Orsai blog post

Sociedad
martes 2 de noviembre, 2004

Orsai post

Sociedad
martes 2 de noviembre, 2004

Breve paseo por la autocensura

   

Últimamente estoy viendo en la tele, con verdadero espanto, que la publicidad viene con unos cartelitos en los que se atiende la sensibilidad de los espectadores con frases como estas: "Este anuncio fue hecho por profesionales", o "Esto es una ficción publicitaria" e incluso "Para realizar esta publicidad no se han maltratado animales". Cada vez que veo estas pacaterías, y es casi siempre, confirmo que la idiotez le está ganando, por goleada, la eterna batalla a la creatividad.

Creo que todo empezó el año pasado. Después de mucho intentarlo en vano, la publicidad española parió una buena idea. Les costó, pero lo lograron. El spot era de la franquicia catalana Bocatta, que vende comida rápida —del mismo modo que McDonalds— pero con ingredientes mediterráneos.

El aviso es precioso: con unas coplas irónicas de música alegre, en la que se informa sobre la trabajosa labor de las zonas rurales ("amanece en el pueblo y flota ya en el cielo un intenso aroma a estiércol", comienza la canción) se recomienda consumir productos campestres, pero sin pasar por la penuria agraria de su elaboración. La frescura del contraste entre las imágenes y la musiquita generaba algo que jamás había conseguido la publicidad española de los últimos años: ser creativa imponiendo además una marca.

En cualquier país decente se le hubiese dado un premio a ese anuncio. Pero aquí no pasan esas cosas. A los tres días de emitido, el coordinador general de la Unión de Campesinos de Catalunya, Joan Caball, le puso una denuncia a Bocatta por ofrecer una imagen de los trabajadores rurales que calificó de "denigrante". Casi al mismo tiempo, la Asociación Valenciana de Agricultores invitó a todo el sector agrícola a "cerrar filas y no consumir ni uno solo de esos productos".

Desde entonces, cada vez que una agencia de publicidad intentaba salirse —tímidamente— de la mediocridad reinante, aparecía una Asociación de Imbéciles sintiéndose dolida, o lo que es peor, una Comisión de Imbéciles Representante de Ausentes, sospechando que los ausentes podían sentirse vejados.

Pero igual no creo que el problema exista porque haya idiotas que se quejan de aquello que no entienden. De eso habrá siempre, me figuro. El problema surge, nace y se ramifica cuando se les hace caso. Y la justicia española les hace caso: la publicidad de Bocatta desapareció de la tele tan pronto como se escucharon los primeros pataleos. Y con las demás pasó otro tanto.

Ha pasado más de un año desde el Bocatta Wate, pero fue entonces cuando empezaron a proliferar (en las pantallas de televisión) esos cartelitos que explican obviedades para salvarse de la censura. Las agencias publicitarias, que ya no saben por dónde puede saltarle al cuello una Asociación de Imbéciles, han optado por subtitular sus anuncios con frases como por ejemplo "Esto es una ficción publicitaria" al mostrar cómo un ama de casa distraída mete al microondas una pecera con un pececito de colores. (No es chiste, el spot aún está en pantalla y los lectores ibéricos no me dejarán mentir).

La miopía es singular, y no tiene desperdicio: durante un programa de gastronomía se puede ver a cualquier cocinero hervir un langostino vivo alegremente, pero si durante la publicidad una señora mete un pez de colores al microondas, hay que especificar que no se ha maltratado a este animal. El langostino, que sí ha sido torturado en la vida real, que se joda por ser comestible.

Pero hay más. Si dos coches van rápido en un aviso de BMW, actualmente el cartelito nos avisa que "El spot ha sido filmado en un circuito cerrado", imagino que para que la Asociación de Peatones Pelotudos no les ponga una denuncia retroactiva por fomentar la alta velocidad en las calles. Si un tipo se cae de un primer piso para promocionar un seguro de vida, el cartel nos dice que "Es una ficción publicitaria" para que la Asociación Anti Resbalones en las Terrazas no sospeche que los de Mapfre han matado, de veras, a un actor para vender pólizas.

En lugar de mandar a la mierda a los campesinos, a aquellas feministas que en todas partes ven sexismo, a las madres asustadizas y a los idiotas que se creen en la obligación de preservar la sensibilidad de los enanos, se les hace caso como si tuvieran razón. En lugar de educarlos, de decirles que viven en un mundo donde la gente no es tan idiota como ellos creen, se les da luz verde. Y entonces después pasa lo que pasa.

Yo todavía espero ver un anuncio en donde un candidato que promete mejoras en la educación, subtitule: "Esto no es otra ficción publicitaria". O un spot de cámaras digitales que ponga: "Para hacer este producto no se han maltratado a cientos de filipinos". Los carteles deberían servir para señalar aquello que se esconde. Es muy cobarde, y sobre todo mezquino, explicar siempre lo que se cae de maduro. Aunque claro, lo mejor de todo sería que no hiciesen falta carteles de ningún tipo.

Hernán Casciari
martes 2 de noviembre, 2004


Breve paseo por la autocensura

por Hernán Casciari

Últimamente estoy viendo en la tele, con verdadero espanto, que la publicidad viene con unos cartelitos en los que se atiende la sensibilidad de los espectadores con frases como estas: "Este anuncio fue hecho por profesionales", o "Esto es una ficción publicitaria" e incluso "Para realizar esta publicidad no se han maltratado animales". Cada vez que veo estas pacaterías, y es casi siempre, confirmo que la idiotez le está ganando, por goleada, la eterna batalla a la creatividad.

