Orsai blog post

Internet
viernes 10 de junio, 2005

Orsai post

Internet
viernes 10 de junio, 2005

Los bloggers muertos no van al cielo

   

Hace unos días, en Estados Unidos, asesinaron a un blogger. La noticia apareció en la prensa. El muerto se llamaba Simon, y la policía pudo dar con el criminal porque el occiso, antes de morir, nombra a su verdugo en su último post: El ex novio de mi hermana está aquí, fumando y recorriendo toda la casa; suerte que se irá pronto, escribía ingenuamente el blogger. Por lo visto tuvo tiempo de darle al botón enviar antes de que su cuñado le partiera la cabeza con un picahielo.

El asesino se llama Jin, y también mató a la hermana del blogger. Los mató a los dos y se fue lo más tranquilo a su casa, a mirar la semifinal de la NBA. Creía no haber dejado huellas, creía haber quitado, limpiado y borrado todos los rastros en la escena del crimen, pero algo se le escapaba: no sabía que Simon lo había mencionado en su blog, a las 5:05 pm, mientras él fumaba y recorría la casa, media hora antes de matar. El asesino no sabía que había quedado una huella delatora, en forma de venganza o boomerang, en el texto póstumo de su víctima.

El blog de Simon es una bitácora personal como las hay a millones. Simon tenía diecinueve años, era hijo de un padre chino y una madre americana, le gustaba la computación, el tenis y el estudio de los idiomas. Escribía casi todos los días en su blog; los textos eran cortos y lo leían unos pocos amigos. Su penúltimo post tuvo 10 comentarios. El último, en cambio, el famoso post-mortem, está a punto de alcanzar los 3.000 mensajes de lectores. La gente ha leído la noticia en la prensa y ha ido a escribirle cosas al muerto. Su bitácora se ha convertido en un velatorio permanente, en un altar con flores y velas encendidas, como los que se ponen en las carreteras, justo en el sitio del choque frontal.

Cuando se muere un blogger, se muere también la contraseña de su blog, es decir: muere la posibilidad de modificar el texto, y entonces ese espacio en internet deja de pertenecerle a un vivo, para comenzar a ser patrimonio de un fantasma. Todavía no sabemos si en el más allá (en el cielo, en el infierno) hay cibercafés, no sabemos si la muerte es compatible con Movable Type, ni si al convertirnos en espíritus errantes tendremos tiempo de seguir escribiendo nuestra rutina diaria. No lo sabemos porque hasta hace unos días no había bloggers muertos. Pero ahora ya hay uno y puede que, alguna vez, Simon escriba un nuevo texto, porque él sí se sabe la contraseña de su blog. Yo, por precaución, me guardé su dirección en los favoritos y cada tanto vuelvo a la bitácora de Simon, para ver si su fantasma nos quiere decir algo.

Todo esto me ha llevado a pensar que un día, dentro de unos treinta o cuarenta años, internet estará lleno de blogs a los que se les habrá muerto el dueño. Bitácoras a la deriva del tiempo, textos inconclusos que acabarán diciendo "mañana les cuento algo que me ha causado mucha gracia". Y después nada. Después un silencio eterno. Los lectores no sabrán nunca que el blogger ha muerto. Los lectores pensarán que se ha cansado, o que le han cortado la banda ancha, o que ya no quiere escribir. La muerte rondará en silencio, congelando las historias cotidianas, cortando la continuidad del home, confundiendo al caché de Google.

Esta bitácora, sin ir más lejos, esta misma que ahora escribo y ustedes leen, un día de este siglo será la bitácora de un muerto. Es extraño decirlo de este modo, e incluso redactarlo naturalmente, pero es la puta verdad.

Y si seguimos fantaseando con el paso del tiempo, notaremos enseguida otras novedades a las que no prestamos atención, pero que en el futuro serán moneda corriente. Por ejemplo, que los blogs de nuestros hijos tendrán un link a nuestra bitácora, una vez que ya no estemos en este mundo. Y también los blogs de nuestros nietos tendrán, en el menú de la derecha, un apartado en el que dirá: "Ir al blog del abuelo".

¿Cuántos comentarios acabará teniendo mi último artículo en Orsai? ¿De qué hablaré ese día que será, sin que lo sepa, la víspera? ¿Será un texto gracioso, como el del lunes, o un poco melancólico como este de hoy? ¿Moriré, acaso, en mitad de la redacción de una historia que nadie podrá leer? ¿Alcanzaré a decir alguna vez exactamente lo que siento, sin disfrazarlo de banalidad?

