Orsai blog post

Fútbol
lunes 15 de diciembre, 2014

Orsai post

Fútbol
lunes 15 de diciembre, 2014

Bienvenido al club

   

No sé muy bien cuándo me voy a morir, pero ya puedo decir que soy del grupo que vio a Racing campeón más de una vez. Parece una meta pelotuda, pero ojo: durante mucho tiempo la sequía me hizo pensar que nunca iba a ser de los privilegiados.

En los treinta años que me tocó vivir del siglo veinte me sentí destinado a quedar afuera. Todos los que nacimos del ’68 en adelante fuimos una generación de racinguistas vírgenes: nos amamantaron leyendas orales, recortes de diarios viejos y la memoria de los mayores.

En los recreos los compañeritos de Boca, de River o de Independiente festejaban campeonatos actuales, calientes, mientras nosotros teníamos que llevar tapas coloreadas de El Gráfico para sacar pecho o sentir orgullo.

Yo fingía emocionarme cuando mi viejo me recitaba el equipo completo de Pizzuti, pero en realidad tenía un poco de envidia y sobre todo bronca. ¿Por qué me había hecho de un cuadro donde los recuerdos felices eran únicamente suyos, y nunca míos?

Envidiaba también a mi abuelo Salvador, cuando me explicaba el tricampeonato del 49, 50 y 51. ¿Por qué él tres copas seguidas y yo ninguna? Y envidiaba (sin conocerlo) a mi bisabuelo Pasquale, que vio completa la campaña gloriosa de amateurismo, con aquellos siete torneos al hilo, de 1913 a 1919, que nos dieron el apodo de La Academia.

Los mayores me recomendaban estar orgulloso de mi racinguismo, ¿pero por qué? ¿De qué maravilla había sido testigo? Durante los primeros treinta años de mi vida solamente vi partidos trabados, pelotazos a la tribuna, una quiebra que casi nos deja sin club y dos años vergonzosos en el descenso de los sábados. Ese era todo mi curriculum.

Fui un nene de Racing, un adolescente de Racing y un bolas tristes de Racing con un montón de historias ajenas y ninguna propia para contarle a mis hijos ni a mis nietos, si alguna vez los tenía.

Ellos, los mayores, lo habían tenido más fácil. Mi bisabuelo Pasquale llegó a Argentina en 1909 y lo mató una bala perdida en un corso mercedino de 1938, a los cuarenta y cinco años; pero en el medio pudo ver a Racing campeón nueve veces. Y le enseñó a ser de Racing a su hijo, que después sería mi abuelo. Cumplió su meta en la vida.

A mi abuelo Salvador le detectaron un cáncer de páncreas cuando Racing estaba en la B; mi viejo y yo queríamos que aguantara vivo hasta que subiéramos de categoría, pero se murió dos fechas antes; no le debe haber importado, porque vio a Racing campeón once veces, y le enseñó a ser de Racing a su hijo, que después sería mi padre. También cumplió.

Y Roberto Casciari, mi papá, se murió sentado en un sillón una semana después del Clausura 2008 donde Racing salió último, pero a quién le importa, porque lo vio campeón siete veces, y viajó a Montevideo para ver el gol del Chango Cárdenas contra el Celtic. Y me enseñó a ser de Racing a mí, que fui su único hijo varón. Todos cumplieron su parte, menos yo.

Por eso pensé en ellos tres hace un rato, mientras miraba los festejos en el Cilindro, las banderas y la fiesta de mi segundo campeonato en vida.

O mejor dicho: pensé en nosotros, en los cuatro juntos. Pensé en Pasquale, en Salvador, en Roberto y en mí como si tuviésemos la misma edad y pudiésemos ocupar el mismo espacio. Nos vi sentados en los sillones de casa. Mirábamos, emocionados, las lágrimas de Milito en el televisor.

Y me di cuenta —al verlos— de que no nos parecemos en nada. A Pasquale le fascinan las armas, habla en cocoliche y es medio anarquista. A Salvador le gusta criar palomas, vive en el campo y fuma cigarros negros. Roberto es flaco y narigón, introvertido, y vota a la derecha. A mí me gusta fumar porro, soy gordo y me gusta escribir. No. No nos parecemos un carajo.

Así que me resulta milagroso, tremendamente absurdo, que hayamos pasado por la vida con algo llamado Racing Club atravesándonos a los cuatro como en una brochette. Hace 105 años que alentamos la misma fiebre, cada cual a su manera.

La sintonizamos en una radio a transistores, la vimos en una tele blanco y negro, viajamos a la misma cancha desde que era de madera hasta que fue de cemento, vivimos en países propios y extraños pero siempre con la portátil o el iPhone buscando señal febril, siempre con el mismo metejón en la cabeza.

