Mis conflictos con la ciencia

Las noticias más importantes nunca aparecen en la tapa del diario sino en las páginas del fondo, y casi siempre tienen que ver con la ciencia, la biotecnología, la astronomía y los chusmerío de la farándula (en español: los cotilleos del famoseo). Sacando esto último, que solamente tiene una trascendencia que alimenta la frivolidad necesaria para equilibrar mi profundo compromiso con la problemática del universo, a mí las noticias que más me gustan son los descubrimientos raros.

Cuando aparecen estas informaciones, enseguida las recorto y las pongo en el segundo cajón, que es el cajón donde tengo las pruebas académicas que confirman que tengo razón en casi todo lo que discuto. Por ejemplo el descubrimiento de que el universo es explicable, y que las teorías de la relatividad son compatibles con la física cuántica. Tomá mate.

Todo eso ahora se llama Teoría M, que viene de Magia y de Misterio, y también viene de Maldacena (Juan Martín), que es el apellido del muchacho argentino que dio en la tecla. También me gustó mucho esa noticia de que el porro no sólo que no hace nada malo sino que es relativamente bueno comparado con el wiskhy y con ir a los programas vespertinos de la televisión a dar testimonios. Eso está en un informe de la OMS que escondieron para que la gente no lo sepa nunca. (Sobre todo para que nadie sepa que los programas de la tarde son nocivos.)

Otra noticia muy buena es la de unos médicos alemanes que descubrieron que el mejor antídoto contra el colesterol, el estrés y todas esas boludeces que le agarra a la gente, es reírse mucho, puesto que al reír parece que hay unas cosas que segregan algo que va a no sé dónde y se convierten en ejércitos naturales contra todos los males internos. Yo no sé muchas palabras científicas, pero me gusta decir enzimas, y con eso lo arreglo todo.

La abuela de un amigo cuando no le salía la palabra decía “alcanzáme ese fitipaldi”. Por lo menos eso me contaba el amigo, aunque un día se apareció y me dijo que no, que lo que la abuela decía no era “fitipaldi”, sino “alcanzáme ese piperno”, pero fitipaldi es diez veces mejor.

Volviendo al tema, a mí lo que más me gusta es agarrar un gilastrún y explicarle cosas difíciles sobre ciencia, biotecnología o astronomía. Los que ya me conocen se dan cuenta que cada vez que digo enzimas estoy mintiendo. Pero todavía nadie se dio cuenta de que no tengo la menor idea de astronomía, y digo lo que me parece sobre el big-ban, las enanas blancas, y el por qué un telescopio es capaz de sacarle fotos a algo que pasó hace una enorme cantidad de tiempo. En esos temas la palabra que uso mucho es expansión, y últimamente también ando diciendo “delgadas cuerdas invisibles que vibran y tejen el destino“, porque lo leí en Clarín.

Esto no es de ahora; ya me gustaba mucho en la primaria, cuando le hacía creer a Cristian Alcón una cantidad de mentiras sobre medicina y los nombres de los huesos. En el fondo, yo sé muy bien que si de chico me hubiera dado la cabeza, me habría encantado ser investigador científico, pero la verdad es que no me creo capaz de responder las tres preguntas fundamentales: a dónde vamos, de dónde venimos y quiénes somos.

Escribir es lo segundo que te queda cuando no te da el marote para descubrir. Escribir (en realidad imaginar, mentir, crear) es una hermosa metáfora permanente de descubrir e investigar. Si yo pongo una mosca en un microscopio no creo que pueda decir de qué murió, pero si te querés dejar engañar, puedo entretenerte un rato contándote cuáles eran los conflictos de la mosca mientras volaba.

Hernán Casciari
Jueves 4 de marzo, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

37 comentarios Mis conflictos con la ciencia

  1. Pablo gongora #34    18 noviembre, 2016 a las 11:10 am

    Esto es impresionante. Hernán, te dejo mis felicitaciones. Me parece genial como es que depues de no se cuantos años, la gente sigue buscando, encontrando, leyendo y opinando lo que alguna vez escribiste. Es hermoso, me hace sentir que la litaratura está viva. Un abrazo.

  2. Malena Colombo #32    1 mayo, 2016 a las 6:07 pm

    Hasta este texto escrito hace doce años estimula mi imaginación. Después de leerte, sea lo que sea, sentarme a escribir y a sacar mis conclusiones se me hace más fácil y hermoso.

  3. JCM #30    2 respuestas29 julio, 2015 a las 3:00 am

    Vengo once años después a colaborar (?) marcando que falta una “s” en “los chusmerio(s)” y una “g” en “big ban(g)”, aunque tal vez sea intencional.
    Genial el texto.
    Saludos

    1. Daniel Dehesa    1 respuesta22 noviembre, 2016 a las 2:21 am

      Que carajo importa una ‘s’ o una ‘g’ campeon! Yo acabo de entrar y lo que mas me divierte es ver los comentarios estupidos de la gente con intenciones de que alguna vez el gordo este les conteste. Que manga de nabos por favor! Dejen de idolatrar, todos somos humanos.

