Orsai blog post

Vida privada
viernes 12 de noviembre, 2004

Orsai post

Vida privada
viernes 12 de noviembre, 2004

De joven fui compositor de currículum

       

Durante los felices años en que muy pocos teníamos una PC y una impresora, siempre llegaban a casa amistades sin trabajo con un lastimoso pedido de auxilio: "¿No me hacés un currículum, vos que tenés computadora?". A mí me fascinaba hacer estos favores porque nunca, ni siquiera en Orsai, tuve la oportunidad de mentir con tanta soltura y sangre fría como en las épocas en que mi oficio era el de componer, con pasión y paciencia, la vida de otras personas.

En los ajetreados '90, un compositor de currículum sólo aceptaba pedidos de dos clases de clientes: amigos varones íntimos muy arraigados, por obligación moral; o chicas tetonas, por intereses filosóficos.

Jamás debía brindarse este servicio, al menos de forma gratuita, a varones conocidos del barrio, ni a parientes en primer grado, ni a señoritas feas, ni a señoritas tetonas pero comprometidas con amigo varón íntimo muy arraigado. Ésta era la regla número uno. La regla número dos: usar siempre letra garamond, que es muy vistosa.

Por lo general, la tarea resultaba agotadora y nos llevaba toda la tarde. La primera hora de trabajo debíamos abocarla a encontrar en el teclado la letra æ, para escribir ala palabra 'vitaæ' como dios manda y, eventualmente, sorprender a la clientela con nuestros conocimientos sobre código ascii. La segunda hora era puramente indagatoria:

—¿Trabajaste alguna vez, Estelita?

—No.

—¿Y entonces qué querés que ponga en el currículum?

—Poné algo, lo que se te ocurra.

Una vez que el cliente nos daba luz verde para mentir, la elaboración del currículum dejaba de ser un trabajo para convertirse en un placer. El amigo o la tetona ya no eran, a ojos del compositor, seres tangibles; se transformaban en personajes de ficción a los que había que dotar de un pasado.

Comenzaba entonces una sutil tarea psicológica en la que debíamos proveer al desocupado de una memoria laboral creíble (no tanto para su futuro empleador, sino para él mismo):

—¿Y esa vez que ayudaste a tu mamá en la mudanza cuando se separó de tu viejo?

—¿Eso es un trabajo?

—Claro, Estelita: "transportista de bienes muebles".

—Ay, Hernán, sos un amor.

—Es lo que tengo.

Indagando y rebuscando en el pasado del cliente, al cabo de hora y media lográbamos dos objetivos fundamentales: llenar dos páginas con mentiras piadosas y que Estelita nos empezara a ver de otra forma: con la inconfundible mirada de admiración que sólo irradian las tetonas sin trabajo estable.

Un compositor de curriculum serio sabía muy bien que no hay en el mundo ser más desprotegido ni más necesitado de amor que una señorita que no llega a fin de mes. Por eso había que lograr que se sintiera cómoda, sentadita a nuestra derecha, mirando embobada un monitor en el que nosotros tecleábamos, con destreza, la esperanza de un futuro mejor.

Si el cliente no era una chica tetona sino un amigo íntimo no hacían falta estas florituras, ni mucho menos sentar al amigo cerca, ni alardear de conocimientos dactilográficos. Lo mejor era poner al amigo a escuchar discos de Led Zeppelin en la otra punta de la habitación y llamarlo al rato, cuando todo estuviera impreso y engrampado.

Incluso, muchas veces resultaba menos trabajoso darle al amigo, directamente, un empleo en nuestra propia oficina. Lo habitual era ponerlo a hacer fotocopias o mandarlo a los bancos por la mañana.

Estos favores directos (dar empleo) eran sólo para los amigos varones: jamás debía emplearse a una vecina o una chica faldicorta, puesto que las mujeres resultan mucho más agradecidas cuando les solucionamos una urgencia temporal que cuando les resolvemos la vida.

