La historieta imposible

La última vez que estuve en Buenos Aires conocí por fin a Sáenz Valiente, uno de los mejores dibujantes de historieta del universo. Con Juan habíamos trabajado juntos en mi cuento "La madre de todas las desgracias" que apareció en la Orsai N3. Fue un placer hacer cosas con él, a la distancia. Me enloqueció a preguntas para adaptar la historia, y eso es fantástico. Desde entonces supe que Juan volvería a estar en la revista. ¿Pero cómo? ¿Y haciendo qué?

Cuando estuvimos juntos una tarde de octubre, en el bar todavía cerrado al público, descubrí que era capaz de dibujar cualquier cosa y convertirlo en una historia. Su mirada es dibujo puro, la percepción de los detalles es algo que tiene incorporado como nosotros, los mortales, tenemos incorporados los brazos al costado del tronco. Pero sobre todo, entendí que Juan es un fanático de los desafíos.

La idea surgió esa tarde. Y se fue concretando después, por mail. Juan tendría que ir, una vez cada dos meses, a la casa de Alfredo Casero, y pedirle una historia oral, sin papel, sin estructura. Una historia de esas que el actor es capaz de soltar sin redes, del cerebro a la boca, rauda y enloquecida.

Juan tendría que grabar con su teléfono la verborrea de Casero para no olvidarse de nada, y anotar en su libretita las pocas preguntas que pudiera meter dentro del monólogo. Y después, tranquilo, ir a su casa y dibujar una historieta con ese material. Sin elipsis, sin cortes, sin salirse de las palabras exactas del actor.

Cuando Sáenz Valiente me pasó el archivo de ese monólogo (que dura 16 minutos) supe que el dibujante fallaría en su empresa.

—Es imposible hacer una historieta con toda esa información —le dije a Chiri.

Él me respondió:

—Eso que decís es un evidente giro dramático, gordo puto.

A las dos semanas Juan nos devolvió los primeros bocetos, y me tuve que comer las palabras. Las primeras siete páginas de «La Historieta Imposible» estarán en el número cinco de Orsai, porque son inmortales. El primer cuento se llama «Originalmente esta historia era acerca de un hombre que lo ataba todo», con guion oral de Alfredo Casero y dibujo de Juan Sáenz Valiente (me gusta repetirlo, una y mil veces).

Hay de todo en la trama: tías gordas desnudas, la poronga del cantante Chayanne que baja del cielo, un perro que se cree alemán, una subtrama de Segunda Guerra, especificaciones sobre el sistema respiratorio, explicación de cómo funciona el motor de un Fiat 125, y largos etcéteras. Todo, en siete páginas que tienen sentido. Aunque suene imposible de creer, tienen sentido.

¿Y saben qué es lo más lindo de todo esto? Los autores ya tuvieron su segunda sesión, que aparecerá en la Orsai N6.

Sí: habrá una Historieta Imposible cada dos meses. Y ustedes podrán ver pedacitos de las conversaciones entre Juan y Alfredo, en este mismo canal.

Señoritas, señores, este primer goteo-trailer de «La historieta Imposible» me llena de emoción.

Realización y musicalización: Andrés Locatelli. Música: «Railroad’s Whiskey Co.» de Jahzzar.

Hernán Casciari
Viernes 27 de enero, 2012

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

309 comentarios La historieta imposible

  1. Tina #307    3 febrero, 2012 a las 12:29 pm

    como veras tengo los ovarios bien puestos en Orsai.
    mis tetas son exclusivas de Damian, a propósito fue Damian el que hizo el primer toples masculino con la Nº1 y el botón de Tonga lo descubrió, jajajaja

  2. Tina #306    2 febrero, 2012 a las 10:34 pm

    BRILLANTE, que nadie se sienta defraudado por nadie, que todos cumplieron, cumplimos…
    yo tengo varios que se la voy a cobrar cuando le entregue la 5
    otros que la pagan en 6 comodas cuotas consecutivas…