Don Marcos

Dos veces, y no una, mi abuelo materno me ayudó a ser un escritor. Y las dos veces su intención fue convertirme en su títere. Ahora que el hombre ha muerto soy capaz de escribir sobre el asunto con menos tacto, y puedo recordar —creo que sin rencor— el año surrealista que viví en su casa de San Isidro, esas noches en las que él me encerraba en la cocina con candado para que no saliera al patio a fumar; o las otras noches, todavía peores, en que revisaba mis cuentos y me tachaba con lápiz rojo las ideas inmorales.

Pero antes debo saltar en el tiempo a 1982, porque entonces ocurrió algo importante. Yo estaba a punto de cumplir doce años y mi tía Ingrid me regaló dos canastos llenos de libros de su adolescencia; más de cincuenta libros. Mi abuelo Marcos, sin que se lo pidiese nadie, desparramó los libros y empezó a hacer dos montones. En uno puso los que yo podía leer, y en el otro los que no.

En el montón de los permitidos estaban esos libros seriales que se publicaban en los años sesenta, del tipo Jules y Gilles en busca del diamante, o Jules y Gilles y el piano de cola, etcétera. Volúmenes que sólo eran malas lecturas iniciales. Mientras que en la pila de los prohibidos había buena literatura, novelas que el hombre suponía demasiado complejas para mi edad, o que sospechaba, por la intuición del título, que podían contener tetas, y culos, y fornicación.

Cuando volví a Mercedes con los dos canastos de libros, naturalmente empecé a leer los prohibidos: eran novelas de Conan Doyle, de Oscar Wilde, de Mark Twain, de Chesterton. Libros impresos en hoja de biblia, obras completas. Claro que él no me había prohibido Wilde por El Príncipe Feliz, sino por Dorian Gray, que estaba en el mismo tomo. No me negaba Huck Finn, quiero decir, sino El diario de Adán y Eva.

Tuve un abuelo que me prohibió —justo en el inicio de mi rebeldía— la buena literatura. No la tele, o las drogas, o el alcohol. Tuve esa enorme suerte. No lo entendía entonces, claro, pero ahora sé que en la infancia la pasión desbordada solamente cabe por las puertas del NO.

Esa fue la primera vez que mi abuelo Marcos me ayudó, por contraposición y sin él quererlo, a ser un escritor. La segunda iba a ocurrir quince años más tarde y sería bastante más dolorosa.

Ahora deberíamos ubicarnos en 1997. Yo tengo veintiséis años, soy un ex cocainómano flamante y tengo acidez de estómago. Mucha acidez, es espantoso. Ya me gasté los últimos dólares de un premio literario y no tengo dónde caerme muerto. No puedo vivir en Mercedes ni un minuto más, porque en cada esquina hay una cara conocida que me quiere convidar de su bolsa.

Chichita, que está al tanto de todo, quiere ayudar a que vuelva a la Capital, un sitio neutro en el que puedo conseguir trabajo y rehacer mi vida. Como no hay plata para alquilar departamentos, se juega una carta imposible: le pide a su padre, a don Marcos, que me acepte como huésped temporal en su casa de San Isidro.

La primera respuesta del viejo es veloz y tiene lógica: el abuelo dice que no, que la idea es una locura insensata, que sólo verme de cerca, ver en qué me he convertido, podría matarlo de tristeza. Don Marcos no quiere saber nada de mí.

Antes de que alguien intente juzgar esta negativa, debo decir que mi abuelo materno tenía entonces quince nietos y que yo era el mayor. Es decir que fui el primero, el de las mil fotos, el de los grandes regalos, y el hombre había puesto en mí todas sus esperanzas. También debo decir —para completar el cuadro— que hacía más de diez años que yo no lo visitaba, ni lo llamaba por teléfono para preguntarle si estaba vivo o si estaba muerto.

