Email:    Clave:

Orsai » Blog

Sociedad, España decí alpiste

Disculpe, ¿me dice dónde hay un quiosco?

▣ Hernan Casciari, lunes 5 de febrero, 2007

Una familia ecuatoriana, marroquí, boliviana, rumana o peruana, cuando descubre que lo ha perdido todo, compra un pasaje de oferta y viaja a España para seguir siendo pobre en otro país. Una familia argentina, en cambio, antes de sucumbir económicamente, antes de caer en lo más bajo y hediondo de la indigencia, hace un último esfuerzo y pone un quiosco en su propio barrio. Lo último que hace un argentino antes de bajar los brazos no es buscar nuevos horizontes, sino endeudarse con un proveedor de golosinas.

Por ese motivo, y no por otro, en España no hay argentinos pobres. Quiero decir, no hay argentinos pidiendo monedas por las calles de Madrid, ni latinkings rosarinos en Barcelona, ni mafias porteñas, ni familias mendocinas que mandan a sus hijos a robar teléfonos, ni mendigos bandoneonistas, ni prostitutas de veinte euros que se llamen Carolina o Daniela. Hay pobres de casi todas las razas y colores, pero no argentinos. La razón es sencilla: los pobres de Argentina no emigran, mueren quiosqueros en sus propias casas, mueren alimentándose con golosinas caducadas y sin conocer el mundo.

En otros países se usa más el suicidio, el exilio, el alcoholismo o la degradación personal. Los argentinos tenemos un sistema un poco más extraño de asimilar el fracaso. Abrimos la ventana que da a la calle (en general la habitación del abuelo muerto), ocultamos la cama y la mesa de luz, llenamos el ropero de galletitas, alfajores y cigarrillos Jockey Club, y nos jugamos la última ficha a la mínima expresión del microemprendimiento: el quiosco propio.

Es una jugada extraña, porque lo que menos hace falta en Argentina son quioscos (hay uno cada ventisiete metros). Pero sin embargo siempre alguien supone que poniendo otro más no pasará nada malo. Algunos pocos están bien provistos, pero la mayoría son quioscos tan escasos como la creatividad de sus dueños, y solamente te ofrecen veinte o treinta cosas inútiles (en un buen quiosco debe haber, como mínimo, más de doscientas cosas inútiles). Y entonces ocurre que la frase que más utiliza un quiosquero novato es "de eso no tengo, pero me están por traer".

Más de la mitad de los argentinos ha sido dueño alguna vez de un quiosco. Y el 98% de la población tiene un amigo que trabajó en uno. El quiosco forma parte de la vida diaria de los argentinos, mucho más de lo que nosotros mismos imaginamos mientras vivimos allí. Solamente nos damos cuenta de la importancia de los quioscos el día que emigramos y desaparecen de nuestra vista.

A España sólo se muda la clase media argentina: el joven profesional, el futbolista incipiente, el cantante malo pero honrado, el psicólogo mentiroso, el publicista sensible y también su novia, la modelo descerebrada. Pero el argentino pobre se queda en casa. Y la verdad es que esta tendencia nos está matando. A nosotros, digo: a los argentinos de clase media que vivimos en España, la ausencia de quioscos nos está dejando un vacío en el alma y otro, de dimensiones similares, en el estómago.

Como es por todos sabido, los argentinos no entramos a los quioscos por necesidad alimenticia, sino por angustia oral. Según un estudio, el ser humano que camina tranquilamente por la calle piensa en sexo cada ocho segundos. Los argentinos también, pero usamos los siete segundos restantes para fantasear con cosas rellenas de dulce de leche. Nuestro ritmo mental se comporta con esta cadencia:

...teta, cabsha, fantoche, shot, cubanito, concha, jorgito, milka, tubbi tres, tubbi cuatro, culo, aero blanco, minitorta de águila, teta, cabsha, fantoche triple —y vuelta a empezar.

Cuando un argentino pisa España por primera vez y recorre los bulevares sin rumbo fijo, descubre a los quince minutos que algo va mal, muy mal en su paseo, pero no atina a descubrir qué es. Es como caminar por las calles de un mundo paralelo, casi idéntico, pero con siete errores. ¿Qué es lo que me pasa—se pregunta el argentino—, por qué me vienen estas ganas de llorar? Al rato, descolocado su aparato digestivo, el recién llegado descubre el fallo: ha andado más de veinte minutos por una avenida y no se ha topado con ningún quiosco.

Por lo general, la primera conversación entre un argentino recién llegado y un español es la siguiente:

—Disculpe, ¿me dice dónde hay un quiosco?

—¿De periódicos? —pregunta el español.

—No, no. De cigarros, biromes, chocolatines, hilo de coser, alfajores, tarjetas de teléfono, cinta scotch, libros, tornillos, hojas cánson, planisferios, revistas, pelotas de rugby, linternas, ginebra bols, desodorante, helados, alcohol fino, café, panchos con savora y desinfectante para matar sapos.

El español indica como puede:

—Vamos a ver —dice—. Los cigarros los encuentra en el estanco, el hilo en la tienda, los libros en los supermercados, el helado en la heladería, la comida rápida en un burger, los tornillos y la linterna en la ferretería, las hojas y el mapa en la papelería, la revista en el odontólogo, el alcohol en los bares, las pelotas de rugby en Francia, y lo demás no tengo ni pajolera idea porque no existe.

—¿Y los alfajores?

—De eso por aquí no hay.

—¿Y entonces qué comen ustedes cuando van por la calle?

—Generalmente cosas con atún o con chorizo.

—¿Y dónde compran eso?

—En la panadería.

El quiosco es una de las costumbres argentinas más difíciles de explicar a un español. Es posible que te escuche con atención y más tarde te diga "ya, ya, entiendo", pero en realidad sigue en blanco. Sólo se hace una idea fugaz, pero no puede ir muy lejos con la idea. Su estructura moral no concibe que en un solo sitio se puedan conseguir todas las cosas del mundo, a cualquier hora del día o de la noche. El español medio no comprende el concepto de síntesis, ni la urgencia de tener un antojo a las tres de la mañana.

Hay otras muchas costumbres argentinas que el español no comprende: el peronismo, por ejemplo; la televisión por cable, la palabra "prolijo", el relato radiofónico de fútbol en donde el locutor entienda de fútbol, la ironía publicitaria, la autocrítica, el cine subtitulado, etcétera. Son todas nebulosas difusas en el cerebro ibérico. Pero la ausencia del concepto «quiosco» es, de todas sus taras, la más grave.

El día que el español conozca las ventajas de los quioscos es posible que se convierta en una raza entretenida. En vez de gastarse las monedas en las tragaperras y las horas muertas en los bares, comería más alfajores y descubriría que nadie puede ser dichoso en un país en el que al chocolate duro lo rellenan con chocolate blando.

Es hora de que los argentinos pobres de Argentina descubran que hay que instalar los quioscos aquí, en España, donde de verdad hacen muchísima falta, y no en el propio barrio, donde ya el nicho está saturado y en caída libre.

Somos miles y miles los argentinos que, en España, no sabemos qué hacer cuando caminamos por la calle. Vamos en ayunas a los trabajos, no tenemos envoltorios que tirar en la vereda, hace años que no nos robamos un encendedor del estante de abajo, lustros enteros sin leer el horóscopo del bazooka. Y lo que es peor: estamos a punto de olvidar el olor de la bananita dolca, que es peor que olvidar el rostro de nuestras madres.

Necesitamos de la pobreza de nuestros hermanos en desgracia, queremos volver a sentir el suave cosquilleo del sobreprecio de las cosas. Estamos dispuestos a consentir que nos den mal el cambio, queremos abrir nosotros mismos la heladerita de los conogoles y congelarnos los dedos. Queremos los bonobon derretidos del verano y los guaymallenes de fruta que nadie quiere. Queremos esos sánguches espantosos que vienen adentro de un plástico. ¡Queremos quioscos!

Argentinos pobres: hay un mercado enloquecido que está pidiendo a gritos un quiosquero en cada cuadra de España. Somos capaces de subalquilar nuestras propias ventanas que dan a la calle, y de pintar a mano para ustedes un cartel que diga «kiosko», las dos veces con k, con tal de que se incorporen a nuestras vidas europeas y nos llenen las manos de sugus, aunque sean todos de menta. No nos importa que bauticen a sus quioscos con la primera sílaba del nombre de sus tres hijos menores. Es más, echamos de menos esos nombres espantosos.

¡Aquí! ¡Aquí, en la madre patria, es donde estamos ansiosos y vírgenes de quioscos! ¡No allá, que hay muchos, sino aquí! Necesitamos hombres tristes, esposas despeinadas, adolescentes drogados y abuelos paralíticos que, con cara de hastío y de muerte en vida, nos vendan un paquete de cerealitas a través de una ventana.

Los estamos esperando, hermanos pobres; con los brazos abiertos, la sonrisa en la boca y los puños llenos de monedas de cinco, de diez y de veinticinco.

  • Twitear
  • Imprimir

  • 174 comentarios
     Rosana Bariios Orrabalis
    03/06/2013 a las 15:55
    no me imagino mi vida, y ni siquiera concibo pensamiento, donde no vaya poor la calle mirando kioscos (porque se cescribe con K carajo) y entrar a un lugar pararme interrumpiendo el paso, contemplando, pensando, decidiendo por unos 5-10 minutos, para comprar lo de siempre o también cometer una osadia con alguna golosina desconocida, nueva, rara o hasta inverosimil. hace un tiempo me di cuenta que no hay lugar en el mundo donde haya tantas variedades de caramelos blandos, o alfajores o chocolates, que no sean para chicos, aca el adulto, solo es un niño con dinero. Creo que los kioscos son una forma de satisfacer huecos de la infancia donde o no existia, o no te compraban, y ya de grande me di cuenta q si se siguen haciendo los caramelos media hora es porque alguien los come, y que muy pocos chicos son los que comen las yapas, que son la causa por la que pèrdere mis dientes. saludos.
     Rodolfo Mendoza
    24/03/2013 a las 13:50
    Mantecol....que nombre para una barra de dulce!
     matias berrios
    02/12/2012 a las 19:07
    los caramelos media hora q a nadie les gusta pero nunca faltan en el quiosco
     Demianchu
    27/07/2012 a las 20:30
    q hdp ,,lo q me reí con este texto jejeje lo mejor de todo es q es verdad!! estuve viviendo un tiempo en BCN y ni un kiosko o minimarket,,y cuando preguntas x ellos te miran con cara de gente que no ve de lejos. Grande gordo,,,genio!!!!
    Natalia
    15/02/2007 a las 00:09
    en una sola palabra, excelente!!!!!
    matías
    14/02/2007 a las 15:40
    Reivindico ya, en este momento, a los Sugus de menta, después siguen los rojos.
    Fabian
    14/02/2007 a las 00:41
    En la Madre Patria no hay kioskos, ni quioscos porque no tuvieron una SOMISA que cerrara.
     Verónica
    10/02/2007 a las 20:51
    "..lustros enteros sin leer el horóscopo del bazooka". Me hiciste llorar de la risa, Hernán.

    ¿Porqué los españoles no entienden la palabra "prolijo"?.

