Orsai blog post

Historias
sábado 16 de marzo, 2013

Orsai post

Historias
sábado 16 de marzo, 2013

Papelitos

   

Érase un pueblo tranquilo en el que habitaban muchos vecinos tranquilos. Todos llevaban una vida agradable y sencilla y cada uno deseaba prosperar. Pepe era uno de ellos. Una tarde Pepe salió a caminar por el pueblo y tuvo sed. Siguió caminando y tuvo más sed. Cuando volvió a su casa, y mientras descorchaba una botella, descubrió algo que nadie había descubierto antes: en el pueblo no había bares.

Pepe pensó que si montaba un bar podría ser feliz y hacer felices a otros dándoles de beber. Y además, ganar dinero.

Durante dos noches Pepe hizo un listado de lo necesario para montar el primer bar del pueblo: primero necesitaría diez mil monedas para comprar mesas, sillas, copas, bebidas y un palenque para que los parroquianos dejaran sus caballos; después le harían falta dos semanas para convertir su casa en un bar; y más tarde otras dos semanas para tener las mesas repletas de vecinos sedientos.

Su amigo Moncho, que esa tarde pasaba por allí, le dio un excelente nombre para el bar.

Por supuesto, Pepe no tenía diez mil monedas, pero durante la noche se le ocurrió una buena forma de conseguirlas. La tarde del sábado recortó mil papelitos y escribió en cada uno de ellos «Próximamente, bar de Pepe». El domingo, después de misa, se fue a la plaza del pueblo vestido con su mejor traje:

—Queridos vecinos, voy a montar un bar a las afueras del pueblo —dijo, y todo el mundo dejó de conversar para mirarlo.

—¡Qué gran idea! —exclamó Ramón, con su cigarro en la boca.

Pepe se sintió cómodo con la atención de todo el mundo y mostró en abanico los papeles recortados.

—Cada uno de estos mil papelitos cuesta diez monedas —les dijo Pepe a sus vecinos—. Quien me compre un papelito deberá guardarlo y no perderlo, porque de aquí a un mes, cuando mi bar tenga clientes, entregaré doce monedas por cada papelito que vuelva a mis manos.

—¿Pero no costaba diez monedas cada papelito? —preguntó Moncho, al que todos tenían por el tonto del pueblo—. ¿Por qué vas a regalar dos monedas?

—No es regalar, Moncho, es compensar. Compensaré a los que me ayuden a cumplir mi sueño, que es el de tener un bar en las afueras del pueblo.

—Tiene sentido —dijo el Alcalde—, mucho sentido.

—Me parece muy bien —sopesó Ernesto, que era rico y entendía de negocios.

—¡Qué gran idea! —dijo el cura Francisco, y rebuscó en sus bolsillos.

De ese modo tan simple, y en una sola mañana de domingo, Pepe consiguió el dinero para montar un bar: entre todos le entregaron diez mil monedas exactas por la venta de mil papelitos.

—Yo le compré dos papelitos —dijo Sabino, que era pobre y optimista.

—¡Yo treinta y seis! —exclamó Quique, que era codicioso y altanero.

—Yo le compré cinco papelitos, y pienso emborracharme en ese bar para celebrar el negocio más fácil de mi vida —dijo Luis.

Y todos rieron.

Pepe se fue a su casa ese domingo con las diez mil monedas en la mochila y se durmió pensando en su bar.

El lunes por la mañana viajó a la gran ciudad y compró madera para construir un mostrador robusto. Volvió a su casa y se puso a trabajar. No pasó por la plaza del pueblo en toda la semana. Es decir: no se enteró de que había encendido, entre sus vecinos, un extraño furor por los papelitos.


La primera semana

La plaza del pueblo estaba llena de gente, y eso era muy raro para un lunes. Varios vecinos habían pasado la noche entera recortando y escribiendo sus propios papelitos, porque habían descubierto que también ellos tenían proyectos para ofrecer.

Unos papelitos decían «En breve Heladería de Horacio». Otros decían «Muy pronto Peluquería de Carmen». Incluso algunos decían «A fin de mes Moncho hará viajes a la Luna».

De pronto, la plaza se convirtió en un lugar atestado: los vecinos se subían a las farolas, o se trepaban a la fuente, para comprar o vender porciones de nuevos proyectos.

Esto ocurrió el lunes y el martes fue todavía peor. El miércoles ya no se podía caminar por la plaza. El Alcalde tuvo que poner orden y habilitó un lugar cerrado para que los vecinos pudieran reunirse sin destrozar los espacios públicos. Este pequeño local se inauguró el jueves por la mañana y fue bautizado con el nombre de Salón de los Papelitos.

Y así ocurrió que el viernes todos los que tenían un proyecto ya habían conseguido las monedas necesarias y se habían puesto a trabajar. Horacio buscaba los mejores sabores para su heladería, Pepe serruchaba la madera para el mostrador de su bar, Carmen afilaba tijeras para su flamante peluquería y Moncho compraba dos caballos para hacer viajes a la Luna.

Solamente quedaban, en el Salón de los Papelitos, un puñado de vecinos a los que nunca se les había ocurrido ningún proyecto interesante para llevar a cabo. Lo único que tenían estos vecinos eran papelitos.

—Necesito dinero para cigarros —se quejó Ramón en voz alta—. Hace unos días le cambié este papelito a Pepe por mis únicas diez monedas, pero la tabaquería de Raúl no me acepta papelitos, y necesito fumar.

—¡A mí me pasa lo mismo! —dijo Luis— ¡Quiero ir al cine y tengo los bolsillos vacíos!

Los murmullos fueron cada vez mayores.

—En tres semanas Pepe le dará doce monedas a quien le devuelva este papelito —dijo Sabino, con los ojos brillosos—. ¡Vendo mi papelito, ahora mismo, por nueve monedas!

—Trato hecho —exclamó Ernesto, que era rico pero quería serlo todavía más, y le arrancó el papelito de las manos a Sabino.

Ramón y Luis también vendieron su papelito por menos de diez monedas y, mientras uno corría a comprar cigarros y el otro al cine, los demás vecinos vieron que aquella era una nueva forma de hacer negocios, aunque ya no hubiera proyectos que vender.

Algunos se subieron a las sillas, otros a las mesas, y empezaron a ofrecer lo que tenían.

—¡Cambio cuatro papelitos de Horacio por dos papelitos de Carmen!

—¡Entrego ocho papelitos de Moncho y mi caballo por cincuenta monedas!

Cuando entró al Salón el cura Francisco, todos hicieron silencio.

—El día que Moncho puso a la venta sus papelitos —dijo el cura—, yo le compré algunos porque Moncho es tonto: los vende a siete monedas y devolverá quince. Pero ahora necesito monedas para arreglar la campana de la iglesia. Pongo a la venta mis papelitos de Moncho a seis monedas cada uno.

—¿Cuál es el proyecto de Moncho, padre? —preguntó Quique.

—Está construyendo un carro muy largo, tirado por dos caballos —dijo el cura—, el pobre quiere hacer viajes a la Luna.

Quique hizo un gesto negativo.

—¿Y si te los dejo a cinco? —regateó el cura Francisco.

—Los compro por cuatro, padre —dijo Quique, con gesto de limosna dominical.

—¡Ah, Dios te bendiga, hijo mío!

Querido niño: en el mundo real el Salón de los Papelitos se llama Bolsa de Valores. Mientras que los papelitos pueden tener dos nombres: Bonos u Obligaciones. Las doce monedas que pagará Pepe cuando el bar se llene de parroquianos (o las quince monedas que pagará Moncho cuando logre ir a la Luna) se llaman Valor Nominal del Bono.


La segunda semana

Habían pasado solo siete días y el hogar de Pepe ya no parecía una casa. En el comedor había una barra de madera lustrada, el baño se había convertido en dos baños (uno para las damas, otro para los caballeros) y las paredes estaban a medio pintar de un azul marino intenso. Pepe estaba feliz con el progreso de su proyecto, y ya estaba colocando en la fachada el cartel luminoso de su flamante bar.

Como aún no había bajado al pueblo, seguía sin saber que la vida de sus vecinos se había convertido en un ir y venir de papelitos que cambiaban de precio y de dueño.

Incluso el Alcalde, después de conversarlo una noche con su edecán, decidió sumarse a la nueva moda.

La mañana del segundo lunes salió al balcón con un megáfono y dijo:

—Vecinos, la plaza quedó estropeada después del furor de los papelitos.

Y era verdad. La primera semana de compra y venta de proyectos los jardines habían quedado deshechos y los espacios públicos parecían aplastados por una inundación.

—Necesito recaudar fondos para reparar la fuente, renovar las farolas y, por qué no, para comprarme una diligencia —dijo el Alcalde—. Desde este momento saco a la venta mil papelitos oficiales, cada uno cuesta un caballo. Cuando la fuente eche agua, las farolas den luz y mi diligencia me lleve lejos, devolveré dos caballos por cada papelito. Los papelitos oficiales están a la venta. ¡Corran, corran que se acaban!

Los papelitos del Alcalde se esfumaron en tiempo récord en el Salón de los Papelitos: todos en el pueblo entregaron sus caballos y las tareas cotidianas empezaron a hacerse de a pie.