Creo que todo empezó el año pasado. Después de mucho intentarlo en vano, la publicidad española parió una buena idea. Les costó, pero lo lograron. El spot era de la franquicia catalana Bocatta, que vende comida rápida —del mismo modo que McDonalds— pero con ingredientes mediterráneos.

El aviso es precioso: con unas coplas irónicas de música alegre, en la que se informa sobre la trabajosa labor de las zonas rurales ("amanece en el pueblo y flota ya en el cielo un intenso aroma a estiércol", comienza la canción) se recomienda consumir productos campestres, pero sin pasar por la penuria agraria de su elaboración. La frescura del contraste entre las imágenes y la musiquita generaba algo que jamás había conseguido la publicidad española de los últimos años: ser creativa imponiendo además una marca.

En cualquier país decente se le hubiese dado un premio a ese anuncio. Pero aquí no pasan esas cosas. A los tres días de emitido, el coordinador general de la Unión de Campesinos de Catalunya, Joan Caball, le puso una denuncia a Bocatta por ofrecer una imagen de los trabajadores rurales que calificó de "denigrante". Casi al mismo tiempo, la Asociación Valenciana de Agricultores invitó a todo el sector agrícola a "cerrar filas y no consumir ni uno solo de esos productos".

Desde entonces, cada vez que una agencia de publicidad intentaba salirse —tímidamente— de la mediocridad reinante, aparecía una Asociación de Imbéciles sintiéndose dolida, o lo que es peor, una Comisión de Imbéciles Representante de Ausentes, sospechando que los ausentes podían sentirse vejados.

Pero igual no creo que el problema exista porque haya idiotas que se quejan de aquello que no entienden. De eso habrá siempre, me figuro. El problema surge, nace y se ramifica cuando se les hace caso. Y la justicia española les hace caso: la publicidad de Bocatta desapareció de la tele tan pronto como se escucharon los primeros pataleos. Y con las demás pasó otro tanto.

Ha pasado más de un año desde el Bocatta Wate, pero fue entonces cuando empezaron a proliferar (en las pantallas de televisión) esos cartelitos que explican obviedades para salvarse de la censura. Las agencias publicitarias, que ya no saben por dónde puede saltarle al cuello una Asociación de Imbéciles, han optado por subtitular sus anuncios con frases como por ejemplo "Esto es una ficción publicitaria" al mostrar cómo un ama de casa distraída mete al microondas una pecera con un pececito de colores. (No es chiste, el spot aún está en pantalla y los lectores ibéricos no me dejarán mentir).

La miopía es singular, y no tiene desperdicio: durante un programa de gastronomía se puede ver a cualquier cocinero hervir un langostino vivo alegremente, pero si durante la publicidad una señora mete un pez de colores al microondas, hay que especificar que no se ha maltratado a este animal. El langostino, que sí ha sido torturado en la vida real, que se joda por ser comestible.

Pero hay más. Si dos coches van rápido en un aviso de BMW, actualmente el cartelito nos avisa que "El spot ha sido filmado en un circuito cerrado", imagino que para que la Asociación de Peatones Pelotudos no les ponga una denuncia retroactiva por fomentar la alta velocidad en las calles. Si un tipo se cae de un primer piso para promocionar un seguro de vida, el cartel nos dice que "Es una ficción publicitaria" para que la Asociación Anti Resbalones en las Terrazas no sospeche que los de Mapfre han matado, de veras, a un actor para vender pólizas.

En lugar de mandar a la mierda a los campesinos, a aquellas feministas que en todas partes ven sexismo, a las madres asustadizas y a los idiotas que se creen en la obligación de preservar la sensibilidad de los enanos, se les hace caso como si tuvieran razón. En lugar de educarlos, de decirles que viven en un mundo donde la gente no es tan idiota como ellos creen, se les da luz verde. Y entonces después pasa lo que pasa.

Yo todavía espero ver un anuncio en donde un candidato que promete mejoras en la educación, subtitule: "Esto no es otra ficción publicitaria". O un spot de cámaras digitales que ponga: "Para hacer este producto no se han maltratado a cientos de filipinos". Los carteles deberían servir para señalar aquello que se esconde. Es muy cobarde, y sobre todo mezquino, explicar siempre lo que se cae de maduro. Aunque claro, lo mejor de todo sería que no hiciesen falta carteles de ningún tipo.

Hernán Casciari
martes 2 de noviembre, 2004


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro España decí alpiste, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


07/11/2015 a las 16:05
Parece que en Argentina la publicidad es religión. En España la gente no evalúa la calidad del anuncio, por lo tanto no suma como atributo positivo de la marca. Como el fin es vender, si la publicidad debe ser mala y básica, así lo hacen. Lo cual desde mi punto de vista, demuestra la profesionalidad de las agencias, que mantienen las riendas de la creatividad bien cortas. Aunque sea algo la fuerza.



Un saludo!
 F.
26/02/2015 a las 21:42
Hernán, te cuento que en Perú hubo un caso de Aval, un desodorante que tenía de slogan "sexo seguro", queriendo dar a entender que usando eso ninguna chica podría negarse a tener sexo contigo. Sin embargo, un sorprendente número de mujeres llegaba a los hospitales con mucha sorpresa por sus embarazos.
-¿Por qué la sorpresa?- preguntaban los médicos.
-Mi pareja se cuidó con Aval, no sé qué pasó.
Sí, pensaban que el desodorante en los genitales les iba a dar sexo SEGURO, como con un preservativo.
No es broma. Tuvieron que cambiar el slogan por "atracción segura".
Es una pena porque hay todo un tema de educación detrás, pero sí hay que tener mucho cuidado con los mensajes que se pasan por medios masivos porque no es lo que dices, sino lo que la gente puede interpretar. Te lo dice una publicista.
Saludos y, por cierto, me encanta tu blog. He leído como 50 entradas en dos días...
fede O
09/01/2006 a las 19:18
dijo La Romu #47:

