Orsai blog post

Imágenes
viernes 26 de octubre, 2007

Orsai post

Imágenes
viernes 26 de octubre, 2007

El sentido del olfato en los trenes

   

Mi nombre no importa; no voy a presentarme. Lo que importa es mi cara, que aparece de perfil en un video que ahora recorre el mundo. En ese video viajan en metro un español, una ecuatoriana y un argentino. (Parece el principio de un chiste, pero no lo es.) Yo soy el argentino. O quizás en ese video vayan en un vagón una víctima, un verdugo y un cobarde. En ese caso, soy el cobarde. También es posible que en ese tren estén viajando tres animales muertos de miedo, oliendo a diferentes miedos. Pero eso no lo dice nadie.

Yo soy el que mira para otro lado, el que está sentado a la derecha y abajo de la imagen. Aparto la vista porque tengo terror de sobresalir, de cruzar la mirada, de chocar contra los ojos de la bestia. Hay una pregunta que no quiero escuchar en ese momento, en ese tren, a esa hora de la noche. La pregunta es: «Y tú qué miras».

No tengo la suerte de ser un argentino invisible, nieto de polaco y española, o bisnieto de italiana y vasco-francés. Soy argentino profundo, algún indio ranquel anda en mi sangre todavía. Y ese cuarto de sangre contaminada es suficiente para que aquí me pidan los papeles por la calle, o para que me peguen una paliza los leones.

Los leones nos detectan por el rasgo aindiado, no por el pasaporte. No importa dónde nacimos ni si les quitamos el trabajo. No importa quién es nuestro dios ni el de ellos. Es solamente un tema de fealdad facial. No sé por qué le llaman racismo a este asunto; estoy seguro que con cirugía estética a precios razonables, en España se acaba la violencia en los trenes nocturnos.

Por eso yo no pongo nunca mis ojos en los ojos del león, ni en este video que recorre ahora el mundo ni tampoco antes, en otros vagones sin cámaras de vigilancia. Pero sobre todo en este video, yo no quiero que él me huela. Si no estoy atento a su merienda flamante, si sigo pastando ajeno, es posible que la bestia no descubra que soy un ciervo idéntico al que ya está devorando.

Antes de que el león subiera al tren, yo miraba con timidez a la chica. Estábamos solamente ella y yo en el vagón vacío. Entonces sí hubiera deseado cruzar mirada, intensamente. Hay hombres que tienen la entereza de mantener los ojos fijos en la mujer desconocida, en un tren o en cualquier sitio, aunque ella también observe. Yo soy tímido y no puedo hacer esas cosas. Yo soy, también cuando no hay leones merodeando, el macho cobarde de la manada.

Nosotros, los tímidos, los cobardes, fantaseamos en los trenes. Más que nada cuando viajamos con mujeres hermosas a las que no sabemos abordar.

Una de mis fantasías preferidas es salvar a la chica hermosa de un peligro, ser su héroe. Los tímidos no sabemos trabar conversación falsa («¿sabes si este tren tiene parada en Virreyes?») ni entablar diálogo seductor «yo también he leído ese libro que estás leyendo»), entonces sólo nos queda la providencia improbable de un peligro.

Por eso mismo más tarde, cuando el león ya desgarraba a su presa con insultos y con patadas certeras en la cara, sentí por un momento que Dios me había preparado una broma cruel:

—Ahí lo tienes, cobarde —me decía el Señor—. Ahí está tu fantasía hecha realidad, el dichoso peligro ajeno que pides cada noche en los metros y en los autobuses y en las calles oscuras, cada vez que no puedes abrir la boca frente a una minifalda. Aquí tienes tu momento, tus quince segundos de gloria, anda, ahora puedes ser el héroe de esa chica, su bienhechor. Levántate y haz lo que has soñado mil veces.

Qué exagerado para los milagros resulta, a veces, Nuestro Señor Jesucristo. ¿No podía haber puesto una araña en la ventanilla de la niña guapa, una araña no muy grande que la llenase de pánico? Yo entonces sí habría saltado de mi asiento, habría dicho «no te preocupes», habría enrollado mi periódico y, ¡zas!, habría acabado con el insecto como el príncipe valiente que siempre he querido ser.

Pero Él tenía que hacer las cosas a su manera, pensé esa noche con rabia mientras escuchaba los insultos reales y los rugidos y los arañazos. Él, en Su enorme sabiduría, tuvo que hacer entrar al vagón a una bestia desbocada, a un animal dos veces más grande que yo. No una araña ni una cucaracha voladora, no. Aquella noche debía ser el inicio de un romance entre dos cervatillos tiernos, y a Él no se le ocurre mejor idea que meter en medio al rey león.

Dos hombres me han seguido con la mirada esta mañana, al salir de casa. Me veían con los ojos inquisidores, con el gesto duro. Más tarde la mujer mayor de la tienda, que siempre me saluda, no me ha dado esta vez los buenos días. Y por la noche unos chavales de mi edad me han tirado piedras, cerca de la estación. Ninguna me dio de lleno, por suerte.

Al mediodía me encierro en casa pero me aburro, porque mi madre ya no quiere poner la tele. Es que allí, en cualquier canal que pongas, sea la hora que sea, sigue estando mi perfil inmóvil, mis ojos fijos en la nada, mi culo que no se levanta del asiento de un tren nocturno.

Noche y día los informativos repiten, y no se cansan, las imágenes del vagón que muestra mi rostro en primer plano, de perfil, siempre a la derecha de la pantalla. Han pasado dos semanas y la gente ya se ha cansado de compadecerse de la bella, y también se ha cansado de repudiar a la bestia. Ellos tienen más suerte que yo, porque saben hablar, porque no son tímidos ni son cobardes.

La bella ha sido muy valiente y ya ha hablado del asunto. Dijo por la radio, sobre la bestia: "Como vio que yo estaba sola, pues mire, se puso a descargar su rabia". Para la bella yo no estaba presente aquella noche: ella iba sola en el tren, según sus palabras. La bestia también ha hablado del tema por la televisión. Dijo: "Yo iba borracho y no recuerdo nada, punto". Para él tampoco existí esa noche. La bestia estaba borracha y no me recuerda, nunca me vio.

El único que no ha hablado con la prensa, ni con nadie, he sido yo mismo, que no soy la bella ni soy tampoco la bestia. Que solamente soy un chico tímido, un animal doméstico y un poco escurridizo. Y algunas noches complicadas también soy, sin querer serlo, un cobarde.

Aunque todavía sea menor de edad —tengo diecisiete años, cumplo los dieciocho en marzo— los adultos de mi barrio me acusan de no haberme enzarzado en una pelea con otro adulto mayor, más grande que yo también en músculo, no sólo en edad o estatura o mañas.

Les doy vergüenza a todos.

Ellos, los de mi barrio, hubiesen deseado decirme al día siguiente, mientras me palmeaban haciendo corro: «Te hemos visto por la tele, has sido valiente, el otro era más grande y sin embargo te levantaste y peleaste como el hombre que todavía no eres, en el barrio estamos orgullosos de ti, hemos comenzado a organizar una colecta para comprarte la silla de ruedas».

Les doy vergüenza. A todos. Están enfadados conmigo porque no pueden sentirse orgullosos de mí.

Hasta esa noche yo vivía en Olesa, un pueblo tranquilo a treinta kilómetros de Barcelona en el que éramos quince mil animales domésticos, ciervos todos, casi ningún león desbocado, y a mí me conocían más bien poco. A mi madre más, porque es simpática y conversadora.

Pero ahora ya no vivo allí, aunque mi casa siga en el mismo sitio. Ahora no podemos salir a la calle, ni mi madre ni yo: el barrio se ha llenado de fieras con los dientes afilados, de leones salvajes que me acusan y señalan con el dedo. No a mí, no al de hoy. Señalan al que fui aquella noche en el video. Señalan al que no hará, ya eternamente, nada heroico en esa cinta.

A veces me da miedo de que uno de mi barrio se me acerque una tarde cualquiera, me olfatee, huela los restos de mi cobardía, y me estampe una patada en la cara.

Ya tenía yo bastante conservando un poco de esta sangre india que los leones salvajes pueden oler de lejos. Ahora además tengo este otro olor, pusilánime y rancio, que molesta mucho a los demás ciervos y los convierte en malas bestias.

Hernán Casciari
viernes 26 de octubre, 2007


El sentido del olfato en los trenes

por Hernán Casciari

Mi nombre no importa; no voy a presentarme. Lo que importa es mi cara, que aparece de perfil en un video que ahora recorre el mundo. En ese video viajan en metro un español, una ecuatoriana y un argentino. (Parece el principio de un chiste, pero no lo es.) Yo soy el argentino. O quizás en ese video vayan en un vagón una víctima, un verdugo y un cobarde. En ese caso, soy el cobarde. También es posible que en ese tren estén viajando tres animales muertos de miedo, oliendo a diferentes miedos. Pero eso no lo dice nadie.

Yo soy el que mira para otro lado, el que está sentado a la derecha y abajo de la imagen. Aparto la vista porque tengo terror de sobresalir, de cruzar la mirada, de chocar contra los ojos de la bestia. Hay una pregunta que no quiero escuchar en ese momento, en ese tren, a esa hora de la noche. La pregunta es: «Y tú qué miras».

No tengo la suerte de ser un argentino invisible, nieto de polaco y española, o bisnieto de italiana y vasco-francés. Soy argentino profundo, algún indio ranquel anda en mi sangre todavía. Y ese cuarto de sangre contaminada es suficiente para que aquí me pidan los papeles por la calle, o para que me peguen una paliza los leones.

Los leones nos detectan por el rasgo aindiado, no por el pasaporte. No importa dónde nacimos ni si les quitamos el trabajo. No importa quién es nuestro dios ni el de ellos. Es solamente un tema de fealdad facial. No sé por qué le llaman racismo a este asunto; estoy seguro que con cirugía estética a precios razonables, en España se acaba la violencia en los trenes nocturnos.

Por eso yo no pongo nunca mis ojos en los ojos del león, ni en este video que recorre ahora el mundo ni tampoco antes, en otros vagones sin cámaras de vigilancia. Pero sobre todo en este video, yo no quiero que él me huela. Si no estoy atento a su merienda flamante, si sigo pastando ajeno, es posible que la bestia no descubra que soy un ciervo idéntico al que ya está devorando.

Antes de que el león subiera al tren, yo miraba con timidez a la chica. Estábamos solamente ella y yo en el vagón vacío. Entonces sí hubiera deseado cruzar mirada, intensamente. Hay hombres que tienen la entereza de mantener los ojos fijos en la mujer desconocida, en un tren o en cualquier sitio, aunque ella también observe. Yo soy tímido y no puedo hacer esas cosas. Yo soy, también cuando no hay leones merodeando, el macho cobarde de la manada.

Nosotros, los tímidos, los cobardes, fantaseamos en los trenes. Más que nada cuando viajamos con mujeres hermosas a las que no sabemos abordar.

Una de mis fantasías preferidas es salvar a la chica hermosa de un peligro, ser su héroe. Los tímidos no sabemos trabar conversación falsa («¿sabes si este tren tiene parada en Virreyes?») ni entablar diálogo seductor «yo también he leído ese libro que estás leyendo»), entonces sólo nos queda la providencia improbable de un peligro.

Por eso mismo más tarde, cuando el león ya desgarraba a su presa con insultos y con patadas certeras en la cara, sentí por un momento que Dios me había preparado una broma cruel:

—Ahí lo tienes, cobarde —me decía el Señor—. Ahí está tu fantasía hecha realidad, el dichoso peligro ajeno que pides cada noche en los metros y en los autobuses y en las calles oscuras, cada vez que no puedes abrir la boca frente a una minifalda. Aquí tienes tu momento, tus quince segundos de gloria, anda, ahora puedes ser el héroe de esa chica, su bienhechor. Levántate y haz lo que has soñado mil veces.

Qué exagerado para los milagros resulta, a veces, Nuestro Señor Jesucristo. ¿No podía haber puesto una araña en la ventanilla de la niña guapa, una araña no muy grande que la llenase de pánico? Yo entonces sí habría saltado de mi asiento, habría dicho «no te preocupes», habría enrollado mi periódico y, ¡zas!, habría acabado con el insecto como el príncipe valiente que siempre he querido ser.

Pero Él tenía que hacer las cosas a su manera, pensé esa noche con rabia mientras escuchaba los insultos reales y los rugidos y los arañazos. Él, en Su enorme sabiduría, tuvo que hacer entrar al vagón a una bestia desbocada, a un animal dos veces más grande que yo. No una araña ni una cucaracha voladora, no. Aquella noche debía ser el inicio de un romance entre dos cervatillos tiernos, y a Él no se le ocurre mejor idea que meter en medio al rey león.

Dos hombres me han seguido con la mirada esta mañana, al salir de casa. Me veían con los ojos inquisidores, con el gesto duro. Más tarde la mujer mayor de la tienda, que siempre me saluda, no me ha dado esta vez los buenos días. Y por la noche unos chavales de mi edad me han tirado piedras, cerca de la estación. Ninguna me dio de lleno, por suerte.

Al mediodía me encierro en casa pero me aburro, porque mi madre ya no quiere poner la tele. Es que allí, en cualquier canal que pongas, sea la hora que sea, sigue estando mi perfil inmóvil, mis ojos fijos en la nada, mi culo que no se levanta del asiento de un tren nocturno.

Noche y día los informativos repiten, y no se cansan, las imágenes del vagón que muestra mi rostro en primer plano, de perfil, siempre a la derecha de la pantalla. Han pasado dos semanas y la gente ya se ha cansado de compadecerse de la bella, y también se ha cansado de repudiar a la bestia. Ellos tienen más suerte que yo, porque saben hablar, porque no son tímidos ni son cobardes.

La bella ha sido muy valiente y ya ha hablado del asunto. Dijo por la radio, sobre la bestia: "Como vio que yo estaba sola, pues mire, se puso a descargar su rabia". Para la bella yo no estaba presente aquella noche: ella iba sola en el tren, según sus palabras. La bestia también ha hablado del tema por la televisión. Dijo: "Yo iba borracho y no recuerdo nada, punto". Para él tampoco existí esa noche. La bestia estaba borracha y no me recuerda, nunca me vio.

El único que no ha hablado con la prensa, ni con nadie, he sido yo mismo, que no soy la bella ni soy tampoco la bestia. Que solamente soy un chico tímido, un animal doméstico y un poco escurridizo. Y algunas noches complicadas también soy, sin querer serlo, un cobarde.

Aunque todavía sea menor de edad —tengo diecisiete años, cumplo los dieciocho en marzo— los adultos de mi barrio me acusan de no haberme enzarzado en una pelea con otro adulto mayor, más grande que yo también en músculo, no sólo en edad o estatura o mañas.

Les doy vergüenza a todos.

Ellos, los de mi barrio, hubiesen deseado decirme al día siguiente, mientras me palmeaban haciendo corro: «Te hemos visto por la tele, has sido valiente, el otro era más grande y sin embargo te levantaste y peleaste como el hombre que todavía no eres, en el barrio estamos orgullosos de ti, hemos comenzado a organizar una colecta para comprarte la silla de ruedas».

Les doy vergüenza. A todos. Están enfadados conmigo porque no pueden sentirse orgullosos de mí.

Hasta esa noche yo vivía en Olesa, un pueblo tranquilo a treinta kilómetros de Barcelona en el que éramos quince mil animales domésticos, ciervos todos, casi ningún león desbocado, y a mí me conocían más bien poco. A mi madre más, porque es simpática y conversadora.

Pero ahora ya no vivo allí, aunque mi casa siga en el mismo sitio. Ahora no podemos salir a la calle, ni mi madre ni yo: el barrio se ha llenado de fieras con los dientes afilados, de leones salvajes que me acusan y señalan con el dedo. No a mí, no al de hoy. Señalan al que fui aquella noche en el video. Señalan al que no hará, ya eternamente, nada heroico en esa cinta.

A veces me da miedo de que uno de mi barrio se me acerque una tarde cualquiera, me olfatee, huela los restos de mi cobardía, y me estampe una patada en la cara.

Ya tenía yo bastante conservando un poco de esta sangre india que los leones salvajes pueden oler de lejos. Ahora además tengo este otro olor, pusilánime y rancio, que molesta mucho a los demás ciervos y los convierte en malas bestias.

Hernán Casciari
viernes 26 de octubre, 2007


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro El nuevo paraíso de los tontos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


Hernan (otro)
29/11/2007 a las 18:39
German-alm, otro que no entendio la historia, Como cuesta! es una lucha...
Che Hernan, cuando vas a escribir algo nuevo, no tengo material para mis garcos! Yo vivo en EEUU y trabajo en un banco, y todos los dias, a media mañana, imprimo un par de historias y me voy al baño y me tomo mi "break".
Plis, ponete las pilas y escribi algo pronto!

Hernan (otro) yo naci en el 71 y parece que nuestras viejas nos ponian a todos Hernan
Miss Julie
29/11/2007 a las 12:56
¡Soberbio, Hernán! No puedo decir más.

Ni me molesto en leer los tropecientos comentarios.
Pablo G
29/11/2007 a las 05:59
El poema "Si pudiera" creo que no es de Sabato. Excelente el texto. saludos.

PD: muy buenas las entrevistas en los diarios de argentina.
miguelin
28/11/2007 a las 16:53
Hola amigos, en verdad el texto me parecio bastante acertado. Por aqui (Madrid) en un grupo de amigos entablamos conversacion acerca de este desagradable suceso, hubo de todo, mi punto de vista era que si no eres protagonista de la situacion no puedes conocer tu reaccion, y en ningun momento se me ocurrio censurar la accion del muchacho (su nacionalidad me es indiferente la verdad), pues como se dice por aqui el miedo es libre.
Ahora bien, leo apesadumbrado comentarios de lo malo malisimos que somos los españoles, y solo se me ocurre una contestacion, gente mala existe en todos los sitios al igual que gente buena.
Al igual que me indignan todos aquellos que dicen que vienen solo a delinquir por la permisividad de la leyes de reinsercion españolas y luego tienen al pobre chaval de Guayaquil currando por un 60 % del sueldo que le daria a un Español, obviamente tambien favoreciendose de esas otras leyes mal ejecutadas.
Nunca me considere una persona racista, digamos que no me fijo en los documentos de la persona sino en su base humana siendo del todo indiferente que tu lugar de nacimiento sea Cordoba (Argentina) o Cordoba (España).
Tambien os digo que no me cruzo medio mundo, gastando ahorros y dejando atras a seres queridos para andar muerto de hambre por las esquinas y que en ese supuesto caso me agarraria a cualquier clavo por incandescente que fuera, aunque ello me llevara a delinquir.
Verdaderamente el principal problema que creo que tenemos en España no es en si un repunte de los comportamientos xenofobos, como la sensacion de que la demanda de mano de obra inmigrante (porque en realidad en España hacia falta gente para crecer como Pais) se ha visto superada con respecto a la oferta, lo cual ha llevado a un endurecimiento de las condiciones laborales en determinados sectores laborales copados por la mano de obra inmigrante.
En este sentido algun dia entenderemos (todos) que es necesario ir de la mano, normalizar la convivencia, enriquecer nuestro patrimonio cultural (tanto los de aqui como los de alli) con la mezcla de todos y cada uno de nosotros, pues en algunos comentarios de "alla" se respira el mismo racismo/clasismo que en algunos de los de "aca".
Muchisimas gracias a todos.
Trisha
28/11/2007 a las 04:29
Es la primera vez que paso por aqui, soy mexicana, y nunca habia visto el video, cuando di con tu pagina me fui directo al post, creí que de verdad todo eso te paso, que tu eras el chico de 17 años (aunque pense que era una casualidad inaudita) comprendí perfectamente al personaje que describes, senti pena cuando el personaje contaba su timidez y verguenza, y me causó tremenda risa cuando contó lo de la araña en la ventanilla, luego, cuando termine el post vi un letrerito que decia 363 comentarios, - creí que el chico era muy famoso, y luego cuando empece a leer algunos comentarios note que habia algo raro, y fui cuando regrese a la pagina inicial y constante que eres escritor, , tambien me paso lo que al comentarista #89:

Cuando empecé a leer los comentarios, de verdad me asusté. Me dije "carajo, entonces no entendí nada".
Gracias tocayo por estos textos, por hacer justicia con tus tarjetas y por demostrarme que debería tener más confianza en mi propio entendimiento.

Nomas quitale lo de tocayo y eso pensé yo.

Igual y se me escapa alguna idea de todo el monton que cosas que pensé mientras leía algunos comentarios, solo agregó que me gustó mucho leerte y voy a seguir pasando.

Marian
28/11/2007 a las 03:29
Seguís leyendo los comentarios, aún superando los ahora 364??
Ya està todo tan dicho por acà, que nos vamos reiterando demasiado. Incluso creo que esta misma pregunta ya fue hecha, y bue.
Ignacio
28/11/2007 a las 00:17
Hernán, ¿la cita de Sábato implica la ironía que creo entreverle? Digo esto porque considero que hay distintos tipos de cobardía.
Diego A.
27/11/2007 a las 05:41
Uff!!! Difícil hablar o comentar la barbarie, la falta de razón, el miedo...
A mi no me interesa si los protagonistas son una "víctima" ecuatoriana, un "cobarde" argentino o un "skinhead" español. Creo que, en principio, estamos y estaremos ante una simple, y no por eso menos nefasta, agresión de un hombre a una mujer. Es decir: una cuestión de género. Seguimos considerando como sociedad (humanidad) que la mujer es inferior al hombre a pesar de que estamos en pleno siglo XXI... Una vergüenza!!!
Digo esto porque a pesar de que el agresor (victimario, nunca víctima... no nos confundamos) tuvo la posibilidad de elegir, decidió pegarle a la mujer no al hombre que se encontraba a escasos 2 metros o menos aún, lo cual no es un dato menor a la hora de hablar de cobardía/valentía.
En este sentido creo que no está de más mencionar los altos índices de violencia que posee España (y en América latina no demasiado menores) respecto de violencia de género, mucho menos estando a pasados 2 días del día internacional de la lucha contra esta clase de violencia.
Ahora bien, por otra parte, es necesario repensar la situación de "sudacas" en la que ambas (repito: ambas) víctimas se encontraron y no es mi intención tratar el tema desde un lugar tangencial pero, pensándolo bien, se torna atemorizante sufrir (sentir o presenciar) la agresión desde un lugar "visitante".
Imaginémosnos siendo expulsados por nuestros respectivos países dado que el nuestro se cae (o caía) a pedazos y recibiendo agresiones cotidianas por el solo hecho de ser extranjero y haber tenido la posibilidad de intentar algo nuevo pensando a futuro.
En fin, ¿Desde donde nos paramos para juzgar al "forastero", tanto en el simple hecho de agredir física o verbalmente (sudaKa) como en la posibilidad de mandar tropas a Irak?
¿Desde dónde? Si lo mejor que se nos ocurre decirle al 1er mandatario de una Nación Soberana por el simple hecho de no estar de acuerdo es: "¿Por qué no te callas?".
Creo que es el momento de pensar un poco mas en frío y no dejar que las discusiones se tornen indescifrables o intrascendentes...
Cada 2, 4 o 6 años todos nosotros votamos nuestros respectivos gobiernos y mientras tanto, algunos, también seguimos haciendo cosas para evitar otras y entendernos mejor. Y de eso se trata: si no nos entendemos/comprendemos nos damos miedo por el solo hecho de ser desconocidos/diferentes. El ser humano le teme y le seguirá temiendo a lo desconocido pero por suerte está también en nosotros que así deje de serlo.

Ps: Pido disculpas si en algún pasaje de lo escrito algún/a ciudadano/a español/a se sintió agredido/a. La crítica que hice puede ser argumentada geopolíticamnete en cualquier país del mundo.

Atte, Diego A.
Che
26/11/2007 a las 19:24
Muy bueno el texto como siempre.
Lo que está claro Hernán es que tenés un montón de lectores con problemas de comprensión o directamente no leen y les interesa mas dejar su comentario y el enlace a su blog que otra cosa.

Saludos
Mateo
26/11/2007 a las 17:43
muy bueno.. miren este blog interactivo, con un activista de gualeguaychu que describe como muta mienstras lo contamina la planta de Botnia....


http://diariomutante.blogspot.com/
german-alm
25/11/2007 a las 11:48
buenisimo, hernan, derroche de estilo para clasificar a ese cagon
Hipatia
25/11/2007 a las 03:30
Sí que el pibe era una vícitma también, sin embargo acá los racistas lo utilizan para justificarse. Lo digo por conocimiento de causa porque hubo un@ que se metió en mi blog, y sabiendo que soy argentina y que arremeto contra el racismo, salió hablando del pibe argentino cobarde...

Buena historia.
Martín Bolívar
24/11/2007 a las 13:54
Un post que pega en la diana, como una huasca, y que pega un golpe fuerte en la mesa por esa cobardía tan argentina del no te metás. Coincido, de todas formas, con un comentario anterior, que es muy fácil ver torear desde la grada; y me hace recordar cuando hace 30 años arribó a Ezeiza la periodista italiana, Ornella Fallacci, ya fallecida, y les dijo a los periodistas que les fueron a entrevistar: ¡Ustedes son unos cobardes, porque son sobrevivientes de la dictadura de Videla!... La cobardía permite que las cosas sigan como siempre en Argentina y por eso somos muchos los que vvimos en el exilio, porque nos echaron o porque no aguantábamos tanta COBARDÍA autóctona...
Silvana
24/11/2007 a las 03:11
Cuando ví el video por primera vez pensé que el que más asco me daba era el que iba sentadito como si nada. Leyendo recién tu artículo me acabo de enterar que es argentino.
Loquitos sueltos siempre va a haber. Son los menos, pero para eso están las instituciones psiquiátricas y las cárceles.
Pero los que "pasan" de todo, los que no se comprometen, no se solidarizan, no se hacen cargo, no se responsabilizan, no les importa el prójimo ni nada de nada de nada me sublevan.
Renzo
23/11/2007 a las 09:39
En estas vacaciones de Primavera te imajino jugando con la nena, paseando , mirando supuestas situaciones , pensando al llevar de la mano a "tu muñequita" como queres que sea para ella el mundo dentro de 12-15 años......El de hoy es así..... que lástima.... pero es asi.....
Espero seguir leyendote.... un abrazo
Carlos
23/11/2007 a las 01:33
Hernán, gracias por este gran monólogo! -el blog-

Te descubrí no hace mucho (menos de una semana) y empecé a leer tu blog de atrás para adelante, o sea, del final hacia el principio. Es más, me envalentoné tanto que ya voy por la mitad de enero de 2006 y cada vez que leo un post que me gusta mucho (no son todos pero casi) me alegro de que todavía falte tanto para llegar al comienzo ¡Qué lindo y -por suerte- qué lejos está aquel febrero de 2004!

Debo destacar que gracias a tus textos (de los que ya he mandado muchos por email -siempre citando fuente, claro-) empecé con mi propio blog, uno con tinte filosófico, porque como vos decís, y concuerdo, hay que escribir sobre lo que a uno le gusta.

Nuevamente gracias,

Giulie
23/11/2007 a las 01:02
Unos "han entendido" y otros "no han entendido" el "mensaje del texto". Pésimo, narrador, pésimo. Esto de masticarnos realidad y darnos mensaje real, que se lo crea el devoto.
El escritor correcto, pero este narrador te salió confundido.
naty
22/11/2007 a las 20:04
Che, Hernan?? donde estas??? desapareciste!!!???
casi un mes sin el placer de leerte!
Vamos!! huevos!!!!

Besssos!
naty
Luigi
22/11/2007 a las 15:50
Aqui va uno de Gila (maestro del humor):
Una noche salía del teatro, acompañado de su mujer y observa como 3 hombres le estaban dando una paliza a un cuarto.
Mientras caminaba hacia ellos, va meditando en voz alta:
¿Que hago, me meto o no me meto?
y continúa acercándose
¿Que hago, me meto o no me meto?
y continúa acercándose
......
Al final, al llegar al lado de la pelea le dice a su mujer:
Y..... si yo me meto
Y entre los 4 le dimos hasta en el Carnét de Identidad.
Ja Ja

Un saludo
  mafaldita
21/11/2007 a las 13:42
bueno alvaro, q manera de hacernos ver q en todas partes se cuecen habas.....
hernan, veo q llevamos record con los comentarios, tus estadisticas marcan mas de 800...tuviste q sacar mas de la mitad??? hate mail o que??
Álvaro
20/11/2007 a las 17:41
Pasó hace unos días en Chile, ot ra cámara de video capta a una pareja en que el hombre le da de tirones a su mujer frente a una comisaría de carabineros, hecho que es observado con paciente resignación por dos o tres policias uniformados y luego el hombre le da un patada en la cara a la mujer. La institución expulsa a los policias por incumplimiento de deberes militares...Luego, los tíos se defienden con el argumento de que la mujer estaba en "estado de ebriedad"...
http://www.lun.com/modulos/catalogo/paginas/2007/11/20/LUCSTDI02LU2011.htm?tipoPantalla=1260

Bien, el tema no es el racismo, ni la adecuada o no acción de un testigo circunstancial, ni siquiera el deber de los policías de defender a una determinada mujer de un determinado agresor. El tema recurrente es preguntarse "¿me meto en el embrollo o no?", “¿es mi deber?”, “¿qué me obliga a meterme en asuntos que no me interesan?”, “¿hay una ley no escrita que me obligue a proveer a una persona que quizás ni siquiera me caerá bien, que tal vez hasta ni entienda mi interés o mi reacción?”, “¿no la estaré cagando?”… mientras más lo pienso, menos lo hago, la reflexión que precede a la acción nos va a cagar siempre. Descartes tampoco hubiese defendido a la mina del metro ni a la otra del video en Chile. A menos que hubiera dejado de pensar y uno de esos mensajes que nos metieron papá y papá de chiquitos le hubiera metido la adrenalina y el empujón “mierda, eso no se hace”.
espectro
20/11/2007 a las 15:58
Yo soy español, no racista ni xenófobo, y no tengo ningún reparo en reconocer que no me hubiese metido en la pelea. Qué queréis que os diga. Un tío que tiene la desvergüenza de liarse a mamporros con una desconocida en un sitio público, y con esas pintas, es capaz de cualquier cosa. Y desde luego no pienso dejar a mi mujer sin marido y a mis hijos sin padre por defender a una completa desconocida de un quinqui tarado perdido. Capaz que me levanto, le digo que qué cojones hace, y me suelta 3 puñaladas.
Igual si yo me hubiese criado en las calles de mi barrio, con peleas a diario, acostumbrado a ser "barriobajero", pues a lo mejor me levanto y el que le da las 3 puñaladas soy yo en vez de él a mi, pero por desgracia soy una persona normal y corriente, que nunca me he pegado con nadie. Ni se pelear, ni se defenderme, ni se zafarme... Si me hubiese metido me había mandado al hospital, seguro.
Siento ser egoista, pero desde luego, entre que le den 4 ostias a una desconocida y que me manden al hospital (como mínimo...), los siento muchísimo pero me quedo quietecito.
A ver quién consuela luego a los míos...
Graciela (mercedina de tu mercedes.)
20/11/2007 a las 15:14
inteligente,lùcido,impecable.Te felicito Hernan.
Lastima que no pueda decirse lo mismo de algunos comentaristas.No creo que sea porque "no entendieron nada",creo que entendieron lo que querìan entender,lo ùnico que pueden entender.Hay pensamientos cuadrados donde nunca van a entrar ideas circulares,romboides o de cualquier otra forma y amplitud que no sea la del cuadrado.Son chambones y ojalà que solo sigan siendo chambones...porque a veces degeneran y se transforman en esos cobardes que,oliendo el miedo o la desazòn de los demàs, se transforman en bestias peligrosas.
josericardo
20/11/2007 a las 07:40
Bueno, una cosa es cierta... si la hubiesen defendido no se habria armado el necesario escandalo que hacia falta. No solo de xenofobia y agresión contra las mujeres tambien de la falta de heroes y de cómo ninguno sabe en verdad que hacer en esa situación.

