Cuatro gotas locas

Como en viejas épocas del blog, les dejo un puñado de historias en ciento cincuenta palabras. Pero esta vez no son cuentos, sino algunos adelantos de lo que estamos preparando para la Orsai Número Tres, que ya está en venta directa y cada vez con más distribuidores. Acuérdense que, hasta fin de mes, se pueden comprar packs con 30% de descuento.

Córdoba es la provincia central de la Argentina. Si el país fuese un jamón ibérico (como realmente parece si lo miramos de lejos) Córdoba es el jamón del medio. En la provincia de Córdoba hay más humoristas gráficos que gente. Y los que quedan sin dibujar, lo que hacen es escribir. De entre todos, hay en Córdoba un muchacho que escribe como los dioses, y teníamos muchas ganas de publicarlo en Orsai. Este muchacho es muy conocido en Córdoba, pero en cambio no lo leyeron nunca en Centroamérica, ni en otros sitios del mundo donde se habla castellano. Nosotros leemos a José Playo desde hace años, y si alguna vez soñamos con hacer una revista, fue en parte también para publicar sus cuentos. Los cuentos de José son, como Córdoba, jamón del medio. Y estamos contentos de que ahora lo lean también en Centroamérica, donde la palabra “playo” significa “puto”.

La historia contemporánea lleva, escondido, un ritmo interno. Nadie es capaz de escucharlo porque el presente, rabioso, es un continuo bombardeo de ruidos y pedorretas sin gracia. Pero el ritmo está. Siempre hay manos que llevan el ritmo de los tiempos. Cuando pasan los años y contemplamos la Historia en perspectiva, el ritmo aparece inconfundible. Hace exactamente veinte años, entre julio y septiembre de 1991, se editaron en el mundo cinco discos. En ese momento nadie supo que eran obras que cambiarían la forma de oír música y de vestir. Nirvana publicó Nevermind. Red Hot Chili Peppers puso a la venta Blood Sugar Sex Magik. Apareció Ten, de Pearl Jam. Los Guns N’Roses editaron Use your illusion. Y Metallica trajo al mundo su Álbum Negro. Ninguno de estos músicos se puso de acuerdo ni sincronizó los relojes. Pero en menos de cien días habían plasmado el ritmo de la época.

Se acaba de hacer muy famoso un libro (Superficiales, de Nicholas Carr) que postula esta teoría: internet está convirtiendo al hombre en imbécil; le está friendo las neuronas con hipertextos, fragmentación y frivolidad; la red es la abolición de la profundidad y el reinado de lo superfluo; con los viejos libros de siempre, el cerebro del hombre se había convertido en un nutritivo huevo duro; con internet, lo estamos transformando en un huevo frito grasiento. Fin de la teoría. A nosotros nos pareció una hipótesis aberrante y tuvimos miedo de que fuese cierta, entonces le preguntamos sobre el asunto a José Cervera, uno de los estudiosos que más sabe sobre el cerebro, internet y las metáforas gastronómicas. Nos dijo que los huevos fritos son tan nutritivos como los duros y, según con qué aceite se frían, pueden serlo todavía más. Además, nos propuso responderle a Nicholas Carr, para dejarnos tranquilos.

Pocos cronistas en Hispanoamérica se atreven con el periodismo gonzo, un subgénero del nuevo periodismo que plantea meterse de cabeza en la crónica, hasta el punto de influir en ella, padecerla, protagonizarla. En el primer número de esta revista se atrevió al juego Alejandro Seselovsky, dejándose deportar por las autoridades de migraciones en el aeropuerto de Barajas. En esta edición, la cronista peruana Gabriela Wiener intenta llevar este estilo narrativo al sitio más lejano de la fantasía humana: el momento de la propia defunción. A mediados de mayo Wiener se inscribió en un taller vivencial de la muerte, en donde un grupo de personas sería inducida a experimentar vivencias muy parecidas a la agonía y el fin. En ese escenario, la idea del taller era la de comprender y asumir la futilidad de la vida. Gabriela entró al seminario con escepticismo, pero salió de allí con su ataúd a cuestas.

Ahora mismo estamos en pleno cierre. Recibiendo los últimos dibujos de ilustradores y corrigiendo textos. El lunes colgaré más adelantos de temas y aperturas.

