La gramatica necesita vacaciones

Me regaña un lector de Mirta, vía mail: "Aunque tus personajes hablaban 'en argentino', tu deber es escribir con corrección. Y tu deber, en este caso, es saber que las palabras llanas (graves) no llevan tilde cuando acaban en ene, ese o vocal". Y como no es la primera vez que me hacen esta acusación tan seria, aprovecharé las vacaciones para explicar por qué, a veces, nuestro único deber es que la gramática nos chupe un huevo.

Los argentinos y uruguayos acentuamos los verbos de forma distinta que el resto del mundo hispanoparlante; esto es conocido por todos. Cuando en Valladolid o en Monterrey se dice ‘discúlpame’, en Buenos Aires y en Montevideo se dice ‘disculpáme’.

La pregunta es: ¿lleva tilde esa letra ‘a’? La gramática de la Real Academia Española indica que no: “Las palabras graves (o llanas) que acaban en vocal no se acentúan”. Yo en cambio postulo que sí, que necesariamente deben acentuarse algunas de nuestras formas verbales, sobre todo desde la irrupción de Internet como vía de comunicación o formato de lectura. E intentaré explicar el motivo, previniendo al lector de que lo haré de un modo salvaje y buscando roña.

“La gramatica debe adaptarse a nuestras necesidades, y no nosotros a ella”.

En la frase anterior, voluntariamente evité poner el tilde en la segunda palabra. Sin embargo, y a causa de un lógico acto reflejo, la gran mayoría de los lectores, aún sabiendo que faltaba el acento, leyó correctamente: ‘gramática’, y no ‘gramatíca’. (Felicidades, lector, si leíste con acento: eso significa que tu corrector interno está intacto.)

Lo mismo —exactamente lo mismo— le ocurre a un lector hispano cuando lee el argentinismo ‘disculpame’. Lo primero que su cerebro interpreta no es que el personaje que habla es porteño o uruguayo; la primera señal que la razón recibe es que el autor se ha comido el acento, y entonces el corrector invisible que todos llevamos dentro les traduce, a velocidad luz, y les devuelve ‘discúlpame’.

El principal objetivo de un mensaje es que sea interpretado tal y como ha sido concebido; éste es el gran desafío de cualquiera que escriba algo. A mí me pateaba el hígado, y mucho, cuando el año pasado Cristina me leía en voz alta los primeros capítulos de Mirta y ponía los acentos verbales donde se le antojaba a su cultura, y no donde indicaba la prosodia.

Donde Mirta escribía “perdoname que te escorche”, Cristina leía “perdóname que te escorche”, que suena horrible en cualquier idioma. Entonces decidí ‘avisarle’ al lector hispano que allí no había un error sino un regionalismo, quitando la alarma del corrector automático; y desde entonces escribo:

—Perdonáme que te escorche.

Hace años, cuando escribía en prensa escrita y únicamente para lectores argentinos, jamás se me hubiera ocurrido acentuar de esta forma. En ese caso sí habría constituido redundancia, delito y falta gramatical. ¿Para qué acentuar ortográficamente un código que el lector no necesita desentrañar?

Pero desde que muchos de nosotros escribimos para un público que llega desde cualquier parte del mundo, los códigos no pueden asumirse de antemano. Es más: es necesario acotarlos y simbolizar de una manera diferente, porque es también nueva y diferente la vía de comunicación que usamos como escaparate.

Hay, sin embargo, otras derivaciones verbales ‘argentinas’ que no necesitan tilde. Por ejemplo: ponete, haceme, venite, contame. En estos casos las versiones hispanas puras no son objeto de confusión (ponte, hazme, vente, cuéntame) y sí constituye falta gramatical su ‘acentuación rioplatense’. Es un error escribir ponéte, veníte o hacéme. Pero siguen siendo correctas las formas perdonáme, escucháme, satisfacéme o calmálos, al menos cuando se escribe para un público variopinto.

Empecé a acentuar palabras graves (llanas) por necesidad y urgencia de comprensión. Descubrí el error en mi propia casa —como dije— y todo se solucionó con un parche sencillo, con un simple tilde allí donde la Real Academia indica que no debe haberlos.

