Yo creía que esto me pasaba solamente a mí

El día que Jürgen Bernd toco el timbre de la casa de Armin Meiwes, la vida social de la humanidad cambió para siempre. Hasta entonces el mundo era una extensión enorme de tierra, llena de gente sola y perdida en sus fobias y deseos, trastornada y única en su soledad. Gente callada, esquiva, chorreando traumas inconfesables. Desde chiquito Armin quería ser caníbal; Jürgen sólo fantaseaba con ser devorado vivo. Jamás hubieran llegado a conocerse en otra época, pero vivían en ésta. El 6 de marzo de 2001 se encontraron en un foro de Internet, y programaron una cita el fin de semana. Para comer(se).

A nuestros hijos pequeños, que han nacido con un puerto USB integrado en el culo, les será imposible entender el mundo que nosotros conocimos en el siglo veinte. La absoluta desconexión, la apatía brutal, la soledad incomprensible de nuestras obsesiones. En nuestros tiempos, si por ejemplo desarrollábamos el deseo de comernos vivos a alguien, lo más probable es que jamás hubiéramos logrado conversar con otro al que le pasara lo mismo, y mucho menos encontrar a uno que nos hiciera el favor de dejarse, por placer.

Hace unas semanas, durante una sobremesa, me informaron que existe una clase de gente que anhela ser amputada. Sí, señora, como lo oye. Se reúnen en unos foros macabros, en donde conversan sobre sus deseos de que les corten una pierna, o un dedo, o un brazo, o los dos. Se conectan desde todas partes: desde Londres, desde México, desde Nueva Zelanda, desde Zaragoza. Al llegar por primera vez al foro, todos se sorprenden de ver a tantos con la misma tara. “Yo creía que esto me pasaba solamente a mí”, es la frase más recurrente de los nuevos integrantes registrados.

A la ciencia le ocurría lo mismo. Ningún sociólogo, ningún siquiatra, ningún doctor de bigotito y bata, nadie con dos diplomas en la pared sabía de la existencia de este trauma colectivo, hasta el arribo masivo de Internet a la casa de todo el mundo.

En 2001, Armin Meiwes era un técnico informático callado y poco sociable, de 43 años, que vivía en la ciudad alemana de Rotemburgo. Hijo único de padres más o menos normales, desde chico había desarrollado la fantasía de comerse a sus compañeritos del colegio. Pasó la adolescencia entera sin hablar de esto con nadie, sin morder a ninguno, y sin hacerse mayormente el loco. ¿Cómo hubiera podido conversar sobre su drama? ¿Con quién? ¿Por qué? Creció y llegó a la adultez con el secreto atragantado en la garganta, y con los dientes afilados pero vírgenes.

En la otra punta de Alemania vivía Jürgen Bernd, un militar ya retirado, de 42 años, que fantaseaba locamente con que alguien se lo masticara con cuchillo y tenedor. De a poquito, de a rebanadas, con él mismo mirándolo todo. Pasó cuatro décadas enteras creyéndose loco, y sabiendo (esto es lo peor) que nunca encontraría a su media naranja, ni a nadie con quien poder hablar del asunto.

Antes, a toda esta gente le quedaba únicamente la opción de matarse. Era imposible para ellos pensar que encontrarían, en su barrio, en su ciudad, a otros con las mismas aficiones descarriadas. La gente, cara a cara, no es muy dada a hablar sobre sus patologías. Lo que propicia Internet no es sólo una comunicación global en donde todos los locos pueden encontrarse buscándose en Google, sino también la oportunidad de hablar sin los velos que existen en el mundo real.

De todos modos, ya quedan también muy lejos los tiempos (y parece mentira) en donde la última opción del hombre era el suicidio triste, solitario y final. La juventud japonesa, que de todas las juventudes del mundo es la que está más adelantada, ha creado la maravillosa opción de los suicidios en grupo.