La bestia es y será un patán toda la vida... la chica, que sufrió los golpes, es la campana de aviso... hay que ver si la defendieran... no sería tanto el morbo del mundo frente a este video.
Lucía Angélicaf Folino
18/11/2007 a las 07:54
¿¿ Cobarde ??

A menudo nos atracan en la calle, o nos pegan, o ambas, seamos españoles, ecuatorianos, colombianos o marroquíes, y decenas de personas pasan a nuestro lado...


Sólo un héroe puede criticarte, y yo todavía no conozco ninguno."




Bueno, Jota.
Ya conocés a uno.


Lucía Angélica Folino
18/11/2007 a las 07:51
¿Y tú por qué no te callas?




Los argentinos que honran a España porque allí se vive muy bien (lo sé porque he estado en Madrid unas cuantas veces) es porque son lo suficientemente necios como para no aceptar que nuestros colonizadores/madre patria nos sofocaron tantos años por haberse llevado nuestras riquezas y seguir explotando nuestras minas y espiando con sus servicios monopólicos toda la actividad humana escrita por la red.

Fui una víctima de Joaquín Sabina durante décadas, pero ahora, parece que al fin, después de tanto forcejeo, mandarme a los toros y reclamos enfurecidos de mi parte por la liberación ha decidido blanquear a su "negra peruana".

Los medios de prensa no se enteran. No les conviene decir quien andaba detrás del Top Manta.
Hernancito lo sabe.

¿Quien se animará a mandarlo callar ahora que el jienense (andaluz y borracho) anda meando sobre sus cabezas para intimarlos a dejar de lado el beneficio económico y las cobardías.

No se mide el genio por la cantidad de palabras, se mide por las acciones plasmadas por las letras.


Te invito a pasar a leerlo. Padecí por su culpa y la muchísimos abusadores miserables que encontraron la veta y saquearon sin vergüenza alguna. Ahora andan titubeando entre el suicidio o la inmolación.

http://porelamordeunamina.blogspot.com


Gracias Joaco. Apenda Casciari.
"Contorno y figura hasta la sepultura" como digo en mi Retablo de duelos.

Lucía.
Raquel
17/11/2007 a las 21:53
¿Rey leon?
Matías Ufarriza
17/11/2007 a las 20:02
"Hay hombres que tienen la entereza de mantener los ojos fijos en la mujer desconocida, en un tren o en cualquier sitio, aunque ella también observe. Yo soy tímido y no puedo hacer esas cosas. Yo soy, también cuando no hay leones merodeando, el macho cobarde de la manada.

Nosotros, los tímidos, los cobardes, fantaseamos en los trenes. Más que nada cuando viajamos con mujeres hermosas a las que no sabemos abordar."

Somos muy cobardes. Y los cobardes, como siempre, somos invisibles al elogio y victimas del repudio. Conozco muchos cobardes. Si nos juntaramos todos podríamos tener algo de valor para luchar... al menos contra nuestra cobardía.

Saludos.

Matías Ugarriza.
Eugenia
17/11/2007 a las 15:49
Los peruanos, en Uruguay, como bienvenida suelen recibir una paliza en el puerto. Vienen a trabajar de marineros, y a la competencia no
le gusta.
elrober
16/11/2007 a las 23:57
Es increíble, pero terminaba de leer Las Uvas de la Ira, de Steinbeck cuando esto sucedió, y aunque en el libro se relata la discriminación y la hostilidad que sufre una familia en su mismo país, siempre me imaginé a España como nuestra segunda casa, como la nombramos comunmente "madre patria". Soy argentino, no ecuatoriano, pero esta situación nos toca a todos por igual. Acá en Argentina se sabe y no se dice que a los bolivianos, a los paraguayos y a los chilenos también se los trata mal cubriendosé bajo el manto de la competencia desleal por el trabajo. "Desleal" porque ellos vienen a trabajar porque necesitan comer y el hambre es un condicionante muy grande a la hora de tomar decisiones.
Manuel Escrig
16/11/2007 a las 22:52
Buen post!

Sigue asi!
andy w
16/11/2007 a las 19:37
excelente trabajo, felicitaciones. me gustaría saber cuántos de los que tiran piedras se hubieran parado a defenderla. todos fantaseamos con ser esa persona, no se cuántos los haríamos.
ringo
16/11/2007 a las 04:17
"Es solamente un tema de fealdad facial.
por qué dices eso?
me extraña que nadie diga nada al respecto...
feo es el cabron que pegó la patada..
Lidia
15/11/2007 a las 23:27
Hola:Quizás ya no leas este comentario,ha pasado un buen tiempo, espero que te sientas mejor. Criticar a alguién de cobarde es muy fácil. Pero es que no los somos todos?Cuando vemos a otros peleando en la calle,no nos metemos. Ni cuando se castiga a un animal. Ni cuando sabemos que el vecino,apalea a su mujer. Callamos. Supongo que eres muy jóven y por lo tanto se te hace mas díficil tu situación. Vos,venis de Argentina,yo de Uruguay, pero viví muchos en años,Bs.As,Rosario,Salta,Córdoba,de ahí ue diga Argentina. Hace 31 vivo en Suecia. No es fácil se extranjero,en España o aquí,no es nuestra "Casa". Muchas veces queremos pasar desapercividos, la mayoría de las veces,queremos ser parte. Otra, tontería es que se te juzga por eso llamado "machismo",el hombre defendiendo a la mujer. Si hubieses sido español,no hubiesen hecho tanta propaganda. Propaganda que ha servido para ocultar los hechos verdaderos, el racismo. No se si el atancate es o no nazi, no hace falta,racistas exiten siempre. Nosotros lo somos con nuestra gente, con el africano,etc. Tampoco el ataque a la muchacha no es único,pasa casi diariamente. Tuviste la mala suerte de que había una cámara,que eras extranjero,y que hiciste lo que la mayoría hubiese hecho:mirar al otro lado. Los que te juzgan,se están juzgando asi mismos,fuiste la imagen que devuelve el espejo,y no nos gusta vernos. Allá en los países nuestros,hubo millones que cobardemente, y esta vez,si Cobardía, decian:"algo habran hecho". Son 30 mil los desaparecidos, entre ellos 500 niños.Quién salió a defenderlos? Quién sale hoy,en defensa de los indigenas del Chaco,Formoza,Mapuches(argentinos y chilenos), y de los miles de niños y ancianos que pasan hambre? Siempre debemos aprender de nuestras vivencias,por duras que sean. No creo,que la "valentia", te hubiese dejado algo positivo.Hay que estar en el lugar,y vivirlo personalmente. Un abrazo a tu mamá, seguro le hace falta. Cuidate.
Victoria
15/11/2007 a las 04:07
Me resulta muy entretenida y llevadera esa forma tan particular que tenés al "contar" historias...Muy bueno lo poco que pude leer hoy , que recién entro .
Espero tener más tiempo y leer casi-todo.
El relato de "Los albañiles " , me ha hecho morir de risa , es tal cual !!! Es más mi viejo , trabajába en ese medio y crecí escuchándo los diálogos de los obreros...En fin no me quiero poner más nostálgica.
Te felicito por tu hermosa forma de "contar" . Un abrazo argentino , para un compa !!!
Diana Laurencich
15/11/2007 a las 00:20
Yo también, aunque rubia y de ojitos verdes, he hablado en alemán en los S-bahn de la noche en Alemania, en inglés en las boleras de Lanzarote, he tenido miedo y he vuelto a Argentina, donde tantas veces me han robado, y no salgo por la noche, y me han quitado la alegría de ver estrellas y caminar bajo la luna.
No vi el video, una amiga me mandó tu link.
Te mando un abrazo de hermana a hermano, de rubia a moreno...
franz
14/11/2007 a las 05:07
hace unos meses volvi a argentina despues de pasar un año en españa y el resto de europa. Presencie varios hechos de discriminacion importante, soy descendiente de suizos y franceses, a pesar de pasar desapercibido entre la gente, incluso a veces me tomaban mas gringo que a los europeos centrales. Y muchas veces tuve miedo cuando grupos de recientes amigos fascistas italianos se enteraban que era ciudadano suizo pero nacido en argentina, o amigos de mi novia alemana me preguntaban porque no hablaba aleman o frances como nativo.. y de un momento a otro cambiaban el trato, sentimientos y afectos a uno por variadas formas de indiferencia, miradas amenazantes o simplemente dejaban de juntarse conmigo. Por mas que uno mida 2 metros y pese 90 kg, no creo que eso sea suficiente. Supongo que esas cosas me hicieron valorar mucho a mis hermanos latinoamericanos y no olvidarme que la union hace la fuerza y que las raices son lo unico que nos mantiene en pie contra el viento que nos quiere voltear.
Aldo Oliveros
14/11/2007 a las 04:30
Bueno. No leí todos los comentarios, pero coincido con los que dicen "tremendo texto" y con los que piensan que muchas interpretaciones se fueron para el carajo. Tampoco me voy a poner en "traductor oficial" de un texto de otro, porque iría contra su libertad y la de los que leen y pueden entender lo que se les cante. Pero para mí, mucha gente no logró separar el hecho en sí -demasiado fuerte, demasiado meneado- de lo literario de Hernán. Y que cuando Hernán dice "cobarde" no está calificando al pendex inerme del vagón, sino haciendo un viaje a la "zona del miedo". Entendiendo -con la sensibilidad del escritor- lo que es ser un ciervito y ver al león entrar de verdad en el vagón donde estás vos con tu olor de ciervito cagado en las patas (olor que, para colmo, excita más a los leones). No es el león de tu fantasía de héroe, es un hijoeputa león de verdad, con su olor irracional, su horrible poder y ese natural ejercicio de la violencia de la que los ciervos carecen. Para mí el texto no califica al pibe, sino que interpreta lo que le pasa al tímido no-violento que, con absoluta seguridad, se debe estar autocalificando de "cagón" con mucha mayor crudeza que todos los que criticaron su quedantismo. Para mí, Hernán no ha acusado a nadie de cobarde, sino que nos está regalando un tour gratis por lo que es "ser un ciervito en tierra de leones", con una mirada más compasiva que crítica, más entendedora que juzgadora.
julieta
13/11/2007 a las 21:27
Es muy facil hablar de cobardia cuando alguno no viajo en el tren san martin, metropolitano o en cualquiera de nuestros trenes argentinos. Si ves algo callate porque seras la proxima victima.
Vivo en españa desde hace un año y todavia no me saco el miedo de caminar sola por la calle a la noche, y asi mismo este chico no se saca el miedo de haber muerto o recibido una paliza en algunos de nuestros trenes de alta velocidad argentino.
Vivimos muchos años de miedo y eso ademas de nuestra cultura, costumbres, etc no se olvida
sorru
13/11/2007 a las 18:35
Digamos que lei muy por encima los articulos que publico´ ultimamente,y le aseguro que llego siempre a la misma conclusion;manotazos de ahogado,que tratan de reflejar minimamente experiencias y circunstancias,del vivo argentino, en el pais de los gallegos cuadrados.Creo que por su apellido,usted desciende de emigrados europeos.indague un poco en su pasado y vera´,como son realmente las cosas.esa gente si,que tuvo lo que hay que tener,y cambio de mundo radicalmente sin lamentarse por como seria su destino.
Todo lo que relata me parece superficial,y totalmente fuera de foco.Como gracia tipica de piolas argentinos,pasa,pero de serio el tema no tiene nada.
Diego
13/11/2007 a las 17:56
Este texto, no este, sino aquél, el tuyo, es maravilloso.
Gracias, me cambiaste la compresnsión del asunto.

Un saludo, Diego.
osvaldo
13/11/2007 a las 17:21
para humi, cuando regrese, el hijo le dice a la mamá "mamá, mamá cuando voy a la escuela ellas me dicen loco!, así varias veces hasta que la mamá le pregunta, y quienes son ellas? y el responde : las ardillas, mamá, las ardillas! "
piz y caca, venceremos!
Fernanda
13/11/2007 a las 16:57
La verdad es que es una cuestion de sangre propiamente dicha.NO de sangre indigena, o española, o catamarquesa,NO, es de sangre caliente o fria, es una cuestion de temperaturas.
osvaldo
13/11/2007 a las 16:55
leí tu comentario sobre una paraguaya, mahoma y cia., como esta cerrado lo comento aquí ( ya te darás cuenta como se me pierden los telefonos anotados en hojas sueltas, pero no te preocupes, a ninguno le pongo nombre ) al grano, curepi/a es el nombre que los soldados del mcal. lopez le dieron a los soldados de mitre durante la guerra de la triple alianza ( 1860's ) donde entre brasil, uruguay y nosotros matamos o hicimos esclavos al 70% de la población del paraguay, significa la piel blanca del cerdo ( la verdad es siempre lo más doloroso ).
entiendo tus chistes, me río con ellos, pero cuando uno lee algo que no entiende, debe buscar la respuesta, si no seguirá en la ignorancia ( nuestro peor enemigo, después de nosotros mismos ).
osvaldo
13/11/2007 a las 16:30
y para cuando vivir a mil ? para qué hablarle a la chica que nos gusta si lo que queremos es robarle un beso, si de verdad el casamiento, los chicos, etc. es solo un sueño de ellas? y este flaco, ( no vi el final del video ) esta bien, no era superman, habrá visto que le iban a romper el orto, tal vez nunca vivió algo igual o lo vivió demasiado, pero también fue ciego y mudo? ayudó a la chica de alguna manera? se arrepintió de lo que no hizo? para mi el problema no es el haber sido cobarde, fue el de no haber sido un hombre ... y nosotros, para nuestro futuro, qué camino elegiremos? ... y por favor, después de sanar a esa niña, enseñenle a defenderse ... así en el próximo video que veamos los golpes los recibirá ese borracho-mentiroso-hijodeputas ( sí, de más de una ) que espero se pudra en alguna cárcel.
gustavo
13/11/2007 a las 15:03
Me pasò, hace casi 18 anios una noche en Siena (NO TENGO LA ENIE)
Paseabamos por esta esplendida ciudad que se preparaba al famoso Palio, eramos un grupo de humanos provenientes de diferentes lugares del planeta un canario, un uruguayo, dos o tres pibes argentinos yo tra ellos, y algunas chicas portuguesas que estaban en la universidad de Siena con el proyecto Erasmus...bene....mientras estamos paseando por ahi hablando amigablemente del màs y del menos escuchamos un grupo de muchachos que entonan una cancion, ni idea de lo que decian pero la melodia captura la atencion de las chicas y del canario que empiezan a mimar con un lalala la la la la cancion de estos simpaticones, todo calla por algunos instantes hasta que se ve una orda barbarica que corre en nuestra direccion...eran realmente muchos tal vez veinte, ellos corrian en subida (Siena es todo una subida y una bajada). Adelante de todos venia uno, a los pedos me gritaba ti ammazzo ti ammazzo!!!
Las reacciones de grupo fueron las siguientes las chicas "el sexo debil" no hicieron un paso para atras, el canario se las toma despavorido para el otro lado, yo estaba ultimo en el grupo y de consequencia primero para recibir la paliza, el tipo ya esta a tres metros le grito ...siamo turisti!!!! pensando que las bestias nos hubieran confundido con otras bestias, el tipo grita ti amazzo!!!! lo mido, el corazon en la boca, un cagazo di altri tempi, y lo bajo de tortazo, el resto son muchisimas patadas en mis costillas en mis piernas uno que grita tirenlo al suelo, tirenlo al suelo, golpes en mi cara, yo no caigo y desparramo pinias a 360 grados, el miedo que pasè en esa ocacion nunca me lo voy a olvidar, el uruguayo un padre de familia mas grande que yo a mi lago dando el tambien los otros pibes despues de algunos instantes de indesicion nos dan una mano, las chicas trataban de sacarnos de encimas las bestias que peleaban tirando patadas y saliendo para atras para dar lugar a otros que hacian lo mismo.
Todo esto durò no se quanto tiempo se que al final llego la policia y los pibes se fueron, nosotros ahi 200 pulsaciones al minuto miedo, incredulidad, impotencia, rabia, el policia dice ya està no se preocupen es que quando està el Palio la poblacion se pone muy nerviosa.
Retomamos camino si decir una palabra, mas adelante nos encontramos con el canario, que se une de nuevo a nosotros, nadie le dice nada y seguimos juntos como estabamos antes del episodio.
En esa ocaciòn las cosas fueron de esta manera, sobre el tren espaniol y en el lugar de ese pibe no tengo la menor idea de como hubiese sido.
optimo blog
Seba
13/11/2007 a las 12:54
Y si este Indio cobarde o ser humano, se hubiera levantado, y hubiese dado una buena paliza al "León"????
Me gustaría saber que piensan todos o muchos de los que critican al indiecito, o solo están criticando una actitud???? Que en este caso seria igual a la del León.
Y que pensarían todos los gilipollas que lo señalan por la calle?
Seguramente lo seguirían señalando.
NO GENEREMOS MAS VIOLENCIA.
Lautaro Montes
13/11/2007 a las 12:38

Como estas Hernan, mi nombre es Lautaro, vivo en tu anhelado pais, Argentina.

Simplemente te escribía para avisarte que salió una nota en Clarín hablando de vos, seguramente la encontraras, pero te la paso por las dudas, un gran abrazo.

http://www.clarin.com/diario/2007/11/13/conexiones/t-01539095.htm

Lautaro
RusaRoja
13/11/2007 a las 11:46

Paula muchas gracias
pal
13/11/2007 a las 10:58
deberías seguir dando notas por comprensión de lectura...
Paula
13/11/2007 a las 06:08
Acabo de leer tu entrevista en Clarín. Qué alegría verte en un medio de acá... :)

Y sobre este post, al igual que han dicho tantos, es muy fácil ser valiente de este lado del monitor, pero jamás juzgaría al que está en esa situación. Creo que el instinto de protección seguramente te va a surgir si están atacando a un ser querido, pero con un desconocido, la reacción propia es una ruleta, puede salir cualquier cosa en ese momento. Gente con poco vuelo ha demostrado grandes actos de valentía en situaciones de peligro, y otra muy valiente ha salido huyendo. Y al que nunca le pasó, que no hable, porque no tiene idea. Recuerdo una situación en la que un tipo se bajó corriendo de una moto y le puso una pistola en la cabeza a un tipo que acababa de bajarse de un auto. Le pedía a los gritos no sé qué cosa y el otro, ya de rodillas, le decía que no la tenía. Finalmente, después de un minuto (o seguramente menos, fue todo muy repentino, aunque pareció una hora), el de la pistola se subió a la moto y se fueron sin eso que buscaban. Todos los que estábamos alrededor (unas 15 personas) sólo nos quedamos mirando, paralizados o alejándonos, pero a nadie se le ocurrió abalanzarse sobre el tipo ni nada parecido. Muy poca gente tiene el coraje, o siquiera la sangre fría, de anteponer la seguridad de otro a la propia. Y no puedo decir que esté mal. Y por cierto, dudo muchísimo que en otros países sean todos superhombres, por más que se llenen la boca.

Gracias por tu blog.
Germán
13/11/2007 a las 05:39
Hernán... Te descubrí hace realmente poco, leyendo por el amigo de un amigo el relato de los adelantos técnicos y la tarifa plana de porro. Tardé un poco más en dar con tu blog, pero desde ese día soy constante en la visita y en la lectura. Impactante tu capacidad de plasmar las situaciones en el papel... Genial la forma de pintar imágenes en la imaginación de los demás (raro lo que digo, pero mientras leo no siento que las imágenes sean de mi creación... siento que tu lápiz es quien se entromete y lo hace por mí).
Te escribo además para torcer esa tendencia que detallas en el 3er aniversario de Orsai... soy Hombre. Argentino. Tengo 18 años. Vivo en una ciudad muy pequeña que jamás alcanzará el millón. Y me falta un largo tramo para alcanzar el profesionalismo.
Creo que con la mayoría sólo comparto el gusto de seguir tus relatos... muy interesantes.

Te felicito...
Josue Rivera
12/11/2007 a las 01:30
Estamos todos tan inmersos en el miedo de que no tenemos papeles, que estamos en un país que no es el nuestro y de que hay tanto loco suelto que no sabemos que hacer, pero remitiéndome a la Biblia el que este libre de pecado que tire la primera piedra, hasta ahí todo bien pero? el que este libre de pecado que le tire la piedra al mogolito ese.
No se que hubiese hecho yo en su lugar porque sonaría bonito decir que lo hubiese matado, pero se de hoy en adelante si tengo la suerte de cruzarme con un pavo como ese aunque no este libre de pecado le parto una baldosa en la cabeza a ver si se le acomodan las ideas.
 Pilot
12/11/2007 a las 01:29
Mi humilde blog ha tenido a bien concederte un thinking blogger award. Si quieres recogerlo, puedes pasarte por ahí, aunque entendería que tuvieras mejores cosas que hacer. Un saludo y felicidades por el blog.
JB
12/11/2007 a las 00:09
Sí, yo escribí profusamente sobre el tema. No tiene defensa posible, amigo Hernán. El argentino es una puta rata y lo será hasta que encuentre una oportunidad de redención. Joseph Conrad que es más listo que yo y hasta que tú, hizo de un drama análogo una novela que se llama Lord Jim

Edipo de Tebas
11/11/2007 a las 17:58
Esta muy piola tu blog, te felicito
sum
11/11/2007 a las 17:36
Yo lo único que puedo decir es que: los españoles nunca tienen la culpa de nada. El que tiene la culpa siempre es otro. Una cuestión de idioTsincracia.
 alberto baru
11/11/2007 a las 05:41
Subo al tren como todos los días a esa hora.
Hay una chica sentada frente a mi, que sospecho es de mi misma categoría, y me atrae.
La miro, pero ella ni siquiera advierte mi presencia.
Me cuesta mucho forzar situaciones, por mi timidez, que algunos llaman cobardía; y me quedo quieto...
Luego sube una bestia en pedo y la empieza a insultar y a patear;
Pero yo no se qué hacer... y me quedo quieto, exactamente igual que antes que entrara la bestia al tren...
----------------------

Hernan, lo suyo es cada vez mejor, que quiere que le diga...
Raúl - Misiones
11/11/2007 a las 00:35
Amigo, cómo va. Matecito amargo, chamamé en guaraní y tu relato me revolvieron las tripas y me aflojaron los mocos. Que se yo, debe ser el sábado solitario y la nostalgia que me colaron en la piel del vaguito y en la de esa hermosa guayna que la historia, ya vista, leida, pensada y masticada, me golpeó fuerte.
Como siempre, un placer leerte. Y aún con la invitación vigente para conocer los pagos del mate, esa pasión argentina que tiñe los teclados de verde (mi teclado es verdoso y cuando lo doy vuelta y lo golpeo, me devuelve las yerbitas que se volaron del porongo e indefectiblemente me acuerdo de vos y tu post del mate).
Ya son dos a los que quiero invitar con mi mate amargo: a vos, que me sacudís hasta las tripas cuando te leo, y a este vaguito (vago, y su diminutivo, en Argentina, se usa como sinónimo de chico, de pibe, de adolescente, y yo lo uso en ese sentido).
Si sabés de él; o él lee este post, las puertas de mi casa están abiertas, acá en Posadas, cuando quieran matear durante el día y vinear por las noches. Y siempre dispuesto para la charla, por supuesto.
Gracias loco, bueno e intenso, como siempre. Abrazos.
  mafaldita
10/11/2007 a las 12:22
ah... y note q ya vamos por la segunda edicion.... bueniiiisimo!!!
la tercera podria salir sin tapas.....
  mafaldita
10/11/2007 a las 12:13
mi amigo de racing a quien le regale tu libro, se sento en el banio a leerlo y ya lloro dos veces, y me puteo varias...dice q no hay derecho....
ahora te convertiste en tema de conversacion entre amigos transplantados al caribe.... lindo, no?
sofa
10/11/2007 a las 02:37
vi ese video junto con un amigo, y a los dos nos indignó más la posición del chavo cobarde, yo pienso que en definitiva lo paralizó el miedo y quizá pueda ser una justificación, pero cuando "la bestia" se fue, bien pudo haber auxiliado a chica y no hizo nada... la dejó sola, de principio a fin...

la indiferencia al máximo
Goose
10/11/2007 a las 01:46
Uff.... lei TODOS los comentarios.

Hernan: exelente artículo y buen punto de vista. Por momentos me recordó "El futuro del Chape", tal vez por esa capacidad de ver la realidad a traves de los ojos del otro.

El comentario más sensato creo que fue de Toro (#99).

Si tenés tiempo para evaluar la situación, medir los riesgos y decidir qué hacer, lo que hagas puede ser heroico o cobarde. Pero si te tiran algo a la cara, no lo pensás: te pega, lo atajas o lo esquivás. Pero no lo pensás.
Te podés romper la mano atajando, o tal vez te rompas la cabeza contra algo por esquivar. Pero es un reflejo. Solo podés evaluar los resultados.

Y seguro te van a evaluar otras 300 y pico personas que te dirán que la otra opcion era mejor (a propósito... alguien vió "Efecto Mariposa"?)

A todo esto, sigo sin entender a los boludos del "priii" y a los que en lugar de opinar, critican y "corrigen" un artículo de orsai como si fueran profesores corrigiendo una tesis de sociología.

AVIVENSE!!! es un buen artículo con EL PUNTO DE VISTA DEL AUTOR, y eso no es discutible.
 olo mosquera
09/11/2007 a las 21:03
Creo que hay la solución, #306, es que compres el libro y le pidas a la chica de la librería que le arranque las tapas antes de meterlo en la bolsa.
Lucas Varela
09/11/2007 a las 01:47
No me gusta lo que dice la contratapa de tu nuevo libro Hernán.

Yo soy un argentino en españa pero no estoy muerto de hambre y no tengo el menor interés en desestabilizar la cultura ibérica. Por ahí la contratapa no adelanta el libro ni mucho menos...
Ojalá el título tampoco lo haga, en todo caso y para juzgar con base sólida tendía que leer el libro, lo reconozco, pero bueno cuando leí la contratapa en una librería en Barcelona me dejó un mal sabor en la boca... más sabiendo que sos argentino y conociendo orsai y espoiler, 2 blogs que me parecen muy bien hechos.

Eso nomás. Me interesa tu respuesta, si alguna vez leés esto y podés, contactame através del blog.

Saludos.

Lucas.
elultimoparaguas.blogspot.com
Loki
08/11/2007 a las 14:51
Exelente vuelta de tuerca sobre un tema sumamente complejo.
Pero ademas del temor a los leones existe otro miedo subyacente en esta historia, el temor a ser expulsado del rebaño y la pastura. El pibe declaro por la radio que su inaccion se debia mas a la amenaza de verse involucrado en un hecho que le ocasionara la deportacion que a la cobardia fisica de la que todos lo acusan. Supongo que no existe mucha diferencia entre el miedo irracional y el racional, solo que los justificativos del segundo son mas convincentes. El que este libre de pecado...
  mafaldita
08/11/2007 a las 13:19
LLEGO! (con acento en la o), o mejor dicho: llegaron!
Ayer recibi el aviso del correo q tenia paquete procedente de la madre patria!

Aca en aruba son las 8 de la matina, el correo abre 7.35 y ahi estaba, paradita yo, esperando q se despierten y abran!

No uno, sino dos "alpistes", mas un "mas respeto q soy tu madre" , q fue la yapa, mandado todo por mi amiga transplantada a bilbao, Lelia. Fiel a mi costumbre, abri el "sobre verde" ahi nomas y empece a hojear (es como cuando iba al kiosco a comprar revistas y me las venia leyendo de camino a casa). Uno para mi, otro para regalar... dejo de contarte asi me voy a leer... me encanta la presentacion y el tamanio...y aunque este disponible online... no hay nada como el placer de tirarte a leer un libro!

Gracias Hernan, gracias Lelu!
Cecilia
08/11/2007 a las 13:04
Hola Hernán: es la primera vez que veo un argentino que no se levante a defender a una mujer que está siendo agredida... Yo misma que soy mujer me hubiera levantado y los hubiera separado... no es una cuestión de fuerzas, ni de tamaño, ni de miedos ni siquiera de timidez... todo eso no tiene nada que ver, llega un momento en que uno tiene que hacer lo que tiene que hacer y se acabó. Por ser todos tan cobardes y tan indiferentes es que estamos donde estamos dejando siempre que las cosas las piensen otros, las decidan otros, todo, todo, toda la humanidad se resume en esa sola palabra: cobardía. Todos somos ese argentino que marcha en ese tren hacia la estupidez y hacia la nada. Por pensar siempre en las consecuencias, por hacer siempre lo conveniente, lo correcto, por no jugarnos nunca el pellejo por nadie ni por nada. No es una escena de una pelea callejera lo que se representó en ese video: la humanidad entera quedó ahí retratada, era la humanidad la que viajaba en ese vagón, a esas horas de la noche... sin pensar nunca que la estaban filmando.
Karhun
08/11/2007 a las 01:54
Espero que un día no muy lejano, las bestias del barrio vuelvan a ser ciervos de la misma manera que lo eran antes del suceso.
Espero y deseo que este chico y su madre puedan recuperar la normalidad, de manera que anochezca tan pronto para ellos, pues vivir en la penumbra acompañado de la tristeza no es lo más adecuado para superar un trauma.
Ánimo y un abrazo para éste joven de 17 años y su madre.
Un beso para la chica ecuatoriana.
Mi repulsa para la bestia.