La compraventa de papelitos siguió en aumento y ya no alcanzaban los lápices para apuntar quién era el dueño de qué. Algunos papelitos eran muy deseados: por ejemplo los de Pepe, que trabajaba día y noche en su proyecto del bar en las afueras. Pero a otros papelitos no los quería nadie: por ejemplo a los de Moncho, puesto que su artefacto para hacer viajes a la Luna, por el momento, solo constaba de dos caballos flacos unidos a un carro, y a otro carro, y a un tercero. Nadie creía que Moncho pudiera remontar el vuelo.

Ernesto, el vecino rico, había comprado papelitos sin ton ni son durante la primera semana, y ahora los papelitos de Moncho le quemaban en las manos. Pero como también tenía papelitos de Pepe, inventó algo que bautizó los Fajos de Ernesto.

Eran paquetes cerrados con cien papelitos de proyectos variopintos; por ejemplo, diez papelitos de Pepe y su bar, veinte de Horacio y su heladería, y setenta de Moncho y su extraño vehículo para hacer viajes a la Luna.

Durante todo el jueves los Fajos de Ernesto tuvieron gran éxito entre los vecinos del pueblo que buscaban como locos papelitos de Pepe o papelitos del Alcalde, pero el viernes Quique descubrió el truco y lo dijo públicamente en el Salón de los Papelitos:

—¡Cuidado, vecinos! Los Fajos de Ernesto a veces vienen con papelitos de Pepe o del Alcalde en la parte de arriba, y eso está muy bien, pero al fondo del fajo hay un montón de papelitos de Moncho, que jamás hará viajes a la Luna. Les propongo que, antes de comprar Fajos de Ernesto, pasen por mi casa para que los aconseje. Mi tarifa por cada consejo son seis monedas, o dos papelitos de Pepe.

Durante el resto de esa semana, y la siguiente, los compradores de papelitos consultaron siempre a Quique antes de comprarle fajos a Ernesto.

Ernesto y Quique, que habían jugado al mus durante años en el centro recreativo, dejaron de hablarse para siempre.

Querido niño: en el mundo real, los papelitos oficiales del Alcalde se llaman Títulos de Deuda Pública. Los fajos de Ernesto reciben el nombre de Obligaciones de Deuda Colateralizada. Mientras que la casa de Quique, el sitio a donde acuden los vecinos para saber si confían o no en los Fajos de Ernesto, se denomina Banca de Inversión.


La tercera semana

Ya habían pasado más de veinte días desde el inicio de las actividades cuando los vecinos del pueblo descubrieron que algunos proyectos ya estaban casi terminados, y en cambio otros seguían en pañales.

A Pepe solo le faltaba montar el palenque para que los caballos de los clientes pastaran fuera del bar.

Horacio había conseguido, con éxito, batir leche y frutas para su heladería, y solo le quedaba traer barras de hielo desde la gran ciudad.

Pero Carmen todavía no había encontrado un buen local para instalar su peluquería, aunque ya tenía docenas de tijeras afiladas.

Y qué decir de Moncho: sus caballos estaban cada vez más lustrosos, porque los cepillaba día y noche, y había conseguido atarlos a cuatro carros, pero no parecía que su artefacto pudiera volar en el plazo de una semana.

Los vecinos que tenían papelitos de Moncho, o de carmen, estaban inquietos y ya no lograban vendérselos a nadie. Hasta que apareció Quique con una gran idea:

—¡Oigan! —dijo Quique—. Aquellos que todavía tengan papelitos de Moncho, yo les puedo vender Tranquilidad de Quique para esos papelitos...

—¿De qué hablas? —preguntó Raúl, que tenía varios papelitos de Moncho.

—Muy fácil. Tú me pagas dos monedas cada noche, de aquí a fin de mes, y si Moncho no consigue hacer viajes a la Luna y no puede devolverte las quince monedas que prometió, yo te daré esas quince monedas. Justo lo que él debía pagarte.

—¿Aunque el viaje a la Luna fracase?

—Aunque fracase.

—¡Tremenda idea! —dijo Sabino—. Así nos sentiremos mucho más tranquilos y podremos comprar más papelitos.

—Por eso mi idea se llama Tranquilidad de Quique —dijo Quique, con una sonrisa, y muchos vecinos empezaron a pagar dos monedas cada noche, por las dudas de que algunos proyectos no terminaran bien.

En medio de la euforia por estas nuevas ideas, nadie en el pueblo se dio cuenta de que el Alcalde ya no se dejaba ver por el Salón de los Papelitos, ni tampoco había reparado las farolas ni la fuente de la plaza.

El Alcalde había cumplido, eso sí, con una parte de sus promesas: se había comprado una diligencia y había desaparecido del pueblo con los caballos de todo el mundo.

El edecán, que había sido la mano derecha del Alcalde y conocía la estafa desde el principio, decidió hacer algo para que nadie descubriera la ausencia de su jefe. Y su idea fue estupenda. Trajo al Salón de los Papelitos una pizarra y empezó a ponerle una nota (del uno al diez) a cada uno de los proyectos del pueblo.

—¿Qué estás escribiendo en la pizarra, edecán? —le preguntó Ernesto.

Pero el edecán se hizo el misterioso y siguió trabajando en silencio.

Al bar de Pepe le puso un ocho, a la peluquería de Carmen un cinco, a la heladería de Horacio un siete, al vehículo para hacer viajes a la Luna de Moncho un dos y, haciéndose el distraído, a las reformas de las farolas de la plaza les puso un nueve.

—Ahora sí —dijo—. Ya está.

—¿Qué significan estos números? —preguntaron todos.

—Son las notas de la Alcaldía. Es para que nadie compre papelitos sin saber si podrán recuperar sus monedas o sus caballos —dijo el Edecán—. Lo hago por ustedes. Confíen en estas notas.

Todos los vecinos agradecieron la ayuda y esa tarde se revendieron, a precio muy alto, muchísimos papelitos del Alcalde.

Querido niño: en el mundo real, la idea de Quique de ofrecer tranquilidad sobre los papelitos de Moncho se llama Seguros de Impago de Deuda, o CDS (del inglés Credit Default Swaps). Y la gran pizarra en la que el Edecán le pone una nota a cada proyecto se denomina Agencia de Calificación, que a veces se equivoca sin querer, y otras veces queriendo.


La última semana

Cuando llegó el día de la inauguración, Pepe se levantó muy temprano y caminó tranquilo hasta el pueblo. De lejos vio la fachada de su bar, con el cartel luminoso a todo trapo. El bar se llamaba La Luna, como lo había bautizado Moncho el primer día. Ahora ya no faltaba nada más, solo que llegaran muchos clientes desde el pueblo, con las gargantas secas de sed.

Recorrió las cinco leguas hasta el pueblo colocando carteles en todos los árboles del camino. «Bar La Luna, abierto desde esta noche». Cada cartel que ponía en un tronco, se lo quedaba mirando, lleno de orgullo.

Durante su caminata hasta el pueblo Pepe fantaseó con que, de allí en adelante, docenas de vecinos irían a caballo a su bar y todos serían felices conversando y bebiendo.

Pero cuando llegó a la plaza no pudo entender lo que veía. Hasta pensó que había equivocado el camino, y que estaba en un pueblo diferente. Parecía que hubiera pasado una guerra.

Las farolas y la fuente de la plaza estaban destrozadas. Los vecinos caminaban en círculos hablando solos, y había corrillos de hombres y mujeres discutiendo y peleando.

—¿Qué ha pasado aquí? —le preguntó Pepe a Horacio, que lloraba contra una farola.

—¡Ay, Pepe! ¿No lo sabes? —sollozó Horacio—. Todo el mundo enloqueció con los papelitos. Con los míos, con los de Carmen, con los tuyos... ¡Con todos! De pronto empezó a haber más papelitos que monedas, más tarde ya no hubo monedas, después desaparecieron los caballos, y entonces el Alcalde se escapó del pueblo, y los vendedores de Fajos de Ernesto quebraron, y los revendedores de Tranquilidad de Quique no pudieron pagarle a nadie y escaparon por la noche... Y ahora todo el mundo está en la ruina...

—¿Qué diantres es eso de «fajos de Quique» y «tranquilidad de Ernesto»?

—Es largo de explicar —dijo Horacio.

—¿Y tu proyecto, y el de Carmen?

—Mi heladería fracasó: no hay caballos para ir a buscar hielo a la ciudad. Y Carmen no tiene clientes en su peluquería, ¿no ves que todos se están arrancando los pelos con sus propias manos?

Pepe se quedó en silencio.

—Necesito una bebida —dijo Horacio.

—Tengo la garganta seca —dijo Luis.

—¿Has abierto ya tu famoso bar? —preguntó Sabino. Y otros también se acercaron.

Pepe supo que, sin caballos en el pueblo, nadie podría ir nunca a su bar de las afueras, y entendió también que jamás podría devolver las diez mil monedas a nadie.

Y entonces vio, en el medio de la plaza, a Moncho. Sus caballos eran los únicos que quedaban en la región, y arrastraban tres carros con dos ruedas cada uno, en forma de tren. Allí se iban subiendo muchos vecinos. Otros hacían una larga fila para esperar subir.