Si algo tenía el suicidio de malo, era justamente la falta de conversación durante los trámites y los preparativos. Limpiar el caño de la escopeta, o prender el gas y esperar, o colgar la soga en los barrotes del sótano, habían sido siempre tareas aburridísimas, solitarias, hasta penosas. Antes era imposible conversar con alguien sobre tu propia muerte programada, sin que el otro quisiera disuadirte o mandarte a un sicólogo.

Ahora, con una conexión adsl y un poco de suerte, podemos encontrarnos con un grupito de nuevos amigos de messenger, y quedar para matarnos, mañana a las 21 horas, de una manera idéntica y compleja, hasta artística.

El día que Jürgen Bernd toco el timbre de la casa de Armin Meiwes, el anfitrión estaba en la cocina, preparando una ensalada de rabanitos, lechuga, cebolla y nueces. Armin se había vestido con un traje que le quedaba perfecto; Jürgen llegó con una camisa salmón y vaqueros negros. “Traje el vino” dijo el recién llegado cuando el otro le abrió la puerta, y señalándose a sí mismo agregó: “Y también el postre”.

Horas más tarde, para el mundo tradicional, se cometería un asesinato del que ahora comienza el juicio, en la ciudad de Kesser. A Armin Meiwes se lo acusa de grabar durante cuatro horas la mutilación, asesinato y posterior manduque de Jürgen Bernd, que vio con sus propios ojos el principio del festín, pero ya no le llegaba la sangre a la cabeza cuando su amigo se comió los veinte kilos restantes de su cuerpo en una semana.

Ambos querían aquello —ésa es la defensa del abogado de Armin—, los dos estaban compinchados con los detalles de la cena y, sobre todo, estaban de acuerdo en lo que habría para comer.

No es el principio de la locura lo que ocurrió aquella noche entre dos hombres alemanes de mediana edad, sino el final de la desesperación solitaria y el inicio de una nueva forma de patología: la grupal, la que antes sólo se daba en ciertas sectas caribeñas, cada cierto tiempo, y que ahora empieza a ser cada vez más frecuente en la casa del vecino, y hasta en la nuestra.

Era marzo de 2001, era el nacimiento de este siglo. Meses más tarde unos aviones de pasajeros contra unos edificios neoyorquinos cambiarían para siempre nuestra visión del mundo, haciéndonos ver nuestra locura global, obligándonos a decir por primera vez la frase “yo pensé que esto nunca podía pasarnos”. Pero fue un poco antes, en Alemania, cuando comenzó a torcerse sin remedio el sentido de la locura solitaria del hombre. La indivisible, la secreta y oscura. Fue entonces que empezamos a escuchar esa otra frase que ahora oímos cada vez con más frecuencia:

—Yo creía que esto me pasaba solamente a mí.

Hernán Casciari
Jueves 4 de mayo, 2006

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

198 comentarios Yo creía que esto me pasaba solamente a mí

  1. Jesús #194    14 mayo, 2006 a las 5:21 pm

    Yo también tengo un deseo “especial”. Este artículo me lo recordó:
    Me gustaría ser padre soltero, pero sin adoptar, que sea mío. Quizás no es tan extravagante como el del post, pero creo que es más complicado encontrar a una mujer que desee prestarme su barriga -por 9 meses- y su óvulo y luego desentenderse de todo, que a una persona que se deje comer viva. Un saludo.

  2. CaroL #191    13 mayo, 2006 a las 10:56 pm

    Dice Haffner #189
    Esta lloviendo pero no me voy a mojar/mis amigos me cubren cuando voy a llorar
    —————————-
    Chichita:

    Como no se que decir, hago eco de lo ya dicho por Haffner…
    Tiene toda nuestra oreja, y de seguro que después de: Señor 183: alguna vez se colgo usted de mis tetas…..ahora me toca a mi.
    Su madre.
    Hernán no podrá oponerse…

