Luna

Saludos

Gerardo

PD:Decile a Mirta que se apure, que la estamos esperando ;-)
marisa
20/07/2005 a las 18:27
Feliz Dia! para los que estamos en el "exilio" estas pequeñas cosas que antes ignorabamos se van volviendo importantes.
Que seriamos sin los amigos....
Maye
20/07/2005 a las 18:08
Me encanto lo que dijo Kill...
para mi la amistad es uno de los sentimientos mas sinceros que hay en este mundo.
Hermoso el relato Hernan.. y FELICIDADES!!
Sinmas
20/07/2005 a las 17:44
Pues claro que no te has emocionado, claro :-) ya se te veía no emocionado. Pero a mí me ha emocionado, me ocurre con esas historias de amistades que duran toda la vida. También lo vivo.
KiLLBiLL
20/07/2005 a las 17:44
El comienzo de toda amistad es magia en el aire, un rayo en un campo desierto, el fondo del mar.
Dios
20/07/2005 a las 17:13
Grande es una palabra que me queda chica.

De todos modos, gracias, hijo.
Carolaina
20/07/2005 a las 17:09
El dia del amigo se celebra hoy por un quia de buenos aires que le mandaba cartas a todo el mundo, en epocas q no existia el email. Y la anecdota sigue, pero no me la sé.
(asi que mi aporte es al re pedo)..
pero bueno, lo que queria decirte Hernan es feliz dia. Por qué? porque entro aca y leo cosas que tienen que ver conmigo, y al mostrarte o inventarte, segun corresponda, me reconozco y me hace bien.
Asi que en el dia que bautice "Del que te cae bien", feliz dia a vos, y a los comenteros que hacen este lugar.

un beso en alma, de la que te dijo q las patas en culo empujan hacia adelante (aunque la puta... como duelen!)

besos en el alma,
C.
Torombolo
20/07/2005 a las 16:54
Si el Chiri no se deshidrata despues de este post realmente no era tu amigo.
Marcela
20/07/2005 a las 16:41
Como dijo Manolito: "Que me emocionan, estúpidos!!!"

Un beso
Hugo
20/07/2005 a las 16:40
Qué raro eso del día del amigo... como era de esperar también me he puesto nostálgico, pero no es eso de lo que quiero hablar.
Te imaginas que en tu catecismo, en vez de Chiri, hubiera estado escrito Alicant4Ever, Bart, Madafaka, o... bueno mejor lo dejo allí.
 Teresiña
20/07/2005 a las 16:40
Lo mandaste al frente, buchòn! Ahora mismo le mando un sms para buchonearte por buchòn
DudaDesnuda
20/07/2005 a las 16:30
Para un tipo que para reinar ni siquiera tuvo necesidad de existir, suena lógico que genere ese tipo de boludeces tan queridas.

Manga de tronados, se me ponen de pie y todos juntos gritan ¡FELIZ DÍAAAAAAAAA!!!!! mirando al monitor.

Besos desequilibrados!!!
montuna
20/07/2005 a las 16:14
Gracias, Chiri, por la parte que tienes en los escritos de Hernán.
Bendito 20/7 por provocar este artículo.
 olo mosquera
20/07/2005 a las 15:44
AngelGris: el Chiri suele aparecer en Orsai, disfrazado de Edmundo Marino.
El Bruche
20/07/2005 a las 15:28
El exilio te inventa nuevos amigos que, tratando de tapar agujeros, transforma viejas costumbres. Hoy a la noche festejo el 20 con mis nuevos amigos, pero como siempre, se convertirá en un festejo vacío, como una especie de aquelarre a la fuerza para autodemostrarse no sé qué cosas.
Para los Chelos, Marcos, Estres y Finos que quedaron dispersos por el mundo serán mis 20.
Llorar es de maricón, ¿sentir un agujerito acá en el fondo también lo es?
ElTeta
20/07/2005 a las 14:59
Si, es medio mariconazo lo del día del amigo. Por eso digo Feliz día, manga de putos
El Angel Gris
20/07/2005 a las 14:33
Es de trolos decir feliz día del amigo, sino lo escribía en negritas y mayúsculas.

Chiri, da la cara algún día, caso contrario los tomaré por Lucas & Alex.
Ginger
20/07/2005 a las 13:35
A mi no me avergüenza dejar sordos a mis amigos gritándoles ¡¡¡feliz díaaaa!!. Será porque los tengo a todos lejos y sabemos que el 20 de julio nos encontramos aunque sea por teléfono. Así que, aunque te parezca sensiblería barata: te quiero gordito. Que pases un hermoso día.

