Nueve años, etcétera

Este blog cumplió nueve años el viernes. En ese tiempo Orsai fue mutando a libro, a novela, a obra de teatro, a revista, a pizzería, a bar, a editorial, etcétera. La enumeración es intensa, pero lo que más me llama la atención es ese etcétera al final del resumen: cada vez me da más miedo. Ahora no me acuerdo qué día de 2012 empezamos a fantasear con que el siguiente paso natural de Orsai debía ser fundar una universidad. Pero algo es seguro: fue en una sobremesa de verano y lo propuso Chiri, que no estaba sobrio.

A mí me pareció —lo confieso con vergüenza— que esta vez Chiri se estaba yendo al carajo. Es verdad que veníamos envalentonados con cinco o seis revistas en la calle y un bar a punto de inaugurarse, pero el olor a trasnoche aurora grundig de su frase fue demoledor:

—¿Sabés qué tenemos que hacer, Jorge? —dijo, y se midió—. No te digo este año, sino en 2013, en 2014…

—¿Qué tenemos que hacer?

—Poner una universidad —dijo.

—En 2014 no —le contesté—: hay mundial en Brasil.

—Entonces la ponemos en 2013 —cerró, y se fue a dormir.

Yo estaba de vacaciones en Argentina y me quedaba en su casa. Al día siguiente me desperté, puse el agua para el mate y cuando apareció Chiri, todo despeinado, no le saqué el tema.

Esto nos ha pasado mil veces: embalar de madrugada con ideas perfectas, realizables, geniales y todopoderosas, y después, con luz de día, avergonzarnos en secreto y no volver a hablar del asunto.

Sin embargo, con el primer mate en el cuerpo:

—Y te digo más —siguió Chiri, como si no hubieran pasado doce horas entre las dos frases—, vos tenés que ser el Rector porque sos gordo, y yo tengo que ser el Vicerrector porque tengo anteojos.

Entonces sí, supe que estaba hablando en serio.

Después transcurrió, enterito, el año 2012 y un puñado de asuntos hizo que la idea empezara a carretear.

Por ejemplo: cuando Chiri planteó la idea no teníamos un lugar físico, pero meses después abrimos Orsai Bar. Y atrás del bar apareció Comequechu diciéndonos a cada rato: «Cayota, Pajabrava, tienen que inventar algo para que podamos abrir a la mañana, así compro una cafetera y amaso medialunas».

También vimos —desde la redacción de la revista— que entre las muchas publicaciones de crónica narrativa de Iberoamérica, nos estábamos prestando todo el tiempo a los mismos autores.

Una vez conversamos con el Chino Chang y con Mario Jurisch (editores de la peruana Etiqueta Negra y la colombiana El Malpensante) sobre la necesidad de generar un semillero, una cantera, una masía. Algo, lo que sea, para que todas las historias no acaben siempre firmadas por los mismos veinte nombres.

En esa época Chiri empezó a recibir por mail cientos de propuestas de autores nuevos: crónicas, entrevistas, cuentos, historietas, ensayos, pero en los casos donde había talento, se notaba también que faltaba algo. Que el talento solo no era suficiente. Y una tarde entendimos que lo que suele faltarle al autor más joven es consejo y testeo.

Lo primero se consigue en muchos talleres de periodismo o literatura: se trata del seguimiento personalizado de un buen maestro. Lo segundo es más complicado: el autor debe aprender a escribir con la presión que dan muchos lectores mirándolo, sugiriéndole, enojándose y protegiéndolo.

Cuando entendimos esto, embalamos todavía más: la idea trasnochada de Chiri, fundar una universidad, empezaba a crecer.

Teníamos el dónde: un bar por las mañanas, el mejor sitio para aprender lo que sea. Teníamos un porqué: formar al nuevo staff de Orsai 2014 y abastecer a otras revistas culturales. Teníamos el cómo: una comunidad de lectores con ganas de leer a nuevos talentos, de convertirlos en autores populares, y con el espectáculo agregado de verlos formarse en directo. Teníamos el cuándo: el inicio lectivo del año 2013. Solamente nos faltaba el quién.

O mejor, los quiénes.

Para el Master de Periodismo Cultural, que va los lunes, Gonzalo Garcés se caía de maduro. A mí me llamó siempre la atención su franqueza al leer textos ajenos. Su palmarés como ensayista lo ubica, desde hace años, en los mejores medios de comunicación. De hecho, sigue ostentando el récord de haber sido el crítico literario más joven del centenario La Nación. Empezó a los dieciséis. ¿Quién más que él puede aconsejar sobre los ensayos que preferimos en Orsai?