Un saludo y mi agradecimiento para Hernan.
Eugenia
07/11/2007 a las 16:16
Genial el texto. Este y la pintada de la Fontana de Trevi con tinta roja, lo mejor de la semana.
LaRakeLa
07/11/2007 a las 13:41
Qué maravilla de texto, se lee a una velocidad de vértigo. Aunque mucho más vértigo da toda la hipocresía que has apaleado.
Dilá Lará
07/11/2007 a las 11:22
No podría estar mas de acuerdo. No sé que me parece mas lamentable, si que casi todos nosotros hubiesemos mirado para otro lado o que disfracemos nuestro miedo gritando al que estuvo allí que nosotros hubiesemos sido valientes.
mafalda
07/11/2007 a las 04:44
A #290 de Claudia:
A mi me pasó algo muy similar, con la diferencia que me ocurrió en una estación de tren del Gran Buenos Aires, en Jose C Paz.... los que conocen el lugar podrán imaginar la pavorosa escena , los que no... mejor. También como vos, le advertí a una señora que un ladrón estaba robando su cartera, tambien como vos estaba embarazada y tambien como vos sufrí las consecuencias... el hombre me esperó al bajar del tren... me arrinconó contra una pared... sacó una navaja y mientras me la mostraba amenazante me hizo prometer que nunca más iba a meterme con un punga. Nadie me defendió; fue toda una lección. Igual, no me arrepiento.
Off topic: No culpo a los poseedores de la amarilla... confieso que no me quedó tan claro el sentir del autor... percibo cierta ambiguedad... y me confundo entre la ficción y la ironía.
Saludos!
seburu
07/11/2007 a las 02:15
primero te hicieron el corto y dps hiciste el texto.....al revés del pepino.

el corto, dije.

un gran tema de actualidad, sin duda
respecto al muchacho asustado: hay muchos matices, quridos opinantes de siempre. el chico no estuvo mal. la cosa no se agravó. si hubiera pasado, quizás él hoy sería el heroe en su ciudad, pero no estaría en un cuento de hernán.

salut
Marian
06/11/2007 a las 21:14
Ante todo, una reverencia por el texto Hernán. Creo que ante tantas opiniones (muy diversas, por cierto) considero que esta situación de violencia tanto física como verbal se dan en el día a día de todos, escapando a nacionalidades, edades y religiones. "Hay que estar en el baile y bailar", cada uno ante una situación reacciona como "le sale", a veces creemos tener claro "el bien" y "el mal" y es fácil dar opinión (todos lo hacemos desde "afuera"). Lo que me resulta realmente valioso, es ver que al menos no somos todos autistas, y no damos vuelta la cara ante lo que pasa.
Ah!! saludos de paso al Guillote Luy y a Fabri.....que me pasaron esta página...y a ver si me escriben más seguido bagressss!!!
Eliana
06/11/2007 a las 20:09
Para Bart de nuevo:

Muy interesante el enlace. Siempre es bueno tener más datos, me colgó mucho la lectura (nada larga, no te preocupes...)

De nuevo, gracias por los datos.

Envidio tu sabiduría (y todos los pecados de los que seas pecador, valgan todas las redundancias).

Saludos desde el tercer mundo y espero cortar por acá con las ironías.
Theo
06/11/2007 a las 13:42
Hola. Escribí en mi blog un post sobre el asunto; pasa a leerlo, si quieres. No hablé de ti, pero en otros posts si que dije lo que pensaba, y es que no se le pueden exigir heroicidades a nadie. No tengo rasgos raciales ni apellidos que resulten exóticos a mi pasaporte, y tengo algunos años más que tú. Pero, probablemente, no habría defendido a la chica. Habría temido que ese cafre me clavase un navajazo o cualquier otra cosa, que puesto como sin duda iba de cualquier cosa ilegal, me diese un golpe que me dejase seco. Lo habría temido y, sólo como estabas en el vagón, sólo habría rezado para que no me viese. ¿Cobarde? Probablemente. Pero como pienso cómo habría actuado yo, no puedo juzgar cómo actuaste tú. Es muy fácil ser un héroe en el bar, o en el sofá de casa, o abrigado por la turba, cuando se es parte de un grupo... pero solo, y ante la situación... ¡cuántos de los que se les llena la boca ahora con lo que habrían hecho se habrían mimetizado con la tapicería para pasar desapercibidos! Además, acusarte de cobarde es una manera de desviar la atención de la única noticia: una agresión xenófoba. Es otra forma de racismo, cargar las tintas contra 'el argentino que no hizo nada' para limpiar nuestra conciencia. Un saludo
Manolito
06/11/2007 a las 12:36
Hay muchas gacelas como el, con fantasías de ser leones y demasiados leones que ni siquiera se dan cuenta de que lo son, leones que sin percatarse de ello eligen a la victima mas indefensa para cebarse en ella, que no entienden de cobardía hasta que la vida les pone en la situación de demostrar su valentía y le da unos pocos segundos para hacerlo, si no lo haces tendrás mucho mas tiempo para demostrarlo después soportando el arrepentimiento de haber sido cobarde, es posible que vuelvas a tener otra oportunidad y esta vez si tengas la opción de elegir que tipo de valentía demostrar, la de defender a alguien de una injusticia o la de soportar que se es cobarde, hoy eres joven con poca experiencia, mañana estarás formado y con la experiencia suficiente para saber que prefieres soportar en la vida, no te preocupes no estas solo y hay muchos que te comprenden y otros que todavía confían en ti.
Estas en tierra extraña para ti, quizás hostil, y ademas te exigen valentía, que pena que algunas personas no se den cuenta que el único cobarde que iba en ese tren era al que te refieres como león un león que elige una pieza débil en un momento en el que está mas desprotegida y que estoy seguro nunca se atreverá con un LK, un cobarde como los otros "valientes" de fuera de ese tren que te señalan a ti con el dedo como cobarde.
Lichi
05/11/2007 a las 22:54
Piscis del #279:

Cuidado que cuando te tapas la cara se te destapan los pies. Se te vio algo en la frase "...billete a un pasajero negro, QUE ADEMAS era pediatra..."
claudia
05/11/2007 a las 20:16
Ah.... si el argentino hubiera intervenido (y no estoy haciendo valoraciones), el titular hubiera sido: "disturbios en el tren de cercanías, ajuste de cuentas ente bandas latinas y un skinhead". Por suerte para la chica en este mundo al revés y prejuicioso, nadie transformó al agresor en agredido. Ah... en el vagón había más gente al fondo, que evidentemente escuchaban y veían, y estaban en mejores codiciones de pegar un grito sin ser vistos y parar la escena, pero ni siquiera los que estaban en lugar seguro intervinieron. Eso sí, a meterse con el piltrafilla sudaca espectador ahora que todo pasó y no hay peligro!!!!
claudia
05/11/2007 a las 20:06
Los unicos que tiene derecho a meterse con el "cobarde", son aquellos que hayan vivido una situación similar y hayan reaccionado. Y saben qué? yo lo he hecho más de una vez, tengo el defecto de ser "defensora de pobres y ausentes" como me decía mi mamá en Argentina, y meterme en todo. Una de las que más recuerdo, es en un autobús en madrid, yo estaba embarazada de 8 meses y un tipo me empuja para subir antes que yo (cosa rara, una cosa es que tengas que encanñonarlos para que te den el asiento estando conel bombo pero de ahí a que te empujen...) y resulta que era porque le estaba choreando a una vieja muy coqueta que subía. Entonces le pego el grito y le aviso a la señora (con mi inconfundible acento argentino). Resultado, la vieja conserva su billetera, y el choro sube y se pasa más de 5 minutos insultándome. Yo ya estoy inmunizada, pero no dejo de asombrarme que nadie, ni siquiera el conductor, pusiera en vereda al tío (más metiéndose con una dulce y frágil embarazada como yo....).
¿saben cuando me di cuenta que el choro que esta al fondo se bajó? cuando tod el autobús empezó a hablar de nuevo!!! "ay que miedo.... ay que peligro.... bla bla bla" y por ahí escucho "AY ESTOS EXTRANJEROS..."
y no pude evitar decirle a la vieja: MIRE, USTED SE HA DADO CUENTA QUE YO TAMBIEN SOY EXTRANJERA, Y GRACIAS A MI CONSERVA SU CARTERA, ASI QUE YO NO DIGO QUE LOS ESPAÑOLES SON UNOS COBARDES POR NO HABER MOVIDO UN DEDO EN MI DEFENSA, SIEMPRE QUE UD. SE GUARDE ESE COMENTARIO ESTUPIDO.
y me bajé del autobus con mi nena a punto de nacer....
Siempre que cuento esto me dicen que como me animé (el choro era un grandote con pinta de europa del este, pero de los morochitos....) que me podía haber metido un navajazo. Lo que yo creo es que en ese momento, uno no sabe como reaccionara hasta que lo vive....
Y por eso no culpo al pobre argentino, estoy segura que el 99% de los que se meten con el, habrian tambien mirado para otro lado.... precisamente por eso se animan con el, y no con el nazi....
PELUCHE
05/11/2007 a las 19:33
Que el miedo es una condición innnata? Está muy bien!!! Que la cobardía es libre? Perfecto!! Que el instinto de supervivencia es automático? De acuerdo!!
Pero la indiferencia y la indolencia? Que tipo de actitudes son?
Con cada paso que damos, nos hundimos más en nuestra propia mierda, como si de un pozo de arena movediza se tratara!!!
El texto logró su cometido como siempre; polémica y reflexión.
Saludos desde Caracas!!!
roberpf
05/11/2007 a las 17:33
Lo primero que pensé del chaval cuando vi el vídeo fue.. "pobre chaval, que mal lo ha tenido que pasar pensando que en cualquier momento se volvería y le daría también a el".

Yo soy español y he vivido una situación parecida en cuanto a la violencia, pero en mi caso sí que reaccioné.

Lo hice porque a la persona a la que querían agredir es mi padre y, obviamente, no estaba dispuesto a permitirlo.

El resultado fue que los 3 cobardes que le querían pegar se llevaron las suyas y las del pulpo. Por suerte nosotros encajamos "solo" un par de guantazos sin importancia cada uno.

Una vez acabada la pelea vi que en el bar en el que estábamos había mas de 15 personas y nadie había movido un dedo por ayudarnos (y de los mas de 15 no menos de 10 eran conocidos, porque el bar es de mi padre). Lo primero que pensé fue "qué lástima de gente... como un día tenga que depender de ellos, voy listo"

En fin, que no solo un pobre chaval se acojona cuando ve una pelea.
NN
05/11/2007 a las 15:26
No lo juzgo al fin y al cabo yo tambien soy un cobarde
Pablo Molinarus
05/11/2007 a las 04:30
Esto envíe a mis amigos de todo el mundo difundiendo este certero articulo periodistico-literario-sociologico-psicologico- HUMANO. EXCELENTE. Menos mal que alguien lo pudo ver al argentinito sin filtros ni prejuicios, por fin es visto ese ser, tan valioso como la jovencita ecuatoriana. Aquel que se levanta inquisidor acusando de imperfecto al projimo, como si uno mismo no lo fuera, en cierto modo reproduce el fondo basico que lleva a esa bestia inhumana a actuar como lo hace.
Les reproduzco el mail agradezco que exista gente lúcida como vos Hernan y muchos otros. Gracias. Pablo

Hola a todos mis amigos y amigas del mundo. Seguro que han visto en las noticias de la TV mundial, donde se observa en un Metro de Barcelona una bestia maligna golpeando despiadadamente a una jovencita ecuatoriana inocente e indefensa.

Cuando observé las imagenes en la television me fijé muy bien en las tres personas que aparecían. Puedo decir que conozco muy bien el tipo de naturaleza de cada actor, pero sobre todo de uno: el argentinito. Y no lo juzgé en nada y lo comprendo infinitamente y hasta en cierto modo me vi reflejado.

Solo atiné a decir: que lástima que YO que no estaba ahí en ese momento para darle su merecido a esa bestia hija de remil putas y cuidar y proteger a esa hermosa criatura, niñita humana bella e inocente.

Inmediatamente le aclaré a mi amigo de estudio que me escuchaba que, en realidad hay que estar en ese lugar y situación, le dije que me hubiera gustado probarme en esa situacion "en la cancha se ven los pingos"

Resulta que todo esto viene a cuenta porque hace unos meses anduve por los metro de Madrid y Barcelona, todo tranquilo por suerte. Ocurre que soy del tipo de persona que siempre anda imaginando cosas, algunas muy extrañas, pero hay una muy recurrente que tengo desde niño, que es la de ser salvador de jovencitas hermosas y desprotegidas, ser su " príncipe valiente" ya sea en trenes, subtes (metros) o colectivos (autobuses)
Poderosamente llamativo, es que a esta situación la imaginé antes de que pasara en realidad. Creo que estaba en el metro de Madrid, solo.

Lean "El sentido del olfato en los trenes" de Hernán Casciari, un escritor argentino radicado en españa, escribe muchas cosas lindas que le nacen del corazón, tiene una weblog http://orsai.es/ que en 2005 fue calificada como la mejor del mundo por la cadena alemana Deutche Welle, desde donde escribió el primer gran best seller de Internet "Diario de una mujer gorda" (leanlo, no se arrepentirán)

Un abrazo a todos, con cariño
Pablo Molina
Santiago
04/11/2007 a las 16:27
Estas cosas, lamentablemente, pasan casi todos los dias, en todas partes. Y las formas de violencia son diversas y muchísimas.
Lo que he dicho peca de obvio.
No es difícil imaginar una situación en donde algún argentino increpe a un boliviano, y esté por allí algún paraguayo que se mantenga pasivo.
pende tavy mundial
04/11/2007 a las 15:55
Por dios que mal esta el mundo, cada interpretacion estupida:
- en el texto de hernan no se hace ningun juicio de valor acerca de ninguno de los personajes, se intenta recrear lo que pasa por la cabeza de cada uno de los involucrados, y la forma como las personas juzgarian a cada uno.
Angie
04/11/2007 a las 14:41
Me cago en la putísima, cómo hay gente que después de leerlo no ha entendido nada. Así caminamos, viendo nuestro ombligo, que si alguien nos dice que está sucio nosotros contestamos: oH! Gracias, el adorno me lo puse el otro día.

Me alegro que otros cuantos lo hayan entendido.
Saludos.
Masa
04/11/2007 a las 12:15
Para los que estén interesados, resumo lo que dice Jesús en el vídeo señalado por farmo. Dice que él estaba escuchando música a todo volumen y no vio toda la escena. Cuando el agresor tocó el pecho de la chica el no lo pudo ver porque el propio cuerpo del agresor le impedía la visión; sí se dio cuenta de la patada pero no sabía bien qué pasaba. Al fondo del vagón había otros dos hombres que estaban viendo la agresión y no se movieron, por lo que él no supo como reaccionar, especialmente al ver que el agresor era mucho más alto que él y tenía miedo. Cuando el agresor bajó del tren él habló con la chica para indicarle la cámara de seguridad y recomendarle que denunciara los hechos.

Jesús es recepcionista de hotel y suele volver a casa en tren a esas horas. Es residente legal en España. Llegó a Olesa hace un año y medio porque se enamoró de un chico catalán y ha hecho un gran esfuerzo por integrarse en su nueva comunidad. La gente del pueblo le reconoció como el testigo del vídeo, pero nadie le ha recriminado nada en persona, aunque sí lo han hecho los medios de comunicación, incluso políticos que han calificado su actitud de nazista. Le parece injusto que su cara no apareciera difuminada en el vídeo.

Le ofrecieron 3.000 euros o más para que participara en programas sensacionalistas de televisión, pero él rechazó esas ofertas. Decidió llamar a "Els matins" de TV3 para que le hicieran una entrevista seria y para poder desmentir las falsedades que se habían dicho sobre él. Da el tema por cerrado y no hará más declaraciones.
M!~
04/11/2007 a las 03:27
??Te hemos visto por la tele, has sido valiente, el otro era más grande y sin embargo te levantaste y peleaste como el hombre que todavía no eres, en el barrio estamos orgullosos de ti, hemos comenzado a organizar una colecta para comprarte la silla de ruedas".

Genial esta frase.

Hernán, ¿Qué hubieras hecho? ¿Quedarte sentado o ayudar a la mujer?
Wolram
03/11/2007 a las 21:00
Creo que hay que comprender a este joven y no juzgarle, es muy sencillo si se miran los toros desde la barrera. Complejo es ir al ruedo y usar las zapatillas junto con las banderillas.
Piscis
03/11/2007 a las 14:07

Pues a mí me dio asco ese tío que ni reaccionó. Al cabo de pocos días, todo un vagón de tren se sublevó en Gerona porque el revisor sólo le pidió el billete a un pasajero negro, que además era pediatra de un hospital público.

Que no todos los argentinos son guays, ya lo sabíamos. Pero el del vídeo se lució.
RusaRoja
03/11/2007 a las 13:51
Farmo!! capo!! Gracias
Lastima que no entiendo un corcho
Fabeto
03/11/2007 a las 13:25
Me parece que interpretaron mal la escena. Al principio el niño pensaba levantarse a hacerle frente al violento; pero al ver que le agarraba la tetica y le decía cosas sucias, decidió mejor sentarse a acumular material snuff para una paja al llegar a casa.

Quién no hubiera hecho eso en su lugar...
farmo
03/11/2007 a las 04:06
Se puede ver la declaración que ha hecho esta mañana en TV3 aquí.
Moscarey
03/11/2007 a las 02:07
Mirá casualmente lo dije en un post y no tiene nada que ver con este tema (el post) pero como todo se puede relacionar:

"La gente no comprende las cosas que nos pasan a nosotros, es que somos todos tan cagones, valientes para hablar, pero nadie hace nada realmente."

Y así pasa, gracias Hernán por "defenderlo", no lo conozco, ni creo que lo conoceré, pero en esos casos tiene que perder el malo, lo que hizo ese pibe fue lo correcto, el jamás hubiera ganado, las cosas no son tan simples, ahora yo me pregunto:

¿Como puede ser que una persona golpee así a una mujer? y bardean o critican al pibe que está sentado ahí, sin poder hacer nada, por miedo a que el otro imbécil lo muela a golpes, que pretende la gente que no solo golpeen a la chica sino que también golpeen al chico, para pasarlo por toda la televisión y que hasta en el culo del mundo se vea que el otro imbécil se va lo más feliz del mundo.

Creo que están todos equivocados. Propongan una cura para esa enfermedad, los va a terminar matando.
02/11/2007 a las 20:20
Es la primera vez que escribo. Te leo desde hace un mes y fui muy "prolijita" (palabra que según dicen no se usa por aquellos lares) y leí desde el primero hasta hoy. Me llevó unos dias... Amo tus textos y todo lo que provocan en mi: mezclas de emoción, ternura, bronca, impotencia, identificación, todo.
Y con respecto a esta reflexión tuya, y después de leer todos los comentarios, concordando con algunos más y otros menos, lo que me volvía una y otra vez era que el punto no está en ubicar dos polos: heroismo o cobardía. Creo que ante situaciones límites uno no piensa, es puro instinto. Tanto si hubiera defendido a la chica como si no. Las dos acciones hubieran partido del mismo lugar, del lugar del "no pensamiento".
Y el "si hubiera" no existe. Uno puede aproximarse si ha pasado por situaciones similares y sabe que ante determinadas situaciones reacciona de tal o cual manera, pero nada más.
Existe el heroismo pero no me parece que sea este tipo de situaciones donde podamos encontrarlo.
Saludos, Hernan, me encantó conocerte.
Nat.
Beya
02/11/2007 a las 19:58
No, la culpa es de la chica, que no supo levantarse y salir corriendo o defenderse de alguna forma.
No, la culpa es del guardia del tren, que dejó pasar a un borracho.
No, la culpa es del gobierno, que no incrementa la seguridad en los trenes a ciertas horas.

En situaciones límite, no siempre tenemos tiempo de reaccionar, de entender qué está pasando. El tiempo nos toma por sorpresa, para asaltarnos apuntando a nuestra vulnerabilidad más primitiva...
Rosa Emilia Ramos
02/11/2007 a las 19:49
Una sola vez vi el video y bastó para llenarme quién sabe de qué tipo de tristeza e indignación. Quizás no podemos hacer algo contra los leones o quizás sí, eso no lo sé. Creo que nadie tiene la respuesta de hasta cuándo nos comeremos los unos a los otros como las bestias que hemos sido en los 8 mil años de historia documentada que nos preceden. Lo que sí sé es que el racismo no es invisible, sino cobarde, como aquellos cervatillos que no se defendieron en el tren. Que tal vez ella no pudiera siquiera articular una palabra o un gesto en su propia defensa lo entiendo, también entiendo que el otro no haya levantado la vista para ver lo que seguramente le pasa cada noche y cada día, aunque no haya contacto físico. El racismo golpea y golpea duro, no importa si es una palabra o una patada. Tal vez, lo que a nuestro argentino cobarde le podemos reprochar no es tanto que no hiciese algo por defender a la chica de la bestia, pues él también estaba asustado y nadie sabe cómo reaccionará ante ciertas situaciones, sino que no hizo en ningún momento el intento de consolar a alguien que, como él, estuvo indefenso ante la furia de quien no entiende las diferencias. La dejó sola en el vagón y fuera de él.
Julieta
02/11/2007 a las 17:07
ánimo media España habría hecho como tú, simplemente intentar sobrevivir y ser invisible a los ojos del animal que subió al tren, ten Fe en Dios y estate seguro que la gente te olvidará y olvidará tu cobardía que posiblemente te hace estar vivo.
Captal de Buch
02/11/2007 a las 12:24
Demasiada literatura barata. Demasiada comprensión con este individuo. No nos escandaliza que sea un cobarde. Ni siquiera que sea un inmigrante cobarde. Nos escandaliza que haya acudido a la policía para denunciar que sus vecinos, que le han reconocido, le miran mal. Doble cobardía.
Bart
02/11/2007 a las 08:38
Siento haber parecido soberbio, Eliana. Siempre pensé que el pecado capital en el que más destacaba era el de la lujuria.
Bueno, he usado ese método tuyo de "informarse". A mí me ha salido que el agresor puede ser:

- Devoto de Hare Krishna.
- Miembro del grupo teatral La fura dels Baus.
- Darío Grandinetti.

Te dejo este enlace para que te queden más dudas. Si es demasiado largo ve directamente a la página 7, capítulo 3: Cerveza, música e independentismo, el caso catalán.

Por cierto, juraría que el video vinculado en el post de Hernán ha sido actualizado.
don ata
02/11/2007 a las 03:02

y ahora resulta que los latin kings amenazan al tal Sergi Xavier Martin por andar pateando a la chica ecuatoriana...
como dicen los valencianos: made mia...
en fin, excelente punto de vista hernan
pd: lichi #213, buen comentario, y te veo en sudakia alla por enero jejjeje
ta lueguito gente
don ata (tambien conocido como san ata)
Horacio
02/11/2007 a las 02:09
No había acaso, más atrás en el mismo vagón, un montón de otras personas que tampoco reaccionaron?
reubenba
01/11/2007 a las 22:00
Trato de ponerme en el lugar del muchacho argentino...yo tambien lo soy...
Situacion dificil, el terror paraliza cuando la bestia nazi, exenofaba ataca con su fuerza ...
Quiero suponer que si la agresion hubiera sido a un hijo , esposa, hermanam se hubiera jugado, aunque llevase la de perder..
Pero como recomendacion gral. a todos aquellos que viven en ciudades conocidas con potencial de agresion: no encontrarse nunca solo en un vagon o lugar aislado...el entremezclarnos entre mucha gente puede bajar enormemente la posibilidad de perjuicios de esta clase, siempre que no sea entre el publico de algun equipo de futbol que se juega la copa...
david lennón
01/11/2007 a las 21:27
me parece ke el pibe argento se tomo muy en serio la vuelta de los heroes del silencio
fede o
01/11/2007 a las 21:18
hernán #181,

ese poema de sábato es tan bueno, que se merece que le escribas algo alrededor, como hiciste con "los justos".

serían como "yesterday" y "let it be", los dos textos. dos hits.
Martincho
01/11/2007 a las 19:13
Comencé a leer tu material hace relativamente poco tiempo, Hernán, y me sorprendió el punto de vista de lo sucedido. Dejame desubicarme un poco y nomás preguntarte cuántos xenófobos racistas ca... a trompadas hoy? Ahá.
Ahora faltaría el relato de millones de judíos dejándose exterminar por cobardía.
A veces uno no comparte formas de ver la realidad, pero admiro la forma en que lo hacés. Saludos (no de cobarde, no de héroe. De persona.)
Un argentino
01/11/2007 a las 17:00
Este episodio me hierve la sangre.
Cuando me dijeron que el chaval que se quedó sentado sin hacer nada era argentino me dio mucha rabia, ahora lo entiendo tiene 17 años, realmente no lo acusaría.
De todos modos no se trata de héroes, se trata de actitudes, yo me he visto en una situación como esa con 21 años y me he peleado con un gitano que le estaba robando a una señora el bolso. Posiblemente me hubiera visto con un tajo en el estómago (por suerte salió todo bien), pero eso es algo que no se piensa en el momento, es una cuestión de actitud (ya lo decía Fito Paez).

Por cierto, aún estoy esperando a que la bestia reciba una merecida paliza, lástima que en este país la justicia funciona, si no ya me hubiera acercado por la Colonia Güell a "saludar" a la bestia.
pal
01/11/2007 a las 13:30
Un día mi marido se dió cuenta que un tipo pegaba papelitos pro- nazis en las calles. Lo interpeló y lo siguió, cuando llegó de vuelta a casa llamó a la policía - no tenía movil en esos años- yo tuve por lo menos la deferencia de no decirle: estás loco!!! esos tipos nos pueden venir a quemar la casa!!! y si no andaba solo?!!!! Simplemente me callé y apoyé en lo que pude. En Alemania estas cosas no son chiste, y mi pelo no es rubio.

Un día vi como un amigo reconocía que bajo tortura, denunció hasta a su abuela, y aclaró: "todos lo hacen". Tuve la deferencia, de como
no he pasado por la experiencia, quedarme callada. Y lamentarlo mucho por las víctimas y alegrarme mucho de no estar entre ellas.

Un día otro amigo al que también torturaron, me dijo: no es verdad, algunos no hablamos... esto, pensé, no hay que tomárselo a mal, algunos pueden otros no. Lo perdoné enseguida, claro.

En todo caso, tengo la mínima dignidad de CREERLES lo que vivieron.

Y espero mi turno, este mundo está lleno de leones, ciervos y otras especies en guerra. Ya me llegará la hora, no me cuento cuentos en esto.

Al margen de que la moral existe, creo que cada respuesta que haya sido capaz de dar, siempre tendrá sus consecuencias y lo único que yo deseo es que sea, en mi caso, una con la que yo pueda vivir y dormir en paz conmigo misma. Lo mismo le voy a decir a mi hijo.

Pero ya sé, obvio, que es tan posible de un ser humano esperar que se meta y ayude, como que se cague en los pantalones y se escabulla como pueda. Ninguna de las dos opciones se excluye y ninguna de las dos es menos humana.

De los que nacieron para inquisidores, prefiero arrancar a lo que me den las patas. Pero, lo reconozco, a mi hijo le voy a aconsejar que de aquellos con los que NO SE pueda contar en los momentos difíciles: también.

Como dice la Nöstlinger (escritora austriaca de cuentos de niños): hay situaciones que permiten que el que solo era el estúpido del pueblo, se convierta en criminal. Esa son las que hay que evitar, o mejor aún desmontar.

ps
yo también sabía, como pecadora, que ibas a escribir de esto. Lo hiciste muy bien y lo mejor sin perder matices.
Yo no quise ver el video. No lo vi y no lo veré: Si, otro tipo de instinto de conservación.
maresdelsur
01/11/2007 a las 13:20
Comentario 238 Gustavo. Puede ser que Hernan este tratando de hacer eso, y tal vez yo no lo entienda. Y esa es por supuesto, mi limitacion. Sin embargo, de manera humilde, y con el respeto que le tengo al autor del blog, vuelvo a decir que todo me parece demasiado simple. En la vida, seguramente hay mas que estos animalitos... y en esta situacion, mi humilde opinion hay mas. De todas formas me ha servido para ilustrarme sobre este tema mas (eso es bueno)
A hernan: me di cuenta que el primer comentario lo puse para criticar, y eso es algo que detesto de mi. Perdoname, antes que nada, tu blog lo disfruto mucho, y en algun momento de soledad en esta isla, me recuerda un poco a mi casa, al otro lado del Plata.
Naty
01/11/2007 a las 09:52
Has estado leyendo a Suskin ultimamente?
En cuanto al cobarde, eso, es un cobarde, pero cualquiera de nosotros pudo haber sido ese cobarde en ese momento. Soy mujer, joven, estudiante del interior en esta capital, y la gimnasia y los deportes se me daban muy mal en el colegio. Si una noche, en un subte, veo a un tipo borracho pegándole a alguién, ni loca me meto.
Desgraciadamente, el miedo muchas veces puede más que el sentido de justicia. Puede que el tipo de fuera si el otro decía algo, como puede que también lo cagara a palos, o tal vez, en una versión más loca y violenta, que sacara alguna clase de arma y lo matara.
El instinto de autoconservación definitivamente puede mucho, llamarlo cobardía es una manera de verlo.
Lup
01/11/2007 a las 04:06
Me parece que es mas fácil juzgar al otro, sin antes ponernos en su lugar?Ahora resulta que son todos machos, no?... Si! Yo en su lugar hubiese echo esto o aquello, es fácil decirlo, no?... Pero me gustaría saber si ustedes atravesaron por una situación así y que hicieron al respecto? ? Por lo que leí me parece que no. Oigan el chico se equivoco, como se equivocan todos, porque tienen q ser así? , no somos todos perfectos, no todos somos valientes, hay valientes como cobardes, buenos como malos? porque todos tienen que perseguir o ponerse en contra de un chico que se acobardo en aquel entonces? Porque no se ponen en contra de la persona que la agredió a la chica.
Porque siempre para todos es mas fácil juzgar que ponerse en el lugar de la otra persona.
Se equivoco como se equivocan todas las personas, tan difícil es entenderlo?
Y quienes son ustedes para juzgar a este pobre chico???...
Yo los quisiera ver una situación igual o peor ( que ojala no las haya ) pero lamentablemente les tiene que pasar a uno para poder entender a los demás .
Y ojo que no solamente la chica obtuvo los daños, sino que me parece que este chico también, y no hablo de daños físicos, sino que psicológicos
Y todos los que dicen que no es un hombre están equivocados, quizás no se los demostró con el video (hecho real) que ustedes conocen a través de un video, sino que lo esta haciendo ahora? esta admitiendo su error, su cobardía en aquel momento, díganme quien hoy en día demuestra y admite sus errores y no solamente se lo admite a el, sino que se lo esta admitiendo a todo el mundo, esta reconociendo su error y dando los motivos por el cual se acobardo.
Acá es más fácil señalar con el dedo que señalarse uno mismo

Es lamentable la sociedad así estamos?
Ircopcito
01/11/2007 a las 03:40
Muy bueno. Mis aplausos. Este es el punto de vista real, no el del super héroe que todos llevamos dentro y no dejamos escapar.
Coincido con #82:
Ellos, los de mi barrio, hubiesen deseado decirme al día siguiente, mientras me palmeaban haciendo corro: ??Te hemos visto por la tele, has sido valiente, el otro era más grande y sin embargo te levantaste y peleaste como el hombre que todavía no eres, en el barrio estamos orgullosos de ti, hemos comenzado a organizar una colecta para comprarte la silla de ruedas"
Sublime esa frase.
Por cierto, a todos los que continúan insinunando la cobardía y el "yo hubiese saltado gallardamente a defenderlo":
"Si yo fuese Dios, no hubiese descansado el séptimo día, y todo sería mejor"
Es muy fácil opinar en el "si yo fuese", el problema es actuar en el "yo soy".
Hernán, genial.

