Orsai blog post

Vejez
martes 12 de enero, 2016

Orsai post

Vejez
martes 12 de enero, 2016

Huéspedes y anfitriones

   

Desde hace años viajo mucho y, como odio los hoteles, elijo casas por internet. Los anfitriones las ponen a disposición y nosotros, los huéspedes, las habitamos. A veces una semana, a veces tres días. Para no tener sorpresas, suelo prestar atención a las evaluaciones que otros hicieron de las casas a las que iré. Y siempre elijo anfitriones confiables. El diciembre pasado alquilé una casa de fin de semana en Montevideo. La elegí lejos del centro y me equivoqué, porque justo me infarté en el living y casi me muero.

Si hubiera tenido que elegir el peor momento para morirme habría sido ese. No solamente estaba en un país que no era el mío; también me había separado de Cristina después de quince años y la única persona que sabía que yo estaba en Uruguay con Julieta era la propia Cristina; y para peor, el equipo de fútbol más bullicioso de Montevideo acababa de salir campeón y el tráfico a los hospitales era imposible.

Era el primer domingo caluroso de diciembre y yo era feliz, o empezaba a ser feliz, cuando me ardió el centro del pecho. No era un dolor intenso, así que durante un rato elegí pensar que tenía acidez. En el fondo yo sabía que esos pinchazos estaban en el corazón y no en la barriga, pero es tan necesario negar la muerte cuando le ves el plumero, sospechar que las cosas extraordinarias de la vida nunca nos pasan a nosotros, que siempre al principio el infarto parece un poco ardor de estómago.

“¿Querés que llame a alguien?”, me preguntaba Julieta, y yo le decía que no, que ya se me iba a pasar, mientras cruzaba los dedos para que no fuera lo peor. Es horrible que te dé un infarto y te mueras al principio de una relación con una mujer más joven, porque en el velorio todo el mundo piensa que te moriste de esfuerzo sexual. Es vano explicar que no, que en realidad estabas a punto de ver a Racing en el televisor, que habías comprado facturas y estabas vestido: siempre tu muerte será morbosa y tendrás, en el imaginario de tus deudos, el culo al aire.

Me bajó la presión de solo pensar en mi velorio. “¿Llamo a alguien? Ahora estás pálido”. Ella también cruzaba los dedos para que no fuera un infarto. Nos habíamos conocido pocos meses antes: posiblemente yo era una excentricidad en su vida, una especie de novio viejo pero simpático, pero no un novio muerto. Es muy feo ser una chica y que de repente una aventura sentimental se te convierta en un cuerpo gordo y rígido al que tenés que repatriar para que no se pudra. Capaz que ella quería una relación de verano, un toco y me voy, una anécdota para contarle a sus amigos, y yo le estaba regalando la burocracia de meter un cadáver en el congelador del buquebús.

¿Y a quién iba a llamar, ella, para avisar de mi muerte, si solamente Cristina sabía todo el asunto? Yo todavía no le había contado a nadie que me había separado. No lo sabían ni Chichita, ni mi hermana, ni Chiri. De hecho, pensaba esperar a fin de año para explicárselos. La única persona del mundo que sabía que yo estaba con Julieta era Cristina, pero no es recomendable llamar tan pronto a la exmujer de alguien para decir “mirá, te lo devuelvo porque se murió”.

Entonces, de repente, el brazo izquierdo se me empezó a dormir y se acabaron todos los chistes. “Che, es un infarto”, dije, y la respiración se me volvió muy fría. Julieta salió corriendo a buscar gente. Y entonces, justo ahí, en ese momento del domingo, me quedé solo con mi infarto.

Y lo dije dos veces más, en voz alta. “Infarto. Infarto”.

Eso lo cambió todo, fue una especie de frontera. Porque mientras mi boca decía “no es nada” o “ya va a pasar”, mientras mi cabeza pensaba que podía ser una gastritis, yo todavía era el personaje de mis cuentos, un gordo gracioso que, sin haber hecho esfuerzos, solía tener la vida por delante.

Pero desde que dije en voz alta “es un infarto” y Julieta se fue, desde que me quedé solo en la casa de huéspedes, me convertí en un hombre cualquiera que se muere sin nadie, me convertí en mi padre en su sillón después del tenis, en mi abuelo en su noche final de la clínica, en el mendigo que eterniza su apnea abajo de un puente; fui todos los hombres muertos que no tuvieron gente al lado.

Y si cuento la historia (si sigo siendo el personaje) es porque Julieta volvió con Javier y Alejandra, los anfitriones de la casa, y como pudieron me subieron a un auto. Salimos por una avenida llena de Peñarol, y tuvimos la suerte de cruzarnos con un patrullero. Alejandra, que manejaba, sacó la cabeza por la ventanilla y le dijo al policía: “Llevamos a un infartado, prendé la sirena y guiános al Británico”. Al patrullero le giraron luces azules y rojas, como en una serie yanqui, y le brotó un aullido de urgencia que obligó al tráfico a abrirse como el mar Rojo.

Yo miraba el camino con la presión en la mínima. Me di cuenta que respirar me requería un esfuerzo enorme, y que si perdía el conocimiento mi cuerpo no podría hacerlo. Supe que no tenía que hacer literatura mental: nada de pensar tiernamente en mi hija, ni en mi vida con nostalgia, porque si me emocionaba la energía de la respiración se disipaba. Solamente había que respirar y llegar. Y no morir. Respirar y llegar. Y no morir. Si llegaba a una camilla todo iba a estar bien, porque lo único que hay que evitar en la vida es la frase “murió de camino al hospital”. Es una frase muy fea.

Por suerte llegamos. El médico me dijo, después de la operación, que la velocidad con que me trajeron en el auto fue vital. Gracias al patrullero y a Julieta y a mis anfitriones, hicimos en diecinueve minutos un camino que se suele hacer en cuarenta. “Tu corazón no hubiera aguantado cuarenta”, me dijo el doctor.

Un par de días después, en la habitación de cuidados intensivos, me llegó un correo de la página de alquiler de casas. Me pedían una evaluación pública de mis anfitriones en Montevideo. Como todavía no podía escribir, le dicté a Julieta mi evaluación de la casa:

“Excelente vivienda para huéspedes con propensión al infarto de miocardio. La zona posee comunicación directa con los mejores hospitales de Montevideo. Los anfitriones, Javier y Alejandra, se convierten al instante en ángeles de la guarda y te salvan la vida sin conocerte. Te llevan muy rápido al hospital, en su propio coche, mientras te estás muriendo y después se quedan en la sala de esperas hasta que los médicos te ponen un bypass. No permiten que caigas en depresión ni que te sientas solo, te traen libros para que leas y además no te quieren cobrar los días que te quedás de más en su casa. ¡Muy recomendable!”.

Hernán Casciari
martes 12 de enero, 2016


Huéspedes y anfitriones

por Hernán Casciari

Desde hace años viajo mucho y, como odio los hoteles, elijo casas por internet. Los anfitriones las ponen a disposición y nosotros, los huéspedes, las habitamos. A veces una semana, a veces tres días. Para no tener sorpresas, suelo prestar atención a las evaluaciones que otros hicieron de las casas a las que iré. Y siempre elijo anfitriones confiables. El diciembre pasado alquilé una casa de fin de semana en Montevideo. La elegí lejos del centro y me equivoqué, porque justo me infarté en el living y casi me muero.

Si hubiera tenido que elegir el peor momento para morirme habría sido ese. No solamente estaba en un país que no era el mío; también me había separado de Cristina después de quince años y la única persona que sabía que yo estaba en Uruguay con Julieta era la propia Cristina; y para peor, el equipo de fútbol más bullicioso de Montevideo acababa de salir campeón y el tráfico a los hospitales era imposible.

Era el primer domingo caluroso de diciembre y yo era feliz, o empezaba a ser feliz, cuando me ardió el centro del pecho. No era un dolor intenso, así que durante un rato elegí pensar que tenía acidez. En el fondo yo sabía que esos pinchazos estaban en el corazón y no en la barriga, pero es tan necesario negar la muerte cuando le ves el plumero, sospechar que las cosas extraordinarias de la vida nunca nos pasan a nosotros, que siempre al principio el infarto parece un poco ardor de estómago.

“¿Querés que llame a alguien?”, me preguntaba Julieta, y yo le decía que no, que ya se me iba a pasar, mientras cruzaba los dedos para que no fuera lo peor. Es horrible que te dé un infarto y te mueras al principio de una relación con una mujer más joven, porque en el velorio todo el mundo piensa que te moriste de esfuerzo sexual. Es vano explicar que no, que en realidad estabas a punto de ver a Racing en el televisor, que habías comprado facturas y estabas vestido: siempre tu muerte será morbosa y tendrás, en el imaginario de tus deudos, el culo al aire.

Me bajó la presión de solo pensar en mi velorio. “¿Llamo a alguien? Ahora estás pálido”. Ella también cruzaba los dedos para que no fuera un infarto. Nos habíamos conocido pocos meses antes: posiblemente yo era una excentricidad en su vida, una especie de novio viejo pero simpático, pero no un novio muerto. Es muy feo ser una chica y que de repente una aventura sentimental se te convierta en un cuerpo gordo y rígido al que tenés que repatriar para que no se pudra. Capaz que ella quería una relación de verano, un toco y me voy, una anécdota para contarle a sus amigos, y yo le estaba regalando la burocracia de meter un cadáver en el congelador del buquebús.

¿Y a quién iba a llamar, ella, para avisar de mi muerte, si solamente Cristina sabía todo el asunto? Yo todavía no le había contado a nadie que me había separado. No lo sabían ni Chichita, ni mi hermana, ni Chiri. De hecho, pensaba esperar a fin de año para explicárselos. La única persona del mundo que sabía que yo estaba con Julieta era Cristina, pero no es recomendable llamar tan pronto a la exmujer de alguien para decir “mirá, te lo devuelvo porque se murió”.