Somos cuatro tipos de épocas distintas con un detalle en común que no tiene mucha importancia: ser hinchas de un equipo al que vimos campeón más de una vez en la vida.

Hace un par de horas estos tres amigos queridos, que ya no están pero estuvieron siempre, me dejaron entrar a ese grupo de privilegiados:

—Avanti, bambino —me dijo Pasquale.

Negrito, ya era hora —me palmeó Salvador.

—Bienvenido al club —dijo papá.

VERSIÓN EN AUDIO

Esta mañana leí esta historia en mi columna de radio Vorterix. Se las dejo acá abajo a los que les gusta escuchar en vez de leer.
Pueden encontrar más de doscientos relatos del blog Orsai en formato de audio, en mi canal de YouTube.

Hernán Casciari
lunes 15 de diciembre, 2014


Bienvenido al club

por Hernán Casciari

No sé muy bien cuándo me voy a morir, pero ya puedo decir que soy del grupo que vio a Racing campeón más de una vez. Parece una meta pelotuda, pero ojo: durante mucho tiempo la sequía me hizo pensar que nunca iba a ser de los privilegiados.

En los treinta años que me tocó vivir del siglo veinte me sentí destinado a quedar afuera. Todos los que nacimos del ’68 en adelante fuimos una generación de racinguistas vírgenes: nos amamantaron leyendas orales, recortes de diarios viejos y la memoria de los mayores.

En los recreos los compañeritos de Boca, de River o de Independiente festejaban campeonatos actuales, calientes, mientras nosotros teníamos que llevar tapas coloreadas de El Gráfico para sacar pecho o sentir orgullo.

Yo fingía emocionarme cuando mi viejo me recitaba el equipo completo de Pizzuti, pero en realidad tenía un poco de envidia y sobre todo bronca. ¿Por qué me había hecho de un cuadro donde los recuerdos felices eran únicamente suyos, y nunca míos?

Envidiaba también a mi abuelo Salvador, cuando me explicaba el tricampeonato del 49, 50 y 51. ¿Por qué él tres copas seguidas y yo ninguna? Y envidiaba (sin conocerlo) a mi bisabuelo Pasquale, que vio completa la campaña gloriosa de amateurismo, con aquellos siete torneos al hilo, de 1913 a 1919, que nos dieron el apodo de La Academia.

Los mayores me recomendaban estar orgulloso de mi racinguismo, ¿pero por qué? ¿De qué maravilla había sido testigo? Durante los primeros treinta años de mi vida solamente vi partidos trabados, pelotazos a la tribuna, una quiebra que casi nos deja sin club y dos años vergonzosos en el descenso de los sábados. Ese era todo mi curriculum.

Fui un nene de Racing, un adolescente de Racing y un bolas tristes de Racing con un montón de historias ajenas y ninguna propia para contarle a mis hijos ni a mis nietos, si alguna vez los tenía.

Ellos, los mayores, lo habían tenido más fácil. Mi bisabuelo Pasquale llegó a Argentina en 1909 y lo mató una bala perdida en un corso mercedino de 1938, a los cuarenta y cinco años; pero en el medio pudo ver a Racing campeón nueve veces. Y le enseñó a ser de Racing a su hijo, que después sería mi abuelo. Cumplió su meta en la vida.

A mi abuelo Salvador le detectaron un cáncer de páncreas cuando Racing estaba en la B; mi viejo y yo queríamos que aguantara vivo hasta que subiéramos de categoría, pero se murió dos fechas antes; no le debe haber importado, porque vio a Racing campeón once veces, y le enseñó a ser de Racing a su hijo, que después sería mi padre. También cumplió.

Y Roberto Casciari, mi papá, se murió sentado en un sillón una semana después del Clausura 2008 donde Racing salió último, pero a quién le importa, porque lo vio campeón siete veces, y viajó a Montevideo para ver el gol del Chango Cárdenas contra el Celtic. Y me enseñó a ser de Racing a mí, que fui su único hijo varón. Todos cumplieron su parte, menos yo.

Por eso pensé en ellos tres hace un rato, mientras miraba los festejos en el Cilindro, las banderas y la fiesta de mi segundo campeonato en vida.

O mejor dicho: pensé en nosotros, en los cuatro juntos. Pensé en Pasquale, en Salvador, en Roberto y en mí como si tuviésemos la misma edad y pudiésemos ocupar el mismo espacio. Nos vi sentados en los sillones de casa. Mirábamos, emocionados, las lágrimas de Milito en el televisor.

