Casi consuegros

Desde que Ally McBeal lleva a su hijo a la misma placita de la esquina donde vamos con Nina por la tarde, mis deseos de que la criatura sea lesbiana han empezado a desvanecerse. Ahora, lo que más quiero en el mundo es ser consuegro de Indiana Jones, y juntarnos los fines de semana a mirar películas de él, mientras Ally conversa en la cocina con mi mujer. ¡Eso es vida!

Todo empezó el miércoles pasado, pero al principio lo adjudiqué a las drogas. Yo volvía del supermercado con dos pollos y cuando cruzaba la calle me pareció ver a Indiana Jones en la esquina de enfrente. No era exactamente el de las películas: parecía más gordo o más viejo, pero me lo quedé mirando embobado. Cuando entré a casa no dije nada, porque si le digo algo raro a Cristina lo primero que hace es racionarme el porro.

Sin embargo, dos días después fue ella la que volvió de la calle con cara de susto:

—¿Qué te pasa? —le pregunto, al verle el gesto desencajado.

—Nada —me dice—. Me pareció ver a Ally McBeal comprando comida en el OpenCor. Pero debe ser que estoy cansada.

Estuve a punto de decirle que a mí también me estaban pasando cosas raras, incluso miré de reojo el televisor, como echándole la culpa de todo (¿cuántas horas por día está ese aparato prendido?), pero otra vez me mordí la lengua. Si ya es horrible sospechar que uno está loco, peor es entender que la locura puede ser del núcleo familiar al completo. Más que nada, me dio pena por Nina, tan chiquita y con padres desequilibrados.

Pero por suerte el sábado nos sacamos un peso de encima.

A las once de la mañana salimos los tres al Paseo, porque el día estaba lindo, y entonces los vimos. Esta vez no había dudas, porque cuatro ojos no pueden ver espejismos al mismo tiempo: ¡Indiana Jones, Ally McBeal y un nene chiquito, jugando en la arena!

Estaban vestidos como gente normal, con vaqueros y camiseta blanca. Él llevaba un gorro y lentes de sol; ella llevaba su anorexia con la frente bien alta. El nene, que tendrá unos dos años, jugaba solo, sin amiguitos.

Entendimos al instante que era nuestra oportunidad:

—¿Sigues con la idea de que Nina sea lesbiana? —me pregunta Cris.

—No —respondo—. Ahora quiero que sea millonaria. ¿Y vos?

—Lo que tú digas.

Dimos media vuelta y nos volvimos para casa. No podíamos presentarle al pequeño Liam una novia mal vestida. La Nina es preciosa al natural, pero gana mucho cuando le ponemos ropa sexy. Así que empezamos a revolver los cajones buscándole algo acorde.

—Lástima que la gordita todavía no sepa inglés —me dice Cristina mientras revuelve los cajones de la cómoda—, porque el nene ése no debe hablar catalán todavía.

—No importa —la tranquilizo—, a esta edad los chicos hablan una especie de idioma universal. Lo importante es que jueguen y se hagan carne y uña.

—¿Habrá paparazzis? —se alarma Cris—. Yo no quiero que la Nina salga en las revistas, todavía.

—Es el precio de la fama, Cris. Si tiene que salir, que salga.

Le pusimos un enterito anaranjado de Ágatha Ruiz de la Prada y la peinamos para atrás, para que le resalten los ojos. Antes de salir, le cambiamos el pañal, por las dudas, y le hicimos hacer eructito, no sea cosa que soltara uno delante de la gente de Hollywood, con lo sensibles que son.

Cuando regresamos a la placita, sin embargo, se nos cayó el alma al suelo.

—Por lo visto no somos los únicos que queremos una hija famosa —dijo Cris, amargamente.

De sopetón, en un abrir y cerrar de ojos, estaban todas las nenitas menores de dos años del barrio de Gràcia alrededor del pequeño Liam. Unos doscientos padres, con cámaras digitales, intentaban inmortalizar el encuentro. Lo que tiene de bueno el primer mundo es que no había revuelo: todos hacían fila para ofrecer en sacrificio a sus hijas.