Y es que a esta Real Academia, por desgracia, le faltan aún muchos años para tener entre sus consejeros a personas que escriban diariamente online. Si hace un siglo ya les costaba un perú seguirle el ritmo a la jerga de la calle, no es difícil imaginar lo que les puede estar costando ahora, a unos señores con bastón y monóculo, debatir cómo debe decirse, en castellano, ‘trackback’.

Cuando para el mundo entero la Red ya es, sin discusión, la mayor vía de comunicación de la historia, y se expande de un modo veloz y descentralizado, para los integrantes de la RAE sigue representando un dolor de cabeza, y lo único que son capaces de debatir es si a la palabra internet debe anteponérsele el artículo femenino o el masculino.

Lo que habla la RAE ya no es mi lengua ni la de nadie que tenga un módem. Y no lo será hasta que la Academia limpie el polvo de sus sillones y acepte entre sus filas a un buen número de integrantes que hayan tenido que lidiar con los verdaderos problemas del castellano del presente y, sobre todo, con la aventura que representa, ya hoy, el castellano del futuro.

Yo quiero una Academia de la Lengua que lo llame por teléfono a José Luis Orihuela y le consulte cosas (es una metáfora, pero una metáfora factible y necesaria). No estoy a favor de la anarquía gramatical, sino de la previsión, de la flexibilidad y del tecnicismo práctico, no de la solemnidad teórica del claustro que levanta muros donde debiera tender puentes. Me gusta el castellano y sus mil variantes, y me gusta porque es lo único que tengo y porque no sé hablar en otra cosa.

Así que si habrá consejos, indicaciones y reglamentos sobre cómo debo escribir en mi idioma, quiero que los redacten personas que estén a la altura de las circunstancias y en sintonía fina con mi tiempo, gente que se sienta cómoda en un mundo que ya no es el mismo mundo de hace cincuenta años. Tampoco nosotros somos los mismos, ni nuestras palabras, ni el formato que usamos la mayoría para escribir.

Si antes eran los suburbios y las jergas adormecidas de sesenta países que no se veían las caras nunca, quienes corroían paulatina y lentamente la lengua, modificando la roca a razón de un milímetro por lustro, y luego la RAE, con todo el tiempo de la siesta, recogía unos cambios ocurridos en 1930 y los incorporaba en la edición de 1973, ahora las cosas ya no son así. Ahora todo ocurre en una sola inmensa calle, populosa y cosmopolita, y todo ocurre —sobre todo— al mismo tiempo. Ya no se puede dirigir el tránsito con los mismos policías de pueblo.

Éste es un idioma gigante que hablamos, leemos y escribimos cuatrocientos millones de personas a la vez. Y lo hacemos gustosos, a pesar de las barreras anacrónicas que nos ponen unos sabios —de rancia sabiduría— que sólo acceden a hablar entre ellos y no con nosotros, que van por la vieja vereda del mundo porque tienen miedo a los atracos, anotando todo en libretitas y negando un futuro que terminará por aplastarles el peluquín.

Hernán Casciari
Viernes 6 de agosto, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

233 comentarios La gramatica necesita vacaciones

  1. Ana Clara Tortone #229    23 octubre, 2016 a las 11:59 pm

    Siii !!! vacaciones para la gramática !!!Empecé a leerte no hace mucho, gracias a un amigo que me habló de vos…a partir de ahí cada vez que encuentro algo tuyo me quedo atenta leyendo o escuchando..a propósito ayer me tomé mate con mocos mientras escuchaba on line tu charla TED…o sea era tu primera vez que podías contar esa historia sin llorar mientras yo no podía parar de hacerlo…Sabés que ? Gracias !!

    Habrás notado que mi foto quedó al revés…no se por qué !!! y entonces decidí dejarla así, … hace tiempo que busco un nuevo punto de vista en mi vida y parece que lo estoy logrando !!! De nuevo: Gracias !

  2. elgomes #227    8 noviembre, 2015 a las 12:28 am

    Respecto a tu reclamación me parece totalmente lógica. Además es solución innovadora. No creo que se deba encorsetado la expresión que es la que debe ser. Incluso si la palabra no échate, hay que ponerla. Además fin de cuentas eso hace un buen escritor con las metáforas, coloca palabras allí donde nunca existieron para dotar al texto de mayor profundidad o gama expresiva.

