El título dejalo para el final

Primer párrafo: definí el tema. ¿Vida privada, sociedad, una teoría ridícula, un cuento? Fijáte qué hiciste antes, no repitas temática que queda feo. ¿Los últimos dos qué fueron? Vida privada y un cuento. Entonces tiráte a una teoría absurda. ¿Por ejemplo? No sé, que los vegetarianos son todos putos. Listo, voy con eso. Ahora definí el tono en el primer párrafo, antes de seguir. ¿Va a ser en joda? Y sí, otra no queda. Listo, en joda. ¿Título? El título dejálo para el final. Ok.

Segundo párrafo: meté en situación al lector, decí alguna gansada que resulte efectista con respecto a los vegetarianos, decí cuántos los odiás y por qué. ¿Algo chocante? No, todavía no, algo del pasado, algo gracioso. ¿Ya está? Sí, ya puse algo, ¿cómo sigo? Ahora fijáte si le podés sacar el jugo a un díalogo corto, ¿podés? Sí. Entonces hacé doble enter y tirá un diálogo.

—Puse una cosa que me acuerdo que dijo el Chiri. Es cortito.

—Listo, ahora andáte volando al tercer párrafo.

Tercer párrafo: acá apretá un poco el acelerador y ponéte intransigente. ¿Mucho? No, un poco, dale de comer a los que se quejan en los comentarios. Decí algo ambiguo en contra de los progresistas. ¿Otra vez? Sí, vos hacéme caso. Ok. ¿Qué pusiste? Que los vegetarianos no usan ventilador en verano y dicen que la tele es una mierda. Bué. ¿No te gusta? Es flojito, pero después lo trabajamos en la corrección global. ¿Pasamos al cuarto párrafo? Dale.

Cuarto párrafo: acá bajá un cambio y decí algo inteligente. ¿Inteligente en serio o para la masa? Para la masa. Ok. Pero ojo, no te pongas retórico, mantené el tono festivo del párrafo anterior, que sinó después te queda descompensado. ¿Así está bien? Sí, sacá “imperante” y poné “urgente”, que es más coloquial. Listo. ¿Puedo nombrar a un escritor?, es que me acordé de algo que decía Bernard Shaw sobre los naturistas. No, manejá el texto seco, no te pongás rebuscado. Ok. Releé todo a ver si cuaja, y pasamos al quinto.

Quinto párrafo: misma entonación corrosiva que el segundo, pero con una vuelta de tuerca. ¿De qué tipo? De tu vida privada. Hablá de algo tuyo, pero que genere recuerdos comunes con el lector. ¿Con el lector argentino o con todos? Con todos. Ok, pero esperáte que es más complicado. ¿Listo? Sí, ya está. Ahora hacéte el boludo y sugerí que no estás seguro de algo. ¿Por qué? Porque queda bien, y además das la impresión de que estás escribiendo en caliente. Bueno.

Sexto párrafo: ahora pegá un volantazo y sacá un tema de fútbol, hablá de fútbol como si fuera lo más importante de tu vida ¿Para qué? Para que se enoje Xtian, que siempre deja buenos comentarios cuando está enojado. Ok. ¿Ya está? Sí, me quedó un poco raro, porque de fútbol y vegetarianos no hay mucho para decir. No importa, rematálo con un chiste. Listo. ¿Estás cansado? No. Entonces seguimos.

Séptimo párrafo: ya falta poco, así que es hora de que te pongas inteligente en serio. Agarrá el párrafo dos, el cuatro y el cinco y generá una conclusión temática que le dé sentido a todo. ¡Andá a cagar! ¿En un solo párrafo? Sí, es una boludez, solamente unificá la teoría y basála en algo real. ¿Así te parece? No, te estás yendo de tono. No dejes de ser gracioso. ¿Así? Sí, ese chiste está bien. Ahora andá redondeando: frase matadora. Listo. Fumáte un pucho y releé.

Octavo párrafo: este es cortito, poné cualquier cosa y encará un díalogo de cuatro líneas.

—¿Por qué?

—Porque el ojo del lector lo ve venir, ve venir un diálogo y eso le genera deseo.

—Mirá vos, ¿es una cuestión óptica?

—Más o menos… Cerrá el diálogo con chispa, pero sin carcajada. Y metéte en el noveno como si fuera una continuidad natural.

Noveno párrafo: estamos en la recta final, este es el penúltimo. Cuidá mucho de no revelar la última carta, pero andá llevando el texto al clímax. ¿Ya tenés el broche para el final? Sí, lo tengo más o menos delineado. Ok, entonces ponéte retórico, pero poquito. Bueno. Dosificá, trabajá la frase sin soltarla. Avisame cuando estés. Ya estoy. ¡Doble enter y que sea lo que dios quiera!

Décimo párrafo: es el final, respirá hondo y soltá la conclusión. Ok, ahí voy. Soltála sin énfasis, pero rotundamente. ¿Todo el laburo depende de esto? No, boludo, pero queda lindo. Ah bueno. ¿Ya lo tenés? Casi, esperáte. Dale… ¡Ya está! Bueno, ahora fijate dónde van las cursivas, y nos vemos el lunes. Ok, gracias. De nada.

