Un corte y enseguida volvemos

Hoy hace exactamente un año leí en el suplemento informático del diario El País sobre la existencia de un formato de edición de textos llamado 'weblog'. Diez días más tarde abrí una cuenta y empecé a escribir Los Bertotti, convencido de que ya había cientos de ficciones por el estilo. Después abrí otras cuentas y escribí algunos más. Llegué a tener cinco diarios simultáneos. Ahora, lentamente, empiezo a despojarme, a desplumarme de tanta historia.

De todas mis bitácoras, Orsai es la que más me gusta y posiblemente sea la única que mantenga con vida. Ya he cerrado los diarios de Mirta Bertotti y de Letizia Ortiz, y mañana dejaré un post de despedida en Orbitácora. Hay otra que seguirá su curso (Nina 2×4) pero está claro que no se trata de una bitácora: es un álbum de fotos para mi familia mercedina.

Escribir en un blog —sospecho— es como hablar por teléfono con un lápiz y una libreta al lado. En general no nos damos cuenta, pero la mano cobra vida propia y empieza a hacer dibujitos, o números, o símbolos extraños que acompañan la conversación como una música secreta.

¿Quién dibuja mientras hablamos? ¿Qué significan esos rombos, esos asteriscos, esas espirales? A veces pienso que esos garabatos son un idioma interno que sabemos escribir pero aún no hemos aprendido a leer. Lo mismo me pasa a veces con Orsai: puedo escribirlo, pero a veces no lo sé leer.

Digo esto por algo: hace unas semanas escribí un par de artículos llamados Lado A: música ligera y Lado B: canciones lentas. Alguien intuyó después, en los comentarios, que bien podían ser los textos de despedida de Orsai. Y era verdad, pero yo no lo sabía. Mi mano sí.

Mágicamente, después de esos dos textos los deseos de escribir a diario comenzaron a menguar. Los dos siguientes artículos están descoordinados y no son buenos. También algunos lectores lo han sabido ver: me gusta esa perspicacia.

Me he tomado una semana para encontrarle una solución a este desgaste. He estado diseñando y armando un formato que se acople a mis cambios internos, y que me devuelva la motivación. No sé si funcionará el truco, pero la semana que viene los lectores verán algunos movimientos estéticos y argumentales en esta página: Orsai y El Lomo recibirán el soporte de una tercera pata.

No voy a adelantar mucho, pero sí puedo decir que voy a incorporar un nuevo sistema, con posts gráficos más espontáneos y directos que los habituales artículos de Orsai, que me servirán para mantener el ‘día a día’ y complementar los textos largos, que desde la semana próxima ocurrirán con la periodicidad que me indiquen las ganas.

Mientras todo esto ocurra, por supuesto, los lectores de Orsai están en todo su derecho de hacer piquetes, tejer intrigas, insultarme y burlarse de que Racing haya perdido tres puntos fundamentales en los diez últimos minutos.

Es decir, están en su casa.

Hernán Casciari
Martes 14 de septiembre, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

66 comentarios Un corte y enseguida volvemos

  1. El Mediodía #62    20 septiembre, 2004 a las 7:46 am

    burlarme de racing???? creo que soy el unico socio ecuatoriano de racing club. lo de ayer sábado fue una presentación realmente mala del equipo. que el pasa pinola!!! tus blogs, muy interesantes

  2. Alejandro Vitali #61    20 septiembre, 2004 a las 3:39 am

    Hernán:
    Sos lo mejor que he leído ultimamente. Y me gustaría seguir leyendo todo lo tuyo. Pero no puedo menos que comprenderte: cuando uno escribe por guita está todo claro. Cuando uno escribe y atrás no está la guita, uno percibe que está nada menos que uno ahí adentro, y juegan pasiones poco controlables.
    ¿Vale?
    Un abrazo.

  3. Paulo Lucia #60    19 septiembre, 2004 a las 10:57 am

    Hernàn:

    Te mando un abrazo grande negro, te mande unosmails queno se si recibiste, bueno, espero que si porque lo que te envie era de mi interes para que lo sepas.
    Negro, te mando un abrazo grande a vos y los tuyos !
    Besos, abrazos y cafeces !

  4. POLACO #59    18 septiembre, 2004 a las 5:06 pm

    Mirá vos como y cuando me vengo a enterar de Los Bertotti. Me intrigaba saber quien era el que había escrito esas historias que me hicieron cagar de risa tres dias seguidos, ya que lo encontre ya finalizado y me lei los 200 capitulos de corrido. Me pareció que Mirta era real, pero bueno, hoy caigo en la cuenta de que la genialidad es mayor todavía, ya que la obra es integramente imaginada por el autor. Felicitaciones quien quiera que seas, hoy empiezo a leer ORSAI y espero que me resulte tan genial como Mujer Gorda. Saludos El Polaco

  5. lalodelce #58    16 septiembre, 2004 a las 7:06 pm

    a Mauricio #46
    Me inspiraste! me inspiraste tanto como me inspira Orsai a veces! Gracias, gracias, gracias …. hoy estoy empezando a tomar el bus, hoy. He viajado el continente Americano antes, pero no como quisiera. He vivido en tres paises y solo conozco un par mas de Sud America …. pero viajar es uno de mi suenhos … y si tienes razon, pues entonces viajar empieza solamente con tener las ganas y el objetivo bien en la mira … Te mandare una postal de la proxima ciudad o pueblo nuevo al que llegue …

  6. dolores #57    16 septiembre, 2004 a las 5:14 am

    flicitaciones.
    Y cuando comenzaste con la flia, todos nos enganchamos de una manera, que hasta en foros habia discuciones, recordas eso, como cuando el concurso blogldol, que hasta se decia como derotar a la familia, todo un caso fue.
    Pero para mi que ya hace varios años estoy en esto, tus weblogs, fueron y son un golazo de media cancha, y esto ayuda al fenomeno blogero.
    Adelante no t e desplumes puede ser
    cariños

  7. Caribé #56    16 septiembre, 2004 a las 12:12 am

    Hernán:

    Estuve leyendo viejos post de Orsai, de antes de que yo empezara a leerte, y veo que en aquellos tiempos te llamabas “Jorge”.

    La verdad es que entre unas cosas y otras yo no termino nunca de quitarme la sensación de que todo, absolutamente todo lo que posteas, es ficción (salvo tal vez la existencia de la Nina).

    Ficción con metaficciones incluidas, como éstas del cansancio del fabulador.

    El día que el fabulador realmente se canse, se murió. Se puede cansar de los formatos, los editores, los lectores y hasta del mundo, pero de la fábula jamás.

  8. Teki #55    15 septiembre, 2004 a las 10:00 pm

    Perdonen que no me haya tomado la molestia de leer todos los comentarios (volví perezosa de las vacaciones), así que lo mismo lo dijo alguien.
    Lo que quería decir es lo que he aprendido en este largo mes fuera del gallinero. Podría resumirse en:
    a) hay mil cosas que leer (y seiscientas que hacer, al menos) que nunca estarán en una bitácora;
    b) resulta cansado tener que estar a la altura de lo que una ya escribió (y debe serlo más si tienes el listón a los niveles bubkianos de Casciari);
    c) nuestros lectores más fieles nos abandonarán incluso aunque superemos el listón, pues se cansaron de la pértiga y ahora descubren la natación sincronizada (la oferta deportiva se multiplica); y a los nuevos tarda una en tomarles cariño;
    d) ésto sólo merece la pena si lo disfrutas (bueno, o si te forras el riñón con ello, pero aún no conocí a nadie).

    Pero seguro que lo dijo ya alguien. 🙂