Orsai blog post

Vida privada
miércoles 20 de octubre, 2004

Orsai post

Vida privada
miércoles 20 de octubre, 2004

¿Cuando es que se acaba la joda?

Soy un iluso. Siempre di por hecho que, al nacer la Nina, aquellos que se pasaban la vida diciéndome "disfrutá ahora, porque cuando tengas un hijo se te acaba la joda" iban a desaparecer. Pero no. A la gente que da consejos pesimistas le encanta seguir a tu lado, sobrevolando tu inminente desgracia. Ahora han cambiado levemente el discurso; me dicen: "disfrutála ahora, porque en realidad es cuando crecen que se te acaba la joda".

Tener un hijo, por el momento, no se parece en nada a todo lo que me han dicho estos pájaros de mal agüero. No ha habido un minuto, ni uno solo, de desconcierto o agobio. Ni los llantos madrugadores, ni el tópico impedimento para ir al cine o al teatro, ni las cuatro mamaderas diarias, ni la mierda (cada vez más consistente y humana) de los pañales, ni las tardes que no puedo escribir, me importan un carajo. Y si se le pregunta a Cris, dirá lo mismo.

Desde hace seis meses —la Nina ha cumplido medio año, ¡oh!— estamos viviendo en una nube de pedo. Los tres. El tiempo se estira y se comprime sin que podamos encontrarle un ritmo: a veces creemos que era ayer cuando volvíamos de la clínica con una criatura en brazos, y otras veces nos da la impresión de que hemos vivido este tiempo con la intensidad de una larguísima década de novedad y descubrimiento.

Hace un par de semanas los abuelos paternos, enviaron a casa un regalo que no me canso de ponerle a mi hija. Es una camiseta de Racing que le queda todavía enorme pero que ya usa con la mayor responsabilidad (a pesar de que a algunos les moleste y utilicen el potoshop para escupir mentiras diabólicas). Cuando llego a casa y la veo con su camiseta albiceleste pienso que todo es como siempre imaginé que sería.

Y es que nunca he estado tan de joda como ahora. No es sólo que la joda no se acaba con la llegada de un hijo, es que, extrañamente, empieza. Los recuerdos anteriores, visto desde la perspectiva de la paternidad, son momentos simpáticos pero vacíos de polenta.

¿Con qué ganas regresaba yo en la antigüedad a mi casa de Mercedes, de Belgrano, de Urquiza, de Barcelona, si no había una hija que me esperaba? ¡Qué vida de mierda, aquélla! ¿Qué hacía por las tardes, si no debía preparar una mamadera con cereales a las seis y media? ¿Por qué razón no me quería morir? Preguntas de este calibre me hago ahora, mientras vuelvo a casa con desesperación, para darle los buenos días a Nina y comenzar a estar de joda una mañana más.

Hace una semana le contaba estos milagros a alguien que me retrucó con esa frase del primer párrafo:

—Disfrutála ahora, porque cuando crecen se te acaba la joda —me dijo, levantando una ceja, con ese gesto experto que ponen los idiotas.

Y no sé por qué, me dieron ganas de meterle la cabeza adentro de un balde con aguarrás. Los pesimistas deberían vivir en zonas rojas trazadas por el Gobierno, como los travestis. Si los querés ver e interactuar con ellos, te tomás un taxi y vas a sus barrios; y sinó, todos en paz.

He tenido siempre, desde chico, un karma que llevo sobre las espaldas con muchísimo sacrificio. Hay una clase de gente que sospecha, al verme, que en cualquier momento se me acaba la joda. Me pasa desde que tengo memoria, pero me ocurría sobre todo en el colegio. No había un solo profesor que no me haya dicho alguna vez: "ya te vas a caer, Casciari, y yo voy a estar ahí para verlo". No soportaban mi aparente felicidad.

Yo me caía casi diariamente, la verdad sea dicha; yo era igual de infeliz que todo el mundo: pero no me quejaba. Y eso siempre le pone los pelos de punta a los cuervos y a los pesimistas.

Ahora, con la Nina, vuelve a revolotear a mi alrededor esa gentuza con sus predicciones de desbarranco futuro: al principio son dóciles pero después no podés dejar nada en la mesita ratona (te alertan); cuando empiezan el colegio se te va todo el sueldo en lápices, cuadernos y libros; en la adolescencia se te escapan de las manos y los perdés; cuando crecen tienen amigos delincuentes; cuando son mayores te meten en un geriátrico.

Siempre creí que los pesimistas vivirían más tranquilos en un mundo en el que los demás no reflejáramos nuestra serenidad. Me parece —es una teoría rebatible— que la mitad de su amargura es fruto de observar la paja en la risa ajena.

La miro a la Nina, sentadita en el sofá, y me pregunto si ella también tendrá la buena costumbre de vivir de joda. Yo espero que sí, espero que odie a los cuervos como yo los odio, que reniegue de los consejos pesimistas y que pueda andar por el mundo en su nube de pedo.