Había una cercanía muy erótica en las chicas que se sentaban detrás de uno a ver de qué forma escribíamos falsedades sobre sus masters en economía. Quizá fuese el aliento cercano, los roces sutiles al pasar el mate lavado o la fascinación que les producía saber que, sin esfuerzo y en diez segundos, habían aprendido inglés a nivel conversación.

Sea por lo que fuere, lo cierto es que se ponían paulatinamente mimosas, y comenzaban a acariciarnos el pelo más o menos por la página cuatro.

En lo personal, la composición de currículum femeninos llenaba mis dos únicos intereses vitales: escribir mentiras en un papel y tener tetonas en un cuarto sin ventanas. A la vez, me ejercitaba en la acrobática tarea de narrar y excitar señoritas al mismo tiempo, que es un recurso fundamental para convertirse en un escritor de moda.

La llegada del ADSL y la proliferación de los ordenadores personales en casi todos los hogares de clase media, ha provocado que en la actualidad casi todo el mundo —incluida la mujer ingenua— esté aprendiendo a redactar sus currículum sin la ayuda de compositores expertos. Esto, que a primera vista parece agradar a las feministas y a los fabricantes de la empresa Compaq, le hace un daño irreparable al amor.

Los jóvenes de hoy no sabrán nunca —ay, cúanto lo lamento— lo que sentíamos en las entrañas cuando Estelita hojeaba su flamante currículum recién salido de la impresora, y lo palpaba sólido y justificado, lleno de frases falsas y fechas inauditas, sabiéndolo suyo para siempre, imaginándolo ya anillado y dentro de un sobre color madera, de camino al buzón de la esquina.

Estelita nos miraba entonces con la boca entreabierta sin saber de qué modo agradecer el tiempo invertido en ella, mientras en nuestra habitación comenzaba a oscurecer porque ya era tarde, y el protector de pantalla de la PC se llenaba de fugaces estrellas de colores, y sobrevolaba en el ambiente ese silencio sensual que precede a la paga en especies que las tetonas solían brindarnos, a veces, a cambio de nuestros favores desinteresados.

Hernán Casciari
viernes 12 de noviembre, 2004


De joven fui compositor de currículum

por Hernán Casciari

Durante los felices años en que muy pocos teníamos una PC y una impresora, siempre llegaban a casa amistades sin trabajo con un lastimoso pedido de auxilio: "¿No me hacés un currículum, vos que tenés computadora?". A mí me fascinaba hacer estos favores porque nunca, ni siquiera en Orsai, tuve la oportunidad de mentir con tanta soltura y sangre fría como en las épocas en que mi oficio era el de componer, con pasión y paciencia, la vida de otras personas.

En los ajetreados '90, un compositor de currículum sólo aceptaba pedidos de dos clases de clientes: amigos varones íntimos muy arraigados, por obligación moral; o chicas tetonas, por intereses filosóficos.

Jamás debía brindarse este servicio, al menos de forma gratuita, a varones conocidos del barrio, ni a parientes en primer grado, ni a señoritas feas, ni a señoritas tetonas pero comprometidas con amigo varón íntimo muy arraigado. Ésta era la regla número uno. La regla número dos: usar siempre letra garamond, que es muy vistosa.

Por lo general, la tarea resultaba agotadora y nos llevaba toda la tarde. La primera hora de trabajo debíamos abocarla a encontrar en el teclado la letra æ, para escribir ala palabra 'vitaæ' como dios manda y, eventualmente, sorprender a la clientela con nuestros conocimientos sobre código ascii. La segunda hora era puramente indagatoria:

—¿Trabajaste alguna vez, Estelita?

—No.

—¿Y entonces qué querés que ponga en el currículum?

—Poné algo, lo que se te ocurra.