Se me han cruzado muchísimas preguntas por el estilo mientras leía anoche la noticia del blogger asesinado. Muchísimas preguntas. Pero hay una que me preocupa más que todas. Hay una que me remonta a la fábula de Juan y el lobo, y que no me deja pensar en paz:

El día que me muera, el día que Orsai quede a la deriva del tiempo y sin dueño, ¿alguien me creerá?

Hernán Casciari
viernes 10 de junio, 2005


Los bloggers muertos no van al cielo

por Hernán Casciari

Hace unos días, en Estados Unidos, asesinaron a un blogger. La noticia apareció en la prensa. El muerto se llamaba Simon, y la policía pudo dar con el criminal porque el occiso, antes de morir, nombra a su verdugo en su último post: El ex novio de mi hermana está aquí, fumando y recorriendo toda la casa; suerte que se irá pronto, escribía ingenuamente el blogger. Por lo visto tuvo tiempo de darle al botón enviar antes de que su cuñado le partiera la cabeza con un picahielo.

El asesino se llama Jin, y también mató a la hermana del blogger. Los mató a los dos y se fue lo más tranquilo a su casa, a mirar la semifinal de la NBA. Creía no haber dejado huellas, creía haber quitado, limpiado y borrado todos los rastros en la escena del crimen, pero algo se le escapaba: no sabía que Simon lo había mencionado en su blog, a las 5:05 pm, mientras él fumaba y recorría la casa, media hora antes de matar. El asesino no sabía que había quedado una huella delatora, en forma de venganza o boomerang, en el texto póstumo de su víctima.

El blog de Simon es una bitácora personal como las hay a millones. Simon tenía diecinueve años, era hijo de un padre chino y una madre americana, le gustaba la computación, el tenis y el estudio de los idiomas. Escribía casi todos los días en su blog; los textos eran cortos y lo leían unos pocos amigos. Su penúltimo post tuvo 10 comentarios. El último, en cambio, el famoso post-mortem, está a punto de alcanzar los 3.000 mensajes de lectores. La gente ha leído la noticia en la prensa y ha ido a escribirle cosas al muerto. Su bitácora se ha convertido en un velatorio permanente, en un altar con flores y velas encendidas, como los que se ponen en las carreteras, justo en el sitio del choque frontal.

Cuando se muere un blogger, se muere también la contraseña de su blog, es decir: muere la posibilidad de modificar el texto, y entonces ese espacio en internet deja de pertenecerle a un vivo, para comenzar a ser patrimonio de un fantasma. Todavía no sabemos si en el más allá (en el cielo, en el infierno) hay cibercafés, no sabemos si la muerte es compatible con Movable Type, ni si al convertirnos en espíritus errantes tendremos tiempo de seguir escribiendo nuestra rutina diaria. No lo sabemos porque hasta hace unos días no había bloggers muertos. Pero ahora ya hay uno y puede que, alguna vez, Simon escriba un nuevo texto, porque él sí se sabe la contraseña de su blog. Yo, por precaución, me guardé su dirección en los favoritos y cada tanto vuelvo a la bitácora de Simon, para ver si su fantasma nos quiere decir algo.

Todo esto me ha llevado a pensar que un día, dentro de unos treinta o cuarenta años, internet estará lleno de blogs a los que se les habrá muerto el dueño. Bitácoras a la deriva del tiempo, textos inconclusos que acabarán diciendo "mañana les cuento algo que me ha causado mucha gracia". Y después nada. Después un silencio eterno. Los lectores no sabrán nunca que el blogger ha muerto. Los lectores pensarán que se ha cansado, o que le han cortado la banda ancha, o que ya no quiere escribir. La muerte rondará en silencio, congelando las historias cotidianas, cortando la continuidad del home, confundiendo al caché de Google.

Esta bitácora, sin ir más lejos, esta misma que ahora escribo y ustedes leen, un día de este siglo será la bitácora de un muerto. Es extraño decirlo de este modo, e incluso redactarlo naturalmente, pero es la puta verdad.

Y si seguimos fantaseando con el paso del tiempo, notaremos enseguida otras novedades a las que no prestamos atención, pero que en el futuro serán moneda corriente. Por ejemplo, que los blogs de nuestros hijos tendrán un link a nuestra bitácora, una vez que ya no estemos en este mundo. Y también los blogs de nuestros nietos tendrán, en el menú de la derecha, un apartado en el que dirá: "Ir al blog del abuelo".

