Orsai blog post

Historias
martes 16 de marzo, 2004

Orsai post

Historias
martes 16 de marzo, 2004

La fama de Luis Gabriel Suchet

   

Me llamo igual que mi bisabuelo: Luis Gabriel Suchet, pero soy argentino. El viejo, del que tengo un cuadro enorme en la celda, conoció a Napoleón y con él derrotó a O'Donnell en Lérida. Así me contaba mi padre, y después hasta lo vi en un diccionario de la lengua.

Yo tenía catorce años y me gustó ver mi nombre impreso. Allí tuve, por primera vez, la ilusión de aparecer en un diccionario, abajo del nombre de mi bisabuelo, con mi biografía completa y un final: "bisnieto del revolucionario francés".

Todavía no había pensado cómo, pero mi vida ya tenía un sentido: inmortalizarme por algo, como mi antepasado. Con el tiempo descubrí que no era difícil. A los 17 años maté dos docenas de personas en un supermercado de Lima y me dieron perpetua. Entré con una ametralladora Snipers escondida en el piloto. Me devolvieron a la Argentina en un avión militar después del juicio. Hubo problemas diplomáticos por mi culpa. Alan García y Alfonsín hablaron de mí por teléfono.

En Buenos Aires me esperaba un enjambre de fotógrafos. Jugué con ellos y me amaron. Todos hablaron de mí durante un tiempo. Después me olvidaron en la cárcel y me dieron tiempo para aprender, de los libros, todo lo que sé. Cuando se cumplieron diez años de la masacre, un canal de Perú vino a Caseros a hacerme una nota. Yo ya era otra persona. Les hablé de la fama, del diccionario, de todo lo que estaba haciendo para crecer como ser humano.

Me preguntaron qué pensaba de Leonardo Cruz Leal, el chico que había perdido a sus padres y a sus dos hermanos en mi matanza. Les dije que conocía la historia y que, en su momento, me había apenado mucho la situación del muchacho, pero que ahora le había perdido el rastro. El periodista sacó su as de la manga y me preguntó, frente a las cámaras, si tenía deseos de conversar con Cruz Leal.

—Lo tengo en satélite —dijo—, y él está dispuesto.

Leonardo Cruz Leal fue, al principio, una carga para mí. La intención de la matanza había sido mi inmortalidad, y por culpa de ese peruanito de quince años tuve que compartir los titulares. Yo era el desequilibrado, la bestia, y él la única víctima viva, el que había perdido todo por mi culpa. Conté tantas veces su nombre como el mío en la prensa, y la última nota que leí sobre la masacre, dos años después, se la estaban haciendo a él y no a mí.

El chico era muy suelto y verborrágico, cosa que le encanta al periodismo, y sabía explicar muy bien sus emociones. Siempre supe que Cruz Leal era un invento mío, y también supe que —aunque la fama fuera en principio para él— yo estaba detrás de sus cinco minutos de gloria. La pregunta que más le hicieron siempre fue "qué pensás de Luis Suchet", o "qué le dirías al asesino de tu familia, si lo tuvieras enfrente". Mientras yo estuviera dentro de su fama, no había rencores para él.

Por casualidad supe que ambos (él en una Universidad de Cuzco, yo aquí en Caseros) habíamos empezado a estudiar Derecho Penal. Nos recibimos en 1999. Él escribió un artículo sobre mí en El Tribuno de Lima. Un amigo peruano me lo recortó. Supe entonces que Cruz Leal era muy inteligente. Le escribí una carta que jamás me contestó. Ahora, tres años después, lo tenía en la línea: hablaría con él frente a la opinión pública. Todos podrían decidir quién de los dos valía más. Nos estábamos jugando nuestros destinos.

Si algo aprendí, después de ser noticia y personaje público, es que el periodismo tiene dos elementos para vivir: la noticia y el personaje público. La noticia no tiene ambages nunca. Es o no es interesante. Pero el personaje, para perpetuarse, debe guardar ciertas características que le interesen a los editores. Un lacónico se desvanece aunque sea un genio o un asesino monumental. Ahora, si una gorda se saca el prode y es verborrágica, pueden pasar veinte años y nadie olvidará a Fabiana Negrete. Si el personaje se esconde de la prensa, o no le da comida al titular, por más esfuerzos que haya hecho, será olvidado por el micrófono y el flash.