Una vez que el cliente nos daba luz verde para mentir, la elaboración del currículum dejaba de ser un trabajo para convertirse en un placer. El amigo o la tetona ya no eran, a ojos del compositor, seres tangibles; se transformaban en personajes de ficción a los que había que dotar de un pasado.

Comenzaba entonces una sutil tarea psicológica en la que debíamos proveer al desocupado de una memoria laboral creíble (no tanto para su futuro empleador, sino para él mismo):

—¿Y esa vez que ayudaste a tu mamá en la mudanza cuando se separó de tu viejo?

—¿Eso es un trabajo?

—Claro, Estelita: "transportista de bienes muebles".

—Ay, Hernán, sos un amor.

—Es lo que tengo.

Indagando y rebuscando en el pasado del cliente, al cabo de hora y media lográbamos dos objetivos fundamentales: llenar dos páginas con mentiras piadosas y que Estelita nos empezara a ver de otra forma: con la inconfundible mirada de admiración que sólo irradian las tetonas sin trabajo estable.

Un compositor de curriculum serio sabía muy bien que no hay en el mundo ser más desprotegido ni más necesitado de amor que una señorita que no llega a fin de mes. Por eso había que lograr que se sintiera cómoda, sentadita a nuestra derecha, mirando embobada un monitor en el que nosotros tecleábamos, con destreza, la esperanza de un futuro mejor.

Si el cliente no era una chica tetona sino un amigo íntimo no hacían falta estas florituras, ni mucho menos sentar al amigo cerca, ni alardear de conocimientos dactilográficos. Lo mejor era poner al amigo a escuchar discos de Led Zeppelin en la otra punta de la habitación y llamarlo al rato, cuando todo estuviera impreso y engrampado.

Incluso, muchas veces resultaba menos trabajoso darle al amigo, directamente, un empleo en nuestra propia oficina. Lo habitual era ponerlo a hacer fotocopias o mandarlo a los bancos por la mañana.

Estos favores directos (dar empleo) eran sólo para los amigos varones: jamás debía emplearse a una vecina o una chica faldicorta, puesto que las mujeres resultan mucho más agradecidas cuando les solucionamos una urgencia temporal que cuando les resolvemos la vida.

Había una cercanía muy erótica en las chicas que se sentaban detrás de uno a ver de qué forma escribíamos falsedades sobre sus masters en economía. Quizá fuese el aliento cercano, los roces sutiles al pasar el mate lavado o la fascinación que les producía saber que, sin esfuerzo y en diez segundos, habían aprendido inglés a nivel conversación.

Sea por lo que fuere, lo cierto es que se ponían paulatinamente mimosas, y comenzaban a acariciarnos el pelo más o menos por la página cuatro.

En lo personal, la composición de currículum femeninos llenaba mis dos únicos intereses vitales: escribir mentiras en un papel y tener tetonas en un cuarto sin ventanas. A la vez, me ejercitaba en la acrobática tarea de narrar y excitar señoritas al mismo tiempo, que es un recurso fundamental para convertirse en un escritor de moda.

La llegada del ADSL y la proliferación de los ordenadores personales en casi todos los hogares de clase media, ha provocado que en la actualidad casi todo el mundo —incluida la mujer ingenua— esté aprendiendo a redactar sus currículum sin la ayuda de compositores expertos. Esto, que a primera vista parece agradar a las feministas y a los fabricantes de la empresa Compaq, le hace un daño irreparable al amor.

Los jóvenes de hoy no sabrán nunca —ay, cúanto lo lamento— lo que sentíamos en las entrañas cuando Estelita hojeaba su flamante currículum recién salido de la impresora, y lo palpaba sólido y justificado, lleno de frases falsas y fechas inauditas, sabiéndolo suyo para siempre, imaginándolo ya anillado y dentro de un sobre color madera, de camino al buzón de la esquina.