Aioz.-
Guy
31/10/2007 a las 23:29
Es un texto brutal este, supongo que a veces tiene que ser muy jodido tener los ojos de un escritor, en cualquier caso yo no reniego de ninguno de los tres. Si pudiese curarlos a todos ellos lo haría sin dudarlo, sin ninguna pregunta ni ningún reproche. Ojalá todo les luzca hermoso a partir de hoy y a ti también.
31/10/2007 a las 19:12
Hernan, Que paso con la bestia?
Ale07
31/10/2007 a las 17:23
Qué bueno es saber que tantos superman participan de este blog. Creo que el mundo está a salvo con todos ellos. O será que los ciervos se ven bravos mirando el video desde la comodidad de su casa y con la computadora como única ventana al mundo. Lo digo como un ciervo conciente de su cobardía, pero que no está dispuesto a convertirse en un león salvaje y mucho menos en un animal que se alimenta de carroña porque ni siquiera se atreve a cazar. Pero gracias a dios los tenemos a ellos, a los jefes de la manada que siempre acudirán en nuestra ayuda y los que, por las dudas, siempre llevan consigo una muda de pañales para cuando se caguen encima ante situaciones mucho menos violentas.
Ana
31/10/2007 a las 16:03
Te juro que estoy llorando todo esto me recuerda cuando me fui a hacer un master a Barcelona, fue brutal, a mi no me delata mi aspecto porque la herencia belga española e italiana prevalecen a los rasgos indigenas pero mi acento me delata. No me asombra que esto haya pasado en Catalunia, y te lo digo porque por mi trabajo he viajado por toda españa ademas de haber vivido en Europa del Este y en Asia, pero de mi experiencia con los catalanes guardo esa punzada en el estomago cada vez que recuerdo actitudes, gestos y palabras duras hacia mi y hacia mis compañeros
Eliana
31/10/2007 a las 15:59
Para Bart (245)

Entiendo y comparto la explicación de que, en general, las noticias no difunden lo que una persona "no es".
Simplemente me parece tan arbitrario no afirmar que el tipo es skinhead, como sostener que lo es (que fue lo hice yo en mi primer post)
¿Por qué creo que sí lo es? Simplemente por una cuestión de haberme informado sobre el famoso movimiento/ideología, comparar a este tipo y deducir que pertenece al mencionado.
Pero sí, puede ser una afirmación atrevida tal vez. De todas formas fue una opinión, mucho menos categórica que tu imposición.

Saludos desde Uruguay, gracias por la soberbia y la bola.
 lucialoc
31/10/2007 a las 15:54
por favor, todos somos muy valientes al hablar pero ya me gustaria a mi ver en la situacion a la mayoria q afirma q se meteria en la pelea. y lo digo yo soy una incosciente y me meti en una pelea entre una pareja, el la tenia arrinconada contra una pared y le estaba pegando puñetazos.

y mucho menos cuando el mismo dia recibimos la siguiente noticia "Muere un joven de Benicull al recibir un golpe tras mediar en una pelea de pareja".

quien se atreve ahora a juzgar a ese chico argentino q no se metio a ayudar a la chica? tenia todas las de perder. estaba solo, el agresor estaba totalmente descontrolado y agresivo, de verdad creeis q el hubiera salido mejor parado q la chica? lo dudo....

no seamos hipocritas por favor.
chori
31/10/2007 a las 14:48
Permítanme aportar este fragmento de Neruda que creo viene al caso, pertenece al fragmento "Tu blondo reflejo"


Me enloqueces.
Tu blondo reflejo
en el mar de tus cabellos
Me seduce tu piel
como una flor en celo
Tus manos pálidas
Tu blanco cuerpo
Pero igual confieso:
Cuando de alfajor se trata
yo elijo el negro
Loncho
31/10/2007 a las 14:39
Me encantó el post. Y coincido en todo con el #69 (qué numerito para coincidir, no?).
La única vez que vi el video, puse a este chico en mi lista de futuros suicidas.
malena
31/10/2007 a las 13:04
Me encanto el post: tres animales muertos de miedo. Pero eso si, el que la sacó peor a la larga, es el argentino. La chica ecuatoriana se lleva la compasión y la aceptación de la mayoría, el skinhead se lleva la reprobacion de la mayoria y porque no decirlo, la aprobacion de algunos. Y el chico argentino, que tambien tuvo miedo y que estuvo rogando para que el otro energumeno no se la agarrara con él, se lleva la reprobación de todos. Injusto.
Seguro que este chico, también fué criado en el miedo. Mi hijo por ejemplo, clase media tucumana, es increpado en la calle y le dicen quitate la campera, dame las zapatillas. Son las seis de la tarde y está parado al frente del edificio adonde vive, mucha gente pasa por la calle, y el se tiene que quitar la campera y las zapatillas..mudito. Quién se va a hacer el valiente???
Cuantos se murieron en las puertas de las discos por hacerse los valientes? cuantos en los trenes en el gran buenos aires?
Qué hubiera pasado si el freak del tren saca una sevillana y le da un puntazo al chico por metido? Llorariamos un heroe más y punto. No se necesitan héroes en esta sociedad, se necesita sentido común. Y menos hipocresía.
Dani
31/10/2007 a las 12:15
Deberias denunciar a todos los medios por difundir tu imagen sin tu consentimiento, ya que eres un menor. Existe hoy un dia una ley que consiste en proteger datos, de cualquier tipo, fotografias, videos, etc...

Todo esto no tendria que haber pasado, igual que se tapa la cara de la menor agredida por la bestia, tambien se tendria que tapar la suya.
jose vicente
31/10/2007 a las 11:06

Hola Hernan, siempre te leo y cada vez me gusta más lo que aquí encuentro..
Has resaltado otra victima más, el pobre chico con sueños rotos y vida hundida. No solo la ecuatoriana. Quizas de haber sido sueca o francesa o italiana, rubia y no adolecer de fealdad facial las cosas hubieran sido distintas. La bestia estaria entre rejas. Pero no lo fué y tampoco entró una araña a pertubar a la bella. La vida es dura y desgraciada. Y la bestia, es también a su modo, otra víctima. La tercera, la más desgraciada, la que no recibirá apoyo porque proyecta no necesitarlo. Vaya mierda de mundo hernán. A ver si el loco de irán de una vez por todas hace estallar una bomba que nos esfume sin enterarnos, mas docilmente que un estornudo. Así le damos a Nuestro Señor Jesucristo y a su Papá la oportunidad de un borrón y cuenta nueva. Que son mas de dos mil años de experiencia, joder!! las nuevas generaciones deberían quedarle mejor.

un abrazo,

josé.
Bart
31/10/2007 a las 08:49
No está escrito en ningún lugar, Eliana. Para no diluir la noticia no suele escribirse las cosas que no son las personas:
"Un joven que no es skinhead ni agrimensor ni eyaculador precoz agredió a una chica ecuatoriana que no es socia del Bayern de Munich ni toma Ibuprofeno, ante la indiferencia de un argentino que no ama a sus padres, no es ebanista y jamás tradujo Tolstoi al galés."
Pero tienes razón, quizás me equivoco. Dime tu porque crees que es skinhead.
Virginia
31/10/2007 a las 06:22

Muy bueno, creo que proyectaste muy bien lo que debe haber sentido el joven argentino. Todos se llenan la boca diciendo que hubieran sacado el héroe de adentro, sin embargo en los diarios rara vez salen historias de héroes anónimos. La gente juzga al pibe argentino y se olvida del agresor, que es el mas cobarde de todos.

Saludos!!
Elena
31/10/2007 a las 04:39
dios ahorca pero sin apretar.
gumel554
30/10/2007 a las 22:04
exelente hernan, cuando vi el video me dije que hace ese tarado que no hace nada. Pero nunca me puse en su lugar, quizas si hubiera estado yo , se veria la imagen de un cagon que se para y se va hacia otro vagon si fuera posible o saltara por la ventanillla, jsjajaja

saludos
Eliana
30/10/2007 a las 19:13
Para "Bart" (comentario 53)

¿Dónde está escrito que el agresor no es skinhead? Iluminame, please.
arbt
30/10/2007 a las 16:16
Esto ocurrió el año pasado en el metro de la línea 9 de madrid, entre las estaciones de Colombia y Valdebernardo.
Mido 1,84m. Peso 103 kg. Fui jugador internacional de rugby, venía de practicar boxeo, mi otra afición. Ya cuento con 36 años pero aún conservo la forma.
Entro en el vagón, a las 9 de la noche, con gente a medio volumen (unas treinta personas).
Allá, un tipo cuarentón, con malas pintas, calvo rapado, gordo, metro setenta de estatura. Parafernalia motera tipo ángel del infierno pero ningún símbolo nazi, al menos visible.
Empieza mirando mal a los suramericanos cercanos o que se le cruzan ya que no hay sitio donde sentarse y el tipo se queda de pie. Dos de ellos, con una bolsa de deporte (parece que venían de trabajar en la construcción o así - en el barrio de Chamartín hay bastantes negocios de reformas que se nutren de panchitos, moros y gente del este -) le rozan ligeramente. El tipo se les encara, les insulta, les llama indígenas, que vienen a España a quitarnos el trabajo y a matar a nuestros hijos. Les grita y les apabulla. No está borracho, pero sí que se nota en el hablar que algo ha bebido. Que el no tiene trabajo porque se lo dan a los negros y a los indios. Ellos son dos, más pequeños que el potencial agresor, eso sí, pero dos. Nadie hace nada. Yo tampoco. ¿Y si me saca una navaja? ¿y si me saca una pistola?. ¿Qué tiene que perder él, si parece que su vida es una mierda? Me quito las gafas y las guardo. Si se me acerca, no le daré tiempo a hacer nada, pegaré lo más fuerte que pueda y de la manera más efectiva. Probablemente le hundiré la nariz y ahí acabará el problema. Pero si el problema no me afecta, no diré ni haré nada. Nadie hace nada en el tren (treinta personas, algunas suramericanas).
Los panchitos se defienden tímidamente ("no venimos todos a matar", "no puede juzgarnos a todos igual"...), tampoco tienen a donde huir. Han pasado dos estaciones más. Avenida de América, bajan los panchitos antes de lo que pensaban escapando del loco.
El tipejo sigue mascullando el mismo tipo de comentario. Altivo, se enfrenta a más viajeros. Todos agachan la cabeza.
Una estación más: Príncipe de Vergara. El infeliz, comienza a meterse con las señoras que se apean. Les llama "ricachonas", "enchufadas", "vividoras"... Como vemos, el problema no es de racismo (sólo de racismo). Es un simple problema de odio hacia lo que el individuo cree que es el causante de su desgraciada vida. Nadie hace nada (treinta personas en el tren. Las señoras, acompañadas en su mayoría).
Yo me quedo mirando al tipo. Al menos, no bajaré la mirada. Se dá cuenta y me pregunta "y tú ¿qué miras?". Me quedo mirándole un par de segundos más, él se apoya en la pared dispuesto a mantenerme la mirada. Yo la termino desviando.
Pasé y paso mucho tiempo preguntándome si hice bien. Si pude actuar de otro modo y qué hubiese pasado. Si me hubiese podido llevar un navajazo por nada o me hubiesen denunciado por romperle la cara. Cuántas veces le hubiese golpeado y con qué contundencia para evitar el que pudiese atacarme con una navaja o algo peor. Desde luego, si le hubiese pegado, no hubiese parado hasta dejarle sin conciencia. Y qué hubiese pasado conmigo después.
Recuerdo qué hizo un compañero mío del trabajo en una situación casi idéntica. Se le enfrentó, le golpeó y le echó del vagón. Nadie le agradeció nada. Los pasajeros, incluso le miraban con miedo. Una semana después, entró el mismo tipejo con tres amigos. Le siguieron casi hasta casa y le atacaron. Le rompieron los dientes, casi pierde un ojo.
Un día, yo fui ese argentino, y en una situación mucho más favorable, tampoco hice nada. Y sabiendo eso, estoy seguro que le remuerde tanto la conciencia, que ahora preferiría ser él la víctima mil veces. Y ahora, pueden llamarme cobarde.
fiyu
30/10/2007 a las 14:29
Felicidades por el post. Discrepo de quienes piensan que estás juzgando al muchacho argentino.
Gustavo
30/10/2007 a las 13:40
#237: Te está poniendo en el lugar del pibe, te está haciendo ver con sus ojos, y no entendés?, me parece.
maresdelsur
30/10/2007 a las 12:33
La verdad te sigo hace tiempo y este ha sido (por lejos) el peor de tus posts. Es horroroso lo que paso en esa situacion, y en ese sentido hay parte de tus relfexiones que son interesantes. Por el resto (lo del bambi, leon, etc) me parece muy simplista. En el mundo solo hay buenos y malos, cobardes y valientes? Y la situacion? y el momento? Y son todos "leones" los de este foro donde reclaman sacarle el pasaporte a alguien por "pelotudo"? En fin, creo que el tema daba para mucho mas, y seguramente tu pluma (o computadora en este caso) puede hacer un mejor esfuerzo.
Radiocable.com
30/10/2007 a las 11:34
"No se puede pedir cuentas a un bambi porque un leon mate a otro bambi" (entrevista y audio).
waiting
30/10/2007 a las 11:07
Pobrecito, me da lástima lo que le ha pasado y de como la gente le juzga así sin más. Supongo que esto es lo más parecido a la lotería vista desde el lado de la crueldad. Me gusta como lo has escrito.
blackBoar
30/10/2007 a las 04:41
Ha de ser porque me surtieron toda mi vida, por los motivos mas diversos, o bien porque mido lo suficiente como para agacharme a saludar a mucha gente, o quizás será porque no le tengo miedo a la igualdad de condiciones, pero creo que ambos casos son igual de mierda.

Uno de ellos por motivos evidentes -a una mujer no se le golpea, independientemente de qué tan borracho, drogado o enfermo de la cabeza se esté, no se hace-. El otro por omisión, por no meterse siquiera a hacer barullo para que alguien se vea obligado a entreponerse entre el imbécil y la chica. Vamos, que con solo pararse en el medio y pegarle un puntinazo en la ingle estaba todo liquidado.

El payaso violento por su parte tampoco era especialmente peligroso, ¿cuando fue la última vez que les patearon la cara? ¿Lograron irse caminando de la escena después de eso?

Con meramente plantársele de guantes al fofo aquel se hubiera terminado la escena -ni siquiera hablamos de golpearlo tanto como merece el caso-, y lo hubiera demorado lo suficiente como para solicitar auxilio de la fuerza pública... y de allí al médico legista, a ver si al aprendiz de mono se le ocurre levantar cargos por algo.
  mafaldita
30/10/2007 a las 04:00
no es q venga al caso, pero la edad de nuestro protagonista es 24, según este articulo.
mentecato
30/10/2007 a las 01:19
Me recordo aquella cancion que dice....

Anoche escuché varias explosiones,
tiros de escopeta y de revólver
autos acelerados, frenos, gritos
ecos de botas en la calle
toques de puerta, quejas por dioses, platos rotos
estaban dando la telenovela
por eso nadiemiró pa´fuera.
Avestruz.

Millones de cobardes sobrevivientes hoy opinamos al respecto.

 Teresiña
30/10/2007 a las 00:41
No tengo tiempo de leer todos los comentarios pero sí ví tus tarjetas, amarilla, roja y el poemita que citás. Lo interesante de tu texto es el despliegue en abanico de rasgos de la condición humana que generó.
todos somos un poco la bestia, la chica y el cagón. Y vos lo sabés bien.
Otra cosita::haceme el gran favor de salir de vez en cuando al sol que tu verdor en la foto que ilustra la nota del página sobre tu nuevo blog, me impresionó!!
Spender
29/10/2007 a las 21:37
Cuidado con la confusión. Leo en algunos comentarios cosas como "Espero que España piense".
Error enorme. El racismo no está en España, Argentina, Italia o Alemania. El racismo está en ese comentario tan común de "nos quitan el trabajo". En esa mirada de arriba abajo mientras las mujeres aprietan fuerte el bolso contra el pecho. O en otros miles de gestos que, estoy seguro, todos vemos a diario.
Y eso pasa en Barcelona o Rosario. En Berlín o en Londres.

Un saludo de un español muy triste y avergonzado.
Circe
29/10/2007 a las 20:38
Quisiera añadir algunas cosas desde mi humilde ventana a la realidad.
Sé que yo NO me hubiera levantado del asiento, lo llamaría miedo, diría que soy una chica, que el agresor es más fuerte que yo, que él está agresivo y yo somnolienta o que prefiero que a mi madre la miren de reojo y piensen "mira, la madre de la chica del tren que no se levantó a ayudar" antes que la miren con tristeza y piensen "mira, la madre de la chica que se levantó en el tren y acabó en el hspital o en el cementerio". No sé, quzás la respuesta es unamezcla de todo ello, pero lo que sé es que mi instinto de supervivencia me dice que tengo más razones para quedarme quieta que para levantarme.
Otra cosa que me ronda la cabeza desde que empezaron a criticar al chico (como Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid) es que se está evitando la realidad: el culpable solo es uno, el agresor. Y si ese agresor (que es quien realmente actua mal) no se hubiera comportado así, el otro chico no tendría que bajar la cabeza al andar por la calle. Una vez más, pagan justos por pecadores.
Y para acabar, decir que para ser una buena persona, solidario, heroico o como quieran llamrlo, no hace falta esperar a que la casualidad te situe en un tren casi vacío con un agresor y un agredido, todos esos valientes que dicen poder actuar contra la injusticia tienen la oportunidad de demostrarlo, haciéndose voluntarios de Cruz Roja, trabajando en un centro de ayuda a mujeres maltratadas, de telefonista del 112 o muchas otras formas, como ir a la manifestación de repulsa del racismo que se convocó, y que pese a que no implicaba poner en peligro la vida de uno, no se vio respaldada ni por la mitad de los "héroes" que se hubiesen enfrentado al villano. Pero claro, es más cómodo hablar que actuar.
Facta, non verba. Hechos, no palabras.
Lady Kelvin
29/10/2007 a las 19:36
Sospecho....que unos cuantos, sencillamente, no entendieron el post. Y estoy segura que otros, como Droucho ponele, se mamaron con Raid antes de leerlo, sobrevolaron los renglones apurados y fueron derecho a comentar la primer boludez que le hizo ruido en el marote.
Un abrazo Hernán!
Cuervo
29/10/2007 a las 19:35
Clap, clap, clap.
Brillante.

Me identifico tanto con el pobre pibe que hasta le quito la vista al video.

Pero dado que terminé internado por meterme en una pelea en la que nada tenía que ver PARA SEPARAR, no sé cómo hubiese actuado allí.

Hay que estar para saber y poder opinar.

Vamos, que nos corre sangre por las venas!
carnedepajarito
29/10/2007 a las 19:31
Me hizo acordar a una vez, en la que una trola me estaba chupando la poya muy fuerte, y yo que soy medio timido, no me dio para decirle que no me gustaba tan fuerte..

muy buen trabajo hernan!!

zebas
29/10/2007 a las 18:54
Todos sabemos exactamente de que forma reaccionaremos ante lo inesperado, lo que sucede en fracciones de segundo, donde tu cerebro no tiene tiempo de hacer conjeturas concientes...que equivocados estamos, las reacciones humanas muchas veces si no en su mayoría están basadas en reflejos instintivos que van de acuerdo al estado de animo, y cuando te acuerdas estas en medio de algo, sigues adelante o te retractas cuando tu mente tiene el tiempo como para determinar el grado inmediato de peligro.
Durante mi vida he visto cobardes convertidos en héroes y héroes con reacciones cobardes, así que no estén muy seguros de eso que "Yo hubiera hecho eso", y peor aun de juzgar a alguien.
Cada uno elije las similitudes por diferentes razones, pero de León ese desalmado no tiene nada, mas bien parece una hiena asquerosamente envalentonada con un indefenso ser, y de esas hay en todos los colores, razas y credos.
Maestruli
29/10/2007 a las 17:14
Lo siento, no puedo opinar demasiado sobre el asunto porque el link al video no funciona.

Igual me daría miedo opinar.
Jimena
29/10/2007 a las 17:02
el texto, impecable.
la realidad, lamentablemente da asco.
coincido con algunos que remarcan la indeferencia en la que vivimos.
no creo que se pueda seguir viviendo asi.
pero hay que entender, y hay que ponerse realmente en los zapatos del otro, no se puede juzgar sin saber que le paso por la cabeza a ninguno de los que participaron de la situacion del tren.
el leon va a ser un leon el resto de su vida.
la chica va a sentir ese dolor muchas veces mas.
el chico va a recordar que salio en tele 20.000 veces por algo que talvez el mismo hubiera criticado en otra persona.

porque no paramos un poco todos y miramos alrededor?
la indiferencia nos está matando.



perdón por desviar el comentario, pero necesitaba decir esto.

gracias por el lugar.
Uno mas
29/10/2007 a las 16:44
Sólo digo una cosa: si repudiamos al cobarde anónimo que no hizo nada, es ni más ni menos, porque nos vemos reflejados en él.

Vemos un reflejo de lo que somos: unos valientes de boquilla, pero que en el fondo no somos capaces ni siquiera de salir a defender a una mujer.
Mamá Gansa
29/10/2007 a las 16:10
No he leído todos los comentarios porque se supone que estoy trabajando...pero creo que MUCHOS entendieron mal lo que trataste de decir... No creo que esté atacando al muchachito... al contrario, nos quieres poner en su lugar y pensar, qué haríamos en realidad todos nosotros??...

Bueno, tal vez la que entendió mal fui yo... un saludo desde México....
solistra
29/10/2007 a las 15:46
Cuando vi el video solo pude sentir repudio ante el tipo que se queda viendo a otro lado como si nada pasara... hoy luego de leer este artículo he sentido simpatía y tristeza por él.

Pepecurdele
29/10/2007 a las 15:23
A propósito de valientes: "Un héroe concreto" (El País, hoy)
paula
29/10/2007 a las 15:14
muy buen articulo! Pero creo que a veces es cuestión de ponernos en el lugar de los demás. A veces hasta nos sorprendemos de nosotros mismos según que reacciones tenemos ante situciones limite. No creo que sea justamente a este chiquito (convegamos que con 17 años tampoco lo podemos juzgar como a un adulto) a quien haya que linchar por lo sucedido.

un saludo.
hijodejudas
29/10/2007 a las 13:04
Venimos de un pais acostumbrado a querer saltar y demostrar que somos machos que no se puede permitir que un hijo de p... haga lo que hizo y estamos acostumbrados a cobrar por abrir la boca. No fue JUSTO lo que hiciste, pero si fue lo CORRECTO. Gran diferencia entre una palabra y otra.
Gastón
29/10/2007 a las 13:04
Muy buen articulo. La verdad es que es una situación difícil la del pibe, y muy pocos se ponen en su lugar. Creo que vos lo haz conseguido.

Un saludo

PD: me terminé de leer tu libro, y te tengo que culpar de mis ganas casi fanáticas de leerme Borges
Luciano
29/10/2007 a las 13:00
Genial, Hernán, genial.
Justamente ayer hablábamos con mi mujer de la indignación que nos provocaba oir a la gente que pone prácticamente al mismo nivel (de vileza) al agresor y al testigo.

Con respecto a los comentarios, me sorprende gratamente que la gran mayoría de los lectores SÍ entendió el sentido de tu mensaje. Me esperaba algo peor, la verdad.
liuva
29/10/2007 a las 12:59
Igual llego tarde y mi comentario ya ni se lea, ni lo leas, pero quiero hacerlo. En este drama ferroviario retransmitido casi en directo por la televisión existen dos actores más que nadie ha comentado (o por lo menos yo no le he leído).

Está el Verdugo, la Víctima y el Espectador callado (que se ha llevado más palos que el Verdugo), pero también está el Ojo que todo lo ve, el Gran Hermano: La Cámara, sin la cual no estaríamos hablado de esto; y otro personaje muy importante que ha pasado desapercibido, el Oyente, el que está al otro lado del teléfono que el Verdugo en ningún momento abandona, el Oyente escucha todos los insultos y tortazos y, no sólo no le reprocha nada al Verdugo, sino que quizás le anima a que prosiga maltratando a la Víctima. Es un segundo verdugo virtual. Y probablemente peor que el Verdugo principal.

En el Espectador Callado, que casualmente es argentino, pero que podía ser de cualquier otro sitio, está incluida gran parte de la sociedad actual. Se deja que el Verdugo se cebe con la Víctima mirando para otro lado, por cobardía o por no buscar más líos de los que ya se tienen. Se permite que el Mal imponga su ley sin rebelarse contra las injusticias que ocurren alrededor.

Vladimir Maiakovski lo vio así:

"La primera noche
ellos se acercan y cogen una flor
de nuestro jardín,
y no decimos nada.

La segunda noche
ya no se esconden
pisan las flores, matan nuestro perro
y no decimos nada.

Hasta que un día
el más frágil de ellos
entra sólo en nuestra casa,
nos roba la luna, y
conociendo nuestro miedo
nos arranca la voz de la garganta.

Y porque no dijimos nada
ya no podemos decir nada."
Lisandro
29/10/2007 a las 12:44
Qué tal? Soy nuevo por aquí. En realidad nuevo comentando, pero suelo leerte. Este caso es muy especial. Mi primera impresión fue: me levanto y lo destrozo al golpeador. Pero reflexionando un poco me di cuenta de mi error al juzgar la situación. Les pido a los lectores que traten de seguir mi razonamiento y luego de llegar a una conclusión, la comparen con su primera idea. Yo pensé: lo mato a palos, pero no tuve en cuentas que a primera vista el atacante me pareció físicamente no muy fuerte. Pero eso es porque sólo casualmente, yo soy un poco más grande que él. Si lo comparás con el pobre pibe, no ocurre lo mismo. O sea, antes de decidir que hacer, por favor imagínense que el atacante es como el más grandote de los All Blacks (segurramente más o menos así lo puede haber visto el pibito). Segundo: yo tengo 31 anios, pero el pibe es menor de 18. Otra cosa importantísima a tener en cuenta. Hay muchos otros factores, pero con esos dos sobra parala reflexión: ahora la situación cambió; imagínense que ustedes están en el tren, recuerden cómo eran cuando tenían 17 anios, y agréguenle al más corpulento de los All Blacks atacando a una dama. Bien, recién ahora, sincérense y digan qué harían. La cosa cambia, no ?

Lichi
Nicolas
29/10/2007 a las 11:13
Mira me gusta lo que escribis , de hecho hasta tengo tu libro...

Pero creo que tu tampoco habrias hecho nada vos, porque eres un cobarde tambien ...

Si keres anda a buscarlo al pibe (Cagalo a palos ), vive cerca de donde estas vos en barcelona y esta libre , solo tenes que tomar un tren .Pero creo que tampoco te animarias ......

Podrias haber escrito algo mucho mas inteligente de este tema, sin joder a uno mas ......

PD :Pienso igual que todos el pibe se cago , pero tampoco me rio de el...

Suerte...
GinesF
29/10/2007 a las 10:32
Según avanzaba en los primeros párrafos del texto, pensé "A ver si nos habla del miedo de los tres... del miedo del 'cobarde', del miedo de la chica... del miedo del 'valiente'".

Hubiera sido otro de tus grandes textos.

Y hay un miedo más. El miedo que sentimos los españoles a lo que piensen de nosotros al otro lado después de ver este vídeo.

Un abrazo.
Miguel
29/10/2007 a las 09:12
Nos equivocamos, ese día hubo más de una víctima, pero de hecho todos los días hay miles de ellas. El argentinito de hecho era otra víctima de la sinrazón. Pero el 99% de todos nosotros lo hubieramos sido tambien.
Como bien dicen en un comentario anterior la legislación española tiene una venda en los ojos y tiene tal compromiso con garantizar derechos a todos, que en caso de enfrentamiento con el agresor SEGURO que habría que indemnizarlo en caso de salir en defensa de la agredida. Desgraciadamente es así.
Si eso lo unimos a que cualquier inmigrante tiene miedo a que la autoridad les pida los documentos (por posibles circunstacias de irregularidad burocrática, que no de ilegalidad: ningún ser humano es ilegal); más una profunda dosis de espanto a tal bestialidad que cualquier ser humano debe tener, conseguiremos el efecto observado: piernas atenazadas y una parálisis completa.
Un fuerte abrazo a las DOS víctimas de aquel oscuro tren...
Victor
29/10/2007 a las 05:49
Hola Hernán, llevo buen tiempo leyéndote pero nunca dejaba comentarios (quizás por alguna razón parecida a la del muchacho del tren) y tengo que decir que me llena de admiración presenciar como le haces para abordar un tema como este, que causa en uno cierta mezcla de emociones gobernadas por la indignación, y conseguir en nosotros ese estado de reflexión y no solo de acusación al que estamos acostumbrados. Gran texto, como siempre.
Un abrazo.
Tatiana
29/10/2007 a las 05:01
...nada de que hay que estar en el lugar ni pollas raras...a mi misma me tocó salir a defender una vez a una chiquita que iba en el metro de un pedófilo que la estaba manoseando, mientras el resto se hacían los huevones y miraban para afuera. Es en esos momentos en los que se sabe si tenemos los huevos (o los ovarios), bien puestos.