Por eso no me resultó difícil instalarme en la prensa otra vez, luego de la conversación pública con Cruz Leal. Por experiencia logré mantenerme. Todos los diarios sacaron al día siguiente un titular parecido. Volanta: Suchet habló con Cruz Leal. Título: Otra vez mataría a tu familia. Encomillado, porque esas fueron mis palabras antes que el chico limeño se pusiera a llorar por satélite y me puteara como un cobarde.

Tuve un pequeño altercado fuera de cámaras con los periodistas peruanos. Un puro compromiso, porque en realidad yo sabía que me amaron después de lo que dije. La primicia, para ellos, está más arriba que la ética. Como para mí la inmortalidad es más alimento que la moral. No volvería a matar a la familia de Cruz Leal, por supuesto. Mataría a cualquier familia, a cualquiera, con tal de poder decirle al único sobreviviente que no me arrepiento de nada.

Hernán Casciari
martes 16 de marzo, 2004


La fama de Luis Gabriel Suchet

por Hernán Casciari

Me llamo igual que mi bisabuelo: Luis Gabriel Suchet, pero soy argentino. El viejo, del que tengo un cuadro enorme en la celda, conoció a Napoleón y con él derrotó a O'Donnell en Lérida. Así me contaba mi padre, y después hasta lo vi en un diccionario de la lengua.

Yo tenía catorce años y me gustó ver mi nombre impreso. Allí tuve, por primera vez, la ilusión de aparecer en un diccionario, abajo del nombre de mi bisabuelo, con mi biografía completa y un final: "bisnieto del revolucionario francés".

Todavía no había pensado cómo, pero mi vida ya tenía un sentido: inmortalizarme por algo, como mi antepasado. Con el tiempo descubrí que no era difícil. A los 17 años maté dos docenas de personas en un supermercado de Lima y me dieron perpetua. Entré con una ametralladora Snipers escondida en el piloto. Me devolvieron a la Argentina en un avión militar después del juicio. Hubo problemas diplomáticos por mi culpa. Alan García y Alfonsín hablaron de mí por teléfono.

En Buenos Aires me esperaba un enjambre de fotógrafos. Jugué con ellos y me amaron. Todos hablaron de mí durante un tiempo. Después me olvidaron en la cárcel y me dieron tiempo para aprender, de los libros, todo lo que sé. Cuando se cumplieron diez años de la masacre, un canal de Perú vino a Caseros a hacerme una nota. Yo ya era otra persona. Les hablé de la fama, del diccionario, de todo lo que estaba haciendo para crecer como ser humano.

Me preguntaron qué pensaba de Leonardo Cruz Leal, el chico que había perdido a sus padres y a sus dos hermanos en mi matanza. Les dije que conocía la historia y que, en su momento, me había apenado mucho la situación del muchacho, pero que ahora le había perdido el rastro. El periodista sacó su as de la manga y me preguntó, frente a las cámaras, si tenía deseos de conversar con Cruz Leal.

—Lo tengo en satélite —dijo—, y él está dispuesto.

Leonardo Cruz Leal fue, al principio, una carga para mí. La intención de la matanza había sido mi inmortalidad, y por culpa de ese peruanito de quince años tuve que compartir los titulares. Yo era el desequilibrado, la bestia, y él la única víctima viva, el que había perdido todo por mi culpa. Conté tantas veces su nombre como el mío en la prensa, y la última nota que leí sobre la masacre, dos años después, se la estaban haciendo a él y no a mí.

El chico era muy suelto y verborrágico, cosa que le encanta al periodismo, y sabía explicar muy bien sus emociones. Siempre supe que Cruz Leal era un invento mío, y también supe que —aunque la fama fuera en principio para él— yo estaba detrás de sus cinco minutos de gloria. La pregunta que más le hicieron siempre fue "qué pensás de Luis Suchet", o "qué le dirías al asesino de tu familia, si lo tuvieras enfrente". Mientras yo estuviera dentro de su fama, no había rencores para él.

Por casualidad supe que ambos (él en una Universidad de Cuzco, yo aquí en Caseros) habíamos empezado a estudiar Derecho Penal. Nos recibimos en 1999. Él escribió un artículo sobre mí en El Tribuno de Lima. Un amigo peruano me lo recortó. Supe entonces que Cruz Leal era muy inteligente. Le escribí una carta que jamás me contestó. Ahora, tres años después, lo tenía en la línea: hablaría con él frente a la opinión pública. Todos podrían decidir quién de los dos valía más. Nos estábamos jugando nuestros destinos.

