Orsai blog post

Sociedad
martes 29 de septiembre, 2015

Orsai post

Sociedad
martes 29 de septiembre, 2015

El poeta y la chica prodigio

   

Tuve la suerte de conocer al poeta Salas y ahora, que está muerto, me siento más cómodo para contar algo que pasó al final de su vida. Él impartía técnicas sobre Literatura y Derecho en la Universidad de Buenos Aires y un día apareció en sus clases una alumna prodigio de trece años, a punto de recibirse. ¡De trece años! Esta chica a los siete había terminado la educación primaria, un tiempo después el bachillerato y a los once había empezado la carrera de abogacía.

Antes de conocerla, Salas me confesó que sentía prejuicios por esta chica. «Más allá de su desarrollo intelectual temprano, una criatura de trece años no puede ejercer la abogacía. ¿Y la experiencia vital?», se preguntaba el poeta. «Yo no pienso aprobarla solo porque sea un poco despierta para su edad; va a tener que esmerarse mucho, voy a hacerle preguntas que no se aprenden en los libros, y sin dudas va a contestar como lo que es: una criatura». Eso me decía Salas.

Un mes más tarde me encontré a mi amigo en El Ateneo y le pregunté qué había pasado con aquella chica. «¿Andrea?», me dijo. «Es la persona más inteligente y justa que conocí en la vida, la tuve que aprobar con un diez». Cuando me contó aquello, Salas tenía sesenta y cinco años.

Después me mudé a España y perdí de vista a Salas durante meses. Volví a verlo un año más tarde, en uno de mis viajes a Buenos Aires, y lo encontré rejuvenecido. Me dio a leer una carta manuscrita. La letra era redonda, no del todo adolescente:

Querido maestro Salas, nos vimos durante un cuatrimestre y nunca me animé a decirle cuánto lo admiro, por temor a que usted lo creyera una adulación. Entre los diez y los doce años leí toda su obra. Más que los poemas, me fascinan sus ensayos sobre teoría literaria y su novela «Casuarinas». Ahora acabo de cumplir catorce años y me gustaría proponerle el mismo intercambio que ocurre en «Casuarinas» con sus personajes. Usted lo sabe, porque lo escribió: su mente y mi cuerpo están en la edad de la plenitud. Lo que yo podría recibir si me dejara entrar a su mente nadie más podría dármelo nunca, y viceversa. Su mente por mi cuerpo... ¿Debo seguir? No me responda si no acepta. Déjeme pensar que esta idea nunca llegó a sus manos y evíteme la vergüenza. Firmado: Andrea Lima.

Salas se quedó callado y me miró; soltó un suspiro de animal grande y dobló el papel en cuatro. «Maestro», le dije, «ni se le ocurra aceptar». Llegó la camarera y nos dejó los platos, no hablamos durante unos segundos. Cuando volvimos a estar solos me contestó en voz baja: «No te estaba pidiendo consejo, la carta es de hace unos meses… Andrea y yo estamos juntos». 

Después comimos. Me costó un poco disimular el asco, pero cuando tomé impulso le hice a Salas un montón de preguntas. No fueron preguntas morbosas, al contrario; casi todas tenían que ver con la incertidumbre: ¿Se había vuelto loco? ¿No sabía que podía ir preso? ¿Sabía algo Estela de todo esto? ¿Y los padres de la chica?

Me respondió cada pregunta con la serenidad de sus poemas. Me habló del mandato social arraigado, de la piel tersa de la juventud, de los tabúes de occidente, de la sensación que produce besar con chicle. Un delirio... Un delirio. Mezclaba argumentos teóricos con la excitación cursi de los novios flamantes. Le brillaban los ojos de la misma manera cuando decía albedrío que cuando decía orgasmo. Era él, el mismo de siempre, pero novedoso y enérgico. En un momento hizo un gesto con la mano extendida y vi un tatuaje escondido en su muñeca: una luna minúscula en cuarto menguante. Salas, con tatuaje... No lo podía creer.

Seis meses después la conocí, a Andrea, en Bilbao. Salas me invitó a un restorán pero ellos no llegaron juntos. Primero apareció él, y al rato ella. Se cuidaban de la exposición pública y habían armado un sistema de códigos para encontrarse en cines, en restaurantes, en hoteles. Cuando los tuve cerca a los dos no me pareció necesario tanto sigilo: parecían un abuelo y la nieta; nadie podía sospechar. 

Ella había cumplido quince años y, la verdad, no me sentí deslumbrado. Era hermosa y serena, sí, pero a la vez tenía la edad que tendría mi hija en poco tiempo. Sin embargo cuando empezó a hablar me inquieté: se convirtió de repente en una mujer sagaz, fluida, demoledora. En reposo parecía una nena de mirada lánguida, pero en acción no. La sensualidad le brotaba cada vez que conectaba ideas, cada vez que refutaba las teorías de Salas o las mías con desparpajo y, sobre todo, cuando mostraba argumentos mejores que los nuestros. Su seguridad intelectual le confería una madurez peligrosa, porque contagiaba de madurez a su cuerpo. Y yo terminaba, por costumbre ancestral, enfocando el escote de una menor de edad.

Salas me miraba de reojo y disfrutaba mi turbación. Me hizo un par de veces un gesto muy argentino (o muy italiano): el de levantar las cejas y entrecerrar los ojos. Como si me dijera «¿Viste, salame?». Claro: él me había dicho mil veces que Andrea generaba esa perplejidad. Pero verla en acción me resultó doloroso. Me resultó denigrante. Confuso. Entonces me fui del restorán antes del postre.

Ellos siguieron viaje a Grecia y después volvieron a la Argentina en dos vuelos diferentes. Yo ya estaba en mi casa de Barcelona, preparando el siguiente viaje, cuando leí en la prensa que habían detenido a Salas por estupro agravado y abuso sexual. La opinión pública de Buenos Aires convirtió enseguida al poeta en un engendro del diablo y a Andrea Lima en una víctima, pero solamente hasta que la chica dio su primera conferencia de prensa. 

Fue una semana después de la detención. Ella se recogió el pelo y se puso anteojos. Él estaba a su derecha (parecía muy cansado). Ella miró el micrófono y leyó dos hojas de papel. El párrafo final fue el más enérgico. Dijo: «La misma institución que me otorgó hace dos años la potestad de impartir Justicia, hoy me cree incapaz de tomar decisiones con mi cuerpo». Los fotógrafos la acribillaban. «Repito: o me quitan la matrícula, o me permiten defender el honor de un hombre inocente». En ese momento puso su mano sobre la mano del poeta. «Mientras tanto», dijo Andrea Lima, «pido al Juez la excarcelación sin fianza de mi cliente hasta el juicio». Eso dijo. Y se levantó.

El poeta Salas y Andrea Lima habían entrado a la vida pública como verdugo y víctima, pero cuando salieron de la rueda de prensa se habían convertido en dos monstruos idénticos: la sociedad los vapuleó. A mí mismo, que fui amigo de Salas, toda la situación me dio muchísimo asco. Hay un video en Youtube en donde un grupo de vecinos, a la salida de un canal de televisión, les tira huevos y les grita obscenidades. No solamente a él: a los dos.

Salas oculta la cabeza entre las manos y ella, que dentro de un año será Jueza de Instrucción, ella lo escuda con el cuerpo. Recibe el repudio con la indiferencia de los abogados, y él con la resignación de los poetas. Si se pone en pausa este video de Youtube en el minuto 6:21, justo cuando ella lo cubre para protegerlo, se ve con nitidez que Andrea Lima tiene, en la muñeca, el tatuaje de una luna en cuarto creciente.

