Orsai blog post

Sociedad
martes 19 de agosto, 2008

Orsai post

Sociedad
martes 19 de agosto, 2008

Gente ecológica

       

La publicidad muestra a un canario en una cocina. El pájaro va hasta la hornalla y es tragado por una campana extractora de la marca Balay, eficaz y silenciosa. Para que no haya problemas con las asociaciones que defienden los derechos del animal, unas letras pequeñitas advierten: ficción publicitaria, no sea cosa que alguien crea que han matado al pájaro en serio. Acaba la tanda y comienza el programa de Arguiñano. El cocinero mete un animal vivo en una olla. Lo vemos morir lentamente, sin letras pequeñas, sin culpa.

El hombre ecológico defiende al animal que grita y al animal que gesticula. Pero le importa muy poco el sufrimiento salvaje que no se oye o no se percibe. No hemos matado a este canario, dice la televisión, porque no es nuestra costumbre matar canarios. Pero hervimos vivo a los cangrejos, y también a los calamares, porque estamos habituados a hacerlo. Y porque además no chillan. Y porque su carne es rica.

Nos aterra el animal que se alborota cuando muere o cuando sufre. Sobre todo si su sabor no es un sabor exquisito. Un perro que muere, incluso en el cine, nos hace llorar. También el sacrificio del pura sangre que se ha quebrado una pata. Ah, cómo nos desgarra el alma la muerte del caballo, cuántas canciones folklóricas hemos compuesto sobre el tema. Y qué pocas canciones le hicimos a la palometa, al bagre, al pejerrey.

Si los peces de río gritaran como grita un chancho, menos gente le arrancaría de un tirón el anzuelo a las mojarras. Menos chicos pescarían, menos mujeres. Y existiría la chacarera de río:

Cómo pretenden que yo
que lo pesqué a cielo abierto
lo meta al horno cubierto
con salsa de roquefort...

Muy pocos hombres matan a los pollos, en el campo. Son las mujeres las que realizan, aunque parezca mentira, esta actividad de verdugo menor. Mi abuela Chola, en la quinta, tenía un método enérgico que impedía que el pollo condenado a muerte tuviese tiempo de gritar. La ausencia de grito le quitaba al acto todo remordimiento.

Cuando mi abuela Chola tomaba la decisión de cocinar un pollo, yo la seguía hasta el gallinero para presenciar la muerte silenciosa. A mis seis años, aquel era un momento crucial. La mujer primero acorralaba al pájaro hasta que conseguía agarrarlo por el pescuezo. Después, ya con el animal en el aire, le daba cuatro vueltas sobre su propio eje hasta que el cogote le sonaba como una matraca de carnaval. El ruido era trac, trac, trac, muy rápido, y el pollo dejaba de moverse, con los ojos abiertos; volaban algunas plumas, pero no había gritos ni había cacareos. Nada indicaba, tampoco, que aquello fuese una ficción publicitaria.

También me acuerdo de Nilda. Era una mujer robusta, compacta, que trabajó en casa como mucama durante más de quince años. Tenía mucho temperamento y se había convertido en una ayuda imprescindible, en una gestora del hogar. Nilda vivía en una casa con fondo y gallinero, en Luján, y viajaba hasta Mercedes de madrugada: nunca llegó a casa más tarde de las ocho. Nos vestía, nos mandaba al colegio y empezaba a limpiar la casa con la convicción de una locomotora.

Un buen día encontró un perro lastimado y lo adoptó, pero el perro era rebelde y le mataba los pollos. Nilda lo subió a la camioneta y lo abandonó lejos. Pero el perro volvió. Lo subió otra vez y lo llevó más lejos. El perro volvía siempre, y siempre le mataba los pollos. Cansada de la persistencia del animal, una tarde Nilda lo ató a una correa, anudó la otra punta a la camioneta y aceleró. El perro aulló un rato largo hasta que murió ahorcado; lo enterró en el fondo.

Cuando contó la anécdota en casa, Chichita la despidió. No quiso que esa mujer siguiera trabajando en la familia, con mi hermana todavía chica.

—Nadie mata a un perro para salvar a un pollo —dijo mi madre, aterrada.

Así descubrí que había escalas de valores en la sensibilidad humana, a la hora de salvar o mandar al muere a los bichos de poco entendimiento. Perro vale más que pollo, lince ibérico cotiza mejor que ratón de alcantarilla.

Las asociaciones de defensa del animal reaccionan igual que mi madre: defienden al animal grandote (la ballena, el elefante, el gorila), defienden al amistoso (el perro, el gato siamés, el potrillo), al animal que es bello (el tigre de bengala, el oso polar) y sobre todo luchan por la defensa del animal blanco y negro (el pingüino, la orca, el oso panda). Los ecologistas están enamorados de los animales blancos y negros. Si los osos panda fueran verdes con pintitas amarillas les tendrían asco, los pisarían en la ruta. Pero en cambio viajan kilómetros para sacarle las manchas de petróleo a un pingüino, no sea cosa que les cambie el color.

Hay otros animales a los que no les dan tanta importancia: su muerte no les preocupa. Su sufrimiento, muchísimo menos. No sienten sensibilidad por los animales sin huesos (la mosca, la medusa, el bicho bolita), tampoco por los que son ricos después del fuego (la ternera, el chancho, el pollo), y mucho menos por los que no gritan cuando se están muriendo o los están matando (el pez, la cucaracha, la culebra).

Cuanto más culto el hombre, más sensible. Y cuanto más sensible, más estúpido y obcecado. En los últimos años, la población de hombres y mujeres preocupados por los derechos de los animales ha crecido bastante. Se conocen como gente ecológica. Son los que le tiran pintura roja a las señoras que van por la calle con abrigos de piel; y los que aplauden. Son los que protestan con su propia desnudez en los San Fermines, o en las corridas de toros; y los que lo festejan. Son los que viajan en avión a Oceanía para detener la caza del canguro, y quienes auspician estos viajes (el avión, durante el vuelo, pasa por encima de África, pero va tan alto que los negritos muertos de hambre no se ven).

La persona más cruel que conocí en la vida se llama Meana. Cruel con los animales, quiero decir. Una vez su hermana melliza había conseguido unos gatitos. Estaban recién nacidos y dormían en una canasta. Meana y otros chicos jugábamos en la vereda cuando la hermana vino a mostrarnos los cachorros; traía uno en la mano. Él se adelanto con los ojos tiernos:

—Ay, qué lindo —dijo—, dameló.

Agarró al cachorro minúsculo con la mano derecha y, sin transición, sin cambiar el gesto amoroso, lo estampó contra la pared de enfrente como si fuera una piedra llena de pelos. La hermana de Meana pegó un gritito seco mientras el gato, ya muerto, reventado, con las cuatro patas abiertas como una alfombra, se despegaba de la pared lentamente y comenzaba a caer despacio. Sangre y gatito, gatito y sangre: igual que cae de la pared al suelo un baldazo de pintura.

Los judíos y los musulmanes, siempre en guerra, tienen una manía que los une: sólo comen la carne de animales que han muerto sin corriente eléctrica y con ciertos rituales de desangrado. No se ponen de acuerdo en nada más que en ese asunto ecológico. El Corán y el Talmud comparten criterio únicamente en esa utopía de matadero feliz. Es muy interesante cómo estas dos razas humanas, que asesinan diariamente a chicos de nueve años que pertenecen al otro bando en la Franja de Gaza, se preocupen tanto por el dolor de la vaca, del conejo, del cordero.

—Nadie mata a un chico y salva de la picana a una vaca —diría mi madre, y despediría a las sirvientas judías y musulmanas de nuestra casa.

Pero a veces da la impresión de que todos los progres ecologistas son como Nilda, o como los que pelean en Palestina. Se desesperan por la salud y el bienestar de algunos seres vivos (delfines, elefantes, cóndores), mientras otros seres parecidos son pisoteados y olvidados (arañas pollito, etíopes de cuatro años, lombrices).

¿Qué tiene un tigre de bengala que no tenga una paloma? ¿Por qué el dolor de una perra nos destroza el corazón, y no el sufrimiento de la comadreja?

Una vez matamos una, y con esto acabo. Fue en el parque de Mercedes, y gracias a eso tengo uno de los mejores recuerdos visuales más intensos de mi vida (los otros son mujeres desnudas). Ocurrió una noche en que hacíamos un asado nocturno al aire libre. La comadreja parecía enferma y no corría demasiado. Parecía atontada y se dejó apedrear. Corrimos para verla morir.

Cuando llegamos hicimos una ronda curiosa y la alumbramos con encendedores. La vimos hinchada, con la boca abierta, agonizante. Estaba el Negro Sánchez, estaba Meana, también el Chiri. Había otro más que no me acuerdo. Uno de nosotros la levantó de la cola y la subió a la mesa de piedra. Ahora la veíamos mejor, boca arriba.

Le empezamos a poner brasas en la panza para que se quemara viva. Y entonces pasó algo increíble: la barriga se abrió y empezaron a salir fetos rosados; eran cinco, de un tamaño minúsculo pero convincente. Eran tan frágiles que, cuando les dábamos luz, podíamos ver los órganos internos, traslúcidos, azules y rosados, sin un solo pelo.

Las crías de comadreja caminaban por la mesada, arrastrándose entre los líquidos de la madre muerta. Parecían ciegas, se topaban entre ellas y abrían la boca para dar gritos invisibles. Nosotros también estábamos mudos: la imagen era increíble, repulsiva y al mismo tiempo milagrosa.

La ausencia capilar de los fetos los hacía parecer humanos. No habíamos visto jamás nada parecido. Eran bebés en miniatura rodeando a un dinosaurio con pelos. Era la vida emergiendo de la muerte.

Cada uno de nosotros tomó un feto vivo en la palma de la mano. El mío me hizo cosquillas, quería escapar. Lo pude ver de cerca, los ojitos como cabezas de alfiler, las pezuñas formadas, el principio de la cola. Los bautizamos a todos: el mío se llamó Ramón durante los pocos minutos que consiguió estar vivo, no me acuerdo el nombre de los otros.

Después de jugar con ellos un rato los llevamos a la parrilla. Los pusimos al lado de los chorizos, que ya estaban casi hechos, y vimos asarse a los cinco hermanos, soltar jugos, dejar de moverse. Ramón se murió segundo.

A Meana le pareció que estaban ricos, a los demás la carne de comadreja nos pareció nerviosa y con un sabor sin gracia. Los chorizos, en cambio, estaban buenísimos, y nunca nos preocupó cuánto había podido sufrir el chancho. En esa época no éramos gente ecológica.

Hernán Casciari
martes 19 de agosto, 2008


Gente ecológica

por Hernán Casciari

La publicidad muestra a un canario en una cocina. El pájaro va hasta la hornalla y es tragado por una campana extractora de la marca Balay, eficaz y silenciosa. Para que no haya problemas con las asociaciones que defienden los derechos del animal, unas letras pequeñitas advierten: ficción publicitaria, no sea cosa que alguien crea que han matado al pájaro en serio. Acaba la tanda y comienza el programa de Arguiñano. El cocinero mete un animal vivo en una olla. Lo vemos morir lentamente, sin letras pequeñas, sin culpa.

El hombre ecológico defiende al animal que grita y al animal que gesticula. Pero le importa muy poco el sufrimiento salvaje que no se oye o no se percibe. No hemos matado a este canario, dice la televisión, porque no es nuestra costumbre matar canarios. Pero hervimos vivo a los cangrejos, y también a los calamares, porque estamos habituados a hacerlo. Y porque además no chillan. Y porque su carne es rica.

Nos aterra el animal que se alborota cuando muere o cuando sufre. Sobre todo si su sabor no es un sabor exquisito. Un perro que muere, incluso en el cine, nos hace llorar. También el sacrificio del pura sangre que se ha quebrado una pata. Ah, cómo nos desgarra el alma la muerte del caballo, cuántas canciones folklóricas hemos compuesto sobre el tema. Y qué pocas canciones le hicimos a la palometa, al bagre, al pejerrey.

Si los peces de río gritaran como grita un chancho, menos gente le arrancaría de un tirón el anzuelo a las mojarras. Menos chicos pescarían, menos mujeres. Y existiría la chacarera de río:

Cómo pretenden que yo
que lo pesqué a cielo abierto
lo meta al horno cubierto
con salsa de roquefort...

Muy pocos hombres matan a los pollos, en el campo. Son las mujeres las que realizan, aunque parezca mentira, esta actividad de verdugo menor. Mi abuela Chola, en la quinta, tenía un método enérgico que impedía que el pollo condenado a muerte tuviese tiempo de gritar. La ausencia de grito le quitaba al acto todo remordimiento.

Cuando mi abuela Chola tomaba la decisión de cocinar un pollo, yo la seguía hasta el gallinero para presenciar la muerte silenciosa. A mis seis años, aquel era un momento crucial. La mujer primero acorralaba al pájaro hasta que conseguía agarrarlo por el pescuezo. Después, ya con el animal en el aire, le daba cuatro vueltas sobre su propio eje hasta que el cogote le sonaba como una matraca de carnaval. El ruido era trac, trac, trac, muy rápido, y el pollo dejaba de moverse, con los ojos abiertos; volaban algunas plumas, pero no había gritos ni había cacareos. Nada indicaba, tampoco, que aquello fuese una ficción publicitaria.

También me acuerdo de Nilda. Era una mujer robusta, compacta, que trabajó en casa como mucama durante más de quince años. Tenía mucho temperamento y se había convertido en una ayuda imprescindible, en una gestora del hogar. Nilda vivía en una casa con fondo y gallinero, en Luján, y viajaba hasta Mercedes de madrugada: nunca llegó a casa más tarde de las ocho. Nos vestía, nos mandaba al colegio y empezaba a limpiar la casa con la convicción de una locomotora.

Un buen día encontró un perro lastimado y lo adoptó, pero el perro era rebelde y le mataba los pollos. Nilda lo subió a la camioneta y lo abandonó lejos. Pero el perro volvió. Lo subió otra vez y lo llevó más lejos. El perro volvía siempre, y siempre le mataba los pollos. Cansada de la persistencia del animal, una tarde Nilda lo ató a una correa, anudó la otra punta a la camioneta y aceleró. El perro aulló un rato largo hasta que murió ahorcado; lo enterró en el fondo.

Cuando contó la anécdota en casa, Chichita la despidió. No quiso que esa mujer siguiera trabajando en la familia, con mi hermana todavía chica.

—Nadie mata a un perro para salvar a un pollo —dijo mi madre, aterrada.

Así descubrí que había escalas de valores en la sensibilidad humana, a la hora de salvar o mandar al muere a los bichos de poco entendimiento. Perro vale más que pollo, lince ibérico cotiza mejor que ratón de alcantarilla.

Las asociaciones de defensa del animal reaccionan igual que mi madre: defienden al animal grandote (la ballena, el elefante, el gorila), defienden al amistoso (el perro, el gato siamés, el potrillo), al animal que es bello (el tigre de bengala, el oso polar) y sobre todo luchan por la defensa del animal blanco y negro (el pingüino, la orca, el oso panda). Los ecologistas están enamorados de los animales blancos y negros. Si los osos panda fueran verdes con pintitas amarillas les tendrían asco, los pisarían en la ruta. Pero en cambio viajan kilómetros para sacarle las manchas de petróleo a un pingüino, no sea cosa que les cambie el color.

Hay otros animales a los que no les dan tanta importancia: su muerte no les preocupa. Su sufrimiento, muchísimo menos. No sienten sensibilidad por los animales sin huesos (la mosca, la medusa, el bicho bolita), tampoco por los que son ricos después del fuego (la ternera, el chancho, el pollo), y mucho menos por los que no gritan cuando se están muriendo o los están matando (el pez, la cucaracha, la culebra).

Cuanto más culto el hombre, más sensible. Y cuanto más sensible, más estúpido y obcecado. En los últimos años, la población de hombres y mujeres preocupados por los derechos de los animales ha crecido bastante. Se conocen como gente ecológica. Son los que le tiran pintura roja a las señoras que van por la calle con abrigos de piel; y los que aplauden. Son los que protestan con su propia desnudez en los San Fermines, o en las corridas de toros; y los que lo festejan. Son los que viajan en avión a Oceanía para detener la caza del canguro, y quienes auspician estos viajes (el avión, durante el vuelo, pasa por encima de África, pero va tan alto que los negritos muertos de hambre no se ven).

La persona más cruel que conocí en la vida se llama Meana. Cruel con los animales, quiero decir. Una vez su hermana melliza había conseguido unos gatitos. Estaban recién nacidos y dormían en una canasta. Meana y otros chicos jugábamos en la vereda cuando la hermana vino a mostrarnos los cachorros; traía uno en la mano. Él se adelanto con los ojos tiernos:

—Ay, qué lindo —dijo—, dameló.

Agarró al cachorro minúsculo con la mano derecha y, sin transición, sin cambiar el gesto amoroso, lo estampó contra la pared de enfrente como si fuera una piedra llena de pelos. La hermana de Meana pegó un gritito seco mientras el gato, ya muerto, reventado, con las cuatro patas abiertas como una alfombra, se despegaba de la pared lentamente y comenzaba a caer despacio. Sangre y gatito, gatito y sangre: igual que cae de la pared al suelo un baldazo de pintura.

Los judíos y los musulmanes, siempre en guerra, tienen una manía que los une: sólo comen la carne de animales que han muerto sin corriente eléctrica y con ciertos rituales de desangrado. No se ponen de acuerdo en nada más que en ese asunto ecológico. El Corán y el Talmud comparten criterio únicamente en esa utopía de matadero feliz. Es muy interesante cómo estas dos razas humanas, que asesinan diariamente a chicos de nueve años que pertenecen al otro bando en la Franja de Gaza, se preocupen tanto por el dolor de la vaca, del conejo, del cordero.

—Nadie mata a un chico y salva de la picana a una vaca —diría mi madre, y despediría a las sirvientas judías y musulmanas de nuestra casa.

Pero a veces da la impresión de que todos los progres ecologistas son como Nilda, o como los que pelean en Palestina. Se desesperan por la salud y el bienestar de algunos seres vivos (delfines, elefantes, cóndores), mientras otros seres parecidos son pisoteados y olvidados (arañas pollito, etíopes de cuatro años, lombrices).

¿Qué tiene un tigre de bengala que no tenga una paloma? ¿Por qué el dolor de una perra nos destroza el corazón, y no el sufrimiento de la comadreja?

Una vez matamos una, y con esto acabo. Fue en el parque de Mercedes, y gracias a eso tengo uno de los mejores recuerdos visuales más intensos de mi vida (los otros son mujeres desnudas). Ocurrió una noche en que hacíamos un asado nocturno al aire libre. La comadreja parecía enferma y no corría demasiado. Parecía atontada y se dejó apedrear. Corrimos para verla morir.

Cuando llegamos hicimos una ronda curiosa y la alumbramos con encendedores. La vimos hinchada, con la boca abierta, agonizante. Estaba el Negro Sánchez, estaba Meana, también el Chiri. Había otro más que no me acuerdo. Uno de nosotros la levantó de la cola y la subió a la mesa de piedra. Ahora la veíamos mejor, boca arriba.

Le empezamos a poner brasas en la panza para que se quemara viva. Y entonces pasó algo increíble: la barriga se abrió y empezaron a salir fetos rosados; eran cinco, de un tamaño minúsculo pero convincente. Eran tan frágiles que, cuando les dábamos luz, podíamos ver los órganos internos, traslúcidos, azules y rosados, sin un solo pelo.

Las crías de comadreja caminaban por la mesada, arrastrándose entre los líquidos de la madre muerta. Parecían ciegas, se topaban entre ellas y abrían la boca para dar gritos invisibles. Nosotros también estábamos mudos: la imagen era increíble, repulsiva y al mismo tiempo milagrosa.

La ausencia capilar de los fetos los hacía parecer humanos. No habíamos visto jamás nada parecido. Eran bebés en miniatura rodeando a un dinosaurio con pelos. Era la vida emergiendo de la muerte.

Cada uno de nosotros tomó un feto vivo en la palma de la mano. El mío me hizo cosquillas, quería escapar. Lo pude ver de cerca, los ojitos como cabezas de alfiler, las pezuñas formadas, el principio de la cola. Los bautizamos a todos: el mío se llamó Ramón durante los pocos minutos que consiguió estar vivo, no me acuerdo el nombre de los otros.

Después de jugar con ellos un rato los llevamos a la parrilla. Los pusimos al lado de los chorizos, que ya estaban casi hechos, y vimos asarse a los cinco hermanos, soltar jugos, dejar de moverse. Ramón se murió segundo.

A Meana le pareció que estaban ricos, a los demás la carne de comadreja nos pareció nerviosa y con un sabor sin gracia. Los chorizos, en cambio, estaban buenísimos, y nunca nos preocupó cuánto había podido sufrir el chancho. En esa época no éramos gente ecológica.

Hernán Casciari
martes 19 de agosto, 2008


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro Charlas con mi hemisferio derecho, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


 BEA
11/10/2012 a las 16:11
La insensibilidad, "no tener en cuenta" lo que el otro siente, sea ese otro animal, persona, planta, yo mismo, incluso cosa, por aquello de que todos somos uno... Es cierto también que se debe sobrevivir, el punto sería, con qué intensión y con qué motivación hacemos algunas cosas. No me parece para nada mal que Casciari lo cuente tal cual, creo que necesitamos decir las cosas como son, bonitas o no, pero decirlas, eso sí, bien dichas, "con buena intensión" y mejor si es con el encanto de narrar de Casciari.
PD. me pregunto, quién le dijo al humano que era el amo del mundo...? si algo tiene, por ser el racional, es responsabilidad.
21/07/2012 a las 23:46
Y yo que me sentía bien por haber rotisado hormigas con la lupa en las tardes soleadas de verano ...
MurghTandoori
29/08/2008 a las 00:24
# 352
Gabriela si comes, vaca, pollo, cerdo y chorizo eres carnívora. Si los acompañas con unas patatitas fritas, con un tomate o ensalada es que eres omnivora. Serías canibal si comieras carne humana...
Por otra parte estoy de acuedo con # 356:"h. por favor publicá ?que esta discusión ya fué"...
(Y no seas tan vago, escribe otra cosa que genere tanta polemica como esta, porfa...)
29/08/2008 a las 00:20
Impresionante (en la acepción que quieras). Gracias!

Me diste ganas de escuchar Killer Surubí :-)
 Christian Libonatti
28/08/2008 a las 23:42
Por si no lo sabías, salió "La verdadera edad de los países" en la contratapa de Ámbito Financiero. Le pusieron de título: "La Argentina, en la edad del Pavo".

Dice la volanta (o sería bajada, nunca entendí el diseño de ámbito...): El periodista Hernán Casciari es corresponsal del diario "El País" de España y publicó un artículo en el que explica las características de los países según su edad. Un juego matemático para describir, con humor, el mundo actual. Estas son las partes principales.

Si queres te lo escaneo y te lo mando. Como quieras.

Suerte!
Botijabobo
28/08/2008 a las 22:42

A ver, el juego que creo está planteado está un cachito más allá de ser o no ecologista, de ser o no sensible o sensiblero, de cuán hipócrita seamos. Para mí, la cosa es entre sensibilidad y cercanía. Claro que se me arma lío cuando quiero plantear una fórmula sobre eso. Y empiezo a ver que la misma cercanía que nos empaña los ojos también nos deja miopes y la sensibilidad se alcanza con los lentes de ver de lejos nomás.

Sensibilidad directamente proporcional a la cercanía. Cuanto más te siento más te quiero.

El canario del aviso: una mascota. El perro de Nilda: una mascota. El propio gatito que fue estampado: otra mascota. Sin dudas, estos animales están culturalmente apegados al hombre, por lo cual es lógico que la sensibilidad sea mayor. Por eso Chichita tiene razón en decir que un perro no es igual a un pollo, porque si bien el pollo puede estar en el corral del fondo, difícilmente duerma en el cuarto con la nena. Y mucho menos pensar que un calamar pueda ser una linda mascotita para nadie, ¿no?. Hasta aquí bien.


Sensibilidad inversamente proporcional a la cercanía. Cuando la cercanía nos deja miopes de sentimientos.

Aquí tomo los comentarios de los que se han criado en el campo diciendo que es de "maricones" ponerse así por un bicho. De los que veían a sus abuelas revoloteándoles el cogote a las gallinas o ellos mismos matando ranas para pasar el tiempo. Cosa que para la gente de ciudad (que forman el gran número de ecologistas) esto suena a despiadado y tremendo. Bueno, la verdad es que para los chinos desollar vivas a las serpientes tampoco es algo "anormal". ¿Entonces? El contacto con la realidad forma a la cultura del lugar. En el campo la muerte de los animales es algo común. Porque la muerte es algo común, y como en el campo hay animales es más fácil presenciarlo. Ver morir a una vaca es algo cotidiano que, a la larga, no despierta ninguna sensibilidad y eso no es nuevo para nadie. Pero ahora que escribo me pregunto cómo entra en todo este relato lo de los niños palestinos y africanos. Y bueno, justamente es una buena muestra de esto mismo. ¿Por qué nombramos negritos muriendo de hambre en África y no los que mueren en la propia Argentina (cosa que sí se reclama en los comentarios)? ¿No encontraremos similitudes entre los niños de la Franja de Gaza y los pibes que piden en los semáforos? Claro, lo otro está lejos, nos eriza a la distancia con un poder que no logra traspasar el parabrisas helado de nuestro auto cuando paramos en una esquina. Así también es fácil angustiarse con la pérdida de otro lince ibérico desde un sillón de cuero (de vaca, ojo) en Ámsterdam, por ejemplo.

Creo que el relato va y viene con estas cosas. Que acusa para preguntar y en sí mismo muestra la hilacha de la respuesta que anda buscando. Creo que es bueno, como siempre, que Orsay genere más de 350 comentarios también.

Perdón por la extensión del comentario. Trato de no hacerlo justamente por eso, pero cuando lo sale, sale?

Saludos


P.D.
Y discriminar por si algo es plaga o no, sólo sería más egoísmo fascista diciendo qué nos sirve y qué no nos sirve. Pero obvio que si la casa se me llena de ratones voy a tener que combatirlos, lo lamento.

madre histérica
28/08/2008 a las 20:58
#355
Pero Marieta!!! querés que arranque la valeriana y la ponga a hervir en agua hasta que me quede un rico té???!!!!
Tas loca vos??!!! Cómo le voy hacer eso a la pobre planta? Qué culpa tiene la valeriana de mi histeria??? Eso es antiecológico!!!
o qué, porque la valeriana es una planta no sufre? vos te crees que no le va a doler que le rompan las raices o algunas hojas para después ponerla en agua hirviendo???
Qué cruel sos loca!!!! qué culpa tiene la planta? quién defiende sus derechos, eh?! quién!!!???!!!!


Anónima
28/08/2008 a las 19:45
A 'interio' el primero, una pregunta: lees esto para poner siempre en los comentarios que eres el primero, o lees esto porque realmente te interesa orsai? Es solo que me parece muy triste que después de leer una entrada tan buena solo se te ocurra poner: Gané, y picarte con los demás lectores.