Me preparo, cada día, para disfrutar de la joda más grande: enseñarle a mi hija a entender que todo lo que ocurre en esta vida es algo que, bien mirado, tiene muchísma gracia.

Hernán Casciari
miércoles 20 de octubre, 2004


¿Cuando es que se acaba la joda?

por Hernán Casciari

Soy un iluso. Siempre di por hecho que, al nacer la Nina, aquellos que se pasaban la vida diciéndome "disfrutá ahora, porque cuando tengas un hijo se te acaba la joda" iban a desaparecer. Pero no. A la gente que da consejos pesimistas le encanta seguir a tu lado, sobrevolando tu inminente desgracia. Ahora han cambiado levemente el discurso; me dicen: "disfrutála ahora, porque en realidad es cuando crecen que se te acaba la joda".

Tener un hijo, por el momento, no se parece en nada a todo lo que me han dicho estos pájaros de mal agüero. No ha habido un minuto, ni uno solo, de desconcierto o agobio. Ni los llantos madrugadores, ni el tópico impedimento para ir al cine o al teatro, ni las cuatro mamaderas diarias, ni la mierda (cada vez más consistente y humana) de los pañales, ni las tardes que no puedo escribir, me importan un carajo. Y si se le pregunta a Cris, dirá lo mismo.

Desde hace seis meses —la Nina ha cumplido medio año, ¡oh!— estamos viviendo en una nube de pedo. Los tres. El tiempo se estira y se comprime sin que podamos encontrarle un ritmo: a veces creemos que era ayer cuando volvíamos de la clínica con una criatura en brazos, y otras veces nos da la impresión de que hemos vivido este tiempo con la intensidad de una larguísima década de novedad y descubrimiento.

Hace un par de semanas los abuelos paternos, enviaron a casa un regalo que no me canso de ponerle a mi hija. Es una camiseta de Racing que le queda todavía enorme pero que ya usa con la mayor responsabilidad (a pesar de que a algunos les moleste y utilicen el potoshop para escupir mentiras diabólicas). Cuando llego a casa y la veo con su camiseta albiceleste pienso que todo es como siempre imaginé que sería.

Y es que nunca he estado tan de joda como ahora. No es sólo que la joda no se acaba con la llegada de un hijo, es que, extrañamente, empieza. Los recuerdos anteriores, visto desde la perspectiva de la paternidad, son momentos simpáticos pero vacíos de polenta.

¿Con qué ganas regresaba yo en la antigüedad a mi casa de Mercedes, de Belgrano, de Urquiza, de Barcelona, si no había una hija que me esperaba? ¡Qué vida de mierda, aquélla! ¿Qué hacía por las tardes, si no debía preparar una mamadera con cereales a las seis y media? ¿Por qué razón no me quería morir? Preguntas de este calibre me hago ahora, mientras vuelvo a casa con desesperación, para darle los buenos días a Nina y comenzar a estar de joda una mañana más.

Hace una semana le contaba estos milagros a alguien que me retrucó con esa frase del primer párrafo:

—Disfrutála ahora, porque cuando crecen se te acaba la joda —me dijo, levantando una ceja, con ese gesto experto que ponen los idiotas.

Y no sé por qué, me dieron ganas de meterle la cabeza adentro de un balde con aguarrás. Los pesimistas deberían vivir en zonas rojas trazadas por el Gobierno, como los travestis. Si los querés ver e interactuar con ellos, te tomás un taxi y vas a sus barrios; y sinó, todos en paz.

He tenido siempre, desde chico, un karma que llevo sobre las espaldas con muchísimo sacrificio. Hay una clase de gente que sospecha, al verme, que en cualquier momento se me acaba la joda. Me pasa desde que tengo memoria, pero me ocurría sobre todo en el colegio. No había un solo profesor que no me haya dicho alguna vez: "ya te vas a caer, Casciari, y yo voy a estar ahí para verlo". No soportaban mi aparente felicidad.

Yo me caía casi diariamente, la verdad sea dicha; yo era igual de infeliz que todo el mundo: pero no me quejaba. Y eso siempre le pone los pelos de punta a los cuervos y a los pesimistas.

Ahora, con la Nina, vuelve a revolotear a mi alrededor esa gentuza con sus predicciones de desbarranco futuro: al principio son dóciles pero después no podés dejar nada en la mesita ratona (te alertan); cuando empiezan el colegio se te va todo el sueldo en lápices, cuadernos y libros; en la adolescencia se te escapan de las manos y los perdés; cuando crecen tienen amigos delincuentes; cuando son mayores te meten en un geriátrico.

Siempre creí que los pesimistas vivirían más tranquilos en un mundo en el que los demás no reflejáramos nuestra serenidad. Me parece —es una teoría rebatible— que la mitad de su amargura es fruto de observar la paja en la risa ajena.

La miro a la Nina, sentadita en el sofá, y me pregunto si ella también tendrá la buena costumbre de vivir de joda. Yo espero que sí, espero que odie a los cuervos como yo los odio, que reniegue de los consejos pesimistas y que pueda andar por el mundo en su nube de pedo.