"Nena: Tu trabajo, si sos publicista, es inventar una necesidad que nadie tiene para encajarle algo que no le hace falta."

impresionante, querida romu!
me encanta cuando alguien dice clarísimo lo que a uno le costaría poner claro.

y además, que no nos quepa la menor duda: si hubiera alguna mínima info de vida en marte, ya le estarían tratando de vender coca cola a los enanitos verdes.
Barmatal
26/12/2005 a las 17:06
El mejor anuncio que he visto en mi vida es el de "Verano en canal sur". Aparece un tío con pinta de director de cine americano, hablando en inglés con el doblaje en español por encima, como si fuera un documental, y decía más o menos lo siguiente:

"Para el anuncio del verano en canal sur decidimos mostrar a un hombre y una mujer haciendo una barbacoa con un perro en la playa. Pero la asociación en defensa de las parejas no convencionales se quejó así que decidimos eliminar al hombre. Entonces la asociación "Ropa de playa por la paz" presentó una queja al ver que en el anuncio se defendía la idea de limitar el uso de la ropa de playa a la playa, por lo que decidimos quitarle la ropa. Entonces la asociación "Nudistas sin fronteras" protestó por el uso gratuíto del nudismo, por lo que quitamos al hombre. La asociación de defensa de animales se levantó en contra de la idea de un perro abandonado en la playa, así que quitamos al perro. Entonces la asociación de fomento del turismo playero pensó que nuestro anuncio de una playa sin gente perjudicaba al turismo, por lo que al final el anuncio se quedó en una barbacoa sobre un fondo blanco neutral. Y nos quedó bastante bien..."

Es triste porque es verdad...
Aitor
14/11/2005 a las 17:33
quise decir "comparar" en vez de "comprar" :S
Aitor
14/11/2005 a las 16:41
bueno, con respecto a lo del anuncio de Bocatta no digo que sea censurable pero la verdad, vi el anuncio y no se ni como se atrevieron a comprar sus productos con la comida típica de los pueblos (he comido una vez en Bocatta)...me da tanta risa como si lo hubiera hecho McDonals, no deja de ser comida rápida, comida basura.
Elputoamo
09/11/2004 a las 02:24
Je, Je; leyendo esto me viene a la mente un anuncio de unos lavavajillas donde una mujer aprovecha su uso para que su marido le haga las uñas de los pies, ... y si fuese de al reves, y el lo aprovechara para que ella le hiciese una buena mamada???; pues NO, este no lo censuraron por que hace apologia del feminismo y eso esta de moda, y censuran el de bocatta ....; claro, esto dice mas de los que censuran que de lo que es censurado.
Amelie
04/11/2004 a las 01:00
Hace poco, lei una nota en ?alá (revista de ocio, cultura y tendencias) acerca de esto, ilustrada con una foto de un anuncio de MTV (tambien censurado)donde se ve una foto de las torres gemelas en llamas a lo lejos, un puente, y sobre el puente un nene sentado. Junto a las torres decía: "2863 muertes" y junto al ñiño "824 millones de personas desnutridas en el mindo. El mundo unido contra el terrorismo. Debería hacer lo mismo contra el hambre"
Y en la nota, explicaban de la existencia de una Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial que elaboró un código de conducta que marca las pautas de lo que es lícito y lo que no en el mundo de la publicidad. De esta asoc. forman parte grupos y medios de comunicación, agencias publicitarias y anunciantes. Todos ellos se atienen a las normas de Autocontrol cuyo fin es el de "contribuir a que la publicidad constituya un instrumento particularmente útil en el proceso económico velando por el respeto a la ética publicitaria y a los derechos de los destinatarios de la publicidad, con exclusión de la defensa de intereses profesionales"
La gran duda es si los publicistas, hacen a proposito campañas que saben que sacaran del aire, como para aprovechar la censura para tener mayor cobertura en los medios.

PD: yo hasta hoy, no habia visto ninguna de estas publicidades, ya que me he autocensurado de la televisión.
Caribé
04/11/2004 a las 00:08
Guau, Romu:

Has dicho todo lo que me estaba autocensurando hacía rato porque me parecía que para este blog resultaba politicamente incorrecto.

Y además, ¡qué bien lo has dicho!
elteta
03/11/2004 a las 16:41
Xtian #68 :
Además son los que publican cartas de lectores en La Nación (que no duda en brindarles su espacio) y el tema del sorete con forma de virgen (que tranquilamente podría ser una obra maestra del Caio) fue tratado por el dotor Mariano Grondona
AM
03/11/2004 a las 13:32
Luto mundial

Luto por la victoria de la insanía vestida de malas razones, por la victoria de uno de los personajes más siniestros de este siniestro planeta.
Bernardo
03/11/2004 a las 13:09
Sería interesante que Irene también se sume al kilombo que hay que organizar por el tema del ADSL.

No hay caso, te descuidás un poco y te pasan como alambre caído.
Pande
03/11/2004 a las 11:30
Si que es verdad, y ademas hay que decirle a Hernan que tenga cuidado porque si leen este post se van a ofender porque mencionas a la APP y te van a boicotear.
Rabino
03/11/2004 a las 05:12
Xtian, ese link que publicaste es de verdad??????? Por favor decime que es un blog de ficcion! Por favor!!!!