    Respecto al la Rae, pienso que las cosas de palacio van despacio. Y la lengua castellana no se merecía menos que un palacio.

    Si el castellano no te parece nada del otro mundo. Puedes probar con el catalán al ver que tal y ahora ver cuantos te leen.

    Un saludo!

  3. Alejandro Manalvi #226    4 marzo, 2013 a las 2:54 pm

    Listo. Me quedó claro. No me convenzo fácilmente, de ordinario, pero acepto tu argumento sin dificultad. Hasta me cae bien, diría. Luego de enviarte este comentario, voy y hago clic en “Desconectáte”… ;)) Abrazo y gracias!

    PD: Me permitís cerrar con un solo signo de admiración y/o pregunta?

  4. damian elaskar #225    1 respuesta4 septiembre, 2012 a las 9:51 pm

    usemos la G para los sonidos suaves, y la J para los fuertes > ejemplo: “jirar” en vez de “girar”.
    Eliminemos la U después de la G > ejemplo: “gitarra” “ginda”, “gepardo”.
    usemos la C para los sonidos duros y la S para los blandos > “senso” y no “censo”.
    Exilio a la Q, la K y la Ñ: “ceso” y dulce, no “seso” de estornudar. un “cilo” de “ceso”. “Niato” “nionio” “companiero”.
    La Z??? Las V y B????
    La H sólo para los “chistes”.
    Así lo leen los “ninios” cuando aprenden, con su sentido superlógico.
    Saludos

  5. Germán #224    25 enero, 2006 a las 9:46 pm

    Hoy he verificado que la RAE (www.rae.es) admite la existencia del verbo tribular (derivado del latín tribulare), e inclusive (pero como en desuso) del verbo atribular, con el sentido de causar una tribulación (vale decir una congoja, pena o tormento).

    Pero digo yo: si el que tiene congoja está acongojado, el que pena apenado, y el que tormento atormentado, ¿cómo diablo debe decirse de la persona que tiene una tribulación? ¿Atribulado? Pues no señor, dicha palabra según la RAE no existe. Y muy a pesar de ello, yo he quedado atribulado con el descubrimiento, con lo cual es razonable que la palabra exista.

    Por lo tanto, cabe escuchar lo que la RAE tenga para decir, pero siempre reservándonos nuestro legítimo derecho de impugnarla. Amén.

  6. Tuny #223    25 enero, 2006 a las 9:04 pm

    De acuerdo con vos Hernán. El matiz que da la tilde es la diferencia.
    Sin embargo te cuento que hasta no hace muchos años, si no me equivoco hasta el 92, las formas verbales mantenían el acento cuando se incorporaban pronombres encíclicos, por lo tanto los argentinos “vení, poné y disculpá” se convertían correctamente en “veníte, ponéte y disculpáme”. En el último congreso la RAE cambió esa regla y nuestras expresiones pasaron a la ilegalidad.
    Está en nosotros usarlas y defenderlas.

  7. Malen #222    6 enero, 2006 a las 6:03 am

    Hernán: Llegué tarde a los comentarios, pero yo que vos, en vez de tanta explicación, decía que habías escrito mujer gorda antes de 1999 y listo, porque si no me equivoco, fue en ese año en el que la RAE se “modernizó” y cambió las reglas de acentuación para las formas verbales con pronombres enclíticos. Antes se escribían respetando la ortografía de la palabra sin el enclítico, es decir que perdonáme estaba perfecto. A decir verdad los que tenemos bastantes años en nuestro haber seguimos escribiendo así, porque si bien la RAE a veces se atrasa en aceptar un cambio ya instituido socialmente, otras de adelanta, como en este caso.
    Una aclaración para Chori #176, esos autores los pusieron, porque era correcto, insisto, es reciente la modificación.
    En cuanto al famoso “español de EEUU”, el spanglish, para mí (sé que sólo es mi opinión) es más bien la jerga del inmigrante, tal cual como sucedió en Argentina con el cocoliche (que tan lindo habla el nonno)una mezcla que en las nuevas generaciones irá desapareciendo, y de la cual quedarán claro, algunas palabras y frases, como han quedado aquí de aquella mezcla del italiano y español.
    Pa’ ser mi primer comentario formalito ¿no? Descubrí a Mirta hace tres días y por supuesto la leí de punta a punta, y de ahí vine a parar a Orsai (con escala en Juan Dámaso)¡ Realmente muy buenos!