¿Cuántos comentarios acabará teniendo mi último artículo en Orsai? ¿De qué hablaré ese día que será, sin que lo sepa, la víspera? ¿Será un texto gracioso, como el del lunes, o un poco melancólico como este de hoy? ¿Moriré, acaso, en mitad de la redacción de una historia que nadie podrá leer? ¿Alcanzaré a decir alguna vez exactamente lo que siento, sin disfrazarlo de banalidad?

Se me han cruzado muchísimas preguntas por el estilo mientras leía anoche la noticia del blogger asesinado. Muchísimas preguntas. Pero hay una que me preocupa más que todas. Hay una que me remonta a la fábula de Juan y el lobo, y que no me deja pensar en paz:

El día que me muera, el día que Orsai quede a la deriva del tiempo y sin dueño, ¿alguien me creerá?

Hernán Casciari
viernes 10 de junio, 2005


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro El nuevo paraíso de los tontos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


17/10/2015 a las 06:14
14/02/2013 a las 15:10
aprendiendo literatura, aprehendiendo
Marco Antonio Sepúlveda
25/02/2006 a las 21:41
Fantástico tu comentario.
Nos acerca un poco a lo que somos, tecleando opiniones cada día con más ganas de seguir,siempre que no nos pille la muerte y nos lleve a no se donde,que seguramente es parecido a no se como o a no se cuando,
de lo que estoy seguro es que ni muerto dejo actualizar mi blog.

Mi blog es:
htt'p://grabavina.blogspot.com

Saludos

Marco Antonio Sepúlveda
mara
06/12/2005 a las 05:03
será la matrix el más allá de los blogueros? buena, muy buena tura en Orsai.

www.ohdiosarantza.blogspot.com
kare
12/09/2005 a las 17:57
llevo buen rato de esta mañana leyendo con gusto tu blog. Indudablemente este ha hecho que mi cuerpo comenzara a arrojar ciertas alarmas de angustia; me puse un tanto fría y sin pensarlo dos veces junté los brazos como quien se auto-abraza.. me dio miedo, Hernán. Confieso que me dio pavor eso de pensar en que no hay certeza del día en el que entregaremos en algún sitio el boleto que nos lleve al viaje infinito.
Prometo escribir en otra ocasión para que sepas que vivo...
Desde Venezuela,
kare
Melina Imhoff
15/07/2005 a las 06:06
Hola, mi novio me mostró de tu blog y me parece re copado. Lo que quería comentarte es una anégdota referente al tema que trataste: un conocido mío murió, y como me sentía mal y triste decidí escribirle un mail de despedida y respondió!. Me asusté muchisimo... fue un amigo de él... pero por días pensé que era mi amigo que desde el cibercafé del cielo (como decis vos) respondió un "gracias"... quizas podes hacer eso con tu blog, dejarle la contraseña a alguien y darnos un buen susto a todos los que entremos, morbosos, a ver si respondiste.

Saludos y seguí con lo tuyo que está bueno.

Melina Imhoff
Tucumán - Argentina
Rrro
30/06/2005 a las 08:48
buscaba en google información acerca del desaparecido programa de Bonadeo y Petinatto y me encuentro con este blog.

muy bueno. buen estilo y atrayente contenido.

me gustó este post. deja pensando harto tiempo. definitivamente tendré que linkearlo.

saludos.
Julieta
20/06/2005 a las 01:15
wow. carajo.... ahora me hago las mismas preguntas, y otras tantas también. Yo tengo un blog. o.o que loko. Y es cierto, es la puta verdad, toda bitácora será algún día, la bitácora de un muerto.
pattyce
17/06/2005 a las 19:40
es ilógico creer que el blog de un muerto pueda permanecer por años y años...
cuando nadie renueve el pago del host, chas, tijerazo y murió el blog también (y sus jpg, y etc)
que lo tenía en un host gratuito? bueh, llegará al máximo de capacidad y hasta allí los comentarios.
Xray
16/06/2005 a las 02:52
Te felicito por este pedazo de articulo que acabas de escribir me parece fascinante. Un saludo
Mauro
16/06/2005 a las 01:27
Conozco a un blogger que en este mismo segundo se está arrojando desde el doceavo piso de su edifici ...
Fede
15/06/2005 a las 14:27
Justo adelante de la peluquería donde me suelo ralear las pocas chapas que me van quedando, hay un post(mortem) de un blogger fallecido.

