El viejo folletín y las nuevas tecnologías

Ayer di por finalizada la primera etapa de un experimento de ficción llamado Más respeto, que soy tu madre, en el que usé el recurso de la bitácora (una herramienta de publicación cronológica de contenidos en internet) para contar una historia costumbrista desde la subjetiva de un ama de casa argentina de clase media. La repercusión del proyecto fue tan asombrosa que me gustaría compartir algunos detalles con el lector.

La idea nació como un juego en el que intenté hacer un pequeño homenaje a mi ciudad natal, Mercedes, o al menos sentirme cerca de su gente; increíblemente, y a pesar de la enorme cantidad de lectores de otos países que se interesaron por la historia, su desarrollo nunca perdió del todo esa mínima premisa. Ese logro, por supuesto, no fue mío sino de los comentaristas y seguidores del relato.

Durante todo el proceso quise generar la ilusión de que la protagonista de la historia —Mirta Bertotti— escribía realmente un diario personal, ayudada en la parte técnica por un supuesto hijo informático, a efectos de lograr una completa ‘suspensión de la realidad’ en la audiencia. Con ello se generó un reglamento tácito en el que los lectores nunca hablaron conmigo sino con el personaje, incluso sabiendo que éste no existía.

Desde el principio —y durante los dos primeros meses— hubo una serie de debates en otros espacios virtuales, en donde los lectores se preguntaban sobre la existencia del personaje, sobre la veracidad de sus historias y la posibilidad real del contexto en que interactuaba. Más tarde, cuando la ficción se tornó evidente, fueron necesarios rótulos para definir el género. Si no me equivoco, la palabra ‘blogonovela‘ se pronunció por primera vez en Tribuna Libre, en referencia al WDUMG, y se institucionalizó en un programa de televisión sobre tecnología, meses más tarde. En general, las críticas alrededor del proyecto han sido inmejorables.

A pesar de un lenguaje con demasiado lunfardo argentino, los lectores de Más respeto, que soy tu madre se han acercado a la historia desde diferentes países, edades y clases sociales, generando, gracias a esto, un intercambio de ideas y opiniones en los comentarios que, muchas veces, resultó mucho más enriquecedor que el capítulo en sí mismo.

Españoles, argentinos e hispanos de Norteamérica (casi en idéntica proporción), junto al resto de países de habla castellana, leyeron y escribieron sobre ideas comunes y universales, o dieron su visión particular sobre infinidad de cuestiones, manteniendo, sin excepción durante cinco mil comentarios, un clima de infrecuente cordialidad.

La primera etapa de Más respeto, que soy tu madre llegó a su fin escapando de los motivos tópicos que sirven como excusa para dar por terminado un blog. ‘Mirta Bertotti‘ no deja de escribir por cansancio, ni por la incomprensión del mundo, ni por falta de lectores, ni por un descenso de la audiencia, ni porque ya no le resulte placentero hacerlo. El personaje, según ha dicho, ha dejado de escribir porque merece vacaciones (y si ella lo dice, será cierto).

La experiencia, en lo personal, ha sido riquísima e intransferible. Recomiendo con efusividad a escritores y periodistas incursionar en este género, que posee las grandes ventajas de la literatura y de la columna editorial, y carece de sus desventajas evidentes. Como literatura, posee la inmediatez de respuesta que sólo nos da la publicación diaria; y como periodismo, la posibilidad de mentir sin ir presos (opción que sólo nos brinda la ficción o la actividad política).

Mirta Bertotti volverá en abril con su segunda y última etapa, posiblemente con un concepto diferente (post más cortos, o más espaciados en el tiempo), y dejaré de publicarla definitivamente el 1º de agosto de 2004, dejando la posta a otros autores que quieran fusionar el viejo folletín con las nuevas tecnologías. Pero más que nada, porque quiero dedicarme de lleno a otros proyectos, como este Orsai que comienza hoy.

Hernán Casciari
Viernes 27 de febrero, 2004

Dejá tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

125 comentarios El viejo folletín y las nuevas tecnologías

    1. Xoaquin Silva    1 respuesta30 mayo, 2016 a las 6:05 am

      Estoy en la misma, me sorprende que justo hayas dicho esto el dia de mi cumpleaños ( Donde me mostraron por primera vez uno de los videos de casciari)

  1. Martín Estévez #118    6 febrero, 2016 a las 10:44 pm

    Decidí empezar a leer tooodo de nuevo. Y comentar, aun sabiendo que Hernán, Jorge, el Gordo, Casciari, ya ni debe leer comentarios en posts viejos.

    Me doy la bienvenida a Orsai por segunda vez.

  2. elgomes #117    9 noviembre, 2015 a las 1:26 pm

    Bueno pues al fin llegue al principio ; D. Ahora me quedan por delante las Orsai y los libros.

    En mi opinión, en tu escritura he encontrado la verdadera cara del virtuosismo. He hallado un uso del lenguaje inteligente, profundo y de una perfección matemática, inapelables.
    El talento desborda la mayoría de tus escritos. El disfraz de modestia y la aparente simpleza de los temas que abordas, esconden brillantes análisis existenciales. Ecuaciones humanas que rozan el axioma. No es lo que dices, es también como lo haces. La forma perfecta que adopta bajo tu pluma la metáfora. Tal vez, la concisión del medio provocó eso, tal vez no…pero creo que se pueden contar con los dedos de una mano las palabras vacías que hayas podido usar en todos estos años.

    Felicidades por un trabajo tan fino.

    Un saludo!
    .

