Más gotas

Esta será una semana infausta para los lectores que prefieren que, en el blog, no hablemos tanto de la revista. Estamos, en este momento de la tarde, haciendo las últimas correcciones antes del cierre del N3, y tengo ganas de gotear cuatro aperturas más, cuatro temas, cuatro autores, y cuatro ilustradores del próximo número. Todo, en ciento cincuenta palabras.

Había una vez una chica que se ganaba el pan de cada día en una agencia de publicidad. Como su vida en la oficina la aburría, por las noches salía a beber y a ser bohemia. Pronto descubrió que le aburría también la bohemia y empezó a escribir una novela para evadirse. La protagonista de su novela era una chica que trabajaba en una agencia de publicidad y salía a beber, pero se cansaba de todo y se iba a vivir a la selva, al medio de la selva, donde no hay nada. Para que la historia resultara más convincente, la autora también renunció a todo y se fue a la selva. Construyó su cabaña de madera y allí escribió ese y otros libros hermosos. También descubrió animales nuevos y estrellas. Y dejó de ganarse el pan de cada día. Pilar Quintana lleva ya ocho años amasando su propio pan.

Internet le dio una herramienta nueva a la literatura: la velocidad. A principios del siglo veinte, los folletines por entregas llegaban por barco. Los lectores, ansiosos por la continuación de la trama, se acercaban al puerto. Cuando divisaban al buque que traía los libros en los bodegones oscuros, le gritaban desde tierra a los marineros, que ya habían leído la obra en altamar: “¿Ha muerto Estela?”, “¿Ya le han propuesto matrimonio a la señorita Kinderman?”. Aquella hermosa fascinación por la lectura, generadora de impaciencias y angustias, hoy se convirtió en un nuevo gesto: pulsar frenéticamente la tecla F5. Actualizar una página hasta que aparezca el cuento que nos tranquilice. Aquellos viejos barcos son ahora Ferraris con historias que van y vienen a la velocidad de la luz. Algunas veces —incluso— es el lector quien escribe el cuento, y el autor el que se queda pasmado y pregunta: “¿Ha muerto Estela?”.

Hace veinte o treinta años, todos los chicos en Argentina empezábamos a leer el diario por la última página, la de los chistes: Caloi, Crist, Fontanarrosa, Tabaré o Altuna. Después entrábamos al cuerpo del diario, a ver si había más dibujos. Y ahí estaban los de Sábat, en la doble página editorial. Nos quedábamos un poco decepcionados mirando aquellos dibujos mudos, en blanco y negro: no entendíamos nunca el chiste. En realidad, éramos inocentes y lo que no entendíamos era la política. Después crecimos un poco y Hermenegildo Sábat también empezó a crecer en nosotros. Cuanto más crecíamos, más grande se hacía este hombre, el único capaz de decir lo que pensaba sin letras, solamente con tinta y trazos; el único que podía retratar la realidad con la mímica del dibujo. Es muy complicado entender la política en Argentina; muy pocos lo hacen bien. Pero dibujarla, eso, es casi imposible.

Únicamente algunas ostras, si hay suerte y se busca bien, guardan dentro una perla. Y solamente los finales de algunas revistas, si hay muchísima suerte, acaban con nueve cuentos de Javier Villafañe. Las páginas de Javier son hermosas y necesarias. Villafañe (nacido en 1909, titiritero ambulante, poeta y narrador infantil) es muy poco conocido como escritor para adultos. Y sobre todo, es un injusto olvidado de la narrativa latinoamericana. Nos complace mucho cerrar este número con sus cuentos, y agradecemos a su esposa, Luz Marina, que nos los haya cedido. Las nueve narraciones cortas de Javier hablan de la vejez, el sexo y la muerte de un modo que al lector le quedará la sensación de un único y poderoso relato. Los dibujos que ilustran cada cuento son de María Wernicke, que hizo magia en cada composición. Ya van a ver. Son nueve perlas para las últimas páginas de Orsai.

Y, como vengo embalado, mañana un poco más.

Hernán Casciari
Lunes 20 de junio, 2011

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

120 comentarios Más gotas

  1. Antonio #117    21 junio, 2011 a las 11:17 pm

    Hernán; Averigué el precio de la revista y está 20 mangos. Pasó de valer 50 a 70. Todo bien, en serio. Este mes estoy muy justo con la guita y no la voy a comprar, no es de miserable creeme. Mi pregunta es; ¿Va a seguir aumentando?