Me preparo, cada día, para disfrutar de la joda más grande: enseñarle a mi hija a entender que todo lo que ocurre en esta vida es algo que, bien mirado, tiene muchísma gracia.

Hernán Casciari
miércoles 20 de octubre, 2004


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


07/11/2015 a las 20:32
Toda la razón. Quizás este sea el más sabio de todos los escritos que te he leído. Curiosamente también el más sencillo.



Un saludo!
 Romi
21/01/2015 a las 22:16
hermoso!!!!!!!!!!!!!! simple y sabio...claro...sos groso hernán...
GELY
26/12/2004 a las 17:23
Hola Hernan: que decirte de esta nota "GENIAL" , en todo lo que alli escribis , me parece estar escuchandome a mi misma , cuando me digo , "en esta vida , hay que vivir , como si fuera este, el ultimo dia" , asi les deje a mis hijos que eligieran al libre Albedrio , y , no les ha ido nada mal. Gracias Hernan , por hacerme ver , que no soy la unica "tocada" que piensa asi.Gely
PolíticamenteIcorrect@
31/10/2004 a las 17:25
Excelente!! Apoyo tu moción de mandar a los pesimistas a una zona roja, así cuando tenemos ganas de escuchar malas gratis, hacemos un viajecito allí. Juntemos Firmas. :)
JuanCC
25/10/2004 a las 22:41
Es totalmente cierto, es maravilloso este breve ensayo sobre "la paternidad y el fin de la Joda".Tengo/emos tres hijas:Malena(9), Camila (6) y Eugenia (20 dias) y como dice el poeta García..."siempre es como la primera vez...", estas personitas no paran de decirte a diario, "La Joda es hoy, chabón"
Te mando un abrazo.
Juan Carlos Carlocchia - Bragado
Pao
24/10/2004 a las 18:36
Hernan, es la primera vez que entro a tu blog, tenes una nena hermosa, felicitaciones ... disfrutala hoy y siempre :)
Pao
24/10/2004 a las 18:34
La Romu: lo haces en joda, no? todo es una broma?, por que sino... pobrecita
La Oruga
24/10/2004 a las 15:12
¿Dónde hay que firmar para lo de la "zona roja"?

Ay, lindísima la nena, ché.
elMelómano
22/10/2004 a las 09:49
www.infoaragon.net/servicios/blogs/elmelomano

¡Che! ¡Qué bueno! ¡Vós tenés que entrar!
elMelómano
22/10/2004 a las 09:46
¡Al nacer ya se nos termina la joda!
Toro
22/10/2004 a las 06:52
No tía, si te ponés en onda zen, tipo Toro, quien me castiga?
La Romu
22/10/2004 a las 04:54
Que el Angel Gris diga semejante tontería, con lo bien que me cae, es razonable. Es varón (hombres no hay).

Pero que las minas se prendan... bueno. Parece que si una la pasa bien tiene que volvere sí o sí pelotuda y empezar a pensar distinto.

Okey. Ahí voy.

"Qué lindooo... las flores.... los pajaritos... la vida es beia... ¿no que sí?"

¿Contentos?

Un beso grande.
PatoMusa
22/10/2004 a las 04:53
Ponete de acuerdo, paranoica!
¿No me pediste que tomara nota de tus comentarios para cuando te decidas a escribir tu biografía?
Ahora me ofendí y que te ayude otro.
Diablita
22/10/2004 a las 04:21
Patomusa:
no me persiga, quiere?
No va a poder deducir eso que le quita el sueño.
marinuchi
22/10/2004 a las 01:47
9) usted esta desperdiciando su futuro (me dijo el rector cuando me fui del colegio catolico)

se olvido de aclarar " de ama de casa"
Patomusa
22/10/2004 a las 00:30
Tomo nota Diablita, tomo nota...
Diablita
22/10/2004 a las 00:23
Parece que sí, Ginger.
Dicen que el #7 atacó a #66 y todo indica que #69 se tiene que hacer cargo de #7
y #66 .

Oia!...La #69 soy yo...
Ginger
22/10/2004 a las 00:02
Perdón, no entiendo nada. ¿A #66 el #7 le hizo doler, y Torito recomienda que la cure #69?. ¡Esto es un quilomobo!, yo mejor me voy para mi casa!
Diablita
21/10/2004 a las 23:25
A #66 le duele el 7.
Toro
21/10/2004 a las 22:47
Ni en pedo, a 66 le dejo el 69, believe me!
El Angel Gris
21/10/2004 a las 22:38
A #66 le fué mal en la cabaña.
La Romu
21/10/2004 a las 21:56
No, corazón, si mirás bien por donde caminás, no te tenés que caer en ningún lado, ni relojear por encima del hombro a todas las que no somos "optimistas" per se.