Estelita nos miraba entonces con la boca entreabierta sin saber de qué modo agradecer el tiempo invertido en ella, mientras en nuestra habitación comenzaba a oscurecer porque ya era tarde, y el protector de pantalla de la PC se llenaba de fugaces estrellas de colores, y sobrevolaba en el ambiente ese silencio sensual que precede a la paga en especies que las tetonas solían brindarnos, a veces, a cambio de nuestros favores desinteresados.

Hernán Casciari
viernes 12 de noviembre, 2004


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro El pibe que arruinaba las fotos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


kmarillo
10/12/2005 a las 03:09
ENTRE BUSCANDO CURRICULUMES PERO ESCIERTO Valy LO DE LAS PIERNONAS.

ESAS QUE SON XS EN LA PARTE SUPERIOR Y XL EN LA INFERIOR..
Matu
25/10/2005 a las 20:44
"las mujeres resultan mucho más agradecidas cuando les solucionamos una urgencia temporal que cuando les resolvemos la vida"
Brillante.
juan
09/08/2005 a las 07:31
bueno la verdad que me intereso mucho esta pajina y es por eso que la voy a recomendar.
y tambien es bueno que pongan cosas asi para que la gente lo vea y le interese.
desde ya muchas gracias.
juan manuel mazzini
pato
juan
09/08/2005 a las 07:29
bueno les queria decir que es muy interesante lo que est en esta pajina.
y tambien quiero que sepan que es muy bueno para la jente que realmente le interesa.

juan manuel mazzini
PATO
santuli
21/12/2004 a las 03:11
Que texto de re puta madre. Me fascina tu redacción, me quedo maravillado cuando te leo.
Gracias, por los buenos momentos que me haces pasar y segui por más.
Bentaly
22/11/2004 a las 06:47
Por otra parte he tenido el placer de ser un compositor de curriculums y solo disciento con vos en que a los amigos se les cobra, en mi caso, si conseguían el laburo, siempre tenían que comprometer un porcentaje importante del primer sueldo al agradecimiento, que casi siempre tomaba forma de asado con vino caro.
gration
22/11/2004 a las 06:46
Having a great stie.
Courtisane
15/11/2004 a las 10:52
Jajaja, Hernan, gracias por el rayo de luz en esta manyana fria en Bruselas. Es cierto que hoy en dia todos se pueden hacer el CV en su casa, pero siempre hay quien se ha quedado sin cartuchos en la impresora...

Saludos desde Belgica,
C.
Valy
14/11/2004 a las 06:50
PIENSO QUE LAS TETAS NO LO SON TODO .... ADEMAS TAMBIEN HAY QUIENES PREFIEREN A LAS PIERNONAS.

ESAS QUE SON XS EN LA PARTE SUPERIOR Y XL EN LA INFERIOR..
Vernieri
14/11/2004 a las 05:30
Señor director de la editorial:

A usted me dirijo (en un tono coloquial) por si se diera la casualidad de que pudieran serle de utilidad mis servicios como corrector tipográfico. Cobro el justo precio (que es fijo) pero, cuando corrijo, no suelo tener piedad de los vicios de ningún autor, aunque sea profesor de universidad o estrella del Realismo Mágico (estilo que, en realidad, ni siquiera aprecio).

Sepa que, por necesidad y desde mis inicios, fríamente, sin pasión, le cambio la puntuación al texto que usted me mande; la mayúscula (que es la letra grande) sin pestañear minusculo porque queda jactancioso, al escritor (bicho pretencioso aunque tenga pocas dotes) le viene bien este azote en el culo.

Las comillas y la cursiva (o bastardilla) juntas forman una superposición, una errata del Copón de las que más rabia dan. Las persigo con tesón durante millas, si hace falta desde aquí hasta Pakistán. Pero, si me pregunta, tengo que hacerle una confesión: hago una excepción con mi amigo Hernán.