Hernán Casciari
martes 29 de septiembre, 2015


El poeta y la chica prodigio

por Hernán Casciari

Tuve la suerte de conocer al poeta Salas y ahora, que está muerto, me siento más cómodo para contar algo que pasó al final de su vida. Él impartía técnicas sobre Literatura y Derecho en la Universidad de Buenos Aires y un día apareció en sus clases una alumna prodigio de trece años, a punto de recibirse. ¡De trece años! Esta chica a los siete había terminado la educación primaria, un tiempo después el bachillerato y a los once había empezado la carrera de abogacía.

Antes de conocerla, Salas me confesó que sentía prejuicios por esta chica. «Más allá de su desarrollo intelectual temprano, una criatura de trece años no puede ejercer la abogacía. ¿Y la experiencia vital?», se preguntaba el poeta. «Yo no pienso aprobarla solo porque sea un poco despierta para su edad; va a tener que esmerarse mucho, voy a hacerle preguntas que no se aprenden en los libros, y sin dudas va a contestar como lo que es: una criatura». Eso me decía Salas.

Un mes más tarde me encontré a mi amigo en El Ateneo y le pregunté qué había pasado con aquella chica. «¿Andrea?», me dijo. «Es la persona más inteligente y justa que conocí en la vida, la tuve que aprobar con un diez». Cuando me contó aquello, Salas tenía sesenta y cinco años.

Después me mudé a España y perdí de vista a Salas durante meses. Volví a verlo un año más tarde, en uno de mis viajes a Buenos Aires, y lo encontré rejuvenecido. Me dio a leer una carta manuscrita. La letra era redonda, no del todo adolescente:

Querido maestro Salas, nos vimos durante un cuatrimestre y nunca me animé a decirle cuánto lo admiro, por temor a que usted lo creyera una adulación. Entre los diez y los doce años leí toda su obra. Más que los poemas, me fascinan sus ensayos sobre teoría literaria y su novela «Casuarinas». Ahora acabo de cumplir catorce años y me gustaría proponerle el mismo intercambio que ocurre en «Casuarinas» con sus personajes. Usted lo sabe, porque lo escribió: su mente y mi cuerpo están en la edad de la plenitud. Lo que yo podría recibir si me dejara entrar a su mente nadie más podría dármelo nunca, y viceversa. Su mente por mi cuerpo... ¿Debo seguir? No me responda si no acepta. Déjeme pensar que esta idea nunca llegó a sus manos y evíteme la vergüenza. Firmado: Andrea Lima.

Salas se quedó callado y me miró; soltó un suspiro de animal grande y dobló el papel en cuatro. «Maestro», le dije, «ni se le ocurra aceptar». Llegó la camarera y nos dejó los platos, no hablamos durante unos segundos. Cuando volvimos a estar solos me contestó en voz baja: «No te estaba pidiendo consejo, la carta es de hace unos meses… Andrea y yo estamos juntos». 

Después comimos. Me costó un poco disimular el asco, pero cuando tomé impulso le hice a Salas un montón de preguntas. No fueron preguntas morbosas, al contrario; casi todas tenían que ver con la incertidumbre: ¿Se había vuelto loco? ¿No sabía que podía ir preso? ¿Sabía algo Estela de todo esto? ¿Y los padres de la chica?

Me respondió cada pregunta con la serenidad de sus poemas. Me habló del mandato social arraigado, de la piel tersa de la juventud, de los tabúes de occidente, de la sensación que produce besar con chicle. Un delirio... Un delirio. Mezclaba argumentos teóricos con la excitación cursi de los novios flamantes. Le brillaban los ojos de la misma manera cuando decía albedrío que cuando decía orgasmo. Era él, el mismo de siempre, pero novedoso y enérgico. En un momento hizo un gesto con la mano extendida y vi un tatuaje escondido en su muñeca: una luna minúscula en cuarto menguante. Salas, con tatuaje... No lo podía creer.

Seis meses después la conocí, a Andrea, en Bilbao. Salas me invitó a un restorán pero ellos no llegaron juntos. Primero apareció él, y al rato ella. Se cuidaban de la exposición pública y habían armado un sistema de códigos para encontrarse en cines, en restaurantes, en hoteles. Cuando los tuve cerca a los dos no me pareció necesario tanto sigilo: parecían un abuelo y la nieta; nadie podía sospechar. 

Ella había cumplido quince años y, la verdad, no me sentí deslumbrado. Era hermosa y serena, sí, pero a la vez tenía la edad que tendría mi hija en poco tiempo. Sin embargo cuando empezó a hablar me inquieté: se convirtió de repente en una mujer sagaz, fluida, demoledora. En reposo parecía una nena de mirada lánguida, pero en acción no. La sensualidad le brotaba cada vez que conectaba ideas, cada vez que refutaba las teorías de Salas o las mías con desparpajo y, sobre todo, cuando mostraba argumentos mejores que los nuestros. Su seguridad intelectual le confería una madurez peligrosa, porque contagiaba de madurez a su cuerpo. Y yo terminaba, por costumbre ancestral, enfocando el escote de una menor de edad.

Salas me miraba de reojo y disfrutaba mi turbación. Me hizo un par de veces un gesto muy argentino (o muy italiano): el de levantar las cejas y entrecerrar los ojos. Como si me dijera «¿Viste, salame?». Claro: él me había dicho mil veces que Andrea generaba esa perplejidad. Pero verla en acción me resultó doloroso. Me resultó denigrante. Confuso. Entonces me fui del restorán antes del postre.

Ellos siguieron viaje a Grecia y después volvieron a la Argentina en dos vuelos diferentes. Yo ya estaba en mi casa de Barcelona, preparando el siguiente viaje, cuando leí en la prensa que habían detenido a Salas por estupro agravado y abuso sexual. La opinión pública de Buenos Aires convirtió enseguida al poeta en un engendro del diablo y a Andrea Lima en una víctima, pero solamente hasta que la chica dio su primera conferencia de prensa. 

Fue una semana después de la detención. Ella se recogió el pelo y se puso anteojos. Él estaba a su derecha (parecía muy cansado). Ella miró el micrófono y leyó dos hojas de papel. El párrafo final fue el más enérgico. Dijo: «La misma institución que me otorgó hace dos años la potestad de impartir Justicia, hoy me cree incapaz de tomar decisiones con mi cuerpo». Los fotógrafos la acribillaban. «Repito: o me quitan la matrícula, o me permiten defender el honor de un hombre inocente». En ese momento puso su mano sobre la mano del poeta. «Mientras tanto», dijo Andrea Lima, «pido al Juez la excarcelación sin fianza de mi cliente hasta el juicio». Eso dijo. Y se levantó.

El poeta Salas y Andrea Lima habían entrado a la vida pública como verdugo y víctima, pero cuando salieron de la rueda de prensa se habían convertido en dos monstruos idénticos: la sociedad los vapuleó. A mí mismo, que fui amigo de Salas, toda la situación me dio muchísimo asco. Hay un video en Youtube en donde un grupo de vecinos, a la salida de un canal de televisión, les tira huevos y les grita obscenidades. No solamente a él: a los dos.