Entonces, de repente, el brazo izquierdo se me empezó a dormir y se acabaron todos los chistes. “Che, es un infarto”, dije, y la respiración se me volvió muy fría. Julieta salió corriendo a buscar gente. Y entonces, justo ahí, en ese momento del domingo, me quedé solo con mi infarto.

Y lo dije dos veces más, en voz alta. “Infarto. Infarto”.

Eso lo cambió todo, fue una especie de frontera. Porque mientras mi boca decía “no es nada” o “ya va a pasar”, mientras mi cabeza pensaba que podía ser una gastritis, yo todavía era el personaje de mis cuentos, un gordo gracioso que, sin haber hecho esfuerzos, solía tener la vida por delante.

Pero desde que dije en voz alta “es un infarto” y Julieta se fue, desde que me quedé solo en la casa de huéspedes, me convertí en un hombre cualquiera que se muere sin nadie, me convertí en mi padre en su sillón después del tenis, en mi abuelo en su noche final de la clínica, en el mendigo que eterniza su apnea abajo de un puente; fui todos los hombres muertos que no tuvieron gente al lado.

Y si cuento la historia (si sigo siendo el personaje) es porque Julieta volvió con Javier y Alejandra, los anfitriones de la casa, y como pudieron me subieron a un auto. Salimos por una avenida llena de Peñarol, y tuvimos la suerte de cruzarnos con un patrullero. Alejandra, que manejaba, sacó la cabeza por la ventanilla y le dijo al policía: “Llevamos a un infartado, prendé la sirena y guiános al Británico”. Al patrullero le giraron luces azules y rojas, como en una serie yanqui, y le brotó un aullido de urgencia que obligó al tráfico a abrirse como el mar Rojo.

Yo miraba el camino con la presión en la mínima. Me di cuenta que respirar me requería un esfuerzo enorme, y que si perdía el conocimiento mi cuerpo no podría hacerlo. Supe que no tenía que hacer literatura mental: nada de pensar tiernamente en mi hija, ni en mi vida con nostalgia, porque si me emocionaba la energía de la respiración se disipaba. Solamente había que respirar y llegar. Y no morir. Respirar y llegar. Y no morir. Si llegaba a una camilla todo iba a estar bien, porque lo único que hay que evitar en la vida es la frase “murió de camino al hospital”. Es una frase muy fea.

Por suerte llegamos. El médico me dijo, después de la operación, que la velocidad con que me trajeron en el auto fue vital. Gracias al patrullero y a Julieta y a mis anfitriones, hicimos en diecinueve minutos un camino que se suele hacer en cuarenta. “Tu corazón no hubiera aguantado cuarenta”, me dijo el doctor.

Un par de días después, en la habitación de cuidados intensivos, me llegó un correo de la página de alquiler de casas. Me pedían una evaluación pública de mis anfitriones en Montevideo. Como todavía no podía escribir, le dicté a Julieta mi evaluación de la casa:

“Excelente vivienda para huéspedes con propensión al infarto de miocardio. La zona posee comunicación directa con los mejores hospitales de Montevideo. Los anfitriones, Javier y Alejandra, se convierten al instante en ángeles de la guarda y te salvan la vida sin conocerte. Te llevan muy rápido al hospital, en su propio coche, mientras te estás muriendo y después se quedan en la sala de esperas hasta que los médicos te ponen un bypass. No permiten que caigas en depresión ni que te sientas solo, te traen libros para que leas y además no te quieren cobrar los días que te quedás de más en su casa. ¡Muy recomendable!”.

Hernán Casciari
martes 12 de enero, 2016


Si te apurás a sacar la entrada, podés ver a Casciari en el teatro con su temible madre Chichita

¡Buenos Aires, Córdoba, Mendoza!

Reservá tu entrada porque se agotan mucho

240 comentarios
 Isobel
22/04/2016 a las 02:52
La última vez que entré era diciembre, y me largué a llorar como un bebe por un post viejo-viejo.
Hoy, haciendo migas con una nueva compañera de trabajo, le muestro el blog y arranco a ponerme al día, terminé llorando de nuevo, que buena recomendación.
 Andres que importa
15/03/2016 a las 17:47
No importa las luces de la sirena, ni a Julieta desesperada tratando de sortear un trafico infernal, o la otra de la historia, Cristina, ajena al drama que ocurría en un país al sur del mio, lo importante es la opinión pacata de los lectores, cuando lo que se infarta es el amor.
 Andres que importa
15/03/2016 a las 17:46
 Ro Batta
15/03/2016 a las 16:01
Hernán! (iba a decir "Che, gordo" pero no me da), ¿sabías que uno de los creadores de Airbnb leyó tu review en su TED talk?

http://www.ted.com/talks/joe_gebbia_how_airbnb_designs_for_trust/transcript?language=en#t-751745

Minuto 12 más o menos ;)
28/02/2016 a las 20:42
La de la ilustración es la tal Julieta? pinta de ramera grrrrr
 Sofi G
18/02/2016 a las 17:01
Cuidate Hernan! Se me van muriendo muchos de mis héroes Argentinos, sería tremendo perderte a vos.
17/02/2016 a las 07:04
Que te hayas separado de Cristina, y que tus audios ya no tengan el intro vorterix, son las dos cosas más agridulces que han pasado en tu blog.
 Melania No te lo digo
16/02/2016 a las 04:15
Para un escritor que fuma y ya no puede hacerlo más, quiero decirte que es de tus escritos uno de los que más he disfrutado y reído, en esos días en los que la gracia se toma franco, y también incentiva a lectores tímidos a comentar y decirte estas pavadas, como si las necesitaras. Gracias Casciari!
 Juan Pablo
03/02/2016 a las 23:28
Poderoso texto. Mucha intensidad, como siempre me hiciste emocionar y reír con tus palabras.

Fuerza Hernán!!! Un gran abrazo!!!
 Melain
03/02/2016 a las 15:25
Me hiciste mear de la risa, hdp. Jajajaja nunca me reí tanto con el relato de un infarto.
¡Cuidate, lpqtp!
 gustavo dimas garcia
23/01/2016 a las 20:52
me pongo a llorar....
  Capitan Beto
20/01/2016 a las 18:35
A cualquiera le da un infarto si está viendo a Racing.
 Jasson Curi Chang
20/01/2016 a las 01:01
Qué bueno que estás vivo, gordo querido.
Hierba mala...
Un abrazo. Y besos coquetos para Julieta.
 Enano de P. Tinto
19/01/2016 a las 18:57
Qué bueno que te salvaste, Hernán.
  MariPaz
19/01/2016 a las 14:46
Me sorprende cuanta gente se prende en "Gran Hernando"
19/01/2016 a las 15:27
ajaja, es verdad... Lo mismo que los que juzgan...
  MariPaz
19/01/2016 a las 21:12
????
 Gaby
19/01/2016 a las 04:25
Estoy casi segura de que vi un comentario firmado "Javier y Alejandra", en el que los supuestos anfitriones decían que habían visto a Hernán sólo todo el tiempo, desmintiendo la existencia de Julieta por lo tanto. Ese mensaje ya no está, qué habrá pasado? Algún vivo usurpador de identidad? O qué?
19/01/2016 a las 10:40
Tenés razón. Y te diría que estuvo hasta ayer a la tarde noche (GMT)... Lo loco es que solo Hernán lo puede borrar, porque alguna vez quise borrar algún comentario mío y no pude.
Muy raro todo.
Cariños.
19/01/2016 a las 12:26
Fue una ilusion colectiva....solo unos pocos pudiron verlo al mensaje, y solo la elegida Belen Schiavi , pudo comentar. Bienvenidas a la Matrix.
 Juampa
19/01/2016 a las 12:30
No importa, también nosotros retiramos el comentario en airbnb.
19/01/2016 a las 12:53
El comentario en Airbnb está: https://www.airbnb.com.ar/users/show/22969643
19/01/2016 a las 12:53
El comentario en Airbnb está: https://www.airbnb.com.ar/users/show/22969643
 Carlos Mariano
19/01/2016 a las 14:06
Ayer leí el comentario de Javier y Alejandra y me quedé pensando en él. Porque me pareció que estarían influidos por Basdala y que evidentemente hay conexiones "inexplicables" entre ellos, porque imagino que no hay posibilidad de que intercambien información fuera del blog.

Ahora que me entero que decidieron eliminar el comentario ya imagino una especie de complot urdido con fines imprecisos.

Me surge una duda: ¿Alejandra, madre de Nery, es esta Alejandra, compañera de Javier? ¿O es apenas una coincidencia?
19/01/2016 a las 14:17
Y otra duda, ¿cómo colocan dos banderas en su perfil? ¿cómo reconoce la web dos IP si así funcionara el reconocimiento del país de donde te conectás?
¿uno de los dos es holandés? (datos que Hernán no mencionó)...
Todo muy raro
19/01/2016 a las 15:56
en datos poné un país y en direccion de envío otro pais que te guste, sis sos de comprar invertí el orden, si te importa la nacionalidad de tus antepasados poné una sola bandera y si sos ilegal hay dos banderitas piratas hackeadas en trinidad y tobago.

¿capiche?
 Juampa
19/01/2016 a las 22:53
Lo volvió a poner. Tenemos que hablar con los de airbnb para bloquearlo...
 taximetrista
18/01/2016 a las 20:45
Cayota, sos el gurí que grita "¡Lobo!" tantas veces que después no le creen, pero ésta vez la mentira (o no) cayó heavy. Yo estoy del lado de los que se creen lo del post. Tu silencio en los comentarios nos lo hace creer aun más, pero bien podría ser otra de tus tácticas, aunque yo creo que no, así que escribiré lo siguiente en base a la supuesta veracidad del post.
La gente que se pone triste con las separaciones normalmente lo hace por egoísmo ( porque A ELLOS les gusta que tal y tal estén en pareja) o porque no entiende que normalmente la separación es un paso en la dirección correcta; se da porque hay algo -o alguien- que está muy mal, y separarse es algo sano, de seguir las cosas empeorarían y terminarían muy mal y se perjudicarían todos, más allá de la pareja. Como lo dijo un gran pensador contemporáneo "Ningún buen matrimonio ha terminado en divorcio."
Ésto no significa que el proceso no vaya a ser triste, pero a veces las cosas tristes son buenas.
No sé si quiero leer más detalles de todo esto que te está pasando, aunque confío en tu virtuosidad literaria y seguramente me termine gustando, si es que lo escribís.
En fin, que ésta nueva etapa de sus vidas (tuya, de la Nina y de Cristina) saque lo mejor de cada uno. ¡Que cursilería, la puta madre! Pero en serio, les deseo lo mejor, y ¡arriba que nadie está muerto (casi, pero no)!

