Pequeña teoría de las especies

Ya es hora de que alguien hable del gran tema tabú alrededor de la inmigración argentina en España. Y es que todo el mundo mira para otro lado ante la gran pregunta: ¿Por qué hay innúmeras parejas formadas por argentinos-macho y españolas-hembra, mientras que casi no existen relaciones estables entre argentinas-hembra con españoles-macho?

El argentino-macho, desde el principio de los tiempos, se topa con el mayor problema de su especie: la hembra de su entorno es un animal hermoso y exigente. Igual que los peces, que cuando bajaron las mareas debieron convertir sus aletas en patitas para sobrevivir, el argentino-macho tuvo que desarrollar su labia como sistema de seducción para no quedarse atrás.

¿Por qué desarrollaron la labia, y no por ejemplo los bíceps, como hacen las especies industrializadas? Porque aprender a hablar es gratis, mientras que un gimnasio cuesta 18 dólares por mes. Comprobamos así que el segundo problema del argentino-macho, después de seducir a la hembra de su entorno, es la falta de dinero para agasajarla.

La hembra-argentina no nace, pues, entre algodones: nace, vive y muere entre piropos y miradas de fuego. Por cada mujer que camina por la calle moviendo el culo, hay doce creativos publicitarios sin trabajo persiguiéndola con frases de amor llenas de originalidad y lujuria.

Un 70% de las mujeres argentinas elige a un hombre de su patria y comparte con él la vida, pero otros muchos varones, cansados de luchar contra una hembra autóctona cada vez más vanidosa e histérica, deciden emigrar a España. Y allí se encuentran con un mercado completamente virgen.

El español-macho, desde el principio de los tiempos, se topa con el mayor problema de su especie: matar a todos los toros y arrancarles una o las dos orejas. Según su óptica, el toro es un animal hermoso y exigente. Para seducir a las mujeres españolas mientras torean, se disfrazan de arlequines foforescentes.

¿Por qué el español-macho sacrifica mamíferos en una plaza pública, en lugar de ejercitar los bíceps en un gimnasio o el arte de la oratoria? Porque se saben incapacitados para otros tipo de deportes en los que hay que enfrentarse a otros seres humanos (por ejemplo el fútbol o el cortejo de seducción) y prefieren enfrentarse a animales asustados. Comprobamos así que el segundo problema del español-macho, después de la tauromaquia, es su complejo de inferioridad competitiva.

La hembra-española, por ende, tampoco nace entre algodones. Lo hace esquivando las patadas de padres, hermanos y novios quienes, al creer que el toro es la exégesis de su masculinidad, tratan a sus hembras como si fuesen vacas. Cansadas de no recibir piropos, agasajos y mimos, la hembra-española (al menos la que no muere por los golpes) se toma un taxi y se va a los aeropuertos, a esperar hombres de otras latitudes, a ver si hay suerte.

Y justamente desde los aeropuertos arriban, cansados de las exigencias femeninas de su especie, los argentinos-macho, con los puños llenos de verdades y la cavidad bucal explotando con piropos y lisonjas. El argentino-macho llega a España buscando una mujer serena que no esté acostumbrada a la caricia, y la hembra-española busca un hombre que sepa conversar de algo interesante durante más de dos minutos. ¡Feliz coincidencia!

¿Pero qué pasa con las argentinas-hembra que, cansadas de la penuria económica, también emigran a España? Ocurre, como es lógico, que se sienten descolocadas al caminar por las calles moviendo el culo. Les extraña no oír los piropos de siempre, ni las frases dulces almibaradas de lujuria. Y es que el español-macho, a esa hora, está mirando los toros o doliéndose porque su equipo de fútbol ha perdido otra vez en cuartos de final.

Las muy pocas argentinas-hembra que traban relación sentimental con un español-macho, lo hacen por interés (que es la segunda característica de esta especie, después de la belleza). El resto, a la larga, se consigue un argentino-macho emigrado, o se vuelve a la patria para escuchar otra vez, de boca de sus hombres autóctonos, lo lindo que balancea el traste. Y se sienten otra vez arropadas y en paz.

Hernán Casciari
Viernes 24 de septiembre, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

115 comentarios Pequeña teoría de las especies

  1. JPG #113    10 febrero, 2014 a las 2:13 pm

    Lo leo y no lo creo, España campeón de Europa y del mundo. Ahora los machos españoles tiene algo más que cortar orejas y rabos, ahora tienen los estadios como teatros. En resumen la mujer española sigue perdiendo.