Y me di cuenta —al verlos— de que no nos parecemos en nada. A Pasquale le fascinan las armas, habla en cocoliche y es medio anarquista. A Salvador le gusta criar palomas, vive en el campo y fuma cigarros negros. Roberto es flaco y narigón, introvertido, y vota a la derecha. A mí me gusta fumar porro, soy gordo y me gusta escribir. No. No nos parecemos un carajo.

Así que me resulta milagroso, tremendamente absurdo, que hayamos pasado por la vida con algo llamado Racing Club atravesándonos a los cuatro como en una brochette. Hace 105 años que alentamos la misma fiebre, cada cual a su manera.

La sintonizamos en una radio a transistores, la vimos en una tele blanco y negro, viajamos a la misma cancha desde que era de madera hasta que fue de cemento, vivimos en países propios y extraños pero siempre con la portátil o el iPhone buscando señal febril, siempre con el mismo metejón en la cabeza.

Somos cuatro tipos de épocas distintas con un detalle en común que no tiene mucha importancia: ser hinchas de un equipo al que vimos campeón más de una vez en la vida.

Hace un par de horas estos tres amigos queridos, que ya no están pero estuvieron siempre, me dejaron entrar a ese grupo de privilegiados:

—Avanti, bambino —me dijo Pasquale.

Negrito, ya era hora —me palmeó Salvador.

—Bienvenido al club —dijo papá.

VERSIÓN EN AUDIO

Esta mañana leí esta historia en mi columna de radio Vorterix. Se las dejo acá abajo a los que les gusta escuchar en vez de leer.
Pueden encontrar más de doscientos relatos del blog Orsai en formato de audio, en mi canal de YouTube.

Hernán Casciari
lunes 15 de diciembre, 2014


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


 Walrus
04/06/2016 a las 16:29
Imposible olvidarme de ese 2014. Mientras se gestaba mi segundo hijo, también lo hacía mi segundo campeonato. Nací en el 79. Durante mi adolescencia me había resignado al aguante mohicano eterno sin éxitos. No sé si es cierto, pero creo que los hinchas de equipos con vueltas más frecuentes no tienen ese sentido de trascendencia que dan los campeonatos tan esperados.
21/12/2015 a las 17:25
Precioso! ;(
 Bela
20/06/2015 a las 17:21
Cuando Rasin jugó la promoción con Belgrano de Córdoba. Si mal no recuerdo en el 2008, mi viejo me dice, pálido "Me voy afuera, a tocar el violoncello, porque creo que se me va a parar el corazón. Fijate en un rato como estoy"