—¿A dónde los llevas? —le preguntó Pepe a Moncho.

—¡A tu bar! —dijo Moncho, con una enorme sonrisa—. ¡A La Luna!

Un cartel, colgado en la fuente rota, decía:

«Moncho hace viajes a La Luna, salidas por una moneda. Regreso gratis».

—¿Sabías que iba a ocurrir esto? —le preguntó Pepe, abrazándolo—. ¿Sabías que todos se iban a quedar sin caballos?

—No —dijo Moncho—. Solamente sé que la gente puede ir a un bar a caballo, pero nadie puede volver de un bar a caballo. Y como yo no bebo, pensé que mi negocio podría ser el de llevarlos y traerlos de La Luna.

Pepe se subió al primer carro y grito:

—¡Vamos entonces a La Luna! ¡Bebidas gratis el primer día!

Y todo el pueblo aplaudió.

Querido niño: en el mundo real, las historias de Pepes que montan bares, o las historias de Monchos que hacen viajes a la Luna, casi nunca tienen el final feliz de los cuentos. En medio siempre aparecen Quiques, Alcaldes, Ernestos y edecanes que lo echan todo a perder. Pero cuando sí funcionan, cuando algo mágico ocurre, se llaman sueños. Y suelen ser muy divertidos.

Así fue el adelanto

El mes pasado me pasó algo que, me imagino, empezará a pasar cada vez más. Nina me editó un cuento. Lo hizo en el sentido más profesional de la palabra. Me dijo: «Eso no puede ser casualidad, papá, los chicos no somos tan pelotudos, escribí esa parte de nuevo». Me sentí orgulloso, imbécil y viejo, todo a la vez. Pero más que nada sentí que empezaba una época nueva en nuestra relación.

A esta edad (tiene casi nueve) mis sentimientos sobre su evolución son ambiguos. No siempre quiero que entienda.

El otro día estábamos leyendo un libro de Quino en la cama; ella se rió de un chiste y yo estuve seguro de que no lo había entendido. Por pelear, le dije: «A ver, ¿qué te causó gracia?». Su respuesta fue la correcta y no me puso contento. O sí. No sé. En realidad, a veces no quiero que crezca.

En cambio, la vanidad me hace disfrutar cuando prefiere leer un cuento mío a leer otra cosa. Eso empezó a pasar hace unos meses y fue gracias a los mensajes de voz que dejé en Vorterix el año pasado.

Nina se interesó mucho en esos relatos, y todavía lo hace. Los escucha una y otra vez, se caga de risa, pregunta lo que se le escapa, lo pone de nuevo, quiere entender cada vez más.

Cuando le dije, hace un par de meses, que estaba escribiendo un cuento infantil para publicar en Orsai, me pidió todos los detalles.

—¿Vos sabés lo que es el sistema financiero?

—No.

—Bueno —le dije—. Empecé a escribir un cuento para que los chicos lo entiendan.

—¿Y por qué? Si los que leen Orsai son grandes...

—Porque me parece que nosotros tampoco lo entendemos.

—¿Qué es el sistema ese?

—¿Viste todo lo que hablan en los noticieros antes de que den las noticias de fútbol?

—Sí.

—Hablan de que España es pobre, de que los bancos hicieron esto y lo otro, de la bolsa...

—...de los que no tienen trabajo...

—Sí, de todo eso. ¿Vos entendés por qué pasa eso?

—No. ¿Y vos?

—Yo menos —le dije—. Por eso estoy haciendo un cuento en el que todo pasa en un pueblo muy chiquito, de gente muy tranquila, en donde hay un señor que quiere poner un bar, y le pide plata prestada a los vecinos.

—¿Y qué pasa?

—Pasa que todo se va al carajo. Pero en vez de ser el mundo, es un pueblo, y capaz que así se entiende mejor.

—Leéme lo que tenés escrito —me dijo, y así empezó todo.

Desde ese día, mi hija se convirtió en una Josefina Licitra chiquitita. En mi editora en miniatura. Cada noche me preguntaba si había escrito algo más. Si yo le decía que sí, pedía leerlo. Si yo le decía que no, me recordaba la fecha del cierre.

Lo increíble es que a mí me servía muchísimo su lectura, porque cuando ella se trababa en una frase rebuscada, yo sabía que tenía que simplificar. Y cuando me colgaba en otras actividades, sentía culpa porque ella no tenía sus tres párrafos diarios.

Disfrutó muchísimo del cuento mientras yo lo escribía, porque al mismo tiempo Juan Pablo Caro, el ilustrador, me iba mandando los bocetos de los dibujos. «¿Ese es Ernesto?», preguntaba Nina, «yo me lo imaginaba más de bigote y gordo».

Pero la magia ocurrió cuando le mostré el final. Hasta ahí venía contentísima con la historia. Ya había entendido cómo funcionaba la bolsa de valores, los bonos de deuda pública, las aseguradoras de riesgo y los bancos de inversión. Ya había entendido que nosotros, los humanos, a veces nos convertimos sin querer en gente muy rara. Pero el final no le gustó.

—Lo de Moncho no puede ser casualidad, papá, los chicos no somos tan pelotudos —me dijo—, escribí esa parte de nuevo.

Y tenía razón.

Tenía razón en serio, como un relojito. El cuento quedaba descalabrado con mi primer final. Realmente. Subestimaba la capacidad de análisis del lector.

Reescribí esa noche el capítulo uno, con datos que anulaban la evidente ‘casualidad’ del capítulo cinco, y retoqué líneas de los capítulos dos y tres para apoyar los nuevos datos.

Cuando le leí los cambios me los dio por buenos:

—¿Ves? Ahora sí es un cuento —me dijo, y se fue a hacer otra cosa.

Yo me quedé solo, sin saber si eso que había pasado era trágico o maravilloso. Incluso ahora, mientras lo cuento, todavía siento esos dos ejércitos peleándose en mi panza.

Un ejército lucha feliz porque empiezan los tiempos de tomar mate con ella y leer juntos, de ver películas en serio, de discutir el mundo de verdad.

El otro ejército lucha con bronca porque sabe que, de a poco, ya no vendrá nadie, las noches de relámpagos, a acurrucarse conmigo.

Hernán Casciari
sábado 16 de marzo, 2013


Papelitos

por Hernán Casciari

Érase un pueblo tranquilo en el que habitaban muchos vecinos tranquilos. Todos llevaban una vida agradable y sencilla y cada uno deseaba prosperar. Pepe era uno de ellos. Una tarde Pepe salió a caminar por el pueblo y tuvo sed. Siguió caminando y tuvo más sed. Cuando volvió a su casa, y mientras descorchaba una botella, descubrió algo que nadie había descubierto antes: en el pueblo no había bares.

Pepe pensó que si montaba un bar podría ser feliz y hacer felices a otros dándoles de beber. Y además, ganar dinero.

Durante dos noches Pepe hizo un listado de lo necesario para montar el primer bar del pueblo: primero necesitaría diez mil monedas para comprar mesas, sillas, copas, bebidas y un palenque para que los parroquianos dejaran sus caballos; después le harían falta dos semanas para convertir su casa en un bar; y más tarde otras dos semanas para tener las mesas repletas de vecinos sedientos.

Su amigo Moncho, que esa tarde pasaba por allí, le dio un excelente nombre para el bar.

Por supuesto, Pepe no tenía diez mil monedas, pero durante la noche se le ocurrió una buena forma de conseguirlas. La tarde del sábado recortó mil papelitos y escribió en cada uno de ellos «Próximamente, bar de Pepe». El domingo, después de misa, se fue a la plaza del pueblo vestido con su mejor traje:

—Queridos vecinos, voy a montar un bar a las afueras del pueblo —dijo, y todo el mundo dejó de conversar para mirarlo.

—¡Qué gran idea! —exclamó Ramón, con su cigarro en la boca.

Pepe se sintió cómodo con la atención de todo el mundo y mostró en abanico los papeles recortados.

—Cada uno de estos mil papelitos cuesta diez monedas —les dijo Pepe a sus vecinos—. Quien me compre un papelito deberá guardarlo y no perderlo, porque de aquí a un mes, cuando mi bar tenga clientes, entregaré doce monedas por cada papelito que vuelva a mis manos.

—¿Pero no costaba diez monedas cada papelito? —preguntó Moncho, al que todos tenían por el tonto del pueblo—. ¿Por qué vas a regalar dos monedas?

—No es regalar, Moncho, es compensar. Compensaré a los que me ayuden a cumplir mi sueño, que es el de tener un bar en las afueras del pueblo.

—Tiene sentido —dijo el Alcalde—, mucho sentido.

—Me parece muy bien —sopesó Ernesto, que era rico y entendía de negocios.

—¡Qué gran idea! —dijo el cura Francisco, y rebuscó en sus bolsillos.

De ese modo tan simple, y en una sola mañana de domingo, Pepe consiguió el dinero para montar un bar: entre todos le entregaron diez mil monedas exactas por la venta de mil papelitos.

—Yo le compré dos papelitos —dijo Sabino, que era pobre y optimista.