En el sobre está mi dirección.
Mentecato
14/11/2004 a las 01:07
La gallina no tiene tetas porque el gallo no tiene manos.
Ahora se entiende!!!!!! Que huevon!!... el gallo no puede escribir Curriculum Vitae.
AV
13/11/2004 a las 22:03
Uhhhh ahora entiendo por qué le daban el trabajo a una que tenia coeficiente intelectual 30 en vez de a mi! Ahora que me puse tetas me irá mejor?
Isa
13/11/2004 a las 19:49
Hernan,
Genial. Sobre todo me ha encantado el párrafo final.

Cada día son mejores los comentarios, felicitaciones a tod@s.
PatoMusa
13/11/2004 a las 01:56
Esto es verídico:

Mi compañera de trabajo responde con e-mails a todos los curriculums que recibimos. Les corrije las faltas de ortografía y la gramática. Les dá sugerencias para mejorar la próxima vez que se decidan a buscar trabajo y siempre, en algún lugar, usa la frase:
"What were you thinking?"

No se los mandan a ella, pero los roba de la máquina de fax.

Los viernes, durante el happy hour, margarita mediante, nos reúne y lee en voz alta los más ridículos. El de hoy empezaba "Ya mandé mi curriculum a otras 15 compañías, pero todavía estoy disponible..."

Y ustedes se preguntan cómo paso desapercibida interneteando todo el día?
TitoFer
12/11/2004 a las 22:39
Muchas gracias a los q contestaron. Pero ¿Versace entra como marca o como persona?
TitoFer
Elteta
12/11/2004 a las 21:45
Eran unos espantosos dibujos aerografiados.
Mujeres con piel de cebra, o con ojos de gato, autos deportivos en ecenarios espaciales, etc. Siempre el fondo oscuro y la figura con un halo de luz alrededor.
verito
12/11/2004 a las 21:39
Elteta ahora la que necesita ayuda soy yo ¿poster pagsa?
Teki
12/11/2004 a las 21:14
Yo estaba pensando en cambiar de empleo, pero me vendría bien un poco de fantasía en el CV. Hice muchas mudanzas, pero no guardé los títulos.
En cuanto al tema tetas, yo entiendo que les vuelvan locos, pero se me ocurren al menos tres partes de mi anatomía más sabrosas.

Salute, Hernán, volviste a salirte.
 Christian Libonatti
12/11/2004 a las 21:02
Hernan: me salio una idea...

Pone un apartado donde este un diccionario argentino-español, como con clasificados...
Elteta
12/11/2004 a las 21:00
Te ayudo Xtian

Flores de plástico, Jogging con mocasines, poster pagsa, Versace, La coupe Fuego y el Ford Sierra, Los cinco hermanos, Menudo, y siguen las firmas
Xtian
12/11/2004 a las 20:30
Grasa: mersa, ridiculo, con poco estilo, burdo, berreta, cutre.
Elteta
12/11/2004 a las 19:45
No Xtian, me parece que no es por eso que no contratarías a las tetonas.
Xtian
12/11/2004 a las 19:42
Yo no miento en mi CV y siempre lo hago de menos de una pagina.

Y ya que estamos: no entiendo para que necesitabas la "ae" de curriculum vitae al escribir un CV. Todos saben que es una grasada escribir "Curriculum Vitae" como titulo de un Curriculum Vitae y tambien es grasa agregar una fotito carnet en la esquina superior derecha del CV.