Gordo, gracias por compartir lo hipocondríaco que es ser hincha de rasin clú, y además ser poeta.
Creo que tu existencia en el planeta me hace pensar que cuando sea vieja y gorda no voy a ser infeliz. O voy a serlo, quizás si. Pero aprenderé antes a cagarme de risa de ello.
Gracias por existir loco. Gracias.
06/04/2015 a las 10:58
No me gusta mucho el fútbol pero esto va más allá, son sentimientos.
 Luis Fare
28/01/2015 a las 20:27
"A mí me gusta fumar porro, soy gordo y me gusta escribir. No. No nos parecemos un carajo".
Jaja sos un genio gordo, ojalá tu humor sea interminable.
 Luis Fare
28/01/2015 a las 20:24
El mayor de los respetos para un escritor como este tipo.
Soy hincha de Boca pero tengo a mi abuelo y mi tío, que los dos están en el cielo, hincha de la Academia.
 Lagorda
22/01/2015 a las 21:35
Yo tampoco sé cuándo me voy a morir pero así como vos Hernán también puedo decir que vi a nuestra gloriosa Academia más de una vez campeón!!!! No se si vos lees los comentarios pero tengo, desde hace rato la necesidad de contarte algo que me sucedió con un grupo de alumnos de 6to año de una escuela en Santa Teresita en la cual trabajo. Resulta que éste grupo de chicos fue anormal, en el buen sentido, respecto de los grupos que uno normalmente se encuentra en la escuela y principalmente en el último año de la secundaria. Trabajamos genial durante todo el año y en el tercer trimestre vimos ruptura y experimentación. Trabajamos Rayuela, algunos poemas de vanguardia y como me sobró el tiempo decidí que leyeran Más respeto que soy tu madre; libro que amo y conocí gracias a una profesora que durante la carrera nos hizo leer y trabajar sobre ésta idea del nuevo formato web, el concepto de blgonovela y todas esas cuestiones que vos ya conoces y no vienen al caso que las repita. Bueno lo sorprendente de éste grupo y tu sensacional libro fue que no lo leyeron creo que lo devoraron, se rieron, reflexionaron sobre el contexto de producción al que refiere y nuestra realidad actual y después la propuesta de trabajo fue que armaran un diccionario en formato digital con las frases o palabras que ellos consideraran que eran bien bertottianas. Hicieron unos trabajos geniales, pero lo más sorprendente fue un día que me meto en Facebook desde el cel, porque no recuerdo por dónde andaba, y veo que una alumna de éste curso, que comenzó a trabajar en un negocio de ropa, escribe CRÓNICAS DE UN EMPLEADO DE COMERCIO 1, ya de sólo leer el título automáticamente le pregunté si era por tu libro, a lo que contestó que sí que era genial y que tu libro la había motivado a escribir en esta red social los avatares que vive a diario. Por lo menos una vez al día escribe una experiencia muy al modo de Mirta. Sentí la necesidad de contártelo porque a mi como profe generalmente me cuesta que se enganchen y tu libro fue un disparador genial, no sólo para los trabajos que realizaron todos los alumnos, también le sirvió a Camila para escribir todos los días sus experiencias laborales con un humor muy real y bien argentino. Muchas gracias por tantas risas generadas!!!! Aún recuerdo cuánto me dolió el estómago durante la primer lectura y las lágrimas que se me cayeron al recordar esos momentos tan difíciles de nuestra Argentina, que por supuesto para mí no son muy distintos a los de hoy. Saludos desde Mar del Tuyú Partido de La Costa!!!!
 andres marallo
19/01/2015 a las 18:57
Una vez escribi un comentario no muy a favor del gobierno K. Y tanto Casciari (que dio mi IP) como los sequitos que comentaban me saltaron al cuello. Y se supone que este es un ambiente "librepensante", pero no, al que opina distinto es un idiota que lleva la contra. O te intenta hackear. O te matan, como le paso al fiscal.
Tan dictadura como el gobierno K
20/01/2015 a las 15:31
epa....
20/01/2015 a las 16:07
Viva la revolución!!!!
 Nico
20/01/2015 a las 16:27
Creo yo, Andres Marallo, que tiene usted el derecho a opinar lo que se le antoje. Lo que molesta (al menos a mi) que en una nota en la que habla de el amor y la pasion que siente el autor por Racing, venga usted a hablar de otra cosa. Asi que, si fuera yo, haria publica su IP las veces que fuera necesario.
21/01/2015 a las 14:20
Curiosas algunas tensiones entre lectores.
Me sorprende que, aún sin conocerse ni verse (por tanto reducida la irritabilidad del lenguaje no verbal y el peso de la historia que en este caso, las partes creo que no tienen) me sorprende digo, lo rápido que se inicia la escalada. Aún más considerando en este caso, que este espacio desprende un aroma  de armonia de varios años generado por su estilo de administración.
Me sorprende lo corta que tenemos la mecha y lo poquísimo útil que produce.
No me refiero al contenido, no importa quien tiene razon ahora.
Me refiero al baile que se ejecuta:
A  abre su puerta y da un portazo. B abre la suya y da otro. Mini-catarsis individuales y sucesivas increcendo.
Cuando el baile sigue estos pasos, suele ser mas fácil subir la apuesta estando entre amigos. Al ajeno le queda el silencio o el destripe.
Da igual si se lo merece o no. Cuando se baila ese baile, quedan pocos pasos.

Es muy dificil bailar sin pisotones.
Mientras leía, se me ocurrian rápidamente agreteadas para las dos partes.

Me acuerdo de  Tim Minchin en un articulo muy recomendable ( http://jordisan.net/blog/2015/los-9-mandamientos-de-tim-minchin/):
"Debemos pensar críticamente, y no sólo sobre las ideas de otros. Sed severos con vuestras creencias; sacadlas a la calle y pégadles con un bate de críquet. Sed rigurosos intelectualmente; identificad vuestros sesgos, vuestros prejuicios, vuestras preferencias.
La mayoría de las discusiones sociales perduran por no saber reconocer los matices; tendemos a generar falsas dicotomías, tratando entonces de mantener una discusión usando dos conjuntos de suposiciones completamente diferentes, como dos jugadores de tenis tratando de ganar un partido dando bellos golpes perfectamente ejecutados desde extremos opuestos… de diferentes pistas de tenis."