Hernán Casciari
Viernes 24 de junio, 2005

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

114 comentarios El título dejalo para el final

  1. Martín Estévez #112    7 abril, 2016 a las 1:36 am

    Desde que leí este post de porquería, no puedo evitar que el primer párrafo resuma todo el texto; y meto diálogos para llamar la atención. No puedo dejar de ver en cada párrafo una explicación detrás, del mismo tamaño, con los mismos recursos. Maldito gordo genio.

    1. elgomes    6 noviembre, 2015 a las 10:03 pm

      Pues yo igual pero en 2015, Ajeno al tiempo, te hablo desde el futuro. Ha cambiado casi todo, menos lo de Cáscara, que la sigue rompiendo, como decís los argentinos ; D.

      Un saludo!

      Pd: Por qué sale mi foto tumbada??

  2. La Artífice #109    24 julio, 2005 a las 7:17 am

    A pasado a penas una semana desde que descubrí los blogs. Pensarán ustedes que soy una semianalfabeta que casi se quedó al otro lado de la brecha digital. Pues sí. Casi. Y ahora quisiera ponerme al día. Algunos reportajes, algunos artículos, algunos post extraordinarios, como éste, dan algunas coordenadas para entender cómo funciona la cosa. Y sin embargo, a cada minuto me surgen nuevas preguntas. ¿cómo discriman lo que van a leer? Me siento como funes el memorioso, incapaz de organizar la información, incapaz de darle un sentido. ¿Hay alguna forma de grabar las rutas de navegación para poder volver sobre los pasos a buscar lo que se ha perdido? Tampoco logro imaginar cuánto tiempo dedican a la lectura y escritura de sus blogs. Es asombroso, parece que hay una nueva casta de sujetos letrados que no trabajan, sólo escriben bitácoras. ¿Quién diablos los becó? Hablo desde la envidia. Pero también desde el asombro y el entusiasmo. No porque todo me parezca tan estupendo. Pero por qué tendría que parecérmelo a mí que desde pre kinder me disgustaron mis compañeros de curso. Diablos, ya empiezo a adoptar el tonito confesional. Dios me libre. Keep blogging. Gran bitácora esta. Felicitaciones.

  3. DudaDesnuda #107    11 julio, 2005 a las 9:57 pm

    Tiene que traer el arbolito con rocío de la madrugada y los comprobantes de abono al día. También el carné que lo amerita como socio de la Fundación contra el Moscardón verdolaga de la península.

  4. Fede #105    1 respuesta11 julio, 2005 a las 6:39 pm

    ¡¡ eMotín !! ¡¡ eMotín !!

    Dícese de la usurpación del control de un blog por parte de los lectores ante la pasividad o ausencia de la autoridad escribiente.

    Por ejemplo, temas candentes que podríamos discutir hasta el regreso del jefes, podrían ser:

    – (Caso Real) Biografía de Cacho Bussi: El único argentino que hizo guita vendiendo biyuta en las calles de Pekín.

    – ¿Hay más argentinos en España que españoles en Argentina?.

    – El gran dilema. Pejerrey de laguna o de mar: ¿Cuál te gusta más?.

    – Rubén Peucelle descubierto en una fiesta gay ibicenca. “Soy puto”, confiesa sin tapujos.

    – Borrale las pecas: ¿No era flor de yegua La Chilindrina?

    ¿Se tercia el palique?

    1. Guso    4 enero, 2013 a las 3:45 am

      Alguien se atrevió a urgar con la imaginación bajo la enagua de doña florinda? Estaba mas buena que comer pollo con las manos. Gugleen “florinda mesa hot” en imagenes de google y despues me cuentan…
      Tambien suscribo a lo de la chilindrina

  5. Bart #102    11 julio, 2005 a las 3:50 pm

    En espera de el retorno de su Mesias me han pedido que les entretenga con mi humor fino e intelectual. Y para ello nada mejor que mi chiste estrella, el que tantos premios internacionales me ha proporcionado:

    El chiste de Mistetas.

    Esto es una señora que tenia un gato, no… un loro, no, no, un perro, una señora que tenia un perro que se llamaba Mistetas y va un dia al tranvia o al metro, ahora no me acuerdo que era, y le dice al revisor, le dice….No ¡…era un autobus, eso era. Pues le dice al conductor del autobus : Oiga, ¿que podria subir con mi perro? y el conductor,que era gallego o así, le dice… no…. la señora le dice: ¿Que podria subir con Mistetas?…al autobus quiero decir, eh? Y el conductor la mira y le contesta: ¿Ya lo ha llevado usted al Zoo?….jajajajaja ¡Ui ! …no, ese es el chiste del pingüino. El conductor lo que le dice es: ¡Mujer ¡….¡yo subo cada dia con mis cojones y no pasa nada!…jajajajajajajajja …¿entienden? Mistetas jajajajajaj mis-tetas jajajajaja que si podia subir con sus tetas ¡¡¡ jajajajajajajajajaja…… jajajaajajaj…..jajajajaja…jajaja ….ja…..eemm…al final creo que no subió, por que no era ese autobus o algo pasaba.

    ¿El del esquimal que llega a Papa lo saben?

  6. Bob Guijarro #101    11 julio, 2005 a las 3:37 pm

    Llamenme desorientado… pero este insulso causo “ESE” desaguisado en la… en el…? alla pues, ustedes saben donde. Mmmmh. Mira. Dejenlo ser, hombre, que al señor le habran dado chupon en vez de teta.