    Muchas veces necesitamos contar nuestros sentimientos profundos, a alguien que no esté tan cerca, pero que en el fondo sepamos que sí le va a importar. A nosotros, los que nos metimos por la ventana, nos importa, y aunque no podamos hacer más, sólo el estar, a traves de un teclado y una pantalla…
    Besos y abrazos…

  3. Haffner #190    13 mayo, 2006 a las 10:06 pm

    Hoy es un dia muy triste para mi….me siento mal…y no sabia que hacer. Es por eso que escribo y escribo. No se a quien. Tal vez a ustedes que me conocen como Chichita , la mama de Hernan. A ustedes que un dia se metieron por la ventana de mi casa y se hicieron nuestros amigos. Les pido perdon…pero muchas veces los amigos nos ponen la oreja, nos escuchan sin decirnos palabra. Gracias.
    =======================
    Esta lloviendo pero no me voy a mojar/mis amigos me cubren cuando voy a llorar

    Los amigos se conocen en la desgracia,sra Chichita y Juan Carlos lo sabe,cuando le choriaron textos la gran flia Orsai le salto encima al ladron
    La gran flia Orsai con ud ,sra Chichita,y si Juan Carlos es como un hermano para nos,ud es desde ahora la Tia Chichita.

  4. pal #189    13 mayo, 2006 a las 10:01 pm

    senhora Chichita, lo siento tanto. Un abrazo.
    Mi Mamá decía en casos como este, de respuesta desubicada del hijo: “ya vas a ver cuando no esté más tu madre”. Y que m… la vieja tenía razón!
    No le haga caso, esta casa también es la suya. Dele nomás.
    Hernán: más respeto que es tu madre!

  5. Haffner #187    13 mayo, 2006 a las 9:57 pm

    185 chichita:
    Señor 183 :Faltaba mas!!! Abrir un blog???….ni siquira se como se hace….y ademas para que? Tengo este que es famoso. Señor 183: alguna vez se colgo usted de mis tetas…..ahora me toca a mi.
    Su madre.

    [13 Mayo, 16:39]
    =====================
    a ver sres,ayudemos a la Sra Chichita a hacer un blog.
    Ud corre con ventaja,sra,porque le puede robar los articulos al sr Juan Carlos Casciari y encima decirle ‘mas respeto,soy tu madre’ si se hace el loco.

  6. maito #186    13 mayo, 2006 a las 8:55 pm

    La verdad me importa un carajo lo de Erquiaga!
    Hernan: Puedo publicar tu “Fragmentos de una contitución Infantil” en una revista que hago en mi pueblo Arenaza?
    Eeeeh, no?. Ups!

    Exelente posteo!

    Perdon: ¿Alguien de Mendoza?

  7. Anaik Frita #185    13 mayo, 2006 a las 6:08 pm

    Abrazos gigantes, Chichita. No tengo palabras para decir, nada mas que somos muchos los que los queremos sin conocerlos, sabiendo apenas retazos de su vida, alegrándonos con sus buenos momentos, y otras veces, como hoy, con el corazón encogido por saber que ustedes están tristes…

  8. chichita #183    1 respuesta13 mayo, 2006 a las 4:39 pm

    Señor 183 :Faltaba mas!!! Abrir un blog???….ni siquira se como se hace….y ademas para que? Tengo este que es famoso. Señor 183: alguna vez se colgo usted de mis tetas…..ahora me toca a mi.
    Su madre.