Don Marcos sabía de mi existencia de oídas y por rumores, que es la peor manera de saber sobre la vida de nadie. Conocía la síntesis de mi juventud, pero no su lento y agotador desarrollo. En esa síntesis biográfica campeaban a sus anchas cinco frases recurrentes: ahora está gordo, ahora escribe, ahora se droga, ahora está flaco, ahora no sabemos dónde está.

Sólo me había visto con sus ojos una vez, en toda una larga década, y no había sido un paisaje alentador. Se casaba mi hermana y él había ido a la ceremonia a regañadientes. Yo estaba en una mesa alejada del salón de fiestas. Cuando mi abuelo miró para mi sector, el Chiri me estaba tirando aceitunas desde lejos y yo las cazaba al vuelo con la boca. No. Ése no era el futuro que don Marcos había soñado para mí.

Por suerte mi madre insistió en el pedido urgente de asilo (insistió varias veces, creo que hasta lloró y suplicó) y una tarde él llamó por teléfono y pidió hablar conmigo.

—Hernán —dijo—, vas a venir a esta casa, pero bajo mi responsabilidad y acatando cada una de mis reglas. No quiero enfermarme, por tu culpa, ya más de lo que estoy.

A la tarde siguiente metí en un bolso dos mudas de ropa, un paquete con cincuenta sobres de Uvasal y la carpeta con todos mis cuentos viejos. Con aquello bártulos y la cabeza astillada, me fui en un tren a San Isidro. Para mí comenzaban doce meses alucinantes tras los que acabaría convertido —ya sin retorno— en un escritor. Para don Marcos empezaba el último año de su vida.

Al llegar, me puso unas reglas muy crueles. Debía escribir seis horas al día, debía fumar sólo en el patio y debía darle dos vueltas al perímetro del Hipódromo todas las mañanas, aunque el sol partiese la tierra o cayera el diluvio universal.

—Pero yo vine a la Capital a buscar algún trabajo, de lo que sea —le decía espantado.

—Tu trabajo es escribir, adelgazar y dejar el vicio —respondía él—. Pero sobre todo escribir. Si hacés las cosas bien, plata no te va a faltar. Yo me encargo de eso.

Don Marcos tuvo siempre un sistema de pensamiento devastador y caprichoso contra el que era imposible debatir. Los demás siempre estaban equivocados y él había llegado al mundo para encontrar los errores. Desde el día en que viví con él hubo mil discusiones absurdas en las que yo acababa agotado y me retiraba con dolor de cabeza. Pero también me olvidaba de él muy pronto.

En cambio cuando el adversario era alguno de sus hijos, o su esposa, o alguien que compartía con él lazos inseparables, cada palabra de don Marcos provocaba una herida que no sanaba más. El dolor nacía y quedaba en el cuerpo toda la vida. Lo sabía por mi madre.

En aquel tiempo escribir era para mí una fiesta a la que podía entrar cuando se me daba la gana, y salir si la cosa se ponía muy densa. Escribir no era un trabajo, sino la mejor excusa para ser un vago. Me sospechaba con algún talento natural, y entonces me aprovechaba de la suerte. Nunca nadie, ni en mi familia ni entre mis amigos, me había enfrentado a la raíz de mi vocación.

Don Marcos fue el primero. Me puso una máquina de escribir en el galpón de las herramientas y me dejó dormir en la cocina de su casa. Durante el día él contaba cuántas veces dejaba de escribir para fumar. Por la noche, cerraba con candado la cocina para que no pudiera salir al patio ni escapar de la casa. Mi humillación era absoluta, gigantesca y mortal, pero no podía rebelarme porque más allá de ese techo y de esas reglas no tenía nada.

Para peor, él siempre estaba en casa. Desde muy joven había cortado la relación con sus hermanos. Su esposa le temía. Algunos de sus hijos le habían entregado la vida a cambio de nada. Los otros se alejaban o deseaban olvidarlo. No tenía amigos reales. Él veía que a su alrededor las personas tenían una vida y a veces eran felices al equivocarse y empezar de nuevo, pero pensaba que en todas partes, menos en sus zapatos, había un fallo monumental.