—¡Yo treinta y seis! —exclamó Quique, que era codicioso y altanero.

—Yo le compré cinco papelitos, y pienso emborracharme en ese bar para celebrar el negocio más fácil de mi vida —dijo Luis.

Y todos rieron.

Pepe se fue a su casa ese domingo con las diez mil monedas en la mochila y se durmió pensando en su bar.

El lunes por la mañana viajó a la gran ciudad y compró madera para construir un mostrador robusto. Volvió a su casa y se puso a trabajar. No pasó por la plaza del pueblo en toda la semana. Es decir: no se enteró de que había encendido, entre sus vecinos, un extraño furor por los papelitos.


La primera semana

La plaza del pueblo estaba llena de gente, y eso era muy raro para un lunes. Varios vecinos habían pasado la noche entera recortando y escribiendo sus propios papelitos, porque habían descubierto que también ellos tenían proyectos para ofrecer.

Unos papelitos decían «En breve Heladería de Horacio». Otros decían «Muy pronto Peluquería de Carmen». Incluso algunos decían «A fin de mes Moncho hará viajes a la Luna».

De pronto, la plaza se convirtió en un lugar atestado: los vecinos se subían a las farolas, o se trepaban a la fuente, para comprar o vender porciones de nuevos proyectos.

Esto ocurrió el lunes y el martes fue todavía peor. El miércoles ya no se podía caminar por la plaza. El Alcalde tuvo que poner orden y habilitó un lugar cerrado para que los vecinos pudieran reunirse sin destrozar los espacios públicos. Este pequeño local se inauguró el jueves por la mañana y fue bautizado con el nombre de Salón de los Papelitos.

Y así ocurrió que el viernes todos los que tenían un proyecto ya habían conseguido las monedas necesarias y se habían puesto a trabajar. Horacio buscaba los mejores sabores para su heladería, Pepe serruchaba la madera para el mostrador de su bar, Carmen afilaba tijeras para su flamante peluquería y Moncho compraba dos caballos para hacer viajes a la Luna.

Solamente quedaban, en el Salón de los Papelitos, un puñado de vecinos a los que nunca se les había ocurrido ningún proyecto interesante para llevar a cabo. Lo único que tenían estos vecinos eran papelitos.

—Necesito dinero para cigarros —se quejó Ramón en voz alta—. Hace unos días le cambié este papelito a Pepe por mis únicas diez monedas, pero la tabaquería de Raúl no me acepta papelitos, y necesito fumar.

—¡A mí me pasa lo mismo! —dijo Luis— ¡Quiero ir al cine y tengo los bolsillos vacíos!

Los murmullos fueron cada vez mayores.

—En tres semanas Pepe le dará doce monedas a quien le devuelva este papelito —dijo Sabino, con los ojos brillosos—. ¡Vendo mi papelito, ahora mismo, por nueve monedas!

—Trato hecho —exclamó Ernesto, que era rico pero quería serlo todavía más, y le arrancó el papelito de las manos a Sabino.

Ramón y Luis también vendieron su papelito por menos de diez monedas y, mientras uno corría a comprar cigarros y el otro al cine, los demás vecinos vieron que aquella era una nueva forma de hacer negocios, aunque ya no hubiera proyectos que vender.

Algunos se subieron a las sillas, otros a las mesas, y empezaron a ofrecer lo que tenían.

—¡Cambio cuatro papelitos de Horacio por dos papelitos de Carmen!

—¡Entrego ocho papelitos de Moncho y mi caballo por cincuenta monedas!

Cuando entró al Salón el cura Francisco, todos hicieron silencio.

—El día que Moncho puso a la venta sus papelitos —dijo el cura—, yo le compré algunos porque Moncho es tonto: los vende a siete monedas y devolverá quince. Pero ahora necesito monedas para arreglar la campana de la iglesia. Pongo a la venta mis papelitos de Moncho a seis monedas cada uno.

—¿Cuál es el proyecto de Moncho, padre? —preguntó Quique.

—Está construyendo un carro muy largo, tirado por dos caballos —dijo el cura—, el pobre quiere hacer viajes a la Luna.

Quique hizo un gesto negativo.

—¿Y si te los dejo a cinco? —regateó el cura Francisco.

—Los compro por cuatro, padre —dijo Quique, con gesto de limosna dominical.

—¡Ah, Dios te bendiga, hijo mío!

Querido niño: en el mundo real el Salón de los Papelitos se llama Bolsa de Valores. Mientras que los papelitos pueden tener dos nombres: Bonos u Obligaciones. Las doce monedas que pagará Pepe cuando el bar se llene de parroquianos (o las quince monedas que pagará Moncho cuando logre ir a la Luna) se llaman Valor Nominal del Bono.


La segunda semana

Habían pasado solo siete días y el hogar de Pepe ya no parecía una casa. En el comedor había una barra de madera lustrada, el baño se había convertido en dos baños (uno para las damas, otro para los caballeros) y las paredes estaban a medio pintar de un azul marino intenso. Pepe estaba feliz con el progreso de su proyecto, y ya estaba colocando en la fachada el cartel luminoso de su flamante bar.

Como aún no había bajado al pueblo, seguía sin saber que la vida de sus vecinos se había convertido en un ir y venir de papelitos que cambiaban de precio y de dueño.

Incluso el Alcalde, después de conversarlo una noche con su edecán, decidió sumarse a la nueva moda.

La mañana del segundo lunes salió al balcón con un megáfono y dijo:

—Vecinos, la plaza quedó estropeada después del furor de los papelitos.

Y era verdad. La primera semana de compra y venta de proyectos los jardines habían quedado deshechos y los espacios públicos parecían aplastados por una inundación.

—Necesito recaudar fondos para reparar la fuente, renovar las farolas y, por qué no, para comprarme una diligencia —dijo el Alcalde—. Desde este momento saco a la venta mil papelitos oficiales, cada uno cuesta un caballo. Cuando la fuente eche agua, las farolas den luz y mi diligencia me lleve lejos, devolveré dos caballos por cada papelito. Los papelitos oficiales están a la venta. ¡Corran, corran que se acaban!

Los papelitos del Alcalde se esfumaron en tiempo récord en el Salón de los Papelitos: todos en el pueblo entregaron sus caballos y las tareas cotidianas empezaron a hacerse de a pie.

La compraventa de papelitos siguió en aumento y ya no alcanzaban los lápices para apuntar quién era el dueño de qué. Algunos papelitos eran muy deseados: por ejemplo los de Pepe, que trabajaba día y noche en su proyecto del bar en las afueras. Pero a otros papelitos no los quería nadie: por ejemplo a los de Moncho, puesto que su artefacto para hacer viajes a la Luna, por el momento, solo constaba de dos caballos flacos unidos a un carro, y a otro carro, y a un tercero. Nadie creía que Moncho pudiera remontar el vuelo.

Ernesto, el vecino rico, había comprado papelitos sin ton ni son durante la primera semana, y ahora los papelitos de Moncho le quemaban en las manos. Pero como también tenía papelitos de Pepe, inventó algo que bautizó los Fajos de Ernesto.

Eran paquetes cerrados con cien papelitos de proyectos variopintos; por ejemplo, diez papelitos de Pepe y su bar, veinte de Horacio y su heladería, y setenta de Moncho y su extraño vehículo para hacer viajes a la Luna.

Durante todo el jueves los Fajos de Ernesto tuvieron gran éxito entre los vecinos del pueblo que buscaban como locos papelitos de Pepe o papelitos del Alcalde, pero el viernes Quique descubrió el truco y lo dijo públicamente en el Salón de los Papelitos:

—¡Cuidado, vecinos! Los Fajos de Ernesto a veces vienen con papelitos de Pepe o del Alcalde en la parte de arriba, y eso está muy bien, pero al fondo del fajo hay un montón de papelitos de Moncho, que jamás hará viajes a la Luna. Les propongo que, antes de comprar Fajos de Ernesto, pasen por mi casa para que los aconseje. Mi tarifa por cada consejo son seis monedas, o dos papelitos de Pepe.

Durante el resto de esa semana, y la siguiente, los compradores de papelitos consultaron siempre a Quique antes de comprarle fajos a Ernesto.

Ernesto y Quique, que habían jugado al mus durante años en el centro recreativo, dejaron de hablarse para siempre.

Querido niño: en el mundo real, los papelitos oficiales del Alcalde se llaman Títulos de Deuda Pública. Los fajos de Ernesto reciben el nombre de Obligaciones de Deuda Colateralizada. Mientras que la casa de Quique, el sitio a donde acuden los vecinos para saber si confían o no en los Fajos de Ernesto, se denomina Banca de Inversión.


La tercera semana

Ya habían pasado más de veinte días desde el inicio de las actividades cuando los vecinos del pueblo descubrieron que algunos proyectos ya estaban casi terminados, y en cambio otros seguían en pañales.

A Pepe solo le faltaba montar el palenque para que los caballos de los clientes pastaran fuera del bar.

Horacio había conseguido, con éxito, batir leche y frutas para su heladería, y solo le quedaba traer barras de hielo desde la gran ciudad.

Pero Carmen todavía no había encontrado un buen local para instalar su peluquería, aunque ya tenía docenas de tijeras afiladas.