Ahora que lo pienso, sera por eso que nunca contrataria chicas tetonas? Porque descartaria automaticamente a cualquier grasa que titule "Curriculum Vitae" su CV?
verito
12/11/2004 a las 19:26
Tengo delantera generosa y bastante indecente, tengo trabajo y no busco cambiarlo, lo si me vendria bien es tener un pasado mas interesante, asi que la propuesta es: pago en especias por redaccion de diario intimo, a los interesados comunicarse conmigo.
clari
12/11/2004 a las 19:02
se ve que si, elteta
Elteta
12/11/2004 a las 18:42
¿Soy el único boludo que no miente en su CV?
 Teresiña
12/11/2004 a las 18:14
Hernán. Moriría porque hicieras aquél ejercicio que hacías de joven pero al revés. Que agarraras un currículum como el mío, hecho ya con cosas ciertas, y juegues con él. Lo conviertas en ficción. Yo me dejo.
lu
12/11/2004 a las 18:10
si... tener lolas te da muchas ventajas, es la verdad, yo lo se porque por experiencia,
pero ojoooo nunca abuse mucho de los escotes...
nunca lo necesite para conseguir un buen laburo, pero si para tener unos muy lindos admiradores,
Ana laura que me conoce desde que nacio, puede dar fé de eso.
nosedequémehabla
12/11/2004 a las 18:08
¿curriculum tetae?
PatoMusa
12/11/2004 a las 17:44
No hay nada que hacer, el advenimiento masivo de las PCs ha matado otro género literario. Ahora cualquiera se cree capaz y redacta su propio curriculum con resultados desastrosos.
A veces cuando estoy deprimida, pongo un aviso en el diario pretendiendo necesitar una recepcionista, por ejemplo. Cuando alcanzo la lectura del décimo curriculum recibido, estoy lista para hacer stand-up comedy.
¡Cómo si con "no tengo experiencia pero puedo atender el teléfono, si no suena demasiado seguido, por un sueldo inferior al mínimo" me van a convencer!
DudaDesnuda
12/11/2004 a las 16:25
Siempre el mismo baboso...
Guille
12/11/2004 a las 16:20
Angel gris

A la que tiene tetas mas grandes
 Christian Libonatti
12/11/2004 a las 16:08
Me confundi... la de 23 tiene hijos? jajaj Entonces la de 36 por lo que no hay que pagarle el salario familiar... jaja.

Y encima con la edad que tiene con tal de conseguir el laburo hace lo que sea.. jaja
El Angel Gris
12/11/2004 a las 16:08
Cristina Daee se ganó las 2 cuentas de G mail. Pasé por caja a cobrar.

Siempre la respuesta correcta es "La mas tetona"
 Christian Libonatti
12/11/2004 a las 16:07
Yo con mis pocos 19 años le hago curriculums a la gente desde que temgo 12.. jajaj

Por mala suerte nunca me toco una tetona para hacerle uno (curriculum, no piensen mal!).

El Angel Gris: yo tomaria a la de 23 porque no hay que pagarle el salario familiar y encima tiene proyección de futuro...
Igual no necesito cuenta porque tengo una y 5 invitaciones pendientes para hacer....

Si alguna tetona esta necesitando una cuenta de gmail tienen mi dirección...

Saludos
Christian
Vero
12/11/2004 a las 15:53
Es verdad!!, las tetonas siempre consiguen trabajo, se sacan mejores notas, etc etc.. mientras al resto de los mortales nos quedan dos opciones; o sacrificarnos o ponernos push up!!
elteta
12/11/2004 a las 15:22
A la que esté mas buena
cristinadaae
12/11/2004 a las 15:19
Angelito, viniendo de vos, seguro que a la tetona!
 olo mosquera
12/11/2004 a las 15:05
¡A quién, a quién!
¿Por qué, por qué?
DudaDesnuda
12/11/2004 a las 14:51
A la de 29 años.
El Angel Gris
12/11/2004 a las 14:36

TEST.

El que acierta primero se gana dos cuentas de G mail, regalar una sola está muy trillado


Tres mujeres para un puesto, las tres las mismas cualidades y aptitudes para el trabajo.

Una, 23 años, madre soltera.
Otra, 29 años recientemente enviudada con dos hijos a cargo.
La tercera soltera 36 años, vive sola.