Te quiero mucho, gordo puto.
19/01/2016 a las 10:43
Cada quien tiene derecho a pensar lo que quiera (pueda), pero me parece que ponerse a analizar y a juzgar lo que los demás sienten me parece un poco mucho... Lo mismo que el "no entiende que normalmente (¿existe algo normal o anormal?)". No sé, es mi opinión...
Saludos


J
18/01/2016 a las 18:59
[Spoiler alert] Vengo del futuro: Mañana el gordo mete un cuento que no tiene nada que ver con la bomba que tiró la semana pasada. [fin del spoiler]
 Fede
16/01/2016 a las 03:27
Soy reticente a consumir cultura Argentina, sabés? Lo que llega a Uruguay es el programita de baile y sus satélites, y han logrado que tome la decisión de no tener tele y arreglármelas con Internet. Las insistentes notas de uno de los diarios que leo cada día acerca de lo que te había pasado me llevaron a abrir una, y terminé acá hoy, invirtiendo mi tarde libre leyendo uno tras otro los posts que me resultaban llamativos. Comprendí al toque que no había desperdicio, y me puse a leer los que había decidido esquivar. Piré, y viste que los lectores por le general somos aficionados a escribir. Leerte hasta me hizo avanzar con un texto que venía trancado.

Para poner las cosas peores, soy médico. Los médicos tenemos en el subconsciente que a nosotros las cosas no nos van a pasar. Por el mero hecho de que estamos del otro lado del mostrador. Estúpido pero cierto. Y fumo, como carne con grasa regada con vino, y todo lo demás. Porque total, estoy del otro lado del mostrador, soy inmune, a mí no me va a pasar.

Entonces me pasó todo esto esta tarde. Me cagué de la risa, lloré como una teen viendo a Tan Biónica, entendí por primera vez que no soy inmortal, algo que no pude aprender en la facultad, escribí, reviví muertos. En una tarde que pintaba para tomar unos mates leyendo noticias, y como mucho más unas cervecitas en la rambla amenizadas con música que no me gusta.

Así que nada, espero que estés bien, tengo mucho que agradecerte por las horas que me hiciste pasar, te ganaste un lector por acá que va a esperar con ansias nuevos posts. Aunque escribas sin fumar.
 Marcio
15/01/2016 a las 21:04
Tal vez sea una pelotudes mía, lo sé, pero saber que te separaste de Cristina me dejo un sabor a nostalgia en la boca, nostalgia de tu mujer, ex en este caso, catalana, de como te retaba con los gastos, nostalgia del patio donde creaste la revista, una gilada bahhh.
Me alegra muchisimo que estés bien, te leo desde no se cuando y comento poco, o nunca, pero este post me llego como un aviso de lo efímero, de lo que tenes ahora y se va a la mierda en un segundo, ya sea por una decisión de vida o un infarto de miocardio.
Como dice tango feriz....
"Todo concluye al fin nada puede escapar todo tiene un final todo termina tengo que comprender no es eterna la vida el llanto y la risa ahi termina creia que el amor no tenia medida o dejas de querer tal vez otra mujer"
Un abrazo y cuidate.
15/01/2016 a las 20:26
No te creemos lo de Julieta. Hubiera salido en algún portal de chimentos.
Refiná tus mentiras gordo, que no se note la falta de humo!
 piolinsky
15/01/2016 a las 19:38
Pensé que eras un cuasi sesentón como yo, pero me sorprende que te pasen esas cosas a los cuarenta y tantos. En fin, te has gastado antes pero igual los próximo veinte los puedes pasar chancho sin humo, sin grasa, sin sal, pero por ningún motivo sin amor y una causa noble por la que luchar... un abrazo desde Chilito
17/01/2016 a las 01:21
:)
 Agustina Altmann
15/01/2016 a las 18:32
Gordo, fue raro leer tu descripción. Básicamente porque todos nos imaginamos lo que ibas a relatar y, como siempre, terminaste haciendo la tuya.
Personalmente me imaginé un texto pedorro de auto ayuda o auto crítica, como quieras decirle, y muchas menciones a tu hija y a tu familia, como suele hacer la gente que supo correr más rápido que la parca.
Pero evidentemente la muerte es más crota y simple de lo que todos imaginamos. Hasta en los suspiros que más nos cuestan hacer nos preocupamos por banalidades.
Me cuesta mucho, siempre, creerte las cosas que decís. No sé si realmente estás separado de Cristina o no, y no es problema mío. En cuanto empiece a extrañar tus anécdotas con ella, colgarás una nueva historia con la de turno. O un relato sobre la soledad y la mierda.
Lo único que espero es que Nina, Cristina y vos se encuentren bien.
15/01/2016 a las 17:19
El silencio del gordo es casual? o crepó y los que los rodeaban no saben como jugar al ida y vuelta con los lectores?
temo que dejó un puñado de textos por si acaso y los van largando de a poco...
a esta altura cualquier cosa es posible.
16/01/2016 a las 00:24
A qué altura estamos? Yo me tenía que bajar al 2500.
16/01/2016 a las 19:33
Plena zona roja!!!! me contaron.
  MariPaz
18/01/2016 a las 16:58
Parece que la era post infarto viene sin respuestas del autor. Tendremos que arreglarnos entre nosotros.
 Jhordan PLG
15/01/2016 a las 04:35
Dejar el cigarro no te afectó en nada la pluma. Lo de Cristina opaco por completo tu paro, me generó tristeza, lo de Peñarol me hizo inflar el pecho, los ángeles de la casa me hicieron pensar que siempre andan por ahí esperando que te metas en problemas para que entren en acción, Julieta me generó un poco de antipatía y curiosidad, en fin, el texto fue un buffet de emociones. Ficción o realidad, toda la buena vibra para ti, siempre.
 nikko_a_
15/01/2016 a las 03:41
Hay una primera cosa que parece medio obvia y es que no está bueno querer pasar por encima de la voluntad del propio interesado. Pero aparte de eso, juzgar (hipotetizar) sobre la "nueva" desde la tristeza por la pérdida de la "vieja" es, como mínimo, un error teórico.
A Julieta la conocimos en la estadía de Hernán en el Clínicas, no solo podemos dar fe de su existencia sino de que es buena gente.
 jorge Morales
15/01/2016 a las 01:05
Estoy seguro de que esto es una gran mentira, pero que bien que sabes mentir gordo.
14/01/2016 a las 19:56
Andá a cagar!

En serio crees que son la más Bulliciosa? Ó eso es lo que te pidió que escribas el casero como forma de pago por esos días a mayores?
Te juro que le pedí dos libros tuyos a Papá Noel pensando que atrás había un tipo sensato, jodido, pero sensato.
Andá a cagar Hernán!
 sebawabes
14/01/2016 a las 17:32
Te banco solo si Julieta es Mendocina o Riojana y le gusta el Malbec. Groso texto.
 Roberto Guty
14/01/2016 a las 15:12
Pero gordo que fue osea lo de tu nueva conquista, es en serio, es un raspa y gana, un choque y fuga, o ya llevas en el bypass?? gordo eso te pasa por mal hombre pobre Nina
 Luis Baez
14/01/2016 a las 15:04
No hay nada más que pedirle disculpas Sr. Casciari. Sabemos de su devoción por La Academia. Por todo lo sucedido no hay dudas que muy en su interior, y quizás sin que ud lo sepa, también sea un Manya de ley. Creo que su infarto fue de emoción y alegría. Me alegro de sobremanera que haya safado. También me alegro que haya sido en mi país que lo atendieran como ud se merece. Vuelva siempre.
 Carlos Mariano
14/01/2016 a las 14:51
"El médico me dijo, después de la operación, que la velocidad con que me trajeron en el auto fue vital. Gracias al patrullero y a Julieta y a mis anfitriones, hicimos en diecinueve minutos un camino que se suele hacer en cuarenta"
Qué paradoja, la obstrucción de las arterias internas fue momentáneamente subsanada por la liberación de las arterias externas. La vida fluye por donde uno menos lo imagina.
Linda historia, con abstracción por lo cierta. Me gustó mucho la respuesta de los anfitriones.
 Interior
14/01/2016 a las 09:57
Si, dale, que alguien más te va a aguantar además de Cristina, deja de mentir Cayota.
 Leandro Rey
14/01/2016 a las 08:19
Uh, se te plantó el sindicato del hospital de clínicas! Estaban negociando un aumento por salvar a un gordo conocido y les cagaste la negociación.
 MAXI
14/01/2016 a las 04:27
No puede ser que hasta de esto hagas un pequeño cuento... No dejas de ser el escritor hasta ahora que más me conmueve ! La puta que te pario cuídate que haces falta ... No hay o no conozco tanta gente que te haga vivir tantas vidas solo con leer un texto. Aveces uno no quiere pecar de cholulo, obsecuente ect... Pero créeme ( vos sos lector y lo sabrás ) los botones y manijas que mueven cierta gente que escribe tan tan... Humanamente (aunque uno no sepa cuan real o cuán ficticio sea el relato) a mi me llena y de verdad te digo lo que me preocupaba cuando supe lo del infarto fue no poder leer más de lo que leí hasta ahora de vos . Me alegro que estés mejor y me alegro que hayas tenido al lado a la gente indicada en el momento adecuado . Cuídate gordo hay gente que te quiere y que te necesita ( real o ficticio) vos elegís creer o no. Un abrazo enorme.
 Efe
14/01/2016 a las 04:21
Estaría bien que mencionaras al Hospital de Clínicas, el hospital universitario donde se te operó, y te mantuvieron internado luego, no? Nobleza Obliga...
17/01/2016 a las 01:25
Es más lindo el Británico, hasta para los que no conocen suena a hospital caro y no a atención a personas pobres.
 Cristina Perez
14/01/2016 a las 04:11
Muy bueno el relato de cómo se siente un paciente con infarto. Lástima que menciones solamente al Hospital Británico ya que fue en el Hospital de Clinicas un hospital público que se te brindo la atención.
 Pablick
14/01/2016 a las 03:06
es poca la gente "conocida" que me importa. Soy cero farandula y cholulaje. Me pond´ria mal sí le pasara algo a Gieco, Juan Carr y creo que nadie mas... Charly y Diegote quizas... pero con Casciari es diferente, uno lo siente de la familia, me asustó cuando me enteré del infarto, y busque minuto a minuto novedades tuiteadas hasta que aclaró que estaba bien y se tomaba un descanso hasta el 3/1. Pero lo más llamativo es como me pegó saberlo separado, me entristeció como sí un amigo lo contara...
Soy conciente de su metodo de "anecdota mejorada", pero no dudo del trazo grueso, imagino lo hace en los detalles.
Lo que me resultó llamativo es que ni Chiri supiera en tiempo y forma... Uno ya conoce tanto a los personajes de este "reality", que a Chiri le asignaba un rol mas de confidente incondicional... Como no va a saber ?! (no te sentis un poco Truman ?)
Otro dato es la respuesta de la gente.... se disfruta mil millon leer los textos de Hernan, pero despues prestar atención a los comentarios de los lectores, es otro enorme placer de buena onda, clima familiar, afecto y cariño.