  4. Jorge Aguirre #29    16 julio, 2015 a las 6:30 pm

    Escribir es lo segundo que te queda cuando no te da el marote para descubrir. Escribir (en realidad imaginar, mentir, crear) es una hermosa metáfora permanente de descubrir e investigar. Si yo pongo una mosca en un microscopio no creo que pueda decir de qué murió, pero si te querés dejar engañar, puedo entretenerte un rato contándote cuáles eran los conflictos de la mosca mientras volaba.

    puff, cada vez que te leo soy un poco mas feliz!

  5. Vichenzo Fracono #28    1 junio, 2015 a las 10:14 pm

    ¿Vos entendés que Google es el aleph? Busqué “delgadas cuerdas invisibles que vibran y tejen el destino” y en una milésima de segundo apareció el mismo blog que estaba leyendo. En otra pestaña. Cosa ‘e Mandinga, porque Borges se quedó corto, mirá que vas a poner el monitor en un peldaño de la escalera…

  6. David Kotlirevsky #27    5 febrero, 2015 a las 9:07 pm

    mmmm a dónde vamos,

    Dependerá de nuestras decisiones y el contexto….

    de dónde venimos

    Es consecuencia mayormente de ellas y en un principio de otros

    y quiénes somos.

    Somos el fruto de ese contexto, las decisiones que tomamos .

    Me salio escribirte esto Hernan… Muchas gracias por todo..

  7. Martin Calvo #25    19 marzo, 2013 a las 4:35 am

    Que lindo que es leerte! Miguel Abuelo supo escribir “Que imbécil no verá su pasión mas desjuiciada”. Acá esa pasión se transparenta.

  8. Germán #24    30 enero, 2006 a las 8:27 pm

    Yo tengo un amigo que decía (o tenía un amigo que dice, no estoy demasiado seguro…) “CACHUFLETA”, o sea una mezcla entre cachufla y chancleta. (Aunque reconozco que “chifornete” es un verdadero hallazgo…)

    Igual lo importante aquí es enarbolar estas palabras, sea cachufleta, chifornete, piperno, enzima o fitipaldi, de un modo tal que terminen ya no reemplazando a otros términos de los cuales uno en ese momento no se acuerda (lo tengo en la punta de la lengua…), sino como un sustantivo con verdadera entidad propia. ¡Trifulame este cifulete!!!

    Poco importa que no sepamos bien qué responder cuando nos pregunten qué cosa es esa (¿Qué es un chifornete, papá?). Después de todo (ya Quino se lo hizo decir a Mafalda mucho antes de ahora), hablamos habitualmente de dios, del alma, del futuro y de tantas otras cosas… sin que tengamos la menor idea respecto de qué cosa representen estas palabras.

  9. puche #23    30 enero, 2006 a las 7:17 pm

    una amiga cuando no le sale la palabra dice “chifornete”.. que es cien veces mejor que “fitipaldi” y “piporneo” jajj

    ahh y eso del cajon es muy util.. (te robo la idea!)

    jajj
    saludos desde dzno, uruguay

    flo._13

  10. Rey León #20    6 marzo, 2004 a las 8:52 am

    Hola Hernán:

    Primero que nada, una noticia científica más:

    “Hoy se ha descubierto el gen que hace creer a los científicos que todo está en los genes”

    Y segundo, un fragmento de un poema de Pessoa que se llama “Autopsicografía”, y que si no me equivoco la traducción va más o menos así:

    El poeta es un fingidor
    y finge tan completamente
    que llega a fingir que es dolor
    el dolor que de veras siente.

    Un saludo a todos y nos estaremos viendo por acá.

  11. cristian #17    4 marzo, 2004 a las 9:55 pm

    Puede ser cierto eso del osobuco, y que se haga el puchero con un pedazo de cuerpo humano. Si se usan los tomates cortados en rodajas para calmar una sobreexposición solar en la espalda, todo puede ser.
    No es una ciencia esto, pero le digo que le mandás saludos al Alcón, que quizás lo vea hoy o mañana. A ciencia cierta no sé.

  12. walquiria #15    4 marzo, 2004 a las 9:44 pm

    Estas perdonado Hernán!!! Hay libros que son para leer una sola vez (vg.Agatha Christie) y otros para releerlos toda la vida. Esos son los que no se canjean por nada.-
    Un beso
    Walquiria

  13. Dúftin #13    4 marzo, 2004 a las 4:12 pm

    Gracias, Hernán.

    Me gusta mucho Piglia, así que buscaré ese libro aquí en Madrid a ver si lo encuentro y charlamos.

    Me ha gustado muchísimo el post de hoy,
    un abrazo.

  14. La Romu #11    4 marzo, 2004 a las 2:39 pm

    Hernancito, creo que lo de Piglia era contar una cosa mientras parece que estás contando otra. Que nuestro querido Bioy decía de otra manera: “Hay que escribir como haciéndose el tonto” ¿no?

    Un besote,
    la Romu

  15. Analía #9    4 marzo, 2004 a las 2:33 pm

    En realidad, me retracto de mi comentario #6. Recuerdo ciertas épocas en que alguien me enviaba artículos de internet para demostrar que tenía razón en lo que decía… absurdos tipo:

    Dios es ciego.
    Steve Wonder es ciego.
    Entonces, Steve Wonder es Dios.