Que siga mirando por la ventana el cobarde ese...a ver si puede dormir tranquilo de ahora en adelante. Ah, por cierto el artículo me a gustado.
29/10/2007 a las 03:53
venía leyendo los comments, fui salteándome algunos... y de pronto encontré el poema de ernesto!
jajajajkajk
qué carajo fue eso? o sea, vi que pusiste "a mi juego me llamaron" entonces procedí a leer los comments inmediatamente superiores, pero no encontré el estímulo que te llevó a escribir eso.
me explicás de dónde salió?

una vez organizamos con los amigos de siempre una fiesta enorme que bautizamos "fiebre de sábato por la noche". me tocó hacer el flyer, que era así:
http://www1.fotolog.com/hhomero/11296514
eliana
29/10/2007 a las 03:42
che hernán, deberías publicar un libro con poemas de falsos sabatos, s on mejores q los de él!
Rocío
29/10/2007 a las 02:43
Como todo animal presa se paralizó ante el miedo...
ElTeta
29/10/2007 a las 01:59
No conocía eso de Sábato, Hernán.
Muy bueno.
Gracias por compartirlo.
Victoria F. B.
29/10/2007 a las 00:45
No pensaba encontrarme con la realidad de frente en este extasiado domingo primaveral en mi casita, con mi mamita... pensando en mi hermano en España... en mi hermanito en las noches tucumanas... sentí tanto cuando me topé con esto. No sé, quisiera aportar algo, pero no tengo cabeza para escribir ahora, quizás lo intente en otra ocasión.
Lo que voy a decir ahora es que en primer lugar pensé: "qué mierda hace ese pelotudo sentado ahí, cómo hizo para mantenerse inmóvil frente a semejante atrocidad?" Bien, lo segundo fue: "qué hubiese hecho yo en su lugar?" Si bien soy frontal y "de armas tomar" según dicen los "viejos" que me conocen y suelo saltar frente a lo que considero una injusticia (pequeña, grande, física, moral, importante, foránea) aún no pude demostrarme si en una situación así mi cuerpo se inmovilizaría también. Hasta ahora sólo se que en situaciones límites mi cuerpo no ha respondido a mi cerebro, a mi alma, a mi corazón, a mi espíritu, y esa acción- reacción (debiera decir inacción) aún me persigue. No quisiera estar en el lugar de ese chico argentino.
Sólo se que si lo tuviese en frente le daría un abrazo de amigo, de argentino a argentino, de ser humano a ser humano. Mierda! hay que saber lo que se siente cuando uno cree que puede actuar y el cuerpo se paraliza... gente, la mente no.
Hernán GRACIAS!!! por hacerme pensar.

Viki

PD: Qué más? Protección. Y, hasta hoy con 24 años, no me sale pensar y sentir otra cosa frente a actos así que bregar por penas más duras para este tipo de... bueno podría llamarlo energúmeno, pero permítanme ser emocional: Hijo de puta!
El Angel Gris
28/10/2007 a las 23:55
Que lindo que escribe Sábato, ya lo corto y pego y lo reenvío o quizá hago un PPS.

un abrazo capo.
cecilia
28/10/2007 a las 23:49
La gente que llama cobarde al niño es tonta del culo.
Zoe
28/10/2007 a las 23:22
El ser humano en vivo y en directo.
Gracias, Hernán.
Laida
28/10/2007 a las 23:18
Ir de valiente por la vida no es siempre lo mas inteligente, y en este caso lo unico que habrias conseguido serian dos agresiones en vez de una. Me ha gustado mucho el texto.
Pepecurdele
28/10/2007 a las 23:02
Pensé que los seres mas pelotudos sobre la tierra eran los que escriben pri. Al ver que hay gente que entendió cualquier cosa ya no están solos.
Para los valientes de pico, los invito a dar un paseo por mi memoria para que vean como un tipo normal al que uno mas grande se la hizo el guapo con un coche mas grande en una calle de Buenos Aires, se bajó de su 600 con un fierro y le rompió el coche al grandote, que a la sazón se salvó por ser grandote y porque quienes estaban en el 600 (no sé cuantos eran) lograron pararlo antes de romperle el alma al ex grandote con el mismo fierro.
Si, yo también me hice la película de Chuck Norris y fantaseé una patada en el costado de la rodilla del hijo de puta y todo la escena que se puedan imaginar. Pero no.
Moraleja: si no estás seguro de tener resto, quedate en el molde, porque siempre te puede ir peor y los cementerios están llenos de valientes cuyo nombre nadie se acuerda.
La vez pasada estaba viendo el telediario y habia un tipo, con orden de alejamiento, de esos que pegan y matan a sus mujeres, que le arrebató de sus brazos el bebé a su ex o lo que haya sido. Era en la calle, nadie hizo nada y mucho menos el cámara. No escuhé ningún comentario al respecto.
Ivan
28/10/2007 a las 22:25
Es increíble como hay gente que comenta por comentar, simplemente porque tienen a mano el formulario para tal fin, sin detenerse al menos unos cuantos minutos a tratar de entender el escrito. O directamente no lo entienden nunca. Recuerdo que pasó mas o menos lo mismo, salvando las distancias, hace algo más de dos años con el artículo "Imaginate que tu nombre es Jorge": una lástima que tengas que "ponerte a defender un texto en los comentarios", como aquella vez.
Genial, Hernán; como ya nos tenés acostumbrados.
28/10/2007 a las 22:17
#127 Hernán:

#120: Sí. Los leo a todos.


Ahora entiendo por que ahora escribís menos....
LaMagdalena
28/10/2007 a las 21:40
Qué lástima! Se me ha venido a la cabeza una noche en el metro de Berlín. El vagón iba lleno y un skinhead (este sí era skinhead de verdad) se lanzó a insultar a gritos a un tipo negro que había allí.
Yo... yo lo único que hice fue mirar al suelo y desear que me tragara, porque con pelo negro y tez morena, se me vino el mundo encima pensando que a mí también me iba a tocar.
Pues bien, hubo una persona que encaró al desgraciado. Fue el propio tipo, que le mandó callar. Y el skinhead se encogió, se desinfló y salió por la puerta.
otrocobarde "español"
28/10/2007 a las 21:31

Parece que estoy viendo a ese joven argentino diciendo: - Eh tú pibe, dejala a "escha", pegate con uno de tu "tascha". - ya lo que faltaba.

Es cierto, le podian haber puesto un punto en la cara al pobre chaval pero tambien se lo podian poner en la boca todos los que le han calificado de cobarde. Me hubiese gustado verles a ellos con su gran boca en ese tren.

Por lo menos el aguanto el tipo, otros hubiesemos salido corriendo. Pero a ver si entre todos los cobardes conseguimos reunir algo de valentía y paramos los pies a esos leones de pelo corto.

Bien Hernán.
Yimmi
28/10/2007 a las 21:02
Ni el argentino convertido en personaje, ni nro. 7, ni nro. 8 merecen ser señalados. El Argentino reaccionó según lo que sintió al momento y eso fue Miedo.
A mi me ha pasado muchas veces, incluso cuando el agredido soy yo. Luego de la agresión me empiezo a atacar a mi mismo diciéndome: "Cobarde, le hubieses metido un coñazo y lo dejas medio muerto en el piso. Le hubieses quitado la navaja en un movimiento rápido y se la clavas tú a él. Le hubieses quitado la pistola en un descuido y terminas tú robándole todo" PAJA... el miedo es natural, sobre todo en una situación donde a todas luces te ves en desventaja. Pero claro, si a eso le añades una cámara y una exposición mediática, entonces los ataques ya no son internos, son miles de dedos que te señalan.
Es lo mismo, que te señalen por quedarte tieso mirando a otro lado o que te juzguen por no comprender la lectura al primer momento... moraleja? No importa lo que hagas, ni con la intención que lo hagas, siempre habrá un dedo que te señale y una mano que te de en la espalda. Lo importante es saber decidir en quién te refugias: en un dedo o en toda una mano.
Nota: No creo que una "tarjeta amarilla", en cierto modo precisa, esgrimida por el "árbitro", sea una luz verde para que los "hinchas" saquen amarillas y rojas a discreción... como que no les corresponde, no?
Edgard
28/10/2007 a las 20:28
Muy bueno Hernan, y algunos comentarios tambien.Tengo una tendencia a reaccionar ante injusticias. Loca tendencia. Caminando por la Gran Via, vi que intentaban robar sigilosamente el contenido de un bolso. Le dí una voz a la damnificada. Las presuntas ladronas me dijeron de todo. Hace poco en bus circular, me rodearon un grupo, sentí las manos urgando, me retire de esa zona, y grite "ojo que hay manos sueltas". No pasó nada. Los presuntos se bajaron en la primera parada. Pero en este caso, ese tipo estaba enloquecido. Además el pibe es muy joven, no tiene la carga de experiencia que pueda tener una persona adulta. Si la chica hubiera sido su novia o su hermana, estoy seguro que respondería. Mientras leía los comentarios, me acordé de la pelicula "El pianista". Que lo parió che, como es el ser humano...
charo
28/10/2007 a las 19:45
Qué fácil es hablar y decir lo que uno hubiera hecho sin tener que demostrarlo. ¿Qué fácil es juzgar a los demás, verdad?
Paula
28/10/2007 a las 19:19
No entiendo a los que no entendieron tu texto. Supongo que serán los mismos que no escuchan cuando uno habla.
El problema no es equivocarse y haberse descubierto pensando cosas como: ¡y ese flaco que no reacciona! ¡qué cabrón más cobarde!, sino, que cuando alguien te ayuda a pensar y a controlar al animal bestial que todos llevamos dentro, no lo escuches. A mí me ayudaste a reflexionar y te lo agradezco.
Y ojalá que el pobre pibe no termine con una patada en la cara de parte de los valientes que no estuvieron.
gafe
28/10/2007 a las 19:16
Muy bueno, Hernán.
Muy bueno, Bernardo #143
Arena
28/10/2007 a las 19:08
Si ella no hubiera sido una chica, el hijoputa ese no la habría tocado un pelo, pero mira, el miedo es imprevisible, todos creemos que sabremos reaccionar en una situación violenta, las ganas de romperle la cara a ese cabrón es de todos, luego en la vida real, a ver quién se atreve con un elemento así. Siento enormemente lo que le pasó a ella, pero también siento lo que le está pasando a ese chico, no seré yo, quién juzgue su miedo.
Un saludo Hernán.
Ritz
28/10/2007 a las 18:31
¡Mierda! ¡Dios!
No sé cómo justificar que esas dos palabras aparezcan juntas, una primero y la otra después. Exclamé ahogadamente esas dos palabras, exactamente en ese orden al ver el video; en mi casa, en mi país donde no hay casi xenofobia, estamos full de cubanos los tenemos hasta en cargos gubernamentales en los ministerios, pero es la moda porque hubo un tiempo que ganaban en número los colombianos, pero esos ya no nos quieren, y antes de yo nacer esto estaba full de europeos que colonizaron zonas del país y de las ciudades: italianos, alemanes, españoles y portugueses más que todo, ellos prácticamente arrancaron toda industria acá y ahora son nuestros abuelitos y bisabuelos; y por supuesto los chinos sin ellos no tendríamos cervezas frías y no importa que se nieguen hasta la muerte aprender a hablar castellano, nosotros los adoramos. Y dije casi no hay xenofobia por acá pasa algo raro, a los que les tenemos como tirria, a los quemáramos feo es a nuestros indígenas. ¿Existe la autoxenofobia? ¿Será que Hernán tiene dio en el clavo y sólo se trata de un asunto de fenotipo y más nada?

Yo vivo muy lejos de Barcelona, es en una tarde de domingo que se antoja muy rica: fresca e iluminada, y aún en estas bondadosas condiciones, después de ver el video, me entró pánico porque yo me quiero ir a otro país, estoy ahorrando para eso.

No tengo rasgos indios de ningún tipo, de hecho paso desapercibida en Alemania, pero cuando abro la boca, en mi educación y en mis gestos soy bien pero bien criolla, no creo que eso se me quite con cirugía plástica, seguiría siendo extranjera y en cuanto se den cuenta, me tratarán como tal: unos como una turista a la que vender algo, otros como una oportunista a la que sacar del camino. Comparto la opinión de lamagua?#38 en cuanto a que eso viene en combo.

Cincuenta y ocho segundos bastaron para llenarme de pánico, de tristeza, de furia y de impotencia, así todo junto y sin jerarquía.

Perdóname H, hasta ahora lo que escribes me ha parecido orgásmico, pero esta vez no, esta vez estoy llena de amargura y decepción ?? no contra tu texto, sino contra la realidad-, no importa que tan bien escrito esté, no importa lo ocurrente y original que sea, no importa la triste historia de ficción con moraleja. El video acabó por un buen rato con mi capacidad para apreciar la belleza y me dejó un sabor y una sensación amarga de tragar.

¿Al chico qué? ¿Cobarde? ¿Juzgado? ¿Repudiado? Comparto la opinión de Jumber #40 y de Martín # 50

¿Y la chica qué también? En tamaños y proporciones ambos estaban en las mismas condiciones, tanto chica como chico, ella tampoco se levantó y se defendió, estaba tan asustada como el chico, ella tampoco hubiese movido un dedo si las patadas se las rifaba el chico, simple sentido de supervivencia: cuidar de si mismo. Me gustó el comentario de Guarnet #62.

La chica no hubiese sido juzgada por no ser "un macho", valiente y etc? todavía estamos pegados en cuestiones de género, aún sin darnos cuenta. La chica que fue a la que agredieron debió haberse defendido, tanto como sus medios se lo permitieran al menos lo bailao no se lo quita nadie, y no lo digo como juicio ni como si yo hubiera, lo digo en un "como debería ser", tan debería ella haberse defendido como él haberla defendido y el otro bestia no debía haberse metido con nadie? pero no vivimos en el plantea del deber ser. Quizás la chica ponderó durante unos segundos: "me levanto y me defiendo y quizás me parta en dos o me quedo sentada y aguanto y quizás salgo ganando con un ojo morado", lo mismo pudo haber pensado el chico, y también se decidió por la opción que menos huesos rotos le dejaría. Ya no hay príncipes hace rato, así que como chicas eso lo debemos tener bien en claro, y más claro aún que debemos defendernos sin importar predicciones de derrota.
Estoy plenamente de acuerdo con el comentario #13 de Roberto y no leí más comentarios porque son muchísimos.
Andreu
28/10/2007 a las 18:13
Un par de días después de lo acontecido, se podía leer esta otra noticia en la prensa: "Joven muerto al querer interceder en la pelea entre una pareja". Pasó en la Comunidad Valenciana, creo. Este hecho no hace más que confirmar la gran lucidez demostrada por Hernán en este post. Dicho esto, mi inmodestia me obliga a proclamar que se me vienen a la cabeza varias maneras de haber defendido a la chica sin exponer el pellejo. Ahora bien, ¿por qué será que la única vez que me sucedió algo parecido tales ideas brillantes se me ocurrieron una semana después? Rectifico: dos semanas después.
daniel
28/10/2007 a las 18:03
Je, cuantos valientes en la misma situacion hubiesen actuado?? a mi parecer ninguno. Cada vez estoy mas seguro, la raza humana es nociva y tendria que extinguirse, los medios que difunden esa basura, los jueces incapaces de hacer justicia, una policia que prefiere hacer multas de transito en vez de su trabajo...... y los politicos que usan cualquier cosa para hacer su demagogia de cuarta.
Mundo civilizado.... al menos los animales tienen algo que perdimos hace rato: HONOR.
Hitos
28/10/2007 a las 17:55
Sólo he leído los 20 primeros comentarios y parece que yo leo otra cosa distinta. Leo que sales en defensa de este chico de 17 años que está paralizado por el miedo pero que ayuda a la chavala indicándole la cámara de video, que puede denunciar porque hay elementos que le ayudaran.
No sigo analizando el hecho, los medio de comunicación de este país ya se encargan de imbuirnos sus mentiras queriendolas hacer generalizadas. No entiendo como pueden tratar al león como una veta de noticas para su canal... mejor me callo.
Tu escrito me parece divino y oportuno
RusaRoja
28/10/2007 a las 17:34
Si pudiera empezar todo de vuelta seria asesina con antifaz. Degollaria muy muy lentamente al golpeador de jovencitas hijo de remil .
Que me filmen. A veerrr

Agustín Arroyo
28/10/2007 a las 17:28
Y él tiene 17.
A pesar del poema de Brech que he enviado, estoy de acuerdo con Ernesto Sábato y contigo, Hernán.
El muchacho (¿pibe?) no merece reproches. Es otra víctima de ese necio psicópata.
Como alguien a comentado, debieron pixelarle el rostro. Alguien se ha equivocado al divulgar el video sin hacerlo.
Que el malestar que pueda sentir se le pase pronto. Has escrito un bonito texto en su favor.
¡Maldita sea! que la justicia nos asista, antes de que vengan a llevarnos
 olo mosquera
28/10/2007 a las 16:49
¡A mi juego me llamaron!

SI PUDIERA
por Ernesto Sábato

Si pudiera empezar todo de nuevo
comería muy pocos carbohidratos,
por ejemplo salame y flan de huevo.

Me cambiaría el nombre por 'Batato'
y correría riesgos tan salvajes
como dejarme arañar por un gato.

Si pudiera volver atrás el viaje
iría en tren desde Estación Pompeya
hasta Santos Lugares (sin pasaje)
con un disfraz de la Rubia Mireya.

Pero ya ven, tengo 87 años
y uso anteojos con culo de botella.
Agustín Arroyo
28/10/2007 a las 16:39
"Ahora me llevan a mi"
Bertold Bretch

Primero se llevaron a los negros,
pero a mi no me importó porque yo no lo era.

Enseguida se llevaron a los judíos,
pero a mí no me importó,
porque yo tampoco lo era.

Después detuvieron a los sacerdotes,
pero como yo no soy religioso,
tampoco me importó.

Luego apresaron a unos comunistas,
pero como yo no soy comunista,
tampoco me importó.

Ahora me llevan a mí, pero ya es tarde.
comprensivo
28/10/2007 a las 16:34
Realmente la mayoria de los que hablan, seguramente en ese momento hubieran actuado igual que él. Yo no hubiera intervenido, por que? porque no se pelear, porque el loco puede tener un arma, un cuchillo, lo que sea, puede ensañarse y matarnos a golpes. Lamentablemente hoy en día no sabemos que puede pasar.

Lo entiendo perfectamente, lo unico que tienen que hacer es ponerse en su lugar.

Arriba el animo, que lo que hiciste fue racional.
 Emiliano del Valle
28/10/2007 a las 15:14
Hernan, simplemente genial. Te has superado.

Pobre chico, no era facil estar en su situacion y ahora escrachado la debe estar pasando mal, es una victima de una sociedad enferma.

Pobre chica, me llama la atención como ella también está sumisa mientras el otro animal la patea, se cree sin derechos frente a la agresión, es una victima de una sociedad enferma.

Pobre animal, que no entiende que las diferencias nos hace una sociedad rica, que no importa el origen, importa el sentimiento y el pensamiento, es una victima de una sociedad enferma, pero tambien un reverendo hijo de puta que no hace nada para mejorar la sociedad. No nos olvidemos quien es el hijo de puta en el tren.

A mi una vez la barra de boca me agarro en el tren que venia de Tigre, despues de un partido de river (yo, inocente, venia de comprar canastos de mimbre). Uno gordo se me sentó encima y me empezaron a pegar y pedirme que le de todo... El vagon iba lleno. Nadie se atrevio a a mirarme. Los putee para mis adentros, pero sabia que yo hubiese hecho la misma cobardia. Con tantos locos sueltos, no es facil ser heroe en el mundo.
Angeles
28/10/2007 a las 15:01
No creo que esté bien dar la espalda en esa circunstancia a nadie, ni sé si lo que hiciste era la única opción posible, no estaba allí, no sentí lo que tú sentiste y no pude sentir tu miedo... pero sí sé que la mayoría de los que te recriminan y te miran con descaro hubieran hecho, en tu lugar, exactamente lo mismo que tú: tratar de ser invisibles escondiendo el rabo entre las piernas. De todas maneras, levanta la cabeza porque el único que debería bajarla es aquel que se dedica a ir pegando a las personas.
Paky
28/10/2007 a las 10:12
Por si a alguien le interesa, a mí casi me estrangula un tío que se asomó a la ventanilla del coche mientras yo estaba parada, y mi mejor amiga, que estaba de copiloto, no hizo absolutamente nada. Creí que había logrado quitarme de encima al tío ese a base de patadas y arañazos, pero en realidad fue él quién me soltó cuando ya estaba de color azulado a punto de morir asfixiada. Mientras, mi amiga, observaba lo que ocurrría sentadita en su asiento.
Cuando salí del hospital donde me ingresaron, no quería ni ver a mi amiga. Con el tiempo comprendí que el miedo es el obstáculo más grande que existe, y no lo podemos controlar. Así que mi amiga no es culpable, lo es el loco aquel que me quiso matar. Yo no soy sudamericana, soy catalana, y además rubia con la piel blanca, así que esa vez no fue racismo. Nunca sabes lo que te depara el futuro, y bestias los hay de todas las razas y colores.
Chaval de cuarta parte india como tú dices: no te preocupes por lo que piensen los demás, todo el mundo se equivoca. Supera el trauma rápidamente y a vivir que son dos días, porque por lo menos, puedes contar tu historia. La chica está bien, y si tú te hubieses metido por medio estoy segura de que ahora estarías muerto. Así que a vivir, que Dios no te ha puesto a prueba, te ha dado una segunda oportunidad de vivir. Eso sí, espavila y haz pesas, ves al gym, ponte fuerte y a subir tu autoestima. Seguro que encuentras a la doncella a la que realmente tendrás que salvar...
Claudia
28/10/2007 a las 08:25
COBARDE? aparte el muchachito argentino era gay!!!!. Su preferencia sexual lo exime de la responsabilidad de ayudar a una víctima? No es acaso él un víctima más de su condición de "minoría"? Si quisiera sacarle las garras a ese pelotudo y se le cayera la muñeca... q creen q hubiera hecho el agresor?
Hernán, el pánico no discrimina...
  mafaldita
28/10/2007 a las 05:00
169, 162, 156... el spam te persigue.... igual q droucho...jajaja. ni siquiera molestan sus comentarios, solo dire "ladran sancho, senial q cabalgamos.....". Fui a su blog, y el pobre solo tiene 3 o 4 comentarios....
Y despues se me ocurrio, q en un subito desdoblamiento de tu personalidad (otro mas y van....) tal vez vos seas droucho.... genio y figura.
Soledad
28/10/2007 a las 04:46
Los argentinos estamos siempre tironeados por esa triste frase Yo, argentino, que nos remite a una época horrible en la que el miedo se te pegaba a los talones y te respiraba en la nuca, te esperaba en una esquina o te buscaba en tu misma casa a las cuatro de la mañana. Odiamos la cobardía, pero le tenemos un pánico invalidante al dolor.
chatran
28/10/2007 a las 03:42
Creo que la logica de volverse mas bruto que el bruto ese que ataco la niña para salvarla, al final iria en contra del corazon noble de alguien que quiere conquistar a una niña sin hacer trampa. No he visto el video ese pero seguramente pudistes ayudar la niña de otra manera.
Me ocurrio una vez que vi desde mi auto en la noche como una chica corria a una velocidad increible escapando de un hombre cuyas intenciones nunca supe, ¿habria sido un asalto o violacion o escapando de la muerte? Nunca se me ocurrio enfrentar al victimario, ya que seguramente seria mas diestro que yo en usar la violencia y brutalidad para salirse con la suya. Pero por suerte 2 cuadras mas adelante el destino me puso a una patruya de Carabineros para poder avisarles...
Alter Ego
28/10/2007 a las 03:25
Lo primero es presentarme. Hace poco descubrí el blog y llevo algo así como dos meses leyendo todo (no es cierto que absolutamente todos los primeros párrafos tengan 8 líneas, je). Agregar más elogios sería repetitivo (¡pero que lindo que es!). Respecto del tema de este artículo, coincido con muchos al pensar que, en lugar de ese pibe, yo me hubiera cambiado de vagón. En un par de ocasiones presencié hechos de gran violencia y mi reacción fue correr, "presa del pánico".
Ahora bien, algunos comentarios "antixenófobos" resultan demasiado "xenófobos". La cuestión no se soluciona almorzándose al canibal.
maresont
28/10/2007 a las 03:06
Despuès de màs de 170 comentarios, poco nuevo se puede decir.

Es triste que ocurran estas cosas, es muy triste la violencia, el miedo que paraliza, el miedo que se confunde con indiferencia, pero es màs triste la certeza de que èsto seguirà pasando.

Es una tristeza saber que la indignaciòn tampoco en esta ocasiòn alcanzarà para algo màs.
28/10/2007 a las 02:35
Casciari este es un blog de mecánica?
Sabes como le puedo arreglar el alternador a un escort 89? jeje, me encanta internet!!!!
 Santi
28/10/2007 a las 02:34
Y si... Simpre estamos juzgando a los demas por lo que no hacen, con una confianza tan tan ciega en nosotros q asusta!

MUY BUENO!
 Santi
28/10/2007 a las 02:34
Y si... Simpre estamos juzgando a los demas por lo que no hacen, con una confianza tan tan ciega en nosotros q asusta!

MUY BUENO!
28/10/2007 a las 02:13
Excelente relato, que dificil es ponernos en lugar del otro, pero que facil es juzgar las acciones ajenas.
Obviamente que el hecho es deplorable y repudiable desde donde se lo mire, no hay justificativo etilico que valga, por mas borracho que este esa persona, deberia estar preso.
Tambien deje volar mi imaginacion y me surgio una duda, que hubiese pasado si el que fajaba a la chica era el argentino y el que se quedaba inmovil era el español? o al reves si la chica era argentina o española y el que le propinaba los golpes era un ecuatoriano?
Hubiesen salido en libertad?
Lo que me queda claro es que en España los jueces son tan hijos de puta como lo son aca en Argentina.
Un abrazo
Blog de Periodismo
28/10/2007 a las 02:06
el análisis de cómo juzgan los demás la actitud del "no te metás" es muy exacto, las diferencias entre la bestia y el cobarde son reales, pero para mí no hace falya comerte ala bestia para detener la matanza, quizás un "andá a la cucha " hubiera bastado. es un cobarde, le propongo mudarse, de mundo, porque lo han visto en todos lados.
eliana
28/10/2007 a las 02:03
cuando vi el video, pensé eso, loco, nadie ve nada, nadie escucha nada?? me hizo acordar mucho a cuando hay pibes en la calle pidiendote comida, monedas, pibes llorando, y todos pasan sin ver
ahora, el otro día, yo estaba en la vereda parada, avenida cordoba a 2 cuadras de la nueve de julio. un pibe con una bolsita con pegamento se cae encima mio, y se queda tirado en la calle. todos con los que estaba se corrieron pero yo --- tampoco hice nada, lo único que me salió fue agarrar a alguien y decirle preguntale cómo está, y quedarme al lado sin hacer nada más que eso, con una sensación espantosa
como vi en un comentario, a veces no es indiferencia. aunque otras veces sí.
La Filistea
28/10/2007 a las 01:33
Lo más hijueputa de todo , es que de plano ni aunque presencie esto miles de veces no va a poder animarse a defender a "su damicela".

Yo si fuera hombre también me acobardo y que??.. y que? y que?...
Explicaste muy bien la naturaleza de las personas pacíficas (miedosas) como yo Hernán, yo dificilmente defendería a alguien.

"semos malos".

Besos!
Karinapaola
28/10/2007 a las 00:39
Nomas, me olvide de meter el blog, saludos.
Karinapaola
28/10/2007 a las 00:36
"Aceptar passivamente un sistema injusto es colaborar con el..."(Martin Luther King), a mi ya me paso en NY, y me sorprendi ami misma, saliendo de la situacion y salvando a una Sra grande que no se podia ni mover del miedo, era una persona armada con un cuchillo, y no se de donde saque tantas agallas, ni lo pense, que si lo pensaba, no se si podia hacer lo que hice. No me arrepiento, lo volveria a hacer, y en esa situacion, dos pueden mas que uno, yo la hubiera apoyado, y creo que hubiera salido todo bien.
Natalí
28/10/2007 a las 00:04
Droucho:
Un argentino medio puede que no sepa tae kwon do, técnicas de autocontrol, rudimentos de psicología y de autoestima, normas de educación, ética cívica privada de solidaridad y auxilio, porque no importa cuantos títulos tengas en tu pared o cuantos cursos cortos hiciste en tu vida, ni necesitas ser abogado para darte cuenta de que nadie se merece que te caguen a trompadas por ese argumento. Si cada persona para actuar cuando ve que algo esta mal necesitaría saber primeros auxilios, la teoría de las Ideas de Platón y haber leído por lo menos 3 libros de Nietzsche el mundo se habría terminado hace ya mucho tiempo...
Natalí
27/10/2007 a las 23:21
Buenísimo Hernan. Por gente como el animal ese que le pegó a la chica y por pelotudos con el cerebro lleno de pororo como alguno que otro que firmo tu blog, el mundo sigue como esta.
En algun momento vamos a tener que abrir un poquito la mente y empezar a ser mas criticos y conscientes acerca de cuales son los valores que tenemos que manejar para estar bien, sin estar pensando que el de al lado me quiere arruinar por nacer en un lugar distinto del mismo mundo delimitado por líneas negras que solamente vemos en mapas. No me entra en la cabeza todo esto...
Ver esa patada en la cara me volvio a demostrar la animalidad que hay en la cotidianeidad y que enfermo esta el mundo,esta vez, sin que Bush este en el medio.
Caliope
27/10/2007 a las 23:18
Sr H. Casciari:
sobre un tema tan espinoso, admiro su valentía al tratarlo, sobre todo de la forma que lo hizo.
Un retrato del ser humano, en tres de sus formas. Simplemente eso.