Fuera de esto, felicidades por el blog Hernán.
piojosa
28/08/2008 a las 18:45
Me encantó la metáfora que hiciste en el libro de zanoni. sabelo.
Eric G.
28/08/2008 a las 17:15
También hay otra cuestión: los cangrejos, los calamares, las langostas, son bichos tan poco antropomórficos que a nadie les importa que los cocinen vivos. No generan ningún tipo de identificación, ni siquiera se puede decir que tengan patas o cabeza como los canarios y los sapos.
DudaDesnuda
28/08/2008 a las 16:18
Ayer un amigo te escuchó con Hanglin. Me dijo que estuviste bárbaro y yo, de puro chupamedias, le regalé tu libro.

Besos y ventas
Walquiria
28/08/2008 a las 16:01
Hernán:
Ya te defendió tu vieja, así que no voy a ponerme a defenderte, porque "obviamente" el episodio de la comadreja no es mas que otra ficción en tu vida.- Si estoy de acuerdo con vos, que a veces me da mucha bronca que se ocupen tanto de las ballenas y pandas y no le dan tanta importancias a los chicos que se mueren de hambre, eso si es terrible.- Amo a los animales, vivo con 6 perras y 3 gatos, y en mi vida he tenido todo tipo de animales desde hamsters, cobayos, tortugas, pajaritos, peces, hasta una vizcacha, una nutria y un halcón.- Pero no soy vegetariana, y disfruto del asadito del domingo sin pensar en la pobre vaca que nos da semejante placer.- Por supuesto que no estoy de acuerdo con lastimar a los animales porque si, o con placer o por diversión, como lo hacen los toreros.-
Olga
28/08/2008 a las 15:09
A los vegetarianos: saben uds. que para que coman sus exquisitas milanesas de soja se producen grandes desmontes que desequilibran los sistemas ecológicos de muchas regiones, así mueren muchas especies animales y vegetales..
Para cosechar verduras, hortalizas y frutas, también se necesitan tierras, tierras donde habitan animales autóctonos (o no). Así que también son responsables de la muerte de animales, no se hagan los distraídos.
?.Si, ya sé que la soja tiene otras aplicaciones además del consumo humano?
También tengo el deber de mencionar que la soja no sólo desestabiliza el delicado equilibrio de la naturaleza ?.también desestabiliza gobiernos?
h. por favor publicá ?que esta discusión ya fué
28/08/2008 a las 11:29
Querida madre histérica #349. Estoy de acuerdo en que la hipocresía existe, y existe precisamente en el momento en que hacemos juicios de valor y nos posicionamos a favor de unas cosas y en contra de otras, porque la perfección no existe y siempre se pueden hacer las cosas mejor de lo que se hacen. Lo que pasa es que me da coraje ver como se mete en el saco de hipócritas ecologistas a todos los que nos preocupamos por nuestro entorno e intentamos hacer algo al respecto. Me recuerda a una vecina mía que nunca da nada para ninguna ONG porque dice que no llega todo el dinero, que se queda por el camino o en dirigentes corruptos. Una cosa está clara: el dinero que ella no da seguro que no llega.
La realidad es muy compleja: simplificar al máximo para luego generalizar y meter a todos en el mismo saco es una manera barata de hacer crítica, pero no sirve de nada. Y no construye nada.
Besos (y un poquito de valeriana, para lo del histerismo).
Martín
28/08/2008 a las 06:14
Lo que más sorprende es que si somos tan crueles con los animales y principalmente con algunos y las palomas están en uno de los últimos peldaños de nuestra escala de afectos, ¿por qué nos han perdido tanto el respeto? Cuando yo era chico, recuerdo que al entrar en la plaza salían volando despavoridas. Ahora, apenas se mueven a mi paso y me miran como diciendo "¿qué querés?"
arboltsef
28/08/2008 a las 02:23
Me hiciste recordar como la abuela contaba que cazaba conejos y ranas para la comida.

Como los mataba, sobre todo.
28/08/2008 a las 00:27
Como asado todos los domingos, sabados en su defecto. Si un fin de semana no hay asado en mi casa me pongo de mal humor por el resto de la semana.
Soy canibal. Como carne y lo disfruto. El año pasado tuve un periodo pseudo vegetariano justamente porque me da culpa matar vacas, que es el unico animal que como en todo mi canibalismo. Bueno... tambien pollo y algo de cerdo en el chorizo.
Por un lado entiendo que son animalitosvivos con derecho a vivir, pero por otro lado es cierto que existe un orden natural y estoy casi segura de que las vacas disfrutarian haciendo un asado con nosotros... Por las dudas les paso lejos...
Pero eso de que todos los animales deberian valer por igual lo pienso desde hace mucho, y cuando mi vieja sale, Raid en mano, a exterminar hormigas porque le comen las plantas me da bronca... Que determina que una hormiga muera y que en cambio un gato duerma en el sillon?
Siento que me falta una conclusion... pero me voy! Beso

aguirrebello
27/08/2008 a las 23:48
El Corralero, letra y música de Sergio Sauvalle, no es chacarera ni nada que se le parezca. Menos un recitado. Es una tonada chilena, muy tocada en septiembre para acompañar los millones de asados y anticuchadas con que se festeja el mes patrio.

AA
Esteban
27/08/2008 a las 23:01
Aguante el Asado Argento papá!!!
alguien se imagina llamando a los pibes para organizar una "ensaladita" para el sábado a la noche antes del partido de la Selección????????
No jodan loco, no vengan con mariconeadas.
Asado y vino para el pueblo Argentino!!!!!
madre histérica
27/08/2008 a las 21:49
#340 Natalia alabel: y cuando te suene el messenger en la compu hace beeeee beeee???

#342 marieta: y viste como son los extremos no? se van al carajo siempre. el tema es que tenemos que dejar ser tan hipocritas. Porque nadie es 100% ecologico y tampoco es cuestion de andar por la vida siendo cruel con cualquier ser viviente.
Pero si estas en medio de la selva y no hay otra cosa que comer más que una serpiente en extinción, la dejas para que te muerda o la matas de un machetaso para comertela asada????
me parece que desde la ciudad es muy fácil rasgarse las vestiduras en nombre de la ecología pero es justo la gente que vive en las ciudades las que más contaminan, más busara dejan, más agua gastan...
por eso los que vienen con el discurso de salvemos al planeta y después se van en su auto de ocho cilindros a su casa para meterse a nadar en su mega pileta me caen en la punta del higado.
Y además pa cruel pacha mama, que cada tanto se le revira el humor y nos azota con abalanchas, terremotos, tsunamis, erupciones volcanicas, tornados, etc etc. nos da una cuantas bofetadas bien dadas por andar haciendo mas ruido del debido, y nos deja seguir un rato mas, hasta que vuelta vienen las bofetadas otra vez.

Judi
27/08/2008 a las 21:47
Yo no sé nada de nada y soy una burra cuadrada, por eso siempre me creo todo lo que escribís.
Pero justo viniste a hablar de la única cosa que entiendo y por eso pude darme cuenta de que lo que decías era una parrapuchada: No tenés ni idea de por qué el judaísmo permite o prohibe el consumo de ciertos animales.
Espero que no seas tan ignorante en todo el resto, porque me gusta leerte.

Y estoy con (#311) haffner en lo que dice

salute!
LolA
27/08/2008 a las 18:38
Cuando el hombre-especie se pregunta qué es, responde por oposición. Más fácil. No animal, no planta. Esta definición le da ciertos derechos sobre lo otro, no humano (no racional, no?).

La cuestión es, creo, cómo definimos cada ámbito. Seguramente aquello más alejado de "nosotros" nos importará menos.
Ayer los "buenos salvajes" de esta tierra eran poco más que animalitos domésticos.
Hoy, ciertos animales se convierten en personas ante nuestros ojos. Hace diez años a nadie se le ocurría ponerle nombre a una "familia" de suricatas para hacer un documental (en capítulos, como una novela!).

En algunos enfrentamientos el otro se convierte en no humano. Por eso no creo que la cuestión religiosa esté tirada de los pelos.
Un comentario me había asombrado, y me hizo reflexionar, y seguir leyendo hasta hoy. Alguien vió el texto como una diatriba contra el aborto.
Qué es esa discusión sino un problema de definiciones: el huevo o cigota ya es un humano, es sólo un montón de células... tiene derechos? (No pretendo abrir una discusión nueva sino entender por qué salió el tema que parecía no tener que ver)

Maneras de ver, y de actuar sobre el mundo. Quizás la argucia ecologista de la "humanidad" del mundo sea una manera de cambiar cierta visión de lo otro como recurso útil (extinguible).

Perdón la extensión. Un texto muy interesante.
Gracias Hernán por disparar a mansalva. La crudeza a veces ayuda a pensar. (aunque te deje mudo un buen rato)

Saludos!
LolA

El Chalero Solitario
27/08/2008 a las 17:30
Excepcional el comentario #324 de Gavilandia:
"La vida del leon es posible gracias a la muerte del siervo. (sic) Tomas de Aquino"
Me sorprendió muchísimo enterarme que Santo Tomás había participado en la Revolución Rusa, como partidario menchevique, ja ja ja!!!!
Ezequiel Cruz
27/08/2008 a las 14:27
Vivo en Barcelona.Vi la presentacion del libro "...deci alpiste" desde este blog y hay algo que no entendi: cuando lee la ultima parte del libro es igual el final de "España perdiste", osea que es el mismo libro pero una version para argentinos?alguien me puede aclara esta duda? desde hace poco conosco este autor y me encanto porque me encontre cosas parecidas a las que me pasaron y que pienso, pero no estaba al tanto de que fuera tan famoso...gracias
miguel
27/08/2008 a las 13:44
No me gustó ni mierda. Si fue real, pésimo y si es ficción (que estoy seguro que lo es), no me gustan este tipo de relatos.
Sería bueno que diferencien ecologista, de sanguinario hijo de puta. No hay que ser extremistas.
No soy ecologista (aunque trato de respetar lo más posible y dentro de mis posibilidades al medio ambiente), pero tampoco soy un sangre fría que anda cagando a patadas a los animales, porque sí.
Ramon el comadreja
27/08/2008 a las 12:59
Pues yo pienso que el único animal que se propone hacer algo en positivo por el resto de seres vivos, es el ser humano.

También se trata del único animal que se sataniza a sí mismo por lo que hace mal o sencillamente ... no hace. El resto de animales conviven y sobreviven sin plantearse en lo más mínimo lo que está bien o lo que está mal. El ser humano, por esa extraña condición de tener "conciencia" parece ser que ha de hacerse responsable de todo y de todos, cuando en realidad... no deja de ser uno más; un animal más que vive y sobrevive, que tiene la virtud de hacer mucho por los demás y la capacidad de perversión de perjudicar a los demás para hacer sólo por sí mismo, y señores... eso es algo divino, es lo que nos da variedad y lo que permite que hayan algunos chiflados que traten a un gatito como a un bebé, otros que huyan con el pretexto de salvar ballenas para, de ese modo, no ver sufrir a su vecino en paro cargado de hijos hambrientos, de hipotecas y demás deudas, etc.

Lo más ecologista de este mundo sería quitarnos de la cabeza todas esas ideas estúpidas que nos hacen creernos superiores al resto de especies vivas y como consecuencia, responsables de ellas. No somos responsables de nada; vivimos en un planeta en el cual el 65% de su superficie es agua y en la parte de tierra firme (en la que vive ese horrible anial, el hombre) solo un 25% está industrializada. Todo el problema que el ser humano crea en su entorno, a nivel ecológico, es como un puto grano en el culo del planeta tierra. La naturaleza es cruel consigomisma y cualquier desastre ecológico natural es más devastador que la más criticable de las acciones humanas. A fin de cuentas... no dejamos de ser naturaleza y de formar parte de ella. Tal vez, sin esa porción de crueldad que todos poseemos terminaríamos convirtiéndonos en seres realmente extraños.

Para terminar... no me pareció CRUDO el relato, recordemos que los fetos de comadreja fueron previamente ASADOS.

Reciban mis cordiales saludos y los del resto de mis cuatro hermanitos.
27/08/2008 a las 12:18
El texto impacta. Mucho. De hecho cuando lo leí no fui capaz de comentarlo, por la cantidad de emociones contrapuestas que venían a mi mente. Está bien escrito, pero refleja, y la mayoría de los comentarios me la corroboran, un concepto muy simplista del ecologismo, lo cual no sé si responde a tu forma de pensar o si simplemente has dejado que tus lectores creamos que es así por el gusto de crear polémica y de oírnos hablar. De hecho sóo utilizas la palabra ecológico 4 veces, aunque dos de ellas sean en el título y en la última frase, lo cual hace cargar al ecologismo con el mochuelo pese a que el trasfondo del texto no sea contra los ecologistas, sino contra la hipocresía humana en el trato con los animales.

A mí tampoco me gusta que me digan siempre que qué bien hablo, que cuánta razón tengo, bla bla bla. Me encanta crear debate, discusión, que salgan a flote esas creencias que no sacamos normalmente, que se aireen, que les dé el sol. Yo creo que eso es lo que querías hacer, porque hacer ecología no es llevar una camiseta contra los abrigos de pieles, o regalar cuatro bombillas de bajo consumo. La ecología es una ciencia y a la vez un criterio de actuación, un camino, una forma de ver la vida y de actuar en ella.

Muchos de los comentarios eran previsibles, aunque no por ello son menos penosos. Yo me considero ecologista y no me ducho con agua fría, ni mi ordenador tiene teclas de cartón, ni prescindo totalmente de las prendas con poliester, ni del coche ni de los juguetes de plástico. Es cierto, ¿y qué? Intento consumir de forma responsable, no derrochar energía, utilizar energías renovables, ir en bici, comer poca (o ninguna) carne, reducir, reutilizar y reciclar. Y no le refriego a nadie por las narices el que no lo haga. Es una responsabilidad personal, como educar a mis hijos, respetar al vecino o no ensuciar las calles.

"Como no eres capaz de llevar la eología a su extremo, no eres ecologista, luego no vale la pena que hagas nada: no recicles, no economices, no hables". Me parece una idea hipócrita y estúpida. De hecho podríamos trasladarla a otros ámbitos: "Como no eres capaz de educar a tus hijos sin gritarles nunca, no eres un buen padre, luego no sigas intentándolo: dales alguna paliza, amenázalos y pasa de ellos".

Un abrazo a todos.
EL RUSO del Solbaid
27/08/2008 a las 06:30
#330 chichita
TOTIN le puso al perro??Ya desde chico tenìa predilecciòn por el CAVERNET SAUVIGNON!!
Natalia Alabel
27/08/2008 a las 04:22
*338, Madre histérica: no sé vos, pero yo tengo una PC hecha con cartón reciclado, fibrofácil y lana de oveja en lugar de cables. Y además me visto con hojas de parra.
joaquin osman
27/08/2008 a las 02:57
hernan, mi amigo hernan, termine hoy tu libro.! necesito mostrarte algo por favor miralo, no lo pases por ensima enserio. te va a gustar

http://www.youtube.com/watch?v=gqUuemAV0kk&feature=related

mira ese video. piel de gallina es poco, ARGENTINA HERMANO!
Spain, Said Good bye.!
madre histérica
27/08/2008 a las 00:52
uyyy saben qué somos todos unos exagerados. Porque el asunto esta así.
En esta tierra convivimos un montonal de especies. la mas daniña de todas, somos nosotros, los humanos.
Asi que, a los que les parece cruel matar una vaca para comersela dejenme decirles que nosotros somos carnivoros por naturaleza, al igual que el tigre, el oso, y muchos otros mamiferos.
Los que se quejan de los animales en cautiverio, les recuerdo la pelicula de los simios... si no evolucionábamos nosotros lo hacia otra especie. y seguramente nos usarían para hacer experimientos.
Y perdón pero todos los que son ecologistas de corazón. De verdad son ecologistas? Usan agua fria para bañarse? tiene un calentador solar en su casa? saben con qué materiales se hace un calentador solar? todos los materiales que tiene en sus casas son reciclables y orgánicos? seguro no tienen nada de plástico? ni usan telas con algo de poliester?
porque hoy en día vivir 100% orgánico ya ni en la selva casi, a menos que formes parte de una etnia en medio de la selva o desierto sin acceso a nada de tecnología.
Por cierto... saben cuánto contaminan los materiales que se usaron para hacer las computadoras donde estan leyendo esto?
el teclado de tu compu es de carton?...
digo...
imper
26/08/2008 a las 18:51
que desmadre, más allá de que si eres o no ecologista [yo no lo soy, ni tampoco vegetariano] esta el que te sientas bien con lo que haces, si esto hace daño a otros seres pues descuida que ya te lo harán a ti también, en la vida todo se transforma [pues los animales gracias a ellos no sufren por no tener un mac, por no conseguir los votos para la presidencia, no sufren de amores, no mienten, no crean cojudeces, no tienen religion, no inventan cosas para crear mas necesidades, no son adictos, no se hacen llamar argentinos, peruanos, chilenos, no tienen guerras estupidas, no se pelean por el dinero. y muchos etc etc]. Después de todo tampoco no se puede vivir cual monje [no recuerdo el tipo], que barre al caminar para no matar bichos, pues es inminente que arranques las frutas de los árboles para comer de ellos o que? las plantas no son seres vivos [suena a extremista, ¿donde están las barreras, quien las define?], eres solo un hombre mas como aquel negrito africano... como digo solo disfruta tu vida!
fede o
26/08/2008 a las 18:10
a la muchachada interesada en vegetarianismo, recomiendo fuertemente:
http://www.larevoluciondelacuchara.org

(qué nostalgia cuando se seguía el hilo de los comentarios! ahora pestaneás y ya hay 5500)
olga
26/08/2008 a las 17:58
h.
que madraza que tenés!!!!!
Grande CHICHITA defendiendo (y justificando) a su nene... me inspira mucha ternura.
Eva Row
26/08/2008 a las 16:37
hernán: los trajiste al redil y les diste con un caño. Un placer, verlos sufrir, por ecológicos. Encima, si uno fuera coherentemente ecológico, debería quejarse uno contigo por hacer sufrir al animal HUMANO. Lo que pasa es que se olvidaron que son animales. Lo que pasa es que en realidad detestan ser animales. Por eso, dicen que los animales son los otros. Yo también soy ecológica. Pero en el sentido correcto. Creo que hay que cuidar el planeta, de modo de garantizar la subsistencia de ese único animal que hace que el globo idiota que permanece en el espacio conteniendo un montón de criaturas sin conciencia de sí mismos, tenga algún sentido. VIVA EL SER HUMANO. lComo dice un gran intelectual y filosófo amigo mío: AMO A LA HUMANIDAD. ODIO A LA GENTE.
seburu
26/08/2008 a las 15:15
ay, que se yo, chichita no parece.... no lo digo para deschabar a hernán u otro, lo mismo le diría a alguien que no me está divirtiendo.........a no ser que el juego sea actuar como sí mismo que escribe como chichita..........
boino, un besito.........hoy me siento mariquita
 Iaio
26/08/2008 a las 11:21
Hernan... wow... te leo hace años, rara vez expongo mi opinion ante el publico, pero esta vez (por culpa del sueño que tengo supongo) creo que no logre entender muy bien tu obra. Lo que quiero decir es que siempre logro rescatar un mensaje de tus escritos (bueno, malo, chiquito o grande), creo que ese es un don que tenes, digo, el de transimitir un mensaje claro a traves de una obra que por lo general resulta ser, al menos para mi, genial. Esta vez no pude; cuando termine de leer tu texto quede confundido. Habras querido darle voz y "grito" a los bichos que no lo tienen a la hora de morir? habras querido señalar la careta que se ponen muchos "ecologistas"? habras querido contrastar la bruta preferencia al bicho lindo sobre el negrito africano que mucha gente tiene? habras querido enviar mensaje alguno? te estaras cagando de risa de las huevadas que ponemos?, pero despues me puse a pensar un poquito mas friamente y me di cuenta que no hiciste mas que narrar una cruda realidad y confieso: Me gusta comerme un buen churrasco jugoso, me gusta el asado, me gustan el choripan y las achuras, pero si veo como matan a la vaca pongo el grito en el cielo; ni hablar si veo morirse un perro o gato o esos bichos tan amables. Soy conciente tambien que no solo en Africa, sino que en muchos lugares del mundo y del pais, la gente se muere de hambre, pero no hago nada hasta que lo veo, ahi si, pataleo un rato y despues me olvido, otra vez. Y no se si habra sido tu intencion, pero al final, saque un mensaje, trillado, cursi, comun, promedio, boludo, Juan Carlos (con todo respeto a los Juan Carlos) o como quieras llamarlo y es que matar esta mal, asi de simple, esta MAL, no importa si la carga en la conciencia es directamente proporcional al tamaño del bicho, esta mal matar a la hormiguita - poquito cargo de conciencia/tristeza - y esta mal matar a la señora vaca -mucho cargo de conciencia/tristeza en mi caso-, y mi justificativo es que ningun animal esta en igualdad de condiciones respecto del ser humano, se supone que somos los mas inteligentes, los "guardianes" del planeta (esto ultimo fue una exageracion, claro). Lo mismo opino con respecto a los seres humanos, obviamente, y tambien hago la misma distincion pero no con respecto a su tamaño, sino con respecto a su valor social, o sea, muere el Sr Asesino Pedofilo - escasisisisisisisimo cargo de conciencia/tristeza -, o muere un pibe en un asalto a un supermercado - muchisima tristeza -.
El dia que nos demos cuenta del valor y el peso que ese principio tan comun y pelotudo deberia tener, tal vez encontremos la manera de hacercelo entender a los Meanas de la vida.

Lo único que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos solo pataleen un rato y despues se olviden, otra vez.

Que quede claro que me incluyo dentro de los que solo patalean, que Edmund Burke me perdone tal amputacion de su maravillosa frase y ustedes perdonen la extension de mi opinion.
  mafaldita
26/08/2008 a las 10:33
Ay, q se yo!! a los q se molestan por el contenido les digo solo una cosa: para q lo leyeron? de morbosos q son?, de entrada ya se ve q "el contenido no es apto para todo público" (como se quejan algunos q quieren q hernán comience con la autocensura de "avisar"). Nadie les pone una pistola en la cabeza para q sigan leyendo y les recuerdo q el blog es de hernán y él puede escribir lo que se le de la puta gana...
joder...
chichita
26/08/2008 a las 05:36
El gordo no es capaz de matar ni una mosca. esta historia no esta puesta como vida privada sino como Sociedad. (y ya salio la mama a defenderlo otra vez como cuando tenia 10 años) Cuando fue chico tuvo un perro que lo bautizo Totin como un payaso que veia por tele y ya mas grande su perra se llamo Petoñita. A mi me parece que esta experimentando para escribir cuentos de terror.
Ana
26/08/2008 a las 00:49
Después de leer este post consulté con una amiga psicóloga sobre cómo hacer que un recuerdo (el de haber leído esto) se borrara. Me contó de una técnica donde uno cuenta el recuerdo traumático y el psicólogo moviendo un péndulo logra que cambie la locación en el cerebro. En fin: tuve ganas de no dormir para no soñar, de no anexar esto que contaste a otras actividades para no arruinármelas en el futuro. Avisé que no leyeran esto a los que en algún momento traje a tu blog.
Hoy pude entrar nuevamente a Orsai, donde ya no entraré más con la alegría con que lo hacía; leí opiniones con las que estoy de acuerdo en todo (#266, #162). Creo que no fuiste justo con los lectores, como dice #323.
Recordé algo que dice mi madre (criada en el campo):_ ¡Qué mal que los adultos no nos enseñaban a no ser crueles con los animales! (y yo pensé: y después lidiar de adultos con el recuerdo), y eso mismo dice #204.
Mi amiga psicóloga me dijo lo mismo que dice #316 (que estás en duelo y que ella cuando está en duelo es muy cruel).
Otra cosa que pensé fue que en una de esas mi esposo, que no podía (literalmente) matar ni una mosca y que me dijo una vez que lo habían llevado de cacería y que es algo horrible, si no habrá participado o visto algo así como lo que vos contás. Nunca pudo acariciarme la panza de embarazada.
Como dice #201: estoy triste.
elserrucho
25/08/2008 a las 23:04
A mi me parece que todo se reduce a una cuestión numérica y no de colores, tamaños o razas. A las cucarachas se las mata sin asco porque son muchas, igual que a las moscas y a los niños africanos. Cuando queden pocos ejemlares de cualquiera de estas razas, seguramente la gente ecológica, como vos la llamás, comenzará a alzar sus puños en su defensa.

El relato, bueno como siempre.

Abrazo
Gol de Media Cancha
25/08/2008 a las 22:09
#320 Paula

Yo tampoco soporto que maltraten a los Gatos....sobre todo si estan buenos y cobran poco!!! jajajaja!

Y coincido con #313
Andrés Meza-Escallón
25/08/2008 a las 21:39
Hola Hernán.
Das a entender que es tan cruel matar a una vaca que a un pingüino, y que quien se conmueve con lo segundo debería conmoverse también con lo primero. Sin embargo, creo que hay una diferencia (sutil, pero ahí está), entre matar un animal para comer y hacerlo por capricho.

De todos modos sí siento que nos hemos vuelto demasiado indolentes al cultivar animales para comer, y nos comportamos como si las costillas, hamburguesas, filetes, embutidos y nuggets de pollo vienieran del supermercado y no de un animal. Por eso supongo que si todos tuviéramos que matar nuestra comida, habría muchísimos más vegetarianos. Y en ese caso le pediríamos perdón al espíritu del animal como solían hacer los indígenas americanos. Ese tipo de respeto lo perdimos al pedir a otro que mate por nosotros para que podamos comer.
Gonzalo
25/08/2008 a las 20:52
Salvaje, atrapa la historia y la forma en que la contás. Esto de revisar la infancia nos obliga a reconocernos sádicos.
 Gavilandia
25/08/2008 a las 17:10
A veces me siento como Meana, quiero entrar al arca de Noé con un bate de beisbol...

"La vida del leon es posible gracias a la muerte del siervo" (Tomas de Aquino"
Gigita
25/08/2008 a las 13:53
Hola Hernan:
Te lei la semana pasada, y con este texto sabes bien que no has dejado indiferente a más de uno.
Tienes razón en eso de que se defienden los derechos de los animales desarrollados, pero se muestra indiferencia ante la vida de los que no gritan..pasando por los negritos que se mueren de hambre en el africa.
No creo que se deba mezclar una cosa con la otra... no creo que la gente que defienda a los animales les de igual que un gobierno africano deje morir de hambre a su población... es como si estamos hablando de lo rico que es el dulce de leche y me respondas que mañana lloverá... todo tiene su lugar.
Pero ésto no quita que se vea en la distancia que a las personas de este mundo nos puede la genética del terror... todo lo pisoteamos, nos alegramos del mal ajeno, etc etc...peo aún así, habrá alguien que lo quiera hacer bien ¿no?
No quiero alargar esta opinión más, sin decir a lo que entré... creo que estás usando tu blog, y nunca mejor dicho, ya que lo puedes usar como te plazca..para redimir tus 'pecados'...ya una vez comentaste las bromas que hacian tú y el chiri, llamando por teléfono, hasta que llegaron al final con una señora que esperaba la llamada de su hijo (triste historia)... y ahora con la descripción excesivamente cruel de la comadreja embarazada y puesta en los carbones viva.
Hernan!... no creo que sea justo que nos pongas este peso (el de las barbaries de tu juventud) a los simples lectores, todos tenemos nuestro cuarto oscuro, pero para abrirlo están los psiquiatras.. si a mi edad quisiera rodearme de mas horrores, con ver el telediario tengo, o un libro de stephen king... no sé qué paso con tus escritos inteligentes e ironicos que me hacían aplaudirte... a no ser que conoces bien a quién le estas escribiendo, a gente que no te lee...ejemplo la pandilla del principio que dijo te leyó el primero o el segundo...eso es lo que les importa a ese club de lectores... ser el primero en abrir tu blog, pero no les importa la carga que dejas dentro...así eliminas tus cargas y la gente no se entera...pero estamos muchos que te leemos, y para mi no fue justo leerte esta vez.
Claudio
25/08/2008 a las 03:31
si te hubiera conocido en ese momento te cagaba a patadas en tu pequeño culo, por pendejo maleducado y sádico, y a tu mamá también por no enseñarte a ser un mejor ser humano!!!

no, no soy ecologista; pero si, si soy vegetariano, y no como nada que produzca la muerte de un animal, y si me dan mucha pena los niñitos muertos de hambre de africa igual que cualquier animal que muera o sufra... pero no puedo salvar al mundo, yo no soy el mesías de nadie! Aporto mi granito de arena, hasta donde me da el cuero propio.