Si de esto se infiere que estoy a favor o en contra de A o de B, pues nada.
A soltar los remos.
21/01/2015 a las 19:55
que mina capa!!!
un abrazo.
 andres marallo
21/01/2015 a las 20:54
No tardaste en saltar. A gente como vos me referia.
Viva la dictadura!
 andres marallo
21/01/2015 a las 20:59
*el mensaje de arriba va dirigido a Nico
Tilinga, muy bueno tu comentario y coincido con lo de la escalada.
No escribi para crear bardo como lo quieren hacer pasar los autoritarios y fachas. Pertenecer a un grupo no significa coincidir en todo y lamer el culo. Me pueden gustar ciertos contenidos de la revista o algunos textos, pero eso significa que me tiene que gustar todo? Nop.
En Argentina cada vez se pueden hablar de menos cosas porque salta la violencia.
Lo dejo aca que no era con animos de pelea el tema.
Saludos!
28/01/2015 a las 15:38
y al final cual es la IP ??? que acaso son todo hackers acá?? me los imagino como a carlin calvo en la super serie argentina :P
29/01/2015 a las 23:03
Cuál revista?
25/04/2015 a las 06:26
No hace mucho me explicaron al detalle que el peronismo no se razona ni tiene lógica que es un sentimiento. Y por lo cual aunque sea un ambiente "librepensante", cualquier comentario antisonante es castigado, uno es libre de pensar y cometar mientras eso no desentone. Por lo cual es sano el "por favor no comentarios políticos" ya que es como mesclar la 12 con los del tablon. Por lo cual es bueno hacer como los radioaficionados 'no politica y religion'.
10/01/2015 a las 19:36
Estuve en Buenos Aires a finales de diciembre con mi hijo para que conociera por primera vez la Argentina y justo coincidió con el triunfo racinguista, nosotros regresábamos de un paseo por San Telmo y veíamos los autos y la locura por todos lados, llegamos al Obelisco y el desenfreno era total, estuvimos allí hasta las 3 am. gozando un poco de la magia de ese momento, felicidades a los hinchas!!
 Romi
09/01/2015 a las 21:57
hernan, es mi segundo comentario en tu blog.- ya no sé dónde escribí el primero.- queria agradecerte por dejarme disfrutar de este relato sobre racing, te conte que soy de mercedes y ademas soy de racing! se lo mandé a todos mis parientes para q lo leyeran y a los que a mi criterio nunca habian leído nada de vos les recomendé tu blog...

y hoy me compré por primera vez un libro tuyo, obviamente Mas Respeto que Soy tu madre para disfrutar de la jerga de mi querido mercedes.- estoy ansiosa por recibirlo y empezarlo.-
beso grande!
 Diego Ariel Vega
07/01/2015 a las 14:38
Hola Hernán, no soy de comentar muy seguido y preferí o más bien necesité dejar pasar unos días para agradecerte este texto que me ayudó en un momento muy difícil para mí.

El 14 de Diciembre pasado a las 19:19 falleció mi viejo, sufrido hincha de Racing que nació en 1944. Así le toco festejar el tricampeonato del 49-50 y 51 de muy pequeño (a los 5, 6 y 7 años); otra tríada no consecutiva en el 58, 61 y 66 que seguro disfrutó mucho (a los 14, 17 y 22 años) para después tener que aguantar la prolongada sequía de 33 años hasta que se rompió el maleficio en el 2001 a sus 57 años.

Sospecho o más bien elijo creer que a los 70, apenas una hora antes de que empiece el partido final que definiría el campeonato, intuía que en su despedida dejaba como legado un festejo para sus nietos, mis sobrinos Ramiro y Lucas de 11 y 8 años que siguieron sus pasos de fanáticos racinguistas, y ahora si pudieron gritar campeones por primera vez.

Con mi hermana no sabíamos cómo encarar la charla para contarles la triste noticia a ellos, que preguntaban todo el tiempo si el abuelo Koke como le decían estaba contento por el campeonato (algo se venían venir al no haber recibido su llamado y sabiendo que estaba internado en el hospital).

Al otro día, tu texto nos sirvió como una introducción ideal para amenizar un poco las cosas. Aguantando las lágrimas le puse play al audio, porque leerlo se me iba a hacer imposible y fueron tu voz y tus palabras las que nos guiaron para atravesar esa situación de tanto dolor.

Así que nada, muchas gracias de nuevo y un abrazo grande de un hijo traidor, ahora hincha arrepentido de Boca (que se dejó influenciar de chico por sus primos mayores), pero que por justicia poética heredo a Nahuel, el hijo de mi pareja hincha por elección propia de La Academia, y que aunque hace rato dejo de importarme el fútbol; ese día quería más que nada en el mundo que Racing sea campeón.
 Walrus
04/06/2016 a las 16:05
Tremendo. Para que Hernán haga un cuento de esa situación. Y la entiendo. Tengo el presentimiento de que Racing, el sentimiento que genera, va a tener que ver con el fin de mi vida.
29/12/2014 a las 15:32
Bolu!!!!
quedan dos dias para definir el campeonato del PRI!!!!!
al que gana ¿que le pasará?
¿Puente chino?
¿Nizca surtida?
¿paga un lechon?
ahora...¿que pasa?¿EH?
¿Le enviamos drugos?

ahhhh Felices fiestas!!!! a todos y todas!
29/12/2014 a las 19:48
Santiago Uy!!! Ud es un capo del Pri!!!
felicitaciones...no somos dignos...
03/01/2015 a las 00:04
Aparentemente, si la tabla está actualizada, metí la Liga 2014. Estoy esperando conocer a los otros ganadores, que tienen más mérito por ser carreras de largo aliento.