Mi primera defensa al encierro fue la de siempre: me sentaba en un sillón enorme a ver pasar las horas, con la hoja intacta en la máquina de escribir. No me salía una sola idea, pero me daba lo mismo. A las seis horas bajaba a tomar mate con gesto de escritor preocupado y con una enorme carpeta llena de cuentos viejos abajo del sobaco.

Esto había funcionado siempre, al principio con mis padres, y después con mis amigos. Silencio, que el Gordo está escribiendo. La excusa de la literatura, de su enorme sacrificio, me había salvado del esfuerzo real cientos de veces. Pero el mundo de don Marcos era otro mundo.

Nunca descubrió que yo no escribía, pero descubrió algo peor: supo que yo era un escritor pésimo. Cada noche, mientras yo dormía, revisaba la carpeta negra de los cuentos viejos y me los destrozaba. Usaba un lápiz rojo, grueso, de carpintero, y además de tachar párrafos completos hacía anotaciones en los márgenes. No eran críticas constructivas sino palabras sueltas en letra imprenta: INNECESARIO. INMORAL. ASQUEROSO. Algunas veces, muy pocas, una palabra de aliento: BIEN, o ESTA FRASE NO ESTÁ MAL. Una palmada cada quinientos coscorrones.

No eran épocas informáticas, se entiende, y por tanto cada original borroneado con saña era un cuento perdido que había que redactar otra vez desde cero. Y eso cuando solamente se le ocurría tachar, porque a veces era peor. Una vez leyó El Futuro del Chape, un cuento corto en el que un violador cuenta, en primera persona, los detalles más morbosos de su oficio, y me rompió las dos páginas en mil pedazos. Al día siguiente tuve que reescribirlo entero, de memoria, hundido en una impotencia que ya me resultaba insoportable.

Pero no era eso lo que más me molestaba, sino que por primera vez alguien discutía mi oficio con ferocidad. Y lo más alucinante es que, en lugar de rebelarme, yo empezaba a despertar de mi dejadez, a escribir de nuevo con fuerza, pero ya no para alardear sino para defenderme.

Don Marcos era fanático de la familia occidental y cristiana, aunque no había hecho otra cosa en la vida más que desunir a la suya y olvidarse de Dios. Pero lo más peligroso era que lo había hecho sin mala intención, es decir: convencido de practicar el bien. Lo mismo hacía con mis cuentos.

—La literatura tiene que ser moral —me decía después de leer algún otro cuento mío lleno de groserías o imágenes chanchas—, tiene que reflejar lo bueno que hay en los hombres, y lo que vos hacés es una mierda.

Seis meses después, yo escribía desde que salía el sol y solamente dejaba mi habitación de las herramientas para bajar y discutir con él a los gritos. A veces las charlas duraban hasta muy entrada la noche. El hombre era cerrado como un laberinto y, supe entonces, compartía la teoría de la perfección de la raza. Odiaba a los judíos con ganas, casi tanto como a la mujer independiente. Las democracias le resultaban incómodas, pero tampoco suscribía a los regímenes fascistas de su tiempo.

Los militares argentinos le resultaban tan ridículos como los dirigentes demócratas, y él parecía no estar parado en ninguna vereda. En todo ese año nunca pude entender con qué sistema de gobierno se hubiera sentido a gusto. Al final entendí que su mecanismo era llevar la contra siempre y postular que en todas las ideas posibles había una grieta, menos en la propia.

Don Marcos jamás veía árboles, sino madera. Él podría haber sido carpintero, pero nunca guardabosques. No habría soportado ver crecer un tronco, ni observar la composición arbitraria de sus ramas, ni dejar brotar las hojas, ni más tarde verlas caer. Mi abuelo habría podado el tronco antes de tiempo, habría tallado su imagen con un cincel desesperado y le habría puesto su nombre a la obra. Don Marcos Carabajal. Eso intentaba hacer también conmigo, ahora que yo dependía de su comida y de su techo protector.