Igual, esto no quita lo mucho que me gusta leer tu blog.
(aunque esta vez no me causó nada de gracia)

Saludos!
Claudio.
 taximetrista
24/08/2008 a las 22:49
Buenas Hernán... Primera vez que comento (pero hace rato que te leo)... La verdad, me revolviste el estómago... Concuerdo con Joaquín (#144) en lo de poner "No apto..." (aunque confieso que igual lo hubiera leído)

Igual te perdono porque, creo, comprendo de donde viene... ;D

Saludos desde Córdoba!
Emiliano.
Paula
24/08/2008 a las 16:57
En coherencia con lo que escribís y mostrando esta contradicción humana descrita en el texto, la imagen que más me dolió fue la del gatito estampado contra la pared. NO PUEDO SOPORTAR A LAS PERSONAS QUE MALTRATAN A LOS GATOS!!!!!! Superficial? Supongo que sí
santiago
24/08/2008 a las 14:47
Tengo clavada en la retina la imagen del primer gorrión que bajé con la gomera cuando yo tendría unos 7 años, en el campo de mi abuelo.
Le pegué en la cara, le reventé el ojo, el pico le quedó descolocado, medio salido. Recuerdo las plumitas mojadas con sangre y las patitas como ramitas secas en mi mano.
Se lo dí a una perra que se lo comió con tres masticadas.
Después debo haber cazado muchos pájaros más, pero el primero... el primero es jodido para el alma.
carlos
24/08/2008 a las 14:00
Hay historias, que aguardan el momento (o el post) para salir, para reptar al lado del dinopost con pelos.
Y he ahí la elección de los que miran de ponerlos en la parrilla al lado de los chorizos o intentar criarlos, salvarlos, o sencillamente y emocionalmente salir corriendo.

pienso que te "conocemos" lo bastante para saber que nada es gratuito en lo que escribes. Y que primero nos entregamos a las emociones nuestras y luego intentamos sondear en las tuyas.

Yo también busco el momento para contar cuando jugando con un pez, iba probando a ir cambiando el agua de fría a caliente, hasta que quedó panza arriba en la pecera.

Ah!... que este ha sido el momento. Muy bien.
Otro ole por el post.

/
mariaM
24/08/2008 a las 07:09
Absolutamente de acuerdo con Kiko,#194, me encanto tu relato, me gusta como podes pasar de una gran sensibilidad a un absoluto humor negro y gran morbo, mi hijo tiene unas fotos que me saco en un lugar adonde vamos a elegir el animal que queremos comer, cerdo cabrito etc, alli lo matan y te lo entregan para que lo cocines en tu casa, en ellas estoy con un cabrito en brazos haciendole mimos y despues presentandolo muy bien adobado y asado en una gran fuente, no me considero un monstruo, si no lo hubiese cocinado yo, alguien mas lo hubiera hecho,alli los venden para ese fin, tambien ayudo a los ninos desprotegidos dentro de mis posibilidades, en fin no seamos tan hipocritas por favor, las costillitas asadas estaban riquisimas, todos me criticaron esa actitud, pero bien que se chuparon los dedos. Sabian que en Francia comemos caballo?, es muy rico, muy bajo en grasa, tiene mas proteinas que la carne vacuna, y se crian especialmente para el consumo humano, un beso Hernan y segui escribiendo asi...Maria Morel
Roberto(Gloria Mundi)
24/08/2008 a las 06:31
Hernán: veo que necesitabas sacarte la bronca de adentro conjurando las imágenes más negras posible. Se entiende, es tu forma de hacer el duelo, así como tu mamá necesitó "discutir" a solas con tu padre. Por eso, también, se comprende que hayas abusado un poco del recurso a las clasificaciones borgianas. No te vamos a exigir equilibrio neoclásico en medio de una tormenta barroca del espíritu.

Sobre musulmanes y judíos: es claro quer no se trata de razas sino de religiones. Tampoco de pueblos o nacionalidades, puesto que hay minorías palestinas no-musumanas, así como israelíes no-judías. Por lo tanto existen millones de judíos y musulmanes fuera del Cercano Oriente que, respetando más o menos los preceptos culinarios, no participan de la deshumanización de sus vecinos.

Luis: no se trata de que los israelíes tengan más culpa; los dirigentes nacionalistas de ambos pueblos pactaron con los imperialistas británicos para librarse de sus opresores en la 1ª Guerra Mundial y luego fueron usados por éstos unos contra otros. Pero sí es cierto que al que le fue mejor, el más fuerte, tiene mayor responsabilidad en terminar con el círculo vicioso de represalias colectivas.

Haffner: no abuses de la comparación con Hitler; lo desgasta y lo borronea de la memoria cultural hasta hacerlo inocuo. Yo viví en Israel hace treinta años, cuando Hamas no existía, la OLP no conseguía insertarse en los Territorios y, sin embargo, los dirigentes israelíes aprovechaban cada ínfimo incidente ultraminoritario para agitar el mismo fantasma y desconocer a la mayoría pacífica de los palestinos. No me cabe duda de que esa mayoría quisiera hoy borrar a los israelíes. Quien siembra vientos...
Santiago
24/08/2008 a las 05:35
Una vez hable del tema con mi padre, a quien le comentaba porque da mas lastima matar a un animal grande que a un pez por ejemplo. Y segun el, era por su grado de sensibilidad. Un pez tiene menos sistema nervioso que una gallina, una gallina tiene menos que una vaca, y asi. O por el grado de inteligencia tambien, un perro entiende mas que un canario. Entonces te da menos lastima porque sabes que es mas tonto. O... inclusive por el grado de familiarizacion que tenemos con el animal. Si toda tu vida tuviste una vaca de mascota, seria una locura matarla. Si toda tu vida carneaste perros (como en cierto paises orientales) entonces va a ser completamente natural matarlos. De estos tres factores depende todo.
Ah, y Hernán, criticar es muy facil, y no se gana mucho con eso. Hacer es muy dificil, y buen ejemplo. Lo digo con todo respeto, porque a mi, como argentino, me sucede mucho. Opinamos, nos quejamos, pero no hacemos nada. Si a vos te gusta cuidar a una planta y fumar porro, y a otros ir a cuidar animales, a los dos se les podria recriminar por igual que no van a ayudar a los pibes de africa. Un cordial saludo y ojala todos podemos hacer algo por la vida. Un abrazo
24/08/2008 a las 02:13
a veces puede ser verdaderamente dificil de comprender la realidad,
es facil caer en contradicciones cuando nos la ponen en bandeja, cruda como es y sin la manzana en la boca

- xq un tigre d bengala es mas importante q un bicho bolita??? -
xq el tigre aparecia en los libros d la primaria y las cajas d cereal.

hecharle la culpa al pobre diablo q quiere salvar el mundo, q se pisa los cordones, q esta atolondrado x tanto sufrimiento y rencor, es una opcion
pero x favor hernan, no t olvides q todos tenemos al hijo d puta q nos mete el dedo en el culo

hablemosmaldeloshombres
24/08/2008 a las 00:17
me parece que ya están opinando cualquier cosa
Mono Azul
23/08/2008 a las 22:51

mmm... Mucho lector blando..

Te cuento, Hernán, que la cuestión de el ranking de importancia entre miembros de la fauna es tema de conversación cuando comemos asado o vamos a pescar con mis amigos.. me sentí bastante identificado esta vez.

La multitud ecologistas que comen pasto son una moda.. y durarán hasta que la tendencia sean las botas de cuero aborigen..


Saludos y a lo suyo!..
haffner
23/08/2008 a las 21:42
Casciari,permitime decirte que la faena segun ritual judio es la mas humana porque el corte en la yugular es tan exacto q el animal no lo percibe.En los anios 30,un rabino llamado Elchonon Wasserman decia que suena paradojico q en un mundo donde los hombres se cortan la cabeza mutuamente,paises europeos prohiben la shejita-faena segun nuestro ritual- por ser inhumana y permiten la bestialidad de la picana o del martillazo.
Con respecto al chico de 9 anios en Gaza...tendrias que vivir en Medio Oriente para opinar,vivir en una ciudad como Sderot y que te tiren raquetazos todos los dias y que escribas tus blogs en un bunker debajo de la tierra.
Todos queremos la paz,nadie quiere ir con 18 al ejercito,que la maquinaria militar te morfe gran parte del presupuesto pero en la constitucion palestina-art 242-esta escrito que el objetivo final-Hitler,que su nombre sea borrado de la tierra,diria solucion final-es la desaparicion de Israel.Vamos a ir al matadero pacificamente,como en la 2da Guerra Mundial?
Shay
23/08/2008 a las 20:52
La sociedad nos educa y la palabra educación no excluye la palabra manipulación.

Digamos que no es casualidad que un canario me inspire ternura y vulnerabilidad y que Arguiñano me inspire un buen pollo relleno de pasas y arroz acompañado de un vino de la Rioja. Afrutado.
Neuquina
23/08/2008 a las 20:08
Por donde andas Hernan?
Esto de tirar la piedra y rajarse no me gusta na.
Carajo, mierda!
Me haces enojar.
Luis padilla
23/08/2008 a las 18:35
extremadamente duro el relato, crudo y duro
Noe
23/08/2008 a las 16:57
No son muchos los escritores que logran despertar algo en los lectores. Sea asco, tristeza, reflexión, emoción...
Vos lo haces y muy bien. Creo que el verdadero escritor es ese que logra despertar alguna sensación en sus lectores.

Todos los sábados (como es un día tranki) me siento enfrente de la compu del trabajo y es un ritual para mi leer tus textos. Después vuelvo a la realidad...

Gracias por compartir esta vitrud tuya con nosotros.
Me hubiera gustado mucho ir a la presentación del libro, pero estoy un poco lejos (Chubut)

Saludos desde el sur =)
Lourdes
23/08/2008 a las 16:20

No puedo creer que de chicos hayan sido tan poco ecologistas!!!

lo de la comadreja fue demaciado para mi...!

Por lo demas estoy totalmente de acuerdo con el porqué un Tigre de bengala es mas importante que los gorriones que los chicos matan a ondazos...

Saludos Hernan
El bobero
23/08/2008 a las 15:37
Y es dificil contradecir al autor, estoy harto de estar siempre de acuerdo. Esperaba ansioso leer algo medio polemico, al menos para robarte varios visitantes.

Saludos
fraga
23/08/2008 a las 08:25
He saboreado con beneplácito este formidable ensayo. Claro, coincido en todo también tuve una abuelita que así mataba a las gallinas. Y me he estremecido también con el relato de las crías de comadreja en el asador.
Un placer encontrar una mente brillante en la maraña de blogs.

: )
sol
23/08/2008 a las 08:25
acá lo tienen fácil, coman carne de gorila...si se animan a agarrarla, porque como buenos torturadores de animales, sois unos cobardes de mierda.
María Teresa
23/08/2008 a las 02:59
Este tema ecológico me tiene mal.Tuve un altercado con un hijo(adulto mayor), por este tema. Está cansado del perro de su casa, todos quieren al animal y ninguno se ocupa de él. Según mi hijo, "muerto el perro se acabó la rabia" En realidad la discución la tuvimos vía mensaje de texto, de Córdoba a Tierra del Fuego. Anoche no dormí pensando en mi hijo, el perro y sus implicaciones. Uno de los dos tendrá que dejar la casa. Es evidente que la cosa no funciona. Creo que el problema no es el perro.
Naty Alabel
23/08/2008 a las 02:43
Sol, quiero llevarme a China a mi casa! Mi perro se la pasa al lado de la estufa y no hace nada práctico.
Sara Alejandra
23/08/2008 a las 00:20
Pues, yo creo que la cuestión es más bien de respeto. Y de estómago. Los ecologistas nos parecen hipócritas porque defienden unos animales y otros no, pero hemos de reconocer que sería atroz para una economía como la argentina que el mundo reconociera la crueldad de comer animales y se volviera vegetariano.
Lo del respeto va por otro lado. Una vaca "ofrenda su vida" para que yo pueda continuar la mía. Es una mística un poco ingenua, lo admito. Cuando se mata un tigre, o una cucharacha, no hay respeto alguno. Entonces el ecologista no protesta por el sufrimiento del animal, sino porque es un sufrimiento que no tiene fin alguno.
Reconozco también que a veces parece irracional defender un animal y no a otra persona. Podríamos hacer muchas variaciones sobre la transferencia del inconsciente a un animal que "no puede defenderse" (quientes tienen mascotas me entienden, porque pueden describir los estados de ánimo y la personalidad hasta de sus peces dorados) y decir que por eso es más fácil tener mascota que hacer amistades. Pero la verdad es que la humanidad se reconoce por la capacidad de ser tolerantes. El sufrimiento es inherente a este nivel de conciencia. Así que la idea sería no hacer sufrir inutilmente a ningún otro ser vivo.
Como corolario, diré que soy vegetariana desde hace una década, que no mato ni una mosca (literalmente) y que me da cargo de conciencia tomarme el purgante que me manda mi médico...
Aewen
22/08/2008 a las 23:35
Mmm .. No se que ponerte, como te dije la vez pasada estoy haciendo un trabajo practico para la facultad y necesito hablar de tus nenitos coreanos así que tengo que postear para poder verlos. En fin.. tendría que entrevistarlos y preguntarle un par de cosas , pero la verdad que me da un poco de miedo de lo que puedan llegar a decir .
hoy Argentina y Nigeria por la dorada ... espero que ganemos la de oro.

Paso por la puerta trasera para verlos a los nenitos... se puede sacar foto? ...

Caléndula
22/08/2008 a las 22:52
No coincido en varias cosas, igualmente ¿Por qué dicen que el relato es crudísimo si las comadrejas fueron asadas?
Cuando era chica 10 u 11 años acompañaba a mi padre a cazar perdices y liebres que luego servían para comer (salían más baratos los cartuchos de pólvora que comprar pollo en la carnicería) a mi me tocaba terminar de matar aquellas que quedaban un poco vivas luego del disparo.
Quebrarle el cuello era lo más fácil, pisarles la cabeza no era tan efectivo y además me conmovía un poco la mirada del pajarito entre pisada y pisada. Y si quedaba viva y la dejaba escapar mi padre me podría haber asesinado a mi. No era una opción tener compasión por las perdices.

Por lo demás ¿Cuántos años tenían cuando pasó lo de la comadreja?

Saludos
sol
22/08/2008 a las 22:15
para los pelotudos que disfrutan reventando animales: lean esto

http://www.criticadigital.com/index.php?secc=nota&nid=9512

y después hagan lo que se recomienda a los que matan a la mujer y después se suicidan: mátense ustedes primero, forros! Aunque su soberbia seguramente les impedirá reconocer la lección de la perra China. Ella no se morfó al bebé, viste Casciari... igual estaba vestido de blanco y negro... fashion, la perra China...
carla
22/08/2008 a las 21:57
ay por favor que asqueroso!!!!!!!!!!!1
muy bueno jajaja!!!
alberto
22/08/2008 a las 21:38
otro ecologista cheto
Pini
22/08/2008 a las 21:01
Hernán, concuerdo con muchos de los comentarios que leí al azar.
Mirando este texto desde el punto de vista literario, te mereces una felicitación. Cuando lo leí por primera vez, y cuando lo releí (en reiteradas ocaciones), lograste erizarme los pelitos de los brazos, me movilizaste todas esas perversiones inconcientes que tuve desde chica en relación a la muerte, o a matar...
Concuerdo con Pal (com. #292), es una identificación con ese mounstruo interno... Es por eso que vuelvo a felicitarte por describirnos tan reales, y desde un punto de vista frío y objetivo, que cuesta mucho.

Espero que no seas vos quien realmente siente eso, porque se me estaría cayendo un ídolo, hermano...


Un abrazo.


Pini.-
El Contrera
22/08/2008 a las 20:32
Totalmente de acuerdo. Los ecologístas son unos hipocritas. De todos modos yo tengo una gatita y la quiero. Y lloré la muerte de algunos animales. Pero el asado es sabroso. La carne de cordero riquísima. En mis vacaciones en cordoba fui con mi novia a una estancia, donde nos esperaban con un chivito asado, lo gracioso fue que antes de comer mi novia se divertida jugando con un chivo, a los pocos minutos se entero que ibamos a comer posiblemente a uno de sus hermanitos, igual comio (por eso la amo).
Matar sin sentido y haciendo sufrir me parece terrible. Ya sea bicho bolita, humano, cangrejo u oso panda. La tortura me parece terrible, es terrible.
A mi me pone triste la muerte de los seres con que me encariño. Llore la muerte de perritos y gatitos, porque los conocí, pero no lloré la muerte de muchísimos humanos, porque no los conocí.
Me indigna enterarme que hoy 22/08 hace 36 años fusilaron a 19 personas por cuestiones políticas, pero no me indigna que fusilen vacas para comer. Me indigna que estampen gatitos contra una pared. Me indigna que más de 100 personas mueran en un accidente de avión por un descuido capitalista ambicioso, pero no lloré. Por un gatito sí, por muchos humanos no, por muchas vacas no.
QUE SE YO, PARECE QUE SOY UN HIPOCRITA TAMBIEN. ESTOY CONFUNDIDO JAJAJAA

Yil
22/08/2008 a las 19:50
Me olvidé una cosa. Quería decir que si estamos hablando de una historia comúnn, tradiciones, territorio, etc, podemos hablar de PUEBLOS, pero nunca raza
saludos
Neuquina
22/08/2008 a las 19:39
Si este post que es literatura nos hizo poner piel de gallina, como nos pondra esta noticia que es real?
http://www.eldia.com.ar/edis/20080822/tapa3.htm
Yil
22/08/2008 a las 19:37
Más allá del texto, escribo sobre los comentarios que se han hecho sobre el tema "raza". La cuestión es que no existen las razas. Deberíamos primero definir que estamos queriendo unificar con ese término. Si se piensa en similitudes genéticas, pruebas científicas han demostrado que blancos y negros han tenido muchas más similitudes genéticas que gente negra comparada con otra gente negra, por ejemplo. De hecho, el color de la piel es solo un rasgo físico elegido arbitrariamente (como podría haberlo sido un lunar en determinado lugar de la piel, el tamaño de la nariz, la altura, etc) para diferenciar personas, otorgándole una significación más abarcadora que simple característica física, por supuesto. Es un tema complejo de todas maneras. Pero lo cierto es que la palabra raza tiene, además, connotación negativa por lo que ha representado histórica y actualmente. Hernán, le pifiaste con la palabra nomás, pero se que no era tu punto. De todas maneras, me dio ganas de dar mi opinión en pos de poner un granito de arena que ayude a cortar con tanto prejuicio, o al menos a ponerlo en duda.
pal
22/08/2008 a las 19:24
El texto está muy bien, es una provocación... y me parece que es como "crimen y castigo", estrictamente literario aunque humano.
Como comprenderás yo ni le leo el blog a alguien que después de los 18 siga encontrando normal maltratar animales.

Me encanta la perversidad del personaje del relator y como lo cuenta... provoca atracción y repulsión, sobretodo cuando usa la técnica de no dejar distancia entre él y nosotros- esto nos lo cuenta un amigo-... la clásica identificación terrible con el monstruo que todos llevamos dentro.

Opino como Chichita, pero si la tipa hubiera matado al perro de manera menos cruel, quizás la juzgaría menos mal... es que yo como carne y creo que se puede matar una vaca sin maltratarla. O sea la trato como vaca poh!

Ya ves, acepté el desafío de leerte y de pensármelo, y como es un blog, hasta de comentártelo.

PS
No puedo reprimirme una última cosita.
De alguna manera este blog dejó de tener la ida y vuelta que caracteriza a un blog ... después de un texto así... me falta algo... los comentarios se han vuelto sueltos e insulsos, incluyendo los míos, no me gusto más en mi rol de lectora- comentadora... creo que ya no hay diálogo ni con el autor, ni entre los lectores... no sé si esto es una pena o no... a lo mejor eso es justo lo que quieres, lectores que sean eso, lectores y punto.. solo te cuento como siento que este asunto evoluciona porque de alguna manera creo que es parte del contrato no escrito que alguna vez firmé contigo cuando me convertí en tu abitué. Eso.

Ana Chévere
22/08/2008 a las 19:12
Vaya, Hernán, esta vez no he podido evitar imaginarte pensando: "Ya basta de ñoñeces a lo Frank Capra, ¡ahora verán! ¡Descarga de 2000 voltios, Igor!".

Con el relato de la comadreja conseguiste lo que seguramente pretendías: espeluznarme. No te lo reprocho. El arte no siempre debe acariciarnos los oídos.

En cuanto a lo demás, creo que la clave no está en la moral, sino en la empatía. Empatizamos más con quienes se parecen a nosotros. Por eso olvidamos en dos minutos una catástrofe aérea en Canadá pero la de Barajas nos conmociona durante días. Un tigre de Bengala o una comadreja embarazada no es que sean lindos, es que son mamíferos, como nosotros. Chillan, nos miran a los ojos. Por eso nos despiertan diez veces más ternura que una cucaracha. La jerarquía de la que hablabas se basa en eso, en nuestra capacidad para identificarnos con. No hay tanta diferencia entre los que se preocupan por los animales torturados o por los niños desnutridos. Unos y otros lo hacen por la misma razón esencial: "ése que sufre podría ser yo".

Vista así, la empatía puede parecer un sentimiento egoísta. Y qué si lo es. Nos beneficia. No hay nada más peligroso para nuestra especie que un sociópata. Empatía es lo que le falta al niño que martiriza a un compañero por placer y al tipo que tiene el jardín sembrado de cadáveres bajo las petunias.

El dilema empezamos a tenerlo cuando alguien con quien podríamos empatizar demuestra estar de muerte a la parrilla. Ahí te doy la razón. Pero no es que nos dé igual. Precisamente porque nos importa plastificamos las chuletas en los hipermercados: para que parezcan otra cosa, para poder fantasear con que cayeron de un árbol o salieron de una fábrica.

Nos cuesta aceptar que todos tenemos un lado turbio, que somos capaces de hacer sufrir a alguien en beneficio propio. Queremos ser mejores de lo que somos. A mí me parece estupendo. Los incoherentes, los autoengañados y hasta los cursis me caen mil veces mejor que Meana. Cuestión de empatía, supongo. :-)





luis
22/08/2008 a las 18:29
Rusa Roja: Los chicos israelies muertos son tan llorables como los de cualquier otro sitio, pero los culpables de la situacion son unos y no lo otros. Sigo diciendo que no se les debe equiparar
RusaRoja
22/08/2008 a las 17:40
Luis 283
Los palestinos tienen mejor prensa y aqui en este post se trata de vender al mejor postor.
Porque a quien le importan los chicos muertos israelies?
Quiza con chimichurri

Alberto José
22/08/2008 a las 16:27
Los animales nos comemos unos a otros desde que el mundo es mundo. No vengamos ahora a ponernos más papistas que Benendicto...
Sebastián
22/08/2008 a las 16:19
Esta vez tengo que disentir con vos por dos motivos.
1: Una cosa es preocuparse por los animales en peligro de extinción (pandas, ballenas rosas, ese tipo de cosas) y otro muy distinto es la cadena alimenticia. Y te lo dice alguien que cree que a los perros hay que devolverlos a la selva porque es una atrocidad que vivan encerrados en casas de humanos.
2: Está perfecto que haya gente que se preocupe por los animales en peligro de extinción y otra gente que se preocupe por el hambre en áfrica y otra gente que se preocupe por la contaminación ambiental y etc etc.. sino todos nos preocuparíamos por el hambre en áfrica y cuando menos nos demos cuenta el ecosistema se fue al re carajo.
Pero aunque disienta en la idea, la forma es genial, siempre un gusto leerte.
Abrazo desde Rosario
Seba
luis
22/08/2008 a las 16:16
A mi lo unico que me ha molestado es que equipararas a palestinos e israelies
Fabiana
22/08/2008 a las 15:23
¡Qué razón tenés, Hernán! Yo tengo perro y para mí, es mi segundo hijo. Pero no puedo mentirte. Hay animales que me producen aversión y mi sentimiento es horrible: creo que tienen menos derecho a vivir que los animales que me gustan. Es triste. ¿Será falta de conciencia ecológica?
FugaEstaNochePasaLaVoz
22/08/2008 a las 14:47
Totalmente de acuerdo con #284
Fer
22/08/2008 a las 14:15
Me encanta como los giles repudian el final, no entienden que estás en la fase donde te empezás a cagar de risa de los lectores. Por las dudas no te compres un rifle de aire comprimido y les disparés como Diego.
Me pareció óptimo.
Latana
22/08/2008 a las 09:34
¡Pucha! Recuerdo estar yendo con el que entonces era mi marido caminando hacia la playa y ver a un costado una comadreja atropellada a la cual algo se le movía en el vientre. Cuando llegábamos, la "conciencia" de este hombre pudo más y se volvió para abrir al animal y ver de salvar a la cría. Algunos años más tarde se rajó a la mierda con su secretaria, se pasó mal de merca, se tomó hasta el último peso que nos quedaba y desapareció un buen tiempo sin preocuparse por si nuestra hija casi nonata y los otros dos críos, de tres y un año y medio, comían, respiraban o vivían.
Bicho raro el ser humano ¿no?
EdMcVain
22/08/2008 a las 07:16
Estoy de acuerdo con el # 269: el problema de quienes dicen ser primeros y cosas así, es definitivamente sexual. Creo son un evidente caso de estreñimiento... sexual. Vamos, que no follan bastante y hacer el PRIII! es lo más próximo que estan los pobres de tener un orgasmo. Na, a joder que la vida son cuatro días!!!
Y además, seguro que habría menos fundamentalistas...
Agustin83
22/08/2008 a las 05:18
una sola vez tuve la mala suerte de matar un ave... era chico y estaba jugando con mi rifle de aire comprimido, a lo lejos en una rama había una paloma... podes creer que le apunte derecho, sabiendo que no le iba a pegar, por que la mira estaba desviada y el cañón vencido.. pero tuve la mala leche de que todo eso contrarresto el efecto del viento y la distancia... cayo seca la muy hija de put4... y me hizo sentir un terrible sorete...
Gilda Racing
22/08/2008 a las 05:16
Gonzalo, vos decís: "acaso los vegetales no son seres vivos?", a lo que te contesto: son seres vivos pero no tienen sistema nervioso, no sienten dolor, no sufren. Por eso hay una notable diferencia entre comer vegetales y comer animales. Yo soy vegetariana porque es mi elección, pero no critico a los que comen carne que, por supuesto, son la mayoría, ya que es la forma que eligen para alimentarse (aunque no es necesario comer cadáveres para sobrevivir), pero sí critico a los que utilizan a los animales para abrigarse o para divertirse siendo crueles con ellos (por ejemplo las corridas de toros), me parecen atrocidades sin sentido.
Hernán, siempre disfruto lo que escribís, pero esta vez el relato resultó muy cruel.
Naty Alabel
22/08/2008 a las 04:38
La culpa de todo esto la tiene Marley, que desde que comió cucarachas en la tele nos andamos cuestionando estas cosas.
  mafaldita
22/08/2008 a las 04:34
pregunta: y si los dinosaurios carnivoros onda t-rex todavia existieran pero estuvieran a punto de desaparecer...tambien serian especies protegidas?????
no lo credo....
hablemosmaldeloshombres.blogspot.com
22/08/2008 a las 04:09
sos un hombre sensible!
cristian de mardel
22/08/2008 a las 03:25
Que salga una discucion asi mas que para ponerse reflexivo esta bueno para hacerse fanatico y tomar partido, pero a veces tambien esta bueno sentarse en la vereda para ver como la gente discute. Ahora no me salio ni el costado femenino progre ni el machista devorador de vacio y chinchulines. Como lector y mas que cualquier cosa hincha (salvo futbol) de Orsai y Mirta te digo que hubo mejores, en los que me cague de risa o casi se me caen las lagrimas, este no es tan bueno. Tampoco es malo. Estoy siendo tibio. Lo mejor esta vez fue la discucion.
Igual creo que si la idea es ser efectista, hablas de un cura pedofilo, del campo, de Bush o de Peron (este estaria bueno para que se saquen los ojos pero deja un poco colgados a los de alla).
Saludos groso.
 Felix
22/08/2008 a las 02:55
Esto de leer reflexiones ecológicas despues de comer un asado me hace sentir un poco de culpa...para colmo chivito!!
Martin
22/08/2008 a las 02:46
Si hay algo que adoro de los textos de Casciari, es que son una especie de montaña rusa emocional... y este es un perfecto ejemplo de ello.
omar
22/08/2008 a las 02:42
Hola, muy cuerto y crudo, excelente.
siempre que leo tu blog me pregunto porqué hay gente que dice eso de pri... o segundo o no sé qué más.
debe de ser la impotencia sexual que los agobia y de esa forma quieren decir que "sí pueden".
La perfecta
22/08/2008 a las 02:06
hijodeputa!