Para el Master de Crónica Periodística, que va los martes, nos quedamos con la mejor: Josefina Licitra ya nos había demostrado, en su crónica sobre el presidente Mujica en 2011, y en la de Francisco Salamone en 2012, cómo escribe; pero este año —que la fichamos como editora de Orsai— nos está demostrando por qué escribe así. Sus devoluciones a los autores son, sin exagerar, textos de lectura obligada. Si no aprendés a escribir una crónica con ella, no aprendés más. ¿Quién, sino ella?

Para el Master de Entrevista y Perfil, que va los miércoles, no tuvimos que ser muy astutos. Según dijo Chiri en un tuit, «Pablo Perantuono inventó el reportaje polémico». Las dos últimas entrevistas de Perantuono fueron al Indio Solari en Orsai, y a Ricardo Darín en Brando. Con la primera consiguió que nos conociera medio mundo; con la segunda logró que la presidenta de un país le mandara una carta al entrevistado. ¿Quién, sino él, puede explicar cómo se desnuda a un entrevistado?

Para el Master de Dibujo y Novela Gráfica, que va los jueves, la elección de Miguel Rep no tuvo que ver con su trazo ni con su experiencia bestial en Página 12, sino con su influencia cultural. Conversar una hora con Miguel, sobre cualquier cosa, te hace mejor persona. Imagínense entonces si ustedes son dibujantes en ciernes que hablan con él sobre arte, dos horas a la semana. Salís de ahí dibujando las paredes. ¿Quién mejor que él, entonces, para explicar de qué manera se encara una historieta o una portada de Orsai?

Y para el Master de Literatura y Ficción, que va los viernes, elegimos a Pedro Mairal, el autor (entre otras muchas maravillas) de «El gran surubí». Lo elegimos por la forma en que comparte sus conocimientos. Es generoso y no se guarda nada. También conocíamos la leyenda de sus talleres de literatura, en donde a veces saca a sus alumnos a la calle, vendados, para que después puedan escribir un relato desde lo sensorial. ¿Quién mejor que él para explicarle a los alumnos qué cuentos queremos en Orsai?

Cada uno de los cinco profesores trabajará únicamente con doce alumnos, que serán elegidos (durante marzo) entre todos los que se inscriban a los primeros cinco masters. La inscripción cierra el 30 de este mes.

En total, serán sesenta conejitos de indias, alumnos pioneros de la Universidad. (Algún día del año 2093, una foto amarillenta con sesenta rostros antiguos estará colgada en el bar con la leyenda: «fundadores» escrita en bronce.)

La elección de esos sesenta autores podrá verse en directo desde la web Orsai Masters, y ustedes, lectores, tendrán acceso a los blogs de cada alumno, para conocer sus trabajos anteriores y cómo van creciendo durante el año lectivo.

Y también para evaluarlos: la idea es que todos los alumnos tengan feedback permanente con una comunidad activa de más de veinte mil lectores. Para que se fogueen, para que sufran y para que aprendan a ganar seguridad.

Vamos a empezar despacio, para no caernos de alturas mortales. Los primeros cinco Masters tendrán una duración inicial de un trimestre, y si vemos que todo sale como queremos, retomaremos después de las vacaciones de invierno para completar el semestre inicial.

Si además de salir bien se genera mayor demanda de alumnos, iremos incorporando nuevas clases, nuevos profesores y nuevas actividades.

Por ahora solamente tenemos el quién, el dónde, el cómo, el cuándo, el porqué y una frase de Chiri que suena como un eco en la noche:

—¿Sabés qué tenemos que hacer, Jorge? —dijo hace un año, y no estaba sobrio—. Poner una universidad.

Etcétera.

Hernán Casciari
Martes 5 de marzo, 2013

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

223 comentarios Nueve años, etcétera

  1. Anita #134    3 junio, 2013 a las 4:14 pm

    Para el próximo número deberían convocar como ilustrador al grandioso oscar chichoni. Sus ilustraciones son impresionantes y te transportan a mundos inimaginados

  2. Ana Ramos #131    2 respuestas29 abril, 2013 a las 6:00 pm

    ¡¡¡¡¡¡ 400 de matrícula más 500 maaangooos por mes para dos horas de piripipi por semana, un cafe y dos medialunas !!!!!!!!!!!!!!!

    3meses*60alumnos*500$ = 90000$
    60alumnos*400matricula= 24000$

    Total 114000$

    1. Gustavo Eydallin    6 mayo, 2013 a las 12:26 am

      Bueno, son 730 mangos por profesor por hora.
      Desconta ponele 130 mangos de medialunas y pizza nos quedamos en 600, ponele que el bar se lleva la mitad es 300 mangos por hora. Pero claro estaran 2 horas, pero despues tendran que dedicarle bastante mas a la correccion de cada escrito, la preparacion de la clase, etc. Asi que teniendo 12 alumnos y dedicandole media hora a cada uno, tenes 6 horas mas, so la cuenta da mas o menos 75 mangos por hora. No me parece tanto considerando el CV de la gente implicada y las posibilidades futuras de los participantes.
      Si hubo gente suficiente (ya veremos las calidades de su trabajo) quiere decir que a muchos les cerraba. O vos pensaba que todo es por el amor al arte? La gente tine que comer tambien, che. Y digamos que los 5 profes se lo han currado bastante a lo largo de muchos anios para ser justamente eso, los profesores.