  2. Haffner #110    12 enero, 2006 a las 8:03 am

    Comentario Nº 113
    Dice Mara:
    pues que quereis que os diga, yo soy española y donde este un tio español que se quite cuaquier mandril de cualquier otra nacionalidad.

    Cuando las banderas flamean en lo alto,el razonamiento queda en la trompeta -dicho ucranianio que lei en el Mural de la Paz en Koeln,RFA-
    Haffner

  3. io #108    29 octubre, 2005 a las 3:15 pm

    y preguntaba el nano el otro día:
    –¿papá, porqué las novias van siempre vestidas de blanco el día de su boda?
    –pues…., por que es el día más feliz de su vida.
    –¿entonces? ¿por qué los novios van de negro?

  4. io #107    29 octubre, 2005 a las 3:06 pm

    Ada, (c.18) si tiramos la puerta a la cara es para esquivar el rodillo que nos espera al otro lado.Pero por lo que dice Interior(c.22)las “histéricas pedigüeñanacidas” tampoco deben ser mancas, ni mudas. ¡Señor¡ ¿porqué me pusiste poronga?

    Pirula,(c.51,c.102)ya echamos a los sefarditas hace 500 años por pasarse con eso del cálculo.(Y de paso nos repartimos lo que pillamos). Nuestros cálculos son más de riñón.

    Patri, (c. 70):
    “Julio Romero de Torres
    pintóoo a la mujer morena
    con la falda arremangada
    y el alma llena de pena…..”
    ¿tan buen culo tienes?

    Search, (c.96),moderno, si vienen por Madriz dame un toque.(te paso el celular que con la dirección igual te pierdes pero no se lo cuentes a Courbet(c.93) por que creo que soy de los catetos de 40 para arriba y como se le venga el cuello robocop pa mí igual me dá).

    LucAshep (c.109):
    ni verdad ni pollas¡¡
    aquí sólo corremos cuando viene la policía(claro que como siempre llega tarde,nos vamos despacito).

    Gracias a todos por las risas, tengo la cama empapada de líquidos varios, tus post Hernán y los comments de según qué quién acababan con la sequía.

  5. Gardel en bicicleta #106    21 octubre, 2005 a las 3:06 pm

    Ojo, que cualquier andaluz hecho y derecho te compite (y me han competido) de igual a igual.

    Propongo a cualquier ibérico que se pase por acá y va a experimentar un “efecto extranjería” parecido, salvo que llegar a cualquier cosa más concreta le va a costar sudor y sangre, mandatos culturales que les dicen.

    Javi, me comentaron de varios casos parecidos y en varios otros países, se ve que algunas no hacen el click cuando salen de la jaula.

  6. LucAshep #105    8 octubre, 2005 a las 4:37 pm

    Hernán dijo:

    “Comprobamos así que el segundo problema del español-macho, después de la tauromaquia, es su complejo de inferioridad competitiva.”

    Dios, cómo jode que le digan a uno la verdad.

  7. chango #104    8 septiembre, 2005 a las 9:25 am

    Un poco estereotipado pero simpatico. Lo que caracteriza a los sudamericanos es la sensualidad, cosa que se perdio en europa. Personalmente prefiero las minas colombianas y peruanas.

    Un argentino que vive en francia.

  8. javi #102    29 septiembre, 2004 a las 11:42 pm

    Yo solo sé que este verano en Baleares (españa) conocí a una argentina que trabajaba en Menorca y en cinco días me ganó completamente. todas las noches iba donde ella trabajaba y charlabamos durante más de una hora sobre lo humano y lo divino. Sin embargo al final, ni tan siquiera sé qué es de su vida ahora, tuvo una desdedida superfría, como si no nos conocieramos. Eso, la verdad me dejo sorprendido, porque en sus charlas era ambale atenta…

  9. Marc #101    29 septiembre, 2004 a las 11:36 pm

    lo que mas le gusta a la mujer en general del hombre argentino es que siempre la hace sentir única… por más que en el fondo sepa que nunca va a ser la única … porque para un macho argentino lo que importa es la belleza fisica y espiritual de todas las mujeres … en cambio las mujeres argentinas estan siempre tras la vidriera… se miran y no se tocan … y cuando se dejan tocar …. mmmm cuando se dejan tocar … cuantas condiciones te ponen… que lo pario ….
    la mujer española es mas autentica… quiere eso y ya esta a cambio de que??? de que la hagas sentir deseada … querida y no solo ese oscuro objeto del deseo.