"(...)la desafortunada campaña publicitaria generada por la agencia Quadro Diseño y Comunicación, en que se mofa de los Ángeles de la Guarda, nos dirigimos a la Cámara Argentina de Anunciantes para llamar a un momento de serena reflexión acerca de intolerancia en la propaganda. "

No puede ser verdad!
lucas
03/11/2004 a las 04:43
¿Todavía hay gente que cree que Seinfeld inventó eso?
chori
03/11/2004 a las 04:33
Estoy decidido a contradecirte en algo, yo, las publicidades de automóviles las prohibiría todas, estoy cansado de ver giles que se creen Fangio y que provocan muertes en las calles a peatones pelotudos como yo que quieren caminar tranquilos.
Además, para erradicar una gran hipocresía: mientras más restricciones existen para manejar un auto, que la velocidad, que el cinturón, que los niños atrás, que no más mde cuarenta kms, no más de sesenta, las fábricas de coches se preocupan por dar más velocidad a sus motores.
Una publicidad de peugeot promocionaba que su flamante modelo podía alcanzar la velocidad de 100 kms por hora en sólo ocho segundos, hay dos motivos para los cuales es necesario esto, o para correr en turismo carretera o para escapar de la cana.
¡VIVA LA CENSURA!
Roberto A.
03/11/2004 a las 04:06
La publicidad sirve. Los excesos son malos.
Hernán avisa de su nuevo post, todo OK. Si me manda 64 e-mails aburridos, me llama por teléfono una máquina apestosa y saliera en el diario y en la tele con comerciales malos... lo odiaría.
Cómo nos enteramos de una película, de un nuevo iPod, de un lugar para vacaciones, de un nuevo detergente con azul polar extra plus mega brillante? O de un nuevo medicamento, o de... lo que sea.
Cuando la publicidad es buena, todos sonreimos.

Roberto: Publicista y Blogger, seguro la peor combinación. Pero miro de frente.
Toro
03/11/2004 a las 03:30
Ay Hugo Hugo...acabáramos chaval, que nosostros sí somos Uropeos...esa es la big differance!
Yo de polonia y vos?
Xtian
03/11/2004 a las 03:11
La posta de la Universidad Austral la tomo la Fundacion Argentina del Maniana, que se endilga haber bajado algunos de los programas mas interesantes que se vieron en los ultimos 15 anios.
fernigrin
03/11/2004 a las 01:31
La censura no es una prohibición cualquiera. Es una prueba de fuerza: una muestra del poder acumulado. En una reunión hace unos años, el rector de la Universidad Austral de Argentina (un satélite del Opus Dei) nos pidió colaboración en una reunión de vecinos para destruir con nuestra posible carta un programa de Moria Casán al que querían destruir. Si bien obviamente yo no adherí, nos describió cual era el sistema sustentado por entonces: todos debíamos amenazar a los avisadores comerciales del programa hasta que lo bajaran. Con esa campaña, estos "académicos" mostraban poder y lograron "privatizar" la censura en Argentina. Entiendo que la Universidad Austral ya no se dedica más a esas piñuflas, sino a explicarles a los alumnos en todos los lugares en donde habita el demonio, y cómo evitarlo.
Hugo
03/11/2004 a las 00:47
Toro #16, se ha fumado usted una de las malas: si la diferencia entre españoles y argentinos es que los españoles se sienten europeos, entonces no hay diferencia...
Seinfeld
03/11/2004 a las 00:39
Lucas, me alegra haberte sido útil.
lucas
03/11/2004 a las 00:36
Xtian, me alegra haberte sido útil.
 Daniel Enrique Low
02/11/2004 a las 23:55
Quiero que siga la saga, para tener al menos un par más de comentarios de La Romu.
Que aporte a la humanidad los comerciales de Axe!!!Carola andaaaaaaaa!
La Romu
02/11/2004 a las 23:15
Carola: #51:

Yo respeto cualquier trabajo, porque hay que ganarse el pan, y dar de comer a los hijos. Hasta ahí, todo bien.

Pero "Nuestro trabajo es tomar cualquier evento cotidiano y volverlo un mensaje, establecer un nexo...no es nada que no pueda ser entendido por cualquier mortal, si fuera el caso contrario le estariamos vendiendo coca-cola a los marcianos"

¡Por favor!

Nena: Tu trabajo, si sos publicista, es inventar una necesidad que nadie tiene para encajarle algo que no le hace falta.

O sea: venderle Coca Cola a todo lo que se mueva.

Y encima, gracias también a los presupuestos de publicidad, los productos terminan costando lo que cuestan.

Pero esto no es nuevo, claro: el que compra paga, además, por los argumentos del fabricante para encajarle el producto. No jodamos.

Es como si un verdugo se presentase como un "facilitador de la transmigración del alma al cielo en un instante".

(Uy, mejor no doy ideas).

Un beso igual.
el edu
02/11/2004 a las 22:15
Hernán, querido...
Has cometido tres errores:
1)Mantener tu prejuicio acerca de la portación indiscriminada de cerebro (y ya te lo advertí no me acuerdo cuándo)
2)Mantener cierto malentendido acerca de publicidad=creatividad. Debe ser la única actividad que tiene integrantes que ante la pregunta "¿A que te dedicás?" contestan "Soy creativo", cómo si ello fuese un oficio y no un don escaso y para colmo, aleatorio.
3) Mudarte a España: desde que son el patio trasero (pero reconocido) de Europa, he comprendido por qué los argies somos lo que somos...
Por lo demás, cualquier censura es idiota.
Carola
02/11/2004 a las 22:12
Soy publicista. Si, yo soy parte del gremio de idiotas sin escrùpulos o del gremio mal entendido por un montón de pelotudos como lo dijo Hernán. Uds. sabran de que lado quedarse.Bueno el caso es que si, hay de ambos tipos. Pero eso pasa hasta en las mejores familias.