¿como hago para escribir como tú cuando sea grande?

...y para ser igual de cruel/sensible/directa/graciosa??

...y para dejar de ser tan groupie???

(tantas preguntas)
cokó
22/08/2008 a las 02:04
Alguien cree en la reencarnación?... para muchos indues los insectos, animales, bichos y demases pueden ser almas encarnadas... Nada de andar matando mosquitos inquisidores!!!... Soy una defensora de todo ser vivo, incluyendo las plantas, por supuesto.... pero no puedo evitar aplastar al mosquito que sumba en mis oidos y clava su aguijon sin piedad sobre mi piel!!!!!!!!!!!!!... en fin...
buen tema Hernan, muy polémico...
Me adhiero a Peluche: "Hipócritas e indolentes!!! Inclúyome"
SIL
22/08/2008 a las 02:04
Vuelvo a comentar sólo para decirte que al leer (por encima, confieso, ya que muchos comentarios son de gente que quiere congraciarse contando sus atrocidades) los comentarios veo que, a diferencia de las otras ocasiones, esta vez has tocado un lado muy sensible y quizas hayas perdido algunos lectores.

Como ya comenté antes este post no me gustó. Lo que has querido decir, el mensaje, lo capté y me ha parecido bueno, pero las historias y anécdotas que usaste para ajemplificar, me han dado tanto asco (más allá de su veracidad) que ha empañado el resto.

Lo peor es leer a quienes para sentirse "tus amigos", cuentan historias macabras y que la verdad, no me entran en la cabeza.
Yo no soy una santa, pero jamás le haría daño a un animal si éste no me ataca.

Siempre me molestó que se dijera que los animales matan, y que por eso nosotros también podemos hacerlo. Eso es mentira. Los animales matan, si, pero lo hacen con un motivo: la supervivencia. Los animales no matan por placer, por ver sufrir a otro animal. Por eso siempre detesté las corridas de toros, ya que el torero, está allí voluntariamente, él se pone ante el toro. En cambio, el comer animales no me parece mal, ya que eso implica supervivencia. Lo que en todo caso no me parece justo es que nosotros tenemos elementos para cazar contra lo que los animales no tienen escapatorio, o sea, la pelea no es justa.

Yo no voy a dejar de leer tus historias porque a veces escribis cosas muy buenas y no quiero privarme de eso. Lo único que te pediría es que la próxima vez pongas al comienzo una advertencia, para que aquellos que somos más sensibles ante estas cosas, decidamos a conciencia.
Eli
22/08/2008 a las 00:49

Hola! Entré en orsai.es porque me lo recomendó mi hijo (tiene 25 años). Me lo dijo hace mucho... hoy insistió y aquí estoy. Perdí la cuenta del tiempo, leyendo. Me encanta. Soy uruguaya y hace diez años que vivo en España. Un saludo. Eli
E
22/08/2008 a las 00:29
Nada...yo no mato nada. Si me duele la muerte o el sufrimiento silente de todo ser vivo.
Pero sí como (a veces) carne. Hipócrita, mea culpa.
De todas maneras a algunos nos preocupa, Y NOS DUELE, el dolor de las cosas que no chillan, de lo que no tiene pelo, de lo que pasa hambre.
La contribución? Reconocerlo. Poco pero a mi me ayuda.
Muy buen relato, hasta ahora, el que más me llega.
Ah, NO SOY ECOLOGISTA.
PELUCHE
21/08/2008 a las 23:08
Hipócritas e indolentes!!! Inclúyome.
sol
21/08/2008 a las 22:23
Sí, puede ser porque soy una protectora, pero la gente que se toma a mofa a los que nos preocupamos de otros seres que no seamos Nosotros, los Magníficos e Insuperables Humanos, me da mucho, pero mucho por el forro de las pelotas. Y muchos de tus lectores me van a tomar por boluda por llevarte la contra, aplaudiéndoles las gracias a los que despanzurraban bichos cuando eran chicos. Pues bien, esos despanzurradores me daban asco ya de nena, y ahora, mucho más. Y si quieren ríanse de los que podemos sentir compasión por algo que no sea un nenito regordete, un bello ejemplar de Magnífico ser Humano, tan gracioso, tan igualito a sus adultos, esos seres superiores.

Casciari, ojalá te reencarnes en hormiga y te toque un departamento en un campo de fútbol. Después sentate y ponete a escribir...
Paula
21/08/2008 a las 22:21
No es por lo de bonitos, es porque están en peligro de extinción, y los perros y los gatos porque ya no se concibe su existencia sin el hombre (son más "humanos" que los otros). No entiendo de ninguna de las maneras que los niños hagan esas salvajadas, a mi nunca se me ocurrió. Supongo que lograste lo que querías, el post con más comentarios de todos. Enhorabuena por eso.
Vadim
21/08/2008 a las 22:09
Yo de pequeño me iba de casería al campo con mi rifle y acabar con todo vicho que se me pusiera en frente, aveces solía comerlos, o alimentar al gato, me era divertido. Eso si, si no hacia algo útil con los cadáveres mi vieja me regañaba. Despues solo me quedaron recuerdos y un rifle por allí a rumbado! acabar con ardillas en los árboles era como tener la ultima rebanada de el pastel con la cereza!
Ahora que lo pienso, no me arrepiento, por suerte nunca me tope con un ecologista a la moda y así evitar dolores de cabeza.

Como me entretienes! loco Hernan... Saludos.
Anabel
21/08/2008 a las 22:03
No es un texto que se deba leer a la hora de la comida verdad?. Tengo una bola de hamburguesa hace diez minutos en la boca y no puedo tragarla.

Saludos, (voy por coca cola para pasar la carne picada de vaca muerta que me estoy comiendo).
FugaEstaNochePasaLaVoz
21/08/2008 a las 22:03
Estimado #256:

Lamento profundamente haber herido tu "sensibilidad", pero como veras, los seres humanos me importan tres carajos, ahora, si vos me decis que herí la susceptibilidad de cualquier animal que pisa nuestra tierra, ahi ya es otro cantar, inmediatamente me retracto y me entro a flagelar escuchando los hits de Nicole Neumann para subsanar mi falta ecológica...

Con respecto a lo de las "actividades deportivas", no entiendo la correción, el toro no hace deporte cuando trata de embestir al torero? la riña de gallos es acaso menos deporte que el boxeo? tiene que participar activamente un ser humano para que sea considerado deporte? acaso los animales no pueden hacer deportes? ahora encima de aniquilarlos a los animales, los discriminás?
Neuquina
21/08/2008 a las 21:44
Una pregunta
Los que se espantan o enojan, es porque no entienden que esto es literatura o porque ven en el texto reflejadas sus propias miserias?
Rufus
21/08/2008 a las 21:43
#249 FugaEstaNochePasaLaVoz:

Ignorando olímpicamente tu decálogo absurdo, "supuestamente" humorístico cuando casi todos los puntos pueden herir sensibilidades.
Vi un reportaje sobre experimentos con animales y es estremecedor (aunque a ti te de la risotada).

Pero lo que quería comentar es el punto cinco.

5.- Las actividades deportivas donde sufran animales (riña de gallos, corrida de toros, etc) asi como los espectáculos donde los animales esten recluídos (circos, zoológicos, etc) salvajada mayúscula

Eso si que estuvo gracioso, llamar "ACTIVIDADES DEPORTIVAS" a la pelea de gallos y a la corrida de toros.
Eso ya no es cinismo ni resaca cervecera, es un aborto de chiste, cagado por culpa de un laxante caducado.


#255 Dani:
Tus formas te descalifican para la siguiente ronda.


Dani
21/08/2008 a las 21:19
qué decepción tío, qué gratuito... estoy yan cabreado que no me salen las palabras.
Vete a la mierda, y si no sabes de qué escribir no escribas joder, pero no vengas a tocar los cojones con provocaciones infantiles.
Neuquina
21/08/2008 a las 21:17
Con respecto al final que vos mismo describis como "uno de los mejores recuerdos visuales más intensos de mi vida" es genial, pudiste describir todas esas imágenes, tan fuertes, tan intensas.
Y llenarnos de mil sensaciones. Me encantó.
Gol de Media Cancha
21/08/2008 a las 21:16
Que es peor.....que muera 1 comadreja y sus crías....o que haya taaantaaa gente estupida en el mundo???


Les dejo la reflexion....
Chukita
21/08/2008 a las 21:14
y si.. dicen que los animales tienen diferentes niveles de sensibilidad .. por ejemplo que los peces tienen muy poca por eso lo vegetarianos comen peces .. pero no otras carnes...¿? tambien lei por ahi que los peces tienen 3 segundos de memoria por lo que no sufren al estar encerrados... cosa que si les pasa a otros animales.
Qusió.. la cuestión es que es el post mas asqueroso que lei desde que sigo orsai, pero asi y todo me hizo reflexionar mucho.
. Mariano
21/08/2008 a las 20:46
Me puso mal leer el final de las comadrejas. Tal vez sea ficción, tal vez no, pero de solo pensar en esa imagen y en la del gatito recien nacido me puse mal.

Aún asi reconozco que de chico ponia brasas en los hormigueros lo más divertido. No soy ecologista militante, pero se ve que mi psiquis funciona como lo describiste en el relato.
Neuquina
21/08/2008 a las 20:43
#245 mariodom:
Noooooooo, que mal, me hiciste acordar que con mi hermano le tirabamos las colillas encendidas a los sapos y nos divertiamos viendo como se quemaban hasta el higado!
Y yo que pense que nunca fui cruel con los bichos.
FugaEstaNochePasaLaVoz
21/08/2008 a las 20:40

Decálogo ecologista:

1.- Consumir carne de cualquier animal es una salvajada y punto.
2.- Consumir subproductos animales (pieles, cuero, lana, gamuza, huevos, lacteos, miel, grasas animales, etc.) tambien es una salvajada.
3.- La tala de arboles (como proceso de obtención de celulosa, corcho, latex, taninos, goma arábiga, etc), salvajada total.
4.- El uso de herbicidas y las fumigaciones, de cualquier tipo y para cualquier fin, herejía ambiental.
5.- Las actividades deportivas donde sufran animales (riña de gallos, corrida de toros, etc) asi como los espectáculos donde los animales esten recluídos (circos, zoológicos, etc) salvajada mayúscula. Queda exceptuado el cirque du Soleil, que es muy progre y multicultural.
6.- la introducción de modificaciones genéticas de cualquier tipo en productos vegetales, salvajada digna del Dr. Frankestein.
7.- Las pruebas en animales (aun cuando sea con fines cientificos) salvajada con tintes de sadismo. en caso de ser pruebas con fines cosméticos, ultraje ecológico.
8.- La utilización de productos farmacológicos que utilicen cualquier componente animal (hormonas animales en pildoras anticonceptivas, cartílago de tiburón en antireumáticos, etc), inconcebible salvajada.
9.- La utilización de animales como fuerza motora, medio de transporte asi como tambien la domesticación de animales en vias de extinción, barbarismo ecológico.
10.- El uso de hidrocarburos, sus derivados, subproductos, gases y el uso en general de cualquier energía que no sea renovable, holocausto ambiental.

Publíquese únicamente en papel reciclado.

Neuquina
21/08/2008 a las 20:37
Muchas imágenes, y muchos recuerdos tambien.

Soy neuquina pero pase muchos veranos en un pueblo mendocino, y alli vi a mis abuelos y parientes matar unos cuantos bichos, y despues los comíamos sin culpa. Hasta mi abuela que nunca mato ni una mosca y era casi vegetariana mato con el sistema "matraca" a un gallo que se atrevio a picarme cuando yo tenia como 6 años.

Mi opinión, cada uno sobrevive como quiere o puede, come lo que quiere o puede, elige salvar a quien quiere o puede y Hernan escribe lo que quiere o puede.

Besos
Gol de Media Cancha
21/08/2008 a las 20:15
#197 agrippa:

Vos viste a un Panda sonreir??? No habrás visto a Kung Fu Panda??? jaajjaaja!


Salute Again!
Gol de Media Cancha
21/08/2008 a las 20:02
Me parece que hay mucha gente (sobre todo la que tiene alma ecologista) que no entendió el mensaje de este relato....Yo creo que Casciari puso como ejemplo lo de los Animales como se le pudo haber ocurrido otro.....pero yo pienso que lo que quiso hacer ver es la HIPOCRESIA en la que se vive hoy en día....

Yo no sé si hay gente que no sabe ver leer entre lineas......o simplemente no quiere ver la realidad....

Coincido con Ricardo (#80)....Casciari Capo Total !!!

Salute!
vasya_gny
21/08/2008 a las 19:31
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,42011
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,41989
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,41995
vasya_gny
21/08/2008 a las 19:31
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,42011
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,41989
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,41995
vasya_gny
21/08/2008 a las 19:31
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,42011
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,41989
http://www.bloglines.com/forums/read.php?18,41995
mariodom
21/08/2008 a las 19:31
Que hdp... pero tampoco puedo tirar la primer piedra, quien no le ha convidado una pitada a un sapo?
 Interior
21/08/2008 a las 19:14
Yo van a aparecer los arboles carnívoros, y ahí si que se va armar la gran hecatombe.
 Usuario Anónimo
21/08/2008 a las 18:38
la raza humana es una sola, conformada por varias etnias. Mil disculpas por no poder con mi genio,genio.
Mariano
21/08/2008 a las 16:56
Gordo las palometas no se comen, se las mata dejandolas afuera del agua por que se comen a los peces. Muy buena pagina, un abrazo desde Parana Entre Rios.
DudaDesnuda
21/08/2008 a las 16:53
Hernán, tengo una hija de 20 años y es VEGANA. No come, ni usa nada que esté relacionado con la matanza o explotación de animales. Lo hace en silencio. No le tira pintura a las señoras que usan tapado de piel pero las desprecia. Algunas veces la admiro. Ella no lo sabe, claro.
Los VEGANOS están creciendo. Cuidado con esa gente pueden cambiar una parte de este mundo de mierda y quizá antes de comer cadáveres optemos por dejarlos vivir.

Besos VEGANOS
Sara
21/08/2008 a las 15:52
La sociedad es, en la mayor parte de sus actitudes, hipócrita.

Al menos has encontrado una forma poética de denunciarlo.

Un saludo.
Rufus
21/08/2008 a las 15:45
Soy un fan de este blog (y de Espoiler). Disfruto de su lectura y esta es la primera vez que escribo un comentario (creo recordar).
A parte de las impactantes historias de la comadreja embarazada y la del perro mata pollos, crudas y inquietantes, el resto del post no me ha gustado nada.
Por primera vez me pasa en Orsai. Supongo que me gusta tu talento para hacer historia pero no tu ideología existencial.
Me ha parecido pura demagogia para ridiculizar a los ecologistas con la típica pose de los cínicos relativistas amantes del buen comer.
Yo me hice vegetariano hace muchos años, ya he hablado de estos temas muchas veces y me da pereza. Alguna vez me han tachado estúpidamente de fanático. No es cierto, cada uno que haga lo que quiera pero a la hora de justificarse que no me cuente gilipolleces (con perdón).
Creo que es una cuestión de sensibilidad, a unos les resbala y a otros les ofende. Pasa como todo en la vida.
Yo no quiero convencer a nadie de nada pero el mensaje latente de este escrito me ha parecido un poco cínico.
Eso si, envuelto con el talento natural del autor.
Alejandro
21/08/2008 a las 14:57
Hernán, hola. A diferencia de lo que estuve leyendo (leí hasta el 50, después me aburrí) a mí me gustó mucho lo de las comadrejas, me pareció bien tuyó y todo eso; el resto del artículo me pareció una bosta, burdo y efectista, como dice uno por ahí arriba. Yendo a un solo punto: judíos y musulmanes ecologistas? eso lo inventaste vos. la religión sólo justifica las prescripciones religiosas porque Dios lo dice, no porque el ánimal no tiene que sufrir. a lo mejor hablaste con algún judío que te dijo eso: no le creas, es solo la forma moderna de justificar un arcaísmo. eso sin hablar de que pensás que judío es sinónimo de israelí y musulmán es sinónimo de palestino (no lo es, habemos judíos y musulmanes en argentina, por ejemplo, que vivimos acá generaciones antes de que se creen israel o palestina), y que pensás que el eje de la prescripción alimenticia religiosa es el respeto por lo animales (no lo es: lo central es que hay una lista de animales que se pueden comer y otra que no, y es arbitraria por definición), y que pensás que todos los judíos y todos los musulmanes son religiosos (yo soy judío y como la misma carne que vos y me cago en la religión). todo eso sin hablar de que usas la palabra raza, que no creo tener que decir por qué me parece que queda feo (sí, sí, es una palabra, pero no me digas que crees que las palabras son inocentes porque no te creo) y que te parece sano decir ligeramente que "asesinan diariamente a chicos de nueve años" - ¿confiás mucho en la prensa española o sos fan de crónica TV? además, ¿los judíos, los musulmanes, asesinan a niños? (siento como una vibración en el tímpano... sí, es como un eco... es... es... ¡es el eco de prejuicios medievales! ¡guau!. no, posta, ahora en serio, ¡ponete las pilas! son ejércitos los que asesinan, no judíos o musulmanes, o si querés guerrillas, o si querés, algún epíteto violento y desagradable, pero no se identifican en una religión para la guerra, sino en una nación. es una de las mierdas que vende la prensa y la opinión pública española: que los israelíes matan en nombre de dios. haceme el favor! pienso en la canción de ska-p: "muertos, muertos, en nombre de quién, muertos, muertos, de jahvé").
escribo todo esto sin ánimo de confrontar personalmente con vos (es decir, no te acuso de nada más que de lo que ya escribí) y me valgo de aclarar que te leo desde principio de año, cuando me fue presentado como lectura obligatoria tu libro "españa perdiste", que si hasta ahora no postié demasiado fue porque todo me venía gustando y para alabanzas ya tenés un montón de posts, y si ahora posteo es porque me parece jodida la desinformación.
saludos
alejandro
ElTeta
21/08/2008 a las 14:52
Acromofilia.
Desde que leí el coso que estoy pensando en que la nueva tendencia ecologista merece un nombre.

RAE me debés una.
Juan Pablo Peralta
21/08/2008 a las 14:45
Me parece un excelente blog, felicitaciones, Juan Pablo Peralta
www.portaldelperiodista.blogspot.com
Javier
21/08/2008 a las 14:13
Innecesario el final, creo que se carga el relato que habia sido muy claro y perfecto. Pero es un texto que hace reflexionar.

A mi personalmente no me gustan las corridas de toros y no me gusta que los niños de africa pasen hambre, pero creo que no tiene nada que ver una cosa con la otra. En todo caso, si suprimes el hambre en africa no se acabaran las corridas de toro como consecuencia de ello, ¿ no? el exterminio de ambas son luchas disjuntas y cada quien es libre de aportar a una, a otra, o ambas.
XavMP
21/08/2008 a las 14:07
Merde, acabo de matar una hormiga y de comer una galletita con algo que se llama "estracto de jugo vacuno".

Me siento un comefetos de comadreja mas.
Morena
21/08/2008 a las 13:43
Muy fuerte, y muy real.

No existe el ecologista de pura sangre. No son más que imitadores de gente buena y concienzada. Todos, en mayor o menor medida, sentimos desprecio por el medio ambiente. Es la omnipotencia propia del ser humano ...

Por cierto, muy bueno, Hernán. Como siempre ... sublime
Eloy
21/08/2008 a las 12:50
Uuuuufff!.....indigesto; mental y estomacalmente.
No por ello menos cierto...uuuufff...
Comeré lechuga toda la semana.

Saludos
ro
21/08/2008 a las 11:52
Joder qué éxito!
Aclararte que odio los libros de autoayuda, y aunque soy una lectora compulsiva tengo otros gustos. Tapiocaboy no ha dado ni una. Se ve que transmito una imagen que no se corresponde con lo real
LAU
21/08/2008 a las 09:41
Qué hartón de reír #185 tapioca boy, me encantó la descripción: apuesto a que es de esas que lee a Cohelo
sergio
21/08/2008 a las 09:11
primero que nada y con todo el respeto que te mereces quiero decirte que sos un flor de hijo de puta. o eras, yo quisiera saber que harias ahora si la nina hace algo por el estilo con la comadreja o el gatito. no hay mucha diferencia entre eso y el asunto del subte en espana y el argentino. tenes razon que hay mucha hipocresia en estos temas y que aparentemente tenes razon que hay una lista de precios para cada especimen y color, pero la diferencia esta en el motivo del crimen , mataste para comer: hacelo de la forma mas humana posible, o quedate sordo y entonces no hay animal que no vaya a parar a la plancha. o si mataste por el simple hecho de satisfacer a algun tipo de genetica menguelista o por el simple hecho de que sos mas fuerte o imperialista o como diria froid algo tendra que ver con el sexo y vos buscas algun tipo de orgasmo que aparentemente es la unica forma que te dura mas tiempo de el tiempo que estornudas.
ya que estas tengo un menu para vos y de paso nos haces varios favores a la humanidad: "marche un nazi con papas " .
Depende
21/08/2008 a las 07:59
Romper un hormiguero, hervir dos murciélagos, bajar un nido, torturar una ranita. Dispararle a una liebre y destrozarle una pata, y pisarla con el auto porque nadie la quiere rematar, cazar caranchos y cotorras. Y después de cada cosa, siempre, preguntarse inmediatamente por qué lo hiciste.

Si fuiste chico y fuiste al campo... cosas que pasan, diría Larralde.

Eugenia
21/08/2008 a las 07:51
en mi casa matamos bichos de todos los colores, como la hermana de tu amiguita, pero hasta ahora, nunca me había sentido culpable.
maldito escritor.
EL RUSO del Solbaid
21/08/2008 a las 07:33
#188 grac:
no tengo tres hamsters.¿serà lo mismo con un conejo y dos canarios?
jota
21/08/2008 a las 07:15
Buenísimo el final!!!! :)
 argenta
21/08/2008 a las 06:08
Me acuerdo de un programa de tele en el que un participante que tenía que completar una frase en un tablero perdió, luego de más de 10 minutos de devanarse los sesos, porque se daba cuenta que podía ir NIÑO, pero claro... le faltaba un casillero y no le cerraban las cuentas.
Yo sé que esto no tiene nada que ver con el post, pero no puedo evitarlo. Igual a esta altura vale el desvío.
Tengo una pregunta existencial: porqué los portenios (muchos de ellos, casi todos) no pronuncian (ahora compruebo una vez más que tampoco escriben) la Ñ????????
Porqué ninios y no niñossssssss???
Y junto a eso la rareza de que a las eÑes las transforman en Enies???? Porqué es EugeÑa la que se levanta a la maNIana? Porqué???? Soy la única imbécil a la que estas cosas le generan curiosidad? Es posible.
-María del comentario 208, va con onda-
Animal
21/08/2008 a las 06:00
No sé, Hernán, ya me estoy comenzando a marear... Algo tiene tu post para que tipejos despreciables como el del comentario 188 sientan que estás de su lado. Tanto cínico identificado con vos es un síntoma.
A veces creo que jugás peligrosamente con tu arrogancia. Vos, tan padre, tan sensiblero en lanzamientos de libros, jugás a estar por encima de los sentimientos de otros y a pontificar con mal disimulada superioridad. Y como uno bien lo aprende en un país violento como el mío, siempre hay uno más hijueputa que el que está de turno jugando a cagarse en los demás.
Lupe
21/08/2008 a las 05:39
Que hdp tu y tus amiguitos
Hipocritas, somos unos hipocritas
Libe
21/08/2008 a las 05:32
ups! se me fué el dedo... al final ...¿ la ansiedad también será un gen ? cuak
EL RUSO del Solbaid
21/08/2008 a las 05:31
Conociendo la naturaleza asesina del negro Meana podrìa asegurar que el relato es 100% real...
Libe
21/08/2008 a las 05:28
¿ O qué será?
Libe
21/08/2008 a las 05:25
¿ Será un gen lo que hace que el cebrero capte el sarcasmo, el humor con doble sentido, el chiste sin sentido...?
agrippa
21/08/2008 a las 04:33
Fernando, sin intencion en debatir, te sugiero que revises tus creencias.

Da la impresion de que pensas que ser judio es tener determinada religion. Se puede ser judio y cagarse en dios. Y no importa lo que defina la rae por "judio" (y mucho menos lo que digan los ortodoxos).