Si algo aprendí, después de ser noticia y personaje público, es que el periodismo tiene dos elementos para vivir: la noticia y el personaje público. La noticia no tiene ambages nunca. Es o no es interesante. Pero el personaje, para perpetuarse, debe guardar ciertas características que le interesen a los editores. Un lacónico se desvanece aunque sea un genio o un asesino monumental. Ahora, si una gorda se saca el prode y es verborrágica, pueden pasar veinte años y nadie olvidará a Fabiana Negrete. Si el personaje se esconde de la prensa, o no le da comida al titular, por más esfuerzos que haya hecho, será olvidado por el micrófono y el flash.

Por eso no me resultó difícil instalarme en la prensa otra vez, luego de la conversación pública con Cruz Leal. Por experiencia logré mantenerme. Todos los diarios sacaron al día siguiente un titular parecido. Volanta: Suchet habló con Cruz Leal. Título: Otra vez mataría a tu familia. Encomillado, porque esas fueron mis palabras antes que el chico limeño se pusiera a llorar por satélite y me puteara como un cobarde.

Tuve un pequeño altercado fuera de cámaras con los periodistas peruanos. Un puro compromiso, porque en realidad yo sabía que me amaron después de lo que dije. La primicia, para ellos, está más arriba que la ética. Como para mí la inmortalidad es más alimento que la moral. No volvería a matar a la familia de Cruz Leal, por supuesto. Mataría a cualquier familia, a cualquiera, con tal de poder decirle al único sobreviviente que no me arrepiento de nada.

Hernán Casciari
martes 16 de marzo, 2004


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


09/11/2015 a las 11:26
Lo de "puro compromiso", es genial.
 Daia Iberra
22/12/2014 a las 18:14
Excelente crítica al periodismo, que dejó de cumplir su rol de comunicador, y adoptó el rol de entidad que debe vender noticias. Si no vende, no sirve. Triste. Algunos se quedan con lo que emite un solo medio de comunicación. No hurgan, no se repreguntan... y así tenemos una realidad amorfa, un contexto que nos confunde y nos hace tomar decisiones y emitir comentarios, más de una vez, incorrectos.
10/10/2013 a las 05:29
Es increíble que cada relato que me pongo a leer, al azar, me guste. Te odio
FABIANA
18/07/2005 a las 18:26
hola soy fabiana negrete, che quein esa tal fabiana negrete??, quie era?? estoy intrigada xq lleva mi mismo nombre, en serio, cualquier cosa me escriben . chau
 fer
19/04/2004 a las 23:11
Luluna,mas kisieras cantar la mitad de bien que LUIS MIGUEL. Bodrio dice... Que pena me da que la gente no aprecie la buena música y a los buenos intérpretes y no a cuatro tontos que dicen ser "cantantes" y lo unico que hacen es pegar gritos
Carola
17/03/2004 a las 20:31
Como siempre llego tarde...no tuve tiempo para venir por acá los últimos días...pero...
Bue...
Primero lo primero, FELIZ CUMPLE Hernán!

El post, buenísimo...en la comunicación colectiva hay un sin fin de cambios, perspectivas y rabietas que de una manera u otra destruyen y vuelven a crear la forma en que vemos la vida (o no la pintan). Ya quisiera ser yo como Luis Gabriel Suchet, el hombre no debió estudiar Derecho Penal sino Comunicación...sería multimillonario.
Bea
17/03/2004 a las 15:03
Felicidades Hernán, atrasados porque estoy en un pico de actividad.
marci
17/03/2004 a las 07:32
de nada...