Salas oculta la cabeza entre las manos y ella, que dentro de un año será Jueza de Instrucción, ella lo escuda con el cuerpo. Recibe el repudio con la indiferencia de los abogados, y él con la resignación de los poetas. Si se pone en pausa este video de Youtube en el minuto 6:21, justo cuando ella lo cubre para protegerlo, se ve con nitidez que Andrea Lima tiene, en la muñeca, el tatuaje de una luna en cuarto creciente.

Hernán Casciari
martes 29 de septiembre, 2015


Podés ver a Hernán Casciari en el teatro


11/12/2015 a las 11:46
Tampoco creo en los niños prodigios. Gran historia!
 María Iribarne
29/11/2015 a las 20:14
En términos de suposiciones, esto pudo impulsar a alguna niña, no prodigio, a proponer el mismo intercambio que hubo en Casuarinas a algún profesor, no casado. Por esa posibilidad; gracias.
11/11/2015 a las 10:19
Excelente historia. No creo en los niños prodigio, deben ser simplemente niños.
 Vicky Zappegno
02/11/2015 a las 20:11
La puta. Soy un click más en el cuenta ganado de los que googleamos al Sr. Salas y a Andrea Lima. Que lindo es no adivinarte querido Casciari (me falta confianza para decirte "Gordo"... pero se que es sólo cuestión de tiempo).
Y también lograste que me logueara para poder comentar, aun cuando había prometido no generar mas usuarios y claves que después olvido.
Cada vez vengo más seguido por acá!
Saludos!!!
 Vicky Zappegno
03/11/2015 a las 19:36
Yo no creo en los niños prodigios... pero que los hay, los hay!

http://www.lavoz.com.ar/tecnologia/tiene-dos-titulos-universitarios-trabaja-en-la-nasa-y-se-esta-por-recibir-de-piloto-los
 brian roca
25/10/2015 a las 20:36
Que bueno que todavía repudies todo esto...
me cuesta pensar que hay gente que aun cree el los valores morales, y que bueno que seas uno de ellos... un abrazo...
 Jean-Jacques Eucher-Lahon
21/10/2015 a las 09:13
Soy Francés. Descubrí “Mas respeto que soy tu madre” en un programa de tele a las tres de la mañana cuando todavia tenia una tele - ahora tomo somníferos y tiré la tele a la vasura. Ya hace unos años que compré el libro - en Francés - me quedé riendo durante años (tenia un rictus permanente en la cara) hasta que descubra que eres un autor serio cuando leí “El pibe que arruinaba las fotos” que compré en el Ateneo... (ahora tengo esa cara de enterrador). Descubrí Orsai y el blog hace poco tiempo. Quiciera compartir con amigos franceses que no leen castellano. Acabo de traducir “El poeta y la chica prodigio“. Supongo que publicar el texto en Francés en la Internet sería complicado... (mi Francés es casi perfecto al contrario de mi castellano/español que aprendí con Argentinos que se reconoceran!!!! cuando quisás leeran tu blog... que les recomendé)
 GabyR.
20/10/2015 a las 20:41
Caigo, caigo y caigo. Gracias por eso. Que gracia tendría sino?
15/10/2015 a las 15:33
hermosa historia! Hernan...andaras con tus cuentos por Mercedes? :P
13/10/2015 a las 13:33
Esta historia es una mentira maravillosa y me la creí tanto que ni siquiera busqué nada en internet. Me di cuenta que no era verdad al leer el resto de comentarios. ¡Felicidades!
10/10/2015 a las 14:41
Pri?
08/10/2015 a las 06:22
Me gusta el Casciari comentarista... Ah, muy buena la historia también. Fui uno de los tantos que buscamos a Andrea Lima en Youtube y nos llevamos una grata sorpresa... Gracias por compartir...
 Sebastián Salas
08/10/2015 a las 01:39
Siempre fue tan juzgado mi abuelo. Hasta que murió esa noche en tu apartamento.
 Genaro La Fata
07/10/2015 a las 18:16
Hernán,

No soy de registrarme ni hacerme usuario de los sitios en internet.
Recién leí, sonreí, se me puso la piel de gallina y llore.

No soy de llorar, me registré solo para escribirte y agradecerte. Dicen que cuando lloras nunca terminas llorando por lo que lloras, sino por todas las veces que querías llorar y no pudiste.

El detalle de la luna me lleno el corazón.

Abrazo de Gol.
 Oz
06/10/2015 a las 18:30
¡Grandísimo cabrón, Casciari! No soy un lector nuevo (aunque no es sino hasta hoy que me resolví a empezar a comentar), pero nunca sé a ciencia cierta cuando mentís y cuando decís la verdad. Lo que escribís, eso si (e independientemente de si es embuste o no), siempre lo saboreo con deleite. Gracias.
 Minor Mora
05/10/2015 a las 04:10
Excelente historia Hernán, desde hace meses leo tus historias y me parece genial como agarrás cuestiones cotidianas y nos haces vivirlas como propias.

Mandale un saludo al Chiri de mi parte, que leyendo tus historias de infancia me he sentido parte de tus aventuras con él.

Saludos y gracias por hacerme reír y pensar.
 Adri
04/10/2015 a las 22:17
Alguien puede pensar que los padres de Andrea podrían negarse a firmarle la autorización para salir del pais?
Te gustará saber que mi hijo adolescente me regala tus libros para mi cumpleaños.
 Florencia Grassi
02/10/2015 a las 22:16
Hace mucho que soy "habitué" de Orsai... lectora silenciosa. Me limité sólo a disfrutar de tu pluma. Pero hoy tengo que decirte aunque sea "gracias, chabon". Entré como una campeona en el juego y tengo la sospecha que muchos de los que critican este post, lo hicieron también... cayeron poniendo "Poeta Sosa" en el buscador de google, o Andrea Lima, pretendiendo dar con la imagen de una niña tímida, pero la realidad de la red de redes los (nos) llevó a una modelo infartante.
A medida que iba avanzando en el texto, iba luchando con mis propios prejucios que ante los legitimos argumentos del poeta Sosa, me iba generando sensaciones encontradas y contradictorias. Me paraste en diferentes lados al compás de cada párrafo.
Lo que mas bronca me da, creo, es no poder leer nunca "Casuarinas".
Gracias de nuevo. Te veo en La Matanza o en el CCK.
 El Gusta
05/10/2015 a las 03:22
Yo no llegué a caer en la trampa de googlear. Pero una modelo infartante es bastante más interesante que una niña prodigio.
Me voy un rato a googlearla...
 Florencia Grassi
06/10/2015 a las 17:01
jajaja.
 Calo84
02/10/2015 a las 20:15
Saludes desde Honduras, excelente, me encanto el relato. Sobre todo porque a pesar del asco que dices sentir por la relación, sabes que a muchos hombres nos han robado suspiros jovencitas de similar edad, es mas, creo que a ti también.
 cathortiz
02/10/2015 a las 07:20
Por supuesto que también hice el gesto "¿Viste, salame?" y googleé por las dudas, pero el relato perdió un poco la magia al leer los comentarios. No volverá a pasar.
02/10/2015 a las 04:00
Excelente el relato, me super atrapó. Muy bueno el recurso del dato de youtube con minuto y segundo.
Lástima que entraron los abogados a decir que só o que no y si se puede, y usaron palabras como patria potestad. Quería quedarme con la idea que era todo cierto y que habías usado el viejo "le pasó a un amigo"
01/10/2015 a las 18:02
còmo se sabe que todo este relato es mentira? te saltaste el postre...
 Corny
01/10/2015 a las 07:48
yo pense que eran cronicas de verdad como las mias, claro que ya no me quedan, me mate buscando el video, porque me habia enamorado de Andrea y cada vez mas comprendia al poeta, pero me quede con las ganas de que existieran, eso es tu culpa, gracias igual
30/09/2015 a las 22:45
Sin duda, se trata de una gran historia que me ha dejado fuera del sitio. Y la pienso compartir con mis amigos.
 Elpe Lado
30/09/2015 a las 19:16
Lejos, de lo peor que has escrito. Suena a las apuradas y con finas casi cantado (estoy caliente porque me dejaste afuera de la charla en el Planetario en La Plata)
30/09/2015 a las 17:46
Hernán, una pequeña corrección: el tatuaje en la muñeca de Andrea se ve en el 5:21! Saludos!
02/10/2015 a las 00:35
Es otro video.
 KEKO
30/09/2015 a las 17:14
Gordo estas metiendo todas!!
Abrazo
30/09/2015 a las 15:36
El cuento es grandioso, que si tiene errores o no, es lo de menos. Yo disfrute leyendo que era lo que buscaba.