Con respecto a las razas, no esta claro si existen diferentes razas entre los seres humanos, es discutible, depende de que se entienda por "raza". Muy posiblemente un biologo considere que blancos y negros no son razas diferentes.
Soneus
21/08/2008 a las 03:51
Ahora mientras leo los demás comentarios creo que en aquella época hubiera comentado como #162
Soneus
21/08/2008 a las 03:42
Me hiciste acordar de algo que pasó cuando era chico y católico. Mis amigos querían quemar el cuerpo de un gato que estaba tirado en un baldío. Como en esa época tenía muy metida en el bocho la influencia de la sotana me fui llorando a casa pensando que el pobre gato no podría descanzar en paz. Mi viejo me dijo que era un boludo, mi vieja en cambio me mandó a rezar un padre nuestro por el alma del gato. Yo recé dos, uno por el gato y otro para tener de back up. Igual hace como 15 años que se me terminó la provisión.
Fernando
21/08/2008 a las 03:37
Estimado Hernan

Llevar los ejemplos al extremo refuerza el efecto cómico, pero no el explicativo. Entiendo que en busca del efecto comicidad renuncies a la rigurosidad y lo acepto, a mi también me divierte y la función del blog es otra.

Pero quiero aclarar algo. Musulman o judío son diferentes religiones, no razas. Blanco y negro sí son dos razas diferentes. Palestinos e israelies, en cambio, son dos nacionalidades. Mezclar todo en una ensalada no es correcto.

De hecho, musulmanes y judíos son de la misma raza (semitas) aunque de diversas religiones. No es su raza la que los lleva a matarse (en ese caso sería algo genético, instintivo y sin responsables) es la cuestión religiosa asociada a la politíca.

No es una diferencia menor. Mohamed Ali, Malcom X y Bin Laden son los 3 musulmanes y también hay judios etiopes y suecos..

Asociar religiones con patrones genéticos han llevado a los peores delitos de la historia (imposible no verlos ni aun arriba desde un avion).

Supernada
21/08/2008 a las 03:06
Dios, buen relato, crudisimo como ya dijeron mas arriba, lo comparo con esas peliculas en donde el asesino serial es la estrella de la peli.

Cuando chico yo era uno de esos pibitos que antes de cada campamento preparaba cuidadosamente la gomera y salia a "cazar", mi viejo me decia que estaba mal pero para mi era divertido hasta que un dia despues de mucho entendi. Debe ser por eso que decidi no comer carne nunca mas.

Espero hernan que no andes contando con orgullo la ultima parte del relato.
Hitos
21/08/2008 a las 02:47
Eres un artista de la palabra capaz de tocar cualquier tema, por muy complicado que sea, con valor y de frente. O lo mismo eres un insensato que te atreves con todo... quien sabe. El caso es que eres capaz de escribir claramente lo que pensamos muchos pero no nos atrevemos a decir.

Ahora tenemos miles de campañas para que no se abandonen los perros durante las vacaciones y nadie dice casi nada de los viejos que pasan sus primeros días en el asilo exactamente por eso , por las vacaciones. Y que luego volverán.

Dejo el tema, que me voy por otras ramas. Antes de darle al "enviar comentario" decir que me parece muy fuerte que te pidan que la borres de tu correo por contar que te comistes los bichos esos.

En mi cultura se dice eso de "Bicho que corre, nada o vuela... a la cazuela" incluso hasta los que corren poquito. Hacemos fiesta cuando llegan las primeras lluvias y nos vamos al campo a recoger caracoles; luego los lavamos y los lavamos y los lavamos hasta que dejan de echar babas y a la cazuela con una buena salsita de tomate.
Arguiñano
21/08/2008 a las 02:19
Si tus chistes fuesen tan buenos como los mios y fueras tan guapo como yo, te aseguro que a la 162 se le acartonaba la medibacha mientras le cocinabas las comadrejas. Saludos de parte del vasquito.
Celeste
21/08/2008 a las 02:16
Maria (la de arriba) que lindo escribis!
María
21/08/2008 a las 01:21
La semana pasada estuvimos todos (pero todos todos: los 3 ninios y sus respectivos madre de dos yo, padre de uno Gastón, ensamblados en el campo, ámbito ideal para una vida sencilla y ninios
salvajes.
Por favor, cómo estaban con la idea fija: locos con la muerte, el morbo de la matanza de ciertos animales. ¿Los excitaba?¿Curiosidad?, será.
O es el instinto primero, esa parte insenzata no domesticable que fluye por debajo a determinada edad, que desborda en la infancia, en los niños cuando son libres y están piel a piel con la naturaleza.
Empezaron con un peludo. Mamá: ¿Sabés cómo se mata un peludo? Vimos todo, Javo le dió un mazaso en la cabeza porque con el pie no podía, había que matarlo porque se comen a los pollitos del gallinero. Una descripcón meticulosa, el paso a paso y quit de la cuestión. Después vinieron con detalles de cómo se carnea un corderito y la cena: las costillitas están saladas mamá, son riquísimas, decían entusiasmados. Por último un chancho, de 250 kilos. ¿Sabés lo que es un chancho de 250 kilos, mamá? Javo, ¿Por qué gritaba el chancho? ¿Por qué le ataron el ocico? Se dice oznar, los chanchos no gritan. El chancho oznaba, aclaró Javo. ¿Y por qué le erró Jorge al corazón de chancho? ¿Por qué le salía chorros de sangre por la panza? ¿Qué es hacerle una traqueotomía al chancho? Mamá, la sangre salía a chorros y caía a una cacerola de diéz litros! ¿Cuántas morcillas salen de diéz litros de sangre de chancho? La cabeza del chancho colgada debajo del chapón del granero. Y le ponen orejas a la morcilla, acotaban. ¿Y las tripas? ¿Viste las tripas alguna vez? ¿Las tripas del chancho? Preguntaban. Se tapaban los ojos pero dejaban los deditos separados. Ver pero no ver y ver. Más: queremos ver el ojo, pidieron. Javo bajó la cabeza y les mostró. Con un palo investigaban el ojo del chancho. Y cómo gritaba el chancho, decían los tres. Ozanaba, aclaraba Javo.
Creo que este último, el tremendo chancho, los dejó más que satisfechos. No van a comer salame, ni chorizo, ni jamón por un buen tiempo. El cuestionario y los detalles del episodio continuó durante dos días.
Yo no asistí a ningún evento. Tampoco impedí que fueran. No como carnes. Entiendo que en el campo suceden esas cosas, en la carnicería también. Yo no sacaba los ojos de la cierra del carnicero cuando acompañaba a a mi abuela a hacer las compras a la feria de Banfield. Siento el mismo escalofrío. Y es común en este mundo la contradicción. (la secuencia de tu relato es genial)
En el campo yo me dediqué a la nada: mates, libro de Onetti (el pozo y los adioses que leo y releo), mucho gin, tónica y limón. Le dimos fijo al gin, era lo único a mano que teníamos. Un buen Beefeater. Todo lo demás teníamos que ir a comprarlo y hacer 45 kilómetros de ripio nos parecía demasiado. Así es allá.
Nuestro amigo Javo vive en Esteban Deluca, ahí mismito, al lado de la estación de tren abandonada, que Frondizi borró del mapa cuando trajo a la Mercedes Benz. En medio del campo un pueblo perdido, 5 casitas y un club, para las fiestas de la escuelita de 20 alumnos con direct t.v.; el bar, de Doña Gregoria y su loro, Corbata el perro, cartel: prohibido entrar con cuchillos (frase que los párvulos supieron leer de corrido y avispó tema del chancho y peludo), y un poster de Florencia Canale que dice: acá somos todos de boca. Doña Gregoria tiene lo justo y necesario, para el apurón.
Cerca, hay otro pueblo perdido de 200 habitantes. Se llama Curarú, tiene antigua estación fantasma también, y plaza. 14 kilómetros más tierra adentro.
De los pueblos, el más completo es Juan José Paso, a 25km de la esfumada Deluca, y a 45 km está Pehuajó.
Mierda que es grande la Argentina. Tenemos un país grande, suficiente y hermoso.
Volviendo a los niños, libres en el campo: salvajes.
Al galope, trote, saltiqueo, galope, paso; viento y tierra. Ida vuelta de la cama al jogging, al monte, al Sultán, el perro; el canal y los patitos. Tréboles los pies. Sol, casita al árbol. De noche un cielo kermess. Crocantes las estrellas, inquietas; en la boca del mundo, los ojos, índigo tan azúl, Esteban Deluca en nosotros y los cuices, borrados del mapa, y un pinar. La paz y la muerte. Se ve que la llanura abre el apetito.
Ir y venir de la naturaleza al fuego y a la cama, y de la cama al mismo pólar de ayer y al monte, motivados siempre por el hallazgo.
Gracias por el espacio. Canelones me encantó.
Gabi
21/08/2008 a las 01:01
Ay! Hernan... Yo no me considero ecologista (qunque cuido de medio ambiente en la medida de mis posibilidades), me duele el sufrimiento de todo ser vivo q pueda sentirlo... No puedo creer lo q le hicieron a la comadreja y a sus hijos.
Te cuento q trabajé en una reserva ecológica q se llama Ribera Norte y allí se curaba todo tipo de animal lastimado: desde cachorros de comadreja huérfanos hasta loros traficados. Pasando por tortugas de agua, lechuzas de mal temperamento, pájaros raros q no recuerdo el nombre y gaviotas muy simpáticas.
No hacíamos distinción entre blancos y negros ni entre bonitos y no tanto...

pehuencura
21/08/2008 a las 00:57
Quizá el problema sea matar por matar. Un canario para una pauta publicitaria sería una aberración, pero el pollo para comer o el cangrejo no, pues tenemos que comer también y sabemos que las carnes aportan proteínas esenciales.
Lo que sí es ¿por qué no comer perro o gato? Después de todo tienen carne, quizá sea por el gusto de la carne, otra razón no veo.
¿Lo de los mamíferos que no se comen? La vaca es un mamífero y quien discute lo lindo de asadito de vacío, matambre y costillas. El chancho también es mamífero, el caballo también, etc.
Seamos honestos, cuando tenemos hambre todo bicho que camina va a parar al asador y no hacemos drama. Hasta hay casos de canibalismo en situaciones extremas y en otras que se dan por costumbre.
Sobre el tema de canibalismo ¿cómo se llamarían quienes defendían que no se podía comer al enemigo vencido entre los aztecas por ejemplo? mmm, ¿defensores de los derechos del animal?
Esta bien defender la ballena porque se extingue, pero también está bien el asado de costilla y vacío.
EdMcVain
21/08/2008 a las 00:30
Jua, buena la has armado, Hernan!!! Admito que el final me dio un poco de asquito, pero el relato es muy bueno, como casi todos los tuyos. Yo te seguiré leyendo... ja, ja. Donde nací, la carne de ternero nonato - tapichi le llaman - es considerada una delicatessen y sí, es más bien sosa y un poquito gelatinosa. Otra cosa: los gilis que se ufanan de ser los primeros o segundos en dejar un mensaje, ¿son de verdad? PRIII!!!... soy el número 205!!!!
Karina Pugh
20/08/2008 a las 23:56

Este tema es personal para mí porque soy cocinera.

Siempre he pensado que si a los cocineros nos tocara despachar al animal que vamos a cocinar (como siempre ocurrió antes de que alguien decidiera ganarse el pan sólo por el "oficio" de la matanza) sólo quedarían 4% de los cocineros. Yo al menos renunciaría. Lo cual es un contrasentido, pues, a los cocineros nos gustan las carnes frescas, jugosas, poco hechas; manipulamos vísceras, tejido muscular y huesos cotidianamente y los transformamos para que se parezcan lo menos posible a su apariencia original.

Cuando estudié psicología una profesora magnífica de neurofisiología una vez me explicó que nos gustan los animales que tienen funciones cerebrales superiores... Es decir, los que se parecen más a nosotros: Perros, gatos, caballos. Nos gustan también los mamíferos porque somos de la misma familia, y los que tienen sangre caliente... Los demás nos parecen tan distintos que no tenemos mucha empatía. Al final, que no nos gustan los animales por lo que son sino por lo que nos recuerdan de nosotros mismos... Si te suena, Narciso...

Tu mamá y su sabiduría me conmueven... Y opino lo mismo que ella, nadie debería matar a un perro para salvar a un pollo, nadie debería preocuparse por como muere un cordero si permite (o ejecuta) el asesinato de un prójimo.

La última parte de tu escrito me dolió en el alma... Tuve que reponerme de la tristeza enorme que me dió para poder comentar. Como sé que eres un mentiroso, espero que este haya sido el caso, ningún adulto merece el recuerdo infantil de un evento como ése.
esteban
20/08/2008 a las 23:42
Gordo, ser musulmán o judío no tiene nada que ver con la raza. esteban
ElTeta
20/08/2008 a las 23:36
100 y 200
silvia
20/08/2008 a las 23:34
Casciari:
Intenté convencerme de que la parte de la comadreja era una de tus anécdotas "mejoradas". O sea, que no era verdad.
Pero no pude.
No me creerás, pero me siento muy triste. Al hacer esto, siento que, al perder, de aquí en adelante, la emoción de encontrar cada semana tu nota, voy a perder algo que me hacía la vida más llevadera.
Nunca más voy a poder leer algo tuyo sin sentir el asco y el odio que sentí al leer eso.
Por lo tanto, te voy a pedir, por este único medio, que me borres de tu lista de correo.
Si la semana que viene no recibo tu mail, sabré que has leído este mensaje.
Si lo sigo recibiendo, (pasarás a Correo no deseado),sabré que no leés y/o no prestás atención a los mensajes.
¡Qué pena! ¡Tenía tan pocos motivos de alegría! Y ahora, tendré uno menos.
(Siento pena por tu esposa y por tu hija, ya que ellas no podrán borrarte de su vida tan fácilmente).



sansar
20/08/2008 a las 23:34
los escrúpulos al igual que la hipocresía son características exclusivas de los humanos. Los animales hacen lo mismo (comerse vivo a sus presas) y no lloran, excepto el cocodrilo, claro. De lo demás, sería entrar en discusiones que ya se inventaron el siglo pasado. Lo de citar los negritos ya me lo decía mi vieja de pequeño cuando no quería acabarme la cena.
A mí me gustó el artículo, aunque tuve sensación de déjà vu.
Zebas
20/08/2008 a las 23:20
La repulsión ante el abuso del indefenso debería ser un acto casi inmediato y natural de todo ser humano, cualquier excepción a esta regla casi generalizada signo de algún disturbio o desencaje mental.
No creo que exista un criterio selectivo de compasión, mas bien interviene la frecuencia y la normalidad a la que es expuesto el ser. La impávida mirada de una enfermera de hospital a una lascerante herida humana, es mas bien un acto de costumbre que de insensibilidad, y en los niños tienen que ser la inexistencia o el poco desarrollo del mismo.
Crudo es para un agnóstico el solo ver un animal muerto a la vera del camino o el sufrimiento de algun africano en la tele, estas instancias refuerzan mucho mas sus dudas.

20/08/2008 a las 22:41
¿Se olvidan que es cuestión de vida o muerte? Que para seguir vivos necesitamos tomar otras vidas? O prefieren vivir comiendo tierra? Miren, en Somalía lo hacen y no da resultados. El cómo y por qué tiene más sentido. No hay derecho que asista a la lechuga? Ah!, claro, ... no tenía alma la lechuga... ¡eso! Y cuidamos a un oso blanco no por blanco, sino porque quedan pocos y no sobreviven bien en corrales. Así de simple. La paloma parece llevarse demasiado bien con nosotros y tiene el futuro medio asegurado, como el chancho (que su misma muerte fácil y rica es la que lo mantiene existiendo -¿o creen que seguiría habiendo chanchos si no fueran ricos, o vacas???? Siguen con nostros y vivos porque son ricos. Su futuro genético -de últimas lo único que les/nos importa sigue prometedor. Cuidamos los pandas no porque son ricos, sino porque son medio nabos y no sobreviven fácil como las palomas, quedan pocos y son lindos para dormir la siesta abrazados a ellos.

¡Qué se yo!, siempre me preocupó la saña de los vegetarianos, siempre me dieron miedo. Siempre desconfié -profundamente- de cualquier persona que tiene peros con la comida... A mi casa no vuelven. Me los olvido por ahí...

En fin ¿te corto otra tirita? Perá, te doy de esta que está más jugosa...
agrippa
20/08/2008 a las 22:10
pienso que matar una hormiga y matar un panda (al margen del peligro de extincion), pueden ser lo mismo objetivamente, pero en algun sentido difieren. Sentimos un parentesco, una proximidad animal mayor con un panda que con una mosca. Vemos en la cara de un panda expresiones que sentimos humanas (sonrisa). Vemos como cuida a su cria en forma mas amorosa que como lo hace la mosca. Diferenciar entre matar a uno o a otro es algo primitivo, instintivo, inevitable. Despues se transforma en cultura y costumbre. Que no quiere decir que haya que aceptarlo. Quizas podemos madurar y cada vez matar menos cosas.
Iara
20/08/2008 a las 21:27
Hombre pero esto si que es disgustante! tenés mucha razón..

Y aish, que describís demasiado bien, pude hacerme la imagen de todo en la cabeza. Y por eso te voy a ir a buscar, jajajaja, por volver mi mente más morba de lo que es.

Un asco realmente.
Lau
20/08/2008 a las 21:26
muy cruel ...
Kiko
20/08/2008 a las 21:21

El tema saca lo mejor y lo peor de nosotros. Ni es malo ser vegetariano, ni es malo ser carnivoro. O al menos no podemos estar seguros de eso. Habemos quienes no queremos saber como muere el chancho que disfrutamos, y habemos quienes sentimos compasión por los animales y su sufrimiento. Y voltear la mirada hacia otro lado es muchas veces lo más fácil. No saber. Igual que no querer saber que millones que mueren de hambre, o por injusticias en el mundo.

Hernán no juzga, sólo presenta hechos, cuenta historias. Nunca dice que estuvo mal matar al perro, o al gato, o a la comadreja, o a los fetos. Somos nosotros los que juzgamos, los que nos sentimos tocados, los que decimos "esto está bien, esto está mal" y buscamos descalificar a los demás para defender nuestra postura respecto al tema. Y en eso reside la riqueza del post: toca fibras, mueve valores y complejos, nos hace saltar del asiento.

Gracias Hernán!

Paolo #91: "Obcecado" viene de "Obsecar" (cegar, deslumbrar u ofuscar) segun el diccionario de la Real Academia
http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=obcecar
Puma gualeyo
20/08/2008 a las 21:04
Hernán, ni en pedo te creo lo de los fetos de comadreja a la parrilla... realmente asqueroso en extremo. Lo demás... me gustó mucho. Abrazos allende los mares ( como dice Rafael, un amigo argentino en Vigo).
Felipe
20/08/2008 a las 21:01
Me parece un texto bastante peculiar, cuan cierto es eso entre la gente, al parecer distinguen el dolor tan solo en algunas formas, mientras que ignoran horriblemente el dolor en otras criaturas.

El texto aun que bastante crudo espero haga relexionar a muchos.

Excelente pagina y muy popular segun veo por el numero de comentarios, te felicito.
Daniel
20/08/2008 a las 20:36
Supongo que los ecologistas van más enfocados al rollo de los animales en peligro de extinción.

Los insectos como las cucharachas, o animales como las ratas, si se dejaran vivir, supongo que serían una plaga.

todos nosotros hemos matado a un animal o insecto alguna vez en nuestra vida. Unos por placer, otros como yo, por una necesidad de tranquilidad. Es muy incomodo encontrar una cucharacha en tu zapato. O viajar en el autobus con una cucaracha en la camisa y que justo cuando vayas a bajar salte y le caiga en la cabeza a otro pasajero.
20/08/2008 a las 20:34
#61 Laura, creo que seguia
"...Vomito caliente de un lejano pariente..."

hoy mismo le enseño la cancion a mis hijas...
Rosario Romero
20/08/2008 a las 20:22
Me estremeció la acción inmediata y sin cambio emocional del gato estampado en la pared que todo lo demás. Más que el real o no final de esta historia , en realidad me espanta y me da ese frío que congela el cuerpo cualquier acto humano que no involucre ni el más mínimo sentimiento. Este cuento emociones y sentimientos tiene bastante.
Hernán gracias por escribir de forma tal que no importa que , pero lo que haces mueve el alma.
grac
20/08/2008 a las 20:19
Me hiciste acordar de la vez que meti 3 hamsters en el microondas. Les fui dando radiacion de a poquito. Para quien le interese, a 560w, los hamsters duran 2 minutos y 44 segundos. Me dio cosa ver los ojos hecho agua, pero bue, era un domingo lluvioso y frio en Montevideo; uno tiene que divertirse con algo.
Sofia_topo
20/08/2008 a las 19:19
De niña siempre iba al campo y veia como carneaban a las ovejas y me parecia que los peones eran un poco malos. Entoncés le pregunte una vez porque hacia eso y él me dijo "para comer mija, sino que como" y tá enendi todo y que era una boludes ser vegetariano.
Barbas
20/08/2008 a las 18:16
Excelente artículo, es tal cual.
Totalmente repulsivo el anécdota de la comadreja
tapioca boy
20/08/2008 a las 18:12
Que tanto drama, por ejemplo, del comentario #162 de ro (Que apuesto a que es de esas que lee a Cohelo, pone saumerios en la casa y no sale los fines de semana). Lo que Hernán escribió no es más que una descripción de la realidad, yo no lo vi tomar partido. Si, es verdad, los etíopes de 4 años se mueren de hambre y los pingüinos andan siempre con las plumas recién lavadas. Tenemos la libertad de hacer lo que queramos con nuestros recursos, si a alguien le sencibilizan más los pandas, que los que van tirando un carrito, está perfecto, somos libres. Además, que tanta sencibilería, si todos matamos a un sapo alguna vez.
olga
20/08/2008 a las 17:52
h.
soy del un pueblo del interior . En mi infancia se acostumbraba a tener gallinero en el fondo de la casa. Comer gallina ( y ver como las mataban) era normal, también era normal ayudar a tus vecinos. Todos éramos vecinos porque el pueblo era chico.
En navidad el ruido de las chicharra era insoportable. Mis primos varones eran los mayores y tenían el encargo de paliar la situación. Les disparaban con el aire comprimido, método sumamente eficaz .
Antes que eso, se trepaban al árbol (que en la familia se conocía como el árbol de chicharras), las cazaban y les metían a cada una, una banderita fabricada para tal fin con palillos y papelitos de colores (ya saben por dónde). Luego las soltaban y?no me acuerdo cómo eran las reglas para ser el ganador.
Alguien me puede decir si la chicharra está en vías de extinción? Me tengo que sentir culpable por ser cómplice?
En fin. Me gustó tu historia.
No sé si pasársela a una parienta que recoge perros de la calle y les cocina con mucha dedicación, vale la aclaración que los hijos comen toda comida chatarra porque a ella no le queda tiempo para cocinar.
También pensé en pasársela a mi jefe, que con la mujer alimenta los perritos en la calle (claro que no se los lleva a su patio). El no soporta que maltraten a los perros pero no le importa como matan a los vacunos que le dan sus suculentos asados.
Ni hablar que a ninguno de los dos se les mueve un pelo cuando un chico les toca el timbre de su casa pidiendo algo y ellos no lo atienden.
Mejor no se los paso y me evito problemas mayores.
Marcio
20/08/2008 a las 17:48
De Chico, le poniamos petardos a los sapos en el culo.
Cero complejo.



Marcio
20/08/2008 a las 17:47
De Chico, le poniamos petardos a los sapos en el culo.
0 complejo.


brioche
20/08/2008 a las 16:59
Hola Hernán! este post tan descarnadito me hace contestarte con un comentario, cosa que pocas veces hago. La verdad es que yo fui una niña poco ecológica como tú, le atravesaba el corazón a los escarabajos con alfileres, sacaba pececitos del agua, hinflaba ranas y las estallaba como globos.... hice todo esto hasta que me tocó en suerte una hermana-greenpeace, que lloraba con la muerte de los mosquitos que mataba mi padre en verano, recogía absolutamente a todos los bichos de la calle para desesperación absoluta de mi madre, y hoy día a sus dieciseis años se niega a comerse algo que lleve carne, absolutamente nada...
Así que creo que mi hermana es la excepción que confirma la regla de tu post, y por lo que creo que tienes toda la razón del mundo,en lo que dices, yo soy de esas que llora con un perrito enfermo pero que después va al mcdonals...¡que verguenza!
por cierto, vi ayer un documental de sexo en las series donde salias tu... jajaja
mariel y el capitán
20/08/2008 a las 16:50
te pido que la próxima vez que hagas una nota asi, pongas un aviso de "texto no recomendable para leer mientras se come". .Gracias
Cerebrado
20/08/2008 a las 16:49
Primera vez que te comento, creo.
Éste post (a diferencia de otros que leí) es un desperdicio de espacio en el disco rígido de algun servidor de internet. Una lástima.
Mafalda Libertad
20/08/2008 a las 16:19
Duro, Hernan, qué rudo...
¿Bestial? Sí. Pero así somos los humanos. Bestias que se las dan de sofisticadas. Por razones de "cambios de vida" me cambió "el ritmo alimenticio" y un buen día no pude seguir comiendo carne. No pude porque no la digería. No pude. Punto.

La gente, a 2 años de ese cambio, ese eje crítico de mi vida, mis amigos, mi familia, no entiende que no como carne por razones mucho menos altruistas y menos "snobistas" que ser "ecoló". No la como porque no la digiero. Y es una lucha constante explicar que no como carne y que el pollo es carne, que el atún es carne, que las salchichas son carne y que el jamón es carne. Es que a la gente le digo que soy vegetariana ovo-láctea y se quedan analizando la cosa y les sigo explicando, sin dejarlos hablar, "sí, es que ¿cómo le digo que no a un quiche de queso con espinacas? Eso no se puede despreciar! O cómo me quito de la boca el sabor de un soufflé? O unas natillas? Nuuuu... eso nunca! Por eso sí como huevos y quesos..." y sonríen y me dicen "ah! Pero huevos y queso sí, no?" Siempre me sonrío... nunca dejo salir de mi boca un "claro, de allí lo de vegetariana ovo-láctea... latín, latín, por qué nos has abandonado?"

Y la crueldad animal tiene mucha vinculación con lo que te acabo de contar. Claro, ahora la gente suele decir de mí "y vas a sacar a la araña con un papel al patio? Pero si le puedes dar un chancletazo y te molestas menos (chancletazo:pantuflazo)!!!" y siempre sale otro a decir "-no, es que ella es vegetariana y hace reiki... -Reiki? -Sí, tú sabes, cosas de sanación con las manos, y lee el i-ching y cree en kharmas y evoluciones animales... - i-ching?" Y volvemos a empezar...

No creo en evoluciones animales. Me parecen cuentos de camino lo de que fuimos antes un perro, un gato, un chivo o un saltamontes... con todo mi respeto a los budistas. Fuimos lo que fuimos, seremos lo que debamos ser, pero me creo que los animales sienten, huelen, sufren. Tienen derecho a la vida, igual que las plantas. Allí sí estoy de acuerdo con los budistas. Y muchas veces, antes del último alarido, nos huelen el mucho miedo que llevamos por dentro, (metido desde hace décadas y centurias), y que nos lleva a, (por ínfulas de superioridad, maldad o prejuicio), sacar la pantufla que convenga, según el tamaño del animal, para imponernos por las malas, definitiva y soezmente.