A quien toma Ud.?
Miriam
12/11/2004 a las 14:13
No soy feminista, pero destaco este aspecto de la globalizacion a pesar de que no estoy globalizada en donde me gustaria... porque las tetonas, siempre consiguen trabajo porque les encontraron el ae de vitae. En la epoca de una compu por barrio, yo todavia era un crio y gracias a los clones de PC, hoy por hoy no estoy desempleada.
De todas formas, mis sentidas condolencias a los tipeadores de antano.

* Siendo tu Hernan experto en ASCII; por favor me podias decir como pongo la tilde, abro interrogacion y admiracion. Y la ae por supuesto.Gracias
TitoFer
12/11/2004 a las 13:46
Ni con una vida laboral completa lleno yo 4 hojas de curriculum vite, ¿que cohones escribias, hernan?
Por cierto, ¿no es mas cierto que los favores si son a chicas con empaque como clari, estelita y wendy, a pesar de su corpulencia pectoral, siempre se les llama con diminutivos, por la cosa de igualar medidas?. Es mas, ¿no es mas cierto aun que los favores son menos costosos ante tamaña personalidad?
Saludos y sonrisas para todos y si alguna chica con poco pecho necesita favores, y como gusto son los colores, me ofrezco voluntario, por que si mano no cubre....
TitoFer
Diablita
12/11/2004 a las 13:36
Ey! que mi delantera no será generosa pero sí decente, eh?
DudaDesnuda
12/11/2004 a las 13:34
Che, y qué fue de la vida de Estelita?
clari
12/11/2004 a las 13:31
creo que se mide por lo decente y generoso de tu delantera, diabli, habría que preguntarle al compositor
Diablita
12/11/2004 a las 13:10
...o sea que mis esperanzas de tener un currículum vitaæ decente y generoso acaban de esfumarse...
clari
12/11/2004 a las 12:45
wendy a la cola y a esperar con paciencia, me extraña que los argentinos se desacostumbren a hacer cola pacientemente
clari
12/11/2004 a las 12:40
y hablando de tetas, como está Nina?
No leo mas noticias de ella.ya escribe su propio cuadernito o yo ando tan despistada?

Pd: lo último es muy viable, cada día estoy peor, esto de estar en galicia me está contagiando
El Angel Gris
12/11/2004 a las 12:32
Hernán: No le des bola Wendy #6 le ofrecí matrimonio en el post pasado y ni me contestó.

Por otra parte he tenido el placer de ser un compositor de curriculums y solo disciento con vos en que a los amigos se les cobra, en mi caso, si conseguían el laburo, siempre tenían que comprometer un porcentaje importante del primer sueldo al agradecimiento, que casi siempre tomaba forma de asado con vino caro.
 Interior
12/11/2004 a las 12:17
Asi que te gusta la garamond, y bué sobre gustos no hay nada escrito.
En un momento de mi vida a mi me toco revisar esos currículum vitaæ, y eventualmente llamar a la entrevista personal, no te imaginas como agradecen las tetonas cuando en la entrevista personal le das a entender que vos crees en su currículum.
 olo mosquera
12/11/2004 a las 12:09
Ginger: ALT+145
Wendy: TEL+651192194
Wendy
12/11/2004 a las 11:55
La empresa Compaq habra llenado los hogares de orednadores...el ADSL sera de uso corriente...pero eso de los roces y pedir favorcitos es ireemplazable.
Mas aún, la imaginación del redactor es lo ireemplazable (115 y quiero cambiar de laburo yaaaaaa!!!)
Ginger
12/11/2004 a las 11:45
¡la encontraste! ¿me podés decir donde está la letra ae que llevo años buscando?
 olo mosquera
12/11/2004 a las 11:19
Abajo, en el home, está mi teléfono, Clari.
clari
12/11/2004 a las 11:13
Hernán:

llevo un 110, me hacés el currículum? :P
Bernardo
12/11/2004 a las 11:04
Qué lo parió con la globalización. ¿Adónde se fueron las señoritas tetonas sin trabajo estable?

Preciso texto. Precioso.