    Me quedé intrigada...
    Rubén
    10/02/2007 a las 05:37
    Brillante, como siempre.
    GK
    10/02/2007 a las 04:18
    #145
    Que humor, chango!
    Era una chanza, una boludez, no es para que se ponga así!!
    La verdad que soy tan bobo, que no se me ocurriría poner algo para regodearme cuando alguien pise el palito...
    Jaja, tomando algo de la realidad, mezclarlo con un delirio, y whoalá: un comentador enojado!!!
    quechelvaché
    Alejandra
    10/02/2007 a las 00:28
    Si encontré en mi estadía en España a conocer una palabra que reemplace a "prolijo" y es aseado! prueben con eso.

    Hernan, maravilloso tu blog, aunque deberías saber que nuestros kioskos porteños estan siendo invadidos por la hipocresía cormillotoriana, que hace que en lugar de alfajores colmados de calorias y colesterol, te encuentres con barras de cereal diet.

    gawi
    10/02/2007 a las 00:20
    Vamos Orsai, no me jodas que en Gallegoland sí hay quioscos, tal vez no tan repletos como los de Bs Aires pero haberlos haylos, y tienen algo más que periódicos y fascículos, a saber: bonobús, chicles, caramelitos, mecheros, tabaco, pipas, ganchitos, conguitos de chocolate, snaks de galletitas, papas fritas...y la verdad es que poco más. Lo reconozco, estamos escasos de artículos que no valen para nada. No tenemos tiempo de jugar con artilugios. Yyyy bueno, pibe, yo veo las pelis con subtítulos, también hay cines donde nos atiborramos de pelis koreanas o turcas ("de autor" que queda más chic).... No me exageres de melancolía, vamos que también compro alfajores en El Corte Inglés y en el mercado me ponen buenos bifes de tu tierra que son los mejores. Hasta en el subte se oyen por los pasillos bandoneones que lloran de añoranza. Amo tu tierra Orsi, sois geniales, y especialmente tú que lo reflejas tan cariñosamente.
    Gracias por escribir tan relindo, me emocionas para bien, cuando te leo.

    Me encanta escribirte con "acento gaucho"
    Besitos
    Crystyna
    09/02/2007 a las 21:52
    Nooooo. En serio que no hay quioscos allá? Qué bajón....entonces nunca iré, ni a gancho...
    Qué horror!!!!
    Ro
    09/02/2007 a las 17:14
    "—...teta, cabsha, fantoche, shot, cubanito, concha, jorgito, milka, tubbi tres, tubbi cuatro, culo, aero blanco, minitorta de águila, teta, cabsha, fantoche triple —y vuelta a empezar."

    Morí de risa!!
    Mi vida sin un kiosco no sería la misma. Durante todo el año 2006 mi almuerzo estuvo compuesto por dos barritas Cadbury Yogurth y en el mejor de los casos un pebete...
    marsha brady
    09/02/2007 a las 14:52
    ya sabia yo que tenia mentalidad europea, rara vez entro a un kiosko y si lo hago es para preguntar una calle...
    Sam
    09/02/2007 a las 11:10
    Es buenísimo, no tiene desperdicio...no podía parar de reirme.
    Laura-cr
    08/02/2007 a las 18:02
    Aquí hay algo parecido, se llaman "pulperías" y están disminuyendo, pero a mí me encantan. Me morí de risa con lo del abuelo, aquí varias pulperías son atendidas por viejitos en silla de ruedas que dan la mercadería por la ventana!!! Vos sabés si te das una vuelta por Costa Rica, en la de menos te quedás!!

    P.D: Aquí en el stock pulpero hay bonobon, dulce de leche, alfajores, sugus, cabsha, y demás. Además creaciones nacionales de rechupete.
    JAvo
    08/02/2007 a las 16:48
    Hola, hace rato que leo y creo que es hora de dejar de ser de esos fisgones de blog y comentar algo.
    De acá pude sacar dos conclusiones:
    Una, que (mas allá de educación, cultura, etc..), en otros paises las calles están limpias porque no hay kioscos y no hay kioscos porque no hay dulce de leche con que rellenar cosas comestibles.
    La otra no es conclusión, es reivindicación, de aquel que es kiosquero de alma, porque ante algunos hay que sacarse el sombrero, verdaderos expertos de las utilidades y ventajas de las 2536 boludeces que venden, sí, así comprés un Bazooka o una linterna, ellos sin siquiera titubear te van a comentar todas las ventajas y desventajas de lo que comprás, de su competencia y de porqué el de la distribuidora no lo trae más, porque se peleó con la fábrica porque parece que le rebotaban los cheques y...
    Sí, aunque no lo parezca hay gente que parece disfrutar de pasarse 14 horas sentadas frente de una ventanita rodeados, tapados de bonobones, criollitas, para tís, pilas, peines, gráficos, forros, biromes,gentes, diarios, llaveros, mayonesas, billikenes, jack con sorpresa ....
    Un abrazo.
    Bart
    08/02/2007 a las 09:09
    Gracias, Ana.
    Patricia
    08/02/2007 a las 01:31
    Hola Hernàn......Gui-Wal-Max--queda bien en un letrero?...jajajajaja genial cuando nos pintàs de cuerpo entero.
    Gracias
    08/02/2007 a las 00:41
    Che, buenisimo, es lo que siempre pienso con respecto a los (k)quios(k)cos... una vez me colgue en brasil luego de buscar por varios lugares algo parecido, igualmente me los encontre... pero me imagino alla... eso de ir a comprar una Palermo a las dos de la mañana con una mochila para que no te pare la cana... creo que solo en argentain pasa!!!!! cuando quieras visita mi blog
    Ana
    07/02/2007 a las 19:33
    Para Bart # 35: Savora es una marca de mostaza.
    Para Mariodom # 91: La única vez que tuve un antojo fue de Vauquita, suerte que había un kiosko en la esquina de mi trabajo, donde la conseguí. Yo no como nada por la calle, pero esa vez no me importó nada. ¡Como la disfruté! (Mi hija nació sin manchas, gracias a la Vauquita.)

    Me pasó de estar a dieta y perderme estrenos de muchas golosinas. ¡Qué enferma me hacía sentir!
    ¿Alguien recuerda las Rellenitas Chunky? Hace no mucho las conseguí por milagro.
    Flor Anderson
    07/02/2007 a las 19:31
    Hace mucho que no dejo comentario (muchisimo), pero fiel te sigo leyendo,...y la puta madre, será posible que cada vez que termino de leerte siempre diga lo mismo?:..."Que hijo de puta".
    Te mando un beso enorme,
    Flor.
    P.D: Lei "Jorgito" y "Guaymallen" y casi me morfo el mouse....
    P.D 2: Estoy embarazada de nuevo!!! (se viene el 4to Anderson...vieja y peluda nomas!).
    Besos para tutti,
    Flor
    Ana
    07/02/2007 a las 18:58
    Perdón, Florence.
    Ana
    07/02/2007 a las 18:57
    Como dice Florece en el #138: convertí esto en una tetralogía y escribí (como prometiste) sobre las batatas. ¡Suerte que al leerte tenía a mano un Jorgito!
    Gonzalo
    07/02/2007 a las 18:49
    ..teta, cabsha, fantoche, shot, cubanito, concha, jorgito, milka, tubbi tres, tubbi cuatro, culo, aero blanco, minitorta de águila, teta, cabsha, fantoche triple


    Tendre un cerebro que solo entiende el humor "a lo corona" pero este me causo mucho. Genial como siempre
    victoria
    07/02/2007 a las 17:19
    me hiciste caer un lagrimon!
    me encantan tus blogs.
    cariños
    Laura
    07/02/2007 a las 13:06
    ¿No hay allternativa de quiosco? ¿Un garrapiñero? ¿Un vendedor ambulante con alguna galleta vencida?
    Lo que decis es verdad, a veces me da miedo preguntar si tienen 100 gramos de mortadela porque capaz que de por ahi atras sacan un poco!
    Lola
    07/02/2007 a las 10:52
    En Barcelona se puede encontrar yerba de varias marcas,alfajores habana,bananitas dolca,vaqueritas y alguna cosa más en un comercio que está en la calle Rocafort antes del cruce con gran Vía.
    IVAN TCHAKOFF
    07/02/2007 a las 05:46
    Yo no sé si GK en su comentario #18 está riéndose de nosotros, esperando que alguno caiga y lo corrija. Realmente no sé si hizo una broma o es bobo de verdad. Los kioscos son como una calesita de cemento que no da vueltas, y sirve para que los novios se declaren su amor una tarde otoñal, o para que una orquesta desafine al aire libre un domingo frio y soleado. Esa es la acepción que le dio Dardo Rocha a la palabra, y por eso mismo deben estar ubicados en las plazas. Los otros kioscos, que son de los que estamos hablando acá, se pueden poner en cualquier lado, chabón.
    Pesimista Necesario
    07/02/2007 a las 04:31
    Me emocioné. Estuve viviendo en España 8 meses, no aguanté y volví. Vivo en el sudoeste de la Capital Federal, en donde no pasan ni los colectivos, ni hay quioscos abiertos a las 3 de la mañana porque los chorean, los matan y se los cogen.
    Casualmente hoy, hablando con mi suegra, le comentaba que tenía ganas de mudarme e irme para el lado de Caballito o Corrientes... mi frase fue: "ahí salís a las 3 de la mañana y tenés un quiosco!" Es por eso que no podía creer lo que leía recién.
    Te mando un abrazo de exiliado arrepentido.
    mirza
    07/02/2007 a las 04:02
    "Necesitamos hombres tristes, esposas despeinadas, adolescentes drogados y abuelos paralíticos que, con cara de hastío y de muerte en vida, nos vendan un paquete de cerealitas a través de una ventana"


    me gusto casi todo menos esta parte nose osea aggg no me gusto...
    Julieta
    07/02/2007 a las 01:18
    Che... posta, deberíamos mandarte un par de bananitas dolca, de las heladas y de las comunes,y un par de macanos... que son lo mejor del planeta! dulcedeleche+chocolate!!!
    ORGÍA GASTRONÓMICA!

    besos!!
    Julieta
    Julieta
    07/02/2007 a las 01:05
    —...teta, cabsha, fantoche, shot, cubanito, concha, jorgito, milka, tubbi tres, tubbi cuatro, culo, aero blanco, minitorta de águila, teta, cabsha, fantoche triple —y vuelta a empezar.

    Me morí de risa cheee!
    Bueno compañero argentino, mi más sentido pésame por los kioskos... espero que pronto llegue alguien, un visionario que sepa ganarse el corazón de todos los españoles poniendo un gran gran kiosko.

    Tengo que comentarte que encima, hace ya 2 veranos, "Arcor" sacó una nueva línea de helados, sisi.. ahora la minitorta águila en helado, los chocolates tofi y block en helado,y muchisimas muchisimas cosas más! Los venden en todos los kioskos, y en los nuevos "Kiosokos-minimercados" de Arcor, que son la gloria de los dulces!