Lo que me molesta con respecto a todo esto, es el complejo de muchos de verse atacados por por la publicidad o la comunicación. Nuestro trabajo es tomar cualquier evento cotidiano y volverlo un mensaje, establecer un nexo...no es nada que no pueda ser entendido por cualquier mortal, si fuera el caso contrario le estariamos vendiendo coca-cola a los marcianos. Me parece más ofensivo que se trate a la gente de idiota, cada uno sabe lo que ve y lo que no ve.

Pero de lo que no hay duda es que las buenas ideas aparecen de vez en cuando y siempre, en ese exacto momento, aparece un sabelotodo a censularlo. Y la verdad, la mayoría de las veces sabemos que va a pasar pero igual lo ponemos al aire. ¿Por qué? Porque no tenemos censura previa, y si nuestra idea es lo suficientemente buena, la gente lo recuerda y listo. Aunque no lo vuelvan a ver, lo recordarán toda su vida...entonces el trabajo esta hecho. Vivo ejemplo de los anuncios de Axe, que también se vieron por estas tierras, igual los censuraron, pero la verdad, no importó, la gente los recuerda, aunque han aparecido en su vida una sola vez.

Por otro lado, tengo que decir que no conocía lo de los avisos de la publicidad española...realmente patético a los que hemos tenido que llegar para poder expresar una idea sin ser callados. Aunque por acá las leyes no nos dejan siquiera llegar a eso muchas veces...

Hernán, me encantó el post, demuestra de muchas formas las cosas con las que me tengo que topar para poder trabajar...es bueno saber que todavía hay gente a la que le gustan de las buenas ideas.

Saludos!
Caribé
02/11/2004 a las 22:04
Estoy más o menos de acuerdo con todos.
Especialmente coincido con Xtian, no en su reniego de Brad Pitt, que a mi me gusta q j, sino en aquello de que no se censure ni a los supuestos creativos ni tampoco a quienes protestan contra sus paridas.

Sin embargo yo censuraría a todas las publicidades, sin perdonar una.
¡Todas al paredón!

El sólo hecho de que las pasen veinte veces al día ¡¿no es ya suficiente delito?!
Para mí sí.

(Si ya no las pasan veinte veces al día (no veo TV desde hace como tres años, y nunca vi ni la argentina ni la española) entonces retiro mis palabras).
Bernardo
02/11/2004 a las 21:53
Lucas #43:

¡Urgente a cobrarle a Seinfeld los derechos sobre ese capítulo!
El Angel Gris
02/11/2004 a las 21:36
Xtian #46 , andá a laburar.
Xtian
02/11/2004 a las 21:28
La verdad que a mi Perisse y Alemann me encantaban. Pero no soy autoridad en la materia, porque a mi me gustan los nenes con pirulin y no las nenas con lastimadura.

Entonces enuncio: nunca entendi el apodo "Facha" en Facha Martel, nunca me calento Rodolfo Beban y nunca voy a entender por que Brad Pitt es considerado sexy (quizas solo si consideras sexy a una version blonda de los hominidos de El planeta de los simios). O sea: tiene trompa de chimpance, los labios eternamente fruncidos y la mirada ausente sin aviso. Anda a saber.

Perdon, volvamos al tema del post: La Romu yo no decia que vos querias que prohiban. No entendi nada, asi que mejor me voy a seguir laburando.
Alex
02/11/2004 a las 21:24
No podría estar más de acuerdo con los comentarios de Hernán. Espero que pronto cierren la Asociación de capullos que no tienen nada más que hacer que quejarse de paridas y gilipolleces (A.C.N.T.N.M.H.Q.P.G)

10 puntos!
lalodelce
02/11/2004 a las 21:24
Que densos los articulos y los comentarios ultimamente!
lucas
02/11/2004 a las 21:23
"Yo fui a Korochi una vez a senialarle que un chiste de el me parecia homofobico. Lo hice en un comment, y esta todo bien."

Xtian, yo me hice judío para poder hacer chistes de judíos cuando quisiera y quejarme si otro los hace, como hiciste vos aquella vez. No nos vamos a poner a discutir de nuevo, pero en ese momento saltaste mucho peor que los viejos que levantan estas publicidades.
Elteta
02/11/2004 a las 21:15
¡Muerte a Wertygol!
Wertygol
02/11/2004 a las 21:13
Demitifiquemos, Katja Aleman y Camila Perisee eran horribles.
La Romu
02/11/2004 a las 21:06
Yo no quiero que prohíban nada, Xtian.

Salvo la publicidad en señales de cable para chicos.
Los mayores nos podemos defender.

Un beso grande.
guille
02/11/2004 a las 21:03
Por cierto, muy buen post. En cuanto a mi opinion, yo creo que por alguna vez en la vida, los que nos "protejen" podrian dejarnos elegir que ver o no, sabran que tenemos algo de inteligencia como para poder cambiar de canal cuando algo nos "ofende" ?.
guille
02/11/2004 a las 20:45
LaSole con mplayer los podes ver
 olo mosquera
02/11/2004 a las 20:31
¡Qué buena película "Las Lobas"!
Xtian
02/11/2004 a las 20:15
Yo suelo tener respuestas extremas a este tipo de cuestiones, pero hoy me levante tibio y moderado.

Creo que muy pocas cosas deberian prohibirse, por mas que te pongan los pelos de punta si las ves por television. Igual me parece que la Asociacion de Imbeciles Anonimos siempre deberia poder publicar algo avisando que tal publicidad denigra a X, Y o Z.

O sea, es como cuando ves una pelicula y despues lees las criticas, las lees y decis "Mira vos, esa no se me habia ocurrido! Asi que Finding Nemo denigra a los hipocampos y estereotipa a los peces espada!".