Saludos.
30/09/2015 a las 15:22
Te metés con cualquier tema y salís más que bien parado. Quién pudiera...
 Vanevvv
30/09/2015 a las 15:21
Lloré. Posta. (Aplausos de pie, Hernán)
 NENE
30/09/2015 a las 14:15
Bellísmo , realmente._Como todos . Un abrazo enorme.
 Jhordan PLG
30/09/2015 a las 07:27
¿alguien se fijó en el dibujo que compaña el texto?, ¡buenísimo!, ¿el autor?
 Jhordan PLG
30/09/2015 a las 07:40
Me olvidaba, me resisto a leerte por el mundo, desde el domingo me aguante las ganas de leerte sólo para esperar la actualización en Orsai.
30/09/2015 a las 11:02
El ilustrador de este cuento me acompaña desde la semana pasada y lo hará durante los próximos martes, hasta que nos cansemos. Se llama Santiago Sequeiros. Más datos en Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Santiago_Sequeiros
 Raquel Gómez
30/09/2015 a las 21:29
¿qué ilustración? (o es parte d las ficciones, ja!) me llegó sin dibujo alguno, salu2
 Dave
30/09/2015 a las 19:15
Es verdad, me había gustado el del anterior también, mucho.
 PPLANDA
30/09/2015 a las 05:40
vaamo...... eshe e´ mi gordo!!
esa pluma esta encendida!!!
gracias!
 Sebastian Mangieri
30/09/2015 a las 05:36
Soy nuevo, me recomendaron que entre a este blog y no me arrepiento. Primer relato que leo y es excelente. Hoy me voy a dormir tarde, a leer se a dicho.
 Raquel Gómez
30/09/2015 a las 05:27
Hola Hernán y coleg@s lector@s, pri q participo del blog. Hace un tiempo (insulso) no conocía estos relatos y un domingo, en la radio, al mediodía, el conductor del programa leyó "Messi es un perro" y terminé de preparar el sustento nutritivo ... a cualquier hora! porq no sólo quedó todo en suspenso mientras escuchaba el cuento mismo, sino q me seguía riendo un buen rato después de q se hubiera terminado la lectura, el programa (y casi hasta la radio!), en fin, cdo lo vi en la librería la mano fue mucho más rápida q la neurona y ¡zás! me lo compré (para q no me diera tanta culpa lo regalé ... pero antes me lo leí y no hubo comida en todo el día). De este relato, lo q más me hizo reír fue el título de la ¿materia? q 'impartía' Salas, ahí dije ... naaaa! a qué poeta se le ocurriría dar algo así ... Y SE LO PERMITIRÍAN! o -desde el otro lado- en qué universidad ofrecerían una ¿materia? así y encontrarían un/a poeta Q AGARRARA VIAJE!! naa! (igual me pesqué haciendo el gesto, tá buenísima la descripción física!!). Ahora me imagino nombres de ¿materias? para distintas carreras .... y sus potenciales (d)efectos en la producción de l@s egresad@s, tá buenísimo!
 analia noguera
30/09/2015 a las 05:11
Genio, mañana llego al laburo y los jodo a todos leyendo en voz alta
 Funes El Memorioso
30/09/2015 a las 04:23
Soy un pelotudo, lo primero que hice cuando termine de leer es ir a youtube....
30/09/2015 a las 13:54
y encontraste el video?
 Funes El Memorioso
30/09/2015 a las 15:44
Estaba el mignon con el espantasuegras apuntandome con el dedo y cagandose de risa
 Marilyn
30/09/2015 a las 04:07
Morí.
 Wang Shiran
01/10/2015 a las 18:08
IDIOTA DE ALTA GAMA!1!1
 Darkpanzer
30/09/2015 a las 02:46
Volviste a las trompadas limpias Gordo. Eso me agrada.
30/09/2015 a las 01:24
Excelente la historia y todo lo que deja planteado. Simpatiquísima la lectura desde la posición de cada comentarista, especialmente Seidy (#25).

Es raro leer las historias los domingos en Papel y no poner Pri porque en ese contexto no tiene sentido. Pero ante todo, celebro este nuevo enganche de Hernán con el almanaque que nos asegura -al menos- una historia por semana.

Salud
 francisco javie montiel maldonado
30/09/2015 a las 00:47
GRACIAS simplemente así.......
 Juan el Cuervo
30/09/2015 a las 00:45
 GUILLERMO RAUL SIMON
30/09/2015 a las 00:44
No es ficción, es solo un deseo a futuro.
30/09/2015 a las 00:41
soy uno de los cincuenta millones de boludos que, alguna vez, han imaginado y escrito (mal!!) alguna crónica sobre un tipo de cuarenta y diez o veinte con una mujer sub veinte... vos, además de imaginarlo, los escribiste muy bien!!
por supuesto que intenté "el gesto de cerrar los ojos y levantar las cejas"!!
(el 13 te veo y escucho en la matanza!!)
un abrazo
30/09/2015 a las 00:37
Preguntabas en la charla en "el mundo"
- ¿está capacitado un menor prodigio para ser psicólogo o litigar?
Eso me hace pensar cuáles son los criterios del mundo academico para dar sus titulaciones. Qué prepara? (En Cordoba un tipo casi se recibe de psicólogo hace muchos años, si no fuera porque su Tesis de grado era la demostracion de que él era jesucristo. Hasta ahi, alumno ejemplar. Ningun profesor se percató que algo no andaba bien).