Un beso grande.
 Interior
21/10/2004 a las 21:13
Perdón Señora href="#63">#63, no pretendía ni refutar a nadie ni correr a nadie, simplemente señale que estamos los que pensamos distintos, pero no por eso soy de pocas ideas ;). Si me salgo de esta nube de pedos, ¿indefectiblemente me tengo que caer en un pozo?.
Mercedes
21/10/2004 a las 20:43
Romu! por Dios relajate, lo menos que queremos es que vuelvas y te enfades.
Hernan : Tu hija es bella, sus ojos me inspiran mucha , pero munncha ternura, brillan relindo!
La Romu
21/10/2004 a las 20:12
Uy,#57, qué pocas ideas que tenés, nene.

Ahora correme con los enfermos y los desposeídos.

A ver si somos más creativos para refutar a los que no viven en la nube de pedos, corazón.

Un beso igual.
Guty
21/10/2004 a las 20:12
El Eze toma mate y nunca tuvo problemas, bah, solo que gasta más pañales que de costumbre. Es que le llama a la panza la yerba :)
Diabita
21/10/2004 a las 20:01
Vitalio:
a mi hija le salió un zarpullido en la mejilla. Podrá ser por darle besitos con un chancro en la boca?
el edu
21/10/2004 a las 19:28
Estimado papá y cólega:
Parece que si tenés algo que es bueno, hay que ocultarlo para que no te mangueen. Todavía sorprendo a muchos cuando al "cómo te va" contesto "bien", aunque con un cachito de miedo a no se qué...
Tal vez sea esta puta manía de la culpa del pecado original, o del tan mentado valle de lágrimas, o vaya uno a saber...
Te cuento que acá en la Argentina y en Bs. As. hace una primavera de la gran puta. Y si tenés hijos, y sos de Racing, mejor todavía.
Un abrazo
Elteta
21/10/2004 a las 19:22
¿Este es el blog de Socolinsky?
Vitalio
21/10/2004 a las 19:08
A los que dan mate a los bebés e infantes: Propongo esperen a que tengan el sistema inmunológico más consolidado (no sé cuando, averígüenlo), pues conozco el caso de una beba de dos años que se hizo adicta a la bombilla y siempre pedia tomar, sea en casa o fuera. Al fin tuvo una faringitis, luego resfrío, y aunque evolucionó bien, fué un dolor de cabeza para los padres, que ahora se abstienen totalmente de darle acceso a la bombilla.
La nena era muy graciosa sorbiendo la bombilla, pero hay que privarse de algunas gracias en homenaje a su salud.
 Interior
21/10/2004 a las 18:11
La diferencia esta en gente que esta peor que #56 pero no vive para quejarse, vive para tratar de solucionarlo, y casi siempre con alegria, cualquiera fuera el trabajo que le toco en suerte
La Romu
21/10/2004 a las 15:44
Justo estoy volviendo para leer que escribiste semejante pavada.

Decime una cosa, vos que sos inteligente y sesudo: ¿Quién te dijo que amar a los hijos está exento de que te cansen?

Una sola cosa me queda clara: Si tenés problemas para cambiar lamparitas, si te gusta que te alcancen las cosas, si sos el vagoneta que sos, es lógico que vivas "en la nube de pedo"

Y que la gorda sea tu compañerita de juego ideal.

Pero si vos hicieras un trabajo de gente normal, llegaras a tu casa molida para encontrar que la bestia dejó tirado todo, que no se lava un plato ni por casualidad, que para que no te hagan abuela antes de tiempo tenés que poner cara de nada frente al farmacéutico y comprarle los forros, ¡otra sería tu perspectiva!

No sé por qué me malicio que el trabajo duro lo hace la Cris, mientras el marido escribe estas églogas sobre el optimismo.

¡Squenún!

Un beso igual.
DudaDesnuda
21/10/2004 a las 15:40
Si un hijo no logra modificar tu existencia o sos un pelotudo o estás muerto.
Yo tengo días en los que me arrepiento de no haberme comido a mi hija cuando era chiquita y otros en los que siento que no puedo amar más a una persona.
Ya sé que va a quedar largo mi mensaje, pero creo que esta poesía de José Agustín Goytisolo lo merece, se llama "Palabras para Julia"

Tú no puedes volver atrás
porque la vida ya te empuja
como un aullido interminable,
hija mía es mejor vivir
con la alegría de los hombres
que llorar ante el muro ciego.
Te sentirás acorralada,
te sentirás perdida o sola,
tal vez querrás no haber nacido,
yo se muy bien que te dirán
que la vida no tiene objeto
que es un asunto desgraciado,
entonces siempre acuérdate d
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.
Un hombre solo
una mujer
así tomados de uno en uno
son como polvo
no son nada,
pero yo cuando te hablo a ti
cuando te escribo estas palabras
pienso también en otros hombres,
tu destino está en los demás,
tu futuro es tu propia vida,
tu dignidad es la de todos,
entonces siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti
como ahora pienso.
Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino,
nunca digas no puedo más y aquí me quedo,
la vida es bella
tú verás como a pesar de los pesares
tendrás amor
tendrás amigos.
Por lo demás no hay elección
y este mundo tal como es será todo tu patrimonio,
perdóname no sé decirte nada más,
pero tú comprende que yo aún estoy en el camino,
y siempre siempre acuérdate
de lo que un día yo escribí
pensando en ti como ahora pienso.
Sonia
21/10/2004 a las 15:17
Disculpame, gordito, pero no puedo con mi genio de madre arrrgentina que da consejos pesimistas:
mirando la foto de Nina me hacés preocupar. Tengo miedo que se insarte la bombilla en el paladar.
Cuando se le da mate a los bebés, se le pone la mano en la punta de la bombilla porque si pegan un cabezazo hacia adelante, se pueden lastimar.