Lo idiota es que se pase del comentario o la expresion de un vista a las instancias judiciales... Eso me parece ridiculo, aun de gente como la GLAAD u otra gente que trabaja en contra de la difamacion y la estereotipacion (si decis esa palabra sin escupir, te ganas un premio).

Yo fui a Korochi una vez a senialarle que un chiste de el me parecia homofobico. Lo hice en un comment, y esta todo bien. No se me ocurrio decirle "borra eso" o "mereces la carcel", fui a dar mi punto de vista y chau. Hay miles de canales para expresar descontento o asco.

Es cierto que muchas publicidades, mas que ser discriminatorias o crueles, son estupidas y de muy mal gusto. Pero si metieramos en cana a todos los que cometen el crimen del mal gusto, estariamos todos tras las rejas. Cosa que, pensandolo bien, y si se coge tanto como en las peliculas ochentosas con Camila Perisse y Katja Alemann, no estaria nada mal.
 Daniel Enrique Low
02/11/2004 a las 20:10
Un buen post + un buen contraargumento para ponerlo en valor (x La Romu) es un lujo que pasa ocasionalmente (pero siempre aquí).
Mis saludos para los que construyen ésto de un lado y del otro.
Otro tema: tampoco yo entendí porqué la saña con limburgo que no entendí como ironía sino como un reconocimiento genuino de esos que todos podemos hacer de un lado u otro del charco.
 Christian Libonatti
02/11/2004 a las 19:57
Hernan: lei tu post y, con solo un año de publicidad en el último año de secundaria, puedo decir que las publicidades desde el punto de vista creativo y de venta son excelentes. Y otra cosa, acordate que la censura siempre es una ventaja a la hora de posicionarse en un mercado, si te censuran la gente va a halar mas que si la dejasen pasar libremente.

Y otra cosa: mi vieja leyó el post y dijo que ya te debes estar cansando de España, no se si del pái en si o de vivir fuera de argentina... que por tu post andas con ganas de volverte...

Saludos desde el Oeste del GBA,
Christian
LaSoLe
02/11/2004 a las 18:52
Hernán, lo que dije de Linux, es cierto! (quedó medio cómico, pero es verdad!)
Elteta
02/11/2004 a las 18:45
EL creativo publicitario de La Romu es igual a mi periodista
ultratumba
02/11/2004 a las 18:30
Sin embargo, aquí en España, a las cinco y cuarto de la tarde, que es la hora en que mi hijo mira dibujitos animados, te mandan una de lubricante vaginal para tener "óptimas relaciones sexuales" y trascartón otra de un chocolate que provoca erecciones gigantes (aunque ahora alguna sociedad de pijas paradas debe haber protestado porque la erección ha sido borroneada como una nube), en fin. Que no se ponen de acuerdo en qué mostrar y qué no. La hipocresía es humor en bruto.
Anony mouse
02/11/2004 a las 17:31
Lo que me choca un poco es que se autodenominen "Creativos".
La Romu
02/11/2004 a las 17:08
El problema, Alejo #21, es que paga más ser creativo publicitario, que otros menesteres más nobles.

No usemos la palabra culpa, que no viene al caso.

Pero un redactor publicitario es un tipo que quiere escribir sus cuentos o novela, y termina pergeñando avisos de bombachas para poder comer.

Un ilustrador publicitario es alguien que quería dibujar o pintar sus cosas y tampoco podía vivir de eso.

Y así podemos seguir.

Pero al tiempo, esa pobre gente ya no puede ni escribir ni dibujar sino en los terminos en el que ese trabajo los va acostumbrando. Y en nuestras sociedades de consumo, los publicistas son lo más de lo más.

¡Y hasta se imponen como modelo a seguir! ¡Y los chicos jóvenes quieren ser como ellos!

Ay, mirá, no sigo porque me agarra algo.

Un beso grande.
smart
02/11/2004 a las 17:01
Otra cosa insoportable aca en Argentina son las publicidades de radio de un banco por ejemplo que duran 10 seg. y despues un locutor hablando a los pedos dice todas las condiciones por 30 seg. Aunque eso debe tener que ver mas con algo legal de estafa a los consumidores.
Tambien en las promociones:
Locutor: tapita con premio, ganaste un viaje!
Locutor a mil revoluciones: valido solo por tiempo determinado por dias de lluvia de marzo a abril, en toda la argentina menos en la provincia de cordoba, solo para mayores de 21 años, con pelo teñido y ojos marrones. No implica obligacion de compra, ni prestamo ni venta. etc. etc. etc
PatoMusa
02/11/2004 a las 17:01
Estoy de acuerdo con Torombolo y amplio mi comantario anterior:
Todos los comerciales deberían ser censurados!
Después de todo, por más creativo, original,atrevido, astuto y divertido que sea, el fin es el mismo, lavarnos el cerebro y hacernos comprar otra porquería más que nos nos sirve para nada.

(me levanté peor que Alejo, parece...)
Rabino
02/11/2004 a las 16:59
Off-Topic:

Torombolo, por favor cuando pueda comuniquese con Toro o conmigo
Gracias!