    Mucha suerte!
    Julieta.
    Rocio
    07/02/2007 a las 00:50
    y en Mercedes es tal cual, tal cual
    buenísimo, como todo lo que escribe Señor Hernán..
    saludos mercedinos
    euge
    07/02/2007 a las 00:48
    hernan: mira que me hiciste reir hoy! Lei tu trilogía, y la verdad te juro te juro y re mil juro que te entiendo.
    Yo llevo 8 años viviendo en México, y acá también llegó el dulce de leche de la lechera, pero no en envase con práctica válvula anti goteo, acá en la tierra del nopal (un hoja de cactus, y se la comen, por suerte le quitan las espinas, pero te juro que se lo comen!!!!) aca el ducle de leche viene en lata. Y recién hace 3 años que llegó esta "novedad"... y mira que en México habemos argentinos somos un toco también, de los que llegaron en los 70 exiliados y los que llegaron después de la crisis.. pero cuando yo lleguè, o te pasabas horas meneandole a la leche en el fuego o tirabas a la basura ollas oxidadas.
    De la carne, ni te cuento... le llaman parrilla a una cosa de metal donde ponen el carbón para que prenda y meten la carne a quemarse con el fuego a todo lo que da junto a las hojas de cactus.
    Se necesita una sierra electrica para cortarla o ponerla 3 horas a ahogarse en cerveza pa que quede algo suave.
    Y los kioskos... como los de allá no hay. Aca te venden dulces con chiles, chicles con chile, chocolate con chile, todo es chileeeee... una de las golosinas predilectas de los chicos mexicas son unos sobrecitos que traen chile en polvo!!!
    Me querès cómo pueden comerse algo que les provoca gastritis a los 10 años y no un maravilloso alfajor???
    Bueno eso, que no sólo en España existe un complot contra los argentinos...
    me hiciste reir mucho...
    Gracias por tu relatos, haces que se este mas cerca de las pampas...

    Florence
    07/02/2007 a las 00:20
    Che, pero esta trilogia no terminaba con algo relacionado con las batatas?
    Chaecho
    06/02/2007 a las 23:20
    Esselente!!!
    Laura Parodi
    06/02/2007 a las 22:45
    Hernán:
    Si bien lo pienso y me pone triste... Saco una conclusión positiva sobre la falta de kioscos:
    ¡¡¡como bajaría de peso!!!
    (eso de "esquivá los Kioscos", en mi caso, es 100% verdad)
    ¡¡¡Hay que ser muy pervertido para comer atún por la calle!!!
    No me bancaría ni mi propio aliento... sin embargo, el dulce aroma de las golosinas...
    puede enamorar a cualquiera...
    06/02/2007 a las 22:38
    Me encantan los caídos del catre como el del último comentario. Le hace honor al nombre.
    Sex Luthor
    06/02/2007 a las 22:31
    Nosotras, de quioscos, sabemos un rato: de hecho, los rellenamos! Si quieres saber de qué, visítanos.

    Y oye: cómo es que tienes tantos, tantos, tantísimos comentarios?

    El Equipo T
    sum
    06/02/2007 a las 22:24
    Loooco!!! Cuando tengo que parar a tomarme un café con leche con una "pasta" a eso de las 11 a.m, mientras circulo por las callecitas de mi "querida" Madre Patria... Es porque antes dí miiiiil vueltas buscando un quiosquito donde "el groncho" me venda un paquete de galletitas Mellizas, o en su defecto unas Rumba o unas Amor... Y NO ENCONTRE NI UNO!!!
    Santiago Osores
    06/02/2007 a las 21:35

    Muy buen texto Hernan. Las golosinas son parte de nuestra idiosincrasia, y muy creativo lo de exportar los quioscos, acá en capital hay tantos , que mejor sería que vayan pensando en ampliar el negocio.
    Olivia
    06/02/2007 a las 20:34
    Ana Perel ... ese sí que estaba surtido ...
     argenta
    06/02/2007 a las 20:21
    Ezequiel sí, de hecho los pico dulce son el único alimento que integra la canasta básica, que está como en 900 pesitos por mes para una flia de 4, lo que te da más o menos un promedio de 7 pico dulces por día per cápita.. no será muy balanceada la dieta pero el número le cierra "prolijito" al gobierno :)
    Ezequiel
    06/02/2007 a las 20:00
    Hace un par de días atrás, iba en el auto con gente camino a un boliche acá en Carlos Paz, y paramos en un am/pm de la YPF. Compramos puchos, y se me dio por comprar chupetines "pico dulce". Sabés cuanto me los cobraban a cada uno??? 1 peso hermano!!! Miré al empleado y me tenté muchisimo... le dije QUÉ??? Un pico dulce un sope?? están de la cabeza!! Así que me fui sin pico dulce. Una estafa a dos manos.
    Si tenes la suerte de encontrarlos allá cuánto te fajarían?? Dónde quedó el tiempo en que a lo sumo costaban 30 ctvos???
    Los pico dulce entran en la canasta básica familiar que mide mensualmente el gobierno??
     Facundo Catalan
    06/02/2007 a las 19:44
    LEJOS, PERO LEJOS, el mejor texto que leí desde hace mucho... estuvo todo bien con los metalampos y esas cosas, pero estaban faltando éste tipo de escritos, por los que justamente me enganché en Orsai.
    Cambiando de tema, es increíble cómo esas cosas que son tan cotidianas para nosotros, como la invasión quiosquera (kioskera, o como quieras decirle), el dulce de leche o el asadito del domingo se extrañen tanto.... o en otras palabras, creo que esta serie de textos que escribiste nos dejan la lección que muchos tratan de hacernos entender, pero de forma más sutil aunque no menos contundente: aprendamos a valorar lo que tenemos, mientras lo tenemos, y no al momento de perderlo.
    Saludos, aguante Argentina, y seguimos leyendo...
     argenta
    06/02/2007 a las 19:42
    No intenten convencerme de que todo eso que mencionan como similares y derivados son lo mismo que un Kiosco, si no dice kiosco no lo es!!!
    Por más sumisión en la pobreza creo que jamás podría poner uno.. hay que ser muy guapo y "prolijito" para encontrar algo en segundos en semejante amontonamiento de chucherías..
    DudaDesnuda
    06/02/2007 a las 19:33
    Te informo que hay una red de farmacias, "Farmacity" que están abiertas hasta las doce de la noche (dicen 24 Hs. pero no lo pude comprobar), te venden hasta la abuela y en las cajas tenés todo tipo de golosinas. Sí, también Bananitas Dolca y son muy prolijitos.
    Los quioscos que están por Bernardo de Irigoyen, te juro, no están atendidos por pobres. Ni hablar los de Florida o Corrientes. Es más, el turro que tiene un quiosco frente mi casa (Flores) se da el lujo de cerrar a las diez de la noche, el muy desconsiderado...

    Besos prolijos.
    Eliseo
    06/02/2007 a las 16:26
    Me aburroooooooooooo...

    Hernán,
    eres un crack!!! Un genio!!!

    Pero utiliza la energía para otra cosa que no sea llorar...

    P.D.
    el españó que se habla en España tiene también sus matices...

    un desprolijo es un guarro...

    Y por ejemplo la expresión "¡Pero, qué prolijito que sos!" se traduciría por "¡Pero, qué mariquita que eres!"


    pacoachaval (junior)
    06/02/2007 a las 15:16
    Muy bueno Hernan!! mi viejo me comento de tu blog, cada vez que hablamos me comentaba alguno de tus articulos. hoy "hueveando" en el laburo me lei como 15 articulos. A este ritmo de hueveo para el viernes los leo todos jeje.
    La verdad nunca se me cruzo por la cabeza que no existen Kioscos en España. Cuando viaje a Inglaterra pongo un "Kiosk" o MiniMarket jeje
    HORACITO
    angel
    06/02/2007 a las 14:33
    quiosco...cuando fui a Grecia aprendi dos palabras...una era "malaca" que quería decir pajero y la usan para putearse entre automovilistas...la otra es "quiosco"...me pareció raro que los argentinos hablemos en griego sin saberlo... a la vuelta de mi casa en Wilde había un quiosco que lo atendia un griego...toda una redundancia...era como ver a los gallegos en los almacenes o los ponjas en las tintorerias...igualmente ahora se llaman "maxiquioscos" y podes encontrar de todo...inclusive hasta los recuerdos. Casi como en este blog.
    Rosana de Valencia
    06/02/2007 a las 14:24
    Lo que más jode esno tener la comodidad del quiosco, ya no nos podemos quejar porque tenemos muchos productos argentinos, lo que pasa es que hay que ir a buscarlos al hipermercado, en Carrefour hasta tienen unos alfajores de maicena espectaculares!
    seburu
    06/02/2007 a las 14:13
    bestiaria, gracias por la aclaración.
    si a vos te parecen feos los quioscos con "melamina de haya", o solo la "haya", ahora a mí también.

    Konectada
    06/02/2007 a las 12:55
    Hernan,

    Obviamente no es lo mismo, pero en lo que encuentras el kiosko podras acercarte a algun "colmado" dominicano de los que si se que hay en Madird, por que los dominicanos no pudieron sobrevivir sin ellos. El colmado o su version mas moderna el "colmadon" es el mismo principio del kiosko solo que hay mucha mas bebida alcoholica, musica alta y sazones para la comida. Lo que es mas tienen delivery.
    ana
    06/02/2007 a las 10:36
    Todas sensaciones que los argentinos en España conocemos, por no decir los que alguna vez tuvimos el placer infantil de vender evanol desde atrás de las rejas, en el kiosco de la abuela... Ahora, la verdad sea dicha, en España sí que hay esas tiendas de "alimentación"-chinos (en Madrid) y de algún otro lugar del Lejano Oriente (en Barcelona)- que se acercan bastante al concepto del 'de todo un poco', incluso ofrecen golosinas (no hay, por supu, ni guaymallén de frutas ni bananitas dolca). Y en la Gran Vía de Madrid hay un auténtico kiosco argentino 24 horas (no sé tampoco si se llama LuMiSol, pero bueno, para el caso es lo mismo)... que vende alfajores, ginebra bols, yerba, biromes, dulce de leche mardel y mecheros bic.... Perdón... ¿cómo era que se llamaban en Mar del Plata? ahhh... sí, "polirubros"... Saludos, grazie
    LUNUNA
    06/02/2007 a las 09:58
    En la renfe, solo algunos de encendedores o biromes, pero pocos. Si te agarra hambre en el trayecto Cornellà - Vilafranca del penedés, agua y ajo. Mantecol si, en locutorios y bolichitos argentinos (bananita dolca tambien) a un euro
     Carolina Aguirre
    06/02/2007 a las 07:15
    seburu:
    Sí, es melamina de haya, no "madera clarita" (de madera no tiene nada, es laminado plástico y el haya es feísima) y hay empresas de equipamientos comerciales que hacen todo el mostrador y las carameleras. Todo bien horrible y cache, como esos que ves en las esquinas. Ves todo igual porque es de lo mas barato y standard.