Una curiosidad de este número: el noventa por ciento de los ilustradores fueron elegidos de la lista de dibujantes que se postularon para estar en Orsai. Nos llegaron más de trescientos curriculums, y fueron quince los señalados por la dirección de arte.

Los dibujos son, en todos los casos, magníficos.

Hernán Casciari
Jueves 16 de junio, 2011

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

193 comentarios Cuatro gotas locas

  1. Ignacio Cepeda #193    8 mayo, 2012 a las 8:13 pm

    Algo me decía que, tarde o temprano, convocarías a Playo para que escriba en Orsai.

    Lo más loco es que estoy segurísimo de que él puso una entrada en Revista Peinate contándolo, pero yo no la recuerdo (y eso que, al igual que estoy haciendo ahora con Orsai, me leí Peinate de pé a pá).

    Tengo descargados, frescos (terminaron de bajarse hace media hora) los PDF’s de los números 1 y 2, y todavía no me atrevo a abrirlos, preso del temor a volverme demasiado adicto.

    De mientras, me entretengo leyendo el blog.

  2. Andres #191    20 junio, 2011 a las 5:28 pm

    Vieron cuando (de vez en cuando) de tan bueno que parece algo mentalmente te sale un insulto? Me paso leyendo el adelanto de la replica de Carr. Me autocensuro y les digo lo clasico sigan así, genial la revista

  3. Nico #190    20 junio, 2011 a las 3:35 pm

    Llego para cuando la sección de comentarios está más tranquila. ¿Podría solicitar, si no es mucha molestia, que para los próximos números la preventa se habilite antes? De esta forma no estrujaría tanto el límite de mi tarjeta de crédito y no dejar en lista de espera al cierre de mi tarjeta a los reservistas tardíos.
    Desde ya muchas gracias,
    Nicolás

  4. gaitán #188    19 junio, 2011 a las 4:33 am

    En Amazings colaboran Jose A. Perez (ver Orsai N1) y Pepe Cervera (ver Orsai N3), por lo que es normal que se enteren de como esta funcionando esto.

    Tiene un listado interesante de temas esta revista científica, gracias por el dato (también a Mauricio Zoch #86).

  5. conan #186    18 junio, 2011 a las 3:29 pm

    Lucas, quise ir a ver la historia de Bichin y me sale “service una bailabe”, y a mi no me interesa bailar, yo quiero ver la historia de Bichin. Qué se hace?

  6. Caro #185    18 junio, 2011 a las 2:44 pm

    Gracias por este adelanto!!! se ve increible esta nueva Orsai, la quiero yaaaa!! Muchos besos, Hernán, gracias por tantas historias y emociones!!! CINCO DISCOS 😉 cuántos recuerdos!! iupiii llega la Orsai de nuevoooo!!! (transcripción literal de mis pensamientos revueltos y simultáneos jaja)

  7. flacobra #183    18 junio, 2011 a las 7:06 am

    Gordo:

    Cuando me enteré del libro de Carr pensé inmediatamente en Orsai y la inteligencia colectiva. Di vueltas al asunto para formar mi opinión y espero ansiosa la #3 para ampliar.

    Canoura: no te gustó mi comentario sobre el modelo de negocios Orsai. Me expresé mal…pero a lo que voy: ahora una revista de ciencias replicando el modelo?!?(Daniela 85) Esto si que es vale y mucho.

    Los dibujos impresionantes. Gordo: hay que hacer algo para los que nos copamos y queremos imprimirnos alguno. Algún tipo de pago on line y bajar por única vez el archivo. No sé…algo para tenerlos en tamaño analógico. Como la revista, con olorcito a papel…

  8. Gus #182    18 junio, 2011 a las 6:02 am

    Queridos orsalianos: En la entrada 193 de “El seguno cajón” descubrí que hay otro Gus, que se nota más viejo habitué que yo de estos comentarios. De ahora en más me llamaré Gus VF.
    Qué se le va hacer.

  9. Gus #181    18 junio, 2011 a las 5:57 am

    En la entrada 193 de “El seguno cajón” descubrí que hay otro Gus, que se nota más viejo habitué que yo de estos comentarios. De ahora en más me llamaré Gus VF.
    Qué se le va hacer.