Tiene forma de Hyundai Coupé, colorado, con las ruedas medio desinfladas y con ramitas de pino y cadáveres de bichosbolita debajo de cada una de ellas y entre los limpiaparabrisas. Las ventanas tienen tierra y arena, que llueve cuando el migjorn trae en las nubes polvo del sahara.

El auto es lindo, algo "carnisa", eso sí, pero ante los típicos síntomas de abandono, le pregunté a la peluquera si sabía de quien era.

"El dueño se murió. Al volver del trabajo aparcó el coche aquí y esa noche murió en su casa. Una putada, era un tío joven".

No pude menos que mirar el auto desde afuera, con algo de morbo y por que no decirlo, con la curiosidad de saber si se vendería barato o alguna vez lo subastarían,

Sin embargo, al fisgar por las ventanas, me dí cuenta que ese coche había muerto con su dueño. Allí había una sillita de bebé (que ahora tendrá 3 años), unas toallas de mano de un gimnasio, unos papeles de trabajo, la caja abierta de un cd de Presuntos Implicados y un regalo, envuelto en un papel descolorido por el sol.

Cada vez que paso por adelante de ese coche yerto, camino del trabajo, saludo a la peluquera y pienso en ese tío, joven, y en las páginas, virtuales o no, que inevitablemente dejó en blanco.
Zafiel
14/06/2005 a las 05:44
y que?
aca en el purgatorio los echamos con "H" para que los intelectuales se vayan horrorizados!!
ángel sistémico
14/06/2005 a las 05:40
No es mi problema, yo ya soy un fantasma, disfrazada de ángel mutante. Una forma más de la nada. Pero es probable que estos conchas de su madre de los proveedores nos borren para siempre si después de un tiempo no actualizamos la página. Y sólo quede un link ál vacío.
Me sonó tan lindo eso de tener links de nietos y bisnietos. Gracias.

Me gustó. Me gustó.

Besitos vacíos y trémulos.
Chaoooo.
Maxi
14/06/2005 a las 02:04
Pués menos mal que leo esto, hace un tiempo me puse a pensar lo mismo y crei por un momento que estaba volviendome loco.

Mi dilema existencial
alicant4ever
13/06/2005 a las 23:07
Los únicos muertos son los hinchas del boca juniors
Vero
13/06/2005 a las 22:31
Naaaa, este post alimenta a casi todas mis paranoias!!!.
Soraya Fragueiro
13/06/2005 a las 21:32
La verdad, siempre te leo y nunca postié pero este blog me encantó!!!
realmente 10 puntos!
DieLan
13/06/2005 a las 21:20
No te mueras nunca, Casciari...
batcat
13/06/2005 a las 01:29

De no mediar una muerte intempestiva que lo impida habrá que dejar de herencia la contraseña de nuestros blogs para que lo sigan escribiendo los hijos de los hijos de los hijos de nuestros hijos...
amén.

En cuanto a la última pregunta, no hay que morirse para saber la respuesta. Un tal Bush la tiene, justo ahora, en el despacho oval mientras postea o analiza asuntos de actualidad mundial y persigue con el pulgar algun moco rebelde de su orificio nasal. Casi, casi digo anal. Bueno, da lo mismo.
Filantrópika.05
12/06/2005 a las 23:14
Nos dejaste a todos con una sensación de nostalgia acumulada.
luis ricardo
12/06/2005 a las 20:46
Oigan, ¿esos premios se dan por votación directa?
¿Quién le podría ganar a Orsai!
gustavo
11/06/2005 a las 19:47
... y mientras tanto murió el ablóggico juan josé saer.

cuánta tristeza.
Gambetita
11/06/2005 a las 11:46
¿Y por qué no le preguntás todas esas dudas al vidente?
Susy
11/06/2005 a las 06:15
Angel Gris, justo iba a preguntar por diablita...eso si que fue penoso! y nunca nos enteramos de quien fue el que la mato!! o se habra tirado de un quinto piso??
El Angel Gris
11/06/2005 a las 03:14
Y Diablita y Mentecato !!!!! Ehhhhh
animal
11/06/2005 a las 02:42
... y mientras escribo dan vueltas por la casa el ex-novio de mi hermana, un tipo al que le debo plata, mi ex-novia, mi novia, el ex-novio de mi novia, mi hermana con una amiga que está rebuena, el novio de la amiga de mi hermana, mi suegro, mi ex-suegro, mi suegra (que también está buena, mi ex-suegra (que está que mira al tipo al que le debo plata)...
esto va a estar bueno!
si no vuelvo a aparecer...