Ay! Esta juventú que no sabe nada...
Guty
21/10/2004 a las 14:42
No te preocupes por ese tipo de gente.
La verdad que abundan por todos lados, algunos son cuervos por horario, la mayor parte del tiempo están normalitos hasta que de pronto, zas!, les pinta el pesimismo y te llenan de giladas. Yo hago mas o menos como vos: los miro, los escucho (sin atender) y luego me cago de risa, los giles son así: ni cuenta se dan de lo que hablan.
Otra cosa: la camiseta es lo de menos, Nina es hermosa.
Toro
21/10/2004 a las 02:34
Pecadora agradecele a papá, es el regalo del día del niño por adelantado...en serio pensás que no se caen? ja!
pecadora
21/10/2004 a las 01:10
Ay, Hernán, venía con toda la intención de un off topic...cómo olvidé que hoy es 20 y las líneas son de NINA!
Y justo la vestiste con la camisetita de Racing!
Me la dejaste picando...

Nunca pensé que le diría esto a un muchacho de la academia: GRACIAS POR LA PUNTA! JEJEJEJE

Pecadora ( y LEPROSA)
 La Negra Quiroga
20/10/2004 a las 22:46
Hoy que soy madre, pienso en pobre mi mamá tenía una hija enojadísima con la vida. Debe haber sido difícil para ella bancarme, aunque me doy cuenta, ahora, que obviamente ella con su mala actitud -es hipocodríaca, depresiva, esposa de un alcóhólico golpeador- colaboró, sembró, insentivó a esa hija dark.
Hoy que ya no vivo con ella, estoy disfrutando de todas las cosas con las que se puede seguir de joda en cada etapa de la vida.
Me pronosticaron que los hijos te cagan la vida: cuando no era madre me dijeron: "ya vas a ver... vas a tener que postergar cosas importantes por los hijos, dejar todo para ira a los actos del jardín y mil sacrificios más" ¿?
Disfruto más cuando vuelvo en el 86 del microcentro a Parque lezama para estar en la fiesta de la familia en el Jardín y que no hay mejor lugar en mundo entero para estar que ese, justo cuando me ve y sonríe, aunque tenga que tomarme el bondi al trabajo otra vez.
Como cuando ella era bebé y me levantaba sólo para mirarla en su camita y verle subir y bajar el pecho por la respiración o...
Ya tengo una lista de futuros sufrimientos agendada versión depresivo, mala onda, quejoso pájaro de mal aguero para pasarmela por el culo mientras disfruto de estar viva.
Espero que en en nuevo código contravencional de buenos aires esté incluída la prohibición general de pronsticar el desastre y el aburrimiento y que el problema se lo banquen los países limítrofes.
Sonia
20/10/2004 a las 22:07
Yo entendí, Alejo.
El problema es para quienes sufren de hemiplejía...
AM
20/10/2004 a las 21:58
Paloma, bellísima, primera vez que me dan bote en este blog y tenías que ser chilena. Yo soy pesimista en reforma, pesimista conciente, es decir me doy demasiado cuenta de las dificultades y me da miedo que eso me congele y por eso no me hago demasiado caso. Pero eso da lo mismo. Prefiero pasar por pesimista así en una de esas me curo por homeopatía...
Hugo
20/10/2004 a las 21:07
Ya que están hablando de hijas, qué raro que aún no intervenga Teresiña para reiterarnos que es una madre perfecta
Paloma
20/10/2004 a las 20:36
Soy una optimista compulsiva? y me emocioné hasta las lágrimas? Por cierto, Nina queda invitadísima a Chile?

Me gustan los comentarios de Toro y también los de AM que siempre viene a mi blog y me cae bien aunque sea pesimista.

A PatoMusa, le digo que me perdone por no haber participado más en el tema de las fotos, pero he tenido unas semanas de locos...
Patri
20/10/2004 a las 20:33
¡Por dios! ¡Qué gusto ver a tanta gente que no reniega de los hijos! Ya empezaba a pensar yo que eso de tener hijos es una maldición que no puede evitar la especie humana. Gracias por el post, Hernán, y a todos los demás por los comentarios. Animaron mucho :)