Y la otra pregunta que hiciste es: ¿preservamos la sexualidad de los menores por su fragilidad física o por la emocional? Me resulta dificil separar esas fragilidades, pero eligiendo la segunda, hay mucho escrito y debatido. De hecho, hay señores legisladores, que buscan argumentos para reducir la edad de consentimiento sexual a los 13.
Lo que he leído más son teorías "acerca de" . Pero no leí (y no es un cargo, debo haber leído poco) que le pregunten a esos niños ya crecidos.
No hace falta esperar. Pregúntenle a alguien de 30 o de 40, que a los 13 o 15, haya tenido una relacion con mucha asimetría de edad.
Siempre me llamo la atención que nadie les pregunte de verdad a ellos. Que se teorice a favor y en contra. Pero nadie les pregunte, ni siquiera los protectores de la fragilidad.
29/09/2015 a las 23:45
Siempre me resisto a comentar artículos, post o cosas por el estilo, pero llegó el momento de claudicar, de dar paso a la reverencia e inclinarme ante tanto talento.
No me sentía así atrapado en la lectura desde cuando leía a Dickens, Salgari o Twain.
No soy tan ducho con el verbo, ni tengo tanta confianza con Hernan, pero si la tuviera le diría algo tan sencillo como: Gordo, sos un hijo de puta, cómo podés escribir tan bien? Y me refiero a esa capacidad de dar profundidad a un texto simple
Pero no me animo, por eso, creo que solo voy a decir un simple GRACIAS
30/09/2015 a las 00:15
No sé si decir 'de nada' o 'no te metas con mi vieja'.
29/09/2015 a las 23:13
Quién ve seis minutos y medio un video en Youtube?
 pepehillo
29/09/2015 a las 23:05
Vaya lío. Pienso lo uno y pienso lo contrario a la vez. Me voy a la cama para ver si a lo largo de la noche me aclaro con mis sentimientos contradictorios.
30/09/2015 a las 00:15
Ok. Pero no te toques por abajo de la cobija.
 El Gusta
02/10/2015 a las 00:34
Justamente esa es la mejor forma de lidiar con sentimientos contradictorios. O por lo menos de olvidarlos.
05/10/2015 a las 18:37
despues cuando ves una vaca, llorás
 Cecilia
29/09/2015 a las 22:45
Buenísimo el cuento. Soy nueva siguiendo el blog y confieso que googleé un par de datos!! Saludos, un placer leerte Hernán!
 Colo
29/09/2015 a las 22:35
¡Cómo "compré", no te puedo creer! admito que usaste un recurso muy eficaz: la mención al video de YouTube y, sobre todo, la precisión ("minuto 6:21"), incluso hay alguien que te pide el enlace... por eso, voy a ser impiadoso: creo que sobran algunas mayúsculas (Justicia, Juez), también una coma ("...la matrícula, o me permiten..."), ella era abogada, no juez (aún no podía impartir justicia) y lo que me genera más "ruido" - aunque casi imposible de resolver - tiene que ver con la trama: comienza como una confesión y en realidad te referís a un caso que terminó en escándalo público... Un abrazo desde Montevideo.
 Colo
29/09/2015 a las 22:36
Si no leía los comentarios, me hubiera ido de una a "googlear" Salas...
30/09/2015 a las 00:18
La confesión del inicio podría ser sobre "los detalles" que no se conocieron después de la mediatización del tema. Ponele.

Hablando de errores, o de "ruidos". Hay una falla muy grande en el cuento. Me lo hizo notar un lector por mail:

¿Cómo es posible que el relator vea a Andrea Lima y a Salas en Bilbao (estando ambos "clandestinos") si una menor no puede salir del país sin la autorización de sus padres?

Esa sí que es buena.
 Daro
30/09/2015 a las 02:09
Yo había pensado lo mismo, pero entendí que le cedieron la patria potestad, es decir estaba emancipada. Después leí de nuevo y era la potestad de impartir justicia. Quizás pueda esa ser una opción.
 Elpe Lado
30/09/2015 a las 19:20
A que adivino: el lector era gallego!
 El Gusta
02/10/2015 a las 00:32
¿Pero no era que estaba emancipada? ¿En qué quedamos?
  alfonfan
29/09/2015 a las 22:30
cuando se te instalan estas preguntas te cogería sin dudar aunque tengas 14 años! eso si.. como yo soy mujer y de veintitantos solo serías un chaval ganador. Nada de juicios, no daría ni para una historia.
30/09/2015 a las 00:22
Lo hubieras pensado diez años antes.
29/09/2015 a las 22:26
Obviamente, busqué el video y googleé (¿se escribe así?) a ver si era verdad, lo que me hizo conocer a una tal Andrea Lima. Buena historia.
30/09/2015 a las 00:22
Brasilera. Muy linda chica. Mayor de edad, por suerte.
 Tino Velástico
29/09/2015 a las 22:22
Me quedé cinco minutos colgado haciendo el gesto de «¿Viste, salame?»
 Ivana Thome
29/09/2015 a las 22:42
jajajajaaaaaaaaaaaaaaaaa!!! yo también!! qué hijo de puta! lo describió tal cual!
 Liliana Olveira
29/09/2015 a las 22:13
Buena historia. Pero no me provoca horror ni disgusto ni asco. Los pedófilos sí me provocan todo eso. Sin embargo acá la edad de la chica no es la cronológica, no es la física sino la mental. Por otra parte acá, en Argentina, para poder comerciar los menores tienen que estar emancipados por sus padres; y un abogado comercia por lo cuál puede hasta casarse con quien le dé la gana o acostarse con quién le dé la gana si está emancipada. Hablo de esto, de leyes argentinas porque vos situaste el comienzo de la historia y su posterior desarrollo en Buenos Aires. Si era amor o no lo que se tenían no puedo ponerme a analizarlo, aunque me gustaría, pero es "tu" historia y si vos decís que ella quería la mente de él y él el cuerpo de ella tiene por fuerza que ser así porque la historia es "tuya."
Que sería una maravilla para analizar no lo niego pero es tu historia y ficticia y uno es el dueño único y absoluto de lo que está contando.
Me gustó; aunque le encuentro esa pequeña (o no tan pequeña) falla jurídica es una buena historia.
No sé por qué me recordó un hecho, que sí es verídico, sobre Sommerset Maugham y una mujer bellísima. La fealdad de Som era muy conocida y un día la mujer le escribió una nota diciéndole que quería tener un hijo de él porque "con su inteligencia y mi hermosura sería un verdadero prodigio." Y él le respondió que no porque "imagine Usted, si el chico llega a nacer con su inteligencia y mi hermosura."
Bueno, que me gustó la historia pero tengo una pregunta: ¿le retiraron la matrícula a la chica o no? :-) Saludos cordiales.
30/09/2015 a las 00:19
No le retiraron la matrícula. Él volvió a escribir y ella se convirtió en Jueza. Dos años después, a la salida de un shopping, se les cayó una mampostería en la cabeza y murieron los dos aplastados.
 Liliana Olveira
30/09/2015 a las 01:10
En Juez, se convirtió en Juez. A nuestra Presi le hicieron mal los posters y le pusieron Presidenta y como le salía mucha guita hacerlos de nuevo se inventó el cuento de que ella quería que la llamaran Presidenta Jajajaja. Vos sabés bien que esas son palabras que no tienen género, aunque la RAE para bajar el analfabetismo acepte cualquier aberración.
Ah no! ¡los mataste! Nada de segunda historia. Con las ganas que tenía de analizar el divague de la chica prodigio, y no soy psicóloga ni psiquiatra. Pero capaz que lo que ese cerebro máquina que tenía tal vez necesitaba un poco de sol en el agua fría, como el libro de Francoise Sagan. Sos un egoísta Casciari. Saludos.
PD: Capaz que te hago como le hizo Borges a Fernández que le terminó la historia inconclusa y le mató a Fierro. Saludazos.
 Liliana Olveira
30/09/2015 a las 01:16
Hernández no Fernández.Quise decir José Hernández. A Borges no le gustaba Fierro pero a mí sí, Fierro y Cruz. No se lo perdono a Borges. Antiética total.
 El Gusta
02/10/2015 a las 00:30
Fernández fue el que escribió el Martín Hierro
 Panache
30/09/2015 a las 00:21
Es como criticar El Señor de los Anillos porque no existen los hobbits...
29/09/2015 a las 22:11
¿Es el mismo Salas de los maníes y el librito verde?
29/09/2015 a las 23:22
Si es, la vida le recompensó el disgusto con intereses.
30/09/2015 a las 00:10
Sí, es.
29/09/2015 a las 21:53
Soy nuevo en Orsai, muy buen texto, en especial por la fuente de inspiración en la nota de Dafne, la psicóloga más joven del mundo. Saludos.
 Helenita
29/09/2015 a las 21:48
 Nicolás Cattaneo
29/09/2015 a las 21:46
Que bueeeno....
Hernán... dale, escribí más seguido por acá...