Y qué decir de Moncho: sus caballos estaban cada vez más lustrosos, porque los cepillaba día y noche, y había conseguido atarlos a cuatro carros, pero no parecía que su artefacto pudiera volar en el plazo de una semana.

Los vecinos que tenían papelitos de Moncho, o de carmen, estaban inquietos y ya no lograban vendérselos a nadie. Hasta que apareció Quique con una gran idea:

—¡Oigan! —dijo Quique—. Aquellos que todavía tengan papelitos de Moncho, yo les puedo vender Tranquilidad de Quique para esos papelitos...

—¿De qué hablas? —preguntó Raúl, que tenía varios papelitos de Moncho.

—Muy fácil. Tú me pagas dos monedas cada noche, de aquí a fin de mes, y si Moncho no consigue hacer viajes a la Luna y no puede devolverte las quince monedas que prometió, yo te daré esas quince monedas. Justo lo que él debía pagarte.

—¿Aunque el viaje a la Luna fracase?

—Aunque fracase.

—¡Tremenda idea! —dijo Sabino—. Así nos sentiremos mucho más tranquilos y podremos comprar más papelitos.

—Por eso mi idea se llama Tranquilidad de Quique —dijo Quique, con una sonrisa, y muchos vecinos empezaron a pagar dos monedas cada noche, por las dudas de que algunos proyectos no terminaran bien.

En medio de la euforia por estas nuevas ideas, nadie en el pueblo se dio cuenta de que el Alcalde ya no se dejaba ver por el Salón de los Papelitos, ni tampoco había reparado las farolas ni la fuente de la plaza.

El Alcalde había cumplido, eso sí, con una parte de sus promesas: se había comprado una diligencia y había desaparecido del pueblo con los caballos de todo el mundo.

El edecán, que había sido la mano derecha del Alcalde y conocía la estafa desde el principio, decidió hacer algo para que nadie descubriera la ausencia de su jefe. Y su idea fue estupenda. Trajo al Salón de los Papelitos una pizarra y empezó a ponerle una nota (del uno al diez) a cada uno de los proyectos del pueblo.

—¿Qué estás escribiendo en la pizarra, edecán? —le preguntó Ernesto.

Pero el edecán se hizo el misterioso y siguió trabajando en silencio.

Al bar de Pepe le puso un ocho, a la peluquería de Carmen un cinco, a la heladería de Horacio un siete, al vehículo para hacer viajes a la Luna de Moncho un dos y, haciéndose el distraído, a las reformas de las farolas de la plaza les puso un nueve.

—Ahora sí —dijo—. Ya está.

—¿Qué significan estos números? —preguntaron todos.

—Son las notas de la Alcaldía. Es para que nadie compre papelitos sin saber si podrán recuperar sus monedas o sus caballos —dijo el Edecán—. Lo hago por ustedes. Confíen en estas notas.

Todos los vecinos agradecieron la ayuda y esa tarde se revendieron, a precio muy alto, muchísimos papelitos del Alcalde.

Querido niño: en el mundo real, la idea de Quique de ofrecer tranquilidad sobre los papelitos de Moncho se llama Seguros de Impago de Deuda, o CDS (del inglés Credit Default Swaps). Y la gran pizarra en la que el Edecán le pone una nota a cada proyecto se denomina Agencia de Calificación, que a veces se equivoca sin querer, y otras veces queriendo.


La última semana

Cuando llegó el día de la inauguración, Pepe se levantó muy temprano y caminó tranquilo hasta el pueblo. De lejos vio la fachada de su bar, con el cartel luminoso a todo trapo. El bar se llamaba La Luna, como lo había bautizado Moncho el primer día. Ahora ya no faltaba nada más, solo que llegaran muchos clientes desde el pueblo, con las gargantas secas de sed.

Recorrió las cinco leguas hasta el pueblo colocando carteles en todos los árboles del camino. «Bar La Luna, abierto desde esta noche». Cada cartel que ponía en un tronco, se lo quedaba mirando, lleno de orgullo.

Durante su caminata hasta el pueblo Pepe fantaseó con que, de allí en adelante, docenas de vecinos irían a caballo a su bar y todos serían felices conversando y bebiendo.

Pero cuando llegó a la plaza no pudo entender lo que veía. Hasta pensó que había equivocado el camino, y que estaba en un pueblo diferente. Parecía que hubiera pasado una guerra.

Las farolas y la fuente de la plaza estaban destrozadas. Los vecinos caminaban en círculos hablando solos, y había corrillos de hombres y mujeres discutiendo y peleando.

—¿Qué ha pasado aquí? —le preguntó Pepe a Horacio, que lloraba contra una farola.

—¡Ay, Pepe! ¿No lo sabes? —sollozó Horacio—. Todo el mundo enloqueció con los papelitos. Con los míos, con los de Carmen, con los tuyos... ¡Con todos! De pronto empezó a haber más papelitos que monedas, más tarde ya no hubo monedas, después desaparecieron los caballos, y entonces el Alcalde se escapó del pueblo, y los vendedores de Fajos de Ernesto quebraron, y los revendedores de Tranquilidad de Quique no pudieron pagarle a nadie y escaparon por la noche... Y ahora todo el mundo está en la ruina...

—¿Qué diantres es eso de «fajos de Quique» y «tranquilidad de Ernesto»?

—Es largo de explicar —dijo Horacio.

—¿Y tu proyecto, y el de Carmen?

—Mi heladería fracasó: no hay caballos para ir a buscar hielo a la ciudad. Y Carmen no tiene clientes en su peluquería, ¿no ves que todos se están arrancando los pelos con sus propias manos?

Pepe se quedó en silencio.

—Necesito una bebida —dijo Horacio.

—Tengo la garganta seca —dijo Luis.

—¿Has abierto ya tu famoso bar? —preguntó Sabino. Y otros también se acercaron.

Pepe supo que, sin caballos en el pueblo, nadie podría ir nunca a su bar de las afueras, y entendió también que jamás podría devolver las diez mil monedas a nadie.

Y entonces vio, en el medio de la plaza, a Moncho. Sus caballos eran los únicos que quedaban en la región, y arrastraban tres carros con dos ruedas cada uno, en forma de tren. Allí se iban subiendo muchos vecinos. Otros hacían una larga fila para esperar subir.

—¿A dónde los llevas? —le preguntó Pepe a Moncho.

—¡A tu bar! —dijo Moncho, con una enorme sonrisa—. ¡A La Luna!

Un cartel, colgado en la fuente rota, decía:

«Moncho hace viajes a La Luna, salidas por una moneda. Regreso gratis».

—¿Sabías que iba a ocurrir esto? —le preguntó Pepe, abrazándolo—. ¿Sabías que todos se iban a quedar sin caballos?

—No —dijo Moncho—. Solamente sé que la gente puede ir a un bar a caballo, pero nadie puede volver de un bar a caballo. Y como yo no bebo, pensé que mi negocio podría ser el de llevarlos y traerlos de La Luna.

Pepe se subió al primer carro y grito:

—¡Vamos entonces a La Luna! ¡Bebidas gratis el primer día!

Y todo el pueblo aplaudió.

Querido niño: en el mundo real, las historias de Pepes que montan bares, o las historias de Monchos que hacen viajes a la Luna, casi nunca tienen el final feliz de los cuentos. En medio siempre aparecen Quiques, Alcaldes, Ernestos y edecanes que lo echan todo a perder. Pero cuando sí funcionan, cuando algo mágico ocurre, se llaman sueños. Y suelen ser muy divertidos.

Así fue el adelanto

El mes pasado me pasó algo que, me imagino, empezará a pasar cada vez más. Nina me editó un cuento. Lo hizo en el sentido más profesional de la palabra. Me dijo: «Eso no puede ser casualidad, papá, los chicos no somos tan pelotudos, escribí esa parte de nuevo». Me sentí orgulloso, imbécil y viejo, todo a la vez. Pero más que nada sentí que empezaba una época nueva en nuestra relación.

A esta edad (tiene casi nueve) mis sentimientos sobre su evolución son ambiguos. No siempre quiero que entienda.

El otro día estábamos leyendo un libro de Quino en la cama; ella se rió de un chiste y yo estuve seguro de que no lo había entendido. Por pelear, le dije: «A ver, ¿qué te causó gracia?». Su respuesta fue la correcta y no me puso contento. O sí. No sé. En realidad, a veces no quiero que crezca.

En cambio, la vanidad me hace disfrutar cuando prefiere leer un cuento mío a leer otra cosa. Eso empezó a pasar hace unos meses y fue gracias a los mensajes de voz que dejé en Vorterix el año pasado.

Nina se interesó mucho en esos relatos, y todavía lo hace. Los escucha una y otra vez, se caga de risa, pregunta lo que se le escapa, lo pone de nuevo, quiere entender cada vez más.

Cuando le dije, hace un par de meses, que estaba escribiendo un cuento infantil para publicar en Orsai, me pidió todos los detalles.

—¿Vos sabés lo que es el sistema financiero?

—No.

—Bueno —le dije—. Empecé a escribir un cuento para que los chicos lo entiendan.

—¿Y por qué? Si los que leen Orsai son grandes...