orgía sangrienta...
11/06/2005 a las 01:46
alican4ever, eso dijo mi abuelita de su máquina de escribir.
Marian
11/06/2005 a las 00:20
Quede anonadada con al historia de este pibe, el blogger muerto. Las mismas pregutnas que planteas vos pueden plantearnos ahora el mero hecho de que este pibe realmente este muerto... que complicado todooo!
10/06/2005 a las 23:29
Piensen en lo sano que es que el password muera con nosotros, es como un secreto de confesión, si no fuera así talvez ya que hayan leído lo que queda debajo del tapete nos vuelven a matar !

Hernán, habrá que pensar en un epitafio para Orsai que ojalá se necesite para cuando los blogs hayan pasado de moda.
DudaDesnuda
10/06/2005 a las 22:07
Che, me hacen el favor de pasar a votar a Orsai. ¿Cómo puede ser que ni figure entre los más votados????

Vamoooosssssssssssssss, no sean vagos manga de trastornados. A votar!!!!! Nosotros podemos llevarlo a la cima. Después rifamos quien lo empuja.
Silvana
10/06/2005 a las 22:06
Hola Hernán. Me he quedado frita con el post. No tenia idea de esa noticia, y he estado pensando mucho acerca de tus palabras, y cuánta razón tienes. He puesto un link a tu post, pues creo que es una noticia de interés para todos. Espero que lo lea muchisima gente. Saludos.
Hugo
10/06/2005 a las 22:04
Acabo de olvidar lo que quise decir... lo que pasa es que en mi trabajo hay unos manifestantes bolivianos haciendo escándalo. Espero que se vayan pronto para poder concentrarme. Eso de trabajar en una empresa del estado es
10/06/2005 a las 21:21
Es al cuete. Aparece la muerte, y aparece un texto interesante.
Acasosereyo
10/06/2005 a las 21:06
Hernán, independientemente de incluir o no tus passwords en el testamento, no debería faltar la cláusula sobre "mi última voluntad... ¡que te calles!". Más vale evitar indiscreciones post-mortem, a pesar de que sería todo un hit un blog con todos los detalles.
Hermana Lumière
10/06/2005 a las 20:51
Uff... El comentario de Barrejón me dolió. Muerta, no (al menos por ahora). Perseguida, sí.
Limburgo
10/06/2005 a las 20:38
Si algún día te mueres pasas por aquí y nos lo cuentas para que estemos seguros de que es verdad. Mientras nos conformaremos con tus palabras en vida.
DudaDesnuda
10/06/2005 a las 20:17
"La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene"

Cuando quieran otro derroche de alegría, me llaman.
alicant4ever
10/06/2005 a las 20:09
Tengo miedo que un día despierte de mi sueño eterno y muera por haber despertado de el "alicant44ever"
Farmacia La Verdad
10/06/2005 a las 20:01
Al #34 le iniciaré acciones legales.
marisa
10/06/2005 a las 19:30
Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.
Ya nos tocara a todos.
QuiQue
10/06/2005 a las 19:28
Y del lector que deja de comentar .... eh ??? Nadie se pregunta ... eh ???
luis ricardo
10/06/2005 a las 18:36
Qué miedo el chinito.
En América el asunto explotó hace meses, con el asunto bloguera-Cromagnon.
Creo que da más miedo que un día blogger o bitácoras se caigan definitivamente y sin respaldo.
Caro
10/06/2005 a las 18:29
Hernán: Hacé un testamento en el que la contraseña del blog quede cómo herencia para tu hija con la condición de que nos informe a los lectores de tu desaparición terrenal.
DudaDesnuda
10/06/2005 a las 18:07
Y la clave de Erlich, ¿quién la tiene? ¿eh? ¿EH?????
Laura
10/06/2005 a las 17:50
Hernan. Yo que soy nueva visitando esta, tu casa, es la primera vez que leyendote me "arrepio", como dicen los brasileros...Me gustó este post. Yo estoy tranquilaza, mi clave la tiene Erlich que vive tomandome el pelo en mi propio blog...Ya no se puede confiar en nadie!
Patricio
10/06/2005 a las 16:54
Una genialidad !!! justo hace unos dias pensaba en el tema .... que pasaría con mi último post el día que se me termine la estadía en estos lugares, alguien lo notaría o sería simplemente otro blog abandonado ? ... por que .... como hacer un post diciendo que me "morí" !!
10/06/2005 a las 16:32
Veo que quitaste el titulito de "escritor" por el de "blogger". Eso ya es un logro, ya has bajado al terreno de los mortales.