    Prefiero reirme de las noticias pseudocientíficas que aparecen en algunos diarios y páginas aparentemente serias de internet…

  16. Rax #8    4 marzo, 2004 a las 2:11 pm

    Tengo un amigo sudafricano que me manda por mail notas extrañas de ésas. Como son en inglés de SA y en lenguaje más o menos científico, entiendo poco, pero son lindas. Me dejan pensando cosas. Son disparadores de historias. Recién leí una sobre ‘el virus de la tristeza de las naranjas’. Ya la hice cuento, je. Y aquí, me enganché a las delgadas cuerdas, las enanas blancas y el telescopio que fotografía cosas del pasado. Me parece que, con tu permiso, escribiré al respecto. Creo que ocurrirá en un circo (donde estarán las enanas, y un astrónomo/astrólogo/mago que inventa el telescopio fotográfico).

  17. Anika #7    4 marzo, 2004 a las 1:53 pm

    Bueno bueno, estoy descubriendo que después de todo no somos tan pocos a los que nos encandila la ciencia a pesar (o tal vez a causa de) no entender nada de lo que los cientificos dicen o hacen. Me gusta “saberlo todo” del funcionamiento de las cosas, y lo pongo entre comillas porque en realidad quiero decir “que me lo cuenten todo”, ya que lo que se dice entender entender, acabo entendiendo más bien poco de una explicación cientifica.

    Otra cosa interesante que estoy descubriendo con este post de hoy, Hernán, es que no le he sacado todo el partido posible a esta afición por lo científico, ya que nunca se me ha ocurrido hablar de esas cosas difíciles y complejas -o incluso inventármelas- como vienes haciendo tu desde la primaria. ¡Qué fenómeno eres, y qué ganas dan de estudiarte!

    En fin… que me ha encantado el escrito de hoy. He hecho un par de hallazgos de lo más productivo y sin tener que formular preguntas.

  18. Analía #6    4 marzo, 2004 a las 1:00 pm

    Vos leías los weblogs de Clarín (o por lo menos posteabas para que leyeran a Mirta). Ahí tenías “pruebas académicas” a rolete para acumular en tu cajón… jajaja :).

    Me parece que me voy a apropiar de la frase “tengo las pruebas académicas que confirman que tengo razón en casi todo lo que discuto”. Gracias.

    Hernán: Podés usar la frase siempre que quieras, Analía. Te recomiendo que lo hagas mientras tirás el humor por un costado de la boca. Funciona mejor.

  19. Hernán #5    4 marzo, 2004 a las 12:59 pm

    ¡Virgen del amor hermosos: “Casa Marcos”! En ese boliche yo canjeaba libros y revistas cuando era querube. Estaba a la vuelta de casa en un momento, en la 33 entre 32 y 30. Llevaba las revistas Humor Registrado, o algunos coleccionables de Agatha Christie (perdón, Walquiria) y las cambiaba por otros libros.

    Mandale un saludo a Cristian Alcón, y decile que me perdone las cosas que le hice creer en la primaria. Capaz que todavía cree que hay un hueso en la columna que se llama el osobuco.

  20. Diablita #4    4 marzo, 2004 a las 12:57 pm

    “…me habría encantado ser investigador científico, pero la verdad es que no me creo capaz de responder las tres preguntas fundamentales: a dónde vamos, de dónde venimos y quiénes somos.”

    Es que cuanto más ahondas en conocimientos más te alejas de las respuestas a esas tres preguntas.
    (Te lo digo yo que me las se todas…)

  21. cristian #3    4 marzo, 2004 a las 12:43 pm

    Ayer por la tarde lo crucé a Cristian Alcón. Iba a un “cambalache” donde el domingo habrá un remate a ver el lote de los libros.

    -Pero mirá que ese tipo es un trucho -le digo.
    -Bueno, por eso voy a ver qué hay, para ver si el domingo vale la pena venir.
    -Bueno, chau.
    -Chau.

    Por la noche me enteré del comentario de Alcón tras la visita al remate:
    -Era mejor lo que había en “Casa Marcos”.
    Y él de eso sabe.

  22. marci #2    4 marzo, 2004 a las 11:21 am

    Entonces deduzco que estaras enterado de la nueva teoria que abre un abanico de posibilidades ante la antigua tesis que fue suplantada por los resutados del experimento que librado de todo prejuicio comprobo que las enzimas son enzimas.

    Hernán: Sí, lo leí ayer en el suplemento cultural de “El Mundo”.

  23. Bea #1    4 marzo, 2004 a las 11:20 am

    mira lo que apareció en los periódicos en estos últimos dos días: resulta que después de sesudos y larguísimas (y carísimas) investigaciones descubren que el Viagra femenino no funciona porque parece ser que la sexualidad femenina no tiene relación directa con el riego sanguíneo sino que podría estar vinculada a otros elementos más complejos. Jaaajajajajajajjaaaa pero y encima cobran estos científicos???!!!!
    (parece un chiste)