abrazo y gracias a Hernan y a todos los que comentan.
 Gaby
13/01/2016 a las 23:50
Pregunta: Cuando decís "estaba en un país que no era el mío", te referís a que no estabas en Argentina? O
en España?
14/01/2016 a las 01:45
.............
 Gaby
16/01/2016 a las 04:42
??? Obvio, sé que es argentino, su país es éste. Pero vivió 15 años en España, y trató por todos los medios de que creyéramos que había vencido a la nostalgia viendo la tele de acá y hablando por skype, y de que su lugar en el mundo era allá. Es llamativo, por lo menos para mí, que en el momento en que cree estar muriendo piense con tristeza en no estar en Argentina, dado que hace tanto no vive acá, era lo más lógico pensar que ese momento le llegaría en su lugar de residencia, sólo que muchos años más tarde.
No sé si me explico, si cuando crees que te estás muriendo pensas en un lugar donde hace 15 años no vivis, es porque nunca quisiste irte. Distinto es si hubiera pensado " por lo menos si estuviera en España estaría en mi casa", por eso mi pregunta era si añoraba España o Argentina, o cualquiera de las dos.
16/01/2016 a las 19:33
"No solamente estaba en un país que no era el mío; también me había separado de Cristina después de quince años y la única persona que sabía que yo estaba en Uruguay con Julieta era la propia Cristina"
Hernan Casciari

Argentina por nacimiento, español sin remedio por Nina que quiere que tenga sus amigos e infancia allá, y Uruguayo por Opción. Es un loco raro, sin raices ni fecha de caducidad.
Cuando la muerte te muerde el traste te agarrás del suelo que pisás y esa es tu casa. No te gastés entendiendo a Casciari....no se puede
 Mafaldita
13/01/2016 a las 20:22
Y creo q la evaluacion del anfitrion al huesped tampoco tiene desperdicio: "

Nuestro huésped, que es un famoso y brillante escritor, era una visita que esperábamos con mucha intriga. Esperábamos cosas interesantes pero nunca pensamos que se producirían los eventos tan surrealistas de esta estadía. Hernán, el escritor en cuestión tuvo un infarto en nuestro hogar y debimos convertirnos en superhéroes para evitar tener que enterrarlo en el jardín. Fue esa la razón de nuestra velocidad para llevarlo a los sanatorios para investigar si su corazón era uruguayo y para que se lo arreglaran rapidito antes de que Chichita (su madre) lo asesinara por infartar tan lejos de su país y hacerla viajar loca de susto. Dejo la casa impecable porque se dedicó a visitar locaciones en sanatorios y prácticamente ni la uso, pero esperamos su regreso para ver su mejoría luego de haberle donado mi sangre. Gracias Hernán por tu dulzura y te esperamos con ensalada de lechuga en tu próximo viaje mientras que pongamos en la parrilla mollejas, colitas de cuadril y achuras para nosotros. Te admiramos como escritor y ahora que compartimos sangre, podríamos compartir hasta morcillas. Un beso, Alejandra y Javier (Escribo yo porque estoy cansada de que el divo sea Javier).
Desde Departamento de Montevideo, Uruguay · Diciembre de 2015"
(copiado de Airbnb)
 OLIVEIRA
14/01/2016 a las 00:20
Muy buen aporte para ver desde el otro lado del espejo
14/01/2016 a las 16:21
Mmmmm, acá no nombran a Julieta...interesante.
15/01/2016 a las 10:10
¿Secreto profesional?¿o también lo escribió Hernán? ;)
 Anita Lüscher
13/01/2016 a las 19:15
Y Cristina ya se enteró? Qué dijo? (perdón por preguntar, pero vos estás dando pié..)
13/01/2016 a las 20:47
Que suerte que alguien más lo dice y piensa. Me preocupa la salud de Hernán, pero me destroza pensar en Cristina y Nina.
 Dexter Morgan
14/01/2016 a las 12:11
¿Por qué das tan por obvio que Hernán dejó a Cristina?
"Todos los que alguna vez nos separamos" (gremio recientemente institucionalizado por ELTETA #96) sabemos que cuando se llega a ese punto, generalmente es lo mejor para los dos, aún cuando alguno de ellos aún no lo sepa.
14/01/2016 a las 15:28
En realidad, siendo justos, tenés razón. Confieso ser una idealista del amor y un tanto machista-feminista y algo prejuiciosa también. Y conjeturé, a priori, que si él estaba en pareja de nuevo, la decisión fuera de él. Pero, por suerte, tenés razón, existe -aunque doloroso y sin retorno- el famoso «común acuerdo».
De cualquier manera, me destroza, al menos, entonces, Nina. Porque en esos casos, salvo que los padres se molieran a palos, cuando son chicos, sufren bastante las separaciones...
 Dexter Morgan
14/01/2016 a las 20:28
Me viene a la memoria una frase de Enrique Jardiel Poncela:
“El amor es una goma elástica que los humanos, a fuerza de tirar, consiguen que se alargue. Pero, al cabo, uno de los que tiraban se cansa y suelta su extremo y la goma le da un porrazo en las narices al que todavía seguía tirando…”

Creo que el sufrimiento de Nina depende fundamentalmente de los padres. Conozco casos para todos los gustos.
En plan de teorizar, onda Gran Hermano, lo que conocemos de estos padres nos da mucha esperanza.
La única persona que sabía dónde y con quién estaba Hernán, era Cristina. Si el motivo era para refregarle que se había ido con otra... entonces el Hernán real sería muy distinto del que aprendimos a querer por aquí. Pienso que Nina era la principal preocupación de ambos.
"yo era feliz, o empezaba a ser feliz"... ¿Imaginás a "nuestro Hernán" siendo feliz a pesar de la infelicidad de Nina?
Siendo así, la lección para Nina es que a veces la búsqueda de la felicidad exige pasos difíciles, pero valen la pena.
15/01/2016 a las 10:07
No cuestiono a Hernán, su proceder ni mucho menos su felicidad. Y es cierto, también, que Nina a la distancia (temporal) lo va a entender y amar así, pero, a priori, me refería a la tristeza por el cotidiano, por la convivencia, por esa complicidad que él siempre nos relató.
Lo mío es más simple. Es más sano, seguro, si no era(n) feliz(ces), pero en principio, al menos, es un shock.
Saludos
 Matias Garnica
13/01/2016 a las 17:39
De cualquier cosa te podes morir, menos de un infarto. Sos de Racing gordo
13/01/2016 a las 15:53
Sabés cuál derecho me asiste para hacer este reclamo? Ninguno. Pero no lo puedo evitar. No aparecés más acá en los comentarios. Ya sé que nos alcanza con tus cuentos (y más uno como el de arriba, mamita!) Pero se te extraña. Seguro estarás ocupado buscando casa y otras pelotudeces. Pero no te olvides de que esta es tu casa. Es la segunda entrada en la que nos dejas solos hablando boludeces entre nosotros. Ninguna palmadita tuya en la espalda que nos diga "gracias, es una estupidez enorme lo que comentás, pero me alegra que lo hagas".
Volvé Hernán, te esperamos.
 OLIVEIRA
13/01/2016 a las 16:42
Coincido! Falta el feedback de Cayota
13/01/2016 a las 16:56
Así es Horacio.
13/01/2016 a las 17:57
Tranquilos muchachos....dejen que el gordo se reencuentre con su nueva personalidad de fakir sin sal, sin humos y sin ponerla hasta que el corazon se ponga fuerte....Imaginen un rato su entorno: sin casa, sin comer cosas ricas, sin fumar, con una mina que solo sabemos que se llama julieta y que sabe que si se pasa de vueltas con el polvo manda al quirófano de nuevo a Hernán, que su amigo el chiri y su vieja se enteran casi al mismo tiempo que un monton de desconocidos de las aventuras del don juan que sigue nombrando a Cristina en sus cuentos.No la debe tener fácil si parte de esta historia es cierta. Paciencia muchachos, la sobriedad te devuelve un mundo de cachetadas.
13/01/2016 a las 15:37
descubrí a Hernán CaSCIARI en you tube, en un espacio TED X, su charla motivadora me llevó al blog y aquí estoy disfrutando de como acomoda las palabras.
13/01/2016 a las 14:50
Descubrí este blog no hace mucho y mentiría si digo que la noticia del bobazo me pasó inadvertida. Veo que somos varios.