¡Salud!
23/12/2014 a las 23:03
Feliz Navidad a todos y cada uno de los que vivimos Orsai, abrazo enorme para Hernán, acá en Lima y siempre esperando que vuelva,
Alberto Raiser
21/12/2014 a las 23:29
Hermosa herencia Hernán. Feliz navidad Racinguista.
 Veronica Moreira
17/12/2014 a las 20:41
Felicitaciones a vos y a todos mis amigos hinchas de racing! Yo soy de Boca, fanatica mal. Primero que nada, queria q pierda river y si era por goleada mejor. De pura maldad, ya que no me servia de nada su resultado. Segundo; por vos, por leer lo q me imaginaba q seria genial y emotivo, por mis amigos fanaticos, por tanta espera, deseaba de todo corazon que racing sea el campeon, ya q nosotros nos quedamos en las ganas. Merecidas felicitaciones. Genial post. Gracias por compartirlo
 Lucho
17/12/2014 a las 15:21
Ahora que puedo sentarme a leerte, aprovecho a felicitarte y agradecerte por otro texto fantástico.
Por Twitter te compartiré el festejo de 3 generaciones en el Obelisco. Mi viejo, mi hermano y mis sobrinos, junto a toda la familia para darme la bienvenida a mí también al club.
Vamos Racing!
 pantera vachinik
17/12/2014 a las 02:41
Dale campeón dale campeón carajooooo!!!! Gordo te comiste la súper copa del 88 con el coco basile de tecnico, el pato fillol, Rubén paz, colombatti hermano por favor!! El gran Walter Fernández, el mencho. Medina bello, perico...no se sí alguien ya lo aclaro porque no leí todos los comentarios, pero ya van tres papaaaaa tengo 42 y son tresssss abrazo racinguista, dame bola con los textos y dibujos, no te voy a fallar, aguante racing...negro vachino.
Pd. Me encanto el texto.
16/12/2014 a las 22:24
Felicitaciones! Me encanto el texto... igual solo sigo siendo hincha de Belgrano de Cordoba, con todo lo que eso implica.-
 kariña
16/12/2014 a las 14:44
casciari el emotivo!
no esperaba menos.
felicidat
 kariña
16/12/2014 a las 15:40
de paso... hay manera de obtener la bonsai n° 1??? estoy en buenos aires
18/12/2014 a las 22:03
era mas facil que racing salga campeon a conseguir la bonsai 1
 kariña
29/12/2014 a las 00:21
bu
 Javier Wooley
16/12/2014 a las 11:19
Primero mis felicitaciones, yo como hincha fanático de gimnasia y esgrima de la plata, siento sana envidia x este titulo. Segundo, lo que me quede bien claro de este post, es que vas a tener que hablar con cris y con nina y tomar la decisión de buscar el varoncito, claramente si no tuvieras una descendencia masculina, pascual, salvador y Roberto te van a estar esperando para darte una paliza cuando vayas a encontrarte con ellos allá donde estén.
 Juan el Cuervo
16/12/2014 a las 09:03
Gordo,
qué lindo identificar algo de lo que decís. No todo por suerte, pero descubrir sensaciones comunes a la distancia. Mi viejo era de River, porque cuando llegó a Argentina todos los gallegos republicamos que él conocía se hacían de San Lorenzo, y para llevarles la contra y joder se hizo de los gallinas. Yo para lavar las culpas de mi viejo salí cuervo, y también me pasé muuuuchos años de mi vida, en el estoico aguante solitario y minoritario (no entraré en detalles)
El año pasado pude romper con la puta gastada de "CASLA". Y hoy la vida me da algo que vos sólo conocés de oidas, yo voy a ver en primera persona. No quiero que me deseen suerte al contrario. En estos días sé que voy a llorar, lo vengo aguantando y deseando toda la vida, y esas lágremias se las voy a dedicar a mi viejo, que cada año me compró la camiseta del cuervo con la triste resignación de saber que su primogénito no sería del millonario, pero con la alegría de saber que esa disputa también era un punto de encuentro.
 noelia
16/12/2014 a las 04:43
Lo que más me gusta en la vida es leerte cada vez que hablás de tu papá y vos. Todo el resto de tu producción es nada comparado a estos últimos dos textos sobre él, Racing y vos. No me importa si te enojás por esto. Lo siento en el alma pero es así.
Vos dijiste que el pibe que arruinaba te salió sin querer, casi sin darte cuenta. Acá creo que hay algo parecido.
Tu manera de narrar cómo se vive el amor con la distancia y el tiempo en contra es hermosa. No hay trucos, es magia.
 fbn
16/12/2014 a las 02:48
Hola Hernan, felicitaciones por la obtencion del campeonato.