  3. Juan Pablo Puliti #113    20 abril, 2012 a las 4:21 pm

    Entre Orsai y la política (los políticos son todos diferentes, no puedo generalizar) hay un nexo difuso y cierto. Cada cual, en su campo, aplican los mismos métodos. Ambos buscan hacer posible lo necesario soslayando los interrogantes de la lógica, con argumentos sofistas para disimular que, raramente, la realidad es la verdad. Además la gente los elige como instrumentos para resolver sus conflictos, en el fondo, existenciales y después se queja amargamente de sus vacuidades. Por último, transitan sendos caminos paralelos, que oscilan diariamente entra la utopía esperanzadora y el engaño alienador. Eso si siempre lo hacen con las mejores maneras y vestidos de etiqueta para la ocasión.
    Leyendo cualquier texto, entre lineas, se hace evidente e inteligible la intensión del escribiente.
    Como aquellas letras de las tipográficas decimonónicas, las palabras, tienen un peso específico. Son de plomo fundido, no se las lleva el viento. Probablemente nadie pensará jamás, que lo que le venden (ese bloque de papeles entre dos tapas, esos bites en una pantalla) no es la libertad en versos, y mucho menos que está comprando humo. La credulidad es un elemento indispensable para vivir.

  4. babyzucker #112    20 abril, 2012 a las 5:15 am

    Mi amigo Carlos Román me presentó contigo, virtualmente, claro. Me dijo “este, tu paisano (vivo en Chiapas, México) te va a caer bien”.
    Desde que te leí hubo química, me encantó leerte, me mataba de la risa, lo increible es que ya me imaginaba tu voz, porque vos escribís hablando a la vez, es loquísimo, y cuando escuché hace poco tu voz era tal cual.
    Gran proyecto, nuevamente leer Orsai me hace feliz, dentro de mi realidad alocada, muchas veces monótona. Gracias.

  5. LaPau #110    16 septiembre, 2005 a las 5:31 am

    “dejaré de publicarla definitivamente el 1º de agosto de 2004″
    Ja, como si Mirta se dejara hacer desaparecer así como así.

    Hoy descubrí que te descubrí el 20 de Junio del 2005. Gran descubrimiento, me felicito. Espero que sigas como vas.

  6. Linda #109    12 mayo, 2004 a las 4:18 am

    Hola Hernan, yo tambien soy una que se creyó todo, aunque habian cosas que no te encajaban bien, pero bueno ya no tiene sentido mencionarlos, lo unico que me da un poco de consuelo es que yo descubri la realidad (por decirlo de una manera) y no mi esposo que por cierto estaba tambien bastante enganchado con la web de nuestra querida Mirta.

    Tienes una imaginacion increible, no pensaste en hacer un verdadero guiòn acerca de esto seguro que te lo compran y lo llevan a la pantalla chica.
    Un abrazo, Linda

    y Felicitaciones papà
    (ya te estrenaste)

  7. Isa #108    26 abril, 2004 a las 12:07 am

    Me he enterado hace unas horas y no me lo puedo quitar de la cabeza.
    Estoy decepcionada, yo también tenía la esperanza de ir un día a Mercedes y conocer a la entrañable Mirta. Me emocioné cuando leí su comentario en mi blog. Ahora todos sus mensajes me parecen una gran hipocresía.
    Ahora que sé que es ficción no voy a dejar de leerla, pero lo haré de otra manera. Mirta ha perdido su candidez e inocencia.
    No me queda otra que contar cómo me sentó esto en mi blog. Me ha afectado más de lo que quisiera, hasta he soñado con esto!!!
    Como teórica de la literatura, te felicito por tu labor literaria. Ya me informaré más sobre tu trayectoria profesional.
    Felicidades por tu recién estrenada paternidad, hace algún tiempo que también te leo en Orsai, pero me gusta más leer a Mirta. Muy lindo el detalle del gallinero, la web de Nina es muy tierna.

  8. La Minimi #107    4 marzo, 2004 a las 2:44 pm

    En WDUMG lograste atraparnos a muchos, seguro que la mayor&iacutea te seguir&aacute por aqu&iacute aunque sea por curisidad. Pues nada, felicitaciones dobles.

  9. Ofelie #106    1 marzo, 2004 a las 8:56 pm

    La verdad, es que yo me creí toda la historia…….acabo de enterarme que todo era ficción y todavia estoy en shock…..aunque a decir verdad debo reconocer que todo estaba tan bien armado que me confundí, todavia no sé muy bien cómo me siento con respecto a esto…..pero sí sé que alguien como yo que miraba con malos ojos la existencia de estos lazos que se generan en la red, hoy está desconsolada al saber que los Bertotti no existen.

  10. Armando #105    1 marzo, 2004 a las 6:05 pm

    Gracias por compartirnos tu obra sin más beneficio que esta tremenda bola de elogios bien merecidos. Espero que tu creatividad te produzca obras que te recompensen en la medida de tu merecimiento porque mantener una hija, sea en Barcelona o en Mercedes (o en Norteamerica de habla hispana que muchos llamamos México) créeme, es una tarea cara. Suerte y felicidades!

  11. Truta Vermelha #103    1 marzo, 2004 a las 11:05 am

    No sé que decirte, Hernán… Claro que ya lo sabia… Todos lo sabiamos. Creo que ya no será lo mismo cuando Mirta regrese. Estoy triste…

    Pero no puedo dejar de darte las gracias por estes momentos tan magicos y desearte muchas felicidades por tu hijo!

    Visitaré a Mirta en Abril, claro.

    (Lo divertido de todo esto es que es mas joven un año que yo y no estás muy lejos de mi! Lisboa/Barcelona)

    Truta Vermelha