—Porque me parece que nosotros tampoco lo entendemos.

—¿Qué es el sistema ese?

—¿Viste todo lo que hablan en los noticieros antes de que den las noticias de fútbol?

—Sí.

—Hablan de que España es pobre, de que los bancos hicieron esto y lo otro, de la bolsa...

—...de los que no tienen trabajo...

—Sí, de todo eso. ¿Vos entendés por qué pasa eso?

—No. ¿Y vos?

—Yo menos —le dije—. Por eso estoy haciendo un cuento en el que todo pasa en un pueblo muy chiquito, de gente muy tranquila, en donde hay un señor que quiere poner un bar, y le pide plata prestada a los vecinos.

—¿Y qué pasa?

—Pasa que todo se va al carajo. Pero en vez de ser el mundo, es un pueblo, y capaz que así se entiende mejor.

—Leéme lo que tenés escrito —me dijo, y así empezó todo.

Desde ese día, mi hija se convirtió en una Josefina Licitra chiquitita. En mi editora en miniatura. Cada noche me preguntaba si había escrito algo más. Si yo le decía que sí, pedía leerlo. Si yo le decía que no, me recordaba la fecha del cierre.

Lo increíble es que a mí me servía muchísimo su lectura, porque cuando ella se trababa en una frase rebuscada, yo sabía que tenía que simplificar. Y cuando me colgaba en otras actividades, sentía culpa porque ella no tenía sus tres párrafos diarios.

Disfrutó muchísimo del cuento mientras yo lo escribía, porque al mismo tiempo Juan Pablo Caro, el ilustrador, me iba mandando los bocetos de los dibujos. «¿Ese es Ernesto?», preguntaba Nina, «yo me lo imaginaba más de bigote y gordo».

Pero la magia ocurrió cuando le mostré el final. Hasta ahí venía contentísima con la historia. Ya había entendido cómo funcionaba la bolsa de valores, los bonos de deuda pública, las aseguradoras de riesgo y los bancos de inversión. Ya había entendido que nosotros, los humanos, a veces nos convertimos sin querer en gente muy rara. Pero el final no le gustó.

—Lo de Moncho no puede ser casualidad, papá, los chicos no somos tan pelotudos —me dijo—, escribí esa parte de nuevo.

Y tenía razón.

Tenía razón en serio, como un relojito. El cuento quedaba descalabrado con mi primer final. Realmente. Subestimaba la capacidad de análisis del lector.

Reescribí esa noche el capítulo uno, con datos que anulaban la evidente ‘casualidad’ del capítulo cinco, y retoqué líneas de los capítulos dos y tres para apoyar los nuevos datos.

Cuando le leí los cambios me los dio por buenos:

—¿Ves? Ahora sí es un cuento —me dijo, y se fue a hacer otra cosa.

Yo me quedé solo, sin saber si eso que había pasado era trágico o maravilloso. Incluso ahora, mientras lo cuento, todavía siento esos dos ejércitos peleándose en mi panza.

Un ejército lucha feliz porque empiezan los tiempos de tomar mate con ella y leer juntos, de ver películas en serio, de discutir el mundo de verdad.

El otro ejército lucha con bronca porque sabe que, de a poco, ya no vendrá nadie, las noches de relámpagos, a acurrucarse conmigo.

Hernán Casciari
sábado 16 de marzo, 2013


¿Te gustó esta historia?

Pertenece al libro Messi es un perro y otros cuentos, de Hernán Casciari. Está a la venta en la Tienda Orsai y te lo mandamos a tu casa sin gastos de envío.


 Gabriel Loy
25/01/2017 a las 12:17
Para dar en el cbc de economía y en la vida en general también. Me encantaría escucharlo leído por vos Hernán, si algún día los subís acordate de publicarlo en todos lados así me entero
 magavie saulado
21/05/2015 a las 23:33
buenísimo, está mucho mejor explicado que en la variedad de libros de economía política que comban los estantes de mi biblioteca.
respecto a tu hija, no te preocupes, una relación construida desde el respeto mutuo no se deteriora con el paso del tiempo, simplemente, va cambiando, como ocurrió en el transcurso de estos nueve años. Hasta yo, que al estar muy pocas horas al día en casa y temporadas fuera, y por ende, no poder "controlar" a mis cuatro muchachos, debí manejar la maternidad con cuatro reglas básicas, tengo una buenísima relación con ellos -en la actualidad entre 42 y 30 años-. Alguna vez escuché a uno de mis muchachos contarle a una amiga que yo era (soy) "rara". Me tranquilizó que agregara inmediatamente, "pero me gusta así, única". Para tu Nina siempre serás UNICO
 JoTana
18/09/2014 a las 03:26
05/02/2014 a las 19:31
  ilvin
15/05/2013 a las 13:54
Me gustó mucho, genial. Gracias.
 Kon
07/05/2013 a las 20:03
No lo puedo creer... Conoci Orsai hace muy poquito por medio de un video de TEDX y este es el primer cuento que leo... Me dejo de culo!!! Es brillante. Los felicito.
 Fafabian
22/04/2013 a las 01:36
¡Hola Hernán!
Me gustó mucho el cuento. Es más, lo estoy utilizando con mis alumnos de secundario de adultos para enterder(me incluyo) lo que fué el "desarrollo" del capitalismo. ¡Gracias otra vez!
 Nacho
05/04/2013 a las 17:34
Otro que se suma a la lista de aquellos a los que produjiste un nudo el estómago con el "backstage" del cuento.

Tengo una pregunta... ¿Modificaste el diálogo con Nina, o fue así realmente? Quiero decir, ¿realmente habla en español de Argentina y utiliza nuestros epítetos, como ser "pelotudo"? Es que, Casciari querido, si es así, si realmente lograste que no tenga el acento y la terminología de España habiendo nacido ahí y mamándolo a diario, sos un puto gordo genio "de la hostia". Lo pregunto porque me cuesta muchísimo creerlo, ya que me parece que es algo bastante difícil de lograr...

Respecto al cuento, lo disfruté muchísimo y, aun a riesgo de que me tachen de ignorante, me quedaron claros muchos conceptos del sistema financiero que desconocía. ¡Gracias por hacerme sentir que tengo nueve años de nuevo! :)
03/04/2013 a las 15:48
Si el bar La Luna es Orsai, quien es Moncho?
  ElTeta
02/04/2013 a las 05:53
Seguro que era luminoso el cartel?
 ABRIL_1971
27/03/2013 a las 02:58
Me pareció buenísimo el cuento y agradecí enormemente la sencillez con que están explicadas esas palabras tan rimbombantes como: bolsa de comercio, títulos de deuda, swap, calificadoras de riesgo, etc, etc... y pensé ´´!Casciari es un genio!!´´.. pero después llegué a la Sobremesa de la página 90 y me enteré que la idea es ´´medio´´ de otro?!!!.. pagale al señor ese por favor.
(Igual el cuento es ´´medio´´ genial, te re banco Casciari!!)
22/03/2013 a las 16:50
Es maravilloso, Hernán!!! Nunca podría ser trágico que te pase eso con tu hija. Que lo disfrutes!!! Y por muchos "cambios de finales" más!! jaja
 Maxi Zaragoza
21/03/2013 a las 01:06
EL padre Francisco!!! Me parece que alguien tiene un contacto en el vaticano!!
21/03/2013 a las 03:08
Acabo de leer el cuento con mi hija y ella me dice "¿Francisco se llama el cura? ¿de verdad?". Te pasaste, Hernán.
 María Luciana Rezzónico
19/03/2013 a las 20:44
Querido niño: En el mundo real, el bar La Luna se llama Orsai!
18/03/2013 a las 17:11
brillante
 Diego Spucches
11/03/2013 a las 18:20
Top gun
 Diego Spucches
11/03/2013 a las 18:21
Me tocó el mejor puesto, "o postura"
 victoria burgos
07/03/2013 a las 16:53
Me encantó con lágrima y todo.. entiendo muy bien esos conflictos dentro el estómago.. porque que me pasa, y sé que seguirá pasando.. con el mío Gael de 5 años.. gracias Hernán! y por supuesto gracias Nina!!
 "EL MUDO"
06/03/2013 a las 15:30
CASCIARI...tengo una de 32(recibida y con vida propia), uno de 30 (tratando de terminar y tambien independizado)...y una de 17 a la que dedique mas tiempo, atendi caprichos y hoy añoro que esta volando sola prendida a la cruz de skay, el indio y los doors...disfrutala ahora man!!! y suerte!!
05/03/2013 a las 20:32
Cayota, me hacés llorar!!! Hacele llegar un beso a esa Nina, por favor!!!
 dani22v
05/03/2013 a las 20:19
Estimado Casciari...me dan muchas ganas de putearlo...pero prefiero agradecerle por estos cuentos...por estas emociones.
No tengo hijos, pero esta dicotomia de verla crecer asi, es lo que me agarren ganas de tenerlos...