Torombolo
02/11/2004 a las 16:41
No sería mas facil que en vez de colocar "Para realizar esta publicidad no se han maltratado animales". pusieran "Como resultado de la censura obtuvimos este anuncio que dañará su intelecto"?
Alejo
02/11/2004 a las 16:40
Hernán,

En Argentina también sucedieron este tipo de cosas, la publicidad del yogurt que menciona Toro, a mí particularmente me gustó que la hayan sacado del aire, pero no porque fomentara la corrupción entre los menores, (la verdad es que yo la corrupción en el comercial no la ví, lo que sí ví fue que un enano "trabajaba" y se le pagaba un salario), sino porque el supuesto "empleador" daba la impresión de esos jefes jóvenes y prepotentes que maltratan a su empleados por un mísero sueldo; la verdad, era más chocante eso, el perfil del empleador, que el argumento de la publicidad. Al margen que nadie en su sano juicio puede creer que una madre sea tan distraída como para dejarse engañar frente a sus narices y no ver que acaricia la cabeza de un extraño (borré la palabra enano, me autosensuré) en lugar de la de su hijo.

Y respecto de los publicistas y lo que comenta La Romu, creo que no debe criticárselos a ellos, ni a las publicidades que realizan. Yo creo que existe un pacto más o menos implícito entre los "creativos publicitarios" y los que vemos los comerciales en el que todos sabemos (o debiéramos saber) que no vamos a ser más inteligentes por tomar tal o cual bebida aunque venga en envase verde, ni nos vamos a levantar más minas por usar tal o cual marca de desodorantes; eso no debiera estar en discusión a estas alturas de la evolución de la humanidad. Ahora, eso sí, rasguémonos las vestiduras cuando veamos este tipo de publicidad, pero dejémonos robar por los bancos cuando no quieran devolvernos nuestros depósitos en la moneda original, o cuando nos quieran "vender" que si no acordamos con el FMI se viene el fin del mundo. Eso no es publicidad engañosa, son actos de gobierno que se preocupa por la gente.

En fin, hoy tuve un mal día, y este comentario, no hace más que confirmárselo al resto de los mortales.

Un abrazo

Alejo
 olo mosquera
02/11/2004 a las 16:18
Excelente el artículo de la Montero, perro. Muy aleccionador. El comentario #2 lo hice medio dormido, malinterpretando a Limburgo. Y le pido disculpas públicamente.
Teresiña
02/11/2004 a las 16:16
Estaré muy descolgada si comento que lo que citás de la publicidad de los peces de colores en contraste con los langostinos me hizo acordar mucho al post anterior sobre los negros. La comparación sería: el langostino pasa a ocupar el lugar de los negros lejanos a la hora de defenderlo, por ser comestible, como bien decís. Los peces de colores seríamos los blanquitos, occidentales. ¿no?
PatoMusa
02/11/2004 a las 15:17
A mi lo que me llama la atención es que no censuren las propagandas de medicamentos...
No sé en otros lugares del mundo, pero por acá hay más comerciales de productos farmacéuticos (no necesariamente de venta libre) que de shampoo y McDonals combinados.
Lo lindo es que te hacen pensar que sos re-cool si tenés Herpes,por ejemplo. El aviso dura 20 segundos y la lista de contraindicaciones y efectos secundarios 40!
Toro
02/11/2004 a las 14:58
Coincidir con Hernán Casciari? Uff, algo me está pasando. Y si encima coincido también con el retruco de La Romu, definitivamente me crecieron los pelos en el pecho esta mañana.

La descripción hecha por mi Tía sobre esos publicitarios es perfecta, pero no quita que sean creativos a veces eh! Y que haya censura y demás no es más que el reflejo de la sociedad pacata y reaccionaria que se esconde tras el aura de progre.

En Baires la que sí se censuró, fue la del Yogurt cremoso promocionado para chicos. Porque el hijo contrataba a un enano para que simulara ser él y se comiera su plato de zapallo. Luego el pibe odía comer el postre feliz, sin probar bocado de la nutritiva comida. El problema no fue de la Asociación de Carmencitas y Demás Enanos. El problema fue porque daba una mala imagen a los niños (coima, corrupción). Si quitar esa gra publicidad no es un crimen que cazzo es???

Igualmenta al autor de este blog le digo, que hay una cierta continuidad sobre este tema de la sociedad que no sabe reirse de sí misma, una circularización constante sobre esto. Y si bien hoy fue bien fundamentada, argumentada solidamente, creativa y graciosamente. No es más que un constante estancamiento, digo, los idiotas se quedan estancados en los comments viste? Avisales que en Argentina somos muy parecidos, la diferencia es que ellos se creen Europeos. Y encima que debemos tolerar ser como ellos porque nos vinieron a sacar el taparrabos, se ofenden por un chiste de gallegos? Esta gente no tiene dos dedos de frente detrás de esa única ceja?

Abrazo
Toro
Rabino
02/11/2004 a las 14:55
Romu, no es un poco generalizado eso? no te parece que hay publicistas muy profesionales y publicidades de mucha calidad?
Por supuesto que hay muchisima basura dando vueltas, pero tambien se ven cosas excelentes.

Con respecto al post, creo que es mas facil darle la razon al grupo que protesta y sacarla del aire. Lo que podrias hacer es abrir la AAP
Asociacion de Amigos de la Publicidad, y salir a protestar cada vez que censuran.
Wertygol
02/11/2004 a las 14:48
Comentaría algo pero prefiero autocensurarme...
LaSoLe
02/11/2004 a las 14:00
Si, acá pasa lo mismo, siempre hay algún pelotudo quejándose de algo....

Hernán, no seas turro, como vas a poner archivos que solo se pueden abrir con Windows media player! yo uso Linux! Ah no eh.... no es justo!
jaja

Salu2!
Isa C
02/11/2004 a las 13:58
A mí me encantan ese tipo de anuncios, los havía visto todos menos los de FNAC. Yo creo que lo único que consiguen es más publicidad para el anuncio que se retira.
Ahora hay uno de sopas que está muy bien:
«Cuando el burro mueve oreja...»
Pero ahora pasan la versión reducida casi siempre y se pierde la gracia.
A veces vale más la pena ver los anuncios que los programas. (Aunque ahora lleguan las navidades y sólo habrá anuncios de juguetes).
La Romu
02/11/2004 a las 13:55
Yo laburé de secretaria varios años en una agencia de publicidad.