    El tipo del Sofa
    06/02/2007 a las 04:32
    si hay algo que sigue siendo feo y esta cada ves peor... eso son los horoscopos de bazooka...
    Leos
    06/02/2007 a las 03:44
    Me encanto lo que escribiste, me siento totalmente identificado con eso de que mientras caminas pensas en que cosa rica te podes comprar en el quiosco!
    No se que haría sin quioscos y no me imagino la vida sin bananitas dolca o bocaditos Marroc. Así que a España no me voy a vivir ni en pedo, a menos que sea para ponerme uno.

    saludos
    Leo
    alicant4ever
    06/02/2007 a las 01:54
    En España si existen quioscos lo que pasa es que las cosas que ofrecen difieren un poco de las que se comercian en la Argentina, aunque si vas a una tienda de esas llamadas "24 horas" encontrás un sinfín de cosas más que en un quisco argentino e inclusive productos Made in Argentina entre otras nacionalidades.
    Prueben los residentes en el estado español a comprar en un 24 horas lo malo de estos lugares es sin duda el precio un poco desorbitado pero por el resto "migliores" que los argentinos....
    "prolijo" significa aseado, pulcro. de buen aspecto.
    Y sobre el fútbol y sus comentaristas el Andrés Montés de la cadena española la Sexta es un caso excepcional sus comentarios sobrepasan sobremanera al fútbol y van mas allá de la metafísica de los deportes hacia lo desconocido y sorprendentemente divertido e hilarante o aburrido y cansino según como se quiera mirar...
    Hitos
    06/02/2007 a las 00:48
    Donde vives tu Hernan, ¿que no hay quioscos? Cuando llegó la moda de las tiendas "Todo a 100" la idea ya estaba resuelta por los quioscos. Mi padre puso un quiosco cuando la cosa se puso fea en casa. Pero bueno , cambiando de tema, estoy totalmente de acuerdo contigo en los comentarios en la rádio que no saben de futbol. Cuando me casé apareció como daño colateral escuchar los comentaristas de deportes en la cama, ahora todas las noches me acuesto con mi santo y el de la morena. Mi santo se duerme antes te terminar la sintonía de comienzo del larguero y yo me lo trago casi enterito. Echo de menos cuando se hablaba de verdad de deporte y le tengo una manía al de la morena que no me deja dormir. Hoy la radio no funciona y no pienso hacer nada por arreglarla.
    Me encantó tu artículo pero no estoy de acuerdo con eso de que no hay quioscos en España, acercaté a un barrio o a cualquier pueblo y verás.
    Besos (que largo me salió esto)
    Española
    06/02/2007 a las 00:17
    Uyyy, me parece muy bonito lo que decís, muy bohemio e incluso romántico con un toque de nostalgia. Pero, ¿vender cosas como caramelos ya malos no es insalubre? No entiendo vuestro concepto de kiosco. Aquí lo que hay son tiendas abiertas 24 h que puedes comprar desde comida del perro hasta bombillas, lo que viene a ser un supermercado vamos. Y bueno, los fines de semana, y dependiendo de cada ciudad está "el mercaillo" que ahí si puedes encontrar de todo. Y no os engañeis, que lo que dice hernán está muy bien y muy bonito, pero dudo mucho que un ayuntamiento deje la venta ambulante y sin el control de sanidad, a no ser claro, que pongais un kiosco en toda regla con su licencia de apertura y todas esas cosas que son solo un sacadineros. Si fuera así de fácil y con el paro que hay en España más de uno nos habríamos puesto a vender cosas. Saludos desde España!
    dispuestoairme
    05/02/2007 a las 23:57
    Me quedé sin Turrones de 0,25.
    ayla
    05/02/2007 a las 23:38
    En peru se llaman bodegas.
    Haffner
    05/02/2007 a las 23:15
    1 Hay en la Madre Patria vendedores ambulantes-lease kiosko movil-en la RENFE como existian en el trayecto Constitucion-La plata,vendiendo alfajores Capitan del Espacio,herramientas varias y peines Pantera?

    2 se consigue el Mantecol en Catalunia?
    Javier
    05/02/2007 a las 22:01
    Aguanten los sugus de menta loco, si no les gustan, me los guardan pa' mi.....
    Che, así que no hay kioskos???? Y como hacés tipo 2 de la matina, cuando te pega el bajón??? Avisame, porque si lo de los alfajoes es cierto, me pongo a hacer ya una colecta para mandarte un container de guaymallenes triples.........
    chikarkas
    05/02/2007 a las 21:17
    Según yo estuvo muy bien la descripción de los kioskos argentinos y su importancia para los argentinos. Eres bueno para engancharlo a uno con tus descripciones de ese tipo Hernán. Es difícil no dejarse envolver por la carga emotiva y 100% personal que contienen.

    Pero creo que eso de que los españoles tienen una necesidad de la que no se han percatado y que tus compatriotas en problemas tienen una oportunidad solo era un medio. Supongo que amas a tu país y te gusta compartir el porqué, como en el monólogo de la película que mencionan algunos participantes.
    CARLA
    05/02/2007 a las 20:59
    Muy bueno como siempre...saludos...
    fede o
    05/02/2007 a las 20:55
    es que si es una trilogía pasa a otra categoría.

    tenemos a george lukas con star wars.
    tolkien!
    bleu, blanc y rouge.
    jota jota, mostaza y el beto.

    y a hernán con su reivindicación gastronómica.
    dispuestoairme
    05/02/2007 a las 20:47
    ESTA ES UNA HISTORIA REAL:
    Vivo en un pueblito, antes de que mi jefe me echara le alquilé el ciber y como no había movimiento a toda hora le adjunté un Kiokito. No me va tan mal, pero el mes pasado me fui de vacaciones y vendí casi todo y no recuperé.
    Sólo me queda (ademas del cartel que da vuelta con el viento con la palabra Kiosko en letras fluor) Guaymallen simple negro, Jorgito de fruta, Turrón de 0,25 Misky, Rocklets de 1 peso, Hamlet Blanco, Fizz super picantes, Menthoplus, Topline y beldent, Puchos: sólo Parisiens, Fosforos, velas, alikal, bayaspirina, curitas, gomitas de eucaliptus y de colores, Opera, Sonrisas, Vocación, Tulipán, Encendedores de 0,50, Criollitas y Surtido Blagley..... ahhh y velas La Ranchera.
    Voy a ver si levanto cabeza y compro algo más, pero crujo de seco!!!!

    Saludos Hernán (va para la revista) muy bueno!!!.

    maito
    lununa
    05/02/2007 a las 20:45
    Pavas hay, de las antiguas de aluminio con el pico curvo, lo que pasa es que no se llaman pavas (no se como coño se llaman) Se ven en los bazares viejos, eso si, cada vez menos (ahora los bazares son todos chinos)
    De productos argentos y golosinas, entre el bolichito de la calle del Carme y un paki que se puso a 3 cuadras de casa, la verdad es que no nos falta casi nada, hasta vino new age pudimos comprar. Lo que si es horroroso es que no haya nada abierto a deshoras, ni domingos... ¿sabés lo que es quedarte sin luz un domingo 6 de la tarde y no tener velas, darte la vuelta entera a Cornellà, Esplugues y Sant Joan Despí y volver derrotada a tu casa (y a oscuras) a las 10 de la noche? (No me hablen del Open Cor, en el baix llobregat están extinguidos) ¡Y a pata, porque no hay remises!!!
    Yo creo que lo que mas extraño es eso, llamarme un remis a cualquier hora y recorrer el mundo por 5 pesos, que el remisero me suba las bolsas del super, que me traiga los remedios de la farmacia... por no hablar de que, sacando la telepizza que es horrible, NADIE tiene delivery de morfi, ni de helado, ni de ná. Me hice cocinera desde que estoy en España, antes me traían todo de Pertutti, o del Noble Repulgue, o de la rotisería... ahora hasta la masa de las empanadas tengo que hacer.
    Yo creo que por todas estas comodidades que no hay, es que la gente se gasta la guita en playstations y teles de plasma
    Damian Profeta
    05/02/2007 a las 20:29
    Diozzzzz, cada vez que viajé fuera de Argentina sentí la misma angustia oral y la misma incomprensión a la hora de explicarles qué joraka es un kiosko y por qué es tan importante para nosotros.

    Saludos, el post es una joyita

    Damián.
    Maestruli
    05/02/2007 a las 20:11
    Parece que no puedo poner sólo "100" en el comentario número 100...

    Yo me quiero sacar las ganas!

    Y efectivamente, releyendo los comentarios de "Un asadito,...", se menciona a la batata, boniato, camote...
     olo mosquera
    05/02/2007 a las 20:09
    Es verdad, Maestruli: buena memoria.
    Maestruli
    05/02/2007 a las 19:59
    Lo que es ser dueño de blog y poder modificar todo a gusto y piacere...

    Recuerdo perfectamente que después del post "Un asadito, por el amor de Dios", vos prometiste que sería una trilogía. Eso lo cumpliste Hernán, pero dijiste que se iba a terminar con un alegato a la batata, o boniato como le dicen en España.

    Que alguien más corrobore lo que digo por favor. En fin, me sorprendo de mi memoria y me sorprendo que ese asadito haya sido hace más de un año. Me parece que fue ayer... que fue ayer que descubrí Orsai...
    grivok
    05/02/2007 a las 19:50
    Alberto José #49: Metete tu primer mundo en el culo? y no escupas para arriba? que la historia da vueltas? acordate que hasta hace unos años eran ustedes los que cruzaban el charco desesperados?

    Perdón a todos los demás lectores? pero me hizo enojar?

    Silvina #66 ya le contesto a Alberto #64 por eso a el no le respondo? pero quiero agregar que los taxistas fachos no representan a una sociedad? y fachos hay en todas partes? también en España?

    Martín #75? coincido con vos? ¿podríamos exportar alfajorcitos de maizena a España? ¿te prendes?

    Vampiro #77: Hay muchos comentarios de este blog que son muy buenos y aportan datos interesantes? como los que escriben quienes viven en otros países y encuentran similitudes a lo que dice Hernán? (en mi caso también me resultan interesantes los que suman datos? como por ejemplo el de Maestruli #80? ¿Cómo que no tienen pavas? ¿Eso es primer mundo Alberto José?
    Patricio
    05/02/2007 a las 19:24
    Sencillamente, brillante.
    Te lo digo como periodista, pero principalmente como ex dueño de quiosco.
    Me faltan un par de fracasos profesionales más en la Argentina y me voy para allá a darte el gusto de vender palitos de la selva pegoteados, leche vencida y cigarrillos por unidad. Esa pregunta no te la puede responder ningún español: ¿dónde puedo comprar fasos de a uno?
    Un abrazo.
    Patricio.
    Bart
    05/02/2007 a las 19:06
    Federanita:
    "esas de colores que vienen de diferentes sabores" todavía no diferencia el tipo de "gomitas" que pedía tu compañera de trabajo. ;-)
    argentalico
    05/02/2007 a las 19:05
    GENIAL!! Sobre todo lo referente al tipo de argentinos que hemos abandonado nuestro pais.
    Aqui en Italia, estan las tabaquerias, que se paracen bastante a los kioscos, pero como somos tan pocos los argentinos, encontrar algo de nuestros pagos, solo con lupa. Pero un dia en una importante cadena de supermercados encontre Dulce de Leche y Yerba, todo un acontecimiento.
    Imagino que algunos pasajes de tu relato, no caeran muy bien por estos dias a los españoles, pero si todavia no lo han digerido, creo que moriran atragantados. Un abrazo!
    Lalodelce
    05/02/2007 a las 19:01
    Estos post de comparación sociológica entre Argentina y España son de los mejores. Además de bromas aparte son un reflejo bastante acertado de la realidad social de cada país.