Feliz cumple
Hernán
17/03/2004 a las 06:11
Muchísimas gracias a todos.
+Basurita
17/03/2004 a las 04:29
Hace unos años, el hermano de una amiga mató a su padre. Cosas que pasan.
El hecho es que a la mañana siguiente la puerta de su casa estaba atiborrada de periodistas. Los muy insensibles le preguntaban cosas como, tu hermano es gay? tu padre es alcohólico? ... estupideces que nosé de dónde sacaron! Yo y un par de amigos nos molestó tanto que los hechamos a todos.
Los amarillistas se encargaron de transgiversar toda la historia y nada pudimos hacer contra eso.
Eso y muchos otros casos. Todo por vender papel, porque les importa poco el asesino, el muerto y el vivo.
1 año más Tío, no te digo qué bueno sino qué bodrio! Ningún abrazo porque no hay forma que te llegue, mas bien un saludo ;).
Mentecato
17/03/2004 a las 02:39
Feliz cumple master
lununa
17/03/2004 a las 02:12
Todo muy lindo, los Smashing Pumpkins... pero no nos olvidemos que 33 también es el nombre del ultimo bodrio de Luis Miguel.
Supongo que de esa manera se mantiene un cierto equilibrio, ¿no?
dalusk
17/03/2004 a las 01:59
Felicidades en tu día y que cumplas muchos más! :) abrazos desde Guadalajara,MX. 33 es un lindo número, hasta tiene canción (de los Smashing Pumpkins).

Bastante ilustrativo el texto...siempre me pregunté como funcionaba una mente de esas.
Anika
16/03/2004 a las 20:36
¡Feliz cumple, Hernán!
Ya vine escopeteada esta mañana a leer y no pude comentar por falta de tiempo. Y ahora estoy en las mismas, pero no quería irme sin haberte felicitado.
¡Me he muerto de la risa con el comentario del vecino Antraxito! Y qué lindo lo que ha contado Walqui de cuando eras peque "una especie de Caio en miniatura", jeje. Yo amo al Caio, ya se lo dije a la Mirta alguna vez!

Bueno, me voy. Un abrazo a todo el vecindario, y en especial uno muy fuerte a ti en este dia de los 33 :-)

Nos leemos con más tiempo en otro momento.
marco melandri
16/03/2004 a las 20:25
En la facultad me enseñaron que para probar ciertas cosas hay que mentir, ¿tanto te cuesta creer que eso que conté es verdad? ¿en que cambia el curso de la historia? Por el contrario, creerlo tiene muchas ventajas; por ejemplo, evitar que en el futuro alguien ponga en duda tu fecha de nacimiento.
P.D.: El receptor de los cachetazos era el Cabezón Zunino.
Hernán
16/03/2004 a las 20:19
Falso, Melandri. Jamás te hubiera pegado: siempre fuiste mucho más alto que yo. Le pegábamos a otro de tu curso, pero no me acuerdo el nombre.
marco melandri
16/03/2004 a las 19:44
Primero: Feliz Cumpleaños.-
Segundo: Espero me devuelvas el saludo mañana.-
Tercero (para Krusty): Doy fe, Hernán nació en 1971, es de los que que me pegaba cachetadas en las orejas mientras yo cursaba 1º año de la secundaria (1985), y el cursaba 2º en la misma escuela.
lununa
16/03/2004 a las 18:47
FELIZ CUMPLE!!!!
Sienpre soy la ultima en enterarme de las cosas?
Ike
16/03/2004 a las 18:21
debo reconocer, Hernan, que escribis muy bien.. aunque al principio era reacia (?¿) a Orsai, pero al final le hice un lugarcito entre mis favoritos... porque te lo ganaste, si que si...
feliz cumpleaños...
pecadora
16/03/2004 a las 18:11
FELIZ CUMPLE, HERNAN!!
Tía Walquiria:adhiero a Susy, mejor que Nina tengo su día de cumpleaños en exclusividad (dos piscianos en la familia es mucho!!)
Así que era un diablito el mocoso? Entonces ahora sabrá lo que es bueno, cuando la niña comience a hablar, hablar y hablar sin respiro...no la atosigueis con libros, eh?