Te tocó un corazón jodido gordo, no te la iba a hacer tan fácil, tal vez sólo quiera llamar la atención, pero por las dudas dale bola.
 DT
13/01/2016 a las 14:27
Te leo desde el 2004 y es primera vez que comento.
La gente que escribe esto no se separa: http://editorialorsai.com/blog/post/hace_seis_anos_tambien_era_domingo. Gordo mitomano. Que te mejores.
 Romi a veces.
13/01/2016 a las 14:16
Hernan! si no fuese porque me sensibiliza que casi te nos hayas ido te diría que sos un gordo pelotudo, por contar la separación en un relato donde estás contando otra cosa y por tanto Julieta Julieta Julieta cuando acá es el personaje que menos nos importa. Esta es una reunión de amigos y vos sos el tipo que cae con la novia que nadie conoce.
Qué pocos huevos gordo, tirarlo así entre otra cosas. Aparte no sé, el texto quedó raro, como muchas cosas compitiendo, como vos queriendo sonar como vos, como cuando nos cuesta decir algo y nos hacemos los relajados. No sé, no me gusta.
 Santafesino
13/01/2016 a las 12:47
En tu anterior relato no pude poner ningún comentario. Soy un cuarentón un poco más joven que vos y me cagué en las patas. Siempre se siente ese egoísta alivio de saber que por ahora le tocó al otro. Y la vida de rocanrol que llevamos es bastante similar. O sea... Es mejor tomar las recomendaciones médicas que te dieron a vos y ponerlas en práctica antes de asumirlas debido a un infarto. (que sorete que soy). Ahora encima me entero que te comías una pendeja y seguro que le diste duro a la azul, por eso el bobazo!!! (jajajaj, sigo siendo sorete). Pero bueno, pensá en la canción del eyaculador precoz, que es uruguayo y dice "si me voy antes que vos...". Abrazo, gordo comilón! (viste que podés seguir escribiendo sin fumar, juaaaa).
 Santafesino
13/01/2016 a las 12:50
Pará un poquito, ¿puedo aquí pensar que nos estás haciendo una joda como la de tu lector que te engañó como a un pichón? Sos tan mala leche que la estás devolviendo con nosotros?
13/01/2016 a las 13:58
¿en qué posteo está lo del lector? #recolgada
13/01/2016 a las 14:06
http://editorialorsai.com/blog/post/muerte_lector
13/01/2016 a las 14:49
¡Gracias!
13/01/2016 a las 12:07
Lo menos creible de todo es que alguien te haya podido levantar y llevar hasta el auto. Esa persona debería ser mas grosa que ........ que un panchero.
13/01/2016 a las 11:50
Me preocupé en serio cuando vi la noticia del infarto y seguí la noticia hasta que vi que estabas bien. Entré a leer este post ingenuamente, a disfrutar de tu escritura, como siempre, pero el corazón se me paró a mí...
CÓMO QUE TE SEPARASTE?!?!??!?! Todo bien con Julieta, pero coincido con el Doctor G, en el comment #82: no creo que los lectores nos queramos separarnos de Cristina, así que dale una segunda pensada al asunto.
Dale? :)
Besote y cuidate!!!!
13/01/2016 a las 13:55
Queremos tanto a Cris ♥
 marta frank
13/01/2016 a las 06:29
Genio hasta para morir, o casi.....
 OLIVEIRA
13/01/2016 a las 05:51
ay Romeo Romeo nadie lo puso pero seguro varios piensan que el infarto tuvo que ver con intentos charruas del kamasutra... Y queriendo impresionar con el salto del tigre el bobo quedo en Orsai
 Kimera
13/01/2016 a las 05:38
Hace bastante q había dejado de seguir tus post. Y anoche, buscando el texto de "el pibe que arruinaba las fotos" me di una panzada, tratando de ponerme al día con estos últimos años... Por diferentes indicios, y sin saberlo coincido con #96, buscaba aquel q confirmara q te habías separado.
Como siempre es un placer leerte.

Y lamento también la triste coincidencia de la metáfora de #97 . ¡Por suerte Hernán se recuperó y lo seguimos disfrutando!!
 Kimera
13/01/2016 a las 06:36
Aclaro q mi última oración debería decir: "Lamento también coincidir con la triste metáfora de #97"... (vaya a saber qué acto fallido me llevó a que la escriba así)
 Leandro Rey
14/01/2016 a las 08:12
Todos lo lamentamos.
 vicky
13/01/2016 a las 05:38
Mira gordo...hay gente..que si..bueno..puede morirse...como le venga en ganas..hay otra...de la que no dejamos de hablar un tiempo...tampoco mucho...y hay otra..que es una boludez que se muera....
Te quedó claro????
 Mariana Criado
13/01/2016 a las 05:31
No será que mientras esperabas a racing se te fue la mano con el amor nuevo ?
 Leandro Rey
13/01/2016 a las 04:32
Que loco Gordo que conociste a Cris hace más de una década, pobre, solo, y abandonando el país en plena crisis.
Ahora tanto tiempo después, con fama, oro y volviendo constantemente a la patria la abandonaste y te vas con alguien más joven y con promesas de cambio. No pasa un mes y ya te agarra un infarto, te quedaste sin casa, cancelas los eventos y tenés que dejar los vicio.
No será medio metafórico tu relato?
  ElTeta
13/01/2016 a las 04:31
Todos los que alguna vez nos separamos sabíamos de tu separación. Desde bastante antes que vos.
   edu
13/01/2016 a las 18:50
tal - cual
 Roberto Guty
14/01/2016 a las 23:24
si ya se leia entre líneas pero a los ojos de los hijos son mama papa y Julieta sale sobrando :P
28/02/2016 a las 21:18
Es verdad... ya se veía venir desde la época de la ORSAI 1, una pena...
El Fede
13/01/2016 a las 03:51
Gordo, deja de hacernos cagar de susto.
 Santiago Ponce de León
13/01/2016 a las 03:24
Hasta leer esto estaba convencido que el infarto te lo había dado nuestro querido Racing Club, en aquella ultima jugada contra el rival de siempre, cuando parecía que estaba todo dicho pero no, para Racing pibe, siempre, siempre hay que sufrir hasta la última pelota.

Menos mal que infartaste antes, de lo contrario morías en el acto (en caso de querer ver el resumen de ese partido, a pesar de ya saber el resultado, consultar con el cardiólogo. Con Racing nunca se sabe...)

Como bien dijo Andrés Reyes, te salvó Nacional

Hasta la próxima entrega (en el Clínicas?)
 noelia
13/01/2016 a las 03:23
"Pero desde que dije en voz alta “es un infarto” y Julieta se fue, desde que me quedé solo en la casa de huéspedes, me convertí en un hombre cualquiera que se muere sin nadie, me convertí en mi padre en su sillón después del tenis, en mi abuelo en su noche final de la clínica, en el mendigo que eterniza su apnea abajo de un puente; fui todos los hombres muertos que no tuvieron gente al lado."

Lindísimo. Morite más seguido Hernán. Poesía borgeana.
 jacke
13/01/2016 a las 03:17
Excelente, Hernan!!!!!!!!!!!!!!!!
13/01/2016 a las 03:17
Los 15 años me están pesando mal a mi también...
13/01/2016 a las 03:15
¿Julieta está buena?, releí el texto varias veces y no lo pone...
  El Khuleaw
13/01/2016 a las 03:12
هرنان آقا عزیز: چرا اجازه نمی من می دانم هنگامی که یک متن جدید در این وبلاگ منتشر شده است؟ من توییتر و یا فیس بوک استفاده نمی کند، و به نوشتن من ایمیل من قدردانی میکنیم.
من می خواهم شما را تهدید نمی کند، اما ...
به هر حال: داستان بزرگ! حوریان بهشتی باید صبر کنید.
 Javier Wooley
13/01/2016 a las 12:43
A ver que le respodes Casciari !!!!! Jajaja
 Pamela Gimenez
13/01/2016 a las 02:41
No sigo tu vida, me gusta lo que escribis. Y me encantó lo que leí. Lo vivencié y eso lo logran pocos escritores. Si fue autobiográfico me alegro que estes bien. Por lo demás la vida nos cachetea a todos. Un beso grande. Gracias.
 Mauro Trafoguero Tonietti
13/01/2016 a las 00:52
Nadie podría haber sido tan detallista como vos. Si bien, spoileaste el final de la historia de antemano, las sensaciones de incertidumbre y desesperación recorrian mi cabeza para todos lados.
Felicidad extrema te deseo, y cuidate, porque te queremos bien.
Un gran Abrazo!!
 Guso
13/01/2016 a las 00:38
Queda muy feo que te pregunte como diferenciar la acidez del infarto? Pasa que tengo gastritis crónica, soy hipertenso y tengo un soplo en el corazón. (y soy un poquito hipocondríaco)
 Estrella B
13/01/2016 a las 00:08
Ojalá todo fuera ficticio, pero lo del infarto parece que no lo fue, lamentablemente. No te perdonaría que te murieras aún...
 Pipe
12/01/2016 a las 23:42
Gordo, ¿cómo que ya no estás con Cristina? Nina debe estar retriste. :(
 Una señora del campo
12/01/2016 a las 23:37
Gordo, eso te pasa por separarte de Cristina! Que te mejores, te queremos mucho
12/01/2016 a las 23:15
Eso sí que es una vuelta de tuerca...ojiplática me he quedado. No creo que los lectores queramos separarnos de Cristina. Sabíamos que ibas a escribir sobre le infarto pero esto.... Cristina forever. Esto se va a convertir en el rollo Angelina y Jennifer de este año.
12/01/2016 a las 22:55
En México ya se está opinando al respecto como solo sabemos hacerlo