Besos,

Patri.
marcos
20/10/2004 a las 20:11
muy bueno el post de hoy, que suerte la de nina, y la de los padres
el unico karma de esa niña es que sea de rancig, pobrecita, por eso solo tiene asegurada su cuota de infelicidad diaria
bueno pero todo en el mundo no se puede tener.
Y pensandolo claro como te ibas a quejar, si eras mas o menos feliz, estabas acostumbrado a sufrir, eres de racing
Alejo
20/10/2004 a las 19:47
Después de verlo escrito, pensé que el público español, podría hacerse una idea equivocada del 'corriéndose a la boca', pero la vida es joda Casciari, y existe el libre albedrío de la imaginación.
lalodelce
20/10/2004 a las 19:39
Imposible no comentar, ya que a mi tema me llamaron.
Yo tambien tengo una hija, que ya tiene 15 anhos, mira tu. Y cada dia es mas hermoso que el otro darle un beso, mirarla, abrazarla ... Para mi no hay mejor edad que los "anhos que tiene AHORA", HOY! Y me llene la boca para mandar a callar al primer o al cien mil imbecil que me dijo o me dice como quien lo sabe todo ... que los hijos son un problema cuando crecen, que ojala uno pudiera congelarlos chicos, que hijos chicos problemas chicos, que hijos grandes problemas grandes ... a la mierda con todos ellos! Mi hija fue maravillosa desde el primer dia y lo unico que ha hecho es ponerse aun mejor con cada dia que pasa .... Y lo bueno es, Hernan, que cuanto mas la amo y mas la acepto, mas parece que ella se lleva el mundo por delante ... porque tiene amor de base. Le he dado un cimiento solido y lleno de amor desde donde es capaz de lanzarse a volar al mundo y conquistarlo ella sola ... su mundo, a su estilo, por ella, para ella!! VIVAN LAS HIJAS!!!!!!!!!!

Y esos padres que estan convencidos que la edad del burro existe, que los adolescentes son inentendibles, que los hijos son ingratos ... les digo que se dediquen desde ahora a mejorar la semilla que siembran, ya que el problema son ellos, no los hijos. Cuantos personajes he visto que siguen en la edad del burro y ya tienen 80, asi que no le achaquen lo boludo a una determinada edad, sino a un determinado sistema de crianza. Cambien su forma de educar y cambiaran sus resultados!
Elteta
20/10/2004 a las 19:38
Después del ¡Qué barbaridá!, puede venir ¡y vió a cuanto está la cebolla!, asi no sepuede vivir
 olo mosquera
20/10/2004 a las 19:34
Ya debe hacer mucho que vivo afuera, porque me sonó raro 'corriéndose hacia la boca'.
Alejo
20/10/2004 a las 19:17
Sonia#37,

O, con una mano en la mejilla, corriéndose hacia la boca hasta torcer los labios, y la otra mano en la cintura, con el brazo en jarra.
Manuel
20/10/2004 a las 18:06
Linda la nena.
Espero el día en que tenga el criterio suficiente para tirarte esa camiseta en la cara y le valga un carajo el racing y el deporte nacional, sea lesbiana y no le interese más que las motocicletas, las muchachas y las drogas. En ese orden.

¿suficientemente cuervo?
Sonia
20/10/2004 a las 18:03
Alejo #35
y con la palma de una mano apoyada en la mejilla y la otra a la altura del corazón.
Alejo
20/10/2004 a las 18:00
Hernán,

Lo que es una joda, es que le hayas puesto esa camiseta a la pobre chica. En casa ese tema es tabú, Luciana, mi jermu, es enferma de la academia, y cuando alguien me decía delante de ella, "Y la vas a hacer de Boca a la nena?" ella respondía con una suficiencia que ameritaba la violencia familiar: "Que la haga, igual, de Racing no se hace, SE NACE". ¡Qué guacha!.

Un abrazo

Alejo
Alejo
20/10/2004 a las 17:54
Hernán,

Gracias por poner en palabras lo mismo que yo siento. Mirá, ayer tuve un día de mierda por varios motivos, pero al llegar a casa y verla a ella, mi nena de un año y dos meses, mi Cony, mi rubio angelito, mi pacabá (que no sé que significa pero lo repita una y otra vez) durmiendo con tanta paz, se me borró todo, pero todo todo de la cabeza y le dí un beso en el cachete regordete ese que tiene, y me curé de todo mal.

Los pesimistas, me fastidian y mucho, con dos frases cuando les digo que no veo la hora que crezca y que me diga "papá te quiero mucho, quedate conmigo"; frase 1 "dejá, para qué querés que hable, si así está bárbaro, no te jode, después aprende a hablar y te hincha con los reclamos", frase 2 "la vas a tener fulera vos, con esos ojos azules que tiene vas a tener que espantar a más de un gil vos". Te juro que tengo que contenerme para poder reprimir mis impulsos de pasar a esa gente, lentamente, por una picadora de carne.

Un beso de un papá igual de baboso

Alejo

PD: Sonia, otra respuesta que espera esa gente es "¡Bendiiito!" y sus variantes "¡Ay Cristo Bendito!" ó "¡Bendito sea el Señor!".
shered
20/10/2004 a las 17:12
Hernán:

Creo que, como tantas veces lo dije, estamos hecho de un molde bastante parecido...