Fue un año larguísimo y pesado, del que seguramente todavía me quedan traumas. (Escribir esto es dejar atrás alguno.) Pero sólo entonces, sólo en ese territorio caótico aprendí a escribir con sacrificio y sin inspiración, y aprendí también que el ESTA FRASE NO ESTÁ MAL de un lector enemigo es mil veces mejor crítica que el GENIAL COMO SIEMPRE de un lector camarada.

Al final de ese año fui a comprar cigarros y, al volver a la casa de San Isidro, mi abuelo me esperaba en el patio. Estaba muy preocupado de que no se lo notara ansioso.

—¿Vos mandaste un cuento a Francia? —me preguntó, con el teléfono inalámbrico todavía en la mano.

Dije que sí con el corazón en la boca, porque sabía muy bien lo que estaba pasando.

—Cuál cuento —quiso saber, con la cara de culo más grande del mundo.

Ropa sucia —dije—, el de la hermana que le hace la paja al hermano. El que rompiste la semana pasada.

—Llamaron —dijo, señalando el teléfono—. Que ganaste no sé qué, no se entendía bien. Ahí te dejé el número arriba del aparador, capaz es un chiste de algún amigo tuyo…

Y se fue a dormir la siesta, enojadísimo.

Dos meses después, con la plata del premio en Francia me pagué el depósito para mi casita de Belgrano y me fui a vivir solo. Me compré una mesa y un colchón. Y un teléfono móvil de dos kilos. A ese móvil llamó Chichita para avisarme que mi abuelo se había muerto.

Mi último acto de rebeldía fue no ir al entierro de ese hombre que, en la infancia, me enseñó a tener curiosidad por lo prohibido, y cuando dejé la adolescencia, me mostró que la vocación no es una fiesta nocturna sino un esfuerzo complicado de asimilar.

Ahora, que me levanto a las ocho de la mañana para escribir mis cuentos, y que no siempre hay inspiración, ahora que me acuesto temprano y que mis historias nomás buscan entretener, suelo pensar en él.

Pero lo tengo más presente, a don Marcos, cuando descubro que el tiempo viaja en remolinos, y que Nina un buen día crecerá y me dará un nieto. Un nieto que —porqué no, si llevará mis genes— puede convertirse en el adolescente ausente que fui yo. Qué espanto más grande.

Es posible que para ser un escritor no me baste con andar los caminos prohibidos y asumir el esfuerzo y la responsabilidad. Quizás escribir me funcione, únicamente, si levanto la vista una vez en la vida y le pido perdón a mis muertos, sin literatura.

Hernán Casciari
Martes 19 de febrero, 2008

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

235 comentarios Don Marcos

  1. yessi!!... #233    26 marzo, 2008 a las 12:44 am

    hola!!…
    hace un tiempo(muchooo tiempo) entre a este blog,chusmiando y me encontre con un articulo genial,“el arg y la gita“ creo q asi se llamaba,la cuestion es q ese articulo me mato,es decir,por ese articulo lei todos los otros,(por cierto,sos un gran escritor)….
    pero…esta pregunta va a los q ya conocen mas el blog….¿siempre es de tardar tanto para volver a escribir?….
    bue….sea como sea,espero leer algo tuyo pronto!!!
    suerte!!!…..
    =D

  2. Misterioso Perdedor #230    25 marzo, 2008 a las 11:30 am

    Ahhh ¡El Arte del Mentiroso Nato!
    Una buena dosis de recuerdos, sumada a una ligera cuota de irrealidad con una pizca de nostalgia, todo eso mesclada con mucha verdad, para pegarnos el zarpazo del mentiron!
    En fin, tus cuentos son interesantes.
    Me gustan.
    Un saludo.

  3. Viole #229    25 marzo, 2008 a las 7:37 am

    Siempre entro a tu blog, creo que debe ser uno de los mas visitados.
    Mi abuela se fue hace poco tiempo y ojalá le hubiese hecho caso en muchas cosas. Desde aca, toda la fuerza. Besos y que andes bien!