Voy hacer lo que tengo ganas realmente: Gracias Hijo de puta!!
 milva
05/03/2013 a las 19:44
Dualidad del crecer!!!"
05/03/2013 a las 17:32
En un alarde de argentinismo tengo que decirte que sos un hijo de puta. Un verdadero hijo de puta. Las últimas líneas hacen un nudo difícil de desatar. Mi hijo (que varias veces me preguntó por Nina) está en la misma etapa. Por eso aprovecho para darle un abrazo cada vez que puedo, porque no se avergüenza, todavía. Un abrazo, hijoputa!
05/03/2013 a las 16:31
¿Te puedo putear? bueno, sí: pelotudo, ¿gordo, por qué me hacés llorar?
Alguien que sabe de esto, alguna vez me dijo: cuando uno habla de los hijos, en realidad está hablando de si mismo. Pensalo. La batalla que ocurre en tu estómago ya está perdida porque Nina lo único que quiere ser ahora es más grande, discutirte de igual a igual y, luego, pasarte el trapo. Nina es el adulto de esa batalla. Y vos el niño que no quiere dejar de ser. Pero por suerte, como Nina ya es otra dentro de vos, cada tanto te sorprenderá las noches llenas de relámpagos viniendo a acurrucarse junto a vos. Y sentirás, que sin embargo, no todo está perdido.

Mi hija Valentina, de once años, dentro de mí, saluda a tu Nina, dentro de vos.
05/03/2013 a las 14:25
Desde los dibujos bestias de Juan y las correciones de Nina, pasando por las ansias de la lectura de este texto tuyo, hasta la idea de la hija que crece, y ese sentimiento encontrado con el que me identifico tanto hoy (aunque me falten varios años para llegar a esta instancia trágica y maravillosa por la que transitas). Todo lo que hay en este post hace que te quiera un poquito mas.
05/03/2013 a las 14:01
Siempre logras hacer que piante un lagrimon...
Como haces?
Sera por que tengo una hija chiquita que siempre me sorprende y que cada vez es menos chiquita...
Que el otro dia cuando su abuela nos contó que se va de viaje para cuando nazca su hermano en julio, fue ella -y no yo- quien dijo: ¿por que se va la abuela?.
Fue ella la que le pudo decir a mi vieja, xq mierda te vas cuando mas te vamos a necesitar.
Yo no pude, gordo y ahora te leo, y me doy cuenta que ella con dos años y medio, ya dice cosas que yo siento y que no puedo decir.
Agradezco tener a Orsai para poder compartir, la vida y los cambios, porque veo que a todos nos pasa de todo y que es lindo escribirlo.
 Pablo Almirón
05/03/2013 a las 12:39
Che, acabo de leer, 10,6 segundos de Casciari (ORSAI número 11). No sabía que yo podía aguantar la respiración por 12 segundos....
 Pablo Almirón
05/03/2013 a las 12:36
Es la la vez primera que me dan deseo de escribir un comentario. Estoy en un bar de la capital de Corrientes, Son las 7 y media de la mañana. No hay chipá y las medialunas se parecen a todas.
Mis críos tienen 22, 18 y Gerónimo 14. Ya no viene a dormir con nosotros en las noches de tormenta, hace rato, sin embargo los dos ejércitos aun batallan en mi estómago.
  Una ET en España
05/03/2013 a las 12:01
En principio diré que no sé si tengo ganas de entender de que va el sistema financiero (preferiría más tener 9 años), pero sí tengo ganas de leer esa fábula (igual termino entendiendo y dejo de tener 9 años, cosa tan poco conveniente como inevitable).
En otro principio diré que, así, de lejos, las ilustraciones me parecen ideales (estuve revisando el blog de Caro: SON ideales)
Escucharé los podcast cuando no me olvide de traer los cascos a la biblioteca y tenga un poco más de tiempo, (se me acumulan obligaciones que intentan recordarme que ya no tengo 9 años)
Me alegra de que tu hija SÍ tenga 9 años (creo que por un tiempo todavía te quedan acurruques las noches de tormenta, y si no, andá a su cama y decile que sos vos el que tiene miedo)

PD: En último principio te diré que concidero que no hay verdades como las infantiles (aunque digan mentiras)
  Una ET en España
05/03/2013 a las 13:12
Acabo de modificar el URL de mi blog que estaba mal escrita (Yo me preguntaba ¿por qué no entra nadie de orsai para chusmear un poco si yo lo hago con todas las páginas que aparecen?. Encontré la respueta...supongo)
Como no se modifica directamente,dejo aquí la dirección:
http://lacomunidad.elpais.com/una-et-eneuskadi
 Pablo Almirón
05/03/2013 a las 11:25
Es la la vez primera que me dan deseo de escribir un comentario. Estoy en un bar de la capital de Corrientes, Son las 7 y media de la mañana. No hay chipá y las medialunas se parecen a todas.
Mis críos tienen 22, 18 y Gerónimo 14. Ya no viene a dormir con nosotros en las noches de tormenta, hace rato, sin embargo los dos ejércitos aun batallan en mi estómago.
  Una ET en España
05/03/2013 a las 12:02
¡qué bonito comentario! (¿Qué es un chipá? )
05/03/2013 a las 12:19
El chipá es un pancito hecho con harina de mandioca o yuca y queso, típico de Paraguay y el norte argentino.
  Una ET en España
05/03/2013 a las 13:05
zenkiu
05/03/2013 a las 12:21
http://es.wikipedia.org/wiki/Chipá
 Fede
05/03/2013 a las 04:26
Creo que los padres de mujeres tenemos ventaja , una mujer puede declararse enamorada de su padre en cualquier edad sin ser mirada mal ; para un varón es casi el pasaporte a la hombría dejar de ser el nene de mamá.
 celina aste
05/03/2013 a las 02:53
Soy una convencida de que la infancia es un tiempo de juego donde pasan cosas muy serias. Así hay que tomar a los chicos, con la seriedad que se merecen, digo.
 Nico
04/03/2013 a las 23:24
como crecen los chicos !, si hasta hace nada tenia su chupete con dulce de leche.
04/03/2013 a las 20:59
Vos me das ganas de tener hijos, gordo. El resto del mundo, no.
04/03/2013 a las 20:40
Pro(es una variante del "Pri", quiere decir que estoy a favor)
 Jose Cono
04/03/2013 a las 20:26
Que feo, a mi paso algo similar; también tengo una hija de nueve, en mi caso la obligo a leer los cuentos que yo mismo escribo, porque ella prefiere a Elsa Bornemann. Para compartir su desgracia le llevó uno a su maestra, eso me obligo a escribir más e incluso ir a leer a clase. Ahora una veintena de niños perversos me agradecen el incremento de tarea diaria perpetrado por la seño de lengua y me suplican que no escriba más. En mi caso prefiero que crezcan rápido y ejerzan su derecho de negarse a leer lo que sus padres demandan. Usted Hernán esta muy bien lo que hace, debe ir preparando el terreno para cuando ya no esté. No podemos darnos el lujo de prescindir de Orsai. Abrazo maestro, y gracias, de corazón.
 Cay
04/03/2013 a las 20:25
Cada edad de los hijos es maravillosa.
La ternura de la infancia, la locura de la adolescencia(que encima los enganchó cambiando de continente,) y ahora, a un paso de terminar ambos la universidad, veo a unos hombres, que si no fueran mis hijos,hubiera hecho de todo para que fueran mis amigos.
Disfruta mucho a esta Nina, que ya esta dejando ver,poquito a poco,la mujer que será y eso ... es impagable
 floris
04/03/2013 a las 20:24
Ay, qué gordo puto! Dejá de hacerme SHORAR!
 ORM MAG
04/03/2013 a las 20:13
NOOOO GORDO, TE EQUIVOCAS DE PALMO A PALMO!!
Las hijas necesitan a su padre toda la vida!
(como los hijos a su madre!) ¿O me vas a decir que nunca sentiste (ya de grandote) las ganas de ir a acurrucarte en el abrazo/regazo de tu vieja!!??

(Salvedad, estoy hablando de padres y madres que han dado amor, se entiende!)
Beso y que el ejercito del relámpago capitule contento con bandera blanca, que la guerra ya la tiene ganada.
 Demianchu
04/03/2013 a las 20:12
jejeje q grande está la nina gordo,,no me kiero imaginar cdo empiece a presentarte noviecitos jejej
 Chelotto
04/03/2013 a las 20:07
soy un boludo, me emocionaste otra vez
04/03/2013 a las 20:04
Y qué ganas de hacer zoom en esas imágenes!!!!
  Una ET en España
05/03/2013 a las 12:03
Viste? yo lo hice, pero igual no se pueden leer
04/03/2013 a las 19:58
Que hermoso Casciari! Una genia tu hija! Pronto te va a dar sus cuentos para que vos lo leas y lo publiques en Orsai. Seguramente, sera la escritora màs joven que haya publicado en la revista.. jejej

Màs que sufrirlo, disfrutà de sus sabios consejos.
Que bellos momentos debe pasar tu niña con vos, y vos con ella! A mì me hubiese gustado tener un papà escritor. :)