Y creo que ahora, aún si no hubiera encontrado el vegetarianismo ovolácteo antes que la filosofía del derecho a la vida de (como tú decías en tu artículo) hasta las chiripas, sería vegetariana ahora. Empiezo a ver los pedazos de carne en los platos de mis amigos y a pensar en mis fueros internos "cada quien es libre de hacer lo que le convenga y quiera, lo que según sus principios es correcto, recuérdalo bien..." Porque esa es la plaga que trato de evitar, la de los que, como los ecologistas de tu artíclo, pretenden convencer a todos los que los rodean de que su filosofía es la mejor... y al momento de la chiquita, igual le caen a chancletazos a las hormigas o las cucarachas en sus casas...

Ah! Por cierto, no tengo chiripas ni tengo hormigas u otra alimaña de esas "repulsivas" en mi casa: evito dejar cosas tiradas y regadas, limpio a fondo y mi gato, el pícaro dormilón, se ocupa del resto. A él, por naturaleza, le están destinados ciertas funciones. A mí, cuando me toca entrompar una chiripa, hago como los japoneses: me saco la pantufla y le digo, con toda la confianza de que así será, "evoluciona en algo mejor!" y le pego su cholazo.

Hay cosas que nunca cambiarán porque el ciclo de la vida tiene su punto de balance. Hay cosas que nunca cambiarán porque el ser humano es un animal muy en el fondo...

Bravo, Hernán, por la crítica. Bravo por tu sincera honestidad. Y sí, disfruten sus bifecitos y matambritos: lso carnívoros también tienen derecho. Abogo porque los cerditos y las vacas destinados a ese fin tengan mejores condiciones de vida antes del matadero para qe podamos decir con la boca bien llena "ellos, en vida, también comieron cuanto quisieron y lo que más le sprovocó comer"...
Hormiguita
20/08/2008 a las 16:03
Priiiiiiiiii!!!!

Eso es un asco, como el mismo ser humano. Yo por eso siempre he tratado de comer lo menos carne que se pueda, pobrecitos animales.Si yo fuera un pollo o una comadreja sentiría muy feo que me mataran o que me cocinaran viva.

Por otro lado, no sé por qué hay personas que se hacen las espantadas y ponen comentarios como "Ay Hernán, te pasaste", o como "Fue un exceso", o tantito peor "Es un asco, qué terrible", cuando han de comer siempre pollo y carne, y han de disfrutar el show de los animales atropellados en las calles.

Salvemos a los elefantitos.
Hormiguita
20/08/2008 a las 15:59
Priiiiiiiiii!!!!

Eso es un asco, como el mismo ser humano. Yo por eso siempre he tratado de comer lo menos carne que se pueda, pobrecitos animales.Si yo fuera un pollo o una comadreja sentiría muy feo que me mataran o que me cocinaran viva.

Por otro lado, no sé por qué hay personas que se hacen las espantadas y ponen comentarios como "Ay Hernán, te pasaste", o como "Fue un exceso", o tantito peor "Es un asco, qué terrible", cuando han de comer siempre pollo y carne, y han de disfrutar el show de los animales atropellados en las calles.

Salvemos a los elefantitos.
Ale
20/08/2008 a las 15:50
Los pruritos del establishment ecologico son eminemtemente "Esteticos", no "Eticos", por lo tanto responden a sensaciones y persepciones y no a razones.
Rodro-La Plata-Pincha
20/08/2008 a las 15:47
Esta sí que no te la creo Hernán, entiendo que eran chicos crueles, como todos o yo por lo menos he sido, peor cocinar un feto vivo y despues probarlo....mmm no creo hernan, ojalá sea cierto, creo que la niñes es propiciosa para recrear a menor escala toda clase de situacion que despues de adulto uno no haría. Lo hace lo disfruta y luego saca concluciones: "No, esto no lo tengo que hacer mas, estuve mal" Yo tengo una lista de cosas que hice en la niñez y no reproduje a mayor escala cuando mayor, fue como un escenario de prueba:

1-Olerle la bombachita meada a una compañerita de jardin por debajo de la mesa.
2-Tirarle en carnaval una jarra de esas naranjas con tapa blanca y botón de agua caliente a una vecina...(hubo un revuelo en la cuadra de envergadura, yo lo hice como una gracia)
3-Apalear junto con 8 chicos y 5 perros a 25 cuises, murieron todos.
4-Tirarle a mi prima hermana mas grande una flecha con punta de clavo en la pierna.
5-Empujar al suelo a mi hno menor de su moises arriba de la mesa(eso me lo contaron)

Hay que meter preso a todos los ecologistas que no se hacen cargo del entorno mas cercano. Que no coman carne, que salgan a limpiar el barrio! Me hacen acordar a esas viejas chotas que nunca faltan a misa, rezan por la paz mundial y se escandalizan porque hay un nene en la esquina que les pide una moneda. Cárcel para ellas tambien. Y para la gorda que no podía calmar el otro día a su hijo y escuchaban cumbia fuerte al otro lado del arroyo el feriado 17/8 en Beguerie cerca de Roque Perez.
UN abrazo Hernán!
Rodro.
Macedonio Strangiatto
20/08/2008 a las 15:33
Ocho líneas.
Siempre son de ocho líneas.
Tus textos.
Notable...
Nokuaru
20/08/2008 a las 15:31
Muy buen post en verdad. Y me cae mal la gente que por no estar de acuerdo dice boludeces.... ¿Acaso no pueden expresarse como personas y dar opiniones sin caer en la estupidez?
Terriblemente fuerte la parte de la comadreja.
Matar a un animal, cualquier animal de cualquier especie de cualquier tipo, es un acto salvaje. Ya sea un gato, una vaca, una lombriz o lo que fuere. Y cualquier tipo de justificacion a ese acto es invalido. No puede justificarse la muerte de un animal.
"El hombre necesita proteínas" Las legumbres, los cereales, los frutos secos, etc. tienen las suficientes proteínas como para suplantar la carne.
"El hombre es omnívoro, está bien que coma carne" Si fuese necesaria entonces tendriamos dientes desarrollados para comer carne....
¿Alguien le preguntó a un odontólogo si nuestros dientes estan desarrollados para comer carne? La respuesta es NO.
El hombre no necesita alimentarse de animales para sobrevivir..... ¿Entonces por que garcha lo hacemos?

Mi vieja tuvo un novio que era Budista y Masón.
Estabamos una noche en el living de su quinta y había una polilla o algo así revoloteando por ahi. En un momento, se posó en el piso y me acerqué para aplastarla. Cuando estaba a punto de hacerlo, el tipo este la agarra con la mano (sin hacerle daño), abre la ventana y la saca.
-¿Porqué la ibas a matar?- me preguntó
Todavía busco la respuesta.....
chori
20/08/2008 a las 15:22
Me hiciste acordar la noche en que el Loco Cadenazzo, año 91 creo, en la liga, después de jugar al tenis y comer algunos patis a la parrilla, se apostó frente a un árbol y con un ladrillo que tomo del piso apuntaba hacia la copa, y nosotros no teníamos ni idea de lo que quería hacer, luego, llevó el ladrillo hacia atrás y lo lanzó con fuerza hacia arriba. El gato hizo un chillido estridente y como un rayo bajó del árbol, corrió diez metros, rebotó contra el alambrado de la cancha de tenis, voló en el aire, se desplomo en el piso y desapareció por el alambrado que daba al seminario. No recuerdo si vos estabas esa noche. Siempre me pregunté que habrá pensado el Loco Cadenazzo esa noche.
rico pendejo
20/08/2008 a las 15:22
si querés te felicito por lo bien escrito de tu cuento, pero es HORRIBLE!!!
XavMP
20/08/2008 a las 15:12
Genial Hernán, me imagino tu alegría al ver comentarios como los de #162 ro:.
Yimmi
20/08/2008 a las 15:00
El ser humano y sus contradicciones... es un tema que me inquieta desde hace años y sobre el que quizás escriba el libro que está en mis planes...
En casa de mis padres había un corral que cuidaba mi abuela. Generalmente las gallinas estaban allí para poner huevos y más nada, y ocurrió que una vez compraron unos pollitos. Uno de los pollitos murió aplastado por mi pie en una carrera en la cual se atravesó y no lo ví... fue traumante, sobre todo porque era el pollo de mi hermana y no paraba de llorar.
Los pollos que sobrevivieron se volvieron unos pollos grandes, y un día a mi Papá se le antojó hacer una sopa. Mi abuela cogió el pollo y le cortó en el cuello, una herida pequeña pero profunda, colgó al pollo de las patas y lo dejó desangrar. Lo más importante fue cuando me dijo: No lo veas, que después no vas a poderlo comer...
Hace unos meses tuvimos una invasión de ratas en la casa, preocupados por que mi hija no fuera a enfermarce comenzamos el exterminio. Todas murieron. Hace unos días aplasté cin compasión una cucaracha que pretendía entrar en mi cuarto luego de que mi hija, de cuatro años, me advirtiera de su presencia. Justo después de matar la cucaracha me pregunté si mi hija comprendía en ese preciso instante la diferencia entre vida y muerte, y por unos escazos segundos pensé en que culpa tenía ese animal de llevar enfermedades consigo. Incluso llegué a pensar que tal vez lo de las enfermedades era un invento de la humanidad para deshacerse de unos animales poco agradables a la vista.
¿Sabes como matan a los cochinos en los mataderos? Los meten en agua hirviendo. Eso los despelleja y mata de una vez.
¿Cual es la diferencia entre matar un toro en una corrida, y hacerlo en una matadero para mandarlo a la carnicería?
El ser humano y sus contradicciones... es un tema que me inquieta desde hace años y sobre el que quizás escriba el libro que está en mis planes...
leonardo
20/08/2008 a las 14:45
Bueno, bueno, muy humano.
Naty Alabel
20/08/2008 a las 14:36
La verdad que esta vez no concuerdo con el post. El mismo prácticamente no distingue entre animales en vías de extinción o plagas, por ejemplo.
De todas maneras me gustó la parte final, por lo vívido la narración.
Saludos!
EL RUSO del Solbaid
20/08/2008 a las 13:51
Una pregunta Hernàn....¿los chori eran de lo del tano Demurtas??
ro
20/08/2008 a las 13:51
Qué texto tan cruel, tan asqueroso y tan estúpido. No me lo esperaba de tí, ni de lejos.
El argumento de añadir una barbaridad más al océano de espanto, por que total qué más da, es particularmente repugnante. Me refiero a eso de "si hay un nenito que muere de hambre, voy a seguir aplastando gatitos, ya que lo otro es peor y no puedo arreglarlo".
Mira Hernán, voy a decirte de dónde viene todo el mal, desde los niños africanos con el vientre hinchado hasta tú y tus amigos recreándoos en el dolor de una pobre criatura:
de los hombres que carecen de empatía, que no son capaces de ponerse en el lugar del otro, que sufre igual que él. De los que se creen superiores al resto de los animales, a los que tratan como objetos cuyo dolor no importa excepto para divertirse sádicamente.
Otra cosa para los ignorantes que comparan plantas y animales: los vegetales no están capacitados para sufrir, no tienen neuronas.
Otra imbecilidad: igualar insectos con animales superiores. A ver, ¿saben lo que es un sistema nervioso?¿algo de filogenética?
Pues eso, Hernán y compañía. Que este mundo se va a la mierda por las personas que se colocan en el centro del universo y se toman la prerrogativa de torturar y masacrar a los demás. Qué pena que para cuando se metan en la cabeza que lo primero es el medio ambiente, porque de él dependemos TODOS, y no las personas ni sus estupideces(ejemplo: reproducirse sin control cuando carecen de recursos) no habrá ya ningún arreglo.
LAU
20/08/2008 a las 13:19
No entiendo de dónde vino lo de diferenciar humanos de animales. Tampoco concibo ponerle nombre a un bicho que piensas matar y comer: me estoy comiendo a Ramón! pero qué chungo, por dos! (x2)
Me pareció provocación, jajajaja siempre odié a Madona por eso, por provocaciones infantiles que curiosamente siempre le funcionan. No entiendo nada, pero ya no odio, que salen arrugas.
¿Qué me aporta? que siempre olvido que lo obvio es sólo subjetivo.
Lo de los negritos del África me recordó los 80, qué gracia, porque hace poco estuve en Expo Zaragoza con su mensaje ecológico rancio y también me pareció de los 80...
anda, que va a ser verdad que están de moda!
Marcelo
20/08/2008 a las 13:03
Las diferenciaciones entre animales u otras víctimas son función del grado de conciencia ecológica. Un ecologismo utilitarista y homocentrista puede hacerlas. Otro que arraigue en una visión de mundo como la budista o la hinduista, no tanto. Y estos no son una moda. Pero sin duda cabe el cinismo respecto al uso de valores ecológicos en el mercadeo y la publicidad.

Ma llamó la atención el paralelismo entre el Talmud y el Corán. Son dos obras esencialmente distintas. El Corán es una revelación, el Talmud una exégesis. Sería más lógico comparar el Corán a la Biblia (para remarcar la asociación al judaísmo en castellano, podrías llamarla Viejo Testamento). Pero lo que sí te salió bien es que históricamente, las épocas de redacción coinciden: el Talmud se fue elaborando entre el 200 y el 1000 de la Era Cristiana, la primer versión del Corán creo que aparece en el siglo VII.
roberpf
20/08/2008 a las 12:41
Como pueden decir que el relato es crudo si las pusieron a la parrilla, XD
24/04/2012 a las 18:58
Jaja!
Etíope Martínez
20/08/2008 a las 12:40
bien, bien, pero podríamos dejar a los niños africanos fuera del campo semántico de los animales, por favor? Te pasa lo que a muchos que intentan ser irreverentes y nada políticamente correctos: te pasas tres pueblos y pierdes la gracia
Langas
20/08/2008 a las 12:26
En mi pueblo no se andan con muchas complicaciones con los perros: una de las imágenes más nítidas que tengo de mi infancia es acompañar a mi amigo Sergio (el "Majete", le decíamos) al río a echar un cachorrito metido en una bolsa de plástico para que se ahogara. Yo me moría de ganas de adoptarlo, pero no me atreví a ir a casa a preguntárselo a mi padre porque odia a los perros y sabía que me diría que no. Recuerdo mi sensación, mezcla de impotencia y culpa, mientras veía al cachorrito alejarse arrastrado por la corriente y el "Majete" reía despreocupado.

Años más tarde, en el mismo pueblo, un tío mío nos contaba cómo había matado a su perra con un garfio para el ganado porque el animal se había pasado toda la tarde ladrando y no le dejaba dormir la siesta.

En fin, que en el campo no se andan con tantas mariconadas.

Por lo demás, un artículo descabalado y lleno de tópicos, con un torpe intento de remiendo al final a costa de la casquería fácil. Hernán, no quería decírtelo, pero de un tiempo a esta parte estás de capa caída. Aún así se te quiere.


P.D.: a mayic, el que puso el enlace al cuento de Palaniuk: tú no tienes corazón ni entrañas. Casi me da algo.
Elena
20/08/2008 a las 12:16
Todavía me dura la impresión.....
Gustavo
20/08/2008 a las 12:04
Curiosa similitud con uno de los monologos de Alejandro Dolina, que hablaba justamente de esto, que los ecologistas se preocupan de tortuga para arriba, de tortuga para abajo...fin de los ecologistas.

En fin, dura realidad...
 Karen_de_Uruguay
20/08/2008 a las 11:26
Es la realidad y las costumbres que nos han inculcado. No se me hubiera ocurrido jamas pensar en el sufrimiento del pez, del chancho o de pollo. (creo que no se me iba a ocurrir nunca).

Y la gente ecologica tiene sus costumbres, no se si esta bien o esta mal, pero es asi. Jamas van a defender el derecho de la mojarra.

Como siempre un texto para reflexionar.
Te quiero Hernan.
la incredula
20/08/2008 a las 10:45
todo bicho que camina va a parar al asador.

Enrico
20/08/2008 a las 10:28
No consigo tener una opinión...el relato me dejó estampado contra la pared como al gatito.
The Black Widow
20/08/2008 a las 10:05
Cuánta verdad hay en tu relato, reflejas muy bien esta cosa de progre ecologista que mucho mucho no me banco. Ahora lo de las comadrejas, puajjjj .. qué asquito pobrecitas.

Igual, confieso que en la parte de la comadreja embarazada esperaba un poco de boludeo sentimentaloide, uf! !menos mal!!

Congrats, como siempre.
silvia
20/08/2008 a las 09:48
interesante que todos hablan de los bichos y nadie comenta nada sobre israelies y palestinos......
desde israel (y me importan tambien los palestinos)
Maxi
20/08/2008 a las 09:34
B. Molt bé! Clap Clap Clap! De los mejores que he leido de este señor. (num 147, julian) la comparacion con los niños de africa no es tonta, es realista y tonto es pensar como vos. Te parece poner en el mismo saco a un animal y a un niño? "seguir una escala de valores preestablecida"? por quien? bla bla bla. a donde queres llegar?

Me parecio una parabola lo q has escrito. Molt bo!
miguel
20/08/2008 a las 09:25
Enorme. No sé si me ha gustado o no, pero es enorme.
Julian
20/08/2008 a las 06:42
No entendi demasiado bien el punto del texto. Es obvio que las cosas que decidimos proteger o destruir no las elegimos de acuerdo a valoraciones objetivas. Muchos eligen a los perros, otros eligen a los gatos, a los pinguinos, o a los pandas. Todos lo hacen por razones subjetivas, les gustan, les agrandan, les producen empatia, lo que sea. A mi personalmente los gatos, los pinguinos y los pandas me tienen sin cuidado, pero los perros me gustan y si veo que alguien maltrata a un perro lo agarro a trompadas. No porque crea que este equivocado en maltratarlo y yo tenga razon en defenderlo. Simplemente es mi voluntad contra la de el.

Y lo mismo si alguien lastima a una persona que quiero, lo denfiendo porque me agrada, nada mas.

La referencia a los niños de Africa me parece particularmente tonta. Como si uno tuviera que seguir alguna escala de valores preestablecida. Niños de africa primero, canguros despues, etc. Tal escala no existe, cada uno tiene la suya. Casi todos ponemos por encima a nuestros hijos, parejas, familiares y amigos respecto de todas las otras personas. Y algunos ponen a ciertos animales por encima de otros, aun animales humanos.

No hay hipocresia en quienes defienden algunos animales, sin preocuparse por algunos otros, ni por los hombres. No dicen que defenderan a todos los animales, ni que empezaran a denfenderlos una vez que las necesidades de todos los hombres esten satisfechas.

Me parecio que habia en el texto alguna clase de critica o denuncia. Pero no veo el sentido de denunciar lo que es obvio ni de criticar lo que es propio de todos y no puede ser de otra manera.
francisco
20/08/2008 a las 06:32
Elijo sin dudar estos posts en que hacés las veces de proctólogo del progresismo. "Mahoma, los paraguayos...", el mejor a mi entender.
Todos siguen un hilo lúcido, despierto. Es dificil pensar estas cosas porque implican enfrentarse uno mismo con sus propias contradicciones de hombre progre occidental. Muchas veces estas mismas críticas las hacen los reaccionarios, y qué bronca coincidir con ellos, no?
de cualquier modo, con o sin los reaccionarios, la via, hernan querido, es ésta, y va mas allá de lo simplemente pasatista.

saludos desde el más acá
martin
20/08/2008 a las 06:22
deja de fumar casciari!
joaquin osman
20/08/2008 a las 06:19
hernan la prox pone de titulo " No Apto Para Los Amantes De Los Animales" .. me parecio medio fuerte y sin corazon.! pero si a tu manera de ver esta bien, no voy a cambiar tu punto de vista.!

saludos
seburu
20/08/2008 a las 06:14
Concordo (del verbo avión inestable) con animal #23 y #50
no es lo mismo matar un perro que una mosca......
Y nada tienen que ver los delfines con tu crueldad de infante.
Me pasó algo parecido a lo del teta, pero peor.......estaba de niño en un club de tiro, con una 22 disparando a un blanco a 25 mts., y un pajarito va y se planta cerca del blanco y yo digo "le tiro, total no le pego". Pajarito/2... y me voy a acordar del bicho hasta que me muera. Por otro lado engullo todos los animales que matan otros por mí, el 99,9% de las veces sin culpa ya que no veo el sufrimiento.
Está también la culpa que recién le agarra al ser humano como ser políticamente responsable cuando está por terminar con una especie: ya mató tantos bichos de la misma familia que le da cosa matar a todos, y deja algunos, como testimonio de lo que hubo alguna vez, porque arreglar, no arregla nada.
Pero que vamos a esperar del ser humano, todos los que aquí charlamos somos complices de cuanta matanza hay alrededor, cuestión por la que no entiendo el asco que les da a algunos leer el final del relato....es más loable no mirar para el costado y admitir nuestra condición de asesinos y complices del gordo jocoso, que pensar que los humanos somos buenitos .... igual, gordo, no lo hagas más o te abrimos y buscamos los hernanitos de tu panza
martincho
20/08/2008 a las 06:11
Escribi una vez algo parecido, porque no hay peluches de vizcacha y lo titule "save the vizcachas". El del caballo es un recitado. no una zamba ni una chacarera.
FugaEstaNochePasaLaVoz
20/08/2008 a las 05:43
Y si lo que uno mata son abogados, sufren? estan en peligro de extinción ?


Sr. Elteta, magnífico su comentario (#100)
FugaEstaNochePasaLaVoz
20/08/2008 a las 05:43
Y si lo que uno mata son abogados, sufren? estan en peligro de extinción ?


Sr. Elteta, magnífico su comentario (#100)
piojosa
20/08/2008 a las 05:39
está bueno, da impresión, pero a un asado me cuesta decirle que no.
 MARIAMallorca
20/08/2008 a las 05:38
Jodido lo del gatito contra la pared ehhhh????

Dark Tide
20/08/2008 a las 05:32
"hay perros que son más nobles y amigables que las personas"

Es cierto. Y tengo ejemplos en mi familia.
Si me hubiesen dado a elegir hace 11 entre la vida de mi hermana (con la que me llevo para el cu**) y 20 más de vida para mi perra (que ya estaba muy vieja...) elegía los 20 más para mi perra.
Gravity
20/08/2008 a las 05:30
¿A las 11? Que el partido fue a las 9. No soy argentino y en serio quería que gane Brasil, pero bueno... jugaron bien y se lo merecían, ahora a alentar a los nigerianos. Felicidades.
El texto, como siempre, bien.
manreisa
20/08/2008 a las 05:27
Ah! me olvidaba... los Australianos, tan ecologicos ellos, te matan si te atreves a aplastar una araña (dicen que hay especies que existen sólo en esa isla). Pero yo tuve el gusto de probar carne de canguro en un restorán muy paquete en Camberra...
Cada uno tira para el lado que le conviene...
Animal
20/08/2008 a las 05:25
Supercarolita, gracias por tu comentario, totalmente de acuerdo (es más fácil encontrar vegetarianos que gente que se empute con que se bote la comida). ¿De qué cosa acá en Colombia es que hablás? De los gaticos perseguidos cuando los casos de rabia?
manreisa
20/08/2008 a las 05:17
Recuerdos... pescar ranas, vacunar vacas para luego carnearlas, matar comadrejas, lagartos, culebras, ver a mi mamá torciendole el pescuezo a una gallina, hasta le tirabamos con un rifle de aire comprimido al gato con los vecinos del campo de al lado! Todos los que crecimos frecuentando el campo, vivimos esos episodios como naturales.
Cosas como las de Meana se las vi hacer a mis primos trepando a un arbol para matar a unos pichoncitos desvalidos que había en un nido. Lo que nunca me voy a olvidar fue la vez que me persiguió una chancha y casi me come, creo que nunca sentí tanto terror en mi vida. Después crecí y una vez tenía a tiro a un gato que volvia loco a todo el barrio, agarre un ladrillo para aplastarlo y se me aflojaron las manos, las piernas... no pude.
No voy a ahondar en cuestiones ecológicas, ya lo hicieron bastante.
Sólo voy a decir que me angustia más la vida de los negritos de Africa, de aca, de la gente que es asesinada todos los dias, de los que se mueron de hambre, de la desidia del hombre hacia sus semejantes, de que cada uno tire para su lado, se esta volviendo algo peligrosamente cotidiano y me resisto a aguantarlo, me dan ganas de volver para el campo...
Que bueno que volviste Hernán ya te estaba extrañando! Te vimos por todos lados en la tele y Gasalla habla de vos en cada reportaje, felicitaciones y que sigan los exitos!
Besos
 vero
20/08/2008 a las 05:15
Ah me olvidaba!!! vamos argentina!!! 3 A 0 ahora x el oro!!! viste el partido hernan?? nosotros nos escapamos del laburo a las 11 de la mañana!! valio la pena!!!!
 vero
20/08/2008 a las 05:12
Puaj!! un asco lo de los fetitos, pero la verdad, quien de chico no disecó/cocinó/diseccionó a algún animal? cuando era chica acompañaba a mis papas a los cursillos de maestros, en uno de los cuales abrian un sapo y se veía como latía el corazón. Mas grande, con mis primos asabamos lombrices para hacer comidita...
Ahora, me acuerdo que mi abuela me contaba que su papa cocinaba guiso de gato, cortandole las patas y la cola primero. Innumerables historias como estas en las provincias.
Tambien me viene a la cabeza el guiso de "simil conejo" que venden en la terminal de mi ciudad... serán gatitos?? x_x!!
SIL
20/08/2008 a las 04:57
Jamás debí leer este post. No importa si las historias que contas son verdad, me destrozó el pensar en el perro, en el gato y en las comadrejas.
Justamente hoy veía una película en la que la protagonista decía que no soportaba la genet que trataba al perro como humano dándole mejor vida que la que podían tener ciertas personas. La respuesta del increpado fue: "hay perros que son más nobles y amigables que las personas"
No haga juicio de valor a esa respuesta sólo la comento por qué quizás te ayude a entender a esa "gente ecologica"
 argenta
20/08/2008 a las 04:33
No soporto ver un animal de sangre caliente sufrir. Me tapo los ojos cuando el león está por agarrar al venado en Discovery Channel. Me tapo los ojos cuando veo un perro atontado en el medio de una autopista y hago fuerza con los puños rogando que no lo pisen. Paralelamente he estado en hospitales y he visto mucha sangre humana, casi sin asco y hasta con algo de morbo.
Los ecologistas me pudren igual que me pudre la dictadura de los saludables(vegetarianos incluidos) y toda otra pedorrada de moda que involucre pertenencia a un grupito de imbéciles que sienten portar un mensaje y a los que sólo les falta tocarte el timbre a la siesta para ofrecerte un brote de soja, a cambio de salvar tu alma... Puajjj
Dark Tide
20/08/2008 a las 04:14
Ah, y coincido con el comentario de Romina (si bien el post me gustó, me gustó a nivel argumental. Obviamente no me pareció muy simpática la idea de la mucama ejecutando al perro de esa forma, ni tampoco la de los gatitos...)