    2. ajenoaltiempo    6 mayo, 2013 a las 4:03 am

      Realmente te parece caro?
      Al punto de exclamar con tantos signos y tener que hacer la cuenta en publico como si los deman no la hubieramos hecho en privado pero sin escandalizarnos?

      La palabra es CAPACIDAD. Si ellos la tuvieron, para comenzar con un blog, pasar a una revista, seguir con un bar, una editorial y una universidad, bien ganado esta ese dinero.

      Ademas, teniendo en cuenta que los cupos se agotaron rapidamente y muchos quedamos afuera, no seria desacertado creer que el proximo cuatrimestre aumente la cuota.

      Oferta y demanda le dicen…

  3. El Gran Conogol #129    5 abril, 2013 a las 1:09 am

    Es importante que los docentes vean el vaso medio lleno. es importante, pero tan importante como eso es con que esta lleno. En el caso de la universidad, si va acompañado con pizza, puede que sea cerveza o moscato. y sino, vino.

  4. miguel nevarez #125    24 marzo, 2013 a las 12:12 am

    y derrepente os descubrí, que barbaridad, este rincón donde aquello que deseas decir,hacer, etc. lo puedes pones en practica, sois muy buenos , espero tener todas las ediciones y conservarlas…. seguir asi

  5. juan pablo haupt #121    20 marzo, 2013 a las 9:02 pm

    Aplaudo, sonrío y salto como un mono! Y en este estado de alegría animal bautizo la universidad(o pluriversidad, si hay más de un verso y un Logos) como
    iASRO,

    Instituto Argentino Sudaca de Redacción Ordinaria( y remarco el chiste del Orsai espejado).

    Entendiendo por ordinario al lenguaje llano y simple, que puede utilizarse para conformar efectos extraordinarios, opuesto a la jerga académica clásica.

  6. GUILLERMO MARIN #118    18 marzo, 2013 a las 10:02 pm

    ¡QUE BELLEZA! UN PLANTEL DOCENTE DE PRIMER NIVEL. PENSAR QUE AL BAR LO TENGO A CINCO CUADRAS Y NO PUEDO CURSAR CON PERANTUONO PORQUE LABURO A ESA HORA. Y NO ME PERMITEN SALIR. OJALÁ SURJA COMO ALTERNATIVA LOS DÍAS SABADOS: CREO QUE SE LLENARÍA.
    ABRAZO A TODOS.

  7. Natalota #116    15 marzo, 2013 a las 1:16 am

    Hola a todos:
    Son unos grossos y mi admiración por Uds crece cada día, pero hoy viene de mangazo solidario el comentario. Hay dos chicas Ailén y Marina Jara que van a ser juzgadas en Mercedes el 18 y 19 de Marzo de 2013, Ailén y Marina son dos jóvenes hermanas víctimas de violencia familiar que decidieron defenderse y hoy son juzgadas como agresoras. Ya llevan 2 años detenidas, con prisión preventiva y necesitamos adhesiones, para que por lo menos puedan tener prisión domiciliaria. Acá hay algo de info sobre el caso. De todos modos hay muuucha data en google.
    http://desalambrar.com.ar/Lo-unico-que-necesito-es-mucha
    Disculpen si este espacio no es para esto, pero no encontraba desde donde mas comunicarme con Uds.
    Un gran abrazo!!

  8. Alceo Omar Billoni #115    14 marzo, 2013 a las 4:14 pm

    Buenísima la idea!!,lastima que estoy viejo (ya voy por los cuarenta y pico) y algo falto de bastante talento, así que me conformo con despuntar el vicio en mi blog (uno que otro entra). Pienso que ideas como estas le dan posibilidades a gente talentosa, con ganas de hacer cosas.

  9. Gustavo From Sydney #114    12 marzo, 2013 a las 6:00 am

    O sino hagan un concurso donde se expongan trabajos, votamos al mejor y el resto de la comunidad financiamos a traves de donaciones al ganador.

  10. Gustavo From Sydney #113    12 marzo, 2013 a las 5:27 am

    Che, la idea de la macia esta muy buena, pero el problema es que seran casi todos portenios…
    Yo creo que tendrian que cobrar mas, asi los portenios becan a alguien del “interior” o del “exterior”.

  11. Victoria Zanon #106    7 marzo, 2013 a las 7:56 pm

    HOLA. Como vivo lejos quiro que los cursos tomen caracter de intensivos. Que haya que ir todas las mañanas de una semana al curso. De esa manera, se puede ver de viajar y tomar un curso, café y mediaslunas. Sino se complica!