  4. Ernesto Schutz Ramirez #228    24 marzo, 2008 a las 3:06 am

    Al parecer tu abuelo, queria lo mejor para ti, solo que nunca supo llegar a ti. Me fascina como escribes, eso hay que agradecer al señor Marcos.

  5. Jimena #226    23 marzo, 2008 a las 9:23 pm

    hernan… por favor… para cuando un nuevo escrito.. se que no soy quien para presionarte, pero me hice bastante adicta a tu blog y hace semanas que entro y no encuentro nada, me emocionó hasta las lagrimas (y en serio) la carta de chichita, creo que pocas veces en la vida llore por algo que lei y jamas exceptuando esta con un blog, asiq te felicito y agradezco a vos y a tu madre. Pero ya, me pongo mas brava y te exijo! si, ya me enoje, te exijo un nuevo escrito, te lo pido te lo exijo, como quieras, pero lo necesitooooooo…. ya lei todo tu blog entero.. ahora que hago?? jajaja.. un beso enormeeeeeeee y gracias por las horas de entretenimiento…

  6. nicolas #224    20 marzo, 2008 a las 2:51 am

    cada tanto entro a leer los comentarios, a falta de escritos nuevos, y me encuentro con un monton de gente que te trata por tu nombre. me parece raro, aunque “somos todos argentinos” y nos podemos tratar de como se nos cante, que nunca nos va a caer mal.
    tambien entro a leer algunas cosas viejas, que me llamaron la atencion, o que recuerdo por algun motivo en especial. creo que la finalidad que tienen tus cuentos, experiencias y relatos, llegaron a mi de la forma esperada. asi que esto vendria a ser una especie de agradecimiento.
    gracias

    un abrazo

  7. Johanna #223    20 marzo, 2008 a las 2:35 am

    Me encantó esta columna, aunque no sé si mejor sea criticarte y decir sólo “estuvo como bien” para que te sientas más halagado.

    Especialmente me tocó aquello de que la vocación es un tema complicado, si lo sabré yo que estudié algo muy romántico, poco práctico pero que aún no hallo la disciplina suficiente para escribir como la literatura se lo merece.

    Muy buena catársis Hernán.

  8. Fer.. de Tandil #220    18 marzo, 2008 a las 12:03 am

    Mi abuelo no me obligo a nada, mi hermana “dice” que se rie con mis mails, y me pidio que escriba algo… hoy dia me la paso encerrado delante de la compu escribiendo pelotudeses… (historias similares??).. asi que en busca del exito de hernan (el sueño del pibe) invito a todos Y EN ESPECIAL A VOS HERNAN A visitar mi blog… http://www.metelemerengue.blogspot.com chas gracias

    PD: mi hermana me sigue presionando para que escriba.

  9. Plath #218    17 marzo, 2008 a las 12:40 am

    Por favor, escriba algo rápido, lo necesito.
    Suena estúpido pero sus relatos le dan algo a mi depresión para que se apacigue un rato, y me deje en paz, al menos por lo que dura la lectura de uno de sus escritos.
    Gracias.

  10. Gustavo Camacho #214    16 marzo, 2008 a las 12:54 am

    No tuve un abuelo que hicera tantas cosas tan estigmaticas por mí y por esto me resulta increíble que también se me haya dado por escribir.
    Quizás con un abuelo como el tuyo, lograría hacerlo mejor. Casi cómo vos!.
    Abrazo y los invito a un paseíto por “necesaria punto blogspot punto com”.

  11. Javier Tooshort #213    15 marzo, 2008 a las 7:09 am

    Genial, un poco duro, pero creo que eso es lo que lo hace atractivo de leer…

    Si yo hubiese tenido un Don Marcos en mi vida, ¿escribiría mejor?
    Quién sabe…

    Saludos Hernán, Felices Pascuas y a ver si actualizamos que se extraña 😉

    Aioz.-

  12. Walquiria #212    15 marzo, 2008 a las 2:44 am

    Querido Hernan:
    Hubo mucho rumm rumm por la familia por estos últimos cuentos que publicaste (rincon blanco y Don Marcos) y confieso que hacia un tiempito que no pasaba por aca, pero no podìa dejar de leer estos cuentos para saber que era lo que pasaba.- En fin, creo que hay muchos que todavia no te entienden… No saben leer mas alla de las palabras, se quedan sólo con “la primera impresión”, o como por ejemplo no leen que “rincón Blanco” està dentro de “teorias” y no dentro de “vida privada”.- No podemos pedirle peras al olmo.- Gracias por tu recuerdo, siempre me emociona ver mi nombre en un cuento tuyo!
    Un beso grande
    Walquiria
    p/d: capicua!!