Pero bueno, me gustó a pesar de todo, porque coincido en que es cierto la "moraleja principal" que la gente puede ser (muy) hipócrita a veces.

(y perdón que comente tres veces)
supercarolita
20/08/2008 a las 04:09
Muy gráfico, pero supe de una peor con un gatico y unos niños de aquí de Colombia (Parecidos a los que se mueren de hambre en África).

Yo soy vegetariana, sin embargo, no me gusta juzgar a quienes comen carne. Sólo espero que los que comen carne respeten mi decisión (He tenido a más de una persona jodiendome la vida)
Creo que, más que ser o no ser vegetariano, lo peor es el desperdicio. ¿Por qué carajos si pagás lo que pagás en un restaurante, no te lo terminas de comer? Y si no te lo terminas, ¿por qué no lo hacés empacar y te lo llevas pa' tu casa? ¿o lo regalas a alguien en la calle?
Con seguridad que es mejor eso, y no ver toneladas de comida en un tacho de basura. Sea carne o una zanahoria.

#55: Es reflexión, ¿no?
Dark Tide
20/08/2008 a las 04:08
Sólo un comentario que olvidé:
"Pero a veces da la impresión de que todos los progres ecologistas(...)"

Insisto que no son "sólo los progres": acá en el subte encontrás nenxs de corta edad mendigando desamparados, al punto que dá una mezcla de impotencia, rabia, tristeza,etc.

Yo recuerdo un nena, hace unos días, que no tenía mas de 8 años. Ahora bien, ahí los tenés a la derecha ultracatólica conservadora haciendo alharaca por el aborto y la vida de los fetos (de los que no hay un concenso general en que si son personas o no). Ahora bien, en vez de joder con el feticidio (y hablando de feticidios, aunque no de comadreja...) ¿por que no hacen algo por esos/as nenes/as desamparados del subte?

Te digo que, si pudiera criar un/a hija/o, agarraría a uno/a de esos nenes/as y lo llevaría a un juzgado para ver si puedo adoptarlo/a...
Dark Tide
20/08/2008 a las 03:59
Je, juro que cuando leí el principio del post, pensé "¿¡Arguiñano hizo eso?!" (acá también es conocído,ya que en una época hacía su programa acá)
De todos modos es cierto: si mal no recuerdo, los caracoles se cocinan...vivos

Y lo de defender la vida también es relativo. Mucha gente que habla de la santidad de la vida humana, les pregunto que harían si tuviesen que elegír entre mi gata y, ponele, un Videla o Massera.

Muy buen post, tocayo.
MCA
20/08/2008 a las 03:58
Sí, todo los que crecimos en el interior hemos sido crueles con alguna alimaña que no merecía vivir.
Y por algo existe esa zamba que se llama "Pateando sapos".
"El corralero" es muy ecologista, con su letra original ( y no es una chacarera, me parece que es canción o zamba).


 Mercedes
20/08/2008 a las 03:54
Es interesante la forma como construis y destruis tu relato, impresionando cómo señalas la hipocresia de la sociedad, el desequilibrio de los valores que sostienen los diferentes grupos sociales. Sin embargo no me gustó... parece una metáfora elaborada de la desidia e impunidad en la que vivimos hoy en día. Saludos,

M.
hablemosmaldeloshombres.blogspot.com
20/08/2008 a las 03:47
Qué post más interesante. Hace rato que uno de tus post no me sorprendían con un tema tan profundo e imágenes tan deliciosas (no gastronomicamente hablando, sino literariamente).

Realmente me hiciste pensar.

Mi mamá, que es una de las mujeres más tiernas que conozco, creció en el campo, y tiene cero culpa con la muerte de los animales. Nunca entendió que yo no pudiera entrar a una carnicería. por ejemplo. De a poco supero esas cosas, pero tengo temporadas que no piso ni esa parte del supermercado.

Eso que no soy vegetariana.

Siempre pensé que nos acostumbramos a que hagan el trabajo sucio por uno: yo si tuviera que matar algo de lo que como, no podría hacerlo. Pero ves la parte y no el todo. Como siempre. Esta noche no podré comer mi bifé, creo, pensando en la vaquita.
Animal
20/08/2008 a las 03:44
#110 et al.:
Les comento, como dato curioso, que las plantas no tienen sistema nervioso. Un vegetariano inteligente no usa jamás el argumento de que no como animales porque están vivos... (eso es francamente idiota). El argumento ético se basa en el dolor y el sufrimiento. Ahora bien, si creés en el dolor de las zanahorias entramos en terrenos de la fantasía... vos verás.
Anoia
20/08/2008 a las 03:38
Estoy completamente de acuerdo, aunque la última parte es bastante impresionante/asquerosa/repugnante/triste/desalmada/etc.
Anoia
20/08/2008 a las 03:38
Estoy completamente de acuerdo, aunque la última parte es bastante impresionante/asquerosa/repugnante/triste/desalmada/etc.
Maladelilith
20/08/2008 a las 03:31


Soy carnivora abstracta...
Acà yo con mis mentiras.
Allì ustedes con las suyas.
 Romi Huaina
20/08/2008 a las 03:30
#61, Laura:

sangre coagulada revuelta en ensalda
vomito caliente que re pele los dientes
mocos bien verdosos que sean de un rabioso
y de postre helado sorete congeladooooooooooo
pollo de mercedes
20/08/2008 a las 03:27
me parecio flojo pero compensamos con el de la semana pasada q todavia me tiene impresionado
Marquito
20/08/2008 a las 03:25
Solo quiero decirte que me da asco tu poca conciencia social y que espero que tu morbido y vomitivo relato no me afecte cuando prepare matambre a la pizza...
porteña
20/08/2008 a las 03:15
*Hernan jamas imagine q serias tan desalmado ni tan asqueroso como para hacer eso,lamentablemente me sorprendiste y me desepcionaste gordo.
virgynqn
20/08/2008 a las 03:14
Creo que entendí el mensaje, como nos podemos preocupar mas por las ballenas que por el chico desnutrido que limpia los vidrios del auto, es triste pero es asi, igual no me gusta leer cosas sobre matanza de animales, porque soy uno de esos seres "sensibles" y estupidos a los que les da muchísima pena ver un animal, sobre todo un perro sufrir, pero sigo comiendo carne, porque no podria dejarla nunca. Adhiero a la idea de los musulmanes de comer animales que mueran por muerte natural, aunque no se si nos abasteceríamos todos, pero también me sumo a la idea de no pueden preocuparnos mas las ballenas que los niños desnutridos
 Romi Huaina
20/08/2008 a las 03:13
Pocho #51, me saco el sombrero!!!

Excelente como siempre hernán, el final fue un asquito, pero tan bueno como el resto.

Cuántos recuerdos me trajo la chacarera!!!
belen
20/08/2008 a las 03:09
ah no, horrible, tristisimo

me entere q mi abuela mataba a las gatitas hembras, con razon siempre habia machos. la odio a mi abuela...
ahora me siento mal
20/08/2008 a las 03:04
1)- ¿Por qué asocian lo asqueroso con un mal relato? No todos los relatos buscan hacer que el lector sea más felíz. Muchos buscan que el lector tenga diferentes sensaciones (ternura, miedo, asco), y el de Hernán lo logra, pese a que no es su estilo.
2)- ¿Qué lugar ocupan los vegetales en este tema? ¿Acaso no son seres vivos? También nacen, respiran y se reproducen. Son mejores víctimas que los animales porque no chillan, no sangran, ni tienen gente que los defienda. Y si se pudiera hacer una especie de orden de importancia para muertes, quizás sea (en orden decreciente) más o menos así:

perro (o gato) - pingüino (o delfin) - crías de comadreja - negrito de África (o cabecita villero de Argentina)- zanahoria

Nota: es probable que algunas personas intercambien el orden de las crías de la comadreja con los negritos de África/Argentina.

Aclaración: no estoy de acuerdo con que ése sea el orden de prioridades, pero creo que normal y lamentablemente es así.
yo misma
20/08/2008 a las 02:45
Bueno, como casi todos los comentarios , hay diversas opiniones... pero , lo de la subsistencia a base de comer animales ...yo contaré mi experiencia... soy de Rosario.. pero vivo en españa y cuando he contado esa anecdota, se quedan con la boca abierta, porque creo que ellos no saben lo que es tener una infancia maravillosa en el campo o ir a las islas..yo he comido.... loro.... si de esos verdecitos... porque no habia nada que comer , porque nadie pescaba nada... entonces que haces... comes lo primero que se deja cazar.. y en este caso fueron loros.....tengo que decir que la carne es mas dura que una piedra, pero cuando hay hambre no hay pan duro....y cuando nadie pesca..... pero el tema real es..... Hernan estas somatisando algo?... nunca te habia leido tan crudo.... bueno si te sirve....adelante.... y que cada uno piense lo que quiera.....saludos para todos.... y carpe diem...
Celeste
20/08/2008 a las 02:38
Casciari, lo de la comadreja embarazada fue un exceso.

Y no me venga con que mueren a diario cientos de niños recién paridos en nuestro injusto mundo, una cosa no quita la otra.
Pobre bicho, que lo parió.

Ah! casi me olvido, yo pesqué una tararira enooooorme. cuando le sacaron el anzuelo, emitió un sonido como de uhhhgghhuu, le juro.
martin
20/08/2008 a las 02:34
Hoy no me gustó, largo, amarillista y efectista innecesariamente.
Saludos Hernán.
Patricia Maciel in Spain
20/08/2008 a las 02:27
No leí todos los comentarios así que quizá me repita, sólo puedo aportar: "llegará el día que el hombre conozca el alma de las bestias y matar un animal será un crimen como matar un ser humano" lo dijo un genio, no yo x supuesto, fue Leonardo.
Y también x supuesto, está comprobado que no es lo mismo aniquilar un insecto, un anfibio, que un mamífero.... Aunque todo es vida. Lo de hoy me pareció insensible, cruel e innecesario, y si es ficción, estoy con tu madre, lamentablemente, no es lo mismo un perro que una gallina, aunque todo sea el ciclo de la vida. (Soy veterinaria)
Fernando
20/08/2008 a las 02:07
Hernán, debes haber sido el típico dobolu de la división, al que todos cargaban, y después se desquitaba en solitario con los que no se podían defender. Clásico, básico y cobarde.
Ahora estas un poquito crecido y un análisis no te caería mal.

P.D.: Podrías informarte sobre el tema que vas a tratar. Por lo menos leete el resumen de Romina 101.
Ministry
20/08/2008 a las 02:02
La Tucu:
No es cuento lo que dice tu papa. Si les pasa eso a las gallinas.
Es mas, una vez hubo un pollo sin cabeza que siguio viviendo asi por meses. Mira el link http://www.miketheheadlesschicken.org/
Germán M
20/08/2008 a las 01:53
#61 laura: eso no lo cantaba gamusa en cebollitas?

Que mal, ahora queria empezar a dejar de comer bichos y mi madre hace milanesas, podre resistir la tentacion?

Yo creo que el tema central de todo el texto es en resumidas palabras, ojos que no ven corazon que no siente...

P.D.: Milanesas grrrrrrrrrrrrrr....
Vachi
20/08/2008 a las 01:44
Lo que más me tocó del relato fue la aparición y descripción de esta señora que trabajaba en tu casa, que los crió y que nunca la viste faltar o llegar tarde. Me hizo acordar a mi Delia. Se ve que esta leal raza humana tiene sus coincidencias en Uruguay, Argentina y donde sea. Gente de fierro. No se encuentra en cualquier lado.
Perdón que el comentario no tenga nada que ver con los animales. Sobre eso ya elaboraré y opinaré.
Muchos besos.
Romina
20/08/2008 a las 01:38
Bueno, de lo que leí hasta ahora en tu blog, es lo único que no me gustó para nada. Igualmente entiendo que no todo puede gustarme y que podemos diferir en muchas cosas, lo cual es lógico.

Primero, los pandas, las focas, los elefantes, los tigres, y tantos otros animales están en peligro de extinción por eso los cuidamos. Otros animales, tal vez no tan "lindos" como ciertas especies de reptiles, de insectos, de peces también están protegidos, o al menos se trata de que eso ocurra. Y están en peligro gracias a nosotros, los seres humanos, que con nuestros avances tecnológicos estamos destruyendo al planeta y a los seres vivos, así que creo que tendríamos que hacernos cargo.

Segundo, los perros, gatos, canarios, ciertos peces, hamsters, etc., en nuestra cultura occidental son considerados mascotas, viven con nosotros, les tenemos afecto y por ende tratamos de cuidarlos y quererlos. Para mucha gente es un miembro más de la familia. A la mayoría de nosotros nos parece salvaje que alguien maltrate o asesine alguno de estos animales. A mí me parece salvaje que en Asia se coman a estos bichos, pero eso es algo cultural.

Tercero, la matanza de pollos, vacas, cerdos, y todo animal comestible para nuestra sociedad es necesaria, los seres humanos somos omnívoros, es decir que tenemos la tendencia a comer de todo, salvo los casos de gente vegetariana. No me gustaría ver como alguien mata a un pollo, o como se matan a las vacas, me daría mucha pena, pero necesitamos sacar nuestra fuente de alimentos de algún lado, y aquellos animales no están en extinción, sino que se crían para eso.

Cuarto, y último, no sólo los negritos de Africa se mueren de hambre, sino que también mucha gente en Argentina se muere de hambre, y no hace falta salir del conurbano bonaerense para verlo. Y eso es culpa de los políticos y los grandes empresarios que se quedan con la torta y no la reparten, y es culpa nuestra por no hacer nada.

Un saludo y perdón por el comentario tan largo.
ElTeta
20/08/2008 a las 00:52
Hernán: te pido permiso para poner un cuentito vegetariano.


Había una vez un montón de liebres que vivían todas juntas en el campo. Algunas estaban embarazadas como la comadreja del cuentito de Hernán.
Un día un señor decidió plantar manzanas y como no podía plantar los arbolitos de manzana entre los matorrales, prendió fuego el campo y mató a todas las liebres.
A las liebres bebés, a las liebrecitas adolescentes, a las señoras y los señores liebres.
También había otros animalitos en ese campo y esos animalitos también se murieron calcinados. Algunos se salvaban del fuego y se morían por el humo.
Dicen que la muerte por asfixia es una de las mas feas de todas.

El cuento tiene final feliz, porque el hombre pudo plantar manzanas para que las coman quienes respetan el derecho a la vida de todas las criaturitas de la Tierra.
Y dice la leyenda que cada vez que una simpática liebre quiere conocer ese precioso campo, cae fulminada por un veneno que le retuerce las tripas.

Y como no me gustan los comentarios largos, el cuento termina acá y nos evitamos la parte en que el señor del campo contrata recolectores norteños para juntar las futas y los hace vivir, durante los meses que dura la cosecha, de a cientos en un galpón con un solo baño.
marcelo Pablo Lacedonia
20/08/2008 a las 00:51
Hernan, y que decir de los ignorantes que se mueren de hambre con las vacas (animal sagrado) paseandose delante de sus narices ?????
La mas peligrosa plaga, la estupidez humana.
Johan Bush Walls
20/08/2008 a las 00:51
En efecto, el relato está crudo; es decir, le faltó cocinarlo un poco más. Estoy de acuerdo con lo que dice, pero me aburrió, por primera vez, la lectura. Lo leí todo por disciplina y porque encontré una pequeña errata al principio y me luego me dio la impresión de que el texto estaba descuidado, pero ya no encontré más erratas.

"Pero hervimos vivo a los cangrejos"

Salú pue.
LocaComoTuMadre
20/08/2008 a las 00:49
Este mundo està loco loco!
He oìdo hablar a gente que no come animales, ni bichos, pero y la carne del asador de donde viene? de la vaca, ah! eso no me hace nada....

Pobrecitas las vaquitas que son todas mìas.

Genial como siempre Don Casciari
 olo mosquera
20/08/2008 a las 00:37
19 y 26: corregido, gracias!
spiritu13
20/08/2008 a las 00:33
te aviso que los koalas son grises, los osos panda son blanco y negro.

por cierto, como odio a los boludos que se quieren hacer los graciosos escribiendo pelotudeses en los primeros comentarios. escriban algo productivo-gracioso-estupido. como los cuentos de hernan XD
por cierto, todo bien?

gracias por tus cuentos.
20/08/2008 a las 00:29
Con tanta corrección política y ecologista, sospecho que más de uno de tus queridos lectores se te va ha escamar, querido Hernán. "Monstruo insensible", te dirán. Muy cierto el relato. No conozco a ni un ser humano que no haya masacrado palomas, ratas, gatos y todo tipo de insectos cuando eran niños.
Y en cuanto a los animales de color blanco y negro, toda la razón del mundo. Por ejemplo, ahora con lo de la olimpiada, en México han hecho cientos de reportajes del oso panda gigante, que según esto es el animal representativo de China. Los malditos osos son tratados mejor que un rey. O sea, casi casi les limpian el culo porque los angelitos no les gusta quemar calorías. ¿Te has preguntado porque tantos mimos para un animal que se empeña en extinguirse? ¿Pues no que la naturaleza es sabía? Carajo, si el animal no quiere coger que no coja. Yo tengo una teoría que espero algún día tú que eres un gran científico, querido Hernán, compruebes. Mi teoría es la siguiente: la NASA y el gobierno chino han descubierto que los pandas segregan ciertas enzimas que hacen que el Universo siga existiendo, de lo contrario, no entiendo por qué se empeñan cuidarlos tanto a estas criaturas que parecen peluches. Te apuesto lo que quieras a que el panda es el animal más mimado del mundo, luego de los hijos de cualquier monarquía del mundo.
otra euge
20/08/2008 a las 00:25
dos cosas(me encanta empezar asi, sin preambulos):
cosa 1: los que se asquean me suenan a chicos criados en ciudad, en los pueblos y en el campo los chicos tenemos esas experiencias(aunque nunca comi comadrejas)
cosa 2: me encanto la ecologia cromatica, doy clases de ecologia, puedo llevarle el texto a mis alumno???
siempre un gusto leerte hernan!
20/08/2008 a las 00:23

Completamente de acuerdo con vos, Hernán.

A mí siempre me llamó la atención la "teoría del chico que se cayó en un pozo". Eso ocurre aproxidamente cada 5 años, y entonces todo el mundo habla durante días enteros de si lo van a poder salvar o no, mientras todos sabemos que cada día mueren miles de chicos.
PAOLO
20/08/2008 a las 00:22
Hey Hernán te leo hace más de un año y me pareces Bárbaro... pero que significa: OBCECADO lo busque en todo tipo de diccionario y no lo ubique....
Exitos....
y muchas gracias!!!
Marcelo
20/08/2008 a las 00:03
Che, que transgresor que sos, gordo pajero.

Vos si que sos jodido eh...

¡Mamita! y yo como un tarado leyendo a este pelotudo, que no distingue una plaga de una animal en extinción.
Germán M
20/08/2008 a las 00:00
No soy una persona ecologista, pero a veces me entran ganas de hacerme vegetariano, despues de leer esto se me revolvio el estomago y me entraron ganas de volverme vegetariano. La imagen del gatito y la de las crias de comadreja la tengo en mi cabeza como si fueran fotos. para la proxima trata de no ser tan grafico que sino despues me traumo.
Como decia varias veces pense en volverme vegetariano, pero la verdad que no puedo soportar la idea de no volver a saborear una milanesa o comer lasaña o un huevo frito.
Que puedo hacer con migo mismo, soy un ser malvado que anhela los placeres de ingerir carne. Necesito ayuda...

P.D.: Lo mas grande que llegue a matar en mi vida fue una rata que estaba en la casa de una vecina, despues de que le dimos caza al perfido roedor, mis amigos y yo recibimos una cuantiosa recompensa por parte de la vecina, con la plata que nos dio compramos coca y galletas e hicimos una merienda compartida...

P.P.D.: el coala es gris y blanco, capaz que tendrias que cambiarlo por un panda, es mas mejor que un coala porque tiene mas puntos de proteccionismo ecologico que un coala jeje
apodo
19/08/2008 a las 23:57
Hernán:
Dudo que la historia que contás de Chichita sea verdadera; pienso que fue un recurso modesto para impulsar con más fuerza la idea del texto. Si tengo razón te pido que me lo hagas saber de forma encriptada. Por ejemplo, en algún comentario al terminar una oración en vez de poner un punto poné punto y coma innecesario ó que el coment sea publicado en un minuto "11".
Bueno paro con la boludez;
Gran Post! Gracias.
madre histérica
19/08/2008 a las 23:53
esta cosa de los ecologistas que se rompen las vestiduras por ese tipo de animales que vos describis vive en ciudades, unas mas grandes o mas chicas... pero los que viven en medio del campo, o en zonas muy marginadas lo que menos les importa es que tanto sufre el bicho...
interesante reflexion sobre los grupos humanos que se enfrentan en medio horiente.
Chanchubela
19/08/2008 a las 23:50
Tu relato me trajo muchos recuerdos de mi infancia en la montaña en el sur, donde crecimos con mis hermanos redeados de una gran variedad de bichos, tanto silvestres como de granja.
Cuando uno es chico necesita experimentar la delgada linea entre la vida y la muerte para poder comprender y apreciar la vida. Ej : como en la pelicula de kill bill, en donde la niña aprecia como un pez nada, como se retuerce en la alfombra, como deja de moverse y lo triste que es entender que ya no va a regresar.
Fuera de eso creo firmemente en que si la naturaleza nos hizo depredadores y omnivoros, por qué contradecirla?!
Siempre y cuando la muerte del mas chico o débil tenga un fin alimentario, se haga con respeto y si se puede evitandole el mayor sufrimiento (para eso estan los sentimientos y la inteligencia).
Todo es parte del mismo plan, la naturaleza hizo sabrosos los chanchos, con las patas cortas para que no puedan correr rapido y regordetes para que sean rendidores con el fin de que el hombre u otro animal mas fuerte o mas listo pueda aprovecharlo.
Es la ley de la selva.
Ademas quien se mete a separar un leon que tiene a una sebra del cogote? Nadie. Eso está bien.
Nada que tenga que ver con la naturaleza y la supervivencia deberia causar remordimiento.
De todas formas pienso que esta bueno que haya gente ecologista, que luche por mantener un equilibrio, que evite las muertes injustificadas, que proteja el ecosistema, pero sería tambien muy importante que se ocupen de lo mas mas urgente, que hay gente muriendo de hambre, en africa, en tucuman, y a la vuelta de la esquina y eso es algo que la naturaleza no planeó a mi entender.

Ramón #19 mi papá tambien me enseñó a cocinar y a comer lo que cazaba, asi fué como a los 10 años me comí mi primer guiso de torcasas.


D.
19/08/2008 a las 23:47
Crudo, como feto de comadreja al asador.
Estoy de acuerdo con el comentario de WILLIAM WALLACE. No hay defensa posible al hambre o la muerte de un sólo niño.
Lograr encontrar el mensaje, casi como grito de indignación, que nos querés mostrar sobre la insoportable e inadmisible dualidad del ser humano, la doble moral, me hizo crecer un poquito más. Gracias.

Y no puedo evitar ponerte en el diván un ratito y ver la oscuridad que estás ventilando desde tu alma, la de Hernán hombre, padre, y sobre todo hijo. Me alegro que puedas largarla, más todavía cuando lográs que al menos uno de quienes te leemos tomemos un poco de conciencia de cuán contradictorios somos los humanos.

Cariños desde Buenos Aires.
 @nosoylenny
19/08/2008 a las 23:42
Dalmiro Saenz contaba una anecdota, en donde varios buques de distintas nacionalidades unian esfuerzos para salvar a unas ballenas encalladas. El esfuerzo humano para salvar a estos mamiferos tan simpaticos era increible. Lograron salvar 5 de 7 o algo así. Todos festejaban.
Hasta que el autor se entera que para mantener vivas a esas dulces ballenas, se les dio como alimento mas de 20000 kg de, digamos, atún.
?nadie penso en el pobre atún a la hora de salvar a las ahora libres ballenas?.
regaladaescara
19/08/2008 a las 23:40
Cuantas ganas de escribir tuviste...
Dicotomías de la vida:
Yo de chiquita pesqué ranas en la zanja de la puerta de casa y las comíamos, juntábamos caracoles en Necochea y los comíamos, igual suerte corrían los cangrejos. También cazábamos palomas con mis primos durante las vacaciones y las guisábamos...
Ahora le doy más al filet de pollo y a la soja.
En esta época en que todo viene pre-cocido, o pre-congelado, o ambas cosas, pienso: qué vieja hija de puta, cuando veo mujeres pintarrajeadas cubiertas con pieles de andá a saber cuantos bichitos (una vez leí que sí, que son muchos los que matan para hacer un tapadito).
Pero el asado es sagrado, aunque la vaca viva me mire con esa cara de pavota ignorante de su destino.
Gracias Hernán.
Cristian
19/08/2008 a las 23:39
Llevado al extremo, parece que solo tendriamos que comer plantas. Y si asi fuera, no sufren las plantas?
Hay un cuento en "Empacho Intelectual", de un escritor amigo "Andres Lomeña" que habla de eso. Estoy tratando de encontrarlo en Internet pero creo que no esta.
la tucu
19/08/2008 a las 23:37
Mi papá, que es muy mentiroso, contaba que la señora que trabajaba en su casa, en el campo, tenía tal eficacia y rapidez en descabezar pollos que, una vez lo había hecho, los dejaba corriendo sin cabeza por un rato. suena de lo más loco pero algunos otros, mentirosos también, me han confirmado esa historia, vos sabés algo de eso Hernan?
Por otro lado propongo el cambio de categoría de algunos alimentos, las milanesas, los salamines, y algunos pescados debieran pasar a ser consideradas verduras, así, con un poco más de flexibilidad, mucha más gente podría ser vegeteriana...
Ricardo
19/08/2008 a las 23:36
Casciari, sos muy bueno. Sos como Dios, pero más entretenido.
Ignacio
19/08/2008 a las 23:34
Ecología, vegetarianismo y empatía son tres cosas que se sazonarían bien juntas. Pero no se le puede pedir al hombre demasiado. Contentémonos con actuar con justicia nosotros y ayudar siempre a los que lo necesitan, no importa si se trata de mosquitos, ratones, ballenas, o seres humanos.
martianz
19/08/2008 a las 23:25
Me planteé lo mismo de chiquito, cuando fui artífice de un mojarricidio masivo.