Recuerdo cuando una tarde, mientras yo planchaba ropa (arghhhhh!) y una amiga de toda la vida se rascaba sentada al lado mio; me miró y me dijo:

La puta, Nane! (asi me dicen acá: nane solamente; la puta nane me lo diran pero a espaldas mias...)
Bueno, que esta desgraciada me mira y me dice:

"La puta, Nane; y pensar que nosotras nos llevábamos el mundo por delante! y miranos ahora rodeada de pendejos!"

Yo, creeme, me sigo llevando el mundo por delante con los enanos y todo; y me lo llevo puesto de la peor forma que te lo podes llevar: con una sonrisa!

Je! y que revienten los giles.

Avanti, Casciari; que siempre hay joda para los que tienen ojos para verla ;)
J.Lo.
20/10/2004 a las 17:06
Pero verlos como cuervos, así todos negros ellos con sus miradas de sufrimiento al ver la felicidad de otros, esa imagen es buena Hernán. Para la proxima que me encuentre con uno de ellos rondando, fssf fsssff, para espantarlos de como muelen.
Sátiro
20/10/2004 a las 17:02
7) Ya te vas a dar con una pared. Una de esas gigantes que hay en la vida.

O como me dijo el padre superior del establecimiento escolar del que me expulsaron en mayo de quinto año:
8) Esto es para que aprenda que no se puede ser soberbio en la vida. El día de mañana me lo va a agradecer.

(a mi viejo no le pareció, sin embargo, que tuviéramos un debitum con el padre)
Sonia
20/10/2004 a las 16:53
Elteta:
Eso es lo que quieren los pesimistas!
Es la respuesta que los hace feliz.
elteta
20/10/2004 a las 16:44
A mi me divierte hablar con pesimistas, y después de escuchar sus patéticas historias, muevo la cabeza de izquierda a derecha diciendo ¡Qué barbaridá!
AM
20/10/2004 a las 16:37
Perdonen ah...
La paternidad es así... (cantado como Roberto Carlos)
Yo soy pesimista de corazón, pero disfruto mucho de mi vida, es que lo de Jekyll y Hyde. Tengo dos hijos preciosos que me impiden apretar el gatillo de la Beretta, tengo una vida de la puta madre comparada con la de los refugiados del Congo, pero hay un enano en mi cabeza que se queja y se queja, yotrato de que no hable mucho el hijeputa, pero es empeñoso e incansable. He tratao con fluoxetina, sertralina y ahora con humor, pero el loco se las trae, no descansará hasta que nos lleve juntos seis pies bajo tierra. Esta loco y yo me lo banco de puro valiente no más.
Y si, los hijos te cambian la vida, pero casi siempre para mejor, o como dirían acá: "para más mejor"
 Daniel Enrique Low
20/10/2004 a las 16:18
No soy amargo #10 ni entendí la palabra "joda" en un sentido pepeé-pepé-pepeé #13. Solo soy envidioso. :)
Hugo
20/10/2004 a las 15:59
Dijiste que la amargura de algunos proviene de observar como otros se hacen la paja sonriendo?
20/10/2004 a las 15:50
Tenés razón en cuanto a los pesimistas. Son gente que cae mal porque piensan que la felicidad no puede durar y que de repente se te va a acabar. Cada etapa tiene su propia razón de ser y su felicidad encerrada, cada uno de nosotros tiene que descubrirla, porque no es que se muestre así de fácil.

Por eso, vos disfrutá ahora que tenés un montón de lectores, porque después, se termina la joda vos.

Saludos.
PatoMusa
20/10/2004 a las 15:43
Vos aprovechá ahora, Hernán, que después los chicos crecen y eligen solos que ropa se ponen...
PatoMusa
20/10/2004 a las 15:43
Vos aprovechá ahora, Hernán, que después los chicos crecen y eligen solos que ropa se ponen...
Corsicarsa
20/10/2004 a las 15:24
Completamente de acuerdo con todos los que somos papás babosos.
podes haber tenido un dia de mierda, pelearte con tu jefe, chocar el auto, pagar cuentas, impecciones de la DGI, cualquier cosa, pero al llegar a la casa y ver la sonrisa de un hijo y sus brazos abiertos, todo lo de mas no importa.
un abrazo Hernán!
LaSoLe
20/10/2004 a las 15:13
Muy lindo Hernán, muy lindo.
Está hermosa la pendex!

Salu2!

Pd: Angel Gris, con amigos como esos....
Wertygol
20/10/2004 a las 14:56
Depende que lleves atado, si es una perra Gran Danes de 3 años debe doler bastante... :P
Toro
20/10/2004 a las 14:51
COn respecto a lo que dice wertygol, siempre me rompieron las pelotas los que dicen eso:
"Yo a tu edad pibe, la llevaba atada a la punta de la poronga..."
Toro
20/10/2004 a las 14:49
Y sí, yo sabía que nos parecíamos en algo los que de a poco nos fuimos amontonando en torno a Casciari y era la alegría de vivir y disfrutar a pesar...a pesar de qué? de todo...para mí no hay motivos, ningunos, que ameriten la amargura, la constante pesadez con que llevan la vida algunos...y no es que la tenga fácil o menos difícil, sino que yo mismo vivo pa hacermela más fácil a mí y los que me rodean, sin importar cuantas sonrisas me hagan falta en los peores momentos...salut Casciari, brindo por eso, por los seis meses de Nina que está hermosa, por Central que ayer se comió otro pseudo-grande y porque el domingo nos vemos en duelo académico, y con algo de suerte por el nuevo técnico nos saquen un empate...en el Cilindro siempre me fue bien...siempre...