El publicitario es el ser con menos escrúpulos que conozco.

Tiene la ética de un vendedor pero no se banca su condición de mercader. El tipo agarra y te inventa un slogan para mayonesa, tipo "Ahora, con limón, y se da ínfulas de haber escrito En busca del tiempo perdido.

Encima se la dan de cúl y ganan un fardo de plata por las cosas que perpetran.

Tienen la consistencia intelectual de un papel de calcar, así que a esa subespecie del género no le pidas límites ni nada.

Mirá, me acuerdo que por la época en que trabajaba en la agencia se armó un revuelo grande, porque por la tele pasaban un video para promocionar un concurso de creativos, era de un chico al que tenían atado en una silla, y los jefes le practicaban submarinos para forzarlo a tener una idea.

Claro, eran los ochenta, recién salíamos de la dictadura, y más allá del dudoso gusto del aviso, se le erizó la piel a mucha gente. Igual no lo sacaron.

A estos señores que te banalizan todo - porque son chorros en potencia, si no les parás los pies no dudan en afanarse una idea y venderla como propia - de vez en cuando hay que ponerles límites.

Que no son los casos que vos mostrás, por supuesto.

Y acá viene otra cosa, que como escritor que sos te acordarás.

El boom latinoamericano de los sesenta fue posible entre otras cosas porque la España de Franco tenía una censura editorial de terror.

Bueno, 40 años en la cabeza de la gente es mucho tiempo, corazón.

A esa provincia de Europa te fuiste a vivir.

Un beso grande.
Adrián
02/11/2004 a las 13:05
También hubo un anuncio de un perro que ve cómo al ama se le cae una loncha de jamón y corre raudo a devorarla. Pero antes de llegar la dueña abre un cajón para salvar la loncha de la caida y de paso hacer que el perro detenga su avance con una graciosa trompada. También lo retiraron.

A este paso sólo vamos a tener anuncios de compresas en la tele.
La Romu
02/11/2004 a las 12:51
No, no, no. No te justifiques, nene.
Acá pasan cosas peores, como que no te alcance el mango, pero eso no pasa.

Acá a nadie le importa un carajo de nadie, así que la creatividad está a salvo.

¡Y justo vos te fuiste a vivir allá...!

Un beso grande.
El Angel Gris
02/11/2004 a las 12:36
¿De eso se trata el primer mundo?, ¿Eso es una sociedad "políticamente correcta" y "open mind"?.-

Que manga de pelotudos.-
 Daniel Enrique Low
02/11/2004 a las 11:49
Muy buen post. En el mismo sentido molestan los cartelitos en las novelas televisivas o cinematográficas dirigidos al mismo público del tipo:
"los personajes son de ficción cualquier semejanza, bla, bla, bla..."
previendo acciones legales de asociaciones de gente sensible (curas-no-abusadores-de-menores, padres-carentes-de humor, mujeres-recién-salidas-del-cascarón, personas-a-las-que-todo-se-les-debe, imbéciles-con-chapa, colectivo-falto-de imaginación, etc.) Propongo que los carteles estén en las puertas de cada cine o impresos en el televisor y digan:
no te creas ni te tomes muy en serio todo lo que ves, papanata!
Ginger
02/11/2004 a las 11:44
Acá pasó algo similar hace muy poco con una publicidad de teléfonos celulares. Los protagonistas eran árbitros de futbol (reales)que promocionaban dos aparatos al precio de uno para el día de la madre, y se referían a que debían estar siempre comunicados con ellas para explicarles el porqué la gente hacía referencia a sus personas. Obviamente era una broma sobre los insultos, pero la Asociación de Arbitros presentó una queja por entender que denigraban la profesión. Lo más insólito fue que la publicidad se siguió dando, no porque la justicia desestimara la denuncia, sino porque es tan lenta que todavía no falló a favor de nadie, y obviamente la publicidad ya pasó juntó con el día de la madre. Comento esta anécdota justamente por lo que dice #2. Mi opinión sobre el post viene más tarde.
marcos
02/11/2004 a las 10:51
hernan, lo estoy intentando ver con el media player, lo que pasa que se queda en conectando como si el servidor no enviase respuesta,
gracias
marcos
marcos
02/11/2004 a las 10:41
hernan:
a pesar de que estoy en la peninsula, la gran mayoria de los avisos no los vi. Y los link que has puesto no me funcionan, ¿podrias revisarlos?
gracias
marcos
 olo mosquera
02/11/2004 a las 08:50
Antes que sigan otros comentarios en el mismo aburrido tenor: en Argentina también pasa lo mismo, y en México, y en Angola (imagino que cuando se despierten los comentaristas de esos país nos lo informarán). Pero tengo la maldita costumbre de escribir sobre situaciones que ocurren en el sitio donde vivo, Limburgo. Lamento que mires el DNI del los opinadores, luego de leer sus opiniones, para saber si estás de acuerdo o no.

UPDATE de las 20:39: Este es un comentario pelotudo. El mío, claro. Pido perdón a Limburgo por malinterpretarlo.
limburgo
02/11/2004 a las 08:45
Tienes razón, creo que a los españoles nos hace falta saber reirnos de nosotros mismos, quizá es que estamos tan acostumbrados a que sean los demás los que se rían de nosotros que nos da vergüenza empezar a hacerlo y nos conformamos con mirarnos el ombligo y repetirnos a todas horas lo maravillosos que somos.