Besos.
S@mutops
27/10/2007 a las 23:11
Hernan, eso es "cobardía pasiva". Pero no hay que recriminártelo, ya que muchos habrían hecho lo mismo. Siempre es más fácil imaginar lo que uno habría hecho en vez de hacerlo en la realidad.

Pero como dijera Morfeo en Matrix: "Lo que pasó, ya es pasado, y no pudo haber ocurrido de otra manera".

Saludos.

Barítono
27/10/2007 a las 23:05
Droucho querido: las respuestas a tu 140 son "algo" y "sí", creo que un poco más de lo que puede decirse de un ciudadano medio de un país del segundo mundo (porque no me dirás que el tuyo es del primero, a menos que te hayas tragado las fábulas de tus maestros y tus políticos de zarzuela).

Por otro lado: aunque esto vaya contra tus prejuicios lingüísticos de purista, te vendrá bien el dato. En Argentina, a lo que vos hacés en tu blog, Drouchito lindo, lo llamamos "colgarse de las tetas de..."
criminal
27/10/2007 a las 21:49
La verdad que muy interesante el analisis que haces, me gusto y da para quedarse pensandp. Acaso vos o yo actuariamos muy diferentes? cuantas veces chorean adelante tuyo y vos no haces nada?
ehem
27/10/2007 a las 21:44
Ocho de cada diez personas, no importa cual fuese su nacionalidad, harían lo mismo que hizo ese chico. Ninguna de las ocho estaría orgullosa de no hacer nada y se sentiría cobarde, porque ser valiente es una de las mayores aspiraciones de cualquier ser humano y, también, una de las mayores frustraciones. Por suerte, no son ocho de cada diez las que se comportarían igual que el agresor. Ese chico es menor de edad y su rostro no debería haber aparecido en el vídeo. Los que pudieron retocarlo antes de emitirlo y no lo hicieron deberían disculparse de algún modo. Empatizar es ser capaz de ponerse en el lugar del otro y yo no quisiera estar en el lugar de ninguno de los tres. No soy héroe, ni villano, ni víctima y no quiero jugar a serlo. Si todos hiciésemos un esfuerzo y evitáesemos juzgar al prójimo, la justicia brillaría con luz propia. Yo, en el lugar del chico argentino, sería muy duro conmigo mismo pese a saber que la mayoría haría lo mismo que hizo él. Desde la seguridad de mis cuatro paredes, sólo le puedo pedir que sea benévolo consigo mismo, que tenga compasión de sí mismo y que piense que si la mayoría no somos capaces de enfrentarnos a pruebas mucho más sencillas (reclamar nuestros derechos en el trabajo o en un comercio, por poner dos ejemplos) cómo va él a superar una prueba tan difícil como esa.
Saludos desde acá a todos los de allá.
Jota
27/10/2007 a las 21:40
¿¿ Cobarde ??

A menudo nos atracan en la calle, o nos pegan, o ambas, seamos españoles, ecuatorianos, colombianos o marroquíes, y decenas de personas pasan a nuestro lado en ese momento, algunas levantan la mirada, pero sólo por el hecho de saber qué está pasando o de tener algo que contar al llegar a casa.
Los héroes sólo existen en las pelis americanas, y nos gustaría ser como ellos, salvar a la chica, liberar al mundo de los malos, pero no lo hacemos, sólo lo hacemos en nuestros sueños, porque cuando te ocurre no sabes reaccionar, tienes miedo, y lo peor llega después, se te ocurren mil formas de haber actuado y ya no puedes hacer nada.
Sólo un héroe puede criticarte, y yo todavía no conozco ninguno.
Clavjo
27/10/2007 a las 20:54
Cuando vi la noticia por primera vez por un noticiario de mi pais(Colombia), dijeron que la joven era Colombiana, solo hasta el otro dia rectificaron diciendo que en verdad era Ecuatoriana.

Solo por eso comprendere la cobardia del joven si en verdad hubiera sido Colombiana como me hubiera deleitado sacandole la madre al cobarde.

Que buen articulo Hernan.
Neuquina
27/10/2007 a las 20:33
Che, no sabia que el pibe era argentino. O lo dijiste en el texto para armar quilombo?
Perdon por estar desinformada.
Neuquina
27/10/2007 a las 20:30
En este mundo donde el individualismo reina, no es casual que ante un echo como este, o cualquier otro, nos hagamos los boludos.
A mi primero la actitud del chico me dio bronca, pero despues entendi que el miedo es razonable.

saludos
LCO
27/10/2007 a las 20:04
Todo el apoyo de un español. No te mereces ese ostracismo. Más de la mitad de los que te lo imponen ni siquiera le habrían dicho a la chica que había una cámara.
Fede
27/10/2007 a las 19:48
La gente se esta tomando al Argentino como el hijo de puta de esta historia.
El hijo de puta es el Español.
No lo olvidemos.
La cara de ese animal también la recordamos, ahora veamos cuantos valientes vengan la agresión de ese marrano.
gazpa
27/10/2007 a las 19:47
No estoy de acuerdo contigo.

Yo he vivido una situación similar, y no dude en actuar. Ese tío no es un cobarde, es un cabrón de esos que va a su bola y si alguien se cae en el camino, le paso por encima, y a lo mio....


Alex
27/10/2007 a las 19:46
Todos tenemos miedo. Tener miedo es saludable. El miedo guarda la viña, como dice el refrán. El miedo nos ayuda a eludir el peligro y seguir vivos. Pobre de aquel que nunca sienta miedo: si llega a viejo será de milagro. Ahora, ¿es lo mismo tener miedo que ser un cobarde? Yo creo que no. Lo que distingue al cobarde es su falta de coraje, carácter o como queramos llamarlo, para vencer el miedo. Y hay ocasiones en la vida en que uno, si además de miedo tiene dignidad y vergüenza, ha de actuar.

Supongamos que el mequetrefe agresor (eso de la bestia, y perdona Hernán, queda muy bien para tu emotiva historia, pero no cuela, lo siento), en vez de conformarse con darle a la chiquilla un par de bofetadas y una patada (insultos aparte), decide reventarla a hostias. ¿Seguiríamos siendo tan comprensivos y benévolos con el pobrecito chico que se quedó haciendo la estatua si la víctima hubiera resultado malherida o muerta a consecuencia de los golpes?

Y ¿cómo es eso de que ninguno sabe lo que hubiera hecho en esa situación? El que no lo sepa, que hable por sí mismo, no en nombre de los demás. Y ¿qué es eso de acto heroico? Qué baratas se venden las heroicidades últimamente. Basta con no quedarte agazapado como un ratón mientras un soplagaitas golpea, insulta y humilla impunemente a una niña, y ya eres un héroe de leyenda. Pensaba que algo así era simplemente lo normal, lo que se debe hacer, pero parece que hoy en día esperar lo normal es pedir peras al olmo.

Lo siento mucho pero no puedo tener compasión, comprensión o empatía por alguien que actúa como ese chaval. Tampoco es cuestión de crucificarlo, pero lo que hizo es indigno y egoísta. Y si le duele que le miren con desprecio, ya sabe lo que ha de hacer la próxima vez. ¿Qué espera, que le aplaudan por lo bien que practica el arte del disimulo? Es más, no me cabe la menor duda de que si él pudiera "rebobinar" y volver a estar en aquel vagón, se quitaría los auriculares, se levantaría del asiento y le haría frente al pintamonas, que a fin de cuentas debe de ser mucho más cobarde que él, porque de otro modo no se le ocurriría agredir a una niña indefensa.
yo
27/10/2007 a las 19:41
droucho queres mucho a los argentinos verdad? jaja.
Julian
27/10/2007 a las 19:40
Hernán, reconforta saber que todavía hay gente que piensa, y entristece después de leer algunos comentarios darse cuenta que mucha gente tiene el cerebro en el culo.
27/10/2007 a las 18:34
Ya no se tiene ni siquiera derecho a una cobardía anónima.
jose carrasco
27/10/2007 a las 18:33
Sabes en parte te comprendo creo que la mayoria de los que dicen que eres un cobarde actuarian como tu sentados sin querer mirar, hace poco lei un articulo que dice que un por meterce en la pelea ajena resulto muerto, es dificil estar en tu situacion yo no se que es lo que haria, pero de lo que si estoy seguro es que mucho que te dicen cobarde o cosas por el estilo harian lo mismo por temor a una agresion de parte del loco del tren.
frfr
27/10/2007 a las 18:25
eres un pyaso indio
Droucho
27/10/2007 a las 18:15
Una breve aclaración a tanto galimatías y a tanta confusión sobre los deberes morales de acción, no vaya a ser que alguien crea que demandaba y esperaraba del testigo argentino del tren un comportamiento heroico (¡ja! ¿alguien puede creer esa expectativa en mí?).

Me explico:

¿Sabe un argentino medio tae kwon do, técnicas de autocontrol, rudimentos de psicología y de autoestima?
Si la respuesta ha de ser negativa, como creo, entonces nadie debe exigirle al «pasajero de piedra» que alce el culo y defienda a la princesa, que no lo hizo.

Ahora bien:

¿Sabe un argentino medio algo sobre las normas de educación, la ética cívica privada de solidaridad y auxilio y la obligación jurídica de socorrer a otros cuando uno no corre peligro?
Si la respuesta ha de ser negativa otra vez, como pienso, entonces nadie debe exigirle al «pasajero de piedra» que alce el culo y consuele a la princesa, que no lo hizo.
Droucho
27/10/2007 a las 17:12
Ah, argentino cobarde, argentino cobarde, argentino cobarde. Mi reflexión sobre este lamentable suceso es que tú te lo tienes bien empleado, Onán.

¡Casciari, perdiste!

La mayoría de los infelices que campan por este blog haciendo de tu malaprosa una tesis de coloquio de bar («ésta me la imprimo», etc) me traen sin cuidado. Pero ¿qué hay de tus hijos? ¿Es esta la educación que han de recibir? ¿Así de mal les instruirás en el significado de la palabra «providencia»?

FRANCISCO
27/10/2007 a las 17:04
Victoria!!...(#55) como que el 99% de los Argentinos tiene sangre italiana?...decir eso no es muy distinto a lo que criticas del #24...entonces los Alemanes, Españoles, aborígenes (diferentes etnias), Polacos, etc solo somo el 1%...? por suerte no es así y somos un bonito crisol.

en cuanto al tema del Post me gustaria decir:

TODOS sabemos en nuestro corazón de que forma hubiesemos actuado en este caso en particular ya que tenemos todas las variables de la formula: situacion,victima, tamaño del agresor y nuestras capacidades, al mirar el video sabemos muy bien si nos hubieramos enfrentado al agresor o no, por que sabemos que intervenir en este caso significa que recibiriamos un ataque del descontrolado agresor...
ahora bien poneros en el cuerpo (fisico) del muchacho y pensar si estariais dispuestos a recibir una buena paliza (sin duda hubiera sido asi) si tener siquiera la posibilidad de correr (paln B), en una situacion con igualdad de proporciones la mayoria de la personas se hubiera comportado igual...esta es mi opinoin
la canoura
27/10/2007 a las 16:34
yo no leo todos los comentarios...son muchos y algunos me da un poco de pena la falta de "comprensión lectora" que calificaría si fuera maestra. Me da mucha pena el lugar que le tocó a este pobre adolescente en una historia entre miles de xenofobia, que no hubiera trascendido sino hubiera una camarita filmando. Tampoco veo que nadie (nadie de todos los que hablamos del tema estos días) se plantee qué hubiera pasado si el agredido hubiese sido el adolescente y la que presenciara la situacion una ecuatoriana inmigrante también y también más desvalida que el agresor...
tal vez si ese muchacho hubiera tenido una actitud heroica, hoy se estaría contando la historia de otra manera...seguramente con un herido por arma blanca...Un héroe de los que no llegan a contar la historia.
Oyom!
27/10/2007 a las 16:19
Excelente como de costumbre. Lo más humano que leí sobre tan triste asunto. Una radiografía por dentro y por fuera del racismo, la xenofobia y los miedos y violencias que generan. Muy bueno.

Saludos
Oyom

http://oyomes.blogspot.com
www.fotolog.com/oyomepongoloco
Crimson
27/10/2007 a las 16:11
Cuando los leones se hartan de la carne de los ciervos, llegan los buitres para aprovechar los restos del festín. Es la ley de la naturaleza. Y de los hombres de todos los lugares, todas las tonalidades y todos los tiempos, antes y después de los trenes, los videos y la netocracia. Después caen las lluvias, soplan los vientos, trabajan los gusanos, y ya no quedan huellas. Y la siguiente vez, parece de nuevo la primera.
Tarjeta negra para mí, gracias.
ElTeta
27/10/2007 a las 15:25
Los espejos son terribles. En la tele tienen que mostrar lo que queremos ser, no lo que somos.

Los que le dicen cobarde saben lo que hubiesen hecho en la misma situación.
Paco Achaval
27/10/2007 a las 15:06
SUBLIME MAESTRO!, me dejas extasiado; te admiro, envidio, idolatro, etc... me recordó tu velocidad de inventiva, a la noticia del niño que compró un auto por internet.
Lejos, es la mejor nota que leí sobre la desgraciada noticia!. Te imaginaras lo común de tu novela, aquí por el tercer mundo!.
Soy una copia fiel del pobre ciervo, verme retratado, me trastocó.
hYs0
27/10/2007 a las 14:58
Muy bueno el artículo, no se si eres de verdad el tercero en discordia en esa cinta o solo te has puesto en su lugar pero desde luego es muy buen artículo.

Un saludo.
Alicia
27/10/2007 a las 12:47
Me ha gustado leerte, joven del vagón. Lo cierto es que yo también estaba enojada contigo. Leyéndote ya no.

Ya ayer aunque enfadada pensaba que quién sabe en una situación difícil, tal vez límite, cómo se puede reaccionar. Y es muy fácil desde la comodidad del sofá, totalmente a salvo, presuponer que uno hubiera hecho otra cosa, que habría intervenido, cómo no defender a la víctima. Pero quién sabe.

Reflexiono y entiendo que eres la segunda víctima del vagón. Y sigo pensando y ya veo que sois los tres las víctimas, aunque uno de ellos, el león como tú le llamas, ahora también sea un verdugo.

Un abrazo

madreatomica
27/10/2007 a las 12:34
Excelente. Con una cirugia, que solucione rasgos faciales y coloratura de piel, se acaban los problemas de "adaptación" a las 5 mil españas divididas que hay ahora. Que dios ni que dios. Es la cara! Y no no aportar la salvacion a las españas. Por fin alguien lo dijo.

Una compatriota con rasgos de italianos y vascos. Por accidente, no por bendicion de los reyes catolicos.
Osvaldo Palladino (Ossie)
27/10/2007 a las 12:18
Buen día Ivanna... te agradezco que me hayas enviado este blog... a
continuación mi análisis
Me da lastima el muchacho... tiene apenas 17 años....¿que querían que
hiciese?... el miedo lo atornillo a su asiento... y como el bien describe,
era una oveja asustada frente a un león salvaje... quiso sobrevivir y cerro
los ojos frente a la violencia desmedida... de la misma forma en que la
propia victima fue pasiva frente al castigo... el miedo no tiene sexo, no
interesa si uno era una chica y el otro un chico...
Actitudes como esta se ven cotidianamente, es el famoso "no te metas"...
cuando la violencia personificada en la forma de los arrebatos dominaban los
andenes y vagones de nuestros trenes suburbanos... me van a decir que nadie
veía nada... y siempre hubo victimas, gente mutilada por el arrebato en si
mismo... gente tirada a las vías... y como siempre nadie vio nada... La
diferencia fue la tecnología, aquí todos son cobardes anónimos, en cambio la
cámara del tren español transformo a un anónimo inocente en cobarde publico.
En estos casos la única forma es reaccionar sin pensar... y eso depende del
carácter de cada persona... porque si te pones a analizar las cosas lo más
probable es que termines como el pibe... mirando a otro lado.
Analicemos la situación a la inversa... si el se hubiese metido y el otro le
mataba de una certera o más probable traicionera puñalada... ¿que hubiesen
dicho??? "pobre pelotudo !!! quien lo mando a meterse en una pelea que no
era la suya"
Lo más lamentable es que ahora su desgracia es publica y vive en un pueblo
chico o sea se reitera la tragedia del "pago chico e infierno grande"... y
basta un solo dedo que señale, para que una multitud de dedos acusadores le
sigan por la vida.
Basta un estùpido que a lo mejor es un valiente de cartón que se hace el
macho desde la boca hacia afuera para marcarte de por vida... , y habría que
verlo en una situación semejante. Lo más probable es que el pueblo le señale
por su propia vergüenza de ser parte carnal de una bestia personificada en
el violento chaval español... y que encima es el mayor de los cobardes de
esta historia porque no reconoce, ni grita en publico su descarnada
xenofobia y se escuda en una supuesta borrachera... (este chaval es un enano
fascista y produce mucha bronca verlo dándose ínfulas en la televisión)
Y yo en el lugar de este pibe, frente a los dedos acusadores respondería que
sentiría vergüenza ajena frente a la raza y al pueblo a la que representaba
este león cebado... a cada español debería caérsele la cara de vergüenza
frente a este descarnado racismo... porque es bien sabido que los chavales
son harto nacionalistas e flagrantes hipócritas... se hacen los cultos y son
bestias agazapadas... (detrás de esta historia hay un olor a nazismo... ¿no
te parece? que diferencia hay entre los judíos perseguidos frente a la
indiferencia de la mayoría y en comparación a estos chicos cuyo estigma es
ser inmigrante).
Es una broma trágica la que le deparo el destino a este pobre pendejo !!!!

Ossie

Xterm
27/10/2007 a las 11:58
¡Patéticos! Detrás de un monitor todos ustedes son Superman, todos valientes, luchadores de la justicial. Pero en la realidad, todos ustedes, que están acá alardeando de su valentía, se hubiesen cagado hasta las patas de estar en esa situación. Reconózcanlo, ¡cagones! valientes detrás de un monitor.
 olo mosquera
27/10/2007 a las 11:56
#120: Sí. Los leo a todos.
Isita
27/10/2007 a las 11:19
Cada persona se da a conocer por los actos que hace en la vida.
A nadie le gustan los cobardes, y no voy a negar que el chico este que se queda sentado, intentando pasar desapercibido mientras el borracho pega e insulta a la pobre chica me parece un cobarde que sólo se interesó por él mismo egoístamente en vez de ayudar al prójimo.
Pero también voy a decir que él a sido la cabeza de turco para denunciar a todos aquellos que alguna vez han sido cobardes ante un robo, una pelea, etc.
A ver gente, estos sucesos de bajar la cabeza y salir corriendo no son nuevos. Yo he llegado a pasar por una calle ámplia y concurrida, teniendo unos 11-12 años (iba a 1º de la ESO) y ver como dos personas (por llamarlas de alguna forma) de unos 20-25 años estaban apalizando a un tercero, y la gente, los rodeaba y seguían sus caminos, como si nada, al chico lo tiraban al suelo, lo pateaban...Y LA GENTE PASABA DE LARGO, ni se molestaban siquiera de cambiar de acera. Cualquier persona que pasó por allí los podría haber detenido o llamado a la policía, pero como no querían problemas, agacharon la cabeza y aceleraron el paso. Yo me quedé alucinando, pero claro, yo que iba a hacer, sólo pude indignarme.
Pues este es un caso parecido que por suerte de la chica fue grabado, pero para desgracia del "tímido" como así se excusa.
Me parece muy bonita la fábula del león y los ciervos que ha hecho con su problema, pero la verdad es que eso no justifica su cobardía, si él hubiera hecho algo, entre él y la chica podrían haber "contraatacado", él prefirió ser egoísta, ser un cobarde, y esto la gente a la larga lo olvidará, pero si él tiene conciencia, eso le perseguirá siempre.
Citando a Marco Aurelio quiero dejar claro lo que llevo explicando durante todo el comentario, y es que "Muchas veces comete injusticia el que no hace nada, no sólo el que hace algo".
Pero hoy en día el mundo está lleno de este tipo de injusticias para desgracia de todos.
Javier
27/10/2007 a las 11:13
Esta semana he escuchado comentarios en la radio, en la televisión, articulos en los periódicos, etc... en los que periodistas (otro tipo de hombre corbata camuflado), que no han olido el metro ni de lejos, que no saben lo que es sentir el miedo de cruzarse con un animal, que solamente se han enfrentado con algún violento desde sus portátiles, sus micrófonos o sus platós, le daban caña al "cobarde del tren".

Yo he sido cobarde muchas veces, no estoy orgulloso, pero tampoco me hago cruces en el pecho. Pero si he sido cobarde es por que he tenido la oportunidad de serlo, cosa que muchos de estos (o la gran mayoría de ellos) no han experimentado nunca.

A mi, ya me partieron la boca por valiente. Pero eso fue hace algunos años cuando las peleas eran a puñetazos. Ahora cualquier león de la sabana te da una puñalada o te pega tres tiros y entonces, ni valiente ni cobarde, simplemente muerto, y yo no me quiero morir.

Será que me he hecho mayor o que me volví una maricona, pero es lo que hay, me gusta estar aquí y ningún periodista valiente me va a decir como me debo jugar la vida.
El Tipo Del Sofá
27/10/2007 a las 10:28
otra genialidad Hernan! sabes que hace varios dias que vengo viendo el video y yo sabia que habia algo que me molestaba cada vez que escuchaba a los periodistas preguntarse por que el niño no hacia nada mientras yo miraba el video y no entendia el por que estaba bien que el niño no haga nada.

como siempre nos sacas los pensamientos de la lengua...
 juanpex
27/10/2007 a las 07:53
que se mueran todos!
yo era el que estaba filmando y no participe porque se me iba de cuadro la escena.
Patricio
27/10/2007 a las 07:31
Yo me voy a ir al otro lado y me van a mandar al carajo por ésto, pero la bestia tiene su historia, la bestia era una persona antes, la bestia tiene algunas cosas que todos tenemos y otras que no, afortunadamente. Eas cosas que nos diferencian quizá a la bestia misma la llenan de miedo, la bestia está enferma, y con tanto juicio le sumamos enfermedad y miedo. Otro mundo sería posible si no saliera de nuestro interior ese duro juez que siempre nos favorece y nos justifica y condena tan acertadamente, si alguien pudiera rescatar a la bestia y volverla persona. Ok, ya pueden putearme
La Che
27/10/2007 a las 06:56
Habia visto las imagenes pero no sabía del cuestionamiento a este chico. Más allá del buen relato de Hernán, haciendonos poner en la piel de ese pibe, quisiera opinar sobre el caso en sí, y no creo que sea de cobarde no reaccionar ante un mostruo, de hecho la chica ni le contesta a las agresiones ni atina a defenderse tampoco porque se sabe en inferioridad de condiciones fisicas, lo mismo le debe ocurrir a este chico de solo 17 años. Si hubiera sido mi hijo no me hubiera gustado que intervenga haciendose el héroe. Estar ante un enfermo fachista, practicamente solo en vagón de trenes te la regalo eh. No hay que confundir miedo con indiferencia.
liliana
27/10/2007 a las 06:00
tarjeta amarilla!
tarjeta roja!
sos genial!
y lees TODOS los comentarios?
Marianela
27/10/2007 a las 05:19
Esto se llama ponerse en el lugar del otro. Te felicito a vos Hernán y a ese argento tan ¿"cobarde"? como cualquiera de todos nosotros. Besos mercedinos
Marian
27/10/2007 a las 04:51
Lo que pasò fue horroroso, supongo, para todos los que estaban ahi. La verdad es que no es nada diferente a lo que uno puede ver en Buenos Aires o estimo, en cualquier ciudad del mundo. Confieso que hace unos meses vi como con total impunidad un pibe le arrebatò la billetera a un hombre, que se cayò al suelo y se golpeò mientras todos los que andaban por ahì se hacìan los boludos. Me indignè y despuès me dì cuenta que yo tambièn estaba por ahì y me hice la boluda, por miedo, cobardìa o vaya a saber què.
Me gustò tu anàlisis, te pudiste correr del debate fàcil : es un cagòn vs pobre flaco. Pudiste ir un poco màs allà y es justamente eso lo que hace que seas un buen escritor (esto dicho sin ànimos chupamedisticos eh!)
cariños
EL RUSO del Solbaid
27/10/2007 a las 04:50
que ocurrirìa si al nazi este lo trasladas al ràpido MERCEDES-ONCE de las 10 de la mañana??Automàticamente pasarìa de leòn a cobarde en un abrir y cerrar de ojos y se meterìa su xenofobia bien adentro del orto....no??
Marcelo
27/10/2007 a las 04:49
Para ratificar lo anterior: según aparece en El País:
http://www.elpais.com/articulo/espana/Zorra/inmigrante/mierda/elpepuesp/20071027elpepinac_17/Tes

"El juez imputa a Martín un delito de trato degradante con el agravante de xenofobia, pero considera que los hechos no son tan graves como para encarcelarlo."

"Por otra parte, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, declaró ayer que la medida "adecuada" era la prisión preventiva de Martín" pero que "En todo caso, el Gobierno respeta las decisiones de los jueces, aunque como en este caso, no le gusten mucho".

Es decir que, en definitva, de acuerdo al sistema de justicia español, la sentencia de un ciudadano español que aterrorice y agreda brutalmente a una inmigrante es quedar libre nomás. No es grave.
Crysty
27/10/2007 a las 04:37
El blog: muy fuerte.
Los comentarios: muy buenos...
Ahora yo no sé si seré pelotuda (con perdón de la palabra) o no, pero no entendí muy bien para qué lado juega cada bando...(aunque hay comentarios muy claros)...
Mi percepción fue la siguiente: el agresor es un flor de hijo de puta por lo que hizo, eso está más que claro y no da lugar a dudas. Por otro lado no sé si culpar al que observó todo por no haber saltado en defensa de la chica (cada uno tiene derecho a reaccionar como se le plazca: ya sea como Superman o como un por-acá-no-pasó-nada) Pero yo aclaro que como mujer, y en el caso de haber estado, como no tengo la fuerza suficiente, lo hubiese recontra puteado al tipo, de una; y ni hablar de si hubiese sido hombre: directamente lo cago a patadas por el culo...
(Perdón mi exasperación, y el hecho de no haber estado ahí, justo en ese momento.)
Besos Hernán...desde Cosquín, Argentina.
Marcelo
27/10/2007 a las 04:02
Un segundo pensamiento:
No vi las noticias en los medios de difusión, no los sigo. Pero lo que entiendo por esta entrada y sus comentarios, es que lograron desviar la atención pública de los temas que el incidente verdaderamente plantea (la sociedad española, el desempeño del gobierno español), mediante un cuestionamiento de telenovela acerca del valor o cobardía de un muchachito imberbe. Y Hernán en esta entrada, aunque quiera presentar un enfoque más humano, les sigue el juego. Si hay un responsable del orden en las calles españolas, ese el gobierno español. Es una de las justificaciones de la existencia de un gobierno: velar por la seguridad interna de su país. Ese es el que fracasa aquí, y el que debería estar avergonzado. No el chiquillo recién asomado a la vida que probablemente tenga responsabilidades muy distintas y contrapuestas a andar enfrentando degenerados en los trenes, como ayudar a su madre o sus hermanos.

Me parece.
SOL
27/10/2007 a las 03:38
So, "dammned if you do, and dammned if you don't."
No metió las manos para defender a la chica: COBARDE
Mete las manos para defenderla y no le va bien: PENDEJO
O sea, hubiese hecho lo que hubiese hecho, el pobre chavo no gana.
Yo estoy con Toro, el instinto de conservación es cabrón, en mi tierra hay un dicho "primero están mis dientes, luego mis parientes".
No podemos juzgar a nadie porque no estamos en su pellejo, no tenemos derecho, no nos corresponde. Si él está en paz con su conciencia, quiénes somos nosotros para decir algo en su contra?
Quiero agradecerte, sin embargo, que con tu texto hayas hecho reflexionar a algunos que mal juzgaban al pobre cuate.
Saludos 1000.
Juan
27/10/2007 a las 02:31
El texto, excelente. Nos hace reflexionar mucho.
Muchos comentarios, preocupantes. Algunos entendibles, pero preocupantes.

Así como a veces confundimos la ficción con la realidad, otras veces le pedimos a la realidad que tenga ciertas condimentos de ficción. Obvio que Bruce Willis se levantaba y lo ponía en su lugar. El Cid Campeador también. Y el Quijote, sin dudas, a pesar de las consecuencias. Y ahora vemos este pedazo de esta horrible realidad que es el racismo, la xenofobia y la violencia, y nos creemos con derecho a juzgar y condenar con la misma indignación con que rechazaríamos al protagonista de una película de acción si no fuese capaz de saltar de un puente, atravesar un incendio o enfrentarse a un ejército. Se nos escapa que es un tipo normal, con sus valentías y cobardías cotidianas. No logramos figurarnos qué nos pasaría a nosotros si nos viésemos envueltos como protagonistas en una historia similar. Todos valoramos la valentía y el coraje, todos queremos tener adentro un gaucho dispuesto a sacar el facón. Y muchos lo harían. Pero no sabemos. No sabemos exactamente qué haríamos. Después juzgar sentado, desde esa ignorancia, es muy simple. Simple, pero en última instancia lícito. Y por último, hostigarlo desde el mismo racismo y la misma xenofobia, porque es de tal o cual nacionalidad, de tal o cual color de piel, otra vez desde la misma violencia que ya vimos frente a una chica... qué hipocresía.

No está mal juzgar, siempre que nos sometamos nosotros mismos a ser juzgados por los demás.
Miguel De Loof
27/10/2007 a las 02:29
Maestro
 diego
27/10/2007 a las 02:19
Hernán, a veces leer un artículo tuyo me produce una sensacion similar a cuando me entero de que muchos de nosotros nos sacamos los mocos en los semáforos cuando estamos solos en el auto. Es saber que esas cosas que creés que sólo vos hacés las hacen casi todos los demás. Yo también comparto con el cobarde de la historia (el pasivo, no el que pega), la fantasía de ser mas "valiente" que el alfenique que me devuelve el espejo, pero debo admitir que en las pocas veces en las que he podido demostrarlo estuve buscando o inventando mil excusas para no hacerlo.

Hace como un año venía caminando por el centro de Córdoba, acá en Argentina, cuando vi como un chico le arrebató la cartera a una viejita, mi primer impulso fué salir a perseguirlo, pero una vocecita apareció diciéndome, " y si tiene un cuhillo entre las ropas, vas a terminar como un colador por recuperar un par de fotos de nietos, un pañuelo con perfume rancio y una estampita del santo de turno? ", por supuesto que no.