https://youtu.be/jfPo7GceQlM
12/01/2016 a las 23:22
Otra de Jennifer... este vídeo no tiene precio. A ver si dan los puntos. En el Calafate vive mucha gente, eso sí.
 Nombrador
12/01/2016 a las 22:42
Otro post que demuestra que el cigarrillo nunca guía la bici. Fumar y escribir tienen algo en común: absorben algo y lo devuelven de otra forma. Lanzar un aro de humo o tipear una palabra son intentos de darle sentido a la realidad, de escupir ordenadamente la cosa en sí que nos desborda. Esto las hace buenas compañeras a la hora de digerir y expresar angustia o alegría existencial. Tal vez por eso, muchos escritores hacen de estas dos acciones una sana costumbre. Porque es cierto que para hacer algo bien, la mente y el cuerpo deben estar más o menos alineadas, ser buenos huéspedes y anfitriones. Está claro que para coger conviene que ambas cabezas vayan juntas. Y también es evidente que hay prácticas del cuerpo que estimulan la reflexión. Por ejemplo, en mi infancia pensaba mejor jugando, en mi adolescencia en el reposo que solo se logra después de 3 pajas y a las 3 de la mañana; en mi juventud me servía correr para aclarar las ideas; ahora me sirvo un whisky cuando el día se calma o salgo a caminar. Sinceramente con el faso y las ideas siempre me paso lo mismo que con el alcohol y las mujeres. Lo que parece genial en el momento no es tan así a la luz del sol. Pero quien te quita lo reído o lo acabado. En cualquier caso el problema es confundir los elementos del ritual con Dios. En resumen, lo que hace el cuerpo es indisociable de lo que hace la mente pero nunca el cigarrillo de la escritura. Y el genio se expresa a través de los buenos artistas a pesar de las drogas; nunca gracias a ellas. La verdaderas fuentes de inspiración y movimiento son el amor y la muerte. Ya sea que hayas perdido o encontrado el amor, si encima te animaste a mirar a los ojos a la parca (lo de la segunda fecha de Wikipedia me pareció escalofriante) supongo que tendrás el culo lo suficientemente lleno de preguntas como para seguir dándonos unos buenos textos. Ahí encontrarás las pitadas necesarias, la inspiración, que significa precisamente “recibir aliento”. Fuerza hermano!
13/01/2016 a las 13:59
(¿segunda fecha de Wikipedia?)
 ranxerox
12/01/2016 a las 22:28
Jorge, esto es de tu mejor cosecha, posta, relajáte que no perdiste calidad por dejar el faso.
Dicho esto:

a) quién es Julieta? edad? ya la googleamos pero no hay nada
b) cómo qué te separaste?? lo decís tan fácil? me entero en un tren en Barcelona y la cara de pelotudo que pongo en frente de unos catalanes, no es justo
c) no pensás en la Nina vos? eh?
14/01/2016 a las 01:51
Ranxerox:

a) Julieta debe ser Julieta Magaña, la de la batalla del movimiento, (un amor platonico del gordo)
https://es.wikipedia.org/wiki/Julieta_Magaña

b) nunca se casó....nunca lo dijo facil( le costó un infarto)

c) Piensa en Nina y mucho, al punto de editarle una revista magnifica como Bonsai solo por darle una lectura copada...
7
 HH
12/01/2016 a las 22:25
Qué fenómeno como escribe! Nunca lo había leído y no tiene desperdicio....habrá que comprar algún libro entonces....salú!
 Flor
13/01/2016 a las 11:37
Lo que te estabas perdiendo uruguayo... bienvenido al ritual entonces! abrazo oriental
12/01/2016 a las 21:55
Ay, gordo!! qué vértigo me dió leerte!! en apnea todo el relato!
 Veronica Moreira
12/01/2016 a las 21:45
Cuando me enteré de tu infarto, lo primero q pensé fue: es mentira. Lo segundo que pensé, cuando me convencí fue: q grossas historias va a contar ahora.
Pero esto no es grosso.... Me perdí cuando dijiste q te separaste. Me pasé el resto del texto pensando: quien carajos es Julieta?! Cómo se atreve a estar con el ídolo mas grande y habiendo corrido de la escena a una de las protagonistas máximas de tus historias? Quién le dió permiso para actuar con bondad en tus obras cuando estábamos acostumbrados al desdén de Cristina, la q te manguereaba el culo cuando se te pegaba todo por "Cagar leyendo"?
O sea.. todo bien Julieta. No te banco, estoy segura de q no te voy a bancar nunca (al menos durante un tiempo) pero te agradecemos de corazón por haber corrido por el gordo q todos adoramos. Gracias por eso y ahora correte, unos pasos al menos, hasta q nos hagamos a la idea de tener nueva protagonista en las historias.
Bah.. eso si es q existis de verdad. Porq podes ser solo una mentira. Cayota es asi. Crea historias y creemos sus historias. Yo, hoy, elijo no creer en vos Julieta. Gracias igual :P
 Veronica Moreira
12/01/2016 a las 21:47
Hernan, fuimos a verte con mi hijo a la Universidad de La Matanza. Se saco una foto con vos, arruinandola juntos y fue feliz. Cuando se entero de tu infarto, se puso re mal. Y ahora, leyendo comentarios juntos dijo: Si se hubiera muerto, mi foto arruinada con él, valdria mucho mas.
En el fondo, te super quiere :)
 alvaroma
12/01/2016 a las 21:43
Lo del infarto es cierto, el resto huele a anécdota mejorada. ¡Hay que ser medio especial para hacer eso con tu propio infarto! Cuidate gordinflón y seguí escribiendo. Abrazo.
 PPLANDA
12/01/2016 a las 21:32
Que sabor raro me dejo este cuento...
Espero estés bien, y ese corazón loco sane tanto en software como en hardware (que quizás sea, la misma cosa).
 Pablo Gutierrez
12/01/2016 a las 21:19
Alto alto alto, se separaron ??? gordo puto
un abrazo y gracias por no morir aun
 Flor
12/01/2016 a las 20:55
Lo lindo de todo, es quedarse con la idea que no todo está perdido en este mundo, la solidaridad sigue siendo un valor en nuestra sociedad! :)
Arriba! Alegria de que estés bien!
 Pablo Gomez
12/01/2016 a las 20:46
Para gordo, para un poco.
Nos vas a matar del corazón con tantas emociones.
Recién nos estamos recuperando de la bronca de quedarnos sin tus lecturas de cuentos en Montevideo y sin el libro dedicado con "fingido cariño".
Es mi primer comentario por acá, espero que no sea el último.
12/01/2016 a las 20:41
Muy bueno.... realmente sabés contar, y ponerle esos pequeños detalles para la barra.
 José Rivas
12/01/2016 a las 20:38
Es la primera vez que comento aquí, soy un lector asiduo desde hace medio año, me he devorado todo lo que escribes, y me encanta, igual todas las revistas.

El primer motivo por el que decidí comentar es porque me alegro de que sigas vivo para poder seguir leyendo lo que escribas. El segundo motivo es porque al leer que te separas de Cristina, sentí como cada temporada que mi querido Atlas queda sin opción de ser campeón, con el corazón destrozado, vaya mierda de noticia.
12/01/2016 a las 20:34
Dice Fiera que todos los escritores son putos, supongo que por lo de Julieta.
 Isa
12/01/2016 a las 20:28
Bien Hernán!!!!! Es un relato de p.m.
 Nahir Haber
12/01/2016 a las 20:11
A veces cuando veo mi funeral o narro mi muerte en alguna vigilia de sueño, pienso que la estas contando vos con esas palabras fáciles, digeribles, ordenadas de manera graciosa. Nunca escribí por acá porque tengo fobia a ser tu fan. Sin embargo, después de un par de días de leer este relato del infarto, me di cuenta que el temor me hizo parte de tus historias. Para los que dudan si esto es ficción o realidad, cuidado... están adentro.

te quiero, no te conozco, pero te quiero...
12/01/2016 a las 20:00
Lindo el detalle de la habitación que dice "Lucky". Lo fuiste nomá...
12/01/2016 a las 19:59
Muy loco, todo gira en torno al corazón. También me pone triste la separación, casi como la muerte de Bowie. Sin embargo te prefiero vivo.
Ahora entiendo las camisas nuevas.
  andoyendo
12/01/2016 a las 19:49
Gordo, ¡gracias por no morir!

Sólo me queda la duda, si todo el asunto con Cristina y con Julieta ocurrió de hecho o sólo es producto de las inyecciones de adrenalina.

¿Te inyectaron adrenalina como lo hizo Nicolas Cage en esa pedorra escena final de La roca?
 Matias Fernandez
12/01/2016 a las 19:47
Gordo mentiroso. Te atajabas con la excusa de la falta de puchos y sal para escribir cuando la verdad es que la sal que le va a faltar a tus historias es la de Cristina cagandote a pedos por ensima de tu hombro mientras escribis sin mover el culo del sillón.
 Matias Fernandez
12/01/2016 a las 20:10
¡¿Ensima me decías por mail que el infarto te puso sentimental?! ¡MALÉVOLO CUCARACHON! (Si, es un guiño a Will Smith ¿y que?) Lo que pasa es que no sabes a donde correr. Es comprensible, todo pasa. Suerte en tu nuevo comienzo.
 Pablo NOB
12/01/2016 a las 19:47
Me pasas el número de Cristina?
 Una señora del campo
12/01/2016 a las 23:38
No tiene huevos!
 Francisco
13/01/2016 a las 13:33
Lejos el mejor comentario.
 Cuervacho
12/01/2016 a las 19:33
Impresionante tu relato.....teniendo casi la misma edad, me quedo con los "tips útiles"....por las dudas...!!!!.....jajajajaja. Suerte que todo salió bien. Un abrazo.
12/01/2016 a las 19:20
En diciembre tuve una reunión con un tal Javier, y cuando nos ponemos a charlar, me cuenta que un tipo de Barcelona se le acababa de infartar en su casa. Y le grite: "Hernán Casciari! Acaba de poner un tuit que se infartó, y por eso me pierdo su recital de cuento hoy!"
Y eras nomás.
Si seremos pocos que eras la única posibilidad de un barcelonés infartado en Montevideo.
 Francisco
12/01/2016 a las 18:52
Veo que hablo en nombre de todos cuando digo: gordo pelotudo, te tenías que infartar para contarnos que te separaste?
 Sol
12/01/2016 a las 18:46
La separación explica tu infarto. Literalmente te partió el corazón. Y no te creo un pomo que eras feliz. Y la primera es la historia más jugosa de contar. Celebro tu no muerte porque sino, ya pasarías al rango de ídolo y no podríamos criticarte.

