Quatro histórias

Hace unos meses Chiri me dijo: «Brasil la debe estar rompiendo con la literatura, y nosotros ni idea». Desde entonces —llenos de culpa— estuvimos buscando y leyendo cuentos brasileños hasta que nos atragantamos. Buscamos gente surgida de internet, no a los de siempre, no a los conocidos por el público hispanohablante. Buscamos autores con gran participación en el mundo virtual. Y nos encontramos con una narrativa impresionante.

Como somos perezosos, llamamos a Karina Salguero-Moya, nuestra editora estrella en Costa Rica, para que nos orientara en la búsqueda. Karina es un sabueso buscando nueva literatura, así que pedimos un rastreo brasileño completo: queríamos cuentos bestias, nunca traducidos al castellano, para publicarlos en Orsai y que al lector le explotara la cabeza.

Karina nos fue contando, mes a mes, la evolución de su búsqueda. Cada tanto recibíamos un correo con cuentos, con autores, con historias, y siempre había una postdata extraña: «Son hermosos —nos decía Karina—, pero no solamente en lo que escriben, los cabrones son bellos físicamente, ya me enamoré de dos».

Cuando tuvimos una buena preselección de cuentos, le pedimos a Jorge Trímboli que los tradujera a la velocidad de la luz. Y yo mismo me encargué, después, de darle a los cuentos una edición literaria. Fue un trabajo hermoso: me hundí en cada una de las cuatro historias, palabra por palabra, para encontrar argentinismos suaves y sinónimos sin ripios. Para dejar cada trama a punto caramelo. A cada rato interrumpía la edición: «¡Qué hijos de puta —decía yo mismo en voz alta—, cómo escribe esta gente, habría que matarlos».

Es raro: no debería sorprender tanto una cultura de la que somos limítrofes, pero en general la literatura brasileña (tan buena siempre) nos llega despacio por culpa del idioma.

Este goteo, en lo personal, es el que más me entusiasma del próximo número de Orsai. Porque lo venimos paladeando con Chiri y con Karina desde hace varios meses, y porque intentamos encontrar historias alucinantes, y autores de los que —seguro— ustedes van a querer leer más cosas en castellano.

En la próxima edición de Orsai, entonces, le damos la bienvenida a cuatro cuentistas muy bestias que la están rompiendo en Brasil. Son dos chicas y dos chicos. Los cuatro están en edad de merecer y cultivan prosas intensas y cercanas.

Sos mi Cristo Redentor
Santiago Nazarian

En «Sos mi Cristo Redentor», el primer cuento de dossier, hay sangre y tensión. Lo escribe, en primera persona, un asesino en serie de turistas extranjeras. Pero narra con tanto amor esos asesinatos que, casi casi, uno se pone de su lado. Trama genial y culposa.

Santiago Nazarian (San Pablo, 1977) es uno de los más prolíficos narradores brasileños de su generación. Su primera novela, Olívio (Talento, 2003) fue premiada en un concurso de la Fundação Conrado Wessel. Pornofantasma (Record, 2011) es su último libro publicado hasta ahora.

Francisco no se da cuenta
Andréa del Fuego

«Francisco no se da cuenta» es un cuento maravilloso, con dosis perfectas de humor y tragedia. El protagonista es un pobre jubilado que solamente puede ver la mitad de su cuerpo. Se peina a medias, se alimenta a medias… Hasta que encuentra un cajero de banco y viven un romance muy raro.

Andréa del Fuego (San Pablo, 1975) es autora de la trilogía de cuentos Minto enquanto posso (2004), Nego tudo (2005) y Engano seu (2007). Su primera novela, Os Malaquias, obtuvo el Premio José Saramago en 2011. Participó en diversas antologías y es columnista de tele. Tiene blog.

Carbón animal
Ana Paula Maia

«Carbón animal» empieza diciendo: “Al final, lo que queda son los dientes. Porque van a servir para identificarte”. Y lo que sigue es la historia de dos bomberos que odian cortar fierros en accidentes. Cada dos párrafos, te quedás con la boca abierta.

Ana Paula Maia (Nova Iguaçú, 1977) empezó a publicar en internet una novela llamada A guerra dos bastardos y consiguió trascender de la nada. Es autora de la trilogía A saga dos brutos. El cuento que publicamos en Orsai es el primer capítulo de su nueva novela, Carvão animal.

Cada instante es un universo entero
Daniel Galera

Y el último se llama «Cada instante es un universo entero». Narra la historia de amor entre un científico (él sospecha que, si el tiempo no existe, el movimiento tampoco puede existir) y una bailarina que vive para sus movimientos. Lujo. Lujo.

Daniel Galera (San Pablo, 1979 ) es escritor y traductor. Ha publicado cuatro libros: Dentes Guardados (Livros do Mal, 2001), Até o Dia em que o Cão Morreu (Livros do Mal, 2003), Mãos de Cavalo (Companhia das Letras, 2006) y Cordilheira (Companhia das Letras, 2008). También tiene blog.

El próximo número de Orsai (y disculpen el tono de vendedor ambulante de Florianópolis) es o melhor do mundo.