  13. Aldana #209    11 marzo, 2008 a las 12:02 am

    #197: me gustó eso!. También me imagino a ese que dice llamarse Hernán (y hasta parece que se llama así!) revisando los comentarios, comiéndose las uñas, extrañamente malhumorado (si hasta ni pedos se tira, el pibe, últimamente), esperando la aprobación materna (o de quien sea). O se habrá acostumbrado?, o estará más allá de todo?. Yo, por las dudas, voy haciendo mi propia experiencia. Y si de imaginar se trata, me imagino que vos (#197) también.

  14. regaladaescara #208    10 marzo, 2008 a las 10:11 pm

    Recordé tanto a mi tía María al leer ésto…
    Todos los domingos por la mañana llegaba a mi casa “de visita”. En realidad, era el control semanal sobre mi habitación.
    No sé qué concepto de relación tía-sobrina tendría ésta mujer, pero revisar mis cosas, criticar si había suciedad, si mi ropa no estaba colgada, o mi cama destendida, obligarme a dejarla impecable bajo su mirada atenta y sus directivas, era lo más parecido a una tortura en mi adolescencia.
    Pero me fue bien.
    Sigo desordenada como siempre y ella se hizo profesora de reiki, por lo que dejó de molestarme.
    De todas maneras, cuando cruza el umbral de mi casa, un escalofrío me corre por la espalda inevitablemente.

  15. Die #207    10 marzo, 2008 a las 9:24 pm

    no me consideres enemigo, pero esta historia no está mal. Lo dice alguien que vive con y de su abuela, saliendo de la adolescencia, y encontrándose con la frustración misma del no ser amigo full time de su vocación

  16. FER #206    10 marzo, 2008 a las 4:54 pm

    Geniallll!

    la verdad q me encanta!

    mil pulgares arriba…., no se xq sera pero siento q cada vez pasa mas timepo entre texto y texto!…

    Gracias por la magia!

  17. none #205    10 marzo, 2008 a las 6:48 am

    q lindo blog!!!..y arranco conociéndolo buscando sobre la receta casera del dulce de leche…
    Clavé el freno, quiero más..
    pd: la receta casera q anunció San Google nunca apareció…jajaja

  18. ale #204    7 marzo, 2008 a las 11:15 pm

    Hernán, el otro día me encontraba haciendo zapping, iba por esos canales del cable que estan demás, y me encuentro con tu persona en un programa de Antena 3.
    Pensé que el acento argentino todavia lo tenias, o sea, todavia queda algo, pero el vos sabés. ahora lo dices como tu sabez. No se, impresiones mías. Pillé el programa cuando estaban comiendo empanadas con la presentadora, no empanadillas.

    saludos desde Chile un fan teenager.

  19. aguirrebello #203    7 marzo, 2008 a las 11:00 pm

    Formidable evocación de un abuelo como el de muchos.

    Sin duda un buen tipo, desde el prisma de la hija y, también, entre líneas, desde el del nieto.

    Ahora, los que creen que porque una historia es cierta (ésta) todas lo son (el blanco rincón cocainómano que fue tu dormitorio), no sé, a revisarse.

    Salud.

    Andrés

  20. dinexiliada #202    7 marzo, 2008 a las 5:34 pm

    Hernán, ya sé que los artículos no salen como churros…ya….lo entiendo…pero un inciso: cada cuanto publicas? siempre estoy pendiente que me avisen….esto no es vida! un saludo