Todo esto me hace acordar al chiste ese que reza...

EL: "mi amor, tuve un accidente, me he roto la pierna derecha jugando al fútbol, Laura me llevó al hospital, los doctores me atendieron muy rápido pero a pesar de todo eso, me dijeron que puedo perder la pierna...
ELLA: Quién es Laura?"

No importa si casi te morís, si los anfitriones te rescataron heroicamente o si la policía se comportó como si realmente les importara el ciudadano. No, nada de eso importa. La historia más jugosa es como corno es que Cristina tu ex, era la única que sabía que estabas con la otra, cuando en todos los casos sin excepción es exactamente al revés!!!! Todos saben menos ella...

Es más, si te hubieras muerto, no podríamos preguntarte... quien es Julieta!!!!!!
12/01/2016 a las 18:57
Linda apreciación, linda Sol.
12/01/2016 a las 19:30
Me siento identificada con tu pensar y sentir. La anécdota es interesante, pero nos quedamos con lo otro nosotras dos....
 francisco javie montiel maldonado
12/01/2016 a las 18:33
Excelente......
 Andrés Reyes
12/01/2016 a las 18:23
Capaz que no es el momento ni el lugar para hacer el comentario, pero igualmente lo hago: Peñarol apenas ganó el Apertura, que en la práctica solo te asegura un lugar en la semifinal del Campeonato Uruguayo.

No es casualidad que el patrullero haya sido una fuerza de luz roja, azul y blanca abriéndose paso entre la masa aurinegra.

Te salvó Nacional, claramente.
12/01/2016 a las 18:51
Gran reflexión. Saludos riverplatenses al gran Nacional de Montevideo...
12/01/2016 a las 19:15
Andate a tplmp hacemeelfavor que dejaste la luz prendida!
 Cachorro
12/01/2016 a las 18:20
Si te infartaste estando unos días de descanso no me quiero ni imaginar lo que te puede pasar con una mudanza. Cuidate gordo, queremos Casciari para rato. Y a lo mejor con todo esto a Julieta se le da por el amor eterno, quién te dice?
Saludos
 HernanF
12/01/2016 a las 18:18
Gordo, si te hubieras muerto, mi foto con vos, valdria mas!
 Lisandro Lorenzini
12/01/2016 a las 18:16
Sos lo mas grande que hay Hernán!. El gordo mas capo que existe en el mundo (Junto con Edgar Vivar, el Sr. Barriga del Chavo).

No mueras nunca.!!
 Migué
12/01/2016 a las 18:13
Menos mal que no te moriste!!!!
12/01/2016 a las 18:03
Odié a mi tocaya. Pienso en Cristina y Nina y tengo bronca.
Me alegra que te vayas mejorando.
No more comments
12/01/2016 a las 17:55
Para los que siguen tus andanzas hace mucho, es dificil digerir y creer que es cierto lo de la separación, es como cdo le pasa a alguien de la familia. Eso demuestra cuanto se te quiere y cuan importante sos para todos lso que estamos acá. Lamento que para que sigas por acá tengas que dejar el faso y la comida grasosa y todas esas cosas por las que vale vivir.
12/01/2016 a las 17:49
Creo que este debe ser mi tercer comentario (puyita al que se queja de los "pri" incluida), pero hace mucho que te leo. Soy consciente que esto no me hace para nada especial porque seguramente los que te leemos y no comentamos somos los más, pero quería decirlo igual para que no pienses que era uno de esos, pobres gentes, que opinan sin tener aunque sea algo de idea de lo que se habla. Hecha la introducción de rigor, el comentario:
12/01/2016 a las 17:50
contás una historia donde te da un infarto en la loma del orto, tenés que atravesar un festejo de fútbol (¡en Sudamérica!) con la ayuda de la policía y al final casi no contás el cuento (y nos dejás sin el ídem a todos los que te leemos)… y la parte más shockeante para mí (y veo que para unos cuantos) es que te separaste. Es raro, lo sé, que en estos tiempos que corren uno se asombre de una separación, pero después de tu epílogo en “España perdiste”, me suena a sacrilegio.
12/01/2016 a las 17:50
Yo sé que vos no tenés la culpa de un par de suizos me hayan mirado raro mientras moqueaba leyendo el final de tu libro en el tren y por eso no te culpo de nada. Si es cierto (y veo que unos cuantos elijen pensar que esa parte es ficción) mis mariconeadas te parecerán una ridícula pelotudez al lado de lo que debés estar pasando con la separación, pero son mis lágrimas y aunque tengan salida fácil, sólo las largo cuando algo me emociona de verdad.
12/01/2016 a las 17:51
Quisiera pensar también que te inventaste lo de Cris, pero el tema de no viajar en avión después de un infarto es durante un mes o así, y ¿para qué necesitás alquilarte una casita con patio si ya pasó un mes de lo de Montevideo? Y bue… ¿viste lo que son las consecuencias de escribir muy bien y emocionar a mucha gente? Después los pesado se creen con derecho a opinar sobre temas sin tener aunque sea algo de idea de lo que se habla. Abrazo fuerte, Hernán.
 Matias Fernandez
12/01/2016 a las 20:05
No se si le va a parecer una pelotudez... Hace poco me respondió un mail contandome que desde el infarto se habia puesto medio maricon.
 Johanna Aguirre
12/01/2016 a las 17:49
Con razón buscas un lugar para tener residencia en Argentina! Recuerdo haber leído que buscabas casa o dpto y le dije a mi marido: Hernan se viene a vivir para acá y me da la sensación q se viene solo ¿habrá pasado algo? Ahora me cierra todo!
Q bajón lo de tu infarto! No nos hagas preocupar, cuidate. Te necesitamos dando vueltas un buen rato todavía.
12/01/2016 a las 17:49
Sos de las pocas personas a las creo, hubiera preferido que te mueras y nos escribas desde el cielo. De no hacerlo sabría que no existe el mas allá con verdadera certeza y sin duda mi vida sería otra. Una lástima !!!!!
12/01/2016 a las 17:41
Segundo párrafo: estaba un país
Falta EN
 Néstor Calcaterra
12/01/2016 a las 17:40
que bueno que estés. Y que se te pueda seguir leyendo.
 Jonathan Cazal
12/01/2016 a las 17:39
¡Muy bueno, Hernán! Me alegro que estés nuevamente entre nosotros (?)
 Jorge Bonvin
12/01/2016 a las 17:38
Estaba en Punta del Este en esa época aguantando el festejo de los hinchas de Peñarol cuando vi en un recuadrito de un diario de Montevideo de lo que te había pasado. Andaba con amigos y les comenté lo que te había pasado y me miraron como si hablara de un marciano. Conclusión, no te conoce nadie. Espero que te recuperes, y sobre todo cuídate. Los pocos que te conocemos te queremos. afectuosamente
 Carolina María Naranjo Uribe
12/01/2016 a las 17:38
Ah Gordo..... ese momento tuyo es bella metáfora... solo para contarnos que se te murió el corazón y que tienes heroína nueva... qué más da! Y para colmo tenía que llamarse Julieta... Sos bárbaro. Si Cristina viene de Cruz, no creerás lo que encontré como significado de Julieta...
 RAFAEL SERNA
12/01/2016 a las 17:26
Hernán, no te podías morir, quién va a escribir la crónica cuando el hombre-perro finalmente levante la copa? Sólo puedes ser tú, hay que cerrar el círculo.
 Mafaldita
13/01/2016 a las 20:11
hermoso comentario
12/01/2016 a las 17:24
Creo que mas de uno debemos darles tambien las Gracias a esos anfitriones Javier y Alejandra, porque sin saberlo tambien salvaron a todos los que pasamos por aqui a leer.