  2. Paul Maril #111    21 junio, 2011 a las 6:50 pm

    Los PRI son una boludez, está clarísimo. Y es obvio que, en general, las boludeces nos gustan. Algunos renegamos de esas boludeces, pero adscribimos a otras, por lo que todos formamos parte del fenómeno. Del fenómeno de la boludez.
    Nunca canté PRI por aquí, porque me produce lo mismo que me producía cuando era chico: Hastío, aburrimiento, “esto es cualquier cosa”. Me gusta que el lector participe diciendo, pero más me gusta que lo haga leyendo. Mucho más me gusta ser lector que cantor de PRI.

  3. Camila Krauss #110    21 junio, 2011 a las 6:06 pm

    No me pude resistir, aunque siento que escribiendo en el blog puedo perder sensación de intensidad a la hora de desempacar Orsai por fin! acá en Xalapa (Veracruz, México). Decía, no me puedo resistir… a formar parte de esta columna de comentarios, de lectores que no conozco pero con quienes comparto esta combinación de fanatismo rockero, devoción de aprendiz y fruición poética por la labor del Casciari y el Chiri y todo el equipo de salvajes que hace este fenómeno de revista.

  4. TONGA #109    21 junio, 2011 a las 5:39 pm

    Todavía tenemos algunos lugares para los que quieran venir a locrear el 9 de julio. La cita es en Flores. mandame un mail a orsai(at)baideguei.com con tu nombre.
    El único requisito es traer la bebida, o en su defecto, venir dispuesto a recibir patada en el pecho paŽbajar la comida.
    Del resto nos ocupamos nosotros.

  5. artur #108    21 junio, 2011 a las 4:50 pm

    muy buen material, me interesan todos los temas.
    Es como si abrieran nuestras cabezas y buscaran a ver como conviene llenarlas.
    Soy un principiante en esto del blog.
    Soy un principiante en esto de leer en goteos.
    Soy un principiante en esto de pensar un mundo desde mis ojos.
    me ayuda su material.
    Educa y dignifica la profeción.
    Como mercedino. Que se comió todo tipo de palizas en la 29. Por imbecil. Por mediocre. y por aburrido.
    Ahora uso mi cabeza y mis manos. Pa construir por otras causas.
    Futbol de payaso.
    Este es un manifiesto payaso, que se me ocurrio despues de aprender de ustedes.
    “Las y los payasos son un conjunto. Delante y detrás del telón.
    Nos divertiremos todos por igual, Solo avergonzaremos a un compañero por trabajo.
    Nadie es superior a los demas. Los que se crean sobre humanos, deberan irse a otra parte a buscar otros seres, “sobre humanos”.
    El respeto mutuo, la escucha, el silencio. Hacia la propuesta de los demas sera la premisa.
    Ya que todos tendran lugar. A opinar y actuar. Pero en su momento.
    Salvo cuando ya las premisas sean demasiadas.
    Y se tenga que elegir velozmente para continuar la escena.
    Respetando el discurso de los demas.
    Es muy dificil manejar la situación de coordinar los ensayos.
    Debido a que todos tendriamos que calmarnos mientras actuamos y dejar decidir al director, lo que él crea conveniente.
    Salvo que no convenga en nada la propuesta.
    Puede ocurrir, somos humanos.
    Al finalizar el ensayo fisico hacemos una descarga intelectual para registrar, lo que entendimos, y para que la dirección y los compañeros nos expliquen en que nos confundimos.
    Y discutir alternativas.

    tambien propongo que los que faltan a los ensayos entren de suplentes, como lo propuso Zarpe el último ensayo.
    Me parece un buen premio a la perseverancia de los que creen.
    Creer es poder

    post data:
    No es futbol. Es una obra de arte.

    mi idea no es hacer enojar a nadie con estas palabras, solo es trasmitir lo que percibo en los ensayos. A los que llegué tarde casi siempre.”

  6. Maxi #107    21 junio, 2011 a las 4:19 pm

    Mas sorprendido vas a estar cuando leas los 10 cuentos que publicó en el año 2005 y los otros 10 con los que continuó en el 2008. Empiezan en el siguiente enlace:

    http://orsai.bitacoras.com/2005/12/ciento_cincuenta_de_mortadela.php

    Y si, es pura expresión de genialidad. Yo admiro mucho su literatura social, pasá por http://orsai.bitacoras.com/2005/10/mhijo_el_dotor.php y por http://orsai.bitacoras.com/2006/01/la_frente_alta_la_frente_tersa.php y me contás.