    Y sí que eres popular, porque en lo que me tardé en leer el artículo saltaste de 10 comentarios a 89.
    javier galarza
    05/02/2007 a las 18:59
    "si yo tuviera un hijo le daría un solo consejo: cuidate vos porque el estado siempre te va a dejar solo". me lo dijo un kiosquero, claro, en la avenida corrientes de finales de los 90, camino a callao.
    Federanita
    05/02/2007 a las 18:53
    Una compañera de laburo fue a uno de esos "drugstore" y pidió GOMITAS. Ante la cara del vendedor, explicó "esas de colores, que vienen de diferentes sabores".. (sin comentarios)

    mariodom
    05/02/2007 a las 18:27
    Por favor al que se le ocurra instalar un kiosco, asegurese de que tenga suficiente provision de Vauquitas!








     Marcela Antonia Gaitan
    05/02/2007 a las 18:26
    Hernán, muy bueno este artículo.
    De la trilogía mencionada, me pareció "España, decí alpiste" el más impactante y divertido.

    Saludos.
    ORMMAG.
    caro
    05/02/2007 a las 18:12
    DIOS MIO!!!!!!!!!!!! que real, que increible que bien contado... me siento TAN identificada...
    segui asi hernan sos el mejor.
    Gori
    05/02/2007 a las 17:49
    Lamentablemente a algunos de estos locales ya no les ponen KIOSKO, sino Drugstore, Drugstor, o Dragstor en su defecto, y los nombres como LiKioMer (Librería-Kiosko-Mercería) o Yoni's han sido sustituídos por Moe's Tabern, Krusty o Fido Dido. Triste, no? Como que se corte la luz cuando estás en el baño con la segunda actividad o como un hombre de 50 años lavando sus calzoncillos en una pensión con jabón Federal. Un abrazo! ... PD: A las golosinas le llaman chuches, verdad?
    sibila
    05/02/2007 a las 17:07
    estimado: acabo de leer su metáfora del quiosco. acabo de leer argentinos, pobreza, exilio, fracaso... acabo de leer SOCIEDAD ARGENTINA ... y voy a necesitar kilos de chocolate (dicen que actúa como antidepresivo) para sacarme el nudo que tengo en la garganta.
    es usted un hombre lúcido, hernán. muy lúcido.
    gracias por sus artículos.
    Paco Achaval
    05/02/2007 a las 16:20
    Otro derivado:
    Emprolijó: argentinismo que se refiere a la acción de corregir al desprolijo/a
    Ej.: Este Paco era un desastre de muchacho, pero cuando se casó, la Yanet lo emprolijó bastante.
    Y no nos vengan citando a la Real Academia, que últimamente aceptan cualquier palabrota, je, je.
    ana
    05/02/2007 a las 16:10
    Ey aquí! Yo vivi en un kiosko. Sobre unos palotes, para que el mar pasara por debajo, en una playa tranquila y alejada en la Patagonia. Vendía agua fresca y aquello que olvidaste en una tarde de playa (rollos de fotos, yerba, galletas) preservativos para las urgencias.
    Me negué a los caramelos, golosinas en general, por los papelitos, porque también tenía que limpiar esa playa. ¡¿No tenés caramelos?! Un kiosco sin golosinas es como un barco sin capitán... me decía enojado un amigo. Espero que la humanidad me absuelva antes de llegar a Satanás.
    lerele
    05/02/2007 a las 16:07
    a mí lo que más me impresionó de buenos aires es que no saben (nadie) lo que es un caballo. nunca han visto uno. ni un ascensor ni mucho menos un paraguas. les pregunté a todos y nadie sabía lo que eran. y si quieres comprar una pizza por la noche te tienes que ir a una ferretería de guardia.
    estoy seguro de que muchos españoles se han sentido como yo, caminando con nostalgia por esa hermosa ciudad recordando aquellos paraguas de la patria que tan bien protegían de la lluvia. me envolvía una terrible melancolía, pero lo peor era no poder contárselo a nadie...
    pal
    05/02/2007 a las 16:04
    nosénosénosé... primero porque en Mallorca hay mucho mesero argentino... no sé si además son siquiatras, y en la construcción, de eso también hay.
    Lo otro es que una vez en Madrid, en día domingo y partiendo para Holanda (por decir algo), mi marido alemán, sin champú y sin botón de la camisa no sabía que hacer, y yo le dije: esto es latinolandia, seguro que si no hay kiosko, por lo menos hay una vecina con un almacencito de porquería abierto, y sinó, le tocas el timbre y atiende... así no más fué, y que existieran las "calugas" de champú casi le hizo creer que yo era clarividente... claro Lavapies es un barrio popular... o yo soy clarividente, puede ser. Ahora lo que se dice un kiosco, tienes razón casi no quedan. Y en Alemania serían "las tiendas de la tía Ema", pero se las llevó el trámite, los impuestos y esperemos, el alto nivel de vida (ojalá lo último, ojalá) y nos dejaron los todo a 2?...

    Y Sebu: tenía un amigo uruguayo (casi arquitecto, casi...) que soñaba con ponerle un kiosco a sus papis en... Berlín!!!! juraba que los viejos se forraban! Ah! Y no tendremos los Kioscos de uds. pero y lo buques maniceros? ah? y las botillerias, claro...

    Otrosí: la familia deprimida, y eso es cuestión de buscarlas entre los gitanos en España. Es facil. porque viven en barrios bien definidos. Porque los chinos de la esquina en Barcelona, no están deprimidos, eso fírmalo.
    Ranchapart
    05/02/2007 a las 15:57
    Como decía el poeta español Evaristo Páramos Garcia : Los pobres que nos invaden, joderán tu identidad. El español es así, no hay por que cambiarlo, dije yo, comiendome una Rodesia.
    Albert
    05/02/2007 a las 15:53
    Paco (#23),

    Yo soy español y no hay manera que entienda el significado de la palabra "prolijo", tuve una novia uruguaya y me lo intentó explicar y fui incapaz de entenderlo ;-)
    Maestruli
    05/02/2007 a las 15:48
    Lo que yo aluciné con los españoles es que no conocen lo que es una pava. No es cuestión de sinónimos o jergas. No conocen ni la palabra ni el objeto. Preguntándoles dónde calientan el agua, responden "en una olla!". Para preparar un té es lo más incómodo del mundo. En fin.
    Gi
    05/02/2007 a las 15:48
    Recuerdo la primera vez que me di cuenta que no me entendían cuando decía "prolijo"... y fue en una peluquería! me quería matar, me dejaron el pelo como cortado con los dientes.

    Los kioscos Hernán, son la cosa que más extraño! lpqlp!
    Cada vez que alguien viaja le pido "un viariadito de kiosko"...

    Te entiendo... cuánto te entiendo!
    perto
    05/02/2007 a las 15:44
    Bueno, si los pobres de argentinas tuvieran la posibilidad de tener un kiosco, entonces la clase media viviría en los country y vacacionaría en Europa.
    Casciari, en argentina los pobres son pobres de verdad, no los que verás en Barcelona.
    banpiro
    05/02/2007 a las 15:42
    Normalmente antes de poner un comentario en un blog me leo los anteriores... pero los tuyos siempre estan saturados y llenos de saludos y yo primer, yo segundo, yo decimo noveno, me escantan tus articulos, etc... asi que paso de leermelos y puede que lo que dire ahora ya lo hayan dicho.

    Es cierto que en barcelona y en madrid casi no hay quioscos, solo de prensa, pero esos KIOSKOS argentinos que describes SON MUY COMUNES EN CASTILLA , puede que no halla tantos, pero en mi pueblo( medina del campo,valladolid) hay cuatro pequeños en la plaza mayor y almenos 10 o 20 grandes por toda la ciudad y si, el kioskero suele ser un viejo, oun drogata o una señora mayor o culaquiera de esa fauna que solo tienen en comun el ser kioskeros y tienen de todo desde frutos secos y gominolas a tabaco, revistas, dusces, sanguiches, creveza y refrescos, mata ratas, bengalas, petardos,excrementos de broma de plastico, pelotas de playa(en castilla que esta a 300 km del mar), etc.
    No estan abiertos siempre, pero puedes encontrar alguno hasta las 12 o una de la mañana los fines de semana y hay uno que incluso ha puesto por fuera UNA MAQUINA EXPENDEDORA DE SANWICHES, PATATAS,CHOCOLATINAS Y BEBIDAS para que lo puedas comprar a cualquier hora aunque esten cerrados.

    Asi que en conclusion no es que no haya kioskos en españa es que no los hay en las grandes ciudades... o si los ahy mas en los barrios perifericos que en el centro, aunque en el centro lo que hay ahora son chinos y pakistanies que ocupan un nicho biologico similar.
    Pau
    05/02/2007 a las 15:41
    aca también hacen falta kioscos, o quiscos o kioskos.
    Aunque también harian falta veredas para caminar y vidrieras para ir entreteniendose entre kiosco y quiosco.
    Aca en Quito todo se hace en auto. Y si no tenés auto no podes comprar el diario. O bien es peligrosisimo, porque los vendedores de diarios estan parados en medio de las avenidas esquivando 4*4's y tragandose todo el humo negro de los colectivos. Andá a pedirles "el comercio"!!!.
    en fin, si sobra algun quisco... venga, venga!
    Martín
    05/02/2007 a las 15:36
    4 alfajores x dos euros !!!! Un regalo ??? Mierda, lo que es el primer mundo, eso es rentabilidad, hoy mismo cierro el kiosco.

    El post: un nugatón con fanta.
    mint
    05/02/2007 a las 15:33
    Hernán, Hernán, te olvidaste de otra característica de los argentinos, el llegar tarde. Tu 30 años como mínimo. Había kioscos, aquí en Barcelona les llamábamos barraquetas, mi abuela tenía uno delante del Apolo, en el Paralelo, y en mi barrio, la Barceloneta, había una decena. Vendían pipas, tramusos, chufas, quicos, envueltos en papelinas, unos dulces de pan de higo (que no recuerdo como se llamaban), caramelos darling, cigarrillos de matalauva para niños (nunca supe lo que era la matalauva), pegamento, canicas, petardos cuando las verbenas, gomas bajo mano y todo el tabaco que entraba de contrabando por el puerto, cigarrillos sueltos o en paquete, creo que hasta una vez compré un paquete de tabaco argentino, creo que se llamaba joquey. Pero vino una cosa que se llamaba desarrollo y se le llevó. Paciencia, también llegará a la Argentina.
    Fëarandir
    05/02/2007 a las 15:30
    Muy bueno y muy hilarante este artículo, Hernán. Me causó muchísima gracia eso de que olvidar el aroma de la bananita dolca es peor que olvidar el rostro de las madres.
    Sin embargo, y venido en criticón, me pareció que los últimos 3 o 4 párrafos fueron más una necesidad de alcanzar la cantidad de líneas que un aporte a lo argumentativo o lo narrativo.

    Justamente estoy pensando trabajar una temporada en España cuando termine mis estudios univeristarios, así que imagino que podré comprobar ese horror que describís ("Sin pancho y sin alfajor al argentino se le rompe el corazón" :P).

    Un abrazo!