No sé muy bien cuándo me voy a morir, pero... en esta oracion "cuando" no lleva tilde, solo entre signos de pregunta o admiracion.

Saludos.
16/12/2014 a las 06:13
Tarjeta amarilla.
 Gaby
21/12/2014 a las 00:32
Ehhh sí lleva tilde, no tiene signos pero es una pregunta retórica.
 Martin81
16/12/2014 a las 01:26
Campeones!! la verdad que no habia pensado en eso, que ya es la segunda vez que lo veo campeon!! Gracias!! jaja
 Tomas Torres
16/12/2014 a las 00:36
Don Hernan vengo de comprender la génetica y las taras, gracias y los felicito por elegir Racing.
15/12/2014 a las 22:13
Gracias Hernan, somos un poquito todos de la Academia gracias a ti...
15/12/2014 a las 23:12
15/12/2014 a las 21:51
Yo en cambio nací en el 65, cuando Rácing ganaba copas libertadores e intercontinentales y River, equipo del que era hincha, arrastraba 8 años de sequía... para mi tercer o cuarto cumpleaños, cuando la sequía se alargaba, arregló con dos o tres amigos hinchas del glorioso Racing (entre ellos Carlitos Ula) para que me regalen la camiseta, el shorcito, las medias de Racing así yo no sufría como él.

Claro... el tema es que yo, a la cancha, iba con mi viejo a ver a River, con lo cual, la remerita, el shorcito y las medias celestes y blancas durmieron en un cajón toda la vida y yo terminé gallina como mi viejo.

Cuando terminó la sequía de 18 años (que terminó siendo una bicoca frente a la de Racing que se inició más o menos cuando me hicieron ese regalo), mi viejo nos llevó a un amigo mío y a mí (ambos de 10 años) a la popu del Monumental para ver el último partido (2 a 0, justo contra Racing). El campeonato ya lo habían ganado los pibes de la 4a contra Argentinos Juniors en la última fecha durante el paro de Futbolistas Agremiados.