  9. Julieta #180    12 mayo, 2006 a las 11:37 pm

    Un abrazo enorme Chichita, fuerza… Y si Dios quiere, pronto estos recuerdos los veras a la distancia con ternura…, pero el dolor a veces es “incomodo”… Otro abrazo

  10. chichita #178    12 mayo, 2006 a las 10:55 pm

    “yo se que esto me esta pasando solamente a mi”
    La casa vacia. Que dolor señor, que dolor.! tan intimo y tan mio.
    Dicen que todo cambio produce dolor,vaya si es ciero….
    Acabamos de deshacer la casa paterna: Mama se fue a vivir con mi hermana mas chica.
    Me toco a mi cerrar por ultima vez la casa. La casa vacia. Cuantos recuerdos en ella se quedan.Las reuniones con la familia unida a nuestro modo, pero unida al fin. Las fotos que papa, cuando vivia, colgaba por todas partes. Los asados, los cumpleaños,los gritos, las peleas, las risas. Las plantas del patio que hoy se quedan tan solas….El gato de papa que mama no se llevo por miedo a que lo maten los perros del barrio de mi hermana.El gato hoy es dueño y señor de la casa…que dolor me produjo sentirlo llorar por los rincones vacios buscando a mama.
    Hoy despues de 58 años se me termino San Isidro. Ya no dire mas :voy a Sani. Ahora dire voy a Pacheco(me suena tan frio y tan raro…)
    Hoy es un dia muy triste para mi….me siento mal…y no sabia que hacer. Es por eso que escribo y escribo. No se a quien. Tal vez a ustedes que me conocen como Chichita , la mama de Hernan. A ustedes que un dia se metieron por la ventana de mi casa y se hicieron nuestros amigos. Les pido perdon…pero muchas veces los amigos nos ponen la oreja, nos escuchan sin decirnos palabra. Gracias.

  11. Leandro de B. #176    12 mayo, 2006 a las 6:03 pm

    Al que se lo están comiendo poquito a poco los gusanos del spam, en vivo y en directo, es al pobre cadaver de Don Juan Dámaso, deglutido lentamente ante la vista de quien en vida lo apreció y que, aún hoy, después de lo que ha caído, todavía nos resistimos a eliminarlo de la lista de favoritos.

  12. putababilonia.blogspot.com #174    12 mayo, 2006 a las 3:22 pm

    el deseo de ser amputado… ya conocía esa extraña perversión, probablemente antes de que exisitieran foros donde poder reunirse para proclamar al mundo la visión incompleta y asimétrica de uno mismo que tanto anhelo produce a algunos locos. Me lo contó un embalsamador ruso que era la estrella de un tanatorio de EEUU durante un safarí fotográfico en Brasil, y la verdad es que no le di crédito. Pensé que intentaba sorprenderme con el relato de una perversión del deseo más atroz que cualquiera de las que yo le había relatado durante el viaje. Pero compruebo ahora que es cierto…

  13. pal #172    12 mayo, 2006 a las 12:23 am

    Si, Carol#167, es cierto, es algo así como que no se reconoce agravante especial en el hecho, justo porque el otro lo pidio específicamente. Y según lo que escuché, puede solicitar su “salida” dentro de un par de anhos ( creo 5, a lo mejor más, me da lata mirar, no me parece muy interesante…) igual pasará a un recinto siquiatrico, seguro, y no a la calle… en todo caso, aquí es el video el que permite una versión moderna de la “perversidad”, pues el tipo filmó todo, para después usarla dematerial porno… uff! que sordideces… creo que este es el último pensamiento que le dedico al tema.

    Sr. Haffner mis respetos.

  14. Haffner #171    11 mayo, 2006 a las 10:03 pm

    #168 Estereo:
    Por lo que yo escuché, la onda era que le daban cadena perpetua. Pero que en Alemania puede terminar convirtiéndose en 14 años o algo así.
    ========================
    15 anios, Soda y la pena la reducen aun mas si el preso se casa.Se contactan con una mujer y se hace un casorio ficticio.
    Si me preguntas de donde lo se…no estuve en cana pero laburaba en Toys r us con presos que iban al deposito y la tarde se volvian a la carcel de Ossendorf-unos personajes que hubieran sido la delicia de Don Roberto Arlt-.