    PD: Que no haya películas subtituladas debería ser considerado un crimen de lesa humanidad.
     Inimpus
    05/02/2007 a las 15:19
    Me olvidaba, para los que viven en Barcelona o cercanías:
    Churros con dulce de leche: en la churrería que está en la esquina de Mallorca con Sicilia, atrás de la Sagrada Familia.
    Productos argentinos (algo): en carrefour o en un negocio que está en la calle del carmen casi la rambla, en el raval, creo que se llama La Pampa.
    Yerba barata en el colmado que está en Aragón con Rambla Catalunya.
    De nada. A ver si nos ayudamos entre todos a hacer más digna nuestra exiliada vida.
     Inimpus
    05/02/2007 a las 15:08
    Alberto (#64), no es que extrañamos las cosas que hacen miserable a nuestro origen. Extrañamos los puntos de contacto con las mini rutinas, como comernos un alfajor cuando salimos del laburo, o pasar por el quiosco de la otra cuadra a comprar una birome (léase boli) para ir al colegio, o para comprar ibuprofeno o aspirinetas o alcohol fino porque se terminó y son las 12 de la noche. O porque tu mujer embarazada tuvo un antojo y quiere comer un Aero (chocolate aireado) a las 3 de la madrugada.
    No es la nostalgia por los motivos que llevan a la gente a poner quioscos ni (creo) los mismos quioscos, sino el agujero que te queda en la rutina cuando los sacás.
    Y sí, cuando vi Martín Hache entendí qué era eso que me faltaba. El único que silbaba por la calle era yo.
    Germán
    05/02/2007 a las 14:58
    Hernán

    ya sé que no hacés posts a pedido... pero igual me gustaría que hicieras uno sobre los churros españoles y el porque carajo no le ponen dulce de leche adentro.... Después de 7 años acá todavía no logro entenderlo... con lo bueno que están !!

    Chau !
    claudio
    05/02/2007 a las 14:47
    prolijo, ja.
    (Del lat. prolīxus).
    1. adj. Largo, dilatado con exceso.
    2. adj. Cuidadoso o esmerado.
    3. adj. Impertinente, pesado, molesto.

    real academia española
    Germán
    05/02/2007 a las 14:44
    Gracias Hernán por tanta revindicación !!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    Cada vez que salgo del laburo con hambre pienso "donde mierda habrá un kiosco que venda alfajores ??" y 1 segundo después me acuerdo que estoy en Barcelona, y acá no conocen eso !!!
    Y tampoco el poder de síntesis, porque para qué carajo se necesitan 30 tipos de negocios diferentes si con 1 solo kiosco el consumidor encuentra todo en el mismo lugar ?????????

    Te paso un chivo: este finde mi jermu encontró unas bandejitas con alfajores de maicena (super grandes ! con un montón de dulce de leche !) en los supermercados Keisy. 4 alfajores x 2 euros !!!! un regalo !!! Están buenísimos !!!
    No sé si tenés alguno cerca de tu casa, pero hay uno al lado del centro comercial de Glories...

    Salu2 !!!
    cruptora
    05/02/2007 a las 14:35
    A ver si número bien...
    Gaseosas, toda linea pepsi, coca y cordoba, todos los tamaños...
    Alfajores, las de las marcas conocidas y los de 15 centavos. Caramelos, sugus, media hora, palitos de la selva, acidos, gomitas, yapa, gallinitas, chupetines, chicles y todo tipo de golosina moderna de bajo costo. Galletitas en paquete y galletita en caja, esas que se venden sueltas.
    Leche, pan, carbón, cebolla, shampoo, purecica y toallitas femeninas. Hilo, agujas, invisibles, goma de borrar y lapicera bic. pilas, terma y tia maria en petaquita. Curitas, geniol e ibuprofeno.
    Todo esto y muchos mas, en el kiosco de la esquina, ese que solo atiende por la ventanita y esta rodeado de posters de gaseosas con sus precios.
    Y esta tan cerca y a la vez tan lejos, media cuadra...

    Mi sentido pesame a los españoles...
    Silvina
    05/02/2007 a las 14:27
    Otra magistral forma de mostrar que cosas que damos por sentadas pueden convertirse en otro agujerito más por donde se cuela la nostalgia...es que somos así, como un tango...uno bien llorón.

    Yo espero que nunca desaparezcan los que quieren salvarse con el quiosco en la ventana y que alimentan nuestras ansiedades cada 20 metros.

    Alberto: a vos también te extrañaría....siempre hay un amargo... :)
    Claudio
    05/02/2007 a las 14:19
    Que voy a decir si esta todo dicho, sos un maestro hernan, como siempre termino de leerte con un lagrimon reprimido un nudo en la garganta y esquivando la mirada de todos mis compañeros españoles que jamas entenderían el sentimiento que generas en mi... Gracias
    Alberto
    05/02/2007 a las 14:14
    Hola Hernan.
    Como siempre el nuevo post esta muy bien escrito, pero quisiera comentarte que particularmente no me conmovio. Se que esta cargado de humor y que tiene mucho de ironía pero debo reconocer que normalmente no suelo entender esa típica nostalgia argentina gracias a la cual el emigrado extraña cosas inexplicables (como la tristeza de una sociedad que se ha rendido tras la ventanita de un "kiosko"). Muy a lo "Martin H", donde Martín Echenique (Federico Luppi), decía con los ojos llenos de lágrimas en su vida española que extrañaba las asoteas de buenos aires y el silbido de la gente en la calle. Son esas cosas que no entiendo como alguien puede extrañar. Es como si me dijeras que extrañas a los taxistas fachos que dicen que con la dictadura estabamos mejor. O es que el problema es mio y en realidad se puede extrañar eso que hace de nuestro pais de origen un pais miserable. A lo mejor sucede cuando uno no ha logrado convertirse en un miembro más de su nueva casa. No lo se. Yo vivo hace 12 años fuera de mi país y se lo que es la Morriña del terruño. Pero nunca extrañe esas cosas que me daban lástima.

    Abrazo
    Alberto.-
    fede o
    05/02/2007 a las 14:08
    y además están los drugstores, especie de kioscos pero más conchetos, muchos de ellos abiertos las 24 horas.

    olvidate de comprarles a las 10 de la noche el mapa político de américa que necesitás para el día siguiente. pero tenés todas las golosinas en buen estado incluso en verano, ya que por lo general tienen aire acondicionado, y alguna cosita importada, cerveza o cosas raras.
    fede o
    05/02/2007 a las 14:02
    hernán,

    en buenos aires, en estos últimos años los autoservicios chinos se reprodujeron como conejos.

    los kioscos de los que hablás siguen vivos en los barrios, pero tenés que agregarles estos chinos, y sus quichicientos millones de boludeces que tienen desparrramadas alrededor del que te cobra.

    además los hijos de puta están siempre abiertos. pero siempre.

    yo tenía uno cruzando la calle. ahora me mudé, y el más cercano lo tengo a dos cuadras. no tiene nombre lo que me cambió la vida.
     Carolina Aguirre
    05/02/2007 a las 13:58
    Me encantó. Yo recuerdo querer enviar una carta en España y enloquecer porque no encontraba un quiosco-estafeta-locutorio. Igualmente, lo de la repostería sí me afecto: SUS CHURROS ESTAN RELLENOS DE CHURRO. Qué ocurrencia, por favor.

     olo mosquera
    05/02/2007 a las 13:52
    Una posible definición rioplatense de 'prolijo' y sus derivados.

    prolijo, ja.
    (Del lat. prolīxus).

    1. adj. Dicho de una cosa: que ha recibido buen orden, mejora o recompostura.
    2. adj. Aquel que tiene por costumbre el orden estético y la pulcritud.

    emprolijar

    1. tr. En peluquería, rebajar el cabello sin deshacer la forma anterior.
    XavMP
    05/02/2007 a las 13:50
    En Santiago de Compostela hay algo muy parecido a un kiosco, venden los diarios y enfrente hay una dulcería...

    es de un argentino.

    Cosas veredes.
    ANI
    05/02/2007 a las 13:49
    Muy bueno, estos son los que más me gustan, te salió RE PROLIJITO.
    En una visita que hice a España no me entendían cuando decía RECIEN, a vos te pasó?
    Carito
    05/02/2007 a las 13:41
    Com 44 y 45 un posible sinonimo de "prolijo" puede ser "aplicado" u "ordenado" depende a que se haga referencia.
    malena de alemania
    05/02/2007 a las 13:33
    SIII yo sufro de lo mismo, tengo que comprar las golosinas en el supermercado y me agarra culpa.. no es lo mismoque te den una bananita dolca en un vuelto, que ir al supermercado y comprar dos euros de bananitas rellenas con jalea, que seguro, te las comes todas juntas en el mismo tiempo que te comiste una sola bananita dolca caminando del kiosko a la casa. Y acá hay imbiss, que son sucuchos adonde te venden salchichas de viena, cerveza y cafe... pero no hojas canson, pañales, ni yerba, lamentablemente. Y abren solo cuatro horas al dia. Otro desproposito. Y tampoco tienen cartelitos que dicen hoy no se fia mañana sí, ni la lista de los morosos del barrio!
    Paco Achaval
    05/02/2007 a las 13:32
    Cuantas verdades!, cuanta filosofía!, GENIAL loco!.
    me mató "Nuestro ritmo mental", que exactitud!, pero te aclaro que en las mujeres argentinas, (lo aseguro por mi larga experiencia matrimonial), es idéntico salvando algunas diferencias, bueno... hay excepciones como en toda regla.
    Por nuestra zona ya vamos por Cyber´s o Polirubro, que no es lo mismo pero es igual, je, je!. Además usamos mucho el diminutivo: "prolijito".
    Y tiene mucha razón el Nº 39 Nacho:, en Argentina el kiosko es posible , porque abres la ventana de tu casa y recién a los seis meses (si no quiebras antes!), tramitas todas las habilitaciones y permisos!.
    Nakio
    05/02/2007 a las 13:32
    Muy bueno Hernán!
    Sólo quería indicar, que en Madrid los kioskos se llaman 'chinos', y en ellos puedes comprar dulces, salados, clavos y cuadernos a cualquier hora. Eso sí, en vez de alfajores tienen fideos con el dibujo de un dragón en la tapa.
    Es extraño que los que comentáis nos los hayáis visto porque hay uno cada 27 metros :)
    En cuanto a prolijo, todo el mundo la conoce aquí, pero este sentido: http://tinyurl.com/yvx4ko
    ¿Alguien puede definir cómo se usa en Argentina? Gracias!
    Carito
    05/02/2007 a las 13:31
    Perdon, si me voy a probar suerte a España lo unico que puedo cobrar son 20 euros???
    Ángel Leyto
    05/02/2007 a las 13:23
    Grande una vez más, Hernán.
    Disfruto mucho con tus artículos. ¡Escribe más a menudo!
    Quiero invitarte a mi blog donde pretendo destrozare la literatura. Un abrazo,
    Ángel Leyto
    Madrileño
    05/02/2007 a las 13:22
    A ver, yo vengo usando toda mi vida la palabra "prolijo" como, más o menos "que se demora innecesariamente en numerosos detalles", o algo así, ustedes me disculparán el tono diccionarial. Es prolijo lo que sobreabunda en nimiedades. Es cierto que en España es una palabra inusual, con pinta de culta y poco coloquial, y que la gente tiende a ignorarla o a usarla poco. Pero cuando la usamos, la usamos así. El Diccionario de la Academia (aquí genuflexión), por su parte, da de "prolijo" las siguientes definiciones:
    (Del lat. prolīxus).
    1. adj. Largo, dilatado con exceso.
    2. adj. Cuidadoso o esmerado.
    3. adj. Impertinente, pesado, molesto.
    todas ellas tan parciales, inexactas y alejadas tanto del significado etimológico como del uso real como tiene por costumbre esta Santa Institución.