Ese año se cerró la sequía de River que fue de 18 años (que resultó bastante más barata que la que se inició más o menos cuando me regalaron la camiseta fallida)...
  mafaldita
15/12/2014 a las 21:27
Que fuerte q esta Milito...
 Comandante 40
15/12/2014 a las 20:48
Lo que está claro, es que para ganar algo, hay que irse de Gilnasia. Luly, Gastón y Bou.... y hasta Coca... antes vinieron uno cuantos más ¿estará maldito ese club?
 Lara
15/12/2014 a las 20:12
Esto sigue. Ahora a buscar el hijo varón! Felicidades gordo. Ojalá hubieses grabado algún audio para vorterix luego del final del partido, entre llanto, grito y voz de pito.
  Matias Fasano
15/12/2014 a las 19:14
Grande Hernán! Somos campeones de nuevo! Y con un groso como Milito en la cancha llenandonos de orgullo. Cuantas alegrias juntas. Que felicidad!
 Cocó
15/12/2014 a las 17:08
Hernán como no soy fanática del futbol me cuesta entender esta pasión..me pasa con mi hijo que sufre con Independiente ( muchas veces no se lo puedo hablar del mal humor que carga) pero no importa de dónde provenga la pasión…lo importante es sentirla y como la sentís carajo!!! Me hace burbujas la sangre cuando leo tu relato, no entiendo la gente que no tiene pasiones irracionales como esta y otras tantas que no se explican…creo que entran dentro del mundo de los mediocres y tibios...casi que me hago hincha
 RAFAEL SERNA
15/12/2014 a las 16:59
Felicitaciones, Hernán. Si sigues escribiendo así vas a incrementar el número de frustrados hinchas de Racing por el mundo. Aunque a estas alturas ya soy medio hincha de Racing, espero que no campeone muy seguido para que continues sacando notas como esta.
15/12/2014 a las 16:25
Buena! contador de hazañas
 Chichita
15/12/2014 a las 15:04
Que lindo!!! como describiste a los tres con tan pocas palabras!....ME ENCANTO. que manera de escribir hermosa tenes....te felicito.
 patanpatan
15/12/2014 a las 14:29
La campeona de ese club es Mirtha Legrand, no?
 Walrus
04/06/2016 a las 16:17
Debe haber visto el ascenso en 1910 contra Boca.
 Mikel Azpiazu
15/12/2014 a las 14:01
Y que pasa con la Nina, gordo, huérfana de Racing?, ponete las pilas.
 Adrian Martinez
15/12/2014 a las 13:32
Bien ahí Racing!
 Changuito!
15/12/2014 a las 12:52
Recuerdo estar una vez en el cilindro. Nosotros, River, jugabamos contra Racing (ganamos como habitualmente sucede, 3-1). Un pibito de unos once años, desde nuestra tribuna les gritaba a los grandotes de abajo: "¿vos cuantas veces lo viste campeón? Yo tengo once años y lo vi como 10 veces!"
Todavía les falta queridos racinguistas! Y agradezcan que les regalamos el campeonato!
Felicitaciones igual, un triunfo es un triunfo y hay q festejarlo.
 Walrus
04/06/2016 a las 16:22
No sería lo mismo si fuera tan seguido. No habría esa resistencia mohicana hasta la explosión desmedida.
 Manuel Arce
15/12/2014 a las 12:38
top 20... que tarde llego siempre... Felicitaciones a los hinchas de la acade!!
 Santiago Fernandez
15/12/2014 a las 11:51
SalúT Campión!! Felicidades!
 El Toro
15/12/2014 a las 10:20
Que lo disfrute Acade!
15/12/2014 a las 10:19
Esto NO es anécdota mejorada,aviso. Esta mañana se ma había olvidado poner el despertador (porque el lunes pasado fue fiesta y lo había quitado). Total que me despertaron unas voces, como un diálogo de una televisión. Medio dormida pensé que venían de la casa de un vecino pero estaban muy cerca, como si fuera un reportaje. Me levanté. Eran las 7:15. Efectivamente era mi ordenador que no sé por qué había comenzado hablar. En la pantalla se veía la portada del diario Olé con la noticia de Racing campeón.
Un poco cosa e mandinga ¿no?
 Mauri
15/12/2014 a las 08:47
Pensé que me iba a suceder ver a mi equipo campeón dos veces hoy con Tigres y que perdemos en el Azteca. Y justo después llego a la casa y leo esto, que envidia
   edu
15/12/2014 a las 08:36
felicidades, hernán. los lectores de orsai somos un poquito de racing.
   edu
15/12/2014 a las 08:36
bah, no sé... yo, al menos...
15/12/2014 a las 17:36
NO
 Ignacio Pegue
16/12/2014 a las 15:38
No, yo soy 100% del rojo.
Igual el texto es buenísimo!
 Lucas Rodriguez
15/12/2014 a las 08:05
Muy bueno Hernancito carajo! Salud Campeon! El futbol muchas veces sirve de escenografia para los momentos lindos de la vida.
 molinilla
15/12/2014 a las 07:53
Enhorabuena!!

A partir de ahora veré a Racing con otros ojos
 Pablo Cambria
15/12/2014 a las 11:12
Yo miraría a Newell's... De allí salieron... Messi, Martino, Valdano, Batistuta, Balbo, Sensini, Berizzo, Pochetino, Maxi Rodriguez, Heinze, Bielsa... La lista sigue. Igual felicito al Racing Club un justo campeón y Milito un tremendo jugador, un elegido!
 Raymundo G?
15/12/2014 a las 07:29
Felicidades. Bella la crónica.
15/12/2014 a las 06:37
¡Felicidades!
 GoodKikin
15/12/2014 a las 06:15
Felicidades Cayota!
15/12/2014 a las 05:53
En casa por esas cosas del destino la familia paterna y materna son de racing. No tengo recuerdo de infancia en donde no se comentara o hiciera alusión a la academia. Racing es para mi infancia y hoy fue mis abuelos.
15/12/2014 a las 06:07
Una sensación de otras épocas. Así como cuando un olor te moviliza sin pedir permiso a un lugar sea bueno o malo. Así fue mi festejo hoy. Un viaje a momentos donde Racing era domingo. Con gente sentada lejos de nuestros juegos que nos invitaban sin decirnos nada a que los acompañáramos en sufrimiento... Siempre en sufrimiento.
Hoy se festeja una manera de ser, porque cada vez mas pienso que ser de Racing es una manera de reaccionar a los eventos cotidianos. El hincha de Racing no puede vivir una vida sin sentir la épica en las malas y una demasiado corta satisfacción en las buenas. Diran que le pasa a gente de otros clubes igual y sin embargo no puedo dejar de pensar que no todos pueden ser de Racing.
15/12/2014 a las 05:53
¡Cuart!
 DjFaramir
15/12/2014 a las 05:47
segundo
15/12/2014 a las 05:47
¿Y Nina? ¿Seguirá la tradición? ¡Felicitaciones, campeón!
 Jhordan PLG
15/12/2014 a las 05:37
pri
 GoodKikin
15/12/2014 a las 06:14
que envidia!