Un saludo!
29/09/2015 a las 21:51
Si todo va bien, cada martes una historia nueva.
29/09/2015 a las 23:07
epa!! me pareció leer lo mismo unos días atrás pero en vez de los martes era los domingos.......¿amarilla por fingir?
29/09/2015 a las 23:10
No se fíen del día, eh. Que estuve todo el domingo esperando un gol de Banfield y dándole al F5
30/09/2015 a las 00:10
Cómo me conocés!
29/09/2015 a las 21:46
Siempre me soprendo que tus historias, tal parece que te pasa todo.

Saludos desde México
29/09/2015 a las 21:52
A veces me pasa, a veces lo invento.
 Grace
29/09/2015 a las 21:36
Buenísima historia, me sorprendí pensando al poeta Salas enamorado de una chiquilla. No lo aceptaba mi mente, sin embargo, me hice las mismas preguntas que el resto.
Saludos desde el Chaco -Resistencia
29/09/2015 a las 21:34
Es genial!! Me encanto!
 Jimena Cestari
29/09/2015 a las 21:29
Raro salirse de lo conocido, dificil entender el amor cuando no es el ordinario, el morbo nos gana más de una vez
29/09/2015 a las 21:28
Seria genial pensar la problemática de este cuento dentro de una comunidad con una cultura y costumbres diversas a la etnocéntrica, y de allí realizar una comparación de como es vivido en cada lugar.

¿Cómo se manejarían en, por ejemplo, las Islas Trobiand? Bueh, tal vez no seria una gran idea.
29/09/2015 a las 21:33
Yo creo que sí sería una buena idea. O por lo menos a mí me da curiosidad.
30/09/2015 a las 00:48
Hay unos indios no se donde, que no tienen drama con el incesto (no sé si hay edad minima) pero te podes coger a tu mama, tu papa, tu hermana y tu abuelita si querés. Y esta todo bien.
Pero parece que para que existamos, tiene que haber un prohibido (para nosotros, padre y madre y hermanos). Para estos indios es el tio de la madre y la tia del padre, no me acuerdo bien. Pero "algo" esta prohibido.
Parece que si no, se arma el kilombo.
 Martín Aldax
29/09/2015 a las 21:23
Que paradójica pregunta que genera la historia! Tengo bastantes argumentos jurídicos para responder el cuestionamiento, pero no vale la pena hacerlo de ese modo, hay que despojarnos de las reglas sociales y responderla desde la moral de uno.
 Liliana Olveira
30/09/2015 a las 05:24
Desde la Biología por ejemplo el cruce de individuos de la misma tribu genética puede provocar anomalías en la descendencia. La endogamia provoca descendencia con enfermedades, desde albinismo a otras patologías mucho más complicadas.
Si un hermano y una hermana que fueron dados en adopción y no fueron criados juntos y no se conocen, llegan a encontrarse, es muy factible que se enamoren porque los individuos de una misma tribu genética, apartados del tabú moral y cultural en el que nos criamos, se atraen.
Por eso el incesto puede no ser mal visto en etnias lejanas a la civilización.
En cuanto a la pedofilia, y yo le llamo pedofilia a la atracción que sienten algunos por chicos que son, (uso el Derecho Romano por que el nuestro no es muy claro) infantes o infantes pubertatis proximi o puberes infantia proximi, lo que se ve es que una chica de 15 años puede no haber cumplido la mayoría de edad pero ya es apta para la maternidad. Hay muchísimos más padres de los que se puede suponer que abusan de sus hijas adolescentes. Un horror! y sin embargo no tan grande como lo de aquellos que abusan de un niño de meses o apenas un año y que van hasta los 8 ó 9 porque ya después les parecen viejos. Centenas de miles de casos hay.
En el resto de las especies de animales mamíferos ni los padres ni las madres reconocen algún tabú para no procrear con ellos cuando ya son adultos, por eso se separan de la manada a los que fueron cachorros y ya son adultos; y es porque el instinto los lleva a prevenir la endogamia. Sin embargo no hay una sola especie que ataque sexualmente a un cachorro, salvo la nuestra.
En este caso para mí no hay estupro, ni desde la ley ni desde la psicología de los personajes. Porque la chica, que para poder ejercer la abogacía debió de haber estado emancipada ya era mayor de edad debido a esa emancipación y del poeta no se dice en la historia que tuviera algún antecedente de estupro o de interesarse por chicas jóvenes. Yo no veo depravación por parte del poeta ni inmadurez por parte de la chica. Su necesidad de entrar en la mente del poeta es pura ficción y no se puede analizar.
Mi sentido de la moral no se ve insultado y creo que son los comentarios de Hernán (como personaje o tal vez como padre de una hija de ¿12 ó 13 años?) los que nos trampean la mente. Por ejemplo: "Su seguridad intelectual le confería una madurez peligrosa, porque contagiaba de madurez a su cuerpo." Y es que la inteligencia atrae, calienta si le quieren llamar así.
"Después comimos. Me costó un poco disimular el asco, pero cuando tomé impulso le hice a Salas un montón de preguntas. No fueron preguntas morbosas, al contrario; casi todas tenían que ver con la incertidumbre: ¿Se había vuelto loco? ¿No sabía que podía ir preso? ¿Sabía algo Estela de todo esto? ¿Y los padres de la chica?" El "asco", acá nos condiciona de entrada Hernán con esa palabra. "¿Sabía algo Estela de todo esto?" El engaño, otra trampa, porque el cuento trata de la moralidad o inmoralidad de un hombre grande que tiene sexo con una adolescente, no de si engaña o no a la esposa. ¿Y los padres de la chica qué? Porque a veces el corazón quiere lo que quiere y no hay moral que lo haga entender. Pero Hernán no nos deja esa posibilidad desde el momento en que habla de "su mente por mi cuerpo." No le da cabida al amor y no lo hay porque es "su" historia.
"Salas me miraba de reojo y disfrutaba mi turbación. Me hizo un par de veces un gesto muy argentino (o muy italiano): el de levantar las cejas y entrecerrar los ojos. Como si me dijera «¿Viste, salame?». Claro: él me había dicho mil veces que Andrea generaba esa perplejidad. Pero verla en acción me resultó doloroso. Me resultó denigrante. Confuso. Entonces me fui del restorán antes del postre." Y otra vez, si la historia fuera real uno podría preguntarse si Salas realmente disfrutaba de la turbación del otro o si trataba de justificar sus actos, pero como lo dice un escritor de ficción y esa ficción le pertenece no nos queda otra cosa que tomar por seguro que el otro disfrutaba de su turbación. Le resultó doloroso, denigrante, confuso. Y lo sería si la chica fuese una adolescente común y corriente fingiendo
una pose. Pero no lo era, era una mujer.
Bueno que, en fin, ni el poeta ni la chica me parecen monstruos ni veo una situación delictiva en la historia si tengo en cuenta que la emancipación le otorgó a ella la mayoría de edad. Y para pensar, excelente historia :-)
29/09/2015 a las 21:22
Debo confesar que tuve que leer los comentarios para saber si era verdad o ficción, porque estaba a punto de abrir youtube para buscar el bendito video.
Súper interesante la historia, y me gustó el comentario que hace el paralelismo con Mariano Moreno.
Como mujer, me parece recontra interesante las dudas que planteás... No tengo una posición tomada, de a ratos pareciera un cuento cuyo único fin es justificar la pedofilia, pero por otro lado... ¿Quién realmente tiene autoridad para decirnos qué hacer con nuestro cuerpo?
Nada. Gracias por escribir.
 Irene ARG
29/09/2015 a las 21:31
Yo creo que la edad no es relevante para muchas cosas, pero sí para cumplir la ley.
Esa chica, tan inteligente y conocedora de códigos, debió tener en cuenta que estaba haciendo infringir la ley al hombre que amaba. Esa contradicción rompe el verosímil.
29/09/2015 a las 21:32
Pero Irene: ¿los adultos inteligentes no rompen nunca los códigos por las personas que aman?
 Irene ARG
29/09/2015 a las 21:47
Sí, claro. Y se tienen que hacer cargo de las consecuencias.
 Liliana Olveira
29/09/2015 a las 22:58
La historia transcuye en Argentina. Si fuera verídica la chica está emancipada que es lo mismo que ser mayor de edad. Ese juicio no debió tener lugar, pero la historia es de Hernán y si él quería un juicio, pues bueno, un juicio hubo. :-)
29/09/2015 a las 21:31
Gracias! De todos modos, el fin no es justificar la pedofilia. Explico cuáles son fueron inquietudes en la respuesta al comentario #25.
29/09/2015 a las 21:22
Pobre Salas, lo diste por muerto.
29/09/2015 a las 21:28
En realidad Salas murió en este otro cuento: http://editorialorsai.com/blog/post/la_noche_de_los_manies
29/09/2015 a las 21:22
Buena historia. Cuando la termine de leer no se porque me sonó que había cambiar de lugar algunos nombres....gordo decí la verdad....... a los 14 años deseabas que el profesor de geografía te cubra en polvo de tiza mientras vos buscabas España en el mapamundi por los recreos ....... pero el portero de la escuela le decía al profe que no ceda ante sus impulsos......
29/09/2015 a las 21:28
Yo buscaba Oceanía, que queda más abajo.
29/09/2015 a las 21:36
jajajaja touche!!!
 Irene ARG
29/09/2015 a las 21:17
Al inicio del párrafo que comienza: "Ella había cumplido quince años" ¿es deliberado el uso de tres "pero" muy cerca? El tercero es el que pasa más desapercibido. Los dos primeros me frenaron la cadencia de la lectura.
29/09/2015 a las 21:30
No, no fue deliberado, es que soy un escritor horrible. Si no tuviera lectores sagaces me moriría de hambre. Acabo de cambiar el segundo "pero" por un "sin embargo". El tercero creo que está lo suficientemente lejos y ya no molesta.