    Y ustedes, mucho llevarse las manos a la cabeza y mucho aspaviento sobre la ignorancia de los gallegos pero ¿alguno sería tan amable de informarme, por favor, de qué quiere decir exactamente "prolijo" en Argentina y de cómo lo usan?
    Si no es mucho pedir, digo.
    TíaGanga
    05/02/2007 a las 13:17
    Gordo, se nota que lo que más extrañás es todo lo que sea comestible!!
    Alberto José
    05/02/2007 a las 12:39
    Muy bueno el texto, como siempre.
    En cuanto a los kioscos, creo que aquí (España) no funcionan porque los nichos de mercado están todos cubiertos. Están las grandes superficies (Carrefour, Alcampo, Eroski, etc.), luego las medianas pero más próximas (Mercadona, Lidl) y las cadenas pequeñas tipo Dialprix o Maxcoop, que son más pequeñas aún pero con muchos puntos de venta. Yo creo que no hay lugar para los kiscos, aunque es posible que me equivoque. Igual arriesgarse a cruzar el charco para poner uno y cubrir las necesidades de Hernán me parece un desatino. El autor de este blog tendría que aceptar que dentro del precio que paga por vivir en el primer mundo está cambiar la Vauquita de dulce de leche por el montadito de tortilla.
    Un abrazo.
     Interior
    05/02/2007 a las 12:35
    Eso , eso, pongan Kioskos , todos los que quieran, que después voy yo y pongo una "despensa" y le rompo el culo a todos....Já, no tienen visión, otra que Manolito.
    Diegorotava
    05/02/2007 a las 12:26
    Hola Hernán:
    Estoy seguro que si buscas un poco encontrarás muchos sitios parecidos a tus queridos quioscos, sobre todo en pequeños pueblos. Donde yo vivo, el quiosco de Anita es una institución. No cierra ningún día de la semana, está regido por Anita, una señora en sus setenta, flaca y con un espíritu de acero. Es el lugar donde comprar emergencias: pilas en pleno día de Reyes, la tarta que se te olvidó comprar antes, preservativos, un carrete de fotos, papel de liar, cartones de cigarros a buen precio... y todo ello en un pequeño local de forma triangular donde lo más ancho es la puerta.
    fonzie
    05/02/2007 a las 12:20
    vauquita jauja (que ahora se llaman vaqueritas pero son iguales), sugus confitados (en cajita) topolin sorpresa, las manón de 4, los bombones felfort, los paraguitas de chocolate, el tofi, mmmmmmmmmmmmmmmmmmm.
    se nota que hace 11 años que vivo en otro pais no?
    aca en chile, salvo las estaciones de servicio, no hay quioscos tan surtidos.
    saludos hernan.
    Mariano
    05/02/2007 a las 11:59
    Ana, encontraste un sinónimo que sea a la vez aplicable y explicativo de "prolijo"?
    cual es decime por dios?
    05/02/2007 a las 11:56
    El día que descubrí que los españoles no usan la palabra "prolijo" en el mismo sentido que nosotros y que la palabra "desprolijo" ni siquiera existe, me llevé una de las sorpresas más grandes de mi vida. ¿Cómo una palabra tan normal puede no significar lo mismo? Lo peor de todo fue que, además, me encontré con la dificultad insuperable de explicarla y, aún peor, encontrarle un sinónimo. Hay que incorporar lo más pronto posible "prolijo" al DRAE, y en la acepción argentina del término. No sólo nuestra lengua es infinitamente más pobre sin el conocimiento de esa palabra, sino que el 80% de las discusiones domésticas se queda sin explicación.
    animal
    05/02/2007 a las 11:30
    Yo dos cosas cuya ausencia soporto mal son los taxis y sí, las tiendas. Vivo en una ciudad australiana muy bonita pero jartísima donde la única tienda que hay cerca es un convenience store con, obviamente, dueños chinos. Ese es una aberración del concepto de tienda colombiana y de, según leo, quiosco argentino: no venden ni trago ni cigarrillos sueltos, no hay teléfono monedero, cierran temprano y la gente que va es aburrida.
    Y sí, claro, taxis hay, pero no al alcance de la mano y menos del bolsillo. Y no tienen la adrenalina de estar pendiente que no te asalten...
    En fin... el desarrollo, como lo sostengo desde hace tiempo, es aburrido y tan desabrido como estas monas con parodias de caderas. Sin crisis ni problemas ni mestizajes la vida... qué puede ser la vida?
    Bart
    05/02/2007 a las 11:07
    Mariano #40

    Posiblemente es que no somos prolijos en nada.
    O quizás desconocemos su significado. ??dijo Bart, rascándose los prolijos.
    Van Leider
    05/02/2007 a las 11:05
    "...Los cigarros los encuentra en el estanco, el hilo en la tienda, los libros en los supermercados..."

    Jejeje !qué adoquines somos los galleguitos de la calle pero qué prolijos sois los albicelestes! Mis posts favoritos son cuando te entra la morriña o cuando te ríes de España, este es francamente gracioso. De todas formas creo que te hace falta moverte un poco por el resto del país, tu visión desde BCN es sesgada, allí abunda la gente con los mismos defectos de los españoles y además, los de los franceses, mal que les pese.

    Mariano
    05/02/2007 a las 10:46
    Dale, abramos uno en la boca del subte de Pza. Urquinaona, vamo y vamo, seguro nos llenamos de guita. Igual ojo que sobre Ferran ya hay un argentino que se avivo y bajo el titulo de "Chuches" se puso un kiosko.
    Y ya que estamos, alguien me puede explicar porque carajo no usan la palabra "prolijo" aca???
    Nacho
    05/02/2007 a las 10:20
    En España has de hacer tantos trámites para abrir una maldita tiendecilla que estás muerto antes de acabarlos.

    Y si vendes comida por la ventana de tu casa vienen:

    1º las mafias y te pegan una paliza porque ni eres chino, ni paki, ni de ninguna otra mafia

    2º la Agencia tributaria con su 35% de Impuesto de sociedades te arruina, más el 16 % de iva, más la seguridad social de 200 euros...

    3º la inspección de sanidad que te mete una multa y te encierran en la cárcel por no llevar gorrito higiénico y guantes, donde te sodomizan y te drogas para olvidarlo.

    4º el servicio social se lleva a tus hijos a una casa de acogida formada por una pareja pederasta.

    Así que más vale, si eres pobre en España, VIVIR DEL PARO, que es gratis y no acabas pinchándote en un parque, pensando qué habrá sido de tus hijos.
    dosdedos
    05/02/2007 a las 09:47
    Acá en Madrid está el Kiosko City, abierto las 24 horas, que además tiene Prestopronta, Termos Lumilagro y biszcochitos de grasa (criollitos cordobeses todavía no, pero hay una panadería argentina en el mercado de Pacífico donde tengo casi convencida a la señora de que me haga unos).

    Si querés alfajores (creo que tienen hasta Jorgito) avisá que te consigo y te mando ¿eh?
    Xtian
    05/02/2007 a las 09:27
    Hernán, sos un capo. Eso de los nombres con la concatenación de las primeras sílabas de los tres hijos menores demuestra, de ahora y para siempre, que sos un capo. Y encima hay tres o cuatro joyitas más en este post. Este post me lo llevo, envolvémelo para regalo.

    oscar
    05/02/2007 a las 09:11
    Lamento discencir, pero los Kioskos han existido siempre (hasta la llegada del todo a 100), eso si orientados a los niños y estrategicamente situados en las inmediaciones de un colegio.
    En estos Kioskos uno puede proveerse, de cromos, chucherias, albumes, y jueguetes de como mucho 50 centimos.

    Lo que tu describes como Kiosko aqui se conoce como "Colmado" y es un lugar donde sirven desde licores a pasta de dientes.
    Por desgracia en las ciudades cada vez es mas dificil verlos, aunque se mantienen en los pueblos pequeños.
    Bart
    05/02/2007 a las 08:42
    Siento tu añoranza por los quioscos, pero paciencia, todo llegará. Estamos evolucionando. De momento los vendedores de nuestros puestos callejeros de chuches ya son gente gris, con cara de mala folla. De aquí a nada llegará el alfajor.

    De la cadencia de tu ritmo mental no distingo las cosas que son para comer de las que son para follar.

    Y ¿qué son panchos con savora? ¿panchos con sabor a ...?
     Inimpus
    05/02/2007 a las 07:56
    Es verdad... hice un estudio entre gente conocida, y de 45 personas sólo una conocía la palabra "prolijo". ¿Cómo se hace para hablar sin usar ESA palabra?
    Hernán, todos los vicios (Yerba decente, bizcochitos con grasa, bananita dolca, alfajores Terrabusi o Havana o Fantoche, dulce de batata, dulce de leche que no sea La Lechera, etc.) los consigo en los locutorios de argentinos. Son lo más parecido a un quiosco pero con un público más variado (todos esos que mencionás al principio) que no tiene ni idea de qué se tratan todas esas cosas.
    El otro día había Merengadas y les compré a mis chicos, y ¿adiviná qué hicieron? ¡Le sacaron la goma, se la comieron y después se comieron las galletitas! Y eso que nunca las habían probado ¡Es genético!
    Te acompaño una vez más en el sentimiento.
    Gracias...
    VeRa
    05/02/2007 a las 07:30
    Por Dios, Hernán!! Ni siquiera estuve fuera del país mas de un mes (y fueron vacaciones en Uruguay!) y ya siento el acicate del exilio en tus posteos...
    ES MAS! sufrí algunos de los efectos del sindrome de abstinencia del dulce de leche y rajé para la heladera antes de sentarme a comentar!
    Es espantoso imaginar un barrio sin kioskos!
    Me mató la afirmación : "El día que el español conozca las ventajas de los quioscos es posible que se convierta en una raza entretenida."
    pero claro!! ahora me explico ciertos "defectillos" de mis amigos españoles!!
    Ahora también me explico el espantoso desconcierto que le causaba a una hispanica veraneante las respuestas variopintas de mis amigas a la pregunta "voy hasta el kiosko...alguna quiere algo?" Los pedidos eran del tipo : "Traé unos Jorgitos. Una crema enjuague. Aspirinas. Caramelos mumú. Papel A4"

    Che, yo mejor, ahora que lo pienso, largo es posgrado y me mando a Barcelona, llevando bananitas Dolca para los Hernánicos extrañadores. :-)
    Diego A. Rotés
    05/02/2007 a las 07:04
    Es verdad, como dice arboltsef, en México también hay montones de tienditas, los quioscos son donde venden los diarios. Y como lo pide juano, uno en Buenos Aires extraña el ají picante que en México se llama chile y las empanadas que en México se llaman pastes. En Emilio Mitre, me parece, hay un super de chinos que vende ají picante, pero seguro habrá más.
    Otháner
    05/02/2007 a las 06:39
    Genial, Hernán!
    Como dice arboltsef (#29) aquí en México tenemos nuestras tienditas, y tenemos una cada veintena de metros, y como se extrañan, y cómo se odian los 7/11, los oxxo, los efips y todo establecimiento franquicia 24/7..
    En provincia aún las tenemos, pero en las capitales tienden a desaparecer.. qué desgracia!
    05/02/2007 a las 06:19
    todo eso de lo que hablas se repite en mi situacion pero aca en bs as y viniendo de salta; donde estan aca los almacenes que en sus carteles dicen "coca y bica" ? no existen y es peor aun! creen que la coca es una droga!!!

    donde estan las empanadas con papa? el aji picante?

    al resumidero le dicen rejilla, al haragan: secador...y eso son solo dos ejemplos!

    estan todos relocos
    arboltsef
    05/02/2007 a las 05:53
    En México los llamamos tienditas, aunque todo se esta sobrepoblando de seven-eleven, oxxo y cadenas similares.