En cuanto al relato de hoy, describiste el morbo de cierto periodismo actual, que da mucho raiting...no sería tan terminante como Interior, no creo que sea exclusiva responsabilidad de los consumidores...(como tampoco consideraría que un mal gobierno fuera responsabilidad de tooodos los votantes)- no sé si vale la comparación-
Pero lo cierto es que ciertos medios, como la televisión abierta se te impone,en cierta medida, se mete en tu casa y la oferta se guía más por lo que le dio resultado a otro canal a esa hora...y asi tenes años con programas de preguntas y respuestas, periodísticos, con "panelistas",humoristicos, etc...
Uy, se hizo largo...
Cariños
perruolo
16/03/2004 a las 17:40
Muy Bueno el relato Hernán. Por unos esos segundos querría ser Suchet.
Espantoso lo de canal 13, pero bueno, existe una especie de legitimización de lo que la opinión pública "desea", como si en nombre de ella todo está validado, aprendamos a cambiar de canal, a mover el dial, a no comprar revistas ni diarios cuando predomina la morbosidad y la perversidad.
Antraxito
16/03/2004 a las 17:06
Feliz cumpleaños, matamadres. Sos como suchet, mataste a mi familia y volverías a hacerlo, pero acá estoy con la torta.
Susy
16/03/2004 a las 16:59
feliz cumple hernan (si, nos dijo tu tía)
walqui: menos mal que nina no nacio hoy! hubiese sido feo que cumplieran años el mismo dia! Digo, esta bueno que tu cumpleaños sea solo tuyo y que no lo andes compartiendo por ahi!! Ojo! lo digo por Nina!
con respecto al tema de hoy. Gracias a Dios existe otro periodismo tambien que es el que yo elijo. Creo que la televisión, los diarios, las revistas, etc. son reflejo de lo que somos como sociedad. Queda en nosotros cambiarlo.
Guty
16/03/2004 a las 16:30
Mi gordo llego 8 días antes, a las 5 AM, de un miércoles. No se imaginan las ojeras el resto de la semana.
paula
16/03/2004 a las 15:38
estoy por acá, no escribo, pero vengo todos los días.
feliz cumple, hernán! de todo corazón!

y tranquis con la llegada de Nina, que las que se hacen esperar son las mejores, la mía llegó 14 días más tarde!
un gran abrazo
walquiria
16/03/2004 a las 14:37
Para todo el vecindario:
A Hernán no se le cayo ninguna zota..- Realmente nació en el 71, Doy fe de ello.- Lo que pasa es que es un chico muy leido (leyó de todo).- No soy tía de sangre, sino que soy la esposa del tío, hermano de la madre.- A Hernán lo conoci cuando me puse de novia con el tío en 1974, y el niño tenía en aquel entonces 3 añitos!!! Pero que 3 años!!! era un diablito!!! (una especie de Caio en miniatura).- Nunca me voy a olvidar que en un viaje de San Isidro al Centro de Buenos Aires en auto (son + o - 24 km.) se pasó "leyendo" todos los carteles (todos!!) y cuando vio un símbolo de Renault (famoso rombo) dijo: " Ahí NO dice Renault ".-
Besos a todos
Walquiria
Flor
16/03/2004 a las 14:03
Feliz cumpleaños gordi!!!!
(quien quiera saber la verdadera historia de mi hermano que me escriba!!!)
Guty
16/03/2004 a las 13:41
Feliz cumple Hernán!!!
Aunque nos mientas tu edad. Como dice Lununa, se te cayo una sota.
 Interior
16/03/2004 a las 13:19
Porque eso era muy difícil de hacer. Ni se si funcionaría. La rabia, la violencia, la ira,
son cosas que venden bien, la tolerancia, la comprensión, el aprender a ser mejor vende menos.
La verdad es que si venden bien es por que hay mucha gente que compra, no culpemos a los medios cuando somos nosotros los consumidores.
Hernan:Feliz Cumple (me conto tu tia)
walquiria
16/03/2004 a las 13:02
Querido Hernan
FELIZ CUMPLE!!!!!!!!!
Te mando muchos cariños y un beso grande.- Esperaba que Ninna naciera justo hoy como regalo de cumpleaños, pero hasta ahora no se dió.- !!
Tu Tía
lununa
16/03/2004 a las 12:49
El programa de canal trece enfrenta a las familias de las victimas con los asesinos... pero es que me parece que las familias son tan victimas como las victimas.
La gorda del prode se llamaba Fabiana Lopez, su pareja, Ramón Corazón Negrete, se fugó con la guita dejándola con el corazón partido y el bolsillo seco.
Eso fue en 1973, mas o menos... y a mi no me jodan, todos me tratan de veterana pero son mas viejos que yo!
La siete mares, Fabiana López... Hernán, se te cayó una sota, lindo.
Krusty
16/03/2004 a las 08:53
Ahora, si una gorda se saca el prode y es verborrágica, pueden pasar veinte años y nadie olvidará a Fabiana Negrete.