Eso sí: ni en pedo corrijo el podcast.

:)

Gracias!
29/09/2015 a las 20:56
Salas empieza con minúscula en el ante último párrafo
29/09/2015 a las 21:05
Gracias, corregido!
 ORM MAG
29/09/2015 a las 20:53
A ver si se "creen" este dato histórico.

María Guadalupe Cuenca de Moreno, esposa de Mariano Moreno nació en Chuquisaca en 1790. Se casó con Mariano en 1804. (a los 14 años) y a los 21 se quedó viuda. Y escribió unas conmovedoras y lucidas cartas.

Se me ocurre que la madurez no se mide por años cumplidos, sino por las circunstancias de vida de CADA INDIVIDUO en particular puesto en su propio contexto histórico y socioeconómico.

Sino, no se explica que haya adultos que sigan siendo niños y niños con una madurez que a veces nos deja pasmados.

Si la historia de Hernán es ficción o no, me da igual. Porque es verosimil. Y posible.
29/09/2015 a las 21:04
La historia me apareció en la cabeza cuando leí una noticia reciente sobre Dafne Almazán (googléenla).

«Una niña prodigio mexicana de 13 años se convirtió hace unos días en la psicóloga más joven del mundo, cuando en agosto de 2015 culminó sus estudios a distancia en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Dafne Almazán terminó la primaria a los seis años de edad, un año después completó la secundaria, cursó la preparatoria en dos años y a los diez empezó la universidad. Ahora se recibió con honores».

Cuando leí esto me pregunté si una chica de trece años puede ser la psicóloga de un adulto. Si es únicamente necesaria la memorización (en incluso la comprensión) de datos universitarios para ejercer, o si también es imprescindible la experiencia vital.

Lo que hice fue poner todo en un extremo moral que, como decís, es verosímil y posible. (También contradictorio.)
 El Gusta
30/09/2015 a las 00:02
Wikisciari
 Max Sterling
30/09/2015 a las 04:59
Buena data Hernán. El domingo llegué tarde al elmundo.es, buscando esta respuesta pero ya habías bajado la persiana, ja. Saludos!
 nelakamacho
29/09/2015 a las 20:50
Increíble historia. ¿Y el enlace al video de YouTube?
Un cuento genial, contundente.
29/09/2015 a las 21:00
El enlace te lo debo.
 El Gusta
30/09/2015 a las 00:00
A mí me aparece "Tal vez quiso decir..."
  El Khuleaw
29/09/2015 a las 20:43
به زودی شما را ملاقات خواهم کرد. من امیدوارم که شما خواندن اکتبر 8
29/09/2015 a las 20:47
Octubre es una revista?
29/09/2015 a las 21:00
Yo, por las dudas, estoy de acuerdo.
  El Khuleaw
29/09/2015 a las 21:26
متن باید خوانده شود: "شما به زودی من امیدوارم که شما این داستان در اکتبر 8. خوانده شده".
ما بسیاری از مردم با وقت آزاد. بعضی از نوشتن حماقت، دیگر ترجمه شده است.
 Gaston Picard
29/09/2015 a las 21:51
Me parece obsceno.
 El Gusta
30/09/2015 a las 00:00
Matad al infiel!
  El Khuleaw
30/09/2015 a las 01:04
چرا یک پرچم، یک ریش و یک چهره از بد را با خشونت شما تداعی می شود؟ من فقط می خواستم برای گفتن سلام به نویسنده. شما بچه ها رو تعصب!
در حال حاضر من دیوانه!
 655321
30/09/2015 a las 14:59
jajaja, este personaje me parece lo mejor que leí en estos tiempos de comentaristas web, espero más aportes!
 El Gusta
02/10/2015 a las 00:21
Estimado Khuleaw: Con infiel me refería al que consideraba obsceno, justamente, la bandera, la barba y la cara de pocos amigos.
Pero Alá es más grande
 Martin Giuliano
29/09/2015 a las 20:40
Espectacular.