    Ahhh... pero si fuera a España, también extrañaría mis tienditas cada veintisiete metros.
    Polen
    05/02/2007 a las 05:36
    Hernán! Te olvidas de los caramelos media hora! (Aunque últimamente creo que solo se consiguen a través de un dealer).
    Dicson
    05/02/2007 a las 05:25
    Podes venir a Maracaibo cuando querás. Hay "kioskos", mucho dulcero en la calle y parrilleras. Si probáis las cocadas, quizás no te hagan tanta falta los alfajores. Saludos!!
    Diana
    05/02/2007 a las 05:12
    Perdón, no es Daniel sino Diego en #9.
    Diana
    05/02/2007 a las 05:08
    Tal cual.
    Yo también estoy en la loma del orto (en EEUU, para ser precisa) y con la desesperación cotidiana del que no tiene quioscos. Cada cosita que mencionás me hace un agujero en la panza.
    Con respecto al comentario de Daniel "#9": Disculpame, pero los "convenience stores" yanquis no tienen NADA QUE VER con los quioscos. Son muy aburridos. Y además te dan factura.
    En Buenos Aires, yo vivía en San Cristóbal, y tenía el quiosco-ventana justo cruzando la calle. Fuera a la hora que fuera, me atendía la misma mina con cara amargada, como si la hubiera despertado de la siesta.
    Y no olvidar que también venden pañales sueltos. Eso en este país de germofóbicos sería inconcebible...
     Javier Battigelli
    05/02/2007 a las 04:59
    otros que siguen estando son los quiosqueros que te dan vueltos con un chicle o un caramelo acusando que recien le llevaron todo el cambio..
    Y extrañamos los de nuestra edad cuando ibamos a comprar con "un colorado" bananitas de colores y el quisoquero te ponia unas de mas diciendote "ahi va la Yapa pibe!"
    Paco
    05/02/2007 a las 04:52
    el peronismo, el cable, la palabra "prolijo", el relator de fútbol, la ironía publicitaria, la autocrítica, el cine subtitulado, etc.
    Espero que escribas sobre toooodo eso en entradas próximas. Me encantaría saber como entienden los gallegos todas esas cosas, y como lo sobrellevan los argentinos allá exiliados.
    Saludos.
     Javier Battigelli
    05/02/2007 a las 04:51
    Polirubros!! ahora tienden a llamarse asi, y le meten tres computadoras con internet y dos cabinas telefonicas.. pero siguen vendiendo las mismas cosas. y ahora te las ponen al alcance de la mano para que te tientes, si yo fuera pendejo de nuevo me volveria loco pensando en sacar un "chocolatin" sin que me agarren.
    Igual en los barrios del interior siguen estando esos desprovistos de muchas cosas y tambien los que tienen hilo "cadena" y el muestrario de esmalte de uñas.
    Torombolo
    05/02/2007 a las 04:42
    Hernan: Para que los porteños te entiendan traduci quiosco = minimarket o drugstore. Gracias a Dios en Mendoza siguen siendo quioscos (creo)
    Pablo
    05/02/2007 a las 04:24
    Increible artículo, muy bueno.
    Voy a intentar convencer a algunos quiosqueros amigos para que se instalen por allá y así desterrar esa tristeza que inundan a los argentinos que viven en españa...

    A propósito de nada... con esto que escribís, estas diciendo que nadie es quiosquero de vocación? o sea, uno se hace quiosquero por la necesidad de seguir remandola... entendí bien?
    Sabalero
    05/02/2007 a las 04:21
    La ecuación comercial en Argentina sería: poné el negocio que quieras, Video club, Cyber, heladería, panadería, pero agregale al costado del local el kiosquito para que te genere el movimiento y la plata diaria ... Los Tatín siguen costando menos de un mango... y tienen el mismo gusto de mierda, pero son tan ricos...
    GK
    05/02/2007 a las 04:19
    Si algún día se creara un "indice de civilización" que liste aquellas cosas o instituciones necesarias para el correcto funcionamiento de una nación; el quiosco sería una de esas instituciones básicas.
    Dardo Rocha, cuando encomendó diseñar la ciudad de La Plata, ordenó expresamente que hubiera "plazas y pulmones verdes cada seis cuadras, que asegurarán la existencia de quioscos alrededor de las mismas"
    El fundador de la plata era consciente de la importancia de estos lugares en la vida urbana civilizada, por eso se aseguró que hubiera muchas plazas para que no faltaran quioscos.
    Pablo
    05/02/2007 a las 04:12
    Genial Casciari!!! Yo vivo en la maldita ciudad de Buenos Aires pero naci en San Pedro (pcia. de bsas). Enfrente de mi casa había un kiosko, pero no como los kioskos que hay en capital sino un verdadero cambalache como los que vos describís, que es como suelen ser los kioskos del interior. Ahi podías comprar artículos de farmacia, perfumería, limpieza, lencería, ferretería, almacén, papelería, cotillón, y seguramente más cosas que ya no recuerdo, sumadas a las golosinas, cigarrillos y otras cosas habituales. Creo que una de las frases diarias más repetidas (y odiadas!) que recuerdo de mi infancia es "Andá al kiosko de enfrente a comprarme... "
    Syl
    05/02/2007 a las 04:11
    No pudo creer que no haya KIOSKOS!!! Nooooooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!

    Sos un grande!! Besos!!
    Syl
    Manu
    05/02/2007 a las 04:11
    Cuando estuve en España a fines de 1999, caminando por Barcelona o Madrid encontré un quiosco bastante parecido a los nuestros, atendido por un español que vivió en Argentina y un mendocino. Me acuerdo que compré unos caramelos de menta asquerosos, chupetines (chupa chups), un paquete de starbucks (unos sugus americanos) y un encendedor raro (no fumo, pero estaba bueno), entre otras cosas.
    Sebastardo
    05/02/2007 a las 04:05
    NOOOO! No entiendo como seguis viviendo alla si no tenes bananita Dolca! Conozco gente que mato a sus padres por una!
    Julián Rodriguez Orihuela
    05/02/2007 a las 04:01
    abuelos paralíticos... NO FALLA! el kiosco de abajo de mi casa...
    cristian
    05/02/2007 a las 03:59
    Qué bajón los Sugus de menta, y todavía los fabrican.

    Diego
    05/02/2007 a las 03:53
    Hola Hernán hace unos días nose como descubrí tu blog y realmente me pareció muy bonito y algo loquito lo que escribís, así que si no te jode te voy a agregar a mi lista de blogs en el mio para que tenga acceso gente amiga.
    Lo de los Metalampos es una joya.
    Te dejo mi blog tb para q lo ojees.
    Berni
    05/02/2007 a las 03:50

    Acá en Chile lo que sobran son las botillerias ¿curioso ah?
    Diego
    05/02/2007 a las 03:45
    ¿Cómo que no hay quiscos en Gallegoland? Si hasta en Norteamérica hay algo que se le parece bastante (claro que infinitamente más surtidos en comida basura), los llamados "convenience stores".
    seburu
    05/02/2007 a las 03:43
    ah, otra cosa: acá en bsas està lleno de unos quioscos muy coquetos. son unos que tienen un mueble de madera clarita en forma de L, con el angulo redondeado. gralmente el lado mas corto da a la calle. la verda que no lo entiendo. hay una empresa que hace estos muebles?
    Pii.-
    05/02/2007 a las 03:40
    Hay Hernan!... Cómo te entiendo!
    yo no vivo sin un kiosco, me muero!
    Te juro que cuando me reciba y junte un poco
    me voy para España y pongo dos kiosquitos,
    a ver si le meto onda a los españoles tristes
    que viven su vida sin un puto quiosco en su cuadra!...
    Me emocioné con tu post! Sniff...
    Cristania
    05/02/2007 a las 03:38
    Me encantan tus articulos sobre la reivindicacion de los argenitnos en España. Despues de leer tus articulos no podria ni siquiera visitar españa sin pensar en llevarte aunque sea un alfajor.

    seburu
    05/02/2007 a las 03:37
    bueno, ya leìdo...es verdad. lo sufrí en chile, donde estuve 3 años casi. si bien hay quioscos, no son quioscos quioscos. y menos los que estan abiertos de noche. en uru y arg salìs a las 3 am y sabes donde vas a encontrar un quiosco abierto, máximo a 5 cuadras a la redonda. y sabès a cual ir a comprar un alicate porque tenes las uñas largas, pero no todos tienen alicate.
    que jodido debe ser, casciari. mirà, si vamo y vamo, me pongo un quiosco a la vuelta de tu casa, vos pones la guita y yo laburo. pensalo. y así vamos haciendo una cadena de quioscos y revolucionamos españa, y nos hacemos la américa.
    grivok
    05/02/2007 a las 03:36
    ¿de verdad no tienen películas subtituladas?
    Zoe
    05/02/2007 a las 03:34
    ¿Y les va a gustar a los gallegos la invasión quiosquera?
    Buenas noches.

    Omar Silva
    05/02/2007 a las 03:28
    Es bueno siempre...
    seburu
    05/02/2007 a las 03:23
    uy dio. primero !!!!!
    ☝ Volver al inicio de la página
    ✏ Dejar un comentario

    Navegar Orsai Blog

    Buscar en «Orsai Blog»

    Alertas y RSS

    Podés recibir una alerta por mail cada vez que se publique un nuevo apunte.

    Todos los comentarios

    Desde acá podés ver dónde y sobre qué conversan los lectores.

    ¡Ya a la venta la nueva Bonsai!

    BONSAI N2 (Abril-Mayo)

    88 páginas de diversión para chicos y grandes con alma de niño.

    Pack Orsai 2011

    848 páginas (ENE-DIC 2011)

    4 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.

    Pack Orsai 2012

    924 páginas (ENE-DIC 2012)

    6 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.

    Pack Orsai 2013

    888 páginas (ENE-DIC 2013)

    6 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.

    Pack Orsai Total

    2.660 páginas (2011-2013)

    16 ejemplares. Edición limitada firmada por el Editor. Envíos a todo el mundo con gastos de envío incluidos.



    2004-2014, Hernán Casciari | Editorial Orsai SL, Narcís Monturiol, 5. Sant Celoni, Barcelona. | Editorial Orsai SRL, Ituzaingó, 265. Luján, Buenos Aires.
    Index | Orsai Blog | Orsai Tienda Express | Orsai Revista | Orsai Digital | Alertas y RSS | Todos los comentarios | Aviso legal | Contactar