Abrazo
Toro
Wertygol
20/10/2004 a las 14:36
6) Yo a tu edad ya estaba ... (casado, recibido, amputado, etc, etc)
Carito
20/10/2004 a las 14:24
Te han engañado toda la vida!
Con la llegada de los hijos, la joda se multiplica y se comparte. :)
Bernardo
20/10/2004 a las 14:04
5) "Claro, vos te las sabés todas. Ya te va a agarrar la vida, te va a agarrar"
El Angel Gris
20/10/2004 a las 13:38
Nuevamente me transformo en "oreja" de Casciari. 100% de acuerdo, y agrego. Mi madre que tuvo una vida de mierda de las de verdad, siempre rie y siempre ve todo con optimismo. Un día charlando de estas cosas le comenté que me tenían podrido algunos amigos casados, yo era soltero, que se quejaban todo el día y me decían "andá ahora a comer asado con los vagos, después vas a ver que no se puede" y mi vieja con esa sabiduría de gente de campo adentro de la Prov. de Bs. As. me dijo. "Preparate porque a esta le sigue, (leía a Bernardo la vieja), 1)Vos porque todavía no tenés hijos, 2) Esperá a tener dos hijos, 3) Esperá a tener tres. Así por unos años y siempre llevan ventaja los boludos. A mi, hijito, me dicen: Vos porque no sos viuda"

Considerando que la vieja, siempre a la larga ha tenido razón, es que me preparo para seguir conviviendo con imbéciles, ya desistí de un gesto de parte de ellos reconociendo su error, cuando me ven feliz en los asados con los vagos teniendo dos nenas en vez de pensar en su error, traman con que intentar que me caigan mal los chorizos o las mollejas.

La misma sensación que vos tengo todos los dias al llegar a casa y me pregunto ¿como pude ser tan boludo de haber pensado que era feliz antes de casarme y tener hijos?
 olo mosquera
20/10/2004 a las 13:34
Teki, andá a cagar.
 olo mosquera
20/10/2004 a las 13:30
Yo no creo que Lowprofile (#2) sea un amargo. Me parece que entendió la palabra "joda" en un sentido pepeé-pepé-pepeé. Y en el artículo hablo de que la vida es una joda, sí, pero del verbo perplejidad.
Bernardo
20/10/2004 a las 13:29
4) " Ya te vas a acordar de lo que te digo"
 Interior
20/10/2004 a las 13:22
Buenísimo Casiari, es la verdad de la milanesa, ¿Recuerda lo que le dijo Filloy?:" Yo siempre soy el que se ríe en medio de la solemnidad... Ahí lo tiene, al truco".
Es lo que no entienden los amargos, los que nos consideran imbéciles de risa fácil, sin darse cuenta que el estar vivo y transitar la vida debe provocar felicidad, lo contrario es síntoma de alguna enfermedad, y de las que no se curan.
Bernardo
20/10/2004 a las 12:51
3) "Vos hablás desde la juventud. Esperá que te empiecen a doler los huesos"
Teki
20/10/2004 a las 12:46
Eres sabio, Hernán, y si no disimulas de la puta madre. Disfruta ahora de la Nina, porque más adelante hay más, pero es distinto.

Lo único que me jode es que para ir a la zona roja de los pesimistas haya que ir en taxi: ¿no podrían agarrar el colectivo?
Bernardo
20/10/2004 a las 12:42
2) "Todavía no viviste nada"
Ginger
20/10/2004 a las 12:34
Es que los pesimistas normalmente se consideran invitados a la joda y nunca anfitriones. Por eso en lugar de disfrutar, sufren.
Pd: Hernán, no te imaginás la cosita que me da verla con la camisetita de Racing!
XavMP
20/10/2004 a las 12:29
Amén lowprofile

Lo que no entiredo del relato de HC es como haremos para acceder a la zona roja de los cuervos en taxi si los taxistas son el resumen más perfecto de la queja movil.

¡Los estamos condenando al ostracismo! La vida de los cuervos no va atener sentido.
Bernardo
20/10/2004 a las 12:24
Hay todo un catálogo. Ya mismo empiezo a enumerar.

1) "Vos sí que la tenés facil"
 Daniel Enrique Low
20/10/2004 a las 12:06
Pues yo opino que los que viven de joda deberían vivir en zonas rojas trazadas por el Gobierno, que por cierto, serían mucho más pequeñas. Y ciertamente, la falta de interacción con esos imbéciles de risa fácil, nos daría mayor serenidad. En una de esas, una vez serenos, hasta necesitemos transponer esa frontera para siempre.
topita
20/10/2004 a las 10:24
precioso