¿Veinte años? Yo creo que han pasado más de 30 años del asunto aquel de Fabiana Negrete. Es más, creo que los únicos que nos acordamos somos vos y yo. ¿De verdad naciste en el 71? A veces ciertos recuerdos tuyos y de Mirta indican que ya tenías pelos en las patas en los años setenta...

Un abrazo desde Roma.
Félix
16/03/2004 a las 08:47
Mientras los comentaristas conversan sobre el pésimo periodismo, en España acaba de dimitir el director de TVE, Alfredo Urdaci Iriarte, uno de los peores ejemplos de esa profesión que se ha dado en esta tierra, y que -para más inri- es nacido en Pamplona como un servidor. Eso me cabrea todavía más.

Reflexivo relato, Hernán.
Rax
16/03/2004 a las 06:28
Y sí. El periodismo se vuelve cada vez más eso. Y en tu texto, la culpa no sería tanto del personajo, sino de los que lo 'enlazan con el sobreviviente'. Horror. Aquí, hace unos años, se descarriló un tren. Y los 'periodistas'se metieron al hospital a preguntarle a los sobrevivientes: '¿Qué se siente haber salido con vida cuando los demás que viajaban en tu vagón murieron?'. Impresionante. Terrorismo mediático. Porque, para colmo, el programa era el noticiero 'serio' de las 9 pm, y no un 'ciudad desnuda', 'cops' o 'duro y directo'.

Post data sangrona: 'ambages', con g y no con j...
(Pero muy bueno el texto, y me gustó que fuera multimedia, con sus linkcitos y toda la cosa)

:)


Hernán: Ops! Gracias por esa 'g', Rax. Ya lo he corregido.
José Joaquín López
16/03/2004 a las 06:10
Así mero es la noticia. Mientras más atente en contra de nuestros valores, mejor para los editores. La gente siempre reaccionará defendiendo al más debil. La noticia, igual que un buen cuento, provoca reacción.

Otro buen relato Casciari.
tin_nqn
16/03/2004 a las 05:39
quien vio la peli Bowling for Columbine?? (el que no la vió sale ya al video club o se la baja de internet en divx -autorizado por el director-)Hay una parte que Michel Moore le hace una entrevista a Dick Hurland que es el productor de una especie de reality llamada 'COPS' que muestra persecusiones a 'malvivientes' y es uno de los programas con mas rating en yankeelandia

Este programa fue el que inspiro esa peli malisima de Robert de Niro... como se llama?
Aca va parte del dialogo sacada del subtitulo de la peli (lo que es la tecnologia no?)


MM - (...)por que no, hacer
un programa que encuentre las causas para tanta criminalidad y no a las persecuciones de los criminales ?

DH - Porque eso era muy difícil de hacer. Ni se si funcionaría. La rabia, la violencia, la ira,
son cosas que venden bien, la tolerancia, la comprensión, el aprender a ser mejor vende menos.

MM - En terminos de audiencia ?

DH - Si.

MM - la televisión tiene la tendencia a diabolizar a los Negros y a los Hispanos,
y los telespectadores en casa dicen :
"No puedo ayudar a esa gente ! yo los odio,
porque ellos pueden hacerme mal"

DH - Si, pero no creo que nosotros
hagamos las cosas así. No creo que diabolizamos
a los Negros y a los Hispanos y particularmente no creo que los mostremos como criminales...

MM - Los mostramos como personas asustadoras.

DH - Si. estoy de acuerdo y me gustaría
ver eso invertido rapidamente

MM - Comience esta noche !


espero no haber sido muy denso (texto tenso extenso). Saluttes.

PD: yo espero un sobrinito (el segundo de mi coleccion) para fin de mes. se llamará Joaquin Gaitan. dice que le gustaria una remera de los bertottis de regalo de nacimiento.
Hernán
16/03/2004 a las 04:53
No, no sabía; pero espero que enfrente a los asesinos con los familiares de sus víctimas, porque de lo contrario sería el primer talk show espiritista de la tele.

;-)
lununa
16/03/2004 a las 04:50
¿Sabías que en Buenos Aires, en Canal 13, hay un programa que se llama "Asuntos pendientes", que enfrenta a los asesinos con sus víctimas?
Está muy bien hecho, bien filmado, buena imagen... para que no nos de tanto asco, para que no nos demos cuenta de que es el punto mas alto del morbo.
... en realidad yo sabía que me amaron después de lo que dije.
Me lo imagino a Mauro Viale, relamiéndose.