Otra vez venía en el colectivo sentado en el último asiento cuando ví como un punguista le sacaba la billetera del bolsillo a un señor antes de bajarse. Al instante el punga me miró y yo bajé la mirada, convirtiéndome en cómplice del afano.

Harto de esto hace unos meses vi como un chico sacaba unos guantes de lana en un local del centro y cuando decidí que ya era hora de ser valiente y que lo iba a parar, sentí como otro tipo me agarraban del brazo con una morsa con forma de mano al tiempo que me decían "quedáte piola por que te cago a palos".

En ese momento me terminé de convencer que los actos heroicos no son para mí.

Cuento ésto, que es cierto, por que eso explica la bronca que me dió verme reflejado en el pibe del subte en Barcelona. Por que ese era yo. Y por que ese pobre ignorante que se disfraza de racista era el reflejo dle tipo que me habia apretado el brazo y el que me miró feo en el colectivo y el que se escapó con la jubilación de la viejita. Su inacción me indignó, pero por razones que nada tienen que ver con proteger a la chica ecauatoriana.

Al ver como con el correr de los días el centro de la noticia iba cambiando del extremo superior izquierdo de la ventana del video en youtube al extremo inferior derecho, lo primero que pensé fué lo mismo que la mayoría: "que cagón este que no hace nada", y encima se hace el boludo. Ni hablar cuando el rumor comenzó a rondar cerca de nuestro ego colectivo ante la "...sospecha de que el cobarde fuera argentino...". Justo después de que los PUMAS demostraron lo macho que somos y lo mucho que nos la bancamos viene éste a tirar todo por la borda. Y como para corroborar que la xenofobia no es patrimonio del viejo continente haste pensé "seguro que es chileno", si, eso sería genial. Matamos dos ... mejor dicho tres pájaron de un tiro: "... Gallego nazi castiga a bolita ante shileno cagón ..." por que para muchos de nosotros todos los españoles son gallegos, todas las latinoamericanas no Rioplatenses son bolitas y todos los chilenos son cagones (sí, lamento ofender a los chilenos, ecuatorianos, bolivianos, españoles, argentinos etc, pero pensé algo parecido, con lo que también hay un poco de mí en el cobarde que pega)

Son esas sensaciones las que me llevan a pensar que el centro del debate no debería ser tanto el racismo, si no la "ignorancia", ese aprendiz de karateca, hoy tiene la excusa de los "sudacas" que le roban un laburo que no quiere o no puede hacer, pero si la chica no hubiese sido "sudaca" le hubiese pegado por que es mujer, y si en lugar de mujer hubiese sido varón, hubiese buscado uno mas chiquito que él, y si estuviera en silla de ruedas tanto mejor. El tema es que el racista, junto al hombre golpeador, junto al abusador, etc, etc, tienen en común una alta dosis de ignorancia (incluso un Premio Nobel que dice que los negros son menos listos demuestra que se puede ser un genio ignorante), yo mismo me reconozco ignorante en ese sentido y por eso me molesta tanto ese video.

Creo que estamos habalndo de estas tres víctimas, de la violencia, de la ignorancia y de la cobardía sólo por que había una cámara filmando, supongo que cada 7 segundos en algún asiento de algún medio de transporte del mundo se repite ésto mismo, sin mas repercusión que el chichón del maltratado.

En fin, fui de un lado a otro sin cerrar ninguna idea, pero el artículo realmente me movilizó y me mostró parte del lado oscuro que no me gusta ver. Un abrazo enorme Hernán y el deseo de que todos seamos un poquito menos ignorantes.

Saludos

Diego
El Angel Gris
27/10/2007 a las 02:04
Según uno de los amigo de la Mesa de los sueños, los dos extremos del accionar de una persona son, ser un gusano o un heroe, una persona normal pasa la vida navegando en aguas intermedias. Pero hay situaciones en la que la vida nos pone a prueba, en esas situaciones no hay aguas intermedias, o se es un heroe o un gusano. De esas, en la vida un tipo muy vivido, tendrá 3 o 4, pero son esas situaciones las que lo marcarán para siempre como heroe o gusano cuando se afeite todos los días. Quizá la madurez sea saber en el justo momento cuando uno está viviendo una de esas.

No creo en los heroes del teclado que se hubiesen parado a boxear al grandote, pero tampoco creo que todos seamos iguales, que todos optemos irremediablemente por ser gusano o ciervo. Creo que si el que estaba ahí era un tipo mas grande, en edad, que sabe lo que le espera día a día con el espejo, se hace cagar a trompadas, no por valiente, sino por no ser cobarde para siempre, que no es lo mismo.
cristania
27/10/2007 a las 01:57
Vaya es la primera vez que mi postura es tan comentada por todos los lectores de este blog, por si aca soy la numero 8. Veamos, lo que entendi en el texto cuando lo lei en la mañana es que Hernan queria dar el punto de vista del muchacho que no hizo nada por ayudar a la joven victima, en ese sentido, el texto de Hernan responde a la pregunta.

Ahora bien yo no hubiera hecho eso, yo minimo habria defendido a la muchacha si no pegandole al manganzon, al menos apretando el boton que llama a la seguridad del metro y no lo digo bien sentada desde mi computador, lo digo por experiencia propia.

Durante años mi trabajo me obligaba a enfrentarme a "leones" que se creen muy machitos porque una es mujer... pero claro eso es hasta que se encuentran conmigo, o con alguna varonera que alguna vez elogiaste en este mismo blog, o desde luego cuando un HOMBRE les hace el pare, estos leoncitos de medio pelo se desinflan en una porque estan solos y creen que nada les va a pasar.

En todo caso la unica posicion razonable en contra que he leido es la de Jaimoto (#29) yo no conozco las leyes españolas, pero es obvio que si el chico este se puede meter en problemas por ayudar a la muchacha, entonces SI es comprensible esa indiferencia.

Gracias por la notoriedad me siento halagada
Ignacio
27/10/2007 a las 01:21
Felicitaciones por el artículo. Me gusta tu capacidad para poder analizar las cosas desde otro ángulo. Ser humano también es poder ponerse en el lugar de los demás, y eso quiere decir, no tan sólo de los mejores, de los valientes, de los ganadores.
La realidad que viven los inmigrantes en Europa parece ser realmente ambigua: por un lado viven una vida material mejor a la que sus países de origen podrían ofrecerle, pero por el otro, se nota una creciente xenofobia incluso en las regiones más insospechadas. Me refiero al triunfo del partido ultraderechista en Suiza.
Por otro lado, creo que no se puede seguir encarando estos temas desde una perspectiva nacional (con vergüenza). Que fuera argentino o no, sudamericano o no, no le quita ni le suma importancia al asunto. Se trata de una persona como las demás, en un contexto particular de mayor indefensión, pero no es algo de lo que deberíamos sentirnos avergonzados (en este caso) u orgullosos.
Como dije al principio, te felicito por el artículo, y espero seguir poder leyendo tan buen material.
Facu
27/10/2007 a las 00:37
Tanto decir que hubiésemos hecho esto o aquello, sin pensar en lo que haremos. Porque algo puede hacerse, digo yo? aunque no sepa qué, concretamente. Por lo pronto, podriamos tratar de encontrar una relación entre el texto de Hernán y lo que sucede tan a menudo con noticias del tipo "arrivó a Canarias una patera con 56 subsaharianos" . ¿Cuántos de los que se hubiesen levantado a pelearse con el tonto ese del tren van más allá de registrar el número de gente que carga la patera de turno?
"¿¿¿120??? Ostia!!", sin entender nunca que no es lo mismo 120 que 123, sin sentir ni un mínimo de empatía con lo que son mundos de dolor sin cuento, encerrados en alguien que se esta muriendo de sed en medio del mar pa que después venga un subnormal (producto genuino e inevitable de una sociedad narcotizada) a patearle la cara.
Rosa
27/10/2007 a las 00:13

Realmente pienso que "el pobre cobarde" como mucha gente le ha llegado a llamar, somos todos y sé muy bien de lo que hablo, y no és porque sea inmigrante.. ni argenito, ni peruano, ni ecuatoriano!
Yo soy nacida en Barcelona de padres de Barcelona osea Catalana y Española no hace mucho iba en un tren y estube a punto de sufrir una agresión y nadie de todo el vagón me ayudó en nada!!!!!!
Me tuve que arreglar solita, y no era inmigrante y el vagón iba lleno de españoles!!!!
Realmente es una pena que estos inmorales se estén hiciendo fuertes como lo hacen, y la única forma de pararlo sería plantandoles cara TODOS, pero TODOS a la vez, tanto la gente de la calle como los jueze y fiscales!!!
vecina
27/10/2007 a las 00:05
Había leído la noticia pero no había visto el video. Después de leer el post, que me pareció una necesaria invitación a pensar antes de hablar y encima escrita de tal manera que da placer leerla a pesar de la mierda que toca contar, me pregunté si yo hubiese podido tener algún tipo de reacción en ese momento. Me puse a ver el video y en cada golpe no pude evitar cerrar los ojos y correr la cara de la pantalla. Respondida mi pregunta.
enoch
26/10/2007 a las 23:38
Bue, roja para mi entonces.
Porque durante todo el video estuve pensando levantate cobarde hijo de puta, deja de simular que no existis. Y lo pense, y lo pienso, por ponerme en su lugar. Porque no se si me hubiera animado a enfrentarme con el simpatico muchacho del celular, pero que me hubiera sentido cobarde, miserable e indigno para siempre de no haberlo hecho, eso es seguro.
Ese pibe, que podria ser yo frente a igual situacion, es un cagon. Si alguien cercana a mi fuera la atacada, odiaria al atacante pero tambien al imitador de estatuas de la derecha.
Diciendole cagon a el espero, de estar en su situacion, actuar como se debe. Despues de todo los muchachos me hubieran conseguido una muy linda silla de ruedas.
Pendejo cagon!
 Lucas Dario Tinti
26/10/2007 a las 23:37
Hernan:
me tome el placer de leer todo el articulo y de leer la mayoria de los comentarios.

Primero felicitarte por el enfoque q le diste al asunto. Muy interesante.

Segundo, despues de leer tantos comentarios y tus enojos para quien no entendieron el texto, queria decirte q es logico q mucha gente reaccione a favor de una actitud o de la otra... pero lamentablemente la vida a veces te pone ante situaciones en las q tenes la opcion A (en este caso es tratar de ayudar) y la otra es la B (hacerte el boludo). No existe una C (no pasar por esa situacion). Y ante estas situaciones uno evalua los beneficios y riesgos de las dos opciones y hace lo mejor q puede... pero nunca, NUNCA vas a poder escapara a las resultados de tus acciones.
Y si los resultados son que te escupan en la cara cuando pases por que preferiste tu integridad, se q es una mierda por q a el le toco y a muchisimos otros no, pero tiene algo de logica, sabes que pasa? dudo mucho q el muchacho (y cualquiera de los q dijo q hubiera hecho lo mismo q el pibe) mire para otro lado si a la que golpean era a su vieja, su hermana o su novia, dudo mucho q el miedo lo "paralizara". Entonces la cuestion se vuelve mas un ver a quien jode y veo si salto o no.
Y la verdad... creo q en ese caso el muchacho se tiene q hacer cargo de lo que lleva adentro. Por algo eligio asi. Y eso lo castiga más que cualquier otra cosa.


Perdon por ser tan largo y por llevar la discusion hacia donde no habia q llevarla... me tento.
Te mando un abrazo!
Y no me saques roja... que ni fue falta! :P

Pd: la explicacion pedorra de arriba, es sencillo asociarlo a un ejercicio sencillo de teoria de los juegos.
Sebastián
26/10/2007 a las 23:35
Ser cobarde puede no ser malo, pero hacer apología de la cobardía es peor: es triste.
andres
26/10/2007 a las 23:30
Ahora que dejamos de ser los chamuyeros, los cancheros, los que ganamos minas y solo somos los cagones del tren....talvez podamos hacer algo por nuestro querido pais destrozado por chamuyeros, cancheros, y ganadores de minas.
Toro
26/10/2007 a las 23:24
Tía, si hubiese leído un juicio en tus palabras, no me hubiera molestado en escribirte. Sé bien cómo pensás y comparto tu idea. Pero simplemente a veces no se puede. No sé si había o no seguridad a la qué acudir, me imagino acá en constitución a las 12 de la noche, sólo y viendo cómo golpean a alguien. ¿Qué hago?

Cuando me violentaron directamente apelé al instinto de supervivencia. Cuando fue con mi hermano, quise cubrirlo aunque sea interponiéndome entre el arma y su cuerpo. Pero, en todo caso, ¿cuándo deja de ser mero reflejo? Nunca. Todo acto en situación límite es un reflejo tras otro. Y los juicios a posteriori sirven para decir huevadas como las que vengo leyendo hace rato.

Ojalá se hubiera levantado y defendido a la piba eh. Pero no fue así, y no es enjuiciable.
Ginger
26/10/2007 a las 23:16
Claro Torito, actuamos como podemos y no como creemos.
En tu caso eras la víctima directa, seguramente la reacción obedece al instinto de conservación.
Lo que digo es que cuando se es observador existen otras variantes. Este chico podría gritar pidiendo ayuda, llamar a la gente de seguridad (desconozco si los trenes en Barcelona tienen), no sé. De todos modos que haya sido argentino no es más que una circunstancia en lo que estoy diciendo.
Ojo, esto es una reflexión solamente, no estoy juzgando. Se trata de humanidad, nada más que eso.


karina
26/10/2007 a las 23:14
Gracias, Hernán

Como mujer latinoamericana, de cabello negro y lacio y pómulos salientes, que vivió en Barcelona, te lo agradezco.

Ahí todos son víctimas. La niña desportegida de nación, de adn, de arraigo y de edad. El agresor víctima de su enfermedad de "niño-bien-que-se-droga-y-le-importa-lo-demás-un-coño" y aunque amo Barcelona y sé que hay catalanes encantadores y decentes, también de esa enfermedad rancia y maloliente de primer mundo recién estrenado. Y el otro, víctima de la cobardía que nos invade y persigue. En Venezuela si alguien se come la luz roja del semáforo,lo mejor que puedes hace es no decir nada, porque podría abalearte.

No juzgo la cobardía, siento compasión.

Bellísima tu nota, eres mi héroe
Iñaki
26/10/2007 a las 23:13
Otra cosa. España no es un país racista, aunque obviamente hay multitud de personas que sí lo son. La gente tiene miedo a la gente y si ésta es más pobre que tú más miedo. El supuesto racismo en España es debido al miedo. Los inmigrantes, que en parte están salvando España con su trabajo, son bienvenido siempre. El problema es que la inmigración masiva (más de cinco millones de personas en diez años), ha provocado mucha marginalidad y por tanto delincuencia y de ahí el miedo y de ahí las asociaciones fáciles: Inmigrante... marginación... delincuencia... miedo a los delincuentes... miedo a los marginados... miedo a los inmigrantes.
Por otro lado, después de vivir 6 años en distintos países Americanos (Bolivia, Costa Rica, Panamá, Ecuador y Méjico) tengo más sensación de racismo en esos países que en el mío y sobre todo de clasismo.
Nora
26/10/2007 a las 23:11
uffffff, yo no había visto el video, asi que me impactó mucho.

Justo ayer vi una película (bajada x internet. claro) "La extraña que hay en tí" - "The brave one" en su título original, en la que Jodie Foster, le agarra un día de furia, después de haber sido atacada por unos tipos en la calle que casi la matan a ella y sin casi, lo matan al novio.

Después de robarle un IPod a un pibe en el subte, la encaran a ella, y ella, muy pancha y sin movérsle un pelo, de tanta rabia contenida, les pone 3 tiros de 9 mm y se baja del subte sin que ni las manos le transpiren.

Justo anoche me estaba preguntando que haría yo si veo que atacan a otra persona en el subte.
Creo que también trataría de hacerme chiquitita y meter la cabeza en el caparazón.

Debe ser que Jodie Foster no es latina...

Recibo las actualizaciones de tu blog en mi casilla de email desde hace mucho. Paso por acá, te leo, pero nunca dejo comentarios, pero la entrada de hoy realmente me sacudió.

Los comentarios que te dejan tus lectores suelen ser casi tan sabrosos como tus textos, lo único que realmente me molesta es esa sarta de boludos que se matan en cada blog para escribir "Pri!". Que desperdicio!

Un saludo desde la húmeda Buenos Aires
Mariano
26/10/2007 a las 23:08
Cagones hay de todas las nacionalidades. Lamentablemente este muchacho nos deja mal parados. Ahora viajo en el Metro mirando a cada imbécil tener alguna mínima actitud racista para poder sacarme las ganas de hacer lo que ese cagón no hizo.
Gordo, este video nos hizo perder todo lo que ganamos de a poco en estos años. Ya no somos ni los vivos, ni los chamuyeros, ni los cancheros, ni los que ganamos minas....ahora somos los cagones del tren....

Hay que sacarle el pasaporte a ese flaco, por peeeeeelooooootudo.
Iñaki
26/10/2007 a las 23:04
Buena entrada y con mucha razón. El miedo es libre y hay que estar en la situación para ver qué se hace. Los comentarios... ¡hay cada uno! El único español que ha escrito un comentario antes que yo (que también soy español) es para borrarse de nacionalidad, y no sólo por el "ubiese" que no se pasa ni en primaria. La ley española es bastante clara y aunque parezca una brutalidad lo que ha hecho, el caso es que sin antecedentes, es difícil que te metan en la cárcel, y menos si no es delito. Esto quizá suene raro, pero la diferencia entre delito y falta estriba en la gravedad de las lesiones. Es verdad que la ley es a veces blanda, pero también es verdad que el objetivo de la carcel en España no es la privacidad de libertad sino la reinserción social, lo que hace que todo el sistema sea muy diferente a otros países. Este sistema tiene fallos, pero también hace que gente que ha tenido mala suerte, como criarse sin madre y con un padre alcohólico que te da una paliza cada día que llega borracho, con tratamiento psiquiátrico casi toda su vida, pueda reinsertarse y ser un elemento más de la sociedad. En el vídeo se ven tres víctimas: La chica ecuatoriana que recibe una paliza de un nazi de mierda. El chico argentino que recibe una paliza mediática de muchos bocazas. El nazi de mieda que ha tenido una vida de mierda y la está pagando con el primero que pasa.
DudaDesnuda
26/10/2007 a las 23:02
Che, y el otro tipo que está de frente, el de camisa blanca, que sube cuando todos bajan. ¿De qué nacionalidad es?

Besos y dudas
Juan Diego
26/10/2007 a las 23:02
Ya que hablamos de sentidos, el de la vista es el que parece faltarle a más de uno (7, 8, 58, por ahí algún otro).
Excelente perspectiva, Hernán.
Laura-cr
26/10/2007 a las 22:55
Siempre he pensado que las mujeres (bueno, en realidad todos, pero sobre todo las mujeres) debemos aprender desde niñas defensa personal. Tanto en casos como este como en muchos otros, ya sea de acoso o robo, puede significar una gran diferencia. Si la chica le agarra la pata a la lacra esa y lo tira hacia atrás, el imbécil no sólo tiene que comprar celular nuevo sino también muleta nueva.
Hernán (No Casciari)
26/10/2007 a las 22:52
Cuando empecé a leer los comentarios, de verdad me asusté. Me dije "carajo, entonces no entendí nada".
Gracias tocayo por estos textos, por hacer justicia con tus tarjetas y por demostrarme que debería tener más confianza en mi propio entendimiento.
Leandro
26/10/2007 a las 22:50
Por fin!!! Por fin un poco de lucidez!! se ve que hay que cruzar un océano para encontrarla. Acá en Argentina se regodearon por todos lados (TV, radios) desollando al argentino (o lo que fuera, en definitiva, porque no importa) que no cometió más que pecado de cobardía. Entre otros, un comunicador de vieja (y triste) fama en este blog, que afirmó que él hubiese increpado y/o atacado al agresor, porque "eso es lo menos que puede esperarse de un hombre"; ese es el mismo que en su momento, al ser descubierto plagiando el blog de otro, olvidó pedir disculpas, algo que exigía mucho menos que valentía, esa que se arroga ahora y que le sirve para destrozar a un pobre pibe que, se ve, tenía tanto miedo como la víctima. Y como él todos. A los argentinos, tan piolas siempre, no les ha molestado tanto la pasividad del muchacho, sino su nacionalidad, la de ellos, que han visto mancillada. Gracias por la sensatez, una vez más. Leandro
seleccionator
26/10/2007 a las 22:48
Convengamos que si vemos al violento, tanto su estado psíquico como físico, y vemos del mismo modo al sentado, y levantásemos apuestas de quién ganaría en caso de una lucha cuerpo a cuerpo... TODOS votan que gana el primermundista.
Lo que no entiendo es si en esos trenes no hay agentes de Seguridad para que el "cobarde" hubiera ido a pedir ayuda. Su inacción es vergonzosa, acaso producto del mismo miedo que hizo a la mujer no retirarse de entrada a otro asiento (si en un vagón vacío se me sienta tan cerca alguien hablando por celular ya me alejo por amor al silencio nomás...). En todo caso no soy quién para juzgar a los sentados (ahora acaso no lo estoy?). Pero el español ese merece una reconstrucción cerebral profunda, no basta con eso de "perdón estaba ebrio no recuerdo ná"...
TENEMOS SANGRE ESPAÑOLA, Y SI TAMBIEN INDOAMERICANA ES PORQUE NUESTRA SANGRE ESPAÑOLA ES DE CONQUISTADOR... Violentos ebrios que un día bajaron en esta parada por Oro. Cosechen nuestra inmigración tranquilitos (esto recuerda el trato de los blancos contra los negros en el transporte público yanqui, como si se vinieron de Africa solitos).
Victoria Merino
26/10/2007 a las 22:37
Hola Hernán:
Muy bueno el articulo. Seguí asi. Aunque seas cobarde y tímido yo te voy a seguir queriendo. Dios te ayuda con todo. Sólo lo tenés que dejar y confiar en Él . No te va a defraudar.
Dios te bendiga

Horacio
26/10/2007 a las 22:30
Apareciste delante mio con aquella carta a Maradona y durante un tiempo me hiciste creer que eras esa gorda divina.
Hoy, cuando merced a mi innata ingratitud ya ni me acordaba de vos, volves a aparecer. Por supuesto sé que no sos ese pobre pibe, pero lo que si te puedo asegurar es que ni aún conociéndome personalmente, hubieras podido hacer un retrato mio mas preciso.
Igual que con aquella carta, enviare copia de esto a cuanto amigo se me cruce por la mente.
No te pierdas, Hernán.
Toro
26/10/2007 a las 22:19
Tía querida, yo comparto lo que vos escribís. Pero aún así, no sé si sea indiferencia en este caso. Yo creo que es miedo acérrimo eh. Al menos esta vez.

Hace un tiempo tuve una situación bastante violenta y no tuve más remedio que "ser un cagón" que respondió a cada pedido de su victimario. Puedo ser juzgado por ello? No. También tuve el reflejo de encausar la situación hacia un lugar que, con el resultado puesto, fue el más seguro. Todos me felicitan hasta hoy, aunque yo deteste eso. Tengo derecho a ser juzgado por ello? Tampoco.

Cuando un acto es mero reflejo del temor absoluto, y remarquemos el hecho de que es un "reflejo", nadie que no esté en el lugar puede juzgarlo. Yo creo que la sociedad actual está muy mal en muchos aspectos y uno es precisamente la indiferencia que mencionás, tía. Pero en este caso, veo más parálisis y miedo que indiferencia.

Aunque sueño todos los días que agarro al tipo que me apuntaba y lo enfrento hasta sacarlo a patadas, casi siempre despierto muerto, y no solamente, de miedo.

Seguramente si el tipo se levantaba y lo mataban de un tiro, muchos estarían diciendo :"Qué boludo, con las cosas cómo están ir a meter la cabeza en la boca del lobo!".

Una vez más, somos todos directores técnicos buenísimos, pero como jugadores sociales, estamos perdiendo por goleada. A cada puto segundo.
Ale
26/10/2007 a las 22:08
Creo que todos hemos cometido pequeñas y tal vez grandes cobardias, y tambien de la falta de reacción, el asombro de no poder comprender una situación inesperada que nos deja helados.. Tal vez hemos tenido la suerte de que nuestras inacciones no han quedado registradas en los medios y publicadas para que el pueblo comodamente sentado en el sillon de su casa nos pueda juzgar...
Creo que este chico va a quedar marcado por este evento.. pero probablemente esto lo empuje en el futuro ser Bombero, Policia o militar, como una forma de probar su valía.. Cuando alguien le pregunte porque eligio esa carrera dirá, una vez fui cobarde y no me lo perdoné nunca.
Caso Patologico
26/10/2007 a las 22:01
Lo mejor :
Ellos, los de mi barrio, hubiesen deseado decirme al día siguiente, mientras me palmeaban haciendo corro: ??Te hemos visto por la tele, has sido valiente, el otro era más grande y sin embargo te levantaste y peleaste como el hombre que todavía no eres, en el barrio estamos orgullosos de ti, hemos comenzado a organizar una colecta para comprarte la silla de ruedas"

el contrera
26/10/2007 a las 21:58
Hernan, espero no me saques tarjeta roja jeje, pero quería compartir el texto de ésta canción con ustedes, que se yo, a mi me ayuda a comprender este tipo de actos...
Mis pesame a las tres victimas de este incidente!
Ginger
26/10/2007 a las 21:56
A mi me dolió la indiferencia. Digo, no pretendo actos heróicos de nadie, pero fue la falta de reacción lo que me deja preocupada. De él y de cualquiera, porque se ven todos los días en distintos lugares. La gente mira y no hace nada.
Por otro lado también me desespera que los españoles señalen a este chico con el dedo, cuando el victimario hijo de puta es el español. Al catalán le dicen ¡loco! y listo.
Están un poco desvirtuadas las cosas en el mundo, ¿no?
Guillermo
26/10/2007 a las 21:53
No solo ya es dificil dejar el terruño, la patria, el suelo, la pachamama, sino que además de tener que adaptarse a nuevas realidades, suelos extraños, personas extrañas, costumbres, en fin, un largo etc. y por si eso fuera poco además tener que aceptar convivir con ese tipo de escorias humanas.
No sé que me molesta más, si un morito musulmán o un imbecil skinhead.
alu007
26/10/2007 a las 21:40
Porque se putea a la gente que dice que hubiese saltado a defender?? cuantas veces escuchamos gente q vio un asalto y no hizo nada, cuantas veces leimos en el diario "muere remisero al resistirse a un asalto", y cuantas veces "baby Etchecopar evitó ser asaltado..."
Por algo los caracterizo con animales, es instintivo, hay gente con la sangre caliente y reacciona ante situaciones asi y gente que se congela.
simple, no insultemos al que crea q hubiese reaccionado de una manera o de otra.
Martín
26/10/2007 a las 21:33
La valentía no es la ausencia del miedo, sino reconocerlo y enfrentarlo. (la ausencia del miedo es simplemente locura)

Desde el lugar de ese chico, hoy, con 27 años, 110kg y siendo cinturón negro, me levantaría temblando cómo una hoja y le pondría los puntos sobre las íes a ese salame.
Pero a mis 17, con 1 pelea entre hermanos en mi haber y pesando 85kg de grasa, probablemente me hubiese quedado en el molde. O no, pero no lo aseguraría.
A mí, más miedo que que me peguen o ir en cárcel, me da ser un cagón. Desde chico que cuando estoy en una situación de stress importante tiemblo como loco, pero eso me ha forzado más de una vez a hacer cosas que preferiría "hacerme el boludo"
No puedo condenar a ese pibe, pero comparto 100% con que la verguenza de no haber hecho nada debe desvelarlo cada noche
wertygol
26/10/2007 a las 21:32
Hermoso escrito, de un tema tan complicado que hace que varios idiotas opinen sobre el mismo sin siquiera entenderlo (o leerlo).
Por ahí leí algo al respecto del hecho que me hizo pensar mucho, creo que es de Shakespeare reza algo como:

"El pensar antes de actuar nos hace a todos cobardes".

Los golpes a la niñita duelen en el alma, pero de cualquiera de los 3 personajes el que menos hubiese deseado ser es el del pobre testigo...
Hernán Pablo Nadal - Tao
26/10/2007 a las 21:29
No es fácil estar en ninguna de las dos situaciones.

Cuando una "mierda" así, te sorprende con su violencia nacida del miedo a lo diferente, a algunos les cuesta reaccionar.

Sin embargo, la cobardía también es una de las peores cosas que puede tener una persona.

No te olvides que es argentinos. Y nosotros, con años de golpes y sangre, fuimos educados en el "No te metás".

Yo pensaba que se estaba yendo de nosotros esos pensamientos de mierda, sobre todo en los jóvenes.

Pero con este video, descubrí con asco y verguenza, que el legado de los 30.000 que se llevaron está intácto.

Basta de Discriminación, de violencia, y sobre todo, de miedo..

Desde Liniers, un abrazo grande.

Hernán
http://listao.blogspot.com

Juan
26/10/2007 a las 21:22
Es la primera vez que no me rio a carcajadas en un escrito de Hernan.

Maravilloso el escrito (muy cierto en todo).

No habia visto el video con esta cercania (no veo las noticias muy seguido) y es tenebroso.

Excelente el escrito y se extrañaba al buen Hernan en Orsai.
Gonzalo
26/10/2007 a las 21:19
Es espantoso, me da miedo que esas cosas pasen. Mas por la victima, por las alturas a las que se ha llegado y a donde van a llegar. Yo con 17 años me hubiera pasado exactamente lo mismo que a este chico. Y no esta mal tener miedo, todos en absoluto tememos. Y la raiz es una sola. Es un tema amplio.
Para nosotros, los no libres, tenemos el recurso de la valentia ante determinadas situaciones, bajo presion, sin tiempo de calculos rapidos, pero una cosa es ser valiente y otra estupido. Hoy tengo 27 años, mi cuerpo es fuerte, rapido y practico a trompadas. Y "en esa situacion en particular" tengo la confianza y seguridad "aparente" para no tener que tolerar a ese infeliz me importa un carajo si esta borracho drogado o lo que mierda sea, pararle el carro bien, si no hace trato me convierto en la bestia opuesta.
Y si, se puede matar o morir. Raya la estupidez...? no estoy seguro. La historia esta llena de muertes, pero el porque de las mismas es la diferencia.
Mauro
26/10/2007 a las 21:12
No puedo creer que ande tanto imbecil suelto por orsai.... cuanta gente que no entendió ni una palabra de lo que escribió Hernán.