Cariños
04/03/2013 a las 19:51
Nina ya tiene 9 años??????????
 jpache
04/03/2013 a las 19:50
Tengo dos niños, el mayor de casi nueve y el segundo de apenas cuatro.... por causa lo que relatas estoy intentando un bonsai de niño con el segundo.
 Grace
04/03/2013 a las 19:49
¡Buenísimo! pero es mucho mejor descubrir que fuimos capaces de formar una generación pensante, que no son " pelotudos" y que nos miran desde abajo con preocupación.
Quiero leer el cuento!
 jpache
04/03/2013 a las 19:49
Tengo dos niños, el mayor de casi nueve y el segundo de apenas cuatro.... por causa lo que relatas estoy intentando un bonsai de niño con el segundo.
 Omar Murray
04/03/2013 a las 19:46
Nuestras hijas nos marcan la vida a través de sus años... no lo dudes !! Disfrutá de su crecimiento y de tenerla cerca... pero siempre llega ese día que empiezan a tener vuelo propio... Empezá a masticar eso, Hernán !!! (http://mysteriouswaystg.blogspot.com.ar/2010/09/carta-mi-hija-que-crece.html)
 poly
04/03/2013 a las 19:46
Qué grande Nina! (en ambos sentidos Hernán, lo siento). Y entiendo de esa ambigüedad; me recuerda a mi pibe que tiene esa edad, ambos haciéndonos los giles en Navidad por ejemplo: él estirando la cosa para que yo piense que él sigue creyendo y yo, ingénuo, entrando en el juego lo más posible. Ellos también luchan entre las ventajas de aferrarse a la niñez y los sueños de crecer como adultos.
A sufrir y disfrutar cada momento.

Por otro lado...qué bueno sería que los editores de libros infantiles escucharan a los chicos, habría mejores libros!

Geniales las ilustraciones de Juan Pablo.
04/03/2013 a las 19:44
Recuerdo una noche cualquiera hace un par de años, haberme emocionado hasta las lágrimas con el blog de tangos en donde aparecían fotos de Nina bebé. Creo que ahí empecé a quererte, gordotierno. Nosotros somos testigos lejanos de su crecimiento y leemos con nostalgia este cambio de etapa. Gracias por inaugurar el género de cuento infantil económico que sé que disfrutaré.
 toia
04/03/2013 a las 19:43
una belleza.mi hijo Pedro también se enganchó con los audios de tus historias y se caga de la risa!y tambien me produce melancolía diaria verlo crecer..jaja saludos
 Rodrigo Villar
04/03/2013 a las 19:41
Hola Hernán, a mi me pasó lo mismo con mi hija. Ahora tiene 10, pero desde hace un tiempo ya me viene dejando en orsai con las respuestas que me da, y el sentimiento ambiguo es el mismo: ¡Qué lindo como crece!/¡Porqué tiene que crecer tan rápido!
¿Y sabés como lo solucioné? Tuve otro, y a la mierda con todo, a empezar toooodo de nuevo.
Es lo mejor que pude hacer.
Abrazos.
 kitkatmarie
04/03/2013 a las 19:38
Bellísimo. Muchas gracias.
 Javo
04/03/2013 a las 19:31
quiero leer el cuento ya
 Marina
04/03/2013 a las 19:29
será hora de tener el segundo?
04/03/2013 a las 19:29
Así es y pronto ella te leerá sus cuentos
Un abrazo
 HQ063
04/03/2013 a las 19:24
Hermoso.
04/03/2013 a las 19:22
Muy bueno gordo...de verdad
04/03/2013 a las 19:21
Qué genia. Y qué buena la idea de escribir sobre ese tema en ese plan.
 Franco Gutiérrez
04/03/2013 a las 19:17
Me hiciste llorar gordo pelotudo. Te odio, pero con mucho cariño.
 Juan Manuel Sanz Dalcero
04/03/2013 a las 19:15
Sin ser padre y sin si quiera pensar en eso, me emocionaste, gordo melanco.
04/03/2013 a las 19:13
Pro(es una variante del "Pri", quiere decir que estoy a favor)
04/03/2013 a las 20:00
Como el PRI en México, el PRO no está muy bien visto por algunos sectores de la sociedad argentina.
 LoreSMS
04/03/2013 a las 19:06
Piel de gallina
04/03/2013 a las 19:05
Pri?
04/03/2013 a las 19:05
Ja, ni en el más allá.
04/03/2013 a las 19:10
Hermosa magia en crecimiento. Felicitaciones a la editora
04/03/2013 a las 19:03
Me emocionaste Gordo, piel de gallina, abrazo.
04/03/2013 a las 19:00
"Si yo le decía que no, me recordaba la fecha del cierre."
 floris
04/03/2013 a las 18:58
Ay, qué gordo puto! Dejá de hacerme SHORAR!
04/03/2013 a las 18:53
Y sí. Los dos ejércitos de tu panza van a luchar seguramente toda tu vida. Yo no tengo hijos, pero me pasa con una sobrina, que es más grande que Nina, ya tiene 13, y es más alta que yo (éso es fácil). Desde que aprendió a hablar "cuenta historias" como decía entonces, y yo las grababa. Historias largas y truculentas, más bien gore, sobre patitos encantadores que terminaban descarnados y sangrientos, sobre princesas que explotaban, cosas así (sobre todo entre los dos y los cinco, antes de que la escolaridad la domara un poco). Y eso que no la dejábamos ver nada oscuro... Hoy es una nerd medio gótica, que me pide mis libros de Poe y Lovecraft, pero me sigue acompañando al cine a ver Brave y Frankenwennie con el mismo entusiasmo... y critica lo que hago, y lo fundamenta. Y es tan lindo ver cómo sus cerebros a pesar de lo que la sociedad y los sistemas educativos perimidos quieren hacerles, se rebelan y ganan...! Son chicos de un nuevo tiempo. Y aunque tomes un mate con Nina hablando de los fondos buitre y los indignados, siempre, cuando mires al fondo de sus ojos, vas a ver a la otra, a la del miedo a los relámpagos, a tu lado. ;)
04/03/2013 a las 18:53
Wah, qué bien que se ven esas ilustraciones.
 Inimpus
04/03/2013 a las 18:50
Esa contradicción horrible que nos fabrican los hijos cuando empiezan a crecer...
 Guillermo
04/03/2013 a las 18:49
Es lindo verlos crecer... pero uno quiere que se queden chiquitos. Que contrasentido, eh? Para el análisis, Doctor.
04/03/2013 a las 18:48
...esto pasa. A todos nos va a pasar. Algunos lo pueden contar de manera increíble, como:

http://escribegerman.blogspot.com.ar/
2012/04/mobius.html
04/03/2013 a las 19:48
Es hermoso este cuento. Mi preferido de Germán.
04/03/2013 a las 18:47
Muy groso, Hernan!
 tovo
04/03/2013 a las 18:46
Me siento un viejo choto, Nina no puede tener 9 años, me acuerdo cuando hablabas de ella en sus primeros años.
Para mi tenía 5 como mucho...
04/03/2013 a las 18:46
No top
04/03/2013 a las 18:45
?
04/03/2013 a las 18:46
Cierro la puerta del top ten.
04/03/2013 a las 18:42
TOP TEN!!!
04/03/2013 a las 18:42
Salud y Anarquía!
04/03/2013 a las 18:41
Top 10 again!
 Lucho
04/03/2013 a las 18:40
Top 10
04/03/2013 a las 18:39
Top 10!
04/03/2013 a las 18:48
Que lindo gordo, a mi me pasa lo mismo, solo que no escribo. Mención aparte para las ilustraciones que parece se llevan todos los premios!
04/03/2013 a las 18:53
Que lindo gordo, a mi me pasa lo mismo, solo que no escribo. Mención aparte para las ilustraciones que parece se llevan todos los premios!
 Marina
04/03/2013 a las 19:31
Concuerdo, increíbles los dibujos!!
04/03/2013 a las 18:37
Topten
04/03/2013 a las 18:38
Topfive, incluso, pero no quise fanfarronear
04/03/2013 a las 18:37
Dice "mis sentimiento", faltaría "s" al final
 Javitus
04/03/2013 a las 18:35
Prii
04/03/2013 a las 18:35
P
04/03/2013 a las 18:35
R
04/03/2013 a las 18:36
I
04/03/2013 a las 18:39
¡Qué jugador! Ingeniosamente asegura el puesto con una única letra sabiendo que puede agregar las demás respondiéndose a sí mismo. Chapón por la técnica y el resultado
04/03/2013 a las 19:12
Ídoloooooo!!!!!
 Javitus
04/03/2013 a las 18:37
 Javitus
04/03/2013 a las 18:39
Muy canchero, pero no es valido, segun Inc 3 del Art 22 del correspondiente estatuto...
04/03/2013 a las 18:44
Le vi a usted desenfundar y era usted o yo, perdón.
Jugaré limpio la próxima.
04/03/2013 a las 18:44
Le vi a usted desenfundar y era usted o yo, perdón.
Jugaré limpio la próxima.
04/03/2013 a las 19:36
Héroe!!
04/03/2013 a las 20:03
A mi me parece que llega pri el que tiene el #1 junto a su foto, no importa que texto ponga en el comentario (vale para comentarios anti-pri con número 1).
 Gaby
04/03/2013 a las 21:35
Peero quién va a ser tan cruel de utilizar el namber uán para hacer un comentario anti-pri??? Sería una maldad enorme...