—Qué decadente —dije, dándole la mano a la Nina, que estaba muy inquieta porque había visto a Laia, la negrita marroquí con la que juega todas las tardes.

—¿Nos ponemos en la fila? —dijo Cris, sin ganas.

Nina seguia mirando a Laia. Laia, desde la arena, le tiraba besos a Nina.

—No, dejá. Vamos a sentarla con la negrita—digo—. ¿No ves que se muere por ser lesbiana esta criatura?

Al rato Liam, el nene famoso, empezó a llorar en inglés. Enseguida, AllyMcBeal e Indiana Jones se levantaron, sonrieron, y se fueron los tres en un taxi, con rumbo al Tibidabo.

A los dos minutos había desaparecido todo el mundo; padres, madres, hijas y curiosos. Fue un desbande en cámara rápida, como cuando le prenden la luz de la cocina a las cucarachas. De golpe y porrazo, como por arte de magia, el Paseo se quedó solo y en silencio.

Nina y Laia, recién entonces, empezaron a darse besitos en la boca.

Hernán Casciari
Lunes 20 de septiembre, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

39 comentarios Casi consuegros

  1. guillote #37    29 septiembre, 2004 a las 9:13 pm

    Pero y yo digo, no era mejor dejar a Nina sin cambiar y tener la exclusividad ? con Rial y conpañia te llenas de oro. Por cierto, un saludo de un tripero que postea por primera vez.

    El software tiene que ser como el sexo: libre

  2. Christian #28    28 septiembre, 2004 a las 6:01 am

    Como dijo AngelGris (#9) estoy intentando relacionar cabos sueltos… como asociar a Harrison Ford o Calixta flokhart con Jairo, Filliol o hasta el propio chango cardenas…..?
    Saludos y nos volveremos a hablar!!!

  3. Patri #27    27 septiembre, 2004 a las 9:18 pm

    Déjate Hernán… mira que si te haces consuegro de este hombre el día menos pensado abres la puerta del baño y tienes q salir por patas porque una bola gigante (de pelos) se ponga a rodar pasillo abajo… mejor que no…

    Besos!

  4. Diablita #26    27 septiembre, 2004 a las 9:06 pm

    Ay, si, mentecato. A mí me pasa lo mismo que a Harrison Ford. Cuando voy a la plaza, todos me meten a sus chicos al lado o se paran ellos y se sacan fotos conmigo.
    Pero yo no hice ninguna película que se llame “La deforme”. No entiendo…

  5. Alejo #24    27 septiembre, 2004 a las 8:54 pm

    Hernán,

    Y yo que estaba contento porque ayer llevé a mi Cony a la placita que está cerca de mi casa, (para Pato, la famosa placita de Supisiche y Belgrano), y me emocioné cuando montada en un cisne blanco, arriba de una calecita vieja, y al compás de un cover de la canción de cantaniños “Tengo un hermanito chiquitito”, mi nena al pasar junto a mi lado me saludó con su mano izquierda. Te juro, estaba parado sosteniendo su carrito con forma de perrito, y se me aflojaron las piernas; no lloré, pero puchereé lindo, lo cual es peor.

    Un cariño a tu Nina

    Alejo

  6. elteta #21    27 septiembre, 2004 a las 8:26 pm

    “cuatro ojos no pueden ver espejismos al mismo tiempo”

    Hernán: No se si te acordás que Menem ganó tres elecciones presidenciales consecutivas.
    ¿Necesitás más ejemplos de espejismos colectivos?

  7. Wertygol #17    27 septiembre, 2004 a las 7:06 pm

    Que Han Solo, Jack Rian y esas sandeces, yo lo conozco a ese tipo, hizo crema a su ex esposa y seguro a esta le espera lo mismo. Yo que vos, Hernan, me mantengo lejos de esa gente.

  8. douglas #6    27 septiembre, 2004 a las 1:59 pm

    Menos mal que no se te dio sino ya te veia con el consuegro (asi se dice) a las corridas en alguna peli yanqui, siendo el amigo gordito del protagonista en apuros, deja mejor que se fueron esos yanquis
    saludos