  8. Fernando #221    29 diciembre, 2005 a las 9:29 am

    Que mas puede dercir, sino estar totalmente de acuerdo, me guardo esta pagina para mostrarle a muchos españoles lo que significa leer… Sabés cuanto hace que no sentía placer al leer un artículo, me gusta tu forma de redactar y escribir.
    He leído un libro de R. Fresan que dice, hay dos tipos de lectores, los que dicen “como no se me ocurrió a mi” y los que dicen “que bien que se le ocurrió a alguien”… Te felicito, cada que vez que leo una columna tuya me digo QUE BIEN QUE SE LE OCURRIO A ALGUIEN, eso dije cuando terminé de leer este y muchos otros…

  9. PartyAnimal #220    30 noviembre, 2005 a las 1:42 am

    Excelentes todos los articulos y tu respuesta Hernan…como argentino-uruguayo puedo atestiguar que el voseo es mas argentinismo, porque en uruguay se usa mas el tu que el vos…y es curioso porque se usa el tu queres, tu podes en lugar de tu quieres, tu puedes, que mezcla,no?
    partyanimal2005@.blogspot.com

  10. penélope #219    15 noviembre, 2005 a las 10:46 pm

    Alguien me podría explicar si es correcto decir ” la pegué” en lugar de “le pegué” . No consigo aclararme con el “leísmo” “loísmo” y “laísmo”
    Gracias

  11. axelote #218    21 octubre, 2005 a las 3:20 pm

    Sigo descubriendo Orsai y me sigo sintiendo muy identificado.

    Tema delicado este, soy un fanático de la ortografía. Si fuera profesor de una universidad, aunque sea de matemáticas, bocharía al que me escribe las cosas mal porque no debería haber pasado de primaria. Me da vergüenza ajena ver propuestas de trabajo mal escritas, me parece poco serio.

    De todas maneras Hernán se preocupa en aclarar que no quiere la anarquía sino una adaptación y lo explica bien. De todas maneras es un poco jugado. Lo veo como el principio del fin.

    Estoy muy de acuerdo con Mauricio (#77), me gusta leer a gente de otros lados que no sea Argentina y imaginarme los diálogos con acento, o tenere que recurrir al diccionario cuando me aparecen palabras nuevas. Es una forma de aprender sobre otras culturas.

    Si bien decidiste seguir diciendo bombacha, piola, bondi, birome, etc., para que el lector haga el agradable esfuerzo de comprender, pues, deberías seguir escribiendo tomalo, mandalo, tiralo, etc.

    Por otro lado, odio ir a Buenos Aires (cuando voy una vez al año de visita) y ver publicidades mal acentuadas (o tildadas o como carajo se diga) en pos de darle más “argentinidad” al tema. Como si alguien lo fuese a leer mal. Por favor…

    A ver si ahora me pongo a laburar de una puta vez, ya llevo 6 horas recorriéndome todos los posts.

    Salutti

  12. la negra del tamunangue #216    4 enero, 2005 a las 6:13 am

    Por error entre en esta pagina, y me encontre con sus discusiones sobre la gramatica…..creo que eso es cuestion de cada pais, estado, y ciudad que lo modifique a su manera…

    Yo soy venezolana de caracas, pero me encanta como hablan los margariteños que son del oriente del pais, y disfruto hablando con maracuchos, y ambos maracuchos, y margariteños tienen totalmente diferentes usos para sus palabras… (ojo entre ellos se entienden al rato de estar conversando) ya que los margariteños hablan muy rapido, y los maracuchos grita’o…

    Me encanta cuando un margariteño dice: zizizi hijo er’ diablo
    O cuando un maracucho dice: a buena verga contigo!

    Asi que dejen de pelearse por cosas como los regionalismo, mas bien aprendan de ellos y disfrutenlos!!!