El nivel de crueldad de asesinar un ser vivo no se mide por la cantidad existente de especímenes similares al asesinado.
Si así fuera, reventar a algún Homo Sapiens que tengamos en capilla sería tan punible como matar a un loro.
O menos.
Pablito
19/08/2008 a las 23:24
Brillante todo hasta el final con la comadreja.
Eso no te lo creo.
Y si no sos un hijo de puta que se pasa de cínico.
Saludos.
Mariano
19/08/2008 a las 23:20
La tristeza del hombre por la muerte de un animal es directamente proporcional al tamaño de éste último.
PUCHI
19/08/2008 a las 23:17
NO SE PUEDE CREER CARAJO,AHORA QUE ME PUDE SENTAR A LEER TRANQUILO,ME CALENTÉ LA CENA ,ME ACOMODO ,ME PONGO A MORFAR JUSTO EN EL MOMENTO CUANDO EL GORDO PONE LO DE LA COMADREJA... ,MUY BUENOS ALGUNOS DE LOS COMENTARIOS ,PARA ALGUNOS SE HACE MUCHO Y PARA MI LA REALIDAD ES QUE CUANDO ESTEMOS POR LO MENOS AL 90% DE CONCIENTES CON LO QUE NOS RODEA NO HABRA TU TIA ...
Fede
19/08/2008 a las 23:10
William Wallace (69): El hambre y todos los demás espantos que sufre el hombre los causa el hombre.
La extinción de los animales y de los ecosistemas también los causa el hombre y los animales y los ecosistemas no pueden defenderse.
Me parece más grave lo segundo que lo primero, que querés que te diga...
WILLIAM WALLACE
19/08/2008 a las 23:08
como te quedo el ojo brasil!
seguis sin el oro , espera 4 años mas.
 Emiliano del Valle
19/08/2008 a las 23:07
uh, que divague tu texto... en un momento pensé que te ibas por un lado y volviste a la idea original...

Coincido con la hipocrecía humana. Las ballenas me parecen demasiado aburridas y deformes para querer salvarlas. Eso sí, tengo un perro discapacitado y lo atiendo cual niño discapacitado...
 gaesba
19/08/2008 a las 23:07
La vida tiene mil y una paradojas.
El mensaje que pretendías dar iba bien barajado en tu historia, sin necesidad del cuadro final de la comadreja.
Alex
19/08/2008 a las 23:06
Muy buenos puntos de vista sobre la crueldad de los humanos sobre los animales.

Saludos.
WILLIAM WALLACE
19/08/2008 a las 23:04
para fede: puede que los tigres de bengala si, pero existen muchisimos ejemplos (pinguinos empetrolados) que demuestran que se hacen acciones millonarias por animales que no estan en peligro de extincion.
yo estoy en una posicion intermedia , me parece pelotudo herir hasta desangrar a un toro en una corrida
de la misma manera que aborrezco a los fundamentalistas al estilo PETA que quieren prohibir el uso de animales para investigaciones cientificas. y como demostro el programa bullshit de Penn y Teller , la vicepresidenta de peta usa insulina animal para tratarse la diabetes.
por eso y tomando partido reproduzco lo dicho por el mismo Penn Jillete en ese programa "yo mismo soy capaz de despellejar con la boca hasta el ultimo pinguino en la tierra, con tal que ningun chico sufra de hambre"
Fede
19/08/2008 a las 22:59
Juan (65): Los mosquitos no están en extinción. No entiendo la relación entre ambos argumentos...
Euge
19/08/2008 a las 22:58
En mi opinión en el mundo lamentablemente conviven tanto los animales en peligro, como la humanidad en las peores condiciones de vida. Creo que la ayuda a uno no quita la mano que se le pueda dar a la otra. El ideal es el equilibrio, y me consta que hay gente que dedica su vida a "arreglar" los desastres de la crueldad.
 joma
19/08/2008 a las 22:58
Ahora al Chiri ya no le van a preguntar más si la anécdota de los canelonres es real: ahora le preguntarán por la anécdota de la comadreja.
Juan
19/08/2008 a las 22:56
Tres cositas:
-Cada día me atrapan más sus historias.
-Que asco hermano lo del final... ahhhhggg.
- 55 (Fede) El argumento de la extinción tampoco es válido, quién no votaría por la extinción de los mosquitos aún pagando el precio de perder el delicado aporte que hacen al ecosistema.

Saludos!
Pali
19/08/2008 a las 22:53
Desde que se declaró la muerte de dios nos hemos hecho cargo nosotros. Pero nadie dijo que debiamos ser un juez supremo justo y equitativo. Podemos permitirnos tener un cariño diferencial para las especies que nos acompañan; y una compasión diferencial para sus ultimos momentos.
Meletea
19/08/2008 a las 22:52
Rousseau dice que en el estado de naturaleza un hombre tiene un sentimiento que es la piedad, que le genera a su vez todos los otros (la amistad, el amor, etc), y que en el estado de sociedad el sentimiento de piedad desaparece, y si ve que estan matando a alguien solo necesita taparse los oidos y los ojos para poder pensar que no es un igual y no sentirse identificado con esa persona...ya lo decía Juan Jacobo hace como 300 años

Buenisimo como siempre Hernan!!!

El otro día Gasalla estuvo hablando de vos con Susana
natasha...
19/08/2008 a las 22:52
ay por dios,la verdad es q me mato los ejemplos q pusiste,y lo q te paso a vos con la comadreja,tmb me paso.
Un dia nos fuismos con mi familia y una familia amiga a Vuelta De Obligado(san pedro) ,y con Mari mi amiga fuimos a dar una vuelta por el lugar y habia un par de chicos q estaban con unos palos golpeando a una serpiente con Mari nos quedamos a un costado esperando q se fueran y fuimos a ver la serpiente,era espantaso estaba toda reventada y lo peor q tmb estaba embarazada,eran 3 huevos,estaban sanos,no los habian golpeado.. despues se los fuimos a mostrar a mi hermano y nos dijo q los tiraramos al agua porq capas la serpiente era venenosa pero,nosotras los dejamos al lado de un arbol,no se si sobribieron,pero son imagenes q no te olvidas,a vos tmb te debe pasar lo mismo..
chau Hernan..

3_0
Argentina_brasil..
Q GRANDE CHE.. AHORA POR EL ORO SI O SI!!!!!!!!!
VAMOS ARGENTINA!!!!!!!!!!!!!!!
19/08/2008 a las 22:50
me hiciste acordar a lo que cantaba con mis hermanos en la mesa esperando la comida
queremos comer, comer, comer
sangre coagulada revuelta en ensalda
mocos bien verdosos que sean de un rabioso...
sigue, no me acuerdo mas
un asco
 Maximiliano
19/08/2008 a las 22:48
Natalio 45:

El principio que rige a la naturaleza (o a los seres vivos, mejor dicho) es el de la conservacion (o perpetuacion) de sus propios genes en tanto individuo, no la de la especie, eso fue una teoria que quedo descartada hace tiempo ya.

Vease: El gen egoísta. Richard Dawkins
Ramon
19/08/2008 a las 22:47
Hay una raza que anda por todos los continentes, desarma bosques y hasta cuentan que le hizo un agujero a la capa de ozono, esos no son plaga??
mayic
19/08/2008 a las 22:45
Muy buen articulo.
Para quienes no lo hayan leído aún, y quieran volver a sentir esas sensaciones finales pueden pasar a ver un cuento de Chuck Palahniuk (el de El club de la Pelea - FightClub) por http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/subnotas/2350-358-2005-07-03.html
ElTeta
19/08/2008 a las 22:45
Una vez le corté de un tijeretazo una antena a un caracol. Estaría bueno poder decir que al ver el resultado sufrí mas yo que él.

PD:
Acá hay unos que le cantan a un pescau.
http://es.youtube.com/watch?v=sx5pBbqlRPE


19/08/2008 a las 22:44
Sí, el relato es crudo, crudísimo. Como tantas otras verdades que Hernán contó. Es así señores, las miserias humanas algunas veces no contienen seda que suavice.
Gracias Hernán por este análisis, que bueno sería que se entienda que la culpa no es del cartero.
Éste texto es una oportunidad, como tantas Casciarescas, de poder evolucionar el alma.
Fede
19/08/2008 a las 22:41
Hernán,
Es la primera vez que escribo en tu blog y también la primera vez que estoy en total desacuerdo con vos; y no es que sea ecologista, ojo. Obviamente te debe dar igual que esté o no de acuerdo, pero lo mismo escribo esto para sacarme las pulgas. Creo que hay un error grave en tu relato. Los ecologistas que protegen a los tigres de bengalas y no a las palomas, a los koalas y no a las ratas de alcantarilla, etc. lo hacen no porque unos sean más bonitos que otros o por alguna razón tan absurda como esa, sino porque algunos animales están en peligro de extinción y no otros que, incluso, se han convertido en plaga. Creo que la acción de los ecologistas es muy valorable (aunque parece que a veces no llega bien el mensaje con el que intentan prevenirnos de los desatres que a futuro se producirán ante la destrucción de selvas y bosques y la eliminación de miles de especies ya en peligro de EXTINCIÓN). Además, creo que porque se dediquen a proteger animales y no a negritos muertos de hambre en África que no se ven desde los aviones, no descalifica su esfuerzo. "Cada lechón a su teta la forma de mamar", como dice el dicho. Algunos se dedican a cuestiones humanitarias, sí, pero otros son arquitectos, escritores, abogados, astrónomos, deportistas, etc., ¿y porque no estén estos en África los vamos a repudiar y sí a los que hacen algo por el mundo? Y por último, una reflección: Si el planeta se hace inhabitable para cualquier ser vivo: ¿A quién podrá importarle una mierda la situación de los negritos muertos de hambre de África si ni ellos van a poder vivir en un mundo podrido, sin aire, ni agua, ni plantas, ni animales, ni nada de nada?
Los estudios climatológicos y ambientales ya han dado cuenta de una espantosa verdad: Ya hemos llegado al futuro, y si los gobiernos y los pueblos no cambian drásticamente su actitud para con la contaminación y dejan de ver al planeta como un gran basurero y a la vez como una fuente ilimitada de recursos, nos vamos todos al muere en poco tiempo; también las comadrejas, los gatitos y las palomas (tal vez sólo los abogados se salven...). Un abrazo.
Ginger
19/08/2008 a las 22:40
Yo no mato animales, ni cucarachas (eso lo hace el fumigador). Sin embargo no tendría problemas en liquidar a la estúpida que cocina en Mañanas Informales, a Baby Etchecopar y a Osvaldo Quiroga. Y también le retorcería el pescuezo a todos y cada uno de los empleados del Registro Nacional de Constructores de Obras Públicas. Eso sí que sería un servicio a la ecología mundial.
(A vos se te da por escribir esto justo cuando yo estoy a punto de convertirme en asesina serial, viste...)
Libe
19/08/2008 a las 22:38
Y sumado a todas las crueldades, con esto de Beijing, se vió por la tele que los chinos se comen a los Caballitos de Mar... Con que necesidad...por Dió !!!!!!
Gloria
19/08/2008 a las 22:37
UFFFF....esto me hace recordar cuando vivía en un pueblito llamado La Invernada en Santiago del Estero, a los 7 años ya sabía como matar una gallina para luego cocinarla. Ahora no puede creer lo salvaje que era, cuando la corría por todas partes con un palo hasta que se cansaba y se dejaba agarrar, y ahi le torcía el cogote y luego la pasaba por agua hervida para sacarle las plumas. En esa época no me daba asco, y ahora de grande para agarrar un trozo de carne sólo puedo hacerlo usando guantes. Que épocas aquellas, además de matar gallinas para comer, hacia unas trampas de madera con las que atrapaba palomas igual a las que abundan en Buenos Aires, pero en ese pueblito la conocen como paloma urpila. Y eso no es todo, realmente era una india, cuando veia culebras y como sabia que no son venenosas las agarraba de la cola y las revoleaba varias veces contra la pared, hasta que dejaban de moverse; pero luego tenía que bancarme una sensación fea que me quedaba en la boca, nose porque era, pero era como si hubiera comido grasa. Realmente era una niña india, salvaje, ecologica.
Saludos
pocho
19/08/2008 a las 22:36
Déjelo no más nadar
no rechace mi consejo
que yo compré un salamin
más rico que este abadejo.
Animal
19/08/2008 a las 22:35
Ahora un comentario sobre el texto en sí mismo: Creo (subrayo el creo) que es otro de los textos de Hernán que denuncia las contradicciones hipócritas de los humanos, otro en el que se quiere hacer (o demostrar ser) alguien que va a contracorriente de ciertas actitudes "políticamente correctas" que en el fondo no son sino cretinadas, maquillaje. Creo que Hernán los escribe con cierto fervor y me divierte imaginar los matices de su indignación intelectual.
Ahora bien, las lecturas que permite el texto obviamente van desde la indignación materna (mi gata es como mi hija) al cínico amateur y mediocre. Hasta ahora, entre todos, van ganando las reacciones que no son capaces de reconocer tonalidades entre las reacciones al sufrimiento animal... o sos un pendejo nueva era o sos un pragmático mata cerdos. Creo que hay matices. Pero cuando en estos terrenos se dan confrontaciones, los que preferimos diálogos basados en comprender la posición del otro nos quedamos excluídos de una pelea entre activistas que sí, rayan en el fascismo, y cínicos incapaces de entender que entre todos los eventos de una existencia el más crítico y crucial, y al cual debería atender más claramente la conciencia humana, es el dolor.
la incredula
19/08/2008 a las 22:33
ahora cada vez que tenga frente a mi un jamon bellota, recordare
el perro ahorcado,el gato estampado,el chancho chillando ,la vaca desangrando y la comadreja abierta que visitaron mi imaginacion hoy.
(a ver si me puedo resistir..

me cachis.....la mar salada!

Natalio
19/08/2008 a las 22:31
Es conservación, perdón.
Lola
19/08/2008 a las 22:28
Hay que ser jodido, pero me contaron una historia similar cuando estaba embarazada. Ni te cuento las pesadillas que tuve... para los que dicen que la realidad siempre supera la ficcion, esos no vieron lo soy capaz de soniar.
Embarazadas, abstenese.
R.E.L.
19/08/2008 a las 22:28
uff! y yo que pensé que iba a comentar temprano esta vez!

Muy bueno!
Natalio
19/08/2008 a las 22:27
Completamente cierto el mensaje de fondo pero es más triste aún. La comadreja a la que le matan los fetos da pena, asco y repulsión mientras que el aborto, que es peor en tanto se trata de un semejante, provoca aceptación o indiferencia.

En la naturaleza animal el primer principio es la concervación de la especie. Nosotros preservamos a las demás, las cuidamos, nos horrorizamos, mientras a nuestro lado matan miles de fetos humanos inocentes.

El relato es duro e impresiona pero así es la hipocresía humana.

Natalio
Sol
19/08/2008 a las 22:27
Fue un relato horrible... Me encanta leerte pero esta vez me dio muchisima repulsion!!
Demasiado impresionante Casciari!
Narkito
19/08/2008 a las 22:24
Sublime, pero voy a tener pesadillas. =/
FedeRosario
19/08/2008 a las 22:24
Muy bueno Hernan!...relato simple pero bien explìcito!...me gustò, aunque es muy muy crudo, pero de chico creo que uno ni siquiera tenìa làstima por los hermanos...menos por los animales...jejeje....bue....pasaba a dejar mi cordial saludo nomas (ya que no acostumbro a opinar, solo me remito a leer)...peeeero me sentì obligado a hacerlo querido Hernàn porque te comento que no se como habràs hecho (ya que yo no logrè solucionarlo...es mas no me movì) pero lograste que vuelva a recibir tus mails cada vez que actualizàs ORSAI...y eso me puso muy contento!!!!...volver a recibir actualizaciones de orsair + le ganamos 3 a 0 a Brasil = es lo màs lindo que me pasò (por lo menos hasta ahora) en la semana...gracias... nos vemos...Saludos,

FEDE
elsurarriba
19/08/2008 a las 22:22
#27 LAURA: creo q ya nos estamos comiendo unos a otros, o quizas solo somos comadrejas.....

Me hizo recordar, lo de la comadreja, lo que nos hacen de algun modo. Cuando vamos a tener un hijo, nos pisotean, nos abren en dos(porq el médico se tiene q ir a un asado) nos sacan la cria, la pinchan, la llenan de tubos, y la meten en una encubadora......y prohiben que la madre la tenga por 48 hs. Como despues podemos horrorizarnos por Meana???....

Diego
19/08/2008 a las 22:21
Este fin de semana te vi por todos lados, Hernán... En Perfil, en la Viva... incluso, en una hoja de La Nación vieja que usé para prender el asado, era una nota de abril, creo.... no te pasa que, por ejemplo, estás por tirar o usar para algo en particular, donde ya no los volverás a ver, viejos diarios, y te da curiosidad ver qué pasaba en la época del diario.. ese tipo de cosas....

Habrá algún otro ser vivo hipócrita? Existe esa palabra, esa idea para otro ser vivo...? Tal vez, hay animales traicioneros.... en fín... en esto de salvar a un animal y no a otro, somos como en todo... un gran abrazo
Guillermo
19/08/2008 a las 22:19
Estoy entre la repulsión, el asco y la nausea. Por aquí te dirían "Ok, you've made your point. Stop it"

Creo que ya habías demostrado el punto al que querías llegar, no había necesidad de ese último relato. una pena, pero un hallazgo a la vez: por primera vez leo algo tuyo que no me gustó como termina.

Saludos
LuzBelito
19/08/2008 a las 22:19
Perdon Carolina, con todo respeto: Tu gata es tu gata. Me molesta muchisimo la gente que compara una mascota con un hijo. Es como comparar a un padre o a un hermano con un pekines, no jodamos.
Hernán, me dio muchisimo asco toda la parte final. Hubiese preferido otro final, pero el texto es tuyo. El resto, sublime.

Un abrazo!
Comandante40
19/08/2008 a las 22:16
A todo esto y sin caer en el golpe bajo si mato al que programa los Juegos Olimpicos de China en TVE por dar Brasil Argentina en diferido y no en directo, ¿Grita? Vale mas su vida que el de animal blanco y negro? ¿Estará buena su carne? A los que se llaman ecologistas es una burla a los que son ecologos como profesión. Saludos.
19/08/2008 a las 22:16
Aquel comercial era muy gracioso.

Y lo de la conciencia ecológica, es una moda que algunas veces roza lo facista, no?
Ministry
19/08/2008 a las 22:14
No pude evitar acordarme de un concurso de cocineros en el restaurante mas grande del mundo, en China. Habia que freir al pescado, de la cabeza para abajo. Perdian si servian al pescado ya muerto. Ganaban los que presentaban al pescado vivo y moviendo la boca al menos. Mover la cola o las aletas, eran puntos extras.

No se que tanto hay de cierto en que quien se preocupa por los bichos, no se preocupa por los ni;itos africanos. Me suena como que muy limitada la ecuacion.

Tal vez cada quien elija sus luchas.
Hay luchas mejores que otras? Los criterios de Chichita me suenan perfectamente aplicables para el caso.

Saludos de Mexico, Hernan.
Genial texto.
Ministry
19/08/2008 a las 22:14
No pude evitar acordarme de un concurso de cocineros en el restaurante mas grande del mundo, en China. Habia que freir al pescado, de la cabeza para abajo. Perdian si servian al pescado ya muerto. Ganaban los que presentaban al pescado vivo y moviendo la boca al menos. Mover la cola o las aletas, eran puntos extras.

No se que tanto hay de cierto en que quien se preocupa por los bichos, no se preocupa por los ni;itos africanos. Me suena como que muy limitada la ecuacion.

Tal vez cada quien elija sus luchas.
Hay luchas mejores que otras? Los criterios de Chichita me suenan perfectamente aplicables para el caso.

Saludos de Mexico, Hernan.
Genial texto.
Ministry
19/08/2008 a las 22:14
No pude evitar acordarme de un concurso de cocineros en el restaurante mas grande del mundo, en China. Habia que freir al pescado, de la cabeza para abajo. Perdian si servian al pescado ya muerto. Ganaban los que presentaban al pescado vivo y moviendo la boca al menos. Mover la cola o las aletas, eran puntos extras.

No se que tanto hay de cierto en que quien se preocupa por los bichos, no se preocupa por los ni;itos africanos. Me suena como que muy limitada la ecuacion.

Tal vez cada quien elija sus luchas.
Hay luchas mejores que otras? Los criterios de Chichita me suenan perfectamente aplicables para el caso.

Saludos de Mexico, Hernan.
Genial texto.
Gonzawom
19/08/2008 a las 22:13
Ayer miraba las toreadas, ke hijos de puta... como pueden hacer sufrir así al animal la puta ke lo parió!

"Me voy a disfrazar de toro y a dar por culo al toreroooo"


Cultivar buenos pensamientos, comer frutas y cereales, ommmm




19/08/2008 a las 22:12
Pobrecita la comadreja embarazada!
Ricardo
19/08/2008 a las 22:10
no te da un poco de coraje que la gente deje comentarios solo por ganar...o ser primero??
Ramon
19/08/2008 a las 22:09
#23 dixit "Unos decidimos volvernos vegetarianos porque por más que comprendamos los beneficios de la proteína animal y lo práctico que es ser indiferentes al sufrimiento y los gritos de un cerdo"

Y con eso se pierden del placer de comerse unas mollejitas
Will
19/08/2008 a las 22:09
Muy bueno, hasta las comadrejas ... eso fue cruel, yo "jugaba" con los gatos, pero nunca llegué a hacer eso a una gata preñada ... no quiero decir que una este bien y la otra mal. solo uqe me parece demaciado cruel ... y no es que me gusten las comadrejas !! :p
LAURA
19/08/2008 a las 22:04
translucidos, inanimados...un pensamiento infeccioso...un sentimiento inquieto, nadamos entre comadrejitas...

comamonos unos a otros!

 Pisotres
19/08/2008 a las 22:03
Muy interesante, y con un leve giro en tu estilo quizá

Donde dice "Koala" habrás querido decir "Panda" tal vez, ¿no?"
Diana
19/08/2008 a las 22:03
Hmmm... No estoy segura de si me gustó o no esta vez lo que escribiste, Hernán. Que me pareció asqueroso, seguro.
La chacarera promete. Tenés que completarla, ahora.
LAURA
19/08/2008 a las 22:03
translucidos, inanimados...un pensamiento infeccioso...un sentimiento inquieto, nadamos entre comadrejitas...

comamonos unos a otros!

Animal
19/08/2008 a las 22:00
Antes he hecho un par de comentarios profesionales mal recibidos, peor comprendidos (fallas mías) pero me arriesgaré con otro:
La empatía es, como todos los rasgos de la naturaleza humana, una cualidad psicológica que evolucionó bajo unas condiciones dadas: sociales, ecológicas (es decir de un entorno natural)... En la evolución lo que compromete la supervivencia se elimina, lo que aumenta las probabilidades de sobrevivir y reproducirse se mantiene y propaga dentro de la especie (obviamente no es tan blanco y negro... un rasgo, un comportamiento puede ser tanto perjudicial como benéfico... y el entorno además está cambiando a lo largo del tiempo... no es tan simple).
En el caso de la empatía pues es natural que la sintamos en mayor o menor medida por nuestros semejantes y por las crías humanas. Un bebé a la mayoría nos conmueve. Y entre ayudar a un animal y a un humano, un CroMagnon promedio no lo pensaría demasiado. Nuestra empatía nos predispone sinembargo a extenderla a lo que se nos asemeje a nosotros o a nuestras crías. En esa escala de semejanza está más cerca un perro (ojos grandes y "expresivos", social, afectuoso) que una comadreja. O que un mero o una langosta. Obvio, los gritos también son rasgos que nos asemejan: es más cercano a nosotros un animal que chilla a uno que se deja cocinar vivo en silencio.
Pero son predisposiciones. Los humanos, entre todos los animales evolucionados somos volubles y maleables en nuestros comportamientos y afectos primitivos. Unos decidimos volvernos vegetarianos porque por más que comprendamos los beneficios de la proteína animal y lo práctico que es ser indiferentes al sufrimiento y los gritos de un cerdo, consideramos que es más ético cortar de raíz nuestra complicidad con la tortura y la muerte de un ser con sistema nervioso, capaz de sufrir. Otros asan fetos sin remordimiento, comen sesos de micos vivos y aplastan gatitos. Cada cual atiende como mejor le parece los llamados de sus tendencias atávicas.
Yo
19/08/2008 a las 22:00
Espantoso y efectista al pedo, no vuelvo más a este blog.
 diegokbzon
19/08/2008 a las 21:58
Excelente reflexión, cuanta verdad, pero me dio asco, mucho, el final
interior
19/08/2008 a las 21:58
Los que ganan Oro , primero ganan y después se fijan en las cualidades del estadio.

Cuando matas animales que gritan, lo mejor de todo es taparse los oidos, y en el caso de la comadreja tambien tendrias que taparte la nariz, es imbancable la catinga que tienen.
De los que gritan, el que mas grita es el Chancho (al horno), le sigue el ternero o ternera (costilla a las brazas) , y después el chivo (en estaca), (según mis oídos y mis animales matados) obvio que si mato un pollo torturándolo despacio con un gillette seguro que terminará gritando mas que un chancho.
Ramon
19/08/2008 a las 21:57
Ahora que lo mataste te lo comés!!! decia mi vieja cuando de pibe volvia con bichos raros y la gomera colgada del cuello, asi que por las comadrejas mi madre te hubiese perdonado

PD: Hernan, lo de siameçs esta bien o es un error de licotimia??
cathy
19/08/2008 a las 21:57
Ufff, crudo, crudismo relato. Supongo que estoy tan acostumbrada a sentir pena por unos animales y por otros no que leer algo así me bloquea.
federico
19/08/2008 a las 21:57
Hola hace poco que conoci tu blog gracias a la voz del interior de cordoba argentina obvio.
He leido todas y cada una de las cosas que tenes aqui publicnada mas gracias
cathy
19/08/2008 a las 21:57
Ufff, crudo, crudismo relato. Supongo que estoy tan acostumbrada a sentir pena por unos animales y por otros no que leer algo así me bloquea.
diego
19/08/2008 a las 21:55
hay excepciones en los animales en blanco y negro, la vaca es blanco y negra y no tenemos ningún reparo. Lectura buena como siempre, y además me ha dado hambre
hugo
19/08/2008 a las 21:53
no recomiendo leerlo justo despues de comer un sandwich en la oficina. pero es muy bueno el relato, y ahora yo tambien guardare la imagen de las comadrejas translucidas sobre la mesa.
fede o
19/08/2008 a las 21:53
después del choripan, el morcipan y el vacipan... se viene el fetipan!
Roberto Arancibia
19/08/2008 a las 21:50
Qué notable. Duro relato, triste, tristísimo, pero cierto.
Nos preocupan tanto las focas y sus bebés, se ven tan lindos en la tele. En cambio todos esos negritos de Africa, tan flacos y tan llenos de moscas, que mueren diariamente de enfermedades perfectamente curables, pero en fin.
El mundo sigue ahí, dicen.
Un abrazo Hernán.
 Pik!
19/08/2008 a las 21:49
¡UAU! :|
Pao
19/08/2008 a las 21:47
Vos naciste un martes?
juanicosa
19/08/2008 a las 21:46
los koalas son grises
LUCHO
19/08/2008 a las 21:44
YO SI LEI... Y SOY QUINTO
 Lucas
19/08/2008 a las 21:44
Muy bueno, como siempre.
fede o
19/08/2008 a las 21:44
casi podio, que lo parió. cuatro años trabajando para beijing y me vengo a dormir ahora.
 Carolina Aguirre
19/08/2008 a las 21:43
...

Mi gata es mi hija. Yo no puedo leer estas cosas. Me quiero morir ahora mismo.
interior
19/08/2008 a las 21:39
Gané el oro, pero perdí una erre.
 diegokbzon
19/08/2008 a las 21:39
kore, me ganaron, la bronce?
manu
19/08/2008 a las 21:38
mmmm.... serás primero, pero no el primero que completo la lectura.... :P
interio
19/08/2008 a las 21:36
Gané