Una buena idea sería tener una casilla en el banco con clave de seguridad y que sólo sea abierta al morirte vos. Y dejar en tu testamento tu voluntad.

Lo más sano sería que todos los bloggers dijeran "borren todo mi blog", contribuyendo a la ecología internética.
Felipe
10/06/2005 a las 16:16
Los blog de los muertos, de esos muertos para toda la vida, será el gran cementerio de los Blog con las lápidas de vidas cortas, como las tumbas en la abadia de westminster, llena de niños acuchillados o de infantes muertos en epidemias. Será un gran cementerio de letras y fotos y musica y quizás de muertes inconclusas; blogs navegando por el silencio del ciberespacio sin caer en la entropía.
PatoMusa
10/06/2005 a las 16:04
Se configura igual que en Blogger: En la madrugada escribís un email para que tu mejor amigo lo lea al dia siguiente. En el mail das la página de web, nombre de usuario y contraseña correspondiente, con breves pero precisas instrucciones de como postear "este, mi último texto"
10/06/2005 a las 16:00
Yo pensé más de una vez hacer que si yo "no hago X durante Y días" (por ejemplo, actualizar algún archivo de mi PC), se dispare un mail con mis chiquicientas passwords. Pero siempre temí que se dispare por error... o que me olvide de actualizarlo.

Lo de hacer un post que "sólo aparezca si..." es una hermosa variante. Nunca mejor usada la expresión post-mortem.
 olo mosquera
10/06/2005 a las 15:49
Al del comentario #16: ¿Cómo se configura un post para que se active luego de tu muerte? ¡Eso en Movable Type no me viene! ¡Devuévanme la plata! Ya mismo me paso a WordPress. ¡Hijos de puta!
Rax
10/06/2005 a las 15:46
Salud, me encanta pensar en la red como un cibercementerio de blogs.
Con respecto a eso, acá sucedió algo similar, aunque distinto ;)
Un muchacho, deprimido, escribió en su blog que quería mandarlo todo a la mierda, que se sentía muy mal, y tal. Y ya no posteó más. Pensamos que había mandado a la mierda el blog, claro.
Pero un par de meses después nos escribió algún amigo en común, preocupadísimo, pues el chico había desaparecido en la vida real. Ciudad fronteriza, a nadie fuera de un puñado le importó realmente. Y no sé si alguna vez volvió a su casa. Al blog, no.
DudaDesnuda
10/06/2005 a las 15:41
Yo te creo.
Y los dos mentimos.
Bart
10/06/2005 a las 15:27
Morirse y dejar un blog a la deriva es triste. Sobre todo si en ese blog no se podía escribir en negrita, en cursiva ni con más de 350 caracteres.
Nota para el Sr. Inspector: Mi cuñado está dando vueltas por la casa.
Elteta
10/06/2005 a las 15:27
Pero que sea una muerte espectacular.
Una enfermedad todavía no descubierta a la que su descubridor la denomine como el mal de Casciari o sindróme de orsai. Un accidente espectacular que incluya auto, moto, avión, osos panda, tortugas y helicóptero.
No vas a ser tan maricón de dejarnos por un miserable infarto, por el colesterol, ni ninguna de esas grasadas.

Igualmente, todos sabemos que lo tuyo es que un ascenor te parta en dos.
Mot
10/06/2005 a las 15:22
Uy, pensé en eso una vez y no pude dormir. Fue cuando después de un parón bloguero uno de los comentaristas me preguntó, muy afectado, si me había pasado algo con la moto, que estaba muy preocupado porque desde hacía unas semanas no posteaba. Obviamente, lo tranquilicé postendo al día siguiente y explicando cómo una fiebre me había estado martirizando con su presencia en los últimos días. A partir de aquel comentario, pienso muchas veces que quizá un día ocurra, que mi blog se quede coja si el relato de su argumento se interrumpe de repente porque un imbécil con un cuatro por cuatro atropella sin clemencia al moteropizzero. Pensé en idear un post de despedida y todo, un post que algún amigo publicara si de verdad un día me pegaba la hostia mortal. Luego, fríamente, pensé que, si me moría, me importaría bien poco el futuro de mi blog, a los muertos no les importan estas cosas, o eso dicen. Así que dejo hacer al destino y que pase lo que tenga que pasar, total, antes que blogger fui otras cosas y también las dejé a medias.