  13. El Mediodia #214    20 septiembre, 2004 a las 7:00 am

    emepecé a leer tu post ocn recelo, pero comprendo, y acepto completamente lo que planteas. viniendo de un ecuatoriano en buenos aires, que se ve rodeado de argentinismos extraños a su forma de habalr, y que discute contantemente al respecto, es la explicación mas razonable que he escuchado o leído.

  14. camila600 #212    5 septiembre, 2004 a las 3:34 pm

    Vitalio: Con respecto a tu comentario 36, es bueno que sepas de la discrepancia de un mismo idioma en diferentes países. Por ejemplo: portugués de Portugal y portugués de Brasil, donde los gramáticos ya hablan del idioma “brasileiro”. Estados Unidos y Gran Bretaña no hablan (ni escriben) el mismo inglés…Como todo en Europa, los ingleses hablan más “cerrado”, por así decir. Y en Argentina no hablamos español, sino castellano, y espero que en algún momento sea “argentino”.
    Las academias de letras DEBEN ser instituciONES dinámicaS, porque asi son los idiomas, mutan y cambian constantemente… sino, aún seguiriamos hablando en latín…

  15. Guaterresistant #211    21 agosto, 2004 a las 11:37 pm

    Bueno, como estoy leyendo todo junto porque vengo atrasadito con los tiempos y las tecnologías, voy evitando leer los comentarios anteriores. Por lo tanto, no conozco la temática tratada en los últimos y mis palabras pueden parecer fuera de lugar.

    Esta actitud (la de no leer los doscientos cincuenta y cuatro (mil) comentarios anteriores) se ve potenciada por el hecho de que, luego del número 6 ó 7 (en casi todos los casos), este lugar se convierte en un canal para charlar de temas particulares, dejando de hacerse referencias al post original.

    Bien. Tirada la bronca contra nadie (ya que la mayoría de las opiniones que alcanzo a leer a partir del n° 8 me hace reir o pensar) quiero decir que no me parece que con respecto a la lengua se pueda establecer ninguna clase de previsión (párr. 17). Eso no lo puede ni la R.A.E., ni Bill Gates, ni mi vecina cuando lo caga a pedos al boludón del hijo.
    La lengua tiene un carácter dinámico que ni el más conservador, bastonudo y monoculudo de los estudiosos del idioma puede contrarrestar.

    Estoy convencido de que la disputa planteada en tu post se va dirimiendo solita, sin necesidad de argumentos.

    Nos solazamos en tus letras sin necesidad de retórica.

    Un abrazazo,

  16. san #210    14 agosto, 2004 a las 1:32 am

    Hernan el dia que dejes de escribir no se que voy a hacer, me voy a sentir perdido como chupete en el culo!!!!!!!! la tenes mas clara ke al agua !!!po rlo gral. no me gusta chupar el culo pero cuando uno se lo merece se hace !!

  17. scaramanzia #205    12 agosto, 2004 a las 3:16 am

    ahora digo yo…. si Casciari intenta defender nuestros costumbrismos…no notaron esto en el comienzo? “Me regaña un lector de Mirta…”
    regaña?
    Yo nacì y me criè en la Pcia. de Bs. As. y a mi nunca me regañaron, me cagaron a pedos, me retaron, etc etc. pero regañarme ni en pedo…. en mercedes se usara?

  18. Caribé #204    10 agosto, 2004 a las 8:47 pm

    ¡Guasacaca!

    El guacamole en venezolano (bueno, algo muy parecido, también con mucho aguacate) se llama guasacaca.

    De pronto lo recordé.

    Angel Gris:
    Cuando vuelva a poderse usar la palabra “acento” sin entrecomillarla le justifico lo de Caribé.

    No quiero que me tilden de rompehuelgas, quedaría feo en mi prontuario.

  19. LaSoLe #201    10 agosto, 2004 a las 4:26 pm

    Hasta la Victoría Sectret’s me suena de lo más imperialista… pero Caro Cuore no pega. Hasta la Victoria ALWAYS, lo mismo…

    me quedo con HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!
    que tiene más personalidad y me es más familiar…

    LaSoLe, presente! (y esperando que se cumpla la promesa…)

    Un saludo revolucionario!
    Esperamos órdenes