Hernán... maestro... algunos de verdad entendimos lo que quisiste comunicar.

Por cierto... sos el más grande (Después de Jorge Luis y don Frank)

PD: Tengo ganas de mandarte un CD que estoy seguro que te va a gustar mucho (Music), si te interesa mandame un correito así arreglamos.
Guillermina
26/10/2007 a las 21:12
Qué pelotudo el #58, con perdón de la palabra...

Pobre chico, dios mio, pobre chica, qué situación espantosa, qué MIEDO.

Excelente relato Hernán, me pusiste la piel de gallina.

Saludos,

Guille.
AluminiuM
26/10/2007 a las 21:11
Soberbio texto.
Pobres interpretaciones las que alguno le da.
Debo añadir que por culpa de todo ese circo mediático (una y otra vez repitieron el vídeo en el horario que les dió la gana) me entristece mucho que mi pequeña hija haya tenido que ver sin poder escapar de ellos, el rostro del león, el del miedo y el del cobarde.
Rostros algunos sin pixelar, para que pueda recordar bien esos ojos cuando crezca, o tal vez mirar con esos ojos y quizás convertirse en pasto de farándula.
fede o
26/10/2007 a las 21:11
por qué se nos da por editorializar sobre el artículo de hernán?

no se trata de esta manera a cualquier obra literaria. sólo a esta, por ser publicada en un blog y no en un libro.

imaginemos los mismos comentarios frente a un texto de poe, o borges o quien sea.

"pero el tipo es un boludo. en vez de ir cerrando la casa de a poco hasta quedarse afuera, sin un peso, viejo y con su hermana que cuidar, podría haber llamado a la policía que le solucionara el problema, y listo!"
 diegokbzon
26/10/2007 a las 21:10
Me pregunto cuál es la necesidad de enfatizar que el tipo es argentino? o las nacionalidades de cualquiera de los otros?
juanjo
26/10/2007 a las 21:10
Por cierto, a todos los valientes q ahora dicen "yo habria saltado como Chuck Norris y le habria partido el cuello alli mismo"...

NO ME LO CREO NI BORRACHO!!!!
juanjo
26/10/2007 a las 21:07
Me gustaria saber si tb va a venir la minista de brasil, ya q uno de sus compatriotas mató a un taxista hace unos dias. Tb me gustaria saber si va a venir alguien de colombia, ya q unos colombianos violaron y apalearon a varias parejas en Madrid hace unas semanas.

Claro q viene mucha gente de fuera a trabajar y llevar una vida tranquila, pero en los ultimos años ha subido mas de 100% los presos extranjeros en las carceles españolas, q deben de ser como hoteles para ellos.

Sinceramente, meteria a todos estos indeseables (españoles, extranjeros y marcianos) en el Bernabeu, cerraria las puertas y luego lanzaria 2 bombas atomicas.
Melina
26/10/2007 a las 21:01
¿Qué podía hacer? no dejarse tocar una teta no te jode
Y
26/10/2007 a las 20:58
Eso es ponerse en el lugar del otro, tus textos son muy buenos y reflejan la buena y sensata persona que sos.
July
26/10/2007 a las 20:56
Excelente, sublime, como siempre...
Y es muy cierto, todavía no puedo entender cómo la gente puede siquiera reparar en el pobre argentino, con semejante bestia haciendo semejante barbaridad...
Inconcebible.
Vuarnet
26/10/2007 a las 20:50
me reservo mi opinión, entiendo claramente el texto de Hernán y resulta excelente en el sentido literario aún sin el referente que ya todos conocemos.

Sobre las críticas al jóven "cobarde" y ojo, que lo entrecomillo. En mi país desgraciadamnete vivimos episodios de delincuencia casi a diario y jamás, jamás me ha tocado que alguíen haga algo por el projimo. Y me incluyo... Sólo he actuado cuando me ha tocado a mí, cómo? denunciando y afrontando al delincuente. Afortunadamente esa vez el gañan tocó la cárcel.

Aunque eso sí, el proceso fue lentísimo, duro casi un año y en ese inter querían voltearme la tortilla y en determinado momento parecía que el que iba al bote era yo. Habían comprado gente de la procuradoría de justicia y habían desaparecido el expediente con las pruebas.

Y supuestamente yo lo había difamado y causado daños y perjuicios.

Ni al caso, verdad? Sólo digo que a veces uno actúa hasta que te tocan a tí y no antes... en esos casos el miedo (que lo sientes) se transforma en adrenalina que puedes usar a favor.

En el caso de la chica, también me indigna, pero que podía hacer? Yo digo que al menos denunciar y llegar a las últimas consecuencias.
Joseeé
26/10/2007 a las 20:50
Muchos (más de lo que cree la mayoría) hemos sido ese culo en el asiento. Lamento que cosas así sucedan todos los días... donde no hay cámaras que puedan retratar los rostros de los abusos, donde no está el ojo de YouTube tomando nota.
Eso sí me pone triste.

Dos cosas:
- Es hermoso saber que alguien con tanta facilidad puede poner de manifiesto la otra mirada, la que se eclipsa por tanto análisis de verdulería y veredas, la que queda tapada entre la corbata y los huevos de tanto periodista.
Es hermoso saber que hay otras interpretaciones, digo.

- Estamos tan aturdidos que la primera reacción es copiar a la de la mayoría. Yo también me dije "qué hace este pelotudo que no se levanta". Bastó que mi mujer me preguntara "y vos, ¿te levantarías?". Me quedé callado. Y ahora que leo tu texto, entiendo perfectamente porqué.
Es brutal también que el aturdimiento llegue hasta estas fronteras, hasta un post en un blog, en el que se desatan una catarata de adhesiones como las de los primeros que "estaban de acuerdo con que el tipo era un cobarde y já".

Menos mal que no perdiste la capacidad de hacer que reflexionemos con lo escrito.
Menos mal que no sos sólo un periodista.

Abrazo,

José.

PD: porque parece que disfrutás cuando te pulen, como ese que golpeaba la estatua al grito de "habla", te marco: Aquí tienes tu momento, tus quince segundo de gloria, anda...
Vernieri
26/10/2007 a las 20:47
Miedo al miedo

Yo, lo que me pasa, el miedo que tengo cuando tengo miedo, es el miedo al miedo. Así que, cuando me viene el miedo, tengo miedo hasta que se me pasa. Eso sí, cuando se me pasa el miedo, el miedo al miedo también se me pasa.

Esto, en el fondo, es lo mismo que el terror. Mi terror más hondo, el que me da más horror, es el terror al terror. Por eso, cuando me da un terror muy hondo, siento un horror que me llega hasta el fondo: el horror al terror. Y si se me combina el terror al terror con el miedo al miedo, lo que me pasa es que siento un terror al miedo que me cala muy hondo y un horror al terror que me llega hasta el fondo.
 olo mosquera
26/10/2007 a las 20:46
#58: roja directa. A las duchas.
German
26/10/2007 a las 20:42
Un grandioso relato sobre alguien tan poca cosa. Me indignó muchísimo ese cagón que miraba y no hacía nada.

Sí, la bestia lo hubiera re-contra cagado a trompadas y se habría hecho pis encima, pero nadie le quitaría ni olvidaría la gallardía, la valentía y la caballerosidad que este cagón no supo tener.

Definitivamente, la vergüenza de no hacer nada es mucho más grande y dolorosa -si es que se siente como en este relato- que recibir una paliza por parte de un tarado.

CAGÓN!!! CAGÓNN DE MIERDA!!!
Julio
26/10/2007 a las 20:40
La mayoría de las personas hubiera reaccionado de esa forma, haciéndose el/la boludo/a.

Han presenciado o sido protagonista de algún acto similar (con o sin agresión física)?
Guillermo
26/10/2007 a las 20:38
Yo tenía mucho para comentar. Mientras leía pensaba cosas que podría poner. Pensaba en como me sentía. En que si yo también hubiera sido ciervo. pero cuando terminé de leer me sentí tan mal, pero tan mal... que ya no sé que decir.
Victoria
26/10/2007 a las 20:36
Lo que me da terror (además de la patada del video) es el juicio (y prejuicio "seguro que era ilegal" del # 24...por qué? por ahi el pibe tiene doble nacionalidad italiana como el 99% de los argentinos en España!!!)

Bueno, retomo...decía que me da miedo el juicio, el que hacemos de la actitud de cada uno de los protagonistas del video, convirtiéndonos nosotros mismos en esas bestias, detrás de los ciervos que somos.

Si el chico hubiese sido rubio de ojos celestes, se hubiese levantado a defenderla?
Si hubiese sido español?
Si hubiese sido más grande?
Si hubiese sabido karate?
Si hubiese sido otra chica, también cuestionaríamos su reacción?
Si hubiese pasado en Buenos Aires?

Lo que entiendo del texto es que el tren huele igual, cualquiera sean las respuestas: huele a miedo.
Cosmopolita Sur
26/10/2007 a las 20:28
Una vez mas, para quitarse el sombrero.
Bart
26/10/2007 a las 20:24
#35 y #43: Intento de empatía extrema con el autor; tarjeta amarilla.

#28 y #52: El agresor no es un skinhead.

# 53 Deja de contestar al resto de comentaristas.


(tus quince segundos de gloria)
Eliana
26/10/2007 a las 20:14
A ver gente: me parece que algunos, (aunque no la mayoría) no entendieron el tono irónico aleccionador del artículo...la intención no es darle palo al pibe "que no hizo nada", supongo (espero que sea) hacernos pensar que hubiésemos hecho nosotros en SU LUGAR.

Una situación horrible. Un skinhead desbocado. Una chica indefensa...alguno tiene ganas de ponerse a jugar al héroe?????

Todos tenemos nuestra manera de ver el tema y se respeta pero, por favor!!!!! Razonen un poquito antes de postear.

Muy bueno el artículo Hernán.
may
26/10/2007 a las 20:13
Hernán,

Debo confesar que la primera vez q vi el video, lo que atiné a pensar fue... "mirá, Yo, Argentino", qué feísimo que fue tener la percepción y un día más tarde la confirmación!
Excelente tu artículo! Es cierto de cabo a rabo. Nadie puede decir qué hubiera hecho en una situación así. Pobre pibe tener que elegir entre esas alternativas.
26/10/2007 a las 20:07
Todos son mejores, más rápidos, más vivos, más inteligentes y saben más, mirando las cosas desde afuera, desde lejos, desde la tribuna.
Todos somos brillantes directores técnicos en la mesa de un bar, todo taxista sabe que paso con la chiquita que desapareció en Portugal, y todos los argentinos sabíamos que había pasado con Maria Soledad.
Ahora los españoles, los argentinos, los uruguayos y todo el resto del mundo sabe que a ese pibe le faltan huevos, pero alguien sabe lo que le pasaba por la cabeza en ese momento y alguien puede asegurar que no hubiese hecho lo mismo.
 Psicomollejita
26/10/2007 a las 20:03
No he visto el video, pero escuché los comentarios en un programa de radio... y respeto y admiro tu habilidad de reflejar otra perspectiva del hecho brutal. Eso es periodismo, Hernán. Es una muestra del realismo mágico que nos existe y de esos aspectos de los que no se hacen crónicas "formales", sino que se describen con detalles tangencialmente verdugos que venden productos y atraen rating mientras la vida del adolescente argentino cambia para siempre.
Todo esto me recuerda hace unos 6 años, cuando lloraba en silencio por una calle de Maracaibo, pensando en tres seres queridos que fueron bestialmente golpeados en un callejón de Madrid por un grupo de "nativos" de la localidad, sin ninguna razón, "la violencia por la violencia" describió una de las víctimas.
Si yo hubiera estado allí, y también una cámara de seguridad, no hubiera aparecido mi imagen en el video más de los 3 segundos que hubiera demorado en escapar, para vergüenza de mis familiares...
Sólo que en el caso del muchacho no había para donde correr...
26/10/2007 a las 19:56
Es una pena, todo en sí. Genera impotencia. Y lo que genera impotencia es el marmota que lastima a otra persona, gratuíta y arbitráriamente.

Yo no sé qué hubiese hecho en la situación de el chico sentado, pero eso no importa.

No me gusta para nada el ojo por ojo pero no le deseo nada a la bestia esta...

Te mando un abrazo Hernán,

aguirrebello
26/10/2007 a las 19:53
Personalmente, dadas mis características físicas y pugilísticas, sí me habría convertido en el paladín de la bella ecuatoriana, y seguramente hasta hoy el malacatoso se estaría sobando las gónadas.

Pero por ningún motivo juzgo al cabrito temeroso. Cada quien conoce sus capacidades.

...

Este es mi blog favorito. He leído TODOS sus escritos, pero es primera vez que opino (para no quedar como el cabrito temeroso).

AA
BUKOWSKI
26/10/2007 a las 19:46
Hola hernan, te sigo desde hace tiempo, porque me gusta tu forma y expresión en la palabra, tal vez porque me identifico contigo en el fondo y la forma, pienso que en algun lugar del mundo nos cruzamos algun dia, o se cruzaron nuestros ancestros. Que no teman los que leen, o que no magullen historias de armarios los que planifican gratuitamente como siempre. sabes de lo que hablo, porque sabes entender lo que se escribe cuando se escribe con el alma y porque uno se expresa mejor cuando lo hace en el silencio de la cuatro paredes. Tu articulo, me recuerda a mi articulo, por eso lo del cruce. Me gustaria que le echaras un vistazo, esta en mi pagina..Miedo al Miedo. Estoy has los cojones ( con perdon ) de pasarme la vida intentando ser honesto en las expresiones, pero hay veces que cuando siento dolor al morderme la boca, pienso que es un gesto que tengo que deshechar, y seguir escribiendo a quien quiera seguirme. Un abrazo..viste ?
26/10/2007 a las 19:43
con este texto me termina de qedar mas claro quien fue la victima de la historia
pecadora
26/10/2007 a las 19:42
Cómo sabía que ibas a escribir sobre este tema!!
Cómo nos pegó en la argentinidad.
Demian
26/10/2007 a las 19:40
#11 Hernán:

#7 y #8: problemas de comprensión de texto; tarjeta amarilla.


JAJAJJAJAJAAJ Lo iba a poner yo por el amor de dios! ¿Tan difícil es la comprensión de los textos? (A muchos acá les cuesta una carrera universitaria)

Hay personas que no están preparadas para la violencia... Todos los que afirman "Yo hubiera reaccionado..." lo hacen desde su sillón con la gaseosa en la mano mientras miran la TV. La valentía no pasa por nacionalidades... pertenecer a un país o a otro, es una fatalidad, (Entiéndanlo bien... no como FATAL) ya lo dijo Borges.

Acá en Buenos Aires, hay que tolerar gente que tiene opiniones similares a las que expresó La Bestia. "los cabecitas negras" los "negros de mierda" los "peruca" Los peruanos y Paraguayos que vienen "a robarle el trabajo a los argentinos... " y toda clase de afirmaciones fascistas que también aquí afloran y son absolutamente nefastas.

Opinar es tan fácil... juzgar es tan cobarde...


Marcelo
26/10/2007 a las 19:33
Me pasó una vez en Buenos Aires. Hacía ya años que vivía lejos. Estaba de visita. Me había levantado una mina (ella a mi, yo a ella, qué se yo) e íbamos caminando casi de madrugada por una calle desierta. En eso vemos un muchacho y una chica que venían juntos, él le arrebata la cartera, ella grita es mía y la agarra con fuerza, él la tira al piso, le pisa la cara y tironea de la cartera. Yo no estoy acostumbrado a escenas como esa, donde vivo no se ven cosas así en la calle (la gente se mata en la guerra nomás). Instintivamente empecé a acercarme, sin tener idea de qué haría. Mi adrenalina se había metido a correr del miedo, que es lo mismo que el arrojo. Pero la mina que estaba conmigo me agarró del brazo y me tironeó en dirección opuesta: "¿Estás loco? ¿Qué sabés quiénes son? ¡Te pueden matar! ¡Por ahí está todo armado, gilón!" Confié más en su sabiduría porteña que en mis instintos. Me fue más fácil confiar en su sabiduría porteña que en mis instintos. Recomponer la normalidad. No me gustan nada esas situaciones, porque en esas situaciones, como ya dijo un español más arriba, yo también puedo matar, o morir. En el primer caso te meten en cana, y el segundo me resulta poco atractivo...
 Demián
26/10/2007 a las 19:27
Excelente. Que bueno que alguien pueda escribir desde otro punto de vista, y no todos con el morbo o con el "yo en su lugar..."
Jumber
26/10/2007 a las 19:26
Yo traslado la pregunta que vengo escuchando estos días en algunos medios: ¿no hubiera sido de sentido común pixelar también el rostro del testigo, para proteger su intimidad como se hizo con la chica?
Dr. CroW
26/10/2007 a las 19:25
Excelente post. Realmente disfruto mucho leyéndote.
lamagauruguaya
26/10/2007 a las 19:24
En primer lugar, me rompe las pelotas mal la gente que opina sin leer bien, que lee apurada, sin prestar atención.
En segundo lugar, como uruguaya viviendo en México, puedo entender perfectamente todo lo que pudo haber pasado por la cabeza del argentino. Acá no son tan jodidamente xenófobos pero igual te miran de soslayo. Sin esfuerzo puedo recordar más de una vez en la que me llamé a silencio frente a injusticias, simplemente por ser extranjera. Es parte del combo que uno compra cuando se va, y es una cagada, sobre todo cuando pensamos que nuestros paises están llenos de españoles y tanos y que de hecho nosotros mismos somos descendientes de ellos...es una cagada pero así son las cosas.
Ojalá todo este kilombo sirva para algo, ojalá con esto quede más en evidencia lo que está pasando con estas gentes retrógradas y xenofobas. Ojalá España piense.
fonzie
26/10/2007 a las 19:21
jaaaa. que boludos son los que vieron otro inquisidor.
que facil es reclamarle al otro lo que nadie sabe si podrá hacer.
mido 1.90, peso 100 kilos. tengo cara de ruso despues del vodka, y no se que hubiera hecho en el lugar de este pibe.
seguramente me hubiera parado y hubiera dicho algo, pero tenes que estar ahi.
clap clap clap hernan.
Melina
26/10/2007 a las 19:09
Soy Latinoamericana y vivo en Barcelona, al día siguiente de que sucediera el incidente comencé a notar que la gente me miraba mas de lo normal cuando me subía al autobús. Paranoica?, puede ser. Pero me hierve la sangre en las venas de latinoamericanidad y entregaría la vida por mi sangre, mi nombre y mi familia. ¿Qué me queda sino?... reptar??, ser una ameba? mi padre es hijo de genoveses y yo, igual que él, argentina, muy argentina. soy el padre de esa nena y le pago a un rumano para que le quiebre las piernas. Su cuerpo lacerado le recordará del incidente el metro, y su borrachera. Saludos, Melina
Marcelo
26/10/2007 a las 19:06
Hernan, como siempre, sublime.
Lastima que haya gente, como #7 y #8 que no entienden lo que leen.
Además, creo que el pobre pibe no recibió golpes, pero que mal estara durmiendo estos dias. A lo mejor, sino estaba la chica ecuatoriana, la victima era el pibe.
Realmente, que injustas son las camaras de seguridad, un poquito más de angulo y ya teniamos más "verdugos silenciosos"...y a lo mejor, ese era el verdadero "video" que muestra a una sociedad en toda su dimensión: Necesidad (la niña), indiferencia (el pibe) y jodido egoísmo, violencia y locura (el agresor).
Saludos,
 diegokbzon
26/10/2007 a las 19:03
Magistral texto Hernán, casi sentía que estaba leyendo una carta mía o algo así, porque yo no me hubiese animado tampoco, sinceramente. Que fácil es para muchos hacerse los héroes desde afuera.
Alberto José
26/10/2007 a las 19:02
Acabo de leer en elpais.com una noticia donde dicen que el argentino sí ayudó a la vìctima....
Mírenlo.
Daniel Lara F.
26/10/2007 a las 19:01
Jaimoto#29: Una y mil veces HUBIESE. Escribalo en el pizarrón mil veces. Joder
GuilleLuy
26/10/2007 a las 18:57
Quizá me hubiese gustado que enfatices en que, tanto a la chica ecuatoriana como al pibe ¿argentino? (no sabía que era argentino, por eso), están allá en España porque alguna vez los abuelos de este zapato, que lo único que tiene de nazi son dos "a" y una "z", los echaron a patadas ya sea porque les sobraban esclavos o vaya uno a saber por qué. Si el chico argentino y la piba ecuatoriana son aborígenes 100%, entonces ese pobre bobo no tiene respeto ni por si mismo, o bien "su raza no es tan pura".
Y todos los imbéciles que le dicen cagón al pibe, que todavía debe tener olor a caca el pobrecito, que salgan a la calle a cuidar a las prostitutas, si tan hombres son.
La cobardía es algo natural en el hombre, tanto así que queda demostrado en el misógino que le pega a la mina y en todos los antihumanos que lo defienden tratando de cagón al pibe.
Dr. J
26/10/2007 a las 18:51
A sus pies, maestro.

Y algo más que añadí en su día vía Twitter.
jaimoto
26/10/2007 a las 18:44
soy vecino de LA BESTIA, vecino de población. Y os aseguro que se me cae la cara de vergüenza. Tengo una hija de apenas 10 añitos y tengo miedo de este tipo de personajes. Soy Español, soy Catalan y les aseguro que si me encontrara en el caso, no dudaria en destrozarle la cabeza a semejante energumeno.

El problema: la ley en España

El que ubiese pasado la noche en el calabozo, el que ubiese tenido que pagar una indemnización por daños... ese ubiese sido yo. Ya me ha pasado antes y se de que hablo.

A pesar de atenuantes grabados... si ubiese golpeado al desgraciado, tendria que haberlo hecho muy fuerte, por que ese tipo de gentuza son capaces de todo. Y me ubiese jugado la prisión...

Por eso mucha gente en españa no es capaz de meterse en un abuso semejante. Se traga el sapo, pero prefiere no meterse en problemas...

Solo hay que ver, para corroborar lo que digo, la actuación del Juez que se encarga del tema (tambien lo meteria en la carcel, junto con el niñito borracho) para que les pusieran el culo como la bandera de japón...
nok
26/10/2007 a las 18:43
muy bueno

aunque creo que fue mejor así, sino la noticia sería otra, en lugar de "menor golpeada por neonazi" sería, "cobarde muere a manos de un skinghead", segun testigos (la menor)...etc...

salú...

Pablo
26/10/2007 a las 18:39
Me la pasé discutiendo con mucha gente, defendiendo justamente la cobardia del pobre muchacho, me quedaba sin argumentos, gracias Hernan, me lo imprimo y me lo llevo a donde vaya para hacerles entender, que como él, somos casi todos, por mas que digan "yo en su lugar...", pero no, no estaban en su lugar...Siempre me pregunto porque yo no pude ser escritor, y cuando te leo me doy cuenta que hago muy bien en seguir laburando en sistemas. Gracias de nuevo.
Pablo, que alguna vez escapó de un vagón en la estación de Virreyes, porque lo miraron mal.
 agustinto
26/10/2007 a las 18:38
interior: muy buena acotación la de cagar a patadas de envidioso, pero ojo que en el interior no tenemos trenes y te tendríamos que cagar a patadas a vos.
Saludos
Tía Ganga
26/10/2007 a las 18:34
inte "lo cagaría a palos a todo lo cagaria" suena orgullosamente de acá también
s más s menos, se igual
Giorgio
26/10/2007 a las 18:34
Hernan: Distes en el clavo.

Yo cuando vi el video me enoje mucho. Pero mas aun cuando los comentarios era "que cagon el pibe!!".

Es muy fácil hablar y decir, yo haria tal cosa.

El pibe era mas chico y ademas seguramente era ilegal.

Del cagon que le pega a la mujer, que se puede decir? Yo lo que podria agregar es que ni pegar sabe. Lo de patada certera que pones en el articulo te lo discuto. Si supiera algun arte marcial, la muchacha quedaba sin cara.

Lamentable toda la escena, que no es mas que lo normal de la humanidad. O a vos nunca te pego uno mas grande? O la humanidad no se aporvecha del mas desvalido, o hasta de las demas especies que pueblan este planeta.

Algun evolucionista diria: Es normal. Para la evolucion, lo mejor es que el mas fuerte destruya al mas debil, asi mejoran los genes.

Igualmente eso que paso esta en boca de todos porque fue filmado... pero todas, las injusticias que no se filman?

Busca en youtube "lapidacion" y te vas a dar cuenta que lo del tren no es nada.

Saludos.
san
26/10/2007 a las 18:33
No solo me ha dolido los golpes y el silencio de la escena...
¿ Es que a nadie le ha dolido el show mediático que se ha montado ? Ahora cualquiera que sea entrevistado sobre el tema en cuestión hubiera sido un héroe sin pensárselo dos veces ... pero alguien recuerda la indiferencia que se ve en las calles y especielmente en los transportes públicos cuando se producen situaciones similares ... alguien ha visto algún "héroe" haciendo el simple gesto de levantarse para darle el asiento a una mujer embarazada ?

enhorabuena por la reaparición !
Alberto José
26/10/2007 a las 18:32
Muy buen post Hernán.

Tarjeta amarilla me parece poco (por falta de comprensión).

Un abrazo.
 agustinto
26/10/2007 a las 18:32
La verdad que hay que estar en ese lugar. Estaba agazapado el tipo ese, se le veía realmente el miedo en la cara, como esquivó la mirada... después de esto me pregunto si realmente yo me hubiera levantado a hacerle frente al flaco ese o me quedaba en el molde haciendo me el boludo.

Muy buena reflexión.
 Interior
26/10/2007 a las 18:29
"loS cagaría", tendría que decir, por que sino sueno sudaca analfabeto.
Gonza
26/10/2007 a las 18:29
Hernan, gracias compartir este texto, muy buena producción como siempre, el día que vi el video, me dió impotencia y bronca x el man que no hizo nada, pero desp. me pregunté ¿y yo que hubiese hecho realmente?... De afuera todos somos heroes, pero en el potrero de ven los pingos.

Un abrazo grande del corazón y que tengas buen finde.

·gnzwm·
Daniel Lara F.
26/10/2007 a las 18:27
Es terrible. Es como estar en la escuela en la que aterrorizan los matones. Es el terror en vivo. Quizá, solo quizá, el muchacho inerme pensó que podría evitar convertirse en otra víctima si se queda ahí, sin hacer nada, como muerto. Pero, lamentablemente, el tipo no ha entendido una de las grandes lecciones que con el tiempo seguro aprenderá: si hay que escoger, es mejor ser víctima que victimario. Ahí, en ese video, quedó para siempre la imagen de una víctima y dos victimarios.
Rodolfo
26/10/2007 a las 18:27
que dilema. Pobre tipo. Como hubiera sido si .... ya no lo vamos a saber ... pero a todos nos llega la prueba, asi que no nos indignemos tanto.
federico
26/10/2007 a las 18:27
muy bueno hernan...estoy de acuerdo...el muchacho este es un cobarde que no hizo nada...nadie le pedía que fuera un superheroe...pero podia haber separado al menos paara q la chica no recibiera semejante golpiza...es una cuestion de sentido comun...por mas miedo q tengas no podes no mirar y hacerte el distraido mientras cagan a palos a otro...no se...pobre mina...y al agresor habria q meterlo preso por tiempo indefinido
 Interior
26/10/2007 a las 18:27
Pobre nosotros, los trenes de acá ni se parecen a ese que se ve en el video, lo cagaría a patadas a todos, de puro envidioso
federico
26/10/2007 a las 18:27
muy bueno hernan...estoy de acuerdo...el muchacho este es un cobarde que no hizo nada...nadie le pedía que fuera un superheroe...pero podia haber separado al menos paara q la chica no recibiera semejante golpiza...es una cuestion de sentido comun...por mas miedo q tengas no podes no mirar y hacerte el distraido mientras cagan a palos a otro...no se...pobre mina...y al agresor habria q meterlo preso por tiempo indefinido
Roberto Arancibia
26/10/2007 a las 18:26
Cuando el satélite nos trajo esta noticia y nos machacó con estas imágenes, lo primero que pensé fue que no quería ser ninguno de los personajes de esta historia. Los 15 minutos de fama de cada uno de ellos son de una crueldad terrible, endurecida por el miedo y repetida en monitores de todo el mundo. Ahí, en ese vagón, los golpes y los silencios nos dolieron a todos.
Tía Ganga
26/10/2007 a las 18:23
hay un par que no entendieron creo
 olo mosquera
26/10/2007 a las 18:20
#7 y #8: problemas de comprensión de texto; tarjeta amarilla.
oscar
26/10/2007 a las 18:18
Mas claro el agua!

Que facil es el lichamiento visto desde la grada!

Un saludoT
Juan José Mérida Cruz
26/10/2007 a las 18:17
son el tipo de hechos que a uno no le gustaria presenciar, como mexicano, me levanto y le arrimo una madriza, pero la sangre española es más fria.
cristania
26/10/2007 a las 18:16
Hernan me quitaste las palabras de la boca, cada vez que veo ese video me pregunto ¿que hace ese imbecil ahi sentado sin hacer nada? pobre muchacha, la golpearon 2 veces 1 el cacaceno racista "dizque borracho" y el segundo el otro manganzon que ni siquiera se movio para ayudarle
caro
26/10/2007 a las 18:16
loco, el pibe tambien es una victima, no viste q el nazi racista ese estaba re sacado, que va a ir de valiente para q lo maten como mataron la semana pasada a otro pibe por salir a defender a una minita...
te equivocaste aca hernan, te equivocaste MAL... me hubiera gustado a vos verte hacer de superman, el pibe es una victima mas de los brutos ignorantes que se hacen llamar nazisss
no vayas de salvador, predica con el ejemplo, es re facil escribir sobre lo cobarde q son los demas.. pero hay q estar en esa situacion...
Marianex
26/10/2007 a las 18:13
jajaja no era primero, pero bué.. segundo :D
Rafael
26/10/2007 a las 18:11
Buen artículo (eso espero...)
ricardo
26/10/2007 a las 18:10
pri?
ricardo
26/10/2007 a las 18:10
pri?
Marianexx
26/10/2007 a las 18:10
Primerooooo!!!!
mariodom
26/10/2007 a las 18:10
volvio!!