A recuperarse pronto Hernan.
 Bichi
12/01/2016 a las 17:20
que se venga un nuevo post para contar algo tan importante como la llegada de un nuevo amor..
 Jonathan Cazal
12/01/2016 a las 17:40
¡Eso eso eso! Que viva el amor (?)
12/01/2016 a las 18:05
Debes ser Julieta, porque creo que sos la única mujer que está contenta con la separación...
 Aarón Blanco
12/01/2016 a las 17:17
Fui primer en hacer "like" a la evaluación que dejaste en el Airbnb, ¡mi primer primer!
 sebastian lafit
12/01/2016 a las 17:07
Top 50 cuudese maestro!
 Gaby
12/01/2016 a las 17:04
Creo que todo es cierto. El infarto, el alquiler de la casa, Javier y Alejandra. Pero el verdadero motivo del texto es para contar que te separaste, que te enamoraste de Julieta, que por nombre y demases debe ser Argentina, y que todo cambió. Sos rebuscado gordo, te tenías que infartar para contárnoslo?
 Víctor Jurado
12/01/2016 a las 17:00
top 40?
 Cocó
12/01/2016 a las 16:55
Esperé ansiosa este relato.., cuando te infartaste lo primero que pensé…cuántas anécdotas van a salir de este episodio de su vida…( y lo tuitie) .. me gustó por que nos permite cada vez meternos más un tu vida jajaja y porque me encanta como escribís gordo..me gusta leerte . Lo de la separación yo si lo creo…sino no estarías buscando casa para alquilar. Si venís a Córdoba yo tengo lugar para vos y Julieta..no es una casa de alquiler pero van a estar cómodos y bien lejos del centro por si te da otro infarto.
12/01/2016 a las 16:55
Valar Morghulis
 Belen Schiavi
12/01/2016 a las 16:53
No pienso creer que Julieta existe...olvidate
 Jonathan Cazal
12/01/2016 a las 17:41
Lo mismo pienso. Ya no le creo nada (?)
 sebastian lafit
12/01/2016 a las 17:48
Creó que existe y lo esta blanqueando ya que comenzó una nueva estaba en su vida. Si no la nombrababa estaría ninguneando a una persona que le salvo la vida.
12/01/2016 a las 18:06
Tengo la misma angustia
 ranxerox
12/01/2016 a las 22:21
El Jorge no miente, sí agranda o cambia detalles o nombres o fechas pero lo que dice es cierto, salvo que sea un texto obviamente ficcional
13/01/2016 a las 13:47
:'(
 Rodrigo Villar
12/01/2016 a las 16:47
¿No estarás haciendo la gran Basdala, no?
No se si creerte, conociendo tu amor por la anécdota mejorada, prefiero no creer todo.
 Dave
12/01/2016 a las 21:00
Primero dijo que le pusieron un stent, ahora dice bypass, le estoy buscando la trampa a todo esto porque, aunque lo había visto más flaco y arreglado últimamente, no me gusta esto de la separación.
 Santafesino
13/01/2016 a las 12:53
Eso digo, Dave, nos la está devolviendo a nosotros, por culpa de ese lector que la engañó como a una señorita, el forro (quiero pensar así...)
 Gabriela Schwarzach
12/01/2016 a las 16:47
:( menos mal que estaba Julieta para salvarte y salvarnos!
12/01/2016 a las 16:44
Menos mal que en tu vida te cruzaste con Chichitas, Cristinas, Ninas, Julietas, Alejandras. Qué sería de nosotros, tus lectores, sin ellas.
Lástima la separación. Aunque nunca entendí cómo Cristina te aguantaba tanto, me gustaba saberlos juntos. Pero si es lo mejor para los dos, bienvenida sea la decisión.
Yo espero, si alguna vez me da un infarto, o algo, morirme al toque. No me gustaría ser conciente de que me estoy muriendo, de las sirenas, de las calles, o de la soledad.
Abrazo, Hernán. Es un alivio saber que seguís, aunque sea light. Se te quiere.
 carlos fabian gomez
12/01/2016 a las 16:42
Te separaste!? Y quedaste choto choto? Que suerte que tiene Cristina!
 Chaco
12/01/2016 a las 16:27
Me gusta el nombre julieta... ¿estará buena? Nos das esperanzas a todos, gordo hermoso. Espero ansioso el capítulo donde aparezca el chongo de Cristina.
12/01/2016 a las 16:26
Te voy a regalar el libro de Milena Busquets, que le compré a mi mujer pero como tardaba en leerlo se lo arrebaté y lo devoré en un día. Lo vomité al siguiente. No voy a dejar que lo lea. Cierta censura hay que aplicar, lo siento.
Vos nos regalas textos como estos. No se pueden pagar.
El libro está limpio. Avisame a dónde te lo alcanzo.
Gracias!
12/01/2016 a las 16:26
Cuídate mucho, Hernán, en España también te necesitamos. Besazos.
 Claudio
12/01/2016 a las 16:22
Cuando escribiste el Twitt de que te habías infartado, fue justo cuando el jugador de Independiente erró el gol hecho. Pensé que era una joda por el partido de Racing!
Me alegra que estés bien!
Saludos!
 Dogman
12/01/2016 a las 16:20
Grande hernan! Siga adelante nomas! Q bajon lo de la separacion.

Ahora quiero ver a julieta :p
12/01/2016 a las 16:13
sde que dije --> supongo sera= Desde
 El Gusta
12/01/2016 a las 16:10
By the way, gordo chanta, no te creo lo de la separación. Ya me comí varias curvas contigo, aunque puede ser que esta vez también...
Me acuerdo de un chiste de Caloi en el que uno al que siempre le salía el tiro por la culata, justo a punto de suicidarse duda, se le ilumina el rostro y da vuelta el revolver. Esa vez también le salió por la culata.
12/01/2016 a las 16:16
Tampoco le creo, pero le creo. Me pone triste. Siempre te genera algo este gordo chanta. Pensé en Nina, en que está lejos del padre infartado, que debe estar triste, no seguí porque si es mentira me iba a amargar todo el día al pedo. Ojalá sea un cuento nomás. Y si no, ojalá estén los 3 bien siempre.
12/01/2016 a las 16:25
Creer le creo, como sabes.
  MariPaz
13/01/2016 a las 09:13
Un sensible el Pablo Cesar.
15/01/2016 a las 15:58
Sí, soy muy llorón.
12/01/2016 a las 16:07
En el décimo párrafo dice "sde" y debería decir "se"
Aguante Gordo, aguante!!!!
 El Gusta
12/01/2016 a las 16:06
Primero lo leí y después me puse a digerirlo. Creo que por eso ni me di cuenta de lo cerca que estuve de un PRI. El PRI PRI de mi vida
 babyzucker
12/01/2016 a las 16:05
No has perdido tu toque. Quedate tranqui. Abrazo Hernán.
 Lara
12/01/2016 a las 16:05
Vos que te fuiste a vivir a otro continente porque te enamoraste, venís a contar que te separaste??? No quedan esperanzas...
 RASTELMAN
12/01/2016 a las 16:04
Tengo por seguro que los "pri" ni siquiera saben de que va el nuevo escrito, sólo compiten por aparecer y hasta capaz no saben leer de corrido... pero los felicito por su dedicación y entrenamiento y yos, querido gordo canibal de tu propia vida a cuidarse que una hija y miles de lectores te necesitamos para más de tus andanzas pre y post bypass!!
abrazo
rastel
PD uno con la entrada en la mano esperando ver la Obra inconclusa
12/01/2016 a las 16:08
Pri!
12/01/2016 a las 16:15
Pri!
12/01/2016 a las 16:24
Puedo ser testigo que en este caso particular el acreedor del PRI habia leido la versión públicada en El Mundo, con lo cual la hipótesis planteada se demuestra empíricamente como incorrecta.
12/01/2016 a las 16:27
Además, con este PRI, quedo a 2 puntos del primer puesto en el Ranking Federados, mirá si me voy a detener por una nimiedad como un infarto o una separación.
12/01/2016 a las 16:34
Me vas a obligar a salir del retiro y volver a meter neutros para fastidiar... :P
12/01/2016 a las 18:37
Seño, seño!!! Edublake y Pablocesar se estan peleando de nuevo!!! Y Rastelman se quedó chiva calenchu!!!
12/01/2016 a las 17:13
claro que si! Aparte todo el mundo se da cuenta que esos pri estan verdes!!
12/01/2016 a las 16:04
acabo de alquilar una casa en uruguay por internet, me hago un chequeo antes de ir?
 Emi
12/01/2016 a las 16:02
Qué quilombo que armaste!!!

Leí con la mano en la boca, no puedo creer que se separaron.

Ahora somos chusmas, queremos saber más detalles.
 P. Sebastian Bonanni
12/01/2016 a las 16:00
Por cierto, qué casa mas chula elegiste para infartarte. Si hay que infartarse, mejor hacerlo a lo grande.
 Lautaro Castro Garcia
12/01/2016 a las 16:00
No sé, estaré romántico o pelotudo, pero me dio cosita leer que estabas separado de Cristina. Cuidate, gordo, aguanta hasta Rusia 2018.
12/01/2016 a las 15:58
Se te va a armar un lío bárbaro con eso de "el equipo más bullicioso"
 Juan Pedro Monteagudo
12/01/2016 a las 15:58
Excelente la evaluación! jajajaj
12/01/2016 a las 15:57
No sé qué me pone más triste... No sé.
 P. Sebastian Bonanni
12/01/2016 a las 15:55
"sde que dije en voz alta “es un infarto” y Julieta se fue" Desde? Quinto párrafo empezando de abajo
12/01/2016 a las 15:55
top 10?
 Juan Pedro Monteagudo
12/01/2016 a las 15:51
3... :(
 Juan Pablo Martini
12/01/2016 a las 15:51
podio
 Juan Pablo Martini
12/01/2016 a las 15:51
uh! casi casi...
 Juan Pablo Martini
12/01/2016 a las 16:14
Debo decir que me dio cosa publicar mi primer comentario en esta situación de tu vida, pero me deje llevar por la tentación. Las mañanas de martes que me la pase dándole al F5 y siempre agarraba la publicación con muchos comentarios. Esta vez solo había 2 y cuando le di a 'Publicar' ya había 3 comentarios, ahí fue cuando dije "que al pedo puse la pelotudez que puse" ¿uno pude ser tan huevón? Se ve que sí, esperemos que no sea la mayoría de las veces.
Fuerza gordo!
 Juan Pedro Monteagudo
12/01/2016 a las 15:51
PRI
12/01/2016 a las 15:50
2?
12/01/2016 a las 15:50
Uff
12/01/2016 a las 15:49
Pri
12/01/2016 a las 15:55
Me genera tristeza saber que te separaste de Cristina.
12/01/2016 a las 16:20
Felicitaciones!
Aunque capaz ni sabes leer de corrido, pero bue. Vale igual.
Saludos!
12/01/2016 a las 16:21
Noseleerdecorridoperopuedoescribirtodojunto¿sirve?
12/01/2016 a las 16:27
El problema no es que sepa leer de corrido, es que se va olvidando lo que ya leyo, con lo cual cuando llega al final de la oración ni se acuerda cual era el tema.
12/01/2016 a las 16:46
Lo que temía. Creo que debería visitar el Centro Derek Zoolander para niños que no saben leer bien.
12/01/2016 a las 17:40
vuelven "Las tapialeras" por Orsai TV. Todos los martes a esta hora.

Felicitaciones don Pablo Cesar! Han retornado los reyes del pr¡