Pd: ¡Pero a vos te fajaba todo el mundo ¿hasta la madre del Chiri?!
lucas
20/07/2005 a las 13:34
feliz día, hernán.
frank
20/07/2005 a las 13:23
me encanta esa tradiocion argentina del dia de la amistad. alguna vez la vivi
siempre he tenido mejores amigos asi, pero no fue uno solo sino varios, y no fue de toda la vida, si no por años o meses.
es toda una experiencia realmente
XavMP
20/07/2005 a las 13:22
Mierda, no lo puedo creer, Casciari conoció a su mejor amigo en una clase de primera comunión, sin duda "Dios es grande por esa clase de boludeces".
 Interior
20/07/2005 a las 12:56
¡¡¡Que hijo de tuna!!! mirá como llora el Chiri, que mariconazo el pelotudo.

Muy bueno Hernán , excelente.

Al Nro.7 le cuento que el dia del amigo es invento de un argentino, y se buscó una fecha importante para toda la humanidad, por eso se eligió el dia del primer alunizaje.
juanba
20/07/2005 a las 12:35
Con los verdaderos amigos te das cuenta que la amistad supera todos los tiempos y distancias, y cuando te ves esa primera vez después de años, retomás la charla en donde la dejaste, porque todo fluye y no hay cosas forzadas.

Ahh, me olvidaba, otro laburo permitido para los gordos es el de sodero, y ahí sí, mientras más panza más respeto por parte de los vecinos...

Salutes
Andrómedo
20/07/2005 a las 11:15
En mi cultura no se celebra nada como el día de la amistad, pero solo de pensarlo también me he puesto muy maricón. Me temo que el exilio me pone demasiado sensible a mí también ¡Dios, cuánto echo de menos a mis amigos! ¡Si solo tuviera cojones de enviarles un email ahora mismo y decírselo!

Muchas veces desearía tener la espontaneidad que teníamos a los ocho con el sentido común que tenemos a los treintay... (pocos)
MH
20/07/2005 a las 10:41
Esteee.... ¿y Dios era ya Erlich o era el antecesor en el cargo?
La NiNoNa
20/07/2005 a las 09:57
Perdón mi ignorancia catalana.. pero que se celebra el día 20???? bueno, voy a buscarlo en el google.

ptns!
 elbosterix
20/07/2005 a las 09:23
Me hiciste llorar Hernán...

Si, es mi primer dia del amigo en el exilio...
Max
20/07/2005 a las 09:06
Hernan, me hiciste llorar. En estos tiempos, lo desiquilibrado es la amistad. Aveces pienso, en relación a mis amigos, cuan importantes fueron y son cada uno de los momentos pasados y presentes, cuanto amor, si es que existe medida para eso.
Hoy, observando a mi alrededor silenciosamente, veo como esas cosas de años atras, como en amigos eran los de antes, se han perdido.
Es necesario revitalizar en las nuevas generaciones y también en las jovenes (entre las cual me encuentro la amistad.
En este debajo de la linea de puntos, brindo con agua bendita por la amistad, que no es mala suerte. Compartiendo la lectura de los post y de los comments, riendo y lagrimiando en ocasiones, la mayoria en silencio sin estas lineas, es que digo feliz día, porque estoy seguro, que dentro de todas las nuevas definiciones que llegaron con la pc, internet y los weblogs de esta categoria, una es una suave variante de amistad.
Sigo, mis queridos, luchando por algún día nuevamente les gané el juego, entre barro, puchos y lecturas de madrugada, de escribir Primeroooooooooo, lero, lero en un grito similar como cuando con mis otros amigos, grité manchaaaaa o grito al oido, te quiero.
Anika
20/07/2005 a las 08:34
Hoy en día continuas cayéndole bien a los desequilibrados.

Beso!
animal
20/07/2005 a las 08:34
ni dejándolo a nuestra imaginación, hernán. vos delincuente juvenil? náh, gordito...
buen post, mucho. del tipo que solo se escriben a los treintaytantos y que antes no se conciben. hijas??? se hubieran preguntado entonces... y se habrían cagado de la risa imaginándose barbaridades...
Daniel
20/07/2005 a las 07:48
Segundo! Dios mio!

Excelente, en verdad.

A mi en lo personal no me gusta 'celebrar' la amistad, más bien me gusta refrendarla, hacerla sentir día con día.
Luuuu
20/07/2005 a las 07:35
Primeraaaa....muy bueno como siempre hernan