  15. El Observador #169    11 mayo, 2006 a las 3:08 pm

    El quedar para comerse o para amputarse es lo nuevo, el contacto entre frikis es tan viejo como el mundo. ¿Qué son sino la infinidad de asociaciones de todo tipo que existen? Desde enfermos de cosas rarísimas hasta viciosos de cosas insólitas y coleccionistas de objetos absurdos. Lo importante es saber que uno no está solo con su rareza, sea cual sea.
    En el Diario La Vanguardia Española, en los primeros años cuarenta (postguerra civil epañola), en un anuncio por palabras, podía leerse: “Mutilado de la pierna izquierda, calzando un 42, busca mutilado de la pierna derecha para comprar unos zapatos de vestir negros”

  16. CaroL #167    11 mayo, 2006 a las 1:50 am

    Jajaja recién seguí el vínculo a los anuncios google… (que ahora aaprecen afeando el artículo completo en Orsai) y el de Novias tiene su gracia…

    Como te vendes…

  17. Estereo #166    11 mayo, 2006 a las 1:33 am

    Por lo que yo escuché, la onda era que le daban cadena perpetua. Pero que en Alemania puede terminar convirtiéndose en 14 años o algo así.

    Viste cómo son los alemanes…algo perpetuo es algo infinito. Y para los alemanes el infinito tiene que ser cuantificable, sí o sí, y entonces lo convierten en el 14: el borracho. Alemanes….cerveza. Todo encaja!

  18. CaroL #165    11 mayo, 2006 a las 1:07 am

    Al leer los detalles del caso quedé con escalofríos…
    Pal #153 no vi eso de la “culpabilidad especial”… realmente puede salir en 5 años?
    Para reflexionar en los límites de la libertad: muchos han opinado que si ambos querían está bien, no merece castigo…

    PD: que buen bocado se ha vuelto petit orsai… gracias Hernán 🙂

  19. Esteban #163    10 mayo, 2006 a las 6:55 pm

    Maestruli, igual no te preocupes, que seguramente de la primer ronda no pasamos. Que triste lo nuestro. Es más, preferiría que en lugar de la selección argentina se presente el equipo de Racing, al menos Hernán escribiría mas cosas desde la mesa de ese cafe donde lo vió salir campeón.

  20. Maestruli (contorsionista) #162    10 mayo, 2006 a las 6:05 pm

    Gracias por la bienvenida Fede O, felicitaciones por tus ascensos en el ranking de comentaristas. Y sí, por ahí fueron adivinando mis habilidades contorsionistas. No explico más porque después en los cyber me cortan Orsai con un cartelito que dice “contenido adulto” (vaya paradoja).

    Y sí, soy contracorriente yo (y los picaportes también me dan patadas). Llegué a Francia en el 99, pocos meses después del Mundial. Y me vuelvo de Alemania 3 meses antes del Mundial. A mí el fútbol ni fu ni fa. Si quería quedarme en Alemania era para no tener que aguantar a la tele argentina durante el mundial.

    Salutis

  21. Estereo #157    10 mayo, 2006 a las 1:41 am

    Che, buenísimo el post…

    Yo la verdad es que nunca me relaciono con mucha gente…BURRP! (perdón) por acá por Internet. De hecho cada vez…BURRP! (uy, perdonen, en serio) cada vez tengo menos contactos en el messenger.

    BUUUUUURRRRPPP!!! Ahhhh, ahora sí.

    Les decía, si alguno me quiere agregar…en una de esas nos hacemos amigos y podemos quedar….

    Lástima que ya no voy a ver más la fotito que tenía puesta Ernesto en el messenger, no saben que rico pibe.

  22. pal #151    9 mayo, 2006 a las 8:49 pm

    al tipo lo condenaron hoy, pero no reconocieron “una culpabilidad especial” (traducción muy libre), así podrá salir en 5 anhos… esperemos que haya saciado su apetito… macabro el tema este.
    Y SI, dudadesnuda, si, si, sí en internet no se pueden encontrar dos, uno que quiere dinero y otro que lo regale así nomás internet no vale ni medio cazzo! que de acuerdo que estoy contigo!