Por que carajo no esta Orsai en librerías de Mendoza? y para cuando recital de cuentos en Mendoza?
¿buscamos lugar?
29/09/2015 a las 20:59
La idea es ir a Mendoza en diciembre. Me encantaría que me invite la Univ. de Cuyo.
 Juan Manuel Torrez
30/09/2015 a las 00:41
Somos varios los que te seguimos desde Mendoza, Hernán! Excelente historia! Te esperamos por acá.
 ORM MAG
29/09/2015 a las 20:39
Una historia fuerte y conmovedora.
Gracias por compartirla.
 Pedro Greco
29/09/2015 a las 20:38
"Su mente por mi cuerpo.. ." Hay un espacio entre el segundo y tercer punto suspensivo

Excelente el texto, nos vemos en La Matanza!
29/09/2015 a las 20:59
Nunca me habían hecho una corrección tan obsesiva y perfecta. Quiero ser tu amigo. ¡Gracias!
 Pedro Greco
29/09/2015 a las 21:07
Me encantaría. Pero por tu bien, no te conviene. Soy muy obsesivo.
 Seidy Salas Viquez
29/09/2015 a las 20:38
Interesante la fantasía pederastra, con intentos innovadores. La chica es joven, jovencísima (nada nuevo), la chica es lista, prodigio, abogada (puntos por la novedad), la chica joven y lista es un monstruo (nada nuevo tampoco), pero lo más trillado de todo, es el pobre viejito víctima de aquel engendro de lucifer. Que los hombres sigan soñando con esas historias y sigan buscando a esas mujeres imposibles y después no se quejen de porqué los botan las mujeres de verdad.
29/09/2015 a las 20:51
Por fin la crítica literaria pone los ojos sobre Casciari, era momento de terminar con tanta indiferencia a tamaño escritor!
29/09/2015 a las 20:58
Hola Seidy: puede ser que, en el fondo, sea todo eso que decís, pero mi objetivo no fue el de fantasear con mujeres imposibles sino instalar estas tres preguntas: ¿Puede una chica superdotada de 14 años, flamante abogada con honores, tomar decisiones sobre su propio cuerpo? — ¿Puede un poeta de 65 años enamorarse de la inteligencia de una abogada prodigio sin que sea estupro o abuso sexual? — Y por fin: ¿puede la sociedad otorgar a alguien matrícula de abogacía e impedirle, a la vez, elegir a quién se lleva a la cama?
 El Gusta
29/09/2015 a las 23:58
Epa! ¿Qué te pasó? El Hernán que recuerdo no explicaba tanto y solía dejar que esas conclusiones aparecieran en la terulia entre los lectores.
La edad te está quitando las pulgas, estimado gordo.
30/09/2015 a las 00:13
¡Es que la chica me llamó pedófilo, señor director!
30/09/2015 a las 11:40
Pedófilo no....solo onanista...
La pedofilia son mas o menos de 3 a 5 años de carcel dependiendo el país
El onanismo son 3 padres nuestros del de antes de la reforma.
 dani22v
29/09/2015 a las 20:37
aaahhhh que lindo parentesis en medio de tanto caos...que lindo oasis...
29/09/2015 a las 20:37
Yo soy más o menos nueva aquí. Vengo leyendo a Casciari desde hace unos meses y de forma discontinua, casi por casualidad... y no siendo argentina entonces dudo de todo esto pero caigo fácilmente. ¿El texto es pura ficción, acaso? Porfa díganme que no.
 Daro
29/09/2015 a las 20:53
Justamente esa es la magia de leer a Hernán, para mi casi todas son mentiras, pero es una apreciación personal, pero siempre la duda está. Para que entiendas de que hablo, lee Basdala de Hernán, está aca en el blog. Suerte
29/09/2015 a las 20:54
Como sos nueva, te explico la dinámica: en general le podés preguntar directamente al autor. Pero como le preguntás a los lectores, ellos te responderán si quieren.
 jorge Morales
29/09/2015 a las 23:58
Hernan, es un mentiroso, un recalcitrante mentiroso, pero que bien miente, que bonito que nos engaña, que hermoso que es leerlo, ahora bien, entre tantas mentiras, a veces desliza verdades, es tu tarea ver cual es cual, suerte.
 gaesba
30/09/2015 a las 06:00
Daro ya te recomendó "Basdala"... yo te recomiendo "Canelones".
 Jhordan PLG
30/09/2015 a las 07:31
Nicole, por mi lado te recomiendo estos dos, pero tienes que leerlo en este orden:

1.- http://editorialorsai.com/blog/post/instrucciones_para_crear_mundos_paralelos
2.- http://editorialorsai.com/blog/post/banderin
 Lara
30/09/2015 a las 14:16
Como todo marketinero de bien por lo general miente...
06/10/2015 a las 16:11
Nunca esperé tantas respuestas. Gracias a todos.
Iré creyendo lo que se me de la gana, entonces, o lo que me mande el calendario lunar, la borra del café o el dominó de la tarde anterior.
Gracias Hernán por tu respuesta, pero en la interpretación de los lectores hay más magia, creo.
Leeré todo lo que me dicen, y más :D
(suelo abusar de los agradecimientos)
 Poliato
29/09/2015 a las 20:37
"El poeta salas y Andrea Lima."

Salas está con minúscula.
Hermoso texto
29/09/2015 a las 20:52
Gracias, corregido!
 Cachorro
29/09/2015 a las 20:35
TRE MEN DA historia.
29/09/2015 a las 20:35
Genialísimo.
 brindis
29/09/2015 a las 20:32
¿Cómo podés convencer así? Por Dios, deberían haber sido...
29/09/2015 a las 20:52
Error! Yo no quiero convencer de nada. Me hago preguntas nomás.
29/09/2015 a las 20:28
Top 30! OUCH!
 Irene ARG
29/09/2015 a las 20:24
Hermoso.
29/09/2015 a las 20:22
Donde dice "Un delirio... Un deliro", te faltó una i.
29/09/2015 a las 20:29
Corregidísimo Patricia. Gracias!
29/09/2015 a las 20:21
¡Ulti!
29/09/2015 a las 20:20
Como extrañaba, Gordo querido, quedarme durante minutos frenado, frente a la pantalla, con la mirada perdida en el fondo de tu firma, con los ojos vidriosos y la mente tratando de procesar que es lo que estoy leyendo. Como lo extrañaba. Gracias
30/09/2015 a las 00:14
¿Volviste a comprar porro?
 Nahuel Tori
29/09/2015 a las 20:19
Excelente Hernán, me la creí bien completa.
 Francisco Javier Nabais
29/09/2015 a las 20:19
Ten
 Francisco Javier Nabais
29/09/2015 a las 20:19
12
29/09/2015 a las 20:18
hay un doble "que" en "..Lo que que yo podría ..."
29/09/2015 a las 20:29
Gracias, corregido!
29/09/2015 a las 20:18
¿Es un caso real?? nunca se sabe con vos... :O
29/09/2015 a las 20:19
Seguro que los mamertos que estan antes que yo ni siquiera se leyeron el texto, sólo vinieron corriendo a poner pri... aiss....
29/09/2015 a las 20:18
 Nicolas Abihaggle
29/09/2015 a las 20:17
8
 Karen_de_Uruguay
29/09/2015 a las 20:15
top ten
29/09/2015 a las 20:14
Pri.uy (esa casi siempre funciona)
29/09/2015 a las 20:12
Top ten
29/09/2015 a las 20:11
ter
29/09/2015 a las 20:11
Pri
29/09/2015 a las 20:11
Bronze!!!!!!
Histórico
29/09/2015 a las 20:13
Y pq estaba guasapeando...estuvo cerca....
 Nadia
29/09/2015 a las 20:10
Podio?
29/09/2015 a las 20:09
Pri
29/09/2015 a las 21:07
Bienvenido a la discutible y privilegiada elite de los que dejan un PRI en el comentario 1.