Un abrazo.
gus_
10/06/2005 a las 15:10
muy lindo post, acá el novio de mi hermana dice que le gustó tamb... cómo? ah! el ex-novio sos? hace tiempo que no te veiaaaaarrrrrgghhhhh!!!!!
shered
10/06/2005 a las 14:54
Uys, soy mala pero la verdad que lo primero que pensé cuando terminé de leerte fue:

"yo me creeré que te moriste, el día que puedas decir lo que verdaderamente sentís sin disfrazarlo de banalidad..."

:p Besos!!! y genial genial post!
Barrejón
10/06/2005 a las 14:45
No sé si muertos muertos, pero momias y zombies los hay miles con blog propio.
La mayoría recopilan "noticias curiosas" o hablan de cine.
nariCa
10/06/2005 a las 14:29
Yo no te creo que sepas Ingles... andá.
Pero hablando en serio, yo te voy a creer y too extrañar...
Sabes que eso yo ya lo pensé, por eso, en casa tengo un listado en excel de todas las paginas, con todos mis nicks y mis passwords, el día que ya no esté alguien de la flia (en este momento no hay nadie capaz de hacerlo, pero le pongo fichas a mis sobrinos) haran de mi blog lo que se le cante el ort...
Besos
10/06/2005 a las 14:11
Más de una vez al toparme con un blog que evidentemente habían dejado de actualizar, se me ocurrió pensar que el autor había muerto.

Otro tema son los mails. Algunos proveedores no cancelan nunca las cuentas pop y, salvo que se sature, uno puede mandar y mandar sin saber que no la chequean (por lo menos, desde este espacio-tiempo). De hecho, a mí pasó y fue lo que me hizo sospechar de la muerte de un viejo amigo...
Xtian
10/06/2005 a las 13:41
Ves? El otro dia me di cuenta por que estoy vaciado como estoy. Es que de pronto me embargo la conciencia de mi mortalidad, y no es una conciencia difusa ni una paranoia asfixiante, sino algo en el medio.

En fin, ahora vos escribis este post...
 Interior
10/06/2005 a las 13:20
Buena Idea Ginger. Lo que me preocupa ahora, es que los blogers se pongan a lanzar hipótesis de sus propios asesinatos, una paranoia persecutoria de escritores, todos queriendo dejar pistas a la policía sobre el posible asesino, tipo "Estoy escribiendo este post en el cyber que se encuentra en Av., Plumas Verdes 348, hay una gorda con un lunar en la oreja izquierda que me esta mirando feo".
O terminar cada post con "Nos leemos en el próximo post (si sigo vivo, por que sospecho de que mi novia descubrió lo de Lola, y lo de Pablo, y lo del Pequines)".
PD: En memoria de un muerto que hizo historia, ¿un Vals en medio de una cumbia era?, Basdala: il morto que escribe.
Ginger
10/06/2005 a las 13:07
Justamente, porque nadie te creería, tu problema se solucionaría dando a conocer la contraseña de tu blog a los lectores, cosa que si te moris, nosotros podamos seguir escribiendo, y de esa forma te transformarías en Gilgamesh el inmortal.
XavMP
10/06/2005 a las 12:42
Yo prometo postear post mortem.
Un post del estilo
" Viajo, acá hace un calor de cagarse, manden a Zapatero que lo están esperando..."

Estaría bue.... ARghhhh¡¡¡
 olo mosquera
10/06/2005 a las 12:23
La idea del ataúd con webcam es excelente. Déme dos.
tom
10/06/2005 a las 12:20
La tecnología para la perennidad, walt disney y juan de los palotes.

Me hizo acordar a ese servicio (google se muestra esquivo) de que te instalen una webcam en el ataud para que transmita imagenes de tu corrupción post mortem...
a10nso
10/06/2005 a las 11:08
Si al final postear asiduamente tiene sus puntos a favor :D
Santo
10/06/2005 a las 11:02
Muy bueno, Casciari. :)