  10. Gus #180    18 junio, 2011 a las 5:30 am

    De acuerdo, Mono. También pienso que la apreciación musical se puede educar. A los latinos nos cuesta mucho educar las emociones… por lo general, ni siquiera concebimos esa idea. Es bueno escuchar, escuchar, escuchar mucho, tocar mucho si es lo de uno, leer… sirve para discernir entre Bach y Pimpinela. Es hermoso hacerlo, entrar en mundos nuevos. Uno crece y va refinando el gusto. Sirve para que a uno cuando le digan que Use your Illusion “cambió la forma de oír música”… mmmhhmmmh!!!

    Bueno, igual leeré con gusto la nota de Ferri.
    Abrazos

  11. Mak8 #166    17 junio, 2011 a las 5:46 pm

    Exelente!
    Revista en una mano, mouse en la otra, repasando y comprendiendo algunas citas, autores y videos que mencionaban y yo no conocía.
    Aún no termino de leerlo, porque no puedo evitar irme por las ramas (o por los enlaces).

    Gracias, te pasaste!

  12. Juan Sebastián Olivieri #164    17 junio, 2011 a las 4:30 pm

    Che Joseé, aflojá con los mocos hermano. Además de la remera del Cacho, querés enchastrarnos las nuestras también…

    ¡Te felicito negro!

  13. Julián Chappa #159    17 junio, 2011 a las 3:49 pm

    Tremendo el dibujo de Lucas Aguirre (nota de José Playo). “Cinco discos” será un lujazo para los que promediamos la treintena de abriles y estábamos sumergidos hasta los tuétanos en la adolescencia de “Smells like teen spirit” allá por el capicúa 1991. Ese año también marcó el futuro del rock argentino, con “Cinco discos” históricos:

    1) “La mosca y la sopa” (Redonditos de Ricota)
    2) “Dynamo” (Soda Stereo)
    3) “Acariciando lo áspero” (Divididos)
    4) “Pelusón of milk” (Luis Alberto Spinetta)
    5) “Corderos en la noche” (Las Pelotas)

  14. Aduchis #156    17 junio, 2011 a las 2:24 pm

    Demry que jevi, primera y segunda, te envidio, algún día sere pri… Pero estoy orgullosa, pues creo que es el primer pri dominicano, Y es lo que una amiga llamaria “Una vaina bien!!!!!”

  15. Er Pibe #154    17 junio, 2011 a las 11:33 am

    Monito!!! Genial lo tuyo Larralde y Mozart y tantas y tantas maravillas que andan dando vueltas ¿por que no? Yo soy solo un oyente y de musica no entiendo nada solo si me gusta ó si no y tengo un problema con algunos temas y es que si no entiendo que dice las letras…como que no me llega mucho, yo me emociono hasta las lagrimas oyendo “Una furtiva lacrima” y tambien “19 dias y 500 noches” de Sabina ó tambien “Mejor me voy” de Larralde… en fin ¿es grave doctor?

  16. Er Pibe #153    17 junio, 2011 a las 11:20 am

    Huyy! muy de acuerdo contigo Mak8, en los 1eros años del siglo XX se publicó en Ingraterra un articulo muy sesudo sobre que los discos de musica harian desaparecer a los musicos, y más atrás, tambien en la perfida Albion, ante el desarrollo del tren a vapor,un cientifico decia y “demostraba” que “cualquier vehiculo que superase la velocidad de un caballo al galope explotará” en fin el hombre es así…

  17. Er Pibe #152    17 junio, 2011 a las 11:08 am

    Si yo leí lo mismo JS Olivieri! y me parecio muy loco por que si algo esta seguro en el ser humano es en su finitud, asi que el error lo embellece, un amigo mio escribio unos cuentos y se los publicaron y en uno de ellos se imprimió con un error y en vez de decir “los dados de su suerte estaban echados” en el libro salio con “los dados de su Muerte estaban echados” a mi amigo al pricipio le molesto pero luego vimos que el relato se habia “embellecido” y sobremeseamos mucho sobre estos errores-no-errores, en fin.
    ORSAI un mundo de sensaciones!