Hernán Casciari
Viernes 30 de marzo, 2012

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

150 comentarios Quatro histórias

  1. Cristiane Piechontco Piechontcoski #149    28 junio, 2012 a las 10:25 pm

    Terminé de leer el post y arranqué con los coments. Esperaba encontrar unos cuantos brasukas exponiendo sus gordos egos por la gente “escritora” de allá.
    Creo, creo que la brasuka de gordo ego acá soy yo jajaja.
    Muito bonito ver tanta gente escribiendo cosas lindas de nuestros escritores.
    Cuando ingresé a la universidad quería ser de profesión escritora. Terminé en Buenos Aires y acabo de abrir un Centro de interacción lengua y cultura”… y leo Casciari y se lo recomendo a los brasukas y ahora les diré que Casciari nos recomenda… me gusta me gusta…

  2. Leonardo correa #147    27 junio, 2012 a las 4:14 am

    Debo decir que no soy lector y también… que uso muchos puntos suspensivos cuando escribo… le doy … esa pausa que un NO LECTOR necesita para no ahogarse en ese mar de letras que es… para mi…la pagina de un libro.
    Escribo acá por que vi que Hernan lee los comentarios y tal vez lea este… mi comentario… una mas… pero de alguien nuevo en este Blog… este lugar… este barrio. Como cuando llegó Roberto a mi barrio (allá en San Juan).. fue el chico nuevo por un tiempo y todos nos burlábamos de su enorme pera… cuando pasaba por la plaza… Hoy.. es mi mejor amigo. Me doy la bienvenida… por que … hice bien, en venir. Pueden burlarse de mis puntos susp. tal vez es la clave para que seamos amigos.
    Felicitaciones Hernan Casciari y amigos… por esto que estoy empezando a conocer…
    Leorado (habilitado… pero el contrario… esta jugando al achique)

  3. Lau #146    6 abril, 2012 a las 7:10 pm

    Todavía no se pueden comentar los artículos de Nº6.
    Y con respecto a lo del bigote “el que avisa no traiciona”, soy tan fea que siguiendo los criterios que se exponen en este foro debería ser premio Nobel de literatura.

  4. Talita #135    3 abril, 2012 a las 9:47 pm

    Francesc: macha viene siendo el femenino de macho (extraño, lo sé). Y me faltó la coma antes del carajo.
    Fede: Pantalón blanco y camisa de cículos? Sos un Bee Gee?
    Barilacio: Eso le pasa por vicioso.

  5. Germanjess #130    3 abril, 2012 a las 4:01 pm

    Gracias Horoche, también hice mención a la tapa de La Nación, pero no quiero recordarla más porque me dan ganas de estrellar el monitor contra la pared.

  6. Lau #129    3 abril, 2012 a las 3:39 pm

    Esperemos a que se habiliten los comentarios, así más personas podrán favorecerse con su explicación.
    (Además, no suelo escribirle a personas que no me han visto, tarde o temprano la curiosidad les lleva a pedir fotos y tengo bigote)
    ¡Saludos!

  7. Horoche de Barilacio #128    3 abril, 2012 a las 3:35 pm

    Mi apoyo, Germán, a lo que decís en tu blog. Muy en particular en lo que hace referencia al tratamiento mediático del tema, incluyendo la pésima leche del comentario de La Vanguardia. Pero no hace falta llegar hasta un diario de Barcelona: la prensa local (La Nación, Clarín, Perfil y sus secuaces menores)da suficientes ejemplos. (¿Suficientes?: sobreabundantes, mejor dicho).

  8. s`golB sol oidO #123    3 abril, 2012 a las 2:47 pm

    El gordo puto says: queríamos cuentos bestias, nunca traducidos al castellano, para publicarlos en Orsai y que al lector le explotara la cabeza.

    A confesión de partes, relevo de pruebas.

  9. Franco #121    3 abril, 2012 a las 1:38 pm

    Pos acá dicen que el Borges brasilero es Machado de Assis.
    Solo leí una de sus novelas, y no podría decir si la afirmación es válida. Es bueno. Pero tendría que leer algunas cosas más para poder saber si es tan bueno así.

  10. Cristian Scuri #120    3 abril, 2012 a las 12:41 pm

    No fué una marcha atrás como dijo en tapa La Nación. Fué pescado podrido que muchos compraron, entre otros nuestro querido gordo. Me parece que tendrías que decir algo al respecto. Abrazo.

  11. Horacio Petre #117    3 abril, 2012 a las 4:18 am

    Que bueno lo de la incorporación de nuevas narrativas brasucas. Debo admitir que fui a pispear primero las fotos, y me llevé una lindísima sorpresa al ver la belleza de los autores.

    Así que independientemente de lo que publiqués en el Orsai próximo, ya tenés como para empezar esa antología que mencionaste alguna vez… La de escritores lindos.

    Salud!

  12. Daniela #116    3 abril, 2012 a las 3:41 am

    Rafa.B vos lees Orsai para reirte?,seguro que sos los que van al cine con el pop y la coca para pasarla bien,y el alma de toda fiesta!.Yo en cambio me corto las venas todos los dias,tomo té verde y miro pelis de Bergman.Es verdad me ganas en gracioso….

  13. Horoche de Barilacio #114    3 abril, 2012 a las 1:44 am

    Tenía razón, tu viejo.
    Fijate que me lancé a anidar atributos, y logré la negrita cursiva. Un lujo tipográfico.
    Gracias, maestro.

  14. Fede #112    3 abril, 2012 a las 12:50 am

    Jajajajajajaja. ¡Buenísimo, Talita! Usté’ está on fire, m’ija. Cómo te quiero. ¡Abrazo al novio!

    p.d.: el que quiera, el viernes, Bar Orsai. Voy a estar con pantalón blanco y camisa azul con círculos blancos.

  15. Luis Quijote #109    3 abril, 2012 a las 12:31 am

    ¡Me alegro, Horoche de Barilació!
    Mi viejo decía:
    “Nunca te irás a la cama, sin haber aprendido algo nuevo”.
    PD: La cursiva es igual, salvo que en lugar de una b va una i.
    Abrazo.

  16. Talita #105    2 abril, 2012 a las 9:46 pm

    Nada de gÌisqui, eso es de maricones, porque además de estar buena soy bien macha carajo.
    Y yo sin mi gato no voy a ninguna parte!!
    Francesc OBVIAMENTE paso primero por Bcn, faltaría más.